Your SlideShare is downloading. ×
0
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Niebla de Miguel de Unamuno
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Niebla de Miguel de Unamuno

19,307

Published on

Published in: Education
0 Comments
9 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
19,307
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
243
Comments
0
Likes
9
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. NIEBLAMiguel de Unamuno Profesor Dr. Rafael del Moral
  • 2. Tabla de contenidos1. El movimiento literario2. El autor3. Obra literaria4. Niebla
  • 3. 1EL MOVIMIENTO LITERARIOLA GENERACIÓN DE 1898
  • 4. ¿Qué sucedió en 1898?Para entenderlo bien debemos retroceder a la expansión del Imperio colonial españoldesde los Reyes Católicos hasta Carlos IV
  • 5. Imperio colonial de España en América y el Pacífico
  • 6. Independencia de los países americanos a principios del siglo XIX
  • 7. Pérdida de territorio nacional en 1889
  • 8. España después de 1889
  • 9. El desastre de 1898 Hundimiento del Maine
  • 10. La generación literaria Grupo de escritores que comienzan a publicar a principios del siglo XX. Han nacido entre 1864 (Unamuno) y 1875 (A. Machado)
  • 11. Edad de plata La calidad literaria hizo que algunos estudiosos hablaran de este periodo como ―La edad de plata‖. Podríamos decir que se inicia en 1898, época en que la generación de los escritores realistas está casi acabada. Y termina con el estallido de la guerra civil en 1936 (Por entonces mueren Unamuno, Valle Inclán y Machado. La obra de Azorín y Baroja se prolonga, pero sin novedades).
  • 12. Características comunes
  • 13. Se conocenAunque no todos, al menos la mayoría de ellos mantienen relaciones de amistad.
  • 14. Preocupación por España Buscan la esencia de lo español en el idioma. Recuerdan con nostalgia el glorioso pasado. Se central en Castilla como cuna de lo español Se interesan por la vida de las gentes por muy insignificantes que estas sean.
  • 15. Pesimismo patriótico La Patria no debe ser alabada de puertas afuera. España debe ser conocida en sus bellezas olvidadas.
  • 16. Europeización La cultura española pierde su carácter tradicional y se deja influenciar por modelos extranjeros: especialmente alemanes, ingleses y franceses
  • 17. Autodidactismo Llevan a la prensa y al libro sus ideas y sus doctrinas: Unamuno ----- Doctor en filología Baroja -------- Médico que no ejerce Azorín -------- Cursó Derecho Valle-Inclán – Sin estudios universitarios A. Machado – Licenciado
  • 18. Rebeldía Noble deseo renovador:  Nivola  Esperpento  Prosa narrativa filosófica  Poesía de la cotidianeidad
  • 19. Inquietudes filosóficas Reflexionan sobre el sentido de la existencia humana o el destino del hombre.
  • 20. Rechazo al realismoInteresados por prestar atención a lo irracional o intuitivo.
  • 21. Lenguaje Sencillo Preciso Natural Sin recursos estilísticos
  • 22. Género literario Novelas-ensayo, que no novelas de tesis como la generación anterior Cultivo del ensayo
  • 23. Ramiro de Maeztu Miguel de Unamuno Ángel Ganivet Pío Baroja ESCRITORES DEL 98 José Martínez ―Azorín‖ Antonio Machado Ramòn María del Valle-Inclán
  • 24. Pío Baroja (1872-1956)Visión pesimistaActitud individualista y solitariaInconformismo sistemáticoEscepticismo radical
  • 25. Estética narrativa de Baroja- Observación directa de la realidad.- Novela Abierta («como un saco donde cabe todo»).- Sin plan previo (debe buscar el entretenimiento del lector).- Personaje central, inconformista y aventurero.- Estilo claro y sencillo.- Sensación de naturalidad.
  • 26. Novelas de Baroja
  • 27. " A oscuras anduvieron el Bizco y Manuel de un lado a otro, explorando los huecosde la Montaña, hasta que una línea de luz que brotaba de una rendija de la tierra lesindicó una de las cuevas. Se acercaron al agujero; salía del interior un murmullointerrumpido de voces roncas. A la claridad vacilante de una bujía, sujeta en el sueloentre dos piedras, más de una docena de golfos, sentados unos, otros de rodillas,formaban un corro jugando a las cartas. En los rincones se esbozaban vagas siluetasde hombres tendidos en la cama. Un vaho pestilente se exhalaba del interior delagujero....Manuel pensó haber visto algo parecido en la pesadilla de una fiebre.(...)Era la Corrala un microcosmos, se decía que puestos en hilera los vecinos llegaríandesde el arroyo de Embajadores a la plaza del Progreso; allí había hombres que loeran todo y que no eran nada: medio sabios, medio herreros, medio carpinteros,medio albañiles, medio comerciantes y medio ladrones.(...)Era, en general, toda la gente que allí habitaba gente descentrada, que vivía en elcontinuo aplanamiento producido por la eterna o irremediable miseria; muchoscambiaban de oficio, como un reptil de piel; otros no lo tenían; algunos peones decarpintero, de albañil, a consecuencia de su falta de iniciativa, de comprensión y dehabilidad, no podían pasar de peones, había también gitanos, esquiladores de mulasy de perros, y no faltaban cargadores, barberos ambulantes y saltimbanquis. " La busca
  • 28. José Martínez «Azorín» (1873-1967) Novelista y ensayista Estilo sencillo y claro de frases cortas Vocabulario preciso Proclive al arcaísmo Le agrada la descripción de paisajes, de impresiones y de sensaciones.
