Guía de sospechosos a la identidad de Jack el Destripador Destripador

2,945 views

Published on

Material creado por el autor (extraído de libros de su autoría y de los cuales tiene propiedad intelectual) y puesto a disposición de los usuarios de internet para su libre uso. La reproducción total o parcial de este escrito está expresamente autorizada por el autor Gabriel Pombo para su inserción en el artículo de Wikipedia titulado "Sospechas de la identidad de Jack el Destripador"

Published in: Education
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,945
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
55
Actions
Shares
0
Downloads
31
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guía de sospechosos a la identidad de Jack el Destripador Destripador

  1. 1. JACK ELDESTRIPADOR LOSSOSPECHOSOS Gabriel Pombo
  2. 2. Introducción La circunstancia de que nunca fuese capturado elasesino en serie conocido como “Jack elDestripador” no supuso que durante el breveperíodo que duró su reinado de terror Scotland Yarddejase de aprehender a sujetos sobre quienesrecayeron sospechas de haber sido ese sanguinarioejecutor. Luego de clausurarse formalmente el respectivoexpediente policial –en el año 1892- continuaronemergiendo a la luz pública nombres de individuossignados con la misma suspicacia aunque, como essabido, jamás se llegó a responsabilizar penalmentea ninguno de ellos, y el caso se mantuvo sumido enel más profundo de los misterios. Respetando un orden cronológico en la apariciónde tales sospechosos a la identidad del Ripper, yomitiendo mencionar a seudos sospechosos que enverdad sólo constituyeron personajes de ficción (delos cuales empero hubo muchos), una lista bastantecompleta de personas nominadas como candidatosplausibles o, al menos, muy mediáticos, sería la queseguidamente se desarrolla:
  3. 3. John Pizer (1) Apodado por la prensa “Mandil de Cuero”. Se trataba de un judío pobreque trabajaba de zapatero y portaba habitualmenteun delantal o mandil de cuero cuando ejercía suoficio. El 10 de setiembre de 1888 resultó arrestadopor el Sargento Detective William Thick de laPolicía Metropolitana. Ulteriormente declaró en el juzgado presididopor el magistrado (“coroner”) Wynee Baxter durantela encuesta judicial instruida con motivo delasesinato de Annie Chapman. Fue exonerado de loscargos atribuidos y se decretó su libertad el 14 desetiembre de aquel año, tras acreditarse que mientrasvictimaban a Mary Ann Nichols (madrugada del 31de agosto de 1888) él se encontraba junto a un grupode curiosos contemplando el gran incendio desatadoen Ratcliffe Highway, a varios kilómetros dedistancia del escenario donde se cometiera aquelcrimen.
  4. 4. Joseph Isenschmid (2) Tildado por los periódicos como “Elcharcutero loco”.
  5. 5. El 13 de setiembre de 1888 la policía detuvo a unhombre que se dedicaba a la comercialización depiezas cárnicas. Un par de días antes de ese arrestodos médicos de Whitechapel lo habían denunciado acausa de sus hábitos extraños, y su propia esposadeclaró en su contra alegando que JosephIsenschmid era violento, que siempre portabaencima grandes y afilados cuchillos, aún en losmomentos en que la práctica de su oficio no se lorequería, y que había amenazado con matarla. Se supo que el indagado había sido sometido yauna prolongada internación en un hospicio debido apadecer severos trastornos psíquicos y, luego de unanueva revisión médica donde se constató su totaldesquicio, la justicia ordenó su encierro por causa deenajenación mental. Dado que se hallaba preso cuando acaecieron loshomicidios de Liz Stride y Kate Eddowes, el 30 desetiembre de 1888, fue descartado definitivamentecomo posible asesino de las prostitutas.
  6. 6. Francis Tumblety (3) Según investigaciones muy ulteriores, el másserio sospechoso para Scotland Yard, en épocacontemporánea a los crímenes, lo constituyó elcurandero y seudo médico de origen norteamericanoFrancis Tumblety.
