Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología en     América Latina: ¿en busca de una agenda?     Judith Sutz     1. Est...
Ahora bien, ¿en torno a qué objetivos se fue estructurando esta comu-prospectiva científica y tecnológica, historia de la ...
subyacente a todas las agendas fue la consideración de la ciencia y la                             más en general, ciencia...
Quisiéramos destacar, en forma somera, tres aspectos de particular                              mundial -lo heredado- que ...
Por otra parte, porque la percepción de la urgencia es mucho mayor: si ayer                             lógicos desvaloriz...
cíales por la industria misma. El principal mensaje de IDARC (Industrial          sus resultados, el círculo se cierra: ha...
ro además de observar, informar y ofrecer explicaciones sobre los cambios,podría proponerse colaborar a orientarlos. Este ...
producen las innovaciones es el nacional (Freeman y Lundvall, 1988;                     entre otras cosas, en nuevas tensi...
bre posibles malas resoluciones de esta tensión. Disciplinas "duras" que                            términos de la tensión...
cionalidad de la Organización de Estados Iberoamericanos deconstituir una Red disciplinar dentro del Programa ALFA, de la ...
Companhia Editora Nacional.• Sutz, Judith (1994), Universidad-Sectores Productivos, Buenos Aires, LEAL.• Tent, H. (1991), ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Sutz 1996

241

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
241
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Sutz 1996

  1. 1. Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología en América Latina: ¿en busca de una agenda? Judith Sutz 1. Estudios sociales de la ciencia y la tecnología en América Latina: ¿existió alguna vez una "agenda"? Lo más razonable para aproximarse a una respuesta sería abrir primero otro interrogante, a saber, si existió o existe un sujeto -una comunidad profesional o intelectual- que pudiera haber generado una agenda para los estudios sociales de la ciencia y la tecnología en América Latina. La cuestión no carece de interés, ni de complejidad. Los problemas a dilucidar se suceden en cascada: qué momento inicial fijar para el análisis del tema, qué vertientes disciplinarias incluir, qué formas de presentación y validación de resultados de investigación aceptar, qué modalidades de institucionalización o de autoconformación retener. Sin ánimo de iniciar siquiera someramente el abordaje de estos puntos, puede sin embargo reconocerse desde hace ya varias décadas un conjunto de situaciones que abonan a favor de la existencia de una comunidad latinoamericana involucrada intelectualmente en y dedicada profesionalmente a los estudios sociales de C&T. Una comunidad dife- renciada por ese doble carácter de otras para las cuales también es motivo de reflexión, preocupación y acción el devenir científico y tecno- lógico del continente -como la comunidad científica, variados organismos del estado, la conducción universitaria, algunas agrupaciones profesionales-. Las señales en este sentido son diversas. Incluyen la definición y concreción de investigaciones sobre políticas en ciencia y tecnología,86 87
  2. 2. Ahora bien, ¿en torno a qué objetivos se fue estructurando esta comu-prospectiva científica y tecnológica, historia de la ciencia y de la formación nidad y, con ella, su campo disciplinario?2 De forma por demás tentativa y ade las comunidades científicas, relevamiento del potencial en C&T, partir de los productos mismos de la actividad, podrían aventurarse al-capacidades tecnológicas de los sectores productivos, "relacionamiento gunas hipótesis al respecto. Básicamente, cinco aspectos aparecen comotecnológico" de diversos actores, en particular, de los trabajadores, entre especiamente dignos de mención:varias otras. A su vez, los resultados de estas investigaciones, además de • el interés por incursionar en una temática nueva en la región perohaber encontrado espacios de validación en publicaciones locales o cuya significación -teórica y práctica- ya había hecho sus pruebas en elinternacionales con mayor o menor grado de especialización en la temática, 1 mundo desarrollado;llegaron a una masa crítica que impulsó la creación de agrupamientos • la recuperación para la memoria histórica de un conjunto de dimen-propiamente regionales. Entre éstos se destaca la aparición de revistas y siones ignoradas -u olvidadas- vinculadas a las formas en que cada nacióntambién el reconocimiento a la especificidad del campo, que se expresa, por fue estableciendo sus relaciones con la creación de conocimiento;ejemplo, al delimitarse un Grupo de Trabajo o Secretaría del Consejo • el interés por analizar las comunidades de la ciencia y la tecnología enLatinoamericano de Ciencias Sociales en torno a Ciencia, Tecnología y términos de la evolución de su constitución, propósitos, interacción con otrosDesarrollo. actores, formas de reproducción social; Mención especial merece la institucionalización de espacios de in- • la búsqueda de comprensión acerca del papel que la investigación, lavestigación y de docencia, por lo general de posgrado, en temas de formación y la actividad profesional en áreas científicas y tecnológicas hanciencia, tecnología y sociedad que existen -en algunos casos con tradición- jugado en las sociedades latinoamericanas y cómo se ha dado la interacciónen varios países latinoamericanos. Esto es bien significativo: no se trata ya de éstas con los procesos de desarrollo; ysolamente de que alguien interesado en algún aspecto del campo • la formulación de propuestas en torno a formas específicas de acción -disciplinario acceda a una ubicación académica para dedicarse plenamente por lo general en la órbita de lo institucional, en ocasiones inspiradas ena él a través de la investigación y la docencia -sea o no poseedor reflexiones de tipo prospectivo- dirigidas a robustecer las propiasde credenciales formales en el campo-. Se trata de que jóvenes graduados, comunidades de la ciencia y la tecnología así como a la pertinencia socialde cualquier área de conocimiento, pueden elegir una especialización de cuarto de su labor.nivel en estudios sociales de la ciencia que les otorgará credenciales Lo hasta ahora dicho no justifica aún lo que no podría sino calificarse deformales: