Your SlideShare is downloading. ×

Iniciativa sobre saldos fiscales

75

Published on

Iniciativa de reforma para que en el análisis del paquete económico de cada año, se consideren los saldos fiscales, es decir, la diferencia entre lo que aporta vía impuestos una entidad federativa y …

Iniciativa de reforma para que en el análisis del paquete económico de cada año, se consideren los saldos fiscales, es decir, la diferencia entre lo que aporta vía impuestos una entidad federativa y lo que recibe vía recursos federales.

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
75
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1INICIATIVA CON PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE REFORMAN Y ADICIONAN DIVERSASDISPOSICIONES DE LA LEY FEDERAL DE PRESUPUESTO Y RESPONSABILIDAD HACENDARIA, ACARGO DEL DIPUTADO MARCOS PÉREZ ESQUER, DEL GRUPO PARLAMENTARIO DEL PARTIDOACCIÓN NACIONAL.El suscrito Diputado Federal Marcos Pérez Esquer, integrante del grupo parlamentario del PartidoAcción Nacional de la LXI Legislatura del H. Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuestoen los artículos 71 fracción II y 78 fracción III de la Constitución Política de los Estados UnidosMexicanos (CPEUM), concordantes con el diverso 6 fracción I del Reglamento de la Cámara deDiputados del H. Congreso de la Unión, me permito presentar para su análisis y dictamen lasiguiente Iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversasdisposiciones de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH); para talefecto, procedo a dar cumplimiento a los elementos indicados en el numeral 78 del citadoordenamiento reglamentario.I. ENCABEZADO O TÍTULO DE LA PROPUESTA.Ha quedado precisado en el primer párrafo de este documento.II. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA QUE LA INICIATIVA PRETENDE RESOLVER.La presente Iniciativa tiene por objeto favorecer la transparencia y rendición de cuentas, así comocontar con instrumentos que en el orden presupuestal coadyuven a la toma de decisiones, para locual se propone establecer en los numerales objeto de modificación la figura de los “saldosfiscales” como un apartado específico del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación(PEF) que remita el Ejecutivo Federal a la Cámara de Diputados, en el cual se exponga el monto delos ingresos recaudados por cada entidad federativa en el ejercicio que concluye y el importe delos recursos que en el mismo periodo se destinaron a dichas entidades, con la correspondienteindicación del saldo o diferencia existente entre ambas cifras; lo cual permitirá a la Cámara Bajacontar con información relevante al examinar y aprobar el PEF del ejercicio siguiente.III. ARGUMENTOS QUE LA SUSTENTEN (Exposición de motivos).El Estado es la institución formada para asegurar a la sociedad, las condiciones y relaciones para lavida en colectivo. Con ese fin, el Estado debe organizar un sistema de planeación democrática deldesarrollo nacional que imprima solidez, dinamismo, permanencia y equidad al crecimiento de laeconomía para alcanzar la independencia y la democratización política, social y cultural de laNación, según lo establece el artículo 26 de la Constitución Federal.La planeación del desarrollo nacional lleva implícita una fase de programación y otra depresupuestación. Si bien la Carta Magna no contiene alguna norma que indique expresamente talvinculación, es innegable que ésta existe. Así lo corrobora la Ley Federal de Presupuesto yMARCOS PÉREZ ESQUERDiputado Federal
  • 2. 2Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), habida cuenta que contiene múltiples disposiciones quearticulan las actividades del Plan Nacional de Desarrollo (PND) y el Presupuesto de Egresos de laFederación (PEF).1Sobre la figura del “Presupuesto”, autores como María Amparo Casar Pérez y Fausto HernándezTrujillo señalan que -para cualquier persona, empresa o gobierno-, el “presupuesto” es ante todoun “plan de acción de gasto” para un periodo futuro, generalmente un ano, a partir de los ingresosdisponibles.2Para otros como Inocencio Sánchez, el Presupuesto es una herramienta de planificación,coordinación y control de funciones que presenta en términos cuantitativos las actividades a serrealizadas por una organización, con el fin de dar el uso más productivo a sus recursos, paraalcanzar determinadas metas. “En otras palabras, es un plan de acción dirigido a cumplir una metaprevista, expresada en valores y términos financieros que, debe cumplirse en determinado tiempo ybajo ciertas condiciones previstas”.3El término, llevado al ámbito del sistema de planeación nacional, permite definir al PEF comoaquel documento jurídico, contable y de política económica -aprobado por la Cámara deDiputados a iniciativa del Presidente de la Republica-, en el cual se consigna el gasto público, deacuerdo con su naturaleza y cuantía, que deben realizar el sector central y el sector paraestatal decontrol directo, en el desempeño de sus funciones en un ejercicio fiscal.Cecilia Licona Vite al abordar el tema, señala que el PEF es un importante instrumento de fijaciónde políticas públicas y un desglose de los gastos necesarios para el gobierno