NAPALPI: El lugar de los muertos                                                                                          ...
2                                                                           NAPALPI: El lugar de los muertos              ...
3                                                                    NAPALPI: El lugar de los muertosSantiago del Estero. ...
4                                                                      NAPALPI: El lugar de los muertos        La Reducció...
5                                                                       NAPALPI: El lugar de los muertos        Como ya es...
6                                                                      NAPALPI: El lugar de los muertosun millón de aboríg...
7                                                                         NAPALPI: El lugar de los muertoszona norte de es...
8                                                                    NAPALPI: El lugar de los muertoscon vida, a los que s...
9                                                                        NAPALPI: El lugar de los muertoslas diferentes po...
10                                                                        NAPALPI: El lugar de los muertos        Visto co...
11                                                                    NAPALPI: El lugar de los muertosantropólogo ante el ...
12                                                                   NAPALPI: El lugar de los muertosentre los años 1822 y...
13                                                                               NAPALPI: El lugar de los muertos         ...
14                                                                  NAPALPI: El lugar de los muertospersonería jurídica de...
15                                                                   NAPALPI: El lugar de los muertosel informe del consul...
16                                                                  NAPALPI: El lugar de los muertos        JG: Mirá, no s...
17                                                                   NAPALPI: El lugar de los muertos-¿En qué confunde el ...
18                                                                   NAPALPI: El lugar de los muertos-Muchísimas gracias, ...
19                                                                   NAPALPI: El lugar de los muertos                  Alg...
20                                                                 NAPALPI: El lugar de los muertos        Iñigo Carrera, ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Napalpí el lugar de los muertos

847 views
780 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
847
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Napalpí el lugar de los muertos

  1. 1. NAPALPI: El lugar de los muertos Sebastian Ramirez1 El objetivo del siguiente artículo es interpelar a la memoria colectiva de sus lectores yhacerles reflexionar de alguna manera desde donde miramos nosotros a nuestra propia historiacomo nación, como Estado-Nacional. Anualmente, de un tiempo a esta parte, hemos venido siendoparticipes de un discurso de lo nacional, bastante emparentado con lo popular (como si estas doscategorías fueran simples componentes de un pasado común) en tanto que adjetivos definen, en susprincipios, al movimiento populista quizá más grande que haya experimentado la historia deAmérica latina como lo fue el Peronismo y el establecimiento de su estado benefactor. Lo que no queda claro, al menos para quien escribe, es justamente como se construye eseproceso nacional hoy, bajo qué circunstancias y criterios. ¿Quiénes son los sujetos nacionales de lahistoria y porque? ¿Cómo se construyó la nación, cuáles fueron sus objetivos? ¿Cuáles fueron losinstrumentos de un Estado que impuso la idea de nación por medio de la educación y del exterminiodel nativo? El genocidio de los pueblos originarios, no puede ser abordado desprendido del hecho delproceso de formación del Estado Nacional. Este, como garante de los derechos sociales de una élite,que lo conformó acorde a sus necesidades socio-históricas, necesitó siempre de la empresa de lamatanza del “diferente”, del “otro”, sinónimo este último muchas veces de inferioridad racial eintelectual, pero provisto sin embargo de algo sumamente preciado por las ambiciones queperseguían: su mano de obra, su fuerza de trabajo, ya que esta a su vez daba la plena seguridad deque la estructura social se mantendría inalterable. La expansión del sistema económico mundial necesitaba encarecidamente un elemento queatestigüe a su favor en el juicio final por la explotación del nativo de estas por parte del hispano, detradiciones occidental y de creencias cristianas. Ese elemento fue “la guerra”. Ya sea contra elindio, o contra el “extranjero”, contra otros Estados por la posesión de tierras para el usufructo desus recursos o por el macabro hecho de someter, humillar y esclavizar a sus habitantes. Podemosverlo en la estirpe de los Bandeirantes, cazadores de indios Guaraníes en el Guaira en el 1500, perotambién podemos verlo en los obrajes de Tucumán y Salta de mediados del siglo pasado, comotambién podemos verlo hoy en cualquier lugar en donde un trabajador asalariado sea victimas demiserables tratos y condiciones inhumanas de trabajo. Desde el indio hasta el gaucho, desde elgringo al negro, desde el campesino al obrero, desde el mensú al tarefero. Siempre y en cada uno de estos casos, de un lado tenemos a la excusa del “enemigo”, de lasublevación o de la subversión y del otro la negación al sufrimiento, de la resistencia a laexplotación hasta la muerte de hombres y mujeres libres, sometidos al maquiavélico “instinto deltengo y quiero más”, lógica estructural del sistema económico, para algunos capitalismo primitivo,para otros capitalismo puro; sea feudal colonial esto se traduce en una sola palabraEXPLOTACION. “¡Cómo olvidarlo! Se reían como diablos, y gritaban como lobos. Abrían la boca. Abrían la1 Estudiante del reían, y festejaban, cuando caían historia. FHyCS – UNaM. ancianos… boca. Se Profesorado y la Licenciatura en los niños, las mujeres, los ¡Cómo olvidarlo! ¡Cómo olvidarlo! Y después los policías a caballo que disparaban y los de a pie que degollaban con tanta furia que los uniformes reventaban. No parecían seres humanos. ¿O sí? ¡Cómo olvidarlo! ¡Cómo olvidarlo! ¡Cómo olvidarlo!”Melitona Enrique (Sobreviviente de la Masacre de Napalpí, al momento de dar este testimonio tenía 107 años y vivía en el mismo ligar que ocurrieron los hechos y en las mismas condiciones de hace 86 años)
