Your SlideShare is downloading. ×
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Palimpsesto interior en pdf
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Palimpsesto interior en pdf

1,462

Published on

Palimpsesto - Parrincesto, lo nuevo de Ananga Arranga (poemas, 2011)

Palimpsesto - Parrincesto, lo nuevo de Ananga Arranga (poemas, 2011)

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,462
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
12
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Parrincesto edita 2011
  • 2. Palimpsesto-Parrincesto, Antología enfermiza.Autores varios. Ed. Ananga Ranga. Chaco-Corrientes, 2011.Antólogo: Tony Zalazar (chukidelmal@hotmail.com)Diseño y Diagramación: El Click (elclick_msn@hotmail.com)Ilustración de Portada: Las Meninas de Pablo Picasso.Ilustración de Contratapa: La Mona Lisa de Marcel Duchamp.Ananga Ranga Taller agradece a los autores que inocentemente seprestaron a este libro y ruega la reproducción parcial o total de la obra enlos formatos que estén a su alcance: fotocopias, inseminación artificial,espiritismo, injerto o chisme limpio.
  • 3. Empresa Pirata Después del vilipendio antológico de "Poemas conFamosos" el Ananga Ranga Taller no madura y lanza esta nuevaantología enfermiza que surge del indiscreto deseo de conocer yexhibir qué poema ajeno rescatan los poetas de la vasta bibliotecauniversal. Tarea ardua o misión imposible, elegir Un poema entrelos tantos leídos y relamidos en la vida. Pero este deseoimpertinente, atizado aún más por la curiosidad, no se conformócon el apriete electivo, sino que nos impulsó a solicitarles queexpliquen brevemente el atractivo que dicho poema ejerce sobreellos, poetas-lectores. Y para finalizar, ya obsedidos por elfisgoneo, les demandamos sin escrúpulos que intenten una nuevaversión del poema elegido. Difícil, sacrílego, generoso, inmodesto, inocente… ydemás adjetivos son insuficientes para dimensionar laspretensiones de esta empresa pirata que 28 astutos y devotos poetaslograron cumplier con elegancia. Palimpsesto tituló Gérard Genette a su estudio sobre lasdiversas relaciones que mantienen los textos entre sí. Y nosotros,comprendiendo el carácter dialógico de la literatura y busconesprecisamente de ese contacto textual, le encimamos la palabraParrincesto. Para sumar a esa idea de copresencia efectiva de untexto en otro, que es la intertextualidad, la sensación enfermiza deacoplarse a un padre que se lo mata para convertirlo en hijo al que selo monta con la misma intención sexhomicida, y de paso sentir aflor de piel –in Bloom- la angustia de las influencias. Pero esto enverdad nada tiene que ver con el contenido del libro. Había queponerle un título original y escandaloso para llamar la atención, ypobremente se nos ocurrió este parásito para citar. ¡Viva laheteroglosia y el diálogo con ideas ajenas! ¡Mueran los salvajesplagiarios! Y como dijo Crist-Eva "todo texto es la absorción otransformación de otro texto". Así que Amén. 3
  • 4. Arrancamos la antología con tres princesitas, EugeniaSegura, Leonor Silvestri y Romina Freschi. La primerareescribe desgeneradamente la historia de Rapunzel de losHermanos Grimm y le toma el pelo a esos cuentos infantiles queenredan la cabeza de los niños y enmarañan su porvenir. En tantoque Leonor y Romina se prenden de la preciosista princesa deRubén Darío, que alguna vez, en la voz de un padre y de una abuela,respectivamente, las supo encantar. Pero que ahora, desde unavisión madura, a Leonor la lleva a comparar el cuento de hadas conla pesadilla noventosa de la superficialidad y la pose farandúlica delos políticos de ese tiempo; en tanto que Romina emprosando lalírica del texto lo revierte hacia el interior de una princesa moderna,con juegos de palabras y neologismos que hacen a la canción y alsentido movilizar el corazón. Gabriel Jiménez, rompedor de lalengua castallana, Girondea tras una prinsexy para sacarle luz decanción erótico-tecno a la flor del placer, una poesía labiodentalfricativa sorda: fff. Ahí no más el trío Arnolfi, Zalazar y Peyseré vivenpoemas como instrucciones y reactualizan experienciascontenidas en los poemas elegidos. Jimena Arnolfi, comorespondiendo a una demanda de Durand (escribir para laincomodidad propia y ajena), con preguntas retóricas retruca lapose del poeta y de los circuitos que actualmente empotran al bardoen el jet set de las apariencias. Paula Peyseré cabecea las ideas delibertad y miedo presentes en los consejos imperativos deAlmafuerte. Y Tony Zalazar encuentra una explicación al poemade Casas en la proyección del mismo a una relación afectiva. De doppelganger hay tres fantasmas que se atreven aenfrentar al otro que se les parece o que encarnan fatalmente:Fernando Acosta revive la Actitud poética del perdido Bukowski(borracho o genio que recibe el auxilio de los demás y se preguntapor qué lo ayudan, el mejor patetismo de por acá). Tomás Watkinstomó la forma de tomar de Li Po y LiBó para actualizar esa soledadacompañada de luna-sombra-vino en whiskey-luna-hielo, yreconocer al beodo eterno que se posa en las carnes sensibles. Y alfinal Rubén Vedobaldi intenta desdoblar los pasos de un escritor-persona comido por la tradición (ejercicio Borgesiano sobreejercicio Stevensoniano).4
  • 5. Completan un trío de “colgados de las tetas de Borges”Darío Oliva que llega a la síntesis reflexiva del suicidio a partir deuna sentencia poética del autor. Y Alejandro Mauriño que seatreve a imitar tanto en forma (un soneto) como en contenido (elnunca pasado de moda tópico del penta rei) la Nube II de Borges. Darío Schvetz calca un poema de Ungaretti y todo eloptimismo negativo del italiano resulta en un pesimismo cálido ytropical, de sustrato Guaranítico, que también es bello. LuisArgañarás se acopla a Luis Meloni y ensaya el mismo ascetismo yconciencia ante el paso histórico del día. Nicolai Petelski continúa la diatriba Baudelaireana, unmismo poeta contra el mismo cinismo del capital. Jorge Dipréhace su viaje poético en busca de Nicanor, parricida en pablicidio,engulle Chile y la picante ausencia del antipoeta lo hace vomitarcon delicadez el poema. El triplete Eliana Drajer, Carlos Juárez Aldazábal yMariana Rinesi eligen el filo misterioso de las palabras que aguzóPizarnik y con ese sufrir demasiado se lanzan en busca de unaidentidad más auténtica. Silvia Castro y Martín Pucheta se lo enduplan a Vallejo.La primera continúa el sentimiento humanitario del poeta en unaobra en construcción donde pedazos de palabras caen en escaleras yse encastran para revivir nuevos sentidos; y el segundo lorecontradice en su espíritu sufriente de santo heresiarca para hablarde un dios superlativamente jaranero. Alelí Jait impulsada por la calamidad de una tragediaaustera, revive el fuego del incendio que cantó Sylvia Plath y conidénticas palabras vive las secuelas de la quemazón del hogar deuna amiga y del fuego fatuo que es la vida. Gabriela Bejerman,sopesando la consistencia de las palabras que usó Georg Trakl pintaun paisaje tangible para los sentidos todos. 5
  • 6. Gastón Sibilla se convierte en el vecino del Gelman quemira caer la lluvia y lo trae del exilio con su carta de amor. Amorque Claudia Masin retoma de Louise Glück para poner a pruebasu resistencia ante la muerte. Para cerrar el libro con la misma fantasía del comienzo, lade los cuentos hadas y princesas. Los príncipes del planeta Nux yde El Querido, Juan López y Germán Arens, y la PrincesaMónica Kreibohm se calzan el vate y nos profetizan el porvenircon relatitos del futuro puestos en pasado, es decircienciaficcionalizando la poesía. El proceso de Mónica es lasubversión de la negatividad de un futuro mediante la fuerza delamor. En tanto que Germán reacciona a un poema de CarlosMoisés que habla de su pueblito natal donde planta laperdurabilidad de la naturaleza, que Germán extinguirá condolencia. Finalmente Juan López hace eco de Silvain y nos informade un porvenir con necesidades y búsquedas idénticas, laecopoesía. Sin más que mentir ni copiar ni pegar se abre la función. Abichear se ha dicho. Tony Zalazar
  • 7. Hermanos Grimm Eugenia SeguraVersión vintage de Rapunzel, pero con puente levadizo¿Quién te puso allá tan cerca de las nubesy no blanqueando trapos al costado del ríocon la camisa arremangada, mmm, hasta los codos?Decíme, che¿uno sólo, o varios cocodrilos?¿le dan al trago tus guardias?Princesita soy incapazde poner un pie luego otroen el espacio-entreladrillos.No sé nadar, no quieroensuciarme la ropa y despuéstener que ir, mmm, donde las lavanderas.Yo sólo quiero ser señor del reino éstesacarle la lengua desde arribaa todos esos giles de trovar dulceque se ejercitan con pacienciaen salto con garrocha y serenatascon covers de Pretenders.Vos tejé una buena trenzaque por vertehe dejado asuntos importantespendientes, eh, pendientesMe importa poco si estropeotu cuero cabelludodaletiráme un rizo aunque seade El detector de princesas y otros cuentos. 7
  • 8. Siempre me fascinó esa cuestión de los arquetipos que se ponen enjuego en los cuentos infantiles, que a veces contienen pedacitos de sabiduríaancestral –y entonces son muy liberadores- y a veces son verdaderas tecnologíasde dominio, primorosamente ilustradas, con las que se intenta formatearsubjetividades y disciplinar los cuerpos desde la más tierna infancia –y entoncesson traumatizantes. Hay toda una biopolítica –del poder o de la gracia- en el modo en quecada época y cada cultura los hace, los versiona y reversiona, de qué manera setransmiten, qué elementos permanecen y cuáles se alteran. Basta pensar en lasversiones de Disney, o en esa versión (obligatoria para todos los niñossanjuaninos en edad escolar) de Blancanieves en la que los siete enanitos vienencantando maravillas de la Barrick Gold Corp.[1] Pero todo esto lo pensé después, claro. En esta versión vintage deRapunzel la primera impresión es, precisamente, la que cuenta. Cuando lo oí por primera vez era una niña analfabeta (por ende, teníapoquísima data sobre lo que es el género, literario, y del otro), y en las infinitasveces en las que me lo habrán tenido que repetir para que me durmiera, siempreme quedaba esta inquietud, rayana en la desconfianza: cómo le debe haberdolido a esta tipa que un idiota que seguramente debe pesar un montón de kilosmás que ella (si es tan musculoso y azul como el texto dice) le tire el pelo de esamanera. En vez de dormir, me quedaba pensando en que nadie que tuviera elpelo largo podría escribir una cosa así, esto debe habérsele ocurrido a algunapersona rapada o, directamente, calva. Pero ¿con qué fin? Podía ser por la meraenvidia, o bien, para amedrentarnos. Como si ya no tuviéramos suficiente contener que desenredarlo todos los días. En el poema que hice, ya de adulta, hay un intertexto con ¿Uno solo ovarios lobos?, de Deleuze (que es a su vez un remix de un texto de Freud); y conuna teoría de Héctor Libertella sobre los géneros literarios, pero casi ni se notan.Hay también un rechinar de dientes en el narrador o punto de vista que elegí paraversearlo. Lo situé en el Medioevo para resaltar la actualidad de unpseudoarquetipo de tipo abundante en esta fase de la civilización occidental quenos toca vivir. Fundamentalmente es un chiste, y es un bajón tener que explicarlo.También podría ser que Rapunzel, allá en lo alto de la torre, fuera un muchachode pelo largo, y ahí te quiero ver. Pero esa es otra historia. Eugenia Segura Nació en Mendoza, en 1978. Produjo los ciclos depoesía y performance: Priapismo (biblioteca itinerante, revista y performances,1998-2000), La voz obra (2002), Secretos de eficacia (2003), la ópera-animéBonus track (premio Escenarios 2004). Es coeditora de Protocultura. Colaboraen Eloísa Cartonera. Publicó La traición de Sarah Kay (2005). Estudia Letras enla UBA. [1] Esto está pasando, ahora ya. Posta8
  • 9. Rubén Darío Leonor SilvestriIsabelLa condesa está triste¿Qué tendrá la condesa?Los insultos se escapande su boca de mierdaque ha perdido la risaque ha ganado en color (rojo).Está muda la nobleen su trono de oro,y en el piso olvidadase desmaya una aldeana.La condesa moderna,es cruel cruellísima(Cruella de vil=María Julia arrebujada en sus pieles)La condesa actúamadrastra con sus súbditosLa condesa brujade cuento de hadasLa vieja está en la cueva¡Qué lluevaQué llueva!sangre.IsabelThe countess is sadWhats wrong with the countess?The insults escape herFrom her mouth of shitWhich has lost its laughterWhich has gained some colour (red)The noble woman is dumbIn her throne of goldAnd on the floor, long forgottenA country girl faintsThe modern countessIs cruel cruellissima(Cruella de Vil= 9