del país; precisandoque es el mecanismo primordial del Estado para la organización de las funciones encomendadas atodos los órganos que lo integran, los que sólo pueden operar y asumir sus responsabilidadescuando cuentan con recursos financieros a su disposición, por lo que a su juicio, es el componente1Ejemplo de tal vinculación son la fracción XXII del artículo 22 de la LFPRH indica que la estructuraprogramática es el conjunto de categorías y elementos programáticos ordenados en forma coherente, quedefine las acciones que realizan los ejecutores de gasto para alcanzar sus objetivos y metas de acuerdo conlas políticas definidas en el PND y en los programas y presupuestos; el artículo 16 de la misma Ley, según elcual la Ley de Ingresos y el PEF se elaborarán con base en objetivos y parámetros cuantificables de políticaeconómica, acompañados de sus correspondientes indicadores del desempeño, mismos que junto con loscriterios generales de política económica y los objetivos, estrategias y metas anuales, en el caso de laAdministración Pública Federal, deberán ser congruentes con el PND y los programas que derivan delmismo.En el mismo sentido, la fracción I del artículo 24 de la LFPRH, establece que la programación ypresupuestación del gasto público comprende las actividades que deberán realizar las dependencias yentidades para dar cumplimiento a los objetivos, políticas, estrategias, prioridades y metas con base enindicadores de desempeño, contenidos en los programas que se derivan del PND y, en su caso, de lasdirectrices que el Ejecutivo Federal expida en tanto se elabore dicho Plan, en los términos de la Ley dePlaneación.2CFR. Casar Pérez María Amparo y Fausto Hernández Trujillo, ¿Qué es el Presupuesto Federal?, CIDE,consultable en www.presupuestoygastopublico.org3Sánchez, Inocencio, Presupuesto y Control Presupuestario, consultable en www.inosanchez.com
  • 3. 3fundamental de la Hacienda Pública Federal y es la autorización indispensable para que se lleve acabo el gasto público federal.4Como se aprecia, en el ámbito del sector público, el presupuesto constituye un documento quepresenta una triple vertiente: política, jurídica y contable. Es un documento político en la medidaque constituye el principal instrumento del que dispone el gobierno para expresar y alcanzar losobjetivos que se ha propuesto. Es un documento jurídico en el cual se formula una autorización deltecho máximo de gasto y una previsión de los ingresos que se prevén obtener durante el ejercicio,y se aprueba por la Cámara. Finalmente, es un documento de carácter contable, pues posibilitahacer un control y un seguimiento del mismo.Desde su origen, el presupuesto del sector público ha sido concebido básicamente como uninstrumento de control de las acciones de los políticos, con el fin de evitar comportamientos decorrupción y establecer límites a los recursos que se ponen a su disposición.De ahí la importancia contable del presupuesto, pues una adecuada estructura y configuración,posibilita obtener fácilmente información sobre el detalle de los recursos que se gastan, así comosobre los bienes y servicios a los que se destinan y, sobre todo, con qué finalidad y a quien ibandestinados.En este contexto, lo deseable es que el presupuesto constituya una buena herramienta paracontrolar el gasto; que sea un buen instrumento para asignar recursos entre objetivos alternativosy que sirva para facilitar la utilización eficiente de los mismos.Ello explica que en distintos países se haya optado por ir introduciendo cambios en sus normasaplicables a la gestión y a la presupuestación, guiados por cuatro razones principales: 1) paramejorar el proceso de asignación de recursos entre diferentes opciones; 2) para mejorar laeficiencia -y obtener “el máximo” producto con los recursos disponibles; 3) para mejorar latransparencia y el rendimiento de cuentas; y 4) para ahorrar recursos.Tal vez los primeros esfuerzos encaminados a vincular los recursos públicos con los resultados,esto es, a construir un presupuesto explícitamente orientado a resultados, se dieron en 1949 enEstados Unidos, cuando la Comisión Hoover sobre la Organización del Poder Ejecutivo recomendóque el presupuesto del gobierno federal se reorganizara para adoptar un presupuesto basado enfunciones, actividades y proyectos5.A principios de los años 90’s en todo el mundo adquirió fuerza esta idea, robustecida con laexperiencia obtenida del uso de las diferentes técnicas presupuestarias y del desarrollo de latecnologías y de los sistemas de información, entre otros factores.4CFR. Licona Vite, Cecilia, ¿Tiene facultad el Presidente de la República para hacer observaciones alPresupuesto de Egresos de la Federación aprobado por la Cámara de Diputados?, Quórum Legislativo 92,Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias de la Cámara de Diputados del H. Congresode la Unión, México Enero-Marzo 2008, p. 88.5Maluquer I Amorós, Salvador y Tarrach I Colls Anna, Gestión estratégica del presupuesto y orientación aresultados: La reforma presupuestaria de la Generalitat de Catalunya, Secretaría General de Presupuestos yGastos, Instituto de Estudios Fiscales, julio, 2006, p. 11.
