Loading…

Flash Player 9 (or above) is needed to view presentations.
We have detected that you do not have it on your computer. To install it, go here.

Like this document? Why not share!

Curso bíblico lección 1,2,3

on

  • 2,215 views

 

Statistics

Views

Total Views
2,215
Views on SlideShare
2,214
Embed Views
1

Actions

Likes
1
Downloads
22
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Curso bíblico lección 1,2,3 Curso bíblico lección 1,2,3 Document Transcript

  •  LECCIÓN 1<br />http://www.personal.able.es/aulabiblia/index.htm<br />     1. Ya que vamos a estudiar la Biblia quizás te pueda interesar saber que la palabra BIBLIA viene del griego. Ésta era la lengua que más se hablaba hace dos mil años en los países del área del Mediterráneo oriental. Era un idioma que, más o menos bien, casi todos conocían, algo así como el inglés hoy día. En griego para decir libro se dice " biblos" . Esta palabra, biblos, está en " biblioteca" , que quiere decir " lugar donde se guardan los libros" . Para decir librito los griegos dicen " biblíon" . Fíjate dónde cae el acento. El plural, libritos, es " biblía" , con acento en " bli" . De ahí viene nuestra palabra Biblia que hemos hecho un poco más suave a nuestros oídos adelantando el acento a " bi" . La conclusión es que BIBLIA quiere decir colección de libritos. Y es verdad porque en total son nada menos que 73 libros. 46 de ellos pertenecen al Antiguo Testamento, o sea, al tiempo antes de Jesucristo, y 27 al Nuevo Testamento, al tiempo después de Jesucristo.     2. Abre tu Biblia y mira el índice. El primer libro de la Biblia se llama Génesis. En nuestra versión de la Biblia el libro del Génesis cubre 73 páginas. No es mucho y, si lo imprimiésemos solo, verdaderamente sería un librito. Hay otros un tanto más largos, por ejemplo el libro de los Salmos, pero los hay muy cortos. El más breve de todos es una carta de San Pablo a un tal Filemón. Mira en el índice Carta a Filemón y búscala. Verás lo cortita que es.     3. Cada libro de la Biblia está dividido en capítulos y versículos. Ve de nuevo al principio del Génesis, el primer libro de la Biblia, y verás el número uno escrito muy grueso. Indica el capítulo. Luego verás que siguen números pequeñitos. Son los versículos. Cuenta cuántos versículos hay en el primer capítulo y verás que son 31. Después del 31 verás el número dos, que indica el segundo capítulo. Siguen los 25 versículos del capítulo dos. Y así sucesivamente. Cuando citamos la Biblia ponemos el texto sagrado siempre entre comillas y a continuación el libro, el capítulo y el versículo. Por ejemplo: " Al principio creo Dios el cielo y la tierra" (Génesis 1,1).     4. Esto de dividir toda la Biblia en capítulos y versículos se hizo ya hace algún tiempo. Dicen que fue un cierto Esteban Langton quien allá por el año 1226 tuvo la feliz idea de dividir la Biblia entera en capítulos. La división en versículos vino más tarde, en 1551. Fue el trabajo de un francés por nombre Robert Estienne de oficio impresor. Iba de viaje desde Lyón a París y se entretuvo dividiendo los capítulos en versículos. Todos estuvieron de acuerdo y lo aceptaron. Era evidente que citando el libro, el capítulo y el versículo se llegaba a un texto de la Biblia con gran rapidez, pero, comprenderás, esta división no pasa de ser una ayuda para encontrar textos y no puede considerarse Palabra de Dios.      5. La Biblia que tienes en tus manos es una traducción. En nuestro idioma hay muchas más traducciones. Tal vez conozcas la Biblia de Nacar-Colunga, la de Bover-Cantera, la Biblia Latinoamericana, la Biblia de Jerusalén, la Biblia de Nuestro Pueblo u otra. Hoy día no hay mucha diferencia en la interpretación del texto original, pero cada una difiere de las otras por el vocabulario que usa, las introducciones a cada libro, las notas más o menos amplias y las referencias históricas.       