  7. 7. En el año 1993 el ripperólogo Stewart Evansdescubrió una vieja carta redactada por el InspectorJohn Litlechild, dirigida al dramaturgo y periodistavictoriano George Sims. Esa misiva informaba queel sospechoso preferido estaba mencionado en undossier secreto de la Policía Metropolitana donde selo designaba como “Dr. T”. Sin dudas se hacía allí referencia al aludidoFrancis Tumblety, al cual se lo consideraba un sujetoafectado por una grave psicopatía sexual(eufemismo para referir a la homosexualidad en eseentonces) y cuyos sentimientos hacia las mujereseran en extremo amargos pues trasuntaban un odiopatológico. En aquella letra se relataba cómo ese individuocometió ofensas antinaturales en la vía pública,siendo arrestado in fraganti en la calle Malboroughel 7 de noviembre de 1888, aunque el reo logró salirde inmediato libre bajo fianza. El 16 de noviembre fue acusado formalmente ycompareció ante una corte británica. Cuatro díasdespués se celebró una audiencia tras la cual sepospuso el proceso hasta el 10 de diciembre. Pero antes de llegar esa fecha el encausadoaprovechó su libertad condicional huyendo deInglaterra rumbo a Francia, utilizando el falsonombre de Frank Townsend. Arribó a tierras galas el24 de noviembre, y desde allí viajó a Nueva York,Estados Unidos, a bordo del vapor Bretagne.
  8. 8. Scotland Yard envió para capturar al prófugo auno de sus más destacados pesquisantes, el InspectorWalter Andrews. Este detective iba secundado porotros dos inspectores y gozó del apoyo logístico dela policía americana. Sin embargo no pudo atrapar alescurridizo Tumblety. No pudieron echarle el guante al fugado, y ésteconcluyó sus días falleciendo, según se cree, en unahacienda de la localidad de Matagalpa, Nicaragua,en el año 1903. Se especuló que Scotland Yard no habría enviadoa sus agentes a otro continente a apresar a un vulgarofensor contra la moral que había faltado a supalabra. Realizar un despliegue espectacular sólopara castigar a un delincuente tan menor pareceimpensable. La explicación sería que en realidad la policíatrató desesperadamente de enmendar el error dehaber dejado escapar a aquél que (nuevas y secretaspruebas) sindicaban cómo el verdugo de lasprostitutas de Whitechapel. Al menos así lo sostiene la hipótesis que le asignaa este hombre la identidad del anónimo Jack theRipper.
  9. 9. Thomas Cutbush (4) Thomas Cutbush Haynes nació en 1866 enKennington, localidad relativamente cercana aWhitechapel. Provenía de una respetable familia declase media. Su infancia fue complicada, puesto quesu padre era alcohólico y abandonó el hogar siendosu hijo adolescente. Thomas quedó al cuidado de sumadre y de su tía materna, mujeres muy religiosas. Mostró graves problemas de conducta ya en suprimer trabajo, del cual a los pocos días loexpulsaron. En su segundo empleo le fue aún peor,pues tras un arranque de furia empujó por lasescaleras a su anciano patrono. Se presume que contrajo sífilis en el año 1888. Tres años más tarde resultó aprehendido luego decomprobarse que, como mínimo, fue responsable deagredir a las jóvenes Florence Grace Johnson eIsabella Frazer Anderson en plena vía pública, aquienes tajeó las nalgas con un cuchillo. A partir del mes de febrero de 1894 el influyenteperiódico británico The Sun lo acusó públicamente, através de una serie de artículos, de ser el culpable delos desmanes consumados por Jack el Destripador. No obstante, no se le instruyeron cargos a raíz detales crímenes, aunque quedó confinado por “orden
  10. 10. de su Majestad” (según la expresión que se usabapor entonces en estos casos) por tiempoindeterminado en el hospital psiquiátrico deBroadmoor, al considerárselo peligroso,mentalmente insano e irrecuperable. Un dato curioso y de interés en esta historiaradica en que en el mismo año de 1894, y a modo derespuesta ante las denuncias contra Cutbushpropaladas por The Sum, el Inspector de ScotlandYard Sir Melville Leslie Macnaghten redactó unmemorándum policial, de circulación interna, dondemanifestó su convencimiento de que Thomas no erael múltiple homicida de Whitechapel, sino un simpleenajenado más o menos inofensivo. En lugar de Cutbush, el Inspector Macnaghtenconsignó en sus notas los nombres de tres personasque estimaba como posibles culpables, aunque losmismos jamás fueron formalmente acusados. Los sospechosos más firmes, de acuerdo con laopinión de este jerarca de la policía, eran MontagueJohn Druitt, Michael Ostrog y Aaron Kosminsky.