  • 4. 4Así, adquirió carta de naturalización la definición de “presupuesto orientado a resultados”,entendido como todo aquel presupuesto que incluye información sobre la finalidad de lo quehacen o harán las diversas entidades con los recursos que reciben.Lógicamente, para que un documento presupuestario sea útil y eficaz para dar cuenta de lo que seestá haciendo o lo que se hará, debe mostrar datos comprensibles, claros, asequibles y sobre todo“comparables”.Ello explica que dentro del proceso de “presupuestación orientada a resultados” se identificancuatro cuestiones relevantes: 1) La vinculación con la estrategia; 2) El seguimiento, evaluación ypresentación de resultados; 3) El uso de la información sobre resultados; y 4) El cambio decultura.6En este punto adquieren relevancia los conceptos de “balanza fiscal” y “saldos fiscales” que sehan empezado a introducir en algunas legislaciones con diversas finalidades, entre ellas, mejorar eldiseño del Presupuesto, eficientar el objetivo de este instrumento e incluso, en algunos casos,procurar una distribución más justa de los recursos con los que cuenta un Estado.La figura del “saldo” (en inglés “balance”), es ampliamente conocida y utilizada en el área de lacontabilidad y auditoría. En breve, el “saldo” desde el punto de vista contable es la diferenciaentre el movimiento deudor y el movimiento acreedor de una cuenta. Si el movimiento deudor esmayor, la cuenta tendrá un saldo deudor; contrariamente, si el movimiento acreedor es mayor, elsaldo será acreedor.El “saldo” es pues, la cantidad resultante de compensar el deber con el haber de una cuenta,pudiendo dicho resultado tener tres manifestaciones posibles: que el deber sea mayor al haber,razón por la cual la diferencia entre ambos se denominará saldo “deudor”; que el haber sea mayoral deber, entonces, la diferencia entre ambos se denominará saldo “acreedor”; o bien que ambos,tanto el deber como el haber sean iguales, supuesto en el cual se le denominará saldo “nulo” ousarse la expresión de “cuentas saldadas” para referirse a esta hipótesis.7El término propio de la contabilidad tradicional, fue –con el tiempo- trasladado a la contabilidadgubernamental. Particularmente, resultó útil para ejemplificar el saldo “negativo o deudor” propiode muchas administraciones estatales; figura a la que se asignó la denominación de “déficit fiscal”,que no es sino el resultado negativo de las cuentas de un Estado.Existe “déficit fiscal” cuando el monto de los ingresos recaudados no es suficiente para hacerfrente al valor de los compromisos de pago legalmente adquiridos con cargo al mismopresupuesto.Dentro de los Estados constituidos por varias partes integrantes que gozan de ciertas facultadesrecaudatorias y trasladan otras a una autoridad central, como es el caso de las Federaciones, elconcepto de “saldo fiscal” ha ido adquiriendo particular importancia, habida cuenta que permitemedir el desempeño recaudatorio de cada parte integrante, así como la forma en que se6Ídem.7Información consultable en http://www.definicionabc.com/economia/saldo.php
  • 5. 5emplean o distribuyen esos recursos, esto es, el monto de los recursos recaudados que les sondevueltos para el cumplimiento de sus programas y proyectos.La importancia de los “saldos fiscales” radica en que permite mostrar las cantidades de recursoseconómicos con los cuales contribuye una entidad a la Federación y la cantidad de recursos queson asignados a dicha entidad por el gobierno central para el cumplimiento de sus metas oprogramas.Por ello, en España, la realización de una “balanza fiscal” funciona como un "instrumento deinformación económica que imputa territorialmente los ingresos y gastos de las instituciones delsector público en un periodo de tiempo determinado, y calcula el saldo fiscal resultante en cadaterritorio".Como se aprecia, la realización de una balanza fiscal que arroje un “saldo” de la misma naturaleza,permite identificar la diferencia existente entre los recursos asignados a una comunidad o entidadpara el cumplimiento de sus programas, frente a sus aportaciones a la hacienda pública.Esa información, por su trascendencia, constituye una de las herramientas con que cuenta elgobierno, particularmente, el federal o central, para diseñar su política fiscal.Conviene recordar que la realización de “balanzas fiscales” y