  • 29. Obras de Azorín
  • 30. Antonio Machado (1875-1939)Temas filosóficos relacionados con la existencia humanaAnálisis de la sociedad españolaSe inspira en el paisaje y las gentes de Castilla.Describe el paisajeReflexiona sobre esa contemplación
  • 31. Obra de Machado
  • 32. PROVERBIOS Y CANTARES - XXIX Caminante, son tus huellasel camino y nada más;Caminante, no hay camino,se hace camino al andar.Al andar se hace el camino,y al volver la vista atrásse ve la senda que nuncase ha de volver a pisar.Caminante no hay caminosino estelas en la mar.
  • 33. Ramón M.ª del Valle-Inclán (1866-1936) Extravagante y bohemio El más distanciado del grupo Refleja lo absurdo de la realidad y de la vida española de la época. Novelas: Sonatas (prosa modernista) Teatro: « Comedias bárbaras», Divinas palabras, Luces de bohemia
  • 34. Valle dramaturgo: El esperpento Gran renovador del teatro, pero incomprendido en su época. Llama a su estilo esperpento o deformación sistemática de la realidad. Son sus personajes seres grotescos, tratados como fantoches o marionetas.
  • 35. He aquí la definición de ―esperpento‖ expresada en ―Luces de bohemia‖MAX: Los ultraístas son unos farsantes. El esperpentismo lo ha inventado Goya. Los héroesclásicos han ido a pasearse en el callejón del Gato.DON LATINO: ¡Estás completamente curda!MAX: Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentidotrágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada.DON LATINO: ¡Miau! ¡Te estás contagiando!MAX: España es una deformación grotesca de la civilización europea.DON LATINO: ¡Pudiera! Yo me inhibo.MAX: Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas.DON LATINO: Conforme. Pero a mí me divierte mirarme en los espejos de la calle del Gato.MAX: Y a mí. La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta, Miestética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas.DON LATINO: ¿Y dónde está el espejo?MAX: En el fondo del vaso.DON LATINO: ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo!MAX: Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y todala vida miserable de España.
  • 36. 2 MIGUEL de UNAMUNO
  • 37. Su época Bilbao, 1864 – Salamanca, 1936Entre la tercera guerra carlista (1872-76) y la guerra civil española (1936-39)
  • 38. Su origen Sus padres: El comerciante Félix de Unamuno (indiano enriquecido en México), que se casa con su sobrina, Salomé de Jugo. Tercero de seis hermanos. Disponía la familia de una biblioteca rica en libros de historia, derecho, filosofía, ciencias sociales y ciencias generales.
  • 39. Su formaciónDoctor en Letras por laUniversidad de Madrid. Tesis doctoral: Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca (idea contraria a la exclusividad que gesta más tarde el nacionalismo vasco)
  • 40. Su labor investigadora (1884)Comienza a trabajar en un colegio como profesor de latín.Publica un artículo: «Del elemento alienígena en el idioma vasco»
  • 41. Su ideología Polémica con Sabino AranaPara el nacionalista, fundador del PNV, el de Bilbao era un «españolista».Dice Unamuno: «El vascuence y el castellano son incompatibles dígase lo que se quiera, y si caben individuos no caben pueblos bilingües. Es éste de la bilingüidad un estado transitorio».
  • 42. Sus viajes Suiza, Italia y Francia, donde se inaugura la torre Eiffel.
  • 43. Su matrimonio 1891: Boda con Concha Lizárraga Su prima, de la dice haber estado enamorado desde niño Tuvieron nueve hijos
  • 44. Su trabajo1892: Profesor de griego en la universidad de Salamanca
  • 45. Su ocio Café literario NoveltyPresencia habitual en la terraza del citado café.Mantuvo la costumbre hasta 1936.
  • 46. Su amigo de generación Ángel Ganivet Granadino y diplomático. Pierde la vida en 1898.
  • 47. Crisis espiritual 1897 Profundamente crítico, sufre con 33 años una crisis espiritual:  Dudará sobre la existencia de Dios  Se plantea el papel del hombre en el mundo  Cuestiona el sentido de la muerte
  • 48. Su vida pública
  • 49. 1901 Rector de la Universidad de Salamanca
  • 50. 1914: El ministro de Educación (por entonces Instrucción Pública) lo destituye. Las razones son políticas.
  • 51. 1924: Desterrado a Fuerteventura Por sus constantes ataques al rey y al dictador Primo de Rivera.
  • 52. 1925-1930 - Francia Pronto es indultado, pero él se destierra voluntariamente en París y, al poco tiempo, a Hendaya, donde permanece hasta la caída de la dictadura en 1930.
  • 53. 1931 - Republicano Se presenta candidato a concejal por la conjunción republicano-socialista para las elecciones del 12 de abril y sale elegido. 14 de abril  Proclama la República en Salamanca desde el balcón del Ayuntamiento.  Declara que comienza «una nueva era y termina una dinastía que nos ha empobrecido, envilecido y entontecido».