6. Una nota común, y que verás a vuelta de las tapas, es que todas ellas son católicas. Llevan una aprobación por parte de la Iglesia. Las que no tengan esta aprobación, no son católicas. Es sencillo: se ha encargado a unos señores que miren si hay errores de doctrina en la traducción y, si no los hay, se permite la impresión. De sentido común, ¿no?       7. Además de una aprobación por parte de la Iglesia, la Biblia tiene anotaciones a pie de página. La razón es hacer frente a la idea de la libre interpretación de la Biblia según se crea que el Espíritu sopla a cada uno. Hay textos de la Biblia que son difíciles y sobre los que hay una interpretación segura dada por el Magisterio de la Iglesia. En ese caso, a pie de página se dice al lector qué significa o cómo hay que interpretar de modo correcto lo que está leyendo. Un criterio para dudar de una Biblia es que no tenga anotaciones a pie de página. Las Biblias no católicas no las llevan. Además, tienen menos libros que las católicas.       8. Los originales de los libros que componen la Biblia fueron escritos en hebreo, en arameo y en griego. Estoy seguro que sabes la palabra " amén" con la que acaban muchas oraciones. Pues bien, " amén" es hebreo y quiere decir " así sea" . También es hebreo la palabra " aleluya" , que significa " alabad al Señor" . No sé si sabrás que cuando Jesús rezaba se dirigía a su Padre con la palabra " abba" que es arameo y tiene un significado todo especial que se queda entre nuestro padre y papá con un matiz muy entrañable y hasta casero. También es aramea la palabra " hosanna" que significa " salvarnos ahora" . La palabra " gólgota" también es aramea y quiere decir " el lugar de la calavera" . ¿Quién no ha oído nunca " Kyrie eleison" ? Es griego y quiere decir " Señor, ten piedad" .      9. Observa que ningún libro de la Biblia se escribió en latín o en la lengua que tú hablas. Lo que hay en estas lenguas son traducciones. Por cierto, hay ingleses a quienes les cuesta creer esto. Su traducción del siglo XVI es tan bonita y entró tanto en el alma inglesa que algunos llegaron a pensar que la suya es la lengua original de la Biblia.     10. Podíamos preguntarnos qué es la Biblia. Si la miras por encima es la historia de los hebreos, israelitas y judíos. Para algunos es una interminable relación de batallas sin fin. Hay quienes la admiran como literatura o como un libro que ha calado en el alma de muchos hombres y que ha impactado en su manera de ser y pensar. Pero escucha lo que en realidad es la Biblia. La Biblia es la más extraordinaria historia de amor jamás escrita. Habla del inmenso amor que Dios nos tiene. Es la Palabra de Dios y hay que leerla con fe. Leerla sin fe es como leer cualquier otro libro.      11. La Biblia nos habla de Dios, de cómo es y de qué ha hecho y hace por nosotros. Nos dice que Dios nos ha creado para una vida eterna. Nos dice que Dios nos ama y quiere que vivamos en Él. Habla también, y mucho, del hombre. Habla de nuestra dignidad, de nuestra caída, de nuestros pecados y debilidades y habla, sobre todo, de nuestro futuro, que no es precisamente la muerte.      12. Habla también de la mano que Dios nos extendió cuando, en vez de abandonarnos al destino que nosotros nos habíamos creado y que no nos llevaba a ninguna parte, se hizo hombre, como uno de nosotros, vivió, como uno de nosotros, y se empeñó y sigue empeñado en sacarnos adelante y llevarnos a la vida eterna para la cual nos creó. Claro que a todo esto podemos decir que sí o que no. Y lo hacemos con la misma libertad que Dios nos dió. Dios jamás fuerza. Y lo que hagamos lo hacemos bajo nuestra responsabilidad.       