• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El niño y la Seguridad vial (J. Mateu Sancho)
 

El niño y la Seguridad vial (J. Mateu Sancho)

on

  • 1,473 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,473
Views on SlideShare
1,473
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution-NonCommercial-ShareAlike LicenseCC Attribution-NonCommercial-ShareAlike LicenseCC Attribution-NonCommercial-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El niño y la Seguridad vial (J. Mateu Sancho) El niño y la Seguridad vial (J. Mateu Sancho) Document Transcript

    • El niño y la seguridad vial J. Mateu Sancho Presidente del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría. Rev Pediatr Aten Primaria. 2007;9:113-31 Jorge Mateu Sancho, 3303jms@comb.es Resumen Es un hecho que muchos niños inevitablemente sufren en sus cinco primeros años de vi- da algún accidente, tanto en el hogar como fuera de él, si bien gran parte de ellos son de ca- rácter leve en cuanto a su pronóstico. En los países industrializados los accidentes en la infan- cia constituyen la primera causa de muerte y en lo que se refiere a España hay que significar que constituyen la cuarta causa de muerte en niños de 1 año de edad, la segunda en niños de 2 años y la primera en los niños a partir de los 4 años de edad, destacando por orden de fre- cuencia los accidentes de automóvil, los ahogamientos y las caídas. Una amplia revisión en lo que respecta a la prevención de uno de los más frecuentes e importantes accidentes infan- tiles (niño peatón, automóvil, bicicleta, etc.) es llevada a cabo. Palabras clave: Niños, Accidentes, Automóvil, Bicicleta, Motocicleta, Peatón, Prevención. Abstract It’s a stated fact that many children during their first five years of life suffer inevitably from some kind of accidents so much at home as outside, but most accidents are mild with regard to their prognosis. Accidents during childhood are the first cause of death in indus- trialised countries and with reference to Spain, it must be underlined that they are the fourth cause of death in children 1 year old, the second cause of death in children 2 years old and the first one in children 4 years old. By order of frequency: car accidents, drowning (by submersion) and falls. The prevention of the most frequent and important accidents (car, bicycle, motorcycle, etc.) is reviewed. Key words: Children, Accidents, Car, Bicycle, Motorcycle, Pedestrian, Prevention. El niño peatón bilidad y autonomía para circular con Aunque un niño de entre 8 y 10 años seguridad por la vía pública, la supervi- al que se le han enseñado las reglas de sión de los adultos es esencial hasta que circulación ya es capaz de desarrollar el niño desarrolle plenamente sus habi- por sí mismo su sentido de la responsa- lidades en lo que a precaución se refiere 113 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial ante aquellas zonas de mucho tráfico, ño que está mal hecho y que él no debe límites de velocidad elevados, con mu- hacerlo. chos vehículos estacionados en la calle Una de las principales formas de en- y con pocos dispositivos de control para señar a los niños a circular por la vía peatones. pública es caminar con ellos explicán- doles la forma correcta de hacerlo sin Consejos para los padres dejar de hacer hincapié en aquellas zo- La supervisión de los padres es esen- nas donde hay que prestar más aten- cial hasta que el niño desarrolle por sí ción. Es necesario enseñar a los niños solo sus habilidades ante el tráfico; nun- que al atravesar una calle hay que a ca debe dejarse a los niños menores de mirar a la izquierda, luego a la derecha 7 años ir solos por la vía pública ya que y después otra vez a la izquierda, para aún no son lo suficientemente maduros continuar mirando al atravesarla. Hay para percibir sus peligros. que explicarles al mismo tiempo que Es a partir de los 8-10 años, si se les aunque haya una señal de alto o una prepara para ello, cuando los niños ya luz roja, los conductores no siempre las son capaces de percibir tanto los riesgos obedecen y por precaución deben cir- presentes como la manera de evitarlos cular por la calle por el lado más aleja- y, por tanto, pueden adquirir cierta au- do de la calzada. tonomía vial. Es necesario, a la vez, enseñar a los Sin embargo, a pesar de ello, no hay niños a identificar los obstáculos (auto- que permitir nunca que los niños meno- móviles, etc.) que les impiden la visión res de 10 años crucen la calle sin ir y hacerles pensar que quizá detrás de acompañados de un adulto. ellos puede haber otros en movimien- Por otra parte, por el instinto de imi- to, que es importante que sean vistos tación que poseen los niños, es deber por los conductores y que siempre de- de los padres al circular por la vía públi- ben estar alerta a las señales de tráfico, ca dar un buen ejemplo respetando las conociendo de antemano su significa- normas de tráfico ya que éstos optan do. por imitar lo que han visto hacer. Si por cualquier circunstancia excepcional no Al andar por la calle se respeta alguna norma de circulación, Es imprescindible que el niño tenga hay que explicar inmediatamente al ni- muy clara la diferencia que existe entre 114 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial la acera y la calzada. Al caminar por la la que no haya paso de peatones ya que calle hay que ir siempre andando, nun- gran parte de los accidentes tiene lugar ca saltando, corriendo, empujando o en este tipo de vía. jugando. Es siempre