CD Nueva guía de Lengua

  • 698 views
Uploaded on

 

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
698
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
15
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. PRUEBAS DE ACCESO A LA UNIVERSIDAD GUÍA ANÁLISIS DE TEXTO Y LENGUA ESPAÑOLA Ramón Almela Pérez (Ed.)
  • 2. Reservados todos los derechos. De acuerdo con la legislación vigente, y bajo las sanciones en ella previstas, queda totalmente prohibida la reproducción y/o transmisión parcial o total de este libro, por procedimientos mecánicos o electrónicos, incluyendo fotocopia, grabación magnética, óptica o cualesquiera otros procedimientos que la técnica permita o pueda permitir en el futuro, sin la expresa autorización por escrito de los propietarios del copyright. Edita: Universidad de Murcia © Textos: Los autores. I.S.B.N.: 978-84-15463-21-4 Depósito Legal: MU 817-2012 Fotocomposición e impresión: Compobell, S.L. Murcia
  • 3. Pruebas de acceso a la Universidad Índice del CD 1. NOCIONES ELEMENTALES DE LENGUA ESPAÑOLA ..................................................... Susana Ridao 13 1.1. NIVEL FÓNICO .................................................................................................................... 1.1.1. Introducción ...................................................................................................... 1.1.2. El acento ........................................................................................................... 1.1.3. La sílaba ............................................................................................................ 1.1.4. La palabra ......................................................................................................... 14 14 14 14 14 1.2. NIVEL LÉXICO ..................................................................................................................... 1.2.1. Introducción ...................................................................................................... 1.2.2. Clases de palabras (lexemas, morfemas) ......................................................... 1.2.3. Relaciones entre las palabras ........................................................................... 14 14 15 15 1.3. NIVEL MORFOLÓGICO ........................................................................................................... 1.3.1. Introducción ...................................................................................................... 1.3.2. El sustantivo ..................................................................................................... 1.3.2. El adjetivo ......................................................................................................... 1.3.3. El verbo ............................................................................................................ 1.3.4. El adverbio ....................................................................................................... 1.3.5. La interjección .................................................................................................. 1.3.6. El pronombre .................................................................................................... 1.3.7. El artículo .......................................................................................................... 1.3.8. La conjunción .................................................................................................... 1.3.9. La preposición .................................................................................................. 1.3.10. El número ......................................................................................................... 1.3.11. Palabras derivadas y palabras compuestas ..................................................... 15 15 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 24 1.4. NIVEL SINTÁCTICO ............................................................................................................... 1.4.1. Introducción ...................................................................................................... 1.4.2. Oraciones simples y oraciones compuestas .................................................... 1.4.3. Clases de oraciones compuestas ..................................................................... 1.4.4. Oraciones transitivas y oraciones intransitivas ................................................ 1.4.5. Oraciones activas y oraciones pasivas ............................................................. 1.4.6. Funciones sintácticas ........................................................................................ 25 25 25 26 26 27 28 5
  • 4. Índice del CD 1.4.6.1. El sujeto ............................................................................................... 1.4.6.2. El predicado (verbal y nominal) .......................................................... 1.4.6.3. El complemento directo ..................................................................... 1.4.6.4. El complemento indirecto ................................................................... 1.4.6.5. El atributo ............................................................................................ 1.4.6.6. El complemento circunstancial ........................................................... 1.4.6.7. Complemento de régimen ................................................................. 1.4.6.8. El complemento predicativo ............................................................... 1.4.6.9. El complemento agente ..................................................................... 29 30 31 32 32 33 34 35 36 1.5. NIVEL TEXTUAL ................................................................................................................... 1.5.1. Hablamos por textos ........................................................................................ 1.5.2. Clases de textos ............................................................................................... 1.5.3. Mecanismos textuales ...................................................................................... 37 37 37 37 2. ORTOGRAFÍA BÁSICA ...................................................................................................... Susana Ridao 39 2.0. INTRODUCCIÓN ................................................................................................................... 39 2.1. DIFICULTADES RELATIVAS A LAS VOCALES ................................................................................... 2.1.1. La i .................................................................................................................... 2.1.2. La u ................................................................................................................... 40 40 40 2.2. DIFICULTADES RELATIVAS A LAS CONSONANTES .......................................................................... 2.2.1. La h ................................................................................................................... 2.2.2. La b, la v y la w ................................................................................................ 2.2.3. La g y la j .......................................................................................................... 2.2.4. La ll y la y ......................................................................................................... 2.2.5. La m y la n ........................................................................................................ 2.2.6. La r y la rr ......................................................................................................... 2.2.7. La c y la z .......................................................................................................... 2.2.8. La c, la k y la qu ............................................................................................... 2.2.9. La x y la s .......................................................................................................... 41 41 42 43 45 45 46 46 47 48 2.3. LAS TILDES .......................................................................................................................... 2.3.1. Clasificación de las palabras según el acento ................................................. 2.3.2. Los diptongos, los triptongos y los hiatos ...................................................... 2.3.3. Las palabras compuestas ................................................................................. 2.3.4. Las tildes en las mayúsculas ............................................................................. 50 51 53 53 54 2.4. VOCABULARIO BÁSICO .......................................................................................................... 57 3. AMPLIACIÓN PARA EL ANÁLISIS LÉXICO ....................................................................... Susana Ridao 69 6
  • 5. Pruebas de acceso a la Universidad 3.0. INTRODUCCIÓN ................................................................................................................... 69 3.1. DENOTACIÓN Y CONNOTACIÓN. TIPOS DE SIGNIFICADO .............................................................. 69 3.2. VARIEDADES EN EL VOCABULARIO ........................................................................................... 71 3.3. MOVIMIENTOS EN EL LÉXICO .................................................................................................. 72 3.4. CAUSAS DE LOS CAMBIOS EN LAS PALABRAS ............................................................................. 72 3.5. NEOLOGISMOS .................................................................................................................... 74 3.6. COMPOSICIÓN DEL LÉXICO ESPAÑOL ACTUAL ............................................................................. 75 3.7. RELACIÓN ENTRE LAS PALABRAS ............................................................................................. 3.7.1. Sinonimia .......................................................................................................... 3.7.2. Hiperonimia-hiponimia ..................................................................................... 3.7.3. Antonimia ......................................................................................................... 3.7.4. Polisemia ........................................................................................................... 75 76 76 77 77 3.8. CAMPOS LÉXICOS Y CAMPOS ASOCIATIVOS ................................................................................ 78 BIBLIOGRAFÍA ........................................................................................................................ 79 4. AMPLIACIÓN PARA EL ANÁLISIS MORFOLÓGICO ........................................................ Ramón Almela 81 4.1. IDEAS BÁSICAS .................................................................................................................... 81 4.2. EL SUSTANTIVO ................................................................................................................... 4.2.1. Ejemplos de sustantivos ................................................................................... 4.2.2. Clases de sustantivos ....................................................................................... 4.2.3. Casos de duda entre sustantivo y adjetivo ..................................................... 4.2.4. Rasgos impropios de los sustantivos ............................................................... 82 82 82 83 84 4.3. EL ADJETIVO ...................................................................................................................... 4.3.1. Ejemplos de adjetivos ...................................................................................... 4.3.2. Los dos tipos de relaciones entre el adjetivo y el sustantivo ......................... 4.3.3. Clases de adjetivos .......................................................................................... 4.3.4. La adjetivación .................................................................................................. 4.3.5. Dos problemas ficticios .................................................................................... 4.3.6. ¿Es igual poner el adjetivo delante del sustantivo que ponerlo detrás? ....... 84 84 84 85 85 85 86 4.4. EL VERBO ........................................................................................................................... 4.4.1. Ejemplos de verbos .......................................................................................... 4.4.2. Clases de verbos .............................................................................................. 86 86 87 7
  • 6. Índice del CD 4.4.3. 4.4.4. 4.4.5. Error sobre los verbos impersonales ............................................................... Observaciones sobre modos y tiempos del verbo en español ...................... Ejemplos de análisis de verbos ........................................................................ 88 88 88 4.5. EL ADVERBIO ...................................................................................................................... 4.5.1. Otros adverbios del español ............................................................................... 4.5.2. Algunos rasgos formales del adverbio ............................................................... 90 90 90 4.6. LA INTERJECCIÓN ................................................................................................................ 91 4.7. EL PRONOMBRE .................................................................................................................. 4.7.1. Problema aparente ........................................................................................... 4.7.2. Errores sobre el pronombre ............................................................................. 91 91 92 4.8. EL ARTÍCULO ....................................................................................................................... 4.8.1. El artículo y el género ...................................................................................... 4.8.2. El artículo uno .................................................................................................. 92 92 92 4.9. LA CONJUNCIÓN ................................................................................................................. 4.9.1. Funciones de las conjunciones coordinantes .................................................. 4.9.2. Lista de conjunciones subordinantes ............................................................... 92 92 93 4.10. LA PREPOSICIÓN .................................................................................................................. 4.10.1. Nuevas preposiciones ...................................................................................... 4.10.2. Lista de locuciones prepositivas ...................................................................... 4.10.3. Palabras que une la preposición ...................................................................... 4.10.4. Relaciones entre preposición y funciones sintácticas ...................................... 93 93 93 94 94 4.11. EL GÉNERO ........................................................................................................................ 95 4.12. EL NÚMERO ....................................................................................................................... 4.12.1. Observaciones sobre el número de los adjetivos ........................................... 4.12.2. Observaciones sobre el número de los sustantivos ........................................ 4.12.3. Realidades que designa el número ................................................................. 96 96 96 98 4.13. MODO Y TIEMPO ................................................................................................................ 97 4.14. CATEGORÍAS DERIVATIVAS ...................................................................................................... 4.14.1. Prefijación ......................................................................................................... 4.14.2. Sufijación .......................................................................................................... 4.14.3. Composición ..................................................................................................... 98 98 100 102 4.15. SUGERENCIAS BIBLIOGRÁFICAs ............................................................................................... 103 5. AMPLIACIÓN PARA EL ANÁLISIS SINTÁCTICO ............................................................ Andrés Montaner 105 8
  • 7. Pruebas de acceso a la Universidad 5.1. FUNCIONES SINTÁCTICAS ........................................................................................................ 105 Sujeto ................................................................................................................ Complemento directo ........................................................................................ Complemento indirecto ..................................................................................... Complemento predicativo ................................................................................. Atributo ............................................................................................................. Complemento de régimen ................................................................................. Complemento circunstancial .............................................................................. 1) Complemento circunstancial de tiempo ........................................................ 2) Complemento circunstancial de lugar ........................................................... 3) Complemento circunstancial de compañía .................................................... 4) Complemento circunstancial de modo ......................................................... 5) Complemento circunstancial de causa .......................................................... 6) Complemento circunstancial de finalidad ..................................................... 7) Complemento circunstancial de cantidad ..................................................... Complemento agente ........................................................................................ Complemento del nombre ................................................................................. Complemento del adjetivo ................................................................................ Complemento del adverbio ............................................................................... Aposición ........................................................................................................... Vocativo ............................................................................................................. 105 106 108 110 111 112 113 114 114 115 115 116 116 117 117 118 118 118 119 119 5.2. ESTRUCTURAS ORACIONALES COMPUESTAS ................................................................................... 120 5.2.1. Oraciones yuxtapuestas ......................................................................................... 5.2.2. Oraciones coordinadas .......................................................................................... 1) Oraciones coordinadas copulativas ............................................................... 2) Oraciones coordinadas disyuntivas ................................................................ 3) Oraciones coordinadas adversativas .............................................................. 4) Oraciones coordinadas distributivas .............................................................. 120 121 121 122 122 122 5.2.3. Oraciones subordinadas ........................................................................................ 1) Oraciones subordinadas sustantivas .............................................................. 2) Oraciones subordinadas adjetivas o de relativo ............................................ 3) Oraciones subordinadas adverbiales ............................................................. 123 123 129 131 5.3. CUESTIONES DE ESPECIAL DIFICULTAD ......................................................................................... 135 Valores de se ..................................................................................................... Valores de que ................................................................................................... 135 137 BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA .......................................................................................... 138 6. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE EL COMENTARIO CRÍTICO ......................... Juan Miguel Margalef 139 5.1.1. 5.1.2. 5.1.3. 5.1.4. 5.1.5. 5.1.6. 5.1.7. 5.1.8. 5.1.9. 5.1.10. 5.1.11. 5.1.12. 5.1.13. 5.3.1. 5.3.2. 9
  • 8. Índice del CD 7. PANORAMA DE LA LITERATURA ESPAÑOLA ................................................................. Juan Antonio Belmonte 143 7.1. EDAD MEDIA (SIGLOS X A XV) ................................................................................................. Mester de juglaría y clerecía ................................................................................................. Orígenes (hasta el siglo XIII) .................................................................................................. Primitiva lírica peninsular ............................................................................................... Poesía popular del mester de juglaría: Cantar de Mio Cid ......................................... Poesía culta del mester de clerecía: Berceo ................................................................. Prosa: Alfonso X el Sabio .............................................................................................. Teatro ........................................................................................................................... Siglo XIV ........................................................................................................................... Crisis medieval y cambios en la literatura .................................................................... Tres grandes escritores: Hita, don Juan Manuel y el canciller de Ayala ....................... Siglo XV: Prerrenacimiento .................................................................................................... Disgregación del mundo medieval ............................................................................... Poesía culta: Marqués de Santillana, Juan de Mena y Jorge Manrique ...................... Poesía popular: romances viejos y villancicos .............................................................. Prosa ........................................................................................................................... Teatro: La Celestina ....................................................................................................... 143 143 144 144 145 146 146 146 147 147 147 149 149 149 150 151 151 7.2. SIGLO XVI: RENACIMIENTO ...................................................................................................... Características generales ............................................................................................... Etapas del Renacimiento español ................................................................................. La nueva poesía italianizante ................................................................................................. Características generales ............................................................................................... Garcilaso de la Vega ...................................................................................................... Otros poetas .................................................................................................................. La poesía religiosa ascética y mística .................................................................................... Fray Luis de León .......................................................................................................... San Juan de la Cruz ...................................................................................................... Santa Teresa de Jesús ................................................................................................... La prosa del XVI ..................................................................................................................... Novelas de carácter idealista ........................................................................................ Lazarillo de Tormes ........................................................................................................ Prosa didáctica .............................................................................................................. El teatro del XVI ..................................................................................................................... 152 152 153 154 154 154 155 155 156 156 156 157 157 157 158 159 7.3. SIGLO XVII: BARROCO ............................................................................................................ Culteranismo y conceptismo ......................................................................................... La poesía del XVII .................................................................................................................. Luis de Góngora y Argote ............................................................................................ Francisco de Quevedo .................................................................................................. Lope de Vega ................................................................................................................ Otros poetas y escuelas ................................................................................................ 159 160 161 161 162 162 163 10
