Training Fútbol 214

1,661 views

Published on

Published in: Sports
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,661
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
173
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Training Fútbol 214

  1. 1. Prohibido cualquier tipo de reproducción total o parcial de los textos sin la autorización expresa y escrita del editor. 3 EDITA: JECUPI MAQUETACIÓN: TRAINING FÚTBOL PUBLICIDAD: TRAINING FÚTBOL, departamento propio DEP. LEGAL: VA - 94/1996 ISSN 1577-7480 MARCA REGISTRADA Dirección Jorge Guillén, 8 47400 - Medina del Campo VALLADOLID • Telf. 983 81 13 41 Página Web: http://www.trainingfutbol.com E-mail revista: revista@trainingfutbol.com E-mail director: jecupi@trainingfutbol.com DIRECTOR JESÐS CUADRADO PINO COMITÉ TÉCNICO V¸CTOR FERN˘NDEZ BRAULIO BENITO FLORO SANZ JUAN MANUEL LILLO D¸EZ FERNANDO V˘ZQUEZ PENA JORGE D´ALESSANDRO DI NINNO MIKEL ETXARRI SASIAIN JESÐS CUADRADO PINO FERNANDO NAVARRO VALDIVIELSO ANTONIO RAYA PUGNAIRE MANUEL FERN˘NDEZ POMBO JUAN JOSÉ GARC¸A LAVERA ANTONIO GALINDO RINCŁN MANUEL LŁPEZ LŁPEZ JOSÉ CARRASCOSA OLTRA Dr. PEDRO GUILLÉN GARC¸A Dr. RICARDO JIMÉNEZ MANGAS JESÐS OREJUELA RODR¸GUEZ ALFONSO M. VARAS GARC¸A TRADUCTOR-INTÉRPRETE FRANCISCO JAVIER YEPES GONZ˘LEZ N ú m e r o 2 1 4 - D i c i e m b r e 2 0 1 3
  2. 2. 4Diciembre-2013 nº 214 Trata todos los temas relacionados con la metodología del entrenamiento en el Fútbol: Preparación Física Preparación Técnica Preparación Táctica Preparación Psicológica Metodología y Organización Tests de Evaluación del Entrenamiento Biomecánica Aprendizaje Motor Pedagogía Aplicada Fisiología del Esfuerzo Físico Medicina Deportiva Dietética… En cada uno de los números presentamos artículos actualizados de prestigiosos técnicos relacionados directamente con los temas a tratar, tanto nacionales como extranjeros. Nuestra pretensión es servir de "vehículo de apoyo" en el reciclaje técnico para entrenadores, preparadores físicos, médicos del deporte, técnicos de fútbol en general, estudiantes de los diversos niveles para entrenadores, futbolistas y aquellos aficionados que sientan la belleza de este deporte y que quieran comprenderle mejor. INFORMACIÓN PARA SUSCRIPCIÓN: En la última página encontrará el boletín de suscripción. PUBLICACIÓN DE EXCLUSIVO CARÁCTER TÉCNICO QUE SE EDITA CON PERIODICIDAD MENSUAL
  3. 3. SU M A R I OSU M A R I O Número 214 Diciembre 2013 8 Tema del mes: El trabajo compensatorio y preventivo. Entrenamiento de la táctica en fútbol. Mikel Etxarri. 22 Taxonomía de los métodos de entrenamiento (II). Jorge Castelo. 48 Firma invitada. 65 Tarea de entrenamiento: “Ocho porterías” 66 Contenido de nuestro próximo número. 68 12 Recopilación de conceptos sobre táctica en nuestras conversaciones. 7Editorial
  4. 4. 6Diciembre-2013 nº 214
  5. 5. 7Diciembre-2013 nº 214 Jesús Cuadrado Pino DIRECTOR Entrenador Nacional de Fútbol (Nivel III). Máster Profesional en Fútbol. Especialista en Táctica y Dirección de Equipos de Fútbol (CESFÚTBOL). Especialista en Alto Rendimiento Deportivo por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en A. R. D. por el C. O. E. Técnico Deportivo Superior. Director y Profesor del Máster Profesional en Fútbol para Entrenadores Nacionales (CESFÚTBOL). En varias ocasiones y desde hace mucho tiempo he reflejado en escritos y foros que en el fútbol existe un gran déficit de entrenamiento preventivo de lesiones. Ejemplos: brillan por su ausencia los trabajos de fuerza compensatoria y los ejercicios de flexibilidad suelen realizarse incorrectamente. Hace bastantes años escribí un artículo al que titulé “Isquiotibiales Club de Fútbol”. Algunos años después escribí otro sobre el mismo tema con el título de “Isquiotibiales Club de Fútbol II”. En ambos me refería al elevadísimo número de lesiones que se producen cada temporada en el grupo de los músculos isquiotibiales (semitendinoso, semimembranoso y bíceps femoral). Sorprendentemente, sigue creciendo este tipo de lesiones. Antes se podía hacer más de una plantilla con los lesionados de cada año en este grupo muscular, ahora pueden hacerse más de cuatro plantillas cada año, en cada categoría, con los jugadores que sufren estas lesiones. Alarmante. Otros grupos musculares también sufren muchas lesiones, al igual que otros elementos articulares como tendones y ligamentos. Es sabido que la infección de una muela, o un diente, puede producir una lesión muscular, cuestión que se vigila y controla bien. Pero en la práctica diaria del entrenamiento no suele llevarse a cabo un conjunto de ejercicios para evitar posibles lesiones. En este sentido, escasea mucho la profilaxis necesaria. En consecuencia, en el grupo de isquiotibiales, en el grupo de aductores (aductor mayor, aductor mediano, aductor menor y pectíneo) y en el sóleo, así como en algunos ligamentos de la articulación del tobillo y de la rodilla, las lesiones aparecen con demasiada frecuencia por no tener la protección de una adecuada profilaxis. Los servicios médicos son bastante eficaces para curar la lesión una vez que ésta se ha producido, sin embargo, no se contemplan los ejercicios preventivos. Algunas lesiones se producen por casualidad, por factores que escapan a nuestro control, sin embargo, muchas lesiones se podrían haber evitado con una profilaxis adecuada a lo largo de todos los ciclos de entrenamiento de cada temporada. Los jugadores profesionales rechazan este trabajo, lo sé, suelen considerarlo algo “fuera del entrenamiento” que les hace estar más tiempo en el campo o en el gimnasio. No se dan cuenta de que es absolutamente necesario, aunque no sea un entrenamiento específico para el juego. No son conscientes de que son ellos los primeros beneficiados. De forma constante y diaria deben planificarse y realizarse ejercicios de facilitación neuromuscular propioceptiva para el grupo de los isquiotibiales, fortalecimiento del grupo de aductores, potenciación del sóleo, saltitos sobre superficies irregulares para acondicionamiento de los ligamentos de la articulación del tobillo, muchas series de muchas repeticiones de abdominales bien hechos, y muchos estiramientos manteniendo la posición para evitar el reflejo miotático muscular. Por otra parte, deben erradicarse los ejercicios de lumbares en el suelo desde la posición de tendido prono, y nunca deben hacerse estiramientos inmediatamente tras un partido ni tras ejercicios de velocidad ni tras multisaltos, para ello es necesario un trote suave previo. jecupi@trainingfutbol.com En la práctica diaria del entrenamiento no suele llevarse a cabo un conjunto de ejercicios para evitar posibles lesiones. En este sentido, escasea mucho la profilaxis necesaria editorial Lesiones musculares: la profilaxis y la casualidad
  6. 6. Gonzalo Cuadrado Sáenz Deben trabajarse todos los músculos extensores del tren inferior, pero también los flexores de rodilla, o sea, los isquiotibiales. Existe mucha teoría respecto a que los futbolistas se lesionan en los isquiotibiales porque existe mucha descompensación entre éstos y el cuadriceps. Debo indicar que hace cierto tiempo desarrollamos un trabajo de muestreo y análisis sobre este tema, y llegamos a la conclusión de que no existe mucha descompensación en los futbolistas entre ambos grupos musculares o que, en todo caso, la descompensación es muy poca. De todas formas, me gustaría seguir con este análisis en equipos profesionales de fútbol para extraer más conclusiones al respecto, porque no se trata de una prueba complicada. Hay que trabajar tanto los grupos musculares agonistas como los antagonistas, porque el movimiento de uno va acompañado del movimiento del otro. También hay que trabajar los gemelos y el psoas, de la misma forma que hay que trabajar de forma continuada los abdominales y los lumbares. Por otra parte, creo que las lesiones de los isquiotibiales se producen más por descoordinación en los movimientos que por descompensación entre agonistas y antagonistas. Eduardo Domínguez Lago En la medida de lo posible, es necesario llevar a cabo una individualización en la planificación del entrenamiento. En primer lugar, porque la capacidad de reacción del organismo es distinta en cada jugador, independiente de los estados de forma. Los jugadores, como personas, son diferentes unos de otros desde el punto de vista funcional, psicológico, antropométrico y de adaptación; esto explica las diferentes reacciones del organismo de los jugadores a los estímulos de entrenamiento, no sólo en los diferentes jugadores que componen la plantilla, sino en el mismo jugador en diferentes períodos de la temporada. En segundo lugar, como todos sabemos, no hay uniformidad en la condición física del grupo a lo largo de la temporada. Por 8Diciembre-2013 nº 214 Tema del mes El trabajo compensatorio y preventivo
  7. 7. 9Diciembre-2013 nº 214 tanto, surge la idea de que en lo posible trataremos de individualizar las cargas de entrenamiento teniendo en cuenta las diferencias morfológicas y funcionales de los jugadores. Considerando que las repuestas de los jugadores a las cargas de entrenamiento son adaptaciones individuales del organismo a la magnitud y al tipo de carga, la planificación debe ajustarse a las características adaptativas de cada jugador y estar en concordancia con sus funciones en el juego y su estado de desarrollo. Pero en mi opinión, debemos tener en cuenta la planificación general del equipo teniendo como referencia el rendimiento en la competición. Las modificaciones de la planificación de las cargas deben hacerse en función de las variaciones de rendimiento observadas en los jugadores. Pero no sólo en función de la variación del rendimiento, sino que existe la probabilidad que aparezcan elementos que no habíamos considerado en la planificación previa. Por tanto, debemos reorientar la planificación y adaptarnos a las nuevas situaciones. Por todo ello, en muchas ocasiones nos vemos obligados a tomar frecuentes modificaciones sobre lo que estaba previsto. También es cierto, no debemos engañarnos, que si los resultados obtenidos no son positivos, en ocasiones tenemos que modificar algo de la estructura del proceso de entrenamiento para cambiar la situación por la que estamos atravesando. El desarrollo de los abdominales es muy importante y tiene un papel básico dentro de los ejercicios compensatorios de prevención. Jesús Cuadrado Pino El trabajo de la fuerza compensatoria en fútbol se basa en el fortalecimiento de grupos musculares que no se desarrollan en forma