  • 54. ¡Republicano desencantado!Expresa públicamentesus críticas a- la reforma agraria- la política religiosa- la nueva clase política- el gobierno- y al mismo presidente Manuel Azaña.
  • 55. 1933: No se presenta a la reelección Los problemas de los gobiernos republicanos se acentúan. El país inicia una fragmentación ideológica. Los aires revolucionarios son interpretados de maneras dispares.
  • 56. 18 de julio de 1936: Apoya a los rebeldesLos militares alzados eran para él un conjunto de regeneracionistas autoritarios dispuestos a encauzar la deriva del país.
  • 57. Salamanca, 19 de julio de 1936 Destitución del ConsistorioUnamuno acepta el acta de concejal que le ofrece el nuevo alcalde, el comandante Del Valle.
  • 58. Llamamiento a los intelectuales europeospara que apoyen a los sublevadosPara Unamuno representan la defensa de la civilización occidental y de la tradición cristiana.
  • 59. La represión torna la esperanza en desengañoViudas y amigos, conocidos y desconocidos le piden a Unamuno que interceda por sus maridos encarcelados, torturados y fusilados.
  • 60. Unamuno visita a Franco Se entrevistan a principios de octubre en el Palacio episcopal. Le suplica inútilmente clemencia para sus amigos y conocidos presos.
  • 61. 12 de octubre: Fiesta de la hispanidad (por entonces de La Raza)Se celebra en el paraninfo de la universidad de SalamancaEl orador ataca aCataluña y PaísVasco: “cánceresen el cuerpo de lanación”
  • 62. ―¡Viva la muerte!‖ Alguien grita el popular lema ¡Viva la muerte! El general Millán Astray, allí presente, lo apoya.
  • 63. Interviene Unamuno, que preside la mesa “A veces, quedarse callado equivale amentir… Éste es el templo de la inteligencia, y yo soy su sumo sacerdote. Estáis profanando su sagrado recinto. Venceréis,porque tenéis sobrada fuerza bruta. Pero no convenceréis. Para convencer hay quepersuadir, y para persuadir necesitaréis algoque os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil el pediros que penséis en España."
  • 64. Cólera y nuevo destierroEl auditorio, indignado, desprecia sus palabras.Algunos oficiales arman sus pistolas.Carmen Polo, mujer del Ganeral Franco, lo acompaña del brazo hasta su domicilio y evita que el incidente acabe en tragedia
  • 65. ¡Destituido! La corporación municipal lo expulsa.El 22 de octubre es depuesto como rector. Arresto domiciliario: desolación, desesperación y soledad.
  • 66. Desde el arresto domiciliarioEn tanto me iban horrorizando los caracteres que tomaba estatremenda guerra civil sin cuartel debida a una verdadera en-fermedad mental colectiva, a una epidemia de locura con ciertosubstrato patológico-corporal. Las inauditas salvajadas de lashordas marxistas, rojas, exceden toda descripción y he deahorrarme retórica barata. Y dan el tono no socialistas, ni co-munistas, ni sindicalistas, ni anarquistas, sino bandas de mal-hechores degenerados, excriminales natos sin ideología unaque van a satisfacer feroces pasiones atávicas. (…) Es el ré-gimen del terror. España está espantada de sí misma. (...) In-sisto en que el sagrado deber del movimiento que gloriosa-mente encabeza el general Franco es salvar la civilización oc-cidental cristiana y la independencia nacional…
  • 67. 21 de noviembre de 1936 (en su correspondencia) La barbarie es unánime. Es el régimen deterror por las dos partes. España está asustada de sí misma, horrorizada. Ha brotado la lepra católica y anticatólica. Aúllan y piden sangre los hunos y los hotros. Y aquí está mi pobre España, se está desangrando, arruinando, envenenando y entonteciendo...
  • 68. 31 de diciembre de 1936Muere en su domicilio de Salamanca Antonio Machado escribió: «Señalemos hoy que Unamuno ha muerto repentinamente, como el que muere en la guerra. ¿Contra quién? Quizá contra sí mismo».
  • 69. 3OBRA LITERARIA de Miguel de Unamuno
  • 70. Unamuno poeta Temas: angustia espiritual, silencio de Dios, el tiempo, la muerte… Metros tradicionales. Colecciones:  El Cristo de Velázquez (1920)  Andanzas y visiones españolas (1922)  Rimas de dentro (1923)  Teresa. Rimas de un poeta desconocido (1924)  De Fuerteventura a París (1925)  Romancero del destierro (1928)  Cancionero (1953)
  • 71. Unamuno dramaturgo Temas: la espiritualidad, la fe como mentira vital, la doble personalidad… En busca del drama en el interior de los personajes. Forma: despojado de todo artificio, escenografía simplificada. Obras:  La Esfinge (1898)  La venda (1899)  El otro (1932).
  • 72. Unamuno ensayista 1/2 Se inspira en el racionalismo y el positivismo En su juventud simpatizó con el socialismo. La creencia de que nuestra mente sobrevive a la muerte es necesaria para poder vivir. Predecesor de la escuela existencialista. Se dice que aprendió danés para leer directamente a Søren Kierkegaard (1813–1855).
