Your SlideShare is downloading. ×
Anuario               Iberoamericano                        2011   Argentina Bolivia Brasil Colombia  Costa Rica Cuba Ecua...
AnuarioIberoamericano         2011
REAL INSTITUTO ELCANO                                        AGENCIA EFE, S.A.  PRESIDENTE: Gustavo Suárez Pertierra      ...
Carlos Malamud Federico Steinberg  Concha Tejedor       (eds.)       AnuarioIberoamericano         2011
ÍNDICEMensaje del presidente de Paraguay, Fernando Lugo...........................................................        ...
Estados Unidos ..............................................................................................................
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011MENSAJE DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DEPARAGUAYFernando Lugo  Este año 2011 Paraguay celebra ...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                      Mensaje del presidente de la República de Paraguayde la colaboración y co...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011PRESENTACIÓNGustavo Suárez Pertierra1 y Álex Grijelmo2    Son numerosas las voces que alertan d...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                           Presentacióncelebraciones hasta ahor...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011INTRODUCCIÓNCarlos Malamud, Federico Steinberg1 y Concha Tejedor2    Un año más, América Latina...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                   Introducciónque la demanda i...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                      Introduccióntipos de resp...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                    Introducciónjustifica que i...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                 Introduccióncapital y sería de...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                Introducciónse pueden elaborar ...
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011                                                                 Introduccióngubernamental por ...
I. ANÁLISIS
ANUARIO IBEROAMERICANO 2011LAS RELACIONES ENTRE LA UE Y AMÉRICA LATINA YEL CARIBE TRAS LA CUMBRE DE MADRID: EL FIN DEUN CI...
I. ANÁLISIS                                                                    ANUARIO IBEROAMERICANO 2011los cuestionamie...
Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo                      ...
I. ANÁLISIS                                                                      ANUARIO IBEROAMERICANO 2011Guerra Fría am...
Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo                      ...
I. ANÁLISIS                                                                        ANUARIO IBEROAMERICANO 2011política en ...
Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo                      ...
I. ANÁLISIS                                                                ANUARIO IBEROAMERICANO 20112010). Por omisión, ...
Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo                      ...
I. ANÁLISIS                                                              ANUARIO IBEROAMERICANO 2011ruptura de las negocia...
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Anuario iberoamericano 2011
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Anuario iberoamericano 2011

4,787

Published on

Un enfoque de la realidad iberoamericana

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,787
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Anuario iberoamericano 2011"

  1. 1. Anuario Iberoamericano 2011 Argentina Bolivia Brasil Colombia Costa Rica Cuba Ecuador El Salvador España Guatemala Honduras México Nicaragua Panamá Paraguay Perú Portugal Principado de AndorraRepública Dominicana Uruguay Venezuela Carlos Malamud Federico Steinberg Concha Tejedor (eds.)
  2. 2. AnuarioIberoamericano 2011
  3. 3. REAL INSTITUTO ELCANO AGENCIA EFE, S.A. PRESIDENTE: Gustavo Suárez Pertierra PRESIDENTE: Álex Grijelmo EDITORES: Carlos Malamud y Federico Steinberg EDITORA: Concha Tejedor (Directora de(Investigadores Principales) Documentación) COORDINADORA: Isabel Hernansanz Consejo Asesor: Gustavo Suárez Pertierra (Presidente del Real Instituto Elcano), Álex Grijelmo (Presidente de laAgencia Efe), Pilar Tena (Subdirectora del Real Instituto Elcano), Ana Vaca de Osma (Directora de Comunicación dela Agencia Efe), Carlos Malamud y Federico Steinberg (Investigadores Principales del Real Instituto Elcano), y ConchaTejedor (Directora de Documentación de la Agencia Efe) Con la colaboración de las Delegaciones de la Agencia Efe: Argentina: Mar Marín Guatemala: Carlos Arrazola Bolivia: Antonio Martínez Honduras: Germán Reyes Brasil: Jaime Ortega México: Patricia Vázquez Chile: Manuel Fuentes Nicaragua: Filadelfo Martínez Colombia: Esther Rebollo Panamá: Hernán Martín Costa Rica: Nancy de Lemos Paraguay: Jesús Álvarez Cuba: Soledad Álvarez Perú: Javier Otazu Ecuador: César Muñoz Portugal: Emilio Crespo El Salvador: Laura Barros República Dominicana: Jesús Sanchís Estados Unidos: María Luisa Azpiazu Uruguay: Raúl Cortés Miami-Puerto Rico: Emilio Sánchez Venezuela: José Luis Paniagua La sección LOS BICENTENARIOS DE LAS INDEPENDENCIAS LATINOAMERICANAS EN 2011 ha sido realizadopor el Real Instituto Elcano con la colaboración de Jaime Otero, Investigador Principal de Lengua y Cultura, yBeatriz García. Centro de consulta: EFEDATA (Base de Datos de la Agencia EFE) Maquetación: Quinteral, Servicios Gráficos, S.L. Anuario Iberoamericano 2011 © Agencia Efe y Fundación Real Instituto Elcano Reservados todos los derechos. ISSN: en trámite Real Instituto Elcano Agencia Efe, S.A. Príncipe de Vergara, 51 Espronceda, 32 28006 Madrid (España) 28003 Madrid (España) Tel.: 91 781 67 70 Tel.: 91 346 71 00 Fax: 91 426 21 57 Fax: 91.346 76 55 www.realinstitutoelcano.org www.efe.es
  4. 4. Carlos Malamud Federico Steinberg Concha Tejedor (eds.) AnuarioIberoamericano 2011
  5. 5. ÍNDICEMensaje del presidente de Paraguay, Fernando Lugo........................................................... 9Presentación. Gustavo Suárez Pertierra, presidente del Real Instituto Elcano, y ÁlexGrijelmo, presidente de la Agencia Efe. .............................................................................. 11Introducción. Carlos Malamud y Federico Steinberg, investigadores principales del RealInstituto Elcano, y Concha Tejedor, directora de Documentación de la Agencia Efe. ........... 13I. ANÁLISIS 21 Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo político y la necesidad de una nueva estrategia. José Antonio Sanahuja. 23 América Latina 2040: una agenda para un futuro de prosperidad compartida. Claudio M. Loser y Drew Arnold................................................................................................ 45 Las inversiones directas españolas en América Latina en el período 2001-2010. Alfredo Arahuetes...................................................................................................................... 67 Tiempo de cambio: La reinvención de los medios de comunicación dirigidos al público latinoamericano en España. Patricia Villarruel Gordillo ................................................. 87 Las dificultades de la alternancia después de cuatro gobiernos: el primer año del gobierno de Sebastián Piñera en Chile. Carlos Huneeus ............................................... 97II. PAÍSES 115 Argentina ...................................................................................................................... 117 Bolivia .......................................................................................................................... 127 Brasil ............................................................................................................................ 137 Chile ............................................................................................................................. 151 Colombia ...................................................................................................................... 161 Costa Rica .................................................................................................................... 171 Cuba ............................................................................................................................. 179 Ecuador ........................................................................................................................ 185 El Salvador .................................................................................................................... 195 España .......................................................................................................................... 203
  6. 6. Estados Unidos ............................................................................................................. 213 Guatemala .................................................................................................................... 223 Honduras ...................................................................................................................... 231 México ......................................................................................................................... 239 Nicaragua ..................................................................................................................... 249 Panamá ......................................................................................................................... 257 Paraguay ....................................................................................................................... 267 Perú .............................................................................................................................. 275 Portugal ........................................................................................................................ 285 Principado de Andorra .................................................................................................. 295 Puerto Rico ................................................................................................................... 301 República Dominicana ................................................................................................. 307 Uruguay........................................................................................................................ 315 Venezuela ..................................................................................................................... 325III. LOS BICENTENARIOS DE LAS INDEPENDENCIAS LATINOAMERICANAS 337 Un balance de los bicentenarios latinoamericanos: de la euforia al ensimismamiento. Carlos Malamud ........................................................................................................... 341 El Salvador .................................................................................................................... 363 Paraguay ....................................................................................................................... 367 Uruguay........................................................................................................................ 371 Venezuela ..................................................................................................................... 375IV. XX CUMBRE IBEROAMERICANA. DECLARACIÓN DE MAR DEL PLATA 381 Organismos internacionales. Webs ............................................................................... 391 La Agencia Efe en Iberoamérica y Estados Unidos......................................................... 393