es mucho lo que ha avanzado la profesionalización del campo. intuición, a saber, que efectivamente siempre existió una agendaLos focos o polos de profesionalización que existen en América Latina no orientadora de los estudios sociales de la ciencia y la tecnología enson demasiados, pero, por vías tanto formales como informales, se han América Latina. Entendemos aquí por agenda algo que no es idéntico a unllegado a conocer en el conjunto de la región. Además, casi todos ellos tienen listado de temas de interés, aunque lo incluya: se trata más bien de unvocación de abrirse al continente en su conjunto, apoyando el ingreso de emergente colectivo que, más allá de las motivaciones particulares de cadaestudiantes de terceros países. Es altamente probable, entonces, que miembro de la comunidad, señala un propósito mayor, que puede inclusodentro de pocos años la "comunidad intelectual-profesional de ciencia, llegar a tener ribetes de utopía.tecnología y sociedad latinoamericana" sea mucho mayor y mucho más Establecer una periodización en términos de agendas es segura-joven promedialmente de lo que es hoy. Quizá sea esto lo que más justifica mente tarea por demás ardua, suponiendo que sea posible. Sin embargo, eshablar de una comunidad: su vocación de auto-reproducción social. razonable hacer la hipótesis de que desde el inicio, y sin que ello haya cambiado sustancialmente a lo largo del tiempo, un elemento 1 Cabe señalar como otro espacio significativo de validación, el financiamiento de proyectosy programas en el campo CTS proveniente de fuentes académicas o de cooperación internacional, 2 Sospecho que hace veinte o treinta años, aunque ya era posible "posgraduarse" enen la medida en que éste exige la evaluación académica de la propuesta, tanto ex ante como centros internacionales en alguna variante de los estudios sociales de la ciencia y la tecnología,luego de culminada la investigación. pocos en América Latina poseían ese tipo de antecedentes.88 89
  3. 3. subyacente a todas las agendas fue la consideración de la ciencia y la más en general, ciencia o tecnología, se enmarca dentro de un propósito realtecnología como una actividad relevante, significativa, a cuyo impulso por parte de agencias públicas de crear capacidades tecnológicas propiasvalía la pena dedicar esfuerzos y en cuya orientación valía la pena (más allá del éxito que haya tenido). Este propósito, expresado a nivel delcomprometerse. Quizá por eso, y por la convicción acerca del papel estado, es el que ha estado débilmente presente o directamente ausente en lacreciente que la ciencia y la tecnología juegan en los procesos de de- mayoría de los países de la región.sarrollo, uno de los puntos salientes de la agenda de los estudios so- La extensa cita que sigue expresa en buena medida el "espíritu" de laciales de C&T en América Latina en las recientes décadas haya sido comunidad en CTS latinoamericana, amén de mostrar claramente la in-transmitir esa convicción a los poderes públicos y propender a su tra- tocada actualidad de problemas que se arrastran desde muy lejos.ducción en prácticas concretas. "Al crecimiento exponencial de la ciencia y de sus costos se suma el El punto, en realidad, no se expresa exactamente así. No es la "mi- crecimiento no menos espectacular de sus resultados prácticos. (...] Essión" de convencer de que C&T son importantes en general lo que cons- inevitable que, en este contexto, la sociedad exija más del científico y quetituye el corazón de la agenda: lo que resulta fundamental es lograr el este se sienta, también, más responsable por las incrementadas im-reconocimiento del aporte insustituible de la investigación, la formación y la plicaciones de los conocimientos que desarrolla.actividad profesional a nivel nacional. Es por ello que se identifica como "Esta situación coloca al científico en una encrucijada. Las característicasinterlocutor privilegiado el espacio público: si sólo fuera cuestión de más generales de la actividad científica, centradas en el máximo desarrollo delacceder a resultados de procesos científicos y tecnológicos realizados en talento de las personas y asociadas a un sistema de recompensas yotras partes y si esto se lograra en ausencia de capacidades propias, gratificaciones basadas en el mérito intelectual, comienzan a ser cuestionadasprobablemente no hiciera falta más que la iniciativa de actores privados cuando empiezan a intervenir criterios de costo, aplicabilidad práctica yorientados por la acción del mercado. utilidad social. Esto es particularmente agudo en comunidades Cabe quizás agregar que este enfoque no ha sido para nada apolo- periféricas a los centros más importantes, para las cuales el precio degético de la C&T. La reivindicación de la investigación científica como maximizar los valores de la República de la Ciencia puede ser laaporte al desarrollo nacional proveniente de la "gente de CTS" latinoamericana alienación en relación al medio social más amplio y la emigración.incluía, en general, una fuerte demanda de cambio también en el interior de "Esta encrucijada es vivida por el científico como un drama personal,la propia comunidad científica y tecnológica: los qué, para qué, para que cada cual resuelve a su manera. Ella se refleja, también, en lasquién y cómo que dicha comunidad se fijaba solían ser identificados como una diversas políticas y filosofías de los diferentes grupos sociales y or-de las fuentes de la debilidad relativa del impacto de la ciencia en la ganismos gubernamentales que, directa o indirectamente, tienen que versociedad. con la ciencia, la tecnología y la educación superior. Es en la confluencia, Ahora bien, ¿qué grado de verosimilitud tiene esta difusa hipótesis en torno no siempre armoniosa, de estas diversas tendencias, que la ciencia sea la existencia de una agenda? Podríamos remitirnos a muchísimos textos, desarrolla o se frustra. Es en esta encrucijada que un estudio históricoalgunos de ellos transformados en verdaderos clásicos,3 donde de una forma u (como el que representa el libro) puede ayudar a entender de dóndeotra se explicita una intencionalidad acorde con lo que venimos comentando. Por venimos, hacia dónde queremos y podemos ir y cuáles son, realmente, loselegir sólo uno, fijemos ideas en el libro de Simón Schwartzman, de 1979, problemas que afligen a nuestra ciencia" (Schwartzman, 1979, p. 23).Formagáo da Comunidade Científica no Brasil. Se trata de una elección enalguna medida sesgada, pues se ubica en un país donde la discusión entreciencia básica y ciencia aplicada, opción libre individual o "sugerida" 2. Un escenario con cambiosinstitucional de las líneas de investigación o, Son muchas las cosas que, desde la década de los ochenta, han intro- ducido cambios de magnitud tal que justifican plantear que quizá la agenda de los estudios sociales de la ciencia y la tecnología en América Latina deba incorporar nuevos puntos. 3 Por ejemplo, Producción de tecnología: autónoma o transnacional, de Sábato y Mackenzie.90 91