conveniente cami- Una norma importante que hay que nar por la parte media de la acera (pues tener en cuenta en el momento de de esta manera se está protegido si sú- atravesar la calle es mirar a ambos la- bitamente sale un coche de un garaje o dos (izquierda, derecha y otra vez a la de un aparcamiento). Nunca hay que ir izquierda) las veces que se consideren andando cerca del bordillo ni salirse de necesarias para averiguar el sentido de la acera para querer adelantar a otro la circulación y después cruzar por el lu- peatón o desviarse de un obstáculo. Si gar más seguro eligiendo el sitio desde no hubiese acera, se debe caminar por donde puedan verse con total claridad el lado izquierdo de la calzada, es decir, la velocidad y la distancia de los coches de frente a los vehículos que se aproxi- que se aproximan. Otra norma impor- man. tante es que hay que esperar siempre Cuando circulen vehículos de urgen- en el bordillo de la acera, nunca en la cia (ambulancias, bomberos, etc.) hay calzada. que dejar la calzada libre y colocarse en Al atravesar una calle es importante las zonas peatonales. estar atento a las luces de los semáfo- Es importante recordar que un agen- ros (si los hay) esperando a que se te que ordena la circulación de perfil pongan en verde y los coches que es- tiene la misma indicación que la luz taban circulando estén completamente verde del semáforo y que las señales parados. de los agentes de circulación prevale- Si al cruzar la calle inesperadamente cen siempre sobre cualquier otra que apareciese algún vehículo, hay que pa- pudiera existir y son de obligado cum- rarse en el centro de la calzada y esperar plimiento. a que pase. Siempre debe atravesarse la calle con Al atravesar una calle decisión por el camino más corto, es de- (si no hay paso de peatones) cir, en línea recta perpendicular a la ace- Resulta esencial que los niños sepan ra, nunca haciendo zig-zag. cómo actuar si se encuentran en la ne- Si se aproxima un vehículo, a pesar de cesidad de atravesar solos una calle en que parezca estar lejos, lo recomenda- 115 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial ble es quedarse parado y esperar a que antes de atravesar cualquier paso de ce- haya pasado. bra. Si el semáforo está en rojo, indica Nunca hay que atravesar la calle co- que el paso está cerrado para los peato- rriendo o haciendo una acción incorrec- nes. Si está en amarillo, avisa de que va a ta pues podría desconcertarse al con- cambiar de color de forma inminente. ductor. Es necesario tener siempre en Cuando está en verde, indica que se cuenta que cruzar la calle entre los co- puede pasar. No se debe atravesar el pa- ches aparcados es una acción muy peli- so de peatones si la señal no está en ver- grosa. de. De todas formas, siempre hay que mirar a ambos lados antes de cruzar. Al atravesar la calle Resulta muy importante prestar aten- (por el paso de peatones) ción a las bicicletas y a las motocicletas, Una regla que el niño no debe olvidar ya que pueden surgir de manera repen- nunca es atravesar la calle por el paso tina sin avisar. Si hay que cruzar un ca- de peatones. mino o una carretera, se debe hacer por Al llegar al paso de cebra, y antes de el punto más seguro y con la mayor vi- cruzar la calle, hay que detenerse siem- sión posible. pre en la acera (nunca encima de la cal- zada) mirando a derecha e izquierda pa- Mientras se está atravesando ra averiguar la velocidad y la distancia Mientras se atraviesa el paso peato- de los vehículos que viajan por la calza- nes es preciso asegurarse de que el se- da de la vía que se va a cruzar. máforo continúa en verde y de que los Antes de entrar en el paso de peato- coches están completamente parados. nes es conveniente volver a mirar a am- Resulta necesario establecer contacto bos lados y repetir tal acción en la mitad visual con el coche que se aproxima pa- del recorrido. ra estar seguros de que hemos sido vis- En el momento de entrar en el paso tos. Nunca hay que atravesar la calle de cebra es también importante que el corriendo, ni tampoco pararse en la mi- niño se haga ver por los coches que se tad del paso de peatones. aproximan (estirando el brazo, por No se deben olvidar los coches que ejemplo). transitan por calles adyacentes porque No hay que olvidar que se deben res- existe el peligro de que cambien de di- petar las señales luminosas (semáforos) rección en un momento dado. 116 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial Al atravesar una carretera horaria. Por todo ello, hay que caminar Si hay que cruzar un camino o una ca- con más precaución. rretera, debe hacerse por el punto más seguro y con la mayor visibilidad posible. Trayecto casa-escuela-casa No hay que olvidar que al caminar por El trayecto casa-escuela-casa es el que una carretera siempre se debe circular ofrece mayor posibilidad de presentar por el lado izquierdo de la calzada, de tal situaciones de riesgo. Por todo ello es manera que puedan verse los coches que primordial que el niño siga ciertos con- vienen de frente. Si se va acompañado, sejos. hay que caminar en fila india. Es importante que los niños salgan de Conviene recordar que no está permi- su casa con la antelación necesaria. En tido atravesar una autopista. el caso de que el niño vaya con retraso, no hay que dejarle ir solo sino que hay Andar por la calle por la noche que acompañarlo siempre, pues con la Es peligroso caminar cuando es de preocupación puede estar menos aten- noche pues la visibilidad disminuye y es to