  7. 7. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011MENSAJE DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA DEPARAGUAYFernando Lugo Este año 2011 Paraguay celebra el 200 impulso del desarrollo económico de los paísesaniversario de la proclamación de Independencia. que la componen, pero además y sobre todo paraLa conmemoración de este hito histórico para la la consolidación de regímenes democráticos ylibertad del pueblo guaraní, y de todas aquellas pluralistas en las endebles democracias de aquelpersonas que fueron acogidas en su seno como momento. No obstante, esta integración se debeconsecuencia de los movimientos migratorios, sin dar bajo el principio de igualdad precisamenteembargo no es motivo de separación con respecto para que el desarrollo alcance a todos y no a unaa los otros pueblos que componen la comunidad pequeña parte de la población o a unas áreasiberoamericana, sino de unión gracias a los económicas determinadas. En este afán por lograrlazos históricos, culturales y, ahora ya, también esas mayores cotas de igualdad se enmarca eleconómicos que nos acercan cada vez más a ellos. reclamo paraguayo por disponer libremente de la Los 200 años de historia del Paraguay energía que produce, instrumento imprescindibleindependiente son un paradigma de la evolución para el desarrollo de nuestra nación, en un tratode un Estado hacia mayores cotas de libertad y reparto igualitario con nuestros vecinos yindividual, igualdad social e integración regional. hermanos: Argentina y Brasil, ambos miembros Los largos periodos de sistemas autárquicos del MERCOSUR.que padeció esta república a lo largo de esos A nivel continental, a la Organización de200 años son el pasado. El futuro apunta a Estados Americanos (OEA) se ha sumado unaotros horizontes. En un mundo globalizado por nueva propuesta que pretende mirar y solucionarlas nuevas tecnologías y la economía de escala las problemas que aquejan a las nacionesmundial, el único horizonte posible para una latinoamericanas desde una perspectiva nonación como Paraguay es apostar firmemente por contaminada por visiones ajenas a nuestraslos procesos de integración regional. Procesos realidades, por otra parte tan comunes enque, sin descuidar la vertiente económica, deben todos nuestros países: la Unión de Nacioneshacer mayor hincapié en la integración política Suramericanas o UNASUR. Esta organizaciónpara el bienestar de nuestros pueblos. no pretende desplazar ni sustituir a la OEA, Estos procesos de integración podemos sino complementarla, pero esta vez con miradasdiferenciarlos en tres niveles: el estrictamente exclusivas desde el Sur. Esta organización, queregional, el continental y el mundial. apenas está dando ahora sus primeros pasos, es A nivel regional la apuesta se centra en vital para la integración de nuestros pueblos queel fortalecimiento de una organización, que hace 200 años se sacaron el yugo colonial y ahoraprecisamente cumplirá su vigésimo aniversario deben deshacerse del lastre de un nuevo yugo:también en 2011: el Mercado Común del Sur o el del imperialismo económico. En UNASUR elMERCOSUR. Estructura que ha servido para el principio que debe gobernar sus acciones es el 9
  8. 8. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Mensaje del presidente de la República de Paraguayde la colaboración y cooperación mutua entre marginados como nunca antes en la historiatodos sus miembros que, por otra parte, deben de la humanidad. La educación, la salud, laser obligatoriamente y sin excusa ninguna Estados protección al medio ambiente son compromisosdemocráticos, a lo que sin duda ayudará la ineludibles para nuestros gobiernos y exigenciasaplicación de la cláusula democrática aprobada irrenunciables para nuestros pueblos. Reto anteen la Cumbre de Georgetown en noviembre de el cual los gobernantes debemos estar a la altura2010. de ofrecer soluciones efectivas, ingeniosas y Por último, a nivel mundial la apuesta duraderas.paraguaya se halla en la consecución de un La República del Paraguay acogerá en 2011, pormundo multipolar, donde cada pueblo más que primera vez en la historia de esta estructura política,cada Estado tenga cabida sin exclusión de ningún la celebración de la Cumbre Iberoamericana, lotipo. Para este fin la Comunidad Iberoamericana que supondrá un gran desafío para nuestro país.de Naciones es una herramienta idónea por reunir Esta es una oportunidad que debemos aprovechara las naciones hermanas de ambos lados del para proyectar nuestra imagen en el mundo: laAtlántico. Europa y América en el mundo. En esta imagen de un país moderno, libre, democráticoestructura no sólo nos unen unas lenguas de raíz y trabajador.común (español y portugués), sino una postura Para finalizar quiero reiterar que la proclamacióncomún en este planeta llamado Tierra. Frente, de Independencia del Paraguay allá por 1811 noque no enfrentados, a otros bloques regionales las debe ser interpretada en este siglo XXI como unnaciones iberoamericanas debemos estar unidas signo de rechazo o repulsa hacia otros territorios,en la defensa de nuestros intereses que, más allá sino como un grito de unión desde la libertad.de lo cultural e identitario, deben centrarse enla lucha por la libertad, la igualdad y la justicia Muchas Gracias.en un mudo globalizado que crea excluidos y10
  9. 9. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011PRESENTACIÓNGustavo Suárez Pertierra1 y Álex Grijelmo2 Son numerosas las voces que alertan del gran estrictamente económicos, como aquellos depotencial que la década que inauguramos tiene corte más político, insisten en el potencial depara América Latina. Incluso desde instancias estas tendencias y en la posibilidad de que seanreputadas de los organismos financieros el origen de un potente círculo virtuoso que, demultilaterales comienza a hablarse de la “década consolidarse, podría cambiar radicalmente el perfilde América Latina”. Si hacemos caso de las de América Latina y la forma en que se inserta enestadísticas de los últimos años y las proyecciones el mundo. Sin embargo, los mismos artículos, quepara los venideros, todo indica que la situación se niegan a presentar un panorama en la gama deen la región latinoamericana puede dar un vuelco los rosas, alertan de algunos problemas presentesconsiderable, que el crecimiento a tasas “asiáticas” que, de no atajarse a tiempo, pondrían en cuestiónse consolidará y que la lucha para reducir la el futuro de este proceso.pobreza seguirá dando resultados apreciables. Entre las cuestiones a enfrentar, que puedenEs de esperar que también se avance de manera afectar por un lado el crecimiento macroeconómicosostenible en el combate contra la desigualdad, y, por el otro, el futuro de la democracia, hay ununo de los mayores flagelos del continente. tema que alcanza repercusiones cada vez más De forma paralela a lo que ocurre en la sonoras. Es el de la seguridad ciudadana. Comoeconomía, en la política también se consolidan se encargan de recordar tanto el Latinobarómetrotendencias que apuntan a reducciones de las como otras mediciones de alcance continental,incertidumbres y a un predominio de las soluciones las opiniones públicas de los diversos países estánmenos extremistas. Lo apreciado en los comicios cada vez más concernidas por el avance de lacelebrados en 2009 y 2010, más lo anticipado delincuencia, en sus distintas manifestaciones.por las encuestas para las cinco elecciones En este aspecto, como en todos los demás quepresidenciales que se celebrarán en 2011 así lo hemos mencionado, la variedad de las respuestastestifican. Parecería que después de largos años nacionales es amplia, al igual que las políticasde una retórica florida y rimbombante, a veces públicas aplicadas para ponerles remedio.excesivamente rimbombante, el pragmatismo Si 2010 fue el año central en los festejosse consolida. Prueba de ello es la evolución de de los bicentenarios de las independenciasla relación entre Colombia y Venezuela o entre latinoamericanas, 2011 conocerá una actividadColombia y Ecuador después de la llegada de Juan algo menor pero igualmente importante, ya queManuel Santos al Palacio de Nariño, en Bogotá. cuatro países (El Salvador, Paraguay, Uruguay y Estas cuestiones quedan claramente reflejadas Venezuela) han planificado sus conmemoracionesen la edición 2011 del Anuario Iberoamericano para este año. Sin embargo, a la vista de loque elaboramos todos los años la Agencia EFE ocurrido en 2009 y 2010, con unos cuantos casosy el Real Instituto Elcano. Tanto los artículos nacionales analizados, podemos señalar que las1 Presidente del Real Instituto Elcano.2 Presidente de la Agencia Efe. 11
  10. 10. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Presentacióncelebraciones hasta ahora realizadas tuvieron un para apostar por la edición digital. De estagrado de coordinación regional bastante escaso, forma lograremos poner los contenidos, tantolo que de alguna manera refleja las dificultades los artículos de análisis como los apéndicespresentes en el proceso de integración regional. estadísticos, a disposición de un público másUn proceso que también avanza con dificultades, amplio y con una mayor distribución geográfica.aunque dando algunos pasos significativos. La El compromiso de ambas instituciones por lasconvergencia de los mercados bursátiles de Chile, nuevas tecnologías es claro y queda demostradoColombia y Perú puede abrir unos derroteros en todas las actividades que emprendemos.bastante desconocidos hasta la fecha. En esta ocasión, el Anuario Iberoamericanoha abandonado su tradicional formato papel12
