De financiaciones y elecciones

309 views
223 views

Published on

Artículo publicado en la revista Campaigns & Elections 15 de marzo de 2013

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
309
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

De financiaciones y elecciones

  1. 1.    De  financiaciones  elecciones…  ¿mejor  dinero  público  o  privado?  Por:  Marcos  Pérez  Esquer    El   nexo   entre   el   dinero   y   la   contienda   política,   y   las   implicaciones   que   esta   relación   tiene   en   el  fortalecimiento   de   las   instituciones   y   de   la   democracia,   ha   sido   tema   de   preocupación   y   objeto   de  estudio  en  las  naciones  incorporadas  o  en  vías  de  incorporarse  al  mundo  democrático.    En   México,   desde   hace   apenas   un   par   de   décadas,   el   tema   del   financiamiento   de   la   política,  entendido  como  el  financiamiento  de  los  partidos  políticos  y  las  campañas  electorales,  se  instaló  en  el  centro  del  debate  y  la  agenda  pública.      Antes  de  que  esto  sucediera,  tuvimos  una  primera  generación  de  reformas  electorales  que  atendió  a  la  preocupación  de  crear  un  instituto  encargado  de  organizar  los  procesos  electorales,  así  como  de   un   tribunal   encargado   de   impartir   justicia   electoral,   que   gozaran   de   credibilidad,   imparcialidad,  certeza,   profesionalismo   y   legitimidad.   Así   nacieron   el   Instituto   Federal   Electoral   y   el   Tribunal  Electoral  del  Poder  Judicial  de  la  Federación.    Esta  primera  generación  de  reformas  electorales,  incluyó  también  asuntos  tan  importantes  como  la   creación   de   un   nuevo   y   mas   confiable   padrón   de   electores,   la   expedición   de   una   también   nueva  y   mas   confiable   credencial   de   elector   con   fotografía,   el   uso   de   tinta   indeleble   para   marcar   a   los  ciudadanos   que   ya   habían   ejercido   su   derecho   de   voto   evitando   así   la   doble,   triple   o   múltiple  votación   por   parte   de   una   misma   persona;   vino   también   el   listado   nominal   con   fotografía,   que  permitía   a   los   funcionarios   de   las   mesas   de   votación   cotejar   las   fotografías   contenidas   en   la  credencial   con   la   contenida   en   el   listado   nominal   o   padrón,   así   como   la   decisión   de   reproducir  copias   de   las   actas   de   cómputo   de   votos   para   ser   entregadas   a   cada   uno   de   los   representantes   de  los  distintos  partidos  políticos  y  candidatos,  entre  otras  muchas  medidas  de  seguridad  para  evitar  fraude  a  la  elección.    De  esa  primera  generación  de  reformas,  se  pasó  rápidamente  a  una  segunda  generación  en  la  que  los   temas   centrales   fueron   el   uso   adecuado   de   los   medios   de   comunicación,   y   el   que   ahora   nos  ocupa:  controlar  la  financiación  de  la  política  electoral.    Sin   duda,   en   México   solo   hemos   sido   reflejo   de   lo   que   ha   venido   ocurriendo   en   todo   el   mundo,  donde  el  tema  central  del  debate  por  la  democracia  está  justamente  en  la  relación  entre  dinero  y  poder  político.    Los   riesgos   vinculados   con   la   posibilidad   de   que   grandes   sumas   de   dinero   proporcionen   una  ventaja   ilegítima   a   un   contendiente,   o   bien,   el   riesgo   de   que   la   carencia   de   recursos   de   otro   le  ponga   en   desventaja,   así   como   los   riesgos   asociados   a   la   probabilidad   de   que   los   gobernantes  privilegien  indebidamente  la  atención  de  los  asuntos  que  interesan  a  sus  aportantes  o  donadores  en  campaña,  llevó  a  que  la  legislación  incorporase  diversos  mecanismos  de  control:  limitación  de  los   periodos   de   campaña,   limitación   de   los   gastos   mediante   el   establecimiento   de   topes   máximos,  limitación   de   aportaciones   mediante   el   establecimiento   de   topes   máximos   tanto   individuales  como   totales,   prohibición   de   algunas   aportaciones   (empresariales,   extranjeras,   etc.),  
