Your SlideShare is downloading. ×
Los nombres de los indios...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Los nombres de los indios...

1,003
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,003
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LOS NOMBRES DE LOS INDIOS EN EL “MALÓN DE LA PAZ” DE 1946. IDENTIDADES ESCRITAS Y NARRADAS. Mario Vilca UNJu "¿Lograremos exterminar los indios? Por los salvajes de América siento una invencible repugnancia sin poderlo remediar. Esa canalla no son más que unos indios asquerosos a quienes mandaría colgar ahora si reapareciesen. Lautaro y Caupolicán son unos indios piojosos, porque así son todos. Incapaces de progreso, su exterminio es providencial y útil, sublime y grande. Se los debe exterminar sin ni siquiera perdonar al pequeño, que tiene ya el odio instintivo al hombre civilizado." Domingo Faustino Sarmiento “Estamos como nación empeñados en una contienda de razas en que el indígena lleva sobre sí el tremendo anatema de su desaparición, escrito en nombre de la civilización. Destruyamos, pues, moralmente esa raza, aniquilemos sus resortes y organización política, desaparezca su orden de tribus y si es necesario divídase la familia. Esta raza quebrada y dispersa, acabará por abrazar la causa de la civilización. Las colonias centrales, la Marina, las provincias del norte y del litoral sirven de teatro para realizar este propósito". Julio Argentino Roca (1843-1914 (Web, Genocidios, Luis Bruchstein)Introducción En ocasión de revisar los periódicos de la Provincia de Jujuy, con elfin de conocer los pormenores de la nueva marcha recordatoria delMalón de la Paz por parte de comunidades locales, en el mes de agostode 2006, he podido observar como había cambiado el vocabulario 108
  • 2. periodístico 60 años después del Primer Malón de la Paz que marchó a laCapital Federal. En este había registrado una profusión dedenominaciones sobre los marchantes que se desplegaba en el aparatoperiodístico que cubrió tal acontecimiento en la obra de Marcelo ValkoLos indios invisibles del malón de la Paz1. El Primer Malón de La Paz, así autodenominado por susintegrantes había partido desde Jujuy en el mes de mayo de 1946 y llegó aBuenos Aires en agosto del mismo año, con el fin de reclamar ladevolución de las tierras que les habían sido arrebatadas por la oligarquíalocal1. La reflexión de este trabajo registrará los nombres de los indios1 enel Primer Malón de la Paz asignados en los principales periódicos delpaís, así como expresiones de algunos actores políticos. Nombres queremiten al imaginario argentino de fines del siglo XIX. Posteriormente sedetendrá en los nombres asignados por los principales periódicos de laprovincia, en ocasión del denominado Segundo Malón de la Paz.Finalmente indagará brevemente, la auto asignación de los nombres en elcontexto político y jurídico actual de la provincia de Jujuy. Se trata de visualizar el proceso de asignación de identidades porparte de otros no-indígenas (tanto en el Primer como en el SegundoMalón); y en segundo lugar, la auto-asignación de identidad por parte delos propios indios con objetivos estratégicos. ¿Cuál es, entonces, elnombre del indio?El Primer “Malón de la Paz” El Malón1 de la Paz hacia Buenos Aires partió desde Abra Pampa,Jujuy constituido por comunidades Kollas1 el 15 de mayo de 1946 hastaarribar a la capital de la provincia el 24 de mayo. Su objetivo era reclamarla devolución de las tierras que les habían sido usurpadas1. Comunidadesde Agua Caliente, Doncellas, Abralaite, Rachaite, Miraflores de laCandelaria, Tinate, Quebraleña, Rinconadillas, Santa Ana, Tambillos,Queta, entre otras. Se sumaron comunidades que venían de Orán e Iruyade la provincia de Salta. En total sumaron 174 integrantes. Conducía alMalón el teniente Mario Augusto Bertonasco. A Salta partieron el 26 de 109
