Madrid - Parque Juan Carlos I

  • 6,001 views
Uploaded on

Conoce Madrid

Conoce Madrid

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
6,001
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1.  
  • 2. El respeto al elemento vegetal, tanto desde el punto de vista ecológico como paisajístico fue uno de los conceptos iniciales seguidos en el proyecto del parque. Esa voluntad clara del Ayuntamiento de Madrid motivó la recuperación del antiguo Olivar de la Hinojosa, que estaba totalmente abandonado, aunque había permanecido milagrosamente a lo largo del tiempo. El respeto al olivar, formado por 2.202 ejemplares, se tradujo no sólo en su rehabilitación, sino también en su integración en el proyecto. Esto lo convirtió en un condicionante y una fuente de inspiración en el diseño. En el proyecto se plasmó por un lado la simbiosis entre parque y olivar, y por otro lado la superposición de las diferentes tramas, vías peatonales, acuáticas, rodadas o vegetales. Así se consiguió una mayor participación del visitante. Aunque algunos expertos temen que el Parque corre el peligro de un prematuro deterioro de muchos de sus elementos constructivos u ornamentales, por el momento la conservación del mismo es excelente; prueba de ello es la enorme afluencia de público que se desplaza a este espacio para pasear, patinar, montar en bicicleta o simplemente tomar el sol en alguna de las extensas zonas verdes de las que puede presumir. El parque Juan Carlos I está situado dentro del complejo urbanístico Campo de las Naciones. Asentado sobre un antiguo vertedero de escombros y un deteriorado olivar de unas 21 hectáreas de extensión, este parque limita al norte con la autopista del nuevo acceso al aeropuerto, al sur con la carretera de circunvalación M-40, al este con la avenida de Logroño y al oeste, con los nuevos recintos feriales. La degradación era absoluta en los terrenos donde hoy se asienta el parque y esta situación se mantuvo hasta el inicio de la obras, a finales de 1989. La superficie total del recinto es de 220 hectáreas, de las que 160 hectáreas corresponden al parque Juan Carlos I y las 60 restantes a un campo de golf de titularidad municipal. VISTA AÉREA DE LAS OBRAS ANTES DE LA INAUGURACION DEL PARQUE EN 1992
  • 3.  
  • 4.  
  • 5.  
  • 6.  
  • 7.  
  • 8.  
  • 9.  
  • 10.  
  • 11.  
  • 12.  
  • 13.  
  • 14.  
  • 15.  
  • 16.  
  • 17.  
  • 18. LAS ESCULTURAS Las 18 modernas macro esculturas que jalonan sus 13 kilómetros de paseos son uno de los máximos atractivos del parque Juan Carlos I. Las once primeras, todas de gran tamaño, fueron realizadas por los artistas, de prestigio internacional, participantes en el Simposio Internacional de Esculturas al aire libre, que bajo el titulo de “Encuentros con Madrid”, se desarrolló en el recinto. Dicho evento tuvo lugar en 1992, con el fin de conmemorar la Capitalidad Europea de la Cultura que ese años ostentó la ciudad. Luego esta cifra se ha visto ampliada por otras obras hasta llegar a las 18 actuales. Un hecho singular del Simposio fue que los escultores permanecieron en España diseñando su obra y decidiendo su ubicación.
  • 19. “ Manolona. Opus 397” Miguel Berrocal (España) De 12 metros de largo por seis de ancho y cinco de alto, esta obra del artista malagueño es algo más que una mujer ondulante. Es el resumen del cuerpo femenino universal lleno de energía y arrogancia.
  • 20.  
  • 21. “ Sin título” Dani Karavan (Israel) De 35 metros de longitud y con unos Pórticos de 7 metros de altura, esta obra simboliza la unión entre los mundos: el de lo conocido y lo desconocido. El autor ha buscado la combinación de los elementos naturales y los arquitectónicos incluyendo cuatro olivos en su escultura.
  • 22.  
  • 23. “ Fisicromía para Madrid” Carlos Cruz Díez (Venezuela)
  • 24. De 40 metros de longitud y 12 de altura, sobre pilares de hormigón de 9 metros, es una estructura que serpentea y cambia de color. Lo hace al mismo tiempo que se mueve quien la contempla, con un ritmo y distancia calculada, para multiplicar el efecto sorpresa.
  • 25.  
  • 26. “ Dedos” Mario Irarrázabal (Chile) Situada en el paseo central del parque es una obra de gran fuerza. Cinco dedos de una mano salen de la tierra y buscan la libertad
  • 27. El ex presidente de Méjico Carlos Salinas de Gortari inauguró esta obra en el marco de la II Cumbre Iberoamericana celebrada en Madrid, en 1992. Es un gran anillo de color rojo que descansa en una zona elevada del parque madrileño. Corresponde a un símbolo de las tradiciones de Méjico. “ Espacio Méjico” Andrés Casillas y Margarita García Cornejo (Méjico)
  • 28.  
  • 29.  
  • 30.  
  • 31.  