13. Dios " quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad" (1ª Timoteo 2,4), es decir, de Jesucristo. Es preciso, pues, que Cristo sea anunciado a todos los hombres, según su mandato: " Id y haced discípulos de todos los pueblos" (Mateo 28,19). Esto se lleva a cabo mediante la Tradición Apostólica. La Tradición Apostólica es la transmisión del mensaje de Cristo llevada a cabo, desde los comienzos del cristianismo, por la predicación, el testimonio, las instituciones, el culto y los escritos inspirados. Los Apóstoles transmitieron a sus sucesores, los obispos y, a través de éstos, a todas las generaciones hasta el fin de los tiempos todo lo que habían recibido de Cristo y aprendido del Espíritu Santo.     14. La Tradición Apostólica se realiza de dos modos: con la transmisión viva de la Palabra de Dios, también llamada simplemente Tradición, así a secas, y con la Biblia que es el mismo anuncio de la salvación puesto por escrito. La Tradición y la Biblia están íntimamente unidas y compenetradas entre sí. En efecto, ambas hacen presente y fecundo en la Iglesia el Misterio de Cristo, y surgen de la misma fuente divina. Juntas constituyen un solo sagrado depósito de la fe, del cual la Iglesia saca su propia certeza sobre todas las cosas reveladas. Nunca habrá contradicción entre la Biblia y la Tradición ya que ambas tienen un mismo origen que es Dios.      Vamos a hacer un poco de práctica buscando libros, capítulos y versículos en tu Biblia.     Observa que primero ponemos el nombre del libro que vas a buscar en el ÍNDICE. Siguen el número del capítulo y una coma. A continuación está el número del versículo. Si buscas más de un versículo, se pone un guión entre el primero y el último.      Toma tu reloj y vamos a ver cuánto tiempo necesitas para buscar cada uno de estos textos:     1) Génesis 6,11. ¿Lo has encontrado? ¿Qué te parece? Ninguna novedad, ¿no?     2) Deuteronomio 8,11-14. ¿A que es una verdad como un templo?     3) Juan 3,16. Y esto cuando Dios nos podría haber dejado de la mano de ... Dios.     4) Apocalipsis 21,1-5. Para lo que somos cristianos, la vida eterna.      Recuerda que primero tienes que buscar la página del libro en el índice. Los títulos de los libros te van a aparecer un tanto raros hasta que te habitúes a ellos. Poco a poco ganarás práctica.     Éstas son las preguntas que te sugerimos para esta primera sesión. Al responder, en el apartado Asunto, escribe " Respuestas Lección 1" . Por favor, incluye las preguntas en tus respuestas.     1) ¿De dónde viene la palabra Biblia?     2) La división de la Biblia en capítulos y versículos, ¿es una verdad revelada?     3) ¿En qué se diferencian las Biblias católicas de las no católicas?     4) ¿Por qué crees que Dios quiso revelarse al hombre?     5) ¿Por qué Dios se hizo hombre?     6) ¿Qué se entiende por la Tradición Apostólica?<br />LECCIÓN 2<br />     1. Una pregunta que podríamos hacernos es quién es el autor de la Biblia. La respuesta es ésta: el autor de la Biblia es Dios. Los hombres que la escribieron fueron instrumentos de los que Dios se valió para manifestar todo lo que Él quiso y sólo eso. Nos habló por medio de unos hombres que tenían una lengua concreta, que escribían condicionados por una cultura y mentalidad específica, muy distintas de la nuestra. De tal modo que, para leer la Biblia, hemos de entender primero a los hombres que la escribieron: su mentalidad y modo de ver las cosas, sus expresiones y literatura, sus costumbres e historia (Catecismo de la Iglesia 110). Dios escogió a esos hombres para esa precisa tarea respetando siempre su talento, inteligencia y modo de ser. Esto es evidente cuando estudiamos la manera de escribir de cada uno de ellos, su estilo y lengua, la cultura y el ambiente en que vivieron. Pero la misma asistencia de Dios hizo que entendieran e interpretaran correctamente lo que Dios quería revelar. Por eso decimos que Dios