  • 9. Pruebas de acceso a la Universidad La prosa del XVII .................................................................................................................... Miguel de Cervantes ..................................................................................................... La novela picaresca ....................................................................................................... Novela corta italiana ...................................................................................................... Baltasar Gracián ............................................................................................................. Obras satíricas y morales .............................................................................................. El teatro del XVII .................................................................................................................... Características del teatro nacional ................................................................................ Lope de Vega ................................................................................................................ Tirso de Molina .............................................................................................................. Calderón de la Barca ..................................................................................................... Otros dramaturgos ........................................................................................................ 163 163 166 167 167 168 169 169 171 171 173 173 7.4. SIGLO XVIII: NEOCLASICISMO ................................................................................................... Características de la nueva mentalidad: la Ilustración .................................................. El Neoclasicismo ............................................................................................................ La Ilustración y el Neoclasicismo en España ................................................................ La poesía del XVIII ................................................................................................................. Juan Meléndez Valdés ................................................................................................... La fábula: Iriarte y Samaniego ...................................................................................... La prosa del XVIII ................................................................................................................... Diego Torres Villarroel ................................................................................................... Benito Jerónimo Feijoo ................................................................................................. El padre Isla ................................................................................................................... Jovellanos ...................................................................................................................... José Cadalso ................................................................................................................. El teatro neoclásico ............................................................................................................... Leandro Fernández de Moratín .................................................................................... 175 175 176 176 178 178 178 178 178 179 179 179 179 180 180 7.5. SIGLO XIX: ROMANTICISMO Y REALISMO ..................................................................................... Primera mitad del XIX: la nueva sensibilidad romántica .............................................. Segunda mitad de siglo XIX: Realismo y Naturalismo ................................................. La poesía romántica ............................................................................................................... José de Espronceda ...................................................................................................... Gustavo Adolfo Bécquer ............................................................................................... Rosalía de Castro ........................................................................................................... La prosa romántica ................................................................................................................ Mariano José de Larra ................................................................................................... El teatro romántico ................................................................................................................ Duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del sino ......................................................... José Zorrilla: Don Juan Tenorio .................................................................................... La novela realista ................................................................................................................... Benito Pérez Galdós ...................................................................................................... Leopoldo Alas, Clarín .................................................................................................... Pedro Antonio de Alarcón ............................................................................................ Juan Valera .................................................................................................................... 180 180 181 182 183 183 184 184 184 185 185 186 186 187 188 189 189 11
  • 10. Índice del CD José María Pereda ......................................................................................................... Emilia Pardo Bazón ........................................................................................................ Vicente Blasco Ibáñez .................................................................................................... 189 189 190 7.6. SIGLO XX ........................................................................................................................... Modernismo y Generación del 98 ......................................................................................... Miguel de Unamuno ...................................................................................................... Azorín ........................................................................................................................... Pío Baroja ....................................................................................................................... Antonio Machado .......................................................................................................... Ramón María del Valle-Inclán ........................................................................................ Novecentismo y Vanguardismo ............................................................................................. Novecentismo ................................................................................................................ Juan Ramón Jiménez ..................................................................................................... Novelistas: Pérez de Ayala, Gabriel Miró ..................................................................... Ensayistas ....................................................................................................................... Vanguardismo ........................................................................................................................ Ramón Gómez de la Serna ........................................................................................... Generación del 27 ................................................................................................................. Pedro Salinas ................................................................................................................. Jorge Guillén ................................................................................................................. Gerardo Diego ............................................................................................................... Rafael Alberti ................................................................................................................. Luis Cernuda .................................................................................................................. Dámaso Alonso .............................................................................................................. Federico García Lorca ................................................................................................... Vicente Aleixandre .......................................................................................................... Miguel Hernández ......................................................................................................... La literatura desde 1939 hasta nuestros días ....................................................................... La poesía: tendencias, autores y obras relevantes ....................................................... La novela: tendencias, autores y obras relevantes ....................................................... El teatro: tendencias, autores y obras relevantes ........................................................ Cuatro grandes autores contemporáneos: Blas de Otero, Cela, Delibes y Buero Vallejo .. La literatura del exilio .................................................................................................... 190 190 191 192 192 193 194 194 194 195 195 196 197 197 197 198 198 199 199 199 200 200 200 201 201 202 204 205 208 209 BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA ......................................................................................... 211 8. APÉNDICE ......................................................................................................................... 213 8.1. TODAS LAS FORMAS VERBALES .................................................................................................. Ramón Almela 213 8.2. CATEGORÍAS, ESTRUCTURAS ORACIONALES Y FUNCIONES ................................................................ Paz López-Brea 224 8.3. ENLACES DE INTERNET ............................................................................................................ Juan Antonio Belmonte 226 12
  • 11. Pruebas de acceso a la Universidad 1. Nociones elementales de lengua española Los seres humanos —a diferencia de los animales— podemos comunicarnos a través de mecanismos complejos. Las ideas procesadas en nuestro cerebro las expresamos mediante la lengua. El hombre ha desarrollado una elevada cifra de idiomas, hasta el punto de que se calcula que existen aproximadamente seis mil lenguas diferentes. Todas las lenguas tienen en común el hecho de partir de unidades mínimas, que a su vez se van agrupando sucesivamente en unidades más complejas; así, los sonidos lingüísticos —que son las unidades más pequeñas— se agrupan en palabras, las palabras se agrupan en oraciones y las oraciones se agrupan en textos. A través de este sistema, los seres humanos podemos comunicarnos entre nosotros; para llevar a cabo esta comunicación disponemos de dos soportes: el soporte oral y el soporte escrito. La comunicación oral es dinámica, espontánea, dialogada e informal, va acompañada de gestos y presenta inmediatez comunicativa, es decir, que el receptor recibe el mensaje en el mismo momento en que el emisor lo emite. Por su parte, la comunicación escrita es más estática y permanente, monologada, más formal, más planificada, no suele ir acompañada de gestos y presenta distancia comunicativa, o sea, que el receptor recibe el mensaje en un tiempo posterior al momento en que el emisor lo ha emitido. El estudio de la lengua se divide en cinco niveles: (1) fónico, (2) léxico, (3) morfológico, (4) sintáctico y (5) textual. En el nivel fónico se estudia la realización oral de la lengua. Por otro lado, el nivel léxico se encarga de analizar las clases de palabras en función de los lexemas y los morfemas, así como las relaciones existentes entre las palabras. Las competencias del nivel morfológico se centran en las categorías de palabras (sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios, interjecciones, pronombres, artículos, conjunciones y preposiciones) y en los mecanismos de formación de palabras. En cambio, en el nivel sintáctico examinamos las relaciones entre las palabras de una misma oración, en particular en la función que desempeñan. Por último, el nivel textual se ocupa de indagar en los distintos tipos de textos, así como en las características propias de cada uno de ellos y en los mecanismos que otorgan coherencia y cohesión al texto. 13
  • 12. Nociones elementales de gramática 1.1. NIVEL FÓNICO 1.1.1. INTRODUCCIÓN Como hemos mencionado anteriormente, la lengua tiene repercusión tanto en el plano oral como en el escrito, y precisamente es el nivel fónico el que se encarga de estudiar la oralidad de la lengua. 1.1.2. LA SÍLABA Las palabras en español, desde el nivel fónico, se dividen en sílabas. Para la formación de una sílaba es imprescindible una vocal, si bien podemos encontrar sílabas sin consonantes. Por ejemplo, en la palabra atónito, si la dividimos en sílabas, vemos que a forma una sola sílaba: a-tó-ni-to. Como podemos comprobar, la sílaba responde a cada golpe de voz que empleamos para pronunciar una palabra. En nuestra lengua hay predilección por utilizar sílabas abiertas (aquellas que acaban en vocal), tal como hemos visto en el ejemplo anterior; si bien también podemos encontrar sílabas cerradas (aquellas que acaban en consonante), como en transcripción: trans-crip-ción. 1.1.3. EL ACENTO En la mayoría de las palabras del español hay alguna sílaba que se pronuncia con una especial intensidad; solo en unas pocas palabras no hay ninguna sílaba que se pronuncie con especial fuerza. La sílaba sobre la que recae esa mayor fuerza de pronunciación es la sílaba tónica y tal fuerza con que pronunciamos la sílaba tónica es el acento. Siguiendo las reglas de acentuación del español, unas sílabas tónicas llevan tilde y otras, no; las átonas nunca llevan tilde. 1.1.4. LA PALABRA Todos los hablantes de una lengua saben diferenciar claramente las palabras, a pesar de que algunos de ellos no hayan recibido formación lingüística previa en estas cuestiones. El español sigue la tendencia de utilizar palabras de dos sílabas, si bien las posibilidades que ofrece son más amplias: 1. Palabras monosílabas: tienen una sola sílaba, como a, por, la, sol o tan. 2. Palabras bisílabas: tienen dos sílabas, como ca-sa, li-bro, co-che, e-lla o so-lo. 3. Palabras trisílabas: tienen tres sílabas, como es-tu-che, lám-pa-ra, Va-len-cia o ma-ña-na. 4. Palabras polisílabas: tienen cuatro o más sílabas, como e-di-fi-cio, ar-gu-men-ta-ción, de-cla-ran-tes o u-ni-ver-si-dad. 1.2. NIVEL LÉXICO 1.2.1. INTRODUCCIÓN En este nivel estudiamos las palabras, que son las unidades de la lengua que conocemos todos los hablantes y que las utilizamos para comunicarnos. En general, no emitimos las palabras de manera aislada, sino que las insertamos en oraciones. 14
  • 13. Pruebas de acceso a la Universidad 1.2.2. CLASES DE PALABRAS (LEXEMAS, MORFEMAS) Algunas palabras están formadas por lexemas y por morfemas. Si pensamos en la voz perro, nos daremos cuenta de que: 1. Tiene una raíz o lexema, que aporta el significado léxico: perr-. 2. Tiene un morfema —en este caso es un sufijo— que aporta el significado gramatical: -o (género masculino y número singular). Además, también podemos encontrar otros morfemas que indiquen —en las diferentes categorías— la voz, el tiempo, el modo, la persona, el número y el género. 1.2.3. RELACIONES ENTRE LAS PALABRAS En español contamos con un amplio número de palabras, las cuales se relacionan entre sí mediante diversos mecanismos vinculados con su significado; he aquí los más importantes: 1. Sinonimia: dos palabras tienen el mismo significado, como, por ejemplo, sortija y anillo, o leja y balda. 2. Antonimia: en contraposición con el grupo anterior, este alude al hecho de que hallamos palabras de significados opuestos; tal es el caso de listo y tonto, alto y bajo o lleno y vacío. 3. Polisemia: una misma palabra puede tener diferentes significados; pensemos en el vocablo banco, que puede ser un sitio para sentarse o también un establecimiento público de crédito. 1.3. NIVEL MORFOLÓGICO 1.3.1. INTRODUCCIÓN La morfología se ocupa de la forma y las combinaciones de los componentes internos de las palabras. Desde la Grecia clásica, los filósofos han cavilado sobre los distintos tipos de palabras existentes. A pesar de que la morfología también estudia las partes internas de las palabras, lo cierto es que las competencias que más se conocen de la morfología son las destinadas a clasificar los tipos de palabras. De esta manera, en la actualidad se acepta la existencia de nueve clases de palabras: sustantivos, artículos, pronombres, adjetivos, verbos, adverbios, preposiciones, conjunciones e interjecciones. 1.3.2. EL SUSTANTIVO El sustantivo es una categoría morfológica que designa personas, animales o cosas que tienen existencia independiente, ya sea en el plano real o en el abstracto. Siguiendo con este criterio semántico, podemos establecer una clasificación en los sustantivos en función de: 1. Si son abstractos, como importancia, fealdad o imaginación, o concretos, como libro, edificio o ventana. 2. Si son individuales, como cerdo, niño o naranjo, o colectivos, como piara, alumnado o bosque. 3. Si son comunes, como pueblo, mujer o provincia, o propios, como Lorca, María o Alicante. 15
  • 14. Nociones elementales de gramática 4. Si son animados, como perro, lobo u hombre, o inanimados, como mesa, bolígrafo o acera. 5. Si son contables, como tortuga, mochila o alfombra, o incontables, como petróleo, agua o tierra. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que en determinados casos una misma palabra puede funcionar como un sustantivo o como un adjetivo. Para determinar cuál es la categoría morfológica de dicho vocablo, nos fijaremos en el contexto. Por ejemplo, en El joven corría a gran velocidad frente a El joven Alberto corría a gran velocidad observamos que en la primera oración joven es un sustantivo, mientras que en la segunda estamos ante un adjetivo, que complementa a Alberto. Ejercicios: Señalar los sustantivos que aparecen en las siguientes oraciones: (1) Hoy es lunes. (2) Ana tiene mucha prisa. (3) Al menos sabemos lo que le pasa. (4) La biblioteca regional está repleta de libros interesantísimos. (5) Cuando volvamos a Madrid, pasearemos de nuevo por El Retiro. (6) Nunca sabemos cuál es el tope permitido. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) lunes Ana y prisa No hay ningún sustantivo en esta oración biblioteca y libros Madrid y Retiro tope 1.3.2. EL ADJETIVO El adjetivo es la categoría que tienen las palabras que expresan cualidad; tal es el caso de malo, guapo o tonto. Los adjetivos adaptan su género y su número al género y al número de los sustantivos a los que acompañan; esto es, en coches bonitos, bonitos es masculino plural para concordar con coches. La mayoría de los adjetivos presenta grado, a diferencia de los sustantivos. Los grados pueden ser de tres tipos: 1. Grado positivo: Decimos que el adjetivo está en grado positivo cuando aparece sin cuantificar y sin adverbios de cantidad (más, menos, tan…) o sin los sufijos -ísimo o -érrimo. Ejemplo: La montaña es grande. 2. Grado comparativo: Decimos que el adjetivo está en grado comparativo cuando aparece cuantificado mediante los adverbios de cantidad más, menos, tan o mediante la locución igual de. Encontramos tres tipos de comparación: 2.1. Comparativo de superioridad: Lucía es más alta que Nerea. 2.2. Comparativo de igualdad: Lucía es tan alta como Nerea/Lucía es igual de alta que Nerea. 16
  • 15. Pruebas de acceso a la Universidad 2.3. Comparativo de inferioridad: Lucía es menos alta que Nerea. Los adjetivos mejor, peor, mayor, menor, inferior y superior no admiten el grado comparativo, ya que son intrínsecamente comparativos, al proceder directamente del comparativo latino. Por tanto, no podemos decir más mejor o menos mejor. 3. Grado superlativo: Decimos que el adjetivo está en grado superlativo cuando el adjetivo se cuantifica con el adverbio de cantidad muy o con los sufijos -ísimo o -érrimo. Ejemplo: Es guapísimo. Ejercicios: Señalar los adjetivos que aparecen en las siguientes oraciones y decir el grado en que están: (1) María es más rápida que su madre. (2) Es fortísimo. (3) La toalla blanca está aquí. (4) Es tan rubio como su hermano. (5) Estoy menos morena que tú. (6) Roby es un perro muy inteligente. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) rápida: grado comparativo de superioridad fortísimo: grado superlativo blanca: grado positivo rubio: grado comparativo de igualdad morena: grado comparativo de inferioridad inteligente: grado superlativo (muy inteligente) 1.3.3. EL VERBO El verbo es la única categoría de palabras que presenta conjugación. Desde la perspectiva funcional, el verbo es siempre el núcleo sintáctico del predicado. Del verbo debemos tener en cuenta que: 1. Está formado por una raíz más desinencias, las cuales suelen ir amalgamadas; es decir, que una misma desinencia presenta varios significados. Por ejemplo, en cantamos la desinencia -mos designa la persona (1ª) y el número (plural). 2. En español los verbos tienen formas simples (su conjugación está formada por la combinación de la raíz con unas desinencias, como partí) y formas compuestas (su conjugación está formada por la combinación del verbo auxiliar haber más el participio del verbo principal, como he partido). 3. Además, todos los verbos españoles pertenecen a tres conjugaciones distintas: en la primera conjugación están los verbos cuyo infinitivo acaba en -ar, en la segunda los terminados en -er y en la tercera los finalizados en -ir. 4. El tiempo (presente, pasado y futuro) se expresa mediante el verbo. 5. A su vez, las conjugaciones verbales pueden responder al modo indicativo (se utiliza para expresar hechos reales), al modo subjuntivo (se utiliza para expresar hechos hipotéticos), el imperativo (se utiliza para dar órdenes) y formas no personales (como son infinitivo, gerundio y participio). 17
  • 16. Nociones elementales de gramática Ejercicios: Indicar la conjugación, el tiempo y el modo de las siguientes formas verbales: (1) Volveré (2) He llegado (3) Hubiera salido (4) Venir (5) Soñaría (6) Habiendo concluido Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) 2ª 1ª 3ª 3ª 1ª 3ª conjugación, conjugación, conjugación, conjugación, conjugación, conjugación, futuro imperfecto de indicativo pretérito perfecto de indicativo pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo infinitivo simple (forma no personal) condicional simple gerundio compuesto (forma no personal) 1.3.4. EL ADVERBIO Los adverbios son palabras invariables, por lo que carecen de desinencias. Desde el punto de vista semántico, poseen carácter léxico pleno; o sea, que tienen significado propio. Es muy frecuente que un adverbio desempeñe la función sintáctica de complemento circunstancial de un verbo, pero nunca realiza las funciones de sujeto, complemento directo, complemento de régimen o complemento agente. Tradicionalmente los adverbios se han clasificado en función de su significado: 1. Adverbios de lugar: aquí, allí, allá, lejos, (a)delante, atrás, (a)dentro, adonde, donde, ahí, cerca, arriba, encima o detrás… 2. Adverbios de tiempo: hoy, mañana, luego, ya, todavía, aún, constantemente, recientemente, nunca, ayer, ahora, enseguida, recién, mientras, temprano, antes, después... 3. Adverbios de modo: así, bien, mal, mejor, peor, igual, cual, como, según o la mayoría de los adverbios acabados en -mente… 4. Adverbios de afirmación: sí, también, claro, bueno, efectivamente, naturalmente, seguro, evidentemente o verdaderamente… 5. Adverbios de negación: no, tampoco, nada, nunca o jamás… 6. Adverbios de cantidad: nada, mucho, poco, apenas, demasiado, más, menos, tan, muy, bastante, casi, justo, todo, sobremanera… 7. Adverbios de duda, posibilidad o probabilidad: quizá(s), igual, acaso, posiblemente, probablemente o seguramente… 8. Adverbios de exclusión, inclusión o adición: solo, solamente, únicamente, aún, además, incluso, inclusive, exclusive o exclusivamente… 18
  • 17. Pruebas de acceso a la Universidad Ejercicios: Señalar los adverbios que aparecen en las siguientes oraciones e indicar qué tipo de adverbio es en función de su significado: (1) En Valencia hoy tenemos sol. (2) Seguro que iremos. (3) Es precisamente lo que dices. (4) Quizá deberíamos pensar en otra opción. (5) Apenas pudimos charlar. (6) La casa está cerca de la oficina. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) hoy: adverbio de tiempo seguro: adverbio de afirmación precisamente: adverbio de modo quizá: adverbio de duda, posibilidad o probabilidad apenas: adverbio de cantidad cerca: adverbio de lugar 1.3.5. LA INTERJECCIÓN Se trata de una palabra o un grupo de palabras que habitualmente va entre signos de exclamación. Su significado depende del contexto en el que son emitidas. Aunque normalmente las interjecciones están constituidas por una sola palabra, también pueden aparecer varias palabras en una misma interjección. Podemos distinguir cuatro tipos de interjecciones: 1. Interjecciones imitativas: son aquellas que tratan de imitar los ruidos de la realidad, por lo que estamos ante onomatopeyas: ¡pluf! o ¡chas! 2. Interjecciones expresivas: son aquellas en las que el hablante da a conocer algún tipo de sentimiento, como dolor, alegría, rechazo o admiración: ¡oh!, ¡ay! o ¡hay que ver! 3. Interjecciones apelativas: se utilizan para actuar sobre la voluntad del receptor: ¡aúpa! o ¡eh! 4. Interjecciones formularias: están relacionadas con nuestros rituales de cortesía, como son saludos, despedidas o felicitaciones: ¡hola!, ¡hasta luego! o ¡enhorabuena! Ejercicios: Señalar las interjecciones que aparecen en las siguientes oraciones e indicar a qué tipo pertenecen: (1) Nada más llegar, Alicia dijo: ¡buenos días! (2) El paquete al caer hizo ¡plaf! (3) ¡Oh! Es una persona admirable. (4) El presidente nos sorprendió con un ¡feliz aniversario! (5) Por favor, ¡eh!, acércame ese folio. (6) Ismael asentía y pronunciaba constantemente un ¡aja, aja! 19
  • 18. Nociones elementales de gramática Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) ¡buenos días!: interjección formularia ¡plaf!: interjección imitativa ¡oh!: interjección expresiva ¡feliz aniversario!: interjección formularia ¡eh!: interjección apelativa ¡aja, aja!: interjección expresiva 1.3.6. EL PRONOMBRE Los pronombres constituyen un grupo de palabras que funcionan en la oración como sustantivos o como adjetivos. En español tenemos seis tipos de pronombres: 1. Personales. Son los que se refieren más específicamente a las personas gramaticales, como en Yo soy Pedro. Clasificación: -Yo (mí, me, conmigo) -Tú (ti, te, contigo) -Él (ella, ello, la, le, lo, se, sí, consigo) -Nosotros (nosotras, nos) -Vosotros (vosotras, vos) -Ellos (ellas, las, les, los, se, sí, consigo) 2. Posesivos. Sirven para indicar posesión, como en Esta enciclopedia es tuya. Clasificación: -Mío (mi, mía, mis, míos, mías) -Tuyo (tu, tuya, tus, tuyos, tuyas) -Suyo (su, suya, sus, suyos, suyas) -Nuestro (nuestra, nuestros, nuestras) -Vuestro (vuestra, vuestros, vuestras) 3. Demostrativos. Denotan proximidad o lejanía de los sustantivos a los que acompaña; así, entre esa ventana y esta ventana advertimos una diferencia de proximidad. Clasificación: -Este (esta, esto, estos, estas) -Ese (esa, eso, esos, esas) -Aquel (aquella, aquello, aquellos, aquellas) 4. Numerales: Aluden a cantidades concretas, como en Tengo cien folios. Clasificación: -Cardinales: cero, uno, dos, veinte, cien, mil… -Ordinales: primero, segundo, vigésimo… -Múltiplos (o multiplicativos): doble, triple, cuádruple… -Partitivos (o fraccionarios): medio, tercio, onceavo… -Distributivos: sendos, ambos y entrambos. -Colectivos: dúo, par, trío, terna, cuarteto, decena, docena, centenar, millar… 5. Relativos: Hacen referencia a un elemento anterior del discurso, al que llamamos antecedente; como en El piso que vimos es grande, donde que se refiere a el piso. Clasificación: -Que, quien, cual y cuyo, con sus formas en plural y en femenino. 20
