• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Empleo femenino y políticas de igualdad
 

Empleo femenino y políticas de igualdad

on

  • 611 views

 

Statistics

Views

Total Views
611
Views on SlideShare
610
Embed Views
1

Actions

Likes
0
Downloads
7
Comments
0

1 Embed 1

http://www.slideshare.net 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Empleo femenino y políticas de igualdad Empleo femenino y políticas de igualdad Document Transcript

    • El Opinión El Empleo femenino y políticas de igualdad cc {SI na cil ci el Por Francisca Salvà i Munt di Doctora en Ciencias de la Educación hI el Universidad de las Islas Baleares di .f y u a S E Pese a los avances que se estan produciendo en el ambito de la igualdad entre los hom bres y las mujeres, éstas se encuen- tran todavía en una situación de desventaja. Por este motivo se desarrollan politicas y estrategias dirigidas expresamente a superar dicha situación. Éstas, junto con los principales elementos que configuran la problematica actual de las mujeres en relación con el empleo, constituyen el contenido del presente texto.JaJLa división sexual del trabajo y la perspectiva de la producciónlreproducción La división sexual del trabajo es conside- lan a través de las formas de trabajo asa- - La ubicación en una u otra esfera lleva a rada como elemento central de la desigual· lariado propiamente masculinas. la desigualdad "al sólo contabilizarse eco- dad entre las mujeres y los hom bres. nómicamente y priorizarse socialmente las Según la teoria del rol social, es ésta la De hecho, la inclusión del trabajo domés- actividades y las actitud es ligadas a la causa fundamental de las diferencias aso- tico como variable en los estudios sobre el esfera de la producción ". Todo lo relacio- ciadas a las personas en función del sexo. trabajo es reciente. Torns, Carrasquer, nado con el ambito reproductivo queda, Y ello por un doble motivo: por una parte, Romero (1997, 14) sitúan buena parte de por tanto , en una situación de invisibili- "la asignación de papeles entre los sexos sus orígenes en una polémica de finales de dad. orienta las motivaciones y el aprendizaje de los años setenta entre Braverman y algu- habilidades diferenciales en una dirección nas feministas marxistas. A partir de esto - La generalización de este modelo lleva a estereotipicamente masculina o femenina, se consideró la existencia del trabajo considerar como natural lo que es fruto de- - - - limitando la capacidad de mujeres y varo· doméstico y se valoró su importancia. Todo la construcción social. nes para trascender las posiciones asigna· ello condujo a una nueva perspectiva en das. Por otro lado, las expectativas tienen los estudios sobre el trabajo, denominada - Existe interdependencia y conflicto entre una influencia directa sobre el comporta- producción/reproducción. Esta perspec- los ambitos de la producción y de la miento y las disposiciones conductuales, tiva parte de las siguientes concepciones reproducción que se basan en la conformidad de las per- (Torns, Carrasquer, Romero, 1997, 14-16): sonas que tienden a comportarse de modo En la actualidad , se esta mostrando con consistente con esos pape les y con las - El papel determ inante de l trabajo especial intensidad precisamente el con- consecuencias que esperan de su desem- doméstico en la reproducción, el apoyo y flicto entre los ambitos de la producción peño: (Bonilla, 1998, 156). el mantenimiento de la fuerza de trabajo. y de la reproducción . La mayor incorpora- ción de las mujeres al trabajo productivo Esta división del trabajo con lleva una - La propia construcción social de género no ha sido acompañada de la participa- situación de desigualdad social y econó- (proceso de socialización diferenciado a ción de los hom bres en el ambito de la mica de las mujeres en relación con los partir de diferencias inicialmente biológicas) reproducción. Ello ha lIevado a la realiza- hombres: el trabajo doméstico es el tra- contribuye a que los sujetos masculinos se ción de una doble jornada de trabajo por bajo invisible, que no otorga poder social ubiquen en la esfera de la producción, y los parte de muchas mujeres y a una mayor ni da derechos si no que éstos se vehicu- femeninos en la de la reproducción. demanda de servicios públicos. FORMACIÓN XXI p.46
    • Las DlujeleS y los trabajosEl elemento definitorio de las relaciones Estudios del Cambio Social. Fundación La relación entre tasa de actividad y nivelcontemporaneas entre género y empleo Encuentro, 1999, 147, Commissio n euro- de estudios superiores es especialmente(se utiliza el térm ino empleo para desig- péenne, 2001 a, 85, 90) . relevante en un momento en el que, pornar el trabajo en la esfera de la "produc - primera vez en la historia, las mujeresc ión ") es la c risis de la repartición tradi- Esta tasa se distribuye de forma desigual estudian mas que los hom bres y presen-cional de tareas. La OCDE se refiere a por grupos de edad, acentuandose la des- tan niveles de estudios superiores a ellos.ello como la crisis del contrato social tra- igualdad en las mujeres. Un analisis de lasdicional relativo, por una parte al papel del curvas de actividad femenina en España Si comparamos el número de mujeres enhombre y de la mujer y, por otra, al entre 1964 Y 1998 evidencia una ruptura la enseñanza superior por cada 100 hom-empleo. Según éste, la mujer se encarga con el modelo tradicional en la c urva de bres, se ha pasado, para el conjunto dedel cuidado de los miembros de la familia 1998. En ésta la incorporación de las paises de la UE, del 80% (1981/82) aly del trabajo doméstico y el hombre ejerce mujeres hasta los 20 años se reduce, pero 107% (1997). En 1981/82, ya Francia,un trabajo que le ocupa todo el dia y se acerca al 80% en el grupo de 25 a 29 Portugal y Suecia tenian un porcentajeaporta un salario que permite a la familia años, y la reducción a partir de los 30 años superior a 100, Y en 1997 era la situaciónsu bienestar (OCDE, 1995, 13). es muy progresiva hasta los 44 años, edad mayoritaria. En España esta tasa ha en la que la tasa de actividad esta por pasado del 83 al 112% (CommissionEs a todas luces evidente que este con- encima del 60%. Se considera que si européenne, 2001 b, 118).trato esta en crisis en ambos modelos : el siguen las tendencias actuales, se