  11. 11. Montague John Druitt (5). Montage John Druitt nació el 15 de agosto de1851 en Wimborne, Dorset. Fue un graduado deWinchita College, abogado, profesor y deportistaque integró equipos de criquet. Falleció a los treinta y siete años de edad,escasos días después de acaecido el último y másterrible de los asesinatos del mutilador victoriano (elde Mary Jane Kelly, nueve de noviembre de 1888). Su cadáver en estado de descomposición fueretirado de las aguas del río Támesis el último día deese año. Aunque en ensayos posteriores sobre los
  12. 12. crímenes victorianos se planteó que pudo haber sidovíctima de homicidio, la opinión más compartida esque su muerte se debió a suicidio. La candidatura de Druitt a la identidad delDestripador experimentó su apogeo desde la décadade los años sesenta de la centuria pasada a raíz de lapublicación de “Otoño de Terror” del escritorestadounidense Tom Cullen, y de la sencillamenterotulada: “Jack the Ripper” del ensayista británicoDan Farson. Estos especialistas exhumaron las antiguas notasdel memorándum Macnaghten en donde semencionaba a este suicida como un sospechoso deprimera categoría. En dicho reporte, aquel alto mando policialexpresó que Druitt era de familia bastanteacomodada y que su cuerpo sin vida fue rescatadodel Támesis el 31 de diciembre de 1888 –datosciertos-, pero falló al sostener que se trataba de unmédico de cuarenta y un años –lo que, como vimos,no era así-. También destacó que los parientes delfallecido creían que él era el asesino. Sin embargo, no existen pruebas que avalen estaúltima aseveración la cual, aunque fuese verídica,tampoco implica necesariamente que Montaguehubiese en verdad sido Jack el Destripador. Es más: actualmente la proposición de estehombre al cargo de ejecutor del East End londinensese ha diluido considerablemente frente a la totalausencia de evidencias objetivas para incriminarlo.
  13. 13. Severin Klosowski (George Chapman) (6) El joven barbero polaco, residente a susveintitrés años en el este de Londres en 1888,prefería que lo conocieran por un nombre másbritánico. Debido a tal vanidad adoptó el de GeorgeChapman, tomando ese apellido típicamente inglésde una de sus ocasionales concubinas. Casualmente,el mismo apellido de la segunda de las víctimascanónicas. En el tiempo de los homicidios victorianos no selo asoció con ellos. Años después, el polacoalcanzaría la fama que tanto ansiaba. Más se trató deuna fama aciaga, porque le fue dada como asesino.Más concretamente por su condición de uxorixida,pues se descubrió que mediante dosis de arsénico
  14. 14. había mandado a la tumba sucesivamente a tresesposas. En 1903 se impartió orden de capturarlo, y lecupo el mérito de concretar el arresto al SargentoDetective de la Policía Metropolitana GeorgeGodley, quien en el pasado fuera uno de los mástenaces perseguidores de Jack el Destripador. El antiguo jefe de Godley, el Inspector DetectiveFrederick Abberline, felicitó públicamente a su exsubordinado. “Haz atrapado a Jack el Destripador”, parece que le dijo. Y resulta que Klosovsky-Chapman constituyópara el famoso detective Abberline el primordialsospechoso de haber sido el degollador de losbarrios bajos londinenses. Empero, al presente la mayoría de los expertosdescartan a este hombre como candidato plausible. Aunque es cierto que residió en una zonacercana a dónde se consumaron los asesinatos, suinstinto homicida recién se habría despertado añosmás tarde y, sobre todo, el modus operandi de unenvenenador muy remota relación guarda con lassangrientas carnicerías perpetradas por Jack theRipper.
  15. 15. Príncipe Albert Víctor (7) La nominación del príncipe Albert Edward Víctoral cargo de Jack el Destripador fue postuladabásicamente por un anciano médico llamadoThomas Stowell, mediante un artículo difundido ennoviembre de 1970 en la revista Criminologist. El futuro Duque de Clarence y Avondale nacióen 1864, siendo primogénito del Príncipe de Gales,también llamado Albert. De adolescente viajó enbarco recorriendo el mundo en compañía de suhermano George, y se sugirió que durante aquelperiplo fue seducido y contrajo la sífilis queacarrearía su deceso en el año 1892 a la tempranaedad de veintiocho años.