  • 3. Mayo, arribaron a Tucumán, el 9 de junio; el 22 de junio arribaron aCórdoba. Pasaron por Luján en fines de Julio y llegaron a Buenos Aires el3 de agosto. Fueron recibidos por el presidente de la Nación JuanDomingo Perón. El 27 de agosto, la Policía Federal llega al Hotel de Inmigrantesarrojando gases lacrimógenos, obligando a los kollas a embarcarse en untren por orden del gobierno. Los indígenas resisten al grito de "¡Perón,Perón!" Rompen las ventanillas del tren, pidiendo la presencia delteniente Bertonasco. Teobaldo Flores y Exaltación Flores, líderes de loskollas de Orán se arrojan del tren. También se arrojan del tren CiriacoCondorí y otros. Días después logran encontrarse con Bertonasco yViviano Dionisio, diputado jujeño y se proponen presentar un HabeasCorpus. El tren va sellado herméticamente y vigilado por gendarmería afin de que no escapen los comunarios. Llegan a Abra Pampa donde losreciben los principales del pueblo y reciben burlas de los poderosos dellugar en la estación. El gobierno ordena “investigar hasta las últimas consecuencias” elcaso nombrando una Comisión, pero no se realiza la investigación. El 30 de agosto, la Corte Suprema de la Nación rechaza el recursode habeas corpus presentado por Dionisio Viviano, por "no corresponderoriginariamente al la Corte intervenir en el mismo"1El indio visto con ojos urbanos: “Esa ‘extraña caravana’… ” “El pueblo indio es el mismo del aborigen”, expresa un diputadoen sesiones de la Cámara de Diputados que intentaban aclarar cuál era elobjetivo y las consecuencias de refrendar desde el poder político,centrado en Buenos Aires esta marcha que era demasiado visible a entoda la República Argentina. Agrega este diputado: “Tenemos unaenorme población constituida por aborígenes a los cuales no se les puedellamar “indios” y que tiene el mismo problema (…) y que son ciudadanosargentinos”1 Es patente la dificultad de nombrar al indio, en primer lugarel pueblo “indio” es el mismo “aborigen”, pero no se les puede llamar“indios”, pues el nombre tiene una connotación despectiva. Entonces seapela a la identidad nacional: “son ciudadanos argentinos” En la misma 110
  • 4. sesión, un diputado señala que “la Argentina se encuentra en unaoportunidad histórica para cumplir con su deber civilizatorio”1 Es decirque trastocar la identidad del indio, civilizarlo, es percibida como uncomo una acción moralmente buena. El diputado Guillot hace referencia a una “extraña caravana” queviene “marchando” al son de una “extraña música” (sones de quenas, ysicuris) dirigida por un “extraño muchacho” (Mario Bertonasco)1 En estecaso la alteridad es radical: el indio es lo “exótico”, lo “otro”irreconocible. El diputado radical Reynaldo Pastor, con el fin de neutralizar laadhesión a la marcha del malón, que es apoyada por gran parte de losmedios y por el propio presidente de la Nación, eleva un proyecto de Leypara la Promoción de Expedicionarios al Desierto de la Campaña de Rocade 1879. El diputado por Jujuy Manuel Sarmiento se indigna: “Trate de nousar la palabra ‘indios’. Los del norte no son indios: son aborígenes.” Finalmente, indignado de tanto desconocimiento y desprecio haciasus paisanos, el diputado Teodoro Saravia de Jujuy, exclama:“en Jujuy no existen indios ni collas! ¡Todos son argentinos! Se los puedellamar sí autóctonos o aborígenes, pero jamás collas o indios”1 En estas breves escenas de la Cámara de Diputados, los diputadoshacen gala de una profusión de nombres, alguno usan el termino indio,otros lo denostan; otros proponen la identidad aborígenes, o