Training Fútbol 208
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Training Fútbol 208

on

  • 380 views

 

Statistics

Views

Total Views
380
Views on SlideShare
377
Embed Views
3

Actions

Likes
1
Downloads
39
Comments
0

1 Embed 3

https://twitter.com 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Training Fútbol 208 Training Fútbol 208 Document Transcript

  • Prohibido cualquier tipo de reproducción total o parcial de los textos sin la autorización expresa y escrita del editor. 3 EDITA: JECUPI MAQUETACIÓN: TRAINING FÚTBOL PUBLICIDAD: TRAINING FÚTBOL, departamento propio DEP. LEGAL: VA - 94/1996 ISSN 1577-7480 MARCA REGISTRADA Dirección Jorge Guillén, 8 47400 - Medina del Campo VALLADOLID • Telf. 983 81 13 41 Página Web: http://www.trainingfutbol.com E-mail revista: revista@trainingfutbol.com E-mail director: jecupi@trainingfutbol.com DIRECTOR JESÐS CUADRADO PINO COMITÉ TÉCNICO V¸CTOR FERN˘NDEZ BRAULIO BENITO FLORO SANZ JUAN MANUEL LILLO D¸EZ FERNANDO V˘ZQUEZ PENA JORGE D´ALESSANDRO DI NINNO MIKEL ETXARRI SASIAIN JESÐS CUADRADO PINO FERNANDO NAVARRO VALDIVIELSO ANTONIO RAYA PUGNAIRE MANUEL FERN˘NDEZ POMBO JUAN JOSÉ GARC¸A LAVERA ANTONIO GALINDO RINCŁN MANUEL LŁPEZ LŁPEZ JOSÉ CARRASCOSA OLTRA Dr. PEDRO GUILLÉN GARC¸A Dr. RICARDO JIMÉNEZ MANGAS JESÐS OREJUELA RODR¸GUEZ ALFONSO M. VARAS GARC¸A TRADUCTOR-INTÉRPRETE FRANCISCO JAVIER YEPES GONZ˘LEZ N ú m e r o 2 0 8 - J u n i o 2 0 1 3
  • 4Junio-2013 nº 208 Trata todos los temas relacionados con la metodología del entrenamiento en el Fútbol: Preparación Física Preparación Técnica Preparación Táctica Preparación Psicológica Metodología y Organización Tests de Evaluación del Entrenamiento Biomecánica Aprendizaje Motor Pedagogía Aplicada Fisiología del Esfuerzo Físico Medicina Deportiva Dietética… En cada uno de los números presentamos artículos actualizados de prestigiosos técnicos relacionados directamente con los temas a tratar, tanto nacionales como extranjeros. Nuestra pretensión es servir de "vehículo de apoyo" en el reciclaje técnico para entrenadores, preparadores físicos, médicos del deporte, técnicos de fútbol en general, estudiantes de los diversos niveles para entrenadores, futbolistas y aquellos aficionados que sientan la belleza de este deporte y que quieran comprenderle mejor. INFORMACIÓN PARA SUSCRIPCIÓN: En la última página encontrará el boletín de suscripción. PUBLICACIÓN DE EXCLUSIVO CARÁCTER TÉCNICO QUE SE EDITA CON PERIODICIDAD MENSUAL
  • SU M A R I OSU M A R I O Número 208 Junio 2013 8 7Editorial Recopilación de conceptos en nuestras conversaciones sobre fútbol. Miguel Ángel Portugal, César Luis Menotti, Marcelino García Toral, Eduardo Domínguez Lago, Ángel Cappa, Carlos Queiroz, Jorge D’Alessandro, José María Amorrortu, Miguel Ángel Lotina, Santiago Coca, Francisco Seirul’lo, Ismael Díaz Galán, Mikel Etxarri, Xabier Azkargorta, Juan Manuel Lillo, Francisco “Pacho” Maturana, Raynald Denoueix, Rafa Benítez, Eusebio Sacristán, Javier Aguirre. Aprendizaje de habilidades tácticas. José María Buceta. 18 Munich: el gran reto para Guardiola. Juan Salvadores Canedo. 26 Firma invitada. 41 Tarea de entrenamiento: “Pasar entre conos para buscar gol” 48 Contenido de nuestro próximo número. 50 Desarrollo para jugar en 4-2-3-1 con contraataque. César Adolfo Sánchez Maquieira. 32 Curso de especialista en táctica y dirección de equipos de fútbol. 42
  • 6Junio-2013 nº 208
  • Jesús Cuadrado Pino DIRECTOR Entrenador Nacional de Fútbol (Nivel III). Máster Profesional en Fútbol. Especialista en Táctica y Dirección de Equipos de Fútbol (CESFÚTBOL). Especialista en Alto Rendimiento Deportivo por la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en A. R. D. por el C. O. E. Técnico Deportivo Superior. Director y Profesor del Máster Profesional en Fútbol para Entrenadores Nacionales (CESFÚTBOL). ¿Cuántas ligas dentro de la Liga? Con la aparición del poder del Barcelona y el Madrid, tanto en presupuestos como calidad de jugadores, se comenzó a hablar de dos ligas dentro de nuestra liga: la de estos dos equipos y la del resto de equipos de Primera División. Esto, en lo que se refiere a los medios de comunicación supone una falsedad porque se trata de una misma liga. En lo que atañe a los equipos supone un acto de mediocridad por el conformismo de quedar terceros. Pero es que, además, si observamos la clasificación, y a tenor de los resultados, podríamos concretar que se han producido no dos, sino tres ligas. Una es la liga del Barcelona, que ha sacado nada menos que quince puntos al Madrid. Otra es la del Madrid, pero menos, porque sólo saca nueve puntos al Atlético de Madrid, que es tercero. Y queda otra tercera liga para el resto. Barsa y Madrid, estilos opuestos Las estructuras y planteamientos de los dos equipos más fuertes de nuestra liga, Barcelona y Madrid, son diametralmente opuestos. Son antagonistas en su estructura, en el desarrollo de su cantera y en el modelo de juego de sus primeros equipos. La cantera del Barcelona trabaja con una metodología de entrenamiento adaptada a las diferentes etapas de edades y aplicando tareas bien diseñadas con una coordinación eficaz de todos los técnicos, mientras que la cantera del Madrid se basa únicamente en tener equipos en todas las categorías y entrenar cada uno de ellos como a su respectivo entrenador le parezca oportuno (como ocurre en casi todos los clubes). Para su primer equipo, el Barsa tiene un modelo de juego bien establecido y basado en una metodología de trabajo que afianza su forma de jugar en cada sesión de entrenamiento, ellos lo llaman tareas preferenciales simuladoras. El Madrid no tiene modelo ni estabilidad ni juego, se forma cada año fichando a los más destacados del mercado internacional buscando la suma de jugadores, no su coordinación; esto le basta para estar arriba en el fútbol doméstico y ganar muchos partidos internacionales, pero no le llega para ganar títulos. Bajísimo nivel de entrenamiento La condición física es una herramienta importantísima al servicio del juego, significa la capacidad para poder ejecutar las acciones con efectividad. Analizando los entrenamientos y, consecuentemente, el rendimiento condicional de los equipos de nuestra Liga de Fútbol Profesional, se deduce claramente que el nivel de carga de trabajo es bajísimo, tanto en intensidad como en volumen. Se entrena poco y mal. Uno de los problemas llega de la mano de las “modas”. Hace poco todo el mundo presumía de hacer entrenamientos globalizados, y yo doy un gran valor a este modelo, pero la aplicación que casi todos hacen consiste en un revoltijo de trabajos con balón sin tener en cuenta los objetivos y ejercitando una carga mínima e insulsa. Recientemente llega otra moda: la “periodización táctica”, que cristaliza como marca de la casa en muchos de nuestros equipos. Este concepto (totalmente erróneo para mí en su definición y aplicación) nace con los portugueses Vítor Frade y Guilherme Oliveira, continúa en España con Rui Faria (preparador físico del Real Madrid) y termina por afianzarse aquí con Xavier Tamarit (ayudante de Pellegrino en el Valencia esta temporada, hasta que le sustituyeron por Valverde). Lo que explican en la teoría no es ninguna novedad porque es similar al entrenamiento estructurado del que algunos llevamos hablando hace bastantes años; lo que aplican en la práctica es un descalabro porque en las tareas jugadas no adoptan el nivel de carga necesario y, por otra parte, desprecian cualquier forma de entrenamiento analítico condicional, que es necesario en algunos casos para plasmar en los partidos esfuerzos de alta intensidad y buena recuperación entre esos esfuerzos. Estamos entrenando poco y mal. No hay carga adecuada en intensidad y volumen. La diferencia sustancial en las semifinales de la reciente Champions League entre los equipos alemanes, Bayern Munich y Borussia Dortmund (clasificados), y los equipos españoles, F. C. Barcelona y Real Madrid (eliminados), no estuvo en la técnica ni el talento de cada uno de los futbolistas, estuvo en la distinta capacidad física específica. Esa fue la clave fundamental. Se juega mal porque se entrena mal Es cierto que se hacen buenas jugadas ofensivas a balón parado (que la gran mayoría llaman, erróneamente, estrategia), se entrenan bien y hay mucha variedad. También observamos equipos que están bastante bien en la situación de defensa, buenos repliegues, coberturas y basculaciones. Los equipos se mueven más o menos bien para tapar y marcar. ¿Pero qué pasa en la situación de ataque? Esta es la asignatura pendiente. Casi todos hacen muy mal los movimientos individuales y colectivos atacantes, sencillamente porque casi nadie entrena el ataque. Se cree que el pase de gol aparece, y es cierto, pero se facilitaría más su aparición y, principalmente, la finalización con eficaces entrenamientos en la situación de ataque. Lo primero que se ve claramente es que todos los equipos, sin excepción, realizan un ataque indirecto en sus “partidillos” de entrenamiento: nadie golpea en largo, todo son pases medios, cortos o paredes. Sin embargo, en los partidos comprobamos que casi todos golpean en largo desde el portero y los centrales. Por otra parte, el entrenamiento del ataque necesita de tareas en las que se fijen unos objetivos de juego para que los jugadores las interioricen. Pero esto no se aplica nada bien en la mayoría de las ocasiones porque se confunde lo que es entrenar con balón, dentro de los modelos globalizado y estructurado, con un simple revoltijo de acciones sin análisis ni transferencia al partido. En general, se juega mal porque se entrena mal. jecupi@trainingfutbol.com editorial 7Junio-2013 nº 208 Reflexiones sobre nuestra liga
  • 8Junio-2013 nº 208 Conversaciones sobre fútbol Tras otro ciclo de conversaciones sobre fútbol con diversos técnicos en el que hemos tratado muchos aspectos sobre análisis del juego, táctica, metodología y dirección de equipos, presentamos una nueva recopilación al objeto de recapacitar sobre aspectos importantes. Siempre es bueno recordar ordenadamente lo leído para volver a reflexionar sobre ello y asentar mejor las ideas. Incluimos otra pausa antes de seguir con nuevas conversaciones con otros entrenadores y técnicos que nos muestren sus puntos de vista acerca de situaciones que atañen a nuestra compleja labor. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL) Recopilación de conceptos en nuestras conversaciones sobre fútbol Miguel Ángel Portugal, César Luis Menotti, Marcelino García Toral, Eduardo Domínguez Lago, Ángel Cappa, Carlos Queiroz, Jorge D’Alessandro, José María Amorrortu, Miguel Ángel Lotina, Santiago Coca, Francisco Seirul’lo, Ismael Díaz Galán, Mikel Etxarri, Xabier Azkargorta, Juan Manuel Lillo, Francisco “Pacho” Maturana, Raynald Denoueix, Rafa Benítez, Eusebio Sacristán, Javier Aguirre En sus conversaciones sobre fútbol con Jesús Cuadrado
  • 9Junio-2013 nº 208 Con Miguel Ángel Portugal… Jesús Cuadrado.- El rendimiento específico en fútbol contiene factores de índole diverso, incluyendo varias capacidades distintas: cognitivas, coordinativas, condicionales y psicológicas. Las capacidades cognitivas significan el desarrollo táctico. Considero que donde queda más camino por recorrer y donde existe más confusión es en la metodología del entrenamiento táctico. Miguel Ángel Portugal.- En todo juego hay un proceso motriz y otro inteligente. En el proceso motriz el entrenamiento está más controlado y definido, en el de la inteligencia a veces es más lento. Me gusta partir de tres conceptos: el primero es el del reconocimiento de la situación del juego por parte del jugador, el segundo es el de la orientación del jugador ante la situación del juego y el tercero es el de la resolución de la situación con la máxima eficacia. Si el jugador comprende este proceso, su rendimiento irá en aumento. Con César Luis Menotti… Jesús Cuadrado.- Está muy claro que en todos los partidos tenemos los mismos espacios para desarrollar el juego en general y para atacar en particular, independientemente de la dinámica de juego del equipo rival. Siempre contamos con la totalidad de la dimensión de cada terreno de juego, ya que el espacio que los contrarios nos quitan por delante nos lo ofrecen por detrás, y viceversa. Por consiguiente, estimo que encontrar espacios en la situación de ataque es cuestión de talento individual y de desarrollos colectivos eficaces. César Luis Menotti.- Así es, seguro que sí. Principalmente es un problema de distracción y de engaño. Si parto de una jugada desde el sector izquierdo con un lateral y pretendo ser agresivo y ofensivo siempre por la izquierda, evidentemente que me encontraré con todos los cierres que se producen porque la defensa siempre trata de defender su arco y el lugar del balón. Ahora bien, si yo estoy tocando por la izquierda y cambio de frente a la derecha, voy a encontrar por ahí un dos contra dos o un tres contra dos. Pero si luego sigo tocando y vuelvo a cambiar y sigo tocando... y no profundizo nunca, entonces eso sólo es una exhibición de toque, y eso es jugar mal. Si hay una gran acumulación de jugadores y los espacios están muy concurridos, siempre habrá un lugar en el campo que está vacío porque la cancha tiene siete mil metros cuadrados y corresponden setecientos metros cuadrados a cada jugador, por lo tanto, la totalidad de la cancha no se puede controlar en cada instante del juego. Con Marcelino García Toral… Jesús Cuadrado.- Ya que circulan por ahí diversas opiniones o criterios a la hora de establecer la defensa ante un saque de esquina del rival. ¿Cómo crees tú que se defiende mejor el córner: marcando por zonas en las cercanías de nuestra portería o asignando a cada uno de nuestros defensores un contrario concreto al que marcar?, ¿marcar hombre a hombre o marcar por zonas?