a los peligros de la ruta tal y como mucho más difícil calcular las distancias debería ser. de los vehículos que circulan; la norma Es conveniente que el niño vaya a la más importante es ver y ser visto. En es- escuela por el camino más seguro aun- tos casos, lo mejor es que el niño lleve que sea el más largo y deba desviarse. un chaleco reflectante o elementos re- En su trayecto a la escuela son preferi- flectantes en su mochila o maleta y bles aquellos itinerarios que tengan más equiparse con una vestimenta clara para semáforos y pasos peatonales. Es im- así ser visto por los conductores. No se portante evitar que en su itinerario haya debe olvidar llevar una linterna. Hay salida de camiones. que tener la precaución de atravesar la Durante el trayecto de vuelta a casa el calle por el sitio que se encuentre más niño debe poner un especial interés en iluminado. todo lo que pasa a su alrededor, pues el Hay que tener en cuenta que, durante cansancio después de todo el día de cla- el crepúsculo, la visibilidad disminuye, lo se puede disminuir su atención. A la que dificulta el cálculo de las distancias, vez, el hecho de ir diariamente por la y que algunos conductores no encien- misma ruta hace que vaya distraído y lo den la luz de sus coches en esta franja haga más vulnerable a los peligros. 117 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial Los niños han de ser conscientes de opuesto a la circulación de los coches. A que la calle no es un jardín ni tampoco la vez, es importante vigilar que no pase un parque en el que se pueda saltar y ningún peatón al abrir la puerta para sa- correr, y de que si lo hacen, correrán lir del automóvil. ciertos peligros. Nunca hay que colocar objeto alguno en aquellos sitios que puedan estorbar El niño y el automóvil la visibilidad del conductor. Según la DGT, en nuestro país unos 200 niños menores de 12 años fallecen Durante el viaje cada año en las carreteras y casi 3.000 Es primordial hacer comprender al ni- niños menores de 15 años resultan heri- ño que, como pasajero, también le afec- dos graves en un accidente de coche. tan las reglas de seguridad. Otras estadísticas ponen de manifiesto Hay que evitar que juegue con las que el niño que viaja en automóvil pre- manecillas que abren y cierran las puer- senta un riesgo ante un accidente cinco tas del automóvil. veces superior al de un adulto y que un Nunca deben sacarse los brazos por la 30% de los pasajeros ubicados en los ventanilla pues puede producirse un asientos traseros son niños menores de grave accidente si en aquel momento 10 años. Además, sólo el 31% de los pasa un coche en sentido contrario. menores de 12 años va correctamente Nunca hay que tirar objetos por la ven- instalado en un dispositivo adaptado. tana del automóvil, ya que éstos po- Por otra parte, hay que tener en cuenta drían alcanzar tanto a peatones como a que el 50% de los accidentes graves en otros vehículos. niños podría haber sido evitado si éstos Bajo ningún concepto debe distraerse hubieran ido correctamente sujetos con al conductor, sino que se le debe prestar los dispositivos de seguridad adecuados. la ayuda necesaria (atendiendo al telé- fono, comprobando la ruta en el mapa, Consejos antes de emprender el viaje etcétera) para que no se desconcentre. Hay que asegurarse siempre de que los sistemas de retención infantil sean los Hacer uso de los dispositivos adecuados para la edad del niño que va a de seguridad viajar. Es preciso que los niños se suban Teniendo en cuenta que el 55-60% al automóvil por el lado de la calzada de los niños menores de 12 años no 118 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial utiliza ningún dispositivo de seguridad Asientos grupo 0 + y que los padres, aún utilizándolos, en (categoría añadida que amplía muchas ocasiones por negligencia no el peso hasta los 13 kg) los abrochan correctamente, se debe Recomendados desde el nacimiento insistir en que su uso es la única y la hasta los 18 meses aproximadamente más importante manera de llevar a ca- (sin embargo, en la práctica se utilizan bo una protección eficaz ante cual- hasta el año). quier incidencia que, desgraciadamen- Colocados en el asiento trasero o de- te, pudiera presentarse en un momento lantero (si no hay airbag) en sentido dado. contrario al de la marcha del vehículo. La actual normativa (05/septiem- En estos grupos los niños pueden viajar bre/2006) establece la obligatoriedad tumbados en un capazo que se instala en de llevar un dispositivo de retención in- el asiento posterior o trasero del vehículo fantil (DRI) en el vehículo hasta que los siempre en sentido transversal sujeto por niños alcancen los 1,35 m de altura (8-9 el cinturón de seguridad del vehículo o en años) y un dispositivo adaptado o el posición semisentada en una silla-cesta o cinturón de seguridad hasta los 1,50 m silla portabebé colocada en el asiento tra- de altura. sero (preferiblemente en el centro de éste Las “sillas de seguridad infantil” o “si- para minimizar las posibles lesiones en ca- llas de auto” se dividen en cinco grupos so de colisión lateral) o en el delantero (si adecuados a la normativa actual y a las no hay airbag o está desactivado) en sen- características morfológicas de los niños tido contrario al de la marcha (o sea, de a los que van destinadas. espaldas). Ahora bien, una vez terminado el via- Asientos grupo 0 je, tanto los capazos como las sillas por- (para niños de 0 a 10 kg de peso) tabebés pueden acoplarse al chasis de Recomendados desde el