  16. 16. Conforme sostuvo Thomas Stowell, a mediadosde los años ochenta del siglo diecinueve, trasretornar de otra de sus travesías marítimas, losempujes de su enfermedad lo conducirían a ladefinitiva pérdida de la razón, convirtiéndose, apartir de entonces, en el demencial matador derameras del East End londinense. Se alegó que el joven aristócrata desarrolló unaobsesión por la sangre durante sus cacerías enEscocia, y que allí adquirió los rudimentos clínicosque el Destripador demostró poseer a la hora demutilar a sus víctimas. De acuerdo con esta versión, el aspirante amonarca pasaría de despellejar venados a despedazarmeretrices, y de sus sórdidas andanzas recién seenteraría la Casa Real británica luego del doblecrimen del 30 de setiembre de 1888. Tras el bestial asesinato de Catherine Eddowes laPolicía Secreta lo detendría poniéndolo bajocustodia. No obstante, el preso logró escapar a lavigilancia, y en la madrugada del nueve denoviembre de ese año cometería el más horripilantede sus crímenes contra Mary Jane Kelly. Lo volverían a atrapar y sería confinado, bajoestrictas medidas de seguridad, en un hospitalpsiquiátrico de la localidad de Ascote. El cuidado sanitario del príncipe le fueencomendado al médico imperial Sir William Gull.
  17. 17. Tan exitoso fue el tratamiento que se produjo unrepunte sanitario, el cual permitió al pacienteemprender un nuevo viaje en crucero y tomar parteen acontecimientos públicos durante el año 1890. Por desgracia, la afección cerebral que sufría,agudizada por el avance de su enfermedad venérea,precipitó el trágico desenlace. En 1892 el malogrado joven falleció, y unavirulenta epidemia de gripe que azotó Gran Bretañaaquel año le permitiría a la Corona pretextar que elheredero al trono había muerto a consecuencia de lamisma, extremo que brindó la coartada perfecta paraevitar el consiguiente bochorno. La antedicha constituye, muy resumidamente, lateoría (actualmente desechada en forma casiunánime) que identifica al Príncipe Albert Víctorcon Jack el Destripador
  18. 18. Doctor William Gull (8) La postulación de que el Dr. William WitheyGull fuera el asesino de Whitechapel estáestrechamente ligada a la denominada: “Teoría de laconspiración monárquico masónica”. Stephen Knigth en su libro de 1976 “Jack theRipper. The final solution” adujo que los crímenes
  19. 19. cometidos en el este de Londres fueron obra de uncolectivo de matadores, en el cual el papel deprincipal ejecutor se asignó al Dr. Gull. Su cochero, John Charles Netley, lo conduciría ensu carruaje privado secundándolo en las tropelías, yun tercer participante (en apariencia el pintor WalterRichard Sickert) también lo ayudaría. Pero, claro está, el auxilio mayor para que elejecutor saliera impune lo suministrarían altasautoridades del gobierno monárquico y de la ordenmasónica, a la cual el doctor pertenecía. El móvil de los homicidios, y la excesivacrueldad de los mismos, radicaría en el desordencerebral que afectaba al facultativo, quien soportó en1887 un ataque cardíaco que le produjo afasia,trastorno generador de estados de alucinación. El galeno habría sido contactado por jerarcas delgobierno británico para poner fin al peligro dechantaje contra la Corona que pretendían llevaradelante las meretrices Polly Nichols, AnnieChapman, Liz Stride y Mary Kelly (a CatherineEddowes la ultimarían por error). Las luego difuntas estarían, de acuerdo con estaproposición, en conocimiento del matrimonio semiclandestino del Príncipe Albert Víctor con la plebeyay católica Annie Crook, que engendró una hija delfuturo monarca. Debía evitarse a cualquier precioque tan bochornoso escándalo trascendiera. Pero al parecer el médico, impelido por eldesorden psíquico que lo agobiaba, mal interpretó o
  20. 20. exageró el cometido que en la conjura le habíanadjudicado. Vale decir, no le habrían pedido que asesinase alas mujeres, sino más bien que las asustara o queejercitase sobre ellas operaciones de lobotomía,como la que, según se pretendió, practicó a AnnieCrook (recordemos esas patéticas escenas en el filmeFrom Hell del año 2001). Sin embargo, lamentablemente, el desquicio quepadecía transformó al respetable galeno en elmonstruo que la posteridad conocería como Jack elDestripador. Tal representa, en síntesis, la (poco creíble)hipótesis donde se implica al Dr. William WhiteyGull en los crímenes del “otoño de terror”.