  4. 4. Quisiéramos destacar, en forma somera, tres aspectos de particular mundial -lo heredado- que son crecientemente sobrepasadas por exi-relevancia, que por cierto están lejos de tomar en cuenta la complejidad de gencias de carácter general. La matriz científico-tecnológica de estaslas transformaciones recíprocas entre ciencia, tecnología y sociedad exigencias es bien conocida, lo que plantea no pocos problemas a laacaecidas en tiempos recientes .4 producción de conocimientos en aquellos países del subdesarrollo que tienen una comunidad operativa en ciencia y tecnología, como son la mayoría de los latinoamericanos. En efecto, su problema no es ya solamente laa) La globalización de la economía colaboración en la solución de un conjunto de problemas que afectan el interior de la nación; la cuestión además es la construcción de capacidades La globalización de la economía introduce factores de presión muy fuertes, que le permitan contribuir al valor agregado de la producción, es decir, a alejarbásicamente a través de la necesidad de todas las economías nacionales la frontera de la irrelevancia económica nacional.de insertarse mucho más activamente que antes al mercado mundial. El Esto por una parte agudiza la sensación para el investigador, de lanivel de dinamismo de esta inserción señaliza parte de la frontera entre cual hablaba Schwartzman, de encontrarse en una encrucijada o dilema, quelos países con alguna capacidad de crecimiento y aquellos que sólo parecen podríamos denominar "el dilema entre la pertenencia (a la República de latener miseria en su futuro. Pero a su vez ese dinamismo ya no incluye casi Ciencia) y la pertinencia (en el corto plazo para la sociedad en la que vive yninguno de los elementos "clásicos" que jugaron tan importante papel en el que le paga)".5pasado y que hoy suelen denominarse ventajas comparativas estáticas: Pero por otra parte le plantea también un desafío mayor a la "comu-calidad, diversificación, flexibilidad de la producción, desmaterialización (es nidad CTS". En efecto, para que las investigaciones realizadas en el paísdecir, incremento del peso de todo tipo de información en la estructura de colaboren efectivamente, tanto a través de resultados como de lacostos) y, sobre todo, innovación, es lo que cuenta hoy por encima de buena formación de profesionales, a una mejor inserción competitiva, hacetodo. Es decir, como tantas veces se ha mencionado en los últimos falta -entre muchas otras cosas- un conjunto de acciones por parte detiempos, lo que importa no es lo heredado sino lo construido. los poderes públicos. Hace quince o veinte años, el problema consistía en Así, la globalización de la economía implica también el desvanecimiento hacerle ver a dichos poderes cuán importante eran C&T en el proceso deprogresivo de las formas específicas de inserción en el mercado desarrollo, de modo que reconocieran que dichas acciones estaban dentro de su órbita. Quizá lo que no se esperaba es lo que realmente ocurrió: una adopción sin fisuras del discurso de la ciencia y la tecnología en las más altas esferas del estado, pero una pobre implementación concreta de las 4 Podrían mencionarse, entre otros, el problema del riesgo tecnológico mayor, cuya consecuencias prácticas que dicho discurso implica.definición es que las consecuencias que acarrea su eventual concreción afectan no solamente La situación es ahora más difícil que antes. Por una parte, la adopción delel presente sino que comprometen el futuro, incluso en términos de generaciones (Lagadec, discurso obliga a concentrarse en la práctica, lo cual es siempre más1978). Aunque Lagadec no lo menciona, entra al club de dicho riesgo la tecnología informática(Hoare, 1980) que es puesta a manejar, sin que hayan podido asegurarse niveles aceptables complicado, entre otras cosas porque requiere poner en evidencia contra-de seguridad, sistemas que en caso de mal funcionamiento pueden provocar catástrofes dicciones, lo que no es fácilmente aceptado por quienes en ellas incurren.irreversibles. Otro cambio por demás significativo es la importancia creciente otorgada a todo eltema medioambiental, que ha reorientado líneas enteras de investigación, ha hecho emergercombinaciones disciplinarias nuevas y le ha dado, en esas áreas, un puesto de mayor destaquea la investigación en el subdesarrollo. No menos importante resulta el resurgimiento, luego de la 5"década perdida", de la reflexión sobre el desarrollo y sobre las posibilidades de compatibilizar En principio, la pertenencia a la República de la Ciencia y la pertinencia en el largo plazolas nuevas exigencias -apertura económica, reconversión productiva- con niveles "aceptables" para la sociedad de los resultados obtenidos de la actividad científica, y también en algunos campos particularmente sofisticados del desarrollo tecnológico, no se plantea comode equidad social. En el pensamiento de la CEPA, estas cuestiones aparecen ligadas contradictoria. La hipótesis es que, en el largo plazo, si la investigación es buena, irán surgiendofuertemente a problemas de origen tecnológico; queda sin embargo sin tocar, prácticamente, el las síntesis que permitirán que los resultados sean operativos y colaboren activamente en laproblema de la generación de conocimientos, en sentido amplio, en relación con el nuevo solución de problemas. Naturalmente, la cuestión es si esas síntesis se podrán efectuar dentro decontexto en el que el elusivo desafío del desarrollo se ve planteado. fronteras o si, dada la superioridad científico-técnica de los países centrales, será allí donde se plasmen, reexportándose luego como productos "con valor agregado" al país donde se efectuó inicialmente la investigación. 92 93