  • 10. Elegí este poema dedicado a María Julia Alsogaray y su famosa tapaen la revista Gente, porque mi papá me lo leía de chica. Leo(nor) Silvestri, (1976), biopoliticamente asignada al sexo“mujer” y fugada de esa identidad hacia ningún lugar realmente. Poeta,traductora, periodista, performer, activista de género anarquista, especialista enLiteratura Antigua por la Universidad de Buenos Aires, puta, dominatrix S/M.Libros Publicados: la compilación y traducción de Irlandesas, 14 poetascontemporáneas, (de Bajo la Luna. 2011), el ensayo Catulo, Poemas. Unaintroducción crítica (Santiago Arcos. 2005); el libro de poemas El Don deCreer (Curcuma 2010, Ardiente Claridad Buenos Aires, 2° edición enEdiciones Germinal Costa Rica, Santa Muerte Cartonera México, 2009), y lossiguientes poemarios bilingües (español -inglés) auto-traducidos: Después devos (Ardiente Claridad. 2007. Con ilustraciones de Cristina Lacenlotti), elcurso. mitología grecolatina. (en formato libro- objeto CD-rom. Voy a salir y sime hiere un rayo. 2006, con un subsidio otorgado por el Gobierno de la Ciudadde Buenos Aires); y Nugae, Teoría de la traducción (Simurg. 2003). Formaparte de las siguientes antologías de poesía: El management envilece almundo, (antología de tres poetas, Clase Turista, 2010), Poemas con Famosos(Ed. Ananga Ranga, Chaco, Argentina), El libro de los gatos (Bajo la Luna.2009 - con poemas propios y traducciones de Denise Levertov, ElizabethBishop y Lawrence Ferlinghetti), Interdicciones (publicación sobreIntersexualidad a cargo de Mauro Cabral, (Ed. Anarrés), Una Antología de lapoesía Argentina (Chile- a cargo de Jorge Fondebrider); Memoria delFestival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, Animal del Monte,Guatemala; Luz y Fuerza (Milena Caserola, 2008), Felicidades También(2006, antología autogestionada del taller de Diana Bellesi de la Casa de laPoesía de Buenos Aires); y de la publicación de la 1ª Feria del LibroIndependiente (FLIA-2006).10
  • 11. Sonatina La princesa está triste... ¿qué tendrá la princesa?Los suspiros se escapan de su boca de fresa,Que ha perdido la risa, que ha perdido el colorLa princesa está pálida en su silla de oro,Está mudo el teclado de su clave sonoro;Y en un vaso olvidada se desmaya una flor. El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales.Parlanchina, la dueña dice cosas banales,Y, vestido de rojo piruetea el bufón.La princesa no ríe, la princesa no siente;La princesa persigue por el cielo de OrienteLa libélula vaga de una vaga ilusión. ¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda ó de China,Ó en el que ha detenido su carroza argentinaPara ver de sus ojos la dulzura de luz?Ò en el rey de las Islas de las Rosas FragantesÓ en el que es soberano de los claros diamantesÓ en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz? ¡Ay! la pobre princesa de la boca de rosa,Quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,Tener alas ligeras, bajo el cielo volar,Ir al sol por la escala luminosa de un rayo,Saludar a los lirios con los versos de Mayo,Ó perderse en el viento sobre el trueno del mar. Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plataNi el halcón encantado, ni el bufón escarlata,Ni los cisnes unánimes en el lago de azur.Y están tristes las flores por la flor de la corte;Los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte,De Occidente las dalias y las rosas del Sur. ¡Pobrecita princesa de los ojos azules!Está presa en sus oros, está presa en sus tules,En la jaula de mármol del palacio real;El palacio soberbio que vigilan los guardas,Que custodian cien negros con sus cien alabardas,Un lebrel que no duerme y un dragón colosal. 11
  • 12. ¡Oh quién fuera hipsipila que dejó la crisálida!(La princesa está triste. La princesa está pálida)¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil!¡Quién volara á la tierra donde un príncipe existe(La princesa está pálida. La princesa está triste.)Más brillante que el alba, más hermoso que Abril! Calla, calla, princesa, - dice el hada madrina –En caballo de alas, hacia acá se encamina,En el cinto la espada y en la mano el azor,El feliz caballero que te adora sin verte,Y que llega de lejos, vencedor de la Muerte,Á encenderte los labios con su beso de amor! Rubén Darío12
  • 13. Rubén Darío Romina FreschiCuentecillo CortésElla pasareva en su vestido amoroso amorado por aquél, el moro alféizarde su ventana como un cuadro pasar de pestañebo del viento.Bajo los umbrales, los suspirantes simploran borboteando el deseoencorazonado en confites, ramilletes, bombonerías... se lucenentrenando animales para los belludos números que encarnaran,pobrecillos, asimpáticos entre sí, más sí antropoidales de torpecillas en lasmentes pretendientes, bachilleres del valentín, oh juguetones, oh cómopueden soportar as mordidas sólo por ese beso suspirado casi enportugués desde allá arriba, lejano, amoratado, en cayendo ybalconeando, ay, no se sabe, ni se sabrá, lo acariciador qué sería...Quizás se lo robara el viento escatimándole el sabor... Cuán arrojona sea, la mora muchacha se sonroja, ...resuena en ella elagua del desmayo que ha seguido siempre su paso ignoroso de amor... ensonatina desperdiciante, su beso, vuela en desperezo, sapientísimo sudesprecioso destino, marfilada su atorranta belheza. Texto perteneciente a la serie El Cuadernilho Lapislázuli de Stella Maris, incluida en Estremezcales (Bs. As., tsé tsé, 2000) 13
  • 14. Punto rojo insoportable Mi nona fue una inmigrante italiana que llegó al país casada por podercon un hombre, mi nono, al que había visto un par de veces en su país natal. Vinoen barco en el 35, tenía 18 años y había hecho – en Italia y en italiano – tercergrado de primaria. Cuando yo vine al mundo ya era una señora de unos sesentaaños y parecía diez años más. Hablaba un castellano cocoliche, con marcadoacento, apenas leía y tenía una letra infantil y enorme, que me avergonzaba y meadmiraba a la vez. En los años que vivimos en su casa, y después, durante el tiempo en queella vivió en casa de mis padres, cuidó de mí, sin que yo pudiera valorarlodemasiado entonces. Recuerdo sin embargo, con esa misma mezcla devergüenza y admiración, su mano fuerte al cruzar la calle y –esto sí viene al caso-cómo ella recitaba para mí, casi impecablemente –a pesar de ser prácticamenteanalfabeta y de no haber abandonado el italiano– varias estrofas de la Sonatina deRubén Darío. Yo era, por supuesto, la princesa. En mi casa había –y es la edición que hoy muestro con orgullo al contaresto mismo – una edición de Prosas Profanas de Rubén Darío, del año ´25. Hoyno puedo recordar –y todos los protagonistas de esta historia ya no puedenresponderme –si había sido de mi abuela paterna, la antítesis de mi nona:descendiente de españoles, pero criolla, maestra, budista, divorciada; o habíasido de mi madre, comprado en una mesa de saldos antes de que cerraran laFacultad. Lo que sí recuerdo con gracia era el goce inconfesable que me producíael libro: apoteóticamente cursi, no podía casi abrirlo. Mi concepción infantil de la poesía -alimentada por muchas gruesasmaestras de buena voluntad pero con lamentables coreografías de la expresión –me impedía leer el libro, y al mismo tiempo, lo atesoraba. Durante muchos años,lo escondí. Me lo apropié sin embargo, lo puse entre mis cosas y, evidentemente,lo dejé para el futuro. Muchísimos años después, ya en la universidad y decidida a abordar lapoesía de una buena vez –los dos escritores a quienes había mostrado mis escritoshabían dado el mismo veredicto: “Romina, lo que vos hacés es poesía”-encontréleyendo a Pizarnik un texto perdido con el título Sobre un poema de RubénDarío, y allí vino todo a mi memoria. Fui a buscar el libro ahí donde lo habíaescondido. Ya no me separo de él. Y por supuesto, empecé a releer a Darío entonces. Me sorprendió supensamiento y su plasticidad, expuestos en sus textos poéticos, y en susmaravillosas crónicas, y adopté por puro amor, su optimismo. Si hay algo que memaravilla de la poesía es la libertad, y de los poetas -y de poetas como RubénDarío- es la capacidad cierta de transformación de sí mismos –y de otros- a travésde la libertad que les da la poesía. Atrás de ese recuerdo de infancia, siguieron Perlongher, Di Giorgio,Agustini, Echavarren y muchos otros. Poetas que despiertan en mí esa sensacióninconfundible aunque inasible, mezcla de pudor y alegría, “cosita” hubierapodido decir de niña, diamante terrible* diría Darío, rapto certero, abducción,sonrojo, contradicción ridícula y exacta, vilo entre lo inconfesable y loinnegable, punto rojo insoportable de tan íntimo y tan monumental, señalincreíble -por su rotunda claridad- y adorable, de pasión.14
  • 15. En esos años, además de las lecturas, tenía diálogo con muchos de miscompañeros de Facultad, no tanto por el estudio en común, sino en virtud de loque escribíamos. Y una discusión en particular -ahora digo discusión, peroentonces era algo así como una atmósfera mediada por los encuentros amistosos,de estudio y de trabajo, y las lecturas de poemas que escribíamos yencontrábamos- con Ximena Espeche, acerca de si era posible o no escribirentonces como Darío, retomar su pomposa proa abandonada, o si al contrario noquedaba otra elección u otro trabajo que desandarlo, desarmarlo. Por otro lado, aquel poema de Pizarnik discutía con el poema de Darío–al tiempo que lo homenajeaba, claro está– y proponía un sujeto femenino que -al contrario que la “princesa” de la que solo sabemos su exterioridad, “estápálida”- es una pura interioridad y efectúa una elección otra, diferente de la quesomete a la princesa. Ese tema y esa inflexión de Pizarnik es algo que había queagregarle a Darío, claramente es algo que también me interesa a mí. Así, entre esos debates y preocupaciones literarias y aquellos fuertesrecuerdos personales –más otras cosas que hoy no vienen al caso, claro- fue quenació el poema que aquí comparto, el Cuentecillo Cortés, y también casi toda lasección El cuadernilho lapislázuli de Stella Maris, de mi segundo libro,Estremezcales. La palabra lapislázuli me viene de Darío, obviamente. Stella Maris noes otra cosa que un seudónimo que intenta emular ese otro binomio, RubénDarío. La idea de cuaderno de poemas, bueno, es algo más general y abunda enmuchos libros. Ahora vienen a mi mente el Cuaderno de Tapas Azules en el AdánBuenosayres, y el Primer cuaderno de poesía del alumno Oswald de Andrade,pero sin duda, la tierna idea del cuaderno de poeta viene de muchos lugares. Laprimera versión de ese título proponía alusiones más directas y cansadoras quepor suerte atiné a eliminar. En el Cuentecillo Cortés, sin embargo, hay una “princesa” también, yuna idea del amor, y un diálogo claro e ineludible, con Darío (y Pizarnik,Espeche, Martí, mis abuelas, mis profesores, mi amor de entonces, etcétera,etcétera). En un punto, hasta aquí la génesis. Para lo demás, espero que los textoshablen por sí mismos. *La frase destacada pertenece al poema de Darío, Alaba los ojos negrosde Julia, de Prosas Profanas. Entre muchos otros motivos, este poema justifica laelección del nombre Julia para nombrar a uno de los seres de mi familia electiva,mi perra Julia, de ojos y alma increíbles. 15
  • 16. Oliverio GirondoGabriel JiménezFlopi Fan FlowFlopi la sopla fantásticono es falaz que la sople tan fuertecomo una fender amplificada en un marshal,el funk de flopi te flipéala masturbatoria, feroz, invasiva y fantástica de sus faucesfueron, son y serán:fantástico huracán / furia de fans / febriles fenómenos / fabulosasfelatiosfue in de factoen esa fuente del falo/ el placer frénetico/ enfundado en el foso /profundo de su face,el doble fazde su flow te flipaen un fondo de felpa y celofánfluyeun fonde de cave / fase de exportaciónla fábrica de felar, su bocaen faraónica felación constantefunde motores a velocidad Ferrarila facilidad de la fey la función fundamentalde unfinal feliz.-16
  • 17. Mi lumíaMi Lumi lubiduliami golocidalovemi lu tan luz tan tu que me enlucielabismay descentrateluray venusafrodeay me nirvana el suyo la crucis los desalmescon sus melimeleossus eropsiquisedas sus decúbitos lianas y dermiferios limbos ygormullosmi lumi luarmi mitodemonoave dea rosami pez hadami luvisita nimiami lubísneami lu más larmás lampomi pulpa lu de vértigo de galaxias de semen de misteriomi lubella lusolami total lu plevidami toda lulumía.Oliverio GirondoDel libro "En la masmédula" (1957) 17