  21. 21. Robert Donston Stephenson (9) y (10) Robert Donston Stephenson, de cuarenta y ochoaños en 1888, entraba y salía con cada vez másasiduidad del Hospital de Londres sito enWhitechapel, en donde lo trataban por susafecciones psiquiátricas. No obstante, más que un enajenado, el individuoera un excéntrico, alcohólico y charlatán. Su poderde persuasión era muy grande y logró ganarse famade experto y practicante de magia negra.
  22. 22. Su bella y juvenil amante (Mabel Collins) y unaaristocrática socia (la baronesa Vittoria Cremers), lomantenían económicamente, lo mimaban y loconsideraban una persona excepcional. Por lo menos lo tuvieron como un serextraordinario hasta cuando comenzó a volversepatente que el hombre desvariaba, pues pretendía,alternativamente, saber quién era el Destripador, obien insinuaba que él mismo lo era. Donston llegó al extremo de denunciar a uno susmédicos tratantes acusándolo de ser el asesino. Sudenuncia fue desechada por la policía. A su vez, unsocio ocasional lo acusó a él de ser el Ripper. Estasegunda denuncia igualmente fue desestimada. El autor Ivor Edwards plantea que RobertDonston en verdad fue Jack the Ripper, y que sushomicidios se inspiraron en un ceremonial diabólicobasado en la configuración de los lugares en dondeaparecieron los cadáveres de las víctimas. La teoría de Ivor Edwards tiene su remoto origenen artículos periodísticos escritos por el célebreespiritista Alesteir Crowley, partidario de que elsatanismo estuvo detrás de aquellos asesinatos, y deque Donston configuraba el candidato más probable. Por cierto que tales hipótesis no soncontempladas seriamente por los especialistas en lahistoria de estos crímenes victorianos.
  23. 23. Walter Sickert (11) El pintor impresionista británico Walter RichardSickert fue un tardío nominado a la identidad deJack el Destripador. Al igual que ocurriera con elPríncipe Albert Víctor y con el Dr. William Gull, sunombre empezó a destacarse en este caso criminal apartir de la teoría de la conspiración monárquicomasónica. La diferencia con los otros dos personajeshistóricos antes mencionados reside en que, mientrasel aristócrata y el galeno nada hicieron para verseinvolucrados con la tétrica figura del Destripador
  24. 24. londinense, Walter Sickert, en cambio, vivióobsesionado con este homicida múltiple. De tal extraña obsesión hay sobradas pruebas. Por ejemplo, pintó lienzos dedicados al criminal,a saber: “Jack en tierra” y “El dormitorio de Jackel Destripador”. Otras obras pictóricas que hoy díase exponen en la Galería Tate también serían reflejode las matanzas victorianas. A su vez, una retahíla de cuadros suyos muyconocida se inspiró en el asesinato de una prostituta,acaecido en Camden Town el 12 de septiembre delaño 1907, y más de un perito en arte cree advertir enesas pinturas una recreación de las víctimas delotoño de terror de 1888. Se especula, asimismo, que algunas de lascartas remitidas a la prensa y a la policía en la épocade los homicidios conformaron facturación de esteartista, aunque las habría redactado en vena debroma, igual que lo hicieron tantos ingleses.
  25. 25. William Bury (12) William Henry Bury contaba con veintinueveaños de edad en 1888 y residía en la localidadinglesa de Bow, donde convivía con su jovencónyuge Ellen Elliot con la cual había contraídoenlace en el mes de abril de aquel año. El matrimonio vivió en el East End de Londreshasta enero de 1889 y luego se mudaron a la ciudadescocesa de Dundee.
