Your SlideShare is downloading. ×
El Problema del mal en san Agustín
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

El Problema del mal en san Agustín

21,390
views

Published on


0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
21,390
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
227
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. WALTER ALBRECHT LORENZINI EL PROBLEMA DEL MAL EN SAN AGUSTÍNSan Agustín y el problema del malSan Agustín se vio atormentado por el problema de mal, le inquietaban dos cuestiones referentes almal: ¿Qué es el mal? y ¿cuál es el origen del mal? 1 ¿El mal es una sustancia o no es nada?, ¿procedede un principio malo, de Dios o del hombre?, y si procede del hombre, y el hombre es creación deDios, ¿no es Dios el creador del mal? Con estos interrogantes sufre buscando las respuestas como élmismo atestigua: “Con estos pensamientos me volvía a deprimir y ahogar”2El maniqueísmo y el problema del malUna primera respuesta al problema del mal la encontró San Agustín en la secta de los maniqueos.Para el maniqueísmo “todos los males proceden de un principio maléfico, de un dios perverso, quese complace en sembrar el mundo de tinieblas, pecado y muerte. Y al contrario, todo lo buenodimana de otro principio antagónico, origen de la luz. La explicación es sencilla: toda el aguaturbia procede de una fuente turbia, toda agua clara mana de una fuente clara”3. Es decir, que paralos maniqueos, todo procede de dos principios contrarios, uno bueno o de la luz, y uno malo o de lastinieblas; todas las cosas tienen partículas del principio bueno y del malo, por lo que estos dosprincipios están en constante batalla. “El dios de la luz se halla necesariamente encerrado en elmundo físico, esencialmente malo”4.Estos dos principios son concebidos como corpóreos; cada cosa es buena en cuanto tiene partículasde bien y es mala en cuanto tiene partículas de mal. Lo mismo pasa en el hombre, es un campo debatalla para estos dos principios, por lo que ninguna de sus acciones tiene mérito propio, si actúabien y hace algo bueno, es por el principio del bien, por tanto no merece alabanzas, y si cometealgún mal o peca, no es su culpa, pues es el principio de mal que en él se encuentra, el culpable delo malo que hace. De esto se puede deducir que el hombre no es libre, no hace el mal porque quiera,no lo hace voluntariamente, sino porque en él como en todas las demás cosas se encuentranpartículas del mal peleando contra las del bien, por tanto el hombre no es culpable de lo que haga,restándose así cualquier responsabilidad en sus acciones.La respuesta que San Agustín encontró en los maniqueos hace referencia a la pregunta ¿de dóndeprocede el mal? y decía que los males provenían de un principio malo, por lo tanto el mal tiene1 Cf. PEQUEROLES, Juan. El pensamiento filosófico de San Agustín. Barcelona: Labor, 1972, p. 78.2 SAN AGUSTÍN. Las confesiones. En: Obras de San Agustín. T. II, Madrid: BAC, 1946, libro VII, Cáp. IV,5.3 CAPANAGA, Victorino. Primicias agustinianas. En: Avgvstinvs. T. XXIII, Madrid: Avgvstinvs, 1978, p.51.4 MATTEWS, Warren. El neoplatonismo como solución agustiniana del mal. En: Avgvstinvs. T. XXVII,Madrid: Avgvstinvs 1982, p. 342.