  • 18. Nunca fue mi idea intentar reescribir el texto de Oliverio, pero sí jugarcon las formas y estructuras que utiliza, de algún modo probar, intentar,experimentar. De ese modo llega el texto que presento, un ejercicio sonoro que sise lo mira con mucho cariño podrá emparentarse desde lejos con el de Oliverio. Flopi Fan Flow es un texto que está pensado para leerse a velocidad increscendo y haciendo incapié en ciertos juegos consonantes. La ciudad de Mendoza fue diseñada urbanísticamente para quecreciera hacia el norte, quizás por eso Gabriel nació en Godoy Cruz, creció enCiudad y luego se mudó a Las Heras, persiguiendo algún tipo de patrón análogoentre desarrollo urbano y personal. Lamentablemente la ciudad creció hacia elsur. Hincha confeso del club Gimnasia y Esgrima, profesor de Filosofía,docente en contextos de encierro, escritor de oficio, son muestras de que el éxitotambién corrió hacia el sur. La dirección asintotico@hotmail.com y el sitio www.el-chabon.blogspot.com lo acercan hoy a la esferaflogger.18
  • 19. Jimena Durand Daniel Arnolfilas nélidas lobato de la poesía*a cuánto cotiza la línea de poesía?sinceramentea quién le importa la línea de poesía?la línea de un poetaa quién le importa?pero la línea importaimporta no perder la líneaimporta la línea de mercala línea aéreala línea de largadala línea plus digitalla línea de colectivo de subtela línea de la vidaestá entre el dedo índice y el dedo pulgarpero la línea de un verso tuyono le importa ni a tu viejael Pato tiene razónel poder de la poesíano sirve ni para el rimmeldel hedonismo con el que se va a un vernisaggepero ellos se amontonanforman filasse aplaudense aplauden mucho porque síporque hay que aplaudirse mucho en la poesíay cómo se llama ésta?qué edad tiene?de dónde salió?alguna vez publicó?alguna vez militó?cuántos poemas escribió?cuántas páginas escribió?cuántos versos escribió? 19
  • 20. la invitamos a leer?trae público?que sea un poeta de verdadque sea un poeta de pies a cabezate lo pido por favorno sabemos qué escribepero todo el mundo habla muy bien de ellatodo el mundo habla muy mal de ellanadie la publicacon quién estudió? tiene que leer más?qué clase de lumpenismo practica?a cuántas lecturas fue este mes?leyó en la cárcel?en el Borda?en el Moyano?a ver/ vos/ decime/estás en alguna antología?qué tal mordés el significado?la pathos?qué clase de poesía hacés?hacés mail poetry?poesía blogger? tweet? novela?qué hacés?poesía sanguínea?peronista?neo peronista?poesía con Cristina?poesía puta? homosexual? conversacional?poesía collage? pop art? copypaste?poesía masturbada?a dos manos? a tres manos?20
  • 21. leés en la ducha?tenés un blog?cuántas visitas por día?cuántos comentarios por posteo?quién vende más?quién sale en la eñe/ en radar?y si no te invitan a leerhacéte un cicloah sí? tenés un ciclo de poesía?tenés cinco para la birra?tenés un novio escritor?tenés un novio editor?quién se puede mirar a los ojos?quién tira la primera piedra?el mejor verso?el mejor veneno?te tira lo nuevo o te tira lo viejo?quién es más poeta de los de acá?quién es más montonero?más compañero?a ver quién es más maldito?más romántico?más culto?más cool?quién es tu maestro?quién se pega un tiro?quién leyó más?a ver quién sabe más de poesía erótica francesa?quién sabe más de surrealistas?de política de mitología grecolatina?quién tiene una editorial?una revistita un fanzine?quién tiene obra reunida?a quién le va mejor con los talleres?con los grupos de lectura? 21
  • 22. [tomá, acá hay otra palabra que rima bien con vergüenza]a ver quién recita los mejores versos esta noche?a quién aplauden más?es la hora de verdada ver si aplauden a la cuenta de tres1, 2, 3,a ver si aplauden que termino el poemaesto no es un poema[o mejor sí…]este es otro poema que no vale la pena*Gracias Pato Torne por las sabias palabras22
  • 23. MARQUINA EN LA MAÑANA REPARANDO LOS RASTROSQUE LA DEBILIDAD LE DEJA CUANDO DUERME no permitas que nadie te enseñe a escribir, no dejes que nadie tedé indicaciones, no te desalientes, no preguntes, aprendé solo, fijate quela inmensa mayoría es basura, que no te guste lo que escribís porque legusta a la que te gusta, si lo que escribís le gusta a la que querés tirá todoeso, dejá lo que no entendés, no tirés nunca lo que te da vergüenza, ponélos nombres verdaderos de tus parientes y amigos, si los cambiás vas aver que ya no existen, y no se puede escribir de lo que no existe, no dejesque nadie te alabe, cuando te digan que es muy bueno lo que escribísempezá con otra cosa, si se te ocurre un poema escribí en prosa, si te vieneuna novela, escribí un poemita, nunca corrijas textos que sabés quepueden mejorar, corregí lo que no te acordabas que existía, no te olvidesque los bailes están cargados, alguien los puso ahí para que vayas y creasque podés contarlos, escribí de lo que va a pasar como si estuvierapasando, inventá una escritura biográfica, no dejés que la realidaddestruya tus papeles, cambiá la realidad para que se parezca a lo queescribís. si cogés que sea para contarlo, no te encames por amor, nunca, sisufrís que sea para darle existencia a un personaje, no dejés que laexperiencia te sirva para algo fuera de la literatura, sé un perro, siempre,apostá al caos, el tiempo después ordena todo, lo junta, la gente le ponenombre a todo lo que hiciste, no hagás caso, de nada, no sirve estar tristepor lo que pasa, los que te destruyeron te odian, nunca olvides eso, losque te odian te envidian, no hay vuelta, los que te envidian te aman, y noolvides que esa noche de gloria es eterna y sirve para siempre, nunca vasa poder quejarte. ah, me olvidaba, hay que borrar todo esto…(De: “Marquina”, incluido en “El Estado y él se amaron”, DanielDurand) 23
  • 24. Cada tanto vuelvo a leer el poema de Durand. Me gusta porque esincómodo y bardero. Escribí la palabra “bardero” y me acordé de otro verso delpoeta entrerriano que me gusta mucho: “belleza me canso y te bardeo”. Durandcuenta que ese verso salió en medio del cansancio que le produjo la traducciónde un poema de no recuerdo quién. Un amigo me decía que le gusta ese versoporque le hace acordar a su convivencia, a las peleas que tiene con su mujer y aesta idea de que el amor se termina cuando uno empieza a convivir con él. FabiánCasas escribió un poema que decía algo así como “cuando vivamos juntos ytengamos hijos se acaba esto,/ se acaba el cannabis, el whisky, el tai chi acualquier hora…”. Me estoy dispersando. Entonces la última vez que leí“Marquina…”, se me ocurrió que quizás lo podía juntar con este poema queescribí el verano pasado después de escuchar a un par de poetas discutir depolítica. No sé qué hace que un poema funcione. Tampoco sé si un poema tieneque funcionar. Me gusta sentirme incómoda. Es decir, cuando leo y cuandoescribo me gusta sentirme incómoda. Creo que esa es la Voz Extraña de la quehabla Durand en este poema y la que describe Casas en alguno de sus ensayos alrespecto. Él dice que un escritor tiene que ir en contra de su habilidad,descontrolar el texto de tal manera que el resultado te dé vergüenza ajena. Hayque destruir el ego hasta dejarse extraño lleno de desolación y caos. Todo eso quetenemos y con lo que se complica vivir. Jimena Arnolfi es periodista, guionista y escribe poesía. Publica suspoemas en el blog www.enquimera.blogspot.com y en breve publicará su primerpoemario en papel. Actualmente escribe para Miradas al Sur. Su twitter:@enquimera24
  • 25. Almafuerte Paula PeyseréAguanteNo se perdona, aun perdonando.Esto es lo que me pasó. Y me esclavicétratando de organizar el tamaño de unos clavos.Tiemblo un poco al pensar en la libertad,en la fuerza de la libertad y del miedo.Me agarran de la capucha y le arrancan a mi buzofácilmente un pedazo.Dios no llora. El diablo no reza.Y la grandeza de esas decisionesproviene del hechizo con que repiten sus comienzos.Vuelven a empezar, a decidir cada díanuevamente lo que no hacen. Muerden truenoscomo si galletitas fueran.Quiero aprender de ellosy dejar de poner en entredicholo que temo y lo que libero.Quiero aprender de ellosque no se patean su propia cabeza.Paula Peyseré(2011) 25
  • 26. PIU AVANTI!No te des por vencido, ni aún vencido,no te sientas esclavo, ni aún esclavo;trémulo de pavor, piénsate bravo,y acomete feroz, ya mal herido.Ten el tesón del clavo enmohecidoque ya viejo y ruin, vuelve a ser clavo;no la cobarde estupidez del pavoque amaina su plumaje al primer ruido.Procede como Dios que nunca llora;o como Lucifer, que nunca reza;o como el robledal, cuya grandezanecesita del agua, y no la implora...Que muerda y vocifere vengadora,¡ya rodando en el polvo, tu cabeza!Almafuerte (1907) Aguante se inspiró en el consejo bravo, medio resentido y amoroso delpoeta argentino Almafuerte (Pedro Bonifacio Palacios, 1854-1917). Es unaversión humilde y libre de “PIU AVANTI!”, uno de los Siete sonetos medicinalesdel poeta. Paula Peyseré Nació en Buenos Aires, en abril de 1981. Publicó lasplaquetas de poesía La Racha (2003), Llorona (2004) y ¡España, qué hermosaeres! (2005) por Guacha editora. Integró la Antología Las Letras y el Tiempo conel cuento Aparición del niño electrocutado. Acaba de publicar, en noviembre de2007, Las afueras, bajo el sello editorial Siesta.26
  • 27. Fabián Casas Tony ZalazarHacían talismanesBajo el sol y esperando un colectivole había leído el poema de Casas,ese de pibes que ponen monedas en las víasy ven pasar el tren que las aplasta,y entonces ríen, corren, las sacany luego ponen más y eso es todo.En eso el colectivo me alejófeliz por el poema compartidotriste por partirme de ella.En la próxima visita abrió sus manosy ovalados pedazos de latacasi brillaron ahíson para la suerte me dijoy nos pusimos los collares con esa feque aun aplastadanos unía contra el cáncer.Los poemas como instruccionesnos llevan al centro del talismán. 27
  • 28. Paso a nivel en ChacaritaLos chicos ponen monedas en las vías,miran pasar el tren que lleva gentehacia algún lado.Entonces corren y sacan las monedasalisadas por las ruedas y el acero;se ríen, ponen mássobre las mismas víasy esperan el paso del próximo tren.Bueno, eso es todo.(de Tuca)Fabián Casas “Poesía en la Fisura” (otra antología) me permitió conocer estepoema que desde la primera lectura me encantó. Era lo que yo quería y podíaescribir, eso dicen de los textos que más seducen. Lo leía y lo literal me gustaba–era algo que podía ver en la calle, un juego más de los márgenes-, lo leía con elespíritu romántico del que busca símbolos y metáforas, y también me gustaba–pensaba en la indiferencia de los pibes ante el cobre de la piedad, y lo másfuerte, su aplastamiento-. Y así andaba con el poema mostrándolo a todo elmundo, hasta que un día se lo leí a una amiga, y ella, en un encuentro posterior,me dio una posible explicación del acto de los pibes: me entregó una monedaalisada por las vías del tren para usarla de dije. El espíritu mágico se superpone alutilitario y me dije que esos pibes hacían talismanes. Desde ese día, sumé a laslecturas gustosas la presencia de mi amiga en este poema, y así, con la suma delafecto, nace mi reescritura del mismo. Tony Zalazar nació en Chaco, el 28 de juLeo de 1980. Es Profesor enLetras y fundador del Ananga Ranga Taller, junto a Mario Caparra y LuisArgañarás. Publicó Poemas de Tractores y Dios TV en coautoría con MarioCaparra. Ser De Ruido y Quherencia. Además realizó las antologías Ida y Vuelta(poesía actual de Chaco y Corrientes), y Poemas con Famosos, junto a JoséFraguas y Alejandro Raymond respectivemente.28
  • 29. Jorge Luis Borges Darío Oliva Nada en nadie nada en nadie es el olvido de algo en alguien El Suicida No quedará en la noche una estrella. No quedará la noche. Moriré y conmigo la suma del intolerable universo. Borraré las pirámides, las medallas, los continentes y las caras. Borraré la acumulación del pasado. Haré polvo la historia, polvo el polvo. Estoy mirando el último poniente. Oigo el último pájaro. Lego la nada a nadie. Jorge Luis Borges Darío Oliva, poeta de Villa Mercedes (San Luis), nacido en el 76. El poema me gusta mucho porque me da qué pensar con respecto a loque todos pensamos: el fin de la vida y cómo será ese viaje a la no memoria, a ladesmemoria final que supone dejar de ser algo físico, o dejar de sercompletamente. Y además, el sentido que inyectamos en alguien para pervivir enrecuerdos, en vivencias con nuestros pares y seres queridos. Por ejemplo, mesurgió un brevísimo poema y lo asocié a la memoria de mi compadre fallecido; sellama Inmortalidad: tu inmortalidad/ perecerá conmigo... Es decir, en tanto viva,mi mejor amigo también vivirá. Se puede decir que la existencialidad me ganó enel estómago como un dolor necesario para disfrutar más de la vida y lo que ellame ofrece. 29
