• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
San Luis Texto Narrativo
 

San Luis Texto Narrativo

on

  • 837 views

 

Statistics

Views

Total Views
837
Views on SlideShare
837
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    San Luis Texto Narrativo San Luis Texto Narrativo Document Transcript

    • INSTITUTO TECNOLOGICO DE CELAYA INGENIERÍA BIOQUÍMICAFUNDAMENTOS DE LA INVESTIGACIÓN ANECDOTAS EN SAN LUIS POTOSÍ TEXTO NARRATIVOPRESENTAJUAN ANTONIO MARTÍNEZ PESCADOR CELAYA, GTO. 30 DE NOVIEMBRE DEL 2011
    • Formalmente podría presentarme, aunque yo sepa quién soy; mi nombre esJuan Antonio Martinez Pescador. Todo comenzó un día del mes de agosto del2010, era un joven de 18 años que acababa de salir de la preparatoria y llegaba auna nueva ciudad en busca de una nueva aventura; como de costumbre, volvía asalir de mi hogar para adquirir una educación de mayor calidad. Ese día, meencontraba muy nervioso, durante todo el camino me la pasaba preguntándole enrepetidas ocasiones a mi papa -¿ya llegamos?-, a lo que él contestaba –ya casihijo, desde aquí se ve la zona industrial de San Luis Potosí-, continuaba minerviosismo; aunque, más que nerviosismo se trataba de emoción. Por fin, he ahílo que tanto estaba esperando, llegué a la ciudad de San Luis Potosí; realmentequede sorprendido de lo grande que era la ciudad y de su infraestructura vial, consus imponentes puentes que atravesaban prácticamente toda la ciudad y labelleza de sus enormes parques Tangamanga que, al ser comparados con los deotras ciudades visitadas anteriormente por mí, parecían un monstruo gigantescoen donde no podrías recorrer las instalaciones completas en un solo día, la bellezade sus mujeres, la alegría de las personas; literalmente, me enamore de la ciudad. Después de enamorarme de la ciudad y se me pasara la emoción, me di ala tarea de buscar una casa en la cual viviría hasta mi regreso a Celaya, todocomenzó ese día por la mañana, comencé a marcar números de casas y celularespara encontrar una casa de renta; desgraciadamente, la mayoría de estas casasya estaban ocupadas y se me estaba haciendo muy difícil poder encontrar unlugar de renta, afortunadamente, visitamos a una vieja conocida de mi madre quevivía en San Luis para que nos ayudara a encontrar un buen lugar, y así fue,después de darle la vuelta tres veces a la ciudad, encontramos una casita no muylejos de la universidad, ya con el estrés y el enfado de estar todo el día en el sol ymanejando, decidimos que ese sería mi hogar. Fue un día muy cansado,regresamos a Celaya y acomodé mis cosas para regresar a San Luis, esta vez sinla compañía de mis padres.
    • Regresé; al instante noté ese sentimiento de soledad al no tenernuevamente a mi familia junto a mí, el silencio de una casa vacía, el escuchar mispalabras en el hueco mundo, aunque, al ser mi séptimo año separado de ellos, mecomencé a acostumbrar. Era el inicio de las actividades escolares, me quedédormido y llegué tarde a mi primera clase del curso de medicina, y para colmo, meperdí porque no encontraba mi salón; entre al aula de clases y vi a un grupo dejóvenes estudiantes adormilados, los cuales, no dejaban de tener esa expresiónde emoción en sus miradas llenas de brillo y vida; todos eran muy cerios alprincipio, me daba cuenta que todos tenían un gran potencial y efectivamente,eran grandes estudiantes que buscaban tener éxito en sus vidas. El tiempo fuepasando, mis compañeros de clase se fueron deshaciendo de su caparazón con elcual habían entrado el primer día de clases, se comenzaron a ver las distintaspersonalidades típicas de un salón de clases, no podía faltar el bromista, el serio,el raro, el inteligente, la bonita, la no tan bonita,… y yo, continuaba viviendo el díaa día, haciendo mis labores hogareñas, escuela, estudiar, todo en la misma rutinadiaria. Las clases eran algo aburridas, me decía a mí mismo –otra vez este profeque nunca explica nada, mejor me duermo un rato y luego estudio- Cabe señalarque no todo era estudiar, me emocioné demasiado el primer día que entré alanfiteatro, vería cadáveres de auténticas personas, llegue con una sonrisa casidemoniaca y la mirada perdida, uno de mis amigos en ese entonces llamadoEduardo me dijo –we, no mames, pareces niño con juguete nuevo, todos se andanasqueando y tu acá hasta parece que lo disfrutas- asentí con la cabeza, la verdadno sabía por quépero siempre había querido ver un cadáver humano. Existieron días en los cuales me escapaba de ese mundo, como todo serhumano, necesitaba distraerme y divertirme de vez en cuando, hubo una ocasiónen la cual viaje al municipio de Villa de Arista San Luis Potosí, a una fiesta a lacual había sido invitado por mi amigo Eduardo, fueron 2 horas de viaje, al ser Villade Arista un municipio pequeño, la carretera lucía un tanto desolada, pocosvehículos pasaban por el camino, el paisaje siempre era el mismo, se veían cactusde un lado y del otro con la puesta de sol a lo lejos; otros 2 amigos y yo nos la
    • pasábamos jugando, cantando, contando chistes durante todo el camino,esperando llegar a la ciudad de nuestro amigo Eduardo[…] finalmente llegamos;Lalo nos estaba esperando en la terminal de autobuses con algunos de susprimos, nos encontrábamos emocionados, felices de poder ver la ciudad denuestro apreciado amigo. El recorrido comenzó por la plaza principal del pueblo,era una plaza pequeña con un kiosco y una pequeña bola del agua en el centro,en eso le dije a Lalo – we, no mames, esa bola del agua se parece a la que hay enmi tierra pero esta está más chiquitilla-, a lo que Lalo y mis demás amigos mecontestaron –un día hay que ir a la tierra del Fish (mi apodo en San Luis Potosí),sirve que nos presenta a unas chavas y conocemos su ciudad-, la verdad, les di elavionazo con el típico “simón” y continuamos con nuestro recorrido por el pueblo.Llegamos a la casa de Lalo, una humilde pero acogedora construcción en frentedel panteón municipal, nos presentó a su familia (madre, hermanos y hermanas,su padre se encontraba fueras de la ciudad), vimos personas muy agradablesdurante nuestra estancia, además; visitamos el panteón municipal a las 2 de lamañana para ver si nos espantaban o algo, fue una experiencia muy buena,amaneció el siguiente día, y regresamos a San Luis capital con uno de mis amigoscon el pie luxado, otro con una cruda impresionante, pero sobre todo, con unaalegría y experiencia muy divertida de Villa de Arista San Luis Potosí. Pasaron los meses, por fin llegó el año 2011, continuaba en el curso demedicina pero; a diferencia de mis compañeros, tenía un vacío dentro de mí,sentía que la carrera no me llenaba, quería algo más que solo tener queaprenderme de memoria cosas que no sabía para que eran, así que llegó el puntocrítico, ese momento que sabía que llegaría; después de pensarlo varios días, ypensarlo muy bien, decidí salirme de medicina y regresar a Celaya, intervinieronvarios factores para la toma de mi decisión; pero los 2 principales fueron: la faltade interés por medicina y el segundo que considero lo más importante, la soledad.Así fue como terminó mi aventura en San Luis Potosí, me traje recuerdos muyespeciales y grandes amistades que definitivamente extrañaré; pero, sé que midecisión fue la correcta.