paralela a los músculos más requeridos por la práctica de las acciones y movimientos implicados en el juego. También, dentro de esta área de trabajo debe contemplarse el fortalecimiento de los ligamentos de la articulación del tobillo. Con el trabajo de esta forma de fuerza se pretende no sólo un desarrollo armónico y multilateral del futbolista, sino también evitar ciertas lesiones que se pueden producir en músculos, tendones y ligamentos que están poco desarrollados en relación a otros y que sufren una descompensación en la realización con muchas acciones y esfuerzos. Esta área de trabajo lo planteo desde cuatro diferentes puntos de vista: desarrollo de los grupos musculares más débiles, fortalecimiento de los ligamentos de la articulación del tobillo, circuito de ejercicios preventivos en gimnasio y trabajo de abdominales. Dentro del desarrollo de los grupos musculares más débiles hemos de trabajar los isquiotibiales, los adductores y el sóleo. Para fortalecer los ligamentos de la articulación del tobillo podemos trabajar sobre un foso de arena y también haciendo botes de tobillos sobre superficies variadas. El circuito de ejercicios preventivos en gimnasio tiene como objetivo tonificar y fortalecer ciertos grupos musculares que están descompensados con relación a los agonistas que intervienen en los esfuerzos que requieren los partidos de competición y las acciones de los entrenamientos. La realización continuada de ejercicios de los abdominales es un trabajo complementario de fuerza, pero es muy importante para el futbolista porque los grupos musculares abdominales y lumbares constituyen el “armazón” del futbolista, su “faja ortopédica natural”, protegen su centro de gravedad, alrededor de este armazón se realizan los giros, los cambios de dirección y los movimientos de piernas y brazos, además, en el golpeo del balón colaboran con la buena posición del tronco, haciendo que se obtenga un buen equilibrio y tensión en los disparos a gol y en los golpeos largos. Es necesario realizar series de abdominales durante toda la temporada y en casi todos los días de la semana. Dado que, genéticamente, los músculos lumbares son mucho más fuertes que los abdominales, no se necesita esa absurda y habitual norma que consiste en realizar series de lumbares después de cada serie de abdominales. Eso es totalmente incorrecto porque provoca una descompensación mayor entre estos grupos musculares a la ya existente y ayuda a la aparición de hiperlordosis y con ello puede arrastrar a la lesión de pubis. Al margen de que los lumbares no pueden realizarse sobre el suelo por la gran elevación del tronco por encima de la horizontal que se provoca. Han de realizarse tendidos prono
  8. 8. 10Diciembre-2013 nº 214 sobre una camilla y con el tronco fuera de ella para tirar de éste hacia arriba y siempre sin sobrepasar la horizontal como continuación de las piernas. Sí pueden realizarse algunos ejercicios de lumbares, pero no todos los días ni muchos, y siempre realizados de forma muy correcta. Lo que es indispensable es hacer muchas series de abdominales casi todos los días de la semana. También los abdominales deben realizarse correctamente: con las piernas flexionadas en ángulo recto para no tensar el recto anterior del cuadriceps, sin sujeción en las rodillas y sin que la espalda llegue a tocar el suelo cuando baje. Joaquín Reverter Masiá El fútbol es uno de los deportes con mayor incidencia lesional. Creemos imprescindible la incorporación de nuevas figuras dentro del organigrama técnico para optimizar el rendimiento y adaptar el entrenamiento a las necesidades individuales de cada jugador. Durante los últimos años estamos asistiendo a la incorporación de diversos profesionales en el cuerpo técnico de los equipos de fútbol. En el desarrollo de la preparación de los futbolistas profesionales es fundamental el trabajo del readaptador físico. Su papel se centra en dos bloques, uno preventivo-recuperador y otro educativo. Los objetivos prioritarios del readaptador físico van dirigidos a paliar las posibles carencias físicas y a la prevención de lesiones. Sus principios básicos son: principio de la individualización, principio de la relación óptima entre carga y recuperación, principio de la multilateralidad, principio de la progresión y principio de la reeducación. La valoración y supervisión del estado del futbolista en cada momento de la temporada es indispensable en un fútbol cada día más profesionalizado. Diseñar ejercicios de manera correcta y programada de acuerdo a las necesidades individuales de cada jugador es imprescindible para conseguir un rendimiento óptimo en fútbol. Roberto Hernández Toledo En el ámbito de la competición deportiva debemos entender una serie de normas como propiciatorias de la prevención de lesiones en general: aprender a practicar, no medir fuerzas desproporcionadamente, entrenar la condición atlética, prudencia y sensatez, estricto cumplimiento de las reglas de juego, buen calentamiento previo, condiciones higiénicas, equipo e instrumentos adecuados, buena curación médica de lesiones anteriores para evitar recaídas, vigilancia en la competición y adecuado control médico-deportivo. Siempre hay que tener presentes los siguientes conceptos claves: un ejercicio es una compleja sucesión de diferentes acciones articulares, una acción articular es cualquier movimiento de una articulación, si una acción articular genera daño en alguna estructura se considera que está contraindicada, un ejercicio estará contraindicado cuando alguna de las acciones articulares que contiene sea contraindicada, el resultado final de la reiteración en la práctica de acciones articulares contraindicadas es la rotura de tejidos y estructuras. Existen miles de ejercicios, la cuestión es analizarlos y, si es necesario, modificarlos o eliminarlos. Pero no basta con eliminar los ejercicios o minimizar sus efectos negativos, hay que concienciar a los deportistas para que aprendan los riesgos implícitos de estos ejercicios, haciéndoles conocer los principios fundamentales de la corrección y seguridad en la realización de su actividad deportiva. Dr. Juan José González Iturri En el campo de la Medicina del Deporte la prevención de las lesiones ha de ser consustancial con el trabajo del médico del deporte. No es suficiente un experto en Cirugía, entendido en Traumatología, cuando se tropieza con deportistas. Se debe conocer el deporte y el ejercicio en profundidad, actuando con el mejor criterio en cada caso pero siempre con la idea de prevención,
  9. 9. 11Diciembre-2013 nº 214 además de tratamiento. El deporte de alta competición provoca diferentes problemas en el aparato locomotor. La patología deportiva a nivel del aparato locomotor (lesiones por accidente o por sobresolicitación) es frecuente en el deporte. El dolor aparece como un aviso y, en muchas ocasiones, no se tiene en cuenta. Signos de sobreentrenamiento pueden ser el dolor muscular, el cansancio general, la pérdida de sueño, la pérdida de apetito, la sed pertinaz… Y ante la aparición de estos síntomas ha de procederse a un cese temporal del entrenamiento y pasar a un reposo completo. En todo caso, las acciones perjudiciales de origen externo se han de evitar seleccionando materiales, utilizando adaptaciones personales y protecciones locales para garantizar un menor riesgo. Tobilleras, rodilleras, almohadillados en caderas, espinilleras y pantalones almohadillados defienden de la constricción del músculo. Mario Lloret El preparador físico debe dar información al jugador sobre la importancia del calentamiento, de la dosificación del entrenamiento, así como de los criterios juiciosos de las cualidades básicas, sobre todo fuerza y flexibilidad. También debe informar de las actitudes correctas de los hábitos higiénicos o entrenamiento invisible. Determinadas alteraciones en la realización del gesto biomecánico pueden entrañar diferentes anomalías en la actividad física y también cotidiana de jugador. La biomecánica debe encargarse de estudiar al jugador para valorar perfectamente la repercusión de sus gestos sobre el aparato locomotor. Si la alteración fuese importante, debe estudiarse e investigar qué nuevo gesto es el indicado para ese jugador y reeducarlo con un trabajo muscular específico para la asimilación del gesto técnico correcto. Debemos insistir en el tratamiento del deportista como un “todo”, y este todo como la suma de las partes que lo componen. No puede, por ello, trabajarse única y localmente un área del cuerpo descuidando el resto del organismo. Raúl Gutiérrez Villar Las lesiones en los isquiotibiales son el tipo de lesiones más frecuentes en el ámbito futbolístico. El entrenamiento en pretemporada de los músculos isquiotibiales a través de ejercicios excéntricos afecta positivamente a reducir el riesgo de lesiones durante la temporada posterior. La fatiga es un factor de riesgo importante para las lesiones en isquiotibiales y este factor se agrava más cuando se está llegando al final de la primera parte y al final del partido y cuando los jugadores salen del vestuario a jugar las segundas partes. El trabajo de la fuerza de la musculatura isquiotibial a través de ejercicio excéntrico, en comparación al ejercicio concéntrico, reduce el riesgo de lesión ya que con el ejercicio excéntrico se fortalece más la musculatura con la consiguiente disminución del posible riesgo de lesión. Los jugadores que hayan sufrido anteriormente una lesión en los isquiotibiales tienen más del doble de posibilidades de sufrir una nueva lesión en comparación a los jugadores que no han sufrido una lesión anterior. La prueba de flexibilidad activa es fiable y válida para detectar deficiencias en los músculos isquiotibiales y proporcionar información adicional para el examen clínico antes de regresar a la competición. Conclusiones: padecer una lesión anterior en los músculos isquiotibiales es un factor de riesgo a la hora de sufrir posibles nuevas lesiones; los ejercicios excéntricos, a la vez que fortalecen los isquiotibiales, reducen el riesgo de sufrir una lesión en la zona; la fuerza excéntrica de los isquiotibiales disminuye en función del tiempo y después del intervalo de descanso, habiendo un mayor riesgo de lesiones en esos momentos específicos, especialmente en movimientos explosivos. El entrenamiento específico del grupo muscular de los isquiotibiales debería ser utilizado en el mundo del fútbol, tanto para la prevención de lesiones como para la mejora del rendimiento.