  • 30. Jorge Luis Borges Alejandro MouriñoNUBES(Paráfrasis del poema de JLB, con igual rima)Ni ríos, ni llanuras, ni montañasson dueños de la luz y de las sombrasque dibujan las nubes. Asombransin cesar, cotidianas y extrañas.Obsequios de los cielos, cada díanavegan con imposibles alardesy en el más oscuro ocaso, arden,como esta pasión del alma mía.Tienen amos las nubes: aventuray azar. Un poeta las necesitacada hora para su obra escritaque no cesa. ¿Es mía esta locura?De todos: Lo que veo esta mañanaexistirá siempre en mi ventana. Alejandro Mauriño (Noruega, 2011)30
  • 31. NUBES II Por el aire andan plácidas montañas o cordilleras trágicas de sombra que oscurecen el día. Se las nombra nubes. Sus formas suelen ser extrañas. Shakespeare observó una. Parecía un dragón. Esa nube de una tarde en su palabra resplandece y arde y la seguimos viendo todavía. ¿Qué son las nubes? ¿Una arquitectura del azar? Quizá Dios las necesita para la ejecución de Su infinita obra y son hilos de la trama oscura. Quizá la nube sea no menos vana que el hombre que la mira en la mañana. Jorge Luis Borges ("Los conjurados", 1985) La maestría de Borges se pone de manifiesto, una vez más, en estesoneto en donde describe algo tan insustancial como la nube. Las metáforas sonde una gran belleza: "plácidas montañas", "cordilleras trágicas de sombra","arquitectura del azar", "hilos de la trama oscura"... Evoca un texto deShakespeare y dice que "esa nube de una tarde en su palabra resplandece y ardey la seguimos viendo todavía". JLB fue un convencido agnóstico, quizás aúnmás, ateo, pero con gran ironía y profunda duda, menciona a Dios. El poema estáinserto en su último libro, "Los conjurados", y el remate magistralprobablemente alude a su propio fin: "tal vez la nube sea no menos vana que elhombre que la mira en la mañana". Allá por 1948, gracias a un 28 de junio y a mamá, nací. Una enfermedadterminal me acosa desde aquella jornada: soy hincha de Racing. La mayor partede todos los libros que edité (unos 29) debería no existir. Asistí al patético fracasodel marxismo, aunque muchos aún no se han percatado. Sigo siendoheterosexual, y hasta ayer, además, fui inmortal. 31
  • 32. Jorge Luis Borges Rubén VedovaldiYO Y EL OTRO Al otro, a Vedovaldi, es a quien le trabaja el nombre o su eco. Yocamino por la vieja casa, voy al fondo del lote y me doy a ver cómo creceel lapacho rosado que me regalaron como bonsái y puse en libertad en latierra. De Vedovaldi tengo noticias por el correo, por Internet, porteléfono, y leo sus versos publicados en tal libro, en tal periódico, en talotra revista. Me gustan las tetitas de las quinceañeras en flor, las piernas de laslocas perdidas, el cine de Polansky, las canciones de los Beatles, PinkFloyd y Almendra, el olor de una tira de asado en la parrilla, y la voces deGelman, Diana Bellesi y Galeano; el otro comparte o no comparte esaspreferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos deun actor. Nuestra relación no es hostil, yo sobrevivo para que él puedaestrofar su obra más o menos literaria y eso más o menos me justifica. Ha logrado ciertas páginas más o menos válidas, entre montañasde hojarasca prescindible, pero esas líneas, arañazos de gato en la niebla,no me pueden salvar, quizás porque lo aprobado ya no es de nadie, nisiquiera del otro, sino del lenguaje y del siglo. Yo estoy destinado aperderme, y sólo algún instante de mí podrá trascender en el otro. Poco apoco voy cediéndole todo, aunque me consta su viciada costumbre deextrañarse en la lengua y el habla. Heráclito entendió que todo cambia; la piedra antes no era piedray después dejará de ser piedra; el río antes no era río y, si el planeta secalcina, dejará de ser río. Yo he de quedar en Vedovaldi, no en mí (si es que alguien soy),aunque me reconozca menos en sus borradores eternos que en los librosde otras y otros o que en un solo salvaje de saxo. Traté de correrme de él, y pasé del delirio surrealista a labúsqueda de una síntesis, al ejercicio del estrato fónico y del significante,pero esos ejercicios y piruetas de estilo son de Vedovaldi ahora y tendréque idear otras para mí, para el estilo de mi muerte. Todo lo pierdo en los basurales del mercado. Todo es del olvido,de la AFIP, o del otro. Uno siembra y canta en el desierto radioactivo, el otro recogeplacer y dolor del cuerpo; desaciertos, desconciertos, melancolías ymalentendidos. ¿Cuál de los dos está más solo, más lejos?32
  • 33. BORGES Y YO Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino porBuenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arcode un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo yveo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico.Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII,las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparteesas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte enatributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación eshostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar suliteratura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que halogrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar,quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino dellenguaje o de la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme,definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro.Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversacostumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosasquieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y eltigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy),pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en ellaborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de liberarme de él ypasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con loinfinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otrascosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o delotro. No sé cuál de los dos escribe esta página. Jorge Luis Borges (Buenos Aires, 1899 - Ginebra, 1986). ElHacedor, 1960. 33
  • 34. BORGES Y YO es un magistral juego del doble extrañado. Unmilagro horroroso. La conciencia del desdoblamiento que la escritura comoejercicio de ficción hace entre el hombre o ciudadano y el personaje-autor creadocomo imagen para los lectores. El final parece abolir la línea que debería separaral uno del otro cuando dice "No sé cuál de los dos escribe esta página." Todoartista crea o actúa, como un ventrílocuo, un otro para el público. Pero Borges vamás allá; aprovecha ese personaje-autor para poder hablar de sí como de otro y desu obra también como ajena. No sé si llamar reescritura a mi intento, porqueBorges me ganó, siento que no he podido salir de su juego-laberinto estilísticohacia una escena propia. Rubén Vedovaldi publicó: CULTURICIDIO EN ARGENTINIEBLAy PROBLEMAS PARA QUEDAR MAL CON DIOS Y CON EL DIABLO–poemas- Ediciones “NO MUERDEN” Rosario, 1991 LAUREL DE FUEGO & BOCA DE TORMENTA –aforismos ypoemas, año 2008 Ediciones EN LA CLARIDAD DE LA NOCHE CiudadAutónoma Bs. As. Escritos suyos figuran en revistas y antologías nacionales y extranjeras.Difunde su obra por lecturas públicas, radio e internet Colabora enCONTRATAPAS de Rosario/12. "Su inconformismo -dijo Horacio Castillo- esla mejor prueba de su conciencia estética."34
  • 35. Charles Bukowski Fernando AcostaDOPPELGANGER(inspirado, en parte, en Bukowski)1es necesario empezar un diario: bahía, julio 2008. esa fecha parece elfuturo pero todo sigue tan igual como siempre. Anoche he bebido hasta elhartazgo y en el bamboleo de la borrachera me rompí la cabeza contra unadoquín. Un muchacho me levantó, me llevó a su departamento, melimpió la herida de la cabeza mientras miraba sus libros, editorialesconocidas, autores que conocía pero que no leeré nunca. Cómo te llamasle pregunté y me dijo Fernando, qué nombre de mierda le dije y se rió.Desapareció por un instante y se volvió con una bata roja de seda, sucuerpo era esbelto y tenía una erección que se marcaba en la bata. Sindecir mucho me invitó una botella de vino que estaba hasta la mitad,cuando la levanté sobre mi boca se apresuró a desprenderme el pantalón ya chupármela, no aguanté la risa y escupí el vino mientras el muchachoseguía en lo suyo, esta historia es conocida le dije y me mostró ladentadura con mi miembro rígido separándola. Le apreté la cabeza haciaadentro en el final y luego le di una soberana golpiza hasta destrozarmelas manos en su cara simétricamente perfecta. Con la botella un pococargada y el miembro aún afuera, miré su cuerpo inconsciente tendidosobre las baldosas blancas, su sangre ganaba espacio lentamente o era subata que se iba derritiendo, no estoy muy seguro, pero lo que si le dije: yotambién soy un ladrón de bukowski, di la vuelta y me fui dando tragos,chocando las paredes de lado a lado por el largo pasillo 35
  • 36. 2No me viste cuando entraste al bar, estabas hermosa y sola y pediste unblenders con la naturalidad de los conocedores. Sin hielo por favor, comolos que saben. Afuera llovía y pensé que no ibas a dormir sola esa noche.Sacaste un cigarro delicado, fino y lo sostuviste apagado entre los dedosesperando a que se acercara alguien a encenderlo.Ella se te acercó suavemente, como el desliz de una sombra, te dio fuegocon esa sonrisa de costado y me di cuenta de que no dormirías sola. Nome viste. Ella sí me miraba mientras te decía algo, simpatías, halagos,embrujos, mientras tomaban del mismo vaso. Tiraron un billete de 10cada una y salieron como si no lloviera, riéndose de todo y de todos.Seguro te habrá besado, te habrá chupado, te habrá lamido con fuerzamientras te tapaba la boca y después mientras fumaban en la cama, esaque compramos juntos, te habrá preguntado por mí para que le dijerasque ya me habías olvidado o que era un pésimo amante y luego te dierasvuelta para que te abrazara de atrás y con el sonido fino de susrespiraciones se durmieran mientras la lluvia seguía golpeando lasventanas y yo en el bar mirándola caer, pensando en todo esto.no creo que exista escritura literaria que no se relacione con otras, ni nada queesté flotando solo en su burbuja, aislado de todo lo demás. Estamos procesandotextos todo el tiempo porque estamos leyendo todo el tiempo, y a esas lecturaslas devolvemos con los colores particulares que les da nuestro prisma, casocontrario a este sería cortarpegar un texto de otro y firmarlo caraduramente connombre propio - pequeña anécdota al respecto de esto último: en un tallerliterario un joven recitó este supuesto poema de su autoría: me llamo barroaunque Rolando me llame* - pero sin intención de caer en algo semejante yteniendo conciencia de que somos parte de un mundo mucho mayor de escritosliterarios de los cuales nos valemos para formar nuestra propia personalidadpoética, escribimos "a la manera de..." y a veces sin darnos cuenta. Como diceW. Cucurto en un epílogo de "La máquina de hacer paraguayitos": "yo no afano,simplemente escribo “a la manera de"; aparte, ni el más genial creador podríaplagiar magistralmente como yo. si plagiamos al plagiario, saldrá algomaravilloso, lo mismo que si plagiamos a un muerto, a un queso, pues no se lopuede hacer peor, sólo nos queda ir mejorando". Yo he escrito a la manera deBolaño, de Bukowski, de Calveira y de Viel Temperley como a la manera detantos otros, y no sé a la manera de cuantos más voy a escribir... ya que me faltatanto por leer todavía.*el original de Miguel Hernández reza "me llamo barro aunque Miguel mellame".36
  • 37. Li Tai Po Tomás WatkinsLas mejores duplas de la horaPalermo y el Guille, Batman y Sancho,la trompeta y el saxo de estos que justo justo justoy se merecen todo el oro,yo y mi whiskey, Platero y yoo sea la estela que forma la lunacuando adopta un formato de amor o de silencio.Mi whiskey, en tanto, deambula entre hielos.Yo lo dejo; es como un perro mi whiskey,como Jerry corriendo por la orillade un psico––trópico: mi whiskey y yo,la barca, la luna y el río.Pero el domingo no es bueno para el whiskey.a la tarde se me asusta como en fiestasde petardos y lechón y gente fría. Jerry,¡vuelva, hijo mío! No se asuste, le pongo la tele,vamos, mi guacho: hay perras en celo,suba a la mano.Ignore al afuera.¡Déjeme un hielo…! 37
