Your SlideShare is downloading. ×
La arquitectura del siglo XIX.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La arquitectura del siglo XIX.

2,068

Published on

Presentación 2º Bachillerato.

Presentación 2º Bachillerato.

Published in: Education
0 Comments
7 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
2,068
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
7
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ARQUITECTURADELSIGLOXIX
  • 2. LA ARQUITECTURA DEL HIERRO EL HISTORICISMO LA ESCUELA DE CHICAGO EL MODERNISMO 1. TENDENCIAS ARQUITECTÓNICAS EN EL SIGLO XIX
  • 3. 2. LOS NUEVOS MATERIALES. 2.1. HIERRO COLADO, FORJADO Y LAMINADO. Los materiales tradicionales usados en la construcción eran la piedra, la madera y el ladrillo. Con la llegada de la Revolución Industrial a Inglaterra, a mediados del siglo XVIII, un nuevo material se empieza a incorporar a la construcción: el hierro. La industria del hierro se desarrolló rápidamente. Había una gran demanda de hierro para construir máquinas, y las nuevas técnicas de fundición producían cada vez más hierro y de mejor calidad. Tres hechos fueron decisivos en la mejora de la calidad del hierro: la sustitución del carbón vegetal por carbón mineral, la transformación del carbón mineral en coque y la utilización de los altos hornos. HEMATITA, MINERAL DE HIERRO. CARBÓN DE COQUE.
  • 4. PRODUCCIÓN DE HIERRO COLADO EN ALTOS HORNOS. El hierro utilizado para la construcción se obtenía por diferentes procedimientos: molde, forja y laminación. El hierro fundido en hornos de coque se podía colar en moldes para fabricar piezas grandes, como vigas y columnas. Era un hierro muy dúctil y maleable, pero excesivamente frágil, por las impurezas que contenía. Su maleabilidad permitió darle forma “artística” (forma de orden clásico) que recordaba a la arquitectura tradicional y permitía atenuar el impacto de la novedad. COLUMNA DE FUNDICIÓN (ARTÍSTICA).
  • 5. El hierro forjado o pudelado era más resistente. Se obtenía al fundir el hierro en un horno y removerlo con una barra larga para eliminar el carbono y el azufre del metal. No se usaba para fabricar piezas grandes, como las columnas, sino para fabricar tirantes, pernos y cuchillos de armadura, que debían soportar una tensión fuerte. La dificultad de realizar uniones de elementos de hierro forjado mediante soldadura relegó el empleo de este material a usos decorativos o secundarios en la construcción, tales como enrejados y otras piezas. VERJA DE HIERRO FORJADO. BARANDILLA DE ESCALERA DE HIERRO FORJADO.
  • 6. PRODUCCIÓN DE HIERRO LAMINADO. El hierro laminado. Tras el horno de pudelación, la masa fundida pasaba al tren de laminado, en donde una serie de rodillos comprimía la masa y conseguía extraer más impurezas mediante presión. Esto confería una ventaja adicional pues se podían dar determinadas formas al hierro (raíles, perfiles cuadrados o circulares, etc) si el último de tales rodillos tenía dichas formas grabadas y actuaba por tanto como un molde. VIGA DE ACERO LAMINADO
  • 7. 2.2. EL VIDRIO. El vidrio cobró importancia gracias al desarrollo técnico que, a principios del siglo XIX, logró producir vidrio laminado, con hojas de hasta 2,5 m. x 1,70 m. Los invernaderos, estaciones de ferrocarril, tiendas, etc. comenzaron a utilizar el vidrio como una verdadera piel traslúcida que sustituyó al muro o a la cubierta. PALACIO DE CRISTAL. Madrid, Velázquez Bosco, 1887.
  • 8. HOME INSURANCE BUILDING William Le Baron Jenney, 1885 (destruido en 1931). 2.3. EL ACERO. Desde mediados del XIX aparece la producción industrial de acero (aleación de hierro y carbono con proporciones variables de algún metal) gracias a la invención del procedimiento Bessemer en 1860. Su utilización en la arquitectura no se generalizó hasta la última década del siglo, con la Escuela de Chicago.