  11. 11. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011INTRODUCCIÓNCarlos Malamud, Federico Steinberg1 y Concha Tejedor2 Un año más, América Latina está liderando, sacar provecho al aumento del precio de lasjunto a Asia, el crecimiento de la economía materias primas, la energía y los alimentos sinmundial. Impulsada por las buenas políticas que se produzcan problemas sociales internos;económicas tanto antes como durante la Gran y cómo esquivar la guerra de divisas, en la queRecesión de 2008, así como por el nuevo boom las economías de la región, sobre todo Brasil,de commodities, la región tiene por delante unas sufren las externalidades negativas del conflictoperspectivas de crecimiento muy favorables, que cambiario entre EEUU y China por la apreciaciónademás se están traduciendo también (aunque del yuan.algo más lentamente) en una mejora de los Frente a estos problemas cada país elabora suindicadores sociales. Si bien esto es más notable propia panoplia de respuestas, ya que debidoen la reducción de la pobreza, todavía es menos a los escasos avances logrados en materia deperceptible, salvo algunos casos notables, como integración regional la coordinación de políticasBrasil, en el combate contra la desigualdad. macroeconómicas, monetarias y fiscales es Son tales las expectativas económicas y las sumamente embrionaria, cuando no inexistente.buenas noticias ya materializadas que no en Incluso, algunos proyectos que en su momentovano numerosos analistas, responsables políticos parecían llamados a cumplir un papel relevantey académicos han comenzado a hablar de la en ese aspecto de coordinación, como podía ser“década de América Latina”. Parecería ser que el Banco del Sur, no han pasado de la fase dedespués del bache momentáneo que supuso la proyecto.crisis, la región reencontró la senda virtuosa del Sin embargo, y según el Fondo Monetariocrecimiento, un camino que podría conducir, Internacional (FMI), las economías de Américasegún las mismas estimaciones, al definitivo Latina y el Caribe están siendo capaces en ladespegue latinoamericano. Sin embargo, no actualidad de sostener tasas de crecimientoconviene todavía echar las campanas al vuelo, continuadas de una forma sobresaliente. Laya que si bien los resultados son rotundos todavía institución ha revisado al alza su previsión depermanecen activas demasiadas incertidumbres crecimiento para la región en 2011, situándolaque en cualquier momento podrían torcer el por encima del 5%. La de América del Sur podríarumbo trazado en los últimos años. alcanzar el 6% y tan sólo será superada por Asia Este llamamiento a la cautela responde al hecho emergente, que se espera que crezca por encimade que las economías de la región se enfrentan del 8%. Además, el acelerón latinoamericanoa importantes retos, entre los que destacan los tiene especial mérito si se tiene en cuenta que elsiguientes: cómo gestionar la peligrosa entrada FMI prevé una ralentización del crecimiento ende masivos flujos de capital, la apreciación de varios países avanzados debido al agotamiento desus monedas y la creciente inflación; cómo los programas de estímulo fiscal, lo que sugiere1 Investigadores principales del Real Instituto Elcano.2 Directora de Documentación de la Agencia Efe. 13
  12. 12. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introducciónque la demanda interna en la región empieza a (que son mucho más competitivos), los del surganar fuerza. exportan productos primarios (fundamentalmente Descendiendo al plano nacional, llama a Asia), lo que los convierte en economíasespecialmente la atención el dinamismo de complementarias de China y sus vecinos y no enpaíses grandes como Brasil y Argentina (que en competencia directa.2010 crecieron un 7,5%) y México (que lo hizo Si a esto se añade que el crecimiento económicoun 5%). Pero estos no son los más sobresalientes. potencial en EEUU tenderá a ser lento –tanto porParaguay, Uruguay y Perú superan el 8%, y Chile y el alto endeudamiento y la sobreinversión comoColombia se sitúan en torno al 5%. Sólo decrecen por el envejecimiento de su población– mientrasVenezuela y Haití, el primero por las salidas de que las economías emergentes asiáticas deberíancapital y los estrangulamientos derivados de continuar creciendo a tasas cercanas a los dosla falta de inversión en su sistema productivo, dígitos –al menos durante la próxima década–,especialmente notables en el sector petrolero, y los países del sur –tanto los de Mercosur comoel segundo por las terribles secuelas del terremoto algunos países andinos, especialmente los de lade principios de 2010. Por último, las perspectivas cuenca del Pacífico– tienen mejores perspectivaspara México, los países de América Central y el económicas que México y América Central.Caribe son, en general, menos optimistas que Su relación real de intercambio continuarálas sudamericanas. Los datos del crecimiento se mejorando por el previsible aumento de preciocompletan con tensiones inflacionistas, déficit de las commodities, mientras que la de lospor cuenta corriente crecientes aunque todavía exportadores de “maquila” del norte no hará máspequeños (cuya contrapartida son las crecientes que empeorar por la fuerte competencia asiática,entradas de capitales) y una reducción de las tasas especialmente en el mercado estadounidense.de desempleo. Pero en este contexto de diferenciación norte- En este contexto general es posible hablar a sur también existen diferencias dentro del sur.grandes trazos de dos realidades económicas Mientras que algunos países están aprovechandobien diferenciadas en la región, de dos Américas este boom exportador para diversificar suLatinas, una al sur y otra al norte. La primera, estructura productiva, promover algunas industriasencabezada por Brasil y que incluye a Mercosur y estratégicas e intentar generar un crecimientosus vecinos exportadores de materias primas, tiene cada vez menos dependiente de las exportacionesante sí un porvenir que se anticipa más próspero de materias primas, otros se están comportandoque la de los países del norte, con México a la como cigarras, sin aprovechar la buena coyunturacabeza. Pese a ello, en cada uno de estos bloques para consolidar este incipiente nuevo modelotambién se perciben diferencias nacionales de crecimiento a través de la diversificaciónbastante considerables. productiva. La existencia de estas dos realidades diferentes Esta dicotomía regional ilustra cómo elresponde tanto a su modelo de crecimiento como principal reto económico para la región en laa su estrategia de inserción internacional. Mientras próxima década, además de seguir avanzando enque México y los países centroamericanos y la reducción de las desigualdades y el aumentocaribeños tienen como destino principal de sus de la cohesión social, es rediseñar su modeloexportaciones a EEUU, son más dependientes de de inserción internacional, que durante décadaslas remesas y producen bienes industriales que le venía impuesto desde fuera, desde los paísescompiten directamente con los productos asiáticos avanzados. Ante este reto encontramos diferentes14
  13. 13. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introduccióntipos de respuestas que condicionan ampliamente América Latina que en los países desarrollados,las políticas públicas desarrolladas por los se están produciendo importantes flujos de capitalgobiernos. Por un lado, encontramos respuestas hacia la región. China es capaz de evitar que estosaltamente ideologizadas que insisten en una flujos de capital le causen demasiados problemaspresencia decisiva del sector estatal en la gestión de internos en forma de inflación porque mantienela economía y, por el otro, propuestas mucho más fuertes controles de capital y además no permitepragmáticas que intentan compatibilizar estado y que su moneda se aprecie. Pero si EEUU, Japón ymercado en dosis más o menos armónicas. el Reino Unido continúan aumentando la liquidez Sin embargo, a corto plazo, y muy especialmente para estimular sus economías, dichos flujos sedurante el año 2011, los dos retos a los que América incrementarían. Esto perjudicará principalmente aLatina tiene que hacer frente son la guerra de aquellos países de América Latina que no tienendivisas y el continuado crecimiento de los precios controles de capital y dejan que sus monedasde las commodities, que es un arma de doble filo. fluctúen libremente.Si no se gestionan bien, ambos fenómenos podrían Por una parte, las entradas de capital estánterminar disparando la inflación, que en algunos ejerciendo una fuerte presión al alza sobre suspaíses –como Argentina y Venezuela– podrían tipos de cambio, lo que afecta negativamente a sustener un crecimiento superior al 20% en este año, exportaciones y puede llevarlos a tener mayoresapreciando los tipos de cambio, poniendo en déficit por cuenta corriente. Por otra, aceleran lariesgo el crecimiento, la creación de empleo y la inflación y pueden dar lugar a burbujas en losredistribución. Veamos por qué. mercados de activos que, en caso de un cambio No es casual que el primero en hablar de expectativas y una reversión de los flujos deexplícitamente de guerra de divisas haya sido el capital, pueden dar lugar a crisis financieras comoministro de Finanzas de Brasil durante los últimos las que ya sufrieron en los años 90.meses de la presidencia de Luiz Inácio Lula da En este contexto, los países están optandoSilva. Tanto el gigante latinoamericano como sus por intervenir directamente para depreciar susvecinos de la región (y también las economías monedas o imponer controles para limitar lasemergentes asiáticas), están siendo víctimas –vía entradas de capital (Brasil ha elevado del 2% alapreciación de sus monedas– del conflicto por 4% el impuesto sobre las entradas de capital nolos tipos de cambio que tiene como protagonistas productivo y la mayoría de los bancos centralesa EEUU y China. Aunque la reunión del G-20 están haciendo intervenciones esporádicascelebrada en Seúl en noviembre de 2010 alertó directas en el mercado cambiario). De hecho, eldel riesgo de que las devaluaciones competitivas propio FMI, que tan crítico fue con los controleslleven a un creciente proteccionismo, no se de capital en las últimas décadas, parece bendecirlogró llegar a un acuerdo entre las partes. Por lo ahora estas prácticas como medida preventivatanto, los países de América Latina tendrán que contra el recalentamiento de sus economías. Perobuscar soluciones por su cuenta y, dada la falta si estos controles se generalizan se produciríade coordinación mencionada más arriba, tendrán un proceso de desglobalización financiera conque hacerlo de forma individualizada. consecuencias negativas para el mundo emergente La región está siendo víctima de la política a largo plazo.monetaria seguida por la Reserva Federal de EEUU y En definitiva, como América Latina estáde la propia asimetría de la recuperación mundial. recibiendo sin culpa alguna las externalidadesComo el crecimiento es mucho más rápido en negativas de las políticas de China y EEUU, se 15