  • 73. Unamuno ensayista 2/2 En torno al casticismo (1895) Vida de Don Quijote y Sancho (1905) Por tierras de Portugal y España (1911) Del sentimiento trágico de la vida (1913) La agonía del cristianismo (1925)
  • 74. Sentimiento trágico de la vida Ofrece las reflexiones sobre el ser Temas básicos del Existencialismo
  • 75. Unamunonarrador
  • 76. Paz en la guerra (1895) Ambientada en la tercera guerra carlista (que conoció en su niñez) para plantear la relación del individuo con el mundo,
  • 77. Amor y pedagogía (1902) Une lo cómico y lo trágico Guiños al absurdo
  • 78. Recuerdos de niñez y mocedad (1908) Ajutobiografía que reflexiona sobre los primeros años de su vida en Bilbao
  • 79. Abel Sánchez (1917) (Una historia de pasión) Tema: la envidia. Ambiente: Invierte el tópico bíblico de Caín y Abel
  • 80. Tres novelas ejemplares y un prólogo (1920)
  • 81. La tía Tula (1921) Anhelo de maternidad
  • 82. Cómo se hace una novela (1927)
  • 83. San Manuel Bueno, mártir (1930) Un sacerdote predica lo que él no logra creer
  • 84. 4Niebla
  • 85. Niebla (1914) La llama nivola La separa así de los rígidos patrones tradicionales Expone una nueva visión del tiempo, del espacio, de la acción, de los personajes…
  • 86. ACOGIDA La obra se desmarca del encorsetamiento estilístico de la época. A los críticos de entonces no les agrada la innovación. Gozó, sin embargo, de un mayor éxito entre el público lector. Se tradujo a más de diez lenguas. Las ediciones en español se multiplican unas décadas más tarde.
  • 87. TÍTULO ―Niebla‖ en diálogos y monólogos Confusión, malestar… Tristeza, soledad, burla, humillación… Dudas sobre la existencia…
  • 88. GÉNERO LITERARIO La nivola Niebla es la novela que más identifica al autor. Se había decidido a crear ese nuevo género para sentirse cómodo, para escribir con libertad. Dejaba en evidencia la rebeldía del autor, su distanciamiento.
  • 89. ARGUMENTO 1/5Se configura como una extensa confesión metafísica.Unamuno se despieza a sí mismo, se convierte en ficción.El autor se reinventa al cohesionar ficción y realidad.La intención es la de trasmitir la confusión al propio lector.¿Cómo entender la vesosimilitud?
  • 90. 2/5 Augusto, un joven rico, licenciado en Derecho, es hijo único. Un día, paseando sin rumbo, descubre a Eugenia. Se enamora o cree enamorarse y logra su amistad. Eugenia vive con sus tíos.
  • 91. 3/5 Su cortejo es rechazado. Eugenia ya es novia de Mauricio. Augusto entabla una relación amorosa con una de sus sirvientas ocasionales, Rosario. Eugenia, tal vez movida por los celos, acepta a Augusto como novio. Se fija el día de la boda.
  • 92. 4/6 Eugenia se arrepiente y vuelve con el holgazán Mauricio. Viven de un empleo que Augusto le había conseguido a Mauricio. Augusto, desesperado, piensa en el suicidio y decide llevarlo a cabo.
  • 93. 5/6 Antes de morir va a Salamanca a entrevistarse con Unamuno. Unnamulo le dice que él es un personaje de ficción. Augusto se rebela, lo desafía y le recuerda que él, don Miguel, y todos los que lean, también han de morir. Vuelve a su casa y muere.
  • 94. 6/6 Le envía un telegrama a Unamuno en el que le dice "enhorabuena, se ha salido usted con la suya". Una oración fúnebre a cargo de Orfeo, el perro de Augusto, pone fin a la novela.
  • 95. Unamuno y Augusto: Nivola— ¿Y cuál es su argumento, si se puede saber?— Mi novela no tiene argumento, o mejor dicho, será el que vaya saliendo. Elargumento se hace él solo.—¿Y cómo es eso?— Pues mira, un día de estos que no sabía bien qué hacer, pero sentía ansiade hacer algo, una comezón muy íntima, un escarabajeo de la fantasía, medije: voy a escribir una novela, pero voy a escribirla como se vive, sin saber loque vendrá. Me senté, cogí unas cuartillas y empecé lo primero que se meocurrió, sin saber lo que seguiría, sin plan alguno. Mis personajes se iránhaciendo según obren y hablen, sobre todo según hablen; su carácter se iráformando poco a poco. Y a las veces su carácter será el de no tenerlo.—Sí, como el mío.—No sé. Ello irá saliendo. Yo me dejo llevar.—¿Y hay psicología?, ¿descripciones?—Lo que hay es diálogo; sobre todo diálogo. La cosa es que los personajeshablen, que hablen mucho, aunque no digan nada (...). El caso es que en estanovela pienso meter todo lo que se me ocurra, sea como fuere. —Pues acabará no siendo novela. —No, será... será...nivola.