la obtención de “saldos fiscales” seorigina en España como demanda de las nacionalidades históricas existentes en ese país, puesdada la información que arroja, permite medir el “esfuerzo fiscal” que realiza cada una de lascomunidades.Es tal la importancia de esa información que José Luis Rodríguez Zapatero, durante su discurso deinvestidura como presidente del gobierno español pronunciado el 8 de marzo de 2008, secomprometió a publicar las balanzas fiscales por cada comunidad autónoma y consecuentemente,el importe de los “saldos fiscales”.Fruto de este compromiso, fue la elaboración –a encargo del gobierno- por parte del Instituto deEstudios Fiscales del primer Informe denominado "Las balanzas fiscales de las comunidadesautónomas españolas con las administraciones públicas centrales", que se hizo público el 15 dejulio de 2008.Previo a ello, el mismo Instituto elaboró el "Informe sobre Metodología de Cálculo de las BalanzasFiscales" que sentó las bases para la realización de los cálculos que se mostraron en el primerInforme de Balanza Fiscal publicado en 2008.No pasa inadvertido que el tema de las “balanzas fiscales” ha dado lugar a acalorados debates ycríticas.Así lo ponen de manifiesto las diversas razones en contra de la obtención de “saldos fiscales”. Porun lado, se sostiene que su elaboración es un ejercicio técnicamente imposible, dado que –seconsidera- los ingresos y gastos del Estado, en mayor o menor medida, no pueden ser desglosadosterritorialmente de modo fiable. Así, por ejemplo, en España, se argumentó que el caso delImpuesto sobre Sociedades, el cual grava los beneficios obtenidos por una sociedad mercantil. Eneste caso, dado que las empresas declaran a la autoridad hacendaria el beneficio conjunto al finaldel ejercicio, sin detallar la contribución de cada región al beneficio global de la empresa, seestima imposible identificar de modo preciso este impuesto a las distintas demarcaciones.
  • 6. 6Otra crítica esgrimida con relación a las “balanzas fiscales” se hace consistir en que la balanzafiscal, en sentido estricto, solamente tiene sentido en el plano individual y no respecto de cadaterritorio, pues quienes pagan los impuestos son las personas, no los territorios.Así, se argumenta que cada individuo el que tiene una balanza fiscal positiva o negativa, enfunción de su carga impositiva y de la valoración de los servicios que recibe del Estado; e incluso,en términos generales, todos los ciudadanos de condiciones económicas equivalentes tributan deigual manera, puesto que todos están sujetos a una misma legislación fiscal.Otro argumento en contra de la realización de las “balanzas fiscales” y para la obtención de“saldos fiscales”, radica en que se considera que la perspectiva que éstos arrojan es incompleta,pues las comunidades o entidades que aparentemente resultan perjudicadas en su relación con elresto del país, pueden salir beneficiadas si se analizan otras dimensiones económicas tales como labalanza comercial, las compras del gobierno central a empresas privadas, etc., pues éstos operancomo factores que reducen el desequilibrio, distorsión o diferencia existente entre los recaudado ylo recibido para la realización de sus proyectos y programas.Frente a estos argumentos, también se esgrimen razones a favor de la publicación de las“balanzas fiscales” y a la obtención de “saldos fiscales”.Por ejemplo, se sostiene que la publicación de las balanzas fiscales fomenta la transparencia fiscaly del gasto público, ofreciendo al ciudadano una información más profunda de cómo emplean losgobernantes el dinero obtenido de sus contribuciones.Asimismo, se manifiesta que los datos obtenidos proporciona al entorno académico una mayorinformación que les facilita ulteriores estudios sobre el tema.Empero, sin lugar a dudas, la razón que más justifica la obtención de saldos fiscales y la publicaciónde estos datos, es que permite la valoración económica de los desequilibrios territoriales, yconsecuentemente, sirve de instrumento para la evaluación, generación y corrección de laspolíticas redistributivas del Estado.Así por ejemplo, del citado Informe emitido en España en 2008 por el Instituto de EstudiosFiscales, limitado al año 2005, los resultados permitieron advertir que ciertas comunidadesautónomas obtuvieron un saldo positivo; empero, otras salieron con un