  5. 5. Por otra parte, porque la percepción de la urgencia es mucho mayor: si ayer lógicos desvalorizantes que nos caracterizan aún no han sido revertidos,fallábamos en la articulación ciencia-tecnología-desarrollo sólo estábamos lo que colabora a que tanto los investigadores en C&T como la comunidadhipotecando el futuro; si hoy no entramos al mundo ciencia-tecnología- CTS se vean relativamente aislados de la sociedad. Ciencia y Tecnologíaproducción lo que estamos poniendo en cuestión es el presente. La posible y prendieron fuertemente, globalización mediante, en el imaginario social,rápida secuela de caída en el ingreso y en la ocupación que ello implicaría pone pero en ello jugaron un papel menor los esfuerzos y resultados propios.todo el problema bajo el signo de la urgencia y la eficacia de corto plazo, loque diseña un escenario propicio para lo que Freeman con agudeza llama elsubdesarrollo voluntario (Freeman, 1992).6 b) Las transformaciones de las relaciones entre academia Si a todo esto le sumamos la crisis fiscal y los ajustes concomitantes y producciónque están presentes en casi todos los países de la región, ardua labortiene por delante quien quiera a la vez reivindicar que la ciencia y la Entre las muchas maneras de percibir los cambios que han estado ocu-tecnología "locales" son socialmente útiles (lo cual implica gastar en su rriendo en las relaciones entre academia y producción una esexistencia) pero que para serlo realmente necesitan un conjunto de particularmente llamativa: los llamados de alerta acerca de los peligrosapoyaturas externas a ellas mismas (que en alguna medida también de no preservar espacios de investigación y de evaluación del trabajoimplican gasto).? La dificultad se agrava porque los imaginarios tecno- con orientaciones relativamente independientes de las demandas externas y de corto plazo. "Las políticas comprometidas con la promoción de una mayor transferibilidad de los resultados de las ciencias básicas a través de la erradicación de la cultura de la ciencia libre en aras de forjar una per- fecta unión entre investigadores académicos y de empresas pueden ser 6 Freeman señala que la elección acerca de cuánto apoyarse en tecnología importada ycuánto hacerlo en esfuerzos propios no releva únicamente de un cálculo económico sino que realmente exitosas en capturar algunas rentas económicas inmediatases una decisión que depende, en última instancia, del tipo de sociedad en que se quiere vivir. A explotando intensivamente el stock existente de conocimiento científicola tendencia a sólo contabilizar costos en sentido restringido a la hora de tomar decisiones sobre el básico, pero arriesgan fragmentar el entramado en el cual residen losorigen de la tecnología a incorporar es a lo que Freeman llama suhrlesarrollo voluntario. Es dedestacar que el artículo donde Freeman hace este planteo fue reeditado en un libro reciente, elementos tácitos de dicho conocimiento y, al hacerlo, probablementepero fue escrito hace ya más de veinticinco años. Desde una postura ideológica muy diferente a la pongan en peligro no sólo el crecimiento futuro del conocimiento básicode Freeman, Michael Porter llega a similares conclusiones: "[...] la capacidad de utilización de la sino también el flujo de beneficios económicos que podría derivarse deltecnología es lo que lleva a la ventaja (competitiva), no el mero acceso. La capacidad de emplear y stock de conocimiento existente" (Dasgupta y David, 1994, p. 516).mejorar la tecnología importada se ve fuertemente influida por el diamante nacional. La ventajacompetitiva es cada vez más una función no de los factores sino de la capacidad para crear y "Un cambio de énfasis hacia mayores conexiones con las necesidadesaplicar conocimientos y tecnologías a la competencia sectorial" (Porter, 1991, p. 228). Vale la de la industria civil puede beneficiar a las universidades y a la industria si sepena recordar que cosas parecidas se vienen diciendo en América Latina desde hace hace de la manera adecuada. Esta manera, desde nuestro punto deveinte años, al menos. vista, consiste en respetar la división del trabajo entre universidades e 7 Sanjaya Lall plantea así las propuestas convencionales o neoclásicas al tema: "[...] elimpulso general de los enfoques convencionales es minimizar no solamente el rol de las industria que se ha formado juntamente con el desarrollo de las disciplinas deactividades tecnológicas en los países en desarrollo sino también la necesidad de políticas que la ingeniería y las ciencias aplicadas, más que una que trate de arrastrarapoyen, protejan e induzcan esas actividades. Lo que ahora se denomina enfoques profundamente a la universidad a un mundo en el cual las decisiones debenneoclásicos [...] tienden a limitarse a sí mismos a prescripciones del tipo tengan precios hacerse de acuerdo a criterios comerciales" (Rosenberg y Nelson, 1994, p.correctos, reduzcan o eliminen la protección o libre flujo internacional de capitales y tec-nología y reduzcan la intervención estatal en la actividad industrial" (Lall, 1994, p. 265). Este 347).autor señala que en los últimos quince o veinte años surgieron enfoques no convencionales, "Las necesidades de la industria se ven mucho mejor servidas si seque le asignan un rol central a los esfuerzos tecnológicos endógenos para dominar las nuevas mantiene una básica, sólida y abierta estructura pública de investigación,tecnologías y que fueron influyentes en algunos NICs. No parecería que hayan hecho muchocamino práctico en América Latina, resultando bastante más familiares los que se indican en la a partir de la cual puedan ser desarrolladas tecnologías comer-cita. 9594