mejortodavía, ciudadanos argentinos. En el imaginario urbano los indios no saben leer ni escribir. Un“indio que lee” es sospechado de no ser un auténtico indio: “¡Los coyasleen y toman apuntes de viaje!”, señala con asombro el periódico porteñoAhora (25/07/1946:12). Por su parte el periódico Qué Sucedió (08/08/1946)titula: “Asombran al camino porque saben leer y escribir”. “Campesinos” y “camaradas indios” son identidades que la izquierda asigna: “No es extraño que los campesinos de estas tierras, hayan puesto también sus esperanzas en esta delegación (del Partido Comunista)” La revista de la izquierda insta a sus afiliados y 111
  • 5. simpatizantes a preparar una gran bienvenida a los camaradas indios (La Hora: 17/07/1946:9) Para La Gaceta (20/07/1946): “un contingente de nativos…losindígenas son recibidos,…los aborígenes bailan…” El periódico La Idea de origen radical de Areco (20/07/1946)anuncia en sus titulares que está próxima a arribar a la ciudad “una tribude indios”. Aquí Está, periódico porteño, refiriéndose a los preparativos delMalón los denomina “Los viejos de la tribu”. El periódico Aquí Está muestra en primer plano mujeres consombrero coya, portan un estandarte de la virgen María, sus polleras lesllegan hasta el tobillo, sus “quepis” a la espalda, y titula “¡En nombre deDios, libérennos de la esclavitud!” (Aquí Está, 08/07/1946) Por su parte el periódico El Líder (periódico peronista) señala en suportada “Ya Pisan los Umbrales de la capital. Los esclavos norteños de laoligarquía” Uniendo, como comenta Valko, a Perón con el Pueblo, losesclavos como producto de la oligarquía norteña. Perón es el defensor ylibertador de los esclavos. El diario El Laborista muestra un dibujo conhombres y mujeres de sombrero y poncho con las manos clamando hacialo alto, titula:”La Patria los reivindicará! Los coyas de la Puna y elAltiplano bajan a nuestra ciudad para recuperar sus tierras” (27/07/1946). También El Líder del 24/07/1946 titula otra portada: “Justicia Socialpara el indio” En ocasión del recibimiento de Perón, El Laborista titula: “Enprocura de Justicia Social, Llegó Ayer la Caravana de los Indios Coyas”(04/08/1946) Después de su expulsión en vagones cerrados herméticamentehacia la puna de Jujuy el periodismo cambió sus invectivas de JusticiaSocial, de Liberación, Reivindicación, de Recuperación de las tierras yrecibieron los apodos de “simulacro”, puesto que había visto a algunosindios leer y masticar chicle, tomar notas y apuntes de viaje, tambiénsospecharon de infiltrados que vivirían en las urbes. Luego segeneralizaron las críticas sobre todo de la oposición, dejando caer 112
  • 6. sospechas sobre los conductores del Malón, sobre sus objetivos políticosy sobre la autenticidad del reclamo y de los maloneros.El Segundo Malón de la Paz. La identidad escrita. A 50 años del histórico reclamo en Capital Federal sólo seentregaron 7 títulos de tierras, aunque fueron reconocidos los reclamospor las tierras en la Constitución Nacional sancionada en 1994. En el año 2003 la Comisión de Participación Indígena (CPI)promovió una acción de amparo que obtuvo sentencia favorable el 02 demayo del 2006. Esta sentencia exige la entrega de los títulos de propiedadcomunitaria de tierras en un plazo de 15 meses. Pero el poder Ejecutivoapela, lo cual causa un profundo malestar en las comunidades. A partir del mes de mayo del 2006 dos de los diarios de tiradamasiva como son El Tribuno de Jujuy, y el Diario Pregón, cubren con notasy fotografías los preparativos de la protesta de los pobladores jujeños, enlo que han dado en llamar El Segundo Malón de la Paz. El Tribuno de Jujuy (02/08/06) titula: “Segundo Malón de la Paz.Aborígenes marcharán