  10. 10. 12Diciembre-2013 nº 214 Conversaciones sobre fútbol Incluimos en este número, último en este formato antes de pasar a la guía didáctica que empezamos en el número siguiente con el inicio del nuevo año, una recopilación de nuestras conversaciones anteriores. La recopilación la hemos centrado en temas de táctica. Como sabemos, siempre es importante recordar lo leído y estudiado anteriormente, con ello cimentamos más las ideas y podemos extraer otras consideraciones que añadir a las que ya teníamos. Leamos con atención opiniones sobre situaciones tácticas de diversos técnicos. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL) Gonzalo Cuadrado:“Ju ” Recopilación de conceptos sobre táctica en nuestras conversaciones Lucas Alcaraz, Unai Émery, Gonzalo Arconada, José Peseiro, José Mel, Juan Manuel Lillo, Jorge Castelo José Luis Oltra, Javi Gracia, Víctor Muñoz, Miguel Ángel Portugal, Joaquín Caparrós, Jorge D’Alessandro, Miguel Ángel Lotina, Raynald Denoueix, Rafa Benítez, Javier Aguirre, Mikel Etxarri, Ángel Cappa, Benito Floro En sus conversaciones sobre fútbol con Jesús Cuadrado
  11. 11. 13Diciembre-2013 nº 214 Con Lucas Alcaraz… Jesús Cuadrado.- Muchas veces se desprecia al ataque directo. Lo que debe desecharse es el ataque desorganizado, pero el ataque directo bien hecho es eficaz e incluso bonito para el espectador. Porque el ataque directo necesita de una organización en su inicio y en su final. En su inicio para preparar bien el pase largo, en su final para organizar las llegadas a segunda jugada de jugadores que parten desde atrás. Es un trabajo táctico interesante y necesario. Lucas Alcaraz.- En el ataque directo, tal como yo lo concibo, lo único que cambia respecto al ataque combinativo es la forma de transición. Después de enviar la pelota al campo del contrario, una vez que se produce el rechace tiene que haber una serie de movimientos para llegar a zonas de finalización o para provocar jugadas de centros. En ataque combinativo se establece una forma de transición y en ataque directo establece otra. Con Unai Émery… Jesús Cuadrado.- ¿Crees que sólo lleva la iniciativa del juego el equipo que está en posesión del balón o crees que la iniciativa del juego la lleva el equipo que consigue que durante el transcurso del partido suceda lo que ha planificado y trabajado en los entrenamientos? Porque quizás pueda controlarse el partido sin tener posesión de balón. Unai Émery.- Hay equipos que están más cómodos sin posesión de balón, se sienten más seguros preparando dónde quieren robar el balón para luego utilizarlo como tienen planificado. El equipo que tiene el balón, en ese momento tiene una parte importante del dominio del juego, pero eso puede ser engañoso, porque si no está preparado para organizarse defensivamente cuando lo pierde y el equipo rival ataca bien tras apoderarse del balón, puede tener muchos problemas. En principio, el que lleva el balón lleva el dominio del juego, pero puede que el contrario esté más cómodo con esa situación porque sepa que tras robar el balón tendrá buenas situaciones para hacer gol. Con Gonzalo Arconada… Jesús Cuadrado.- Hay dos aspectos que, aunque son complementarios, son distintos. Me refiero a los principios fundamentales del juego y a las variantes tácticas. Los primeros son inalterables, se basan en las características que enmarcan la dinámica del juego, y hay que respetarlos siempre para que el equipo desarrollo un juego colectivo eficaz. Las variantes tácticas son las distintas formas de actuar, los diversos estilos o formas de juego. El desarrollo táctico tiene que basarse siempre en los principios fundamentales del juego. Gonzalo Arconada.- Considero que los principios fundamentales del juego, los conceptos básicos, tienen que desarrollarse principalmente en las edades de formación. En futbolista debe llegar al ámbito profesional con esos conceptos bien aprendidos para, a partir de ahí, de desarrollar todas las posibilidades tácticas que otorga el juego. El problema es que muchas veces en el fútbol profesional tienes que estar trabajado esas nociones básicas. En bastantes casos, dentro de la formación del futbolista se incide mucho en aspectos colectivos y poco en la formación individual e integral de cada futbolista. También ocurre que dentro de ese paso que se da ha dado dentro del entrenamiento globalizado, se están olvidando los conceptos individuales del juego. Creo que respecto a esto está
  12. 12. 14Diciembre-2013 nº 214 surgiendo una gran carencia. Muchos jóvenes futbolistas dominan aspectos de formaciones y de sistemas, pero sin embargo no saben actuar ante situaciones tan sencillas como una disputa aérea o una pared o cómo atacar en un dos contra uno… porque no han trabajando nunca ese tipo de situaciones. El fútbol es un deporte colectivo, con todo lo que ello conlleva, pero al final lo que predomina son las situaciones de uno contra uno, de dos contra dos, o de tres contra tres. Ahí es donde se decide. Muchas veces estamos hablando de que el equipo juega bien o mal y el partido se ha decidido en una situación individual en la que un futbolista ha decidido y ejecutado mal. Con José Peseiro… Jesús Cuadrado.- Estamos hablando de que existen estilos e interpretaciones diferentes del juego en función de nacionalidades o culturas o tradiciones. Antes esto era más evidente. ¿Se mantiene esto ahora con la misma vigencia que antes? José Peseiro.- Seguro. La cultura, las características sociales, culturales y económicas de un país, de una nación, pueden determinar una dirección para un modelo de juego específico. Si en Portugal intento hacer un modelo de juego típico británico, tendré muchas dificultades para desarrollarlo, porque es un país que tiene un modelo. Otros países no tienen un modelo de juego. Grecia no tiene un modelo. En España creen que tiene un modelo, pero no lo tienen, creen que tener una identidad futbolística, pero no es así. No me refiero tanto al Equipo Nacional, sino al fútbol que se hace España. Para mí sí existe un modelo sudamericano, un modelo anglosajón y un modelo germánico. Pero el modelo anglosajón está cambiando, porque los equipos que están ganando en Inglaterra no emplean el modelo británico, no juegan con las características del modelo británico, como hacían antes. Podríamos decir que lo primero que hace cada entrenador es construir su idea de juego, pero no parte de cero, sino del aprendizaje que ha tenido, de los entrenadores y profesores que ha tenido, del sitio en que ha estudiado, de la experiencia que ha adquirido, en definitiva, de su personalidad. Todo esto define también su futuro como entrenador.
  13. 13. 15Diciembre-2013 nº 214 Con José Mel… Jesús Cuadrado.- Creo que el diseño de cada tarea de entrenamiento debe partir del componente táctico, ese componente ha de prevalecer. A partir de ahí se ajustarán los aspectos técnicos y físicos que sean necesarios. Pero lo más importante son los componentes tácticos que reflejen el modelo de juego que quieres implantar. José Mel.- Si haces una posesión de balón, te vale como trabajo físico y como trabajo técnico, pero puede que tácticamente no te sirva para nada. Se trata de que en esa posesión también aparezca el componente táctico que pretendemos. De esta forma, el trabajo se acerca al modelo y, por lo tanto, ese trabajo global nos sirve. Con Juan Manuel Lillo… Jesús Cuadrado.- Puede haber un jugador que tenga mucha inteligencia táctica y al mismo tiempo tenga poca habilidad táctica. En el primer caso se trata de su capacidad para analizar cada situación durante el juego, mientras que en el segundo caso se trata de ejecutar con los parámetros y las superficies de contacto adecuadas tras tomar la decisión. Un jugador puede analizar bien cada circunstancia y luego no aplicar los requerimientos precisos en la acción. Juan Manuel Lillo.- Pudiera darse el caso, pero normalmente eso va muy encadenado. Cuando muchos hablan de las fracturas entre técnica y táctica, me hace mucha gracia. Un jugador es bueno ejecutando porque ha tenido una buena idea para elegir hacia donde iba esa ejecución. Y al contrario, un jugador es bueno en la elección y en la selección de lo que tiene que hacer porque ha ejecutado bien. Por ejemplo, cuando entrenaba a Guardiola, me acuerdo de haber dicho en varias ocasiones a varios jugadores: no sabías que estabas desmarcado hasta que te ha dado el balón él. Eso sí que es grave, es decir, que tú que tienes que estar relacionado con todos los parámetros del juego no sabías ni que estabas desmarcado, pero como la recibes, de repente, te das cuenta que estabas solo. Pues tenías que haberlo sabido antes. Guardiola se podía plantear eso con un compañero a treinta y cinco metros porque sus pies le hacían caso, pero hacían caso a su cabeza. Su cabeza ya sabía que sus pies tenían la capacidad para relacionarse con un jugador a sesenta metros, si no, no ampliaría hasta ahí su campo visual para poder decidir. Tenemos un ejemplo claro de ello: cuando estás lesionado de aductores, tu entorno de relación se reduce a quince metros, porque no puedes buscar tus parámetros de selección a treinta y cinco metros, ya que estás condicionado por la lesión. Con Jorge Castelo… Jesús Cuadrado.- Jorge, te quería plantear un pensamiento que tengo desde hace mucho tiempo respecto al límite del número de toques que se establecen para cada uno de los jugadores en muchas de las tareas de entrenamiento. Siendo consciente de que en algunas ocasiones el límite de toques debe imponerse para ciertos objetivos, creo que existe una manía demasiado exagerada y empleada a la hora de reducir el número de toques al balón. Porque durante el transcurso del partido de competición, ocurre en muchas situaciones que cuando un jugador recibe el balón tiene pocas soluciones en ese instante, pero si temporiza o conduce un poco aparecerán muchas más soluciones y soluciones mejores que las iniciales. Exagerar mucho el límite de toques en muchas tareas y en muchos entrenamientos puede provocar que a los jugadores se les deje sin “averiguar” soluciones importantes que pueden aparecer tras una corta temporización con el balón.
  14. 14. 16Diciembre-2013 nº 214 Jorge Castelo.- Estoy completamente de acuerdo contigo. Hay que tener en cuenta un principio muy importante: el tiempo de decisión no consiste solamente en decidir muy rápido. La decisión es un compromiso entre el tiempo y la cualidad de decisión. No se trata de que un jugador decida siempre muy rápido, sino que se trata de que decida con eficacia. Cada situación depende de las cualidades de los jugadores. Para algunos jugadores con gran talento pueden crearse situaciones en las que ejecuten con dos toques como máximo. En cambio, para otros jugadores que no tienen las mismas cualidades es necesario que entiendan que lo primero es la eficacia, y no solamente decidir muy rápido. Porque decidir muy rápido puede derivar en entregar la pelota al equipo contrario, y esto no es fútbol. Hay una concepción muy rara por la que siempre se limita el número de toques. Cuando estoy entrenando no presiono a los jugadores para que decidan rápido, no limito un número específico de toques, siempre busco la calidad de la decisión porque esto es lo más importante. Con José Luis Oltra… Jesús Cuadrado.- El entrenador puede planificar un juego ordenado, puede establecer un marco y unos movimientos de referencia para que el equipo juegue bien al fútbol colectivamente. Pero la brillantez de las acciones corresponde a las ejecuciones individuales de cada jugador. Los resultados dependen más del desarrollo colectivo que del individual, sin olvidar que hay zonas del campo determinantes en cuanto a acciones individuales. José Luis Oltra.- Aparte de establecer el marco de referencia y los movimientos colectivos, el entrenador también puede colaborar mucho a que el juego sea más vistoso mediante la elección de los jugadores y la filosofía de juego. Hemos de tener en cuenta también que estamos condicionados en cierta medida a lo que nos permita hacer el adversario. Siempre hemos de partir de que lo más importante son los jugadores y, desde ese criterio, establecer una metodología y una dirección de equipo eficaces para lograr el mejor rendimiento futbolístico colectivo. Con Javi Gracia… Jesús Cuadrado.- Todo lo que se les dice a los jugadores y se les explica en las “charlas técnicas” a lo largo de cada semana y también antes de cada partido, puede ser bueno para establecer cierta comunicación y para recordar ciertos aspectos del juego. Pero esas charlas no hacen que el equipo mejore su juego y aumente su rendimiento. Lo verdaderamente importante es la práctica, los ejercicios y tareas tácticas que se hacen en las sesiones de entrenamiento aplicando los modelos globalizado y estructurado. Como he dicho muchas veces, y suelo repetir con asiduidad, los jugadores aprenden con lo que hacen, no con lo que se les dice.