asistiramasculino y el femenino. La familia tradi- en un periodo de diez a quince años a una Entre la población recién titulada, tambiéncional en la que la mujer se ocupa sola- importante disminución de las diferencias son mayoria las mujeres. Según datos demente del cuidado de los miembros de la generacionales que llevara a unas tasas 1999, el 26% de las mujeres europeas defamilia y del trabajo doméstico, y el hom- de actividad muy parecidas en todo el 25 a 29 años tienen un diploma universi-bre ejerce un trabajo que le permite obte- periodo de los 25 a los 54 años (Centro tari o o equivalente, mientras que en losner un salario con el cual se puede afron- de Estudios del Cambio Social. Fundación varones el porcentaje es del 22 ,5%tar las necesidades de toda la familia , y Encuentro, 1999, 152). (Commission européenne, 2001 a, 41-2) .todo ello durante toda la vida, es unasituación en clara recesión . En cambio, se Las tasas de actividad también estan El empleo de 1 1l111jeresestan desarrollando cada vez con mayor estrechamente relacionadas con la situa- La evolución de las tasas de empleo (por-intensidad nuevas formas de relación y de ción familiar y el nivel educativo. Las esta- centaje de personas ocupadas en rela-distribución del trabajo que lIevan a reco- disticas co nfirman la influencia del matri- c ión con la población en edad de traba-nocer diversos tipos de familias y de divi- monio y los hijos en el descenso de la acti- jar) en los paises de la U E revela que,siones del trabajo dentro y fuera de ésta. vidad femenina. No obstante, esta tenden- entre 1975 y 1999 la tasa de empleoEl aumento del número de familias co n cia esta adquiriendo nuevas formas y cada femenino ha aumentado 8 ,8 puntos,una mujer como cabeza de familia, la dis- vez es mas frecuente la situación de las pasando del 43 ,8% al 52 ,6%. En losminución de las que tienen como único mujeres que se casan y siguen trabajando, hombres ha pasado del 83,4% al 71 ,6%,sustentador al hombre, la mayor diversi- e incluso de las que lo siguen haciendo disminuyendo 11 ,8 puntos. Según lasdad e inestabilidad de las estructuras después de tener el primer hijo. Lo que se mismas fuentes, la tasa de empleo feme-familiares , son algunos de los cambios esta convirtiendo en mas determinante es nino en España ha pasado del 30 ,4% enfundamentales que se estan produciendo el número de hijos, cuyo aumento va corre- 1975 al 37,3% en 1999, y la de empleo(Lean, 1996, 25). lativo a la disminu ción de la tasa de activi- masculino era del 84,5% en 1975 y del dad femenina. Pero estas situaciones se 67,8% en 1999 (Commission europé-Los apartados que siguen ilustran estos dan de forma muy diferenciada según los en ne, 2001 a, 85, 90).cambios y aportan elementos para su ana- niveles de estudios, siendo especialmentelisis. destacable la situación de las que tienen Destaca el aumento del nivel de estudios estudios universitarios, grupo en el cualla de las mujeres ocupadas, que se ha tra-Tasas de aeti vidad. g1l1POS de diferencia en la tasa de actividad entre ducido en una incorporación mas tardia aledud y ni vele de fOlmaciól1 casadas y solteras es sólo de un punto, y trabajo. En España, en 1976 el 70% teniaSi analizamos la evolución del empleo de tampoco se detecta que la tenen cia de como maximo estudios primarios, mien-las mujeres en los últimos años observa- hijos en estas mujeres disminuya su tasa tras que en 1998 sólo se hallaba en estamos su progresiva incorporación. La tasa de acti vi dad (C entro de Estudios del si tuació n el 27 % . En el primer año dede actividad femenina (porcentaje de Cambio Soc ial. Fundación Encuentro, referencia el 5,5% tenia estudios univer-mujeres que buscan empleo o lo tienen en 1999, 155, 160). sitarios , y en 1998 el 24% (Centro derelación con el total de mujeres en edad Estudios del Cambio Social, Fundaciónde trabajar) en España ha pasado del 26% Efectivamente, el hecho de tener estudios Encuentro, 1999, 181).en 1960 al 49% en 1999. En los hom- superiores es el que marca claramente labres, la tendencia se ha invertido y han inflexión de la actividad femenina y la sitúa a En el grupo de jóvenes de 25 a 29 años,pasado de una tasa del 99,5% en 1960 a menos de diez puntos de la masculina en destaca el mayor porcentaje de universi-ot ra del 77% en 1999. Para el conjunto de todos los casos, y en la mayoria en diferen- tarias entre las personas con empleo.la Unión Europea (UE), la tasa de actividad cias que oscilan entre uno y dos puntos. En Para el ambito de la U E, Y tomando comofemenina ha pasado del 42,1 % al 59,6%, los estudios superiores de tercer ciclo la tasa referencia 1999, el 31 % de las mujeresy la masculina del 96 ,1% al 78 ,8% en los de actividad femen ina se sitúa poco mas de empleadas de esta edad tenia un diplomamismos años de referencia (Centro de un punto por encima de la masculina. universitario o equivalente, mientras quep.47 FORMACIÓN XXI
    • Opinión sa Alv E La En lo da nu hi bl • " ~I L rr VI (: fren los hom bres sólo el 23 ,5% se hallaba en esta situación número de horas de trabajo, mientras que la tasa de empleo(Commission européenne, 2001 a, 41-42) . utilizada habitualmente (tasa de empleo simple) se calcula E sobre el número de personas que trabajan. Si analizamos la tasaIgualmente, y tal como ocurre con las tasas de actividad, en las de empleo ETP, las diferencias entre hom bres y mujeres aumen- rmujeres, el nivel de instrucción esta mas estrechamente relacio- tan . En los hom bres, ambas tasas son practicamente idénticas,nado con el acceso al empleo que en los hombres. Mientras que mientras que en las mujeres se observan diferencias importan-el 80% de las mujeres europeas de 25 a 64 años con un tes. Para 1999, según datos del informe anual sobre el empleodiploma universitario o equivalente tenían empleo, sólo el 40% (Commission européenne, 2001 a) , hay alrededor de 11 puntosde las que tenían un nivel correspondiente a la enseñanza basica de diferencia para el conjunto de la UE y casi 5 para España.estaban empleadas. En los hombres, las cifras son del 85% ydel 70% (Commission européenne, 2001 a, 41). España es el país de la UE con una tasa de empleo inferior tanto si consideramos la tasa simple como la ETP.Respecto a las características de la incorporación de la mujer almercado de trabajo, ha sido y esta