  • 10Junio-2013 nº 208 Marcelino García Toral.- La experiencia me dice que en esta situación se depende casi totalmente de la manera en que nuestros jugadores se sientan más confiados y seguros. Soy partidario de ambas formas de defensa ante un saque de esquina, pero lo que está claro es que la forma de defender nos la marca la eficacia que tengamos en estas acciones, y esto está relacionado con la confianza de nuestros jugadores defendiendo de una u otra manera, según sus aptitudes y actitudes. En general, y teniendo en cuenta lo que te acabo de comentar, si el equipo no se siente muy seguro defendiendo en zona los saques de esquina, suelo establecer un marcaje combinado en el que unos marcan al hombre y otros defienden en zona. Con Eduardo Domínguez Lago… Jesús Cuadrado.- Para el rendimiento específico que requiere cada partido de competición hay que lograr una buena interacción entre todas las capacidades: condicionales, técnicas, tácticas y psicológicas. ¿Qué tipos de tareas de entrenamiento sueles emplear para buscar esa interacción necesaria y lograr el rendimiento más alto posible? Eduardo Domínguez Lago.- Empleo tareas que desarrollen en cada jugador la capacidad de resolver los problemas específicos que se le plantean en las situaciones de juego. Debe entrenarse mediante situaciones que sean lo más parecidas posible a la actividad competitiva. Si el jugador está conformado por la estructura coordinativa, la estructura cognitiva y la estructura condicional, debemos plantear tareas de entrenamiento en las que estén presentes todas estas estructuras, aunque en cada una de las tareas pueda prevalecer una de ellas. De esta forma no nos alejamos de la exigencia y realidad de la competición, que constituye la carga de entrenamiento más específica. Con Ángel Cappa… Jesús Cuadrado.- Abunda mucho la confusión sobre el concepto de presión, o pressing. Principalmente se cree que la presión es un fin en sí misma y muchos tratan de aplicarla como si fuese un objetivo. La presión es una aplicación táctica, pero en todo caso es un medio para buscar ciertos objetivos de juego. No hay que jugar a presionar, sino que “hay que jugar a jugar bien con el objetivo de ganar”, aunque se utilice el pressing como una más de las aplicaciones tácticas empleadas por el equipo. Ángel Cappa.- Resulta que la presión se ha hecho muy popular y ahora casi todo el mundo juega para presionar, piensan que la presión es un objetivo. Sin embargo, tiene que ser al revés: hay que presionar para quitarle la pelota al rival y jugarla. No hay que jugar para presionar. Aparte de esto, ocurre que la presión la suelen hacer con la voluntad, y debe hacerse con inteligencia. Presionan al que tiene la pelota y no a los posibles receptores, lo que hace que el poseedor tenga varias opciones claras de pase y tengamos que estar corriendo continuamente sin lograr nada. Es necesario presionar al poseedor y a los posibles receptores. La presión no debe depender de la voluntad y del esfuerzo físico, tiene que depender de la inteligencia y de la acción bien coordinada.
  • 11Junio-2013 nº 208 Con Carlos Queiroz… Jesús Cuadrado.- Hablando de funciones básicas de los jugadores y de sus obligaciones para el buen funcionamiento del juego de equipo, se tiene en cuenta el concepto de que cuando el equipo propio tiene el balón todos somos atacantes, y cuando el balón le tiene el equipo rival todos somos defensores. Esto es así en términos generales porque también conocemos el principio fundamental de que cuando mi equipo tiene el balón y no puedo atacar me tengo que preparar para defender, y cuando el balón le tiene el equipo contrario y no puedo defender me tengo que preparar para atacar. Esto abre el análisis sobre si todos tenemos que defender cuando el rival ataca o es preferible que algunos jugadores no defiendan para que estén frescos cuando robamos el balón e iniciamos nuestro ataque. Carlos Queiroz.- Personalmente considero que cuando perdemos el balón todos los jugadores tienen que participar en las tareas defensivas, en términos generales. Lo que tenemos que hacer es establecer una coherencia colectiva adecuada para la calidad de los jugadores que tenemos, esto hace que las cosas sean más sencillas para el equipo en el momento de anticiparnos. El juego posicional y el juego temporal de los jugadores, unido a las decisiones que toman, tiene que proporcionarnos un buen equilibrio defensivo. Aunque todos los jugadores tienen sus obligaciones defensivas, hemos de tener en cuenta las características de cada uno. Un jugador quizás no pueda defender igual que otro, pero ambos tiene que contribuir desde su posición a la organización defensiva del equipo. Todos tienen sus responsabilidades en las tareas defensivas en función de sus aptitudes: más activas, más agresivas, más posicionales o más temporales, pero todos han de participar en la fase defensiva. Actualmente, con los medios de que disponemos, no puedo concebir que cualquier jugador tenga una disculpa ante cualquier circunstancia del juego. Para mí, jugar bien al fútbol es hacerlo bien en todas sus facetas. El equipo tiene que disfrutar cuando consigue un gol, pero también cuando impide un gol del rival. Con Jorge D’Alessandro Jesús Cuadrado.- En demasiados casos y equipos se comete el error de trabajar siempre en espacios reducidos. Se necesita la transferencia al espacio total de juego para buscar el verdadero rendimiento competitivo. Ya sé que tú tienes esto muy claro en tus conceptos y en tus métodos de trabajo. Pero ahora quiero plantearte algo muy concreto. ¿Qué te ofrece el espacio reducido? Jorge D’Alessandro.- En general, el trabajo en espacios reducidos gusta a todo el mundo. Para ti, como entrenador, el espacio reducido te da el control absoluto del jugador y es un test de técnica. Aparte de que nadie se puede escaquear. El dos contra dos, el tres contra tres, el cuatro contra cuatro, te proporcionan eso. También puede considerarse una buena adaptación al pase como protagonista total, porque en estos espacios yo utilizo unas reglas básicas de entrenamiento entre las que está el jugar raso. El pase es un protagonista principal en mis entrenamientos, y en el espacio reducido cada jugador toca el balón muchísimas veces.
  • 12Junio-2013 nº 208 Con José María Amorrortu Jesús Cuadrado.- En la base, en las edades de iniciación al fútbol, debe hablarse de formación y no directamente de entrenamiento. Aunque los dos términos tengan los objetivos de enseñar y preparar, lo cierto es que tienen matices diferentes. Además, deben tenerse en cuenta las diferentes fases de desarrollo de la edad biológica. José María Amorrortu.- Los procesos formativos y de entrenamiento tienen que adaptarse a la edad evolutiva. Debemos evaluar bien la edad evolutiva de cada uno. También hemos de tener muy en cuenta la capacidad cognitiva de los chicos, porque es muy diferente entre unos y otros a medida que van avanzando. Por lo tanto, el entrenador vinculado al fútbol de formación tiene que saber instruir y preparar a cada niño y a cada joven en función de estos dos parámetros: edad evolutiva y capacidad cognitiva. Con Miguel Ángel Lotina Jesús Cuadrado.- Los jugadores y las líneas lejanas al balón han de interpretar bien las acciones que deben realizar al perder el balón o al apoderarse de él. Por ejemplo, cuando perdemos el balón en posiciones de ataque adelantadas, los jugadores de la línea defensiva deben escoger entre adelantarse, quedarse frenados o replegarse. Han de valorar muy bien cada situación para actuar en consecuencia. Miguel Ángel Lotina.- Puede ocurrir que el rival nos coja la espalda detrás de nuestros medios centro y tengamos que hacer un repliegue en inferioridad. Ejemplo: sube nuestro lateral izquierdo y los medios centro adelantan su posición basculando hacia el balón para el apoyar el ataque, pero resulta que perdemos el balón y el rival que nos le ha robado se le pasa a un compañero suyo que aparece detrás de nuestros medios centro, además, este rival que ha recibido el balón de quien nos le robó cuenta con el apoyo de otro compañero que también ha ganado ese espacio. En ese momento estamos en inferioridad y tenemos que replegarnos. Los tres defensas que quedan en la línea tienen que replegarse hacia atrás en embudo, teniendo muy claro el concepto y sin dudas de ningún tipo. En este caso, los defensas no tienen que adelantarse para tratar de tapar a los rivales ni tampoco quedarse parados en línea, porque el rival con balón tiene espacio y tiempo para pensar y un pase interior nos rompe a todos. Ante esta situación de inferioridad numérica siempre hay que replegarse. Con este repliegue damos tiempo a nuestros medios centro para que bajen en ayuda. Pero siempre hay que tener en cuenta la distancia hasta a la que nos replegarnos, tenemos que valorar hasta dónde hacemos ese repliegue. Con Santiago Coca… Jesús Cuadrado.- Por una parte debe desarrollarse la técnica, por otra han de afianzarse los conceptos colectivos del juego en su conjunto y, por otra, hay que colaborar en el desarrollo integral a nivel humano. Estos pueden ser los tres pilares básicos del entrenador, o formador, inmerso en el fútbol de formación. Santiago Coca.- En el ámbito del fútbol base, además de ser un técnico capacitado para enseñar a jugar correctamente al fútbol, hay que ser un gran pedagogo y un psicólogo muy profundo. Mientras el niño practica el fútbol, va creándose su propio proyecto de vida. Proyecto de vida que no consiste solo en ser profesional del fútbol a los veinte años, sino en cómo ser persona mañana. Esto es inexcusable. Todos tenemos nuestro proyecto de vida. Todos estamos necesitados de ser más, de ser mejores personas hasta el final, al margen de que nos lo reconozcan o no. El fútbol representa un gran elemento educativo en las primeras edades porque ofrece al niño la oportunidad de una experiencia vital de primer
  • 13Junio-2013 nº 208 grado. Una cosa es el gesto técnico externo y otra cosa es lo que pasa por dentro del niño antes de contactar con el balón, porque tiene que pensar ante diferentes alternativas que se le ofrecen. Además del gesto técnico, debemos entrenar la inteligencia aplicada para tomar decisiones correctas. El niño debe entrenarse externa e internamente. Con Francisco Seirul’lo… Jesús Cuadrado.- Se entrena sobre las acciones concretas de cada especialidad deportiva, y en los deportes de equipo teniendo en cuenta las situaciones de juego pero sin valorar las características de cada uno de los jugadores. Es como si ya se considerarse, en cierta medida, la situación abierta para unas acciones colectivas concretas, pero no se considerase la situación abierta para cada jugador. Sigue sin tenerse en cuenta lo cognitivo de cada individuo. Francisco Seirul’lo.- Lo que sucede aquí es que el sujeto se somete a un proceso de aprendizaje global, porque se le arrastra a un determinado modelo construido con unas necesidades que el deporte tiene en ese momento. Se construyen expresiones específicas del movimiento que se convierten en hábitos motores. Se automatiza el gesto para después poder pensar. Pero si hemos automatizado el gesto y después pensamos, mal asunto. Los hábitos motores que se producen en los aprendizajes conductistas llevan a una forma de entender el deporte desde un punto de vista exclusivamente lineal. Cuando aparecen estímulos se producen respuestas necesarias en torno a cada estímulo. Hay una linealidad en los comportamientos para que una vez resuelta la situación haya una estrecha dependencia para que otra persona, en esa misma situación, desarrolle los mismos elementos y llegue a la misma situación final. Son situaciones lineales se dan en todos los deportes individuales. Con Ismael Díaz Galán… Jesús Cuadrado.- Desconfío totalmente de los entrenadores que prometen que trabajarán mucho y no indican ningún propósito más. Trabajar mucho es una obligación, una evidencia, se supone. Precisamente, los que prometen esto son los que menos trabajan, entrenan (mal), se duchan y se van a su casa hasta el siguiente entrenamiento. Ni planifican ni analizan ni preparan. Un entrenador capacitado y comprometido con su labor tiene que adquirir el compromiso y la responsabilidad de que, como indiqué antes, su equipo juegue bien al fútbol con el objetivo de ganar. La mejor vía para ganar es jugar bien y el mejor elemento para jugar bien es entrenar bien. No se trata sólo de entrenar mucho, principalmente se trata de entrenar bien. Ismael Díaz Galán.- Yo pienso que todo parte de la emoción. En nuestra relación con el juego nos han ido gustando más unos jugadores, equipos y entrenadores que nos han marcado y nos están marcando nuestro ideal de juego, que yo denomino estilo. A partir de esto y de nuestra formación, nos vamos creando una estrategia de actuación que incluye el modelo de organización dentro del campo (sistema
  • 14Junio-2013 nº 208 de juego) pero también fuera (metodología de entrenamientos, viaje, comunicación…). Todo esto es muy personal y conforma el gusto que cada uno tiene del fútbol. Otra cosa es jugarlo bien, y eso es diferente a los gustos e incluso al resultado. Eso tiene que ver con saber adaptar las respuestas adecuadas a cada momento y partido de la forma más eficaz. Eso lleva consigo entender la lógica del juego, mucha preparación antes, durante y después del entreno, del partido e incluso del propio hecho de decidir ser entrenador. Con Mikel Etxarri… Jesús Cuadrado.- Como he repetido muchas veces, el jugador es el dueño de la táctica (porque en el campo la táctica es toma de decisiones) y el entrenador debe ser un “facilitador” de esa táctica a través de planteamientos y de entrenamientos. Pero resulta que se entrenan, en cierta medida, las variantes tácticas que corresponden al modelo de juego, y no se plantean ni se entrenan los fundamentos tácticos que están por encima de cualquier modelo. Mikel Etxarri.- Así es, pero debe partirse del domino de los fundamentos por parte de los entrenadores. Observamos en muchos partidos, incluso en los de más alto nivel internacional, errores de muchos jugadores en todas las situaciones del juego a la hora de tomar decisiones y actuar consecuentemente. Podríamos poner muchísimos ejemplos de ello ocurridos en partidos de fútbol del ámbito profesional. No quiero decir que los equipos no entrenen, lo que digo es que los jugadores no pueden tener un desconocimiento de las acciones tácticas básicas. Ocurre, en gran medida, que en los entrenamientos no se corrigen los defectos individuales. Con Xabier Azkargorta… Jesús Cuadrado.- Aparte de estos pasillos longitudinales (trazados de forma paralela a las líneas de banda) también conocemos desde hace mucho tiempo la división del campo en tres zonas en forma paralela a las líneas de meta, nombradas desde siempre como iniciación, creación y finalización. También sobre estas tres zonas debemos establecer diferentes comportamientos técnico-tácticos. Xabier Azkargorta.- No cabe duda de que los espacios y las referencias de balón condicionan las acciones técnicas. Por ejemplo, no es lo mismo un pase dentro del área propia que un pase dentro del área rival. Si la pelota esta cercana a mi propia portería y en el espacio central, necesitaré más precisión para realizar los pases y deberé utilizar preferentemente el interior del pie o como mucho el empine interior. Si los centrales se pasan la pelota en el inicio de la jugada, trataré de evitar pases muy largos, correré los menos riesgos posibles y evitaré los pases horizontales. Por la misma razón de seguridad evitaré los pases altos y siempre tocaré bien el balón para que el tiempo en el que esté sin dueño sea el menor posible. En resumen, en posiciones defensivas los pases serán normalmente de media distancia, bien tocados y rasos, evitando