  15. 15. 17Diciembre-2013 nº 214 Javi Gracia.- Considero que, al final, a los jugadores hay que implicarles de alguna manera. Hay que despertar su inquietud. El entrenador debe hacer uso de todos los resortes de que dispone para que los futbolistas estén dispuestos y quieran aprender, por decirlo de alguna manera. Debemos evitar que los jugadores vayan al entrenamiento únicamente con el pensamiento y la disposición para “cumplir simplemente lo que toca hoy”. Eso no tiene validez para mí. En determinados momentos, una charla puntual puede ayudar mucho, aunque luego en el campo es diferente porque es donde ellos experimentan “sus” sensaciones. Acompañando un poco el trabajo de campo, que es el principal, con ciertas charlas y detalles audiovisuales podemos conseguir una buena mejora del rendimiento. Con Víctor Muñoz… Jesús Cuadrado.- El fútbol es un deporte de habilidades abiertas y los jugadores tienen que decidir en cada momento la solución táctica más idónea a realizar en función de las circunstancias. Por eso los futbolistas han de tener unas posibilidades de acción particular con libertad y capacidad individual de decisión, pero también han de ceñirse a unas obligaciones dentro del funcionamiento del grupo. Víctor Muñoz.- Siempre se habla de que la defensa es más organizada, mientras que el ataque es más desorganizado para que sea efectivo. Siempre se habla de esto. Pero yo creo que, tanto en ataque como en defensa, cada jugador ha de tener sus improntas. También el equipo. Todos los jugadores tienen que saber lo que han de hacer cuando se pierde el balón, en cualquier situación, desde el delantero centro hasta el portero. ¿Qué hacer cuándo se pierde el balón? ¿Qué hacer cuándo se recupera el balón? Respuestas que deben tener claras todos los jugadores, porque ahí están los inicios de las fases de defensa y de ataque. Cada jugador desarrollará su juego a partir del lugar que ocupa en el equipo y podrá desarrollar sus posibilidades con libertad de acción, pero ceñido siempre al contexto general del grupo. Con Miguel Ángel Portugal… Jesús Cuadrado.- Se dice con frecuencia que todos los jugadores no pueden adaptarse a cualquier sistema (aunque en realidad se está pretendiendo decir a cualquier formación, que es distinto). Pero yo creo que a lo que verdaderamente no pueden adaptarse es a cualquier puesto, que es algo muy diferente. Con algunos matices distintos, en función de cada jugador y de cada formación, cada puesto tiene unas misiones específicas. Los jugadores desarrollan el juego desde su puesto y con referencia a él. Es fácil jugar en el mismo puesto aunque en formaciones distintas, lo difícil jugar en puestos diferentes al de las características de cada uno. Aunque ya sabemos que hay jugadores polivalentes y puestos que son similares en su dinámica de juego. Miguel Ángel Portugal.- Lo importante para el jugador es comprender su posición, el reconocimiento del juego desde esa posición, la orientación desde su posición hacia la situación del juego en cada momento y circunstancia, y la resolución favorable a dicha situación del juego dentro de la estructura
  16. 16. 18Diciembre-2013 nº 214 táctica que cada entrenador diseña y explica. Hay jugadores que pueden asimilar perfectamente posiciones similares en sistemas diferentes por la capacidad de comprensión e inteligencia del propio futbolista, y hay jugadores que con características apropiadas para dicha posición nunca comprenderán ni asimilarán los conceptos que se le requieren. Con Joaquín Caparrós… Jesús Cuadrado.- Hablamos de un juego de colaboración-oposición y el equipo rival, en cada partido, representa esa oposición. Por tanto, debe tenerse en cuenta al rival en aspectos puntuales. No obstante, lo fundamental es el modelo de juego del equipo propio, que debe afianzarse con los continuados entrenamientos. Joaquín Caparrós.- El éxito o fracaso de un movimiento táctico no depende de la situación y de las características del equipo contrario, porque lo cierto es que depende de la cantidad y de la calidad del trabajo que hayamos realizado nosotros, así como de la eficaz coordinación de todos los movimientos que tengamos entrenados. Lo básico, lo fundamental, es el trabajo con nuestro equipo, que el desarrollo táctico que queramos aplicar esté bien diseñado y entrenado. Ese desarrollo táctico debe tener un amplio abanico de variantes y posibilidades. Con Jorge D’Alessandro… Jesús Cuadrado.- En demasiados casos y equipos se comete el error de trabajar siempre en espacios reducidos. Se necesita la transferencia al espacio total de juego para buscar el verdadero rendimiento competitivo. Ya sé que tú tienes esto muy claro en tus conceptos y en tus métodos de trabajo. Pero ahora quiero plantearte algo muy concreto. ¿Qué te ofrece el espacio reducido? Jorge D’Alessandro.- En general, el trabajo en espacios reducidos gusta a todo el mundo. Para ti, como entrenador, el espacio reducido te da el control absoluto del jugador y es un test de técnica. Aparte de que nadie se puede escaquear. El dos contra dos, el tres contra tres, el cuatro contra cuatro, te proporcionan eso. También puede considerarse una buena adaptación al pase como protagonista total, porque en estos espacios yo utilizo unas reglas básicas de entrenamiento entre las que está el jugar raso. El pase es un protagonista principal en mis entrenamientos, y en el espacio reducido cada jugador toca el balón muchísimas veces. Con Miguel Ángel Lotina… Jesús Cuadrado.- En la transición defensa-ataque debemos ejercer una buena organización colectiva para, tras recuperar el balón, temporizar con él colectivamente manteniendo su posesión, progresar hacia la portería rival o buscar un remate a gol. Se trata de aplicar una u otra opción según la zona en que la que hayamos recuperado el balón y el objetivo inmediato que persigamos.
  17. 17. 19Diciembre-2013 nº 214 Miguel Ángel Lotina.- En la transición de defensa a ataque se recupera el balón y a partir de ahí se comienzan a aplicar los principios tácticos para construir y finalizar el ataque. Existe un denominador común en la fase final de la transición de ataque a defensa y la fase inicial de la transición de defensa a ataque, que es la recuperación del balón. El primer paso de la fase ofensiva es la recuperación del balón. Decidir el modelo de ataque, ya sea contraataque o ataque organizado, que se va a realizar una vez recuperado el balón corresponde al segundo paso, o sea, la construcción del ataque con la posterior finalización del mismo. Con Raynald Denoueix… Jesús Cuadrado.- Dentro de las formaciones de los equipos (que muchos llaman erróneamente sistema) están establecidas las posiciones de cada uno de los jugadores. Pero estas son únicamente las posiciones de partida en cada formación. Cita alguna forma o referencia de movimientos que estableces para los movimientos de llegada a espacios y situaciones dentro de la formación inicial de juego. Raynald Denoueix.- El dibujo inicial es una colocación previa, una referencia para que cuando acaba la jugada se vuelva a empezar desde ahí. Se trata de una ocupación racional del campo por todos los jugadores del equipo. Lo fundamental es que el sistema de juego no quede desequilibrado. Cuando un jugador sale de su zona, tiene que ocuparla otro jugador, ya que las zonas deben estar ocupadas. Las llegadas a las zonas de jugada no deben producir un desequilibrio en las zonas de ocupación del sistema. Las zonas de llegada están basadas en la capacidad que tiene el jugador para comprender el juego. Los movimientos a las posiciones de llegada las marcan las referencias del balón, de los compañeros y de los rivales ante cada situación que se va planteando en el desarrollo del juego. Pero, como ya he dicho anteriormente, las llegadas no tienen que producir nunca un desequilibrio en el equipo. Normalmente, al comenzar el juego a partir de una organización previa, se crean desorganizaciones, pero lo que debemos hacer es que esta desorganización voluntaria para crear juego se compense con una determinada organización. Cuanto más rápidamente organicemos esa desorganización producida, mejores seremos como equipo. Hay que enseñar a cada jugador a organizarse rápidamente después de la desorganización que ha producido el juego. Cuanto mejor sea el dinamismo para recuperar la organización, mejor y más eficaz será el juego del equipo. Actualmente suele decirse, y estoy muy de acuerdo con ello, que el equipo será mejor cuanto más rápido pase de una organización ofensiva a una organización defensiva, y al revés. Con Rafa Benítez… Jesús Cuadrado.- Nuestro deporte, el fútbol, es un deporte de habilidades abiertas. Por eso considero que la parte más específica del entrenamiento debe consistir en ejercicios, tareas y juegos en los que los jugadores tengan que estar buscando soluciones a las situaciones que les vamos planteando. Rafa Benítez.- Eso es lo ideal. Se trata de que el futbolista utilice más la inteligencia táctica y que la desarrolle. Con las experiencias que los jugadores reciban y perciban en los entrenamientos, han de adquirir los suficientes conocimientos como para ser capaces de resolver las cambiantes situaciones tácticas que se presenten en los partidos. Tal como se explica metodológicamente, hay que ir de lo sencillo a lo complejo, pero hablando de la alta competición, cuanto antes introduzcamos lo complejo, mejor. A partir de aquí, para que el jugador perciba muchas cosas y busque las soluciones, debemos introducir mucha variedad en los elementos tácticos.
  18. 18. 20Diciembre-2013 nº 214 Con Javier Aguirre… Jesús Cuadrado.- El poseedor del balón debe responder a las acciones y movimientos de sus compañeros para elegir la acción técnica a ejecutar, además de otras referencias del juego. En definitiva, quien tiene el balón está a las órdenes de los compañeros y ha de responder bien ante varias posibilidades que se le presentan. Javier Aguirre.- El jugador con balón debe tener en cuenta varios parámetros para actuar con eficacia en cada situación. Pero, por encima de todo, el primer parámetro es la sensatez. Siempre digo a mis jugadores que sean sensatos. Por ejemplo, si un defensa de nuestro equipo recupera el balón en nuestra área de penalti, la sensatez nos indica que en esta zona no tiene que intentar un regate o buscar un túnel. De la misma forma que la sensatez indica que si delante hay mucha densidad de jugadores, debe golpear el balón en largo hacia delante. Si el jugador tiene el balón con espacio y se le presentan varias opciones, deberá elegir la opción que produzca más daño al contrario y sea la mejor para mantener el balón, progresar hacia la portería rival o buscar un remate, según lo que nos interese en cada momento. Con Mikel Etxarri… Jesús Cuadrado.- Creo que, en realidad, siempre debería desarrollarse un marcaje mixto. No me refiero a que unos marquen al hombre y otros en zona, a lo que muchos llaman marcaje mixto y para mí es un marcaje combinado (a vueltas otra vez con la terminología); me refiero a que en cada jugada de ataque del contrario se comienza marcando en zona partiendo de la situación que cada uno ocupemos en ese instante, y a partir de ahí perseguimos al rival durante toda la jugada, especialmente en las zonas cercanas a nuestro área. Iniciamos en un espacio de referencia y luego perseguimos al rival concentrándonos en él en esa jugada porque, efectivamente, nos concentramos mejor en una persona que en un espacio. Mikel Etxarri.- Sabes que es un concepto o fundamento que compartimos. Personalmente también soy defensor del marcaje mixto y creo que es el que menos ventajas concede al adversario en las zonas de finalización. Hay entrenadores que hablan de la posibilidad de sufrir “pantallazos”, sobre todo en acciones a balón parado. Pero estamos recurriendo a infracciones. Precisamente hace dos días, le oí en un programa de televisión al Sr. Velasco Carballo como indicaba a un entrenador que conocía que hacían “pantallas” y que les iba a sancionar. Me llevé una satisfacción y felicito a dicho colegiado por habérselo indicado al entrenador antes del partido, puesto que no veo que se sancionen este tipo de infracciones cuando todos los que estamos en el fútbol sabemos quienes las hacen habitualmente. Con Ángel Cappa… Jesús Cuadrado.- Para jugar bien al fútbol, para ser efectivos en el juego, han de cumplirse unos principios fundamentales que se derivan de las características del fútbol como deporte y de las reglas de juego establecidas. Estos principios fundamentales han de respetarse siempre, ante cualquier circunstancia. Pero luego pueden aplicarse diferentes variantes tácticas que inciden en la dinámica de juego de cada equipo, pueden adoptarse diferentes movimientos colectivos para desarrollar las situaciones del juego.
  19. 19. 21Diciembre-2013 nº 214 Ángel Cappa.- Hay diversas interpretaciones sobre los estilos para jugar al fútbol. Guardiola me dijo en una ocasión que él consideraba que el gol perfecto no incluía regate alguno, que lo ideal es hacer todo a un toque para llegar al gol. Evidentemente, esto es muy bueno, pero para mi gusto el gol perfecto incluye varios regates. Desde mi punto de vista, el gol perfecto o el gol más bonito o el gol que más me gusta, tiene que incluir algún regate, alguna gambeta, alguna burla. Esto es un estilo, y también es un estilo lo otro. En la definición de jugar bien al fútbol existen varias interpretaciones. Yo defiendo una manera de jugar al fútbol como si fuera la verdad, y muchas veces lo hago de forma vehemente. En Argentina hubo un tiempo en que se hablaba mucho de fútbol y había gente que era capaz de estar hablando durante más de una hora sobre si el número nueve hizo bien en pasarle pelota al número diez o tendría que haber tirado a gol. Se trataba de buscar la perfección de cada jugada. Sabemos que en los cafés se discute para tener razón, no se discute para encontrar la verdad. Hago constar esto porque voy a afirmar cosas que para mí son realmente así y las afirmo como si fueran realmente la verdad. Con Benito Floro… Jesús Cuadrado.- Hay una corriente que lleva mucho tiempo pululando por ahí que no cesa de manifestar que en el fútbol todo es imprevisto, que nada se puede orientar de antemano. Es cierto que hay muchas situaciones imprevistas porque el fútbol es un deporte colectivo de habilidades abiertas, y como tal debe tratarse; pero también hay aspectos, acciones y movimientos que se pueden organizar y preparar. Benito Floro.- En el ámbito de nuestro deporte, la palabra “imprevisto” resulta una palabreja que lleva mucho tiempo dando la matraca. Lo que de verdad es imprevisto en el futbolista es la forma en que va a recibir el balón, cómo le van a acosar y cómo tendrá que soltar el balón. Esto es lo único que hay de imprevisto en fútbol, porque al futbolista no podemos decirle lo que debe hacer, y cómo debe hacerlo, cuando le llega el balón al pecho o al pie, o cuando le llega por la derecha o por la izquierda. Ahí debe resolver él según las situaciones en cada instante. El recibir y controlar el balón será imprevisto porque no sabemos cómo se producirá, con excepción de las acciones a balón parado porque aquí sí podemos escoger el toque y el lugar donde queremos colocar el balón. A partir de aquí todos los demás aspectos son muy previsibles, tanto la acción colectiva defensiva del equipo rival como la acción ofensiva colectiva de nuestro equipo; esto es previsible, se puede ver y se puede producir. Lo que no es previsible es lo que puede pasar con el jugador que tiene el balón, y esto será siempre una situación de máxima libertad. En función de todo esto, resulta una gran contrariedad y una absoluta ignorancia hablar de que un sistema o una táctica coarta la libertad de los futbolistas, esto significa una banalidad grandísima. El futbolista fundamentalmente juega cuando tiene el balón en los pies y cuando se desmarca para pedirlo. Con el balón en los pies resulta una acción imprevisible, pero el desmarque hay que hacerle de manera coordinada porque si no es así puede llevar a que se junten en una misma zona cuatro o cinco jugadores y que otras zonas están vacías. El desmarque tiene que ser una actividad colectiva organizada.