nacimiento una silla de paseo, pues llevan acoplado hasta los 9 meses aproximadamente un arnés de seguridad destinado para (en la práctica se suelen utilizar hasta el tal efecto. año). Colocados en los asientos traseros en Asientos grupo I sentido transversal. (para niños de 9 a 18 kg) Recomendados desde los 9 meses has- 119 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial ta los 4 años aproximadamente. Colo- años. Colocados siempre en el asiento cados en los asientos traseros en el sen- trasero o delantero y en el sentido de la tido de la marcha del vehículo o en el marcha del vehículo. asiento delantero en caso de no llevar airbag o estar desactivado. Asientos grupo III En este grupo, los niños pueden viajar en (para niños de 22 a 36 kg) una silla colocada preferiblemente en el Recomendados desde los 6 a los 12 centro de los asientos traseros del coche en años aproximadamente. Colocados en el el sentido de la marcha, siempre que el cin- asiento trasero o delantero y en el mismo turón de seguridad correspondiente dis- sentido de la marcha. ponga de tres puntos de anclaje. Tales si- En estos grupos, los niños pueden viajar llas a la vez también pueden colocarse a los en una silla elevadora, pieza única no lados de los asientos traseros. desmontable, instalada en el asiento tra- El niño, en estos casos, va sujeto a la si- sero o delantero del vehículo y en el mis- lla por sus arneses de cinco puntos con- mo sentido de la marcha. El niño, en este sistentes en dos correas que pasan por caso, va sujeto a la silla con el cinturón de encima de los hombros, otras dos que seguridad de tres puntos de anclaje del pasan por encima de las caderas y una vehículo o en un cojín elevador preferi- entre las piernas. La silla, por otra parte, blemente con respaldo anatómico y re- va sujeta al asiento mediante los cinturo- gulador o ajustador de altura colocado en nes de seguridad del vehículo. el asiento trasero o delantero y en el mis- Es importante recordar que ciertas si- mo sentido al de la marcha. llas de este grupo pueden ser colocadas En este caso, la misión del respaldo es también en el asiento delantero del co- sujetar el tronco y la cabeza y la del regu- che (en el sentido de la marcha) siempre lador o ajustador de altura es permitir que y cuando éste no lleve airbag o el airbag los niños puedan alcanzar la altura nece- esté completamente desactivado. saria para que, en caso de accidente, el Ciertos modelos llevan un sistema de su- cinturón de seguridad se acople a la claví- jeción (Isofix®) con sistema antirrotación. cula y no les lesione el cuello. Asientos grupo II Sillas combinadas (para niños de 15 a 25 kg) En el mercado existe una gran cantidad Recomendados desde los 3 a los 12 de sillas adaptadas tanto al grupo 0/0+ 120 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial como al grupo I. Tales sillas pueden ser Nunca hay que colocar una silla de se- utilizadas desde el nacimiento hasta que guridad delante del airbag frontal del el niño alcanza los 13 kg de peso y pue- pasajero. den colocarse tanto en el asiento trasero Si la silla de seguridad ha sufrido al- como en el delantero, pero siempre en gún golpe a una velocidad superior a 15 sentido contrario al de la marcha del ve- km/hora, debe sustituirse inmediata- hículo. mente. Otras sillas engloban los grupos I, II y Los cinturones de seguridad o arneses III y cojines elevadores que pueden utili- deben estar tensados y adaptados al má- zarse como grupo II y como III (sin res- ximo sobre el cuerpo del niño. paldo). Antes de comprar una “silla infantil de Qué es el airbag y para qué sirve seguridad” hay que asegurarse de que El airbag es un cojín de seguridad co- cumple los requisitos de calidad necesa- locado frente al asiento delantero del rios, es decir, que esté debidamente ho- pasajero cuya misión es dispararse en mologada. Así, toda silla debe llevar una caso de accidente para amortiguar el etiqueta de homologación de color na- golpe. Por esta razón, no es convenien- ranja (situada normalmente en su parte te colocar una silla en estos asientos ya posterior). A la vez, es conveniente leer que, en caso de colisión, sería proyecta- detenidamente el manual de instruccio- da en primer lugar contra el parabrisas y nes que se adjunta para ser instalada co- seguidamente hacia atrás por acción del rrectamente. Las sillas de seguridad de- mismo airbag. En caso de situar una silla ben escogerse siempre en función de la en el asiento delantero, previamente talla y el peso del niño. Existen sistemas hay que desactivar el airbag. de retención infantil expresamente dise- No hay que olvidar que determinados ñados en función del crecimiento del ni- vehículos poseen airbags laterales en los ño. La protección que ofrecen todos ellos asientos traseros, por lo que, en estos ca- suele ser frontal, trasera y, en algunos ca- sos, es conveniente colocar las sillas en el sos, lateral. centro para protegerlas en lo posible. Si se dispone de espacio suficiente en el coche, es recomendable instalar las si- Qué es el sistema de fijación Isofix® llas en la parte central de los asientos Debido a que el resultado final de las traseros. sillas de auto depende de su correcta 121 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial instalación, el sistema de fijación Isofix® – Es preferible aleccionarse, sobre nace para simplificar estas maniobras y todo, en lo que concierne a las si- evitar que tengan que utilizarse los típi- llas antes del nacimiento del bebé. cos cinturones