saldo negativo (déficitfiscal).8Desde hace tiempo, uno de los deseos más reiterados por el nacionalismo catalán en materia definanciación autonómica ha sido lograr, si no el mismo sistema, sí al menos con resultados8De los resultados ofrecidos por el primer Informe, se observó que solamente 3 comunidades autónomas –Madrid, Baleares y Cataluña– arrojan un saldo fiscal negativo, lo cual atiende, seguramente, a que se tratade las tres comunidades con mayor nivel de renta por habitante. Todas las demás comunidades, en cambio,ofrecen un saldo fiscal positivo lo que permite afirmar que son “receptoras” o “beneficiarias” de los recursosque aportan las tres comunidades más ricas. CFR. Sevilla Segura, José, Las balanzas fiscales, el conciertoeconómico y las propuestas financieras del nuevo gobierno catalán, consultable enhttp://www.revistadelibros.com/articulos/las-balanzas-fiscales-el-concierto-economico-y-las-propuestas-financieras-del-nuevo-gobierno-catalan
  • 7. 7similares, los regímenes de concierto-convenio que rigen para el País Vasco y Navarra,respectivamente.Ese régimen de concierto-convenio permite que dichas comunidades dispongan de un volumende recursos por habitante muy superior al que proporciona el sistema de distribución ordinarioprevisto en la Ley aplicable a las restantes comunidades autónomas, entre ellas, Cataluña.Para alcanzar ese propósito, la propuesta catalán consiste fundamentalmente en reducir el “saldofiscal” de Cataluña, bajo la premisa de que lo aportado por los ciudadanos de esa comunidad a lahacienda central a través de los impuestos que pagan a ésta, resulta “excesivo” en comparacióncon los servicios y transferencias que reciben de dicha hacienda.Por tanto, lo que busca el gobierno de esa comunidad es “acortar gradualmente” ese saldo, estoes, reducir la diferencia entre lo aportado por Cataluña a la hacienda central y lo que le esentregado por el gobierno central.A pesar de su aparente sencillez, la propuesta financiera del gobierno catalán es de gran caladopues su instrumentación incide en la aplicación de la ley, particularmente, de la fórmula o patróndistributivo territorial de los recursos públicos que se obtienen de la recaudación, lo queevidentemente impacta en el modelo o sistema de planeación financiera estatal.Ello explica lo controversial del tema, pues reducir el saldo fiscal a favor de una entidad o territorioatendiendo al porcentaje que aporta a la hacienda pública mediante la recaudación, significaríapara otro reducir los ingresos que percibe otro por virtud de la fórmula o patrón de distribución.Esto es, las “balanzas” y los “saldos” fiscales al final de cuentas, posibilitan el reconocimiento delos esfuerzos recaudatorios que cada territorio, comunidad o entidad realiza y, paralelamente,castiga el mal desempeño recaudatorio.En nuestra opinión, lo trascendental de contar con “saldos fiscales” es –por el momento- contarcon elementos objetivos y ciertos que permitan una discusión seria del patrón o fórmula dedistribución interterritorial de los recursos públicos, lo que hasta la fecha atiende a una políticafinanciera-gubernamental central, sin contar con el consenso de las comunidades, territorios oentidades.En este punto, debe tenerse presente que el respeto a la “equidad interterritorial” en materiafinanciera, se ha dejado en manos de la hacienda central, la cual decide y configura la política quepermitirá alcanzar ese postulado, definiendo entre otros aspectos, la fórmula o patrón dedistribución de los recursos obtenidos vía recaudación.Empero, si bien se reconoce la necesidad de mantener en la ley una fórmula de esa naturaleza,también se considera necesario contar con otros datos que, eventualmente, permitan flexibilizaro matizar la política financiera del Estado, por ejemplo, haciendo ajustes a los resultados quearroje esa fórmula, mediante la reducción de los “saldos fiscales” existentes.El planteamiento del nacionalismo catalán ha sido el que en gran medida, ha alentado el interéspor los cálculos de los “saldos fiscales” que se han realizado en España durante los últimos años,tratando de cuantificar esas diferencias o distorsiones.Ello pone de manifiesto la relevancia de los “saldos fiscales”, que por su naturaleza son ante todoun resultado, una consecuencia de la política de ingresos y gastos de la hacienda central.
