Universidad de Concepción
Tecnología Médica
Mención Imagenología y Física Médica

|

“IMÁGENES PATOLÓGICAS
DE OTRAS REGION...
INTRODUCCIÓN
Bajo la denominación de “Otras Regiones” hemos agrupado una serie de
estructuras funcionales que alojan princ...
OÍDO
Los órganos de la audición son las estructuras principales halladas dentro de la
porción petrosa del temporal. En el ...
Patologías de oído.OSTOMASTOIDITIS :

Se origina en una afección respiratoria

que obstruye la trompa de Eustaquio y favor...
El tumor proviene de una sobreproducción de células de Schwann.

Puede ejercer

presión contra los nervios auditivos y del...
Patologías de senos paranasales.CONGÉNITAS:
- CEFALOCELES FRONTOETMOIDALES: Derivan de los
defectos en el cierre neural qu...
INFLAMATORIA:
- SINUSITIS ALÉRGICA: la inflamación de los senos
paranasales dan lugar a la sinusitis, que se denomina
aler...
Patología de cavidad nasal.RINITIS
Es una inflamación del revestimiento mucoso de la cavidad
nasal,

caracterizada

estorn...
PATOLOGÍA ORBITARIA INFLAMATORIA
El pseudetumor orbitario lo constituyen un
grupo de lesiones orbitarias que se comportan
...
PATOLOGÍA ORBITARIA ENDOCRINA
La oftalmopatía tiroidea es una enfermedad
que con frecuencia se asocia a la enfermedad de
G...
PATOLOGÍA ORBITARIA TRAUMÁTICA
Podemos encontrar lesiones en todas sus estructuras. Dentro de las lesiones de
la órbita pr...
BOCA
Revisión anatómica de la cavidad bucal y la articulación temporomandibular (atm)
La cavidad oral se divide en boca pr...
estructuras asociadas. La patología de la ATM que con mayor frecuencia se encuentra
en pacientes corresponde a desarreglo ...
2.-GLÁNDULAS SALIVALES
La patología de las glándulas salivales es muy frecuente y afecta a sujetos de
todos los grupos de ...
La sialoadenitis es la inflamación de
las glándulas salivales. Afecta sobre todo a
las glándulas salivales mayores y puede...
RESUMEN
Las diversas patologías que se presentan en regiones como la cavidad nasal, la
órbita, oído, senos paranasales y b...
CONCLUSIÓN
Muchas especialidades médicas se apoyan cada día más, para un diagnóstico
certero, en la imagenología. Dependie...
BIBLIOGRAFÍA
-

Cañellas, R.; González R. : “Radiología de Cabeza y Cuello”. Editorial Médica
Panamericana, 2010, Madrid.
...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Imagenes patológicas de otras regiones

224

Published on

Imágenes patológicas de órbitas, cavidades Perinasales, oído, etc.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
224
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Imagenes patológicas de otras regiones