  26. 26. El hombre se apersonó a la estación de policíalocal en la mañana del 10 de febrero de 1889pretendiendo que su esposa –la cual ejercía laprostitución- se había suicidado. Pero las pruebasforenses se mostraron muy decisivas en su contra ybastaron a fin de esclarecer la situación sin dejarsombra de duda. La realidad era que el individuo asesinó a sumujer valiéndose de una cuerda con la cual laestranguló. Tras desmayar a su víctima, Bury leasestó feroces puñaladas en la región abdominal ygenital causándole el deceso. Culminada su pérfidaagresión escondió el cuchillo ensangrentado dentrodel hueco de un árbol. Una notable curiosidad fincó en que sobre lapuerta de ingreso del edificio de apartamentos dondemoraba el victimario alguien había trazado con letrasde color rojo la advertencia: “Jack el Destripador seoculta detrás de esta puerta”. A su vez, en la pared adyacente a la escalera queconducía al sótano se leía, estampada con tiza, unasegunda frase acusatoria: “Jack el Destripador estáen este sótano”. Otros datos más objetivos incriminaban alsujeto, pues los médicos forenses creyeron percibirmarcadas analogías entre las heridas mortales de suesposa y las patéticas incisiones ventrales infligidasa las víctimas del Ripper. En todos los casos,además, las extintas fungían de meretrices, al igualque la desafortunada Ellen.
  27. 27. El tribunal de Dundee lo halló culpable dehomicidio especialmente agravado por el vínculomatrimonial, y lo condenó a purgar su culpaaplicándole la pena capital. El verdugo y criminólogo aficionado JamesBerry, que no fue quien lo finiquitó, se trasladódesde Inglaterra hasta aquella cárcel de Escocia a finde dialogar con el penado. Tras la entrevista quedóconvencido de que aquel hombre era igualmenteculpable de la masacre acontecida en año anterior enlos suburbios de Londres, y así lo afirmópúblicamente. En la mañana del 24 de abril de 1989 WilliamHenry Bury fue ejecutado. El día anterior admitiópor escrito haber matado a su cónyuge, pero negócualquier participación en los asesinatos de Jack elDestripador.
  28. 28. Frederick Deeming (13) Frederick Bailey Deeming es el nombre de unnotorio delincuente sexual y victimario serial quefue colgado en Inglaterra en el año1892. Tenía cuarenta y seis años en 1888 y cargaba yacon un frondoso historial delictivo, aunque suscrímenes más espantosos, aquellos que le valieron lapena de muerte, los perpetraría tres años más tarde. En 1891 finiquitó a su esposa y a sus cuatro hijosen Rainhill, Liverpool, y al año siguiente victimó asu segunda cónyuge en la ciudad de Melbourne,Australia.
  29. 29. Se lo vinculó al caso a partir de una nota editadaen la Pall Mall Gazette el 8 de abril de 1892 (estabapreso por sus acreditados crímenes desde el 11 demarzo de ese año) donde se aseguraba que en lasoficinas de Scotland Yard se habían recibidodecenas de cartas denunciando que FrederickDeeming era el implacable ultimador de meretricesde los barrios bajos de la capital británica. Aunque insistieron en haberlo visto merodeandopor los alrededores de los lugares donde seconsumaron las mutilaciones, lo cierto que es muydudoso que ese dato resultara veraz. Parece seguro, en cambio, conforme a diversas ycoincidentes fuentes, que en el año 1888 el itineranteDeeming (entre otras facetas fue marino mercante yse valía de diversos alias) estaba en Sudáfricatimando a ciudadanos sudafricanos. Hay constancia de que por esas fechascompareció repetidas veces ante la justicia de aquelpaís acusado por la comisión de fraudes y estafas.
  30. 30. Carl Feigenbaum (14) El marino mercante y florista ocasional alemánCarl Ferdinand Feigenbaum concluyó su existenciaelectrocutado en la cárcel de Sing Sing, EstadosUnidos, en el año 1896. La drástica condena se estimó justa, pues dosaños atrás había degollado a su casera, la señora
  31. 31. Juliana Hoffman (mediante un corte de izquierda aderecha en el cuello, al estilo de los del Destripador). No tuvo tiempo de abrirla en canal y extirparleórganos, si esa hubiera sido su intención, porque eladolescente hijo de su víctima lo descubrió y pidiósocorro a gritos. Al escenario del crimen llegó lapolicía, junto con vecinos y curiosos, y lo capturaronmientras pretendía huir. Su propio abogado, el doctor William Lawton,creyó que su patrocinado era, además del asesino dela señora Hoffman, Jack el Destripador; y así loafirmó a los periódicos, luego de que su defendidomuriera ejecutado. Pero no es seguro que Carl Feigenbaum hayaestado en Inglaterra en 1888, a pesar de su condiciónde marino, y pese también, al excelente trabajoinvestigativo del experto Trevor Marriott, quien enarchivos navales británicos revisó cientos de listadossobre arribos de buques en los que ese hombrepodría haber viajado como tripulante.
