Your SlideShare is downloading. ×
La universidad Experimental de la Seguridad, Impulsando el Nuevo Modelo de Seguridad en el Proceso Bolivariano
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

La universidad Experimental de la Seguridad, Impulsando el Nuevo Modelo de Seguridad en el Proceso Bolivariano

147
views

Published on

Artículo que escribí para colaborar con la revista cívico militar de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas "Ámbito Cívico Militar" sobre la Universidad Experimental de la Seguridad y el …

Artículo que escribí para colaborar con la revista cívico militar de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas "Ámbito Cívico Militar" sobre la Universidad Experimental de la Seguridad y el impulso del nuevo modelo de seguridad que se plantea desde el Gobierno Bolivariano.

Published in: News & Politics

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
147
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. La Universidad Experimental de la Seguridad, Impulsando el Nuevo Modelo de Seguridad Ciudadana en el Proceso Bolivariano. Por: Lcdo. Ronald Marrero. rjmarrero@gmail.com. Antes de la llegada la Revolución Bolivariana liderada por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, el estamento policial venezolano era muy mal visto en todos los sectores de la sociedad, dado el accionar continúo de estos organismos policiales en contra de los Derechos Humanos, sumado a los altos niveles de corrupción, los múltiples casos de tortura, de violaciones y de desapariciones forzadas, en los que se habían visto envueltos muchos de los funcionarios de los diferentes cuerpos policiales del Estado, los cuales componían un enorme y temido aparato represivo, temido por el ciudadano de a píe y en especial por los sectores populares históricamente excluidos. En la historia contemporánea de nuestra nación, podemos ver como las diferentes policías que han existido en el país, han estado al servicio de las grandes oligarquías, los oligopolios y la clase alta venezolana, es así, como podemos recordar el triste papel jugado en varias ocasiones por la ya extinta Policía Metropolitana, que fue protagonista de sucesos decisivos para nuestra historia, como lo fueron el caso del Caracazo en 1989, el Golpe de Estado contra el Presidente Chávez en el 2002, además de casos terribles de recordar como caso “Ledezma” y tantos otros que serían imposible de listar en un artículo. De igual modo, debemos recordar su participación en los llamados “Plan Unión”, que eran verdaderos Estados de Sitio impuestos por los órganos policiales en los sectores populares, con sus respectivas consecuencias. Lo mismo ocurría con la antigua policía política del régimen Adeco-Copeyano, donde La Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) ya también desaparecida, torturó, mató y desapareció a decenas de venezolanos y venezolanas, dejando en nuestra memoria, casos tan inhumanos, como Yumare y Cantaura, entre tantos otros, siendo esto también lo que ocurría con la Policía Técnica Judicial, Antigua (PTJ), donde existían verdaderas mafias de corrupción policial. En medio de esta realidad y de los cambios que impulsaba el nuevo Gobierno Bolivariano, era lógico que se hiciera una revisión de estos cuerpos policiales y se impulsara su cambio y reestructuración, no sólo desde el nombre de estos organismos de gendarmería, sino desde su accionar y su formación, con la intención de lograr un cambio real en materia policial en el país. Para lograr esto el Comandante Presidente Hugo Chávez, impulso la Comisión Nacional para la Reforma Policial (CONAREPOL), la cual generó los cambios que estamos conociendo hoy en día a nivel policial. Nacimiento de la UNES: La Universidad Experimental de la Seguridad (UNES) nace como proyecto en el año 2009, después de un gran proceso de discusión que se realizó a nivel nacional, donde participaron miles de personas entre los que habían funcionarios policiales, profesionales del derecho, investigadores, docentes y activistas de los derechos humanos. Este proceso de discusión, se inició en el seno del Gobierno Bolivariano a través de CONAREPOL, comisión que luego llevo este debate sobre las policías por todo el país, lográndose con este esfuerzo el poder recolectar de manera amplia las diferentes
