Your SlideShare is downloading. ×
ECONOMÍA EN COLABORACIÓN, UN MODELO MÁS JUSTO, ECOLÓGICO E IGUALITARIO
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

ECONOMÍA EN COLABORACIÓN, UN MODELO MÁS JUSTO, ECOLÓGICO E IGUALITARIO

156
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
156
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 31/01/2014 Sin auditar Categoría: País Vasco Tirada: San Sebastián Sin auditar Edición: Difusión: 28 Audiencia: Sin auditar Página: AREA (cm2): 998,0 OCUPACIÓN: 86% V.PUB.: Sin auditar NOTICIAS PROPIAS Juan José Goñi, fundador de APTES (Asociación de Promoción de la Tecnología Social) destacó que «la innovación social es una nueva ordenación de los parámetros económicos y sociales vigentes, para aportar soluciones a los diferentes retos que afronta la sociedad». Remarcó la necesidad de apoyarse en un «uso ético de la tecnología y el conocimiento, priorizando la revalorización de las personas, su dignidad y calidad de vida, buscando la sostenibilidad en los recursos económicos y ecológicos» y planteó «soluciones creativas y de valor social en el corto, medio y largo plazo», frente a «la economía especulativa imperante». A su juicio se debe cambiar el concepto de la economía del valor, de lo tangible, «por el capital social». Para ello llamó a emplear la racionalidad y advirtió en su ponencia que «no hay cooperación sin proximidad». De ahí, que el 80% de las alianzas fracasan «por esa falta de confianza». En su opinión, poner un sistema de diseño social tiene que tener diez principios o valores: «diseño educativo, libertad de elegir, sostenible, tecnológico, transformador, participativo, transparente, autonomizante, evolutivo y ético en valor». Imagen de la jornada en la que diferentes ponentes expusieron lo que es y hacia dónde avanza la economía en colaboración. Luis JAUREGIALTZO | ARGAZKI PRESS ECONOMÍA EN COLABORACIÓN, UN MODELO MÁS JUSTO, ECOLÓGICO E IGUALITARIO El Colegio de Economistas y Economistas sin Fronteras organizaron una jornada de presentación de la economía en colaboración con ejemplos concretos de lo que ya se está haciendo: la iniciativa Esnetik o la moneda social Ekhi. E conomía en colaboración se define, según explicó Carmen Valor de la Universidad Pontificia de Comillas, como «un nuevo modelo de intercambio económico que se basa en tres principios fundamentales: interacción entre productor y consumidor, que mantienen un diálogo continuo; conexión entre pares, es decir iguales, gracias a las tecnologías, especialmente digitales, y colaboración efectiva». Una jornada en Bilbo, organizada por el Colegio de Economistas y por Economistas sin Fronteras analizó esta nueva realidad que se va extendiendo. Desde los conceptos y actuaciones más teóricas se pasó a elementos prácticos que se están dando ya cerca de nosotros como es el caso de Esnetik, de Orozko, la moneda social Ekhi que en un par REPORTAJE ••• Juanjo Basterra de semanas o tres verá la luz en el Casco Viejo de Bilbo y la iniciativa de «Goteo Euskadi», plataforma de crowdfunding de finanzas colaborativas. El periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano sostiene que «mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo». Esa puede ser una explicación de la economía en colaboración que, según Economistas sin Fronteras, la revista Forbes estima que en 2013 crecerá a una tasa del 25%, «alcanzando los 3,5 billones de dólares solo en Estados Unidos» y añade que «la revista Time en 2011 la señaló como una de las diez ideas que cambiarían el mundo». En Bilbo quedó claro que la base de esta economía en colaboración es tan antigua como la existencia del hombre: el trueque. De ahí que Laura Ruiz, de Economistas sin Fronteras, explicara que su planteamiento es afianzar «una economía más justa», en donde los objetivos sociales, ambientales y la democratización a los bienes son premisas fundamentales. Carmen Valor reconoció, a modo de introducción, que las dimensiones de este modelo se extienden «tanto a la producción, por ejemplo el crowdsourcing; la financiación (iniciativas de crowdfunding) y al consumo». Dijo que no es un modelo cerrado y que ya se está avanzando en países en utilidades como «bibliotecas de herramientas, de juguetes, etc», a las que hay que unir otras como «coches compartidos, banco del tiempo, moneda social, etc». Mientras que saber a dónde va Patxi Gaztelumendi dio valor al proyecto Esnetik y destacó su factor de proximidad, lo mismo que en la experiencia del comedor escolar de Larrabetzu, «que ha permitido crear empleo y mejorar la economía cercana con productos de calidad, que benefician a nuestros hijos, y a quienes los producen, nuestros baserritarras y ganaderos». De Esnetik explicó el trabajo en colaboración entre los pastores, los productores y los comercializadores. Y, sobre todo, insistió que Esnetik, que tiene su sede en Orozko, pone en la etiqueta cuál es el destino final del valor de cada queso o producto –un 50% para el pastor, un 33% para la elaboración y un 17% para la comercialización–. A su juicio son pasos que se están dando «hacia la soberanía alimentaria» donde la proximidad y los productos de calidad son la base. «En Esnetik recuperan sabores y el modo de actuar de baserritarras de toda la vida», dijo. EKHI, UNA MONEDA SOCIAL PARA EL CASCO VIEJO DE BILBO Otro proyecto que se expuso en esta jornada sobre “Economía en Colaboración” fue la moneda social Ekhi. Miguel Angel González explicó que en dos o tres semanas saldrá al público. Cuenta con 250 usuarios adscritos y 25 pequeñas empresas del Casco Viejo de Bilbo. Recordó que es «una moneda ecológica, socialmente justa, feminista y promoverá la lengua y la cultura local» y, «desde luego permitirá democratizar la manera de intercambiar el dinero». Será de papel. Se podrá convertir en euros, pero si se hace, se perderá un 5% del valor. La misma también irá caducando, para evitar ese concepto de la economía «en crecimiento continuo hasta el infinito». Junto a esta iniciativa, Rosa Fernández, de Colaborabora, mostró también otro proyecto a nivel del Estado español, pero que impulsa en suelo vasco «Goteo Euskadi», es de «crowdfunding» y también Ekhi acudió a esta ventanilla. J.B.