  32. 32. James Kelly (15) James Kelly nació el 20 de abril de 1860 enPreston, Lancashire, siendo hijo natural de SarahKelly quien dejó al infante al cuidado de su abuelaTherese. La madre se desentendió del niño pero almenos le legó una pequeña fortuna valuada en20.000 libras a ser administrada por una reservafiduciaria, de la cual el beneficiario podría disponeral cumplir los veinticinco años. Con dieciocho años, en 1878, comienza suactividad como tapicero empleándose al servicio desucesivos patronos.
  33. 33. A sus veinte años conoce a Sarah Brider dediecinueve años, moza recatada, de familia católicay muy trabajadora. Se pone de novio con la chica yes bien recibido por los padres de ella, pasando aresidir en el número 21 de la calle Lane en el hogarde sus futuros suegros. James pierde su empleo de tapicero a raíz de susrarezas y sus explosiones temperamentales. Díasdespués, el cuatro de junio de 1883, contrae enlacecon su novia en ceremonia religiosa celebrada en laparroquia de San Lucas. Kelly se había casado con la muchacha queaparentemente amaba pero estaba destinado a no serfeliz con ella. Reñía y desplegaba celos obsesivosrecriminando a su flamante esposa sus pretendidasinfidelidades. Entre otras acusaciones, el enrostrabahaberle trasmitido una enfermedad venérea. En este convulso entorno fue que el 21 de junio,a sólo diecisiete días de haberse casado y durante elcurso de una violenta pelea, el tapicero extrajo desus ropas una filosa navaja de muelle con la cualrasgó profundamente el cuello de su mujer. Se arrestó al atacante, quien no ofrecióresistencia, y la agredida cónyuge expiró el 24 dejunio de 1883. Al día siguiente el uxoricida fueimputado de homicidio especialmente agravado,luego de que el primer médico forense que loexaminase lo encontró perfectamente apto. A despecho de las apelaciones de sus abogados yde las peticiones de clemencia el fin en la horca
  34. 34. parecía inexorable. El 20 de agosto de ese año debíacumplirse la sentencia de muerte. Casi milagrosamente James Kelly salva su vida. El siete de agosto el doctor W. Orange,superintendente del asilo de Broadmoor, lo examinay decide que está completamente orate. Lasdeclaraciones de su antiguo jefe, Mr. Hiron,aportando pormenores sobre las actitudes anormalesde su ex empleado, contribuyen a que se le conmutela fatídica sentencia. El recluso pasará ahora a cumplir pena deconfinamiento por tiempo indefinido dentro del asilode Broadmoor. Durante cinco años James Kelly se mostró comoun interno modelo. Pero todo era una farsa parahacer bajar la guardia a sus captores. Con sumaastucia y paciencia, sirviéndose de un trozo de metalque modeló a tal fin, fabricó una llave con la cualabrió la puerta principal del asilo y se escapótranquilamente el 23 de enero de 1888. Pendía sobre el prófugo orden de aprehensiónpara restituirlo al hospital, y la policía fue a buscarlopensando que se refugiaba en la casa de sus suegros. El 10 de noviembre de 1888, o sea el díadespués de la horrible muerte de Mary Jane Kelly sepractica una redada en ese domicilio, pero el fugadono está allí y nadie conoce su paradero. Permaneció libre durante casi cuarenta añoshasta que en 1927 retornó imprevistamente porpropia voluntad al asilo de Broadmoor, rogando que
  35. 35. lo admitieran pues, conforme sus palabras recogidaspor un periódico: “estoy muy cansado y quieromorir junto a mis amigos”. Fue su última reclusión y sólo vivió dos añosmás. En 1929 expiró a causa de neumonía lobulardoble, atento consta en su certificado de defunción. En ese lapso final escribió unas memorias que elinvestigador policial Ed Norris afirmó, en unprograma de Discovery Channel, haber leído. En esas notas, aunque Kelly no confiesa habersido Jack el Destripador, trasunta un enfermizo odiohacia las prostitutas. Además, en su propio diariopersonal reconoce que estaba escondido en Londresentre los meses de agosto y noviembre de 1888, esdecir: desde el inicio hasta el término de la matanza.