  20. 20. E l conocimiento de los conceptos del juego, por parte del entrenador y de los jugadores, permitirá la adaptación y mejora del desarrollo táctico del grupo. Dichos conceptos deben ser extraídos y definidos desde la observación del juego y su análisis. El estudio y la detección de los aspectos favorables y desfavorables que se producen respecto al rendimiento del juego serán determinantes para llegar a conclusiones. Inicialmente debemos partir de algunas denominaciones concretas como: formación, táctica y juego a balón parado. Formación es la distribución o colocación de los jugadores de un equipo dentro del terreno de juego, una vez definida la posición de partida y antes de la realización de los movimientos ofensivos y defensivos. Se puede variar a lo largo del partido. Sirve simplemente de orientación. Ejemplos: 1-4- 4-2, 1-3-3-3-1, 1-4-2-3-1… Táctica son aquellos movimientos ofensivos y defensivos que realiza un equipo con el balón en juego. Se puede definir como el desarrollo del juego a partir de la colocación previa de los jugadores. Ejemplos: ataque, contraataque, repliegue, juego largo, juego de multipases, etc. Es decir, con una misma formación se pueden aplicar multitud de tácticas. Juego a balón parado son todas aquellas acciones, tanto ofensivas como defensivas, que se realizan a balón parado con intención de ser superior al adversario. Ejemplos: en fueras de banda, córners, golpes francos directos e indirectos, penaltis, etc. 22Diciembre-2013 nº 214 Por Mikel Etxarri Entrenamiento de la táctica en fútbol T Á C T I C A Entrenador Nacional de Fútbol. Profesor de CESFÚTBOL. Profesor de la Escuela de Entrenadores de Fútbol del País Vasco. Colaborador Técnico de la Real Sociedad de San Sebastián. Presentamos un trabajo muy completo de Mikel Etxarri. Este reconocido técnico, profundo conocedor del juego del fútbol, explica situaciones sobre el entrenamiento de la táctica en nuestro deporte. Plasma conceptos del juego y cometidos en el terreno de juego. Desarrolla de forma muy didáctica situaciones concretas con una buena explicación basada en un texto claro y un gráfico expresivo. Además, indica pautas para la planificación de una semana de entrenamiento, aporta explicaciones para enfocar las charlas a los jugadores y describe actuaciones para la dirección táctica colectiva durante el partido. Estamos, en definitiva, ante un buen documento que abarca muchas labores de la dirección de equipo. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL)
  21. 21. Consideraciones Habría que distinguir la táctica individual y la colectiva. Tanto la táctica individual como la colectiva debiera de conocerse individualmente para que su práctica y desarrollo beneficiara al grupo en la consecución del objetivo final, que no es otro que el ser superior al adversario. Trabajo en grupo, suma de trabajos individuales con un objetivo común. El fútbol se puede enmarcar dentro de los juegos deportivos colectivos, con la dificultad que entraña el hecho que se juegue con un solo objeto, además esférico, utilizando el pie como superficie preferente de golpeo, once contra once y en una gran superficie, con la pluralidad y complejidad de estímulos y acciones combinativas consiguientes que de los mismos se seleccionan. En base al hecho de pertenecer a los juegos deportivos colectivos se introducen algunas teorías recogidas en un artículo de Julio Garganta y perteneciente a diversos autores: “Los juegos deportivos colectivos son actividades ricas en situaciones imprevistas, que exigen una elevada adaptabilidad a la dimensión táctico-cognitiva”. “En el desarrollo del juego surgen tareas motoras de gran complejidad, para cuya solución no existe un modelo de ejecución fija”. “Siendo los juegos deportivos colectivos actividades fértiles en acontecimientos cuya frecuencia, orden cronológico y complejidad no pueden preverse anticipadamente, a los jugadores se les requiere una permanente actitud táctico-estratégica; en la construcción de tal actitud la selección del número y cualidad de las acciones depende obviamente del conocimiento que el jugador tiene del juego; son esos modelos los que orientan las respectivas decisiones, condicionando la organización de la percepción, la comprensión de las informaciones y la respuesta motora”. “En esta medida, en los juegos deportivos colectivos la dimensión táctica ocupa el núcleo de la estructura de rendimiento, por lo que la función principal de los demás factores, sean ellos de naturaleza técnica, física o psíquica, es la de cooperar en el sentido de facultar el acceso a desempeños tácticos de nivel cada vez más elevado”. “Ahora, en los juegos deportivos colectivos el problema fundamental en que se coloca al individuo que juega es esencialmente táctico. Se trata de resolver una situación varias veces y simultáneamente, cascadas de problemas no previstos a priori en su orden de aparición, frecuencia y complejidad”. Conceptos de juego La base en el desarrollo de las diferentes acciones tácticas es el conocimiento del juego del fútbol a través de los conceptos. La metodología del sistema de formación mediante conceptos facilita la transferencia bi-direccional del conocimiento entre el formador y el jugador de fútbol. Se anima a los entrenadores-formadores a incorporar conceptos a los ya expuestos. Conceptos generales Cometidos en el terreno de juego. Preparticipación. El movimiento como medio de comunicación. Espacios útiles e inútiles. Decisión en la ejecución Vivencia previa de las acciones. Tiempo de traslación. Espacio creado, espacio ocupado. Regreso a situaciones de iniciación. 23Diciembre-2013 nº 214
  22. 22. Visión deportiva. Estudio de la situación Situaciones de relación ataque-defensa o defensa-ataque. Importancia de la zona de rechace. Referencia para acciones y correcciones. Superioridad posicional. Líneas de pase y líneas de interceptación. Movimientos compensadores. Conceptos defensivos Presión de los próximos y atención de los lejanos. Posiciones intermedias. Equilibrio: coberturas y ataques. Último defensor en la frontal del área. Último no entra a penúltimo. Conceptos ofensivos Pensar en jugada siguiente. Rotación de jugadores. Saltarse una línea. Objetivo de los movimientos. Movimiento diagonal. Movimientos circulares. Acción combinativa en el campo. Formas de superar las líneas. Líneas de pases comunes. Líneas de pase en amplitud y en diagonal. Normas en el juego de pared. Cambios de trayectoria. Desmarque de ruptura-apoyo en la frontal del área. Aparición de las líneas de pase. Combatir la defensa en línea. Superioridad numérica en banda. Cometidos en el terreno de juego - Los jugadores, desde el momento que están en el terreno de juego, siempre tienen algún cometido que realizar. - Esa disposición a tener que estar preparados a realizar cualquier acción, por insignificante que la misma parezca, requiere su disposición constante a la concentración en el juego para la obtención del máximo rendimiento. 24Diciembre-2013 nº 214
  23. 23. Preparticipación - El jugador debe preparar, en la medida de lo posible, su preparticipación en el juego. - La preparticipación requiere conocimiento de los conceptos del juego, para su aprovechamiento. - La concentración en los diferentes parámetros incidentes, facilitara la anticipación mental al posible desarrollo del juego y por lo tanto su rendimiento. - Preparación del posible ataque por parte de los delanteros cuando su defensa defiende y disposición a defender de los defensores cuando sus atacantes atacan. El movimiento como medio de comunicación - El movimiento en el fútbol es un medio de comunicación entre los jugadores. - La indecisión en la ejecución del movimiento, transmite incertidumbre a los compañeros. - El conocimiento de los objetivos de los movimientos facilita el juego. - El juego del fútbol tiene movimientos de engaño. Espacios útiles e inútiles - En cada circunstancia de juego, los espacios pueden dividirse en útiles e inútiles. - Prestar atención a la circunstancia de que en periodos cortos de tiempo, varían la condición de un tipo a otro. - Conocimiento de distinguir preferencialmente la condición en cada momento. Decisión en la ejecución - La decisión en la ejecución aumenta la velocidad en el juego, crea incertidumbre e inseguridad en el rival, transmite seguridad al compañero, duda en la decisión es duda en el poseedor. Vivencia previa de las acciones “Aquel deportista que mentalmente haya vivido una circunstancia determinada de juego, será más rápido en su velocidad de reacción y, como consecuencia, en la ejecución de la acción cuando haya que desarrollarla” (Menotti). Tiempo de traslación - El tiempo de traslación del balón sin intervención directa debe servir para el aprovechamiento tanto en el análisis como en la selección y desarrollo de la acción táctica. - Esta anticipación mental y física redunda en la eficacia en el juego. 25Diciembre-2013 nº 214
  24. 24. 26Diciembre-2013 nº 214 Espacio creado, espacio ocupado Mantener el equilibrio táctico mediante la ocupación progresiva de los espacios que se van creando. Tener en cuenta el sentido de profundidad, de amplitud e incluso de diagonalidad. Importancia de la zona de rechace La anticipación en el juego es uno de los factores determinantes para la eficacia. La anticipación en la ocupación de las zonas de rechace próximas a las porteras, posibilita el aprovechamiento de las segundas jugadas, tanto en defensa como en ataque.
  25. 25. 27Diciembre-2013 nº 214 Superioridad posicional Mediante la astucia y el talento se puede conseguir que a pesar de estar en inferioridad numérica estemos en superioridad posicional. Aprovechamiento de líneas de pase, distancias, cambios de trayectorias constantes, acción-reacción, etc. Líneas de pase y líneas de interceptación Inculcar en el jugador la necesidad de crear líneas de pase cuando su equipo es poseedor del balón y líneas de interceptación cuando lo posee el rival. Conocer que en pequeños períodos de tiempo las circunstancias cambian, por lo que la creación debe ser constante. Líneas de pase directas o indirectas.
  26. 26. 28Diciembre-2013 nº 214 Movimientos compensadores Con el fin de no ser sorprendidos en las diferentes zonas de juego que próximamente y/o posiblemente sean útiles en el juego, es necesario disponerse debidamente a la anticipación en su ocupación. La preparación la realizarán sobre todo los jugadores no participantes directamente en ese momento en el juego. El medio serán los movimientos compensadores para mantener el equilibrio. Concepto defensivo: presión de los próximos y atención de los lejanos A la hora de realizar la presión sobre el rival en una zona, realizarla sobre el poseedor y próximos. Atención sobre los lejanos. Ligera diagonal en la presión, evitando en la misma, los pases a la espalda de la línea.