  • 96. Unamuno y Augusto: existencia-Pues bien, la verdad, querido Augusto, que no puedes matarte porque no estás vivo, ni tampoco muerto, porque no existes.-¿Cómo que no existo?-No, no existes más que como ente de ficción; no eres, pobre Augusto, más que un producto de mi fantasía.-Mire usted bien, don Miguel... no sea que esté usted equivocado y que sea usted y no yo el personaje de ficción, el que no existe en realidad.-Tú no existes más que en mi fantasía, te lo repito, y como no debes ni puedes hacer sino lo que a mi me dé la gana, y como no me da la real gana de que te suicides, no te suicidarás. ¡Lo dicho!-Eso de que no me da la real gana, Sr. Unamuno, es muy español, pero muy feo. Un novelista, un dramaturgo, no pueden hacer en absoluto lo que se les antoje de un personaje.-¡Bueno!¡Basta!¡Basta! (exclamó dando un puñetazo en la camilla). ¡Cállate! ¡No quiero oír más impertinencias! ... Y como ya me tienes harto y además no sé ya que hacer de ti, decido ahora mismo no ya que te suicides, sino matarte yo. ¡Vas a morir, pues, pero pronto!. ¡Muy pronto!
  • 97. Unamuno y Augusto: muerte-¿Cómo? (exclamó sobresaltado) ¿Qué me va usted a dejar morir, a hacerme morir, a matarme?-Sí, ¡voy a hacer que mueres!-¡Ah, eso nunca! ¡Nunca!¡Nunca! (gritó)-¡Ah! (dijo mirándole con lástima y rabia)¿Conque ibas a quitarte la vida y te resistes a que te la quite yo?-Es que yo quiero vivir, don Miguel, quiero vivir, quiero vivir...-No puede ser, no puede ser-Quiero vivir, vivir... y ser yo, yo, yo.-Pero si tú no eres sino lo que yo quiera...-¡Quiero ser yo, ser yo! ¡Quiero vivir! (le lloraba la voz)-No puede ser, no puede ser...-Mire don Miguel, por sus hijos, por su mujer, por lo que más quiera... mire que usted no será usted, que se morirá. ¡Don Miguel, por Dios, quiero vivir, quiero ser yo!
  • 98. ACCIÓN No `pasa o `acontece nada en el sentido tradicional de la acción. Los capítulos avanzan y con ellos los movimientos y pensamientos del personaje y su evolución interna.
  • 99. DIÁLOGOS La evolución de los personajes se muestra mediante el diálogo. Las conversaciones dejan entrever los cambios en el interior de los personajes principales.
  • 100. MONÓLOGOS Fluir de la conciencia Compartidos con Orfeo, el perro. -¡Ay, Orfeo!- decía ya en su casa Augusto, dándole la leche a aquel-. ¡Ay, Orfeo! Di el gran paso, el paso decisivo: entré en su hogar, entré en el santuario. ¿Sabes lo que es dar un paso decisivo? Los vientos de la fortuna nos empujan nuestros pasos son decisivos todos. ¿Nuestros? ¿Son nuestros esos pasos? Caminamos, Orfeo mío, por una selva enmarañada y bravía, sin senderos.
  • 101. TEMAS
  • 102. 1/4 Concepto del amor Nace de Augusto hacia Eugenia. Le hace dudar de su propia existencia mediante la oposición hipotética de la razón a la vida real utilizando monólogos filosóficos.
  • 103. 2/4 Realidad e irrealidad Y una verdad es la que le dice Unamuno a Augusto, que es una ente de ficción que va a morir, y ciertamente muere. Excusa para preguntarnos sobre nuestra existencia física y espiritual.
  • 104. 3/4 Lo humano y lo divino Vida de alguien que lucha contra el determinismo divino pero que acaba, tras un periodo revulsivo, aceptando el destino que le ha sido marcado:  "Este supremo esfuerzo de pasión de vida, de ansia de inmortalidad, le dejó extenuado al pobre Augusto"  "Y le empujé a la puerta, por la que salió cabizbajo. Luego se tanteó como si dudase ya de su propia existencia."
  • 105. 4/4 Inmortalidad ¿Se puede perdurar tras la muerte? Es posible siempre y cuando quede alguien en el mundo material que nos piense, que nos recuerde: "¡Dios dejará de soñarle!" "–No se sueña dos veces el mismo sueño. Ese que usted vuelva a soñar y crea soy yo será otro. Y ahora, ahora que está usted dormido y soñando y que reconoce usted estarlo y que yo soy un sueño y reconozco serlo, ahora vuelvo a decirle a usted lo que tanto... " La vida es la infructuosa lucha del hombre ante tal trágico destino.
  • 106. TIEMPO Se marca mediante indicadores, pero no tiene la menor transcendencia. Aunque el desarrollo es lineal, aparece intercalada una pequeña historia que no tiene que ver con el argumento principal. (Es una breve narración que se extiende durante un capítulo.)
  • 107. ESPACIO Pequeño pueblo, cerca de Salamanca, que no se identifica. El despacho de Unamuno es recreado en el viaje que realiza Augusto a Salamanca. Unamuno no persigue que el lector se centre en el entorno contextual, sino en el fondo de la historia. El espacio-tiempo pierde vigencia como norma de estilo.
  • 108. PERSONAJES
  • 109. Augusto Mediana edad, solitario, impuntual Despierta al amor, filosofa y formula teorías Abúlico, sin metas vitales, se ―deja llevar‖ Actua sobre los problemas o inquietudes que le acontecen… se quiere casar Vida relajada Decisiones ligeras y rápidas
  • 110. Eugenia Su padre se suicidó cuando era niña. Desea superar los problemas económicos: es profesora de piano aunque dice odiar la música. Entera, libre de carácter fuerte y dominante. Para Augusto es admirable, majestuosa, heroica y toda una mujer, pero resulta ser mentirosa y oportunista. Atractiva y arrogante, de andar rítmico y bello. Busca su independencia y controlar su vida.