  36. 36. Referencias(1) Wilson, Colin y Odell, Robin, Jack elDestripador. Recapitulación y veredictotraducción de Cristina Pagés, Editorial Planeta S.A,Barcelona, España, 1989, pags. 265 a 267. (isbn950-9216-4441-5)http://books.google.com.uy/books?id=lCVAAAAACAAJ&dq=recapitulaci%C3%B3n+y+veredicto&hl=es&sa=X&ei= ,&ved=0CDEQ6AEwAQ(2) Jack el Destripador, Recapitulación y veredicto,pags. 268, 269. (3) Evans, Stewart y Gainey, Paul, Jack the Ripper.First American Serial Killer, Editorial KodanshaAmérica Inc, Nueva York, Estados Unidos, 1998,pags. 219 a 235. (ibsn 978-1568362571)http://books.google.com.uy/books?id=iWKAWiI96sMC&dq=first+serial+killer+evans&hl=es&sa=X&ei=QU4LT_r6FNCUtwe4me3PBg&ved=0CDIQ6AEwAA(4) Pombo, Gabriel, El monstruo de Londres. Laleyenda de Jack el Destripador, Editorial Artemisa,Montevideo, Uruguay, 2008, pags. 164 a 169. (isbn978-9974-8051- 7-0) (5) Casebook Jack the Ripper . Sitio web, Internet.http://www.casebook.org/(6) Begg, Paul, Jack the Ripper, The definitivehistory, Editorial Pearson Education Limited,Londres, Inglaterra, 2005, pags. 348 a 352. (isbn978-0582506312)http://books.google.com.uy/books?id=q9PaAAAAMAAJ&q=begg+the+definitive+hist
  37. 37. ory&dq=begg+the+definitive+history&hl=es&sa=X&ei=8VALT4XhNc-JtwfW9JyRBA&ved=0CDAQ6AEwAA(7) Jack the Ripper. The definitive history, pags. 356a 365. (8) Knight, Stephen, Jack the Ripper. The finalsolution, editorial George Harrap, Londres,Inglaterra, 1976. (isbn 978-0897332095) (9) Edward, Ivor, Jack the Ripper, Black magicrituals, Editorial Penny Publishing, Londres,Inglaterra, 2003.(isbn 978- 1904034872) (10) Jack el Destripador, recapitulación yveredicto, pags. 251 a 262. (11) Cornwell, Patricia, Retrato de un asesino. Jackel Destripador. Caso Cerrado, traducción de MaríaEugenia Ciocchini, Ediciones B S.A, Barcelona,España, 2006 (isbn 84-666- 1624-1)http://www.google.com.uy/#pq=retrato+de+un+asesino+patricia+cornwell+&hl=es&ds=bo&cp=43&gs_id=e&xhr=t&q=retrato+de+un+asesino+patricia+cornwell&pf=p&sclient=psy-ab&tbm=bks&sou(12) Pombo, Gabriel, Jack el Destripador. Laleyenda continúa, Montevideo, Uruguay, 2010,pags. 146 a 153.http://books.google.com.uy/books?id=4qSeiT2OeFEC&printsec=frontcover&dq=jack+el+destripador&hl=es&sa=X&ei=qlQLT455hIK2B43a0Z8P&ved=0CFAQ6AEwBw#v=onepage&q=jack%20el%20destripad(13) Jack el Destripador, recapitulación y veredicto,pags. 275 a 284.(14) Marriott, Trevor, Jack the Ripper. The 21stcentury investigation del siglo 21, Editorial JohnBlake Publishig Lda, Londres, Inglaterra, 2007,pags. 284 a 354. (isbn 978-1844541034)(15) Jack el Destripador en América, DiscoveryChannel, Internet.
  38. 38. Fotografía del autor.

×