  1. 1. Universidad de Concepción Tecnología Médica Mención Imagenología y Física Médica | “IMÁGENES PATOLÓGICAS DE OTRAS REGIONES” Imagenología Diagnóstica II INTEGRANTES: - Felipe Cid - Camilo Jara PROFESOR: Marcelo Muñoz C. FECHA: 02/11/2011
  2. 2. INTRODUCCIÓN Bajo la denominación de “Otras Regiones” hemos agrupado una serie de estructuras funcionales que alojan principalmente a los órganos de los sentidos de la vista, la audición, el gusto y otras que se relacionan con el sentido del olfato. Nos referimos a la órbita, los senos paranasales (SPN), el oído y la boca. Con cierta fisiopatología asociada a sus componentes anatómicos, y que inciden directamente sobre la calidad de vida de las personas y su forma de relacionarse con su entorno, es que acorde a los avances en el mundo de la tecnología médica se han ido desarrollando procedimientos imagenológicos para su estudio. Los objetivos de las imágenes diagnósticas entregarán por tanto valiosa información que permita evaluar la integridad de las estructuras y su extensión ante una lesión, evaluar el de la patología y efectos en el tratamiento. Se requiere que todo profesional ligado al mundo de la Imagenología conozca y maneje una visión global de las patologías más comunes ligadas a éstas zonas, tema principal del siguiente informe.
  3. 3. OÍDO Los órganos de la audición son las estructuras principales halladas dentro de la porción petrosa del temporal. En el encontramos las tres divisiones del oído: 1) Oído externo: desde el pabellón auricular (oreja) se conducen las ondas sonoras hasta el conducto auditivo externo (CAE), el cual termina en el tímpano. El CAE es un cilindro dispuesto a lo largo del eje mayor de la pirámide petrosa y sobre la base de la misma. 2) Oído medio (caja timpánica): contiene los huesecillos del oído (yunque, martillo y estribo), los cuales son los responsables de trasmitir las vibraciones timpánicas hasta el oído interno. La caja timpánica está normalmente llena de aire, el cual entra a través de la trompa de Eustaquio (comunica la pared anterior de la caja timpánica con la nasofaringe) 3) Oído interno (laberinto): nervios y vasos sanguíneos atraviesan el conducto auditivo interno (CAI) para conectar oído interno y encéfalo. Tiene dos componentes; el posterior, constituido por el vestíbulo y los canales semicirculares en los cuales están los receptores responsables del equilibrio; y el anterior donde se ubica el caracol o cóclea, donde se alojan los receptores auditivos. Radiología: Evaluación de peñasco, de la escama y de los componentes del oído interno. TAC: Patologías del oído medio y externo, detallando estructuras óseas como los huesillos o las paredes de la caja timpánica. RNM: Estudio de estructuras laberínticas, trayectos nerviosos, lesiones inflamatorias y tumores.
  4. 4. Patologías de oído.OSTOMASTOIDITIS : Se origina en una afección respiratoria que obstruye la trompa de Eustaquio y favorece la infección de la caja timpánica y a las celdas mastoideas (otitis y matoiditis). La RM con gadolineo permite evaluar compromiso inflamatorio o inflitrativo de los nervios dentro del hueso o en la región cisternal. También se ultiliza TAC para su estudio. OTITS MALIGNA O NECROTIZANTE Infección del CAE que ataca a los diabéticos y es producida por Pseudomona aeruginosa que puede propagarse a hueso y tejidos blandos adyacentes. Con un TC se puede apreciar la disminución de luz de los conductos auditivos por el engrosamiento de la mucosa y el proceso destructivo de la región timpánica y escamosa. COLESTEATOMA El funcionamiento deficiente de la trompa de Eustaquio (causado más frecuentemente por infección) lleva a que se presente presión negativa en el oído medio. Esto empuja a una parte del tímpano (membrana timpánica) dentro del oído medio, creando un saco o quiste que se llena con células cutáneas viejas y otros materiales de desecho. El quiste se puede agrandar y romper algunos de los huesos del oído medio u otras estructuras del oído, afectando la audición, el equilibrio y posiblemente el funcionamiento de los músculos faciales. Se recomienda el uso de TAC para su diagnóstico. SCHWANNOMA VESTIBULAR Es el tumor benigno más común del CAI de crecimiento lento que se desarrolla por lo general de los nervios del equilibrio y la audición que surten el Oído Interno.