  • 111. Víctor Amigo de Augusto y compañero de Ajedrez, confidente. Con él y junto a él reflexiona y piensa Augusto. Encarna, en cierta medida, el pensamiento de Unamuno.
  • 112. Domingo y Liduvina Fieles criados de Augusto que le querían y se preocupaban por él. Son marido y mujer y viven en la misma casa que Augusto.
  • 113. Orfeo Cachorro que Augusto encontró perdido entre la maleza. Se convierte en amigo y confidente sin respuesta a las quejas del protagonista.
  • 114. Rosario, chica del planchao Bella joven que siente afecto por Augusto Le avisa de las intenciones de Eugenia Le propone que se olvide de ella Le da garantías de que no había de abandonarlo nunca Augusto, sin quererlo realmente, se prometió con Eugenia Rosarito, molesta, no lo volvió a ver
  • 115. Ermelinda y Fermín Tía y tío de Eugenia respectivamente. Buscan el bienestar de su protegida. Eugenia acaba burlándose de ellos.
  • 116. Mauricio Novio de Eugenia, y tal vez enamorado. Aire de donjuan Vago, holgazán, haragán y descuidado
  • 117. Antolín S. PaparrigopoulosFilosofo que ayuda a mejorar losproblemas de amor. (Hoy haría este papel el sicólogo)
  • 118. Marta Portera de la casa de Eugenia, y confidente de Augusto. Interviene para facilitarle información a Augusto sobre la vida de Eugenia.
  • 119. Miguel de Unamuno En la entrevista con Augusto. Se presenta como un hombre algo excéntrico que dicta verdades, aunque no vengan a cuento.
  • 120. NARRADOR Omnisciente. Conoce los sentimientos, el carácter, la forma de ser y cada una de las actuaciones de todos los personajes. Se introduce en el relato. El personaje principal se escapa del mundo de la ficción para entrar en el despacho real del narrador.
  • 121. HISTORIA SECUNDARIA (del cap. XVII)Don Eloíno Rodríguez, hombre aficionado a las riquezas no lleva una vida edificante.Viaja de casa en casa.Un día conoció a una patrona, doña Sinfo.Eloíno enferma gravemente y la propietaria se lamenta porque su negocio, con un enfermo en casa, se ve perjudicado. Lo despide sin piedad.Pero un amigo de ella le propone que se case con Eloíno para que, a su muerte, le deje una pensión de viudedad.Se casan, pero ocurrió lo inesperado: él mejoró.Luego se marchó y ambos se desearon suerte en la vida.
  • 122. ESTRUCTURA EXTERNA Prólogo, que es la primera parte de algunas obras dramáticas y novelas, en el cual se representa una acción de la que es consecuencia la principal, que se desarrolla después. Capítulos o divisiones que se hacen en los libros u otros escritos para el mejor orden de la exposición. Epílogo o recapitulación.
  • 123. A modo de final La lectura de ésta obra puede resultar:  Amena por la forma de evolucionar  Divertida por los lances, a veces con cierto fondo irónico  Profundamente filosófica por los planteamientos  Didáctica sin dogmatizar  Reconfortante por el resultado
  • 124. NIEBLA ENCAPÍTULOS
  • 125. 1 Augusto Pérez sale un día de lluvia a pasear. Se fija en una mujer y la sigue. Ha quedado tan fascinado que, cuando ella llega a casa, le pregunta a la portera sobre la vida de la mujer conocida al azar.
  • 126. 2 De regreso a casa, es recibido por su criado. En su gabinete, piensa en ella y fantasea. Le escribe una carta. Sale. Se dirige a casa de ella. En el camino se cruza con ella, pero no se da cuenta. La portera vuelve a informarle y dice que Eugenia tiene otro pretendiente.
  • 127. 3 Augusto se marcha al casino a jugar la habitual partida de ajedrez con su amigo Víctor. No se concentra porque piensa en ella. Augusto le cuenta a Víctor su encuentro. Resulta que Víctor la conoce.
  • 128. 4 Augusto regresa a su casa pensando en los diminutivos y en la niebla del amor. En su cuarto, piensa en casarse. En una partida con su criado, Augusto le pregunta por su matrimonio. La mujer del criado es la cocinera. Augusto les habla de Eugenia. La cocinera la conoce.
  • 129. 5 Augusto sale a la calle hacia la casa de su amada. Se cruza con la portera y hablan del pretendiente de Eugenia. Se va hacia la alameda para refrescarse las ideas. Ve entre unos arbustos a un cachorro de perro. Lo recoge. Le da el nombre de Orfeo.
  • 130. 6 De nuevo se dirige a la casa de Eugenia. Desde la calle ve a una mujer en el bacón que mantiene una jaula y un pájaro. La jaula se cae y Augusto la recoge. La mujer le invita a subir y resulta ser la tía de Eugenia. Coinciden en pensar que deben casarse.
  • 131. 7 Augusto se pregunta sobre el misterio de la vida y el de la muerte. Piensa que ya tiene un fin en esta vida, conquistar a Eugenia. Todo esto lo va diciendo mientras mantiene a Orfeo entre sus brazos.