  • 9. 3. LA ARQUITECTURA DEL HIERRO. PUENTE DE HIERRO SOBRE EL RÍO SEVERN (Inglaterra). 1779. Primer puente hecho completamente de hierro. 3.1. LOS INICIOS. La arquitectura del hierro se desarrolla especialmente en la primera mitad del siglo XIX en Inglaterra, alcanza su apogeo en la década de los cincuenta y tiene un brillante epílogo en Francia en los edificios que se levantan para la Exposición Universal de París de 1889 (la torre Eiffel y el Palacio de las Máquinas). La arquitectura del hierro se relaciona con la Revolución Industrial y con la aparición de los puentes de hierro y de nuevos tipos de edificios, en especial fábricas y almacenes, para alojar las nuevas industrias manufactureras y sus bienes.
  • 10. Las primeras fábricas textiles inglesas albergaban muchas máquinas y obreros. Solían tener paredes de ladrillo, pero la estructura era de madera. Como los locales se iluminaban con llamas desnudas y se usaban lubricantes muy inflamables para las máquinas, los incendios eran frecuentes. Los constructores de fábricas introdujeron entonces la tecnología del hierro para evitar los incendios: columnas, vigas y marcos de ventanas se realizaron de hierro. El primer edificio que utilizó la estructura metálica de hierro fue una fábrica de hilado de lino en la localidad inglesa de Shrewsbury. Es el antecesor no sólo de innumerables fábricas, sino de los modernos rascacielos del siglo XX. DITHERINGTON FLAX MILL. Charles Bage, 1796. MÁQUINA HILADORA “SPINNING JENNY.”
  • 11. Los muros de cierre de las fábricas eran de ladrillo. Como el edificio se sostenía por la estructura metálica, los muros podían adelgazarse. Al ser más delgados, eran más ligeros y el edificio podía crecer en altura.
  • 12. Uno de los primeros edificios no industriales en los que se introdujo el hierro fue en el Royal Pavilion, una antigua residencia real británica que se encuentra en Brighton, Inglaterra. Fue construido a comienzos del siglo XIX como un retiro a orillas del mar para Jorge IV de Inglaterra, entonces aún Príncipe Regente. Por fuera, el Royal Pavillion era un edificio ecléctico inspirado en la arquitectura musulmana e hindú. Pero en su interior reunía los adelantos de su época: la gran cocina contaba con luz de gas y suministro de agua corriente, y se levantaba sobre columnas de hierro colado adornadas con capiteles con hojas de palmera talladas. ROYAL PAVILION (BRIGHTON), John Nash, 1815-1822.ROYAL PAVILION (Cocina), John Nash, 1815-1822.
  • 13. 3.2. LAS VENTAJAS DEL HIERRO. El hierro ofrecía mayor garantía para siniestros de incendios frente a la madera tradicional, si bien exigía muchas veces un recubrimiento de fábrica, ya que con el calor el hierro se deformaba y las estructuras metálicas se derrumbaban. Además, permitía agilizar la construcción al realizarse con piezas hechas en serie y de producción abundante y rápida. Se podían crear grandes vanos sin apoyos intermedios, lo que lo hacía especialmente útil en el diseño de puentes, de grandes naves industriales y de pabellones para exposiciones. Además, combinado con el cristal, permitía interiores muy luminosos. PALACIO DE CRISTAL, Londres, Paxton , 1851.
  • 14. Al sustituir los muros de carga por pies de hierro laminado o columnas de fundición, se pudieron abrir grandes ventanales, los espacios interiores se hicieron más diáfanos y la fachada pudo ser liberada de su función portante, convirtiéndose en un muro-cortina.
  • 15. 3.3. LA FORMA DEL HIERRO Y LAS NUEVAS TIPOLOGÍAS. Los ingenieros utilizaron el hierro de una manera estrictamente racional en sus puentes y acueductos, sin adoptar la forma de elementos arquitectónicos clásicos, como columnas o entablamentos, y sin ocultar el material con elementos pétreos.
  • 16. Los arquitectos, sin embargo, cuando introdujeron el hierro en sus edificios los hicieron dándole la forma de los órdenes clásicos, pues no concebían que la utilización en bruto del material pudiera considerarse bella. Además, los arquitectos ocultaron frecuentemente la estructura metálica bajo una fachada de piedra realizada con el vocabulario clásico: basamentos almohadillados, frontones, órdenes gigantes, molduras, esculturas neoclásicas, etc. ESTACIÓN SAINT LAZARE. 1837.