de seguridad del coche – Por regla general, es preferible com- para su anclaje. De esta forma, el siste- prar cualquier silla en las tiendas es- ma Isofix® reduce el riesgo de un mon- pecializadas. taje incorrecto de la silla de auto garan- – Ayudar a escoger el modelo homo- tizando una mayor seguridad en caso logado, seleccionar aquella adapta- de colisión. da al peso y pedir una demostración Este sistema consiste en fijar la silla en todo lo relativo a su instalación. con unas pinzas metálicas de anclaje o – Las sillas de seguridad deben esco- sujeción situadas a cada lado de la parte gerse en función del peso y el ta- posterior de la base de la silla para ser maño del bebé o niño, nunca en acopladas al chasis del automóvil (ca- función de su edad. rrocería del vehículo) con la misión de – A medida que el niño crece es pre- sujetarla. ciso supervisar periódicamente que Criterios para elegir correctamente la silla continúe siendo la adecuada una silla al crecimiento del niño. Varios son los criterios que hemos de – A la hora de comprar una silla, pre- tener en cuenta al elegir una silla o dispo- viamente hay que asegurarse de sitivo de seguridad infantil: que pueda que lleve la etiqueta que indica que colocarse con facilidad, que sea cómoda cumple las normas europeas de ho- para el niño y que sea fácil de limpiar. mologación (etiqueta de color na- ranja). Recomendaciones y consejos – Bajo ningún concepto debe com- sobre las sillas de seguridad prarse una silla por Internet a pesar Sobre su compra: de los descuentos ofrecidos, ni – En el mercado existe una gran va- tampoco de segunda mano, ya riedad de sillas infantiles de dife- que puede tener algún defecto por rentes precios. No hay que mirar lo haber sufrido un accidente. Antes que puede costar una silla, sino de comprar la silla hay que asegu- que hay que pensar en la seguri- rarse de que está en perfecto esta- dad que pueda ofrecer. do. Nunca se debe aprovechar una 122 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial silla de segunda mano o del her- que la silla se ajuste correctamente mano. al coche. – Es conveniente antes de proceder a – Los cinturones de seguridad o arne- la compra definitiva de cualquier si- ses deben estar tensados y adapta- llita probarla antes y, sobre todo, dos al máximo sobre el cuerpo del devolverla si no se adapta al coche. niño. Nunca deben ir por encima Sobre su uso o instalación: del cuello, sino ajustarse lo más bajo – Toda silla debe instalarse correcta- posible sobre las caderas (todas las mente siguiendo las instrucciones holguras deben eliminarse). del fabricante, ya que los errores – Si la silla de seguridad ha sufrido en el montaje o la instalación pue- algún golpe a una velocidad supe- den aumentar el riesgo de lesiones rior a 15 km/hora, debe sustituirse para los niños en el supuesto de inmediatamente. una colisión. – Para que el niño pueda dormir con – Si se dispone de espacio suficiente, seguridad es preciso comprar una el sitio más seguro para colocar la silla con protectores laterales. silla es la parte central de los asien- Entrar y salir del automóvil tos traseros. Los niños no deben salir del automóvil – En caso de no poder colocarla en por el lado correspondiente a la calzada. este sitio, puede situarse en cual- Antes de abrir la puerta del coche es quiera de los dos extremos de tales preciso vigilar que no pase ningún pea- asientos. tón junto al vehículo. – Nunca colocar una sillita en el asiento delantero si el coche lleva airbag. En El niño en bicicleta caso de que la silla se coloque en tal Montar en bicicleta es una actividad asiento, no basta con cerrar la llave saludable además de resultar muy diver- correspondiente, sino que hay que tida para los niños. Por otra parte, es desactivarlo por completo. considerada como el inicio de una de las – No arrancar el coche hasta que el etapas en las que el niño ya se considera niño esté bien sujeto y colocado en independiente. Pero todo ello implica su interior. ciertas normas o reglas que deben cum- – Aunque se use el cinturón de segu- plirse. Como la bicicleta es el primer me- ridad, lo que realmente importa es dio de locomoción del niño, hay que en- 123 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial señarle y exigirle que respete una serie la talla del niño. Hay que tener en de reglas o responsabilidades ya que su cuenta que la bicicleta es la ade- infracción puede dar lugar a accidentes cuada a la talla del niño cuando, graves e incluso mortales. una vez sentado en el sillín, el niño toca con los pies en el suelo y la al- La importancia de circular tura del manillar no supera la de con seguridad sus hombros. No se debe comprar A pesar de que la mayoría de niños de 4 ningún modelo de bicicleta dema- a 5 años ya han adquirido las habilidades siado grande pensando que se le motoras para montar y mantener el equi- quedará pequeña cuando crezca, librio en una bicicleta, un niño no debe ya que con ella es más fácil perder circular en bicicleta por la calle hasta ha- el control y caerse. ber cumplido los 9 años. Normalmente, – Resulta conveniente que el mani- se considera que ya está capacitado para llar de la bicicleta esté protegido circular en lugares donde hay mucho trá- con empuñaduras de goma que fico cuando ha cumplido los 12 años. no entorpezcan el accionamiento Hay que vigilar el uso de la bicicleta en de las manetas del freno y su lon- aquellos niños hiperactivos o que estén gitud debe estar entre los 35 y los sometidos a