por entrega de tierras. Rechazan apelación delgobierno a un fallo judicial que lo emplazó a entregarlas en 15 meses” Enel mismo artículo se refiere a lo pobladores de la Puna y Quebrada como“comunidades indígenas”. Señala que las mismas marcharán por la ruta 9mientras que las comunidades del oeste de la provincia lo harán por laruta 34 hacia el cruce de Purmamarca. En la edición de 05/08/06, utilizalos términos: dirigentes “aborígenes”, asamblea de comunidades“indígenas”,”Pueblos indígenas”, entre otras denominaciones. Ensubsiguientes fechas agrega “ancestrales derechos de los pueblosoriginarios”. En fecha 09/08/06, a través de este periódico, expresa su vozJulián Calisaya, de Suripugio: “somos las comunidades aborígenesporque no tenemos el título todavía en la villa San José. Necesitamos queel gobierno ya no nos tenga con engaños”; Agustín Mamaní, deCasabindo, expresa: “”Queremos los títulos de propiedad de las tierrascomunitarias…hay empresas lavando oro y dejan las aguascontaminadas, los pastos, el aire y han muerto las llamas…No queremosigualdad, queremos el lugar que se nos ha quitado”. Marcelo Vargas de 113
  • 7. Humahuaca: “La nación qolla1 está colonizada por la nación argentina”;Nicolás Vilca de la Comisión de Participación Indígena: “desde hace 10años sólo se entregaron 7 escrituras”; Flora Cruz, del Pueblo Guaraní delRamal, dice que sus hermanos se sienten “condenados a vivir en zonasurbanas”. Por parte del oficialismo se expresa a través de la secretaria deDerechos Humanos, que entre otras expresiones alega: “los indígenaspretenden avanzar sobre derechos que les pertenecen…algoirracional...Ahora también piden plena participación en los pedimentosmineros y en los recursos naturales…que son del Estado…exigen tenerparte de las gestiones del Patrimonio Cultural de laHumanidad…pretendiendo cogobernar” Finalmente expresa “no séporqué es el reclamo”. Vemos cómo se trata de mostrar que los “maloneros” sonpretensiosos y abusivos, son irracionales, señala como un atrevimiento elque soliciten participar de las decisiones que les afectan directamente talcomo la explotación de minas y los recursos naturales de los que viven. El gobernador de la provincia Eduardo Fellner se refiere a lascomunidades con el nombre de “aborígenes”: “se va avanzar en elreconocimiento de los Derechos de los aborígenes…”. El Acta Acuerdoentre el gobierno y las comunidades aborígenes se firma ese día yconsiste en una entrega de 29 títulos hasta el 31 de diciembre del mismoaño. Por su parte el Diario Pregón titula (05/08/06): “Un Segundo Malónde la paz en defensa de los territorios indígenas”. En el desarrollo delartículo utiliza expresiones tales como “Pueblos indígenas de Jujuy”,“pueblos originarios”, “comunidades indígenas”, “pueblos originarios”,“comunidades aborígenes”. A diferencia de la cobertura del Primer Malón, lo indios ya noconstituyen una “espectáculo” exótico, un objeto al que se le asignandenominaciones o nombres relacionados con el salvajismo o la barbarie.En las voces del Segundo Malón los indios representan a sí mismos comosujetos de derecho y críticos de la historia y la cultura que losestigmatiza. 114