  • 2. impresiones, opiniones, investigaciones e informaciones, de lo que se esperaba a nivel nacional de una nueva gestión en materia policial y de seguridad en el país, lo que quedó plasmado en el Decreto con Rango Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional del año 2008. Una vez que se decreta la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional y que sale en Gaceta a la luz pública, se comienzan a ver las diferencias y la nueva visión que hay sobre la gestión policial en el Gobierno Bolivariano y la que antes existía, de hecho en esta ley se habla de la formación de los funcionarios policiales y la calificación de sus servicios en los artículos 58, 59 y 60. Siendo que el artículo 58 el que le da vida y marco jurídico a nivel de formación a la UNES. Artículo 58 De la Formación Policial Las funcionarias y funcionarios policiales serán formados en la institución académica nacional, con un currículum común básico y con diversificación según las disciplinas y áreas especializadas del servicio. El Órgano Rector en conjunto con el Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de Educación Superior determinará el diseño curricular, las políticas y acciones que garanticen la unidad del proceso de formación y el desarrollo profesional permanente, que debe aplicar la institución académica responsable del sistema único de formación policial. Artículo 59 Formación Continua Las funcionarias y funcionarios policiales serán capacitados periódicamente y su nivel de formación continua y actualización serán requisitos para el ascenso y cargo en la carrera policial. Artículo 60 Calificación de Servicio Los fundamentos para asignación de cargos, transferencias y otras situaciones administrativas de las funcionarias y funcionarios serán el resultado de un proceso de evaluación y calificación de servicio, considerando las condiciones éticas, profesionales, técnicas, físicas y psicológicas. (Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional 2008. p.16.) Es así, que cuando se crea la UNES en el año 2009, la novel universidad tomó su responsabilidad como ente rector en materia de formación policial e introdujo un nuevo currículo de preparación que rompe de manera definitiva con la visión retrograda y represiva de los estudios que hasta ese momento habían tenido los funcionarios policiales en el país. Pero a diferencia de lo que la gente común piensa, la UNES, no se encarga sólo de la
  • 3. formación de los funcionarios policiales, sino que también forma a nivel universitario a los funcionarios de los diferentes Cuerpos de Bomberos, a los miembros de Protección Civil, a los Custodios Pnitenciarios y a los funcionarios policiales de las Policías Regionales y Municipales, con la intención de hacer de las instituciones a las que pertenecen los funcionarios en formación, sean cada vez más confiables para la ciudadanía, más diáfanas, probas y con un sentido ampliamente humanista y respetuosa de los Derechos Humanos. Educando Para Paz y la Convivencia Social: Cuando hablamos de formación para la paz, de derechos humanos, de seguridad ciudadana, normalmente vemos, asumimos y entendemos estos conceptos como algo lejano, de hecho es muy común dejar estos significados de lado asumiendo y repitiendo como sociedad los eslogan que salen en los medios de comunicación, como “Guerra al hampa”, “El peligro de la explosión social”, “el peligro de que bajen los cerros”, sin contar la cantidad de insultos, improperios y la infinidad de términos descalificativos y ofensivos, que hay hacia ciertos sectores de trabajadores, de personas humildes y marginadas de nuestra sociedad. Es decir, hay una violencia permanente en nuestra existencia que hace que cada vez sea más complicado y dificultoso acercarse al sueño de la paz y la convivencia ciudadana. De hecho hay muchos conceptos que son tergiversados por nosotros mismos, ya que los adaptamos a nuestras necesidades, nuestras vivencias, nuestros miedos, a nuestras impotencias y aspiraciones sociales, lográndose que con la utilización inadecuada de estos términos que se configure en nosotros una falsa sensación de seguridad intelectual, ante una realidad que nos afecta de manera constante. De hecho, cuando hablamos de seguridad ciudadana, muchos la entendemos como la toma de las calles por las policías, muchos pensamos en algún momento en la represión de las grandes masas desposeídas, para garantizar la seguridad y el estatus quo de una parte minoritaria de la sociedad. Sin embargo, el asumir este concepto desde esta perspectiva es una negación de la realidad, ya que ese concepto y su significado es mucho más amplio e involucra al concurso de toda la sociedad, para dar respuesta a un problema que nos afecta a todos. Para este artículo entendemos la seguridad ciudadana desde el siguiente concepto de los autores Alda y Beliz: La seguridad ciudadana, supera el concepto de seguridad estatal- que privilegia el mantenimiento del orden público como valor superlativo- cuya prioridad es la seguridad de las personas como un derecho exigible frente al Estado. Dicho concepto no implica la eliminación la concepción del Estado, sino su reordenamiento y fortalecimiento– su reordenamiento en el ciudadano en tanto ser comunitario- para enfocar sus mejores capacidades analíticas, operativas y estratégicas. Deja de ser una cuestión pensada en términos de un beneficiario excluyente -El Estado Nación- Para convertirse en una política pública ciudadano-céntrica. Dentro de este tríptico, Estado, sociedad y ciudadano se trata de emprender una tarea que reconstruya las estructuras de autoridad y legitimidad desde la base hacia arriba y