  2. 2. 2 NAPALPI: El lugar de los muertos “Procedan con rigor para con los sublevados” La empresa de combatir al indio en sus propias tierras ha sido uno de los objetivosprincipales de la conquista. Bajo el calificativo de sublevados han sido brutalmente masacrados ysometidos a los vejámenes más impensados por la mente humana. En nuestro país, el terrorismo de Estado como lo afirma Héctor Trinchero (2009), no selimita solamente a la última dictadura militar, sino que desanda su ejemplo “civilizador y contra lasubversión” desde tiempos muchos más lejanos en nuestra historia. Desde la colonia hasta nuestrosdías las élites de hacendados, terratenientes y oligarcas han sometido a hombres, mujeres y niños,indios, gauchos, negros y mestizos a garantizar un desarrollo económico desigual, que en principioconstituye una jerarquización social entre quienes detentan los medios de producción y quienes solosu fuerza de trabajo, al mismo tiempo que determina el grado de influencia pueden tener estossectores en la economía mundial. En 1879 Julio Argentino Roca aseguraba: “sellaremos con sangre y fundiremos con elsable, de una vez y para siempre, esta nacionalidad argentina…”2 anticipando la segundaexpedición al “desierto patagónico”, lo que se conoce como la solución final de Roca durante supresidencia, entre los años 1879 y 1881, privilegio este último con el que la oligarquía terratenientede la época condecoró al general conquistador del Chaco y la Patagonia ¿Habrá pensado o pretendido lo mismo el Gobernador del Territorio Nacional de ChacoFernando Centeno cuando mandó a reprimir a cerca de 500 Tobas que resistían a seguir trabajandoen condiciones inhumadas en las cosechas del algodón? No lo sabemos, lo cierto es que el apartadoque se encuentra más arriba da cuenta de la orden de Centeno de asesinar a los habitantes de lareducción de Napalpí en la mañana del 19 de julio de 1924. La Nación Toba, al que pertenece el pueblo de los Quom, es lo que hoy se encuentraenmarcado en las provincias de Chaco, Formosa el este de Salta (el Chaco Salteño) y el norte de2 Felipe Pigna – “La conquista del desierto”. www.elhistoriador.com.ar
  3. 3. 3 NAPALPI: El lugar de los muertosSantiago del Estero. Los Tobas eran cazadores recolectores, pero había tenido una experiencia conla agricultura, lo que supone un muy buen manejo de su territorio. Estos pueblos siempre resistieronel ataque por parte del Estado Nacional que desde 1860 hasta 1917 ininterrumpidamente enviabacampañas militares a sus territorios para espigarse de las tierras junto también con sus habitantes. Esta apropiación de las tierras pertenecientes al pueblo Quom fue nada más ni nada menosque la continuidad de un plan sistemático de ocupación de territorios y de apropiación de la manode obra que en ellas se encontraban, tarea para lo cual encontraban una dificultad: resistencia de sushabitantes. Este hecho de soberanía sobre sus tierras, cosechas, familias y su naturaleza losconvertía en el enemigo interno, en el apátrida que se resistía a los designios casi divinos de laconformación de un Estado Nacional, que necesitaba afianzar sus ideas nacionales, pero por sobretodo necesitaba delimitar sus fronteras con los países limítrofes, que debido a la descomposiciónque sufrió desde la época del Virreinato se mantuvieron muy poco precisas. Del mismo modo las redes de comunicaciones como el telégrafo y los correos junto con elferrocarril, fueron los mejores aliados de la “conquista” ya que conectan a ciudades como Córdobacon el puerto de Rosario y a esta a su vez con Buenos Aires, que gozaba con el beneficio de ser elcentro comercial de un Estado oligárquico liberal que se consolidaba aún más con la institución delEjercito Nacional al que Mitre, institución que estuvo conformada al comienzo por milicianosvoluntarios sin experiencia, que tendrán su prueba de fuego en la Guerra de la Triple Alianza (1864- 1870), otro genocidio perpetrado, esta vez con el pueblo Paraguayo por parte de ambos EstadosNacionales y por los aliados, Brasil y Uruguay. La Pacificación de los Territorios Indígenas En 1907, el abogado y conservador autonomista José Figueroa Alcorta lleva adelante unplan de “pacificación de los territorios indígenas”, que tiene como fin implementar un nuevo“viejo” modo de utilizar la mano de obra indígena. Para ello desarrolló un modelo reduccional deasentamiento, basado en las ideas coloniales de “domesticación de los indios”. Por Ley nacional N° 1.532 de 1884, llamada de Organización de los Territorios Nacionales,el Gran Chaco quedó dividido en dos gobernaciones: la de Formosa y la del Chaco. Dentro del GranChaco se crearon dos reducciones: la de Napalpí (actual provincia del Chaco) y Bartolomé de lasCasas (actual provincia de Formosa). A los indios reducidos se le enseñaba las “bondades” de laaccidentalidad cristiana al tiempo que solo se los consideraba fuerza de trabajo y mano de obrabarata.
  4. 4. 4 NAPALPI: El lugar de los muertos La Reducción de Napalpí (palabra toba que significa lugar de los muertos) había sidofundada en 1911 en el Territorio Nacional del Chaco a 120 km de Resistencia, por el naturalista yprotector de indios Enrique Lynch Arribálzaga. Las primeras familias que se instalaron eran de lasetnias Pilagá, Abipón, Toba, Charrúa y Mocoví. Napalpí y Bartolomé de las Casas fueron unidadesproductivas bajo control estatal. Este recinto indígena con producción agraria tuvo el propósito deevitar que las etnias tobas, mocovies y vilela continuasen siendo víctimas del genocidio de lastropas de línea del Ejército, quienes las consideraban obstáculos para su objetivo de "civilización yprogreso", como lo plantea Marcelo Larraquy. La reducción cuenta con 500 indios que trabajan en ella [y agrega que] el último censo realizado en los territorios nacionales ha revelado los progresos y adelantos de los indígenas. [Con respecto a las tierras, expresa]…se ha decretado la reserva de superficies susceptibles de explotación agrícola (…) la que unida a las motivadas por necesidades de usos fiscales (…) reducciones indígenas (…) abarcan una superficiecie total de 1.935.435 hectáreas, 16 áreas y 76 centiáreas… ( Silva, 1998: 58). Roque Sáenz Peña, 1913. Presidente de la Nación. Si de condiciones de trabajo se trata, aquí presentaremos el peor panorama que puedaimaginarse. En los ingenios algodoneros la miseria de estos hombres era cosa de todos los días y denunca acabar. A los tobas y mocovíes que trabajaban en ellos se les pagaba con comida, además deincentivarlos a contraer altísimas deudas con sus patrones, por los que su trabajo solo servía parasaldarlas. Las relaciones de producción eran casi feudales, con la diferencia de que estos no recibíanninguna parte de la producción para poder comercializarla o intercambiarlas, y mucho menosrecibían la protección de su patrón lo que hacía del trabajo diario un engaño, ya que al no tenerdinero para saldar sus deudas, debía terminar trabajando para la reducción. Según describe Iñigo Carrera “en 1895, la superficie sembrada de algodón en el Chaco erade sólo 100 hectáreas. En 1923, Chaco se perfilaba como el primer productor nacional de algodóny sus cultivos ya alcanzaban las 50.000 hectáreas, en consonancia con la duplicación en pocosaños del precio de la tonelada” .Es así que ante el aumento de la producción algodonera para ladécada del 20 las reducciones fueron el foco de búsqueda de mano de obra. Al tiempo crecíatambién la producción del azúcar en Jujuy, Salta y Tucumán, por lo que los reducidos eran muchasveces contratados por patrones de las zonas azucareras en cuestión con promesa de una mejor paga,esto a su vez presentaba un nuevo problema para la producción del Gran Chaco, ya que la demandade mano de obra no era la suficiente para compartirla con los ingenios. Se puede hablar entonces deuna mano de obra poco estable, en tanto se le da también la posibilidad de “mejorar su condición devida”, por lo que muchos habrían optado por dedicarse a la producción de azúcar o simplementevolverse a sus hábitat escapando de la reducción.