  • 8. 8Consecuentemente, son también un indicador o referente para sostener (ratificar) o modificar lapolítica financiera gubernamental, pues si el resultado (saldo) se estima adecuado, entonces laspolíticas que lo causan también deben ser consideradas o calificadas como pertinentes; por elcontrario, si el “saldo fiscal” se estima inadecuado –por nombrarlo de alguna forma- será unelemento importante para considerar inapropiada o ineficaz una política fiscal.En ese tenor, los saldos fiscales no llevan a la discusión respecto a si el tamaño de un saldo esexcesivo o no; sino a debatir sobre la política de ingresos y de financiamiento del Estado aplicadapor el gobierno central. Se insiste, si ambas políticas se entienden satisfactorias, también lossaldos resultantes habrían de serlo.Obviamente, la información que arroja la balanza fiscal (saldos), debe conducir –en Estadosdemocráticos- a definir e implementar políticas más justas.Si de una política justa y equitativa resultase para algún estado, por ejemplo, Cataluña, un saldonegativo inferior al que realmente registra, entonces tendría sentido intentar reducir ese saldoajustando las políticas de la hacienda central, lo cual reduciría no sólo el saldo de Cataluña sino, almismo tiempo, el de todas las demás comunidades.En cambio, si ocurriese que el saldo fiscal resultante de una política justa y equitativa del gobiernocentral fuese todavía mayor que el actual saldo negativo, lo sensato sería aumentarlo en lugar dereducirlo.Ello permite concluir que sólo conociendo el “saldo fiscal” que resulta de las políticas centralesexistentes, podrá concluirse en la necesidad de buscar otras fórmulas de distribución más justas yequitativas.Esa definición de fórmula más justas y equitativas compete por su naturaleza, lógicamente, alpoder legislativo, en tanto órgano de representación popular. Consecuentemente, para la emisióno modificación de la ley que contiene la fórmula de distribución de los recursos, resultaindispensable contar con la información producto de las balanzas fiscales, esto es, con los saldosfiscales.Consecuentemente, se estima que los datos que arroje la balanza fiscal, esto es, los saldos fiscales,pueden proporcionar elementos objetivos de análisis del actual modelo mexicano de distribuciónde los recursos que redunde, a la postre, en la definición de una política recaudatoria y definanciamiento a las entidades federativas más justa y equitativa.Acorde a tal argumentación, se propone reformar y adicionar diversas disposiciones de la LeyFederal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, a efecto de:a) Incorporar el concepto de saldos fiscales en la ley referida; yb) Establecer la obligación del ejecutivo federal de remitir a la Cámara de Diputados, comoparte integrante del proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, la informaciónrelativa a los saldos fiscales.Conviene apuntar que nuestro país no es ajeno al concepto de “saldo fiscal”, pues amén de losestudios existentes sobre el particular, la LFPRH, en tanto ordenamiento especializado en materiade programación, presupuestación, aprobación, ejercicio, control “y evaluación de los ingresos yegresos públicos federales”, en su artículo 1, fracción VII reconoce la existencia de los saldos
  • 9. 9fiscales, al consignar la figura del déficit presupuestario, entendido como “el financiamiento quecubre la diferencia entre los montos previstos en la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos yaquélla entre los ingresos y los gastos en los presupuestos de las entidades”.IV. FUNDAMENTO LEGAL.Lo constituyen los artículos 71 fracción II y 78 fracción III de la Constitución Política de los EstadosUnidos Mexicanos (CPEUM), concordantes con el diverso 6 fracción I del Reglamento de la Cámarade Diputados del H. Congreso de la Unión, mismos que quedaron precisados desde el inicio deeste documento.V. DENOMINACIÓN DEL PROYECTO DE LEY O DECRETO.También fue precisado al inicio de este documento y lo es “PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SEREFORMAN Y ADICIONAN DIVERSAS DISPOSICIONES