es el autor de la Biblia (Catecismo de la Iglesia 105-108). Ahora nos toca a nosotros hacer lo mismo: leerla o escucharla bajo el prisma de la fe.     2. En la Biblia se palpa cómo Dios ha ido revelándose al hombre, recordándole quién es y para qué ha sido creado. Se ve cómo Dios escoge a un pueblo y dirige su historia. Al principio ese pueblo se cierra en sí mismo, pero, poco a poco, se va dando cuenta de que posee un mensaje de vida eterna, se va abriendo a él y acaba incluyendo a todas las naciones. Se descubre también el sentido que Dios ha querido dar a ciertos acontecimientos, a las vidas y las actuaciones de ciertas personas. Se nos invita a mirar todo esto con los mismos ojos de Dios.     3. Si no descubrimos el sentido que Dios ha querido dar a lo que la Biblia dice, el libro no pasará de ser una obra literaria. Si, en cambio, descubrimos el mensaje que Dios ha querido transmitirnos, las cosas toman otro cariz. Los hombres que escribieron la Biblia lo hicieron como creyentes. Lo mismo quienes leen sus escritos. Lo que ellos dicen cobra un sentido especial porque lo leemos y escuchamos como creyentes, a través del prisma de la fe.     4. Dios es el autor de la Biblia, por eso decimos que no contiene errores en lo que Dios nos quiere revelar o decir (Catecismo de la Iglesia 107). Esto no significa que el hombre que escribió un libro de la Biblia, como hombre que era, no se haya equivocado al redactar. Todo escrito refleja bien al escritor y en la Biblia pasa igual. Vas a encontrar a veces una manera de expresarse rudimentaria; estilos que van desde la literatura más encumbrada a la más elemental; información histórica y topográfica que a veces asombra por su exactitud, pero que otras no es tan exacta. Es lo humano de la Biblia. Leemos en el Catecismo de la Iglesia (109: " En la Sagrada Escritura, Dios habla al hombre a la manera de los hombres. Por tanto para interpretar bien la Escritura es preciso estar atento a lo que los autores humanos quisieron verdaderamente afirmar y a lo que Dios quiso manifestarnos mediante sus palabras (Dei Verbum 12,1)" .     5. Por eso, siempre hay que tener en cuenta los diferentes géneros literarios, el estilo, la cultura , el ambiente, las circunstancias que rodeaban al escritor y su personalidad reflejada en lo que escribe. De todo eso se sirve Dios que nunca anula a la persona. A través del redactor inspirado, Dios nos va pasando su mensaje y eso es lo que vale. Ahí te darás cuenta del poder de su Palabra inspirada por el Espíritu Santo (Catecismo de la Iglesia 110). Lo que sería un grave error es pensar que un día Dios se apareció, por ejemplo, a un tal Lucas y le dijo: " Oye, Lucas. Toma lápiz y papel que te voy a dictar un par de páginas. A ver si me lo haces bien y sin equivocarte" , y que de ahí nos saliese el evangelio de San Lucas. De eso nada.     6. El Concilio Vaticano II señala tres criterios que se deben tener en cuenta para interpretar correctamente la Sagrada Escritura (Catecismo de la Iglesia 111, 113 y 114): a) Prestar gran atención " al contenido y a la unidad de toda la Escritura" . b) Leer la Escritura en la tradición viva de toda la Iglesia" . c) Estar atento " a la analogía de la fe" . Se entiende por analogía de la fe la cohesión de las verdades de la fe entre sí y en el proyecto total de la revelación.     