  27. 27. 29Diciembre-2013 nº 214 Concepto defensivo: posiciones intermedias Inicio de juego defensivo en saque del rival, ocupar posiciones intermedias. Bascular hacia el lado de iniciación del ataque, abandonando espacios puntualmente inútiles. Equilibrio: coberturas y ataques Con balón en poder del adversario, colocación equilibrada que permita coberturas continuas y posteriores ataques o contraataques en caso de robo de balón.
  28. 28. 30Diciembre-2013 nº 214 Concepto ofensivo: pensar en jugada siguiente Pensar en jugada del receptor por parte del dador. No limitarse a desprenderse del balón sin haber pensado las posibilidades futuras, sobre todo cuando no existe presión. Práctica relativamente fácil en estrategia. Concepto ofensivo: objetivos de los movimientos En beneficio propio, en beneficio de un compañero, en beneficio compañero-propio, en beneficio compañero-otro compañero, en beneficio compañero-otro-propio, etc.
  29. 29. 31Diciembre-2013 nº 214 Concepto ofensivo: movimiento diagonal “El movimiento diagonal crea incertidumbre” (Menotti). Concepto ofensivo: movimientos circulares Los movimientos circulares pueden crear incertidumbre en el rival y son una de las formas de obtener superioridad posicional.
  30. 30. 32Diciembre-2013 nº 214 Concepto ofensivo: formas de superar las líneas Separación del receptor, lejos de adversarios. Creación de línea de pase (vector de entrada) con recepción alejada del rival. Creación de línea de pase (vector de salida) o selección de otra acción técnica. Devolver hacia atrás para cambiar de zona de ataque. Líneas de pases comunes Diagonales o verticales entre varios jugadores. Incluso se puede pensar en la línea horizontal (en este caso tiene que haber garantía de seguridad). Intentar buscar siguiente combinación de pase u otra acción técnica.
  31. 31. 33Diciembre-2013 nº 214 Líneas de pase en amplitud y en diagonal En ataque, para el apoyo al poseedor de balón buscar líneas de pase en amplitud sin montarse sobre el rival. Facilitar el pase al poseedor que se va a enfrentar con rival. Otra posibilidad es buscar pase en diagonal amplia, de forma que el poseedor pueda librar al adversario y el pase consiga desbordar al rival. Cambios de trayectoria Los cambios de trayectoria a grandes velocidades producen sorpresa e incertidumbre en el rival. La mezcla de diferentes tipos de trayectorias, perpendiculares, diagonales, circulares, etc. confunden al marcador. En los diferentes movimientos se consiguen las importantes ligeras ventajas tácticas.
  32. 32. 34Diciembre-2013 nº 214 Desmarque de ruptura-apoyo en la frontal del área Facilitar la línea de pase entre el poseedor del balón y el jugador que desea recibir. Alejarse del defensor próximo al poseedor del balón y orientarse ofreciendo la espalda al defensor lejano. Aparición de las líneas de pase Si en un momento determinado del juego y en posesión del balón no aparecen o no se ven líneas de pase con compañero, no quedarse parado sino moverse en alguna dirección sin búsqueda directa del rival, preferentemente en movimientos diagonales ofensivos. Los movimientos de rivales y compañeros permitirán la aparición de espacios libres.
  33. 33. 35Diciembre-2013 nº 214 Combatir la defensa en línea El movimiento con balón, paralelo o ligeramente diagonal a la línea defensiva, facilita desequilibrio o incertidumbre en la defensa rival. Es muy difícil coordinar el movimiento defensivo sin que se produzcan desequilibrios en forma de espacios o dientes de sierra en la línea defensiva. Superioridad numérica en banda Con balón en poder del jugador de banda, escalón del apoyador para evitar la interceptación del lateral adversario en el pase. Si a la vez de escalón, el juego le permite ofrecer amplitud, podrán realizar juego de pared y superar al adversario.
  34. 34. 36Diciembre-2013 nº 214 Conceptos varios. Algunos conceptos que se pueden ir añadiendo - No llevar adversarios a zonas útiles ocupadas por compañeros desmarcados. - Profundidad y amplitud: estiramiento profundo, lateral o diagonal. - Ganar la posición al rival para aprovechamiento del balón. - No relajamiento de los defensas tras acoso y despeje. - Evitar falta de atención en el segundo palo en segunda jugada tras rechace lateral. - Conducción de balón en dirección al centro entre dos rivales para generar movimiento de ambos y aparecer línea de pase a compañero. - La libertad ofensiva debe estar basada en la seguridad defensiva. - Es interesante que cada entrenador, tras la observación del juego y su análisis, siga acumulando “sus” conceptos del juego para poder discutirlos y transferirlos a los diferentes componentes de su equipo. - La riqueza en el conocimiento de los diferentes conceptos, y el posterior desarrollo de los mismos en el juego, permitirán una mejor aplicación de la táctica tanto individual como colectiva. El entrenamiento de la táctica colectiva. Metodología Independientemente de la metodología de entrenamiento en general que se aplique en el trabajo de un equipo, vamos a tratar solamente del trabajo específico a realizar para la obtención del dominio por parte del grupo de una eficiente táctica colectiva. Señalar algunas de las consideraciones generales que se tendrán en cuenta para la planificación de los trabajos a realizar: - Tipo de equipo. Plantilla. Competición. Finalidades, etc. - Medios de entrenamiento. - Análisis para la selección de la formación o colocación de los jugadores y táctica a desarrollar. - Objetivación del entrenamiento. - Metodología: por líneas, entre líneas, juego de conjunto - Colocación: zona de iniciación, zona de creación, zona de finalización. - Movimientos, evoluciones, acciones conjuntas. - Fundamentos de los sistemas: concentración en el juego, Juego con y sin balón, equilibrio. - Progresión. Variantes. Correcciones. - Fases para el análisis de resultados: Entrenamiento-Partido-Entrenamiento.
  35. 35. 37Diciembre-2013 nº 214 Objetivo El entrenamiento debe servir para que los jugadores conozcan los movimientos tácticos a realizar desde las diferentes colocaciones en el campo, en las diferentes situaciones de juego, de forma armónica y coordinada, en la competición. Características Según los objetivos parciales de cada entrenamiento, el tipo de ejercicio será diferente y las características generales resumidas serán: entrenamiento progresivo en diferentes zonas de juego; entrenamiento en diferentes situaciones de juego ajustado a las características de los jugadores de la plantilla relación con los compañeros, movimientos respecto a compañeros, adversarios y situaciones en el terreno de juego; interceptación de las posibles relaciones entre los adversarios; articulación en las diferentes zonas de juego y en la relación entre ellas, diferentes opciones ante una misma situación; ocupación racional y equilibrada de las zonas de juego útiles en cada momento; preparación de la ocupación de las zonas inútiles que se pueden convertir en útiles para la anticipación en su ocupación; producción de sinergismo en las tareas individuales; ahorro de energía física debido al ordenamiento; aproximación a las situaciones de competición; experimentación de las diferentes tácticas a desarrollar; adquisición de ritmo de juego; orientación del equipo en el juego. Exigencias Establecimiento de reglas. Perfeccionamiento en el trabajo individual y en el de grupo. Distribución del terreno de juego en zonas, tanto en el plano longitudinal como transversal. Establecer misiones tácticas sin coartar las iniciativas y capacidades de los jugadores. Misiones tácticas ofensivas, defensivas y en transición. Combinar las diferentes misiones tácticas. Solicitar comprensión del juego por parte de los jugadores. Inculcar actitudes positivas. Concentración en el juego. Buscar accesibilidad y agresividad en la ejecución de los trabajos en el entrenamiento. Ritmo de juego. Habituarse a la mecanización. Establecer coordinadores internos en los jugadores, bien por posicionamiento en el campo o por alto conocimiento y dominio de las misiones táctica. Valoración de los resultados del entrenamiento y la competición. Crear una guía. Establecer parámetros de análisis del juego y su valoración. Beneficios o resultados Conocimiento de las misiones tácticas por parte del jugador por posición y situación de juego, tanto en el aspecto ofensivo como defensivo y de transición. Creación de una cultura de responsabilidad y solidaridad. Creación de una mentalidad colectiva. Utilizar el movimiento como medio de comunicación. Sincronización global del equipo. Conocimiento colectivo de los objetivos y forma de conseguirlos. Rentabilizar los esfuerzos físicos. Descubrimiento de varias opciones tácticas ante una misma situación. Perfeccionamiento del juego de equipo. Confianza en el rendimiento de competición. Consideraciones Planificación de los entrenamientos. Motivación de los jugadores. Relación y confianza entre entrenadores y jugadores. Participación de todos. Idoneidad del tipo de entrenamiento. Entendimiento y comprensión en la transferencia. Unificación de lenguaje. Previsión de conflictos y forma de solucionarlos.
  36. 36. 38Diciembre-2013 nº 214 El entrenamiento de la táctica colectiva dirigida al partido El entrenamiento de la Táctica Colectiva debe ser continuo, iniciándose en la pretemporada y manteniendo su práctica hasta el final de las competiciones. Entendiendo que los diferentes entrenamientos han surtido efecto y que los componentes de la plantilla conocen más o menos los desarrollos tácticos a partir de diferentes modelos de formación, se trata de que antes del partido se seleccione por parte del entrenador la formación y la táctica a emplear, teniendo en cuenta la competición, el partido a disputar, las características de su equipo, las del adversario y la influencia de los diferentes parámetros que pueden incidir en la mencionada selección. Vamos a tratar una semana de entrenamiento, específicamente en la parte que concierne al entrenamiento de la táctica colectiva. No obstante, entiendo que con el fin de que el desarrollo de la táctica colectiva sea lo más sencilla en su comprensión y de más fácil adaptación al grupo, el entrenador otorgue importancia e inculque en sus jugadores lo importante que es mantener el equilibrio adecuado en cualquier tipo de entrenamiento en que participe más de un jugador del mismo equipo. Frecuentemente se da la circunstancia de que en los ejercicios con objetivos plurales en los que se han incluido diversas variables o reglas, con el fin de obtener beneficios específicos o concretos, se pierden en su ejecución los aspectos fundamentales del desarrollo del juego, como son la concentración en el juego y el movimiento con y sin balón para mantener el equilibrio debido. Se deben trabajar las particularidades y los temas específicos que se estimen oportunos, pero hay que tener el hábito de recomponer constantemente el equilibrio del grupo. Es muy importante saber equilibrar desde el desequilibrio, para ello es conveniente entrenar partiendo de situaciones desequilibradas voluntarias que se pueden dar en la competición y habituar a los jugadores a encontrar el equilibrio mediante movimientos coordinados. También se da el caso, precisamente por la complejidad del juego del fútbol, de que en ocasiones no se tiene clara la selección de la formación y su desarrollo táctico hasta muy entrada la semana. De ahí que es conveniente manejar convenientemente dos o tres tipos de formación y desarrollo táctico colectivo. Pretender dominar más tipos puede ser perjudicial para conseguir la mecanización. De todas formas, el conocimiento de los conceptos del juego facilita cualquier desarrollo táctico, tanto individual como colectivo. El entrenamiento específico para el partido Se considera una semana normal en temporada con cinco sesiones en cinco días, habiendo jugado el domingo de la semana anterior y siendo el próximo partido el siguiente domingo. Lógicamente, se va a tratar la parte concerniente al desarrollo táctico colectivo. El día de descanso será el jueves. Lunes: Repaso al partido celebrado el día anterior. Utilizar los medios más adecuados para el análisis del juego en el partido. Detección de errores individuales y colectivos. Señalar los aspectos que se han trabajado correctamente y valorarlos debidamente. Comunicación bidireccional en todos los casos. Maximizar los aciertos y minimizar los errores, sobre todo si han causado consecuencias negativas, pero no enmascararlos. Salvo en caso de gravedad por frecuencia en un error determinado, poner más énfasis en errores que no hayan tenido consecuencias negativas, por ser mucho más cómoda su recepción y, por lo tanto, también su percepción y más tarde la aceptación de las acciones correctoras. Prever y anotar un plan de acciones correctoras.
