El último ourensano morirá en 2151 si no cambia la tasa de
crecimiento
Héctor Díaz. Madrid - 31-10-2010
En el año 2151 des...
casos; trastornos mentales y del comportamiento con 160; y enfermedades del sistema nervioso
con 155 fallecidos. Morir en ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

A poboación de Ourense desaparece

400 views
356 views

Published on

Published in: News & Politics, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
400
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

A poboación de Ourense desaparece

  1. 1. El último ourensano morirá en 2151 si no cambia la tasa de crecimiento Héctor Díaz. Madrid - 31-10-2010 En el año 2151 desaparecerá el último ourensano. Esta provincia -que había llegado a ser conocida como la Atenas gallega- será un inmenso espacio con miles de aldeas y casas deshabitadas. Era algo que se veía venir tal y como lo habían anunciado con persistente insistencia las proyecciones estadísticas. Todas ellas alertaban sobre una provincia muy envejecida que en el año 2010 contaba con casi una tercera parte de su población por encima de los 65 años. Con unas expectativas de población negativas, una tasa de vegetación negativa y la falta de atractivos para atraer inmigrantes de otras regiones, Ourense camina hacia desaparición. Este relato, que parece ciencia-ficción, se convierte en realidad cuando en una determinada comunidad el número de defunciones supera al de nacimientos. Y eso es lo que ocurre en la provincia desde el año 1980, fecha en la que por primera vez la curva demográfica se invierte y mueren más personas de las que nacen. A lo largo de estas tres últimas décadas el número medio de fallecidos se situó en torno a las 4.500 personas, mientras que el de alumbramientos se mantiene a duras penas por encima de los 2.000. A este ritmo, en un período de 141 años desaparecería el último habitante. Las proyecciones para el año 2051 -las únicas que pueden considerarse con base real y que el Instituto Galego de Estatística ha dado a conocer recientemente- contemplan tres tipos de escenarios para esa fecha. Las más pesimistas aseguran que Ourense sólo tendrá 208.089 habitantes. El escenario optimista eleva estas cifras hasta los 396.893 ourensanos. Realizar proyecciones a más largo plazo no tiene base científica, porque en 100 años el número de variables que pueden influir en el conjunto de una comunidad son demasiadas como para llegar a ser fiables. Lo que sí está constatado es que cada año mueren con matemática precisión entre 4.000 y 5.000 ourensanos. Es una ley inmutable que se mantiene fija desde hace varias décadas. A lo largo de los últimos años los informes elaborados por el Servicio Galego de Saúde ponen de manifiesto que el 53% de los fallecimientos se corresponden con hombres, mientras que el 47% restante son mujeres. La larga serie de estadísticas también repite con monótona exactitud las principales causas de defunción, así como el grupo de edades en el que el número de fallecidos es más elevado. CAUSAS DE DEFUNCIÓN Tomando como ejemplo el año 2007, el último del que hay datos oficiales, el número de fallecidos ascendió a 4.764, de los que 2.459 eran varones y 2.310 mujeres. La principal causa de defunción fueron las enfermedades relacionadas con el sistema circulatorio, como ictus, infartos o trombos, con 1.622 casos de los que el 60% de los afectados eran mujeres. Le siguen los tumores con 1.190 fallecidos. En este caso la incidencia de la enfermedad ha sido tradicionalmente mayor en el caso de los hombres. La tercera causa de mortalidad entre los ourensanos son las enfermedades del sistema respiratorio, 611 fallecidos; le siguen las enfermedades del sistema digestivo con 222 Página 1/2
  2. 2. casos; trastornos mentales y del comportamiento con 160; y enfermedades del sistema nervioso con 155 fallecidos. Morir en la cama, de muerte natural, es un lujo del que ni siquiera existen datos. En cuanto a los grupos de edad en los que se produce la defunción, las estadísticas revelan que la población disfruta de una vida larga, ya que de los 4.709 fallecidos en 2007, un total 4.182 superaba los 65 años de edad. En concreto un grupo formado por 2.054 personas tenía más de 84 años, 1.520 tenían una edad comprendida entre los 75 y los 84 años, mientras que 608 tenían entre 65 y 74 años. Pero las cosas no siempre fueron así, El psiquiatra y doctor en Medicina David Simón explica que las principales causas de mortandad del siglo XX no tenían nada que ver con las actuales, ya que los antibióticos no comenzaron a utilizarse de forma generalizada hasta el año 1943. Gracias a ellos se comenzó a luchar contra enfermedades comunes como las gripes hasta las más complejas. Fuente: http://www.laregion.es/ Para reutilizar esta noticia por favor consulta el punto 3 de las Condiciones de uso del sitio web. No se permite la reutilización de noticias de agencias. Página 2/2

×