7. Vas a ver que la Biblia está dividida en dos partes. La primera se llama el Antiguo Testamento y la segunda, el Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento es casi dos veces el Nuevo. Obsérvalo en tu Biblia. Aquí testamento quiere decir alianza, pacto, y no el documento que expresa la voluntad de una persona respecto a sus bienes. A veces se oye decir que el Antiguo Testamento es la historia de Israel y el Nuevo Testamento es la historia de la Iglesia. Esta afirmación está equivocada. Ni los redactores del Antiguo Testamento querían hacer una historia del pueblo judío, ni los del Nuevo Testamento querían escribir una biografía de Jesús. Los dos Testamentos son escritos religiosos, testimonio de la fe de sus autores y del pueblo del que formaban parte. En el fondo nos están contando su Credo. Dicho de otro modo, no narran la historia sino que explican la intervención de Dios en la historia. Esta división es lógica y llena de significado. El Antiguo Testamento nos lleva desde la creación del hombre, su caída, la promesa de un salvador, promesa que se va reiterando a través de la historia de un pueblo, hasta un poco antes de cuando Dios mismo se hizo hombre, hecho que abre la puerta al Nuevo Testamento.     8. Éste es el acontecimiento más transcendental de toda la historia. Dios vino a este mundo para hablarnos de sí y para aclararnos las ideas de qué somos y para qué se nos ha creado. Aún no podemos explicarnos cómo se le ocurrió hacer lo que hizo en vez de dejarnos empozoñarnos la vida unos a otros y gastarnos en rivalidades, miserias y pecados, llegando hasta conflictos y guerras y muertes sin sentido. Vio algo en nosotros, que, después de todo, hechura suya somos, y nos amó. Y eso es lo que nos salva.     9. Parece imposible, pero Dios se hizo hombre y vivió entre nosotros y se le conoció con el nombre de Jesús. Él es el centro de la historia humana. El testimonio de fe de quienes creyeron en Él nos dirá que Jesús era Dios hecho hombre, que murió por salvarnos y que resucitó. Jamás podremos agradecer bastante a Dios lo que hizo por nosotros. Se cuentan los años desde su venida a este mundo. Antes de Él tenemos el Antiguo Testamento. Después de Él tenemos el Nuevo Testamento. San Juan Evangelista, inspirado por el Espíritu Santo, nos dice: «Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único para que tenga vida eterna y no perezca ninguno de los que creen en él» (Juan 3,16). Como cristianos proclamamos a los cuatro vientos nuestra fe en esta verdad.    Éstas son las preguntas que te sugerimos para esta sesión. Al responder, en el apartado Asunto, escribe " Respuestas a la lección 2" . Por favor, incluye las preguntas en tus respuestas.     1) ¿Cómo explicarías que Dios sea el autor de la Biblia?     2) Cuando los escritores de los libros de la Biblia escribían, ¿dejaban a un lado su carácter y personalidad para dar paso a la inspiración de Dios?     3) ¿Qué tipo de errores pueden darse en la Biblia?     4) ¿Qué periodo de la historia comprende el Antiguo Testamento?     5) ¿Cuál es el hecho más importante ocurrido en el mundo?<br />LECCIÓN 3<br />      1. Abre tu Biblia y vete al primer capítulo del primer libro, el Génesis. Esta palabra, " génesis" , viene del griego y quiere decir " origen, nacimiento" . El libro se llama así porque empieza con el origen de todo lo que existe. Los judíos llaman a este libro Beresit, una palabra hebrea que significa " al principio" , la primera del Génesis en su lengua. El Génesis representa varias tradiciones orales, todas antiquísimas, y se puso por escrito hacia el año 1000 antes de Jesucristo. Es el primer libro del Pentateuco, que es como se llama a los cinco primeros libros de la Biblia; de " penta" , cinco y " teuco" , libro, instrumento. También se llama en sentido estricto la Torá que en hebreo significa " ley" .     2. Por favor, lee ese primer capítulo del Génesis, desde el versículo 1 hasta el 31, o sea hasta el final, y, a continuación, el capítulo 2, desde el versículo 1 hasta el 4 incluido. ¿Qué te parece el estilo? Ciertamente no es el que se da hoy día, pero es muy claro e incisivo. Ten en cuenta que esta redacción fue realizada hace muchísimos siglos. El redactor ha vertido su doctrina en un lenguaje popular, figurativo, lleno de plasticidad y de simbolismo. De la misma manera que nosotros empleamos frases como " de tal palo tal astilla" o " el golpe me hizo ver las estrellas" que no expresan su significado literal, los redactores emplean ciertos giros y modos de expresión típicos de sus idiomas, llamados aproximaciones, que tal vez puedan sorprendernos (Divino Afflante Spiritu 41; Dei Verbum 12).     