  • 32. “ Los cantos de la Encrucijada” Leopoldo Maler (Argentina) Este tronco de pirámide sirve para alojar un monumento de 6,5 m de altura, que es un jeroglífico en donde en su parte superior aparece el plural mayestático “Nos”, una palabra con la que arrancan todas las constituciones democráticas. Una inmensa silla de acero sobre la que reposa una maleta, es el símbolo del eterno viajero en busca de su identidad.
  • 33.  
  • 34. “ Eolos” Paul Van Hoeydonck (Bélgica)
  • 35. De 4 metros de altura máxima, son cuatro gigantes que parecen flotar sobre las aguas del lago. Muestran a una pareja, a un joven y un niño, símbolos de la continuidad generacional, del ímpetu, la ilusión y la inocencia. Las hélices de sus cabezas guardan un curioso parecido al Anj o cruz ansada egipcia, que simboliza la vida. El “Anj” es un símbolo muy utilizado en la iconografía religiosa egipcia.
  • 36.  
  • 37.  
  • 38.  
  • 39.  
  • 40.  
  • 41.  
  • 42.  
  • 43.  
  • 44. JARDÍN DE LAS TRES CULTURAS La convivencia de las tres culturas, cristiana, islámica y judía, a lo largo de nuestra historia y hasta el siglo XV, contribuyó al común patrimonio de la cultura española, enriquecida por el trasvase de ideas desde Oriente a Occidente, de Al-Andalus a la España cristiana, y de aquí al resto de Europa. El Jardín de las Tres Culturas representa la herencia de España. Intenta revalorizar y recuperar el aporte cultural y la creatividad surgidos del encuentro de tres culturas que compartieron el mismo suelo durante un largo período de nuestro pasado.
  • 45. El Jardín Cristiano o Claustro de las Cantigas
  • 46. Tiene la planta en forma de cruz, y recuerda a un claustro medieval. Plantas aromáticas y medicinales, lavandas, romeros y laureles forman la plantación, que responde a una idea geométrica: Las líneas rectas y separadas entre sí por caminos, convergen en el centro del jardín. Allí se levanta un pequeño templete inspirado en las miniaturas que ilustran las Cantigas. El Jardín Cristiano o Claustro de las Cantigas
  • 47. La entrada al jardín consiste en una puerta, de la que cuelga una campana. En uno de los estanques hay un órgano compuesto por siete tubos transparentes, en el que quedan unidos la música y el agua.
  • 48.  
  • 49. El Jardín Judío o Vergel de Granados
  • 50. El Jardín Judío o Vergel de Granados Toma su nombre del Cantar de los Cantares, del rey Salomón, y está orientado a los cuatro puntos cardinales. Aquí, la trama de la ciudad perfecta está superpuesta sobre el cuadrado original. Esa imagen se representa en una cuadricula de distintas texturas, pavimentos y arenas de colores. Piedras traídas de Jerusalén delimitan el recinto de esta ciudad-jardín, que cuenta con un escudo de David en el pavimento, con una fuente en forma de caracol por la que mana el agua. Las especies plantadas están inspiradas en los textos bíblicos. Son granados y cipreses, setos de chamaescerassus, almendros, cinamomos, etc., en contraste con la parte exterior de las murallas tratado como desierto con rocas, palmeras y arena.
  • 51.  
  • 52.  
  • 53.  
  • 54. El Jardín Árabe o Estanque de las Delicias
  • 55. El Jardín Árabe o Estanque de las Delicias El Jardín Árabe recuerda en su planta a un tapiz oriental. Muros de ladrillo de distintas alturas conforman varias estancias en una composición, cuyo centro es la estrella de ocho puntas. También hay un pabellón sobre una fuente de mármol blanco de la que rebosa el agua a un estanque. El recinto está flanqueado por cuatro palomares construidos como minaretes. La plantación está repleta de perfume y colorido porque comparten el espacio naranjos, rosas, jazmines, lirios y árboles del amor.
  • 56.  
  • 57.  
  • 58.  
  • 59. El agua es un elemento fundamental en el parque. Sus extensas laminas unifican el conjunto del recinto y dotan a los jardines de un gran frescor.
  • 60.  
  • 61.  
  • 62.  
  • 63.  
  • 64.  
  • 65.  
  • 66.  
  • 67.  
  • 68.  
  • 69.  
  • 70.  
  • 71. Obra en homenaje al fundador de la física moderna y renovador de nuestra visión cósmica “ Homenaje a Galilep Galilei” Amadeo Gabino (España)
  • 72.  
  • 73. “ Encuentros” Mustafa Arruf (España)
  • 74. Monumento levantado en homenaje a la convivencia de culturas
  • 75.  
  • 76.  
  • 77.  
  • 78.  
  • 79.  
  • 80.  
  • 81. “ Viga” Jorge Du Bon (Méjico) De 14 metros de longitud sobre bases de hormigón de 9 metros
  • 82. “ Monumento a la Paz” Yolanda D’Agsburg (Brasil) De 14 metros de altura, recoge la fuerza y la solidez de los lazos de la paz que España ha sabido capitalizar en Madrid.
  • 83. “ Monumento a Don Juan“ Víctor Ochoa (España) Es un busto del Conde de Barcelona, que fue inaugurado por los Reyes de España. Está en el exterior del parque, justo en el centro de la plaza de la entrada principal al parque Juan Carlos I.
  • 84.