  14. 14. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introducciónjustifica que imponga impuestos y controles a las creciendo porque todavía nos encontramos alentradas de capital. Sin embargo, sería preferible principio de la recuperación económica global, elque no tuvieran que hacerlo. Ello requeriría una reto para América Latina es aprender de los erroressolución coordinada a nivel internacional para del último boom para sacar el máximo provechoreevaluar el yuan y reducir el déficit por cuenta de su capacidad exportadora. Ello exige un buencorriente estadounidense. Pero mientras esa diagnóstico de la situación macroeconómicasolución no se alcance, los países de América y una respuesta rápida para hacer frente a losLatina deberán continuar con intervenciones efectos socioeconómicos adversos que los altosselectivas y políticas contracíclicas para evitar que precios puedan suponer para las poblaciones mássus economías se calienten demasiado. vulnerables. El otro quebradero de cabeza para las Desde el punto de vista macroeconómico,autoridades latinoamericanas es cómo gestionar la subida de precios parece tener varias causas.el nuevo boom de las commodities, que son una La primera es el fuerte crecimiento en losoportunidad (con importantes riesgos asociados) países emergentes, que demandan todo tipo depara los países exportadores y un grave problema commodities. La segunda es que la enorme laxitudpara los países importadores, especialmente los de la política monetaria de los países avanzadosmás pobres. El nuevo ciclo alcista de precios (y muy especialmente de EEUU) parece haberrecuerda peligrosamente al que la economía alimentado la especulación en estos mercados; esmundial experimentó a mediados de 2008. decir, ha llevado a un aumento de las posicionesEntonces, el precio del petróleo (que alcanzó largas de inversores que utilizan los mercados delos 147 dólares por barril) y la crisis alimentaria petróleo, materias primas y alimentos como uncausaron estragos. En los países ricos la inflación activo más. En tercer lugar, el propio aumentose descontroló. En los países pobres con grandes del precio del petróleo supone un incremento deaglomeraciones urbanas se produjeron revueltas y costes para la producción de las materias primas ysaqueos y, según el Banco Mundial, más de 100 los alimentos vía coste de transporte y fertilizantes.millones de personas cayeron por debajo de la Por último, en el caso de los alimentos, ha habidolínea de la pobreza. malas cosechas en algunos países exportadores Para América Latina aquel boom generó (sobre todo en los países de la antigua Uniónsentimientos encontrados. Los grandes Soviética), lo que ha reducido la oferta en unexportadores sudamericanos experimentaron momento de creciente demanda. Como ningunoganancias y una sustancial mejora en la relación de estos factores va a cambiar a corto plazo, esreal de intercambio, pero también se produjeron previsible que los precios sigan subiendo.problemas por el aumento de precios internos En este contexto, los países exportadores deque llevaron al establecimiento de impuestos América Latina tendrían que evitar que continúea la exportación. En los países importadores la apreciación de sus monedas, cuyas causasde alimentos de América Central el alza de los han sido señaladas arriba, que podría reducir laprecios de los alimentos causó graves problemas competitividad precio de sus exportaciones, asísociales. como hacer lo posible por mitigar la inflación Según el índice de commodities que elabora The (sobre todo en productos básicos como alimentosEconomist, salvo para el petróleo, a finales de 2010 y energía), que también reduce su competitividadlos precios ya estaban en los máximos de 2008. y puede generar problemas sociales. Para elloComo, además, es muy posible que continúen tendrán que continuar utilizando los controles de16
  15. 15. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introduccióncapital y sería deseable que llevaran a cabo una ciudadanía, como muestran repetidamente, añopolítica fiscal, algo que Brasil ya ha anunciado. tras año, los resultados del Latinobarómetro.Otra alternativa sería utilizar el modelo chileno Desde una perspectiva electoral, el año 2011para crear un fondo con los ingresos extraordinarios está situado en el centro de un intenso período deprovenientes de las exportaciones para utilizarlo elecciones, 2009-2012, en el cual todos los paísescuando el actual ciclo de crecimiento de los precios de la región –salvo Paraguay, que lo hará en 2013–termine. Esto no será sencillo políticamente, habrán elegido o reelegido a sus presidentes, talporque las demandas de gasto social en la región como recordaba recientemente Daniel Zovatto.son enormes. Sin embargo, dado que la mayoría En 2011 hay elecciones presidenciales en cincode los países está creciendo a gran velocidad y ya países de América Latina: Haití, Perú, Guatemala,se vislumbran ciertos riesgos de recalentamiento Argentina y Nicaragua. Como muestra de unade sus economías, es posible que las autoridades, tendencia que se ha consolidado en la región,que en la mayoría de los países tienen una elevada junto a la posibilidad de la reelección vigente enlegitimidad, puedan explicar a la ciudadanía la la mayor parte de los países latinoamericanos,necesidad de esta nueva estrategia. Por último, todos estos comicios se celebran a doble vueltaen los casos en los que se produzcan problemas en el supuesto de que en la primera ningúnsociales por la subida del precio de los alimentos candidato obtenga la mayoría absoluta o una(o de la energía como en el reciente caso de mayoría cualificada, que varía de país a país. Así,Bolivia), habrá que utilizar los superávit fiscales por ejemplo, Nicaragua y Argentina son de losacumulados para apoyar a la población. países que ponen el listón más bajo para evitar Gracias a este marco de bonanza económica, las la segunda vuelta. En Nicaragua basta para ganarexpectativas políticas latinoamericanas para 2011 obtener al menos el 40% de los votos válidos,están marcadas, en general, por la continuidad. salvo aquellos casos en los que habiendo obtenidoEsto no significa que en las diversas elecciones un mínimo del 35% de la votación, supere alque se celebren este año las opciones oficialistas siguiente en un 5% de diferencia con respectotriunfen necesariamente, pero que la defensa de al segundo candidato más votado. En Argentina,la gestión gubernamental viene facilitada por el mínimo para ganar es del 45% o una votaciónlos buenos datos que proporciona la economía. superior al 40% con una diferencia de al menosSin embargo, en algunos casos, la inflación y el un 10% respecto al segundo. Por el contrario, enaumento en los precios de los productos básicos Haití, Guatemala y Perú se exige obtener más delde consumo está generando algunas protestas 50% de los votos válidos para evitar la segundaimportantes que provocan bajadas en los vuelta.porcentajes de aprobación y popularidad de los Tanto en 2011, como en los años anteriores opresidentes regionales. incluso en 2012, cuando se celebren elecciones Otro tema que estará, y que ya está, muy en Venezuela, una de las preguntas clave en tornopresente en la agenda política y electoral de a las consultas electorales es la de continuidad ola mayor parte de los países de la región es el alternancia. Desde esta perspectiva, la región hade la seguridad ciudadana. Los altos niveles proporcionado resultados para todos los gustos,de violencia en algunos países (Venezuela, El como la alternancia producida en Chile, laSalvador, Guatemala y México, entre otros), continuidad brasileña o la alternancia dentro de laasociados en numerosas ocasiones al narcotráfico continuidad en Colombia. En 2011, y dentro de lay a su combate, preocupan cada vez más a la incertidumbre que rodea a los procesos electorales, 17
  16. 16. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introducciónse pueden elaborar una serie de consideraciones, En esta edición del anuario Iberoamericanoteniendo en cuenta que las elecciones de se incluyen dos artículos que abordan temasGuatemala, Argentina y Nicaragua se celebrarán económicos. En el primero, Claudio Loser analizaen el último trimestre del año en curso. Esto las perspectivas económicas para la región enimplica un largo período hasta la celebración de el horizonte 2040. Para ello traza un recorridolos comicios, con candidaturas no definidas, lo histórico que arranca a principios del siglo XX yque puede provocar bastantes sorpresas. realiza un diagnóstico futuro en función de las En el primer semestre sólo Haití y Perú fortalezas y debilidades de los principales países.celebrarán sus elecciones. El 20 de marzo Haití Su análisis pone de manifiesto que la actualhabrá elegido su presidente entre dos candidatos bonanza económica no garantiza su convergenciade la oposición, Mirlande Manigat (la ganadora a largo plazo con los países ricos Señala el buenindiscutida de la primera vuelta) y el cantante de gobierno, la visión compartida del crecimiento, lamúsica “pop” Michel Martelly. A esta situación inclusión social, el aumento de la competitividadse llegó después de que el Consejo Electoral y una mayor competencia y apertura como loshaitiano hubiera eliminado de la confrontación factores clave para asegurar un aumento sostenidoa Jude Célestin, el candidato del presidente René del bienestar material y la cohesión social. SinPréval, tras la comprobación de fraudes a su favor. estos ingredientes la región podría volver aEn Perú habrá alternancia ya que por un lado desaprovechar la gran oportunidad de crecimientoestá prohibida la reelección en dos mandatos que hoy tiene ante sí.consecutivos, aunque no alternos, y, por el otro, En el otro capítulo económico, Alfredoel APRA actualmente gobernante finalmente no Arahuetes pasa revista a las inversiones españolaspresenta ningún candidato propio. Las encuestas en América Latina, haciendo un recorridofavorecen