Your SlideShare is downloading. ×
CERCANÍA DE AMOR
Siguiendo el instinto de mi verdad me fundí en el verde de mi llanura,
era guiado por el paladar de tus b...
guiado por el encuentro de nuestro amor, cautiva mi soledad afable;
conservando el reflejo de ese momento en medio del ata...
follaje de las verdes hojas, se cubre tu verdad natural Y en el arcoíris
de tu esplendor se muestra tu sonrisa tierna”. En...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Cercanía De Amor

117

Published on

Conservando el reflejo de ese momento en medio del atardecer marino, donde nuestro juguetear se confundía con la cautivadora brisa de ese cielo rojizo

Published in: Automotive
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Buen relato, amenas conversaciones que agrada leer.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
117
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Cercanía De Amor"

  1. 1. CERCANÍA DE AMOR Siguiendo el instinto de mi verdad me fundí en el verde de mi llanura, era guiado por el paladar de tus besos; el biotopo que reinaba fue afable a mi aventura de cercanía; la diversidad de flora y fauna que cautivaban mis ojos café, era tan atractiva al iris de mis pupilas, que olvidaba el brillo del astro rey. Por momento detenía mi curso para aspirar la pureza del aire del encantador ecosistema de sabana; de inmediato note que tenía compañía. Mi alegre Mónica, quien me miro, y sin esperar manifestó, Hola, que buen día; yo sonriente por estar viviendo mi sueño de proximidad, le manifesté excelente; ella replico a que se debe tan saludable sonrisa; le conteste, anoche percibí en mi mente los joviales momento de mi amada Gloria, que aun a puerta de su cercanía; solo
  2. 2. guiado por el encuentro de nuestro amor, cautiva mi soledad afable; conservando el reflejo de ese momento en medio del atardecer marino, donde nuestro juguetear se confundía con la cautivadora brisa de ese cielo rojizo; me interrumpió, ah ya entiendo el motivo de tu perfil de felicidad, cosa que me alegra; y me imagino que en ese horizonte de nubes complaciente, las palabras debieron de ser pocas porque en ese contexto las miradas se entienden; de inmediato manifesté, claro tanto así que el sabor de sus pasionales besos concedía la entrada a la pasión deseada. En ese instante el sonido de las aves reinante enmudeció nuestra conversación, era tan enternecedor que parecía la corte del restablecimiento próximo de mi relación con Gloria. Sin embargo pronuncio Mónica que paraíso; acción a la cual yo confesé, formidable. Y que piensas hacer en el reencuentro invitarla a playa, realizar un agasajo gastronómico, o simplemente aprovechar las horas del silencio del tiempo perdido; entre sonrisa le conteste, podría ser, a un que soy amante de la belleza marina; para contemplar sus suaves pisadas cautivando la arena blanca de esas playas mimosas; en segundo con un ademan de picardía respondió Mónica, ya veo que no me equivoque, por lo suscitado aprecio que tomaras rumbo a San adres o Punta bolívar, con tranquilidad le revelé distingo que tus consejos de guía turística son interesante; de igual forma señalo, no, solo que son unos lugares paradisiacos, y continuo, mi abuela decía que las aguas del colosal atlántico bendicen las uniones y eliminan las distancias; intervalo que aproveche para murmurar, así es, porque ese instante borrara nuestra lejanía, y nos concederá la bendición de compartir la pureza del paraíso bañado con el sudor de nuestro amor. Palabras que me agradan afloro Mónica, y de corazón deseo que estás tengan pertinencia con tu actitud; y generen la acción que describiste en esta biodiversidad amorosa; “en el matiz de cada gota cristalina, residen tus exquisitos labios; en el caudal de las aguas pluviales, se guarda tu nombre primaveral; en el
  3. 3. follaje de las verdes hojas, se cubre tu verdad natural Y en el arcoíris de tu esplendor se muestra tu sonrisa tierna”. En milésimas replique, claro Mónica esa es mi cobija, razón por la cual le digo a Gloria, No temas si los dos somos consiente que nos amamos, mira el verde que nos rodea y gozaremos el esplendor de las claras aguas cada vez que nos mimamos. Ah pronuncio Mónica, te pregunto, Gloria conoce que tu amor nunca se marchito, le conteste, si, ella sabe, que en el tiempo mi corazón emanaba alimento para que floreciera y conservara su esplendor; ya entiendo o sea que tu Gloria asemeja esa azucena, bañada por la gama de tu mirada y revestida por el despertar del brillo del oro; Estas en lo cierto Mónica, porque ella despliega el poder del sol con el avivar de sus ojos claros; brindando la biota que me arrulla en su murmullo de brisa. De inmediato entramos en un solemne silencio, como si el altísimo, agradado con nuestra conversación, bendijera el horizonte del restablecimiento de esta unión matrimonial, momento que aprovecho Mónica para señalar, este ambiente denota como si la naturaleza armonizara con tu floreciente decisión; yo complacido agradecí y con un suspiro profundo manifesté, gracias Jesús, Te Amo mi bella Gloria. SabanaS!

×