  5. 5. 5 NAPALPI: El lugar de los muertos Como ya es sabido, las decisiones estatales están netamente ligadas a las necesidades de lossectores de poder, en este caso los productivos, que determinan en última instancia el modeloeconómico, es así como el gobernador del Territorio Nacional del Chaco Fernando Centeno, envirtud de reducir al mínimo los problemas de mano de obra que venía teniendo la producciónalgodonera, prohíbe los desplazamientos de los indígenas fuera del territorio, para que sigan en estazona para así estar obligados a trabajar como empleados en las reducciones que además lesdescontaban el quince por ciento de esa producción. La persecución no tardó en llegar, ya que muchos de los tobas y mocovíes desoyeron estadirectiva y se retiraban a la zafra jujeña, esto les costó la vida a mucho de ellos, ya que Centenohabía puesto a la policía para que impusiera el orden en el lugar. Las comunidades aborígenes comenzaron a organizarse para protestar contra lascondiciones de trabajo al que a diario estaban sometidos. El día 17 de mayo de 1924, el gobernadorCenteno se entrevista con los caciques, los que les demandan la reapertura de la escuela fundada en1911, títulos de propiedad para los colonos indígenas, la entrega de dos vacas, mil kilos de galletas(lo que muestra las condiciones deplorables en las que habrán vivido estas comunidades), la libertadpara vender sus productos y la supresión del quince por ciento. Hubieron algunas negociones por parte de la Comisión Honoraria de Reducciones yEduardo Elordi, secretario de Territorios del Ministerio del Interior, pero todas fueron ahogadas porel Estado Nacional en manos del radical Marcelo T. de Alvear3, un abogado “a la francesa” quepertenecía al ala derecha del radicalismo. La única manera de sostener el desarrollo de la Nación, taly como lo pensaron los conservadores oligárquicos de estos años era seguir en alza con el desarrolloeconómico de productos para la exportación, es decir seguir manteniendo las mismas relaciones deproducción basada en la explotación de los peones rurales y los aborígenes. Al fracaso de las negociaciones se le sumaron los factores que tenían que ver con unaespecie de “psicosis contra el indio” de la que se encargaron la policía como los medios de difusiónde la época alegando denuncias de cuatrerismo y ataques a establecimientos agrarios. Lascomunidades organizadas se llamaron a huelga y se negaron a trabajar. La protesta reunió cerca de3 El historiador marxista Milciades Peña lo va a describir de esta manera: “Con Alvear llega al Poder el aladerecha del radicalismo, cuya política no difería en nada sustancial de la yrigoyenista, pero que carecía desu tinte populachero y obrerista, respaldándose en los sectores burgueses del radicalismo.La oligarquía observó con alivio que Alvear no persistía "en algunas prácticas de grosera demagogiaseguidas por Yrigoyen" y que no admitía a su lado "a algunos de los elementos que habían acompañado alviejo caudillo. El elenco ministerial fue de otro nivel" Milcíades Peña: “Masas, caudillos y elites:” Ladependencia argentina de Yrigoyen a Perón.
  6. 6. 6 NAPALPI: El lugar de los muertosun millón de aborígenes y campesinos de diferentes reducciones, del Gran Chaco y Corrientes en lamisma situación. A las protestas se sumaron campesinos correntinos, que se habían refugiado en el montecomo debido las situaciones laborales que se encontraban estos últimos en la reserva El Aguará,al este de la Reserva [de Napalpí], cerca de lo que hoy es la ruta provincial Nº 10. La huelgaafectaba tanto la producción de la propia Reducción, en la que se cultivaba algodón que losadministradores negociaban en el mercado, como la de las chacras cercanas.4 La conciencia colectiva del “aborigen bandolero” fue cada vez más fuerte tal es así que seprodujo un abandono de tierras por parte de los pobladores de la zona, por miedo a la sublevacióndel “malón indígena”. El rumor de que los indios al mando del cacique toba Pedro MaidanaWinchester en mano, atacaran a los blancos dirigiéndose a la ciudad capital de Resistencia terminópor justificar la matanza que dejó como saldo 423 víctimas, entre indígenas y cosecheros deCorrientes, Santiago del Estero y Formosa. La Masacre de Napalpí "La coerción o el temor son, a mi juicio, pésimos recursos para el gobierno de los aborígenes. Se los podrá dominar momentáneamente, pero el odio hervirá en sus almas sin freno y, como todo pueblo oprimido, romperá sus cadenas en cuanto vea la primera coyuntura para hacerlo". Enrique Lynch Arribálzaga – Protector de los indios reducidos en Napalí (1911) Unos días antes de la matanza de Napalpí, el gobernador Centeno se expidió al Ministeriodel Interior, “solicitándole tenga a bien” el envió de topas del Ejército para reprimir el supuestolevantamiento indígena, que en realidad no era más que una huelga de trabajadores en reclamo de loque por derecho les correspondía. El alto magistrado respondió con una negativa al pedido delgobernador, alegando que se trataba de un hecho de envergadura local, por lo que estaba enjurisdicción de la policía del Territorio. Como se había señalado párrafos atrás, el Estado y los medios de comunicación fueronresponsables de la magnitud de los hechos, así el diario La Nación (fundado por Bartolomé Mitre el4 de enero de1870) publica en su matutino unas horas antes de que se produjera la matanza: "lasublevación" de los indios de la Reducción de Napalpí continuaba amenazando a la población de la4 Trinchero, Héctor Hugo –“Las Masacres del Olvido. Napalpí y Rincón Bomba en la Genealogía delgenocidio y el Racismo de Estado en la Argentina”. Revista RUNA XXX, (1), pp 45-60, 2009 FFyL - UBA -ISSN: 0325-1217
  7. 7. 7 NAPALPI: El lugar de los muertoszona norte de ese departamento [Villa Ana]. Han sido atacados varios vecinos, registrándosenumerosos asesinatos. El pueblo esta alarmadísimo”5 Durante la mañana de ese mismo día, luego de que el gobernador Centeno, de la orden de“proceder con rigor contra los sublevados” los cuerpos de policiales que venían desde Resistenciaen tren y otros de ciudades aledañas daban un total de 130 efectivos, a los que se le sumaron civilesarmados defensores de los intereses de los productores que partieron desde Quitilipi hasta Napalpí Un avión del aeroclub Chaco sobrevoló el territorio ayudando a reconocer la posición en laque se encontraban los indios, que asombrados por el ruido de este salen de sus toldos elevando susmiradas hacia el cielo. Afuera les esperaba hombres blancos armados con Winchester y Máuseresque arremeterían sin piedad contra sus vidas, sin respetar sexo ni edad. Durante 45 minutosdescargaron sus asesinas armas para masacrar a las comunidades que no tenían una solo arma, queestaban totalmente desprotegidas, que no opusieron ningún tipo de resistencia ante tamaño asombroque les causo ver como degollaban a sus hermanos, ancianos sabios de la cultura y se roban a susniños dándole muertes a sus madres. Un rato más tarde, solo el humo y cenizas de toldos quedabadel campamento, entre un mar de cuerpos mutilados. Una vez perpetrada la Azaña de combatir alenemigo, para asegurarse de que no quedara ninguno que pudiera contar lo sucedido, estas bestiasentraron entre los cuerpos y cual tiro de gracia, le daban de machetazos robándoles las vidas aquienes la más refinada cultura hispana llamo infieles. A los herido y mutilados, se los degollaba,quizás “para ahorras balas”, como lo hiciese el coronel prusiano Rauch, con los ranqueles de laPatagonia. Y si por si todo esto fuera poco a los caciques le extirparon los penes, los testículos y lasorejas para exhibirla en la comisaría de Quitilipi, por si alguien le quedaba alguna duda de que estonunca había sucedido. Estos hechos aparecen mucho mejor relatados y detalladas en la publicaciónextraordinaria del diario Heraldo del Norte de junio de 1925. Aquí se reproduce un fragmento dedicha obra, para que el lector pueda deleitarse con la más lóbrega obra de la humanidad:“Cuando la policía se vio segura avanzó en jauría hacia los toldos y aquello fue espantosa escenaque repugna narrar. Indio que se hallase con vida, sin respetar sexo ni edad, era ultimado,acribillándosele a balazos o a machetazos. Parece que los criminales se hubieran propuestoeliminar a todos los que se hallaron presente en la carnicería del 19 de julio, para que no puedanservir de testigos si viene la Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados.La caza del indio continuó por parte de la policía. Había que exterminar…a todos. Durante un mes–nos dice uno de los conocedores de la tragedia- se persiguió a los indígenas que pudieran escapar5 diario La Nación – edición del día sábado 19 – 6 -1924.