  37. 37. 39Diciembre-2013 nº 214 Martes: Realización de ejercicios específicos para mejora de la táctica individual y colectiva. Se puede hacer algún tipo de trabajo integral con preferencia táctica (dependerán del objetivo de mejora previsto). Trabajo de líneas o entrelíneas específico. Miércoles: Analizar previamente las características del adversario, entendiendo que las de nuestro equipo son ya conocidas. En la parte que corresponda al partidillo, señalar los tipos de formaciones que se quieren emplear. Algunas consideraciones sobre la táctica a emplear por cada uno de los equipos. Recordar los puntos débiles que se muestran en el juego y enfatizar los aspectos positivos que se están comprobando en el mismo. Durante el entrenamiento advertir de los errores que se están cometiendo si éstos son graves, intentando parar lo menos posible. Si observamos que el número de paradas va a ser excesivo, es mejor anotar los errores y trabajarlos posteriormente de manera monográfica. Aprovechar los descansos del partidillo para efectuar las correcciones debidas. Practicar las sustituciones entre jugadores, para ver las diferentes evoluciones de los equipos y valorarlas. Mantener alta la motivación. Al final, realizar alguna corrección si es necesaria, pero sin excederse, minimizando los errores y felicitando por los aspectos positivos observados. Procurar que la retirada a vestuarios sea en ambiente positivo. Jueves: Análisis por parte del grupo de entrenadores, diagnóstico y selección de la formación y desarrollo táctico a poner en práctica, con las lógicas dudas que pueden existir en que aquella sea definitiva, bien por la complejidad que entraña en sí misma o por la selección idónea de jugadores para su eficacia. Se selecciona como mucho un par de tipos de formación y táctica a emplear y se planifica el trabajo para los dos días posteriores. Viernes: En la parte de trabajo correspondiente a la forma que se desea plantear el próximo partido se hacen comprobaciones prácticas con la(s) formación(es) seleccionada(s) y el desarrollo táctico correspondiente, y se analizan los resultados. En todo momento, práctica de comunicación, tanto del entrenador con los jugadores como de los jugadores entre ellos. Fomentar la práctica de la comunicación. Poner énfasis en el cumplimiento de los conceptos de juego preferenciales o que se conoce son más difíciles de “digerir” y por tanto de ponerlos en práctica con eficacia. Es recomendable en la composición de los equipos que uno de ellos se aproxime al que puede ser titular en el próximo partido.
  38. 38. 40Diciembre-2013 nº 214 Quizás es perjudicial para la solidaridad del grupo, pero los componentes del mismo lo tienen asimilado, es perjudicial si todas las semanas son los mismos. Comprobar que los jugadores del equipo, no solamente los posibles titulares, hayan entendido tanto la formación como el desarrollo táctico deseados. Limar las asperezas que hayan podido generarse en la transferencia y recepción de mensajes. Sábado: Colocación de los jugadores elegidos sobre el terreno de juego, según el tipo de formación que se ha seleccionado. Atención del resto de compañeros. Desarrollo táctico, andando o a ligero trote, tanto en el aspecto defensivo como ofensivo, según diferentes situaciones de juego. Advertir de posibles sucesos que pueden ocurrir en el partido, que se conocen por experiencia, y forma de resolverlos. Animar y felicitar los aspectos que se comprueban van dominando y corregir los ligeros errores que se puedan cometer. Hacer los cambios de jugadores que se estimen oportunos y los cambios de formación y táctica, en caso que existieran dudas. También se pueden trabajar dos sistemas y dos diferentes tácticas: uno preferencial de inicio y otro por si hay que variar durante el partido. Prever que se puede quedar en inferioridad o superioridad numérica y advertir qué sistema y desarrollo táctico será casi con toda seguridad el que se seleccione sobre la marcha. Es conveniente que estos sistemas y tácticas hayan sido entrenados durante el período de aprendizaje, y los sábados simplemente se recuerden los factores más importantes a tener en cuenta. Es importante que en este entrenamiento táctico queden disipadas, por los menos teóricamente, las dudas que puedan tener los jugadores. Fomentar la comunicación. Soy amigo de realizar este trabajo en la primera parte del entrenamiento, incluso antes del calentamiento, con la mente fresca, para posteriormente realizar un entrenamiento de entretenimiento y diversión. Finalizar el trabajo específico táctico en el convencimiento de que si el trabajo se realiza de forma correcta y teniendo en cuenta nuestras características y las del rival, el éxito estará cerca. Elevar la autoestima y la motivación. Charla pre-partido sobre la táctica colectiva Objetivo: La charla pre-partido tiene como finalidad el recordatorio de la forma en que se desea desarrollar la táctica colectiva del equipo, señalando las pautas a seguir para conseguir la eficacia de la misma. Metodología a seguir: Es recomendable, en la medida de lo posible, reunir las siguientes condiciones: - Puesto que el objetivo es que sirva de recordatorio sobre el comportamiento a seguir en el partido a disputar, se entiende que la hora de la charla colectiva, debe ser próxima a la de la de la celebración
  39. 39. 41Diciembre-2013 nº 214 del mismo, con la finalidad de evitar al máximo, distracciones intermedias entre la charla y el juego, como pueden ser visitas de amigos y familiares, conversaciones y atenciones a cosas ajenas al tema de nuestro interés, etc. Tal y como está el fútbol, sobre todo a nivel profesional, se pueden encontrar “ruidos” que alteren la atención y concentración en las tareas a realizar. - De la misma forma, el lugar en el que se desarrolle la charla, debe estar aislado de “ruidos” que alteren la concentración en ella, para lo que es importante realizarla en una sala aislada, amplia, cómoda, sencilla sin entradas y salidas de personal “ajeno” a la recepción de las consignas. - Y al decir “ajeno”, también destacaría que es interesante que no se encuentren en la misma, personal, aunque pertenezca al club, no habitual o cuya presencia pueda alterar la atención, tanto del entrenador como de los jugadores. Sería conveniente que solamente participaran los directamente afectados, entrenadores y jugadores, además de en todo caso el delegado de equipo, como auxiliar para cubrir las necesidades puntuales que se tengan. La presencia de personas no habituales, también producen “ruidos”. - Se entiende que durante la semana, se han analizado y estudiado, bien con los medios tecnológicos habituales (películas, DVD, analizadores de imágenes, etc.) y/o mediante el trabajo en el terreno de entrenamiento, las características propias y la de los rivales, por lo que bastaría con un atril y bloc grande para presentar la forma que se desea desarrollar la táctica colectiva. Se debe contar también con una pizarra auxiliar, para la aclaración de los de temas dudosos y/o puntuales. Utilización de lápices de colores para facilitar la claridad en la transferencia de la información. - La transferencia será breve, concreta y concisa en cada una de las consignas, para lo cual estará perfectamente estudiada y prevista, habiendo siendo analizada previamente por el informador, para poder dar respuesta a las preguntas y dudas que se puedan suscitar. El mismo entrenador ha tenido que hacerse y responderse a las preguntas que la exposición de su plan, pueden suscitar entre los jugadores, tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Anticiparse y preparar es una de sus responsabilidades. Amante, si se puede, de las consignas tipo telegrama. Al final de la charla, la forma en que se quiere desarrollar la táctica colectiva, no debe ofrecer dudas. Otra cosa es que posteriormente se pueda desarrollar la misma, debido a las dificultades que ofrece el adversario. Contenido: - Dar o confirmar la alineación inicial y el listado de los que ocuparán la zona de sustitución. - Confirmar la táctica colectiva que se desea emplear en el partido. - Informar lo que se estime conveniente de los puntos fuertes y débiles del rival, informando de la forma que se van a contrarrestar los primeros y aprovechar los segundos. - La idoneidad de facilitar la alineación del rival o no y de los puntos fuertes y débiles, debe ser analizada y estudiad por el entrenador y sus colaboradores antes de la charla. Un exceso de preocupación por el rival puede ser mal interpretada por los jugadores. Buena selección de la parte que interesa comunicar. - Transferir la forma en que deseamos desarrollar la táctica colectiva, de forma clara y concreta, pasando por todos los jugadores e informando de lo que se desea y espera de cada uno de ellos en beneficio del grupo. - Muy interesante que el entrenador haya analizado aquellos errores que son más fáciles de cometer por el ser humano, por su condición de tal, incluido él mismo si participara en el partido, para prever que los mismos se eviten.
  40. 40. 42Diciembre-2013 nº 214 - Ejemplos: · Falta de atención en los jugadores lejanos al balón y al juego. · Relajamiento temporal tras despeje de balón en defensa. · Anulación de fueras de juego del rival desde los laterales. · Quedarse lamentando errores cometidos o no logros de éxito, sin volver a situaciones primitivas. · Mala orientación corporal por excesiva atención solamente en el balón y no compartido con otros elementos del juego: rival, distancias, situación en el campo, etc. - Advertir de la posibilidad, para evitarlos en el equipo propio y poder sacar provecho de los que cometa el adversario. - Recordar que en el fútbol el buen uso y aprovechamiento de los pequeños detalles, aproximan al éxito. - En la presentación hacer referencia a lo entrenado y conocido, al mismo tiempo de transferir la seguridad en la capacidad de realización de lo seleccionado, recordando principalmente los logros conseguidos anteriormente tanto a nivel individual como colectivo. - El léxico utilizado debe ser el habitual de la fase preparatoria y de entrenamiento. Interesante el tema de conceptos de juego y la utilización de frases cortas y con mucho contenido, puesto que facilitan la transferencia, la comprensión y el entendimiento. El lenguaje no debe generar dudas en los componentes del grupo. - Aclaración de las dudas, que deben ser mínimas si el equipo está entrenado y habituado a la comunicación, tanto en la actuación individual como tal o en la inter-relación con otros compañeros en el desarrollo colectivo. Exposición, por parte de los jugadores, de los aspectos que no quedan claros o puedan causar interferencias en el trabajo colectivo. - El tiempo en el que los jugadores cambian de vestuario, toman masaje, realizan el calentamiento, etc., puede ser aprovechado para dar consignas individuales que refuercen las transferidas en la charla colectiva, sobre todo a aquellos jugadores en los que se ha observado la generación de alguna duda o por la importancia de algunas consignas preferenciales. También para estimular a los más introvertidos, y/o a los de más autoridad, para que ayuden y animen, durante el partido y desde el interior del campo, a aquellos en el desarrollo táctico. - Ser observadores y conocedores de la particularidad de algunos jugadores a la hora de recibir la información. Se puede pecar de exceso o de defecto de información. La experiencia debe utilizarse como consejera en cada caso. - A la hora de salir al campo, recordar las tres o cuatro consignas más importantes, como hablar y corregir el de atrás al de adelante, volver a situaciones primitivas, solidaridad y trabajo en grupo, confianza y seguridad en la táctica seleccionada, etc. Observaciones: Las particularidades del grupo, la situación anímica de los jugadores, la predisposición a recibir la información del momento, las circunstancias de competición, los últimos resultados, el estado anímico, etc., deben ser en ocasiones parámetros a tener en cuenta para la duración de la información, la forma de transferir, el tono a utilizar, etc. Es interesante en momentos puntuales de la transferencia intercalar algún tema jocoso que haga mantener un poco la alegría, con el fin de evitar que la charla sea completamente rígida e inflexible. Importante conseguir mantener la atención tanto del entrenador como de los jugadores, para lo que es necesaria la concentración en lo que se está transfiriendo, habituarse a explicarlo con sencillez y naturalidad y utilizar diferentes tonos de voz, de forma de evitar la monotonía. La seguridad que ofrezca el entrenador en la transferencia es básica para la credibilidad de los jugadores.