  • 19. Pruebas de acceso a la Universidad 6. Indefinidos: Estamos ante un grupo bastante heterogéneo: algo, alguien, nadie, alguno (alguna, algún, algunos, algunas), uno (una, unos, unas), ninguno (ninguna, ningún, ningunos, ningunas), cierto (cierta, ciertos, ciertas), cualquiera (cualquier, cualesquiera), quienquiera (quienesquiera), otro (otra, otros, otras), tal (tales), mismo (misma, mismos, mismas), demás, varios (varias), bastante (bastantes), demasiado (demasiada, demasiados, demasiadas), cuanto (cuanta, cuantos, cuantas), tanto (tanta, tantos, tantas), todo (toda, todos, todas)… Ejercicios: Señalar los pronombres que aparecen en las siguientes oraciones e indicar a qué tipo pertenecen: (1) Quiero esa muñeca. (2) Manolo es quien dice las respuestas. (3) Traigo dos botellas de agua. (4) Él es profesor. (5) La catedral está bastante lejos. (6) La chaqueta es suya. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) esa: pronombre demostrativo quien: pronombre relativo dos: pronombre numeral cardinal él: pronombre personal bastante: pronombre indefinido suya: pronombre posesivo 1.3.7. EL ARTÍCULO El artículo siempre va seguido del sustantivo o la palabra o frase sustantivada. En español los artículos se dividen en dos grupos: 1. Determinados: el, la, los, las y lo. 2. Indeterminados: uno (un), una, unos y unas. Ejercicios: Señalar los artículos que aparecen en las siguientes oraciones e indicar si son determinados o indeterminados: (1) Miguel es el abuelo de este niño. (2) Él quiere que te vayas. (3) Un niño ha contado ese chiste. (4) Aquí tengo mi boli favorito. (5) Las rosas huelen muy bien. (6) He traído unos regalos para ti. 21
  • 20. Nociones elementales de gramática Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) el: artículo determinado Esta oración no tiene ningún artículo un: artículo indeterminado Esta oración no tiene ningún artículo las: artículo determinado unos: artículo indeterminado 1.3.8. LA CONJUNCIÓN Las conjunciones comparten con las preposiciones el hecho de ser palabras relacionantes, esto es, que sirven de enlace entre palabras. Las conjunciones se dividen en dos tipos: 1. Conjunciones coordinantes: Su cometido es enlazar palabras, grupos sintácticos u oraciones sin establecer ninguna relación de dependencia, por lo que sintácticamente los elementos enlazados están al mismo nivel. Las conjunciones coordinantes más utilizadas en español son: y, o, pero, ni y sino. Ejemplo: Juan y Ana han estudiado enfermería. 2. Conjunciones subordinantes: A diferencia de las anteriores, estas unen una oración subordinada (es decir, que está en un nivel sintáctico inferior) a una palabra o a otra oración. Las conjunciones subordinantes son: que, pues, luego, aunque, porque, aun, como, si, cuando, donde, conforme, según o apenas, entre otras. Ejemplo: Sé que lloverá toda la tarde. Ejercicios: Señalar las conjunciones que aparecen en las siguientes oraciones e indicar si son coordinantes o subordinantes: (1) Puedes elegir entre esta habitación o aquella. (2) Estoy convencido de que hoy será un día muy divertido. (3) Aún no es tarde porque el plazo acaba mañana. (4) Estábamos cansados y decidimos dormir. (5) Cuando volvimos a casa, vimos la película. (6) París es el lugar donde fuimos de vacaciones el año pasado. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) o: conjunción coordinante que: conjunción subordinante porque: conjunción subordinante y: conjunción coordinante cuando: conjunción subordinante donde: conjunción subordinante 22
  • 21. Pruebas de acceso a la Universidad 1.3.9. LA PREPOSICIÓN Estamos ante un listado cerrado de palabras. En concreto, las preposiciones en español son: a, ante, bajo, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, sobre y tras. Como podemos observar, se trata de palabras invariables, esto es, que no admiten desinencias. No pueden actuar con autonomía sintáctica, por lo que su función consiste en servir de enlace para relacionar palabras que sí poseen autonomía sintáctica. Ejercicios: Señalar las preposiciones que aparecen en las siguientes oraciones: (1) He ido con mi prima. (2) Esta tarde vamos a Murcia. (3) Llevo tres días sin verte. (4) Esta carta es para ti. (5) Vamos hacia tu casa. (6) El perro está sentado sobre el sofá. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) con a sin para hacia sobre 1.3.10. EL GÉNERO A menudo se confunde el género con el sexo. La diferencia radica en que el género compete a la gramática, mientras que el sexo posee naturaleza biológica de los seres humanos. De esta manera, hallamos sustantivos en los que el género es un rasgo gramatical inherente que no tiene reflejo en la realidad, tal es el caso de la silla o el teléfono. Desde otro enfoque, también se registran casos de seres vivos donde para distinguir entre macho y hembra se utiliza una locución nominal: ardilla macho y ardilla hembra; si bien lo más habitual es recurrir a morfemas de género, como en gato y gata. Tampoco debemos entender que todos los sustantivos terminados en -a son femeninos, y los acabados en -o son masculinos, a pesar de que esta sea la norma general. Ejemplos de estas excepciones son el clima y la mano. En la actualidad ya no se habla ni de género epiceno, ni de género ambiguo, ni de género común, sino solamente de género masculino y género femenino. Hasta el momento nos hemos referido al género utilizando como ejemplos los sustantivos; sin embargo, hemos de tener presente que el género también es propio de los adjetivos (alto y alta), los artículos (el y la), los pronombres (mío y mía) y los participios verbales (aprobado y aprobada). 23
  • 22. Nociones elementales de gramática 1.3.11. EL NÚMERO La mayoría de los sustantivos presenta variaciones de número. En español tenemos singular (hijo) y plural (hijos). Para distinguir entre estos dos números, el singular habitualmente carece de desinencia o terminación propia, mientras que el plural se marca con las terminaciones -s o -es. Los sustantivos que acaban en una consonante distinta de -s o -x forman el plural añadiendo -es, como lápices o latitudes. Al igual que el género, el número no es un rasgo exclusivo del sustantivo, sino que puede afectar a los adjetivos (guapo y guapa), a los artículos (el y la), a los pronombres (ellos y ellas) y a los verbos (llegó y llegaron). Ejercicios: Indicar el género y el número de las siguientes palabras: (1) pizarra (2) los (3) alegrías (4) tuya (5) llegados (6) viejos Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Género Género Género Género Género Género femenino y número singular masculino y número plural femenino y número plural femenino y número singular masculino y número plural masculino y número plural 1.3.12. PALABRAS DERIVADAS Y PALABRAS COMPUESTAS Esta diferenciación tiene su base en el procedimiento que se ha seguido para la formación de algunas palabras. 1. Las palabras derivadas son aquellas que se han formado por medio de la adición de prefijos y sufijos a una palabra primitiva. Por ejemplo: en preescolar vemos que a la voz escolar se le ha añadido el prefijo pre-. 2. Las palabras compuestas son aquellas que se han formado mediante la unión de dos o más lexemas pertenecientes a otras palabras simples. Por ejemplo: en sacacorchos vemos que se han unido dos voces: saca y corchos. Ejercicios: Indicar si las siguientes palabras son derivadas o compuestas: (1) predeterminar (2) carricoche (3) limpiahogar (4) interuniversitario (5) malhablar (6) expedición 24
  • 23. Pruebas de acceso a la Universidad Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) derivada compuesta compuesta derivada compuesta derivada 1.4. NIVEL SINTÁCTICO 1.4.1. INTRODUCCIÓN El estudio de la sintaxis es el análisis de las relaciones existentes entre las distintas partes de la oración. La sintaxis, a pesar de ser un nivel diferente de la morfología, mantiene una relación de interdependencia con ella, en el sentido de que para efectuar un análisis sintáctico debemos recurrir frecuentemente a nuestros conocimientos sobre morfología. Sin ir más lejos, el primer paso que seguimos para hacer el análisis sintáctico de una oración es buscar los verbos que aparecen en ella. 1.4.2. ORACIONES SIMPLES Y ORACIONES COMPUESTAS En función del número de verbos que tenga una oración, discriminaremos entre oraciones simples y oraciones compuestas. Así, serán simples aquellas oraciones que contengan un solo verbo, pero cuando aparezcan varios verbos estaremos ante una oración compuesta. Por tanto, la oración Murcia es grande es simple, porque hay un solo verbo; en contraposición, en Murcia es grande y tiene muchos habitantes ya estamos ante una oración compuesta pues presenta dos verbos: es y tiene. Es frecuente entender que cada verbo con las funciones que conlleva (sujeto, complementos…) forma una proposición. Ejercicios: Indicar si las siguientes oraciones son simples o compuestas: (1) Tendremos que hacer la tarea rápido. (2) No creo que hoy llueva mucho. (3) Las niñas juegan en el parque. (4) Me gusta la maleta de Ana. (5) Nos sentimos cansadas con motivo de la caminata. (6) El taxista nos dijo que este restaurante es bueno. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Simple (perífrasis verbal: tendremos que hacer) Compuesta (verbos creo y llueva) Simple (verbo juegan) Simple (verbo gusta) Simple (verbo sentimos) Compuesta (verbos dijo y es) 25
  • 24. Nociones elementales de gramática 1.4.3. CLASES DE ORACIONES COMPUESTAS Las oraciones que contienen más de un verbo pueden ser de dos clases: 1. Yuxtapuestas: la oración tiene proposiciones yuxtapuestas cuando entre estas no hay ningún nexo de unión: Corre rápido, llega pronto, ven sin tardanza. 2. Coordinadas: tienen una estructura coordinada las proposiciones que se encuentran en el mismo nivel sintáctico y se unen mediante sí por un nexo. Los nexos más frecuentes de las oraciones coordinadas son: y, e, ni, o, u, o bien, mas, pero, sin embargo. 3. Subordinadas: una oración tiene estructura subordinada cuando las proposiciones que la componen tienen una relación de dependencia, o sea, que una (o varias) es principal y otra (u otras) es subordinada; llevan nexos que, si, donde, cuando, el cual, la cual, para, etc. Ejercicios: Indicar si en las siguientes oraciones compuestas hay relaciones de yuxtaposición, coordinación o subordinación: (1) Este es el sitio donde nos encontramos a Manuel. (2) No quiero ir, pero me estás convenciendo. (3) Javier nos invitó al cine, María sugirió la película. (4) Estoy convencida de que este verano será inolvidable. (5) Iremos al cine y después cenarenos en un restaurante. (6) Alfonso comentó que el libro ya estaba en la biblioteca. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Subordinación Coordinación Yuxtaposición Subordinación Coordinación Subordinación 1.4.4. ORACIONES TRANSITIVAS Y ORACIONES INTRANSITIVAS Esta clasificación se basa en la observación del complemento directo. De esta manera, denominaremos transitivas a aquellas oraciones que contienen un complemento directo, mientras que las intransitivas son las que carecen de complemento directo. Por ejemplo, la oración José es alto es intransitiva, ya que en ella no encontramos ningún complemento directo; en cambio, en la frase José dijo hola hallamos un complemento directo (hola), por lo que estamos ante una oración transitiva. 26
  • 25. Pruebas de acceso a la Universidad Ejercicios: Indicar si las siguientes oraciones son transitivas o intransitivas: (1) Hoy es lunes. (2) No tengo prisa. (3) Quizá lleguemos tarde. (4) Cerró la puerta inmediatamente. (5) Murcia es una ciudad muy bonita. (6) Mañana iremos a la playa. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Intransitiva Transitiva (el complemento directo es prisa) Intransitiva Transitiva (el complemento directo es la puerta) Intransitiva Intransitiva 1.4.5. ORACIONES ACTIVAS Y ORACIONES PASIVAS Las oraciones activas son aquellas que tienen un sujeto agente; es decir, que el sujeto realiza la acción del verbo, como es el caso de María ha estudiado para el examen. En cambio, encontramos oraciones cuyo sujeto es paciente, entendiendo por tales aquellas en las que el sujeto no realiza la acción del verbo, sino que la padece: María es examinada por el profesor. Hemos de señalar que en español apenas se utiliza la voz pasiva, por lo que a veces nos parecen construcciones forzadas, si bien es cierto que son gramaticalmente correctas. Para reconocer si una oración es activa o pasiva, hemos de observar el verbo. Los verbos en voz pasiva presentan la siguiente estructura: verbo ser + participio del verbo, como es auscultado, es atropellado o es observado. Aparte, hemos de hacer hincapié en que el participio del verbo conjugado lleva el mismo género y el mismo número que la persona gramatical; mostremos un ejemplo: en María ha sido invitada por los responsables del acto apreciamos que invitada concuerda en género y número con María. Ejercicios: Indicar si las siguientes oraciones son activas o pasivas: (1) El entrenador da órdenes a las futbolistas. (2) Las futbolistas son observadas por sus seguidores. (3) El avión despegó con cinco minutos de retraso. (4) Los niños han llegado muy contentos. (5) Las papeletas han sido repartidas entre los asistentes. (6) Los detenidos fueron acusados por sus vecinos. 27
  • 26. Nociones elementales de gramática Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Activa Pasiva Activa Activa Pasiva Pasiva (verbo (verbo (verbo (verbo (verbo (verbo da) son observadas) despegó) han llegado) han sido repartidas) fueron acusados) 1.4.6. FUNCIONES SINTÁCTICAS Las oraciones están formadas por un sujeto y un predicado. A su vez, el predicado puede contener complemento directo, complemento indirecto, atributo (solo en predicados nominales, nunca en predicados verbales), complemento circunstancial, suplemento o complemento de régimen, complemento predicativo o complemento agente. Asimismo, las distintas palabras que forman una oración pueden constituir grupos que desempeñan una función sintáctica en la oración. Expliquémoslo a través de un ejemplo: en Belén limpia su casa de campo, debemos entender que el sujeto es Belén, el verbo principal de esta oración simple es limpia, y el complemento directo está formado por cuatro palabras su casa de campo; en este último caso encontramos un grupo sintáctico denominado sintagma. Los grupos sintácticos o sintagmas pueden ser de cuatro tipos: 1. Sintagmas nominales: son aquellos que tienen como núcleo un sustantivo. Ejemplo: la niña preciosa, siendo niña el núcleo. 2. Sintagmas verbales: son aquellos que tienen como núcleo un verbo. Ejemplo: iré inmediatamente, cuyo núcleo es iré. 3. Sintagmas adjetivales: son aquellos que tienen como núcleo un adjetivo. Ejemplo: tan alto, en el que alto es el núcleo. 4. Sintagmas adverbiales: son aquellos que tienen como núcleo un adverbio: muy lejos, donde lejos es el núcleo. 5. Sintagmas preposicionales: a diferencia de los cuatro tipos anteriores, estos carecen de núcleo; están formados por una preposición y un término junto a esta preposición: de mi padre. Ejercicios: Indicar a qué tipo pertenecen los siguientes sintagmas: (1) demasiado cerca (2) muy feo (3) vuelvo enseguida (4) el pueblo grande (5) con mi primo (6) su libreta azul 28
  • 27. Pruebas de acceso a la Universidad Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Sintagma Sintagma Sintagma Sintagma Sintagma Sintagma adverbial adjetival verbal nominal preposicional nominal 1.4.6.1. El sujeto El sujeto concuerda con el verbo en número y persona. Se suele decir que el sujeto es la persona o cosa que realiza la acción del verbo. De esta manera, en la oración: Laura estudia mucho, efectivamente Laura realiza la acción del verbo. No obstante, esta regla no funciona si estamos ante una oración pasiva, puesto que en estos casos el sujeto padece la acción del verbo, no la efectúa: Juan es entrevistado por su amigo. Del mismo modo, hallamos otra excepción a esta regla general en verbos que expresan un estado (como ser, estar, e incluso parecer), pues en ellos el sujeto no realiza ninguna acción, como en María es alta. Se suele creer que el sujeto siempre va al comienzo de la oración, pero no siempre es así; por ejemplo, en Me gustan los caramelos el sujeto es los caramelos, que está al final de la oración. A su vez, debemos tener en cuenta que el sujeto no puede ir introducido por una preposición (excepto entre). En definitiva, la mejor opción para identificar el sujeto de una oración es observar las relaciones de concordancia que implica el verbo de dicha oración, y si concuerda en género y número con un sintagma nominal, este sintagma será el sujeto. En los casos en que nos cueste trabajo identificar el sujeto, podemos cambiar de número el verbo, de tal manera que si al cambiar el verbo de número debemos cambiar de número un sintagma nominal, entonces constataremos que dicho sintagma nominal es sujeto. Conviene recordar que en español no siempre introducimos explícitamente el sujeto en las oraciones, sino que muchas veces está omitido. Por ejemplo, en Llegamos tarde el sujeto es nosotros, y no está presente en la oración. Es precisamente la concordancia existente entre el sujeto y el verbo lo que nos permite deducir el sujeto en aquellas oraciones en que está omitido. Ejercicios: Señalar el sujeto de las siguientes oraciones: (1) María está en clase. (2) Sois demasiado permisivos. (3) No quiero más caramelos. (4) Juan y Luis irán al cine esta noche. (5) Le asusta la oscuridad. (6) Los niños están jugando en el parque. 29
  • 28. Nociones elementales de gramática Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) María Sujeto omitido: vosotros Sujeto omitido: yo Juan y Luis la oscuridad los niños 1.4.6.2. El predicado (verbal y nominal) El predicado es la función sintáctica desempeñada por un verbo o grupo verbal. Aquella parte de la oración que no es sujeto, ha de ser predicado. El predicado es aquello que se dice del sujeto. Así, en Las chicas pasean por el parque, el grupo pasean por el parque aporta información del sujeto, que en este caso es las chicas. El verbo es el núcleo del predicado. En función del verbo que hallemos, distinguiremos entre predicado nominal y predicado verbal: 1. Predicado nominal: debe llevar el verbo ser o estar. En Juan es alto, Juan es el sujeto, y es alto forma el predicado nominal, el cual se divide en es (verbo copulativo) y alto (atributo). 2. Predicado verbal: cuando el predicado no es nominal, necesariamente tiene que ser verbal, por lo que este grupo está formado por oraciones cuyos verbos no son ni ser ni estar. Estadísticamente vamos a encontrar más casos de predicados verbales que de predicados nominales, aunque ser y estar son dos verbos que utilizamos asiduamente. Ejemplo: Hemos jugado al tenis durante dos horas. Ejercicios: Indicar si el predicado de las siguientes oraciones es nominal o verbal: (1) María hace deporte. (2) El ayuntamiento es nuevo. (3) Los lápices no tienen punta. (4) El tren es demasiado viejo. (5) La casa de Óscar tiene jardín. (6) Estudiaré en la universidad. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) Predicado Predicado Predicado Predicado Predicado Predicado verbal nominal verbal nominal verbal verbal 30
  • 29. Pruebas de acceso a la Universidad 1.4.6.3. El complemento directo Entendemos por complemento directo (también denominado objeto directo) la función sintáctica desempeñada por una palabra o grupo de palabras exigidas por el verbo y que completan el significado de este. No debemos sobrentender que toda oración tiene complemento directo, puesto que no se trata de una categoría sintáctica imprescindible para formar una frase; o, dicho en otras palabras, que las oraciones pueden o no llevar complemento directo; las oraciones intransitivas, por ejemplo, nunca llevan complemento directo. Mostremos un ejemplo de esta función sintáctica: en Desconozco la verdad, el complemento directo sería la verdad, y no va introducido por ninguna preposición. En cambio, cuando el complemento directo se refiere a una persona, o animal o cosa personificados, suele llevar delante la preposición a. Por consiguiente, en la frase He visitado a mi hermano Miguel el complemento directo (a mi hermano Miguel) va introducido por la preposición a. Lo mismo ocurre en Adoro a mi perro, en donde el complemento directo es a mi perro. Para reconocer el complemento directo, debemos sustituirlo por lo, la, los o las. El pronombre que sustituye al núcleo del complemento directo concuerda con él en género y número. Si retomamos el último ejemplo, observaremos que podemos decir Lo adoro, de tal manera que lo puede ser sustituido por a mi perro. Además, podemos averiguar cuál es el complemento directo de una oración activa si la transformamos en pasiva; en tales casos el complemento directo de la oración activa pasaría a ser el sujeto de la oración pasiva. Veámoslo con la siguiente oración: Ayer compré cinco manzanas/Cinco manzanas fueron compradas ayer; en la primera frase cinco manzanas cumple la función de complemento directo, mientras que en la segunda es el sujeto. Ejercicios: Señalar el complemento directo de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo: (1) Tengo mucho frío. (2) Acércame aquellos folios. (3) Jaime dijo hola. (4) Me gusta este libro. (5) Ayer vi a María en el centro. (6) Patricia es alta. Soluciones: (1) mucho frío (2) aquellos folios (3) hola (4) Esta oración no tiene complemento directo, puesto que este libro es sujeto. (5) a María (6) Esta oración no tiene complemento directo, porque estamos ante un predicado nominal, donde alta cumple la función de atributo. 31
  • 30. Nociones elementales de gramática 1.4.6.4. El complemento indirecto El complemento indirecto (u objeto indirecto) designa la persona o cosa que recibe indirectamente la acción del verbo, y también se define como la persona o cosa que recibe el provecho o el daño de la acción. El complemento indirecto siempre va introducido por las preposiciones a o para, y puede ser sustituido por le o les. Otra característica del complemento indirecto es que al pasar la oración de activa a pasiva, el complemento indirecto no cambia. Por tanto, cuando tengamos dudas de si estamos ante un complemento directo o indirecto, aplicar esta regla nos puede resultar muy útil. En He traído un regalo a Luis, vemos que a Luis es un complemento indirecto, puesto que se puede sustituir por le: Le he traído un regalo. Si pasamos esta oración a voz pasiva Un regalo ha sido traído a Luis, a Luis no modifica su función sintáctica, en contraposición con un regalo, que en voz activa tiene función de complemento directo, mientras que en la pasiva es sujeto. El complemento indirecto puede aparecer en una oración intransitiva; o sea, que no es requisito que haya un complemento directo en la frase para que aparezca un complemento indirecto: en Le busca la policía, vemos que le es complemento indirecto, y la policía es sujeto, no complemento directo. Ejercicios: Señalar el complemento indirecto de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo: (1) He estudiado mucho para el examen. (2) La semana pasada traje una carpeta a Luis. (3) Le dije que no. (4) Escribió la canción para su padre. (5) Tal vez estemos equivocados. (6) Nuria dio la enhorabuena a Pablo. Soluciones: (1) Esta oración carece de complemento indirecto, ya que para el examen es un complemento circunstancial de finalidad. (2) a Luis (3) le (4) para su padre (5) Esta oración no tiene complemento indirecto. (6) a Pablo 1.4.6.5. El atributo El atributo es una palabra o un conjunto de palabras que complementan a la vez a un verbo copulativo (recordemos, ser y estar), y al sujeto de la oración. Así, en Juan es alto, alto sería el atributo. Los atributos solo aparecen en predicados nominales; esto es, aquellos que tienen como verbos ser o estar. Los atributos que acompañan a verbos copulativos se pueden sustituir por el pronombre neutro lo, sin que este varíe en género y número. Por ejemplo, en María es dentista, podemos sustituir dentista por lo: María lo es. 32
  • 31. Pruebas de acceso a la Universidad Por otra parte, si el atributo está desempeñado por un adjetivo o un sustantivo, en general concuerda en género y número con el sujeto. Por ejemplo: Tu hermana está enfadada/ Tus hermanas están enfadadas. Debemos tener en cuenta que el atributo es imprescindible para el predicado nominal, de manera que, si lo suprimimos, la frase queda incompleta. Ejercicios: Señalar el atributo de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo: (1) Estas flores son bonitas. (2) Estoy muy contento. (3) Manuel tiene tres hermanos. (4) Juan es evaluado por el tribunal. (5) María está enferma. (6) París es la capital de Francia. Soluciones: (1) bonitas (2) muy contento (3) No tiene atributo, porque el predicado es verbal, no nominal. (4) No tiene atributo, ya que se trata de un verbo en voz pasiva, de tal manera que forma parte de un predicado verbal. (5) enferma (6) la capital de Francia 1.4.6.6. El complemento circunstancial Esta función sintáctica está desempeñada por una palabra o grupo de palabras que complementan al verbo, pero no están exigidas por el verbo; es decir, que pueden desaparecer de la oración y esta sigue teniendo sentido completo. El complemento circunstancial aporta información sobre las condiciones o circunstancias en que se desarrolla la acción del verbo. Suele ir introducido por preposiciones. Existen varios tipos de complementos circunstanciales —en función de su significado—, que iremos viendo con ejemplos: 1. Tiempo: Los chicos llegaron la semana pasada, donde la semana pasada cumple la función de complemento circunstancial de tiempo. 2. Lugar: Estamos en tu casa, donde en tu casa cumple la función de complemento circunstancial de lugar. 3. Cantidad: Julia viaja mucho, donde mucho cumple la función de complemento circunstancial de cantidad. 4. Modo: Hizo el test satisfactoriamente, donde satisfactoriamente cumple la función de complemento circunstancial de modo. 5. Compañía: He venido con María, donde con María cumple la función de complemento circunstancial de compañía. 6. Instrumento: Firmó con una pluma, donde con una pluma cumple la función de complemento circunstancial de instrumento. 33
  • 32. Nociones elementales de gramática 7. Causa: Suspendieron el acto con motivo de la huelga general, donde con motivo de la huelga general cumple la función de complemento circunstancial de causa. 8. Finalidad: Vine corriendo para llegar antes, donde para llegar antes cumple la función de complemento circunstancial de finalidad. 9. Negación: No lo sabe, donde no cumple la función de complemento circunstancial de negación. Igualmente, pueden aparecer varios complementos circunstanciales en una misma oración, como en Hoy no llegaré a casa muy rápido, donde hoy hace función de complemento circunstancial de tiempo, no de complemento circunstancial de negación, a casa de complemento circunstancial de lugar y muy rápido de complemento circunstancial de modo. Ejercicios: Señalar el complemento circunstancial de las siguientes oraciones e indicar de qué tipo es: (1) Acabaremos mañana. (2) Los niños llegaron con el profesor. (3) No es demasiado tarde. (4) Construyó el castillo con arena. (5) Alberto nació en Murcia. (6) Se reunieron con motivo de su cumpleaños. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) mañana: complemento circunstancial de tiempo con el profesor: complemento circunstancial de compañía no: complemento circunstancial de negación con arena: complemento circunstancial de instrumento en Murcia: complemento circunstancial de lugar con motivo de su cumpleaños: complemento circunstancial de causa 1.4.6.7. Complemento de régimen Esta función sintáctica (también denominada complemento regido o suplemento) es un complemento del verbo que va introducido por una preposición y exigido por el verbo. De esta manera, si suprimimos el complemento de régimen, la frase carece de sentido o bien cambia su significado. En el ejemplo Esteban carece de conocimientos teóricos de la materia, apreciamos que el verbo carecer exige una preposición, en este caso de, seguida del sintagma nominal conocimientos teóricos de la materia; en suma, de conocimientos teóricos de la materia haría función de complemento de régimen. El complemento de régimen es compatible en una misma oración con el complemento directo, como en Diferenció la teoría de la práctica, donde la teoría hace función de complemento directo, mientras que de la práctica sería complemento de régimen. A continuación facilitamos un breve listado de verbos que suelen construirse con complemento de régimen: arrepentirse de, avergonzarse de, carecer de, coincidir con/en, confiar 34