3. Las primeras palabras son impresionantes: " Al principio creó Dios el cielo y la tierra" . De un plumazo se declara que todo lo que existe ha sido creado por Dios. Observa que no habla de la teoría tal o de la teoría cual. Sencillamente se dice que Dios ha creado todo lo que existe, con todas las leyes que todas y cada una de las cosas tienen. Antes ni la materia ni el espacio ni el tiempo existían y ahora, por voluntad de Dios, existen. El mensaje que este primer versículo quiere enviar es que Dios es el autor de todo lo que existe (Catecismo de la Iglesia Católica 296-298).     4. El segundo versículo dice: " La tierra era un caos informe; sobre la faz del abismo, la tiniebla. Y el aliento de Dios se cernía sobre la faz de las aguas" . Una expresión que parece un tanto misteriosa, pero que en hebreo es un juego de palabras. Muchos Padres de la Iglesia han visto en este " aliento de Dios" al Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad. Al poner juntas imágenes como caos, abismo, tinieblas y viento, el texto nos dice que Dios ha creado todas las cosas de la nada. Verás que menciona los días uno por uno y así se va descorriendo como una cortina que deja ver la belleza de la creación y la sabiduría de Dios. Se percibe un conjunto armonioso y ordenado, con unas leyes que los hombres de ciencia van descubriendo y usando y que siempre nos dejan atónitos (Catecismo de la Iglesia Católica 299).     5. ¿Te has fijado en la repetición tan insistente de " Dijo Dios" ? Seguro que dirás que parece como si Dios crease hablando. No te equivocas. Es una verdad como un templo. Ese estribillo, " Dijo Dios" , se repite con ritmo de letanía, de lo que se deduce la influencia que tuvieron en la redacción del texto las ceremonias del templo de Jerusalén. Ya verás cómo esa Palabra de Dios resulta ser nada menos que la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Pues, sí. Dios crea por medio de su Palabra. Dios dice y las cosas existen. Después de crearlas, da la impresión de que Dios observa lo que ha hecho y se recrea en su vista. Le gustan las cosas que ha hecho y las quiere. Todo lo creado le parece bueno. No olvides el detalle: " Y vio Dios que era bueno" .     6. Y, ¿qué nos dices de las palabras " Pasó una tarde, pasó una mañana" que se van repitiendo machaconamente en este capítulo? Ni se te ocurra pensar en una tarde o en una mañana a nuestro estilo, aunque la traducción está bien hecha. La idea es otra. La tarde y la mañana evocan algo que es completo en sí, pero incompleto en un conjunto; entero si lo tomamos individualmente, pero imperfecto en la totalidad. A la creación se le van sumando cosas en el tiempo.     7. Lo mismo ocurre con la palabra " día" . Sería injusto decir al escritor que un día tiene 24 horas y que eso de la creación en 6 días es un cuento. La intención del escritor ha sido otra. La enseñanza es que el trabajo dignifica al hombre, pero no debe esclavizarlo. El hombre necesita un tiempo de descanso que le permita la reflexión y la recuperación. Descanso se dice " sabat" en hebreo que más exactamente quiere decir " cesar" de todo trabajo. En otras palabras el redactor nos dice que, por favor, a ver si trabajamos 6 días a la semana y descansamos el séptimo día y lo ha hecho muy bien. Ha dividido la creación en siete días para poner delante de nuestros ojos un modelo a seguir. Por eso ha descrito así la creación (Catecismo de la Iglesia Católica 345-349).     