Your SlideShare is downloading. ×
Sobre el objeto de la historia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Sobre el objeto de la historia

4,431
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,431
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Seminario Mayor Filosofado San AgustínEstudiante: Walter Albrecht LorenziniProfesora: Lina Marcela CedeñoMateria: Filosofía de la historia SOBRE EL OBJETO DE LA HISTORIA (Pag. 82-117)El texto nos muestra los cambios ocurridos en el estudio de la historia, en referencia a su objeto, durante elúltimo tiempo.La historia versa sobre la realidad histórica, la cual consta de muchos aspectos o elementos, los cuales – unoscon más preferencia que otros − han sido estudiados por los historiadores. Es una historia que trata sobrehechos pretéritos, y que se presenta como una historia de acontecimientos, episódica, una historia-relato. Peroha empezado a ejercerse un cambio, y comienza a darse una historia socioeconómica que va desmantelando lahistoria, cambiándole su objeto y sus métodos, dejando de lado la realidad histórica, o reduciéndola toda ella auno de sus aspectos (lo económico o lo social).Se da una “historia económica”, que estudia la economía política de los sistemas y de las formas que handesaparecido, es un estudio propio de economistas, que utiliza los métodos de investigación económicos(cuantitativos, estadísticos), y se diferencia de la “historia de la economía”, la cual es propia de loshistoriadores, pues es un estudio de uno de los tantos aspectos que conforman la realidad histórica. La historiaeconómica cae en algunos abusos y excesos, como la reducción de lo total a lo económico, en vez de laintegración de este aspecto en el todo. Además, esta historia ha sido instrumentalizada por una ilegitimapretensión de explicar la historia por la economía a través de la sociología, pasando a ser el instrumento quedebe demostrar la ley formulada por el materialismo histórico, dejando a la historia económica en función dela historia social, cambiándole su objeto de estudio, pues ya no se preocupa de estudiar la economía política,sino los vínculos sociales surgidos a partir de las actividades económicas.Esta integración de la historia, la economía y de la sociedad en una sola disciplina se debe a una necesidadideológica (para la tesis de Marx), mas no a una razón científica, pero esta pretensión es ilegitima, la historiaeconómica no necesita desembocar en historia social o sociología, pues tiene su propia validez dentro de suspropios limites al estudiar su propio objeto.También el texto nos presenta la visión de la escuela histórica francesa (encabezada por Lucien Febvre, MarcBloch y Georges Lefebvre) con respecto a la historia. La historia toda es social, pero esto no entendiéndolo dela manera evidente de que el hombre es social y necesita de otros desde que nace y durante toda su vida, deesta manera, toda historia es social, puesto que todo hombre nace y vive en sociedad, por lo que no tendríasentido hablar de una historia social; si no que para ellos, lo social tiene el sentido de “colectivo”, mas cercade la sociología que de la sociedad. De aquí se puede diferenciar una “historia social” de una “historia de lasociedad”, en donde la segunda es un estudio histórico, el cual busca el conocimiento de uno de los aspectosde la realidad histórica (el social), estudiando una sociedad concreta, real, determinada en el tiempo y en elespacio, dándonos conocimientos verdaderos de hechos pretéritos, en cambio, a la historia social no leinteresa mostrar una realidad pretérita, mas bien busca superar la historia tradicional (la de acontecimientos,la historia-relato, la cual se basa en el individuo y es de tiempo breve).La historia social le reprocha a la historia tradicional el convertir al individuo en el protagonista, siendo elindividuo una abstracción, por lo que la historia social propone a la estructura social en ves del individuocomo protagonista de la historia, pues esta estructura no sería una abstracción sino realidad. Cabe preguntarsequé es estructura, pero la respuesta no es clara, resulta ser un concepto no precisado tanto en economía comoen sociología, pero hay algunos conceptos que han prevalecido. Y también cabe preguntarse si realmente laestructura es mas viva que la persona concreta (individuo), más bien podemos decir que la historia socialdespersonaliza la historia, la deshumaniza. Se da una desaparición del hombre concreto por la colectividad(según ellos “lo real”), cuyo concepto calza con la ideología marxista, ya no es el hombre (concreto) elprotagonista de la historia, sino la masa, es decir, la colectividad social (el ser humano, pero de maneragenérica), finalmente serán las clases sociales el motor de la historia.
  • 2. La historia social va estudiar lo constante y recurrente, para poder formular leyes sobre el desarrollo históricoy social, y no le interesa estudiar las diferentes sociedades concretas que han existido (eso corresponde a lahistoria de la sociedad). Podemos decir que la historia social no es historia, porque ya no estudia en si loshechos del pasado que han sido relevantes, sino que estudia los comportamientos colectivos y porque se basaen datos cuantitativos (esto para hacer algo que no se puede hacer en la historia, el formular leyes).Pero para hacer historia social, hay que partir de la voluntad de considerar al hombre como miembro de lacolectividad, y no como alguien especifico, el hombre es un miembro anónimo, una parte del grupo social,parte de un todo despersonalizado en su conjunto. Se parte haciendo una historia descriptiva, la cual es prontosuperada al aplicarle el método cuantitativo a la investigación de las estructuras sociales, pero no basta solocon eso, sino que además se necesita una hipótesis sobre la cual analizar los datos cuantitativos, que por simismos no nos dicen mucho. Finalmente la historia social ya nos busca conocer algo que sucedió (objetivo dela historia), sino, más bien de construir una historia según un modelo previo (la hipótesis que dan validez a losdatos cuantitativos), eliminando para ello tanto los factores aberrantes como las apariencias y, en general,todo dato que no corresponda al modelo. Podemos contemplar a partir de esto, que la “historia social” no es“historia”, sino que es un desmantelamiento de la historia, despojándola totalmente de su objeto y de losmétodos que le son propios.Finalmente el texto nos presenta una ultima pretensión de historia, la llamada “historia total”, cayendo en latendencia a la totalidad que es común dentro de las ciencias sociales. Es una pretensión de que la historia loenglobe todo, pero esto no se puede dar, ya sea entendiéndolo como que la integración de todas las cienciassociales en la historia total (cosa que ya intento Comte en la sociología y fracaso), o ya sea en que la historiaabarque todo, cosa fuera de alcance para las posibilidades humanas. Por último, esta historia total, tambiénllega a identificarse con el materialismo histórico, en a partir de la relaciones sociales salidas de lo económicose explica todo lo demás.Podemos concluir de todo esto, que la historia al ser intervenida por otras disciplinas ajenas a ella, terminadejando de ser historia, pues pierde su identidad propia, su objeto y su método, para convertirse en lo que noes. Y muchos de estos cambios se han dado no por un interés netamente científico, sino muchas veces por uninterés ideológico (como ya se ha notado, todas se van identificando con la tesis de Marx).

×