  2. 2. obligatoriedad   de   presentación   de   informes   financieros   a   la   autoridad,   implementación   de  complejos   procedimientos   de   fiscalización   y   auditoria,   pero   sobre   todo,   el   establecimiento   del  financiamiento  público  como  componente  prioritario  de  la  financiación  de  las  campañas.    Estos  mecanismos  de  control  sin  embargo,  no  han  resultado  del  todo  efectivos.  Particularmente  la  idea  de  que  el  financiamiento  público  deba  ser  mayor  al  financiamiento  privado  ha  generado  mas  problemas  que  soluciones.      El  financiamiento  público  no  ha  propiciado  mayor  equidad  electoral,  tampoco  ha  evitado  el  tráfico  de  influencias.  En  cambio,  sí  que  ha  aislado  a  los  partidos  de  la  sociedad.      El  financiamiento  público  no  genera  incentivos  para  que  los  partidos  hagan  adecuada  gestión  del  gasto,   ya   que   les   provee   de   un   ingreso   cuyo   monto   es   prácticamente   determinado   por   ellos  mismos.  Tampoco  genera  incentivos  para  que  los  partidos  desarrollen  actividades  encaminadas  a  acercarse  a  los  ciudadanos  y  obtener  el  apoyo  de  la  comunidad,  en  este  caso,  el  apoyo  económico.    Por   otra   parte,   el   financiamiento   público,   ha   propiciado   el   empoderamiento   de   la   burocracia  central   de   los   partidos   políticos   que   es,   en   última   instancia,   la   destinataria   y   administradora   de  esos  fondos  públicos.    Por   estas   y   otras   razones,   emprender   contrarreformas   al   respecto   es   necesario   cuanto   antes   en  México.  El  financiamiento  de  los  partidos  debería  ser  principalmente  de  tipo  privado.    El  financiamiento  privado  de  los  partidos  políticos  les  obliga  a  cultivar  su  credibilidad  y  a  acercarse  a   los   electores,   lo   que   potencia   además,   el   resto   de   sus   programas   y   actividades,   así   como   su  democracia   interna.   Los   partidos   han   ido   perdiendo   prestigio   en   la   medida   que   la   gente   ve   que   se  sirven  del  erario.    Contrariamente   a   lo   que   muchos   piensan,   la   limitación   del   financiamiento   privado   ha   generado  mayor  opacidad.  Muchos  partidos  y  candidatos,  aceptan  donativos  privados  sin  reportarlos,  lo  que  alimenta   la   inequidad   respecto   de   quienes   sí   cumplen   con   la   norma,   y   obscurece   las   relaciones   de  interés   y   los   posibles   tratos   de   favor.   El   financiamiento   privado   en   cambio,   transparenta   esas  relaciones,   y   el   simple   riesgo   de   que   el   tráfico   de   influencias   pueda   ser   conocido   por   la   opinión  pública  se  convierte  en  el  mejor  antídoto  contra  ellas.    El  financiamiento  privado  hace  que  los  partidos  políticos  estén  sujetos  a  un  control  mas  eficiente  por  parte  de  los  ciudadanos,  ya  que  estos  pueden  castigar  la  mala  actuación  de  aquellos  mediante  el   retiro   o   la   reducción   de   sus   aportaciones.   En   el   sistema   de   financiamiento   público,   o  predominantemente   público   como   el   de   México   o   el   de   España,   los   partidos   políticos   tienen  menos   que   perder,   en   virtud   de   que,   independientemente   de   su   actuación,   sus   ingresos   están  prácticamente   asegurados.   Curiosamente,   justo   en   estos   dos   países,   donde   se   ha   privilegiado   el  financiamiento   público   sobre   el   privado,   es   donde   mas   escándalos   financieros   han   tenido   los  partidos   políticos   y   sus   candidatos;   algunos   de   esos   escándalos   están   justo   en   estos   días   en   los  periódicos.    Desde  mi  punto  de  vista,  países  como  México  o  España,  debería  voltear  pronto  a  ver  los  sistemas  de   financiamiento   privado   de   otros   países   y   emprender   reformas   que   ayuden   a   mejorar   la  credibilidad   de   sus   sistemas   de   partidos.   En   vez   de   limitar   el   financiamiento   privado,   lo   que  