  • 38. Mientras bebo, solo, a la luz de la lunaUn vaso de vino entre las flores:bebo solo, sin amigo que me acompañe.Levanto el vaso e invito a la luna:con ella y con mi sombra seremos tres.Pero la luna no acostumbra beber vino,y mi perezosa sombra sólo sabe seguirme.Festejemos, con mi amiga luna y mi sombra esclava,mientras aún es primavera.En las canciones que entono vibran rayos lunares;en la danza que ensayo mi sombra se aferra y deshace.Los tres juntos, antes de beber, holgábamos;ahora, ebrios, cada cual va por su lado.¡Regocijémonos muchas horas todavía,en nuestro extraño festín inanimado,para encontrarnos al fin en el Río de las Nubes! Li Po Imposible reescribir el poema. Apenas adjunto uno propio paraacompañar pero que, en el fondo, no es más que una sombra ebria: al final seperderá. La elección de Li Po: este poema ––junto con otros del gran poetachino–– formaba parte del espectáculo de Celebriedades, el grupo que integréhace años con el que viajé por la Patagonia y por el sur de Chile. Si resultamaravilloso lo que podemos apreciar del texto en nuestro idioma, lo que debe sercontemplar el original, ¿no? La idea de mi poema surgió en un ENIE, no recuerdo bien en cuál.Durante una de las buenas charlas que tuvimos en cualquier bar, yo dije que “elwhisky me chupa los hielos”. Nos reímos de la imagen. Yo volví a Neuquénpensando en hacer algo con ello. Puse “whiskey” porque era eso lo que bebíacuando escribí: irlandés. Tomás Watkins (Neuquén, 1978). Poeta peso completo (lechuga,tomate, huevo, jamón). Le mordisqueó la oreja a Tyson con intencionesrománticas. Perdió. A veces, cuando habla, escribe bien. No logra escribir comohabla. Sus poemas fueron traducidos parcialmente al español.tomaswatkins@yahoo.com.ar38
  • 39. Aledo Luis Meloni Luis ArgañarásGLOSA IIComo una lección de historia, por experiencia diríaque lo vivido es memoria,memoria y melancolía.Fatigado de la noria de no pensar ni sentir,procuro el día vivircomo una lección de historia.Que la pena y la alegría,como el triunfo y el fracaso,son golondrinas de pasopor experiencia diría.La más aguda oratoria,la más elevada ciencia,no opacan esta evidencia:que lo vivido es memoria.Y lo que deje o no el día,lo que lleve o no el olvido,todo ha de ser lo vivido,memoria y melancolía. Luis Argañarás 39
  • 40. GLOSAAdondequiera que voyla misma pena me espera:pena de ser como soyy no ser como quisiera.Ayer y mañana y hoyy con constancia de sombra,una certeza me nombraadondequiera que voy.Melancólica y viajeracerteza de andar y andary de saber que al llegarla misma pena me espera.Y aunque me alegro y me doycantando por el camino,palpita siempre en mi vinopena de ser como soy.Me libre tu primaverade esta carga no querida,de ir rodando por la viday no ser como quisiera. Aledo Luis MeloniLAS COPLAS Y ALEDO LUIS MELONI Desde chico me gustaron las coplas. Las conocí con el condimento de laoralidad. Después las he disfrutado leídas, como ésta de Jorge Calvetti: “Comoun animal voraz / la muerte me anda siguiendo. / Voy a entregarle mi cuerpo / yvoy a seguir viviendo.” O ésa que aparece en el Santos Vega de Rafael Obligado,pero es anónima: “No me entierren en sagrado / donde una cruz me recuerde. /Entiérrenme en campo verde / donde me pise el ganado.” Entre muchos poemas que me gustan, me gustan las coplas por su raízpopular, su origen anónimo, su capacidad de síntesis, todo lo que puede expresaren cuatro octosílabos. En general, me gustan las coplas de Meloni y siempre quisehacer algo con algunas de ellas. Como estas glosas de un par de coplas suyas: Luis Edgardo Argañarás nació en Resistencia, Chaco en 1961. EsProfesor en Letras, poeta, narrador, ensayista y dramaturgo. Miembro fundadordel taller literario Ananga Ranga. Publicó los poemarios “Rituales y Fantasmas”,“Cuerpo en Pena” y “Hechicerías”. Entre sus obras de teatro se destacan “AliasMatecocido”, “La Patria que nos parió” y “Estrella tan pequeña y tan azul”. Y lanovela “La extranjera” (2011).40
  • 41. Giuseppe Ungaretti Darío SchvetzSOY UNA CRIATURAComo esta itá payé/ del Paraná/ tan caliente/tan suave/ tan mojada/ tanvibrante/ tan totalmente exótica.Como esta itá payé/ es mi sapucái/ que se escucha.La vida se paga muriendo.(Itá payé del guaraní= piedra embrujada)(Sapucái del guaraní= gritar, clamar)SOY UNA CRIATURAComo esta piedra/ del S. Michele/ tan fría/ tan dura/ tan reseca/ tanrefractaria/ tan totalmente inanimada.Como esta piedra/ es mi llanto/ que no se ve.La muerte se paga viviendo. "La alegría" Giuseppe Ungaretti 41
  • 42. Giuseppe Ungaretti (1888-1970) Poeta italiano. Junto a los poetasEugenio Montale y Salvatore Quasimodo fue uno de los fundadores de la"Escuela Hermética Italiana". Integro su grupo de "fans" desde que publiqué miprimer libro de poesía (no creo que seamos muchos sus fans fuera de Italia ytampoco creo que en la Italia de Berlusconi le den mucha bola). Estoy seguro quesi preguntás en la calle, por supuesto en Italia, te mirarán desorientados; con carade "¿Qué carajo me preguntás?" y pensarán si es un nuevo refuerzo del Inter deMilán. Yo lo amo como poeta y siempre que releo sus poemas me deja tirado enel ring, nocaut (knock-out) contra las cuerdas. Un abrazo. Darío Schvetz nació en Corrientes en 1957. Es Profesor en Letras.Dirigió la Revista de Literatura “Proemio” (Premio Fondo Nacional de lasArtes) desde 1983 hasta 1987, y la Revista Cultural del Nordeste “Escritores sinFronteras”. Fue colaborador y columnista de diarios y revistas literarias de todoel país. Y Presidió la S.A.D.E (Sociedad Argentina de Escritores-Corrientes). Desu vasta obra poética, se destacan “La basura” (2001), seleccionado por laUNNE para su colección de autores regionales, “De héroes y mal paridos”(2001), “El bar el andén” (2003) y “Laboratorio” (Inédito) con el que obtuvo el1er Premio del Certamen Literario Anual 2007 de la Provincia de Corrientes.Como narrador ha publicado: “La flauta mágica” y “Columnas desde elsubtrópico” (2006). Y tiene dos ensayos inéditos “Educación Argentina (terapiaintensiva) y “La novela en Corrientes” (Premio Certamen Literario Anual 2007de la Provincia de Corrientes). En colaboración con Marily Morales Segovia,Martín Alvarenga, José Gabriel Ceballos y Luis Llarens ecribió: “Cuentosduros” (1996), “Nuevos cuentos duros” (1998) y “Los mejores cuentos duros”(2005). “Hostal del Faro” (2010)42
  • 43. Charles Baudelaire Nicolai PetelskiAL LECTORComo el oro de los tontosencontramos en un cascote de hormigónel brillode la estupidez humanay a la vez se prende un cigarrillopor cada día que pierde su caucey el hombre disfruta como un pirómanover quemarse la vida.A sus pies desarma una prostitutay un coro de hongosespolvorea sus esporaspara deshacertodo lo que hacemos a diario.Las monedas no paran de rodarde los super y el todo por dos pesosse vomita una orgía de cosas inútilesnos revolcamos en el vómitoy salimos empapadospara volver a meter los dedos de la plataen la úvula del mercado.El hombre inventa monstruos cotidianosen una fábrica de librosy leemos los cuentos todos los díasantes de ir a dormirpara zambullirnos en una películaque todavía no termina. 43
  • 44. Al lectorLa necedad, el error, la codicia, el pecadoinvaden nuestro espíritu y agotan nuestro cuerpo;y alimentamos todos nuestros remordimientoscomo alimentan los mendigos su miseria.Los pecados son tercos, débil nuestro pesar;nos hacemos pagar todas las confesiones,y tornamos, alegres, al camino fangoso,creyendo que un vil llanto borra todas las manchas.Del mal en la molicie es Satán Trimegistoquien largamente mece nuestro hechizado espírituy el metal opulento de nuestra voluntadse evapora al influjo de tan sabio alquimista.El diablo es quien nos mueve igual que a marionetas.En lo más repugnante hallamos un imán;descendemos un paso, cada día, al infierno,sin horror, a través de tinieblas que hieden.Y como un laberinto que devora y que besael seno maltratado de una hetaria decrépita,hurtamos al pasar un goce clandestinoexprimiéndolo igual que una naranja seca.Espeso, hormigueando cual un millón de helmintos,hierven en nuestros cerebros un pueblo de Demoniosy cuando respiramos, baja a nuestros pulmones,la Muerte, río invisible, entre sordos gemidos.Si el estupro, el veneno, el puñal, el incendio,no han realzado ya con sus amables trazosel trivial cañamazo de un mísero destinoes porque nuestras almas no son bastante audaces.Pero entre los chacales, las panteras, las perras,los monos y escorpiones, los buitres, las serpientes,y esos monstruos que ladran, rugen, gimen y reptanen el infame circo de todos nuestros vicios.Hay uno más horrible, más vil y más inmundo.Aunque no manotea ni exhala grandes gritoses capaz de trocar la tierra en un despojoy en un solo bostezo se tragaría el mundo.¡Es el tedio - empapado de involuntarias lágrimassueña en vagos cadalsos mientras fuma su opio.Ya conoces lector al delicado monstruo,-¡hipócrita lector - igual a mí -, mi hermano! Charles Baudelaire, Las Flores del mal44
  • 45. Este poema lo leí cuando me regalaron Las flores del mal para micumpleaños. Fue el primer libro que me regalaron. Me gusta mucho este poema yla obra en general, porque significó una influencia muy grande en mis poemas.Tardé mucho en leer el libro porque nunca había leído algo igual, al principio meparecía muy tedioso pero a pesar de que en las traducciones se pierde granesencia de las poesías, creo que fue el click que cambió mi poesía, y es uno de lospocos libros que me gusta releer. André Nicolai Petelski (Chaco, 1990) elaboró una vertiginosaproducción literaria. En 2005 publicó “Huellas, recuerdos e historias”, su primerpoemario. Lo siguieron: “Cronología” en 2007, “Moléculas” en 2009 y en elmismo año “Entre sombras” (poemas y caligramas). Alquímico (2011). E-mailnicopetelski@hotmail.com 45
  • 46. Nicanor Parra Jorge DipréCHILEAnduve, con un poeta amigobuscandoa lo largo de la carreteradesde el sureño puertoy el sabor de los frutillaresenredado en las maderas de Osornonavegando en ese río valdiviano el más largo lago de Chilehundiendo la nariz en el paisaje de cerezas ofrecidasanduve y anduvimosChile es una larga carretera, dijimosmetíamos el hocico en las libreríasy nos enojábamos con librerosdónde están tus obras tus antiobras tus antiobras completas viejo Nicanor.El mar, que en los bordes combate el agua dulce de los ríos,estallaba en espuma picante los ojos ciegossalvo para ver nadar pequeños cetáceosdesde la montura herrumbradade un viejo cañón español.No queríamos sentirnos turistascámara colgandocomiendo porqueríasrepartiendo limosna como cuando los turistas vienen a nuestro paísy como buenos chilenoste buscamos en Chillán un díahecho hoja en algún viñedomás al centroentre puesto y puestode mote con huesillocon un continuo cerco de frambuesas aún verdes46
  • 47. hacia esa negra ciudad de humodel desierto que decísque llamás Santiago de Chile.Pensiones, Hoteles y Hoteles por hora,Residenciales Estudiantiles, Ahumada,manifestaciones en contra y a favorde la guerra en el golfo,la calle San Diego, por fin,entre viejas ediciones del Quijote(lectura obligatoria en el secundario)y turistas, muchos turistas chorreantes de salchichasmás panzones que tus chilenos de más de cuarenta.Ni un solo libro, señortodos se han vendido ya se han vendido se han vendido.Pensamos que como el cuervo aquel,de cuyo amo miserable aprendió el estribillo,repetía sin cesar como un treno funeral se han vendido se han vendido yaLe ofrezco Cagliostro, del benemérito Huidobroo una Obra Gruesame queda, en el depósito,almacenado, para coleccionistas, sabeigual que este Cervantes, pero no lo vendoun español hace unas semanas, no más,hace unas semanasse llevó todo al tirolibros y libros de Parra y Huidobrono queda nadasalvo esta Obra Gruesa en almacénpero no tan gruesano queda nadasólo Neruda, Neruda, Nerudapor todos los ángulos.Chile es una larga carreteratapizada de libros de Neruda.Neruda abunda, chorrea, inunda, empalaga, asquea.Náuseas todos esos libros viejos 47
  • 48. son de Nerudason de Neruda todos los nuevos librostambién lo son lo son.Pero en el fondo del corredor Nicanoruna estrella me guiña como la pátina de una roca.No todos los Pablos se llaman Neruda en Chile No señor!otro Pablo, un Pablo de piedra, golpea, y duroazota como un vendavaltoda la poesíade esa larga carreteraplagada de gasolineraslibros de Neruday ausencias presentes Nicanor.Jorge Dipré, de “Parricidio”, siempre inédito.48