  8. 8. 8 NAPALPI: El lugar de los muertoscon vida, a los que se les mataba en donde se les encontraba y hasta para no dejar rastro, se lesquemaba” – Heraldo del Norte. Edición Extraordinaria. Año IX, N. 652, 27/06/1925. NapalpíIV.p.51. (38) Al cacique Maidana y a sus hijos les arrancaron los testículos y las orejas. Los cadáveresfueron amontonados y rociados con querosén y enterrados en fosas comunes. Muchas mujeresfueron tomadas prisioneras y sometidas. Los bienes indígenas de la Reducción fueron saqueados.Cuarenta niños que lograron sobrevivir fueron entregados a los estancieros como sirvientes para lastareas domesticas. Para el mismo informe el diario Heraldo del Norte, una sobreviviente relato losiguiente: “Muchos de los cadáveres fueron quemados junto con tolderías, otros quedaronexpuestos por días y fueron garrapiñados por los buitres, otros relatos hablan de losenterramientos. “…al otro día sale la policía a juntar persona para sepultar los muertos. Tenían 38personas que trabajaban en la toldería. Había dos pozos de agua y allí fueron sepultados 75 en unpozo y en el otro 70 más. Noventa días anduvo la comisión con ese trabajo de matar a los que encontraban en elmonte.” Esta huelga de trabajadores del algodón que comenzó, no por la negativa a trabajar, sino porreclamar mejores condiciones de vida para ellos y sus familias y una paga acorde a la actividad quedesarrollaban, terminó convirtiéndose en la matanza más espantosa que tenga la historia de lasculturas indígenas del siglo pasado. Napalpí: La Historia Oficial Desde sus comienzos la organización del Territorio Nacional del Chaco fue conflictiva entanto que la ocupación de sus territorios por parte del Ejército tuvo como principal obstáculo, segúnMari, “el difícil sometimiento de algunas de las numerosas parcialidades [indígenas], estoconstituyó sin duda el escollo mas importante en el avance de la colonización” (Mari, OscarErnesto. 1994). Ahora bien, antes de introducirnos en los antecedentes que dejó la sangrientajornada del 19 de julio de 1924, me gustaría mostrar como el aparato del Estado (nacional oprovincial) tuvo una actitud xenófoba y genocida para con las comunidades que habitaban el GranChaco. El mismo Oscar Mari, plantea “una visible incoherencia gubernamental” a la hora deaplicar políticas que sirvan para la pacificación y conquista del territorio esto se vería reflejado en
  9. 9. 9 NAPALPI: El lugar de los muertoslas diferentes posiciones de las autoridades nacionales y las provinciales que no coincidían en lasmiradas sobre la cuestión indígena: “Una falsa conmiseración hacia los indígenas acarrea serios perjuicios a los pobladorescivilizados, que en vista de la alta de garantías aun bajo las jurisdicción custodiada por el ejercitode línea abandonaran los campos del Chaco sino se emprende una campaña seria que los pongacubiertos a la depredaciones y peligros a los que están expuestos. Téngase presente que lossentimientos humanitarios deben aplicarse empezando por casa. Si el indio nos reduce debe dejarpaso al colono civilizado y no servir de estorbo al progreso. Y como está a la vista la muestra,creemos que la misión del ejército nacional en el Chaco debe ser principalmente garantizar lasvidas e intereses de los pobladores contra la rapiña de los salvajes…” Balado.M.B - “Noticias ycomentarios sobre os indios a través del periódico el colono”.6 Esa era la mirada local, es decir la que los medios del Gran Chaco, como el periódico “ElColono” veían la problemática sobre la cuestión indígena. Pero ahora vamos a ver la notablediferencia que existía con la perspectiva nacional, que entendía al indio no como un estorbo para elprogreso sino como potencialmente útil para convertirla en fuerza de trabajo: “El indio chaquense, salvo excepciones rarísimas, es merodeador, ratero, pero nocombatiente. Es tan poco temible para el ejercito que no sabe ni andar a caballo y sus correríasson infalibles a pie…No se adaptan, es verdad a la vida civilizada, y en cuanto pueden huyen a losbosques, libertándose así de la necesidad de trabaja; mas esto no prueba que por considerárselosincivilizados tengamos derecho a cazarlos como fieras… Es regla casi invariable la de que el indígena laborioso sea excesivamente explotado. Se lepaga un salario muy inferior al concedido a los hombres blancos, y ese mismo no se les entrega enefectivo sino en vales, solo descontables en determinadas casas de comercio, las cuales les vendensus artículos a precios inconcebibles, consumando así el despojo y como si esto fuera bastante, lesdan alcohol de la peor calidad para que se envenenen y armas para que luchen con sus hermanosde desgracias...” Cordeu y Siffredi – “De la algarroba al algodón – Movimientos Milenaristas delChaco Argentino.” Bs. As. Juarez editor.76 Balado, M.B - “Noticias y comentarios sobre os indios a través del periódico el colono” citado por...”Cordeu y Siffredi, op.cit. p.43 en Mari, Oscar Ernesto: Inseguridad y bandidaje en el Territorio Nacional delChaco. 1918 – 1940. Cuadernos de Geohistoria Regional Nº 30. Resistencia. 1994.7 Cordeu y Siffredi –op.cit. P.44 “De la algarroba al algodón – Movimientos Milenaristas del ChacoArgentino”. Bs. As. Juárez editor.” en Ídem.