siendo principalmente la En relación con los salarios, ademas de las diferenc ias asocia-incorporación a un mercado de trabajo segmentado en sus seg- das a profesiones y sectores de actividad mas o menos fem i-mentos inferiores o bien en sectores muy feminizados. Y la con- nizados , también se dan c uando se realizan trabajos equiva-centración del empleo femenino en un número reducido de sec- lentes. Según los datos de la Encuesta de Estructura Salarial ,tores ha aumentado en los últimos años (Commission europé- las mujeres españolas cobran entre el 31 ,5% y el 43,4%en ne, 2001 a, 38). menos que los hombres con su mismo nivel de estudios , dan- dose las mayores diferencias en los dos grupos extremos: "sinEn el contexto de esta situación, destaca "la polarización cre- estudios y educación primaria" y "con estudios universitarios"ciente del empleo femenino: aumenta considerablemente el (Centro de Estudios del Cambio Social. Fundación Encuentro,número de mujeres colocadas en puestos de trabajo de alta 1999, 200) . Para el conjunto de la UE, el salario medio men-cualificación , en general seguros y bien remunerados, pero sual bruto de una mujer trabajando a tiempo completo es eltambién lo hace el número de las que trabajan en empleos que 74% del de un hombre (Commission européenne, 2000, 36).no requieren cualificación y que estan sometidas a condicio-nes laborales menos ventajosas y, con frecuencia, manifiesta- Las tasas de desempleomente precarias" (Centro de Estudios del Cambio Social. Fun- Si las tasas de actividad femenina estan -a pesar de su pro-dación Encuentro, 1999, 188). gresivo aumento- por debajo de las masculinas , las de des- empleo estan por encima. Es decir, hay menos mujeres entreEn cuanto al tiempo de trabajo, el 80% de las personas que el grupo de las que tienen o buscan empleo , pero dentro detrabajan a tiempo parcial en la UE son mujeres. Si tomamos este grupo son mas la que buscan empleo que las que locomo referencia 1999, para el conjunto de la UE los empleos encuentran comparativamente con los hombres. La tasa dea tiempo parcial de las mujeres suponen el 33 ,5% sobre el paro femenino es, para el conjunto de los países de la UE ytotal de empleo femenino , y los de los hombres el 6,1% sobre según datos referidos a 1999, del 10,9% frente al 7,9% en losel total de empleo masculino. En España los porcentajes son hom bres. Para el mismo año, la tasa de desempleo femeninoinferiores en ambos casos, pero también muestran importan- en España es la mas elevada de Europa (23%) frente al 11 ,2%tes diferencias entre las mujeres (17,6%) y los hombres (3%) en los hombres (Commission européenne, 2001 a, 85 , 90).(Commission européenne, 2001 a, 30, 85 , 90). A ello hay que añadir que las mujeres son la mayor parte de lasEl aumento del trabajo a tiempo parcial ha lIevado a estable- personas paradas de larga duración. Según los resultados decer, como indicador de empleo, la tasa de empleo en equiva- un reciente estudio sobre el paro de larga duración en España,lente a tiempo pleno (ETP) . Esta se calcula en relación con el las mujeres con estudios universitarios y las mujeres solteras FORMACIÓN XXI p.48
    • salen antes del desempleo que las que tienen estudios inferiores y las casadas (Alba,Alvarez, Pagan , 1999, 138, 155).El trabajo domésticoLas mujeres que estan fu era del mercado de trab aj o (inactivas en tèrminos de laEncuesta de Población Activa -EPA-) son mas numerosas que los hombres en todoslos grupos de edad, pero especialmente entre las personas de 25 a 55 años. Son fun-damentalmente las que se ocupan de las tare as del hogar. Algunas no han trabajadonun ca, otras han tomado la decisión de dejarlo o interrumpirlo para ocuparse de loshijos(as) y otras no bu scan empleo por desanimo (consideran practicamente imposi-ble encontrar empleo) .Pero no só lo las "inactivas " se dedi can a las tareas dom èsticas o de reproducción.Tambièn lo hacen en mayor grado que los hom bres las mujeres en general y, entreèstas, tambièn las que tienen un empleo.Las mujeres asumen mas del 80% de las tareas domèsticas en todos los Estadosmiembros, excepto los Estados escandinavos y el Reino Unido. Las mujeres son dosveces mas numerosas que los hombres en el cuidado no remunerado de los niños(as)(31 % contra 15%), y el número med io de horas dedicadas a ello es de 41 por semanafrente a 21 en los hombres (Commission euro pèenne, 2000) .En España, el número de mujeres que se dedica sólo a las tareas del hogar decrece,pero según la EPA del tercer trim estre de 1999, todavía 5 ,3 millones de mujeres seencuentran en esta situación . Se estim a en 2,5 millones las mujeres que, en jornadade duración variable, desempeñan doble jornada al simultanear empleo remunerado ylabores domèsticas (Consejo Económico y Social, 2000).Según un estudio sobre el uso del tiempo de trabajo, en días laborables, de la pobla-ción española mayor de 18 años , las muj eres trabaj an un promedio de 56 ,1 horassemanales , de las c uales 8,9 corresponen a trabajo remunerado y 47,2 a trabajo noremunerado. Los hombres trabajan un promedio de 36 ,4 horas semanales, de las cua-les 22 ,7 son de trabajo remunerado y 13,7 no remun erado. En tèrminos relativos, lasmujeres se hacen cargo del 60,6% y los hom bres del 39,4% del total de horas de tra-bajo, pero las mujeres se dedican principalmente al trabajo no remunerado (el 77,5%es realizado por mujeres y el 22 ,5% por hombres) , y los hombres al remunerado (el71,8% es realizado por hombres y el 28 ,2% por mujeres) (CSIC, a partir de la encuestade CIRES sobre uso del tiempo, 1996 citado en Consejo Económico y Social, 2000).Los datos que siguen complementan los anteriores (Centro de Estudios del CambioSoc ial. Fundación Encuentro, 1999):- Las mujeres ocupadas dedi can al trabajo dom èsti co una media de 4 h y 26 min losdías laborab les, 5 h Y 41 min los sabados, y 4 h Y 15 min los domingos.- Las varones ocu pados dedican al trabajo domèstico una media de 1 h y 28 min losdías laborables, 2 h y 48 min los sabados, y 1 h Y 56 min los domingos.- Las mujeres no ocupadas ded ican al trabajo domèsti co una media de 7 h y 20 minlos días laborables, 8 h y 14 min los sabados, y 5 h Y 44 min los domingos.- Las varones no ocupados dedican al trabajo domèstico una media de 1 h y 57 minlos días laborables, 2 h y 3 min los sabados, y 1 h Y 12 min los domingos.Tal como podemos observar, si com param os las mujeres ocupadas y los varones noocupados, observamos que las primeras se dedican entre dos y tres veces mas que ~.los segundos a las tareas del hogar. Po r tanto, la dedicación a las tareas domèsticasno esta ligada principalm ente al hech o de que una persona tenga empleo o no, sino ala construcción social de gènero . •p.49 FORMACIÓN XXI