  • 49. CHILELlegan a los 40 con barrigaAndan a salivazos con el cieloNo reconocen méritos a nadieDicen estar enfermos y están sanosY lo peor de tododejan papeles sucios en el prado.Nicanor Parra (extraído de Obra Gruesa, tercera edición, EditorialUniversitaria, Chile, 1973) En realidad, más que la reescritura de un poema, lo que tengo es todoun libro que alterna con la poesía de un autor. Los poemas que conforman Parricidio, fueron escritos a fines de 1980y principios de 1990, en un momento en que sentí la necesidad de despegarmede, digamos, mi padre textual, o, al menos, del autor que más influencia ejerciósobre mi escritura: Nicanor Parra. Una de las estrategias posibles era mimar losprocedimientos hasta convertirlos en otra cosa. Estos poemas, básicamentediscursivos, dialogan con la obra de Parra; citan, copian, despedazan. Quizá elmás conocido sea Chile, que soportó unas cuantas rondas de lecturas públicas yotras tantas reproducciones en diversas revistas. Muchos se ilusionaron con laidea de que el poema fuese un brulote contra Neruda. En realidad es un diario deviaje que da cuenta del hallazgo de un libro, un objeto de esos que suelenentusiasmar a todos aquellos que aman los libros: una edición rústica y deproporciones descomunales de una antología de Pablo de Rokha, cuandoestuvimos en Chile con Jorge Yakoncick. 49
  • 50. Alejandra PizarnikCarlos Aldazábal JuárezDivergenciasHe conocido al monstruo.Era gentil,hablaba sobre el hombre,sobre el sagaz ladrón,sobre el perverso aliento de las hadas.He desafiado al monstruo.Ahora me mastica cortésmentey descuartiza al que fuien épocas remotas,en el minuto previo al desafío.Escucho que murmura: "He pronunciado al hombre, todavía no me atrevo a digerirlo o a darle la revancha de la brutalidad inmensa de lo oscuro".Escucho que se burla: "He pronunciado al hombre. Todavía no me atrevo a conocerlo".50
  • 51. 14 El poema que no digo, el que no merezco. Miedo de ser dos camino del espejo: alguien en mí dormido me come y me bebe. Alejandra Pizarnik, de Árbol de Diana. Yo había llegado hacía muy poco a Buenos Aires (tenía veinte años), yla lectura de Pizarnik me había quitado el aliento. El resultado fue esta relectura ala que titulé “Divergencias”. El poema se publicó en mi primer libro, La soberbiadel monje, que se editó en 1996 gracias a un subsidio de la Fundación Antorchas: Carlos J. Aldazábal (Salta, 1974). Ha publicado los libros de poesíaLa soberbia del monje (1996), Por qué queremos ser Quevedo (1999), Nadieenduela su voz como plegaria (2003), El caserío (2007), Heredarás la tierra(2007) y El banco está cerrado (2010). Entre otros, obtuvo el Primer Premio delConcurso "Identidad, de las huellas a la palabra", organizado por Abuelas dePlaza de Mayo. Es cofundador del proyecto editorial el suri porfiado(www.elsuriporfiado.blogspot.com) y de la revista de poesía La costurerita(www.la-costurerita.com.ar). Coordina el Espacio Literario Juan L. Ortiz delCentro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, en la ciudad de Buenos Aires(www.centrocultural.coop). 51
  • 52. Alejandra Pizarnik Eliana DrajerS/TSangre camina con Hijo por la estaciónLas valijas al barcoy en el banco nada que inventarHijo cantó anoche Oíd mortales en el jardínDespide a pajarito verdey los pocos amigos resistenSangre carga condenaaguay una pregunta.13explicar con palabras de este mundoque partió de mí un barco llevándome Alejandra Pizarnik No reescribí el poema de Alejandra. Es absurdo hacerlo. También fueilusorio elegir otra poesía. Mis primeras lecturas consientes partieron de suslibros. Así como después mis textos tuvieron que enfrentarse y despegarse de supoética. Busqué una cajita frágil pero urgente, guarde la existencia, cerré los ojosy me senté a escribir. Es mi homenaje aunque ya lo hice en“Muñequitachocadora”. Nací en la isla de San Martín, Mendoza en 1979. Tuve la mejor niñezque alguien puede soñar. Después comí, crecí, fracasé, dormí, escribí, fui feliz ysoñé. Soy profesora y licenciada en Comunicación Social (UNCuyo). Algunosde mis textos han sido seleccionados desde 2004 para integrar diversasantologías de Argentina, México y España, además de ser salir premiada algunaque otra vez en concursos. Trabajé como periodista en medios gráficos yelectrónicos de Mendoza y en prensa institucional. Participé en el grupo depoetas mendocinos “Carne Fresca” y “Faltan 2” y actualmente me reúno a“moler” palabras con La Moledora de Carne. Formo parte de la Red NacionalItinerante de Escritores. En el verano español de 2008 residí en el Instituto Ruralde Artes de Casas del Cerro (España) gracias a una beca concedida por laUNESCO para corregir mi primer libro y armar nuevos poemas y relatos. Fuibecaria del Fondo Nacional de las Artes para capacitarme en poesía con AliciaGenovese. “Muñequitachocadora” es mi primer libro (Buenos Aires, El SuriPorfiado, 2009) que fue seleccionado y subsidiado por el Fondo Provincial de laCultura de Mendoza. Actualmente ejerzo la docencia en nivel secundario.52
  • 53. Alejandra Pizarnik Mariana RinesiLa única heridaes ésta, este corazón presto al zarpazo y la melancolía. Solo.Como si me hubiese caído de algún lado y conservase los magullonesencarnados por dentro y mirase hacia el cielo y el hogar estuviese ahíde todos modosy no hubiese aviones, ni catapultas,ni vos ni ningún otrorespiro fácil y suficienteentre tanto polvo lento que se acumula.La única heridaDe vuelta de mí, sólo postales de lugares lejanos donde nunca heestado.Camino y desando. Sopeso los pros y los contras de este touren vuelo clase turista, con azafatas que indican qué hacer/en caso de accidenteY un horizonte de nucas que duermen / hasta la próxima parada.La única heridaabiertaese rasguño por donde se abre el horizontey se amarran estos ojoshasta que lágrimas y mar podrían ser la misma cosa(como si no lo hubiesen sido).La única heridaLlevo el llanto solo, como una maleta de ruedas rotasal aeropuerto de no sé donde, en que ningún vuelo me está esperando.Aguardo que llamen a abordar.Prejuzgo el valor del cielo en el sabor tierno de sus pájaros caídos. 53
  • 54. La única heridacicatrizó hace tiempo: conservando bisturíes, fórceps y pinzasolvidadas,de esas que pinchan por todos lados.Tenaz aguarda el tiempo de abrirse en flor y brotar en amapolas,el tiempo de ser alguna otra cosa:algo parecido a la transmutación de la herrumbre en polen.Sí, así de sencillo. Mariana RinesiLa única herida¿Qué bestia caída de pasmose arrastra por mi sangrey quiere salvarse?He aquí lo difícil:Caminar por las callesy señalar el cielo o la tierraAlejandra Pizarnik54
  • 55. Mi poema preferido sería un rejunte de versos de muchos poemas, unpoco sin ton ni son y un tanto aberrante; pero en el apure de decidirme por uno,elijo este poema de Pizarnik: me gusta la idea de encontrar en el fondo la bestiaque nos habita por dentro, que somos nosotros y que quiere salvarse. Conciso,evocador, tocante. Sí, me gusta. No sé si es la única herida, pero es. Lo reescribiría (rescribiéndome, muchas veces, como lamiéndolo) así: Mariana Rinesi: 1981, Corrientes. Profesora en Letras. Abogada.Integra “La Nueva Literatura Correntina” (N.L.C.) - grupo de escritores queorganizan encuentros culturales con el fin de contactar a los escritores del interiorde la provincia con las poéticas de la capital-. Publicó los siguientes libros depoesía: El Mondongo Ataráxico I (palabras desde el interior de mi mondongo),publicado junto a Nicolás A. Quaranta, Ramiro A. Gauna y Alejandro E.Zvedeñiuk, 2001. El Mondongo Ataráxico II (digestivos para el alma),publicado junto a Nicolás A. Quaranta y Ramiro A. Gauna, 2003. De cuerpo(s) yalma(s), exposición fotopoética itinerante, junto a Matías Benítez Medina, 2005.El ombligo de Eva, 2008. 5:25 (2011).Y el libro de cuentos Lapsus Linguae,publicado junto a Kevin Oviedo y María Eugenia Melzner, 2008. Participó en lassiguientes antologías: Ida y Vuelta, antología de la poesía actual de Chaco yCorrientes, y Nuestrario de la Nueva Literatura Correntina, 2007. 55
  • 56. César VallejoSilvia CastroPedros* Un obrero murió y otros cinco resultaron heridos luego de caerse los andamios de la obra en construcción de un supermercado, en el barrio porteño de Mataderos, mientras otro albañil falleció tras caer de un piso 16 en el Abasto. No son casos aislados, el martes de la semana pasada un tercer trabajador, Romualdo Lasarte, se había matado tras caer desde un puente-grúa, ubicado a ocho metros de altura dentro del antiguo mercado del Abasto, que actualmente es remodelado. Diario Hoy. La Plata, 29/7/ 1998 ** ¿Querés que te diga la verdad? ¿Cuál es el gran enemigo? Es González Tuñon; los albañiles que se caen de los andamios, toda esa sanata, la cosa llorona, bolche, quejosa, de lamentarse. Osvaldo Lamborghini. Lecturas críticas.1980dande alta en el cieloa la cabecera de su aire escritodan gritos cas/ coces amarillasdandonde le buele al buitre no dan abas/ trepanan al hambre pan pan y no le danen las entrañas le pidencascos cascos cas/ coces al sol que buele /migo quién duelemigas al sol migas de hombre hor/ migas cabecitashormigón al pie de un dedo grandepiedra cal hierro y porlan pieque pierde pide al aire pul/ moneda grande al aire grande56
  • 57. sólo un dedo yuna coz la voz de balde capataz y nombreOsvaldo y nombrebuitre y nombreARTe y más nombrePedro y sus dos /muerden pedros de habas tomar y mal abasto van habas abajooyéndonos contarlos Pedros cuatro Pedros diarios que baja La Gran Obraa cal y can/tocamos la can /tidad Su Cantidadcomo estatuas de cal por el pactoes aúnpor el platoes un plato la cantidad de Padre de pedros a comerpor niños proletarios dados a la doma sin cucharasin dedos de pasar el panno cabe duda no quepen amuchadoscomo paloshan colgado en su maderoel palo palo palito palo /brero la pala la pala lá /upa la sombra al aireal sol que quema el asfalto aquí cos/ quillas del hierro que te pi/ caliente por el sol que se saca serasca lo que pi/ can pican los andamiosse sacuden como piojos que viste/cómo caen como moscas como árboles 57
  • 58. migas de sombramigas pasan con temorno tengan miedo no y no se alejen más del cieloPedro RojasSolía escribir con su dedo grande en el aire:“¡Viban los compañeros! Pedro Rojas”,de Miranda del Ebro, padre y hombre,marido y hombre, ferroviario y hombre,padre y más hombre, Pedro y sus dos muertes.Papel de viento, lo han matado: ¡pasa!Pluma de carne, lo han matado: ¡pasa!“¡Abisa a todos compañeros pronto!”Palo en el que han colgado su madero,lo han matado;¡lo han matado al pie de su dedo grande!¡Han matado, a la vez, a Pedro, a Rojas!¡Viban los compañerosa la cabecera de su aire escrito!¡Viban con esta b del buitre en las entrañasde Pedro y de Rojas, del héroe y del mártir!Registrándole, muerto, sorprendiéronleen su cuerpo un gran cuerpo,para el alma del mundo,y en la chaqueta una cuchara muerta.Pedro también solía comerentre las criaturas de su carne, asear, pintarla mesa y vivir dulcementeen representación de todo el mundo.Y esta cuchara anduvo en su chaqueta,despierto o bien cuando dormía, siempre,cuchara muerta viva, ella y sus símbolos.58
  • 59. ¡Abisa a todos compañeros pronto! ¡Viban los compañeros al pie de esta cuchara para siempre! Lo han matado, obligándole a morir a Pedro, a Rojas, al obrero, al hombre, a aquél que nació muy niñín, mirando al cielo, y que luego creció, se puso rojo y luchó con sus células, sus nos, sus todavías, sus hambres, sus pedazos. Lo han matado suavemente entre el cabello de su mujer, la Juana Vásquez, a la hora del fuego, al año del balazo y cuando andaba cerca ya de todo. Pedro Rojas, así, después de muerto, se levantó, besó su catafalco ensangrentado, lloró por España. y volvió a escribir con el dedo en el aire: ”¡Viban los compañeros! Pedro Rojas”. Su cadáver estaba lleno de mundo. César Vallejo del libro “España, aparta de mí este cáliz”, 1939.Los obreros caen por el andamio, dicen los diarios, sea cual fuere la fecha deedición. Aquí aparece una referencia del año 1998, a algunos de los tantosmuertos que tuvo como precio el reciclado del Mercado del Abasto de la ciudadde Buenos Aires. Los acápites del poema dan pistas acerca de su construcción.Un poeta argentino, Osvaldo Lamborghini, se refiere peyorativamente a latradición de poetas de andamio, como R. González Tuñón. Pedros aparece comouna respuesta a este juicio, convocando al Pedro Rojas de César Vallejo y alcélebre tema Mañana en el Abasto de Luca Prodan.Silvia Castro. (Río Negro, 1968) Patagónica, reside en Bs As desde 1993.Como fotógrafa, editó los libros Anagramas, Sphera, Pehuén, Abra, Sinpárpados, La soga de la ropa, y Dulce Aldea/Copahue. Su serie Instrumentos deviento ilustra el libro Trenes de Alberto Muñoz. Como bibliotecaria editó Léalesus derechos, la fotonovela Amor en Lezama, y el CD Poemas y Canciones deFederico García Lorca. Integró el grupo Tura de Tex de poesía, con el quepublicó las plaquetas Tura y Nos. Como performer presentó Los textos del Río,La Mujer de Shakespeare, y otros trabajos poéticos. En 2006 publicó el libro depoesía La Selva Fría. Integra el consejo de redacción de las revistas El Camarotey La Costurerita. Coordina ciclos literarios en el Centro Cultural de laCooperación de Buenos Aires. 59