  • 4. desde arriba hacia la base, ya que es obvia la imposibilidad de recrear una sociedad civil sin recrear a la vez el Estado. (p. 2). Es decir, la Seguridad Ciudadana exige el papel protagónico y el empoderamiento de la sociedad civil en la participación activa de la solución de un problema social que nos afecta a todos los ciudadanos, siendo a través de ese proceso que se democratiza la participación, donde la ciudadanía, conjuntamente con las Organizaciones populares y los Consejos Comunales, exigen a las instituciones del Estado, soluciones y repuestas, siendo que estas respuestas deben ser en articulación con los sectores y actores comunitarios organizados. Marcos Marchioni, lo plantea de la siguiente manera, “Cambio y participación están estrechamente ligados y deben ir juntos, también en le proceso de desarrollo comunitario. En este sentido se puede decir que el trabajo de comunidad es la participación en el cambio” (p. 57). Es lógico entonces, que los cambios deban ser obtenidos por un proceso de formación, entendimiento y sensibilización de cada uno de los actores que intervienen en el proceso de la seguridad ciudadana, de no ser así, se puede entender que los cambios vienen emanados por un agente externo e impuestos de manera violenta u autoritaria. Podemos decir entonces, que el concepto de Seguridad Ciudadana del que se habla en el proceso bolivariano, nos involucra a todos y a todas en cada uno de nuestros ámbitos de acción, ya que la única forma de poder lograr la eliminación de la violencia es a través del concurso de todos los elementos de la colectividad. Más aún, cuando es bien sabido que hay una violencia inmersa en los cimientos de nuestras comunidades y que esa violencia estructural muchas veces ocasiona violencia física y hechos delictivos, siendo por esto una de las primeras tareas a las que se abocó el Comandante Presidente, fue tratar de disminuir esas enormes brechas sociales que hay en nuestro país y que generan una violencia de manera permanente y solapada y que es alimentada constantemente por los medios de comunicación y su apología constante a la violencia física y a la represión como solución de problemas sociales. De hecho cuando hablamos de violencia, nuestra visión generalmente es sumamente reducida, dado que entendemos en la mayoría de las ocasiones, la violencia como cualquier hecho físico o verbal, que de una u otra manera nos afecte en lo personal, pero la violencia va mucho más allá, para ampliar el concepto, recurriremos a Galtunung y su estudio sobre este tema en el cual comenta lo siguiente: Existe violencia cuando los seres humanos están influenciados de tal forma que sus relaciones afectivas, somáticas y mentales, están por debajo de sus realizaciones potenciales. De aquí la necesidad de una concepción amplia de la violencia que conlleva a una concepción amplia de la paz. En este sentido se establece una diferencia fundamental entre violencia directa y violencia estructural, entendiendo la primera como la agresión física directa, la violencia tradicional, la más fácilmente reconocible; y la segunda indirecta y más oculta, que está presente en determinadas estructuras sociales, sinónimo de injusticia social. Esta última que es la que se prioriza, se define como aquel tipo de violencia que está edificada dentro de la estructura y se manifiesta
  • 5. como un poder desigual y, consiguientemente como oportunidades de vida distintas. Los recursos están desigualmente distribuidos, como sucede cuando está frecuentemente sesgada la distribución de la renta, o está desigualmente distribuida la alfabetización- educación, o cuando los servicios médicos existentes en determinadas zonas, son sólo para determinados grupos, etc. Por encima de todo está desigualmente repartido el poder de decisión de los recursos. (p. 63) Entonces, debemos asumir que nuestra sociedad aún con los grandes esfuerzos que ha venido realizando desde el inicio del proceso bolivariano sigue siendo sumamente violenta, ya que en la misma aunque han existido grandes cambios y mejoras sociales, sigue habiendo un enorme abismo entre nuestros sectores sociales, factores que a su vez se ve enfrentados de manera recurrente por los medios de comunicación social, que al parecer juegan constantemente a que se genere un conflicto entre ricos y pobres. Pero si asumimos el conflicto de manera diferente a la que nos presentan los mass medias, lo podríamos convertir en un proceso positivo para muestra sociedad, más si estamos apostando a la paz y si nos apoyamos en los procesos de formación de teoría crítica de la educación, ya que enfocado de manera positiva el conflicto se pueden generar factores de cambio y procesos de desarrollo sociales, personales y formativos. Por