  • 17. Las ciudades de la Revolución Industrial eran más complejas. Surgieron nuevas necesidades, y a cada una de ellas correspondió un nuevo tipo de edificio. Así, a las tipologías habituales (iglesias, palacios, villas) se añadieron otras nuevas (fábricas, estaciones de ferrocarril, mercados centrales, grandes almacenes, etc.) El hierro se utilizó en las nuevas y modernas tipologías arquitectónicas, aunque de forma diversa: a) En estructuras vistas (puentes, viaductos, monumentos). b) En combinación con el vidrio (invernaderos, pabellones de cristal para exposiciones, mercados centrales). c) combinado con cristal y materiales tradicionales como la piedra y el ladrillo (estaciones de ferrocarril, grandes almacenes, edificios de oficinas, bibliotecas, etc.). ALMACENES LE BON MARCHÉ. Paris, 1876.
  • 18. a)Estructurasvistas.
  • 19. Joseph Paxton fue un arquitecto británico interesado por la arquitectura de los invernaderos. Ideó nuevas estructuras para invernaderos con cristales montados en bastidores finos, armadura de madera y columnas de hierro fundido. La Gran Estufa, de 70 m. de largo por 37 m. de ancho, construida para albergar las grandes plantas y árboles exóticos importados por el Duque de Devonshire, fue el mayor invernadero construido hasta entonces. El pórtico de entrada ponía de manifiesto que la arquitectura clásica pesaba mucho todavía en el diseño de estructuras de hierro. GRAN ESTUFA. Joseph Paxton, 1836-1840. b)Estructurascombinadasconcristal
  • 20. El mayor éxito de Paxton fue el edificio que albergaría la Gran Exposición de Londres de 1851, una estructura de hierro y cristal que se conoció como Palacio de Cristal. Las exposiciones universales eran grandes ferias en las que los distintos países competían por mostrar sus avances industriales y sus producciones más características y que, al atraer las visitas de millones de personas, se convirtieron en ceremonias de exaltación del nuevo culto a la mercancía, al dinero y al mito del progreso. Los edificios que las albergaban solían ser construcciones efímeras, levantadas sólo para la ocasión, pero que, justamente por eso, permitían un mayor grado de innovación experimental. PALACIO DE CRISTAL, Londres, Paxton, 1851.
  • 21. El edificio de Paxton era un edificio prefabricado, formado por elementos repetidos y normalizados: canalones, arcos, vigas y jácenas de hierro, y placas de vidrio. Ésta era la gran novedad. Una fábrica aportó las vigas de hierro forjado, otras produjeron columnas de hierro fundido y otras el vidrio. Unos trenes especiales transportaban los elementos directamente al lugar, donde se montaban a medida que iban llegando. La construcción se terminó en nueve meses. La prefabricación se impondría posteriormente en la construcción de estaciones de ferrocarril, fábricas y otros edificios utilitarios.
  • 22. PALACIO DE CRISTAL, Londres, Paxton, 1851. (destruido en 1936)
  • 23. El Palacio de Cristal del Retiro es una estructura de metal y cristal situado en los Jardines del Retiro de Madrid. Fue construido en 1887 con motivo de la Exposición de las Islas Filipinas, celebrada ese mismo año.
  • 24. “Los Halles centrales han provocado un gran escándalo entre los académicos. Allí no hay columnas, ni pilastras, ni cornisas, ni áticos, ni capiteles, medallones, cartelas, estatuas o bajorrelieves, sino solo piedra en los cimientos, hierro desde el suelo al techo y una cubierta de vidrio y zinc… Pero el público se ha puesto de parte de los industriales y contra los artistas, y ha tenido razón. El mercado ideal, en el que se reúnen productos rápidamente deteriorables, debería estar al aire libre; pero ya que nuestro clima no lo permite, lo mejor sería que la cubierta estuviese suspendida de lo alto, como una lámpara de un techo; faltando tal punto de apoyo, las columnas que sostengan el techo deben ocupar el menor espacio posible…” Pierre Joseph Proudhon, 1865.
  • 25. MERCADO DEL BORN. Barcelona. Josep Fontserè i Mestre, 1876.