al ex presidente Alejandro Toledo, que desde los años 90 hasta la actualidad. Resultaexpresa otra tendencia dominante en la región: especialmente revelador como, tras el boomla dificultad de los ex presidentes de alejarse de inversor de mediados de los años 90 y el parónla vida política activa, especialmente si pueden posterior, las empresas españolas, que ya teníanpresentarse a la reelección. una presencia significativa en la región, han En las tres elecciones restantes, la reelección reforzado sus posiciones en los últimos años en lospuede estar en juego en Argentina y Nicaragua. sectores y países que ofrecen mejores perspectivasPara ello es preciso previamente despejar algunas de crecimiento, sobre todo Brasil y México, peroincertidumbres: en Argentina, que finalmente también los países pequeños más dinámicos. Della actual presidente, Cristina Fernández de capítulo se desprende que la apuesta empresarialKirchner, decida presentarse como candidata; y en de las empresas españolas en América Latina tieneNicaragua, que la justicia del país admita la muy una clara vocación de permanencia.protestada legalidad de la reelección de Daniel Estos capítulos se completan con otros tresOrtega. En Guatemala, donde no es posible la de Carlos Huneeus, Patricia Villarruel y Carlosreelección consecutiva, la gran duda es si Sandra Malamud. El de Carlos Huneeus se centra en elTorres, la esposa del actual presidente Álvaro análisis de lo que supuso para Chile el primerColom, concurrirá como candidata. De hacerlo, año de gobierno de Sebastián, tras la derrotaampliará otra tendencia regional en auge, la de la Concertación en las últimas eleccionespolítica matrimonial, de gran impacto en países presidenciales celebradas en el país y quecomo Argentina y Nicaragua. supusieron un cambio profundo en la orientación18
  17. 17. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011 Introduccióngubernamental por primera vez en 20 años. El muy concreto. El resultado fue la desaparición deinicio del gobierno de Piñera, marcado por los muchos considerados tradicionales o clásicos ydevastadores efectos del terremoto que sacudió la adaptación de otros tantos. En este sentido, esa Chile en marzo de 2010, no fue sencillo. A la probable que la crisis tenga efectos positivos sobrefalta de experiencia de gobierno de los partidos el sector al haberse mantenido los más fuertes.de la derecha y a los problemas de coordinación Por último, el artículo de Carlos Malamudentre ellos hubo que sumar el especial estilo de presenta un detallado análisis de la celebraciónliderazgo del presidente, muchas veces mucho de los bicentenarios de las independenciasmás cercano a su pasado empresarial que a la latinoamericanos por parte de aquellos países quegestión política. El artículo también analiza las recordaron esas fechas en 2009 y 2010. En estedificultades a las que se enfrentan los partidos de trabajo se pone de manifiesto el bajo perfil de lasla Concertación, hoy en la oposición, en su deseo celebraciones, que en ningún momento lograronde recuperar el gobierno. una coordinación regional de las mismas. El El trabajo de Patricia Villarruel se centra en el nacionalismo que tradicionalmente ha estadoestado de los diversos medios de comunicación vinculado al recuerdo de las independencias(prensa escrita, radio, televisión e Internet) como un momento fundacional en la gesta de lasdirigidos a las colonias latinoamericanas en identidades nacionales latinoamericanas fue unoEspaña y su adaptación a un medio cada vez de los factores que impidió una celebración demás difícil después de los duros efectos de la alcance continental. Sin embargo, no fue el único.crisis económica comenzada en 2008. La crisis Hubo otros, como la improvisación o la falta deno sólo afectó a los medios de comunicación recursos, que también contaron. El Anuario seen general, sino también a los inmigrantes. Este cierra con la habitual sección de Bicentenariosdoble efecto se hizo notar de una forma peculiar que repasa las celebraciones que tendrán lugaren estos medios especializados, con un público durante 2011. 19
  18. 18. I. ANÁLISIS
  19. 19. ANUARIO IBEROAMERICANO 2011LAS RELACIONES ENTRE LA UE Y AMÉRICA LATINA YEL CARIBE TRAS LA CUMBRE DE MADRID: EL FIN DEUN CICLO POLÍTICO Y LA NECESIDAD DE UNA NUEVAESTRATEGIAJosé Antonio Sanahuja1 Desde su lanzamiento a mediados de los 90,LA CUMBRE DE MADRID: EL CIERRE DE esa estrategia interregionalista se ha enfrentadoUNA ETAPA EN LAS RELACIONES ENTRE LA a obstáculos y dificultades, en particular en loUE Y AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE referido a las relaciones entre la UE y Mercosur, que constituyen uno de sus principales elementos. En Celebrada en Madrid en 2010, la VI Cumbre de América Latina cabe mencionar el estancamientoJefes de Estado y de Gobierno UE-América Latina y crisis de algunos grupos de integración, el nuevoy el Caribe supone el cierre de un largo ciclo ciclo político que emerge a mediados del deceniopolítico en las relaciones entre ambas regiones. Los de 2000 en América Latina, y los cambios en lasavances logrados en esa Cumbre, particularmente visiones de la integración y los agrupamientosla firma de nuevos “Acuerdos de Asociación”, subregionales que se inician en ese período. En lao el relanzamiento de las negociaciones de los UE habría incidido negativamente la ampliaciónque siguen pendientes, son hechos relevantes en al Este, o la reforma de los Tratados, que habríansí mismos, pero, contemplados en retrospectiva, llevado a una menor atención hacia Américatambién suponen el logro de los objetivos Latina. También habría incidido la agendatrazados a mediados de la década de los 90, multilateral y especialmente el lanzamiento dey, con ello, concluyen la estrategia trazada las negociaciones comerciales multilaterales de lapor las instituciones comunitarias entre 1994 OMC. Ante esas dificultades, la estrategia de la UEy 1995. Esa estrategia, con algunos ajustes y se ha enfrentado al cuestionamiento de numerososredefiniciones, ha permanecido vigente en sus actores y analistas, que han abogado por sucomponentes básicos hasta esa Cumbre. De abandono y por su sustitución por una estrategianaturaleza interregional, ha pretendido lograr eminentemente bilateralista que permitierauna “asociación estratégica” basada en el diálogo sortear la crisis de los grupos de integración, ypolítico, en aras de la consolidación democrática, las divisiones políticas que emergían en Américay promover la integración regional y el desarrollo Latina.a través de una “red” de acuerdos de asociación Como se argumenta en este trabajo, laque habrían de firmarse con todos los países y opción bilateralista sería el complemento y nogrupos subregionales, adaptándose al “mapa” del la alternativa a la estrategia interregionalista,regionalismo latinoamericano, tal y como se gestó pues esta última sigue siendo relevante para lasa principios de los años 90. relaciones birregionales. Por otra parte, pese a1 Profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid e investigador del InstitutoComplutense de Estudios Internacionales (ICEI). 23
  20. 20. I. ANÁLISIS ANUARIO IBEROAMERICANO 2011los cuestionamientos, la visión definida por esa que hasta entonces se había encauzado a través deestrategia está próxima a materializarse y, de mecanismos interparlamentarios –las conferenciasculminar las negociaciones entre la UE y Mercosur, interparlamentarias UE-AL que se celebraban cadala “asociación estratégica” estará fundamentada dos años desde 1974–, y de marcos de diálogoen una amplia red de acuerdos de asociación y ministeriales como el diálogo de San José entreáreas de libre comercio, sean éstas de carácter Centroamérica y la UE, iniciado en 1984, y elbilateral o interregional. diálogo UE-Grupo de Río, institucionalizado en Sin embargo, el contexto internacional y regional, 1990. Con las Cumbres de Jefes de Estado se dabatanto en la UE como América Latina, ha variado mayor relevancia y visibilidad a esas relaciones, ysignificativamente desde entonces y, con ello, las se ampliaba la agenda, antes centrada en problemasexigencias que enfrenta la relación birregional son latinoamericanos como la democratización y losya otras. Sería erróneo considerar irrelevantes, o procesos de paz, a la búsqueda de posicionesdesfasados, los objetivos que, en aplicación de comunes ante los problemas de la gobernanzaesa estrategia, se han logrado materializar, pero global, en los que ambas regiones han queridotambién lo sería ignorar las nuevas exigencias que tener mayor influencia.se plantean para las relaciones birregionales ante La estrategia había sido trazada en 1994 y 1995un mundo en transformación. Una vez resueltas con el impulso de la Comisión, y en especiallas negociaciones UE-Mercosur, tanto si culminan de su vicepresidente Manuel Marín, comisariocon éxito como si fracasan, quizá definitivamente, responsable de la política de desarrollo de 1989la estrategia interregional hasta ahora vigente ya no a 1994, y de las relaciones con América Latina dedaría más de sí. Se abriría, por lo tanto, un periodo 1995 a 1999. Se reafirmó, con algunos ajustes, porde redefinición –o, quizá, de indefinición– de los distintas Comunicaciones de Comisión Europea deobjetivos, formatos y medio de las relaciones entre los años 1999 y 2005,2 posteriormente avaladasambas regiones. por el Consejo y, de manera más matizada y exigente, por los Informes del Parlamento Europeo de José Ignacio Salafranca, que han contado conUNA MIRADA RETROSPECTIVA SOBRE un amplio consenso político (Parlamento Europeo,LA “ASOCIACIÓN ESTRATÉGICA” 2001, 2005). En no pocos aspectos, todo elloBIRREGIONAL también sería expresión del éxito alcanzado por España en la “europeización” de sus preferencias En una mirada retrospectiva, las relaciones entre e intereses hacia la región.la UE y América Latina y el Caribe parecen no haber La “Asociación Estratégica” pretendía situar aestado a la altura de las ambiciosas expectativas América Latina en una posición más relevantecon las que se lanzó, en la primera Cumbre de Jefes en las relaciones económicas y la cooperación alde Estado y de Gobierno (Río de Janeiro, 1999), desarrollo de la UE. Como se indicó, ello se lograríalo que entonces se dio en llamar la “Asociación a través de una “red” de Acuerdos de AsociaciónEstratégica birregional”. Ese concepto, tan que incluirían acuerdos de libre comercio. En unimpreciso como debatido, sí reflejaba con claridad primer momento, esos acuerdos se limitaban a losel salto cualitativo que se daba a un diálogo político países o grupos de integración de mayor desarrollo,2 Véanse, en particular, Consejo de la Unión Europea (1994) y Comisión Europea (1995, 1999 y 2005).24