conflicto entendemos un proceso de conflictividad entre personas, grupos o estructuras sociales, mediante el cual se afirman o perciben (diferencia entre conflicto real y falso conflicto) intereses, valores y/o aspiraciones contrarias. (p.65). De allí la importancia de educar para la paz, de educar para la solución de conflictos y del respeto continúo a los Derechos humanos. Si vemos el accionar del Gobierno Bolivariano desde sus inicios hasta la actualidad, podemos decir sin temor a dudas que en materia social y de seguridad ciudadana ha existido de manera constante una apuesta hacía la paz y hacia la eliminación de la violencia desde el punto de vista estructural, basándose siempre en una propuesta donde privan los derechos humanos y de las grandes mayorías, del respeto mutuo y del reconocimiento de los ciudadanos, de allí los programas de las Misiones Sociales, la generación de nuevas universidades, de centros de estudios y la realidad de una enorme inversión social que existe en el país. Se ha avanzado realmente mucho en ese aspecto, pero aún falta fortalecer más esas políticas sociales, para ir eliminando y nivelando cada día más las diferencias sociales que nos separan como colectiidad. De allí la importancia de la formación que se genera dentro de esta nueva visión de la Policía Nacional Bolivariana y su apuesta por la paz y la convivencia ciudadana. Con respecto a este tema tuve la oportunidad de entrevistar a la Licenciada en Gestión Social del Desarrollo Local y Profesora universitaria, Ruth Vilchez, quien respondió de la siguiente manera a las preguntas realizadas: ¿QUÉ LE PARECE EL PROCESO DE FORMACIÓN VINCULACIÓN SOCIAL QUE HAY POR PARTE DE LA UNES Y SUS ESTUDIANTES CON LAS COMUNIDADES? La Vinculación social es el componente que marca la diferencia en la formación de la Policía Nacional Bolivariana, ya que es el espacio para que las y los discentes
  • 6. (estudiantes), se asuman como la policía del pueblo, con la variable que muchos vienen de sectores populares, pero no necesariamente eso tendrá relación con su visión de la función policial. De este modo se articulan con las organizaciones comunitarias, movimientos sociales y populares, apuntando a reflexionando del papel de la policía en la construcción de un modelo de seguridad que tienda cada día más al respeto de los derechos humanos. ¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE PARA USTED COMO LIC. EN GESTIÓN SOCIAL, QUE EN EL CURRÍCULO DE FORMACIÓN DE LOS NUEVOS POLICÍAS EXISTA EL PROCESO DE VINCULACIÓN SOCIAL, DÓNDE HAYA MATERIAS COMO SERVICIO DE POLICÍA COMUNAL, TRABAJO PRODUCTIVO, SOCIOLOGÍA DEL DELITO, RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, DERECHOS HUMANOS, ENTRE TANTAS OTRAS MATERIAS, QUE ANTES NO SE TOMABAN EN CUENTA PARA LA FORMACIÓN POLICIAL? Permite ampliar la perspectiva de la función policial, incorporando unidades curriculares que complejizan el tema de la seguridad buscando que la Policía Nacional Bolivariana (PNB) proyecte sus acciones en materia de seguridad en varias dimensiones: la de administración de las armas y aplicación de la ley. Así como en la prevención de los delitos, inteligencia social e inserción comunitaria. Por eso deben ser formados en Derechos Humanos (DDHH), en el uso progresivo de la fuerza según los hechos y las necesidades. Asumiéndose parte de un sistema social en conflicto, con desigualdades y que deben manejarse como policías en las tensiones sociales que se generen pero garantizando una acción policial apegada al respeto de la ley y de los DDHH. Esto debiese ser el resultado de la formación de la PNB, pero existe toda una cultura de la función policial negativa (matraquera, violenta, vinculada a la delincuencia) que subyace en el proceso de formación, todo un imaginario en algunas de las persona que desean ser policía, de detentar el poder en beneficio personal, que debe ser desmontada y resignificada, y esta es una de las dificultades fundamentales de la formación de la PNB. ¿USTED SIENTE QUE ESTÁ NUEVA VISIÓN Y ESTÁ NUEVA FORMACIÓN QUE ESTÁN RECIBIENDO NUESTROS POLICÍAS, REPERCUTE DE MANERA POSITIVA EN NUESTRA SOCIEDAD? Es una apuesta a la construcción de una policía distinta, que responda a las necesidades del cambio social que se está generando en el país, es necesario para todas y todos los ciudadanos sentirnos seguros al dirigirnos a un o una policía. Es necesario profundizar esta visión, necesitamos estudios contextualizados en materia de seguridad para la construcción de políticas públicas asertivas y la PNB desde su experiencia en la construcción de un nuevo modelo policial debe ser un generadora de propuesta. Se han dado aportes significativos en los espacios donde llega la PNB. Pero necesitamos que se engrane todo un sistema en materia de prevención y protección, todo un sistema de seguridad. ¿QUÉ ESPERA USTED DE LA POLICÍA BOLIVARIANA COMO CIUDADANA? Espero poder establecer mayores relaciones de confianza, sentir que su acción es efectiva en la disminución de los índices de criminalidad y en la construcción de políticas de prevención del delito. Entre la apuesta por la paz y a la apología a la violencia:
  • 7. El gobierno bolivariano a venido apostando por la paz y por las reivindicaciones sociales, desde sus inicios, pero hay una parte de nuestra sociedad que está apostando al fracaso del proyecto bolivariano y han hecho hasta lo impensable para dar al traste con el mismo. A eso hay que sumar los altos niveles de corrupción y de ineficiencia que están instalados en muchas de nuestras instituciones públicas, lo que ha venido provocando una falta de respuesta constante hacia la población por parte del Estado y a su vez se a recibido como respuesta por parte de la población una gran caída en las expectativas que se tienen en el proceso bolivariano y sus políticas de inclusión. Esto no es casual, dada que todas estás situaciones se ven multiplicadas y magnificadas por los medios de comunicación social. Medios de comunicación, que cumplen una tarea política que muchas veces tergiversa la realidad, medios que diariamente hacen apología la violencia y que se han convertido muchas veces en un gestor de malestar para la población. Es importante tocar este tema, dado que esos mismos de comunicación juegan a dar a conocer el supuesto fracaso a nivel de políticas de seguridad del gobierno bolivariano y atacan de manera permanente en sus trasmisiones la eficiencia de la PNB y de los otros entes del Estado, abogando también de manera solapada por una policía represiva y por la toma de medidas de represión contra la ciudadanía. Por otro lado, si el Estado por presión de los medios llega a cometer el error de tomar el camino de la represión y violencia al que apuntan los mass medias, esos mismos medios de comunicación social estarán atacando al Estado al cambiar su discurso y acusar al Gobierno Bolivariano de violador de los Derechos Humanos. ¿Pero que son los Derechos Humanos?. El concepto de Derechos Humanos, tiene dos significados fundamentales. El primero consiste en que el hombre, por el sólo hecho de serlo, tiene unos derechos inherentes e inalienables. Se trata de derechos morales que que emanan de la condición misma de ser humano. El segundo significado, es el de los derechos establecidos por la ley en virtud del proceso de la creación del derecho en la sociedad, tanto nacional como internacional. (p. 24) Como podemos apreciar, es a ese cambio estructural y de basamento legal a lo que está apostando el Gobierno Bolivariano, a un verdadero cambio de la estructura misma de la sociedad. Apostar a la paz y a la convivencia social, no es fácil, dado que para que este proceso se dé, se deben realizar cambios estructurales, culturales y sociales, que permitan la creación de una sociedad más justa y equitativa. Ahora bien dejar está apuesta para volver al antiguo modelo policial represivo y de control ciudadano, sería un error dado que el mismo no solucionaría el problema de la violencia, sino que lo empeoraría, al profundizar nuevamente las brechas sociales que existen en nuestras sociedad. En este marco de ideas, es importante entender que la nueva visión del estamento policial y que la novel formación que reciben los funcionarios y funcionarías en el UNES, es una apuesta del Estado venezolano, para profundizar el Estado de Bienestar y el cambio social que se impulsa desde las políticas sociales del gobierno. Apuesta que sólo se ganará con la participación asertiva y protagónica de cada uno de los ciudadanos y ciudadanas que componen nuestra sociedad, dado que la seguridad es una tarea de todos los venezolanos.
  • 8. Es imperativo entender, que a la medida que se estructuren los nuevos cambios sociales, culturales y procedimentales, que se están generando desde las políticas del gobierno, podremos ir viendo una mejoría real a nivel de seguridad ciudadana, de servicios y de bienestar social, pero para que eso suceda, se necesita la participación de todos, desde nuestros ámbitos sociales y de acción. Debemos dejar de ser espectadores y convertirnos en protagonistas del cambio social, sólo así venceremos a la violencia estructural, a la corrupción y a la ineficiencia, que socavan nuestro hermoso proceso bolivariano. Apostemos a la paz pero construyamos la misma entre todos. Fuentes Consultadas. Alda E, Beliz G. ¿Cuál es la salida? La agenda inconclusa de la Seguridad Ciudadana. Editado por el Banco Interamericano de Desarrollo. Nueva York 2007. Ley Orgánica del Servicio de Policía y del Cuerpo de Policía Nacional. 2008 Jares X. Educación y Derechos Humanos. Estrategias y didácticas educativas. Editorial Popular. Madrid 2002. Marchioni M. Planificación Social y Organización de la Comunidad, Alternativas Avanzadas a la Crisis. Editorial Popular, 2004. Vilchez R. Comunicación Personal. 2013