  41. 41. 43Diciembre-2013 nº 214 Dirección táctica colectiva durante el partido Señalamos la forma aconsejable de actuar el entrenador desde el banquillo, en relación con la dirección táctica colectiva, durante el desarrollo del partido. Metodología a seguir: - Seleccionados previamente los jugadores de mayor talento táctico y aquellos que por su posición, pueden ser los primeros ayudantes en el campo en la transferencia de las informaciones. - Atender a la ubicación del banquillo en el campo y comprobar si existen irregularidades o diferencias respecto al banquillo del rival. - Analizar las posibilidades que existen de transferencia, para seleccionar la mejor posible. - Seleccionar el lugar a colocarse dentro del banquillo para un mejor desempeño de sus funciones de transferencia, corrección o ratificación. - Se puede contar con ayuda externa desde una situación con mejor panorámica de juego que desde el banquillo, pero entiendo que el entrenador debe habituarse a “ver” el juego desde el banquillo y por experiencia, ser capaz de analizar aquel con bastante exactitud. No olvidar que también los jugadores juegan a ras de suelo y desde esa situación, deben de buscar el desarrollo eficaz de la táctica. - En la actualidad, se utilizan incluso equipos de nuevas tecnologías y analistas del juego como colaboradores del entrenador, para trabajar con ellos en los descansos del partido, además del empleo que se le da posteriormente en los análisis post-partido. - Evitar que los “charlatanes” que existen entre los acompañantes al banquillo, perturben la atención y concentración del entrenador en el juego, alejándose de su posición. - Dar consignas o establecer reglas de conducta para los componentes del banquillo, para evitar posibles malos entendidos. - En caso de utilizar ayudante(s) en el banquillo, procurar que el (los) mismo(s) se coloque(n) a su lado. - Cuidar los temas anteriormente expuestos, para que en el desarrollo del partido no existan “ruidos”. Forma de actuar: - Enemigo de que el entrenador no tenga que hablar en el banquillo ni tenga que corregir posiciones. - El entrenador por el privilegio que le concede el ser el responsable de la dirección táctica del equipo, conoce mejor que nadie sus deseos y por lo tanto las desviaciones que se están produciendo respecto a los mismos. - Por mucho que se haya entrenado y se conozca por parte de los jugadores la táctica a emplear, el propio desarrollo del juego y su complejidad, hace que los jugadores tengan que tomar decisiones, en muchas ocasiones arriesgadas, que lógicamente, se alejan de las previsiones. De ahí que el entrenador debe estar muy atento al juego. - “Jugar al fútbol es muy difícil y jugar bien es un milagro” es una expresión jocosa de un compañero. - Frase frecuente de los jugadores: “desde fuera se ve fácil, pero desde dentro es difícil hacer”. Y efectivamente esa es la realidad. Por eso, normalmente, la información del entrenador es mejor teóricamente. Su situación y su no necesidad de actuar con el balón, le concede una mejor visión en conjunto.
  42. 42. 44Diciembre-2013 nº 214 - El entrenador, por su responsabilidad, ha analizado y estudiado más el desarrollo táctico colectivo que cualquiera de sus jugadores. - Experto en visionar el juego, le debe permitir analizar rápidamente el desarrollo táctico de ambos equipos, diagnosticar, “ver” la situación real y actuar en consecuencia. - Para un acertado análisis, no debe “mirar” solamente a la zona donde se encuentra el balón, sino a todos los elementos que forman parte del juego y analizar las zonas útiles del momento de juego y de aquellas otras que se convertirán en útiles en breves momentos. Debe anticipar las posibilidades de nuevas situaciones de juego. Así como el jugador debe dominar el concepto de preparticipación, también el entrenador debe de dominar el mismo concepto. Este error de seguir solamente el movimiento del balón está bastante extendido. - Debe gozar de buena memoria fotográfica y utilizar gran campo de visión de juego. - Tratamiento adecuado de los datos recibidos, “viendo el todo” en su conjunto y ser capaz de llegar a conclusiones que permitan acertar en las decisiones a tomar, bien manteniendo lo previamente preparado para el partido o haciendo los cambios necesarios para una mejor resolución de los problemas que se plantean. - Familiarizarse con las distancias, los tiempos, las velocidades, las trayectorias de balón y jugadores, movimientos de bloques y todos aquellos factores que forman parte del juego. - La ocupación de las zonas de rechaces y las buenas disposiciones de los equipos son sencillas en los momentos de juego parado. Se percibe bastante bien el equilibrio de inicio. - Pensar en las posibilidades que existen de coberturas continuas en el aspecto defensivo con el fin de conseguir las interceptaciones y en las posibilidades de apoyos continuos con profundidad en el aspecto ofensivo con el fin de conseguir el gol. Coordinar dichas posibilidades. Importante aprovechar los momentos de balón parado para sacar ventaja inicial en el posicionamiento. - Capacidad para visionar donde nos hace “daño” el rival y donde hacemos nosotros al adversario. - Los jugadores recurren mucho a que desde el terreno de juego no se oyen las directrices del entrenador por los ruidos que se forman en el campo. Para contrarrestar dicha deficiencia, que en muchos casos es real, se puede habituar a que los jugadores miren hacia el entrenador cada cierto tiempo, para atender a las posibles señales que pueden partir de éste. Pueden considerarse momentos adecuados cuado el balón ha salido del terreno de juego. - Utilizar a los jugadores que previamente hemos seleccionado para la ayuda en la transmisión de las informaciones. - Utilizar a los más próximos al banquillo como receptores para sí mismos o transmisores hacia sus compañeros de las informaciones que se quieren facilitar. - La información, en la medida de lo posible, debe ser breve, concreta y concisa. Frases cortas o incluso vocablos. Debe existir una familiarización, para una mejor y más fácil comprensión, entre el transmisor y los receptores. Utilizar un “idioma” común. - Mucho cuidado en no estar dirigiendo todas las decisiones a tomar por los jugadores, puesto que lo único que se consigue es cortar la iniciativa de juego y limitar las posibilidades de éxito.
  43. 43. 45Diciembre-2013 nº 214 - No “perder” demasiado tiempo en discusiones entre los jugadores y el entrenador. Si no existiera comprensión momentánea, paliar el problema con alguna otra decisión transitoria e intentar tratar la solución definitiva un poco más tarde o a través de algún otro interlocutor de dentro del terreno de juego. - Antes de tomar decisiones de realización de cambios respecto a las previsiones, pensar bien las mismas, de forma que en el momento de transferirlas no se demuestre ningún síntoma de duda. Al jugador hay que transmitirle seguridad con la decisión adoptada. - Demostrar en todo momento motivación por parte del entrenador si se quiere mantener la de los jugadores. Dirección táctica colectiva durante el descanso Intentamos describir la actuación del entrenador del equipo en el descanso del partido en relación con la dirección táctica colectiva. Metodología a seguir: - El entrenador durante el discurrir del partido, ha ido almacenando con una referencia concreta aquellas observaciones que ha considerado necesarias recordarlas y verterlas en el descanso del partido. - Las desviaciones manifiestas y repetitivas respecto a las previsiones estarán archivadas con su referencia preferencial. - El entrenador debe gozar de buena memoria para recordar las acciones tanto exitosas como negativas y administrarlas según la conveniencia, con el fin de conseguir el bien del grupo. - En el recorrido desde el banquillo, debe ir organizando en su mente, la administración de la información que debe tratar en el vestuario. - Pensar lo que esperan los jugadores del entrenador en cuanto a la forma de dirigirse a ellos por las diferentes circunstancias en que se ha desarrollado el primer tiempo. - Cuidar del tono y forma de dirigirse a los jugadores, no sea que exista un rechazo previo para la recepción. - Contar con un lugar adecuado para la charla en el vestuario. - Solicitar reposo y atención. Evitar al máximo los “ruidos” que se pueden crear entre todas las personas que están dentro de un vestuario. - En la actualidad se está iniciando a utilizar equipos de nuevas tecnologías para la información mediante visionado. Considerando que el tratamiento adecuado de los datos conseguidos mediante el visionado, ayudan a confirmar o no los considerandos del entrenador, estimo que si el visionado es para demostrar un aspecto negativo a un jugador determinado y por lo tanto no dejarle lugar a la duda que le dejaría simplemente la observación verbal, puede ser perjudicial para su rendimiento en el segundo tiempo. - Dejar descansar y recuperar durante un rato al equipo en general, momento que se pude aprovechar para decir alguna cosa puntual a algún jugador determinado. - No olvidar de mencionar las acciones de aspectos positivos que se hayan realizado. La administración del cuando las de aspecto positivo y cuando las del negativo será variable y en función de diversos factores: Resultado del momento, tipo de competición, estado anímico de los jugadores, discurrir del partido, etc. El entrenador debe administrar la información en cada caso con el fin de conseguir la mejora general. - Entiendo que es interesante que también los del banquillo estén presentes en el vestuario en el descanso. Si alguno de ellos ha de entrar en sustitución, se le indicará su forma de participación en el desarrollo táctico colectivo y comenzará el calentamiento físico.
  44. 44. 46Diciembre-2013 nº 214 Forma de actuar: - En caso de sustitución por razones técnicas, indicar la misma, primeramente y personalmente en privado, al jugador objeto de sustitución. Animarle y no señalarle ningún aspecto reprobable en cuanto a su actuación. - Señalar los cambios de jugadores en el caso que se vayan a realizar, indicándoles su misión dentro del desarrollo de la táctica colectiva. - Distinguir entre los errores puntuales o individuales que se hayan podido producir y los repetitivos en el aspecto colectivo. - Realizar correcciones en las acciones que no ha habido consecuencias negativas. En las que ha habido, mucho cuidado a la hora de la comunicación, sobre todo en las de orden individual. - Señalar con claridad el tipo de formación y desarrollo táctico que se desea para el segundo tiempo. - Fortalecer los aspectos positivos que se han realizados y que so capaces de hacerlo. - Solicitar atención y concentración para eliminar los errores que se pueden producir. Entiendo que hay que hacer mucho énfasis en este tema, puesto que la mayoría de los errores se cometen por falta de atención o despistes puntuales. - Advertencia, sobre todo a los ayudantes del campo (jugadores), de las posibilidades que puede haber de cambios de tipo de formación y táctica. Solicitar atención especial si existen previsiones de cambio en función de lo que puede pasar en el campo. - Amigo de regresar los del calentamiento al vestuario, para un repaso o recordatorio rápido con todos presentes, del tipo de formación, desarrollo táctico y aclaración de dudas. - Hacer comentarios positivos a los jugadores más introvertidos y “exigir” a los de mayor peso específico o “autoridad” moral en el grupo, la “obligación” de mantener la motivación hasta el final del partido. Dirección táctica colectiva post-partido Simplemente, se van a indicar las dos o tres cosas que se pueden comentar tras el partido en relación con la táctica colectiva. Metodología a seguir: - No es el momento propicio para hacer consideraciones profundas sobre la forma y modo en que se ha desarrollado la táctica colectiva, pero si se pueden realizar puntuales comentarios. - Felicitar al equipo si las consignas más o menos han sido cumplidas. - Animar y avisar que los análisis y soluciones ya se comentarán y realizarán durante los próximos entrenamientos. - Administrar bien la información temporal que se tiene y utilizar la misma, con talento, si es necesaria a nivel individual o pequeño grupo. - Recordar algún caso concreto, si es necesario, a nivel individual, para que el jugador nos recuerde en el próximo entrenamiento. - Si el resultado ha sido negativo, no profundizar más en el mismo, sino dejar los comentarios para la semana. - Aclarar cualquier tipo de duda que pueda(n) tener el(los) jugador(es). - Intentar seguir motivando al grupo. - Habituar a que los jugadores hagan análisis de la táctica desarrollada tanto a nivel individual como colectivo, pero tranquilamente y en su domicilio. Sin prisa y cara al próximo entrenamiento. Buscar la inter-comunicación.

×