  5. 5. El tumor proviene de una sobreproducción de células de Schwann. Puede ejercer presión contra los nervios auditivos y del equilibrio, nervio trigémino (entumesimiento facial) o incluso el nervio facial. Menos frecuentemente se pueden desarrollar en cóclea o vestíbulo. TRAUMA DEL PEÑASCO Ocurren con frecuencias por caída o por accidentes de tránsito. Se clasifican en fracturas longitudinales, transversales y mixtas. Las fracturas longitudinales siguen el eje mayor del peñasco pueden provocar luxación de los huesecillos comprometiendo del oído medio hasta el techo del conducto auditivo externo. Las fracturas transversales afectan el oído interno y cuando discurren por el laberinto generan sordera súbita. Y las mixtas son oblicuas al peñasco. SENOS PARANASALES Y CAVIDAD NASAL Los senos paranasales son compartimientos aireados revestidos con membrana mucosa que comunican con la fosa nasal. Sus funciones son calentar y humedecer el aire inspirado y proteger el contenido craneal de los impactos externos. Estos senos están divididos en cuatro grupos, según los huesos que lo contienen: Maxilares (2), frontales (2 habitualmente), etmoidales (muchos) y los esfenoidales (1 o 2). Sólo los senos maxilares forman parte de la estructura de los huesos faciales. Los frontales, etmoidales y esfenoidales están contenidos en sus respectivos huesos craneales. Los senos paranasales se forman de extensiones de la fosa nasal hacia los huesos frontal, maxilar, etmoidal y esfenoidal. Los senos maxilar, frontal y etmoidales anteriores drenan el meato medio, ubicado en la pared lateral de la fosa nasal entre el cornete medio e inferior. Los senos esfenoidales y etmoidales posteriores drenan juntos en los meatos superior, posterior o esfenoetmoidal, localizado entre los cornetes superior y medio
  6. 6. Patologías de senos paranasales.CONGÉNITAS: - CEFALOCELES FRONTOETMOIDALES: Derivan de los defectos en el cierre neural que se producen en la región del agujero ciego o por defectos del fronticulus frontalis. El defecto óseo asienta en la lámina cribiforme o en el etmoides, pudiendo provocar una protrusión del cerebro a través del defecto. TUMORALES. - OSTEOMA: tumores óseos benignos de crecimiento lento, localizados principalmente en la región cráneo-máxilofacial. - CARCINOMA ESPINOCELULAR (CEC): lesión tumoral maligna que se inicia en el hiato semilunar y suele extenderse al seno maxilar o a la fosa nasal. Las características imagenológicas más importantes de los tumores malignos son: destrucción ósea, crecimiento rápido y el aspecto infiltrativo a los tejidos vecinos. Se evalúa con RM. TRAUMÁTICA En el trauma, la cara funciona como protector del cerebro. Las fracturas faciales se clasifican según el sitio y mecanismo del trauma. - LEFORT III: también llamada disrupción craneofacial. Son del tercio superior de la cara, donde existe una verdadera separación de los huesos de la base del cráneo afectando con mayor frecuencia al sistema nervioso central. Se evalúan con TC la extensión de la fractura o desplazamientos de fragmentos.
  7. 7. INFLAMATORIA: - SINUSITIS ALÉRGICA: la inflamación de los senos paranasales dan lugar a la sinusitis, que se denomina alergica cuando sucede como consecuencia a la exposición de un alergeno. En los adultos el seno maxilar se afecta con mayor frecuencia y, en los niños, el seno esfenoidal. Para saber si los senos son normales se compara su densidad con la de la órbita, si las densidades son iguales, los senos son normales. - POLIPOSIS RINUSINUSAL: Es una enfermedad que afecta el interior de la nariz (y los senos paranasales) por el crecimiento de tumores benignos que obstruyen la respiración. Es una forma especial de sinusitis (llamada "sinusitis polipoidea"). Se caracterizan por la presencia de