  • 60. Martín Vallejo César PuchetaSUPERGESIAPero yo nací una tardeque Dios estuvo en joda,y salíancomo estrellasre mimosasbolaceraslas Palabras¡virgen jesusita,supernovamamarracha!El Verbo en el principiose tentaba, andaba loco.El Logo sacachispaa ras del tiempo,ras de luz.El Logo feroz.Y si Dios decía luzsalía una chancho,Y si Dios decía sombraun chancho capuchón.Una tardeque se moría de risa.Ya saben los gurisesel solar haraganeode mi cuerpo a punto pastito,que ese clínamen mamengome deja sobre el elan más bebé.Pero no tal vez-quizáde los templos de este circo.Que es el circoen tren de templospropulsor locomotoray un payaso el maquinistacomo Ariel lo dibujó:60
  • 61. un cruz en cada ojo.O que un templo en el subsuelotiene un circo.O que un templo se hace circode giraren la nadacomo un trompo.Porque yo nací una tardeque Dios estuvo en joday se llenaba su risa de culitos.¡Qué guasada!¡Y sí!Hay un rayoen mi aire gurisitoa raíz del corazón. Y sigala corrienteel que toque mis flores:jardín de un grito que canta.Porque yo nací una tardeque Dios era flor de vivoque Dios se clavaba a sí mismo.No te vayas... por favorcirqueame un templotemplame un circo.Porque yo nací una tardeque Dios se tomó su vinoy se llenaba de risa su sangre.Si sufro como todos yo no sé...golpes como del orto de Dios,que es culo y es alba,una aurora que se llena de culitos.Yo justo nací una tardeque sangraba y se ría a la vez,que le sangraba de risa la carne.Dirán qué vivo, pero tocande oído, no oyenque en mi verso cuchichea,chinchudo chupetín de un muerto, 61
  • 62. vientocargosoy fallutodesenredado con el peinede los sauces que serenanla barrancainvisible de la Dudaen la Orilla del Silencio.Todos dicen y no dicenque la Luz es regalonay la Sombraun charco chirlito.No dicen que el Misterio simpatiza,que es el seno (teta y panza)musical en que se intuyeel paso litoral y macanudode las lindas a las Lindas.Yo nací un díaque Dios estaba alegresuave.pd:Y moriré acá cercacon lluvia de veranouna tarde que ya fue,creo.62
  • 63. EspergesiaYo nací un díaque Dios estuvo enfermo.Todos saben que vivo,que soy malo; y no sabendel diciembre de ese enero.Pues yo nací un díaque Dios estuvo enfermo.Hay un vacíoen mi aire metafísicoque nadie ha de palpar:el claustro de un silencioque habló a flor de fuego.Yo nací un díaque Dios estuvo enfermo.Hermano, escucha, escucha...Bueno. Y que no me vayasin llevar diciembres,sin dejar eneros.Pues yo nací un díaque Dios estuvo enfermo.Todos saben que vivo,que mastico... y no sabenpor qué en mi verso chirrían,oscuro sinsabor de féretro,luyidos vientosdesenroscados de la Esfingepreguntona del Desierto.Todos saben... Y no sabenque la Luz es tísica,y la Sombra gorda...Y no saben que el misterio sintetiza...que él es la jorobamusical y triste que a distancia denunciael paso meridiano de las lindes a las Lindes. 63
  • 64. Yo nací un día que Dios estuvo enfermo, grave. César Vallejo Hay tres palabras que me impresionan mucho en tanto culo, cabeza y corazón. Magnetizan mi lengua formando campos o templos magnéticos más o menos alternos o continuos. Cada poema puede ser un rítmico campito gótico. Cristo, Virgen y Dios son palabras realmente impresionantes. Vallejo me cala hondo porque en la Gracia de su lenguaje yo me intensifico. Tal vez con el ritmo se crea el sutil filamento con los rulitos necesarios para no estallar, sino para que la lámpara se encienda. Alegría de lector y deseo de escribir. Alérgica liturgia. Siempre pienso en Vallejo como en un Aconcagua. No sé si mi alegría niega su tristeza mineral y demasiada humana quizá es una forma más vital de enlazarme a su dolor. Yo también fui a misa en fila india, pero jugaba al fútbol en las orillas y me trompeaba bajo las tribunas del Carnaval. Martín Pucheta (Gualeguaychú, 1981). Publicó las plaquetas Superbóreos (Zorra/poesía, 2009), Matota (El chancho armónico, 2009) y Sonajero de misterio: los tomuer, 2009, esta última junto a Nicolás Cambon, fruto de la Fiesta de los Muertos. Participó en las antologías Última poesía argentina (En Danza, 2008) y Felicidades también (18 poetas), 2005. Canta y compone en Leda Lid y Arboreal. También escribe canciones junto a Juan Pablo Pérez: “Psicodelia entrerriana”, “Estrellas de la lluvia”. Es padre de Ariel (Gchú., 2000), el autor de Poemas de Dito Paz. Su blog es: www.superjardin.blogspot.com.64
  • 65. Sylvia Plath Alelí Jait (a Dafne) la casa en ruinassalva lo que puedecomo cualquier ama de casasiempre hijasecuelafuera de ella la calamidado prestada su estanciale vuelve la espaldacomo fuego muevela tapiasu esqueleto inventariode carnaza y pira hogares cenizaSECUELAImpulsados por el imán de la calamidadmerodean y miran como si la casaquemada fuera de ellos, o como si pensaranque en cualquier momento algún escándalo pudieraescurrirsede un armario asfixiado por el humo;ni muertes ni heridas prodigiosassacian a estos cazadores de la vieja carnaza,de rastro de sangre de tragedia austera.Madre Medea con su túnica verdese mueve humilde como cualquier ama de casa porsus estancias en ruinas, haciendo el inventariode zapatos calcinados, de tapicería empapada:privada de la pira y la tortura,la multitud le sorbe la última lágrima y le vuelve laespalda. Sylvia Plath 65
  • 66. Este poema lo elegí casi al azar. Y funcionó como una reescritura de un suceso ocurrido en la casa de Dafne, amiga mía. Sylvia Plath, entonces, actuó como el disparador de la escena de incendio que, a su vez, reescribí. Al principio pensé en llamarlo Raymundo, por su gato gris, resto de todo lo que sobrevive y acompaña con astucia y sapiencia a los que salen del fuego. Soy Alelí Jait, Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA) y estoy finalizando mi tesis de maestría en relación a la revista de poesía XUL. Mi línea de investigación es sobre poéticas tecnológicas, poesía visual y experimental argentina. Fui miembro de El Perseguidor. Revista de letras; y de Lamás Médula. Formo parte del Colectivo Ludion.66
  • 67. Georg Trakl Gabriela BejermanDos caballos negros¿Oyes el grito?(susurran dos caballos)¿Oyes la noche?(murciélagos susurran)¡Magnífico! degustar el vino rojo¡Magnífico! a través del atardecer¿Bebes? La copa de rocío¿Bebes? El gusto de la noche¿Oyes ahora? Campanas por el prado,tabernas del camino.Hora tras hora ves las sombras tambalearsecerca del bosque, del arce crepuscular.Susurran al caminante: ¿Gustas?Ya saltan a través del ramajePor la cara gotea rocíoY se escapan más lejos…¡Dadle nueces, dadle vino!Al anochecer mi corazónAl anochecer se oye el grito de los murciélagos.Dos caballos negros saltan por el prado.Susurra el arce rojo.Ante el caminante aparece la pequeña taberna del camino.Magnífico gustar el vino nuevo y nueces.Magnífico: tambalearse borracho en el bosque crepuscular.A través del ramaje negro suenan campanas lastimeras.Sobre la cara gotea rocío. Georg Trakl 67
  • 68. Como trabajo dando talleres de escritura, he dado muchísimasconsignas relativas a la reescritura. Siempre me sorprendo de lo buenos quesalen los poemas que reversionan otros y esta vez me tocó hacerlo a mí. Laspalabras ya están escritas y de alguna manera toda escritura es una reescritura,todo poema es una combinatoria de elementos que ya estaban ahí. Disfruto mucho de Georg Trakl, del que me enamoré cuando lo conocía través de su poesía. Me gusta cómo arma los versos, que son unidades,oraciones, donde posiciona elementos muy precisos que pintan una escena endonde uno entra, como un caminante un poco ebrio al atardecer, fascinado yperdido entre la melancolía y el placer. Gabriela Bejerman publicó libros de poesía Alga (Siesta), Crin(Belleza y Felicidad, 2001), Pendejo (Eloísa Cartonera, 2002), Ubre (Eloísacartonera, 2009). Novelas: Presente perfecto (Interzona, 2004) y Linaje(Mansalva, 2010). Además, forma parte de numerosas antologías.68
  • 69. Gastón Gelman Juan SibillaLluviaAhora el cielo se muestra gris,en realidad el cielo se muestra siempre,sólo que no siempre lo vemos.El cielo se muestra y se hace escuchar,como ahora que está gris y gritando truenos,en unos instantes va a llover.Me gusta la lluviay no entiendo a quienes no les gusta.Ya comenzó.La lluvia cae y me gusta mirarla,escucharla y sentirla,la lluvia es como algunas personas,que hay que saber mirar,escuchar y sentir.A veces creo que la lluvia toma forma humana,forma de mujer,y llega trayendo su magia,sus sonidos, su compañía, sus conversaciones.Nunca estás solo cuando llega ella,la lluvia siempre cuenta algo y también te deja contar.Semanas atrás vino la lluvia vestida de mujer,trajo su magia, contó sobre su viday me dejó contar sobre la mía,vino y se fue como hace siempre la lluvia,sin ser esperada, sin saber cuándo se va a ir,hoy quizás vuelva, aunque claro no lo sé.Con ella, con la lluvia, nunca se sabe. 69
  • 70. LluviaHoy llueve mucho, mucho,y pareciera que están lavando el mundo.mi vecino de al lado mira la lluviay piensa escribir una carta de amor/una carta a la mujer que vive con ély le cocina y le lava la ropa y hace el amor con ély se parece a su sombra/mi vecino nunca le dice palabras de amor a la mujer/entra a la casa por la ventana y no por la puerta/por una puerta se entra a muchos sitios/al trabajo, al cuartel, a la cárcel,a todos los edificios del mundo/pero no al mundo/ni a una mujer/ni al alma/es decir/a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así/como hoy/que llueve mucho/y me cuesta escribir la palabra amor/porque el amor es una cosa y la palabra amor es otracosa/y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran/y cuándo/y cómo/pero el alma qué puede explicar/por eso mi vecino tiene tormentas en la boca/palabras que naufragan/palabras que no saben que hay sol porque nacen ymueren la misma noche en que amó/y dejan cartas en el pensamiento que él nuncaescribirá/como el silencio que hay entre dos rosas/o como yo/que escribo palabras para volvera mi vecino que mira la lluvia/a la lluvia/a mi corazón desterrado/ Juan Gelman Hay un poema de Juan Gelman que me gusta mucho, que tienesencillez en algunas palabras que elije pero a la vez profundidad como: “porqueel amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa”, también me gusta la lluviay bueno por eso elijo este poema. Me llamo Gastón Sibilla, nací en Barranqueras un 9 de abril (comoBaudelaire, pero es la única coincidencia que tengo con él) de 1980, publiquéalgunos textos en Sr. Alelí (tengo mucho afecto por esa gran revista), yfrecuentemente lo hago en www.elduendedelpatio.blogspot.com70
  • 71. Claudia Glück Louise MasinLa chispaalgo terrible está ocurriendo -mi amorse está muriendo nuevamente, mi amor que ya murió:murió y ya lo lloré. Y continúa la música,la música de la separación: los árbolesse vuelven instrumentos. Louise GlückYa lo lloré, decía, tenía que llorar porque no hay palabra así, no hay.Cuando yo buscaba esa, la perfecta, capaz de hacerresucitar los muertos, venía el viento y no dejaba nada en pie.No hay modo de remediar en el pensamiento ni en el corazónlo que ocurre en el mundo, te lo dice cada unade las hierbas del romero, alzando sus ramitas orgullosasen su época de esplendor, las mismas que van a quebrarse, míseras,maltratadas por el sol al poco tiempo. Quizás no importa nadaadvertir cualquier belleza, quizás importaríasi esa atención puesta por un momento sobre ellapudiera salvarla. Pero el deterioro es la fuente,el agua de la que todos bebemos: amantes, animales, raíces,el caracol dormido al que la marea le arrebata el caparazónen la tormenta. Si amor es lo que nunca se deteriora,lo que se entierra y vuelve, deberá ser ahí donde busquemos,no en los rituales conocidos del gritoy el lamento, sino en ese silencio previo al sonido humildecon que se prende un tronco de madera tocado por una chispa,e inicia el fuego que responde al encuentro de dos fuerzas, es decir,a la atracción indestructible de las partículas del universolas unas por las otras, nosotros mismos perdidos entre ellas. 71