  21. 21. Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo político y la necesidad de una nueva estrategiacomo Chile, México o Mercosur, con los que entre a la integración regional, solo se habían firmado1996 y 1997 se firmaron los llamados “acuerdos Acuerdos de Asociación con México (2000) yde cuarta generación”, de carácter preparatorio. Chile (2002). Ello no se interpreta, a su vez, comoPara los países centroamericanos y andinos se resultado de una estrategia proactiva de la UE,optaba por una relación de menor alcance, basada sino como una actuación meramente defensiva.en preferencias comerciales limitadas, aunque no Esta se explicaría, sobre todo, por los posiblesrecíprocas, y en acuerdos “de tercera generación” efectos de desviación de comercio y de un peorque no iban más allá de la cooperación al trato a la inversión europea que supondrían losdesarrollo. Sin embargo, ese modelo “de dos respectivos acuerdos de libre comercio que tantovelocidades” no fue aceptado por los andinos y los Chile como México han firmado con EEUU. Acentroamericanos, y tampoco podía mantenerse a ello se le sumaría el fracaso de la negociaciónlargo plazo conforme a las normas de la OMC. Por “grupo a grupo” con la Comunidad Andina deello, ambos grupos lograron arrancar a la UE el Naciones (CAN) entre 2008 y 2009, que condujocompromiso de negociar Acuerdos de Asociación a una negociación bilateral con Colombia y Perú,más amplios que incluirían, como en los casos de lo que en conjunto revelaría el abandono de laChile, México y Mercosur, los correspondientes estrategia “interregional” de la UE y la afirmación,acuerdos de libre comercio. por la vía de los hechos, de una estrategia bilateral Esa estrategia, en suma, dejaría atrás el que también expresaría el fracaso de la tradicionaltradicional y limitado marco de relación “no política de apoyo a la integración regional de lapreferencial” que la UE otorgaba a los países UE (Arenal, 2010).en desarrollo “no asociados” de Asia y América Aunque esa interpretación pesimista estálatina (PVD/ALA), en contraste con el marco, más avalada por los hechos mencionados, a menudoavanzado, del que disfrutaban los países del grupo se basa en premisas erróneas y en algunas falacias,África-Caribe-Pacífico (ACP). y de ella se extraen conclusiones políticas que En la bibliografía existente sobre la Asociación no necesariamente se fundamentan en eseEstratégica birregional el balance tiende a ser diagnóstico. Se menciona, a menudo, la falta denegativo, al señalarse que a pesar de 10 años “voluntad política” como la causa principal dede Cumbres y diálogo político (Río de Janeiro los escasos avances registrados, sin un análisis1999, Madrid 2002, Guadalajara 2004, Viena sistemático de los cambios que se observan en los2006, Lima 2008 y Madrid 2010) y de distintas actores presentes y del contexto internacional ennegociaciones comerciales, sus objetivos estarían el que se desenvuelven.muy lejos de alcanzarse: ni América Latinahabría mejorado su posición en la agenda de lasrelaciones exteriores de la UE, ni la Unión parece ESCENARIOS CAMBIANTES Y “VENTANASser un socio político o económico más relevante DE OPORTUNIDAD”para Latinoamérica. Se resalta, además, que lacooperación al desarrollo no aumentó, y que Aunque pudiera parecer voluntarista, enlas negociaciones de un Acuerdo de Asociación realidad la estrategia trazada por la UE aUE-Mercosur, quizá las más importantes, han mediados de los años 90 se basaba en unestado estancadas al menos desde 2004. En lo cuidadoso análisis de la “ventana de oportunidad”que a veces ha sido interpretado como una clara que se abrió en ese decenio, a partir de varioscontradicción con los objetivos de la UE de apoyo factores: en el ámbito internacional, la post- 25
  22. 22. I. ANÁLISIS ANUARIO IBEROAMERICANO 2011Guerra Fría amplió el margen de maniobra para nuevo. Ya en los 70, a pesar de los condicionantesuna actuación internacional más autónoma por de la Guerra Fría, la UE comenzó a impulsar lasparte tanto de Latinoamérica como de la UE, y la relaciones “grupo a grupo” en el marco de unatoma de conciencia respecto a los riesgos de la actuación creciente como actor internacional.globalización parecía dar un papel más relevante Para los socios de la CE, a menudo esa relacióna las estrategias regionalistas e interregionalistas también comportaba ventajas, como una mayorpara promover una mejor gobernanza de ese autonomía respecto a los bloques de la Guerraproceso. La finalización, tras años de bloqueo, Fría. En los 90, sin embargo, se produce una nuevade las negociaciones de la “Ronda Uruguay” “oleada” de relaciones interregionales, y estasy la aparición de la Organización Mundial de adoptaron nuevas formas. Ese impulso renovadoComercio (OMC) crearon un entorno de relativa del interregionalismo responde, obviamente,certidumbre en esa materia, que permitió al “nuevo regionalismo” característico de esedefinir renovadas estrategias de integración periodo. Según Hanggi (2000, p. 14), esasregional –Latinoamérica, en particular, definió relaciones pueden entenderse como una respuestaun “mapa” de la integración que, basado en el a la necesidad de gestionar, más allá del Estado-“regionalismo abierto”, se mantuvo sin cambios nación y de las organizaciones regionales, lahasta mediados del 2000– y proponer nuevos más compleja interdependencia derivada de laacuerdos comerciales interregionales, como el globalización y la regionalización.planteado entre la UE y Mercosur. La ampliación Son estos los elementos en los que se basó laal Este de la UE aún quedaba lejos y ello permitiría nueva estrategia de la UE hacia América Latinaprestar más atención al Mediterráneo y América de 1994 y el proyecto de “Asociación Estratégica”Latina. En esta última región quedaban atrás los de la Cumbre de Río en 1999. Esa estrategia seconflictos y se consolidaba la democracia a partir inscribió claramente en una pauta interregionalistade valores afines a los promovidos por la UE, y que entonces ya estaba firmemente asentadatambién crecían con rapidez el comercio y la entre las distintas modalidades que presentan lasinversión europea, planteando una nueva agenda relaciones exteriores de la UE, en particular parade intereses comunes en el plano económico. los países en desarrollo.3 No se debe minusvalorar la importancia del Sin embargo, desde su lanzamiento en dicha“nuevo regionalismo” en esa estrategia. Se Cumbre, esa “ventana de oportunidad” se fuereforzó la condición de “actores” de los grupos cerrando, en un contexto internacional másy organizaciones regionales, y con ello, estos desfavorable, y ante los cambios que se dierongrupos comenzaron a desarrollar sus propias en ambas regiones. Se produjo, con ello, unarelaciones externas. El interregionalismo, que situación paradójica. Nunca antes las relacionesHanggi et al. (2006, p. 3) definen, de manera entre la UE y América Latina habían tenido ungeneral, como las “relaciones institucionalizadas marco institucional tan favorable para el diálogoentre regiones mundiales”, no es un fenómeno político, y una estrategia de tan amplio alcance.3 Según Hettne y Söderbaum, las relaciones exteriores de la UE en tanto Unión pueden clasificarse en las siguientescategorías o situaciones, no excluyentes entre sí: (a) la ampliación, que supone las relaciones más intensas y exigentesde cara a los países candidatos; b) (vecindad, que supone una relación privilegiada, cercana a la ampliación –yen cierto modo sustitutiva de esta–, de cara a países no candidatos del Mediterráneo y de Europa Oriental; (c)bilateralismo estratégico, con países individuales, generalmente los de mayor importancia (EEUU, China, Rusia,Japón…); y d) interregionalismo, con grandes grupos de países en desarrollo, asociados o no asociados. Véase Hettney Söderbaum (2005) y Söderbaum y van Langehove (2005).26
  23. 23. Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo político y la necesidad de una nueva estrategiaY, sin embargo, ese dialogo ha languidecido y la multilaterales, unida a la percepción, tanto enestrategia ha encontrado serias dificultades para América Latina como en la UE, de que en esesu realización. marco se podían obtener mejores resultados, redujo ¿Cuáles fueron esos factores, y cómo afectaron los incentivos para otros procesos de negociacióna la relación birregional? En primer lugar, hay interregional, como las negociaciones UE-que mencionar la marcada “securitización” de Mercosur. Ese hecho, como se indicará, se utilizalas relaciones internacionales tras los atentados habitualmente como prueba del “estancamiento”del 11-S, que alejaron a América Latina y sus de las relaciones UE-América Latina, cuando esprioridades de la agenda internacional, en el resultado de una opción deliberada de ambasparticular para EEUU, desde entonces centrado en partes, en lo que no es sino una muestra della “guerra global contra el terror”. Solo Colombia razonamiento circular que en ocasiones se aplicaescapó a esta tendencia, en la medida que el a esta cuestión.gobierno de Uribe logró resituar el conflicto De acara a los Acuerdos de Asociación, lacolombiano en el marco de esa “guerra” global. vía interregional se mantuvo vigente pese a losEn segundo lugar, la nueva agenda de desarrollo condicionamientos de Doha, dado que entrey los “Objetivos del Milenio” han desplazado las III y IV Cumbres (Guadalajara 2004 y Vienala ayuda y la atención de los donantes hacia 2006) se dieron los pasos previos para iniciarpaíses más pobres de África subsahariana y Asia las negociaciones con los países andinos ymeridional, habida cuenta de que América Latina Centroamericanos, una posibilidad que no sees una región de renta media. En ella, el verdadero había planteado inicialmente en la estrategiaproblema es la desigualdad y no la pobreza, tiene de la UE adoptada a mediados de los años 90.recursos para resolver sus problemas sociales por Como se indicará, el bloqueo y suspensión de lassí sola, si es que adopta las políticas adecuadas negociaciones de la “Ronda de Doha” de la OMC,y, en especial, las siempre pendientes reformas que tanto la UE como Brasil y los otros miembrostributarias. En tercer lugar, en contraste con lo del Mercosur parecen haber dado por perdida,ocurrido en Asia, hasta mediados de la década de han vuelto a abrir opciones para las negociaciones2000 la región en su conjunto no fue en el polo interregionales entre ambos grupos.de crecimiento económico que se esperaba, más Más allá del contexto internacional, losallá del retorno a un modelo primario exportador cambios que se han producido en ambas regionesintensivo en recursos naturales y mano de obra tampoco ayudaron a profundizar las relaciones.barata, en el que las materias primas –y en algunos Tanto Latinoamérica como la UE experimentancasos las manufacturas de las “maquilas”– son cambios políticos que comportan un mayor gradovectores de crecimiento tan importantes como de polarización en el seno de cada región y sefrágiles. Por otro lado, el ascenso económico de encuentran en un momento de redefinición o, en suAsia, en particular, ha situado a América Latina caso, de indefinición de sus respectivos proyectosy la UE ante mayores opciones para diversificar de integración y de su posición en un sistemalas relaciones exteriores y el interés mutuo parece internacional caracterizado por cambios profundosdisminuir. en la naturaleza y las pautas de distribución del A estos factores desfavorables se le sumó la poder.apertura de una nueva “ronda” de negociaciones La UE ha atravesado un prolongado período decomerciales de la OMC en Doha (Qatar) a finales irrelevancia autoinfligida, en parte como resultadode 2001. La prioridad otorgada a las negociaciones de su ensimismamiento y crisis institucional y 27