  • 33. Pruebas de acceso a la Universidad en, contar con, creer en, dedicarse a, depender de, desistir de, disponer de, entretenerse con, pensar en, preocuparse por/de, quejarse de, tender a o tratar de. Ejercicios: Señalar el complemento de régimen de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo: (1) La empresa dependía de las subvenciones estatales. (2) Ya no nos fiamos de nadie. (3) Es grande la casa de María. (4) Disfrutamos con su actitud permisiva. (5) Limpiaremos el coche con una esponja especial. (6) Este libro versa sobre la vida de Platón. Soluciones: (1) de las subvenciones estatales (2) de nadie (3) Esta oración carece de complemento de régimen, porque el verbo ser no lo rige. (4) con su actitud permisiva (5) Esta oración carece de complemento de régimen, ya que el verbo limpiar no lo exige, por lo que debemos analizar con una esponja especial como un complemento circunstancial de instrumento. (6) sobre la vida de Platón 1.4.6.8. El complemento predicativo Es la palabra o grupo de palabras que complementan al verbo, y se predica del sujeto o del complemento directo. De esta manera, cada vez que encontremos un complemento predicativo, debemos indicar si es de sujeto o de complemento directo. Esta relación se establece con motivo de la existencia de concordancia entre el complemento predicativo, por un lado, y el sujeto o complemento directo, por el otro lado, en género y en número. Por ejemplo, en la frase Los futbolistas llegaron cansados, observamos que cansados (complemento predicativo) concuerda con los futbolistas (sujeto) en género y número, por lo que estaríamos ante un complemento predicativo de sujeto. En cambio, en Héctor encontró al bebé despierto, vemos que despierto (complemento predicativo) concuerda con bebé (complemento directo), no con Héctor (sujeto), de tal manera que se trata de un complemento predicativo de complemento directo. No hay que confundir el complemento predicativo con un complemento circunstancial de modo; para diferenciarlos debemos fijarnos en si hay relaciones de concordancia o no. En caso de que sí haya concordancia, estaremos ante un complemento predicativo; de lo contrario, sería un complemento circunstancial de modo. Así, en Noelia se encuentra muy bien, muy bien es el complemento circunstancial de modo; en cambio, en Noelia se encuentra muy cansada, muy cansada es un complemento predicativo de sujeto, porque concuerda en género y número con el sujeto. 35
  • 34. Nociones elementales de gramática Ejercicios: Señalar el complemento predicativo de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo, e indicar si es de sujeto o complemento directo: (1) Lucía está enfadada. (2) Paula llegó enfadada. (3) Carlos devolvió el libro destrozado. (4) Nosotros volvimos muy rápido. (5) Encontramos a los niños dormidos. (6) Aquellos chicos son muy altos. Soluciones: (1) Esta oración no tiene complemento predicativo; enfadada es atributo porque está en un predicado nominal. (2) enfadada es predicativo de sujeto (3) destrozado es predicativo de complemento directo (el libro) (4) Esta oración no tiene complemento predicativo, porque muy rápido es un complemento circunstancial de modo, ya que no tiene relaciones de concordancia con el sujeto (nosotros). (5) dormidos es predicativo de complemento directo (a los niños) (6) Esta oración no tiene complemento predicativo, puesto que estamos ante un predicado nominal en el que muy altos hace función de atributo. 1.4.6.9. El complemento agente El complemento agente es aquel que realiza la acción, por lo que aparece en oraciones pasivas (recordemos: aquellas en las que el verbo está en voz pasiva). En las oraciones pasivas el sujeto no realiza la acción, sino que la padece, de manera que el complemento agente es quien realiza la acción. El complemento agente normalmente va introducido por la preposición por, aunque también puede aparecer con de o por parte de. Analicemos el siguiente ejemplo: Los niños fueron despertados por su abuela; en él el sujeto (los niños) no es agente, sino paciente, de tal manera que el complemento agente (por su abuela) es quien realiza la acción. Si cambiamos la oración a activa, nos daremos cuenta de que el complemento agente se convierte en el sujeto: La abuela despertó a los niños. Ejercicios: Señalar el complemento agente de las siguientes oraciones, en caso de tenerlo: (1) El ladrón fue detenido por los agentes. (2) Los actores fueron aplaudidos por el público. (3) He atravesado por el parque. (4) Es de todos sabida su generosidad. (5) Has sido elegida por la mayoría. (6) La clase es impartida por el profesor. 36
  • 35. Pruebas de acceso a la Universidad Soluciones: (1) por los agentes (2) por el público (3) Esta oración no tiene complemento agente, ya que por el parque desempeña la función de complemento circunstancial de lugar. (4) de todos (5) por la mayoría (6) por el profesor 1.5. NIVEL TEXTUAL 1.5.1. HABLAMOS POR TEXTOS En nuestro día a día no solemos utilizar palabras sueltas, ni tampoco oraciones aisladas, sino que nos comunicamos a través de textos. Debemos entender los textos como un conjunto de oraciones. Evidentemente, la extensión de tales textos puede ser muy diferente en función del contexto en que nos estemos comunicando. Del mismo modo, debemos distinguir el plano oral del escrito. Nuestras interacciones orales presentan características diferentes con respecto a la comunicación por vía escrita, como comentábamos al comienzo de este capítulo. Por otra parte, asiduamente empleamos la comunicación escrita, sobre todo con miras a que nuestro mensaje dure en el tiempo. En ambas tipologías comunicativas, ya sean orales o escritas, hemos de emitir textos correctamente codificados, con el fin de que nuestro receptor entienda perfectamente lo que queremos decir. Por ello, el estudio de la lengua es tan importante, puesto que una incorrecta codificación y descodificación de los mensajes conllevaría problemas de mayor calado. 1.5.2. CLASES DE TEXTOS Podemos hallar varios tipos de textos; aquí incluimos los más frecuentes: 1. Textos descriptivos: están enfocados a describir unos hechos. Son ejemplos de textos descriptivos las guías turísticas o los reportajes. 2. Textos narrativos: cuentan cómo han sucedido los acontecimientos. Las novelas, los cuentos o las biografías entrarían en este apartado. 3. Textos argumentativos: como su finalidad es convencer al oyente, en ellos se recurre constantemente a las argumentaciones. En esta sección entrarían la publicidad, los artículos de opinión o los ensayos. 4. Textos expositivos: pretenden hacernos entender un determinado tema. Muestra de este tipo son las enciclopedias, los libros de texto o los diccionarios. 1.5.3. MECANISMOS TEXTUALES Para que un texto esté correctamente escrito, debe presentar unos mecanismos de coherencia y cohesión textual. Por su parte, hemos de entender la coherencia textual como el mecanismo por el cual los enunciados que forman un texto se refieren a la misma realidad, esto es, a un mismo tema. 37
  • 36. Nociones elementales de gramática Las oraciones tienen que escribirse de manera que el lector pueda entender perfectamente lo que quiere decir el escritor, por lo que los contenidos se van incorporando poco a poco. Además, es importante que haya elementos de cohesión entre las distintas frases, con el fin de ir enlazando tanto semántica como gramaticalmente las oraciones. Para conseguir cohesión podemos recurrir a determinados recursos léxicos, como es el hecho de repetir ciertas palabras, o bien el empleo de sinónimos. Con miras a que los textos estén bien estructurados, presentando una buena cohesión, podemos encontrar distintas palabras con los siguientes objetivos: 1. Estructurar: en primer lugar/en segundo lugar, por una parte/por otra parte, por cierto o a propósito. 2. Conectar: además, encima, aparte, por tanto, por ende, en consecuencia, en cambio, no obstante o sin embargo. 3. Reformular: o sea, es decir, esto es, mejor dicho, más bien, en cualquier caso, de todos modos, en suma, en conclusión, en fin o en definitiva. 4. Operadores argumentativos: en realidad, de hecho, por ejemplo, en particular o en el fondo. 5. Marcadores conversacionales: claro, desde luego, bueno, bien, hombre, mira, este, bueno o vale. 38
  • 37. Pruebas de acceso a la Universidad 2. Ortografía básica 2.0. INTRODUCCIÓN La ortografía se ocupa de la correcta utilización de las grafías. Si pensamos en las diferencias existentes en el español hablado por todo el mundo, nos percataremos de que es precisamente la ortografía el elemento que mantiene unido, en mayor medida, a las distintas variedades de español que encontramos, tanto en España como en América. La ortografía es convencional, de ahí que en las distintas publicaciones sobre ortografía realizadas por la Real Academia de la Lengua Española aparezcan modificaciones de determinados usos ortográficos anteriormente establecidos. La ortografía con que contamos hoy en día es el resultado de la mezcla de dos tendencias que se han dado a lo largo de la historia de nuestra lengua. Por un lado, la tendencia etimologista, por la cual el español, como lengua derivada del latín, tiende a conservar las grafías con que se escribían determinadas palabras en latín. Por otro lado, la tendencia fonetista aboga por la simplificación de la ortografía, defendiendo el hecho de prescindir de signos innecesarios (como la h, ya que no suena) o bien la simplificación de dos grafías que responden a un mismo sonido (como la j y la g). Debemos tener muy presente que en nuestra lengua no existe una correspondencia totalmente fiel entre sonido y letra. Y es que se dan dos tipos de casos: 1º) por un lado, varias grafías se pronuncian con un mismo sonido, y 2º) por otro lado, una misma grafía se pronuncia con varios sonidos. Tipo 1º. Varias grafías se pronuncian con un mismo sonido: -i (icono) e y (rey): la i de icono y la y de rey se pronuncian igual; -c (casa), k (kilo) y qu (queso): la c de casa, la k de kilo y la qu de queso se pronuncian igual; -c (cepillo) y z (zapato): la c de cepillo y la z de zapato se pronuncian igual; -b (barco), v (vaso) y w (wiski): la b de barco, la v de vaso y la w de wiski se pronuncian igual; -ll (llave) y y (yate): la ll de llave y la y de yate se pronuncian igual; -g (general) y j (jabalí): la g de general y la j de jabalí se pronuncian igual; -r (rata) y rr (errata): la r de rata y la rr de errata se pronuncian igual. Tipo 2º. Una misma grafía se pronuncia con varios sonidos: -y: ley y yegua: la y de ley y la de yegua se pronuncian de dos maneras diferentes; -c: cuna y ceniza: la c de cuna y de ceniza se pronuncian de dos maneras diferentes. Por otra parte, hay grafías que no se pronuncian. Son los casos de la h y el de la u cuando va entre g o q y e o i: 39
  • 38. Ortografía básica -h: hiato y ahora: la h de hiato y de ahora no se pronuncia; -gu: seguir y guepardo: la u de seguir y de guepardo no se pronuncia; sin embargo, la u de guapo sí debe pronunciarse, como también se pronuncia la u si lleva diéresis: antigüedad; -qu: querer y quitar: la u de querer y de quitar no se pronuncia. Debemos estar especialmente atentos a la utilización de la ortografía, la cual no solo se ciñe al estudio de las letras, sino que también abarca la correcta utilización de las tildes y de la puntuación. Este capítulo lo dedicamos a repasar las reglas más elementales sobre ortografía, alternando la teoría con ejemplos y ejercicios. 2.1. DIFICULTADES RELATIVAS A LAS VOCALES Las vocales a, e y o no implican dificultades ortográficas. Sin embargo, a veces se nos pueden presentar dificultades a la hora de escribir una i o una u. 2.1.1. LA I La vocal i puede ser escrita como i (que es la opción más frecuente) o como y; se escribe y (soy, estoy o ley) cuando forma parte de un diptongo y es final absoluto de palabra. Pongamos unos ejemplos: casi taxi brócoli colibrí boli ley buey estoy soy voy Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) La final del partido fue muy/mui interesante. (2) Siempre ha soñado con ser saltimbanqui/saltimbanquy. (3) Ha estado a punto de marcar un penalty/penalti. (4) Yo le insistí/insisty en que llegara pronto. (5) Le dijo al rey/rei que cumpliría con lo pactado. (6) No te imaginas cuanto reí/rey al escuchar el monólogo. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) muy saltimbanqui penalti insistí rey reí 2.1.2. LA U Esta vocal es la única que en español puede llevar diéresis (¨), cuyo fin es informar de que la u tiene sonido. Siempre encontraremos la ü precedida por g más e o i: güe y güi. Veámoslo 40
  • 39. Pruebas de acceso a la Universidad con ejemplos: en juguete, como la u carece de representación oral (es sorda a nivel fónico), no le ponemos diéresis; sin embargo, en cigüeña sí debemos incluir la diéresis, puesto que pronunciamos la u. A continuación mostramos unas palabras sin diéresis y otras con diéresis: guisante siguiente guerra gueto pingüino agüero lingüístico piragüismo Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) Esta situación me parece vergonzosa/vergönzosa. (2) La güitarra/ guitarra está desafinada. (3) Debes averigüar/averiguar lo que pasa. (4) Solo le dije que me daba vergüenza/verguenza haber actuado así. (5) Todas las guerras/güerras son devastadoras. (6) Me he comprado unos guantes/güantes. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) vergonzosa guitarra averiguar vergüenza guerras guantes 2.2. DIFICULTADES RELATIVAS A LAS CONSONANTES Como ya indicábamos al comienzo de este capítulo, el hecho de que determinadas grafías correspondan a un mismo sonido, y viceversa, provoca confusiones ortográficas, aparte de la cuestión de la h o de la u ante g o q, pues no tiene correspondencia sonora, esto es, que no suena. También podemos encontrar dudas a la hora de escribir una m o una n, o una x o una s, ya que sus respectivas pronunciaciones en determinados contextos son muy parecidas. Observemos estas posibles confusiones de manera pormenorizada. 2.2.1. LA H Nos encontramos ante una grafía muda a nivel oral, pero que sí existe en nuestra ortografía. Aparte, cuando va acompañada de c, estas dos letras (ch) constituyen un sonido, el cual no implica a priori dificultades a la hora de escribirlo. Retomando la h muda en la oralidad, tendremos en cuenta que se escriben con h los siguientes casos: 1. Toda la conjugación verbal de hacer y haber. 2. Las palabras que comienzan por hia-, hie-, hue- y hui-, como hiato, hierro, hueso y huida. 3. También las palabras que empiezan por hidr-, hiper- e hipo-, como hidrógeno, hipergénero e hipoglucemia, a excepción de iperita. 41
  • 40. Ortografía básica Además, debemos tener en cuenta que la Real Academia acepta que distintas palabras se puedan escribir con h o sin h, como: albahaca/albaca, alhelí/alelí, armonía/harmonía, armónico(a)/harmónico(a), armonioso(a)/harmonioso(a), arpa/harpa, arpía/harpía, ¡arre!/¡harre!, ¡hala!/¡alá!, hexagonal/exagonal, reprender/reprehender, sabiondo(a)/sabihondo(a), ¡uf!/¡huf!, etc. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) Ya es hora/ora de que nos vayamos. (2) Los saludó con un simple hola/ola. (3) Ahora/aora/haora es cuando debemos empezar a trabajar. (4) Ahí/hay/ay ahí/hay/ay un niño que dice ¡ahí/hay/ay! (5) Debemos abonar los honorarios/onorarios al médico. (6) El anillo que hemos/emos regalado a María es de oro/horo blanco. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) hora hola ahora ahí… hay… ¡ay! honorarios hemos… oro 2.2.2. LA B, LA V Y LA W En la actualidad, la b, la v y la w se pronuncian igual. Por tanto, nos encontramos con que tenemos tres grafías distintas para escribir un mismo sonido. Esta cuestión se vuelve aún más difícil al constatar que la letra w en determinados casos se pronuncia igual que la b o la v, si bien se emplea con poca frecuencia en español, ya que se recurre a ella para escribir algunos extranjerismos, como por ejemplo wiski (esta forma ha sido admitida recientemente por la Real Academia como sustituta de la anterior, que era whisky). Sobre la b: 1. Delante de m siempre va b: ambos o simbolizar. 2. Llevan b las terminaciones del pretérito imperfecto del indicativo de los verbos pertenecientes a la primera conjugación, como cantaba o amaba. 3. También se escribe con b el pretérito imperfecto del indicativo del verbo ir: iba, ibas o íbamos. 4. Los verbos terminados en: 4.1. -bir, como sucumbir o concebir, a excepción de hervir, servir y vivir. 4.2. -aber, como haber o saber, excepto precaver. 4.3. -buir, como contribuir y distribuir. 5. Las palabras que comienzan con los prefijos bi- y bis-, como bifurcación o bisabuelo. 6. Las palabras que comienzan por bibl- o por las sílabas bu-, bur- o bus-, como biblioteca, bufanda, burbuja y buscar. 42
  • 41. Pruebas de acceso a la Universidad 7. Los adjetivos que acaban en -bundo y -bunda, y los sustantivos terminados en -bilidad, como nauseabundo o amabilidad. Esta última regla tiene como excepción las palabras movilidad y civilidad. Sobre la v: 1. Debemos escribir con v los pretéritos perfectos simples: estuve o anduvimos. 2. También llevan v los adjetivos terminados en -avo, -ava, -evo, -eva, -ivo, -iva y -eve, si estas terminaciones son tónicas: octavo, nuevo o leve. 3. Las palabras que empiezan por el prefijo vice-, como vicedecano o vicepresidente. 4. Las palabras que terminan en -viro, -vira, -ívoro e -ívora, como triunviro o carnívoro, excepto víbora. Encontramos varias palabras que pueden ser escritas tanto con b como con v, aunque la Real Academia muestra predilección por utilizar la b en estos casos: boceras/voceras, chabola/ chavola y serbio(a)/servio(a). Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) Vamos/bamos a llegar tarde. (2) Os pido que seáis brebes/vreves/breves/vrebes. (3) Quiero un baso/vaso de agua. (4) Esta es la onceaba/onceava parte de todas las tierras. (5) Noté que María estava/estaba cansada. (6) Mario hablaba/havlava/hablava/havlaba todo el tiempo sin parar. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) vamos breves vaso onceava estaba hablaba 2.2.3. LA G Y LA J Sobre la g: Para escribir el sonido g (como en ga, gue, gui o gu), hemos de tener en cuenta dos cuestiones: 1. Que se escribe g cuando esta va seguida de a, o, u o una consonante, como en Galicia, gota, Gutiérrez o gris. 2. Que se escribe gu si detrás encontramos las vocales e o i; tal es el caso de gueto o de guiso. Esta grafía también puede representar el sonido j, como en el vocablo ligero. En estos casos, encontramos la g seguida de una e o una i. Sin duda, aquí residen los mayores dilemas ortográficos existentes entre g y j, puesto que en jinete y en logístico hallamos el mismo sonido 43
  • 42. Ortografía básica (j), seguido de la misma vocal, si bien en el primer caso lo escribimos con j y en el segundo con g. Ofrecemos unas reglas generales para arrojar luz en estos casos: 1. Debemos escribir con g las formas de los verbos que terminan en -ger, -gir, -igerar, como es el caso de proteger, dirigir y aligerar, a excepción de mujer, tejer y crujir. 2. Pondremos g a las palabras que comienzan por geo-, legi- o gest-, como geología, legislación o gesto. En cambio, lejía, lejitos y lejísimos las escribiremos con j. 3. Van con g las palabras acabadas en -gio, -gia átonos; -logía, -geno átono y sus derivados -génico, -génica, -génito, -génita, -genio, -genia, -gero, -gera átonos, -gésimo, -gésima y su derivado -gesimal. Ejemplos: regio, hidrógeno, primigenio, orogénico, aligero o trigésimo. La Real Academia admite la doble pronunciación —y, por consiguiente, la doble escritura— de las siguientes palabras: fungicida/funguicida y longuísimo(a)/longísimo(a). Sobre la j: Como hemos visto, el sonido j puede escribirse tanto con g como con j. Si encontramos el sonido j al final de palabra —cuestión esta que se da en pocos casos— siempre lo escribiremos con j, como en reloj. Precisamente la j puede ir seguida de todas las vocales; por tanto, las confusiones surgen a la hora de escribir je o ge (Gerona y jeringuilla) y ji o gi (cortijo y contagio). Hay varias reglas ortográficas al respecto: 1. Escribiremos con j las formas verbales del pretérito perfecto simple que en primera persona contiene la terminación -je, como en conduje o dije. 2. Se utiliza la j para los verbos cuyo infinitivo acaba en -jear; tal es el caso de trajear. 3. Llevan j los sustantivos terminados en -aje, -eje, -uje y -jería, por ejemplo traje, esqueje o granjería, a excepción de cónyuge y auge. Las siguientes palabras pueden ser escritas con j o con g, tal como admite la Real Academia: gibraltareño(a)/jibraltareño(a), giga/jiga, hégira/héjira, jenízaro(a)/genízaro(a) y jineta/ gineta. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) No estamos utilizando el mismo lenguage /lenjuaje/lenguaje/lenjuage. (2) En general/jeneral, no tenemos problemas de tiempo. (3) Tal vez está demasiado legos/lejos. (4) La juardia/guardia de ayer fue muy tranquila. (5) Estoy seguro de que voy a estudiar filolojía/filología. (6) Somos mellizas, no jemelas/gemelas. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) lenguaje general lejos guardia filología gemelas 44
  • 43. Pruebas de acceso a la Universidad 2.2.4. LA LL Y LA Y Esta confusión ortográfica se debe a que en España y en buena parte de América se ha generalizado la igualdad de pronunciación de estas dos letras, que anteriormente representaban sonidos diferentes. Sobre la y: Debemos escribir con y los siguientes casos: 1. Las formas del plural cuyo singular termina con la vocal i, por ejemplo reyes o bueyes. 2. Las formas verbales que presentan este sonido en su terminación, en los casos en que no tengamos ll en su infinitivo, como en huye (de huir), o concluye (de concluir). Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) No sé dónde he dejado la yave/llave. (2) Quizá vayamos/vallamos en yate/llate. (3) Creo que nos hallamos/hayamos cerca de la catedral. (4) No quiero que nos vallamos/vayamos tan pronto. (5) Montar a cabayo/caballo puede ser muy peligroso. (6) No creo que lo hayamos/hallamos perdido. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) llave vayamos… yate hallamos vayamos caballo hayamos 2.2.5. LA M Y LA N Estaremos especialmente atentos en estos casos: 1. Podemos encontrar confusiones entre las letras m y n cuando estas van seguidas de p, b, v o f; por ejemplo, en un folio realmente la n suena como una m. 2. Si esta concurrencia se da dentro de una misma palabra, escribiremos m delante de b y p (ambos, campo); sin embargo, si va seguida de una f o una v, debemos poner una n, como en enfado o enviar. 3. Cuando la n y la m están seguidas, la n tiende a asimilarse a la m; de esta manera, en inmediato, realmente pronunciamos dos veces la m, no la n y después la m. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) Esta campana/canpana hace mucho ruido. (2) Su llegada es imminente/inninente/inminente/imninente. 45
  • 44. Ortografía básica (3) (4) (5) (6) Aún no he terminado el informe/imforme. Hoy también/tanbién/tambiém he llegado tarde. Es comúmmente/comúnmente aceptado. Esto me está resultando infinito/imfinito. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) campana inminente informe también comúnmente infinito 2.2.6. LA R Y LA RR En las palabras hierro y roce la rr se escribe de manera distinta, aunque suene igual. A su vez, tenemos que distinguir el sonido rr (perro) del sonido r (pero); este segundo sonido no ocasiona problemas ortográficos, porque siempre se escribe como r. Volviendo a la pronunciación rr, al escribirla lo haremos con r cuando sea inicial de palabra (rama) o bien vaya después de l (alrededor), n (Manrique) o s (arsenal). En consecuencia, escribiremos rr cuando vaya entre dos vocales, como en arrojo. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) El libro tiene muchas erratas/eratas. (2) Me parece horrorroso/hororoso/horroroso/hororroso. (3) El pantalón está rroto/roto. (4) La parra/para sirve parra/para rresguardarnos/resguardarnos del sol. (5) Es un gran erorr/errorr/eror/error pensar que siempre llevamos rrazón/razón. (6) En esta caja guardo mis mejores/mejorres rrecuerdos/recuerdos/recuerrdos. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) erratas horroroso roto parra… para resguardarnos error… razón mejores recuerdos 2.2.7. LA C Y LA Z Escribiremos c cuando le sigan las vocales e o i, como en Cecilia; en cambio, pondremos z si detrás hallamos las vocales a, o o u: zapato, zoo y zulo. No debemos sobrentender que 46
  • 45. Pruebas de acceso a la Universidad si una palabra acaba en z, el plural también lo debemos escribir con esa misma letra, puesto que puede inducirnos a error: juez/jueces. De esta norma se derivan algunas excepciones, como es el uso de z delante de a, e o i, en palabras como ¡zis, zas!, zigzag, zipizape, zen o Zeus. En los casos de cinc/zinc y cigoto/ zigoto, se admite la doble posibilidad ortográfica. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) La calle está llena de zenica/ceniza/cenica/zeniza. (2) Hace/haze mucho tiempo que no visitamos el coológico/zoológico. (3) Creo que está bastante cerca/zerza/zerca/cerza. (4) Sigo sin tener notizias/noticias de Alba. (5) El zirco/circo ha llegado hoy a la ziudad/ciudad. (6) En el laboratorio tenemos cinc/zinz. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) ceniza hace… zoológico cerca noticias circo… ciudad cinc 2.2.8. LA C, LA K Y LA QU El sonido k en las palabras casa, kilo y queso se pronuncia exactamente igual, a pesar de que se utilizan grafías distintas a la hora de escribirlo. Pondremos c cuando vaya seguida de las vocales a, o y u, como en cama, cónsul o cutre. Además, todas las palabras acabadas en sonido k siempre se escriben con c, como frac o coñac. Sin embargo, delante de las vocales e o i emplearemos qu; tal es el caso de quebrar o quien. Por su parte, la grafía k puede ir seguida de las vocales a (kárate) e i (kilovatio); en este caso estamos ante una letra muy poco utilizada en español, que a menudo suele estar escrita en extranjerismos. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) No kiero/quiero/ciero esa manzana. (2) Esta bolsa pesa más de tres quilos/cilos/kilos. (3) La carta/karta/quarta llegó a su destino. (4) ¿Ké/qué/cé es eso? (5) No sé con/kon/quon kién/cién/quién llegaste. (6) Este es el niño kuyo/quyo/cuyo padre está acuí/akí/aquí. 47