opacidad de dentro de los senos en las radiografías simples, con formación de nivel hidroaéreo en las formas agudas. El TC y RN puede determinar si los cambios son debidos a engrosamiento mucoso, masa o líquido dentro del seno. Usualmente se respeta la pared ósea. - SINUSITIS FÚNGICA (O MICÓTICA): Es la infección del interior de la nariz y de los senos paranasales producida por hongos que se encuentran en suelos y en el aire ambiental. En este caso es común el rompimiento de la pared ósea formando un absceso subperióstico. Por los contenidos de sales de calcio y magnesio, pueden no dar señal en RM y podrían confundirse con aire, la TC muestra en estos casos una real opacidad.
  8. 8. Patología de cavidad nasal.RINITIS Es una inflamación del revestimiento mucoso de la cavidad nasal, caracterizada estornudo, prurito (picor) (secreción) postnasal. clínicamente por nasal, congestión, Esta inflamación rinorrea, drenaje determina la producción de hiperreactividad nasal se producen los síntomas. Algunas personas con este tipo de fiebre del heno suelen presentar pólipos nasales, sinusitis. ÓRBITA REVISIÓN ANATÓMICA DE LA ÓRBITA Las órbitas son dos cavidades con forma de pirámide cuadrangular en cuyo extremo se encuentra el canal óptico, siendo simétricas y situadas a ambos lados de la línea media de la cara. La pared externa está constituida por el malar y ala mayor del esfenoides. Por la hendidura pasa la arteria oftálmica y las venas órbitarias. En la hendidura esfenoidal se inserta el anillo de Zinn. La pared superior esta constituida por el hueso frontal y ala menor del esfenoides. En ella se aloja la fosa lagrimal. La pared inferior o suelo está constituida por el malar, palatino y maxilar, a su vez la pared interna o medial está constituida por el hueso lagrimal, etmoides, esfenoides y maxilar, siendo la lámina papirácea del etmoides especialmente frágil. Por el canal óptico pasan el nervio óptico, arteria oftálmica y ramas simpáticas. El contenido órbitario está constituido por el globo ocular, nervio óptico, músculos extraoculares, arterias, venas, nervios periféricos, glándula lagrimal y grasa órbitaria. Patología orbitaria Las afecciones de la órbita constituyen un grupo heterogéneo de patologías que clasificamos según su origen en: 1.-Malformativa 4.-Endocrina 2.-Vascular 5.-Traumática 3.-Inflamatoria o infecciosa 6.-Tumoral
  9. 9. PATOLOGÍA ORBITARIA INFLAMATORIA El pseudetumor orbitario lo constituyen un grupo de lesiones orbitarias que se comportan clínicamente como neoplásicas siendo histología inflamatoria pura. Suele ser unilateral, estando asociado a enfermedades sistémicas como la enfermedad de Wegener, poliarteritis nodosa o sarcoidosis en su presentación bilateral. Cuando se localiza en el seno cavernoso y la hendidura esfenoidal constituye el síndrome de Tolosa-Hunt. Se caracterizan por cambios inflamatorios en el globo ocular, glándulas lagrimales (puede haber hipertrofia), músculos extraoculares (miostosis y disfunción en su motilidad), grasa orbitaria y disfunción del nervio óptico. La celulitis es la inflamación del tejido blando alrededor de la órbita. Puede ser orbitaria afectando a los párpados y a los tejidos que están por detrás del septo orbitario y preseptal, confinada al párpado por delante del septo orbitario. La celulitis orbitaria suele ser secundaria a una sinusitis y en ocasiones puede producirse por extensión de una celulitis preseptal. En este caso se afecta el globo ocular y la órbita existiendo quemosis conjuntival, intenso edema palpebral, proptosis y neuritis óptica con disminución de la visión, y restricción de los movimientos oculares. La patogénesis de la celulitis orbitaria y periorbitaria es diferente. La celulitis periorbitaria es también llamada preseptal debido a que la infección esta localizada por delante del septum orbitario (tabique fibroso que se extiende desde el periostio del cráneo hasta el párpado). El septum orbitario cumple efecto de barrera contra procesos infecciosos desde el tejido preseptal hacia la órbita.
