Grillo, el adivino

764 views
652 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
764
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Grillo, el adivino

  1. 1. Un ama de llaves, una criada y una cocinera robaron una vez un anillo del rey. El rey que deseaba recuperarlo, puso un anuncio que decía: “Se busca Adivino” <br />
  2. 2. Un pobre marinero hambriento llamado grillo vio el anuncio y pensó: “ es una manera de concebir tres comidas al día” fue a ver al rey y afirmo que era adivino. <br />
  3. 3. El rey le contó a Grillo lo de su anillo desaparecido y le rogó que usara sus facultades para encontrarlo.<br />
  4. 4. A la mañana siguiente, el ama de llaves le trajo el desayuno. Grillo, que sólo pensaba en sus tres comidas murmuró: “ ¡Aquí hay una!”.<br />La culpable ama de llaves salió huyendo. Al mediodía, la criada le trajo el almuerzo. Grillo, que todavía estaba muy hambriento, dijo: <br />“Aquí esta la segunda”. La criada se fue, temblando de miedo.<br />A la hora de la cenar, la cocinera le llevo su comida. Grillo dijo con satisfacción. “¡Y aquí la tercera!”. La cocinera se arrojó a los pies de Grillo. “¡Por favor, señor, tenga piedad! ¡Le daré cincuenta monedas si no le cuenta al rey que nosotras robamos el anillo!”.<br />
  5. 5. Grillo, que era una persona sumamente inteligente cuando su estomago estaba lleno, se rio y dijo: “Dame el dinero y pon el anillo en el buche del pavo”.<br />
  6. 6. Entonces Grillo fue a ver al rey. “Ya se donde esta su anillo ,anunció. Vamos al jardín”.<br />Cuando llegaron allí, Grillo señaló al pavo. “Cortad su cabeza y mirad en su buche”. Cuando la cabeza del pavo fue cortada, allí, efectivamente, estaba el anillo del rey.<br />
  7. 7. El rey colmó de regalos a Grillo y dio una fiesta para que todos sus amigos pudieran conocer a ese maravilloso adivino.<br />
  8. 8. “Preguntadle cualquier cosa, dijo el rey. Seguro que lo sabe”.<br />Uno de los invitados cogió un grillo y, volviéndose hacia Grillo, preguntó: “¿Qué tengo en mis manos?”.<br />Grillo no tenia ni idea. “Venga”, decían los amigos del rey. “Es demasiado Fácil”, tartamudeó.<br />
  9. 9. Grillo, lo vio todo perdido. “Pobre Grillo”, suspiró. El invitado abrió sus manos ¡y salto el grillo! El rey, orgulloso, hizo rico a Grillo, y tuvo tres comidas al día el resto de su vida.<br />Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. <br />

×