    • OpiniónLas poIíticas para la igualdad en el empleoLa consecución del pleno acceso de la que, por razones diversas (históricas, eco- pueden tener efectos diferenciales signifi-mujer a los derechos sociales y económi- nómicas, políticas, culturale s), presentan cativos en la situación de los hombres y lascos en situación de igualdad con el hom- determinados colectivos, entre éstos el de mujeres; en consecuencia, para contribuirbre, es el eje en torno al cual se construyen las mujeres. Las acciones positivas a favor en mayor medida a la igualdad entre loslas políticas de igualdad de oportunidades. de las mujeres pueden definirse como "un hom bres y las mujeres, es preciso tener enÉstas vienen determinadas por la historia, sistema temporal de ventaja o compensa- cuenta dichos efectos".la cultura y las características socioeconó- ción que venga a cubrir un déficit individualmicas de cada país, así como por las orien- y colectivo sufrido por las mujeres en cual- La estrategia marco comunitaria sobre lataciones mas relevantes de los organismos quier ambito de la vida social: trabajo, fami- igualdad entre mujeres y hombres (2001-y las conferencias internacionales . Y se lia, política o cultura" (Alberdi, 1996, 16). 2005) es el referente para la U E de estasreflejan en los planes de igualdad de opor- políticas. Realiza por primera vez un plan-tunidades, los cuales traducen la política Pero las políticas de disc riminación posi- teamiento global e integrado, que incluyede la institución que los adopta en relación tiva, aunque han supuesto avances impor- diversos programas e iniciativas que concon la igualdad entre mujeres y hom bres. tantes, se consideran en estos momentos anterioridad se trataban de forma sepa-En estos planes, los objetivos y las actua- insuficientes y se plantea la necesidad de rada. Combina medidas específicas con unciones en el ambito del empleo suelen ocu- integrar la igualdad de oportunidades en enfoque transversal y se centra en lospar un papel importante puesto que la divi- todas las políticas y programas. Esta polí- siguientes objetivos: (a) igualdad en la vidasión sexual del trabajo es considerada el tica, denominada de mainstreaming, ha económica; (b) igualdad de representaciónelemento clave de la desigualdad entre sido objeto de una comunicación especí- y participación en la toma de decisiones;hom bres y mujeres. fica de la Comisión de las Comunidades (c) igualdad en la vida social; (d) igualdad Europeas, en la que se define de la en la vida cívica; (e) modificar los rolesLas políticas de igualdad en el empleo pue- siguiente forma (Comisión de las Comuni- establecidos en función del sexo y superarden definirse como un compromiso para dades Europeas, 1996,2): los estereotipos tradicionales (Comisión dellevar a cabo practicas y procedimientos no las Comunidades Europeas, 2001 , 5).discriminatorios en el empleo, y que facili- "De lo que se trata es de no limitar losten la igualdad entre los individuos de dis- esfuerzos de promoción de la igualdad a la En cuanto a la política específica detintos grupos o sexo para conseguir un ejecución de medidas específicas a favor empleo , uno de los cuatro pilares adopta-empleo completo, productivo y libremente de las mujeres, si no de movilizar explícita- dos a partir de la Cumbre de Luxemburgoelegido (Lean, 1996, 110). mente -con vistas a la igualdad- todas las (1997), alrededor de los cuales giran las acciones y políticas generales teniendo en políticas comunitarias y estatales, es el deEstas políticas se han centrado en primer cuenta activa y visiblemente en el diseño la igualdad de oportunidades. La cuestiónlugar en conseguir una legislación igualita- de las mismas sus posibles efectos sobre fundamental es "cómo crear ;::x:-.-;;-,-,-+-,,;--.....,ria y no discriminatoria. Pero la igualdad las situaciones respectivas de los hom bres nes para que los hom bres elegislativa se ha mostrado insuficiente para y de las mujeres ("gender perspective") compartan en pie de igualdad las respo--llegar a la igualdad real. Por este motivo, se (perspectiva de las diferencias sociocultu- sabilidades familiares y tengan las mismashan ideado estrategias específicas para raies entre los sexos con vistas a la igual- oportunidades profesionales, y cómo reac-conseguir dicha igualdad en la realidad: se dad). Para ello es preciso analizar sistema- cionar ante los cambios demograticos, quetrata de las acciones positivas a favor de ticamente esas acciones y políticas y tener nos obligan a mantener las condiciones delas mujeres y de la lIamada política de en cuenta, al definirlas y aplicarlas, esos crecimiento con una mayor incorporaciónmainstreaming o de transversalidad. posibles efectos : por ejemplo, las políticas de las mujeres al empleo" (Dirección de desarrollo, la organización del trabajo , General de Empleo, Relaciones LaboralesLa acción positiva es un tipa de interven- las opciones en materia de transportes, la y Asuntos Sociales de la Comisión Euro-ción compensatoria de las desigualdades definición de los horarios escolares , etc. pea, 1999, 14).11 Las orientaciones mas recientes que cabe reseñar en el8mbito internacional son las derivadas de la Plataforma para la Acción de la Cua.rtaConferencia MWlClial de Naciones Unidas sobre las Mujeres (adoptadas por 189 naciones-Estada en Beijing en 1995), y del Programa de Acciónde la Cumbre Mundial para el Desarrollo Social (aceptadas por 117 jefes de Estada o de Gobierno en Copenhague en IIIlIlZO de 1995) Y Beijing + 5(Nuava York, 2000). En todos los casos, se enfatiza en la neoosidad de intervenir para mejorar la si.tuación. de la mujer en relación con el empleo.Se considera esencial para la igualdad tanto en sí misma como por sus efecros posi.ti.vos sobre otras 3.reas críticas como son la erradicación de lapobreza, el ejercicio de derechos fundamentaJes Y la educación. de hijos(as). FORMACIÓN XXI p.