  • 15Junio-2013 nº 208 los pases horizontales. Para ello utilizaremos normalmente el interior del pie o el empeine interior y se recomienda que el pasador haga siempre un apoyo por detrás y en dirección al pase. Queda claro que el espacio en el que se desarrolla el juego determina con claridad la técnica a utilizar. Con Juan Manuel Lillo… Jesús Cuadrado.- En el análisis del juego del fútbol debemos partir de enfoques concretos como: deporte colectivo o de equipo, deporte de colaboración-oposición, de situaciones abiertas y considero personalmente que algunas situaciones cerradas, deporte acíclico, de velocidad-fuerza-resistencia, desarrollado bajo unas Reglas de Juego concretas que lo enmarcan entre las que destaca la Regla del Fuera de Juego porque resulta básica para la utilización adecuada del espacio y del tiempo. Partiendo de todo esto, deben tenerse en cuenta las zonas estáticas, las zonas dinámicas, las líneas, las situaciones, las funciones de los jugadores, los principios fundamentales, la colaboración directa de los compañeros y la oposición directa del equipo rival. Todo esto para ejercer con eficacia la esencia del juego que es la lucha por la posesión del balón para atacar la portería rival y proteger la portería propia. Juan Manuel Lillo.- Por encima de todo esto, considero que el único parámetro es el jugador. No hay otros parámetros. Con estas divisiones lo que se pretende es llegar a una pureza semántica. Entiendo lo que se quiere decir, entiendo lo que tú indicas, pero debo señalar que en este afán por reducir todo hemos de tener presente que hay unos costes. Los niños realizan su aprendizaje desde el todo hasta la parte, pero nosotros ahora pretendemos hacerlo de la parte al todo, y de la parte al todo no se puede ir. Lo que sí se puede ir es del todo a la parte, y con más motivo en una actividad como el fútbol. No se puede decir que nada es más importante que nada para establecer partes, fases y sectores. Nuestra construcción del conocimiento no es piramidal porque no nos construimos como un edificio, sino que nos construimos como una red. Cada jugador es un mundo que se auto-organiza de una forma distinta. Debemos contemplar las partes desde la prioridad pero no desde la jerarquización. Aquello que resulta importantísimo para uno, puede ser poco importante para otro. El fundamento del juego es el jugador y su capacidad para organizarse él mismo y para ser organizador con el resto. Los buenos jugadores son los que amplían las posibilidades de sus compañeros de equipo. Con Francisco “Pacho” Maturana… Jesús Cuadrado.- Hay muchas opiniones sobre lo que significa jugar bien. Muchas son coincidentes en lo esencial, aunque otras difieren bastante. Creo que tengo una idea de lo que debe ser un buen desarrollo del juego, aunque en todo caso se trata de la coordinación de muchos componentes. Francisco “Pacho” Maturana.- Estamos ante la eterna pregunta, ¿qué es jugar bien? Para unos jugar bien es ganar, para otros jugar bien es tener el balón en poder del equipo propio la mayor cantidad de tiempo, para otros significa realizar correctamente las consignas del técnico, para otros se trata de mantener un equilibrio. Para mí el hecho de jugar bien nace con la aceptación de la gente, cuando se arranca un aplauso del público significa que se está jugado bien. Tanto el coraje como la entrega pueden emocionar, pero no significan que se esté jugando bien por sí mismos. Para jugar bien hay que emplearse correctamente en ataque y en defensa, en una proporción con más veces en las que atacamos nosotros que en las que nos atacan a nosotros, donde nosotros manejemos el balón un porcentaje de tiempo suficiente que nos permita lucir. Para jugar bien también hemos de ocupar bien los espacios y situarnos de la cancha de forma adecuada con relación a la evolución del juego.
  • 16Junio-2013 nº 208 Con Raynald Denoueix… Jesús Cuadrado.- Al iniciar un ataque desde atrás los puntas pueden ocupar todo el frente de ataque ensanchando todo el campo o, por el contrario, pueden bascular juntos sobre la posición del balón. Son dos opciones válidas, pero que cambian la dinámica de nuestro ataque y la forma en que podemos llegar a la portería contraria. Raynald Denoueix.- Depende de la forma en que se desarrolle la jugada. Personalmente prefiero que los puntas estén abiertos para que se pueda entrar por dentro. No obstante, no tienen porqué ser los puntas los que estén abiertos, porque pueden llegar ahí jugadores que parten desde atrás. Los goles se meten por el centro, pero para llegar al centro hay que buscar inicialmente otros caminos. Sobre lo de estar abiertos ocupando todo el frente de ataque, no me preocupan tanto los puntas, de lo que se trata es que los puntas estén ahí para ayudar y apoyar. Lo fundamental es que durante cada jugada esté ocupado todo el ancho de ataque mediante los jugadores que se incorporan desde atrás. Por ejemplo, si un jugador de banda elige irse al centro, el lateral del mismo lado entrará por banda al espacio que le ha creado el compañero que tenía por delante. Esencialmente tenemos que partir de la idea de que el ancho de ataque debe estar cubierto, y esto debe hacerse con movimientos variados de todos los jugadores. Si siempre mantenemos abiertos a los mismos jugadores, estaremos dando al contrario muchas facilidades para defender. El ancho de ataque hay que abrirlo al máximo, pero puede hacerse con los delanteros o con los centrocampistas o con los defensas que se incorporan. Todo estará en función de la acción que cada jugada requiera. Con Rafa Benítez… Jesús Cuadrado.- Partiendo de que en muchos casos todos los factores de rendimiento deben trabajarse simultáneamente a través de los modelos de entrenamiento integral y estructurado, considero que la preparación física y la técnica tienen elementos más claros, más “visibles”, para su entrenamiento. En el caso de la táctica, el diseño de tareas resulta un trabajo más “artesanal” por parte del entrenador. Hay que saber ensamblar bien los contenidos con los objetivos. Rafa Benítez.- Efectivamente, así es. Para el desarrollo de la técnica no hay mucha dificultad, todos conocemos multitud de ejercicios para la mejora de todos los elementos técnicos. Por otra parte, los aspectos físicos se pueden trabajar perfectamente basándose en una metodología que está muy desarrollada. Sin embargo, el entrenamiento de la táctica implica manejar una gran variedad de conceptos e ideas, resulta muy complejo. Muchos no trabajan la táctica, descargando toda esta responsabilidad en el jugador. Hay que profundizar constantemente en los aspectos tácticos, hay que aplicar tareas de entrenamiento variadas y siempre adaptadas a nuestros objetivos de juego. Con Eusebio Sacristán… Jesús Cuadrado.- Aparte de las referencias del juego, que casi todas ellas son visuales, es importante que se establezcan una serie de códigos o señales entre los jugadores para que exista una buena comunicación entre todos los componentes del equipo al objeto de realizar bien los movimientos colectivos. Eusebio Sacristán.- Existen muchas formas y tipos de códigos preestablecidos para comunicarse con los compañeros durante el partido. A medida que van realizándose entrenamientos y partidos, estos
  • 17Junio-2013 nº 208 códigos se van asentando más y se fomenta una buena comunicación entre todos los futbolistas del equipo. Cuando varios jugadores llevan juntos mucho tiempo en un equipo, el entendimiento de los mensajes es total, simplemente con una mirada o con un pequeño movimiento concreto ya se sabe lo que pretende uno de otro en la forma en que debe hacerse un pase o en el movimiento que debe realizarse o de qué manera hay que desarrollar la jugada. Pueden establecerse unos códigos concretos para la comunicación entre jugadores, pero se mecanizan más por el conocimiento entre los compañeros a través de llevar mucho tiempo entrenando y jugando juntos, que porque se establezcan previamente. Existe una serie de códigos estándar, pero los fundamentales son los códigos individuales que por el buen conocimiento entre los jugadores quedan bien asentados. Con Javier Aguirre… Jesús Cuadrado.- Las jugadas que realiza cada jugador con balón son importantísimas, lógicamente. Pero los movimientos del resto de los compañeros del equipo son los que determinan las posibilidades para mantener la posesión del balón y para llegar con efectividad a la portería contraria. Javier Aguirre.- Son totalmente fundamentales los movimientos de todos los jugadores del equipo que no tienen el balón cuando éste le tiene un compañero. Por término medio, cada jugador puede tener el balón cuarenta segundos durante todo el partido, y algunos jugadores no llegan siquiera a ese tiempo de posesión. Podemos comprobar esto fácilmente siguiendo las evoluciones de un jugador en un partido con cronómetro en mano, podremos verificar que es muy difícil que en un partido llegue a un minuto de contacto con el balón. Si el jugador tiene, como máximo, un minuto de contacto con el balón, ¿qué hace durante los otros ochenta y nueve minutos?, ¿cómo participa?, ¿cómo ayuda a su equipo?, ¿cómo hace las coberturas, los desmarques y los movimientos sin balón ante cada situación del juego?
  • Aprendizaje de habilidades U no de los cometidos del entrenamiento es que los jugadores adquieran y perfeccionen habilidades físicas, técnicas, táctico-estratégicas y psicológicas. Centrándonos en las habilidades técnicas y táctico-estratégicas, en deportes como el fútbol se asume que los jugadores que están en la alta competición han aprendido la mayor parte de los recursos técnicos que necesitan y, por ello, no es habitual que se insista en que sigan aprendiendo. Por ejemplo, si un jugador de veinte años que juega en segunda división no domina un determinado regate, lo normal es que apenas se dedique tiempo (a veces nada) para que lo aprenda, aunque se considere una habilidad necesaria para que este jugador progrese. También es habitual que sea el propio jugador el que, de alguna manera, rechace intentar mejorar las habilidades que peor domina, en cuyo caso, aun proponiéndoselo el entrenador, lo más probable es que el aprendizaje no se produzca. 18Junio-2013 nº 208 Por José María Buceta Aprendizaje de habilidades tácticas T Á C T I C A Doctor en Psicología. Máster en Ciencias de Psicología Clínica. Entrenador Superior de Baloncesto. Profesor Titular de Psicología de la UNED. Ex-Seleccionador Nacional de Baloncesto Femenino de España. Particularmente, he denominado como “mecanismo de acción del jugador” a las fases que tiene que cumplir para actuar en el juego. Estas fases las clasifiqué en: mirar, percibir, analizar, decidir, ejecutar con balón, ejecutar sobre balón y ejecutar sin balón. Podría concretarse que las cuatro primeras constituyen “su táctica”. La táctica de cada jugador cristaliza en la decisión que debe tomar inmediatamente antes de cada ejecución. La buena toma de decisiones es esencial para un juego eficaz y se asienta en diversas referencias que concurren en cada situación. Todo esto debe plantearse y, fundamentalmente, entrenarse. José María Buceta, experto en el campo de la psicología y también de la táctica en deportes de equipo, nos ofrece un trabajo con nociones básicas para el aprendizaje de habilidades tácticas haciendo uso de los mecanismos de decisión y ejecución, así como de los mecanismos psicológicos que influyen en el aprendizaje. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL)
  • Decisión y ejecución Al hablar de aprendizaje técnico y táctico se debe tener en cuenta que bajo estas etiquetas pueden existir conceptos diferentes en unos y otros deportes. Sin embargo, con independencia de estas etiquetas, lo que resulta más importante es la distinción entre la decisión y la ejecución del jugador. El primer concepto es la decisión que toma un jugador de utilizar o no utilizar una determinada habilidad (por ejemplo, un jugador que decide pasar el balón en lugar de regatear), mientras que la ejecución se refiere a la calidad e intensidad de los movimientos que el jugador realiza (por ejemplo, el jugador que ha decidido pasar ejecuta el pase con el exterior con una determinada fuerza). El aprendizaje de la decisión requiere fundamentalmente que los jugadores aprendan a discriminar las circunstancias presentes que aconsejan esa decisión. Estas circunstancias se denominan circunstancias antecedentes (también situaciones antecedentes o estímulos antecedentes) y pueden ser, por ejemplo, el lugar del campo en el que se juega, estar de cara o de espaldas, la posición de los compañeros y los contrarios, cómo se recibe el balón, etc. Se trata, en definitiva, de las condiciones que están presentes en el momento que el jugador debe decidir lo que hace. El objetivo del aprendizaje consiste en que el jugador tome las decisiones más apropiadas en función de estas circunstancias. Para ello, previamente, el entrenador debe especificar cuáles son las circunstancias antecedentes que deben determinar las decisiones de sus jugadores, y después elaborar un plan de trabajo para conseguir el aprendizaje. Por su parte, el aprendizaje de la ejecución, en un primer momento, exige que el jugador centre su atención en su propia conducta (los movimientos que debe realizar o la intensidad de tales movimientos), apartándola de los estímulos externos que forman parte del juego; y también, en ocasiones, que identifique sensaciones corporales asociadas a la ejecución que puedan ayudarle a asimilar los nuevos movimientos. En ambos casos, decisión y ejecución, existen estrategias psicológicas que pueden contribuir eficazmente al objetivo del aprendizaje. Mecanismos psicológicos que influyen en el aprendizaje El aprendizaje de decisiones o ejecuciones lo realizan jugadores que, en muchos casos, ya tienen adquiridos unos hábitos, sobre todo cuando se trata de jugadores de élite con una trayectoria larga y exitosa. A estos deportistas se les pide que adquieran conductas nuevas (decisiones nuevas o movimientos nuevos) para sustituir otras que utilizan habitualmente. En estas condiciones, la nueva acción (por ejemplo, un regate) se encuentra en una situación de clara desventaja respecto a la acción más habitual (un regate diferente) principalmente por dos motivos: 1.- Durante mucho tiempo la acción más habitual ha sido realizada de manera automática en presencia de circunstancias antecedentes concretas (por ejemplo: en las situaciones de uno contra uno en el lado izquierdo del área, el jugador ha utilizado habitualmente un determinado regate) y, por tanto, la presencia de estas circunstancias provoca que, de forma automática, el jugador actúe como 19Junio-2013 nº 208