  10. 10. 10 NAPALPI: El lugar de los muertos Visto como fue concebido desde el principio de “la conquista” el aborigen chaqueño, esmuy poco probable que ante una huelga de trabajadores, el Estado procediera de la forma correcta,es decir escuchando los reclamos por mejoras en sus condiciones laborales como también socialesde los tobas y mocovíes de Napalpí. La historia oficial, positiva, de la Masacre de Napalpí, negó la matanza. Esta versión va ajustifica su accionar recurriendo a describir una supuesta “sublevación indígena”. En el expedienteque judicial que relata la causa, la policía negó rotundamente la matanza, alegando a su favor quellegaron al lugar de la huelga con un pañuelo blanco en donde fueron recibidos por los indios conarmas de fuego y que obligados al combate mataron a tres caciques que encabezaban la rebelión y aun aborigen más. Los demás indios que vieron derrotados a sus jefes, escaparon al monte. Lo que llama poderosamente la atención es que ningún solo integrante de las filas de lapolicía del Territorio fue herido de bala ante tamaño enfrentamiento, ni tampoco ningún solo toba omocoví atestiguo en la causa. Cierto es que con la excusa de una sublevación indígena...“el 18 de julio, Centeno dio laorden de proceder con rigor para con los sublevados y en la mañana del 19 de julio de 1924 másde 130 policías y algunos civiles rodearon la reducción aborigen de Napalpí, y con la ayuda de unavión biplano, el „Chaco II‟, arrojaron sustancias químicas para incendiar la toldería y el monteque los albergaba. Cuando comenzaron a salir hombres, mujeres y niños, desarmados y con lasmanos en alto, fueron acribillados a balazos. Durante 45 minutos no dejaron descansar las armas,disparando más de 5.000 cartuchos de fusiles Winchester y Mauser” (Solans, 2007: 127).8 Pasado un año de la Masacre, el ministro del Interior, Vicente Gallo, reconocía los deseosdel radical Alvear, que con audacia visionaria aseguraba: "El Poder Ejecutivo considera que debeencararse definitivamente, como un testimonio de la cultura de la República, el problema del indio,no sólo por razones de humanidad y de un orden moral superior, sino también porque una vezincorporado a la civilización será un auxiliar valioso para la economía del norte del país".9 Un dato interesante que aportan los autores que abordan la temática, es que el antropólogoRoberto Lepandise10 (en ese momento director de museo de La Plata), del cual se estima que estuvopresente el día que ocurrieron los hechos, no vio nada de lo que relatan las crónicas. El mismo8 En Trinchero, Héctor Hugo –“Las Masacres del Olvido. Napalpí y Rincón Bomba en la Genealogía delgenocidio y el Racismo de Estado en la Argentina”. Revista RUNA XXX, (1), p 45-60, 2009 FFyL - UBA -ISSN: 0325-12179 Fuente: www.argentina.indymedia.org, 200410 N. A. los datos que aportan algunos investigadores que realizaron materiales de diferentes tipos sobre loshechos que se describen, aportan también que el antropólogo fue un hombre controvertido, política eideológicamente principalmente con lo que tenía que ver con sus investigaciones científicas sobre los pueblosoriginarios que estudió.
  11. 11. 11 NAPALPI: El lugar de los muertosantropólogo ante el Congreso de la Nación, no reconoció una oreja que había quedado comomuestra dentro de un frasco, como parte del cuerpo de un indígena, lo que ayudó a limpiar laimagen política del gobierno del radical Alvear. En el año 2008, más precisamente el 17 de enero en Machagai, el gobernador Kirchenerista(reelecto en las elecciones a mandatarios provinciales de 2011) del Chaco Jorge Capitanich, pidióperdón en nombre del Estado chaqueño por la masacre de Napalpí y declaró el 19 de julio Día delos Derechos de las Poblaciones Aborígenes, en el acto de homenaje a Melitona Enrique, una de laspocas sobrevivientes de la Masacre, que en aquel entonces tenía 23 años. "No basta con mirar haciaatrás. Hoy en nombre del Estado del Chaco pido perdón por los crímenes de lesa humanidad que el19 de julio de 1924 cometió el gobierno del entonces Territorio Nacional. Nuestro propósito vamucho más allá de esta formalidad omitida hasta ahora", dijo el gobernador. Meses más tardeMelitona Enrique, dejaba de existir a los 107 años de vida, sumida en la misma indigencia quetodos sus hermanos tobas y mocovíes, igual o peor que hace 87 años. Algunas Consideraciones Finales “Hasta que los leones no tengan sus propios historiadores, las historias de cacerías seguirán glorificando al cazador.” Proverbio africano Como dijimos al comienzo no se debería abordar la problemática del exterminio indígenapor parte del blanco, sin tener en cuenta la participación activa del Estado Nacional y las relacionescon el desarrollo económico mundial. La política de exterminio al indio, se practicaba también conel inmigrante o el “otro” o con quienes no estuvieran dispuestos a resignar sus principios culturales,sociales y políticos a un sentimiento de nacionalidad que haría a la creación de un sujeto nacional. Napalpí debe entenderse en el marco de los crímenes de los obreros e la Patagonia, loshacheros de la Forestal y los hechos de la semana trágica, hechos que combatieron cruelmente a lasideas anarquistas y socialistas de organización de la clase obrera en función de sus derechos. Debeentenderse como una manifestación más de un Estado xenófobo y autoritario que resguardaba losintereses de las oligarquías nacionales, que dependían a su vez de una burguesía extranjera que serepartía los territorios para poder controlar los procesos productivos de las diferentes regiones. Con la “conquista del desierto” estas oligarquías comenzaron su proceso de acumulacióncentralizada del capital, lo que se conoce como la etapa monopolista en donde los Acevedo Tomas,los Anchorena Tomás, los Alvear, los Duarte, Linch, los Miguens y los Pereyra, viejos enfiteutas
  12. 12. 12 NAPALPI: El lugar de los muertosentre los años 1822 y 1830 acrecentaban su capital de manera apresurada, gracias a la expansión delas fronteras del Virreynato del rio de la plata y los nuevos terratenintes como los Martinez de Oz,Alzaga Unzué, los Menendez, entre otro cuantos comenzaban su camino de acaudaladoshacendados. Estos hechos como tanto otros ejercidos por parte del Estado Nacional o bajo su mirada, nohacen más que dejar al descubierto la matriz genocida con la que nacen los estados nacionales en lamodernidad. Dejan al descubierto el grado de violencia ejercida sobre las masas populares, sobre lacultura no occidental y no cristiana y sobre los aborígenes desde la conquista hasta nuestros días. El Estado argentino a organizado sistemáticamente el extermino del aborigen de manera talque hoy en las comunidades se encuentran despojadas de sus tierras, de su modo de vida, de suhábitat y sus costumbres ancestrales. Viven una cultura ajena a la propia de la cual son victimascada vez que plantean su pertenencia a la tierra. Todos los que han tenido una mirada crítica sobre la Masacre de Napalpí coinciden en que“los enfrentamientos” de estos con las fuerzas de seguridad son simples historias imaginadas porparte de quienes necesitaron borrar de la memoria hechos tan aberrantes. El historiador AlbertoLuis Noblía asegura que "las naciones aborígenes chaqueñas no practicaron el malón, usual enotros pueblos. Todo lo contrario, los inmigrantes llegados de Europa nunca fueron perseguidos porlos entonces dueños de las tierras. Al contrario, el colono supo encontrar en el indígena mano deobra barata". Este tipo de accionar solo sería la antesala de lo que hasta hoy acurre; fraguarenfrentamientos para justificar el uso y abuso de la brutalidad por parte de las fuerzas policiales yparapoliciales para conseguir los objetivos políticos y económicos fueron prácticas que marcaron ala historia argentina. Napalpí es y era un lugar donde habitaron diferentes pueblos originarios de nuestraregión. En mayo de 1883, los aborígenes liderados por el cacique Huaneraxai resistieron elavance de las fuerzas militares y fueron brutalmente masacrados en el monte de Napalpí, porlo que es menester aclarar al lector que las líneas que acaba de leer forman parte de unasegunda Masacre de Napalpí.