  • 26. ALMACENES LE BON MARCHÉ, Paris, 1876 Uno de los primeros grandes almacenes del mundo fue “Le Bon Marché”, en París. Su estructura de hierro fue realizada por la compañía de Gustavo Eiffel. Su decoración exterior ofrecía la imagen de un “palacio” del comercio. c)Estructurascombinadasconcristalypiedraoladrillo
  • 27. En la Biblioteca Santa Genoveva, en París, la estructura metálica proporcionaba ligereza y luminosidad al interior, pero quedaba oculta al exterior por una fachada que simulaba los palacios del Renacimiento. Fue el primer edifico público que utilizó una estructura metálica que se elevaba desde los cimientos hasta la cubierta. BIBLIOTECA SANTA GENOVEVA, EN PARÍS. Henri Labrouste, 1850.
  • 28. GARE DU NORD, París. Jacques Hittorff, 1865.
  • 29. GARE DU NORD, París. Jacques Hittorff, 1865.
  • 30. 3.4. EL APOGEO DEL HIERRO: LA EXPOSICIÓN DE PARÍS DE 1889. Fue celebrada en el centenario de la toma de la Bastilla, un acontecimiento tradicionalmente considerado como el símbolo del comienzo de la Revolución francesa. El símbolo principal de la Exposición Universal fue la Torre Eiffel, completada en 1889, y que servía como arco de entrada a la Feria.
  • 31. Un pueblo Negro" (village nègre), una atracción donde fueron mostradas 400 personas indígenas, constituyó la atracción principal. Otro de los atractivos de la Expo fue la llamada Historia de la Habitación, creada por Charles Garnier, el notable diseñador de la Ópera de París. Se trataba de un conjunto organizado en dos categorías: prehistórica e histórica. En la primera había estructuras simples ambientadas en hábitats naturales (al aire libre, bosques, rocas y grutas). En la segunda, estructuras de “civilizaciones primitivas” (egipcia, asiria), civilizaciones provenientes de la invasión aria (hindú, persa, alemana, gala, griega y romana) y "versiones contemporáneas de civilizaciones primitivas que no han ejercido ninguna influencia en el avance de la humanidad" (china, japonesa, inca, azteca y africana).
  • 32. TORRE EIFFEL, París, 1889. La torre Eiffel comenzó a construirse en 1887 para que sirviera como arco de entrada a la Exposición Universal de París de 1889. No tenía utilidad alguna y se pensaba desmontar al acabar la Exposición. Con más de 300 metros de altura, fue la estructura más alta del mundo hasta la construcción en 1930 del Edificio Chrysler, en Nueva York.
  • 33. Tan importante como la Torre Eiffel en la Exposición de 1889 fue la Galería de Máquinas, de 43 m. de altura y 53 m. de luz, algo nunca visto hasta entonces. GALERÍA DE MÁQUINAS, Víctor Contamin, Expo. 1889.
  • 34. Realizada en hierro forjado, la desnudez de la torre no fue bien comprendida por los artistas del momento. De ella dijo el escritor Huysmans : «Un tubo de fábrica en construcción, un armazón que espera ser cubierto por piedras o ladrillos, esta alambrera infundibuliforme, este supositorio acribillado de hoyos». La torre puso de manifiesto la polémica que existía entonces entre ingenieros y arquitectos. Estos últimos se consideraban artistas, se habían formado en la Escuela de Bellas Artes, defendían la arquitectura clásica y buscaban la “belleza” sin reparar en gastos. Admiraban la piedra y buscaban su inspiración en los tratados de arquitectura. Sin embargo, los ingenieros no se consideraban artistas, sino técnicos que buscaban satisfacer una función de la manera más económica posible. No eran prisioneros del arte clásico y experimentaban con los materiales modernos: el hierro y el cristal.
  • 35. Con el tiempo, la formación técnica de los arquitectos acabó imponiéndose a su formación “artística”. La arquitectura moderna que se pone en marcha a comienzos del siglo XX, con arquitectos como Gropius, Mies van der Rohe o Le Corbusier, borró todo recuerdo historicista y abordó la profesión desde la economía y el funcionalismo. En la actualidad, algunas obras nos muestran, sin embargo, cómo es posible conjugar la más moderna tecnología y el uso de materiales novedosos con la “voluntad formal”. Y cómo los excesos en el presupuesto pueden estar justificados si dejan de considerarse un gasto para convertirse en una inversión. GUGENHEIM, BILBAO. Frank Gehry, 1997.