  • 8. LA MIRADA EN EL ESPEJO¿Cómo queremos que nos vean? Una fotografía muestra un cartel bien visible al costado de lacarreta mayor expresa en letras blancas con fondo azul: “Malón de la Pazpor las rutas de la Patria. Desde el Norte Argentino hasta la Capital Federal” “Malón de la Paz”, o sea que no es el “malón” que combatió contraAlsina y Roca, según sus partes de guerra, que asolaba poblaciones, queraptaba mujeres y niños, que dejaba carnicerías de soldados, de los cualeslos sureños tendrían imágenes negativas. Imágenes que D.F. Sarmiento,Lucio V. Mansilla, J. A. Roca ponían un nombre y un sonido: “salvajes”.No, ellos eran un “malón”, pero de la Paz. Eran indios pacíficos, venían areclamar por tierras pero no de forma violenta sino, “civilizada”, es deciren el marco de las leyes del país. La Paz es un valor importante en uncontexto histórico que la pedía a gritos, que lamentaba la violencia y laagresividad de las guerras mundiales. En este momento constituye unsigno positivo. No reclama “lucha”, ni “revolución”, sino “Paz”. Este Malón de la Paz y de la civilización no se desplaza por losespacios indomables, agrestes o peligrosos; no aparecían como fantasmasen la noche o en los recodos de un camino. Se deslizaban por un espacioconstruido por la modernidad civilizada: La Ruta. Esas Rutas eran de laPatria, es decir de la Nación, el camino de la modernidad, la rapidez y elProgreso. “Desde el Norte Argentino”, hace referencia a un lugar específico,al Norte con mayúscula, lo cual dice no cualquier norte, sino al Norte dela Patria. Además ese Norte no es boliviano o peruano, o inclusonorteamericano, o chileno, es argentino. Además de la identidad enunciada en la palabra escrita, locomunarios apelaban a otro nivel de la comunicación, los íconos deimágenes y emblemas (la bandera argentina, las letras azul y blanca, lavirgen María, la imagen de Perón); vestimenta (poncho jujeño colormarrón ocre o celeste y blanco, ponchos calamacos y guardamontes en 115
  • 9. los indios salteños, sombreros, ojotas, mantas); instrumentos musicales(charangos, quenas, anatas, sicuris, erkes, erkenchos) y ejecutaban música(carnavalitos, bailecitos, zambas, huaynos) que los identificaba comoindios del Norte. Deseaban que los vieran con una conducta intachable:Es decir ni indios sucios, ladrones, y borrachos como estaba implantadoen el imaginario de las elites “civilizadas”; también leales al presidente dela República, algunos portaban la imagen de Perón junto a la banderaargentina. De aquí que algunos de los periódicos los hayan bautizado conel apelativo de “indios peronistas”. Asimismo este aspecto tendrá que vercon mostrar estar asimilados al orden de la República, actitud quecontrastaría con los otros indios del territorio que habían rechazado elorden estatal, tal como lo atestiguaban las luchas contra Alsina y Roca.Fidelidad al Estado en cuya determinación estaría la mano del militarretirado Bertonasco, pero también la clara señal que desde el Estado lahacia el propio presidente. Asimismo necesitaban que los medios deprensa los percibieran como “argentinos”, es decir como ciudadanosargentinos, o “indios argentinos”. Portaban estandartes religiosascatólicas, cruces; llegaron a Luján a homenajear a la Virgen de Luján;asimismo era cara visible un cura de origen alemán de apellido vonKemmer; también mostraban que eran nacionalistas y no comunistas, quesu movimiento no se identificaba con la “lucha” propia del comunismo,con la toma del poder sangriento, sino con la sumisión al orden nacionalrepresentado por la bandera argentina; esta intención la hacen visible nosolo a través de los íconos que portaban y las canciones que entonaban,como el Himno Nacional Argentino y los cánticos religiosos católicos,sino en la participación de 25 de mayo en Jujuy, el 20 de junio Día de labandera en Rosario y el Convento de San Lorenzo.¿Cómo nos vemos a nosotros mismos? Actualmente en el país se registran oficialmente 31 PueblosIndígenas y 870 Comunidades Indígenas con personería jurídica. ElInstituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) incluye dentro de lanómina de Pueblos (en reemplazo de etnias) a las comunidades conpersonería jurídica registrada o en trámite de solicitud de inscripción. LosPueblos albergan diferentes comunidades de allí la cifra mayor de 116