  • 46. Ortografía básica Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) quiero kilos carta qué con… quién cuyo… aquí 2.2.9. LA X Y LA S A pesar de que sean grafías distintas, en español es bastante frecuente pronunciar una x (k+s) como si fuera una s, pongamos por ejemplo la palabra examen. Se trata de una simplificación a nivel fónico, puesto que no pronunciamos k+s (x), sino simplemente la s. Ejercicios: Elegir la opción ortográficamente correcta que aparece en las siguientes oraciones: (1) Debes esponer/exponer tu trabajo en treinta minutos. (2) Es una buena extrategia/estrategia. (3) Murió por asfixia/axfisia/asfisia/axfixia. (4) La exposición/esposición acaba mañana. (5) Somos esclavos/exclavos del tiempo. (6) El siglo XIX fue su mayor época de explendor/esplendor. Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) exponer estrategia asfixia exposición esclavos esplendor Ejercicios: Identificar los errores grafémicos existentes en el siguiente fragmento en las letras b, v, w, g, j, ll y y: Ejercicio Solución Las cosas podían haver sucedido de cualquier otra manera y, sin emvarjo, sucedieron así. Daniel, el Mochuelo, desde el fondo de sus once años, lamentava el curso de los acontecimientos, aunque lo acatara como una realidad inebitavle i fatal. Después de todo, que su padre aspirara a hacer de él aljo más que un quesero era un hecho que honraba a su padre. Pero por lo que a él afectawa... Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así. Daniel, el Mochuelo, desde el fondo de sus once años, lamentaba el curso de los acontecimientos, aunque lo acatara como una realidad inevitable y fatal. Después de todo, que su padre aspirara a hacer de él algo más que un quesero era un hecho que honraba a su padre. Pero por lo que a él afectaba... Tabla 1 48
  • 47. Pruebas de acceso a la Universidad Identificar los errores grafémicos existentes en el siguiente fragmento en las letras m, n, r y rr: Ejercicio Solución Su padre emtendía que esto erra progresar; Daniel, el Mochuelo, no lo sabía exactamente. El que él estudiase el Bachillerato en la ciudad podía serr, a la larga, efectivamente, um progreso. Rramón, el hijo del boticario, estudiaba ya parra abogado en la ciudad, y cuando les visitaba, durante las vacaciones, venía enpingorotado como un pavo real y les miraba a todos por encima del hombro; incluso al salir de misa los domimgos y fiestas de guardar, se permitía coregir las palabras que don José, el cura, que era un gran santo, pronunciarra desde el púlpito. Si esto era progresar, el marcharse a la ciudad a iniciar el Bachillerrato, constituía, sin duda, la base de este progreso. Su padre entendía que esto era progresar; Daniel, el Mochuelo, no lo sabía exactamente. El que él estudiase el Bachillerato en la ciudad podía ser, a la larga, efectivamente, un progreso. Ramón, el hijo del boticario, estudiaba ya para abogado en la ciudad, y cuando les visitaba, durante las vacaciones, venía empingorotado como un pavo real y les miraba a todos por encima del hombro; incluso al salir de misa los domingos y fiestas de guardar, se permitía corregir las palabras que don José, el cura, que era un gran santo, pronunciara desde el púlpito. Si esto era progresar, el marcharse a la ciudad a iniciar el Bachillerato, constituía, sin duda, la base de este progreso. Tabla 2 Identificar los errores grafémicos existentes en el siguiente fragmento en las letras c, z, k, qu, x y s: Ejercicio Solución Pero a Daniel, el Mochuelo, le bullían muchas dudas en la kabeca a este respecto. Él zreía saber quanto puede saber un hombre. Leía de corrido, excribía para entenderse y conocía y sabía aplicar las quatro reglas. Bien mirado, pokas cosas más zabían en un zerebro normalmente desarrollado. No obstante, en la ciudad, los estudios de Bachillerato constaban, xegún decían, de siete años y, después, los estudios xuperiores, en la Universidad, de otros tantos años, por lo menos. Pero a Daniel, el Mochuelo, le bullían muchas dudas en la cabeza a este respecto. Él creía saber cuanto puede saber un hombre. Leía de corrido, escribía para entenderse y conocía y sabía aplicar las cuatro reglas. Bien mirado, pocas cosas más cabían en un cerebro normalmente desarrollado. No obstante, en la ciudad, los estudios de Bachillerato constaban, según decían, de siete años y, después, los estudios superiores, en la Universidad, de otros tantos años, por lo menos. Tabla 3 49
  • 48. Ortografía básica Identificar los errores grafémicos existentes en el siguiente fragmento en las letras i, u y h: Ejercicio Solución ¿Podría existir algo en el mundo cuyo conocimiento hexigiera catorce años de esfüerzo, tres más de los que ahora contaba Daniel? Seguramente, en la ciüdad se pierde mucho el tiempo —pensaba el Mochuelo— i, a fin de cuentas, habrá quien, al cabo de catorce haños de estudio, no acierte ha dystinguir un rendajo de un jilguero oh una boñiga de un cagajón. La vida era así de rara, absürda y caprichosa. El caso hera trabajar y afanarse en las cosas inútiles o poco prácticas. ¿Podría existir algo en el mundo cuyo conocimiento exigiera catorce años de esfuerzo, tres más de los que ahora contaba Daniel? Seguramente, en la ciudad se pierde mucho el tiempo —pensaba el Mochuelo— y, a fin de cuentas, habrá quien, al cabo de catorce años de estudio, no acierte a distinguir un rendajo de un jilguero o una boñiga de un cagajón. La vida era así de rara, absurda y caprichosa. El caso era trabajar y afanarse en las cosas inútiles o poco prácticas. Tabla 4 2.3. LAS TILDES En general, se le ha prestado a la tilde una importancia de segundo orden, en el sentido de que se considera que las faltas ortográficas más graves responden a errores en las letras, y no tanto en las tildes. No obstante, hemos de desmentir esta incorrecta creencia, ya que el hecho de que una palabra lleve o no tilde puede cambiar completamente el sentido de la frase, de ahí que señalemos la relevancia de colocar correctamente estos elementos ortográficos. Para argumentar dicha cuestión, leeremos las siguientes frases: (1a) No se nada en el colegio. (1b) No sé nada en el colegio. (2a) Sé práctica. (2b) Se practica. (3a) No tengo que comer. (3b) No tengo qué comer. (4a) Pregunta cuando actúa. (4b) Pregunta cuándo actúa. Si nos fijamos en estas oraciones, nos daremos cuenta de que las oraciones 1a, 2a, 3a y 4a tienen un sentido diferente de sus correspondientes 1b, 2b, 3b y 4b. El español es una lengua que contempla la existencia de sílabas tónicas (en ellas recae la fuerza de voz) y sílabas átonas (aquellas que carecen de dicha fuerza de voz). Por tanto, la modalidad oral de nuestra lengua se caracteriza por tener unas sílabas con mayor fuerza acentual que otras. El acento es la mayor fuerza con que pronunciamos la sílaba tónica. Con el fin de identificar cuáles son las sílabas tónicas y las átonas, utilizamos la tilde (rayita inclinada de derecha a izquierda que colocamos encima de algunas vocales). Por motivos de economía lingüística, no ponemos tilde encima de la vocal existente en cada sílaba átona, sino que se siguen los criterios que explicamos a continuación. 50
  • 49. Pruebas de acceso a la Universidad 2.3.1. CLASIFICACIÓN DE LAS PALABRAS SEGÚN EL ACENTO En español contamos con cuatro tipos de palabras en función de dónde esté ubicada su sílaba tónica: — Las palabras agudas (u oxítonas) son aquellas cuya sílaba tónica recae sobre la última sílaba, como camión. — Las palabras llanas (o paroxítonas) son aquellas cuya sílaba tónica recae sobre la penúltima sílaba: es el caso de lápiz. El español muestra predilección por utilizar palabras llanas, esto es, que nuestra lengua dispone de una enorme cantidad de palabras llanas. — Las palabras esdrújulas (o proparoxítonas) son aquellas cuya sílaba tónica recae sobre la antepenúltima sílaba; pongamos por ejemplo ábaco. — Las palabras sobresdrújulas son aquellas cuya sílaba tónica recae antes de la antepenúltima sílaba, como en díganselo. Ejercicios: Indicar si estas palabras son agudas, llanas, esdrújulas o sobresdrújulas: (1) cartel (2) búscalo (3) casa (4) avión (5) señálenselo (6) lento Soluciones: (1) (2) (3) (4) (5) (6) aguda esdrújula llana aguda sobresdrújula llana Las reglas generales de acentuación ortográfica son: 1. Llevan tilde las palabras agudas terminadas en vocal o en las consonantes n o s. Por tanto, a lavó, camión y cortés debemos ponerle tilde, pero no a aprendiz o normal. 2. También debemos escribir con tilde las palabras llanas que no terminen en vocal o en las consonantes n o s. En consecuencia, pondremos tilde a dócil o revólver, pero no a astucia y condicionan. 3. Las palabras esdrújulas y sobresdrújulas llevan tilde siempre, como maniático o dígamelo. 4. Las palabras monosílabas no llevan tilde, excepto en el caso de la tilde diacrítica, que sirve para distinguir dos palabras (como en sé/se, té/te o mí/mi, dé/de, sí/si…). 5. Los adverbios acabados en -mente llevan tilde si esta palabra por sí sola se escribe con tilde, en caso contrario no. Veámoslo con ejemplos: oficialmente no lleva tilde porque oficial carece de ella; por el contrario, rápidamente sí lleva tilde porque rápida la exige. 51
  • 50. Ortografía básica Estas reglas generales presentan ciertas restricciones o aclaraciones particulares: 1. Para la ortografía se considera la y como vocal en casos como estoy o convoy, pues va precedida de una vocal. 2. Aún lleva tilde cuando equivale a todavía, pero en el resto de los casos no debe llevarla. 3. Los relativos que, cual, quien, cuyo y los adverbios cuando, cuan, cuanto, como y donde llevan tilde cuando son interrogativos o exclamativos, incluyendo también las interrogaciones o exclamaciones indirectas (por ejemplo, No sé cuándo llegará). 4. Pondremos tilde a las formas verbales que al añadirles enclíticos se convierten en palabras esdrújulas o sobresdrújulas, como en hállalo. Hay algunos casos especiales, como los siguientes: 1. La conjunción o no lleva tilde aunque vaya escrita entre dos cifras: 50 o 60. 2. La palabra solo ya no tiene que llevar tilde en ningún caso. 3. Los demostrativos este, esta, estos, estas, ese, esa, esos, esas, aquel, aquella, aquellos, aquellas tampoco tienen que llevar tilde en ningún caso (a las formas esto, eso y aquello nunca se les ha puesto tilde). 4. Numerosas palabras admiten dos pronunciaciones: aeróbic / aerobic, karate / kárate, cannabis / cánnabis, misil / mísil, olimpiada / olimpíada, omóplato / omoplato, celtíbero / celtibero, período / periodo, dinamo / dínamo, píxel / pixel, pudin / pudín, estriptis / estriptís, rádar / radar, reúma / reuma, travesti / travestí, etc. Ejercicios: Indicar si es correcta la tilde que aparece en las siguientes palabras y justificar su respuesta: (1) así (2) papél (3) cámara (4) ángel (5) ámbos (6) contrólate Soluciones: (1) Es correcta porque estamos ante una palabra aguda acabada en vocal. (2) Es incorrecta pues no debemos poner tilde a las palabras agudas acabadas en l. Debe ser: papel. (3) Es correcta ya que es una palabra esdrújula. (4) Es correcta puesto que se trata de una palabra llana acabada en l. (5) Es incorrecta debido a que estamos ante una palabra llana acabada en s. Debe ser: ambos. (6) Es correcta pues es palabra esdrújula. 52
  • 51. Pruebas de acceso a la Universidad 2.3.2. LOS DIPTONGOS, LOS TRIPTONGOS Y LOS HIATOS Si el acento recae sobre una sílaba que contiene un diptongo, debemos colocar la tilde sobre la vocal abierta (son abiertas las vocales a, e y o), como en llegáis. En cambio, cuando el diptongo esté formado por dos vocales cerradas (son cerradas las vocales i y u), la tilde se escribe sobre la segunda, por ejemplo casuística. Cuando un diptongo está en un monosílabo, no lleva tilde, como en guion, fie o truhan. En el caso de los triptongos (cuya estructura es siempre vocal cerrada + vocal abierta + vocal cerrada), debemos poner la tilde sobre la vocal abierta: averiguáis; pero no lleva tilde si es una palabra monosilábica: seais. En cuanto a los hiatos, hemos de colocar la tilde para señalar que no hay diptongo y, por tanto, tenemos un hiato. En María estamos ante un hiato, pues la tilde recae sobre la vocal cerrada; en cambio, en Mario hay un diptongo, como consecuencia de que la sílaba tónica es Ma-. Ejercicios: Indicar si es correcta la tilde que aparece en las siguientes palabras y justificar su respuesta: (1) teníamos (2) cuídado (3) armarío (4) toálla (5) apreciáis (6) volvería Soluciones: (1) Es correcta porque estamos ante un hiato donde la sílaba tónica es la tercera empezando por atrás. (2) Es incorrecta ya que hallamos un diptongo en esta sílaba átona. Debe ser: cuidado. (3) Es incorrecta como consecuencia de que tenemos un diptongo en esta sílaba átona. Debe ser: armario. (4) Es incorrecta puesto que es un hiato en el que la sílaba tónica está formada únicamente por la vocal a y estamos ante una palabra llana. Debe ser: toalla. (5) Es correcta pues se nos presenta un triptongo en la sílaba tónica de una palabra aguda acabada en s. (6) Es correcta porque nos encontramos ante un hiato. 2.3.3. LAS PALABRAS COMPUESTAS Como norma general, el primer elemento de las palabras compuestas no lleva tilde, como en vigesimoséptimo o asimismo. La excepción la encontramos en los adverbios que acaban en -mente, como explicábamos con anterioridad. En cambio, en los casos en que las palabras compuestas lleven intercalado un guion de separación, debemos acentuarlas en función de si llevarían o no tilde estando solas. Por ejemplo, en teórico-práctico, como ambas palabras al escribirse por separado deberían llevar tilde, en estos casos se conserva esa acentuación. 53
  • 52. Ortografía básica Ejercicios: Indicar si es correcta la tilde que aparece en las siguientes palabras y justificar su respuesta: (1) brévemente (2) sacapúntas (3) abrebotéllas (4) drásticamente (5) íbero-románo (6) hispáno-visigódo Soluciones: (1) Es incorrecta ya que breve no lleva tilde. Debe ser: brevemente. (2) Es incorrecta porque puntas no lleva tilde. Debe ser: sacapuntas. (3) Es incorrecta como consecuencia de que botellas no lleva tilde. Debe ser: abrebotellas. (4) Es correcta porque drástica lleva tilde. (5) La primera tilde es correcta pero la segunda no, ya que íbero sí lleva tilde, aunque románo no. Debe ser: íbero-romano. (6) Son incorrectas ambas tildes, porque ni hispano ni visigodo deben llevar tilde. Debe ser: hispano-visigodo. 2.3.4. LAS TILDES EN LAS MAYÚSCULAS El hecho de que escribamos una palabra entera en mayúscula no implica que debamos ignorar las reglas de acentuación, si bien es cierto que estamos ante una creencia muy extendida. Ello conlleva que ANDALUCÍA, CONSEJERÍA o AUTONOMÍA deben escribirse con tilde, independientemente de que las grafías sean mayúsculas o minúsculas; lo mismo ocurre cuando debemos poner tilde a una vocal inicial de palabra que va en mayúscula, como en Óscar. Ejercicios: Indicar si es correcta la tilde que aparece en las siguientes palabras: (1) Átomo (2) PANADERÍA (3) Águeda (4) PENÍNSULA (5) ESPÁÑA (6) Ísa Soluciones: (1) Correcta (2) Correcta (3) Correcta (4) Correcta (5) Es incorrecta porque España no lleva tilde al ser una palabra llana acabada en vocal. Debe ser: ESPAÑA. 54
  • 53. Pruebas de acceso a la Universidad (6) Es incorrecta porque Isa no lleva tilde al ser una palabra llana acabada en vocal. Debe ser: Isa. Ejercicios: Identificar los errores relacionados con las tildes en monosílabos existentes en el siguiente fragmento: Ejercicio Solución Daniel, él Mochuelo, sé revolvió en el lecho y los muelles de su camastro de hierro chirriaron desagradablemente. Qué él recordase, era esta la primera vez que no se dormía tán pronto caía en la cama. Pero esta noche tenía muchas cosas en qué pensar. Mañana, tal véz, no fuese ya tiempo. Por la mañana, á las nueve en punto, tomaría el rápido ascendente y se despediría del pueblo hasta las Navidades. Trés meses encerrado en un colegio. A Daniel, el Mochuelo, le pareció qué le faltaba aire y respiró con ansia 10 ó 12 veces. Presintió la escena de la partida y pensó que no sabría contener las lágrimas, por mas que su amigo Roque, el Moñigo, le dijese que un hombre bien hombre no debe llorar aunque sé le muera el padre. Daniel, el Mochuelo, se revolvió en el lecho y los muelles de su camastro de hierro chirriaron desagradablemente. Que él recordase, era esta la primera vez que no se dormía tan pronto caía en la cama. Pero esta noche tenía muchas cosas en qué pensar. Mañana, tal vez, no fuese ya tiempo. Por la mañana, a las nueve en punto, tomaría el rápido ascendente y se despediría del pueblo hasta las Navidades. Tres meses encerrado en un colegio. A Daniel, el Mochuelo, le pareció que le faltaba aire y respiró con ansia 10 o 12 veces. Presintió la escena de la partida y pensó que no sabría contener las lágrimas, por más que su amigo Roque, el Moñigo, le dijese que un hombre bien hombre no debe llorar aunque se le muera el padre. Tabla 5 Identificar los errores relacionados con las tildes en palabras agudas existentes en el siguiente fragmento: Ejercicio Solución Y el Moñigo tampoco era cualquiér cosa, aunque contase dos años más que él y aún no hubiera empezado el Bachillerato. Ni lo empezaría nunca, tampoco. Paco, el herrero, no aspiraba a que su hijo progresase; se conformaba con que fuera herrero como él y tuviese suficiente habilidád para sometér el hierro a su capricho. ¡Ése sí que era un oficio bonito! Y para ser herrero no hacía falta estudiár catorce años, ni trece, ni doce, ni diez, ni nueve, ni ninguno. Y se podía ser un hombre membrudo y gigantesco, como lo era el padre del Moñigo. Y el Moñigo tampoco era cualquier cosa, aunque contase dos años más que él y aún no hubiera empezado el Bachillerato. Ni lo empezaría nunca, tampoco. Paco, el herrero, no aspiraba a que su hijo progresase; se conformaba con que fuera herrero como él y tuviese suficiente habilidad para someter el hierro a su capricho. ¡Ese sí que era un oficio bonito! Y para ser herrero no hacía falta estudiar catorce años, ni trece, ni doce, ni diez, ni nueve, ni ninguno. Y se podía ser un hombre membrudo y gigantesco, como lo era el padre del Moñigo. Tabla 6 55
  • 54. Ortografía básica Identificar los errores relacionados con las tildes en palabras llanas existentes en el siguiente fragmento: Ejercicio Solución Daniel, el Mochuélo, no se cansaba núnca de ver a Paco, el herrero, dominándo el hierro en la fragua. Le embelesaban aquéllos antebrazos gruesos cómo troncos de árboles, cubiertos de un vello espeso y rojízo, erizados de músculos y de nervios. Seguramente Paco, el herrero, levantaria la cómoda de su habitación con uno solo de sus imponentes brazos y sin resentírse. Y de su torax, ¿qué? Con frecuencia el herrero trabajaba en camiséta y su pecho hercúleo subia y bajaba, al respirar, como si fuera el de un elefánte herido. Daniel, el Mochuelo, no se cansaba nunca de ver a Paco, el herrero, dominando el hierro en la fragua. Le embelesaban aquellos antebrazos gruesos como troncos de árboles, cubiertos de un vello espeso y rojizo, erizados de músculos y de nervios. Seguramente Paco, el herrero, levantaría la cómoda de su habitación con uno solo de sus imponentes brazos y sin resentirse. Y de su tórax, ¿qué? Con frecuencia el herrero trabajaba en camiseta y su pecho hercúleo subía y bajaba, al respirar, como si fuera el de un elefante herido. Tabla 7 Identificar los errores relacionados con las tildes en palabras esdrújulas y sobresdrújulas existentes en el siguiente fragmento: Ejercicio Solución Esto era un hombre. Y no Ramón, el hijo del boticario, emperejilado y tieso y palido como una muchacha morbida y presumida. Si esto era progreso, él, decididamente, no quería progresar. Por su parte, se conformaba con tener una pareja de vacas, una pequeña quesería y el insignificante huerto de la trasera de su casa. No pedía más. Los días laborables fabricaría quesos, como su padre, y los domingos se entretendría con la escopeta, o se iría al río a pescar truchas o a echar una partida al corro de bolos. Esto era un hombre. Y no Ramón, el hijo del boticario, emperejilado y tieso y pálido como una muchacha mórbida y presumida. Si esto era progreso, él, decididamente, no quería progresar. Por su parte, se conformaba con tener una pareja de vacas, una pequeña quesería y el insignificante huerto de la trasera de su casa. No pedía más. Los días laborables fabricaría quesos, como su padre, y los domingos se entretendría con la escopeta, o se iría al río a pescar truchas o a echar una partida al corro de bolos. Tabla 8 *Las últimas reformas ortográficas de la Real Academia Española (2010) nos indican que en los demostrativos se acepta tanto el hecho de poner tilde como el de no ponerla, si bien se tiende a eliminarla; lo mismo sucede con la palabra solo. (Para ampliar los datos de los buenos usos ortográficos véase en el libro de esta Guía el capítulo «Pautas ortográficas».) 56
  • 55. Pruebas de acceso a la Universidad 2.4. VOCABULARIO BÁSICO Las reglas de ortografía existentes tan solo son aplicables a un pequeño porcentaje de casos, por lo que para discernir, por ejemplo, si una palabra se escribe con b o con v, en la mayoría de las ocasiones debemos recurrir a nuestra memoria visual. Si a ello se le suma que diversos estudios han demostrado que el 80% del vocabulario que utilizamos apenas suma mil palabras; nos parece útil incluir las palabras más frecuentes del español, con el fin de que el lector observe su ortografía correcta. El listado que sigue corresponde al corpus Cumbre, de la editorial SGEL, de 20 millones de palabras del español. Son las 1810 palabras más frecuentes en español que tienen una frecuencia de 1000 o más apariciones en dicho corpus. A Abajo Abc Abierta Abierto Abril Abrir Absoluta Absolutamente Absoluto Acá Acaba Acaso Acceso Acción Acciones Aceite Aceptar Acerca Actitud Actividad Actividades Acto Actos Actuación Actual Actualidad Actualmente Acuerdo Acuerdos Adelante Además Administración Ambas Ambiente Ámbito Ambos América Amigo Amigos Amor Ana Análisis Ángel Animal Animales Ante Anterior Anteriores Antes Antigua Antiguo Antonio Año Años Aparece Aparecen Aparte Apenas Apertura Aplicación Apoyo Aproximadamente Aquel Aquella Aquellas Aquello Afirma Agentes Agosto Agua Aguas Ah Ahí Ahora Aire Aires Al Alberto Alcanzar Alegría Alemán Alemania Alfonso Algo Alguien Algún Alguna Algunas Alguno Algunos Alimentos Alma Alrededor Alta Alto Altos Altura Alumnos Allá Allí 57 Aquellos Aquí Árboles Área Áreas Argentina Armas Arquitectura Arriba Art Arte Artes Artículo Artículos Artista Artistas Asamblea Así Asimismo Asociación Aspecto Aspectos Asunto Asuntos Atención Atrás Aumento Aun Aún Aunque Ausencia Autor Autores Autoridad
  • 56. Ortografía básica Autoridades Ay Ayer Ayuda Ayuntamiento Azul B Baja Bajo Banco Bancos Baño Barcelona Barrio Base Bases Bastante Belleza Beneficios Bien Bienes Blanca Blanco Boca Bolsa Brazo Brazos Breve Buen Buena Buenas Bueno Buenos Busca Buscando Buscar Búsqueda C Caballo Cabe Cabeza Cabo Cada Caer Café Caja Calidad Calor Calle Calles Cama Cámara Cambiar Cambio Cambios Camino Campaña Campo Campos Cantidad Capacidad Capaz Capital Capítulo Cara Carácter Características Cárcel Carga Cargo Carlos Carmen Carne Carrera Carretera Carta Cartas Casa Casas Casi Caso Casos Categoría Causa Causas Central Centro Centros Cerca Cielo Cien Ciencia Ciencias Ciento Cierta Ciertas Cierto Ciertos Cinco Cincuenta Cine Circunstancias Ciudad Ciudadanos Ciudades Civil Clara Claro Clase Clases Clima Club Cocina Coche Colegio Colombia Color Colores Comenzó Comer Comercial Comerciales Comercio Comida Comienza Comisión Comité Como Cómo Compañeros Compañía Competencia Completa Completamente Completo Comportamiento 58 Comprar Comprender Compromiso Común Comunicación Comunidad Comunidades Con Concepto Conciencia Concreto Conde Condición Condiciones Conducta Conferencia Confianza Conflicto Congreso Conjunto Conmigo Conoce Conocer Conocido Conocimiento Consecuencia Consecuencias Conseguido Conseguir Consejo Considera Consiste Constante Constitución Constituye Construcción Consumo Contacto Contar Contenido Continuación Contra Contrario Contrato Control Conversación
  • 57. Pruebas de acceso a la Universidad Convertido Corazón Corresponde Correspondiente Corriente Corrupción Corte Corto Cosa Cosas Costa Creación Crear Crecimiento Crédito Cree Creer Creo Crisis Criterios Crítica Cruz Cuadro Cuadros Cual Cuál Cuales Cuáles Cualquier Cualquiera Cuando Cuándo Cuanto Cuánto Cuarenta Cuarto Cuatro Cuba Cuello Cuenta Cuentas Cuento Cuerpo Cuerpos Cuesta Cuestión Defensa Definitiva Deja Dejado Dejar Dejó Del Delante Demanda Demás Demasiado Democracia Dentro Departamento Depende Deporte Deportes Derecha Derecho Derechos Desarrollo Desde Deseo Después Destino Determinado Determinar Detrás Di Día Diálogo Diario Días Dice Dicen Diciembre Diciendo Dicha Dicho Diego Dientes Dieron Diez Diferencia Diferencias Diferente Cuestiones Cuidado Culpa Cultura Cultural Culturales Cumplir Curso Cuya Cuyo Cuyos Chica Chico Chicos Chile D Da Daba Dado Dan Dando Dar Darle Datos David De Debajo Debate Debe Debemos Deben Deberá Debería Debía Debido Década Decía Decidió Decir Decisión Decisiones Declaración Declaraciones Decreto Dedos 59 Diferentes Difícil Dificultades Diga Digamos Digo Dije Dijeron Dijo Dinero Dio Dios Diputados Dirección Directa Directamente Directo Director Diría Disco Discurso Disposición Dispuesto Distancia Distintas Distinto Distintos Distribución Diversas Diversos División Doble Doce Doctor Documento Documentos Dólares Dolor Domingo Don Donde Dónde Doña Dormir Dos Duda
  • 58. Ortografía básica Dura Durante Duro E Economía Económica Económicas Económico Económicos Edad Edición Edificio Editorial Educación Efectivamente Efecto Efectos Eh Ejecutivo Ejemplo Ejercicio Ejército El Él Elección Elecciones Electoral Elemento Elementos Ella Ellas Ello Ellos Embargo Empezar Empezó Empieza Empleo Empresa Empresarios Empresas En Encima Encontraba Encontrar Especiales Especialmente Especie Espectáculo Espera Esperando Esperanza Esperar Espero Espíritu Esposa Esta Está Estaba Estábamos Estaban Establecer Estado Estados Estamos Están Estar Estará Estas Estás Este Esté Estilo Esto Estos Estoy Estrategia Estructura Estudiantes Estudiar Estudio Estudios Estuvo Etapa Etc Europa Europea Europeo Europeos Evidente Evidentemente Encuentra Encuentran Encuentro Energía Enero Enfermedad Enfermedades Enorme Enrique Enseñanza Entender Entonces Entorno Entra Entrada Entrar Entre Entrevista Entró Época Equipo Equipos Era Eran Eres Error Es Esa Esas Escena Escenario Escribir Escrito Escritor Escuela Ese Esfuerzo Eso Esos Espacio Espalda España Español Española Españoles Especial 60 Evitar Evolución Ex Exactamente Existe Existen Existencia Éxito Experiencia Explica Explicar Exposición Expresión Exterior Extremo F Fácil Factores Facultad Falta Familia Familiar Familiares Familias Fase Favor Fe Febrero Fecha Federal Felipe Feliz Fenómeno Fernández Fernando Fiesta Figura Figuras Filosofía Fin Final Finales Finalmente Fines Firma
  • 59. Pruebas de acceso a la Universidad Fiscal Física Flores Fondo Fondos Forma Formación Forman Formas Francés Francesa Francia Francisco Franco Frase Frecuencia Frente Frío Fue Fuego Fuente Fuentes Fuera Fueron Fuerte Fuerza Fuerzas Fui Función Funcionamiento Funcionarios Funciones Fundamental Fundamentales Fundamentalmente Fútbol Futuro G Ganar Ganas García Gasto Gastos Generación General Hacienda Haciendo Haga Hago Hambre Han Has Hasta Hay Haya Hayan He Hecho Hechos Hemos Hermana Hermano Hermanos Hicieron Hierro Hija Hijo Hijos Historia Histórico Hizo Hogar Hojas Hola Hombre Hombres Hora Horas Hospital Hotel Hoy Hubiera Hubo Humana Humano Humanos Humor Generales Género Gente Gestión Gesto Gobierno Gobiernos Golpe González Gracias Grado Gran Grande Grandes Grave Grupo Grupos Guardia Guerra Gusta Gustaría Gusto H Ha Haber Había Habían Habido Habitación Habitantes Habla Hablaba Hablado Hablando Hablar Habrá Habría Hace Hacemos Hacen Hacer Hacerlo Hacerse Hacia Hacía I Iba Iban 61 Idea Ideal Ideas Identidad Ido Iglesia Igual Igualmente Imagen Imágenes Importa Importancia Importante Importantes Imposible Impresión Impuestos Incluso Independencia Individuo Industria Industrial Influencia Información Informática Informe Inglaterra Inglés Ingresos Iniciativa Inmediatamente Instante Institución Instituciones Instituto Instrumento Integración Intención Interés Interesante Intereses Interior Internacional Internacionales Internet Intervención