tratamiento farmacológico 55 cm. por problemas neuropsíquicos, pues en – Los modelos para niños han de te- estos casos el riesgo de accidente parece ner dos sistemas de frenado inde- ser mucho mayor. pendientes (uno actuando sobre la Circular en bicicleta con seguridad rueda delantera y otro sobre la tra- comporta, sin embargo, una serie de re- sera) adecuados y en condiciones comendaciones y normas que es preciso óptimas. Para usar los frenos del considerar. manillar, las manos del niño deben Por lo que respecta a la bicicleta: ser lo suficientemente grandes. – En un principio hay que procurar – En el caso de que lleve ruedas au- que la bicicleta alcance los máxi- xiliares de apoyo, hay que ir ajus- mos niveles de seguridad para el tando su tamaño a medida que el usuario infantil. niño vaya controlando el manejo – Así pues, al comprar una bicicleta de la bicicleta. A la vez, la distancia es importante que sea adecuada a entre el extremo de una de las 124 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial ruedecillas y la rueda trasera debe tantes en los radios de las ruedas y ser igual o superior a 17,5 cm. en aquellas partes que sobresalgan – Se recomienda que el tamaño de cuando empieza a anochecer o ha- las ruedas para principiantes sea de ce mal tiempo. unos 30,5 cm. Los niños de entre 5 – Es importante que todas las bici- y 7 años necesitan ruedas de 40,6 cletas lleven un retrovisor. cm y aquéllos más altos las necesi- Por lo que respecta al conductor: tan de 51 cm. En los niños cuya – El uso del casco debidamente colo- edad oscila entre los 9 y los 12 cado (incluso en trayectos cortos) años, las ruedas han de ser de 61 debe ser obligatorio, pues el niño cm y en los adolescentes de 66 cm. siempre ha de llevar la cabeza pro- – Los pedales no deben tocar el sue- tegida. Desgraciadamente, según lo cuando la bicicleta (sin los esta- las estadísticas, sólo el 20% de los bilizadores y sin carga) se incline niños lo utiliza cuando circula en bi- unos 23º en relación con la verti- cicleta. El uso del casco puede evitar cal. el 75% de las lesiones graves en ca- – La dirección debe poder girar li- so de caída (principalmente, trau- bremente en un ángulo de al me- matismos craneales). nos 60º hacia un lado u otro de la – Hay que procurar que el casco sea posición de la marcha en línea ligero, cómodo (medida adecuada), recta. resistente, con aberturas de ventila- – La cadena debe llevar la protec- ción y de colores vivos para que los ción pertinente en su cara exterior niños resalten y sean vistos por y en el borde del plato y piñón tra- otros conductores y por los vehícu- sero, así como en la cara interior los que circulan por las carreteras. A del plato y en las uniones entre la la vez, debe adaptarse perfecta- cadena y el plato. mente a la cabeza del niño (ha de – Antes de iniciar la salida hay que ser de la talla adecuada). Incluso asegurarse de que las luces (faros) puede decorarse con tiras reflectan- de la bicicleta (luz delantera blanca tes. Es obligatorio que el casco vaya y piloto trasero rojo reglamentario) provisto de una fuerte y ancha co- funcionan perfectamente. Es con- rrea de sujeción que debe adaptarse veniente colocar dispositivos reflec- firmemente debajo de la barbilla de 125 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial manera que ningún movimiento consideración de una serie de re- brusco pueda desplazarlo. comendaciones y normas. – También es importante usar otros – Si el niño es principiante, es conve- protectores, como coderas, rodille- niente que practique antes de salir ras, guantes, etc. Por lo que res- a la calle por una zona exenta de pecta a la vestimenta del niño, es peligros. Lo más recomendable es conveniente que sea fluorescente circular por la ruta que presente o de colores llamativos (chalecos menos tráfico y siempre por la de- reflectantes); se deben evitar el ne- recha de la calzada (nunca entre gro, el marrón o el azul marino, es- dos coches ni en sentido contrario). pecialmente cuando está oscure- – Es muy recomendable circular por ciendo. No está de más colocarse el carril-bici o por aquellas rutas di- un brazalete reflectante en el brazo señadas para bicicletas a una velo- izquierdo. Se ha de utilizar ropa cidad moderada que permita fre- fresca durante el verano, usar nar en caso de que se cruce algún guantes durante la conducción pa- peatón. Es muy importante tener ra protegerse las manos y llevar en cuenta que la carretera no está siempre una botella de agua. Los hecha para las bicicletas (excepto pantalones no deben ser de pierna aquellas que posean un carril-bici). ancha, pues podrían engancharse Al circular se ha de estar siempre en la cadena de la bicicleta. En el atento al tráfico por si algún vehí- caso de llevar una mochila hay que culo girase o se incorporase al trá- asegurarse de que vaya bien suje- fico al salir de un garaje u otra ca- ta. El calzado (zapatos) debe adhe- lle. rirse perfectamente a los pedales. – Hay que procurar no circular nun- Nunca llevar zapatillas o ir descalzo ca demasiado cerca del bordillo de porque los pies pueden resbalar de la acera o de la cuneta ya que pue- los pedales. Es importante disponer de perderse el equilibrio y caerse. de una linterna por si fallan las lu- Siempre debe guardarse la distan- ces. cia reglamentaria con los vehículos Por lo que respecta a la conducción: que se hallan delante. En caso de – La importancia de circular correc- mal tiempo, es preciso aumentar la tamente en bicicleta implica la distancia de seguridad. 