  • 10. comunidades. Se auto-reconocen 402.921 personas como indígenas o biense reconocen descendientes en primera generación1. Esta cifracorresponde a la Encuesta Complementaria de Pueblos Indígenasrelevada en 2004 y 2005 por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos(INDEC), representando el 1% de la población total del país1. Según el CENOC, Centro Nacional de Organizaciones de laComunidad, en Jujuy1 hay registradas aproximadamente 38organizaciones comunitarias. Todas ellas se autonombran “indígenas” o“aborígenes” y nombran la localidad o el pueblo al cuál pertenecen, otras,en menor cantidad se autonombran “inka” y otras “guaraní”. Sabemos por conocimiento personal que hay muchas más que noestán registradas, así como las hay vinculadas a agrupacionescarnavalescas, de diversas vírgenes y santos, de residentes de fútbol deQuebrada, de Puna, de asociaciones bolivianas, de agrupacionesartísticas, de radios comunitarias, de agrupaciones universitarias, entremuchas que no figuran en los censos de la provincia ni en censos de lanación. Nemecio Cruz, dirigente Kolla, al preguntarle el porqué de laaceptación de estos nombres por parte de las comunidades dice: “Es una decisión política, pero al interior de las comunidades cada una lleva su propio nombre”1 Al preguntarle cuantas organizaciones indígenas conoce, expresa: “…Bueno en realidad, como organizaciones indígenas reconocidas con personería jurídica conozco a ORINPUKO, organización indianista del pueblo kolla y al COAJ, consejo de organizaciones aborígenes de Jujuy. Por supuesto que hay varias organizaciones culturales, sociales. Ahora si hablamos de comunidades aborígenes hay mas de 200 comunidades organizadas con personería jurídica. Pero realmente no conozco una página donde este el registro de las organizaciones, Se que el I.N.A.I tiene una pagina web”1 La Constitución de la Provincia de Jujuy, sancionada en 1986, en suArt. 50 enuncia:” La provincia deberá proteger a los aborígenes por medio 117
  • 11. de una legislación adecuada que conduzca a su integración y progresoeconómico y social.” La misma denominación se encuentra en la Ley 4616Convenio entre el Gobierno de la Provincia Consejo Federal deInversiones (CFI) de 1992. La Ley 5030 de Aprobación del convenio deregularización y adjudicación de tierras a la población aborigen de Jujuy, de1997 conserva el mismo nombre. La Ley 5122 Dirección de AsistenciaSocial, legisla sobre la protección de artesanías aborígenes1 La Ley de Educación Nacional 26.206 propone la EducaciónIntercultural Bilingüe (EIB) como modalidad del sistema educativo de losniveles de Educación Inicial, Primaria y Secundaria. Garantiza el derechoconstitucional de los pueblos indígenas, conforme al art. 75 inc. 17 de laConstitución Nacional, a recibir una educación que contribuya apreservar y fortalecer las pautas culturales, lengua, cosmovisión eidentidad étnica. También enuncia que los pueblos indígenas tienenderecho a desempeñarse activamente en un mundo multicultural y amejorar su calidad de vida. Los modos de auto reconocimiento que se proponen aquí sonpolíticos y jurídicos. Mientras que al interior de los pueblos priman otrasmodalidades. Recuerdo que en una de las conversaciones casuales con unresidente de Puesto de Marqués, puna jujeña (FP) expresaba: “El (refiriéndose a un residente que había dado un discurso en el pueblo de PM, arengando a todos el orgullo de ser “indígenas”) dice que somos9 “indígenas” pero a mi abuelita yo no le voy a decir indígena, y ella no se llama a sí misma indígena. Ella será puesteña o del lugar de donde ha nacido. Pero eso (la denominación “indígena”) no es de aquí” 1 En las coplas de carnavales para entrar en el ruedo de copleros, lapersona se presenta por el lugar de donde ha nacido. Cantando expresa:Desde Puesto he venidodiciendo me voy a alegrarAquí no canto ni bailome vo’a mandar a mudar” 118