  • 60. Ortografía básica Inversión Investigación Ir Isabel Isla Italia Izquierda J Jamás Jardín Javier Jefe Jesús Jorge José Joven Jóvenes Juan Judicial Juego Jueves Juez Jugar Juicio Julio Junio Junta Junto Juntos Justicia Justo Juventud K Kilómetros L La Labios Labor Laboral Lado Larga Largo Las Luego Lugar Lugares Luis Luna Lunes Luz Le Lectura Leche Leer Legislación Lejos Lengua Lenguaje León Les Ley Leyes Libertad Libre Libro Libros Línea Líneas Lista Literatura Llama Llamada Llamado Llamar Llamó Llega Llegado Llegan Llegar Llegaron Llegó Llena Lleno Lleva Llevaba Llevado Llevan Llevar Llevó Lo Local Locales Lograr López Los Lucha M Madera Madre Madrid Maestro Mal Mala Malo Mamá Manera Mano Manos Mantener Mantiene Manuel Mañana Máquina Mar Marca Marco Marcha Margen María Marido Mario Martín Marzo Mas Más Masa Materia Material Materiales Matrimonio Máxima Máximo Mayo 62 Mayor Mayores Mayoría Me Media Mediante Medicina Médico Médicos Medida Medidas Medio Medios Mejor Mejorar Mejores Memoria Menor Menores Menos Mensaje Mente Menudo Mercado Mercados Mes Mesa Meses Método Metros México Mi Mí Mía Miedo Miembros Mientras Miguel Mil Miles Militar Militares Millones Mínimo Ministerio Ministro
  • 61. Pruebas de acceso a la Universidad Ministros Minutos Mío Mira Mirada Mirando Mirar Mire Miró Mis Misión Misma Mismas Mismo Mismos Mitad Moda Modelo Modelos Modo Momento Momentos Moral Morir Motivo Motivos Movimiento Movimientos Mucha Muchas Muchísimo Mucho Muchos Muerte Muerto Muertos Muestra Mujer Mujeres Mundial Mundo Murió Museo Música Muy Nuestra Nuestras Nuestro Nuestros Nueva Nuevas Nueve Nuevo Nuevos Número Nunca N Nació Nación Nacional Nacionales Naciones Nada Nadie Natural Naturales Naturaleza Naturalmente Necesaria Necesario Necesidad Necesidades Necesita Negocio Negocios Negra Negro Ni Ningún Ninguna Ninguno Niña Niño Niños Nivel Niveles No Noche Noches Nombre Nombres Normal Normalmente Normas Norte Nos Nosotros Nota Noticia Noticias Novela Noviembre O Objetivo Objetivos Objeto Objetos Obra Obras Obstante Obtener Ocasión Ocasiones Octubre Ocurre Ocho Oferta Oficial Oficiales Oficina Ofrece Oído Ojo Ojos Olvidar Operación Operaciones Opinión Oportunidad Oposición Orden Organismo Organismos Organización Organizaciones Origen 63 Original Oro Os Otra Otras Otro Otros Oye P Pablo Paciente Pacto Padre Padres Pagar Página Páginas Pago País Países Palabra Palabras Palacio Pan Papá Papel Papeles Par Para Parece Parecen Parecer Parecía Paredes Pareja París Parlamento Paro Parque Parte Partes Participación Participar Particular Partido
  • 62. Ortografía básica Partidos Partir Pasa Pasaba Pasado Pasando Pasar Paso Pasó Pasos Paz Pecho Pedir Pedro Película Películas Peligro Pelo Pena Pensaba Pensamiento Pensando Pensar Peor Pequeña Pequeñas Pequeño Pequeños Perder Pérdida Perdido Perdón Pérez Perfectamente Periódico Periodo Período Permanente Permite Pero Persona Personaje Personajes Personal Personales Personalidad Político Políticos Pone Ponen Poner Popular Poquito Por Porque Posibilidad Posibilidades Posible Posibles Posición Práctica Prácticamente Precio Precios Precisamente Preciso Pregunta Preguntas Preguntó Premio Prensa Presencia Presenta Presentación Presentar Presente Presidente Presión Presupuesto Pretende Primer Primera Primeras Primero Primeros Principal Principales Príncipe Principio Principios Privada Privado Personas Perú Pesar Pese Pesetas Peso Pesos Pie Piedra Piel Piensa Pienso Piernas Pies Piezas Pintor Pintura Piso Plan Planes Plano Planta Plantas Plata Plaza Plazo Población Pobre Pobres Pocas Poco Pocos Podemos Poder Podía Podían Podido Podrá Podrán Podría Podrían Poesía Poeta Policía Política Políticas 64 Probablemente Problema Problemas Procedimiento Proceso Procesos Producción Produce Producen Producido Producir Producto Productos Profesional Profesionales Profesor Profesores Programa Programas Pronto Propia Propias Propiedad Propio Propios Propósito Propuesta Propuestas Protección Provincia Próxima Próximo Proyecto Proyectos Prueba Pruebas Pública Públicas Publicidad Público Públicos Pudiera Pudo Pueblo Pueblos Pueda
  • 63. Pruebas de acceso a la Universidad Puedan Puede Pueden Puedes Puedo Puerta Puertas Puerto Pues Puesto Puestos Punto Puntos Puso Q Que Qué Queda Quedaba Quedado Quedan Quedar Quedó Queremos Quería Querido Quien Quién Quienes Quiera Quiere Quieren Quieres Quiero Quince Quisiera Quizá Quizás R Radio Rafael Ramón Rápidamente Rápido Resultados Reunión Revista Revolución Rey Reyes Rico Riesgo Río Ritmo Rodríguez Rojo Roma Ropa Rosa Rostro Rato Razón Razones Real Reales Realidad Realización Realizado Realizar Realmente Recibido Recibir Recién Reconocer Recordar Recuerdo Recuperación Recursos Red Referencia Refiere Reforma Régimen Región Regional Reina Reino Relación Relaciones Religión Representa Representación Representantes República Resistencia Resolución Resolver Respecto Respeto Responsabilidad Responsable Responsables Respuesta Resto Resulta Resultado S Sábado Sabe Sabemos Saben Saber Sabes Sabía Sacar Sal Sala Sale Salida Salido Salió Salir Salud Salvo San Sánchez Sangre Santa Santiago Santo Se Sé Sea Sean Secretario 65 Secreto Sector Sectores Seguía Seguir Según Segunda Segundo Seguramente Seguridad Seguro Seis Selección Semana Semanas Sensación Sentía Sentido Sentimiento Sentir Señor Señora Señores Septiembre Ser Será Serán Seres Sería Serie Serio Servicio Servicios Sevilla Sexo Sexual Si Sí Sido Siempre Siendo Siente Siento Siete Siglo Siglos
  • 64. Ortografía básica Significa Sigue Siguen Siguiente Siguientes Silencio Similar Simple Simplemente Sin Sino Siquiera Sirve Sistema Sistemas Sitio Situación Situaciones Sobre Social Sociales Socialista Sociedad Sol Sola Solamente Soledad Solo Solución Sombra Somos Son Sonido Sonrisa Sorpresa Soy Sr Su Sucede Suele Suelen Suelo Sueño Suerte Suficiente Suma Tercer Tercera Teresa Terminar Término Términos Terreno Territorio Texto Ti Tía Tiempo Tiempos Tiene Tienen Tienes Tierra Tierras Tío Tipo Tipos Título Toda Todas Todavía Todo Todos Toma Tomar Tono Torno Total Totalmente Trabajadores Trabajando Trabajar Trabajo Trabajos Tradición Tradicional Tráfico Transporte Tras Trata Tratado Tratamiento Superficie Superior Supone Supuesto Sur Sus Suyo T Tal Tales Tamaño También Tampoco Tan Tanta Tantas Tanto Tantos Tarde Tardes Tarea Te Teatro Técnica Técnicas Técnico Tecnología Teléfono Televisión Tema Temas Temperatura Tendencia Tendrá Tendría Tenemos Tener Tenga Tengan Tengo Tenía Tenían Tenido Teniendo Teoría 66 Tratar Través Treinta Tres Tribunal Triste Tu Tú Turismo Tus Tuve Tuvieron Tuvo U Última Últimas Último Últimos Un Una Unas Única Únicamente Único Unidad Unidades Unidos Unión Universal Universidad Universidades Uno Unos Uso Usted Ustedes Utiliza Utilizar V Va Vale Valencia Valor Valores
  • 65. Pruebas de acceso a la Universidad Vamos Van Varia Varias Varios Vas Vasco Vaya Ve Veces Vecinos Veía Veinte Velocidad Vemos Ven Venezuela Venga Venía Venido Venir Viendo Viene Vienen Viento Viernes Vino Vio Violencia Visión Visita Vista Visto Vive Viven Vivir Vivo Volumen Voluntad Volver Volvió Vos Venta Ventana Veo Ver Verano Verdad Verdadera Verdadero Verde Versión Ves Vestido Vez Vi Vía Viaje Victoria Vida Vieja Viejo Viejos 67 Voy Voz Vuelta Vuelto Vuelve Y Ya Yo York Z Zona Zonas
  • 66. Pruebas de acceso a la Universidad 3. Ampliación para el análisis léxico 3.0. INTRODUCCIÓN En esencia, el léxico de una lengua delata la historia del pueblo que habla dicho idioma; o, dicho de otra manera, cada sociedad selecciona unas determinadas palabras para utilizarlas en sus intercambios comunicativos, vocablos que —como es lógico— corresponden con el modo de vida de ese grupo de población. Por tanto, el léxico está determinado por el contexto histórico, político, social y económico, entre otros, de dicho agrupamiento. Si pensamos en la sociedad española de hace 100 años, por ejemplo, nos daremos cuenta de que carecía de una serie de términos que actualmente utilizamos con mucha frecuencia, los cuales suelen responder a inventos contemporáneos, como son las palabras alunizaje, fax, ordenador… El estudio del léxico ha de abordarse de manera transdisciplinar, puesto que está relacionado con distintas ciencias sociales y humanas, como son la filosofía, la historia, la sociología, la psicología o la antropología, entre otras. Además, el léxico es objeto de estudio de diversas disciplinas lingüísticas, como es la fonética, la morfología, la sintaxis, la semántica, etc. Estos vínculos demuestran la interdisciplinariedad inherente al estudio del léxico. Desde otro enfoque, debemos entender que las palabras tienen vida, puesto que nacen en un determinado momento, se utilizan durante un intervalo de tiempo, y algunas de ellas caen en desuso. Podemos decir que en el léxico se dan distintos movimientos, que se resumen en tres grupos principales: 1. La creación de palabras nuevas para denominar nuevas realidades. Por ejemplo, el nacimiento y la expansión del campo de la informática han necesitado crear palabras para describir tanto los nuevos aparatos, como su funcionamiento. 2. Otras veces, ciertas palabras dejan de usarse, puesto que los cambios sociales evolucionan hacia un abandono de esas costumbres; tal es el caso de los términos relacionados con la matanza del cerdo, tradición casi extinguida en estos momentos. 3. También hallamos palabras que con el transcurso de los años cambian su significado, como chatear, pues desde el siglo XVIII venía significando solamente tomar vino; sin embargo, desde la década de los noventa del pasado siglo este término es muy habitual para referirse a los intercambios comunicativos que se establecen entre al menos dos usuarios de Internet a tiempo real en determinadas direcciones en línea. 3.1. DENOTACIÓN Y CONNOTACIÓN. TIPOS DE SIGNIFICADO Al fijarnos en la significación de las palabras, podemos entender que cada vocablo transmite, al menos, dos tipos de significados: 69
  • 67. Ampliación para el análisis léxico 1. El significado denotativo: aquel que es objetivo, que está recogido en los diccionarios. 2. El significado connotativo: aquel que es expresivo, esto es, las evocaciones que produce en cada acto de habla. Para ejemplificar la denotación y la connotación de las palabras, exponemos el vocablo guerra, el cual desde el perfil denotativo es una lucha armada entre dos o más naciones o entre bandos de una misma nación, si bien desde el perfil connotativo lo habitual es que signifique sentimientos de desagrado y tristeza. Recurriendo a un ejemplo más alentador, la palabra boda, en el plano denotativo, hace alusión al enlace matrimonial entre dos personas; sin embargo, las connotaciones que implica están ligadas a sentimientos de felicidad e incluso fiesta; esta última connotación se establece con motivo de la habitual celebración que suele acompañar a las bodas. Ahora bien, si identificamos significado con designación, encontramos hasta seis tipos distintos de significado: 1. Significado conceptual o sentido: el contenido es lógico, cognoscitivo o denotativo (véanse los ejemplos de las palabras guerra y boda). 2. Significado connotativo: lo que se comunica relacionado con aquello a lo que nos referimos directamente (véanse igualmente los ejemplos de las palabras guerra y boda). 3. Significado estilístico: lo que se comunica sobre las circunstancias sociales del uso del lenguaje. Pensemos en un chico joven pronunciando una expresión más propia de personas mayores, como puede ser ¡válgame Dios!; o bien —si nos fijamos en las escalas sociales—, el fraseologismo andarse con pamplinas no se asocia a grupos marginales. 4. Significado afectivo: lo que se comunica sobre los sentimientos y actitudes del que habla o escribe. A través del lenguaje transmitimos nuestro estado anímico e incluso los lazos de amistad que tenemos con nuestros receptores; por ejemplo, mandamos un correo electrónico encabezado por un saludo del tipo ¡Hola, guapísimo!, estamos mostrando nuestra cercanía con el destinatario del mensaje, al tiempo que nuestro sentimiento de alegría. 5. Significado reflejo: lo que se comunica merced a la asociación con otro sentido de la misma expresión. Hay expresiones muy ambiguas que pueden interpretarse de manera muy distinta en función del contexto en que son emitidas, como, por ejemplo ¡qué fuerte!, que es una expresión muy habitual escuchar entre hablantes jóvenes, si bien su significado se puede asociar a valoraciones positivas (como en —He aprobado el examen. —¡Qué fuerte!) o bien todo lo contrario (como en —Me ha estado mintiendo todo este tiempo. —¡Qué fuerte!). 6. Significado temático: lo que se comunica por la forma en que el mensaje está organizado respecto del orden y del énfasis. Debemos cuidar bastante los mensajes que emitimos, tanto en el hecho de contar cronológicamente la sucesión de los acontecimientos, como en la emoción que le ponemos al mismo. Pensemos en un alumno aturdido ante la nota de su examen emitiendo el siguiente discurso: lo aprobé con un siete, hice el examen el pasado jueves, estoy muy contento, si apenas escribí dos folios; en este ejemplo vemos un mensaje en el que la emoción del locutor le hace trastocar el orden temporal de los hechos, puesto que siguiendo dicho orden le hubiera facilitado al receptor un mejor entendimiento del mensaje: hice el examen el pasado jueves, apenas escribí dos folios y estoy muy contento pues lo aprobé con un siete. 70
  • 68. Pruebas de acceso a la Universidad 3.2. VARIEDADES EN EL VOCABULARIO El vocabulario es el conjunto de palabras que empleamos en nuestras interacciones diarias. Nuestro vocabulario varía en función de los individuos; es decir, que, a pesar de que todos los hablantes de una lengua compartimos un léxico común, también es cierto que hay individuos que recurren a determinadas palabras, las cuales son desconocidas por otras personas. Imaginemos una conversación entre dos médicos sobre la enfermedad de un paciente; en tal contexto estos profesionales emplean tecnicismos propios de su trabajo, los cuales suelen ser desconocidos por otros individuos que carecen de formación médica. Sin embargo, el léxico compartido va más allá de los grupos profesionales, puesto que también se da en grupos sociales en función de la edad que tengan sus componentes. Así, cada generación utiliza determinados vocablos, hecho que ayuda a mantener sus lazos de conexión dentro del grupo. Estas variaciones en el vocabulario responden a tres cuestiones: 1. Diferencias en el espacio geográfico: como puede ser la utilización de las palabras leja (usada en Andalucía oriental) o balda (empleada en Andalucía occidental). 2. Diferencias socio-culturales: los distintos niveles sociales pueden recurrir a palabras distintas; por ejemplo, en caló para referirse a ojos se utiliza la voz acais. 3. Diferencias de modalidad expresiva, en función del tipo de discurso que estemos emitiendo: cuando estamos con la familia solemos mostrar un lenguaje muy coloquial, mientras que en otros contextos, como pueden ser los laborales, prescindiríamos de tales coloquialismos; tal es el caso de la expresión ven p’acá, frente a por favor, ¿podrías venir? Como consecuencia de estas variaciones en el vocabulario, encontramos la existencia de varias posibilidades para referirse a un mismo concepto, lo que se denomina segundos nombres o segundas denominaciones. Aquí mostramos algunos ejemplos: —Beber: soplar, empinar el codo. —Borrachera: merluza, cogorza, trompa. —Cabeza: melón, azotea, tarro, coco, olla, pelota, mollera, sesera. —Cara: jeta, careto. —Casa: choza, chabola, cueva, infravivienda, palacio, guarida. —Cerebro: materia gris, sesos. —Comer: zampar, jamar, halar, engullir. —Comida: manduca, jala, pienso, alpiste. —Criticar: poner a parir, poner de chúpame dómine, poner verde. —Delatar o confesar: cantar, largar, escupir. —Encarcelar: empapelar, entalegar. —Estar cansado, destrozado: hecho polvo, trizas. —Gustar: molar. —Hablar: cascar, parlotear, rajar, darle al pico, estar de cháchara. —Joyas: chatarra, pedrusco. —Libro: tocho, ladrillo, mamotreto. —Maravilloso: flipante, da buten. —Mentira: bola, milonga, batallita. —Paliza: tunda, repaso, solfa, manta de palos. —Ser inteligente: lumbrera, genio, monstruo, talentudo, un cerebro. 71
  • 69. Ampliación para el análisis léxico —Televisión: caja tonta. —Trabajar: currar, currelar, dar el callo, dejarse la piel. 3.3. MOVIMIENTOS EN EL LÉXICO La lengua es inherente a la sociedad; ello implica que la evolución de la lengua va en paralelo con la evolución de la sociedad. Como la lengua es el sistema de comunicación que empleamos los individuos para transmitir nuestros mensajes, necesariamente debe ir cambiando en función de las transformaciones surgidas en dicha sociedad. Por tanto, es muy habitual escuchar que la lengua está viva, como consecuencia de que está sometida a cambios constantes. Las permutaciones que se introducen en el léxico son el resultado de dos procesos: por un lado, tenemos la creación o nominación, y, por el otro, la evolución. En la creación o nominación se le otorga deliberadamente un nombre a un concepto, o bien a una palabra ya existente le damos un significado nuevo; por ende, estamos nombrando a las cosas de manera consciente. En contraposición, en la evolución se produce un desplazamiento en la relación entre significante y significado, siendo un proceso inconsciente, colectivo y progresivo. A pesar de que también se pueden producir cambios en otros niveles de la lengua, como el fónico, el morfológico o el sintáctico, las variaciones más frecuentes se dan en el nivel léxico. Los cambios léxicos no son radicales ni irreversibles; es decir, el hecho de que aparezca un término nuevo para designar un concepto que ya tenía asignado un vocablo, no implica que la palabra antigua deba extinguirse, sino que pueden convivir las dos; además, puede que este nuevo término solo sea utilizado por una generación, y después se siga empleando el vocablo antiguo. A veces ocurre que un término antiguo es retomado en posteriores épocas de la historia de la lengua. En suma, los cambios que registra el léxico se pueden dividir en cuatro grupos: 1. La llegada de nuevas palabras, como los términos relacionados con la electrónica: televisor, mp3, tostador, lavavajillas o aspirador. 2. La reutilización de palabras ya existentes, aunque refiriéndose a otro concepto. La palabra ratón es un ejemplo muy conocido, pues hace unos años a nadie se le ocurriría decir «mi ratón no tiene pilas», puesto que solo se conocía el concepto de ratón aplicado al animal mamífero, pero no al accesorio del ordenador, ya que este se ha desarrollado y expandido durante las últimas décadas. 3. El paulatino desuso de algunas palabras, como, por ejemplo, idiosincrasia. 4. El cambio de sentido de otras, como, por ejemplo, fin de semana, que de significar, hace unos años, una especie de maletilla, ha pasado a significar los días del final de la semana (sábado y domingo). 3.4. CAUSAS DE LOS CAMBIOS EN LAS PALABRAS Los factores que provocan los cambios lingüísticos y, en consecuencia, los cambios en el léxico son muy diversos. El cambio lingüístico no tiene una razón única, sino que en él se ven involucrados varios factores implicados, unos de ellos están relacionados con la naturaleza de la estructura de las lenguas y otros lo están con la naturaleza de la sociedad. De estos últimos, que presentan mayor conexión con el nivel léxico, podemos señalar causas como la invención de nuevos objetos e ideas, el prestigio social o la incidencia de la situación geográfica. 72
  • 70. Pruebas de acceso a la Universidad A continuación, citamos los factores más relevantes que provocan cambios lingüísticos: 1. Causas históricas: entendiendo por tales el progreso del conocimiento o el desarrollo de las ciencias de la naturaleza y del hombre, pues originan movimientos y cambios del léxico, porque se crea la necesidad de encontrar un nombre nuevo para denominar aquellos conceptos e ideas nuevas. Por ejemplo: la creación de palabras relacionadas con deportes más actuales, como puede ser el pádel o el tenis. 2. Causas psicológicas: determinadas por factores emocionales o expresivos (recordemos la diferencia entre significado denotativo y significado connotativo de una palabra); del mismo modo, también se ve motivado por el constante uso de eufemismos, debido a que en nuestra sociedad existen bastantes tabúes, principalmente relacionados con los temas sexuales y las enfermedades de extrema gravedad. Tal es el caso de la palabra cáncer, que a menudo se evita, siendo sustituida por un mal, algo malo, una larga enfermedad… 3. Causas sociales: la evolución del lenguaje anda en paralelo con la sociedad, ya que debemos entender que el lenguaje es una institución inherente a una sociedad, estando sometido a las leyes que rigen la misma. Esto conlleva que el cambio social implique variaciones en el lenguaje, además de la necesidad de crear palabras nuevas. Por ejemplo, el término guateque se utilizaba con mucha frecuencia durante la segunda mitad del siglo XX para referirse a una fiesta, si bien en la actualidad esta palabra suena muy antigua, por lo que las generaciones más jóvenes casi la desconocen. 4. Causas xenólogas: los extranjerismos constituyen una importante fuente para la creación de palabras nuevas en nuestra lengua, especialmente los anglicismos, puesto que la cultura anglohablante en estos momentos supone un referente con gran prestigio social; aparte, el hablante, al pronunciar un extranjerismo, está transmitiendo una imagen social de modernidad, cuestión muy aceptada en estos tiempos. Mostremos algunos extranjerismos propios del ámbito de la economía y del trabajo, como son los anglicismos boom, boss, consulting, holding, link, made in, merchandising, pub, trust…, y los galicismos affaire, boutique o souvenir. 5. Causas lingüísticas: como puede ser la polisemia (que veremos en el epígrafe 7) o bien recursos como la metáfora, la metonimia o la elipsis: 5.1. Metáfora: esta figura literaria, que habitualmente utilizamos en nuestras interacciones cotidianas, se basa en la analogía, es decir, en la semejanza entre las entidades que se ponen en relación. De esta manera, podemos entender que en la oración «Jorge es un zorro», zorro es una metáfora, pues estamos asociando la astucia e inteligencia propias de este animal a una persona. 5.2. Metonimia: da cuenta de la transferencia de una palabra en la designación de otra cosa, en virtud de una relación de contigüidad. Las principales metonimias responden a los siguientes casos: · La parte por el todo: «Es un turbo diésel muy bueno». En este ejemplo turbo diésel en realidad solo es una parte del coche, si bien con esta metonimia hace alusión a todo el coche. · El todo por la parte: «Iba a su casa todos los domingos en invierno». En este ejemplo en invierno hace alusión a un espacio temporal mucho más amplio del que entendemos, pues el invierno dura tres meses, pero muchas veces por la expresión en invierno el periodo que no es el verano. Además, todos los domingos también hace alusión a un espacio de tiempo mayor que el que se quiere expresar, puesto que un día tiene veinticuatro horas, mientras que nosotros deducimos que tales visitas son de una duración menor. · El contenido por el continente: «Se comió tres platos». En este ejemplo platos se refiere al contenido culinario de dichos platos, no al utensilio sobre el que se coloca la comida. 73
  • 71. Ampliación para el análisis léxico · La persona por su nombre: «Sí estás tú entre los invitados». En este ejemplo se recurre al pronombre tú en lugar de utilizar el nombre de dicha persona. · El lugar físico por la institución situada en ese lugar: «Madrid aún no ha dado respuesta». En este ejemplo sobreentendemos que la institución que debe dar respuesta está en Madrid, si bien tal acción no puede ser desarrollada por la ciudad en sí misma, sino por los miembros que conforman la institución ubicada en dicha ciudad. · El lugar por el acontecimiento: «Japón no va a convertirse en el segundo Hiroshima». En este ejemplo Japón alude a un acontecimiento muy conocido (terremoto del 11 de marzo de 2011), pero no se habla de él, sino del lugar donde ha sucedido. · La institución por las personas responsables: «El congreso ha decidido aceptar la propuesta de las asociaciones». En este ejemplo estamos ante una personalización, en el sentido de que se transmite la decisión acordada por un grupo de personas tomando como referente la institución de la que son miembros. · El productor por el producto: «Quiero un danone». En este ejemplo el término danone se ha generalizado, puesto que en realidad el concepto común se llama yogur. Estos casos se suelen dar con bastante frecuencia para nombrar productos pertenecientes a determinadas compañías de reconocido prestigio o que fueron las primeras en fabricarlos. · El controlador por los subordinados: «El presidente emprenderá medidas legales por los daños causados a España». En este ejemplo el presidente no se encarga de hacer tales gestiones, sino sus subordinados. Este tipo es frecuente en grupos muy cerrados y jerarquizados de personas, como es el caso de los contextos políticos e institucionales. 5.3. Elipsis: estamos ante un proceso de acortamiento, porque se suprime uno de los elementos de una combinatoria que desemboca en que el término que permanece se alza como heredero del significado del grupo originario. Son ejemplos de elipsis móvil en lugar de teléfono móvil, deportivas en lugar de zapatillas deportivas o portátil en lugar de ordenador portátil. 3.5. NEOLOGISMOS Se entiende por neologismo el vocablo, acepción o giro nuevo en una lengua. El nacimiento de un neologismo se da en el momento en que un hablante se percata de que en su lengua no existe un vocablo que se refiera a un determinado concepto. Por tanto, esta carencia debe ser cubierta. Es entonces cuando se crea una nueva palabra. Para que el neologismo se integre en el léxico de una lengua, resulta de vital importancia su difusión, y serán los hablantes quienes decidan si dicha palabra formará parte de su lengua, o bien desaparecerá. En el éxito o fracaso de la nueva palabra resultan decisivos factores como la longitud del término o la dificultad de su enunciación; si la palabra nueva es extremadamente larga, es muy posible que se deseche, mientras que, por el contrario, las palabras con pocas sílabas tienen más posibilidades de integrarse. Los neologismos proceden de distintas fuentes: 1. Creación de nuevas palabras. 2. Nuevas acepciones de palabras existentes. 3. Préstamos de otras lenguas. En los últimos tiempos están tomado fuerza otros tres procedimientos formales de creación de palabras —no solo en español, sino en todas las lenguas— como son la siglación, la acronimia y el abreviamiento o acortamiento: 74