8. Hay también un tanto de ironía en este capítulo. Lee de nuevo los versículos 14, 15 y 16 y dime una cosa: ¿A qué lumbreras se refieren? Me dirás que al sol y a la luna, a quienes, por cierto, ni menciona por nombre. La razón es sencilla. El paganismo reinante en la antigüedad había divinizado a estos astros. Se adoraba al sol y a la luna y no sólo sino que además se adoraba a los animales. La Biblia nos dice que todos estos astros han sido creados por Dios y que, por lo tanto, no merecen nuestra adoración y, para el autor, no merecen ni que se mencione su nombre.     9. Vete a los versículos 26 y 27 y léelos atentamente. Notarás que parece como si el texto cambiase de ritmo. Se habla nada menos que de la creación del hombre. El mensaje que recibimos es que Dios creó al hombre de una manera completamente diferente de las demás criaturas y único en su especie. Le hace a su " imagen y semejanza" y le pone al mando de todo lo creado. La palabra " semejanza" parece atenuar la de " imagen" , para que no nos creamos que somos dioses (Catecismo de la Iglesia Católica 355-361).     10. Al decir " Y creó Dios al hombre" (Génesis 1,27), el redactor usa la palabra " adán" , que no es el nombre de una persona como pueden serlo José o Beatriz, sino que indica a toda la especie humana, a todos los hombres en general. De hecho adán, " adam" en hebreo, no quiere decir más que un ser humano, el hombre, y más exactamente significa " rojo" , el color de barro del que todos estamos hechos. Incluye a la mujer. Sólo más tarde la palabra Adán empezará a usarse como nombre propio y se refiere a una persona concreta. Nuestra diferencia de las demás criaturas es haber sido creados a la imagen y semejanza de Dios. Quita eso y adivina en qué quedamos.     11. Por haber sido hechos a " imagen y semejanza" de Dios, tenemos la dignidad de persona; no somos algo sino alguien. No ocurre así con las demás criaturas. Tú puedes conocer, conocerte, darte libremente y relacionarte. Dios creó todo para el hombre y el hombre fue creado para relacionarse con Dios y con otras personas. Él ha querido que los hombres constituyan una sola familia y se traten entre sí como hermanos. Convéncete, todos hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios, quien hizo de un primer hombre todo el linaje humano que poblará toda la tierra (Catecismo de la Iglesia Católica 360). Estamos llamados a un solo e idéntico fin, esto es, Dios mismo y a una vida que va a ser eterna.     12. Mucho se ha escrito sobre la poca base científica de este primer capítulo del Génesis cuando habla de la creación del mundo. Pero, todos entendemos muy bien la intención del escritor y el mensaje que, a través de él, Dios nos da. Aquí no hay ningún tratado de física sino una enseñanza religiosa. Lo que Dios nos transmite en estos relatos inspirados sirve para nuestra salvación, no para enseñarnos verdades científicas sobre el origen del universo. Nuestros antecesores, y no pocos de nuestros contemporáneos, no hubiesen entendido nada si Dios se hubiese revelado con fórmulas como E = mc², hubiese hablado de fotones o haciéndonos entender lo que son las cromatinas. De locos. Mejor y más claro es como lo ha hecho.    Éstas son las preguntas que te sugerimos para esta sesión. Al responder, en el apartado Asunto, escribe " Respuestas a la lección 3" . Por favor, incluye las preguntas en tus respuestas.     1) ¿Cuál crees que fue la intención del redactor al decir " Al principio creó Dios el cielo y la tierra" ? (Génesis 1,1)     2) ¿Qué implica la expresión " Dijo Dios" ?     3) ¿Es justo decir que el relato de la creación en seis días no concuerda con la física moderna? ¿Por qué?     4) ¿De qué manera es la creación del hombre diferente de las demás criaturas?     5) ¿Por qué crees que nos ha creado Dios?<br />