  • 72. LamentoAlgo terrible está ocurriendo –mi amorse está muriendo nuevamente, mi amor que ya murió:murió y ya lo lloré. Y continúa la música,la música de la separación: los árbolesse vuelven instrumentos.Y la tierra es tan cruel, los sauces rielan,e inclinando sus copas lloran los abedules.Tan cruel, y tan profundamente tierna.Mi amor se está muriendo, mi amor,no solamente una persona, sino una idea, una vida.¿Por qué voy a vivir?¿Dónde voy a encontrarlo nuevamente,sino en la pena, esa madera oscurade que está hecho el laúd?Con una vez ya basta. Con una vez ya bastapara decir adiós sobre la tierra.Y para estar de luto, eso también.Con una vez ya basta para decir adiós por siempre.Los sauces rielan junto a la fuente de piedra,hay senderos de flores a su lado.Con una vez ya basta: ¿por qué vive de nuevo?¿Y por qué tan efímero, solamente en un sueño?Mi amor se está muriendo: de nuevo comenzó la despedida.Y a través de los velos de los saucesla luz del sol asciende y resplandece,ya no es la misma luz que conocíamos.Y los pájaros cantan otra vez, y la tórtola viuda canta, incluso.Esta canción ya la canté. Junto a la fuentede piedra están cantando los sauces otra vez,con ternura indecible, mientras mojan sus hojasen el agua radiante.Es claro que lo saben; sí, lo saben. Nuevamente se muere,igual que el mundo. Se muere por el resto de mi vida,para que así yo crea. Louise Glück72
  • 73. Este poema de Louise Gluck es, definitivamente, uno de los más bellosque he leído acerca de la pérdida. Pero también necesité, después de leerlo,escribir una suerte de nueva versión que ofrezca algún tipo de alternativa a ladesazón que me había causado la lectura del poema, y esa alternativa apareceencarnada, en el poema, en la posibilidad de un amor resistente al paso deltiempo, al deterioro e incluso a la muerte. Claudia Masin (Resistencia 1972) Poeta y psicoanalista. Publicó lospoemarios Bizarría, Geología, Abrigo, La vista (II premio Casa América enEspaña), El secreto (antología 1997-2007), El verano, La plenitud. 73
  • 74. Mónica Cortázar Julio KreibohmPirateríaEl futuro negadoY sé muy bien que estarás.Estarás en alguna calle,en el vacío que brota de esta caja de zapatosque me obligo a llamar mi casa,en el asiento vacío del colectivo,y en esa sonrisa amable que sóloes pura amabilidad,en los poemas que leo,en los sms "ok nos vemos".Estarás en mis sueños,en el destino original detodas las palabras que tengo para decirte,en una cifra telefónica,en el color de un suéter,en un casco.Me enojaré amor mío,sin que sea por ti.Y compraré un vino,pero no para ti.Me pararé en esa esquinaa la que no vendrás,y diré las palabras que se diceny comeré las cosas que se comeny escribiré las cosas que se escribeny sé muy bien que estarás,aquí dentro, en la cárceldonde te imagino,allí afuera, en ese río deque es la Alvear.Estarás para todo,pero serás sólo un recuerdo,y cuándo piense en ti,sentiré un sentimientoque negadamentetrata de acordarse de ti.74
  • 75. El futuroY sé muy bien que no estarás.No estarás en la calle,en el murmullo que brota de nochede los postes de alumbrado,ni en el gesto de elegir el menú,ni en la sonrisa que alivialos completos de los subtes,ni en los libros prestadosni en el hasta mañana.No estarás en mis sueños,en el destino originalde mis palabras,ni en una cifra telefónica estaráso en el color de un par de guanteso una blusa.Me enojaré amor mío,sin que sea por ti,y compraré bombonespero no para ti,me pararé en la esquinaa la que no vendrás,y diré las palabras que se diceny comeré las cosas que se comeny soñaré las cosas que se sueñany sé muy bien que no estarás,ni aquí adentro, la cárceldonde aún te retengo,ni allí fuera, este río de callesy de puentes.No estarás para nada,no serás ni recuerdo,y cuando piense en tipensaré un pensamientoque oscuramentetrata de acordarse de ti. J. Cortázar 75
  • 76. Este poema me habló cuando me compré “Salvo el crepúsculo” ydesde siempre lo sentí como un oráculo. Hoy más que nunca es verdad pormuchas tristes razones, que bien podrían tomar la forma de un cuento, pero yaven, la autora pirata es muy haragana. Elegir un poema es descubrirse en él, yreescribir el poema en las torpes palabras de uno, es ejercer un acto dedestrucción hacia aquello que creíamos seguro, por eso quizás es necesarioexorcizar la precisión de las palabras de Julio Cortázar. Mónica Kreibohm. De profesión periodista, siempre con más ganasde escribir literatura que de trabajar, no tiene la suerte de ser visita por el monode la tinta, como sus contemporáneos. Vive en Resistencia, pero pedazo de sucorazón sigue en Asunción, ciudad donde ejercicio el autoexilio por 6 años. Actualmente ejerce oficios poco ambles, pero de todos sus oficiosterrestres se queda con la docencia. Facebook y la pasión por la cocina le quitansus horas libres.76
  • 77. Juan Carlos Moisés Germán ArensEl Querido¿Alguna de las especies sobrevivientes evolucionaráhasta alcanzar lo que llamamos inteligencia?... Si consideramos el número de individuos y especies,en algunos hormigueros hay más hormigas que hombreshubo en un pueblo.Quizás la interacción de conductas simplesresulte compleja. Sabemos que en estas coloniasel logro colectivo es mayor que el de suma de partes.Los moluscos, aunque todos tienen un vestigio de pieademás de una concha, serían vulnerables a depredadoresdescendientes de las ratas y del tamaño de un aguará-guazú.Estamos emparentados a los peces como cordados que somos,y aunque parezca inverosímil, cercanos a las estrellas de mar.No pensemos en un insecto social como la cucaracha,los artrópodos debido a su aparato respiratorioestán impedidos de alcanzar un tamaño suficientepara albergar un sistema nervioso similar al nuestro. En mi pueblito, el querido, antes de la última guerraéramos doce mil ciento treinta y siete,después desapareció la especie humanay salvo las ratas, todo tipo de vertebrados terrestres.Unos pocos hombres abandonamos la tierraen una nave comandadapor Fabián Enrique, extraterrestre que habitaba en mi pueblo.El viaje durará siglos. De quienes partimosllegarán descendientes.No hay atajos en el hiperespacio,sería diferente si la ciencia hubiera descubiertouna velocidad más rápida que la luz.En setenta millones de años la temperatura mínimaserá aproximada a los 22 grados Celsius,Ausencia de hielos en el planeta. 77
  • 78. Dada la situación y carente de conocimientos para elaborarteorías al respecto, supongo que con el correr del tiempoy sin evidencias del hallazgo de un planeta habitable,volveremos al pueblo, así como el asesinosiempre regresa al lugar del crimen.EL QueridoSegún el último censonacional,mi pueblito, el querido,el natal, tiene más o menos la mismacantidad de habitantesque cuarenta años atrás;eso porque no contaron árboles,sueños, pajaritos, nubes, aguaceros,todo lo que respiray queda para siempre. Juan Carlos Moisés “El Querido”, poema de Juan Carlos Moisés, me retrotrae a RíoColorado, pueblo donde viví mi infancia. Poema de pocos versos, extensísimoen su contenido. Nací en Bahía Blanca el 8 de abril de 1977. Publiqué tres libros depoesía. Pueblada (Ediciones en Danza), Versos de Gabino (El Suri Porfiado) yLos Ojos del Cordero (El Suri Porfiado).78
  • 79. Julio César Silvain Juan Lópezponerse en el lugar del otroantes de destruir lo que queda por destruirdejemos en un lugar bien visible varioscrucigramas vacíoshechos de material incorruptiblepara algún exploradoraburridodel futuroen el principio fue el aguaencontraron agua en Martepor lo tanto es posibleque también encuentren amordestruccióncorrupciónestupidezcinismoalegríay demás consecuencias Juan López, Mendoza, julio de 2011 79
  • 80. Informe de NuxYo, Nuxauxiliar técnico de cuarta categoríadel Centro de Control Interplanetariodel asteroide mil doscientos ochodependiente del quinto planetadel sistema solar de Andrómedainformo.En la primera galaxiaen la zona de planetasprobablemente muertosen el sector Acentralizado por la estrella Solse ha detectadola explosión del tercer planetallamado Tierra.Causas desconocidas.Espero relevo.Me siento muy solo.Nux Julio César Silvain (n.1926)80
  • 81. Encontré este poema en un libro que ya perdí, creo que una revista depoesía de Buenos Aires. Lo he buscado a Silvain y no lo he encontrado porningún lado. No sé si está vivo o está muerto, pero el poema es un palo. Un textode ciencia ficción con un lirismo tremendo. La soledad más desoladora, que seráseguramente posible cuando nuestro planeta finalmente estalle, dado queestamos haciendo todo lo posible para que ello ocurra. Como postula, irónico,René Char: “¿El mundo comenzó con un estallido y terminará con unconcordato?”. No tengo una nueva versión de este poema, porque para eso deberíanpasar tal vez miles de años. Pero sí aporto dos textos con temática relacionada.Tienen en común con el de Nux que planteo cómo podrá ser el futuro, quépodremos dejar que sirva para alguien más alguna vez, dentro de mucho peromucho tiempo. Y qué podrá pasar que no conozcamos ya. Motivos nada nuevos,por supuesto, pero esto no es periodismo: no se busca lo nuevo sino lo singularde una experiencia posible y futura de otro u otros. 81
  • 82. Índice ÍndiceEugenia SeguraVersión vintage de Rapunzel, pero con puente levadizo . . . . . . . . . . . . . . . . . 7Leonor SilvestriIsabel (Sonatina de Rubén Darío). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9Romina FreschiCuentecillo Cortés (Sonatina de Rubén Darío). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13Gabriel JiménezFlopi Fan Flow (de Lumía, Oliverio Girondo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16Jimena Arnolfilas nélidas lobato de la poesía. (MARQUINA EN LA MAÑANAREPARANDO LOS RASTROS QUE LA DEBILIDAD LE DEJACUANDO DUERME de Daniel Durand) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19Paula PeyseréAguante (de Piu avanti!, Almafuerte) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25Tony ZalazarHacían talismanes (de Paso a nivel en Chacarita Fabián Casas) . . . . . . . . 27Darío OlivaNada en Nadie (El suicida. J. L. Borges) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29Alejandro MauriñoNubes (Nubes II J. L. Borges) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30Rubén VedovaldiYo y el otro (de Borges y yo, J.L. Borges) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32Fernando AcostaDoppelganger (Bukowski) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35Tomás WatkinsLas mejores duplas de la hora(de Mientras bebo, solo, a la luz de la luna – Li Po) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37Luis ArgañarásGlosas II (de Glosas I Aledo Luis Meloni) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39Darío SchvetzSoy una criatura (de Giussepe Ungaretti). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
  • 83. Nicolai PetelskiAl Lector (de Charles Baudelaire) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43Jorge DipréChile (de Nicanor Parra) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46Carlos AldazábalDivergencia (de 14, Alejandra Pizarnik) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50Eliana DrajerS/T (de 13, Alejandra Pizarnik) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52Mariana RinesiLa única herida (de Alejandra Pizarnik). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53Silvia CastroPedros (de Pedro Rojas, César Vallejo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56Martín PuchetaSUPERGESIA (de Espergesia, César Vallejo) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60Alelí JaitSecuela (de Sylvia Plath). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65Gabriela BejermanDos caballos negros (de Al anochecer mi corazón Georg Trakl) . . . . . . . . . 67Gastón SibilaLluvia (de Juan Gelman) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69Claudia MasinLa chispa (de Lamento, Louise Glück) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71Mónica KreibohmEl Futuro Negado (de El Futuro de Julio Cortázar) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74Germán ArensEl Querido (de Juan Carlos Moisés). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77Juan Lópezponerse en el lugar del otro / en el principio era el agua(de Informe de Nux, Julio César Silvain) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

×