  6. 6. cíales por la industria misma. El principal mensaje de IDARC (Industrial sus resultados, el círculo se cierra: hasta para conseguir fondos públicos hayResearch and Development Advisory Commitee) es que el fortalecimiento que validarse por el mercado.8de la base de investigación científica es esencial para mejorar la Esta situación le plantea a la comunidad CTS latinoamericana uncompetitividad de Europa. No debería requerírsele a buenos investi- buen número de problemas.9 Con la abrumadora mayoría de la actividad degadores académicos que se dedicaran a hacer trabajos de aplicación de investigación radicada en estructuras académicas de carácter público, lacorto plazo, sea para conseguir fondos o bien promociones. La industria interacción ciencia-tecnología-producción queda formulada de forma pornecesita buenos científicos, no tecnólogos amateurs" (First Report of the demás asimétrica. La necesidad de transferencia es visualizadaState of Science and Technology in Europe, citado en Tent, 1991, p. 528). crecientemente desde la investigación como imperiosa, tanto por Estos comentarios revelan la existencia de un problema no menor, que aspectos sociales como de reproducción de la propia actividad académica,por cierto no se da sólo en los países desarrollados: las instituciones del pero con mucho menor interés relativo por parte de los potencialesmundo académico están siendo llamadas a cambiar sus perfiles, a asumir receptores. Hay problemas de comunicación, de información, de compa-nuevos roles, y todo ello pone en tensión estructuras que, hasta el tibilización de aspiraciones y exigencias recíprocas, de adecuaciones y/omomento, no habían sido presionadas fuertemente para adaptarse a construcciones institucionales.cambios mayores y rápidos. En buena parte de América Latina son las universidades públicas el Hay dos aspectos particularmente complicados en esta evolución. lugar donde se concentra la creación nacional de conocimiento; en ellasUno de ellos es que el "problema de las dos culturas", tal como Snow lo además se hace docencia, de pre y posgrado. La cuestión del cambio -oplanteara hace ya tiempo, adquiere hoy una nueva dimensión: hay una suma- de roles de la academia se expresa con particular fuerza, entonces,vertiente de la creación de conocimiento que obtiene su reconocimiento del en la universidad, con el agregado, no menor, de las transformacionesmercado, además del sistema interpares, y otra que no. Ello lleva a propiamente docentes que deben acompañar esos cambios y a las que laconformar, poco a poco, dos culturas, cuyos límites ya nada tienen que ver universidad debe atender pues forman parte de sus responsabilidadescon ciencia básica, aplicada o tecnología, o ciencias duras o blandas, o irrenunéiables.ciencias o humanidades. Es difícil imaginar ¡as formas en que la comunidad CTS latinoamericana El otro aspecto, muy vinculado al anterior, es el pasaje de la producción se irá relacionando con este tema: parecería que el mundo académico y las de conocimiento con destinatario anónimo -que será eventualmente un universidades en particular están pasando por un período de cambio tan usuario final no conocido por el investigador y cuyo acceso al resultado o a profundo que no resulta exagerado calificarlo de revolución. Sin duda tendrá alguna transformación del mismo estará mediada por un profesional que seguir este proceso de cerca, entender cómo se procesan las universitario- a la producción de conocimiento en el marco académico para discusiones y a veces batallas entre áreas de conocimiento, observar cómo un usuario final plenamente identificado. se plantean las defensas de identidades asediadas, identificar los cambios Muchos fueron los vientos que sembraron estos huracanes. El recorte del que algunos aceptan e incorporan mientras otros rechazan, reteniendo al gasto para la investigación fue uno de ellos, y muy importante, por cierto; la mismo tiempo los argumentos presentados. Pe- diferenciación creciente de las remuneraciones universitarias frente a las "privadas" actuó como acicate para la aceptación, por parte de sectores de la comunidad académica, de modalidades de vinculación con el medio 8 externo que permitieran un incremento de las mismas dentro de nuevas Hay razones de otro tipo que aceleran las relaciones academia-producción. Una de ellas reglas de juego. Lo que Brunner llama el pasaje del estado benevolente al es el siempre creciente contenido científico de las nuevas tecnologías que hace que, en ciertos casos, por ejemplo en las biotecnologías de punta, sea difícil distinguir prácticas académicas de estado evaluativo también jugó su papel (Brunner, 1990): la investigación prácticas productivas. debe ser vista como algo más útil que la ópera, es decir una invocación a la Esto a su vez tiene otra consecuencia, a saber, que cada vez más la producción resulta cultura, si pretende recibir de los fondos públicos un presupuesto razonable. fuente de problemas de primer rango para la investigación académica. Naturalmente, esto es así Dado que una buena medida de su utilidad es conseguir que la financien en realidades donde la producción se constituye en mercado de empleo para investigadores, lo cual está muy lejos de ocurrir en América Latina. agentes directamente interesados en 9 Parte de las contribuciones al tema relaciones Universidad-Sectores Productivos se recogen en el libro homónimo (Sutz, 1994). 96 97
  7. 7. ro además de observar, informar y ofrecer explicaciones sobre los cambios,podría proponerse colaborar a orientarlos. Este es un punto central que losnuevos tiempos traen a la agenda de los estudios sociales de la ciencia y latecnología. Y si bien todo indica que esto es válido en general, la parte señalar líneas de trabajo científico y tecnológico que apunten a ne-especificidad del problema y la fuerza con que se plantea en América Latina cesidades.específicas a las que no suele atenderse. Definir una agendaconvocan a un gran esfuerzo para tratarlo. "anti-exclusión" que incluya, entre otros, esos puntos, no es trabajo sólo para una comunidad, aunque el involucramiento de la de CTS sería parti- cularmente bienvenido.c) La creciente irrelevancia económica de la periferia 3. Un cambio conceptual mayor: la innovaciónPoco antes de asumir la presidencia de Brasil, Fernando Henrique Car-doso describía de esta manera uno de los grandes movimientos de la No importa que Marx en el siglo pasado y sobre todo Schumpeter en estesociedad actual, en parte como contrapunto a la globalización de la eco- siglo hayan puesto la innovación en el centro mismo del procesonomía: "Simultáneamente [a la emergencia de los nuevos grandes bloques económico, social y aun político. El peso conceptual del modelo lineal fueeconómicos], lo que era antes una parte del Tercer Mundo ha tan grande, que las intervenciones públicas en materia de promoción socialdevenido un vasto Cuarto Mundo de necesidad, hambre y desesperación. No del conocimiento parecían inspiradas