    • Las estrategias para la igualdaden el marco de las políticas de forma.ción y empleoEl Acta Única Europea (1986) marcó el ini- De ello se deriva una serie de orientacio- empleo. Son estrategias mas complemen-cio de las políticas europeas de formación nes para la intervención. Las mas relevan- tari as que excluyentes, que se pueden dary empleo. Como parte de las mismas, se tes son las siguientes: separada o conjuntamente, y cuyo pesocrearon las primeras iniciativas dirigidas relativo sera mayor o menor en función delespecíficamente a las mujeres. La mas (a) Puesto que las diferencias entre muje- proyecto en el que se inscriban.conocida y la que ha producido mas litera- res y hombres son fundamentalmente cul-tura hasta el momento es la Iniciativa turales, es posible y conveniente para la Estrategias formativasComunitaria NOW (Nuevas oportunidades igualdad que las mujeres ocupen puestos La intervención mas habitual es la quepara las mujeres). reservados tradicionalmente a los hom- parte de los desajustes entre las formacio- bres. De aquí deriva toda una serie de nes de las personas que buscan empleo yLos programas y planes de igualdad de acciones destinadas a que las mujeres se las demandas del mercado de trabajo , yoportunidades derivados de las conferen- incorporen a profesiones consideradas tra- oferta formaciones dirigidas a lIenar estoscias mundiales, junta al impulso europeo a dicionalmente masculinas y en las que vacíos . Las formaciones que se ofrecenpolíticas dirigidas específicamente a mejo- estan subrepresentadas. - pueden ser mas o menos polivalentes orar la situación de las mujeres en relación específicas, y pueden centrarse mas ocon el empleo, actuaron de forma sinérgica (b) Puesto que las características relacio- menos en la recuperación de la formacióncon una mayor sensibilización social y un nadas con el estereotipo femenino no son basica o en la formación profesional. Lasmayor protagonismo social de las mujeres. negativas en sí mismas, hay que aprove- medidas de formación se muestran cada char sus potencialidades en relación con vez mas inoperativas cuando se planteanEn este contexto, se plantean diversas el trabajo. De aquí deriva toda una serie de de forma aislada y tienden a ser, cada vezestrategias dirigidas a mejorar la situación acciones que promueven el ac ces o a nue- mas, medidas clave pero con la condiciónde las mujeres en relación con el empleo. vas profesiones no asociadas a género y de que se den estrechamente relacionadas defienden una mayor idoneidad de la mujer con otras. Los contenidos de la formaciónLa igualdad en la düerencia: J.íneas para responder a las nuevas necesidades pueden ser de diversos tipos :de intervención del mercado de trabajo, fundamentandoseLa primera cuestión que se plantea en en sus mayores capacidades en relación (a) Relacionados con empleos y/o profe-relación con las estrategias para la forma- con: flexibilidad, creatividad, relaciones siones consideradas femeninas: son lasción y el empleo de las mujeres afecta a interpersonales, etc. formaciones que se dan en el ambito dellas propias concepciones sobre la igual- sistema educativo y de la formación ocupa-dad y la desigualdad entre mujeres y hom- (e) Puesto que el valor del trabajo produ- cional para profesiones que incluyen unbres. Las concepciones predominantes cido por las mujeres no es inferior, sino que amplio abanico que va desde estudios uni-se alinean con los resultados de la inves- este valor inferior se le atribuye por su versitarios conducentes a profesionestigación feminista, la cual "ha puesto de situación de inferioridad, hay que revalori - como maestra o enfermera, hasta los cur-relieve el poder de los sistemas de creen- zar este trabajo en su justa medida a través sos ocupacionales para trabajadoras fami-cias, símbolos y construcciones mentales, de acciones dirigidas no sólo directamente liares. En estos casos el problema que secomo nexos que vinculan el hecho natural a las mujeres sino sobretodo a los meca- plantea tiene relación con la calidad de lade las diferencias y los significados sim- nismos que hacen subalternas las profesio- inserción: trabajo en la economía informalbólicos genéricos que estructuran las nes femeninas. Aquí encontramos también y en situaciones de precariedad y segrega-desigualdes entre los sexos" (Bonilla, la perspectiva de servicios de proximidad ción vertical (no ocupación de los puestos1998, 172). El planteamiento es el en nuevos yacimientos de empleo. directivos propios o relacionados con lasiguiente: (a) existen diferencias entre profesión) para las mujeres que se han for-mujeres y hom bres; (b) estas diferencias (d) Puesto que los cambios de poder mado en profesiones que requieren menosson debidas a la construcción de género siempre provo can resistencias, es nece- cualificación y segregación vertical en lasy no directamente al sexo ni , por lo tanto, sario que las acciones a favor de estos de mayor cualificación.a la naturaleza de las mujeres y los hom - cambios en las mujeres incluyan accionesbres; (c) las relaciones entre mujeres y mas amplias de acompañamiento para En relación con la formación para profesio-hom bres son asimétricas, siendo el grupo afrontarlos. nes consideradas poco cualificadas, cabedominante el masculino y el dominado el reseñar las intervenciones relacionadasfemenino ; (d) la infravaloración de las Estrategias de intelveneión con nuevas profesiones en el marco de loscaracterísticas asociadas al estereotipo Las principales estrategias de intervención denominados nuevos yacimientos defemenino no se debe a su propia natura- pueden clasificarse según tengan como empleo. Entre los servicios que se consi-leza si no al hecho de considerarse pro- elemento dominante la formación , la infor- deran demandados figuran algunos relacio-pias de dicho grupo. mación y la orientación o la creación de nados con actividades consideradas feme-p.51 FORMACIÓN XXI
    • I • .Opinión 7-, .. ~ . ...... ninas: servici os a domicilio (tanto para per- relaciona los nuevos estilos de dirección y sonas que necesitan ayuda debido a difi- liderazgo con características consideradas cultades físicas o a la edad principalmente, femeninas, tal como se ha descrito ante- como para personas que no pueden real i- riormente. F- . zarlas de manera satisfactoria porque tra- bajan) y cuidado de los niños(as). Se trata También en relación con esta cuestión se de tareas asociadas tradicionalmente al estan desarrollando iniciativas para la acre- trabajo doméstico que la incorporación de ditación de la experiencia de gestión, direc- la mujer al trabajo, la vida en las grandes ción y liderazgo de las mujeres no sólo rela- ciudades y el alargamiento de la esperanza tivas al trabajo doméstico sino a su partici- de vida han hecho que se conviertan en pación en organizaciones de voluntariado. espacios de posi ble actividad económica. (c) Relacionadas con nuevos empleos y En este contexto se plantean dos cuestio- profesiones no asociados a género : a nes fundamentales : la valorización de estos estas formaciones se atribuyen dos venta- nuevos trabajos y la acreditación de la jas: (i) no