  • 36. 4. LA ARQUITECTURA HISTORICISTA. La arquitectura historicista se desarrolló en paralelo a la arquitectura del hierro, a lo largo del siglo XIX. Fue una manera de construir con un estilo que reproducía las formas arquitectónicas del pasado. Dentro del historicismo, habría que diferenciar el eclecticismo, siendo ésta una tendencia arquitectónica basada en la combinación de distintos estilos del pasado y no en la imitación de uno sólo. TEATRO DE LA ÓPERA. Charles Garnier, 1875.
  • 37. ARQUITECTURA NEOGÓTICA ARQUITECTURA NEOMUDÉJARARQUITECTURA NEOCLÁSICA ARQUITECTURA NEOBARROCA Entre los distintos historicismos que se practicaron en el siglo XIX, tres fueron los más destacados: el neogótico, el neoclásico y el neobarroco francés o estilo Beaux Arts. ARQUITECTURA NEORROMÁNICA ARQUITECTURA NEOÁRABE
  • 38. 4.1. ARQUITECTURA NEOGÓTICA. El neogótico fue el historicismo más practicado, especialmente en Inglaterra y Francia. Dos arquitectos tuvieron la culpa: el inglés Pugin y el francés Violet-le-Duc. Los motivos de este resurgir del gótico fueron variados: • Para Violet-le-Duc, la estructura gótica, con sus pilares, bóvedas de crucería, arbotantes y contrafuertes, era una forma lógica y racional de construir que podía adaptarse a los materiales modernos, como el hierro fundido. Violet-le-Duc admiraba la arquitectura racional, basada en la exhibición de la estructura y en la subordinación de la decoración al énfasis estructural. DISEÑO PARA UNA SALA DE CONCIERTOS. Violet-le-Duc, 1864.
  • 39. • Para el católico Augustus Pugin, el gótico representaba una cultura, la civilización cristiana medieval, muy preferible a la de su tiempo, marcada por la miseria industrial y arquitectónica del siglo XIX. La vuelta al gótico serviría para mejorar la calidad social, moral y arquitectónica dl siglo XIX. IGLESIA DE S. GILES. Pugin, 1846.
  • 40. • El gótico, además, fue un estilo que se desarrolló en la Edad Media gracias a la labor de los gremios de artesanos. Por lo tanto, recuperarlo, significaba reivindicar la artesanía y el modo de trabajo medieval frente a la moderna producción industrial, considerada desde un punto de vista romántico como poco artística, vulgar y deshumanizada. • Finalmente, en un momento de surgimiento del nacionalismo político en plena época romántica, el neogótico sirvió en los países del norte de Europa para reivindicar las propias raíces, el “estilo nacional”, frente al modelo clásico mediterráneo, rechazado por “extranjero”. EDIFICIO PRINCIPAL DE LA UNIVERSIDAD DE GLASGOW. George Gilbert Scott. Glasgow, 1870.
  • 41. BASÍLICA DE SANTA CLOTILDE. Franz Christian Gau . París , 1857. • El gótico traía a la memoria la espiritualidad medieval y se consideraba por ello adecuado para la construcción de iglesias y edificios religiosos en general. Aunque también se utilizó en escuelas, tribunales y estaciones de ferrocarril. Una de las obras emblemáticas del neogótico fue el Parlamento de Londres, proyectado por Pugin y Charles Barry.
  • 42. PARLAMENTO DE LONDRES, Charles Barry y Augustus Pugin. 1836-1860
  • 43. CATEDRAL DE LA ALMUDENA (proyecto). Madrid, 1881.
  • 44. CONGRESO DE LOS DIPUTADOS. Pascual y Colomer, 1850. 4.2. ARQUITECTURA NEOCLÁSICA. La arquitectura neoclásica de finales del XVIII continuó durante el siglo XIX, pero diversificada en distintos subestilos. El clasicismo más arqueológico, inspirado en los templos griegos y romanos, fue el preferido para los edificios de representación política (parlamentos) por sus alusiones a la democracia ateniense y a la república romana. También se utilizó en museos, teatros y edificios dedicados a la cultura, por motivos obvios. PARLAMENTO DE VIENA, 1883.
  • 45. MUSEO BRITÁNICO. Robert Smirke. 1823-46.