hasta hace muy poco tiempo ense trata ya actualmente de una periferia ligada a un centro capitalista por una apreciaciones del tipo "asegurémosnos de que alguien se ocupe de investigarrelación clásica de dependencia y menos aún de una relación y de enseñar que seguramente otros se ocuparán de aplicar e innovar".dependencia-asociación como las que yo he descrito en trabajos anteriores. Financiar la oferta y dejar todo lo demás al mercado -salvo en el áreaEstamos en presencia de la situación dramática de países que no han agropecuaria- fue así el núcleo de las políticas científicas y tecnológicaslogrado ocupar el menor intersticio en el mercado mundial y cuya en casi todas partes. Pero eso ha ido cambiando rápidamente en losexplotación ha incluso dejado de tener interés para el Centro [...] En el últimos tiempos.momento actual, el país que no tiene la capacidad para invertir en ciencia y Refiriéndose a las estrategias actuales de los países desarrollados, contecnología asociadas a la institucionalización de la libertad, al su énfasis en la construcción de competitividad vía esfuerzos en lareconocimiento de los derechos individuales y de sus ciudadanos, no investigación pero también en la aplicación y difusión de resultados, J.-J.puede acompañar el ritmo de la revolución productiva. La cuestión de la Salomon afirma: "Este es el cambio más importante y revelador: la política dedependencia se plantea, en consecuencia, en términos nuevos y trágicos, innovación aparece como una extensión (o una alternativa) a lo quepues peor que la situación de dependencia es aquélla dé no depen- previamente se llamaba política de ciencia y tecnología" (Salomon, 1994, p.dencia,al costado del proceso económico global, a la que se ven 49).reducidos sectores importantes de la comunidad internacional" (Cardoso, Tres elementos están en el centro de la nueva conceptualización sobre la1994, p. 444). innovación, todos ellos de mucha importancia para definir orientaciones Si sustituyéramos en el texto de Cardoso "sectores importantes de la y sugerir propósitos a los estudios sociales de la ciencia y lacomunidad internacional" por "sectores importantes de la ciudadanía en cada tecnología en contextos subdesarrollados, más allá de que no fuera allíuno de nuestros países", estaríamos dando cuenta de un fenómeno real: donde surgiera. El primero señala que la innovación no es un procesovarias de las transformaciones derivadas de los procesos de cambio concentrado en algún lugar privilegiado del cuerpo social, por ejemplo, lascientífico-técnico tienen efectos excluyentes, particularmente en contextos en grandes empresas, o aquellas que fabrican bienes de capital. Por ellos que no se procura contrarrestarlos mediante políticas activas. Diseñarlas contrario, la innovación es un proceso socialmente distribuido (von Hipel,no es para nada sencillo, aun suponiendo que su necesidad fuera reconocida 1988) en el cual intervienen múltiples actores y donde ocupan lugar relevantey hubiera voluntad para identificar acciones e implementarlas luego. En los usuarios en materia de orientación de los cambios. El segundoparte se trata de incluir aspectos propiamente científicos y tecnológicos en la caracteriza la innovación como un proceso interactivo (Lundvall, 1985), enconcepción de las políticas sociales; en el que la relación usuario-productor es la mejor garantía tanto para que la innovación llegue a producirse como para que ésta maximice su utilidad social. El tercero indica que un contexto privilegiado donde se 99 98
  8. 8. producen las innovaciones es el nacional (Freeman y Lundvall, 1988; entre otras cosas, en nuevas tensiones y también nuevas demandasPorter, 1990; Lundvall, 1992; Nelson y Landau, 1993), lo que ha llevado a sentidas por organizaciones y personas dedicadas a actividadesacuñar otro concepto central: el de Sistema Nacional de Innovación. científicas y tecnológicas. En ese mismo movimiento se encuentran El cambio de énfasis apunta a varias cosas, entre las cuales se centralmente implicados los estudios sociales de la ciencia y lapueden mencionar la redefinición del papel del estado frente a la cuestión tecnología, tanto por el impacto sobre su "objeto" como por las nuevascientífica y tecnológica, la parte irreductible que en la innovación le corresponde a modalidades de interacción con él y con la sociedad toda que quedancada país, los cambios actitudinales que deberían procesarse para hacer planteadas.emerger actores de innovación allí donde prácticas obsoletas impiden su Decíamos al comienzo que una agenda es, aunque lo incluya, más queaccionar, la necesidad de definir políticas tendientes a crear diálogos y un listado de temas. En términos de propósitos "macro", ¿cuáles serían lospuentes y a difundir, informaciones. Preocuparse de la oferta científica y temas que los nuevos tiempos están solicitando? Apenas a título de ejemplo -tecnológica pasa así a ser complementado por ocuparse de la demanda, en la el problema merece, obviamente, mucha más atención y detalle-hipótesis, central para la nueva conceptualización, de que no habrá ningún mencionaremos dos, derivados de una tensión y una demanda,automatismo que asegure que el flujo de novedades producido por la oferta respectivamente.encontrará fácilmente su camino de utilización. Esta transformación conceptual llama a lograr perspectivas más sin-téticas que analíticas y señala varios "pecados" de los que conviene precaverse, a) Por un nuevo enfoque acerca del dilemaen todas partes sin duda, pero especialmente entre nosotros: "Hay un cúmulode errores cientificistas a evitar. Entre otros: la suposición de que basta pertenencia-pertinenciaalimentar la oferta de conocimientos científicos para que su uso por lasociedad llegue a ser significativo, con el consiguiente desinterés por el Frente al desfinanciamiento de las universidades públicas, espacio de altafomento de la demanda social de tales conocimientos; la visualización del concentración de generación de conocimiento en América Latina,10 handesararollo tecno-productivo como un proceso unilineal, motorizado por las ido apareciendo modalidades recientes que, a la vez, apuntan a mejorar lasciencias naturales (o ciencias duras), con un correlativo descuido de otras remuneraciones y a proveer mecanismos de evaluación de la actividaddimensiones de la ciencia así