  13. 13. 13 NAPALPI: El lugar de los muertos Anexo DocumentalANEXO I La Constitución de la Nación Argentina reformulada en el año 1994, durante el gobierno deCarlos Saúl Menem, establece en el capítulo IV, articulo 75, inciso 17 Atribuciones del Congreso,que a este le corresponde: “Reconocer la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas argentinos. Garantizar el respeto a su identidad y el derecho a una educación bilingüe e intercultural;reconocer la personería jurídica de sus comunidades, y la posesión y propiedad comunitarias delas tierras que tradicionalmente ocupan; y regular la entrega de otras aptas para y suficientes parael desarrollo humano; ninguna de ellas será enajenable, transferible ni susceptibles de gravámeneso embargos. Asegurar su participación en la gestión referida a sus recursos naturales y a losdemás intereses que los afecten. Las provincias pueden ejercer concurrentemente estasatribuciones.”ANEXO II "El Gobierno se ha opuesto a que se sigan excavando las tumbas" Por La Señal de la Paloma (91.3 Mhz) 16/09/06 - lanageq.socoto@gmail.com (0341) 4325261 / 156522026 Virasoro 5606, Rosario, Santa Fe Julio Cesar García, uno de los abogados de las demandas contra el Estado por las masacres deNapalpí (1924, Chaco) y Rincón Bomba (1947, Formosa), denuncia racismo y groseras contradicciones porparte del Gobierno nacional en el tratamiento de las mismas. En ambas matanzas se estima que murieron unas1500 personas de los pueblos toba y pilagá, en lo que son considerados los dos mayores genocidios indígenasdel siglo XX. Lee la entrevista realizada en vivo durante la emisión del miércoles 13 de septiembre de LaSeñal de la Paloma (Aire Libre Radio Comunitaria).-¿En qué estado se encuentran estas causas? El Estado argentino ya ha respondido en ambasdemandas. JG: Sí, básicamente en la causa de Napalpí contestó la Procuración Nacional, y en la causade Rincón Bomba - que es en la que yo estoy actuando - contestó el Ministerio de Justicia yDerechos Humanos. Aún así, a pesar de que son distintos organismos del Estado, han mantenido elmismo perfil en la contestación de la demanda, que es negar la existencia de los hechos, atacar la
  14. 14. 14 NAPALPI: El lugar de los muertospersonería jurídica de las comunidades indígenas - le niegan el carácter de pueblo o de organizaciónde las comunidades indígenas -, piden que se acredite el carácter de heredero forzoso, cuando ellossaben básicamente que los indígenas han estado excluidos de todo el sistema normativo hasta aúnhoy, y también impedido del acceso al sistema de justicia. Sinceramente lo que nosotros creemos es que el Estado lo que está haciendo es, en loshechos, negar todo el discurso de derechos humanos que tiene para con la sociedad en general.-¿Qué pruebas hay de que efectivamente ocurrieron estos hechos? JG: Bueno, lo primero en el caso de Rincón Bomba, hay testigos de la masacre vivos, o seahay indígenas que eran niños, adolescentes o jóvenes, que al momento en que ocurrieron los hechosde Rincón Bomba, eran miembros de familia y vieron diezmadas sus grupos familiares. Mayorevidencia que esa es imposible. En segundo lugar, hay un informe realizado por expertos sobre el descubrimiento de por lomenos cinco tumbas comunes, y el Estado Nacional se ha opuesto a que se sigan cavando estastumbas, y también se ha opuesto a que se conserven las mismas, con una serie de herramientas quesi bien son jurídicamente idóneas, porque impiden que se siga la investigación, éticamente en uncaso de derechos humanos que esto lo realice el Estado es aberrante. Así que nosotros lo quecreemos es que hay un discurso del Gobierno nacional para con la cuestión de los derechoshumanos cuando no están en juego los pueblos indígenas; cuando están en juego los derechosindígenas en realidad las políticas son otras.-En una nota periodística se habla de una comprobación de los peritos de que los restosencontrados fueron muertos por armas de fuego. Después hay otro dato fáctico que son loscuerpos encontrados en distintos lugares, vos hablabas de 5 fosas, lo cual en otra nota serefiere como el "sendero de la muerte". Podés explicarnos qué es esto y cuántas personas seestima que murieron en este espacio. JG: Bueno, un primer dato de la realidad que nosotros tenemos es que el pueblo pilagá, quefue víctima de esta masacre, está en un proceso de extinción, tiene muy pocos miembros, esto loreconoce el propio Estado nacional al contestar la demanda. Eso es el primer dato. El segundo dato es que los hechos empezaron un día, pero después a los sobrevivientes y alos testigos o posibles testigos del hecho, los fueron aniquilando y los fueron tirando comomarionetas a fosas comunes cavadas por la propia Gendarmería. Y el informe que vos te referís, es
  15. 15. 15 NAPALPI: El lugar de los muertosel informe del consultor que en ese entonces era Enrique Prueger, y el informe del perito oficialdesignado por el juez federal Marcos Bruno Quinteros. O sea, la información que hay estáacreditada en la causa, no ha sido desvirtuada por el Estado nacional, pero a pesar de eso, el Estadonacional en la contestación habla de un enfrentamiento - que a nosotros nos hacía acordar a la épocade la dictadura cuando se hablaba de enfrentamientos con la “guerrilla”, siempre comillas, esoscomunicados que lanzaba la dictadura -, con un herido por parte de las fuerzas de Gendarmería y500 o 1000 muertos del lado de los indígenas.-En la respuesta a la demanda no sólo se habla de un enfrentamiento, justificando lamasacre, sino que además se dice de que en caso de que hubiese consecuencias jurídicas parael Estado, estas consecuencias estarían vencidas por el tiempo que transcurrió. JG: Si, es otra vergüenza. El Estado nacional acaba de firmar el año pasado, y lo aprobó elCongreso de la Nación, el convenio internacional de imprescriptibilidad de los delitos de lesahumanidad. Lo que alega la abogada defensora del Estado nacional es que ese tipo deimprescriptibilidad puede ser alegada solamente para los crímenes de lesa humanidad cometidos porla dictadura militar. Falso. Esto es absolutamente falso, porque la imprescriptibilidad del conveniointernacional no tiene plazo retroactivo, debe ser aplicado a todas las masacres o hechos cometidospor el Estado nacional que no tuvieron investigación. Y también, seamos sinceros, los indígenas no han podido acceder al sistema de justicia,porque el sistema de justicia les niega el acceso sistemáticamente al tratarse de una minoría; y dehecho alega sus propias torpezas el Estado en no instrumentar un ordenamiento jurídico contestecon la realidad que viven los pueblos indígenas, invoca esas propias torpezas en cabeza de losindígenas para impedirle nuevamente el acceso al sistema de justicia. Así que a nosotros nos parecesinceramente una burla a los intereses de los pueblos indígenas.- No estamos hablando solamente de un caso que se inscribe en lo legal, porque estos hechos ysu gravedad y su resonancia tienen que ver con lo que es la memoria histórica, no solamentede los pueblos indígenas sino además de toda nuestra sociedad. Es bastante sorprendente estadeclaración, de que aparentemente las violaciones a los derechos humanos las cometensolamente los Gobiernos dictatoriales y no otros sujetos, es bastante indefendible. ¿Porqué teparece que el Estado está respondiendo esto, que es de una torpeza enorme?