estan afectadas por la presión experiencia de las mujeres en el trabajo social propia de las profesiones y los doméstico y las responsabilidades familia- empleos asociados tradicionalmente a res para facilitar su acceso tanto a la for- género ; (ii) se dan mayoritariamente en el mación como directamente al empleo. Se sector servicios y requieren capacidades I trata de un tipo de intervenciones que se asociadas tradicionalmente al trabajo considera que pueden aportar importantes femenino (comunicación, relación con per- elementos de avance , sobretodo para sonas, etc.) . Entre éstas figuran las corres- . mujeres adultas con baja cualificación y pondientes a diversos ambitos de los nue- - responsabilidades familiares que quieren vos yacimientos de empleo, entre los que incorporarse por primera vez o reincorpo - cabe destacar los servicios culturales y de rarse (en la mayoda de los casos) después ocio (nuevas formas de turismo, patrimonio de una larga ausencia. cultural, desarrollo de la cultura local) y los servicios de medio ambiente (gestión de (b) Relacionados con empleos o profe- los residuos y del agua, protección y man- siones en los cuales las mujeres estan tenimiento de espacios naturales ... ). subrepresentadas: se trata de acciones J que fomentan la participación de las Estrategias de información y orientación ~ mujeres en estudios universitarios, ciclos para el empleo formativos y formaciones ocupacionales Las actuaciones mas tradicionales son las que Ilevan al acceso de las mujeres a de información sobre las posibles ocupa- . profesiones consideradas típicamente ciones y actividades formativas. Pe ro , cada masculinas: ingenierías, arquitectura, vez mas, las estrategias de información y albañilería entre otros. La presión y los orientación se construyen como: (i) un con- estereotipos sociales dificultan el ejerci- junto integrado de intervenciones (informa- cio profesional incluso en el caso de ción , orientación , asesoramiento y forma- mujeres que han cursado con buenos ción) ; (ii) con contenidos diversos (carac- resultados los estudios, sobretodo en las terísticas del mundo del trabajo y mas profesiones no asociadas a títulos uni- específicamente del trabajo de las mujeres, versitarios. Es un tipo de planteamiento opciones profesionales, estrategias de interesante pero que necesita darse búsqueda de empleo , autoconocim iento, paralelamente a los cambios en las con- elaboración de proyecto personal) ; (iii) diri- cepciones relativas a género. Si en un gidas a colectivos específicos ; y (iv) en las principio fue la perspectiva dominante {la cuales los métodos grupales tienen un igualdad con patrón masculino), la expe- papel fundamental. Los desarrollos mas riencia acumulada aconseja ser pru- importantes se han dado con mujeres adul- • dente, sobretodo en relación con los tra- tas con bajo nivel de cualificación que • dicionales "oficios" masculinos (meca- desean reincorporarse al trabajo y, en nico, electricista, albañil entre ot ros) y en segundo término, en el marco de la orien- mujeres adultas no jóvenes. tación profesional para jóvenes estud ian- tes. I • En este ambito cabe destacar las formacio- nes dirigidas a ocupar puestos directivos (a) La orientación para mujeres adu ltas que ayuden a suprimir la segregación verti- que desean reincorporarse al trabaj o: la cal a la que en el apartado anterior me refe- asunción clara de una perspect iva de da. En la línea de analizar ventajas y no sólo género en las acciones integradas de info - dificultades en las relaciones entre estere- mación y orientación ha recibido un fu erte otipos femeninos y empleo , una de las impulso a partir del trabajo con cole ctivos argumentaciones que se utiliza es la que de mujeres adultas, con responsabilid ades FORMACIÓN XXI p.52 _ _
    • familiares y baja cualificación, que se rein- tener éxito y a persistir en matematicas y en Estrategias de creación de empleocorporan al trabajo después de una larga ciencias, y globalmente a lo largo de la La necesidad de crear nuevos puestos deausencia, generalmente para dedicarse a escolaridad con el fin de aumentar sus trabajo como instrumento de lucha contralas tareas del hogar y al cuidado de la fami- posibilidades de empleo y remuneración ; el desempleo ha supuesto dar un papellia. En estos casos, la toma de conciencia (iv) aumentar sus capacidades y su facili- central a las estrategias de creación dede la propia situación y la capacidad de dad de adaptación a las situaciones cam- empleo, tanto en la perspectiva de crea-manejaria, el aumento de la autoestima, la biantes, tanto en el plano personal como ción de empresas como de trabajo porcapacidad de elaborar un proyecto perso- laboral y prepararlas para convertirse en cuenta pro pia.nal son considerados elementos centrales adultas autónomas y productivas.para el éxito en el proyecto profesional de Los proyectos centrados en la creación delas mujeres. La valorización de las tareas En cuanto a las acciones en este sentido, empleo comprenden un amplio conjuntodel hogar y del cuidado de familiares como cabe remarcar una serie de programas de actividades de relevancia relativa en fun-punto fuerte de las mujeres en relación con financiados por CMRJ-Iniciativa cana- ción de cada proyecto.el empleo y las dinamicas grupales en las diense de financiación para mejorar lacuales se debate en torno a las problema- orientación profesional dirigidos a la ela- En las experiencias en este senti do seticas y las situaciones particulares son los boración de nuevos métodos de orienta- pueden diferenciar dos líneas de actua-dos ejes centrales en torno a los cuales ción profesional para las jóvenes y a la ción: una dirigida a mujeres con altosgiran las intervenciones. correspondiente formación de orientado- niveles en la línea de formación de muje- ras y de orientadores. A partir de esta ini- res empresarias en el sentido tradicional ,En el ambito internacional, son pioneras las ciativa, se han desarrollado novedosas y y ot ra a las de bajo nivel en la línea princi-experiencias de los talleres Ouestion de con frecuencia originales estrategias de palmente de autoempleo, microempresas,Compétences (OC) (Canada) y el "Curso acción. Entre otras: inclusión de la pers- cooperativas.de Orientación Profesional y Laboral para la pectiva de género en acciones comoReinserción Laboral de la Mujer" que ofre- salones de carreras o cursos de orienta- Dentro de las estrategias de creación decen los centros "Mujer y Trabajo" de ción; acciones dirigidas específicamente empleo merecen mención aparte las queHolanda. En el Estado español, cabe citar a chicas o a chicos para promover una se dirigen a los colectivos en situacioneslos materiales de apoyo editados por el Ins- actitud favorable a una elección mas de pobreza y exclusión social. La ex pe-tituto de la Mujer y el Fondo Social Europeo amplia de carrera; Open Doors (reperto- riencia pionera y mas paradigmat ica esdirigidos sobretodo a promover la diversifi- rios de mujeres que juegan diversos roles la del Banco Grameen (Bangladesh) , elcación de opciones profesionales y el tra- profesionales no tradi c ionales