  • 46. El neorrenacimiento era un clasicismo más ecléctico, y se basaba en la utilización de elementos del Renacimiento de manera más libre (arcos de medio punto, fachadas de templos clásicos, basamentos almohadillados, frontones sobre las ventanas, etc.). Se utilizó en la construcción de edificios modernos de uso cultural o administrativo. REICHSTAG. Paul Wallot. Berlín, 1884-1918.
  • 47. BIBLIOTECA NACIONAL DE MADRID. Francisco Jareño, 1866.
  • 48. Finalmente, cada país trató de elaborar un estilo nacional propio a partir de la adaptación de los estilos nacionales a la arquitectura moderna. En el caso de España, la adaptación del Renacimiento plateresco produjo el estilo neoplateresco en la segunda mitad del siglo XIX. Torres en las esquinas y cresterías de remate, como en el Palacio de Monterrey de Salamanca. Tondos decorativos. Pilastras con grutescos y candelieri.
  • 49. 4.3. NEOBARROCO FRANCÉS O ESTILO BEAUX ARTS. Se gestó a mediados del XIX en París. Lo conocemos como estilo Beaux Arts por ser el que se enseñaba en la École de Beaux Arts de París. También se llama estilo Segundo Imperio. El estilo se convirtió en símbolo de la arquitectura lujosa y de la modernidad cosmopolita, desde Amsterdam a Madrid y desde Montreal a Buenos Aires. EDIFICIO METRÓPOLIS (Madrid). Jules Favrier, 1910.
  • 50. La ampliación del Louvre, de Visconti, a mediados del XIX, constituye el modelo para este estilo cuya obra cumbre en París fue el teatro de la Ópera de Charles Garnier. En ambas obras podemos ver las características del estilo:  Se daba mucha importancia a la simetría, tanto en el alzado de las fachadas como en la distribución interior de espacios.  Jerarquía de espacios, desde "espacios nobles"—grandes entradas y escalinatas— a otros más utilitarios.  Los edificios se alzaban sobre una planta baja con fachada almohadillada, a la manera de los palacios barrocos ideados por Bernini.  Gran profusión de decoración de tipo clasicista, inspirada en el Renacimiento o en el Barroco: balaustradas de piedra, pilastras, paneles de bajorrelieves, esculturas de figuras, guirnaldas, etc. Esta decoración solía realizarse en cemento, pues los muros eran de ladrillo, no de piedra.  Cubiertas amansardadas de perfil recto o convexo. Las mansardas se recubrían con tejas (muchas veces en forma de escama) elaboradas con pizarra o con chapas de cinc. AMPLIACIÓN DEL LOUVRE. Visconti, 1857.
  • 51. AMPLIACIÓN DEL LOUVRE. Visconti, 1857.
  • 52. MUSEO D´ORSAY, Alexandre Laloux, 1900.
  • 53. HOTEL RITZ, Londres, 1906.
  • 54. HOTEL PALACE, Madrid, 1910.
  • 55. TEATRO DE LA ÓPERA. Charles Garnier, 1875.
  • 56. La Ópera está concebida como una secuencia de volúmenes, claramente diferenciados en su forma, reflejando su función interior. FACHADA VESTÍBULO Y FOYER GRAN ESCALINATA AUDITORIOESCENARIO SERVICIOS TÉCNICOS Y ADMINISTRATIVOS
  • 57. FACHADA VESTÍBULO Y FOYER GRAN ESCALINATA AUDITORIO PABELLÓN LATERAL PARA ACCESO EXCLUSIVO DEL EMPERADOR. DOTADO CON RAMPA PARA CARRUAJES. PABELLÓN LATERAL PARA ACCESO EXCLUSIVO DE LOS ABONADOS. ESCENARIO SERVICIOS TÉCNICOS Y ADMINISTRATIVOS
  • 58. TEATRO DE LA ÓPERA, Charles Garnier, 1875 La fachada se organizaba a la manera clásica en tres zonas: base (galería abierta en arcos de medio punto), cuerpo (columnata monumental, incluyendo dos tipos de columnas) y elemento de coronación (ático clásico). GALERÍA ABIERTA EN ARCOS DE MEDIO PUNTO COLUMNATA MONUMENTAL ÁTICO CLÁSICO CÚPULA DEL AUDITORIO CON FORMA DE CORONA IMPERIAL PABELLÓN LATERAL PARA ACCESO EXCLUSIVO DEL EMPERADOR. DOTADO CON RAMPA PARA CARRUAJES. PABELLÓN LATERAL PARA ACCESO EXCLUSIVO DE LOS ABONADOS.