  • 12. O también:Muchacha abrampampeña,yo no vua decir que no,De esas peñas que aparecenDentre medio vivo yo Vemos que un criterio identitario acá es el del lugar de donde se hanacido. Cuando regresé a mi pueblo de Puesto del Marqués, ya en mijuventud, las abuelas me preguntaban “cuyo hijo sos”. Mi tía me decíaque había que contestar nombrando los apellidos de mis padres, y de misabuelos. Es decir que otro de los criterios para dar o darse identidad es ellinaje familiar. Una copla canta así:Desde lejos hey venidohey salido de la marSoy hija de sirenasobrina del carnaval Se relaciona al universo de imágenes y personajes poderosos de laslagunas, “ojos de agua” y ríos de la Puna (la “mar”). Uno de estos, las“sirenas”1, tienen poderes de seducción, de erotismo y pueden quitar lavida de los habitantes varones. También se hace referencia que fueconcebida en el tiempo de carnaval, tiempo festivo e importante porquehace referencia a la cosecha de los frutos maduros. No he relevado expresiones que tengan que ver conidentificaciones de regiones lingüísticas, tal vez porque las lenguas localesen su mayor parte han sido desaparecidas o invisibilizadas, y cuyosindicios son las estructuras gramaticales que de modo diferente alcastellano, y por supuesto a las pautas culturales compartidas por estospueblos. 119
  • 13. Conclusión: ¿Identidades escritas o narradas? Hemos visto como las denominaciones del “indio” han idotransformándose desde nominaciones relacionadas con lo “salvaje” y lo“bárbaro” hasta una concepción de reconocimiento y autoreconocimiento como “indígenas” o “aborígenes” o “pueblosoriginarios”. Nominativos que se utilizan en relación con lajurisprudencia, relacionado esto con la necesidad de un reconocimientonormativo. Es decir una identidad que ha ido tomando sustancia jurídica,propia de la lógica estatal. Pero ha perdido su marca cultural y simbólica,esa identidad narrada y vuelta a narrar que retoma su juego de largapersistencia. Actividades sugeridas, en relación con la tarea áulica 1) Qué valores se pueden visualizar en las frases de Domingo F. Sarmiento y Julio A. Roca? 2) Indaga los modos de asignación de identidad que conoces en tu barrio, escuela, iglesia y demás instituciones. ¿Cómo se asigna identidad en los medios de comunicación? 3) Realiza entrevistas a personas de pertenencia indígena. Una de la preguntas puede señalar qué opina de los “nombres” (asignados y auto asignados) presentes en el texto. 4) Identifica en la Constitución Nacional y Provincial la representación que se tiene de los pueblos originarios. 5) Pregunta a tus mayores el origen de tu nombre y de tu apellido, si tienes uno o varios apodos, quienes los asignaron. Puedes armar tu árbol genealógico e historiar la procedencia de tus mayores. Redacta un ensayo: “Mi nombre asignado. Cómo me gustaríallamarme.” 120
  • 14. BibliografíaCusicanqui, S; “La noción de ‘derecho’ o las paradojas de la modernidadposcolonial: indígenas y mujeres en Bolivia”, Temas Sociales, Nº 19, pags. 27-51, LaPaz.Mamani R., P; (2004) El rugir de las multitudes: la fuerza de los levantamientosindígenas en Bolivia, La Paz, Ed.YachaywasiValko, M; (2007) Los indios invisibles del Malón de la Paz. De la apoteosis alconfinamiento, secuestro y destierro. Bs. As. Ed. Madres de Plaza de MayoApuntes de Seminario: S. Rivera Cusicanqui, “Seminario Movimientos Sociales yDerechos Humanos”, UNSa, Salta, Argentina, 23 marzo de 2008. 121