y que parti- mas antiguo de los banco s solidarios .bajo específico con grupos de mujeres de cipan en las escuelas), Pathmakers (acti- Otorga microcréditos a las personascara a la elaboración de un proyecto perso- vidad en la cual se relacionan chicas de pobres y tiene organizado un complejo ynal y profesional propio (Descubre otras pro- establecimientos postsecundarios que no exitoso sistema de desarrollo personal yfesiones y Diversificación de Opciones Pro- realizan estudios tradicionales con las de social alrededor de ellos . Tiene mas defesionales son algunos de los ejemplos mas las escuelas secundarias). A ello hay que dos millones de clientes, de los cuales elrelevantes) , y a la motivación y apoyo a muje- añadir, como valor mayor de la iniciativa, 94% son mujeres. Diversos estudios hanres emprendedoras (Emprendedoras) . que ha permitido establecer una serie de constatado una evolución positiva en la cuestiones esenciales para la intervención vida de sus clientes: "las viviendas son(b) Orientación profesional para jóvenes (Sayer, 1992), entre elias: mas sólidas", las condiciones sanitariasestudiantes: otra línea de trabajo a desta- y de higiene han mejorado y la tasa decar es la que plantea la incorporación de - Partir del punto de vista de las adolescen- escolarización aumenta. AI mismouna perspectiva de género en las estrate- tes y no de las personas adultas, y ayudar- tiempo , las mujeres han adquirido masgias de orientación para niñas, adolescen- las a reflexionar sobre éste. poder de decisión , luchan en contra detes y jóvenes. las formas tradi cio nales de discrimina- - El método que se ha mostrado mas eficaz ción sexual y participan en la vida polí-A partir del analisis sobre los elementos para influenciar los proyectos de futuro de tica " (Yunus, 1997, 23).que configuran la elección profesional de las chicas es el que utiliza modelos de rol.las chicas se plantea la necesidad de intro- Es fundamental ver en muchas situaciones A partir de la experiencia de Bangladeshducir diversos elementos de orientación y durante mucho tiempo mujeres que ejer- se han realizado proyectos en la línea delprofesional que faciliten las elecciones pro- cen profesiones deseables. Banco Grameen en diversos países en víasfesionales no tradicionales. Las actividades de desarrollo, pero también en Europa y ende este tipo deben tener los siguientes - La gestión de las emociones es especial- Estados Unidos (Yunus, 1998).objetivos (Sayer, 1992, 16): (i) promover mente importante porque con frecuenciamuy pronto que las niñas se interesen en las chicas presentan una menor confianza Estas estrategias han supuesto untomar parte mas activa en la planificación en sí mismas y porque dan mayor importan- avance muy importante en el terreno dede sus estudios y carrera; (i i) aumentar su c ia a las relaciones y a la comunicación. En la formación y el empleo de las mujeres.capacidad de tomar decisiones con cono- este sentido es importante trabajar cues- Han dado lugar a proyectos donde lascimiento de causa gracias a un mejor tiones sobre los aspectos relacionales que protagonistas son las mujeres y dondeconocimiento de sí mismas (competencias, permiten conciliar vida familiar y profesio- las mujeres han encontrado un espaciointereses) y de las elecciones posibles nal, mostrar ejemplos de parejas donde de mayor autonomía y re co nocimiento(estudios posibles, desarrollo de carrera, ambos desarrollan su carrera y de mujeres personal y social. Pero también han evi-tareas y contextos profesionales); (iii) dar- que han tenido éxito no só lo en lo profesio- denciado los límites de este tipo de inter-Ies en primer lugar confianza en sí mismas nal sino también en sus relaciones interper- venciones en el contexto de las actuales(en su eficacia personal) y motivarlas a sonales. políticas.p.53 FORMACIÓN XXI
    • OpiniónNuevas exigencias para hacer realidad la igualdad:de las políticas de igualdad en el empleo a las políticas de igual dad en el trabajoEl hecho de que las situaciones de inferioridad en relación con el (a) Puesto que uno de los obstaculos a la igualdad de las mujeres estrabajo se den incluso cuando las mujeres presentan niveles de estu- la asunción por su parte de unos porcentajes de aproximadamente eldios elevados y tienen un empleo, no hace prever que la situación 80% del trabajo no remunerado, es imprescindible que la mitad deevolucione por sí sola hacia una mayor igualdad. Se trata de un tipo población que realiza el 20% asuma su parte. Para ello hay que pro-distinto de organización social en el que "pierde peso el modelo mas poner una redistribución del trabajo no remunerado y acciones positi-tradicional de la mujer ama de casa a tiempo completo, y se va trans- vas a favor de los hom bres para que concilien vida familiar y profesio-formando y tal vez consolidando una nueva situación en la que la nal (los permisos exclusivos para hombres con motivo del nacimientomujer realiza dos trabajos -asalariado y familiar- y los hom bres con- de hijos(as) recientemente implantados en Francia son un ejemplotinúan con su participación unidimensional en el trabajo de mercado" próximo). Y las políticas europeas, estatales y autonómicas de trabajo(Carrasco, C. y o., 1997,218). deben contemplar objetivos progresivos y cuantificables al respecto.Las políticas de igualdad en el empleo no plantean de forma explí- (b) El desarrollo de esta línea de actuación daría un impulso impor-cita la relación entre el trabajo en el ambito de la producción y el tra- tante a políticas de conciliación de la vida familiar y laboral y ayuda-bajo en el ambito de la reproducción. Este último es considerado ría a pasar de un modelo familista a otro con un mayor pape I delcomo algo que afecta a la individualidad y a la vida privada de las Estado. Deberían aumentarse los servicios públicos de educaciónpersonas. Las investigaciones feministas han evidenciado la falacia infantil para el tramo de O a 3 años; los servicios públicos de aten-de estos planteamientos y su sesgo de género. ción a las personas mayores y/o enfermas; facilitar la flexibilidad en los horarios de trabajo; mejorar las condiciones laborales del trabajoEn España, el paso de un sistema autoritario (con una estricta a tiempo parcial, etc. Ello incidiría, ademas, en la mejora de la situa-separación de roles reflejada en la legislación familiar, social y ción de las familias monoparentales, la mayoría encabezadas porlaboral) a otro democratico "no llega a significar una verdadera mujeres, que son las mas expuestas a situaciones de pobreza si noreforma estructural capaz de alterar la base de titularidad de la se realizan políticas adecuadas .provisión de bienestar que hubiera permitido -entre otros efec-tos- eliminar o disminuir las desigualdades en los derechos (e) Revalorizar los trabajos tradicionalmente femeninos: realizar polí-sociales de mujeres y hom bres ". Excepto en la sanidad y en ticas públicas de apoyo a los empleos tradicionalmente femeninosdeterminados niveles de la educación , la protección social es que se realizan en la economía sumergida (afloración de los mis-de caracter fundamentalmente