  10. 10. PATOLOGÍA ORBITARIA ENDOCRINA La oftalmopatía tiroidea es una enfermedad que con frecuencia se asocia a la enfermedad de Graves. Su origen parece deberse a una alteración autoinmune a través de una inmunoglobulina que actuaría sobre las estructuras orbitarias produciendo una hipertrofia de los músculos extraoculares, infiltración por células inflamatorias de las estructuras órbitarias que posteriormente pasarían a producir fibrosis sobre todo en los músculos extraoculares, así como un aumento de la grasa orbitaria y estasis venosa por compresión. Mediante TAC se logra detectar adecuadamente la hipertrofia muscular, expansión grasa y compresión óptica. Con RM la caracterización de los músculos también es adecuada. El músculo más comprometido es el recto inferior seguido por el recto superior y el oblicuo superior. La hipertrofia del recto interno lleva a daño en la lámina papirácea. Secundario a enfermedades crónicas, como diabetes, se asocia desprendimiento de retina. Consiste en la separación de la retina sensorial y el epitelio pigmentario por líquido dentro del espacio potencial rubretiniano. Este epitelio se regenera, mientras que el sensorial no. En RM la apariencia varía de acuerdo a la exudación, llegando a tener una forma característica en “V”, con el ápex hasta el disco y los extremos hasta los cuerpos filiares.
  11. 11. PATOLOGÍA ORBITARIA TRAUMÁTICA Podemos encontrar lesiones en todas sus estructuras. Dentro de las lesiones de la órbita propiamente dichas destacamos las fracturas por hundimiento, que suele afectar con mayor frecuencia al suelo de la órbita, cursando con enoftalmos, anestesia infraórbitaria y diplopía en grado variable. Puede haber atrapamiento del músculo recto inferior y del oblícuo menor, que a veces requerirá cirugía para su liberación. La presencia de cuerpo extraño intraórbitario puede descartarse con radiología simple si es metálico y con TAC si es radiopaco. PATOLOGÍA ORBITARIA TUMORAL Puede estar causada por multitud de tumores primarios, metastáticos o por invasión por contigüidad desde estructuras vecinas. El Retinoblastoma es un tumor maligno de la retina, y se caracteriza por ser el más común en niños (mortalidad de un 100% si se extiende más allá del ojo, con diagnóstico temprano la supervivencia es de 92% a 5 años). Los estudios por imágenes son importantes para determinar extensión y compromiso retrolobular, siendo la RNM el método ideal para su estudio. En ella se observan lesiones grisáceas en retina, algunas veces con calcificaciones y compromiso vítreo.
  12. 12. BOCA Revisión anatómica de la cavidad bucal y la articulación temporomandibular (atm) La cavidad oral se divide en boca propiamente dicha y vestíbulo. El vestíbulo es el espacio anterolateral delimitado entre la mucosa bucal y la superficie externa de encías y dientes. La boca propiamente dicha, en la que se encuentran la lengua, los dientes y las encías, constituye la abertura anterior de la orofaringe. El techo de la boca está formado por el arco óseo del paladar duro. El suelo de la boca es una estructura cubierta por epitelio escamoso, constituida por el músculo milohioideo y el vientre anterior del músculo digástrico, en combinación con la musculatura extrínseca lingual (músculos geniogloso, estilogloso e hiogloso).La lengua está anclada por su base en la porción dorsal de la cavidad oral, y al suelo de la boca por el frenillo. El músculo milohioideo subdivide el suelo de la boca en dos espacios: el sublingual y el submandibular. Las glándulas salivales parótidas, submandibulares y sublinguales están alojadas en tejidos circundantes de la cavidad oral. Las encías o gingiva son unas formaciones de tejido fibroso recuento por mucosa directamente sujetas a la superficie de los alvéolos dentarios. Los adultos, por lo general, posen 32 dientes permanentes distribuidos en dos arcos dentarios (superior e inferior). Patología asociada a la cavidad bucal, glándulas salivales y ATM. Para su mejor estudio, clasificaremos las afecciones de esta región de acuerdo a las estructuras anatómicas específicas que afectan, entre ellas patologías asociadas principalmente a: 1.- Articulación temporomandibular 2.-Glándulas salivales 3.- Espacio submandibular/sublingual 1.- ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR Disfunción temporomandibular es un término que involucra diferentes condiciones clínicas que afectan a la ATM y/o los músculos de la masticación y sus