  • 132. 8 Augusto visita a los tíos de su amada Llega ella. Augusto no deja de mirarla. Hablan sobre sus gustos. Cuando surge el tema de la hipoteca, Eugenia se va. Augusto les dice que hará lo imposible por conquistarla. Vuelve a casa.
  • 133. 9 Eugenia se ve con su prometido Mauricio y le cuenta lo de Augusto. Hablan sobre los asuntos económicos. Eugenia le pide a Mauricio que encuentre trabajo. Se despiden.
  • 134. 10 Sigue pensando en Eugenia mientras se dirige al casino. Observa que todas las mujeres le parecen hermosas. En el casino Víctor le hace razonar sobre si estaba verdaderamente enamorado de Eugenia. Le contesta que solo de conciencia.
  • 135. 11 Augusto se dirige otra vez a casa de los tíos. Cuando llega Eugenia se empieza a descontrolar. Cuando llegan los tíos, ella se refugia en su habitación. Ellos se quedaron charlando y Augusto se presta a pagarles la hipoteca.
  • 136. 12 Ha llegado la planchadora. Augusto la ve guapa y se lo dice. Le explica lo que le pasa con Eugenia. La mujer acaba llorando. Se abrazan los dos. Cuando se va, Augusto habla con su criada. Ésta le explica que está totalmente enamorado de Eugenia.
  • 137. 13 Eugenia visita a Augusto para pedirle explicaciones sobre la hipoteca. Piensa que lo ha hecho para conseguirla. Se enfada y se va. Augusto va a la iglesia. Allí se encuentra con un viejo amigo. Hablan sobre sus vidas.
  • 138. 14 Augusto deja a su viejo amigo y se va al casino a jugar al ajedrez. Víctor esta muy raro y Augusto le pregunta por lo que le pasa. Le cuenta una historia muy larga sobra él y su mujer, y le habla de que no pueden tener hijos.
  • 139. 15 La tía de Eugenia le pregunta por lo que tiene en contra de Augusto. Eugenia le responde que se quiere aprovechar de ella. La tía la intenta convencer de que Augusto es un buen hombre y de que se debe casar con él. Llega Augusto. Le dice que lo que había hecho era para hacerla feliz, no para obligarla a casarse.
  • 140. 16 Eugenia sale a la calle y se encuentra con su novio. Le dice que necesita un trabajo urgente, que no podían casarse así. Mauricio le dice que mientra esté él, ella no tendrá que trabajar, pero le propone casarse con Augusto y sacarle dinero para los dos. Eugenia, muy enfadada, vuelve a casa.
  • 141. 17 Augusto y Víctor charlan. Víctor le recuerda la historia de don Eloíno Rodríguez de Alburquerque y Álvarez de Castro. Víctor dijo que quería incluirlo en su nivola. Augusto se pregunta si lo que le pasaba era un novela, nivola o lo que fuera.
  • 142. 18 Augusto vuelve a casa, y en ella está Rosario, la planchadora. Hablan sobre el amor. Rosario se da cuenta de que el corazón le late muy deprisa, y él le explica que está enfermo, que si se va con él de viaje. Ella acepta. Augusto se va con su perro a cenar.
  • 143. 19 La tía de Eugenia se dirige a la casa de Augusto con el objetivo de que se reconcilie con Eugenia, pero también para que le pague la hipoteca. Cuando se va, Augusto se queda meditando sobre los misterios de la vida.
  • 144. 20 Augusto se pregunta si lo del viaje con Rosario había estado bien. Mientras reflexiona llega Eugenia. Charlan. Augusto también le pide que se comprometa, pero lo rechaza. Se va Eugenia y llega Rosario. Augusto cada vez tiene las cosas menos claras.
  • 145. 21 Augusto y un amigo suyo llamado Antonio charlan. Antonio le cuenta la trágica historia que había sufrido su matrimonio. Augusto queda sorprendido.
  • 146. 22 Se inicia la conversación entre Augusto y su amigo Víctor. Augusto le pregunta sobre como lleva eso de ser padre y le responde que el nuevo miembro de la familia es una bendición. Al final Víctor le aconseja que si quiere conservar su juventud, que no se case, que se haga filósofo.
  • 147. 23 Después de sentir que estaba enamorado de su cocinera, fue a visitar a un importante filósofo que le dijo lo que tenia que hacer. Tras esto y hablar con Víctor, llegaron a un acuerdo, Augusto se tendría que casar con una de las mujeres a las que optaba o conseguir otra.
  • 148. 24 Augusto vuelve a casa pensando en las ideas del filósofo. Pretende tomar a Eugenia como novia. Llega Rosario y hablan sobre las relaciones amorosas. Como Augusto se sobrepasa, Rosario se va.
  • 149. 25 Augusto y Víctor conversan de nuevo. Augusto le pide consejo. Le pregunta por lo que debe hacer para salir de ese difícil estado. Víctor le aconseja que se case cuanto antes porque la única psicología femenina es el matrimonio, Algo parecido le había dicho antes el filósofo.
  • 150. 26 Augusto va a casa de Eugenia y le pide que se case con él. Piensa que le dirá que no, pero después de una tierna charla ella acepta. Muy contentos, se lo a los tíos. Los tíos que invitan a Augusto a comer.