como de las especificídades sociohistóricas de académica. Con diferentes nombres en diferentes países, se trata decada proceso de desarrollo; la concentración de los esfuerzos de Sistemas Nacionales que otorgan sobre-remuneraciones a los investigadorescapacitación en los vértices de la pirámide, desatendiendo uno de los rasgos de todas las áreas del conocimiento en función de antecedentes, la primeramayores de esta tercera etapa del crecimiento industrial, en la cual éste vez, y de productividad, a medida que se plantea la permanencia en eldepende fundamentalmente de la extensión de la cultura técnica y de la Sistema.capacidad creativa de la gente" (Arocena, 1993, pp. 102-103). Más expuesto a la opinión pública -los fondos del sistema son con- Promover una cultura de la innovación, movimiento inclusivo y de cursables-, más precaria su adscripción al mismo, pues su consideración se mocratizador en el marco de tendencias crecientes a la exclusión y a la realiza cada dos o tres años, las retroalimentaciones entre criterios de elitización en materia de producción y acceso al conocimiento, es tam evaluación y toma de decisiones individual o colectiva acerca de en qué y bién un punto que vale la pena considerar para una agenda. cómo trabajar se hacen más estrechas. Así, el dilema pertenencia-pertinencia se agudiza, con la pertenencia apuntando a algo más concreto que la República de la Ciencia como es el propio Sistema. Historias conocidas de la 4. Tensiones y demandas en la constitución de una nueva agenda experiencia reciente dan un toque de atención so-Los factores de cambio que hemos mencionado explícitamente, más algunosotros -riesgo tecnológico mayor, virulencia de la problemática ambiental, 10 Se indica a menudo que buena parte de las universidades latinoamericanas sonreemergencia "tecnológica" del tema del desarrollo- se expresan, apenas instituciones de educación pos-secundaria, en el sentido, básicamente, de que en ellas no se realiza investigación. Si bien ello es cierto, no deja también de serlo que en conjunto realizan buena parte de la investigación de la región, pues no tienen, lamentablemente, demasiada competencia. 101 100
  9. 9. bre posibles malas resoluciones de esta tensión. Disciplinas "duras" que términos de la tensión. Ello resulta central, pues si cada investigador debepretenden extender sus propias normas de excelencia a otras, tan "duras" elegir. entre pertenencia y pertinencia, o si pequeños agrupamientos decomo ellas, para las cuales esas normas carecen simplemente de sentido;11 investigadores deben hacerlo, la pertinencia probablemente sea derrotadamedición numérica de producción, tomada en cuenta solamente si su por las necesidades de la vida.calidad ha sido juzgada por árbitros de revistas de circulación internacional, lo Cambiar las reglas de juego de la pertenencia y validarlas en la región ecual le trae muchos problemas a disciplinas donde la validación de la internacionalmente es un propósito mayor, cuya dificultad sólo se veproducción toma otros derroteros, como las del área agraria; selección sobrepasada por su importancia. Objetivo posible para una nuevarestrictiva de espacios de publicación validados, lo que plantea agenda de la comunidad CTS, ya tiene un tema de trabajo asociado, quedificultades de idioma, por ejemplo, a buena parte de las ciencias sociales está en marcha: el estudio de indicadores en ciencia y tecnología a travésde la región. Pero además, está la cuestión central de qué es lo que se mide: de una red disciplinaria multinacional.12la docencia, la gestión asociada con la constitución de nuevos grupos detrabajo, la atención y promoción de investigadores jóvenes y tantas otrasactividades más "opacas" que la publicación suelen ser débilmente tomadas b) La "humanización" de los estudios universitarios enen cuenta, dando claras señales de qué conviene hacer, de en qué esredituable usar el tiempo. El problema no termina aquí, sin embargo. Ya por ciencias y tecnologíasel andarivel de la sola investigación, la elección de temas puede ser muy En todo el mundo, y también en América Latina, se está fortaleciendo eldeterminante del ritmo de las publicaciones a cosechar: difícil tensión la que reclamo por lo que podríamos llamar una "humanización específica" de laplantea un sistema tan rígido y "externo" de premios y castigos. formación unversitaria en ciencias y tecnologías. Las razones son Además de todo esto, el acercamiento de la academia a la producción bastante evidentes y tienen mucho que ver con los cambios en el escenarioplantea tensiones similares: está muy bien visto, en apariencia, ocuparse de a los que hicimos alusión. Por una parte, la carrera competitiva puedeconseguir recursos extra-presupuestales vía relación con el sector llegar a cegar frente a toda consideración que le sea ajena, dejando por elproductivo, pero a la hora de evaluar el desempeño, los criterios clásicos camino deontologías que, no por poco explícitas en muchos casos, dejan deson los que preponderantemente priman, planteando tensiones muy ser fundamentales. Por otra parte, los riesgos asociados al avanceconcretas acerca de cómo ocupar el propio tiempo. tecnológico no pueden ser debilitados eficientemente si sólo se lo procura Nada de esto es realmente muy nuevo: las polémicas acerca de cómo desde posiciones ex post, ubicarse en una actitud preventiva ex ante no es medir la producción científica y tecnológica latinoamericana son bien conocidas; posible si no se cuenta para ello con la colaboración activa de quienes serán las discusiones entre quienes no encuentran válido otro criterio de medición actores por demás directos en ese avance. que el que en el momento esté aceptado internacionalmente y aquellos Todo esto lleva a plantear, cada vez con más fuerza, la necesidad de esa que bregan por "endogeneizar", al menos en parte, "humanización específica" que mencionábamos, que ya no es la exposición dichos criterios, es de larga data. del estudiante a un conjunto separado de puntos de vista disciplinarios - Lo que está pasando es que, en el marco de tantas transformaciones, provenientes de la filosofía, de la sociología, de la economía o de la historia- se está perdiendo una oportunidad muy concreta de cambiar los en la hipótesis de que cada quien llegará a una síntesis, sino que parte directamente de la síntesis, a través de cursos integrales de Ciencia, Tecnología y Sociedad. No es ésta una mera expresión de deseos. Tres situaciones recientes 11 Por ejemplo -anécdota contada por un matemático venezolano- una exigencia paraacceder al escalafón más alto de la escala en Venezuela era no sólo tener un número muy alto muestran que la demanda existe realmente. La primera es la inten-de artículos publicados en revistas referadas, sino que alguno de ellos tuviera varias decenas decitaciones documentadas; ocurre que el mejor matemático de ese país no era capaz de exhibir artículo alguno con esas características, simplemente porque la cultura de 12 Se trata de una iniciativa que reúne a investigadores de diversos países y con diferentes la citación" es muy diferente en distintas disciplinas. adscripciones institucionales, coordinada por Mario Albornoz, de la Universidad Nacional de Quilmes, Argentina. 102 103