  24. 24. I. ANÁLISIS ANUARIO IBEROAMERICANO 2011política en torno al fallido proyecto constitucional en menor medida, de la Comunidad Andina,y el posterior Tratado de Lisboa. Éste no parece responden en parte a este hecho.haber alumbrado una “potencia global” o una Finalmente, ese “giro a la izquierda” ha producidopolítica exterior más fuerte, al menos si se evidentes fracturas políticas, dentro y entre países,atiende a indicadores como el (bajo) perfil de sus que han hecho más difícil adoptar posicionesrepresentantes o la “evaporación” de la UE en la comunes frente a actores externos. La AsociaciónCumbre de Copenhague sobre cambio climático de estratégica se basaba tanto en intereses compartidos2010. Las migraciones y los riesgos de inestabilidad como en una supuesta comunidad de valores, queen la “vecindad” del Mediterráneo y el Este de esos cambios políticos parecen haber roto. DuranteEuropa también redefinen las prioridades de la UE, años, en consonancia con su tradición de “potenciadomésticas y de política exterior, y se reduce aún normativa”, la UE fue para América Latina un actormás su interés hacia Latinoamérica. Al tiempo, no “progresista” que abogó por la democracia efectiva,se ha logrado definir una estrategia eficaz frente la vigencia de los derechos humanos, la cohesióna los riesgos y presiones de la globalización, y social y la lucha contra la pobreza, en particularsi la agenda de crecimiento, competitividad y a través de la reforma tributaria. En la actualidad,empleo de la “Estrategia de Lisboa” pretendía ser una UE más preocupada por sus propios interesestal cosa, la crisis económica la ha condenado a la económicos es presentada a menudo como unirrelevancia. Durante meses, la crisis no ha sido actor “neoliberal”. Ese discurso se explica, enun catalizador de la acción colectiva; primaron las buena medida, por los réditos políticos internosvisiones parroquiales y las políticas que giraban en que esa crítica ofrece a algunos gobiernos detorno al discurso del “nosotros solos lo hacemos la región. Sin embargo, a la luz de su contenidomejor” en clave doméstica, o el “qué hay de lo en tanto acuerdos “OMC plus”, no es creíblemío” en política exterior, hasta el punto de poner el argumento europeo de que los Acuerdos deen cuestión al euro, uno de los principales activos Asociación de la UE son de distinta naturaleza a losde la Unión. Tratados de Libre Comercio (TLC) promovidos por En América Latina, ya una región eminentemente EEUU. Por otro lado, la negociación de un Acuerdodemocrática, el voto popular dio lugar a un ciclo de Asociación entre la UE y Colombia a lo largopolítico de izquierda que ha surgido del rechazo a de 2009 y 2010, además de poner en entredicholas reformas neoliberales y que se caracteriza por la la tradición europea de apoyo a la integraciónbúsqueda de estrategias alternativas de desarrollo regional, constituye un mal precedente en materiafrente a la pobreza y la desigualdad. Después de de derechos humanos. No deja de ser paradójico15 años, las estrategias del “regionalismo abierto” que la UE esté dispuesta a su firma y ratificación,parecen agotadas (Durán y Maldonado, 2005; mientras que EEUU no parece dispuesto a ratificarSanahuja, 2007; Altmann y Rojas Aravena, 2008). el TLC Colombia-EEUU a causa de las violacionesPara algunos países, el ascenso de Asia reduce el de los derechos humanos en ese país, y por muchoatractivo de la integración “sur-sur”, sobre todo si que se alegue que ese argumento puede ser unase percibe que carece de la flexibilidad necesaria coartada moral para las posturas proteccionistaspara ampliar la relación con el área Asia-Pacífico, frecuentes en los demócratas, ha situado a la UEcon EEUU o con la UE. La crisis de Mercosur y, en una posición política y moral poco defendible.44 Como telón de fondo de esta cuestión, hay que mencionar el amplio alcance de la “parapolítica”, los problemas deimpunidad asociados a la Ley de Justicia y Paz, el caso de los “falsos positivos”, o la reaparición de grupos paramilitares.Todo ello ha hecho más difícil que tanto EEUU como la UE se conviertan en socios de Bogotá. Para ilustrar esta28
  25. 25. Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo político y la necesidad de una nueva estrategiaCAMBIOS DE ESCENARIO. ¿NUEVAS afirma como líder global y regional. La regiónOPCIONES? también redefine las cartografías y las agendas de la integración en respuesta al agotamiento La mayor parte de los factores antes reseñados del “regionalismo abierto”. Aparecen estrategiassiguen vigentes. Sin embargo, se vislumbran “post-liberales” con más énfasis en la cooperaciónelementos de cambio que reclaman una mirada política y de seguridad, en la coordinaciónmenos circunspecta, y anuncian avances en las de políticas de energía o infraestructura, elrelaciones entre ambas regiones, al tiempo que tratamiento de las asimetrías, o la “cooperaciónreclaman que la UE reajuste su estrategia. Sur-Sur” (CEPAL, 2010). UNASUR, grupo en el En cuanto a la UE, los acuerdos de defensa del que han cristalizado esas agendas, ya habríaeuro de mayo de 2010 y posteriores –aunque mostrado su capacidad como mecanismo desean resultado, como en otros momentos de gestión de crisis en el conflicto de Bolivia de 2008la construcción europea, del “aprendizaje (Cienfuegos y Sanahuja, 2010).por shock”– suponen un hito histórico en laconformación de un gobierno económico comúnque, de tener éxito, avanzan hacia la unión DIÁLOGO POLÍTICO: DE LOS VALORESeconómica, y pueden aumentar el peso y la COMPARTIDOS, A LAS VISIONEScredibilidad internacional de la zona euro. DIFERENCIADAS “La llegada de un nuevo Presidente aEstados Unidos está abriendo un proceso La política de la UE hacia América Latina se hade “desecuritización” en las relaciones explicado a menudo partiendo de los valores, másinternacionales que abre de nuevo espacios a la que de los intereses, y en particular el compromisopolítica, si bien ello no se ha traducido en una con la democracia, los derechos humanos y lamayor atención a la región.5 Ello contribuye paz. A través de distintos foros de diálogo, y desdemantener espacios de autonomía que algunos el inicio de las relaciones, la búsqueda de la pazpaíses de América Latina siguen aprovechando y la democracia han sido los objetivos centralespara afirmar sus propios proyectos de política de la cooperación y el diálogo político europeo.exterior. En el origen de ese diálogo, en los años 70 y La búsqueda de una mayor autonomía puede 80, se encuentra la movilización política contrasuponer un alejamiento de sus tradicionales las dictaduras y la mediación de la UE en lasocios, pero también ello puede conducir a una crisis centroamericana. El compromiso con larelación más equilibrada con la UE. Algunos democracia, los derechos humanos y la paz, sinpaíses se muestran más activos en las estructuras embargo, empezó a perder fuerza en la posguerraemergentes de la cooperación internacional – fría. En el decenio de 2000 pareció haber entradoArgentina, Brasil y México son miembros del en crisis cuando algunos países empezaron aG-20, Chile y México de la OCDE– y Brasil se cuestionar el modelo liberal (Gratius y Sanahuja,cuestión, véase la entrevista a Fernando Cardesa, jefe de la Delegación de la Comisión en Colombia, publicada enla revista Semana, en la que afirmó: “Básicamente no creemos que los derechos humanos sean un problema para lasnegociaciones, porque no son un elemento del acuerdo comercial”. Esta respuesta puede ser correcta en términosestrictamente jurídicos –la obligación legal de introducir la cláusula de derechos humanos solo afecta a Acuerdos deAsociación más amplios–, pero los costes políticos son evidentes. Véase “Green Light for Colombia to Discuss FTAwith the EU. Interview with Fernando Cardesa”, Semana, 25/V/2009, http://www.semana.com.5 Más allá de la intervención puntual ante el golpe de Honduras o la catástrofe de Haití. Véase Lowenthal, 2010. 29