  • 151. 27 Una vez comprometido con Eugenia, Augusto empieza una nueva vida. Ella no le permite hacer muchas cosas que él desea. Augusto le pide que toque el piano para componerle un poema. Eugenia cuenta que Mauricio le sigue persiguiendo y le pide a Augusto que le busque un trabajo para que la deje en paz. A la mañana siguiente Mauricio ya tiene empleo.
  • 152. 28 Al día siguiente llega Mauricio a casa de Augusto para darle las gracias por el nuevo empleo. Le dice que se iba a llevar a Rosario, mujer que Augusto despreciaba y ahora él estaba con Eugenia mujer que despreciaba Mauricio. Augusto cree que estaba soñando.
  • 153. 29 Faltan tres días para la boda entre Augusto y Eugenia. Charlan sobre Rosario y Mauricio. Se separan. Al día siguiente le llega una carta de Eugenia que le dice que estaba con Mauricio. Llora.
  • 154. 30 Conversación entre Víctor y Augusto. Cuando Víctor descubre que Augusto ha sido rechazado y engañado le da algunos consejos. Augusto se siente tan mal que piensa en el suicidio.
  • 155. 31 Augusto, que ha leído un ensayo sobre el suicidio, se dirige a Salamanca para hablar con el autor, que es Unamuno. Le dice que es un ente de ficción y que por tanto no existe. Augusto le suplica por su vida, pero no lo convence. Entristecido, se va sin despedirse hacia el tren que lo lleva a casa.
  • 156. Empezó hablándome de mis trabajos literarios y más o menos filosóficos, demostrandoconocerlos bastante bien, lo que no dejó, ¡claro está!, de halagarme, y en seguidaempezó a contarme su vida y sus desdichas. Le atajé diciéndole que se ahorrase aqueltrabajo, pues de las vicisitudes de su vida sabía yo tanto como él, y se lo demostrécitándole los más íntimos pormenores y los que él creía más secretos. Me miró con ojosde verdadero terror y como quien mira a un ser increíble; creí notar que se le alteraba elcolor y traza del semblante y que hasta temblaba. Le tenía yo fascinado.—¡Parece mentira! —repetía—, ¡parece mentira! A no verlo no lo creería... No sé si estoydespierto o soñando...—Ni despierto ni soñando —le contesté.—No me lo explico... no me lo explico —añadió—; mas puesto que usted parece sabersobre mí tanto como sé yo mismo, acaso adivine mi propósito...—Sí —le dije—, tú —y recalqué este tú con un tono autoritario—, tú, abrumado por tusdesgracias, has concebido la diabólica idea de suicidarte, y antes de hacerlo, movido poralgo que has leído en uno de mis últimos ensayos, vienes a consultármelo.El pobre hombre temblaba como un azogado, mirándome como un poseído miraría.Intentó levantarse, acaso para huir de mí; no podía. No disponía de sus fuerzas.
  • 157. —¡No, no te muevas! —le ordené.—Es que... es que... —balbuceó.—Es que tú no puedes suicidarte, aunque lo quieras.—¿Cómo? —exclamó al verse de tal modo negado y contradicho.—Sí. Para que uno se pueda matar a sí mismo, ¿qué es menester? —le pregunté.—Que tenga valor para hacerlo —me contestó.—No —le dije—, ¡que esté vivo!—¡Desde luego!—¡Y tú no estás vivo!—¿Cómo que no estoy vivo?, ¿es que me he muerto? —y empezó, sin darse clara cuenta de lo quehacía, a palparse a sí mismo.—¡No, hombre, no! —le repliqué—. Te dije antes que no estabas ni despierto ni dormido, y ahora tedigo que no estás ni muerto ni vivo.—¡Acabe usted de explicarse de una vez, por Dios!, ¡acabe de explicarse! —me suplicó consternado—, porque son tales las cosas que estoy viendo y oyendo esta tarde, que temo volverme loco.—Pues bien; la verdad es, querido Augusto —le dije con la más dulce de mis voces—, que no puedesmatarte porque no estás vivo, y que no estás vivo, ni tampoco muerto, porque no existes...—¿Cómo que no existo? —exclamó.—No, no existes más que como ente de ficción; no eres, pobre Augusto, más que un producto de mifantasía y de las de aquellos de mis lectores que lean el relato que de tus fingidas venturas ymalandanzas he escrito yo; tú no eres más que un personaje de novela, o de nivola, o como quierasllamarle. Ya sabes, pues, tu secreto.
  • 158. 32 Al llegar a casa le dice a la cocinera que él no existe. Esta llama a su marido. Augusto pide comida hasta no poder más. Antes de irse a la cama le da al criado una carta para Unmuno que dice: Se salió usted con la suya, he muerto. Se va a la cama y le pide a su criado que permanezca a su lado. Mientras duerme, salta de repente, grita el nombre de Eugenia, y cae muerto en la cama.
  • 159. 33 Cuenta el autor que ha recibido la carta de Augusto. Se arrepiente de haberle matado y piensa en resucitarlo. Mientras duerme, Augusto se le aparece en sueños y le dice que lo iba a resucitar, pero Augusto le contesta que al igual que a don Quijote, no se puede. Se despide de Unamuno y desapare. Unamuno, que soñaba morirse, despertó con una gran opresión en el pecho.
  • 160. FIN

×