DE LA LEY FEDERAL DE PRESUPUESTO YRESPONSABILIDAD HACENDARIA”VI. ORDENAMIENTOS A MODIFICAR.Como lo indica el título referido, es la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.VII. TEXTO NORMATIVO PROPUESTO.En mérito de lo anterior, someto a consideración de ese Honorable Pleno de la Cámara deDiputados el siguiente:ARTÍCULO ÚNICO. Se REFORMA el artículo 16 y se ADICIONAN el artículo 2 con una fracción XLVIII;y el artículo 41, fracción II con un inciso o) y la fracción III con un inciso e), todos de la Ley Federalde Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, para quedar en los siguientes términos:Artículo 2.- …I. a XLVIII. …XLVIII bis. Saldo fiscal. La diferencia existente entre la cantidad de recursoseconómicos recaudados por una entidad federativa y con la cual contribuye a lahacienda pública federal y la cantidad de recursos que son asignados a dichasentidades federativas a través del Presupuesto de Egresos para el cumplimiento desus metas o programas.XLIX a LX. …Artículo 16.- La Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos se elaborarán con baseen objetivos y parámetros cuantificables de política económica, acompañados de suscorrespondientes indicadores del desempeño y saldos fiscales, los cuales, junto conlos criterios generales de política económica y los objetivos, estrategias y metasanuales, en el caso de la Administración Pública Federal, deberán ser congruentescon el Plan Nacional de Desarrollo y los programas que derivan del mismo, e incluiráncuando menos lo siguiente:
  • 10. 10I. a IV. …Artículo 41. …I. ...a) a e)…II. …a) a ñ) …o) Un capítulo específico relativo a los saldos fiscales; yIII. …a) a d) …e) La metodología empleada para determinar el monto de los saldos fiscales.VIII. ARTÍCULO TRANSITORIOS.Sobre el particular, se proponen los siguientes:ARTÍCULO ÚNICO. El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de supublicación en el Diario Oficial de la Federación.IX, X y XI. LUGAR, FECHA Y NOMBRE Y RÚBRICA DEL INICIADOR.Palacio Legislativo de San Lázaro, a 14 de marzo de 2012.Diputado Marcos Pérez Esquer ________________________________________.
  • 11. 11TEXTO VIGENTE TEXTO QUE SE PROPONEArtículo 2.- Para efectos de esta Ley, seentenderá por:I. a XLVIII. …XLIX a LX. …Artículo 16.- La Ley de Ingresos y elPresupuesto de Egresos se elaborarán con baseen objetivos y parámetros cuantificables depolítica económica, acompañados de suscorrespondientes indicadores del desempeño,los cuales, junto con los criterios generales depolítica económica y los objetivos, estrategias ymetas anuales, en el caso de la AdministraciónPública Federal, deberán ser congruentes conel Plan Nacional de Desarrollo y los programasque derivan del mismo, e incluirán cuandomenos lo siguiente:I. a IV. …Artículo 41. El proyecto de Presupuesto deEgresos contendrá:I. ...a) a e)…II. El proyecto de Decreto, los anexos y tomos,los cuales incluirán:a) a ñ) …Artículo 2.- …I. a XLVIII. …XLVIII bis. Saldo fiscal. La diferencia existenteentre la cantidad de recursos económicosrecaudados por una entidad federativa y conla cual contribuye a la hacienda públicafederal y la cantidad de recursos que sonasignados a dichas entidades federativas através del Presupuesto de Egresos para elcumplimiento de sus metas o programas.XLIX a LX. …Artículo 16.- La Ley de Ingresos y elPresupuesto de Egresos se elaborarán con baseen objetivos y parámetros cuantificables depolítica económica, acompañados de suscorrespondientes indicadores del desempeño ysaldos fiscales, los cuales, junto con loscriterios generales de política económica y losobjetivos, estrategias y metas anuales, en elcaso de la Administración Pública Federal,deberán ser congruentes con el Plan Nacionalde Desarrollo y los programas que derivan delmismo, e incluirán cuando menos lo siguiente:I. a IV. …Artículo 41. …I. ...a) a e)…II. …a) a ñ) …o) Un capítulo específico relativo a los saldosfiscales; y
  • 12. 12III. Los anexos informativos, los cualescontendrán:a) a d) …III. …a) a d) …e) La metodología empleada para determinarel monto de los saldos fiscales.

×