  • lo ha hecho habitualmente (es decir, al encontrarse en el lado izquierdo del área en una situación de uno contra uno, tenderá a realizar automáticamente el regate al que está acostumbrado en esas circunstancias). Este mecanismo no existe en el caso de una nueva acción, que además parte con la desventaja de tener que vincularse a circunstancias antecedentes que ya están vinculadas a otras acciones diferentes (en este caso el nuevo regate debe vincularse a la situación de uno contra uno en el lado izquierdo del área, pero estas circunstancias ya están vinculadas a otro regate distinto). 2.- Además, durante mucho tiempo la acción habitual habrá sido reforzada por el éxito (es decir: haciendo el regate habitual, el jugador habrá tenido éxito en numerosas ocasiones), algo que, sin embargo, no le habrá sucedido a la nueva acción, pues al no haberse realizado, no habrá tenido éxito. Estos mecanismos suelen afectar negativamente a la disposición de los jugadores respecto al aprendizaje de nuevas habilidades deportivas. Por un lado, el jugador se sentirá más cómodo realizando las acciones más habituales por las siguientes razones: al producirse automáticamente, su esfuerzo mental será menor; como las domina, se sentirá más seguro; y al usarlas muchas veces, seguirán proporcionándole un reforzamiento intermitente (pues de vez en cuando seguirá teniendo éxito). Por otro lado, el jugador se sentirá más incómodo intentando realizar las acciones nuevas por los siguientes motivos: necesitará un mayor esfuerzo mental, pues tendrá que estar especialmente atento para “dar la orden” de ejecutar esa acción en el momento oportuno; si además se trata del aprendizaje de una ejecución, necesitará un esfuerzo adicional, pues deberá centrar su atención en la propia conducta, apartándola de los estímulos externos habituales; se sentirá más inseguro, ya que no domina suficientemente la nueva acción; la nueva acción no tendrá oportunidades de ser reforzada por el éxito, puesto que apenas se utiliza; más aun, las pocas veces que el jugador la use, al no dominarla del todo, es muy probable que cometa errores. Todas estas razones favorecerán que el jugador valore su progreso erróneamente y de manera negativa. Por ejemplo, es muy probable que cada vez que tenga éxito con su regate habitual interprete que esta es la forma en la que tiene que jugar, y que cada vez que falle con el nuevo regate interprete lo contrario; al mismo tiempo, que ignore los errores con el regate habitual y los aciertos con el nuevo regate. De esta forma llegará a la conclusión de que no le interesa el nuevo regate y disminuirá su motivación por el aprendizaje. Ante esta situación, ¿por qué es necesario que un jugador como el del ejemplo aprenda una habilidad nueva? Esta es la pregunta que debe contestar el entrenador antes de abordar un trabajo de aprendizaje que, por las circunstancias expuestas, será complejo. - Si no es muy importante este aprendizaje, lo aconsejable es abandonar la idea. - Si es importante, se tiene que valorar el coste que representa y, a partir de la relación entre beneficio y coste, estimar si es viable y si verdaderamente merece o no la pena. - Si finalmente se llega a la conclusión de afrontar el aprendizaje, es necesario utilizar estrategias psicológicas que neutralicen los problemas expuestos anteriormente y propicien que el aprendizaje se produzca. 20Junio-2013 nº 208
  • Aprendizaje del juego de equipo En lo que respecta al juego de equipo, está formado por objetivos comunes para los que deben producirse un conjunto de decisiones coordinadas de cada jugador del equipo, teniendo en cuenta, así mismo, las decisiones que toman los jugadores del equipo contrario. Por ejemplo: un equipo de fútbol tiene el objetivo común de presionar cuando los defensas contrarios tienen el balón; para conseguir este objetivo, cada jugador del equipo debe decidir a dónde debe desplazarse, y estas decisiones deben estar perfectamente coordinadas. Así, los jugadores más cercanos al balón tendrán que decidir la proximidad con la que presionan en función de circunstancias antecedentes que habrá determinado el entrenador (lugar del campo, si el jugador rival con balón está de cara o de espaldas, etc.); los jugadores que estén en la siguiente línea deberán decidir su posición en función de circunstancias antecedentes como el tipo de presión que hacen sus compañeros más adelantados y la posición de los contrarios que podrían recibir los pases cortos; los de la siguiente línea tendrán que decidir según actúen los de las dos líneas anteriores pero quizá también considerando otras circunstancias. 21Junio-2013 nº 208 “Cada jugador del equipo debe decidir a dónde debe desplazarse, y estas decisiones deben estar perfectamente coordinadas”
  • 22Junio-2013 nº 208 Al igual que sucede con el aprendizaje de las decisiones individuales más simples, el aprendizaje de las decisiones coordinadas de todos los jugadores del equipo requiere que el entrenador, en primer lugar, especifique cuáles son las circunstancias antecedentes que determinan las decisiones correctas. Y posteriormente, que mediante el entrenamiento apropiado, propicie que los jugadores aprendan a vincular esas decisiones a las circunstancias antecedentes que procedan. También es importante que los equipos aprendan a jugar bajo las tendencias de funcionamiento que establezca el entrenador. Una tendencia de funcionamiento indica la directriz que debería seguir el juego del equipo (por ejemplo: jugar por las bandas, presionar en el centro del campo, replegarse para dejarle el campo al contrario e intentar sorprenderle con contraataques, tocar mucho la pelota, etc.). La tendencia de funcionamiento es un planteamiento general que debe influir en las decisiones concretas de los jugadores, interactuando con las circunstancias antecedentes que son más específicas de cada situación. Pensemos, por ejemplo, que la tendencia de funcionamiento es jugar por las bandas. Esto querrá decir que los jugadores deben procurar jugar por las bandas y, por tanto, tender a tomar decisiones relacionadas con esta tendencia. Sin embargo, estas decisiones deberán producirse en función de los estímulos antecedentes concretos presentes en cada jugada. Así, aprender a jugar bajo una tendencia de funcionamiento implica desarrollar la capacidad del equipo para aprovechar las circunstancias antecedentes presentes o crear otras nuevas, con el objetivo de poder tomar las decisiones que sean coherentes con esa tendencia. El entrenador puede propiciar el aprendizaje de las decisiones tácticas utilizando estrategias psicológicas. Técnicas psicológicas para el aprendizaje de las decisiones Como se ha señalado anteriormente, la cuestión no es que el jugador asimile nuevos movimientos, sino que decida utilizar habilidades que domina peor o que apenas utiliza. Y en el caso del equipo, que se aprendan las múltiples decisiones individuales que interactuando coordinadamente configuran el juego colectivo. Para promover el aprendizaje de las decisiones que se consideran relevantes, el entrenador debe organizar ejercicios en los que las decisiones que son objeto de aprendizaje tengan muchas oportunidades de ser asociadas a los estímulos antecedentes apropiados y reforzadas en presencia de tales estímulos. Pensemos, por ejemplo, que el objetivo es aprender las siguientes decisiones coordinadas: un centrocampista tiene el balón de cara a la portería contraria en una determinada zona del campo (estímulos antecedentes); en presencia de esos estímulos antecedentes otro jugador debe tomar la decisión de desplazarse hacia un lado, bien para desmarcarse y recibir el balón, o bien para llevarse a un defensa contrario con él y dejar un hueco libre; si se lleva al defensa con él (estímulo antecedente para el siguiente jugador), un tercer jugador debe decidir desplazarse al hueco que ha quedado libre; ahora, el jugador que tiene el balón debe aprender a decidir si pasa a uno u otro compañero según actúe el defensa contrario (estímulo antecedente para él). Como puede comprobarse, a la decisión que toma un jugador (moverse para desmarcarse) sigue otra decisión de los jugadores rivales (por ejemplo, seguirle para evitar el desmarque). La decisión del jugador rival es un estímulo antecedente que determina la decisión del siguiente jugador (moverse para ocupar el hueco libre), y así sucesivamente. “El entrenador puede propiciar el aprendizaje de las decisiones tácticas utilizando estrategias psicológicas”
  • 23Junio-2013 nº 208 Para que los jugadores aprendan a tomar estas decisiones, el entrenador debe organizar un ejercicio en el que existan muchas oportunidades de vincular cada decisión a los estímulos antecedentes apropiados. En el ejemplo anterior, podría limitar el espacio del campo y el número de jugadores, y establecer unas reglas de funcionamiento que favorezcan tales oportunidades. Por ejemplo: tres atacantes contra dos defensas colocados inicialmente como estime el entrenador. El entrenador se sitúa fuera del espacio delimitado para el ejercicio de cara al centrocampista, con varios balones preparados para ponerlos en juego. Cuando los jugadores están colocados pasa el balón al centrocampista y ya están presentes los primeros estímulos antecedentes; ahora, el segundo atacante debe tomar la decisión de desplazarse hacia un lado, desmarcarse o llevándose a un defensa, etc. Tras las decisiones previstas, los jugadores siguen jugando hasta que los defensas recuperan el balón o finaliza la jugada. Otro grupo está preparado para hacer lo mismo. Después vuelve a empezar el primer grupo y así sucesivamente. El entrenador puede controlar las reacciones de los defensas contrarios haciéndoles señales para que actúen de manera diferente (unas veces siguen el movimiento de desmarque, otras no) de forma que se puedan ensayar todas las decisiones alternativas. Así, los estímulos antecedentes, que son clave para aprender estas decisiones, se presentarán muchas veces, y los jugadores tendrán muchas oportunidades para vincular estímulos y decisiones. Además, el entrenador debe reforzar cada decisión correcta con palabras de aprobación (¡bien!, ¡eso es!, ¡muy bien!) o concediendo puntos que después se canjearán por un premio previamente establecido. Si los jugadores toman decisiones incorrectas, el entrenador no aplicará el refuerzo, dejando que continúe el ejercicio. “El entrenador debe reforzar cada decisión correcta con palabras de aprobación”
  • 24Junio-2013 nº 208 En algunos casos será conveniente que, por un lado, el entrenador aplique reforzamiento como consecuencia de las decisiones correctas, y castigo como consecuencia de las decisiones incorrectas (por ejemplo, tras una decisión incorrecta el equipo pierde el balón). Si el entrenador observa que las decisiones incorrectas se repiten, a pesar de las penalizaciones, puede emplear preguntas e instrucciones para centrar la atención de los jugadores en los estímulos antecedentes que determinan las decisiones (por ejemplo, “¿en qué debes fijarte para decidir lo que haces?”, ¿qué es lo más correcto cuando el defensa contrario se desplaza hacia ese lado?”, “¡fíjate en la reacción de aquel defensa!”). A veces será necesario que proporcione a los jugadores más información, es decir, que les explique de nuevo los conceptos y criterios que deben determinar la toma de decisiones. Como es lógico, el objetivo final del aprendizaje de las decisiones es que se utilicen en el contexto de los partidos, y por ello es importante que los ejercicios de ámbito restringido, como el anterior, se combinen con otros ejercicios que reproduzcan en mayor medida la situación de juego real. Por ejemplo: en un ejercicio posterior el entrenador puede organizar un partido y establecer como objetivo que los jugadores realicen los movimientos ensayados anteriormente cada vez que se presenten esos mismos estímulos antecedentes. En esta ocasión puede llevar un registro de las oportunidades que se presentan para tomar esas decisiones (es decir, del número de veces que se presenten los primeros estímulos antecedentes; en este caso, un centrocampista con el balón, de cara a la portería contraria, en una zona del campo concreta) y de las decisiones que, en estas circunstancias, toman los jugadores. Mediante este tipo de registro podrá observar hasta que punto se ha consolidado el aprendizaje de las decisiones. Si existen oportunidades para decidir y los jugadores deciden correctamente, podrá asumir que las decisiones se han consolidado; pero si los jugadores deciden incorrectamente, sabrá que todavía son necesarios más ejercicios de ámbito restringido.
  • 25Junio-2013 nº 208 Aprendizaje de decisiones tácticas bajo una tendencia de funcionamiento En la misma línea que en los apartados anteriores, para que el equipo aprenda a jugar bajo una tendencia de funcionamiento concreta, el entrenador puede valerse de estrategias psicológicas que enriquezcan su método de trabajo. Pensemos, por ejemplo, que el objetivo es “tender a jugar por las bandas”. Previamente, los jugadores deben haber aprendido a tomar las decisiones correspondientes en presencia de los estímulos apropiados pues, de lo contrario, es posible que intenten jugar por las bandas, pero de cualquier manera. Pasada esta fase, el entrenador puede utilizar ejercicios restringidos para que los jugadores ensayen las decisiones que ya dominan. Después puede organizar un partido señalando el objetivo de jugar por las bandas y estableciendo reglas de funcionamiento específicas que favorezcan esta tendencia. Por ejemplo: en una primera fase, para asegurarse de que los jugadores siguen la tendencia de funcionamiento, puede establecer que sólo de podrá rematar a gol si previamente se ha atacado por una banda. ¿Qué puede ocurrir?, pensemos que uno de los dos equipos hace una buena jugada por el centro y un jugador tira a gol; el entrenador usará el silbato y señalará una falta contra ese equipo. Entonces, es posible que los jugadores le miren sorprendidos y no entiendan lo que ha pasado. El entrenador podrá preguntarles: ¿habéis atacado por una banda?, ¿cuál era el objetivo del ejercicio? Sin duda que en el próximo ataque los jugadores estarán mucho más atentos a jugar por una banda. Este ejercicio puede completarse utilizando una técnica como es la economía de fichas. Por ejemplo: cada vez que se produce un ataque por las bandas, haya o no un remate posterior, el equipo consigue un punto que se anota en una pizarra o en un papel. El equipo que obtiene menos puntos debe pagar el aperitivo, contribuir a un fondo para una comida, recoger las porterías y los conos, etc. O bien, el equipo que obtiene más puntos finaliza el entrenamiento mientras que el otro equipo debe realizar aún otro ejercicio; o el equipo que gana tiene un set que tendrá un valor junto a otros sets de otros ejercicios de la sesión. Más adelante, el entrenador puede considerar que es importante aprender a jugar bajo una tendencia de funcionamiento que sea flexible, pues en un partido real pueden producirse situaciones que aconsejan abandonar la tendencia para realizar otras acciones. Para ello, en primer lugar, es recomendable que se organicen reuniones en las que el entrenador explique qué entiende por una tendencia flexible, de forma que los jugadores sepan a que atenerse. Más tarde, en el campo, se puede organizar un ejercicio como el anterior pero con reglas diferentes. Por ejemplo: si se remata a gol jugando por las bandas el equipo suma tres puntos, y si se remata a gol sin jugar por las bandas sólo se suma un punto. Si los remates son gol se dobla el valor de estos puntos. Al final del partido, ganar o perder sumando todos estos puntos tiene alguna consecuencia (los que pierden invitan, los que ganan terminan la sesión, etc.). Con este sistema tiene más valor seguir la tendencia de funcionamiento, por lo que los jugadores estarán más predispuestos a jugar de esa manera, pero si ven una buena oportunidad para rematar sin jugar por las bandas, seguramente intentarán aprovecharla.