  3. 3. debería   limitarse   es   justamente   el   financiamiento   público,   como   ocurre   en   Alemania   u   otros  muchos   países   en   los   que   se   establece   que   el   financiamiento   público   no   puede   superar   el  cincuenta   por   ciento   (50%)   del   financiamiento   total   de   un   partido   político;   es   decir,   se  incentiva   la  procuración  de  fondos  privados  por  parte  del  instituto  político  y  de  sus  candidatos  y  solo  después  de  eso,  el  Estado  le  entrega  otra  cantidad  igual  a  la  que  hayan  conseguido  por  su  propio  esfuerzo.    La  prohibición  de  aportaciones  empresariales  también  debería  ser  revisada.  La  prohibición  no  ha  evitado  esas  aportaciones,  solo  las  ha  ocultado  a  la  opinión  pública,  en  detrimento  de  quienes  sí  se  ajustan   a   la   ley.   Transparentar   las   aportaciones   empresariales   supone   un   beneficio   adicional,   la  opinión   pública   podría   conocer   perfectamente   cuales   son   los   intereses   con   los   que   cada   partido  político  y  candidato  se  identifica  y  defiende.    En   fin,   la   incidencia   del   tema   financiero   en   la   política   electoral   y   consecuentemente   en   la   cosa  pública  es  muy  alta,  y  por  lo  tanto,  es  un  asunto  prioritario  para  las  democracias  del  mundo.  Sin  embargo,   encontrar   el   justo   medio,   entre   los   dos   grandes   valores   en   pugna,   es   decir,   el   punto  medio   entre   el   valor   consistente   en   las   libertades   individuales   que   propugnan   por   permitir   a   los  ciudadanos  aportar  su  donativo  o  contribución  al  candidato  o  al  partido  político  de  su  preferencia,  y  en  contra,  el  valor  consistente  en  la  equidad  de  la  contienda  electoral,  que  defiende  la  idea  de  limitar  los  ingresos  y  los  gastos  de  las  campañas  políticas,  no  es  nada  sencillo.  Son  ambos  valores  importantes  que  aquí  se  encuentran  en  aparente  tensión.    Si   bien,   la   discusión   a   este   respecto   es   común   a   todo   el   mundo   democrático,   México  -­‐quizá   por   su  experiencia  histórica  de  inequidad  electoral-­‐,  se  ha  destacado  por  su  esfuerzo  de  buscar  la  mejor  forma   de   controlar   la   financiación   y   de   implementar   una   fiscalización   eficaz   de   los   partidos  políticos  y  las  campañas  electorales,  tratando  al  mismo  tiempo,  de  no  violentar  el  derecho  de  los  ciudadanos  de  participar  económicamente  en  política.  En  virtud  de  esto,  México  es  hoy  por  hoy  y  con   mucho,   el   país   con   mayor   densidad   normativa   en   materia   de   financiamiento   y   fiscalización   de  partidos  políticos.    Esas  normas  jurídicas  son  el  abultado  resultado  de  una  legítima  preocupación.  El  esfuerzo  empero,  no  ha  sido  el  esperado.  La  sociedad  permanece  suspicaz  respecto  de  este  asunto.  Su  exigencia  por  conocer   bien   a   bien,   el   origen   y   el   destino   de   los   recursos   públicos   y   privados   que   los   partidos  políticos   utilizan   en   las   campañas   electorales,   es   por   demás   legítima,   pero   lamentablemente   sigue  siendo  desatendida  por  muchos  actores  políticos.    Entendiendo   que   sin   dinero   los   sistemas   de   partidos   y   aún   los   gobiernos   no   podrían   siquiera  funcionar,  y  que  la  financiación  de  la  tarea  política  es  vital  para  la  fortaleza  de  la  democracia,  pero  también   atendiendo   al   hecho   de   que   la   transparencia   y   la   divulgación   pública   de   las   finanzas  partidistas   son   el   mejor   instrumento   para   controlar   el   potencial   efecto   pernicioso   de   la   relación  entre   dinero   y   elecciones,   los   legisladores   tienen   hoy   por   hoy   la   enorme   responsabilidad   de  encontrar  las  fórmulas  normativas  que  resuelvan  la  exigencia  ciudadana  por  una  mas  transparente  y  eficiente  financiación  de  la  política.    Marcos  Pérez  Esquer  Abogado  y  financiero.  Ha  sido  dos  veces  diputado  federal  en  México,  Tesorero  Nacional  del  PAN,  Tesorero   General   de   la   ODCA,   y   administrador   de   la   campaña   presidencial   del   PAN   en   2012.   Es  Director  General  de  Consultoría  LAP,  S.C.    

×