  • 2. existencia propia y es constitutivo del universo, y que el hombre no es responsable ni culpable delmal que hace, de sus pecados.Desengaño maniqueoSan Agustín, inteligente y autodidacta, reflexionando sobre la respuesta propuesta por losmaniqueos, se dio que esa respuesta estaba equivocada, no podía existir un principio del mal capazde oponerse al del bien. “Los principios diversos y opuestos del bien y del mal no pueden existir,pues se destruiría la Omnipotencia de Dios. La lucha entre las tinieblas y Dios no tiene razón; unade dos: o las tinieblas le pueden hacer algún daño a Dios, y en este caso no sería incorruptible, ono le pueden hacer absolutamente nada, y en este caso la lucha es inútil”5. Con estos pensamientosSan Agustín se dio cuenta del error maniqueo, y el problema del mal queda nuevamente en la duda.“El problema del mal lo aclarará más tarde. Por ahora los maniqueos no hacen más que sembrarleinquietudes y confusiones sobre el mismo. Destruida la doctrina sobre la existencia de los dosprincipios, uno bueno y otro malo, queda completamente en el vacío cuanto el maniqueísmo puedadecir sobre el origen del mal en nosotros”6.El neoplatonismoSan Agustín pasó algún tiempo sin encontrar solución al problema del mal, durante el cual estuvode escéptico, hasta que se encontró con el neoplatonismo, el cual le dio una respuesta favorablerespecto a sus inquietudes.El problema enunciado por los maniqueos era ¿de dónde viene el mal?, a lo que respondíandiciendo que el mal provenía de un principio malo. En los neoplatónicos encuentra una nueva formade plantear el problema, ahora ya no se pregunta por la procedencia del mal, sino por su esencia,por su naturaleza: ¿Qué es el mal? “No es una sustancia sino una privación o corrupción del bien;luego depende de éste y está íntimamente relacionado con la libertad humana, que es la base delpecado y del mérito del hombre. El mal no puede existir sin el bien, pero éste sí puede existir sinaquél”7.San Agustín encuentra en los neoplatónicos la respuesta de que el mal no proviene de un principiomalo, el único principio de donde proceden todas las cosas es bueno, y el mal no existe por sí solo,sino como corrupción o privación del bien, el mal absoluto no es nada, no existe. El hombre ya nopuede evadirse de su responsabilidad ante el mal que comete.Nuevos interrogantes5 CARDONA SÁNCHEZ, Carlos. Agustinismo en 20 lecciones. Bogotá: Kimpres, 20033, p. 81.6 Ibid., p.82.7 Ibid., p.103.
  • 3. Surgen en la problemática del mal nuevas inquietudes, si el mal no procede de un principio malo,sino que todo procede de un principio bueno, Dios, entonces surge la pregunta: Si del Sumo Biense ha originado todo, ¿cómo se ha introducido el mal en el mundo?, ¿es Dios el autor del mal? 8 Si esel hombre el que hace el mal por medio de su libre albedrío, acaso Dios por ser el autor del librealbedrío no es autor del mal.San Agustín que por este tiempo se estaba en proceso de regreso a la Iglesia y al cristianismo,también se ve en la necesidad de tener en cuenta as verdades del cristianismo en su búsqueda de lasolución del problema del mal. Dios es el creador de todo, es santo y perfecto, es el sumo Bien, todolo hace bien. El mal, por tanto, no puede provenir de Dios, pues Él creó todas las cosas buenas, deÉl sólo provienen bienes.Todas las cosas son bienesTodos los bienes – grandes y pequeños - proceden de Dios, Sumo Bien, el bien inmutable. Dios hahecho todas las cosas de la nada, por eso las naturalezas de todas las cosas son corruptibles, esdecir, que están sometidas a la mutabilidad y al cambio, pues fueron creadas de la nada y no deDios mismo, que es eterno9.Toda la creación es hecha por Dios, nada hay que no haya sido creado por Dios, pero “¿por qué esbuena la creación?, más aún, ¿por qué no puede ser mala? Porque no puede serlo el que la hizo;imposible que el ser infinitamente bueno haga una cosa mala”10.Todas las cosas reciben su bondad del Sumo Bien que los ha creado. Hay tres bondades o bienesgenerales que se encuentran en todo lo creado: el modo, la belleza y el orden. Estas bondades hacenque todas las cosas sean bienes. “Donde estas tres cosas son grandes, grandes son las naturalezas;donde son pequeñas, pequeñas o menguadas son también las naturalezas, y donde no existetampoco la naturaleza. De ahí se concluye que toda naturaleza es buena”11Además hay tres perfecciones en los seres: el existir, el vivir, el pensar; la primera es común paratodos los seres, las segunda es compartida por todos los seres vivos y el pensar que es propio delhombre. Todas las cosas tienen las tres bondades y por lo menos la perfección de existir, por tanto,hasta las cosas corrompidas son bienes.Son buenas las cosas que se corrompen, las cuales no podrían corromperse si fuesen sumamentebuenas, como tampoco lo podrían si no fuesen buenas: porque si fueran sumamente buenas, seríanincorruptibles, y si no fuesen buenas, no habría en ellas qué corromperse. Porque la corrupcióndaña, y no podría dañar si no disminuyese lo bueno. Luego o la corrupción no daña nada, lo queno es posible, o lo que es certísimo, todas las cosas que se corrompen son privadas de algún bien.8 Cf. SAN AGUSTÍN. Del libre albedrío. En: Obras de San Agustín. T. III, Madrid: BAC, 1951, libro I, Cáp.I, 19 Cf. SAN AGUSTÍN. De la naturaleza del bien: contra los maniqueos. En: Obras de san Agustín. T.III,Madrid: BAC, 1951, Cáp. I.10 CARDONA SÁNCHEZ, Carlos. San Agustín y el libro abierto de la creación. Bogotá: kimpres, 2001, p.30.11 SAN AGUSTÍN. De la naturaleza del bien: contra los maniqueos, ibid., Cáp. III.