  • 26Junio-2013 nº 208 Munich: el gran reto para Guardiola N o descubrimos nada si afirmamos que Pep Guardiola es un hombre muy inteligente, mucho. Lo ha demostrado más que sobradamente en su carrera como jugador, como entrenador y, más importante aún, como persona. Su marcha del F. C. BARCELONA al final de la temporada 2011- 12, dejando un balance de títulos abrumador y el recuerdo de un fútbol excelso y su descanso de un año en Nueva York, son nuevas pruebas de su agudeza. La estancia en los Estados Unidos le ha servido para completar su formación humana en general, pero en lo que nos atañe más directamente (su carrera deportiva), creo que supo marcharse de Barcelona en el momento ideal, en la cumbre del éxito, punto desde el cual no es fácil seguir creciendo. Lo que ha sucedido y está sucediendo en el F. C. BARCELONA en estos momentos de mayo de 2013 lo confirma. Ganar la Liga de España con antelación y llegar hasta semifinales de Copa y de la Champions League europea es una campaña fenomenal, pero creo que lo que se está viviendo en torno a ella dista de ser armonioso. Se perciben señales de agitación. ¿Fin de ciclo?... no me atrevería a tanto, pero es notorio que el entorno del equipo y las prestaciones del grupo mismo no están pasando por una época alegre. Cuando Pep decidió rematar su trayectoria con el equipo azulgrana dejó una herencia dorada, pero con sombras crecientes, a saber: 1.- Probable desgaste del mensaje del entrenador, en un ambiente como es el español, no muy dado a respetar largas trayectorias y que se aburre muy pronto de las “caras” de los responsables de los banquillos, aún siendo gente de éxito como Pep. Entrenador Nacional de Fútbol. Máster Profesional en Fútbol. Máster en Psicología de la Actividad Física y el Deporte. Por Juan Salvadores Canedo T Á C T I C A Curioso, pero también bastante interesante, este escrito de Juan Salvadores Canedo. Con la originalidad que le caracteriza, Juan se refiere a la nueva etapa de Guardiola como entrenador del Bayern Munich. Nos indica pinceladas sobre la decisión de Guardiola para dejar el F. C. Barcelona, hace una comparación entre el estilo de juego del actual Bayern y el estilo del Barsa de Pep, resaltando sus diferencias; y aporta interrogantes sobre la adaptación del técnico catalán al equipo muniqués y a su entorno. Todo desde un punto de vista constructivo, al contrario de los agoreros que desean un fracaso, y desde la perspectiva del entrenador que espera ver la evolución positiva de nuestro deporte. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL)
  • 27Junio-2013 nº 208 27 2.- Agotamiento físico y mental de gran parte de una plantilla muy exigida, desde el momento en que era sorprendente la presencia constante de jugadores clave que muy raramente rotaban. 3.- Disminución de lo que llamamos “hambre de victorias”, lógica en un grupo que ganó sin cesar prácticamente todas las competiciones durante los últimos años. 4.- Bajón de rendimiento en jugadores clave, símbolos y nexos a la vez, con una ascendencia enorme sobre aficionados y compañeros, como son Puyol y Xavi Hernández, que han pasado la treintena y que siempre han sido hombres de entrega total, poco dados (por personalidad y por posiciones ocupadas en el campo) a dosificaciones. 5.- Cierta barroquización del juego en sí, que por momentos parecía tomar la posesión del balón más como un fin en sí misma y no tanto como un medio. 6.- Desgaste por notables casos de inadaptación al modelo o al equipo en general, protagonizados por fichajes de auténtico relumbrón y que, por diversos motivos, o no han cuajado en absoluto o están siempre en debate. Ibrahimovic, Villa y Cesc Fábregas son las muestras más llamativas, pero no las únicas, en una trayectoria de contrataciones muy discutible. Un entrenador con una inteligencia tan grande y un conocimiento tan agudo del tema, como es Juan Manuel Lillo, me respondía personalmente en una entrevista que se ha publicado en “Fútbol-Táctico” que este llamativo fenómeno de “fallo adaptativo” no sólo de jugadores fichados por los azulgranas sino incluso de jugadores que salen del club o de entrenadores formados en él y que por unas u otras razones no están cuajando en otros lugares, se debe a que el modelo de juego barcelonista es de una tremenda complejidad y precisión, y por ello requiere una identificación casi (o sin casi) genética. Este requisito haría muy difícil un avance exitoso de pronósticos sobre adaptaciones a o desde el F. C. BARCELONA de Pep, y sólo la práctica real mostrará su viabilidad o su inadaptación. 7.- Desgaste producido por casos como el enfrentamiento con Ibrahimovic o por la publicación de la existencia de sospechas sobre la conducta externa de jugadores como Piqué o Messi. Todos sabemos que muy frecuentemente son los temas disciplinarios y “de entorno”, y no los puramente de entrenamientos y competiciones, los que más agotan a un entrenador. “Son los temas disciplinarios y “de entorno”, y no los puramente de entrenamientos y competiciones, los que más agotan a un entrenador”
  • 28Junio-2013 nº 208 8.- La impresión de que un jugador tan importantísimo y decisivo en la trayectoria barcelonista como es Leo Messi estaba (y está) acaparando un poder que no siempre parece apropiado para asegurar el mejor ambiente dentro del equipo. Y un modelo de juego tan esforzado, afinado y solidario como el de este grupo precisa, quizá más que ninguno, una cohesión interna y un compromiso supremo. El derrumbe del equipo en épocas pasadas originado por jugadores tan grandiosos e influyentes como Kluivert, Eto,o y, especialmente, Ronaldinho “Gaucho”, que se fueron apartando de las conductas deseables, están ahí, muy recientes. El desplome del equipo dirigido por Frank Rijkaard, en sus últimos tiempos, fue brutal, desproporcionado aunque previsible. Demasiado decepcionante y demasiado fresco como para no temerlo… Leo Messi, es cierto, no parece estar protagonizando fuera del terreno conductas desordenadas como algunos de los antes citados, pero da la impresión de que está influyendo demasiado en el papel otorgado a compañeros, especialmente en la línea de vanguardia (Ibrahimovic, Nolito, Villa, Tello…) y de que está autogestionando también en demasía su participación en los entrenamientos y su esfuerzo en determinados partidos. Si comparamos fotografías de muy pocos años atrás, antes de hacerse cargo del primer equipo azulgrana, con otras más recientes, es notable el rastro que han marcado en el físico de Pep todos estos detalles, además de sus enfrentamientos en el césped y en la Prensa contra el Real Madrid y su entrenador. Una persona tan concienzuda, educada y respetuosa como él seguramente se implica casi obsesivamente con la vivencia de su equipo en todos los aspectos, y aunque su habilidad dialéctica es enorme, tampoco sale sin daño de confrontaciones verbales con Mourinho y la prensa deportiva madrileña, siendo que tanto uno como otra utilizan con demasiada frecuencia tácticas de dudosa ética. Por tanto, no parece un error el descanso que Guardiola decidió tomarse. Ahora surge su contratación por el gran BAYERN MUNICH. Un enorme desafío. Desde los mismos sectores madrileños que antes cito se ha querido rebajar el impecable trayecto de Pep aludiendo a que sólo ha ganado desde el banquillo catalán, desde un modelo de juego ya implantado y merced a contar en sus filas con el mejor jugador que existe, Leo Messi. Parece una valoración mezquina e interesada, porque la depuración a la que este entrenador ha sometido al modelo es evidente. El modelo de juego, en su línea general, ya existía, sí, pero también es cierto que Pep lo ha afinado, que es tremendamente flexible en el uso de formaciones (ya que no de alineaciones, como arriba escribo) y que no es normal “llegar y besar el santo” como él ha hecho. Es casi unánime el reconocimiento de que el fútbol, a partir de los años de Guardiola en el F. C. BARCELONA, ya nunca será lo mismo que era. Pero sí podemos admitir que la capacidad de repetir éxitos en entornos y circunstancias diferentes es signo indudable de excelencia. En sus años de jugador, de hecho, Pep tuvo el valor de prolongar su carrera en el fútbol italiano, nada menos, un fútbol que globalmente choca con sus gustos. Fue una aventura que no tuvo gran éxito en el terreno de juego, pero que seguro que dejó poso en la cultura futbolística de Pep, lo mismo que su relación con Juan Manuel Lillo (personal desde hace tiempo y profesional también en México), y hasta la quizá “menor” como ha sido su estancia profesional en el Golfo Pérsico. En definitiva, no parece que este tipo de retos le intimide. Ahora sus detractores están impacientes esperando que
  • 29Junio-2013 nº 208 no sea capaz de reeditar éxitos en el banquillo muniqués y se frotan las manos ante el hecho de que Jupp Heynckes ha dejado el listón muy, muy, muy alto tras sus espléndidas últimas campañas en los campeonatos alemanes y europeos. Otros, entre los que me incluyo, también estamos impacientes, pero por un motivo menos ruin, por decir algo. Queremos ver la adaptación (concepto que por cierto tanto está surgiendo en este artículo) del director de las últimas temporadas del F. C. BARCELONA a un estilo, modelo o como queramos llamarle muy diferente. Porque el BAYERN MUNICH ha mostrado un molde con muy pocas similitudes con el catalán. Fútbol, sí; fútbol de altísimo nivel (aunque quizá menos novedoso) también. Pero distinto, muy distinto, tanto en sus aspectos de dibujo, como (y más importante si cabe) en sus mecanismos ofensivos y defensivos, y tanto en el juego “corrido” como en el juego “parado”. Aunque sólo nos detuviéramos en los dos partidos de la eliminatoria de semifinal europea que ha enfrentado a barcelonistas y muniqueses (que por otro lado no han hecho sino confirmar lo visto en otros partidos y competiciones de, especialmente, las dos últimas temporadas) nos saltan a la vista estas diferencias: 1.- El BAYERN de Heynckes emplea preponderantemente un dibujo que oscila entre el 4-4-2 y el 4-2-3-1, que no son desde luego (y especialmente el primero) los más queridos por Pep. En estos momentos, la figura del doble medio-centro es innegociable en Munich, lo que permite muchas ayudas defensivas entre Javi Martínez y Bastian Schweinsteiger, y también a este último sobre todo el desplegarse en ataque; mientras que Pep siempre ha sido más partidario de un medio centro único, un “ancla” siempre centrado y en que vengan jugadores de líneas avanzadas (Xavi, Iniesta, incluso Messi) a darle ayuda para atacar. En Munich un mediocentro se queda y el otro sube; en Barcelona el mediocentro se queda y los de arriba vienen abajo a ayudarle a “sacarla”. 2.- El BAYERN en defensa es muy presionante, sus jugadores basculan extensiva e intensivamente hasta casi dejar vacía la zona alejada de la activa, pero, salvo que el marcador les apremie, aprietan a partir de un previo repliegue (normalmente medio, pero también intenso si no hay ventaja posicional o numérica en torno a la línea central). Pep prefiere la presión “alta”, arriba, con los puntas agobiando ya incluso al portero rival, acompañada de un adelantamiento del resto del equipo. Es decir, los alemanes aprietan en la mitad del campo y muy hacia los lados; los catalanes lo hacen en todo el campo con algo más de separación y notablemente más riesgo de ser desbordados. 3.- Consecuentemente, el contraataque barcelonista suele ser corto, preciso y fulminante, dada la cercanía a la meta rival; los regates, las “paredes” y los pases atrás son de altísimo nivel. El contraataque muniqués es muy distinto porque se produce a partir del robo, más exigente físicamente, más largo, más apoyado en conducciones individuales (largas y medias, tanto longitudinales como diagonales) y en cambios de juego. 4.- Heynckes nunca ha desestimado el uso de marcajes personalizados, como ya vimos en sus años en Tenerife y Bilbao. Ha evolucionado, y hoy su equipo es decididamente zonal, con muy rápida
  • 30Junio-2013 nº 208 e inteligente utilización del marcaje en momentos del juego. En el reciente F. C. BARCELONA-BAYERN, por ejemplo, hemos visto incluso como Alaba (para evitar que sus centrales jugaran “dos vs. dos” y dado que Cesc iniciaba muchas veces junto a Villa, dejando vacía la banda) se iba al centro en busca de Fábregas, al menos hasta que la jugada se fuera decantando. Me parece casi impensable que Guardiola, radical partidario de lo zonal, opte siquiera puntualmente por ese tipo de tácticas. Si en algo Pep es totalmente opuesto al que dicen que ha sido su inspiración, Johann Cruyff, es en que el holandés creía firmemente en una defensa de marcajes, incluso nominativos, mientras que el catalán no sigue en absoluto esa creencia. 5.- El F. C. BARCELONA busca en ataque la superioridad numérica y/o posicional en las líneas avanzadas concentrando su esfuerzo en las partes más débiles de cada rival, pero siempre partiendo del juego posicional, del “estar”, de la ocupación en máxima amplitud posible del terreno con fundamental atención a la permanente ocupación de las posiciones de las “esquinas”. Se juega con “las botas manchadas de cal” y a partir de ahí se explotan los espacios interiores. Constantes cambios de posición “por dentro” y paciencia infinita para tocar a los lados en busca del pase que pueda ser definitivo. El BAYERN, por el contrario, se basa en el “aparecer”, el irrumpir (táctica, por cierto, que era muy grata a otro gran entrenador catalán: Domingo Balmanya). Heynckes siempre ha sido partidario del juego técnico, sin duda, y su equipo, de verse parado, no desdeña en absoluto el juego combinativo, pero primero intenta “alargar” el campo, para luego, si es necesario, “anchear”. Pep trabaja casi totalmente alterando el orden: lo primero suele ser “anchear”. Por otro lado, los alemanes no dudan en emplear el disparo de media y larga distancia, mientras que Pep parece más partidario de mantener la posesión hasta alcanzar distancias más cortas y fiables. 6.- En la defensa de los saques, y muy claramente en los de esquina, los alemanes usan marcajes individuales nominativos, combinados con un par de posiciones zonales. Pep, en cambio, es también en esto muy zonal. Y en cuanto al ataque, los alemanes tienen en estos lances una parte importantísima como bagaje “Me parece casi impensable que Guardiola, radical partidario de lo zonal, opte siquiera puntualmente por ese tipo de tácticas”