  16. 16. 16 NAPALPI: El lugar de los muertos JG: Mirá, no sólo que le da un tiempo determinado, sino que además dice que no la cometióel Estado sino que la cometieron sus funcionarios en exceso de sus facultares, cuando todossabemos que era una política genocida. Es lo mismo que nosotros sostengamos este principio encuanto a lo que hizo la dictadura militar; que no era responsable el Estado argentino o susrepresentantes, en ese entonces de facto. Había un plan para eliminar a un determinado grupo depersonas con determinadas caractísticas ideológicas. Si nosotros no asumimos eso, estaríamosexculpando actualmente con ese discurso a los genocidas de la última dictadura militar. Entonces esuna contradicción fruto de la desidia que existe para con los pueblos indígenas, no hay otraexplicación, yo hablo de desidia por no decir racismo, discriminación, continuidad histórica delgenocidio o del etnocidio.-Lo que viene a la cuenta es el caso reciente del intendente de Villa Río Bermejito, en elImpenetrable chaqueño, que también es denunciado por racismo. Por ahí no estamoshablando de la misma gravedad, porque no hay muertos en este caso en manos deGendarmería, pero las denuncias no cambian mucho. Mismo en Formosa, en la provincia quesucedió Rincón Bomba, el ataque policial a la comunidad Nam Qom sucedido hace 4 añosatrás también ha quedado sin ningún tipo de culpables. Hay una continuidad, ¿verdad? JG: Sí, sí, para nosotros eso es clarito, por eso creemos que estas no son causas - coincidocon vos - solamente judiciales, sino que tienen un fuerte contenido político y que tienen que ver conla relación histórica entre pueblos indígenas y Estado.-En un documento ustedes afirman que en la contestación del Estado a la demanda por laMasacre de Rincón Bomba se confunden los hechos con la Masacre de Napalpí. ¿Cómo esesto? JG: Sí, fruto de la haraganería del colega que corta y pega de la contestación de la demandadel colega de Chaco. Recordémosle a tu audiencia que la diferencia que existe entre una y otramasacre es que una tuvo una investigación de la propia Cámara de Diputados de la Nación de eseentonces, de 1924, y también hubo una causa judicial, que es reprochable en su resultado, en suinvestigación, pero existió. En el caso de Rincón Bomba no existió. Lo que nosotros comoabogados estamos seguros - y quienes acompañamos este proceso - es que hay testimonios vivos ypor esos testimonios vivos que nos impulsan y por la justicia del reclamo por sus muertos, nosotrossinceramente estamos convencidos de la legitimidad y justicia de la demanda.
  17. 17. 17 NAPALPI: El lugar de los muertos-¿En qué confunde el Estado ambas masacres? JG: El Estado confunde básicamente el pueblo toba con el pueblo pilagá, confunde lacantidad de años que sucedió en una y otra masacre, da datos erróneos, cuando habla de los pilagáhabla en realidad de los tobas y cuando habla de los tobas habla de los pilagá; no tenía nada quedecir en la contestación de Rincón Bomba sobre los tobas y lo dice; así que para nosotros fue que legiraron un archivo de la contestación de Napalpí y de ahí cortó y extrajo algunas conclusiones. Engeneral, la mayoría de las conclusiones y la estrategia legal se condice con la de Napalpí, es lamisma, el mismo perfil.-¿La causa por Napalpí qué avance ha tenido? En Rincón Bomba hay excavaciones, hanencontrado restos, hay en ese sentido un avance que deja algún tipo de esperanzas, más allá dela respuesta que del Estado. ¿En el caso de Napalpí se ha iniciado algún tipo de investigación? JG: Bueno, en Napalpí hay un impedimento no salvado por parte de juez federal [Carlos]Skidelsky, que dice que sí estuvieron varios años pueden estar más años esperando los cuerpos enese lugar. Eso está apelado ante la Cámara, eso es una medida cautelar que había pedido el doctorDíaz. Y en el día de mañana [jueves 14 de septiembre] se va a llevar a cabo una audienciatestimonial, como prueba anticipada, en Machagai, muy cerquita de donde vivían las comunidadesindígenas de Napalpí, por parte de una anciana, y va a actuar de traductor Orlando Sánchez, unmaestro que ha sido reconocido hace pocos días por el Gobierno nacional como un ejemplo delucha de los pueblos indígenas. Así que nosotros sinceramente estamos tratando de avanzar enambas causas, pero en el caso de Napalpí es muy a paso de tortuga.-Muy bien, Julio, te agradecemos por toda esta información, vamos a estar comunicados parapoder seguir dándole cobertura a este tema. En Rosario es importante habiendo la comunidadtoba numerosa que hay en esta ciudad, así que te agradecemos mucho. JG: No, yo les agradezco a ustedes, y otra novedad que existe es que nosotros habíamoshecho una presentación administrativa, a la Gendarmería pidiéndole que se abrieran los archivos yque pida perdón por la Masacre, y nos contestaron que sí...a la apertura de los archivos. Así quedentro de unos días vamos a estar viendo si existen, si están, si han sido conservados los archivos dela Masacre de Rincón Bomba que tenga la Gendarmería Nacional.