contributivo, y las pensiones no mos) y de mejora de las condiciones laborales en los sectores mascontributivas estan ligadas a la insuficiencia de recursos feminizados. Un tema prioritario es el de servicios domésticos que(Carrasco y o. , 1997, 221) . A ello hay que añadir "que partici- se realizan en el marco de la economía sumergida o en regímenespar en el mercado laboral es só lo un prerrequisito para tener especial es de contratación.acceso a derechos individuales, pero aunque es una condiciónnecesaria, no resulta suficiente. Existen condiciones adiciona- (d) Las resistencias a los cambios requieren de estrategias deles que determinan qué trabajadoras(es) son beneficiarias(os) acompañamiento y de sensibilización social. Aquí la formación tienede estos derechos" (Carrasco y o., 1997, 223). un pape I fundamental. En palabras de Victoria Camps: "Estamos en un terrena de cambio de construcciones sociales, de mentalidades,Algunas(os) autoras(es) destacan el elevado grado de fami- de actitudes o de epistemologías, que no se resuelve sólo con leyes,lismo del modelo de bienestar meridional o mediterraneo. El porque la guerra que hay que hacer es bastante mas compleja"familismo se entiende como "una confianza permanente en la (Camps, 2000, 64).familia, en su solidaridad intergeneracional y en su estructurade género, como proveedora de trabajo y de servicios asisten- Las nuevas exigencias de formación para el trabajo (título de esteciales ...", dandose por descontado "no tanto la figura del hom- monografico) son, pues, apasionantes: la utización pedagógica debre mantenedor como la solidaridad familiar - ... - y la respon- los medios considerados en el ambito de la educación informalsabilidad prioritari a de las mujeres (casadas y madres) en el (medios de comunicación social e Intemet principalmente), la incor-proveimiento de la asistencia" (Saraceno, 1995, citado en Fla- poración de la ética del cuidado como complemento de la ética dequer, 2000, 36-37). la justicia y como parte de la virtud de la solidaridad (Camps, 2000, 72-73); etc.En este contexto, las políticas para la igualdad en el empleodeben convertirse en políticas para la igualdad en el trabajo y Pero la mejor pedagogía sera la de la democracia paritaria. La difi-considerar globalmente y como dos caras de la misma moneda cultad de pasar de un Estado familista a uno con servicios a las fami-el trabajo remunerado (de producción) y el trabajo no remune- lias (en sus mas diversas modalidades) en un momento de crisis delrado (de reproducción) . Ello implica cambios fundamentales Estado del bienestar y de predominio de las políticas neoliberales,en las políticas y en las estrategias. Con mas animo de debate difícilmente se resolvera en términos de igualdad real entre mujeresque de exhaustividad, planteo a continuación algunas líneas y hom bres si no es en una democracia en la cual estemos represen-de intervención que me parecen fundamentales: tadas y representados en régimen de paridad. O21 En un estudio compa.rado sobre deSígU8ldlid y reza (Rainwa , 1996) se observa enorme Sl con tiCiiSpúblicas al respecto. En todos los paises estudi.ados (trace paises europeos, Australia, CanadlÍ., Israel Y Estades Unidos) hay manos probabilidadesde ser pobre en una familia biparental que en una monoparental femenina, d8.nd.ose las mayores diferencias en Estades Unidos_"Ahora bien, si.se compara por ejemplo Suecia y EEUU, las tasas de pobreza infantil antes de la actuación gubernamental son, respecti.vamente para niñas(os)que viven en bogares biparentales o sóIo con sus madres, 12,5% Y 54,9% para Suecia, Y 13,9% Y 69,9% para EEUU. Sin embargo, los resultadesobtenidos después de la aooión de las po1íticas públicas son 2,2% Y 5,2% para Suecia Y 11,1% Y 59,5% para EEUU (Carrasca Y o., 1997, 187)_ FORMACIÓN XXI p.54
    • Alba, A, Alvarez, G., Pagàn, R. (1999) Parados de larga duración ¿Cuantos son, quiénes son, qué tipa de empleo buscan y cuanto tardan en encontrar trabajo. Col. Informes y Estudios. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Social es. Alberdi, I. (1996) "Las acciones positivas y la igualdad de oportunidades", Mujeres , 21, 16-20. Bonilla, A. (1998) "Los roles de género", en Fernàndez, J. (coord.). Género y sociedad. Madrid: Piràmide, 141-176. Camps, V. (2000) El siglo de las mujeres. Madrid: Càtedra. Carrasco y o. (1997) Mujeres, trabajos y política s sociales: una aproximación al caso español. Madrid : Ministerio de Trabajo y Asuntos Social es. Instituto de la Mujer. Centro de Estudios del Cambio Social. Fundación En cuentro (1999) "Inserción sociolaboral de la mujer", en VV.AA Informe España 1998 Una interpretación de su realidad social. Madrid: Fundación Encuentro, 137-210. Comisión de las Comunidades Europeas (1996). "Comunicación de la Comisión Integrar la igualdad entre hombres y mujeres en el conjunto de las políticas y acciones comunitarias ". Bru selas, 21.02.1996. COM (96) 67 final. Comisión de las Comunidades Europp.as (2001). "Informe de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Eco- nòmico y Social y al Comité de las Regiones. Informe anual sobre la igualdad de oportunidades entre mujeres y hom bres en la Unión Europea (2000) ". Bru selas, 2.04.2001 . COM(2001) 179 final. Commission Européenne (2000) La situation sociale dans rUnion européenne 2000. Luxembourg: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades. Luxembourg: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. Commission Européenne (2001 a) Lemploi en Europe 2000. Luxembourg: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comuni- dades Europeas. Commission Européenne (200 1 b) La situation sociale dans lUnion européenne 2001 . Luxembourg: Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. Consejo Económ ico y Social. CES (2000) Panorama sociolaboral de la mujer en España, 19, 1-2. Dirección General de Empleo, Relaciones Laborales y Asuntos Sociales de la Comisión Europea (1999) "La estrategia euro- pea para el empleo", en Empleo y asuntos sociales. Forum. Forum especial Cinco años de política social. Bruselas: Comisión Europea, 11-1 7. Flaqu er, L. (2000) Les polítiques familiars en una perspectiva comparada. Barcelona: Fundació "la Caixa". Lean, L. (1996) More and betler jobs for women an action guide. Geneva: International Labour Office. OCDE. Organització de Cooperació i Desenvolupament Econòmic (1995) Conduir el canvi estructural. El paper de les dones . Barcelona: Generalitat de Catalunya. Institut Català de la Dona. Saraceno, C. (1995) "Familismo ambivalente y clientelismo categórico en el Estado de bienestar italiano", en Sarasa, Moreno, L. (eds.) El Estado del bienestar en la Europa del suro Madrid: CSIC/ I ESA, 261-288. Sayer, L.A (1992). "Carrières et projets davenir des adolescentes canadiennes". Canadà. Doc. fotoc. Torns, T., Carrasquer, P. , Romero, A (1997) El perfil socio-Iaboral del paro femenino en España. Madrid: Ministerio de Asun- tos Sociales. Instituto de la Mujer. Yunus, M. (1997) "Bangladesh: els pioners ", El Correu de la UNESCO, febrer, 20-23. Yunus, M. (1998) Hacia un mundo sin pobreza. Barcelona: Andrés Bello.p.55 FORMACIÓN XXI