  26. 26. I. ANÁLISIS ANUARIO IBEROAMERICANO 20112010). Por omisión, desinterés o parcialidad, la identidad y de la imagen en relación a otrosla UE habría perdido visibilidad y credibilidad actores internacionales, en particular a EEUUcomo actor normativo. El golpe de Estado y la y su “multilateralismo hegemónico”, o a Chinacrisis política hondureña ilustran ese dilema entre y su visión “neo-westfaliana” de las relacionesintereses y valores. La asociación birregional entre internacionales.la UE y América Latina no ha salido bien parada La diferencia es que América Latina desarrollade ese trance. Aunque algunos países han sido un “multilateralismo defensivo”, que percibe comoconsecuentes con el compromiso democrático, amenaza las iniciativas para fortalecer el sistemaa la hora de afrontar el embrollo hondureño ha multilateral en materia de derechos humanos o determinado predominado la ambivalencia y el seguridad colectiva. Esta visión es comprensible,cálculo cortoplacista (Sanahuja, 2010). pues se basa en una experiencia histórica en la Desde los años 90 ha aparecido otra que la retórica democrática a menudo se haargumentación o narrativa para explicar la empleado para justificar la intervención externa yrelación birregional, por la que el regionalismo el imperialismo. Desde esta perspectiva, el sistemay la relación interregional serían medios para multilateral debe ser, sobre todo, una garantía delmejorar la gestión de interdependencias comunes respeto a la soberanía nacional, una ventana degeneradas por la “sociedad del riesgo global”, oportunidad para la proyección internacional delampliar la provisión de bienes públicos globales Estado, un instrumento para satisfacer interesesy regionales y promover la gobernanza de la que generalmente se definen a escala nacional,globalización mediante un multilateralismo eficaz y una arena de confrontación en la que obtener(Freres et al., 2007). más recursos de los países ricos. La UE, por el Esta racionalidad continúa vigente. La actuación contrario, adopta una visión más “cosmopolita”de la UE hacia América Latina sigue basada, del multilateralismo, percibido como elen principio, en una matriz “interregionalista” mecanismo más eficaz y legítimo para satisfacersustentada en la idea de que América Latina unos intereses que se definen en mayor medidanecesita grupos regionales fuertes, tanto para en términos globales o regionales, facilitar lasu desarrollo como para constituirse en un provisión de bienes públicos globales y contribuirsocio sólido de la UE en la gobernanza de la a la gobernanza global. Esta visión “cosmopolita”,globalización. Sin embargo, esa matriz parece de raíces kantianas, se basa en la experiencia dedebilitarse ante la fragmentación que caracteriza soberanía compartida de la UE. Sin embargo, esa la región, lo que, como se ha indicado, llevaría vista con recelo en América Latina, y las divisionesa una “bilateralización” de las relaciones. internas en el seno de la UE y sus frecuentes Es cierto que ambas regiones consideran “dobles raseros” no ayudan a promoverla. A laque el multilateralismo no es una opción sino postre, ello contribuye a explicar las visiblesuna necesidad. Si ambas regiones abandonan diferencias que existen entre ambas regiones enesta idea, ¿Qué otros actores van a hacerlo? La asuntos como el cambio climático, la reforma deUE y América Latina se ven a sí mismas como Naciones Unidas, las normas relativas al uso departícipes activos del sistema multilateral y la fuerza o el principio de “Responsabilidad deconsideran que su contribución es esencial para Proteger” (Freres y Sanahuja, 2006).sostener las normas, regímenes y organizaciones En parte, esto es resultado de marcadasque, pese a todo, tratan de asegurar cierta carencias en la comprensión mutua, que agobernanza global. Esto es, además, parte de menudo llevan al uso de categorías inadecuadas,30
  27. 27. Las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe tras la Cumbre de Madrid: el fin de un ciclo político y la necesidad de una nueva estrategiacomo el “populismo” latinoamericano o el en segundo lugar, que se está convirtiendo en un“neoliberalismo” europeo, que no ayudan a obstáculo para una actuación más afinada anteentender los cambios que se dan en ambas una realidad cada vez más heterogénea, en laregiones y que derivan en una construcción del que se afirman proyectos políticos y económicos“otro” basada en estereotipos. diferenciados; y en tercer lugar, se afirma que Para que el dialogo político UE-América Latina esa estrategia, además, impide que la UE seay el Caribe contribuya de manera eficaz al más exigente frente a los países en los que seconocimiento mutuo, a abordar asuntos de interés observa un mayor deterioro de la democracia ycomún y a la conformación de las reglas y las de la vigencia de los derechos humanos. Frenteinstituciones del orden multilateral, es necesario a ello, se ha abogado por una estrategia bilateralavanzar en una revisión de su sentido, agenda y o “bilateralista”, que tenga como único referenteformato. Se requiere una agenda más sustancial, a los Estados considerados individualmente,enfocada a la gestión de interdependencias dejando a un lado a las organizaciones regionales.comunes y a cuestiones en las que se requiere más Esta pauta de relación, se alega, sería másy mejor regulación internacional. Por otro lado, las consistente para defender la democracia, y másrelaciones nacieron, hace ya más de tres décadas, efectiva para promover los intereses de la UE en lade los vínculos tejidos por las internacionales región. También permitiría modular la intensidadpolíticas y los actores sociales. En ambas regiones, de las relaciones políticas, comerciales, o deel debilitamiento de los partidos y la aparición ayuda –así como los incentivos y sancionesde nuevos actores políticos han diluido esos explícita o implícitamente asociados a lo anterior–lazos y han deteriorado la comprensión mutua. en función de la “calidad democrática” de cadaReactivarlos requiere entonces de un diálogo más uno de los países de la región (Maihold, 2007;abierto y transparente y articulado con los foros de Malamud, 2008; Arenal, 2010).participación social.6 Por otra parte, se ha señalado que a pesar de que ni la UE en su conjunto, ni las instituciones comunitarias habían asumido explícitamente esta¿ES EL BILATERALISMO UNA ALTERNATIVA política, se ha venido afirmando por la fuerza dePARA RELANZAR LAS RELACIONES? los hechos (Arenal, 2010). Primero, a través de los Acuerdos de Asociación con México (2000) y Los procesos de cambio reseñados en los Chile (2002); en segundo lugar, con la denominadaapartados anteriores han suscitado un amplio “asociación estratégica” acordada con Brasil (2007)debate respecto a los objetivos y medios de las y con México (2008), y la llamada “asociaciónrelaciones entre la UE y América Latina y el para el desarrollo y la innovación” establecida conCaribe.7 En ese debate se ha puesto en cuestión la Chile (2009); y en tercer lugar, con el inicio deestrategia “interregionalista” de la UE, alegando, negociaciones comerciales bilaterales separadasen primer lugar, que ya no tiene sentido ante la con Colombia y Perú en enero de 2009, tras lacrisis del regionalismo y la integración regional;6 Para ello resulta oportuna la creación de la Fundación América Latina y el Caribe-Unión Europea (ALCUE), acordadaen la Cumbre de Lima, como instancia independiente, permanente y flexible de preparación y seguimiento y, en sucaso, de ejecución de los mandatos de las Cumbres, de articulación de la participación de distintos actores y depromoción, análisis y estudio de las relaciones birregionales.7 Véase una muestra de este debate en vísperas de la Cumbre de Madrid en las actas del primer encuentro de la RedIberoamericana de Centros de Estudios Internacionales (RIBEI), en Foro de Debate UE-ALC 2010. 31
  28. 28. I. ANÁLISIS ANUARIO IBEROAMERICANO 2011ruptura de las negociaciones con la Comunidad es que el regionalismo, en tanto construcciónAndina de Naciones en 2008 a causa de la falta de política e institucional de estos grupos regionales,acuerdo en el seno de ese grupo. está atravesando una crisis y hay que repensar Siendo cierto que esa pauta de relaciones algunos de los modelos. Pero lo que también sebilaterales se ha venido afirmando de facto, puede observar –en la región en su conjunto,¿Significa ello el fracaso del interregionalismo y en cada uno de los grupos subregionales– soncomo estrategia? ¿Se debiera adoptar, por ello, una intensas dinámicas de regionalización que estánvía bilateral en sustitución de la anterior? generando interdependencias mucho más intensas, La argumentación a favor de una nueva sean económicas, migratorias, ambientales,estrategia bilateral para la UE y sus Estados o de seguridad, que no podrán ser abordadasmiembros plantea importantes problemas en eficazmente mediante políticas y marcoscuanto a su construcción lógica, y en cuanto a sus regulatorios definidos a partir de los Estados, oconsecuencias políticas. Cabe señalar, al menos, de meras relaciones bilaterales, lo que seguiríalas siguientes: (1) se construye a partir de premisas justificando la validez tanto del regionalismo,erróneas; (2) incurre en un falso dilema; (3) se basa como del interregionalismo como estrategiasen una muestra selectiva de casos y/o los interpreta para afrontar adecuadamente esas relaciones deinadecuadamente; (4) no tiene presente algunas interdependencia.cautelas históricas; y (5) comporta importantes Se plantea, en segundo lugar, un falso dilemariesgos políticos que es necesario considerar. Cada entre la opción o estrategia bilateral y la opciónunos de esos problemas requiere, empero, un interregional o multilateral, a las que se consideratratamiento más detallado. incompatibles, o mutuamente excluyentes. Sin En primer lugar, parte de premisas erróneas. El embargo, ambas son posibles y tienen propósitosargumento se basa, en gran medida, en el supuesto distintos, y la UE ha recurrido a una u otra ende que el regionalismo y la integración regional en función de las situaciones y exigencias de cadaAmérica latina se encuentra en una crisis terminal, caso. Cuando a mediados de los 90 la UE definiópor lo que es fútil plantear estrategias basadas en su estrategia hacia la región, trató de adaptarsedicha integración, sea para la UE, o para otros al mapa de la integración regional que Américaactores externos. Sin embargo, más allá de las Latina definió en ese momento, haciendo uso dediferencias que se observan en los distintos grupos la vía bilateral con México y Chile, ya que habíanregionales, lo que en realidad parece estar en crisis optado por mantenerse fuera de los esquemas dees la estrategia de integración del “regionalismo integración subregional, y de la vía interregionalabierto”, al menos para algunos países, más que la con los países que optaron por ser partícipes deintegración regional en sí. Y de la misma manera alguno de los cuatro grupos de integración presentesque esa estrategia da muestras de agotamiento, en la región –CARICOM, SICA, CAN y Mercosur–.desde mediados del decenio de 2000 se asiste Este enfoque, definido sobre todo de cara a losa la aparición de un “regionalismo post-liberal” Acuerdos de Asociación, no ha impedido que seque amplía y renueva las estrategias y agendas de haya recurrido a una relación individualizada paracooperación e integración regional (Motta y Ríos, el diálogo político con los dos líderes o “países-2007; Sanahuja, 2007; Cienfuegos y Sanahuja, ancla” de la región –México y Brasil–, que tampoco2010). se ha considerado incompatible con el diálogo Por otra parte, es necesario recordar la distinción político birregional que se canaliza a través de lasentre “regionalismo” y “regionalización”. Cierto Cumbres (Mangas, 2010; Malamud, 2010).32

×