  18. 18. 18 NAPALPI: El lugar de los muertos-Muchísimas gracias, te agradecemos y vamos a continuar siguiendo esta información. JG: Muchas gracias a ustedes y a su audiencia. Un saludo.ANEXO II: Fragmento de un cartel en repudio del asesinato de Roberto LópezComunidad Quom La Primavera – PROVINCIA DE FORMOSA. En la FHyCS UNaM.El 23 de noviembre de 2010 Roberto López es acribillado a balazos por la policía provincial y lagendarmería nacional en medio de manifestación de la comunidad Quom La Primavera, por ladevolución de tierras ancestrales. El crimen aun sigue impune. ¿Quién era Roberto López? Roberto López fue un agricultor y mariscador honesto, de origen QUOM, que de undía para otro arrastraron con su casa, frutales y su quinta de mandioca, batatas y maíz. A Roberto,integrante de la CCC (Corriente Clasista y Combativa), no lo encontrarían borracho o vagando,como acostumbran acusar los escribas del gobierno a los originarios. Estos mismos alcahuetes, entiempo de elecciones los denominan “Hermanitos” “A Roberto lo mataron entre varios, uno le da un puntazo, otro lo fusilan por la espalda detres balazos. Otro de los compañeros originarios Sixto Gómez, se debate entre la vida y la muerte,tiene el cráneo destrozado. Una mujer anciana agoniza. Hay cuatro heridos más y variosdesaparecidos. Hasta hoy, no conocemos el paradero de Andrés Caballero ni de Andrés Yayclé”fragmento del comunicado de la CCC de Formosa denunciando la represión. Cuando aún humeaban las casas quemadas al final de la represión…cuando la familia deRoberto recibía el cuerpo vaciado de todos los órganos que imposibilitaron una autopsia, en estecontexto, GILDO INSFRÁN Y CRISTINA KIRCHNER, SE JUNTARON, SE REIAN EINAUGURABAN UNA LINEA DE ELECTRICIDAD, NI UNA PALABRA DEL ASESINATODE ROBERTO. A ochenta y siete años de la Masacre de Napalpí, aún nadie fue sancionado, elcrimen permanece impune y las escasas tierras que permanecen a los pueblos aborígenesles siguen siendo arrebatadas.
  19. 19. 19 NAPALPI: El lugar de los muertos Algunos apuntes para una cronología (incompleta) de Masacres en la República Argentina• SEMANA TRÁGICA: Buenos Aires, Enero de 1919.• FUSILAMIENTOS EN LA PATAGONIA: 1922, Santa Cruz.• MASACRE DE NAPALPÍ: 19 de Julio de 1924, Colonia Aborigen de Napalpí, Chaco.• MASACRE DE OBERÁ: 15 de Marzo de 1936, Frente al galpón de Compañía Cuarenta y Tres deTabaco, Centro de Oberá. MASACRE DE RINCÓN BOMBA: Lugar Las Lomitas (Provincia de Formosa, Argentina) Blanco(s)pilagás Fecha. Entre el 10 y 30 de octubre de 1947.• BOMBARDEO DEL 55: 16 de Junio de 1955. Plaza de Mayo y Casa Rosada,• MASACRE DE TRELEW: 22 de agosto 1972. Intento de fuga de militantes de organizacionesarmadas Cárcel de Rawson.• MASACRE DE CAPILLA DEL ROSARIO: 12 de Agosto de 1974, Catamarca.• MASACRE DE PASCO: 21 de Marzo de 1975 (AAA). Avenida Pasco, Lomas de Zamora, Provinciade Buenos Aires. Dinamitaron los cuerpos en José Mármol, almirante Brown.• MASACRE DE FÁTIMA: 19 y 20 de Agosto de 1976. Fátima – Provincia de Buenos Aires. Centro dedetención: Campo de la Superintendencia de Seguridad Federal de la PFA – Zona Liberada.• MASACRE DE LOS PADRES PALOTINOS: 4 de Julio 1976, Iglesia de San Patricio, Barrio deBelgrano, Capital Federal.• MASACRE DE PALOMITAS: 6 de Julio de 1976, Ruta Nº 34, Paraje de Palomitas, a 30 km de laCapital de Salta, Gral. Güemes.• APAGÓN EN LEDESMA: Entre el 20 y el 27 de Julio de 1976 en Ledesma, Jujuy. Usina LibertadorGeneral San Martín.• NOCHE DE LOS LÁPICES: 16 de Septiembre de 1976 y días posteriores. La Plata, Prov. De BuenosAires.• MASACRE DE LOS SURGENTES: 17 de Octubre 1976, Los Surgentes, Departamento de MarcosJuárez, Córdoba, a 293 km de la Capital y 140 km de Rosario.• MASACRE DE MARGARITA BELÉN: 12 y 13 de Diciembre 1976, cercano a Margarita Belén,Chaco.• NOCHE DE LAS CORBATAS: Entre el 6 y el 13 de Julio de 1977, Mar del Plata. BIBLIOGRAFIA: Por orden de aparición
  20. 20. 20 NAPALPI: El lugar de los muertos Iñigo Carrera, Nicolás. La colonización del Chaco. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, Serie Historia Testimonial. 1983 SILVA, Mercedes. 1998. Memorias del Gran Chaco. Resistencia: Edipen. Peña, Milcíades: “Masas, caudillos y elites:” La dependencia argentina de Yrigoyen a Perón. Trinchero, Héctor Hugo: –“Las Masacres del Olvido. Napalpí y Rincón Bomba en la Genealogía del genocidio y el Racismo de Estado en la Argentina”. Revista RUNA XXX, (1), pp 45-60, 2009 FFyL - UBA - ISSN: 0325-1217 Pigna, Felipe: “La conquista del desierto”. www.elhistoriador.com.ar Mari, Oscar Ernesto: Inseguridad y bandidaje en el Territorio Nacional del Chaco. 1918 – 1940. Cuadernos de Geo-historia Regional Nº 30. Resistencia. 1994. Iñigo Carrera, Nicolás - "La violencia como potencia económica: Chaco 1870- 1940". EN LA WEB: www.argentina.indymedia.org, 2004 En www.wikipedia.orgLa masacre de Napalpí, por Marcelo Larraquy.Una masacre que lleva 80 años de memoria prohibida.La masacre indígena de Napalpí.Una sobreviviente de la masacre cuenta su historia.Masacre de Napali: una historia de sangre, por Norma Edith Giménez.Masacre indígena de Napalpí: 80 años de impunidad.Napalpí: "Paraje de la Matanza...".Las masacres indígenas en la agenda nacional.La Nación rechazó demanda por la masacre de Napalpí.Entrevista (audio) a Julio César García, abogado que inició la demanda al Estado.

×