126 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial – En caso de circular con varios ami- – No debe circularse con pasamonta- gos, hay que hacerlo siempre en fila ñas ni escuchando música (utilizan- india (uno detrás de otro) porque ir do auriculares) ya que esto puede uno al lado de otro o en grupo es aislar al niño de manera que no se muy peligroso. Hay que estar alerta percate del peligro. Hay que procu- con los coches que están aparcados rar siempre que sea posible no via- ya que, sin previo aviso, pueden jar de noche o con mal tiempo. En abrir la puerta del lado de la calza- caso de hacerlo, se deben encender da. En el momento de llegar a un las luces (con mal tiempo, también cruce de calles debe disminuirse la de día). Por tal motivo, es impor- velocidad para no tener que frenar tante asegurarse, antes de iniciar la bruscamente. Debe bajarse de la marcha, de que las luces (tanto la bicicleta y cruzar a pie en aquellos delantera como la trasera) funcio- pasos de peatones o calles que es- nan perfectamente. tén muy transitadas. Hay que ex- – Es importante conocer perfecta- tender con cierta antelación el bra- mente las señales de tráfico procu- zo correspondiente para indicar un rando siempre respetarlas. Si se es- cambio de dirección. Es necesario tá en cualquier situación que se asegurarse siempre de que es posi- considere peligrosa, hay que tocar ble girar sin peligro. el timbre. – Hay que pararse ante los peato- – Nunca hay que agarrarse a un co- nes que vayan a atravesar la cal- che en marcha para ir a remolque zada y nunca hay que circular ha- ni llevar nunca a un pasajero ya ciendo zig-zag para adelantarlos. que existe el riesgo de desequili- Al frenar se deben apretar suave- brarse y caer. Por otra parte, es mente los frenos pues, si se hace importante no intentar imitar a un de forma brusca, existe la posibili- ídolo o profesional del mundo de- dad de salir despedido. Es preciso portivo de la bicicleta. tener mucho cuidado con los charcos de agua o con las hojas Evitar los comportamientos caídas sobre la calzada porque considerados peligrosos pueden ser causa de pérdida del Si son varios los ciclistas, siempre hay equilibrio y caídas. que circular uno al lado de otro, pues 127 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial ello impide que algún coche pueda Si los faros funcionan con pilas, hay adelantar y causar una colisión entre que vigilar que éstas no estén agotadas. ellos. Antes de iniciar la marcha hay que vigilar No se debe circular utilizando una so- que los faros funcionen correctamente. la mano, ni hacer acrobacias como sol- Tanto los faros como los elementos re- tar el manillar, correr en las pendientes, flectantes deben limpiarse antes de ini- hacer carreras en la vía pública, circular ciar la marcha. por la acera, etc. Hay que recordar que Los pedales deben girar correctamen- sólo está permitido ir por la acera an- te sobre su eje. Hay que procurar que la dando con la bicicleta al lado. Es im- bicicleta lleve retrovisor. prescindible conocer el significado de las señales de tráfico. Viajar en bicicleta con un niño No existe normativa alguna sobre las Mantenimiento de la bicicleta sillas para bicicletas (para viajar con un La bicicleta debe revisarse al menos niño) por lo que es necesario que éstas una vez al año. Ahora bien, si el niño la dispongan de un arnés que mantenga al utiliza regularmente, hay que hacerlo niño sujeto en todo momento. con más frecuencia. Cuando la edad del niño oscila entre Procurar no circular con los neumáticos 1,5 y 3 años, los padres pueden plan- en mal estado porque puede provocar tearse la posibilidad de adquirir una si- graves caídas (vigilando siempre que no llita portabebés para instalarla en la bi- haya pérdidas de aire y que estén debi- cicleta bajo ciertas condiciones. Una es damente hinchados). Es preciso limpiar y que los niños puedan mantenerse sen- engrasar regularmente la cadena y vigilar tados con la estabilidad necesaria. que los radios de las ruedas estén bien Otra, que se disponga de una silla es- tensados. Periódicamente hay que com- pecial y el casco correspondiente para probar el funcionamiento de los frenos. viajar seguro. Es recomendable que el sillín y el ma- Todos los tipos de sillas que existen nillar estén siempre en línea y que el en el mercado se adaptan a las bicicle- niño, una vez sentado, llegue sin difi- tas. Sin embargo, hay diferentes tipos cultad a los pedales. Éstos deben irse según su colocación. Las que pueden adaptando a medida que el niño va colocarse en la parte posterior, o sea, creciendo. detrás del conductor, son más volumi- 128 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial nosas y su respaldo es más alto, lo que bros como por las caderas; es obligatorio permite al niño recostarse mejor y dor- llevar siempre el casco de seguridad. mir un ratito. Las que van sujetas en el manillar (al Viajar en motocicleta igual que las de barra) tienen la ventaja Es de todos conocido que las estadís- de que el conductor controla al bebé en ticas de mortalidad de adolescentes so- todo momento. A la vez, el bebé ve la bre motocicletas han puesto de mani- cara del conductor, lo que le tranquiliza. fiesto que este medio de transporte es Las que van colocadas en la barra cen- realmente peligroso por los accidentes tral de la bicicleta parecen ser las más graves que puedan llegar a producirse. seguras y estables (pues están situadas Los dos principales factores que con- en el