  • 4. Por ende, si fueren privadas de todo bien, no existirían absolutamente (…). Luego las que fueronprivadas de todo bien quedarían reducidas a la nada. Luego en tanto que son en tanto son buenas.Luego cualesquiera que ellas sean, son buenas, y el mal cuyo origen buscaba no es sustancianinguna, porque si fuera sustancia sería un bien, y esto había de ser o sustancia incorruptible –gran bien ciertamente – o sustancia corruptible, la cual, si no fuese buena, no podría corromperse12Por consiguiente, por el solo hecho de existir, las cosas o las naturalezas son buenas, por tanto, noexiste alguna cosa que fuese completamente mala, pues no tendría ninguna bondad ni ningunaperfección, y por ende, también carecería del existir. El mal no es una sustancia, el mal como tal, noes nada, no existe separada del bien, es sólo una privación o corrupción del bien. El mal es ausenciade bien, así como la oscuridad o las tinieblas son ausencia de la luz.Todas las cosas tienen orden, el universo es ordenadoEn el universo, creado por Dios, nada se realiza sin causa, sin fin y sin orden, sino que existe unorden general, llamado naturae odo, ordo rerum, en el cual todas las cosas creadas se hallaninmersas13, y es la Providencia la que somete todas las cosas a un orden necesario. Por tanto, todacosa es buena, pero el conjunto de todas las cosas es muy bueno. La providencia ha ordenado todaslas cosas: a cada una le ha dado un lugar dentro de la creación y le ha puesto un fin, y sumovimiento es regido por la ley eterna, que hace que todas las cosas sigan el designio divinoexpresado en el orden que les fue dado.Tipos de malDespués de ver que el mal por sí mismo no es nada, sino que es corrupción de bien, que todas lascosas son bienes y provienen de Dios, San Agustín se cuestiona sobre las cosas que nosotrosllamamos males. Decimos que es un mal lo que nosotros sufrimos y lo que nosotros hacemos.El mal que sufrimos o que sucede en la naturaleza, lo catalogamos como mal por inconveniente, porejemplo es un mal para nosotros una enfermedad o para una cebra es un mal que un león se la coma,pero en realidad estos no son males, sino que no son convenientes una con otra, pero en el conjunto,todas ellas siguen el orden establecido por Dios y regido por la ley eterna, que se ha plasmado comoley natural en toda la creación. Las cosas que no son convenientes entre sí, son convenientes conotras cosas14, esta inconveniencia no es propiamente un mal, pues no sale del orden dispuesto porDios.El mal que hacemos, el mal moral, ese si es un mal, pues rompe el orden dado por Dios y lo hacelibremente, puesto que el hombre posee libre albedrío, es decir, tiene la capacidad de elegir por sí12 SAN AGUSTÍN. Las confesiones, ibid., libro VII, Cáp. XII, 18.13 Cf. LETIZIA, Francisco. “Ordo dux ad Deum”. La idea de orden en la ontología y ética agustinianas. En:Avgvstinvs. T. XXVIII, Madrid: Avgvstinvs, 1983, p. 386.14 SAN AGUSTÍN. Las confesiones, ibid., libro VII, Cáp. XIII, 19.