  • 59. Comenzada durante el Segundo Imperio francés, la Ópera debía mostrar en su estilo la grandeza de Napoleón III y de la nación. El neobarroco del estilo Beaux Arts parecía el más apropiado. Su estructura es de hierro, pero queda oculta por la construcción en piedra. A diferencia del desdén con el que eran tratadas las áreas públicas en otros teatros, Garnier concedió mucha importancia al vestíbulo, la escalera de acceso a las localidades y al “foyer”, área de descanso del público. La decoración de estos lugares fue espectacular. Fue uno de los edificios más influyentes de su época y subrayó el papel de París como capital cultural europea.
  • 60. 5. LA ESCUELA DE CHICAGO. La ciudad de Chicago fue el lugar en el que se condensaron las máximas innovaciones arquitectónicas del siglo XIX, dando lugar al nacimiento de un tipo de edificio llamado a hacer historia: el rascacielos. En 1871 un incendió destruyó prácticamente la totalidad del centro de la ciudad. En el proceso de reconstrucción, los avances técnicos permitieron la aparición de edificios de oficinas cada vez más altos y bien iluminados, los rascacielos. Entre los primeros arquitectos de rascacielos hay que destacar a William le Baron Jenney, Daniel Burnham y Louis Sullivan.
  • 61. Tras el incendio de 1871, la construcción se encareció en la zona céntrica, provocado por la gran demanda de suelo. El alto precio del terreno animó a los promotores inmobiliarios a exprimir al máximo los edificios, aumentando su altura. Pero para aumentar la altura de los edificios había que hacer algo nuevo… CHICAGO, 1871.
  • 62. Para conseguir elevar la altura de los edificios, fueron necesarios tres avances, avances que tenían que ver más con la ingeniería que con lo que se entendía normalmente por arquitectura. Por ello, los primeros “rascacielos” fueron proyectados por hombres que combinaban las habilidades de arquitecto e ingeniero, como William le Baron Jenney, o por empresas que podían suministrar profesionales de ambas disciplinas. 1. Nuevos métodos de cimentación basados en pilares o en cajones de hormigón “Chicago caisson”. La solución a la construcción sobre un suelo arenoso y fangoso, típico de Chicago. 2. La estructura de acero, más resistente que el hierro, lo que se consiguió gracias a la producción masiva de acero a partir de la invención del horno Bessemer en 1860. 3. La aparición de los primeros ascensores, a vapor (Otis, 1864) en un primer momento, o eléctricos (Siemens, 1887).
  • 63. A su vez, la introducción de un esqueleto metálico influyó notablemente en la planta y en el aspecto exterior que ofrecían: 4. Planta libre. Los planos de las plantas empezaron a proyectarse de manera muy libre. Como el peso del edificio descansaba en el armazón de acero, las paredes no eran importantes desde el punto de vista estructural. Los tabiques de separación de habitaciones podían levantarse como se quisiera, sin que las diferentes plantas tuvieran que tener necesariamente la misma distribución. 4. Ampliación de la superficie acristalada. La sustitución de los muros de carga por el esqueleto de acero permitió avanzar hacia el muro cortina, una fachada realizada casi completamente de vidrio. Los interiores se llenaron de luz, y los exteriores causaron admiración por su aspecto reluciente.
  • 64. 6. La supresión de los adornos y la decoración historicista. Buena parte de los nuevos edificios de Chicago eran edificios de oficinas. No necesitaban, por tanto, recubrirse de columnas, frontones y esculturas, sino expresar su finalidad comercial y el carácter austero y funcional de la vida empresarial moderna.
  • 65. EDIFICIO METRÓPOLIS. Jules Favrier, 1910. ¿COETÁNEOS? ALMACENES CARSON. Chicago. Louis Sullivan, 1904.
  • 66. El primer edificio alto o primer “rascacielos” que se levantó en Chicago fue el Home Insurance Building. Fue diseño del ingeniero-arquitecto William Le Baron Jenney, quien utilizó por vez primera un esqueleto estructural de acero. Le Baron Jenney se haría célebre por idear un sistema de recubrimiento ignífugo de la estructura metálica del edificio. El incendió de Chicago había demostrado que incluso el hierro, sometido a altas temperaturas, podía doblarse, precipitando la caída del edificio. HOME INSURANCE BUILDING. Chicago. William Le Baron Jenney. 1885.