centro de gravedad de ésta). tribuyen a la siniestralidad en los adoles- Es conveniente que las sillas tengan centes que viajan en motocicleta son el un reposapiés y un protector lateral y desconocimiento de los riesgos a que se estén dotadas del cinturón de seguridad expone el adolescente y el intentar imi- correspondiente. tar a un ídolo o profesional de la motoci- cleta. Antes de ir de paseo en bicicleta Recomendaciones que hay que tener con un niño en cuenta: Antes de subir al niño en la bicicleta es – Procurar disuadir a los adolescentes conveniente que el padre de una vuelta menores de 18 años para que no con un peso similar para encontrar sin utilicen las motocicletas. problemas el nuevo equilibrio. – Recordar que hay que circular con Para la primera salida debe elegirse un la máxima precaución. trayecto corto y seguro que se conozca – Tener presente que está prohibido con antelación para no encontrarse con llevar como acompañante en las zonas irregulares. motocicletas a los menores de 7 Es conveniente pararse y descansar años. cada cierto tiempo, sobre todo, si el ni- – Todo niño que vaya de acompa- ño es muy pequeño. ñante debe llevar obligatoriamen- Todas las sillas deben disponer de suje- te un casco protector debidamen- ción mediante cinturones de seguridad te colocado en la cabeza y que sea que sujeten al niño tanto por los hom- adecuado a su tamaño. 129 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial – Es recomendable el uso de botas en los que el niño no tenga que atrave- por encima del tobillo y de guan- sar la calle para subir o bajar. tes más bien gruesos. – No conducir en estado de gran eu- Mientras se espera su llegada foria o, por el contrario, en estado Hay que procurar llegar a la parada con depresivo. cierta antelación y no esperar el autocar en la calzada sino en un lugar seguro pre- El niño y el transporte público viamente establecido para este fin. Se de- Los transportes públicos mayormente ben hacer señales al conductor (levantan- utilizados por los niños son los autocares do la mano) para indicarle que pare. dedicados al transporte escolar y los au- Nunca hay que correr para cogerlo. tobuses urbanos. Es importante enseñar Al acercarse el vehículo es preciso se- a los niños que existen ciertas reglas o pararse unos dos metros de la calzada y normas de seguridad previamente esta- esperar a que se abran las puertas. No blecidas que deben tener en cuenta al debe subirse al autocar hasta que el hacer uso de estos transportes. conductor dé la orden oportuna. Por lo que respecta a los vehículos Comportamiento en el momento Tanto los autocares urbanos como los de subir y bajar escolares deben proporcionar el trans- Nunca se debe subir o bajar de estos porte de los niños en adecuadas condi- vehículos si no se encuentran completa- ciones de seguridad. mente parados. En el transporte escolar es necesario Antes de subirse al autocar siempre se que haya una persona responsable para debe dejar bajar a todos los pasajeros. ayudarlos a subir e instalarse en su inte- Posteriormente, hay que subir de forma rior. ordenada uno detrás de otro sin dete- Es importante que en todo vehículo nerse en los peldaños de la escalera ni de transporte (escolar o bus urbano) las empujar a las personas que están delan- ventanas no puedan abrirse totalmente te. A continuación, sin demora pero sin para que los niños no puedan sacar la correr, hay que dirigirse a los asientos li- cabeza. bres. Las paradas de este tipo de vehículos Cuando se baje es importante recordar deben estar situadas en aquellos lugares que siempre hay que hacerlo por el lado 130 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007
    • Mateu Sancho J. El niño y la seguridad vial correspondiente a la acera y nunca por el Conducta durante el trayecto lado de la calzada. Nunca deben sentarse dos personas Hay que dejar subir y bajar en primer en los asientos individuales. lugar a las mujeres embarazadas y a Siempre hay que respetar los lugares sus acompañantes, a los personas de expresamente reservados para los mi- edad avanzada y a los niños más pe- nusválidos. En caso de que haya alguna queños procurando ayudarlos en todo persona de estas características y no se momento. Nunca debe empujarse a las haya previsto reserva de lugares para personas que están delante en espera ellos hay que cederles el asiento. de subir. Hay que evitar colocar los pies, las Antes de bajar hay que asegurarse carteras, las mochilas, etc., sobre los de que se llevan todos los objetos per- asientos o en el pasillo. En caso de viajar sonales con los que se ha subido (que de pie es preciso agarrarse a las barras no se ha olvidado nada). Una vez que superiores para evitar caerse en caso de se ha bajado es preciso separarse del que el autobús frenara bruscamente. autobús para que pueda bajar el resto Por el mismo motivo (peligro de caída), de pasajeros. no se debe andar y menos correr por el En caso de tener que atravesar la ca- pasillo durante el viaje. lle, debe esperarse a que el autobús No se debe gritar, alborotar o dar con- haya emprendido la marcha y se haya versación al conductor durante el viaje alejado. A continuación, hay que mirar pues ello puede distraerlo. Recordar siem- a derecha e izquierda por si viene al- pre que es peligroso asomarse al exterior. gún otro vehículo (coche, ciclista, etc.). En caso de emergencia es preciso obede- cer las órdenes del conductor. x 131 Revista Pediatría de Atención Primaria Volumen IX. Número 33. Enero/marzo 2007