  • 31Junio-2013 nº 208 como, por ejemplo, empleando la distracción en el palo cercano para descargar tremendo ímpetu en el alejado empleando a hombres altos, jugada muy característica en ellos. El BARCELONA de Pep, muy al contrario, nunca ha valorado esta faceta, hasta el punto de que se le suele señalar como uno de sus lunares. Su equipo, sea como fuere, emplea con mucha frecuencia los saques para ser un inicio más de un ataque posicional; está claro que no despreciaba el empleo de los muy competentes Puyol y Piqué, pero si no se pudiera utilizarles, por cualquier motivo, o si no aparecía rápidamente un pase sorpresivo a algún habilidoso “pequeño” cerca del primer palo, el balón se enviaba desde el punto de saque a líneas atrasadas, a zonas no congestionadas, para desde ahí maniobrar pacientemente. En definitiva, enormes diferencias. Son modelos contrarios e incluso en muchos sentidos contradictorios, usando términos filosóficos. Está claro que hay detalles determinados por los jugadores que están a disposición de Jupp o de Pep, porque son futbolistas de un nivel máximo y ambos técnicos son sobradamente sabios como para darles el papel que les corresponde. Aún así, hemos de suponer que muchos de los jugadores con los que cuentan son por decisión suya, es decir, que obedecen a criterios de gusto, de estilo, son jugadores “deseados” específicamente por ellos. En cualquier caso, creo que en lo que expongo también hay elementos que, sin duda alguna, son propios de los respectivos “libros de estilo”, que tienen en común el gusto por el buen trato del balón y la minuciosa organización defensiva y ofensiva, pero que a partir de ahí son muy distintos. Dos formas muy definidas de fútbol. ¿Sabrá Pep Guardiola “saltar” o al menos alcanzar el listón tan alto que está dejando otro entrenador tan caballeroso como él, y también en muchos aspectos tan distinto, como es Jupp Heynckes? ¿Sabrá vivir en un entorno tan “frío” en todos los sentidos como es Alemania, él que es tan cercano y que se ha desenvuelto en sitios tan “calientes” en todos los sentidos como España, Italia, México y Catar? ¿Se amoldará con leves modificaciones al estilo del BAYERN, al modelo que se basa en “irrumpir”; o intentará acercarlo al de su F. C. BARCELONA, que se basa en el “estar”? Somos muchos los que esperamos con gran curiosidad el inicio de la temporada 2013-14. Pero no para ver un fracaso y poder soltar un “ya te lo decía yo…”, sino para seguir disfrutando con la evolución de nuestro deporte favorito. “Emplea con mucha frecuencia los saques para ser un inicio más de un ataque posicional”
  • 32Junio-2013 nº 208 Desarrollo para jugar en 4-2-3-1 con contraataque T Á C T I C A Introducción E n este trabajo tratamos de implantar una formación y un estilo de juego a nuestro nuevo equipo, al cual acabamos de llegar. Vamos a desarrollar el sistema 4-2-3-1 aplicando el contraataque. Nos situamos en un contexto de un equipo de Tercera División. Para la ejecución del trabajo contamos con la ayuda de un segundo entrenador. El material e instalaciones del equipo son adecuados. El objetivo que se nos pide es el de la permanencia del equipo en la categoría. Los jugadores con los que contamos son semiprofesionales y el ochenta por ciento de ellos son nuevos en el equipo. El club tiene una historia importante por los años que ha permanecido en Tercera División. Como he indicado, las instalaciones son adecuadas, contando con campo de hierba natural, gimnasio y material adecuado necesario para el desarrollo del trabajo, como balones, conos, picas, petos, etc. En base al Proyecto Final que presentó en el curso de Especialista en Táctica y Dirección de Equipos de Fútbol, presentamos este trabajo de César Adolfo Sánchez Maquieira referente al juego de contraataque en base a una formación 4-2-3-1 (más el “1” del portero para que nadie se escandalice, pero que muchos no solemos poner porque siempre es un “1”, sin dejar de reconocer su, más que extraordinaria, vital relevancia en el equipo). El autor indica ciertas argumentaciones teóricas y plasma aspectos prácticos relativos a este tema que plantea. Lo desarrolla con un equipo y entorno concretos, pero que en lo esencial puede extrapolarse a equipos y entornos de otros técnicos. (Jesús Cuadrado Pino, director de TRAINING FÚTBOL) Especialista en Táctica y Dirección de Equipos (CESFÚTBOL). Técnico Deportivo en Fútbol. Por César Adolfo Sánchez Maquieira
  • 33Junio-2013 nº 208 Definición del problema: origen y causas El mayor problema con el que nos encontraremos a la llegada a nuestro nuevo equipo consiste en establecer la forma idónea para la aplicación del trabajo. ¿Cómo hacer para que nuestros jugadores desarrollen nuestro estilo de juego? La principal causa de nuestro problema es que la mayor parte de los jugadores son nuevos, por lo que el sistema y modelo del año anterior de poco nos pueden servir. Por otro lado, el club tampoco tiene una filosofía impuesta, por lo que la elección y desarrollo del sistema y estilo de juego son única y exclusivamente cosa del entrenador. Por tanto, tendremos que elegir el sistema que creamos adecuado y realizar una metodología de trabajo para desarrollarlo e implantarlo en nuestros jugadores. Aun sabiendo que un modelo de juego siempre evoluciona, necesitamos que nuestro equipo llegue con unas ideas básicas al inicio de temporada. Concepto y marco teórico Para Sánchez Bañuelos (1983), planificar es el “proceso mediante el cual el entrenador responsable de un proyecto mira hacia el futuro, busca y determina alternativas y vías de acción que con mayor probabilidad pueden conducir al éxito”. “El fútbol de contraataque tiene como objetivo coger desprevenido al oponente. Cuando el equipo contrario pierde la posesión en el centro del campo o en ataque, los defensas tienden a estar alejados de su zona habitual para poder apoyar el ataque, siendo este el momento oportuno para iniciar un contraataque mediante pases largos y precisos”. “Para la construcción de la concepción de juego de un equipo de fútbol debemos partir del análisis de sus dos componentes fundamentales: los jugadores que lo constituyen (con unas características, cualidades y capacidades) y la lógica estructural y funcional del juego”; “La idea básica en la que está fundamentado el sistema 1-4-2-3-1 es la del bloque, es decir, el juego de conjunto, el trabajo en grupo, donde todos han de defender, donde todos han de atacar.” Hipótesis y soluciones El primer paso que debemos dar para la implantación de nuestro estilo de juego debe ser la elección del mismo y su comprensión. ¿Hemos elegido el modelo adecuado? También debemos elegir una metodología de trabajo para implantar nuestro sistema. ¿Que metodología empleamos o cómo debemos entrenar nuestro sistema y forma de jugar?
  • 34Junio-2013 nº 208 Debemos tener en cuenta que el tiempo del que disponemos hasta el inicio de la temporada es poco, por lo que tenemos que hacer una planificación táctica. Tenemos que saber que un modelo de juego es algo “vivo”, nunca se alcanza el sistema de juego o el modelo definitivo, siempre está en constante evolución, por lo que en nuestro periodo de pretemporada daremos las pautas básicas para la implantación y comprensión de nuestro sistema, dejando claro que nuestra manera de jugar irá evolucionando. Será necesaria la realización de tests para saber si el trabajo que estamos realizando es bueno o, por el contrario, no conseguimos nuestros objetivos. ¿De qué manera podemos testar un sistema de juego? Es fundamental que comprendamos perfectamente lo que queremos transmitir al grupo, no podemos intentar implantar un sistema de juego sin saber cómo se desarrolla y lo que queremos de cada uno de nuestros jugadores. ¿Hemos estudiado a fondo nuestro sistema? Objetivos A continuación nos disponemos a plantear los objetivos que tendremos: elección de la formación que acompañará a nuestro sistema, sistema y estilo de juego que realizará nuestro equipo, funciones que realizará cada jugador tanto en ataque como en defensa, elección de una metodología para la implantación de nuestra formación y sistema, planificación táctica del equipo, análisis del trabajo realizado y evaluación del equipo. Contenidos relacionados con los objetivos Después del análisis de la plantilla, decidimos elegir una formación 4-2-3-1. El sistema a desarrollar será el contraataque a partir de un repliegue intensivo. Decidimos elegir este estilo y formación por la velocidad que nuestros jugadores de ataque atesoran. Nuestro sistema y formación se adaptan a nuestra plantilla. El paso siguiente es definir las funciones de cada jugador. En defensa todos los jugadores estarán sometidos a un repliegue intensivo donde premiarán las coberturas y la comunicación para facilitar el trabajo en defensa. El delantero tratará de ser la primera referencia defensiva obligando en la medida de lo posible a que el balón salga hacia los laterales, donde intentaremos que nuestros jugadores de banda ayudados por el media punta presionen. Nuestros medios centros estarán atentos a las coberturas. Y nuestra línea defensiva basculará y vigilará la zona menos poblada de jugadores. En ataque, el equipo tras robar y como máximo un pase de seguridad, mandará balón a la espalda de la defensa en el lado contrario al que éste fue robado, llegando a esa zona el banda contraria y la ayuda del delantero. “En nuestro periodo de pretemporada daremos las pautas básicas para la implantación y comprensión de nuestro sistema”
  • 35Junio-2013 nº 208 Nuestra planificación táctica, al igual que nuestra metodología, estará enfocada en una dirección única de entrenamiento, los ejercicios que usaremos estarán destinados a la mejora de nuestro estilo y modelo. Considero fundamental que nuestra forma de entrenar esté estrechamente ligada con nuestra manera de jugar. El análisis lo llevaremos a cabo con la puesta de nuestro estilo en distintos partidos, en los que nos pondremos unos criterios para considerar si el trabajo se realiza bien. Actividades Presentamos, a continuación, dos tareas básicas para la consecución de nuestro sistema. En el primer ejercicio (figura 1) disponemos dos equipos en un 6 contra 6, más dos porteros, sobre un espacio 60 x 40 metros. Al perder el balón será obligatorio que todo el equipo vuelva a su propio campo, tras la línea marcada. En el segundo ejercicio (figura 2) dividimos el espacio en cuatro partes. Trataremos de defender con la mayor parte de jugadores en la zona en la que se encuentra el balón, quedando un jugador descolgado en la zona de al lado y preparado para salir en velocidad tras el robo de balón, ya que tras robo será obligatorio que el destino del balón sea el cuadrante contrario, tratando de superar la espalda de los rivales. Estos dos ejercicios pueden ser realizados exactamente igual en juegos de once contra once, lo que ya nos llevará a una disposición mucho más real. Ambos ejercicios nos muestran lo que queremos en nuestro sistema: repliegue intensivo y salida por lado contrario tras robo de balón. Figura 1 Figura 2
  • 36Junio-2013 nº 208 Metodología y recursos La evolución en el desarrollo de nuestro trabajo para el aprendizaje de nuestra táctica y sistema será la siguiente: primero haremos un trabajo por líneas, después un trabajo entre líneas y, finalmente, el juego de conjunto. Haremos trabajo tanto en zona de iniciación como de creación y finalización. Trabajaremos movimientos y evoluciones. Trabajo de acciones conjuntas. Trabajo de los fundamentos de los sistemas (equilibrio, juego con y sin balón, concentración en el juego). Progresión y variantes. Análisis y correcciones. Control y evaluación Trataremos de evaluar el contraataque de nuestro equipo y si lo que estamos trabajando se lleva a cabo en la práctica. Para ello hemos establecido unos criterios de evaluación que son los siguientes: goles conseguidos tras contragolpe (partiendo todo el equipo desde campo propio) y número de veces en las que el equipo no ha replegado tras pérdida de balón. Estos dos criterios, uno de acierto y otro de error, son los que emplearemos para testar a nuestro equipo. Para ello, en un partido de once contra once y en campo reglamentario, dispondremos un equipo con nuestra forma y otro equipo en el que iremos modificando el estilo en periodos de treinta minutos, por lo que, además, nos servirá para saber contra que sistemas es más vulnerable o más eficaz nuestra forma de jugar. En un control inicial, tras una breve explicación teórica, los resultados son realmente malos. La táctica se tiene que trabajar sobre el campo, las palabras han de ir acompañadas de la práctica. Tras “La táctica se tiene que trabajar sobre el campo, las palabras han de ir acompañadas de la práctica”
  • 37Junio-2013 nº 208 nuestro periodo de pretemporada, una vez trabajadas las transiciones, la manera de defender y cómo pasar al ataque, las funciones que cada jugador ha de cumplir y tras que el equipo haya asimilado y automatizado movimientos y acciones, los resultados del test son positivos. Para el baremo de medición en nuestro primer criterio, o sea, los goles conseguidos a la contra, emplearemos la siguiente escala: 0 goles en 30 minutos, mal resultado; 1 gol en 30 minutos, buen resultado; 2 o más goles en treinta minutos, excelente resultado. Para el baremo de medición en nuestro segundo criterio, o sea, las veces que el equipo no repliega, emplearemos la siguiente escala: hemos replegado en todas las ocasiones, excelente; no hemos replegado en una o dos ocasiones, bueno; no hemos replegado en tres o más ocasiones, malo. Realización Aquí nos encontramos con el gran problema de la periodización táctica, ¿cómo meter en mes y medio todos los conceptos que quiero enseñar a mis jugadores para que puedan interiorizar el sistema y modelo de juego que queremos emplear? Para ello es fundamental la planificación táctica. No solo los preparadores físicos han de planificar su trabajo, los entrenadores tienen que realizar una planificación táctica para no ir improvisando sobre la marcha. Contamos con que nuestra competición de liga comienza el 5 de septiembre y que nuestra pretemporada comenzará el 19 de julio. Teniendo en cuenta que el equipo entrena cuatro días a la semana, dispondremos de 28 sesiones de entrenamiento para la consecución de nuestros objetivos tácticos, que no son otros que el dominio del contraataque en una formación 4-2-3-1. Cada sesión tendrá una duración de dos horas, dedicando al trabajo táctico una hora cada día del entrenamiento. Para la mejora del desarrollo táctico contaremos también con los partidos de pretemporada. Pero el trabajo del entrenador comienza antes del inicio de la pretemporada con la planificación táctica en la que han de estructurarse esas 26 sesiones para conseguir los objetivos propuestos. El entrenador ha de realizar un mesociclo que comprenda del 19 de julio al 5 de septiembre, el cual se dividirá en siete microciclos. Además, dispondremos de siete partidos amistosos para la mejora de nuestro sistema y estilo. Son, en total, 28 sesiones de entrenamiento, en las que dedicaremos una media de una hora al trabajo táctico; más los siete partidos de pretemporada.