  13. 13. estructuras asociadas. La patología de la ATM que con mayor frecuencia se encuentra en pacientes corresponde a desarreglo interno, que en general se refiere a la alteración en la relación del cóndilo mandibular con el disco articular (desplazamiento del disco), aunque también pueden presentarse otras entidades tales como: neoplasias, alteraciones en el desarrollo y el crecimiento, procesos degenerativos o inflamatorios, fracturas y anquilosis, entre otros. La ortopantomografía es la proyección indicada para realizar una evaluación inicial, ya que nos ofrece una visión global de las ATM, maxilares y dientes. La proyección transcraneal nos da una vista sagital del cóndilo, la cavidad glenoídea y la eminencia articular y generalmente se hacen tomas con boca abierta y boca cerrada para ambas articulaciones. Su utilidad radica en mostrar cambios degenerativos entre moderados y avanzados superficies articulares, de así las como fracturas condilares o subcondilares y procesos patológicos que comprometen las estructuras óseas. Para visualizar la ATM libre de superposición de otras estructuras, utilizaremos la TAC. La técnica indicada para la visualización de los tejidos blandos intraarticulares es la RMN. Permite el estudio del disco articular, lo que es útil para corroborar el diagnóstico clínico de desarreglo interno. Usando generalmente tecnecio99 y galio, se realizan estudios de medicina nuclear en la ATM, que permitan evaluar alteración en el metabolismo óseo, como neoplasias, hiperplasias, metástasis, procesos inflamatorios tipo artritis o infección.
  14. 14. 2.-GLÁNDULAS SALIVALES La patología de las glándulas salivales es muy frecuente y afecta a sujetos de todos los grupos de edad. En muchos casos corresponden a procesos inflamatorios generalmente virales y autolimitados, pero en ocasiones tienen un curso recurrente, como la sialoadenitis crónica secundaria a sialolitiasis, por tanto su etiología es variada. Las técnicas radiográficas más elementales para examinar las glándulas salivares son las radiografías simples y los estudios contrastados (sialografia). La sialografia evidencia alteraciones del sistema excretor como estenosis, ectasias, fístulas, litiasis radiotransparentes y alteraciones del propio parénquima glandular como efecto de presión sobre los conductos con defecto de lleno hacinar, desplazamiento e infiltración de las ramas intraglandulares. . La sialolitiasis es la enfermedad más frecuente de las glándulas salivales. Aproximadamente el 80% de ellas se produce en la glándula submandibular, en parte debido a la mayor viscosidad y alcalinidad de la saliva, y en parte debido al curso ascendente de un conducto de Warthon, que es ancho y con un orificio de salida estrecho. Los cálculos pueden ser únicos o múltiples (25%), y pueden encontrarse tanto en el conducto glandular principal como en los conductos intraglandulares.
  15. 15. La sialoadenitis es la inflamación de las glándulas salivales. Afecta sobre todo a las glándulas salivales mayores y puede ser un proceso agudo o crónico y recurrente. En la TC y la RM la glándula inflamada está aumentada de tamaño, con captación de contraste, alta densidad en la TC e hiperintensidad de señal en las secuencias T2 para el caso de inflamación aguda; la inflamación crónica se manifiesta con atrofia glandular, hipointensidad en las secuencias T1 y T2, y posibles calcificaciones focales que se detectan mejor con la TC. 3.- ESPACIO SUBMANDIBULAR/ SUBLINGUAL Diversas lesiones tumorales benignas pueden afectar a los espacios submandibular y sublingual . Las más frecuentes corresponden a tumores epidermoides, tumores dermoides y lipomas; el epidermoide tiene predisposición para afectar el espacio sublingual, mientras que el dermoide la tiene para el submandibular. Raramente pueden desarrollarse lipomas en los espacios submandibular/sublingual, y su diagnóstico es sencillo debido a las características propias del tejido graso tanto en la TC como en la RM.