  10. 10. cionalidad de la Organización de Estados Iberoamericanos deconstituir una Red disciplinar dentro del Programa ALFA, de la UniónEuropea, cuyo objetivo es diseñar cursos universitarios CTS. Para elloconvocó a una muy amplia reunión en Santiago de Chile en marzo de nos. Las Primeras Jornadas Latinoamericanas Sobre Estudios Sociales deeste año y decenas de universidades latinoamericanas la Ciencia y la Tecnología son fehaciente muestra de que esa oportunidadcomprometieron su esfuerzo en esa dirección. La segunda proviene no es ilusión.de la Unión de Universidades de América Latina -UDUAL-, quien ensu convocatoria (aún no cerrada) a proyectos de investigación a serpremiados por ella incluye, como uno de los tres temas posibles, Bibliografiajustamente este de la "humanización" de la enseñanza científica ytecnológica. La tercera, también de 1995, se origina en RELAB -RedLatinoamericana de Biología-, que eligió como tema central de su • Arocena, Rodrigo (1993), Ciencia, tecnología y sociedad. Cambio tecnológico ypróxima reunión bianual, el de Ciencia y Sociedad. desarrollo, Buenos Aires, CEAL. He aquí otro propósito mayor para una agenda de la comunidad • Brunner, José Joaquín (1990), "Educación superior, investigación científica yCTS. Tan es así, que prácticamente delimita un subcampo por derecho transformaciones culturales en América Latina", en Vinculación Universidad-Sectorpropio dentro del espacio de los estudios sociales de la ciencia y la Productivo, Santiago de Chile, BIDCECAB-CINDA, Colección Ciencia y Tecnología,tecnología. Se nutrirá sin duda del conjunto de investigaciones que en nro.24, pp. 11-106.éste se emprendan así como de las definiciones que se han ido tomando • Cardoso, Fernando H. (1994), "Postface", en Revue Tiers-Monde, nro. 138, abril-en materia de formación de posgrado, pero no es posible derivar lineal o junio, pp. 443-446, París.automáticamente este subcampo de lo hecho hasta ahora. Diseñar • CEPAL (1992), Equidad y transformación productiva. Un enfoque integrado,cursos unitarios para estudiantes que probablemente sólo tendrán ese Santiago de Chile.contacto curricular con el tema y al cual acceden, en principio, por • Dasgupta, P y David, P (1994), "Towards a new economy of science", en Policyobligación curricular y no por vocación expresa -quizá la diferencia más Research, vol. 23, nro. 5, septiembre, pp. 487-522.aguda con los cursos CTS de posgrado-, exige un verdadero proceso de • Fajnzylber, Fernando (1984), La industrialización trunca de América Latina,investigación previo. Organizarlo implica a su vez abrir de par en par muchas Buenos Aires, CEAL.puertas: ¿es deseable acaso dictar un curso de CTS para biólogos, o • Freeman, Ch. (1992), The Economics of Hope. Essays on technical change, economic growth and the environment, Londres, Pinter Publishers.médicos, o ingenieros, sin convocar a colaborar en su elaboración a •______ y Lundvall, B. A. (1988), Small countries facing technological revolution,investigadores y profesionales en las respectivas disciplinas? Londres, Pinter Publishers. • Hoare, C. (1980), "The Emperor is New Clothes", Turing Lecture 1980, en Com- munications of the ACM, vol. 24, nro. 2, febrero. 5. Conclusión • Lagadec, Patrick (1982), La civilisation du risque, París, Seuil. • Lundvall, B. A. (ed.) (1992), National Systems of Innovation. Towards a Theory ofEsperamos haber justificado mínimamente la necesidad y también la Innovation and Interactive Learning, Londres, Pinter Publishers.oportunidad de actualizar la agenda de los estudios sociales de la • Porter, Michael (1991), La ventaja competitiva de las naciones, Buenos Aires,ciencia y la tecnología a los que se dedica la comunidad CTS Vergara.latinoamericana. Temas e intereses no faltan; la institucionalización de • Rosenberg, N. y Nelson, R. (1994), "American universities and technical advance inla comunidad está creciendo; su población también, y industry", en Policy Research, vol. 23, nro. 3, mayo, pp. 323-348.rejuveneciéndose. La convergencia entre problemas planteados a • Sábato, Jorge y Mackenzie, Michael (1982), La producción de tecnología. Autó-la región por toda una serie de transformaciones y las noma o transnacional, México, Ed. Nueva Imagen.investigaciones en el área es creciente. Parecería abrirse así una • Salomon, J-J (1994), "Modern Science and Technology", en J-J Salomon, F.oportunidad extraordinaria de trabajo, en que la asociación entre lo Sagasti y C. Sachs-Jeantet (eds.),The uncertain quest: Science, technology and"básico" y lo "aplicado" en el campo CTS dé lugar a estudios y development, Hong Kong, United Nations University Press, pp. 29-64.propuestas que ayuden al continente y a su gente a encontrar cami- • Sanjaya Lall (1994),"Technological capabilities", en J-J Salomon, F. Sagasti y C. Sachs-Jeantet (eds.), op. cit., pp. 264-301. • Schwartzman, Simón (1979), Formacáo da Comunidade Científica no Brasil, FINEP- 104 105
  11. 11. Companhia Editora Nacional.• Sutz, Judith (1994), Universidad-Sectores Productivos, Buenos Aires, LEAL.• Tent, H. (1991), "University-business-government interactions: the view from Eu-rope", en Mc Brierty y ONeill, E. (eds.), University business-government Relations,Dublin, Special Issue of the International Journal of Research Management.• Von Hippel, E. (1988), The Sources of Innovation, Oxford, Oxford UniversityPress.106
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×