  • 38Junio-2013 nº 208 Sesión tipo A continuación describimos la estructura de una sesión tipo de las 28 de que disponemos en el periodo de pretemporada. Objetivo de la sesión: transición ataque defensa Grupo de veinte jugadores, siendo dos de ellos porteros. Hacemos un calentamiento conjunto, y dos grupos en la parte principal. Material: diez balones, petos, conos y setas. Desarrollo de la sesión - 30 minutos de calentamiento. - 75 minutos para la parte principal. - 15 minutos de vuelta a la calma. Calentamiento: 30 minutos - 5 minutos de trote. - 5 minutos de movilidad articular. - 5 minutos de calentamiento libre. - 15 minutos de un juego de calentamiento orientado al objetivo de la sesión (en este caso la transición ataque defensa). Parte principal: 75 minutos - 15 minutos de estiramientos y explicación del trabajo a realizar. - 40 minutos, distribuidos en dos tiempos de veinte minutos cada uno, en los que haremos dos grupos de trabajo y cada grupo trabajará en un ejercicio distinto, unos con el segundo entrenador y otros con el entrenador principal. - 20 minutos dedicados a evoluciones o trabajo por líneas o entre líneas. Vuelta a la calma: 15 minutos - Estiramientos, conclusiones de la sesión y recogida de material. Evaluación Al finalizar cada sesión tendremos que ver si los objetivos que nos marcamos al comienzo fueron conseguidos (podemos ayudarnos de test), y evaluar las correcciones que hemos de adoptar para la siguiente sesión.
  • 39Junio-2013 nº 208 Resultados Al finalizar el periodo de pretemporada hemos de analizar los resultados obtenidos y el porqué se producen dichos resultados. Comenzamos con un equipo “sin vida” y nuestra misión fue dotarle de una identidad, forma y estilo. En nuestro caso, por las características de la plantilla, elegimos una formación 4-2-3-1 y un estilo de contraataque. Analizando los tests realizados en las primeras sesiones pudimos comprobar que el equipo no conseguía los objetivos pretendidos. Después del periodo de pretemporada, y siendo conscientes de que el desarrollo táctico se seguirá produciendo hasta el final de la temporada, hemos sido capaces de dotar al equipo de una formación y estilo. Esto se demuestra con los tests, que son excepcionalmente mejores tras el periodo de pretemporada. ¿Por qué se producen estas mejoras? Estas mejoras vienen dadas por el trabajo, la planificación y el esfuerzo. Vienen dadas por un trabajo táctico unidireccional, ya que tenemos claro cual es el estilo y formación y nuestros ejercicios van destinados a su mejora. Nuestros análisis sirven para testar nuestro estilo y formación.
  • 40Junio-2013 nº 208 Conclusiones Las conclusiones más significativas que podemos sacar son las siguientes: 1.- La táctica ha de ser planificada de antemano por el entrenador. 2.- El trabajo táctico ha de ser realizado de manera unidireccional. De nada sirve hacer trabajar al equipo con ejercicios de posesión de balón si nuestro estilo de juego no está basado en la posesión de balón. Hemos de trabajar según nuestro estilo y formación. 3.- El entrenador ha de amoldar su filosofía a la plantilla que tiene, ya que con el estudio de la misma elegirá la formación y estilo que mejor se adapte a ella. De esta manera la comprensión y los resultados serán mucho mejores y más rápidos que si tratamos de imponer nuestra filosofía a un grupo que para nada encaja con lo que realmente se pide a dicho estilo. 4.- Consideramos fundamental la implantación de una metodología de trabajo y tener una guía de ejercicios más adecuados que nos ayuden en el desarrollo de la táctica de manera unidireccional. 5.- Consideramos fundamental el análisis y testación de nuestro trabajo, así como de los objetivos propuestos, para saber si estamos siguiendo el camino adecuado. BIBLIOGRAFÍA Luis Jiménez Bonilla (2004). Ponencias diversas. Manuel Aguado Gil (2005). Enseñanzas tácticas para el 1-4-2-3-1. Tudor Bompa (2009). Entrenamiento de equipos deportivos. Juan Iglesias Paz (2010). La periodización táctica. “Hemos de trabajar según nuestro estilo y formación”
  • 41Junio-2013 nº 208 Firma invitada Jorge D’Alessandro Entrenador Nacional de Fútbol. Ataque sincronizado, no robotizado E l talento de los jugadores es fundamental, sin discusión. Pero también es absolutamente cierto que ese talento de los futbolistas necesita una organización colectiva para poder expresarse. Tengamos en cuenta que para lograr un desarrollo de juego eficaz del equipo hemos de poner ciertos límites al talento. Precisamente, estos límites suponen la libertad que se otorga a los jugadores para que puedan, de verdad, expresar su talento y ejecutar sus acciones individuales. Todo aquello que sobrepase estos límites irá en contra del rendimiento colectivo. Con este planteamiento no negamos la calidad de cada futbolista, sino todo lo contrario, lo que estamos haciendo es dar un sí rotundo al talento, así como un sí rotundo a las ayudas que aporta la táctica en beneficio de todos los jugadores y para que el equipo rinda al máximo en cada partido de competición. Lo que sí debe desterrase, sin duda alguna, es el “corsé” de los futbolistas maniatados que no tienen iniciativa y nunca expresan algo positivo sobre el terreno de juego. Siobservamosbienlospartidosdefútbol,decualquiercategoría,casisiemprellegamosalasmismas conclusiones: el equipo está bien colocado sobre el campo, el equipo tiene buen orden, la distancia entre líneas es correcta, tienen buena organización defensiva, demuestran una buena actitud… O sea, que los movimientos defensivos son casi perfectos tanto en la idea que supone la teoría como en la ejecución que supone la práctica. Esto se produce porque está entrenado, no se debe a ningún tipo de magia, es el entrenador quien lo ha sincronizado. También nos encontramos con buenas acciones y recursos en las acciones ofensivas a balón parado. Aunque debo reseñar que en la defensa de estas mismas acciones a balón parado se observan ciertas lagunas de atención y concentración. Suele decirse que es más fácil destruir que crear, pero particularmente considero que no es así. Creo que la facilidad o dificultad es similar en ambas situaciones del juego. ¿Quién posee el patrimonio de atacar?, ¿lo dejamos todo exclusivamente en manos de las características, personalidad, estado de ánimo y caprichos mediáticos de los jugadores? Cada entrenador es responsable también del ataque, en la parte que le corresponde. Tenemos que imponer soluciones en ataque, aunque suelen ser las que crean conflictos y sus soluciones resultan cuestionadas bastantes veces por los “jugadores- estrella” del equipo. Si el jugador ve peligrar su puesto y sus privilegios en el entorno del equipo, aparece su egoísmo y desde ese momento empieza a cuestionar todo. Pero siempre hemos de tener presente que el éxito se basa en el manejo de los recursos tácticos sobre la base del juego sincronizado puesto al servicio de la calidad individual. En primer lugar, los entrenadores tenemos que saber donde nos metemos, hemos de evitar caminos peligrosos y arenas movedizas. Tenemos que ser muy sólidos en cuanto a la información que damos y respetar siempre tres principios básicos: originalidad, libertad y erradicación de conflictos. Respetar la originalidad admitiendo que cada jugador es diferente pero, a su vez, compatible con el sistema del equipo. Respetar la libertad hasta los límites que guardan la eficacia colectiva. Evitar los conflictos y saber controlar aquellos que pudiesen producirse. Los movimientos de ataque están en un gran vacío de desarrollo. Se trabaja muy poco el ataque sincronizado, que es absolutamente necesario para la efectividad de las acciones ofensivas colectivas. Pero nunca debemos confundir el ataque sincronizado con un sistema rígido o robotizado.
  • 42Junio-2013 nº 208 CONTENIDOS E INFORMACIÓN 1.- TITULACIÓN QUE SE OBTIENE CESFÚTBOL Curso 2014 1.- TITULACIÓN QUE SE OBTIENE 2.- PRESENTACIÓN E INFORMACIÓN GENERAL 3.- REQUISITOS DE ACCESO Y NÚMERO DE PLAZAS 4.- PLAN DE ESTUDIOS 5.- PROFESORADO 6.- CARGA LECTIVA 7.- PROYECTO FINAL DE CURSO 8.- CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIONES 9.- CALENDARIO DEL CURSO Y TUTORÍAS 10.- PREINSCRIPCIONES Y MATRICULACIÓN Los alumnos que realicen el curso y superen los criterios de evaluación obtendrán el Título de: ESPECIALISTA EN TÁCTICA Y DIRECCIÓN DE EQUIPOS DE FÚTBOL Expedido por CESFÚTBOL (centro de estudios superiores de fútbol) Y FACULTAD DE CIENCIAS DEL DEPORTE DE LA UNIVERSIDAD DE MURCIA Curso de especialista en táctica y dirección de equipos de fútbol Curso de especialista en táctica y dirección de equipos de fútbol Curso 2014 (7ª promoción) Dirigido a Entrenadores de Fútbol Titulados y Licenciados en Ciencias del Deporte Curso a distancia con seguimiento tutorial www.trainingfutbol.com/cesfutbol ESPAÑA
  • 43Junio-2013 nº 208 2.- PRESENTACIÓN E INFORMACIÓN GENERAL CESFÚTBOL Curso 2014 Accesos para información sobre el curso: CESFÚTBOL, centro de estudios superiores de fútbol Dirección: Jorge Guillén, nº 8 47400 - Medina del Campo - VALLADOLID Teléfono: 687-490490 y 983-811341 E-mail: cesfutbol@trainingfutbol.com Página Web: www.trainingfutbol.com/cesfutbol PRESENTACIÓN E INFORMACIÓN PREVIA CESFÚTBOL (Centro de Estudios Superiores de Fútbol) es una iniciativa privada que cuenta con reconocidos entrenadores de fútbol de alto nivel y con profesores universitarios especialistas en ciencias del entrenamiento para impartir una enseñanza actualizada y novedosa.. CESFÚTBOL continúa su andadura en el año 2014 (tras la realización de tres promociones del Máster Profesional en Fútbol para Entrenadores Nacionales de Fútbol, nivel III) con la séptima promoción del curso a distancia, con seguimiento tutorial, de ESPECIALISTA EN TÁCTICA Y DIRECCIÓN DE EQUIPOS DE FÚTBOL. Además de CESFÚTBOL, como entidad promotora, avala y apoya este curso la FACULTAD DE CIENCIAS DEL DEPORTE DE LA UNIVERSIDAD DE MURCIA. Estas dos instituciones son las garantes, pioneras e iniciadoras de estas enseñanzas, en todo el ámbito del fútbol, en la realización de un Máster específico para Entrenadores Nacionales de Fútbol y en el desarrollo de este Curso de Especialización para Entrenadores de Fútbol Titulados y Licenciados en Ciencias del Deporte. La calidad y experiencia profesional de los profesores que imparten cada una de las materias hacen posible un alto grado de aprendizaje teórico y práctico. El producto formativo que se presenta está especialmente diseñado para las labores tácticas del entrenador de fútbol, así como para la dirección de la plantilla y del equipo en el entrenamiento y en el partido. Todos los alumnos que obtengan el Título de ESPECIALISTA EN TÁCTICA Y DIRECCIÓN DE EQUIPOS DE FÚTBOL contarán con el apoyo de la estructura de CESFÚTBOL y de la revista técnica profesional TRAINING FÚTBOL para su incorporación a equipos de fútbol, en función de la titulación de entrenador que posean. Se trata de relacionar a todos los entrenadores que hayan realizado el curso con los clubes de fútbol, tratando de facilitar su incorporación a un puesto de trabajo como entrenador. MATERIAL DIDÁCTICO Cada alumno accederá al contenido del curso y a los apuntes de cada uno de los módulos mediante una clave personal. Esto constituye la guía de estudio del alumno y las pautas para que pueda orientar adecuadamente su trabajo. La bibliografía recomendada por cada profesor se considera importante porque puede ser necesaria su consulta para la realización de los cuestionarios de evaluación, de los trabajos teórico-prácticos de cada módulo y del Proyecto Final de Curso. SEGUIMIENTO DEL CURSO Los alumnos enviarán por e-mail (cesfutbol@trainingfutbol.com) los cuestionarios de evaluación y los trabajos teórico- prácticos de cada módulo, así como el Proyecto Final de Curso. Por cada uno de los módulos se designa un profesor-tutor para que cada alumno pueda hacer un seguimiento del desarrollo de su trabajo y realizar las consultas pertinentes, así como para tratar de ampliar sus conocimientos en la materia que corresponda. www.trainingfutbol.com/cesfutbol 3.- REQUISITOS DE ACCESO Y NÚMERO DE PLAZAS CESFÚTBOL Curso 2014 Requisitos de acceso: - Estar en posesión de un Título Oficial de Entrenador de Fútbol (nivel I, nivel II ó nivel III). - En ausencia de lo anterior, ser Licenciado en Ciencias del Deporte. - En todo caso, acreditar documentalmente experiencia práctica como técnico de fútbol por un periodo mínimo de dos años. Número de plazas: - La admisión de alumnos al curso se realizará por orden de preinscripción de los solicitantes que cumplan los requisitos de acceso indicados. - Se fijará un determinado número de plazas en función de asegurar una enseñanza y un seguimiento eficaces. www.trainingfutbol.com/cesfutbol