  16. 16. RESUMEN Las diversas patologías que se presentan en regiones como la cavidad nasal, la órbita, oído, senos paranasales y boca son realmente numerosas. Encontramos patologías inflamatorias como lo son la sinusitis alérgica y fúngica en el caso de los senos paranasales, hasta patologías del tipo congénito y traumático que involucran tejido óseo, como las fracturas tipo lefort en este último ejemplo. Por esta simple y sencilla razón se debe contar con un amplio conocimiento de las técnicas imagenológicas, sus ventajas y desventajas, que se encuentran disponibles para poder diagnosticar de forma rápida y precisa según el tipo de tejido que se desea evaluar. La radiología convencional nos permite detectar patologías que comprometen tejido óseo en malformaciones y traumatismos, incluso permite evaluar cierto enfermedades inflamatorias como la sinusitis; de forma más precisa la tomografía computada permite ver desplazamientos y desprendimientos de estructuras también los múltiples tipos de sinusitis; y por último, pero no menos importante la resonancia nuclear magnética que permite visualizar todo lo relacionado con tumores tanto benignos como malignos que tengan algún tipo de compromiso a nivel nervioso, como lo es en el caso del Schwannoma vestibular, donde puede existir compresión nervioso pudiendo provocar sordera, perdida del equilibrio e incluso paralisis facial. También cabe destacar el aporte que hace la medicina nuclear en la evaluación del compromiso del metabolismo celular en alguna de estas regiones.
  17. 17. CONCLUSIÓN Muchas especialidades médicas se apoyan cada día más, para un diagnóstico certero, en la imagenología. Dependiendo de la etiología de las enfermedades que afecten a las distintas regiones en estudio, es que se elegirá aquel procedimiento que con certeza nos entregue una excelente ayuda diagnóstica de acuerdo a la clínica que presenten los pacientes, y que sea beneficioso tanto para el paciente como para el servicio. Además, el diagnóstico y la exploración clínica de algunas regiones, como el de las glándulas salivales, son dificultosos, por lo que el diagnóstico radiológico resulta de gran ayuda, no sólo para localizar y delimitar las lesiones, sino también para tipificar su origen y naturaleza (tumoral frente a inflamatorio; benigno frente a maligno). En la patología orbital, por ejemplo, las radiografías ponen de manifiesto soluciones de continuidad traumáticas o congénitas, calcificaciones o los flebolitos de las varices orbitarias. También veremos las erosiones óseas secundarias a tumores y el aumento del canal óptico típico del glioma del nervio óptico. Será una exploración muy útil para descartar la presencia de cuerpo extraño radiopaco. Con el TAC conseguimos una mayor definición de las lesiones y permite localización de cuerpos extraños. La ecografía es una exploración inocua, y es especialmente útil en la diferenciación de lesiones vasculares. La resonancia magnética, como ya sabemos, consigue una mayor diferenciación de los tejidos blandos y hemorragias. Y bien, estos patrones se repiten constantemente en las demás zonas estudiadas. Para ciertas patologías también se han ido desarrollando procedimientos específicos, tales como la sialografía, que tienden a ser los últimos recursos a utilizar, pero que nos ofrecerán el diagnóstico definitivo de las afecciones.
  18. 18. BIBLIOGRAFÍA - Cañellas, R.; González R. : “Radiología de Cabeza y Cuello”. Editorial Médica Panamericana, 2010, Madrid. - Veláz, H.; et al: “Radiología e Imágenes diagnósticas”. Editorial Corporación para investigaciones biológicas, 2da edición. - Harnsberger, et al: “Los 100 diagnósticos principales en Cabeza y Cuello”. Editorial Elseiver, España.

×