  • 72. Pruebas de acceso a la Universidad 1. Siglación: la sigla es el resultado de crear una nueva secuencia constituida por la suma de la letra inicial de cada uno de los componentes de un sintagma o expresión compleja. Ejemplo: UNED es la sigla de Universidad Nacional de Educación a Distancia, UGT es la sigla de Unión General de Trabajadores, UM es la sigla de Universidad de Murcia o RTVE es la sigla de Radio Televisión Española. Se trata de un procedimiento muy recurrido en estos momentos desde ámbitos muy diversos, como pueden ser la investigación, la economía o la publicidad. 2. Acronimia: es el resultado de la reducción morfofonológica de los dos elementos componentes. Ejemplos: eurovisión (europea + televisión), informática (información + automática), infoxicación (información + intoxicación)... 3. Abreviamiento o acortamiento: estamos ante un acto lingüístico consciente por el que el significante de algunas unidades léxicas sufre un acortamiento o reducción del cuerpo fónico. Ejemplos: uni por universidad, profe por profesor o pelu por peluquería. 3.6. COMPOSICIÓN DEL LÉXICO ESPAÑOL ACTUAL El léxico español actual está compuesto por palabras de tres procedencias: 1. Palabras heredadas, entendiendo por tales las voces heredadas del latín vulgar que se hablaba en la Península Ibérica durante la época de esplendor del Imperio Romano, y otras unidades léxicas procedentes de las lenguas hispánicas prerromanas, como consecuencia de que sus respectivos pueblos también habitaron la Península Ibérica. Los datos sobre la frecuencia de utilización de palabras de este grupo son muy interesantes, puesto que representan el 23% del vocabulario en español; sin embargo, poseen una frecuencia del 81%. Ejemplos de palabras heredadas son: padre, madre, hijo, venir, raudo, decir, amar o epístola. 2. Préstamos léxicos de otras lenguas, en las que englobamos las lenguas románicas y no románicas: En primer lugar están las lenguas románicas y le siguen otras, como el árabe. Ejemplos de préstamos léxicos son: almohada, ágora, novela, edredón, alcazaba o acequia. Mención aparte merece el inglés, lengua que desde el siglo XX viene aportando al español multitud de nuevas palabras, principalmente en el campo de las nuevas tecnologías en general y de la informática en particular (pen drive, bit…). 3. Palabras creadas: pueden ser totalmente nuevas, o bien estar formadas a partir de elementos ya existentes. Ejemplos de palabras creadas son reutilizar, electricidad o bombilla. 3.7. RELACIONES ENTRE LAS PALABRAS Las palabras de una lengua no están aisladas, sino que mantienen entre sí relaciones, ya sea entre la forma y el significado (como la sinonimia y la polisemia), o bien estos vínculos tan solo pueden afectar al significado (tal es el caso de la hiperonimia-hiponimia o la antonimia). Estos conceptos que estamos utilizando responden a tecnicismos lingüísticos, si bien en el lenguaje corriente los hablantes son conscientes de la existencia de tales relaciones entre las palabras, las cuales procedemos a explicar inmediatamente, a la vez que las reflejamos en un esquema conceptual: —La sinonimia hace referencia a la identidad, igualdad o similitud semántica. A y B serían sinónimos: A B 75
  • 73. Ampliación para el análisis léxico —La hiponimia alude a la inclusión, vinculación, implicación o subordinación semántica. A sería hiperónimo de B, y B sería hipónimo de A. A B —La antonimia representa oposición, contradicción o contrariedad semántica. A y B serían antónimos. A B 3.7.1. SINONIMIA Estamos ante sinónimos cuando dos palabras distintas responden a un mismo significado. El típico ejemplo al que se suele recurrir es anillo y sortija. No obstante, debemos entender que hay diferentes motivos por los que se pueden generar sinónimos; he aquí algunos de ellos: 1. Diferenciación geográfica: aceituna/oliva. 2. Diferenciación social: niño/chaval. 3. Profesión: oftalmólogo/oculista. 4. Edad: padre/papi. 5. Sexo: divino, ideal (usado por las mujeres)/bonito. 6. Arcaísmos: otrora/en otro tiempo. 7. Cultismos: ebrio/borracho. 8. Extranjerismos: fútbol/balompié. 9. Intensificación: llover/llover a cántaros. 10. Humor: pierna/pata/remo. 11. Ironía y parodia: listillo/sagaz/lince. 12. Afectividad elogiosa: delgado/esbelto. 13. Afectividad peyorativa: delgado/flaco. 14. Eufemismos: nalgas/posaderas. 3.7.2. HIPERONIMIA-HIPONIMIA Estos conceptos están relacionados con la inclusión de unas palabras en otras; es decir, que hay términos más generales que en su significado incluyen otras voces. Si pensamos en animal, nos daremos cuenta de que en este concepto está incluido perro, gato, pájaro, oso, etc. De esta manera, animal sería un hiperónimo, pues es una palabra cuyo significado incluye al de otra u otras palabras. En contraposición, los hipónimos serían perro, gato, pájaro u oso, porque son palabras cuyo significado está incluido en el de otra, en este ejemplo sería animal. Utilicemos el siguiente esquema para mostrar lo dicho: 76
  • 74. Pruebas de acceso a la Universidad Hiperónimo [A] (Animal) Hipónimo [B1] (Perro) Hipónimo [B2] (Gato) Hipónimo [B3] (Pájaro) Hipónimo [B4] (Oso) Otro ejemplo sería el hiperónimo vehículo, con unos hipónimos como coche, furgoneta, camión o motocicleta: Hiperónimo [A] (Vehículo) Hipónimo [B1] (Coche) Hipónimo [B2] (Furgoneta) Hipónimo [B3] (Camión) Hipónimo [B4] (Motocicleta) 3.7.3. ANTONIMIA Las palabras antónimas son aquellas que expresan ideas opuestas o contrarias, por ejemplo alto y bajo, o delgado y gordo. En la lengua española encontramos cinco formas distintas de expresar la antonimia: 1. Unidades léxicas sin relación de forma o significante entre ellas, como los ejemplos que hemos citado anteriormente. 2. Una palabra y su propia negación, grupo que en la actualidad está creciendo: concurrencia/no concurrencia o intervención/no intervención. 3. Una forma léxica simple y la misma forma prefijada: perfecto/imperfecto o posible/ imposible. 4. Dos formas prefijadas cuya oposición reside en los prefijos: hiperactivo/hipoactivo u heterogéneo/homogéneo. 5. Dos formas compuestas que presentan una parte parecida y otra diferente: homofilia/ homofobia. 3.7.4. POLISEMIA La polisemia responde a la pluralidad de significados que puede adquirir una palabra o cualquier signo lingüístico; esto es, que un mismo significante puede hacer alusión a distintos conceptos. Por tanto, será el contexto en el que esté inserta la palabra lo que nos ayude a determinar si tiene un significado u otro. Son varias las causas de la existencia de palabras polisémicas: los cambios de aplicación de las palabras, la especialización de un medio social, el lenguaje figurado o la influencia extranjera. Pongamos varios ejemplos de palabras polisémicas. banco: 1. Asiento, con respaldo o sin él, en que pueden sentarse varias personas. 2. Madero grueso que se coloca horizontalmente sobre cuatro pies y sirve como de mesa para muchas labores de los carpinteros, cerrajeros, herradores y otros artesanos. 4. En los mares, ríos y lagos navegables, bajo que se prolonga en una gran extensión. 77
  • 75. Ampliación para el análisis léxico 5. Conjunto de peces que van juntos en gran número. 6. Establecimiento público de crédito, constituido en sociedad por acciones. 7. Establecimiento médico donde se conservan y almacenan órganos, tejidos o líquidos fisiológicos humanos para cubrir necesidades quirúrgicas, de investigación, etc.: banco de ojos, de sangre. parque: 1. Terreno destinado en el interior de una población a prados, jardines y arbolado para recreo y ornato. 2. Terreno o sitio cercado y con plantas, para caza o para recreo, generalmente inmediato a un palacio o a una población. 3. Conjunto de instrumentos, aparatos o materiales destinados a un servicio público: parque de incendios, de aviación, sanitario. 4. En las ciudades, paraje destinado para estacionar transitoriamente automóviles y otros vehículos. 5. Pequeño recinto protegido, de diversas formas, donde se deja a los niños que aún no andan, para que jueguen. 6. Sitio donde se colocan las municiones de guerra en cuarteles o campamentos. 7. Lugar en que se sitúan los víveres y vivanderos. 3.8. CAMPOS LÉXICOS Y CAMPOS ASOCIATIVOS En un primer momento, cuando abordamos el estudio del léxico podemos tener la impresión de que estamos ante una lista infinita de palabras cuya organización no resulta sencilla. Por ello, para delimitar el léxico de una lengua se crean pequeños conjuntos de palabras. Así, debemos entender el campo léxico como el conjunto de lexemas (unidades léxicas) que presentan entre sí relaciones de carácter sistemático, y que resulta de la repartición de una zona de significación común entre las diferentes palabras que existen en una lengua. Para entender mejor esta definición, mostramos la siguiente tabla: Lexema Sustantivo Adjetivo Verbo Adverbio Bell- Belleza Bello Embellecer Bellamente Bland- Blandura Blando Ablandar Blandamente Lej- Lejanía Lejano Alejar Lejos Si nos fijamos en el ejemplo del lexema bell-, nos daremos cuenta de que puede constituir un sustantivo (belleza), un adjetivo (bello), un verbo (embellecer) y un adverbio (bellamente); en todos estos casos, es el prefijo (bell-) quien aporta el significado léxico. Esta teoría puede extrapolarse a los otros dos ejemplos expuestos: bland- y lej-. En cambio, el campo asociativo de una palabra está formado por el conjunto de vocablos que se asocian a esta palabra, independientemente de su relación. Los principales vínculos que se establecen entre las palabras son los siguientes. 1. Asociación por el significante, esto es, palabras homónimas. Ejemplo: control (puede referirse a examen en el ámbito educativo, o a revisión médica en el contexto sanitario). 78
  • 76. Pruebas de acceso a la Universidad 2. Asociación por el significante y el significado, esto es, campos léxicos. Ejemplo: canción, cantante y cantar. 3. Asociación por el significado, esto es, palabras polisémicas y sinónimas. Ejemplo: bonito y precioso. 4. Asociación por el significado y la entidad, esto es, palabras antónimas. Ejemplo: largo y corto. 5. Asociación por la entidad, esto es, significado denotativo y connotativo. Ejemplo: payaso, que en el perfil denotativo se refiere al artista gracioso, pero en el perfil connotativo puede provocar sentimientos de alegría, o bien todo lo contrario, incitar al miedo, puesto que hay personas que temen estos disfraces. Estos cinco puntos expuestos ejemplifican casos de campos asociativos; sin embargo, tan solo el punto dos se refiere al concepto de campo léxico. Como podemos comprobar, el concepto de campo asociativo es mucho más amplio que el de campo léxico, o sea, que —dicho en otras palabras— todo campo léxico es necesariamente asociativo; sin embargo, existen campos asociativos que no son léxicos. BIBLIOGRAFÍA: Abad Nebot, Francisco (1997): Cuestiones de lexicología y lexicografía, Madrid: Universidad Nacional a Distancia. Coseriu, Eugenio (1977): Principios de semántica estructural, Madrid: Gredos. Escandell Vidal, María Victoria (2007): Apuntes de semántica léxica, Madrid: Universidad Nacional a Distancia. Guiraud, Pierre (1981): La semántica, Madrid: Fondo de Cultura Económica. Gutiérrez Ordoñez, Salvador (1992): Introducción a la semántica funcional, Madrid: Síntesis. Hurford, James y Heasley, Brendan (1997): Curso de semántica, Madrid: Visor. Justo Gil, Manuel (1990): Fundamentos del análisis semántico, Santiago de Compostela: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Santiago de Compostela. Otaola Olano, Concepción (2004): Lexicología y semántica léxica. Teoría y aplicación a la lengua española, Madrid: Ediciones Académicas. Trujillo, Ramón (1976): Elementos de semántica lingüística, Madrid: Cátedra. Trujillo, Ramón (1988): Introducción a la semántica española, Madrid: Arco/Libros. 79
  • 77. Pruebas de acceso a la Universidad 4. Ampliación para el análisis morfológico 4.1. IDEAS BÁSICAS La morfología forma parte de la gramática. Desde hace más de veinte siglos se vienen haciendo estudios sobre la gramática, en general, y, en particular, sobre la morfología como parte de la gramática. La morfología se ocupa básicamente de la palabra en su aspecto formal y del morfema. La palabra morfología tiene solamente 150 años, pero los estudios morfológicos tienen una antigüedad de siglos. A lo largo de tantos siglos de estudio se han propuesto diversidad de opiniones sobre las distintas cuestiones de morfología. Como el objetivo de esta Guía es ofrecer una ayuda para preparar las pruebas de acceso a la Universidad, hay que recordar, por lo que se refiere al análisis morfológico, tres cosas: 1. El objetivo es hacer un análisis morfológico de las palabras que se propongan. 2. Tal análisis consiste en indicar las categorías morfológicas de las palabras del español. 3. Por tanto, hay que conocer las categorías morfológicas del español. Hay dos grandes grupos de categorías morfológicas: flexivas y derivativas. Las categorías flexivas afectan a las palabras que ejercen las funciones de la oración: sujeto, predicado, nexo, complemento, etc. Las categorías derivativas hacen que nuevas palabras se formen sobre otras ya existentes. Las categorías morfológicas flexivas son de dos clases: primarias y secundarias: a) Las categorías flexivas primarias del español son las siguientes: sustantivo, adjetivo, verbo, adverbio, interjección, pronombre, artículo, conjunción y preposición; estas categorías se distinguen entre sí, principalmente, por sus rasgos de forma y por las funciones que desempeñan en la oración. Es posible que en algunos libros estas categorías aparezcan con el nombre de categorías gramaticales o el de partes de la oración (esta última denominación se utiliza cada vez menos). b) Las categorías flexivas secundarias son las siguientes: género, número, persona, voz, modo y tiempo; lo característico de estas categorías es el hecho de que no aparecen con formas independientes, sino que están adheridas a las formas que pertenecen a las categorías primarias. También pueden ser incluidas en este grupo otras dos categorías: el aspecto y el caso; no las hemos incluido en esta Guía porque son categorías cuya existencia en español se discute, y porque, en todo caso, tienen escasa vida en español; el aspecto se puede encontrar solamente en muy pocas formas verbales, 81
  • 78. Ampliación para el análisis morfológico mientras que el caso se halla solamente en una parte de los pronombres personales y se puede considerar residuos del latín. Las denominaciones que se exponen aquí son las más difundidas; no obstante, hay otras denominaciones que también se aceptan; por ejemplo, algunos llaman nombre al sustantivo (incluso al adjetivo), otros llaman diátesis a la voz… Las categorías morfológicas derivativas sirven para formar unas palabras nuevas a partir de otras ya existentes con ayuda de un morfema. En español hay más de diez categorías derivativas, pero las más productivas y claras son tres: prefijación, sufijación y composición. Sirva el siguiente cuadro como síntesis de lo expuesto anteriormente: Cuadro de las categorías morfológicas del español FLEXIVAS Primarias Secundarias Sustantivo Adjetivo DERIVATIVAS Prefijación Género, número Sufijación Artículo Composición Pronombre Género, número. persona Verbo Género, número, persona, voz, modo, tiempo Interjección Adverbio Conjunción Preposición 4.2. EL SUSTANTIVO 4.2.1. EJEMPLOS DE SUSTANTIVOS Los 100 sustantivos más frecuentes del español son los siguientes: año, vez, día, país, cosa, gobierno, tiempo, parte, hombre, estado, momento, vida, caso, mundo, casa, señor, mano, problema, mujer, persona, hijo, presidente, España, niño, hora, trabajo, partido, noche, forma, padre, don, gente, empresa, grupo, punto, mes, programa, lugar, manera, situación, acuerdo, proyecto, fin, pueblo, relación, sistema, verdad, cuenta, ley, ejemplo, sector, banco, política, economía, sociedad, cambio, palabra, mercado, tierra, ojo, nombre, madre, tema, Dios, ciudad, hecho, guerra, tipo, realidad, puerta, lado, acción, trabajador, hermano, razón, ministro, proceso, amigo, calle, historia, número, capital, fuerza, centro, nivel, agua, paso, familia, medida, servicio, desarrollo, rey, interés, sentido, gracia, cabeza, muerte, voz, condición, valor. 4.2.2. CLASES DE SUSTANTIVOS Hay muchas agrupaciones de sustantivos: comunes y propios, contables e incontables, abstractos y concretos, individuales y colectivos, etc. De todas ellas la que más nos interesa, por ser la más clara y la menos problemática es la agrupación de comunes y propios. 82
  • 79. Pruebas de acceso a la Universidad El sustantivo común designa algo diciendo qué es. El sustantivo propio lo designa diciendo cómo se llama individualmente. El sustantivo propio no equivale a sustantivo exclusivo, ni designa a un ser único, necesariamente. Que de un ente haya un ejemplar o más de uno es una cuestión que ni interesa ni compete a la gramática; a la gramática lo que le interesa es la “denominación”, propia o común, de los entes. Hay nombres comunes de objetos que son únicos (sol, luna) y de objetos que son múltiples (ciudad, campo), y hay nombres propios de objetos que son únicos (Jerusalén, Rocinante) y de objetos que son múltiples (Pedro, Valencia: hay muchos “entes” que se llaman Pedro o que se llaman Valencia). Como se observará, los objetos que en un momento determinado son únicos (Jerusalén, Rocinante, sol, luna...), en otro pueden ser múltiples, y viceversa, pues ¿quién puede saber o predecir si hay o habrá más de un objeto que tenga esos mismos nombres? El sustantivo propio es nombre de individuo, mientras que el sustantivo común es nombre de clase. Si un sustantivo común nombra a un ser individual, se convierte en sustantivo propio: por ejemplo, si el sustantivo común rocío se hace nombre de mujer (Rocío acaba de llegar); y, a la inversa, si un sustantivo propio nombra a un grupo, se convierte en sustantivo común: por ejemplo, si el sustantivo propio Murcia se hace nombre de grupo (Hay muchas Murcias). (Las demás agrupaciones encierran problemas cuyo análisis sobrepasa las necesidades de las pruebas de acceso a la Universidad.) 4.2.3. CASOS DE DUDA ENTRE SUSTANTIVO Y ADJETIVO Hay dos casos en los que se puede presentar la duda de si una determinada palabra es sustantivo o es adjetivo. Primer caso: las palabras vencedor, amigo, viejo ¿son sustantivos o son adjetivos? En este tipo de casos la duda se resuelve acudiendo al contexto y comprobando qué posición ocupa la palabra en cuestión: si va detrás de una palabra que sea claramente sustantivo, tiende a funcionar como adjetivo; por ejemplo: — la palabra vencedor es sustantivo en la oración El vencedor ha ganado mil euros, pero es adjetivo en la oración El caballo vencedor ha sido Aquiles. — la palabra amigo es sustantivo en la oración Tu amigo ha llegado, pero es adjetivo en la oración Le dio trabajo un empresario amigo. — la palabra viejo es sustantivo en la oración He encontrado a un viejo gruñón, pero es adjetivo en la oración He encontrado a un hombre viejo. Segundo caso: dado que las palabras que funcionan como determinantes -artículos, muchos pronombres, etc.- (véase lo que se dice más adelante, en los epígrafes 3.3 y 3.5) acompañan a sustantivos, ¿cómo considerar a formas que van acompañados por estos determinantes, pero que en el sistema son adjetivos?, ¿son adjetivos porque lo son en el sistema o son sustantivos por ir acompañados de estos determinantes? En este tipo de casos la duda se resuelve acudiendo a la sustantivación. La sustantivación consiste en el hecho de que un adjetivo funciona como sustantivo en un determinado contexto. Cuando se da la circunstancia de que un artículo, un indefinido, un demostrativo o un posesivo acompañan directamente a un adjetivo sin sustantivo, entonces estamos ante un caso de sustantivación. El ejemplo más llamativo de este conflicto es el de expresiones como Lo bello entusiasma, La audiencia busca lo interesante, etc. Por un lado, sabemos que una palabra que va precedida de la forma LO no es sustantivo; así, no decimos, por ejemplo, *lo mesa, sino la mesa, ni *lo pan, sino el pan, etc. (Algunos nombres propios son excepciones: Lo Ferro, Lo Campano, Lo 83
  • 80. Ampliación para el análisis morfológico Romero…) Tampoco van nunca con un sustantivo las formas eso, esto y aquello; así, nunca decimos *eso armario, *esto aire, *aquello helicóptero. (Nota: recuerda que el asterisco se pone delante de una palabra o de una oración para indicar que tal unidad —palabra u oración— no se dice así.) Pero, por otro lado, advertimos que la palabra bello y la palabra interesante en esas oraciones tienen un significado de la misma índole que el significado de los sustantivos (ver el apartado 2.2.) y funcionan como sustantivos, desempeñando en la primera oración la función de sujeto, y en la segunda, el de complemento directo. En este tipo de casos las palabras bello e interesante pueden ser considerados bien como adjetivos bien como sustantivos. 4.2.4. RASGOS IMPROPIOS DE LOS SUSTANTIVOS Ordinariamente los sustantivos no admiten la forma de superlativo; no decimos, por ejemplo, Me he comido una naranjísima, ni Esta ventanísima es grande, etc. En cuanto al comparativo, diremos que los sustantivos pueden formar parte de una estructura comparativa si lo que se compara se acompaña de un verbo que no sea ni el verbo ser ni el verbo estar; no decimos, por ejemplo, Esto es más sociedad que aquello, ni Esto está más ventana que aquello; pero sí podemos decir Esta sociedad tiene más solidaridad que aquella, o Aquella acción se hace con más libertad que esta, etc. Excepcionalmente un sustantivo puede adquirir forma de superlativo (Los Martínez son mis vecinísimos), o puede formar parte de una estructura comparativa aunque lo que se compara se acompañe de los verbos ser o estar (Esta vivienda es mucho más casa que la anterior). En estos dos casos hay que decir que se trataría de una adjetivación, o sea, de un sustantivo que funciona como adjetivo en ese contexto. 4.3. EL ADJETIVO 4.3.1. EJEMPLOS DE ADJETIVOS Los 100 adjetivos más frecuentes del español son los siguientes: todo, mucho, bueno, grande, nuevo, poco, político, nacional, último, público, económico, mayor, mejor, social, general, cierto, propio, español, claro, importante, único, alto, santo, posible, largo, real, vario, pequeño, junto, financiero, viejo, anterior, siguiente, internacional, europeo, humano, objetivo, próximo, vasco, negro, necesario, futuro, malo, principal, igual, blanco, diferente, distinto, difícil, actual, bajo, menor, pasado, personal, argentino, derecho, privado, seguro, especial, militar, civil, superior, contrario, comercial, medio, interior, oficial, laboral, fuerte, natural, libre, ciudadano, pobre, mexicano, diverso, común, agrario, joven, popular, presente, antiguo, federal, socialista, duro, democrático, activo, material, grave, técnico, científico, autónomo, fundamental, mundial, industrial, electoral, particular, máximo, francés, suficiente, central. 4.3.2. LOS DOS TIPOS DE RELACIONES ENTRE EL ADJETIVO Y EL SUSTANTIVO El adjetivo tiene como misión más frecuente calificar a un sustantivo. Dicha función puede ejercerla de dos formas principales: uniéndose directamente a un sustantivo o uniéndose al sustantivo a través de un verbo. La función que ejerce cuando va unido directamente al sustantivo se denomina con diversos nombres; uno de ellos es el de adjunto. La función que ejerce cuando va unido al sustantivo por medio de un verbo se denomina también con diversos 84
  • 81. Pruebas de acceso a la Universidad nombres; uno de ellos es el de atributo o el de semiatributo, según que tal verbo sea atributivo o semiatributivo. Ejemplos de la función de atributo: María es eficaz, Antonio es elegante, El aula está limpia, El tráfico es infernal. Ejemplos de la función de semiatributo: El niño duerme tranquilo, Pedro fue encontrado inconsciente, Raúl se presentó eufórico, Zidane fue proclamado vencedor, La niña quedó contenta, La reunión resultó atractiva, La ciudad parece contaminada. (Recordemos que algunos autores no distinguen entre verbos atributivos (o copulativos) y semiatributivos, y por tanto, entre atributo y semiatributo: en el fondo, es una cuestión de terminologías nada más.) 4.3.3. CLASES DE ADJETIVOS Sobre las clases de adjetivos hay disparidad de criterios y de agrupaciones. Aquí vamos a exponer aquellas que nos parecen más fundamentales. Una clasificación muy frecuente es la que divide los adjetivos en calificativos y determinativos. Serían calificativos adjetivos como fácil, bueno, estupendo, horrible, etc. Serían determinativos estas, nuestro, ninguno, etc. Esta clasificación no es errónea, pero no es del todo acertada porque tales adjetivos determinativos pueden ser considerados también como pronombres. Una clasificación que tiene buen fundamento es la que los agrupa en calificativos y relacionales. Serían calificativos los adjetivos que más genuinamente significan la cualidad, entendiendo por cualidad lo distintivo de comportamientos, objetos, actitudes...; por ejemplo: recio, fuerte, ligero, lento, triste, alegre, dulce, torpe, grande, tierno, mustio, espeso, flaco... Serían relacionales los adjetivos que marcan una relación en que se encuentra el objeto nombrado; dicha relación puede versar sobre espacio, tiempo, propiedad, materia, clase, tipo, origen, asunto, finalidad, procedencia, situación, orden, nacionalidad, pertenencia, grupo, etc.; por ejemplo: social, lechero, financiero, nacional, vacuno, vespertino, mahometano, marino, matriculado... 4.3.4. LA ADJETIVACIÓN La adjetivación consiste en el empleo de una forma que habitualmente no es adjetivo, en una función correspondiente al adjetivo. La adjetivación más frecuente es la que afecta al sustantivo que se encuentra en una de estas dos situaciones: 1.ª Que esté en forma superlativa: El sobrinísimo está enchufado. 2.ª Que esté incorporado a una estructura comparativa en la que lo que se compara se acompaña de los verbos ser o estar: Esta es más mesa que aquella, Aquel es muy hombre. 4.3.5. DOS PROBLEMAS FICTICIOS Hay dos cuestiones que suelen magnificarse más de lo necesario: la variación de las denominaciones y la coincidencia de las categorías. Veamos cada una de ellas. 1ª. Las diversas funciones del adjetivo reciben diversos nombres en distintos libros: adjetivo atributivo, adjetivo predicativo, adjunto, atribución asindética, atributivo, atributo, atributo inmediato, atributo predicativo, complemento predicativo, epíteto, predicado, predicado nominal, predicativo, etc. No hay que ser muy estrictos en la exigencia de unas u otras denominaciones; no vale la pena hacer problema de las cuestiones que sean sólo terminológicas. 85