  • 44Junio-2013 nº 208 MÓDULOS DEL CURSO: Módulo 1.- Relación entre la técnica y la táctica. Módulo 2.- Análisis del juego. Módulo 3.- Modelo de juego: ejercicios específicos de entrenamiento. Módulo 4.- Dirección colectiva del equipo en entrenamiento y competición. COMPOSICIÓN GENERAL DE CADA MÓDULO: 1.- Varios apartados de enseñanza y desarrollo de la materia correspondiente. 2.- Diseño de ejercicios para aplicar en la práctica el desarrollo táctico. 3.- Cuestionario de evaluación de 20 preguntas para contestar con el alumno. 4.- Trabajo teórico-práctico a desarrollar por el alumno. 5.- Relación de bibliografía recomendada para ampliación de estudio del módulo. MÓDULO 1 Xabier Azkargorta Uriarte Entrenador Nacional de Fútbol, nivel III Licenciado en Medicina Seleccionador Nacional de Bolivia MÓDULO 2 Jesús Cuadrado Pino Entrenador Nacional de Fútbol, nivel III Máster Profesional en Fútbol Máster en Alto Rendimiento Deportivo Técnico Deportivo Superior Director del Máster Profesional en Fútbol para Entrenadores Nacionales Director de la revista TRAINING FÚTBOL MÓDULO 3 Jorge F. F. Castelo Entrenador Nacional de Fútbol, nivel III Doctor en Ciencias del Deporte Profesor de Metodología del Entrenamiento en la Universidad de Lisboa Segundo entrenador del Sporting de Lisboa MÓDULO 4 Mikel Etxarri Sasiain Entrenador Nacional de Fútbol, nivel III Ingeniero Técnico Químico Profesor de Táctica en la Escuela Guipuzcoana de Entrenadores de Fútbol Miembro del Comité Técnico de la revista TRAINING FÚTBOL 4.- PLAN DE ESTUDIOS CESFÚTBOL Curso 2014 5.- PROFESORADO CESFÚTBOL Curso 2014 www.trainingfutbol.com/cesfutbol www.trainingfutbol.com/cesfutbol Director: Jesús Cuadrado Pino Responsable Académico: Arturo Díaz Suárez Coordinador: Santiago Hidalgo Chacel
  • 45Junio-2013 nº 208 La carga lectiva del curso es de 250 horas COMPOSICIÓN DE LA ENSEÑANZA 1.- Cuestionario de evaluación por cada uno de los módulos. 2.- Trabajo teórico-práctico por cada uno de los módulos propuesto por cada profesor. 3.- Proyecto Final de Curso, propuesto por el profesorado y la dirección del curso. CARGA LECTIVA DE LA ENSEÑANZA 1.- Cada cuestionario de evaluación de cada módulo tiene una carga lectiva de 20 horas 2.- Cada trabajo teórico-práctico de cada módulo tiene una carga lectiva de 30 horas 3.- El Proyecto Final de Curso tiene una carga lectiva de 50 horas COMPOSICIÓN TOTAL DE LA CARGA LECTIVA - Realización de los cuestionarios de evaluación: 80 horas (4 cuestionarios, 20 horas por cada uno) - Realización de los trabajos teórico-prácticos: 120 horas (4 trabajos, 30 horas por cada uno) - Realización del Proyecto Final de Curso: 50 horas - CARGA LECTIVA TOTAL DEL CURSO: 250 horas (25 créditos) 6.- CARGA LECTIVA CESFÚTBOL Curso 2014 www.trainingfutbol.com/cesfutbol El Proyecto Final de Curso debe realizarse de acuerdo a unas directrices específicas que se indicarán una vez comenzado el curso. El propio alumno elegirá el tema a desarrollar. El tema elegido tiene que corresponder a uno de los cuatro módulos impartidos, versando sobre aspectos tácticos o de dirección de equipo. Antes de iniciar el proyecto, el alumno debe hacer una propuesta del tema elegido a la Dirección del Curso, para su aprobación previa. No se podrá presentar este proyecto antes de haber superado todos los demás criterios de evaluación. El proyecto se corregirá por un tribunal constituido por dos miembros del cuadro de profesores y el director del curso, entre ellos estará un profesor especialista en el tema desarrollado La carga lectiva del proyecto es de 50 horas (créditos). El Proyecto Final de Curso no se devolverá al alumno, quedando archivado en el expediente académico con el resto de los criterios de evaluación. 7.- PROYECTO FINAL DE CURSO CESFÚTBOL Curso 2014 www.trainingfutbol.com/cesfutbol
  • 46Junio-2013 nº 208 8.- CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIONES CESFÚTBOL Curso 2014 - La evaluación del curso se compone de los siguientes criterios: 1.- Cuestionario de evaluación por cada una de los módulos: Propuesto por cada profesor correspondiente dentro de los apuntes de su materia. La valoración de cada cuestionario será de APTO / NO APTO. 2.- Trabajo teórico-práctico por cada uno de los módulos: Cada profesor propondrá un trabajo para su módulo. La valoración de cada trabajo teórico-práctico será de APTO / NO APTO. 3.- Proyecto Final de Curso: Desarrollado bajo unas directrices específicas y sobre un tema elegido por el alumno. La valoración de este proyecto será de APTO / NO APTO. Para considerar que el alumno ha superado el curso, previamente tiene que superar estos tres criterios de evaluación. La calificación final y definitiva del curso será de APTO / NO APTO. La calificación de los criterios 1 y 2 será realizada por el profesor del módulo correspondiente, según su criterio y bajo su única responsabilidad. La calificación del criterio 3 se realizará por un tribunal constituido por dos profesores y el director del curso, estando entre ellos un profesor especialista en el tema desarrollado en el proyecto. Todos los alumnos tienen derecho a una revisión pormenorizada de sus cuestionarios, trabajos teórico- prácticos y Proyecto Final de Curso, una vez que éstos han sido calificados. Esta revisión ha de solicitarse a través del Coordinador del Curso. Para cada cuestionario de evaluación, los trabajos teórico-prácticos y el Proyecto Final de Curso, los alumnos tendrán otra opción de presentación en caso de que en la primera hubiesen obtenido la calificación de NO APTO en cualquiera de ellos. www.trainingfutbol.com/cesfutbol 9.- CALENDARIO DEL CURSO Y TUTORÍAS CESFÚTBOL Curso 2014 * La duración del curso es de 5 meses (de febrero-2014 a junio-2014, ambos inclusive) * Cada mes se realizará el estudio y el seguimiento de uno de los módulos. * El quinto mes (junio-2014) se dedicará a la realización del Proyecto Final de Curso. * Se recomienda entregar el cuestionario y trabajo de cada módulo en el mes que corresponda a su desarrollo. En cualquier caso, para obtener la calificación de APTO y el correspondiente TÍTULO, la totalidad de cuestionarios y trabajos, así como el Proyecto Final, han de estar entregados antes del 30 de junio de 2014. Los alumnos que no hayan obtenido el apto en la primera entrega, dispondrán de otro mes para entregar el criterio o criterios de evaluación en que hayan resultado no aptos (límite el 30 de julio de 2014). Cerrándose definitivamente su calificación en esta segunda entrega que se les concede para la nueva confección de los criterios que resultaron no aptos en la primera. TUTORÍAS: Se establece un seguimiento tutorial, a través de la coordinación del curso, para que los alumnos planteen las consultas y dudas que estimen necesarias a los profesores correspondientes, y éstas les sean contestadas personalmente. AULA: dentro del apartado denominado AULA, los alumnos pueden ponerse en contacto entre sí, intercambiando opiniones y comentarios relativos al contenido, trabajos y desarrollo del curso. www.trainingfutbol.com/cesfutbol
  • 47Junio-2013 nº 208 10.- PREINSCRIPCIONES Y MATRICULACIÓN CESFÚTBOL Curso 2014 Precio del curso.- Tasas de matriculación: 1.395 euros. Preinscripción: 580 euros. TOTAL MATRÍCULA: 1.975 euros Preinscripciones Antes de efectuar la matriculación definitiva, los aspirantes han de realizar una preinscripción para que se les reserve su plaza como alumno. Los alumnos serán admitidos por riguroso orden de preinscripción, siempre que cumplan los requisitos exigidos. El periodo del que se dispone para realizar la preinscripción es del 20 de marzo de 2013 al 20 de diciembre de 2013 Para que la preinscripción sea admitida, el aspirante deberá ingresar, mediante transferencia bancaria, la cantidad de 580 euros en la cuenta: 2096 0201 10 3457582904 de CAJA ESPAÑA DUERO. En esta transferencia deberá indicar su nombre y dos apellidos, y señalar en el concepto: “Preinscripción Curso Fútbol”. Desde fuera de España: pago por Western Union. Esta cantidad se le descontará al aspirante del precio total de su matrícula, y si no es admitido se le devolverá íntegramente. En caso de que el aspirante sea admitido y éste renuncie a su plaza, perderá esta cantidad anticipada. A todos los que hayan realizado la preinscripción se les comunicará de forma individualizada, a través de correo electrónico, si han sido admitidos (admisión que se realizará por riguroso orden de preinscripción, si el aspirante cumple los requisitos exigidos). La documentación que se precisa para formalizar esta preinscripción es la siguiente: 1.- Texto en papel formato DIN A4 indicando: nombre y apellidos, número del DNI, dirección completa, número de teléfono fijo, número de teléfono móvil y dirección electrónica. Estampando la firma al final. 2.- Fotocopia del Título de Entrenador de Fútbol que posea, o de la Licenciatura en Ciencias del Deporte. 3.- Fotocopia del DNI, anverso y reverso. 4.- Documentación que acredite la experiencia práctica como técnico de fútbol por un periodo mínimo de dos años. 5.- Recibo o fotocopia compulsada por el banco de la transferencia de 580 euros. Esta documentación ha de enviarse por correo certificado a: CESFÚTBOL Jorge Guillén, nº 8 47400 - Medina del Campo - VALLADOLID 6.- Envío por correo electrónico de una foto digital tamaño y tipo carné a: cesfutbol@trainingfutbol.com Matriculación Todos los aspirantes admitidos tras la preinscripción han de realizar su matriculación como alumnos. El periodo del que se dispone para realizar la matrícula es del 20 de agosto de 2013 al 20 de enero de 2014 Para formalizar la matrícula ha de ingresarse mediante transferencia bancaria la cantidad de 1.395 euros (resto de las tasas, una vez descontado el importe de la preinscripción) a la misma cuenta indicada para la preinscripción. En esta transferencia deberá indicarse el nombre y dos apellidos del alumno, y señalarse en el concepto: “Matriculación Curso Fútbol”. Desde fuera de España: pago por Western Union. Enviar recibo, o fotocopia compulsada por el banco, de la transferencia de 1.395 euros por correo certificado a: CESFÚTBOL Jorge Guillén, nº 8 47400 - Medina del Campo - VALLADOLID www.trainingfutbol.com/cesfutbol
  • Nuestro ejercicio del mes Revista TRAINING FÚTBOL nº 208 TAREA DE ENTRENAMIENTO Autor: Jesús Cuadrado Pino Entrenador Nacional de Fútbol. Máster Profesional en Fútbol. Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Director de TRAINING FÚTBOL. Director y profesor del Máster Profesional para Entrenadores Nacionales (CESFÚTBOL). Título: “Pasar entre conos para buscar gol”. OBJETIVOS: En ataque: 1.- Aprovechar todo el frente de ataque. 2.- Cambios de orientación del juego. 3.- Desmarque de apoyo del distribuidor. 4.- Enfrentarse al portero rival en conducción. En defensa: 1.- Marcaje en inferioridad numérica. 2.- Basculaciones y vigilancias. . Consideraciones: Puede introducirse la variante de situar otro defensor detrás de las porterías de conos, para que trate de evitar el avance de los atacantes cuando éstos logren pasar con balón por una de estas porterías. EXPLICACIÓN Y DESARROLLO Tres atacantes tratan de hacer gol en la portería reglamentaria defendida por el portero. Tienen la oposición de dos defensores. La norma fundamental de la tarea es que, para conseguir el gol en la portería reglamentaria, uno de los atacantes tiene que haber atravesado antes, conduciendo el balón, una de las dos porterías pequeñas situadas cerca de las bandas y marcadas por conos. Los defensores tratarán de impedirles pasar por estas porterías (si pasan por ellas, seguirán tratando de impedirles el gol en la portería reglamentaria). La tarea se desarrolla sobre medio campo y las porterías de conos se sitúan en la mitad de ese medio campo y cada una separada un poco de cada banda (observar gráfico). De los tres atacantes, dos tratan de hacer gol y el tercero estará situado por detrás e iniciará cada jugada pasando el balón a uno de sus dos compañeros desde la línea divisoria del terreno reglamentario (este jugador siempre apoyará por detrás y no buscará hacer gol él, sirviendo siempre de apoyo por detrás a sus dos compañeros). 48Junio-2013 nº 208
  • # REVISTA TÉCNICA PROFESIONAL Jorge Guillén, 8 47400 Medina del Campo VALLADOLID SELLO GRÁFICO
  • Número209-Julio2013 REVISTA TÉCNICA PROFESIONAL ENTIDAD OFICINA D.C. NÐM. DE CUENTA Suscripción: 63,72 euros + Gastos de gestión: 12,80 = 76,52 euros IVA (4%) 3,06 euros TOTAL: 79,58 euros B O L E T ¸ N D E S U S C R I P C I Ł N Don , con domicilio en Calle , NÀ , Piso Código Postal ,Población , Provincia Teléfono e-mail Desea suscribirse a DOCE números de la Revista. MEDIANTE DOMICILIACIÓN BANCARIA CŁDIGO CUENTA Firma Banco o Caja de Ahorros Dirección Población Provincia Titular de la cuenta Contenido de nuestro PRÓXIMO NÚMERO # Hablamos de fútbol con… Mikel Etxarri. Completamos, con 40 frases más, el ideario de Etxarri. Mikel Etxarri. Entrenador Nacional de Fútbol. Profesor de CESFÚTBOL. Profesor de la Escuela de Entrenadores de Fútbol del País Vasco. Ex-Secretario Técnico de la Real Sociedad de San Sebastián. Jesús Cuadrado Pino. Entrenador Nacional de Fútbol. Máster Profesional en Fútbol y Máster en Alto Rendimiento Deportivo. Especialista en Táctica y Dirección de Equipos de Fútbol. Director de TRAINING FÚTBOL y de CESFÚTBOL. Director y Profesor del Máster Profesional en Fútbol. El fútbol: lo antiguo y lo moderno. Por Jorge Valdano. Entrenador Nacional de Fútbol. Ex-Director Deportivo del Real Madrid. Ex-Entrenador del Real Madrid. Las transiciones en fútbol. Por Francisco Javier Serrano Bravo. Entrenador Nacional de Fútbol. Especialista en Táctica y Dirección de Equipos de Fútbol (CESFÚTBOL). Firma invitada Tarea de entrenamiento: “Tapar pase corto”