  • 5. mismo, y cuando elige o hace algo contrario al orden y a la finalidad dado por Dios, se produce elmal, el pecado.El libre albedríoEl libre albedrío es la capacidad de elección que Dios le dio al hombre, y es la que permite que elhombre actué mal, pero si esto es así ¿Dios es el culpable de que el hombre actué mal al darle ellibre albedrío?, ¿por qué se lo dio? y ¿por qué puede entregarse al mal si es dado por Dios?15El libre albedrío es una perfección del hombre que le hace superior a todas las demás criaturas, puesaunque peque, es mejor poder elegir hacer el mal, que hacer el bien sin poderlo elegir 16. Y estafacultad es un bien que le ha sido dado al hombre, y el fin de éste es el permitir que el hombrepueda vivir rectamente; el hombre sin el libre albedrío no puede vivir rectamente, por tanto nopuede alcanzar la vida bienaventurada.El libre albedrío es la facultad que nos permite usar de los demás bienes e incluso, del mismo librealbedrío, y por ende, es también la facultad que nos permite abusar de los demás bienes, pero esmejor tenerla que no tenerla.Clases de bienesLos bienes podemos dividirlos en tres clases según su relación con el poder vivir rectamente: “lasvirtudes, por las cuales se vive rectamente, pertenecen a la categoría de los grandes bienes; lasdiversas especies de cuerpos, sin los cuales se puede vivir rectamente, cuentan entre los bienesmínimos, y las potencias del alma, sin las cuales no se puede vivir rectamente, son los bienesintermedios”17. Pero también podemos diferenciarlos los bienes por el uso que podemos hacer deellos, de esta manera se puede decir que “de las virtudes nadie usa mal; de los demás bienes, esdecir, de los intermedios y de los inferiores, cualquiera puede no sólo usar bien, sino tambiénabusar. Y de las virtudes nadie abusa, porque la función propia de las virtudes es precisamente elhacer buen uso de aquellas cosas de las cuales podemos abusar; pero nadie que usa bien abusa” 18.Y el libre albedrío es el que permite usar bien o mal de las demás cosas, y es la que permite usarbien o mal de sí misma, es por tanto un bien intermedio, sin el cual el hombre no puede vivirrectamente, y por tanto es un bien de no poca importancia.El mal moral15 Cf. SAN AGUSTÍN. Del libre albedrío, ibid., libro II, Cáp. II, 4.16 Cf. MATTEWS, Warren, Ob. Cit., p. 344.17 SAN AGUSTÍN. Del libre albedrío, libro II, Cáp. XIX, 50.18 Idem.
  • 6. El mal moral es el que hace el hombre, el único capaz de romper el orden establecido por Dios. Elmal moral se produce cuando el hombre por medio de su libre albedrío abusa de los demás bienes.Cuando se apega a los bienes inferiores, despreciando el bien superior. Por tanto, el mal en elhombre, “el pecado no consisten (…), en el deseo de una naturaleza mala, sino en el abandono deotra más excelente, de manera que esa misma preferencia es el mal o el pecado, y no la naturaleza,de la cual se abusa al pecar”19, es decir, no esta lo malo en desear algo que no es bueno, un mal,sino en desear los bienes inferiores olvidándose de los superiores. Por tanto, el pecado es una faltael orden, es decir, el mal es un desorden, puesto que no se respeta el orden impuesto en todas lascosas, y este desorden se da porque el hombre por medio del libre albedrío se apega a bienesinferiores, alejándose de los bienes superiores.Este mal es una libre elección del hombre, nadie lo puede obligar a elegir y a usar mal de los demásbienes. El mal moral “es una privación del orden que debe existir en los actos libres de la criaturaracional en su itinerario hacia su último fin. Privación de orden encierra privación de perfecciónporque la creatura, al desviarse de su fin, troncha su propio crecimiento y acabamientoontològico”20.Todo hombre busca la felicidad, tiene ansia de felicidad, pero el error es que algunos la buscan enlas cosas materiales, en los bienes inferiores, los cuales están más cerca del no ser que del Ser,puesto que son corruptibles, en vez de buscar y gozar de los bienes superiores. Los bienes inferioresson para usarlas y Dios es para gozarlo, el error, el mal está en querer usar a Dios y gozar de cosas.El hombre no debe vivir como si su fin último consistiera en poseer bienes materiales, satisfacersus sentidos y lograr gloria y poder. El hombre no ha sido creado con este fin, sino para conocer,amar y gozar de Dios. Éste es su último fin, al que deben someterse todos los fines intermedios21. Yeste poder alejarse el hombre de su fin le viene por su naturaleza, hecha de la nada, por lo quetambién es mudable, cambiable, y en cierta manera tiende al no ser, es esto lo que permite que elhombre pueda equivocarse en el uso de su libre albedrío y de los demás bienes.ConclusiónPara san Agustín, Todo las cosas han sido creadas por Dios, y de él recibe sus perfecciones y susbondades, como la de existir. Todas las cosas son bienes, es decir, todas son buenas, por el solohecho de existir. El mal no es una substancia, por sí solo no es nada. El mal es privación o ausenciade bien, es corrupción de lo bueno. El mal propiamente dicho es el mal moral, es decir, el que elhombre realiza por medio de su libre albedrío al alejarse de los bienes superiores, de Dios, porapegarse a los inferiores, alejándose de esta manera de su fin, causando un desorden en el universo.El mal no es creación de Dios en ningún sentido, sino que proviene del mal uso que el hombrepuede dar al bien del libre albedrío que Dios le dio.19 SAN AGUSTÍN. De la naturaleza del bien: contra los maniqueos, Ibid., Cáp. XXXIII.20 LETIZIA, Francisco, Ob. Cit., p. 386.21 Idem, p.389