  • 67. De todas formas, y a pesar de la mentalidad práctica americana, era fácil encontrar en estos primeros rascacielos ecos de la arquitectura clásica. • Así, por ejemplo, solían utilizar sillares almohadillados en las plantas bajas, que recordaban a los palacios italianos del Renacimiento y a la arquitectura Beaux Arts. • Las fachadas se organizaban, a la manera de órdenes clásicos, en tres zonas. Abajo, un basamento comercial. En el centro, el cuerpo principal de oficinas, en el que predominaba la retícula ortogonal y los amplios espacios acristalados para una mejor iluminación. El remate de terminación superior se adornaba con diferentes cornisas de corte clásico. HOME INSURANCE BUILDING. Chicago. William Le Baron Jenney. 1885.
  • 68. WAINWRIGHT BUILDING. San Luis. Adler y Sullivan, Saint Louis, 1891.
  • 69. • Louis Sullivan también solía utilizar decoración de tipo vegetal que recordaba a los edificios modernistas. Y agrupamientos verticales de ventanas en arcos de medio punto que recordaban a los palacios florentinos.
  • 70. AUDITORIUM DE CHICAGO, Adler y Sullivan, 1889.
  • 71. El Audotorio de Chicago fue el edificio estrella de la nueva arquitectura. Pretendía ser el edificio más alta de la ciudad y el más grande de Estados Unidos. Estructura interna con esqueleto de acero y hormigón, pero con muros de carga exteriores. La organización tripartita (basamento rústico de granito, cuerpo principal de arenisca y ático de remate con gran cornisa) recuerda a los palacios del Renacimiento. Se utilizó un sistema de cimentación flotante a base de una losa de hormigón reforzada con acero, sobre la que descansaba toda la estructura. Las fachadas sobrias, totalmente despojadas de elementos decorativos superfluos, contrastaban con lo que entonces se solía hacer en Europa. AUDITORIUM DE CHICAGO, Adler y Sullivan, 1889.
  • 72. AUDITORIUM DE CHICAGO, Adler y Sullivan, 1889. TEATRO DE LA ÓPERA. Charles Garnier, 1875.
  • 73. Hotel de lujo con vistas al lago Michigan. (ahora Universidad Roosevelt) Torre con depósito de agua, para maquinaria hidráulica del teatro, y oficinas de Sullivan en la parte superior. Entrada al teatro. Edificio de oficinas de cara a una avenida comercial. Fue pensado, junto con el hotel, para generar ingresos y permitir que el precio de los billetes fuera razonable. El centro del edificio estaba dedicado a la Gran Ópera, con capacidad para 4.300 asientos, todos con buenas vistas y acústica, sin palcos, sin jerarquías sociales. Una Ópera democrática. El escenario es pequeño. Los vestuarios y espacios tras bambalinas fueron reducidos al mínimo. El túnel acústico, como un altavoz, hace posible reducir la reverberación, disminuyendo el volumen de la sala
  • 74. HOTEL DE LUJO CON VISTAS AL LAGO MICHIGAN. (AHORA UNIVERSIDAD ROOSVELT) EDIFICIO DE OFICINAS DE CARA A UNA AVENIDA COMERCIAL. TEATRO DE LA ÓPERA MÁS GRANDE DEL MUNDO: 4.000 PLAZAS SENTADAS, EL DOBLE QUE EN PARÍS. TORRE CON DEPÓSITO DE AGUA PARA MAQUINARIA HIDRÁULICA DEL TEATRO Y OFICINAS DE SULLIVAN. ENTRADA AL TEATRO.
  • 75. Una sala que rompe con el estilo tradicional en herradura para semejar, por el contrario, una tribuna de un estadio (en donde todos los espectadores están de frente al escenario).
  • 76. Adler y Sullivan diseñaron el techo en forma de túnel acústico mediante arcos que incrementaban su altura y ancho mientras más se alejaban del escenario. Los arcos del techo son en realidad tubos huecos, por los que pasan todos los sistemas de iluminación eléctrica y ventilación. El túnel acústico se torna en un túnel de luz, atrayendo la mirada y enfocándola al escenario. La función establece la forma, que construye el espacio.

×