  • 82. Ampliación para el análisis morfológico 2ª. Los posesivos, demostrativos, indefinidos, cuantificadores, etc. ¿son adjetivos?, ¿son pronombres?, ¿son pronombres adjetivos? Las respuestas son variadas. En unos libros se incluyen entre los adjetivos y en otros libros se incluyen entre los pronombres. Hay razones para las dos posturas. Lo más sensato es afirmar que son tanto pronombres como adjetivos. Nosotros nos inclinamos por decir que son unos pronombres que muchas veces van acompañando a sustantivos. 4.3.6. ¿ES IGUAL PONER EL ADJETIVO DELANTE DEL SUSTANTIVO QUE PONERLO DETRÁS? 1.º Hay adjetivos de posición fija, sea delante, sea detrás del sustantivo: idea fija, alta mar, puerta falsa, hermano menor, buen gusto, un verdadero caos, rara vez, alta tensión, mal agüero, presunto asesino, crudo invierno... 2.º Unos adjetivos preceden al sustantivo; son los adjetivos modales: mero, craso, presunto, propio...; así: un mero vendedor, craso error, presunto asesino… 3.º Otros siguen al sustantivo: un niño español (no *un español niño), su país natal (no *su natal país); mi pierna derecha, (no *mi derecha pierna), etc. 4.º Hay adjetivos que no cambian de sentido aunque cambien de posición respecto del sustantivo: agrio, calvo, cristiano, fuerte, alegre, blanco, espeso...; así: Juan tiene un agrio carácter es lo mismo que Juan tiene un carácter agrio. 5.º Otros adjetivos cambian de sentido si cambia su posición respecto del sustantivo: cierto, grande, pequeño, bueno, malo, pobre, bonito, simple, extraño, triste, nuevo, viejo, antiguo, propio, correspondiente, raro, puro, falso, verdadero, medio, real... Así, y a modo de ejemplo, se puede decir que: · una extraña persona (=una persona rara) no es igual que una persona extraña (=una persona ajena al grupo); · un nuevo coche (=un coche distinto, de reciente aparición) no es igual que un coche nuevo (=un coche no usado); · el correspondiente documento (=el documento necesario) no es igual que el documento correspondiente (=el documento adecuado); · una cierta noticia (=una noticia indeterminada) no es igual que una noticia cierta (=una noticia segura). 4.4. EL VERBO 4.1. EJEMPLOS DE VERBOS Los 100 verbos más frecuentes del español son los siguientes: ser, haber, estar, tener, decir, hacer, poder, ir, dar, ver, saber, querer, deber, pasar, llegar, hablar, creer, poner, parecer, dejar, llevar, seguir, quedar, pensar, venir, encontrar, llamar, salir, volver, conocer, tratar, mirar, vivir, tomar, esperar, existir, sentir, entrar, contar, realizar, empezar, presentar, preguntar, pedir, buscar, permitir, abrir, producir, recordar, oír, recibir, entender, perder, considerar, morir, mantener, escribir, crear, gustar, trabajar, terminar, sacar, acabar, suponer, explicar, lograr, comenzar, partir, ocurrir, convertir, caer, decidir, resultar, establecer, conseguir, aparecer, jugar, cambiar, levantar, utilizar, necesitar, pagar, señalar, afirmar, servir, cumplir, dirigir, ganar, reconocer, ofrecer, alcanzar, continuar, traer, aceptar, leer, mostrar, formar, echar, asegurar, sentar. 86
  • 83. Pruebas de acceso a la Universidad 4.4.2. CLASES DE VERBOS Hay muchas agrupaciones de verbos, pero aquí vamos a exponer no todas ellas, sino sólo las que más falta nos hace conocer para el examen, que son los siguientes: predicativos, atributivos, regulares, irregulares, auxiliares y perifrásticos. Los predicativos se constituyen en el centro léxico de la oración; la mayoría de los verbos son predicativos: llegar, comer, subir, aprobar, aparcar, etc. Los verbos atributivos: son ser y estar; funcionan como nexo el sujeto y el atributo. A estos atributivos se asimilan los llamados verbos semiatributivos, que funcionan, en un contexto determinado, también como nexo entre el sustantivo y el adjetivo. Los verbos atributivos y semiatributivos se denominan también verbos copulativos; tales verbos pierden parte de su significado cuando actúan de cópula entre el sustantivo y el adjetivo que hace de semiatributo de aquel. Ejemplos de verbos semiatributivos: a) de permanencia: permanecer, persistir, perdurar, hallarse, encontrarse, mantenerse, continuar, seguir, resultar...; b) de devenir: elegir, nombrar, tornarse, ponerse, quedar, acabar, hacerse, volverse...; c) de apariencia: aparecer, manifestarse, mostrarse, presentarse, confesarse, presumir, pasar por, parecer, figurarse, reconocerse...; d) de ‘decir’ o ‘pensar’: llamar, proclamar, declarar, creer, considerar, estimar... Los verbos semiatributivos algunas veces pueden funcionar como predicativos; por ejemplo, el verbo seguir unas veces funciona como predicativo (Adrián sigue a su madre) y otras veces, como semiatributivo (Daniel sigue tan vago como siempre). Se llaman verbos regulares los verbos que mantienen la forma de su base léxica en su estructura conjugativa, esto es, que siguen un modelo en todas sus formas, sea de la 1ª conjugación, de la 2ª o de la 3ª: alabar, amar, beber, deber, llevar, subir, temer, vivir, etc. Por ejemplo, el verbo amar mantiene la raíz am- en todas sus formas: amo, amamos, amabas… Se llaman verbos irregulares los verbos que no mantienen la forma de su base léxica en toda su estructura conjugativa, o sea, que en algunas formas cambian el modelo de su raíz: asir, caber, cerrar, dar, decir, estar, haber, hacer, helar, ir, jugar, nacer, pedir, pensar, poder, quebrar, reír, saber, salir, seguir, sembrar, ser, temblar, valer, ver, etc. Por ejemplo: juego, jugamos…, voy, ibas, iremos…, hacer, hice… No es un rasgo fundamental el que un verbo tenga formas irregulares (jugar, poner, servir); la preocupación por indicar este dato no está compensada por la necesidad de su conocimiento; además, es posible que muchas veces no acertemos con este rasgo; si se sabe y se dice, no está mal, pero no es un dato necesario. Los verbos auxiliares en español son dos: ser y haber. El verbo ser auxilia en la formación de la diátesis pasiva: ser visto, ser espiado, ser obedecido, ser tocado... El verbo haber auxilia en la formación de los grupos conjugados compuestos: he ido, haya sido tomado, hubiera hablado, había sido recibido... Verbos perifrásticos. Perífrasis verbales son construcciones que constan de dos verbos; uno de ellos —el llamado perifrástico— aporta al conjunto los morfemas verbales de persona, número, voz, tiempo y modo, y el otro —que se puede considerar el principal— aporta el significado propiamente dicho. Una clasificación de los verbos perifrásticos puede hacerse teniendo en cuenta la forma no personal de la que van seguidos: unas veces van seguidos de gerundio, otras van seguidos de participio y otras van seguidos de infinitivo: andar, llevar, tener, dejar, pasar, romper, acabar... Ejemplos de perífrasis: Juan anda enredando siempre, Sus padres llevan diciéndole esto diez años, Lo tienen todo visto, Convendría que dejáramos de darles la lata, Ellas pasaron de ofender, Cuando se enteró, rompió a llorar, El martes acababa 87
  • 84. Ampliación para el análisis morfológico de empezar el trabajo, etc. En estas oraciones funcionan como verbos perifrásticos anda, llevan, tienen, dejáramos de, pasaron, rompió a, acababa de. 4.4.3. ERROR SOBRE LOS VERBOS IMPERSONALES En español no hay verbos impersonales. Afirmar que hay verbos impersonales es un error. En todos los verbos hay modos impersonales: el infinitivo, el gerundio y el participio; los demás modos son “personales” en sentido gramatical, o sea que tienen persona gramatical. Se sabe que las personas gramaticales son tres: 1ª, 2ª y 3ª. La causa de este error reside en la confusión de dos sentidos de la palabra “persona”. Un sentido de esta palabra es el que se refiere a la persona “humana”, y el otro sentido es el que se refiere a la persona “gramatical”. No hay que confundirlos. Una forma verbal que se conjugue en indicativo, por ejemplo, tendrá una persona gramatical; eso no tiene nada que ver con que la acción, o el estado, o el proceso…, designados por el verbo esté realizado por un ser humano, o sea, por una persona. De sobra sabemos que la lluvia no la lanza ningún ser humano desde la atmósfera, pero tal circunstancia no es motivo para afirmar que la forma llueve es impersonal. ¿Acaso decimos que la forma verbal ladra es impersonal? En la oración El perro ladra decimos que ladra es 3ª persona del singular del presente de indicativo del verbo ladrar, a pesar de que la acción de “ladrar” no la hace un ser humano, es decir, una persona. Pues lo mismo vale para llueve, que es 3ª persona del singular del presente de indicativo del verbo llover, o sea que no es “impersonal”. 4.4.4. OBSERVACIONES SOBRE MODOS Y TIEMPOS DEL VERBO EN ESPAÑOL Para saber si una forma verbal está en indicativo, la fórmula más fiable es ponerla detrás del verbo saber no precedido de negación y comprobar si está bien dicho o no; si comprobamos que está bien dicho, es que esa forma es indicativo; si, por el contrario, comprobamos que no está bien, esa forma es subjuntivo; se puede decir Yo sé que vienes, (indicativo) pero no se puede decir *Yo sé que vengas (subjuntivo). No hay que extrañarse de que algunas denominaciones de los modos y los tiempos que figuran en esta Guía (Apéndice del libro) no coincidan con las que figuran en otro libro; esta discrepancia no es importante. 4.4.5. EJEMPLOS DE ANÁLISIS DE VERBOS 1.º Ellos habían sido alabados - conjugación: 1ª; verbo alabar; - modo: indicativo; - voz: pasiva; - estructura: forma compuesta; - tiempo: pretérito pluscuamperfecto; - número: plural; - persona: 3ª; - género: masculino. 2.º ¡Ojalá llegara! - conjugación: 1ª; verbo llegar; 88
  • 85. Pruebas de acceso a la Universidad - modo: subjuntivo; voz: activa; estructura: forma simple; tiempo: pretérito imperfecto; número: singular; persona: puede ser 1ª o 3ª; esta duda se resuelve atendiendo al contexto; género: ninguno. 3.º Perdida la esperanza de hallarlo, siguieron otra ruta 3.º1. Perdida - conjugación: 2ª; verbo perder; - modo: participio; - voz: activa; - estructura: forma simple; - tiempo: ninguno; - número: singular; - persona: ninguna - género: femenino. 3.º2. Hallarlo - conjugación: 1ª; verbo hallar; - modo: infinitivo; - voz: activa; - estructura: forma simple; - tiempo: ninguno; - número: ninguno; - persona: ninguna - género: ninguno. 3.º3. Siguieron - conjugación: 3ª; verbo seguir; - modo: indicativo; - voz: activa; - estructura: forma simple; - tiempo: pretérito perfecto simple; - número: plural; - persona: 3ª; - género: ninguno. 4.º Habiendo sido expulsadas, lo dirían todo 4.º1. Habiendo sido expulsadas - conjugación: 1ª; verbo expulsar; - modo: gerundio; - voz: pasiva; - estructura: forma compuesta; - tiempo: ninguno; 89
  • 86. Ampliación para el análisis morfológico - número: plural; - persona: 3ª; - género: femenino. 4.º2. Dirían - conjugación: 3ª; verbo decir; - modo: condicional; - voz: activa; - estructura: forma simple; - tiempo: condicional simple; - número: plural; - persona: 3ª; - género: ninguno. 5.º Al ser descubiertos, huyeron 5.º1. Ser descubiertos - conjugación: 3ª; verbo descubrir; - modo: infinitivo; - voz: pasiva; - estructura: forma compuesta; - tiempo: ninguno; - número: plural; - persona: no tiene; - género: masculino. 5.º2. Huyeron - conjugación: 3ª; verbo huir; - modo: indicativo; - voz: activa; - estructura: forma simple; - tiempo: pretérito perfecto simple; - número: plural; - persona: 3ª; - género: ninguno. 4.5. EL ADVERBIO 4.5.1. OTROS ADVERBIOS DEL ESPAÑOL Además de los adverbios propios (que quedan expuestos en la primera parte del libro de esta Guía) hay formas que son con frecuencia adverbios, pero que, según el contexto, pueden funcionar también como otra categoría (pronombre indefinido, adjetivo, conjunción, sustantivo, verbo...). Tales formas son, principalmente, las siguientes: adentro, algo, alrededor, aparte, apenas, bastante, bien, cerca, cuando, debajo, delante, demasiado, dentro, detrás, encima, 90
  • 87. Pruebas de acceso a la Universidad enfrente, fuera, harto, hasta, luego, mal, mañana, medio, mejor, mientras, mucho, nada, peor, poco, presto, pronto, regular, salvo, sí, siempre, solo, tarde... Por otro lado, se debe tener en cuenta que hay adverbios compuestos, también llamados locuciones adverbiales. Algunos ejemplos: acá abajo, ahí dentro, allá afuera, allí arriba, aquí enfrente, a veces, a menudo, a lo mejor, a cada paso, a la italiana, de pronto, de repente, de momento, de cara, de perfil, de frente, por ahora, por si acaso, por fin, tal vez, cada vez más, más bien, frente a frente, con mucho, etc., así como algunas locuciones latinas: ipso facto, ad infinitum, in fraganti, a priori, a posteriori, ad libitum, ex profeso, etc. 4.5.2. ALGUNOS RASGOS FORMALES DEL ADVERBIO Algunos adverbios admiten sufijos aumentativos y diminutivos: lejazos, arribota, cerquita, ahorita, prontito, encimita, tempranito... También pueden ser superlativos, sea recibiendo al final el sufijo –ísim (cerquísima, despacísimo, prontísimo...), sea introduciendo dicho sufijo antes del sufijo –mente (felicísimamente). También pueden formar parte de una estructura comparativa: más acá, menos lejos, más claramente, tan locamente, menos inquieto, peor que, mejor que, etc. 4.6. LA INTERJECCIÓN Dos son los principales problemas que afectan a la teoría de la interjección. El primero de ellos se refiere a si la interjección pertenece a la lengua o no; el segundo se refiere a la función que desempeña. Respecto a la primera cuestión hay que decir que la interjección es una categoría lingüística como las demás, aunque tiene rasgos especiales (como cada categoría tiene los suyos). Respecto a la segunda cuestión, algunos autores dicen que no desempeña ninguna función, cosa que parece exagerada porque si no hiciera nada, los hablantes no la utilizaríamos. La interjección tiene como función específica el énfasis. La interjección confiere una fuerza especial al contenido que expresa. Veamos unos ejemplos comparativos. · Con la oración Desprecio lo que me han ofrecido “manifestamos” desprecio, pero con la interjección ¡Bah! “hacemos” un desprecio. · Con la oración Lo has hecho muy bien “manifestamos” elogio, pero con la interjección ¡Bravo! “hacemos” un elogio. · Con la oración Me he quedado sorprendido “manifestamos” sorpresa, pero con la interjección ¡Oh! “hacemos” viva una sorpresa. · Con la oración Debes guardar silencio “manifestamos” la obligación de estar callados, pero con la interjección ¡Chist! “hacemos” palpable esa obligación. · Con la oración Tengo un fortísimo dolor de estómago “manifestamos” dolor, pero con la interjección ¡Ay! “hacemos” muy real el dolor. 4.7. EL PRONOMBRE 4.7.1. PROBLEMA APARENTE Es un problema más aparente que real el que se refiere a la cuestión de si formas como estos (ya llegaron estos niños), ninguna (ninguna casa es más alta que la de Juan), tuyos (vi los libros tuyos), etc., son pronombres o son adjetivos. No vale la pena que nos entretengamos 91
  • 88. Ampliación para el análisis morfológico en esta cuestión porque es más propia de filólogos que de estudiantes que desean acceder a la Universidad. Se les puede llamar de las dos maneras. 4.7.2. ERRORES SOBRE EL PRONOMBRE La conocida afirmación de que «el pronombre sustituye al nombre» encierra dos errores. 1.º El primero consiste en afirmar que el pronombre “sustituye”. No es así. El pronombre lo que hace es “señalar” a alguna unidad lingüística presente en el texto, pero no “sustituirla”. Por ejemplo, en la oración A María la he visto hoy el pronombre la no está “en lugar del” sustantivo María, sino que está “junto al” sustantivo María. 2.º El segundo consiste en afirmar que sustituye al “nombre”. No es así. El pronombre “señala“ a una forma lingüística de cualquier categoría. Veamos unos ejemplos. En la oración Sabíamos que Adrián era inteligente, pero no que lo fuera tanto el pronombre lo está “señalando” —que no sustituyendo— al adjetivo inteligente; en la oración Anteayer yo disolví el grupo, pero ayer no lo hice yo el pronombre lo está “señalando” —que no sustituyendo— al grupo disolví el grupo. 4.8. EL ARTÍCULO 4.8.1. EL ARTÍCULO Y EL GÉNERO Uno de los valores del artículo -como también lo es de muchos pronombres- es el de señalar el género de los sustantivos; así, si una palabra no admite el artículo el, sabemos que esa palabra es de género femenino, y si otra palabra no admite el artículo la, sabemos que esa palabra es de género masculino; por ejemplo, como no se dice *la libro, sabemos que la palabra libro es masculino, y como no se dice *el estantería, sabemos que la palabra estantería es femenino. 4.8.2. EL ARTÍCULO UNO Es de poca importancia la cuestión que afecta a la categoría de la forma uno (con su plural y sus femeninos). Según unos lingüistas, son artículos (un perrito, unas lámparas), y, según otros, son pronombres indefinidos (unos se fueron hacia allá); finalmente, hay lingüistas que a algunos pronombres indefinidos (entre otros, las formas unos, unas…) los llaman adjetivos determinativos. Esta cuestión no debe constituir un problema en estos exámenes: se aceptan las tres perspectivas, no se debe ser dogmático. 4.9. LA CONJUNCIÓN 4.9.1. FUNCIONES DE LAS CONJUNCIONES COORDINANTES Los elementos unidos por las conjunciones coordinantes pueden ser de la misma categoría o de distinta categoría; en el libro de la Guía nos referimos a la unión de la misma categoría; veamos aquí ejemplos de la unión de distintas categorías. 1.º Sustantivo + proposición; ambos funcionan como complemento directo: Cuéntale tus deseos y los problemas que te preocupan. 92
  • 89. Pruebas de acceso a la Universidad 2.º Adjetivo + grupo preposicional; ambos funcionan como atributo: Es un país dinámico y con un futuro esperanzador. 3.º Adverbio + grupo preposicional; ambos funcionan como complemento circunstancial: Los idealistas trabajan bien y con ilusión. 4.9.2. LISTA DE CONJUNCIONES SUBORDINANTES Ampliamos la lista de conjunciones subordinantes compuestas expuesta ya en el libro de esta Guía. a) Compuestas sin QUE: a pesar de, así como, aun apenas, aun cuando, aun si, como si, con todo, cual si, cual... tal, cuanto... tanto, de no, desde cuando, después de todo, mal que le pese, no bien, pese a, por consiguiente, por cuanto, por ende, por eso, por (lo) tanto, por si, si bien, siempre y cuando, tal como, tal... cual, tan pronto como, tanto... como, etc. b) Compuestas con QUE: a causa de que, a no ser que, a despecho de que, a poco que, a condición (de) que, a cambio de que, a fin de que, a menos que, a pesar de que, a medida que, además de que, al paso que, al punto que, antes (de) que, aparte de que, así... que, bien que, cada vez que, caso de que, como que, con (el) objeto de que, con la condición de que, con sólo que, con tal (de) que, dado que, de aquí que, debido a que, desde que, después (de) que, en el supuesto de que, en vista de que, en razón de que, en (el) caso de que, en tanto que, en seguida que, en la hipótesis de que, excepto que, hasta que, luego que, mientras que, pese a que, por más que, por lo mismo que, por mucho que, por causa de que, por razón de que, por poco que, pues que, salvo que, según que, si es cosa que, si es que, siempre que, sin que, tan... que, tanto... que, etc. 4.10. LA PREPOSICIÓN 4.10.1. NUEVAS PREPOSICIONES La lengua evoluciona en todos sus ámbitos. Por un lado, de la lista de preposiciones han desaparecido en la práctica las formas so y cabe (como queda dicho en el libro de esta Guía); por otro lado, hay dos formas que muchas veces las usamos como preposiciones, aunque no aparecen en los libros, por lo que podrían incluirse: las formas pro y vía: He conocido la noticia vía fax, Hemos hecho una colecta pro damnificados. 4.10.2. LISTA DE LOCUCIONES PREPOSITIVAS Ampliamos la lista de locuciones prepositivas expuesta ya en el libro de esta Guía. La lista completa sería larguísima, por lo que mencionaremos solamente algunas más de ellas: cara a, frente a, gracias a, respecto a, respecto de, rumbo a, conforme a, relativo a, debido a, referente a, pese a, acerca de, además de, alrededor de, antes de, aparte de, cerca de, como para, debajo de, delante de, dentro de, después de, detrás de, encima de, enfrente de, fuera de, junto a, lejos de, a escondidas de, a mediados de, a partir de, por debajo de, por delante de, por detrás de, por encima de, a eso de, con tal de, a base de, a cambio de, a pesar de, con arreglo a, con cargo a, con destino a, en base a, en boca de, en concepto de, en función de, en lugar de, en vez de, 93
  • 90. Ampliación para el análisis morfológico por orden de, a la altura de, a la espera de, a la hora de, a la vista de, al precio de, al punto de, con el fin de, en la medida de, en lo tocante a, más acá de, más allá de, etc. 4.10.3. PALABRAS QUE UNE LA PREPOSICIÓN La preposición une dos palabras. La palabra que precede a la preposición se llama núcleo y la palabra que sigue a la preposición se llama término. a) La posición de núcleo pueden ocuparla: · Un sustantivo: Tiene un elefante sobre la mesa. · Un adjetivo: Es un viernes fácil para el recuerdo. · Un verbo: Pinta desde pequeña. · Un adverbio: Vive cerca de sus padres. · Un pronombre: Alguno de sus jefes le molestó. · Una interjección: ¡Ay de mí! b) La posición de término pueden ocuparla: · Un sustantivo: Se reúne por amistad. · Un adjetivo: Se disfrazó de provocador. · Un verbo en infinitivo: Escribe por desahogarse. · Un adverbio: Esto lo dejamos para luego. · Un pronombre: Le gustaría vivir con ella. 4.10.4. RELACIONES ENTRE PREPOSICIÓN Y FUNCIONES SINTÁCTICAS Una preposición no puede regir un sujeto; es decir, que la palabra que vaya detrás de una preposición no puede ser sujeto; por ejemplo, en la oración Con mesa estuvo bien puesta el grupo con mesa no puede ser sujeto de estuvo. Pero hay que hacer la siguiente advertencia. En ocasiones una preposición no ejerce su habitual función de regir, sino que actúa bien como conjunción, bien como adverbio; en esos casos sí puede regir un sujeto. Ejemplo: en la oración Juan con su primo acudieron a la fiesta la preposición con “une” (no “subordina”) la palabra Juan y la palabra primo, por lo que ahí no funciona como preposición, sino como conjunción, y se puede afirmar que Juan y su primo constituyen el sujeto de acudieron. Otro ejemplo: en la oración Hasta los niños pagaron el billete, la preposición hasta funciona como adverbio con el sentido de “inclusión”, y se puede entender en el sentido de También los niños pagaron el billete, por lo que la forma hasta en esa oración no es preposición. El resto de las funciones sintácticas sí admiten preposición. Ejemplos. · Todavía no he visto a sus padres: la preposición a rige a padres, que funciona como complemento directo. · El delfín fue sacado por los pescadores: la preposición por rige a los pescadores, que funciona como complemento agente. · Escribió un poema para la posteridad: la preposición para rige a la posteridad, que funciona como complemento indirecto. · Hay un manojo de rosas sobre el pupitre: la preposición sobre rige a pupitre, que funciona como complemento circunstancial. (La preposición más frecuente que rige un complemento directo es la preposición a, pero no es la única; sin embargo, no vamos a tratar esta cuestión porque entraríamos en profundidades lingüísticas que no son oportunas aquí.) 94
  • 91. Pruebas de acceso a la Universidad 4.11. EL GÉNERO En relación con el género está muy difundido un error fundamental que consiste en confundir el género gramatical con el sexo biológico, pero no hay que confundirlos. Vamos a mostrar las ideas válidas sobre esta cuestión. En primer lugar, hay que decir que el género masculino abarca a hombres y mujeres cuando designa a personas. Para referirse a los varones y a las hembras no hace falta decir los niños y las niñas, sino que basta con decir los niños. Si nos dirigimos a un grupo de mujeres y hombres para preguntarles si están contentos, no es necesario decir ¿Estáis contentos y contentas?, sino que basta con decir ¿Estáis contentos? Y es que una cosa es el sexo de las personas y otra cosa es la palabra con la que nos dirigimos a esas mismas personas. En la lengua española la palabra contentos abarca a mujeres y hombres, pero contentas no abarca a mujeres y hombres. En segundo lugar, se debe indicar que cuando hay dos palabras que se distinguen solamente por la terminación en –o o en –a, no siempre la diferencia real consiste en el sexo, sino que también puede consistir en otras realidades. Veamos algunos ejemplos. a) Sexo. La diferencia entre gato/gata, profesor/profesora, dueño/dueña, niño/niña...es el sexo. b) Tamaño. El referente que cuenta con más ejemplos en la lengua española, después del sexo, es el del tamaño. Unas veces el femenino es de mayor tamaño que el masculino: cántara/cántaro, cuba/cubo, charca/charco, hoya/hoyo, huerta/huerto, jarra/ jarro, saca/saco, martilla/martillo, capaza/capazo, ventana/ventano, caldera/caldero, anilla/anillo, caracola/caracol, farola/farol, manta/manto, rama/ramo, maza/mazo, etc. Otras veces el masculino es el de mayor tamaño: pozo/poza, banco/banca, barco/ barca, barreno/barrena, cuarteto/cuarteta, etc. Finalmente, hay casos en los que no existe diferencia de tamaño entre lo designado por el masculino y lo designado por el femenino: bolso/bolsa, canasto/canasta, gorro/gorra, talego/talega, cesto/cesta, etc. c) Árbol/fruta. También se puede ejemplificar la diferencia designativa entre el árbol (masculino) y la fruta (femenino): naranjo/naranja, olivo/oliva, manzano/manzana, cerezo/cereza, almendro/almendra, ciruelo/ciruela, avellano/avellana, chirimoyo/chirimoya, castaño/castaña, algarrobo/algarroba, etc. d) Varios. Otros muchos casos distinguen entre otras realidades, como se pone de manifiesto en los siguientes ejemplos: costurero/costurera, cochero/cochera, segador/segadora, el policía/la policía, el guardia/la guardia, el leño/la leña, el madero/ la madera, la trompeta/el trompeta, la corneta/el corneta, la espada/el espada, la batería/el batería, la vista/el vista, la guía/el guía, la imaginaria/el imaginaria, la ordenanza/el ordenanza, música/músico, física/físico, técnica/técnico, botánica/botánico, veterinaria/veterinario, dialéctica/dialéctico, retórica/retórico, gramática/gramático, la editorial/el editorial, la cometa/el cometa, la cura/el cura, la orden/el orden, la puerta/el puerto... Y, en tercer lugar, no tenemos que buscar el origen del género de los sustantivos en el sexo. La causa de que una palabra tenga el género masculino o femenino es —la mayor parte de las veces— el género que tenía en latín, aunque hay otras varias causas. 95
  • 92. Ampliación para el análisis morfológico 4.12. EL NÚMERO 4.12.1. OBSERVACIONES SOBRE EL NÚMERO DE LOS ADJETIVOS Algunos adjetivos tienen la misma forma para el singular que para el plural: gratis (el espectáculo es gratis y los espectáculos son gratis), frescales (él es un frescales y ellos son unos frescales), y pocos más. 4.12.2. OBSERVACIONES SOBRE EL NÚMERO DE LOS SUSTANTIVOS 12.2.1. No pocos sustantivos tienen la misma terminación en singular que en plural: 12.2.1.1. Final en –s: análisis, antítesis, artrosis, atlas, avitaminosis, bilis, brindis, cutis, diálisis, dosis, énfasis, éxtasis, faringitis, flebitis, glotis, hipnosis, intríngulis, lunes, martes, metamorfosis, micosis, miércoles, otitis, paréntesis, pelagatos, sintaxis, síntesis, sinusitis, tesis, tromboflebitis, virus… 12.2.1.2. Final en –x: clímax, dúplex, sílex, télex, tórax… 12.2.2. Otros sustantivos ordinariamente se utilizan sólo en plural: abrelatas, agallas, albricias, alicates, almorranas, andanzas, anginas, anteojos, arrestos, bártulos, bulerías, calzoncillos, callos, cataratas, celos, cosquillas, cuentarrevoluciones, chupatintas, enseres, entrañas, exequias, fideos, gafas, guardacoches, heces, ínfulas, lanzagranadas, limpiabotas, limpiacristales, migas, modales, mondadientes, montacargas, náuseas, parabrisas, pertrechos, playeras, posaderas, prismáticos, sacacorchos, sacapuntas, soleares, sopas, tinieblas, tocadiscos, tragaderas, tragaperras, víveres, zampabollos… 12.2.3. Unos pocos sustantivos ordinariamente se utilizan sólo en singular: calma, caos, cariz, cenit, equidad, justicia, lentitud, oeste, parsimonia, prudencia, quietud, salud, sed, serenidad, tez, tranquilidad… 12.2.4. En los casos de duda, para discernir si un sustantivo es singular o plural, vendría bien construir dos oraciones de las que formara parte dicho sustantivo: en una de esas oraciones se pondría junto al sustantivo un artículo singular (un, la…) y un verbo en singular (es, está, llega…), y en la otra se pondría junto al sustantivo un artículo plural (unos, las…) y un verbo en plural (son, están, llegan…). Si concuerda con la primera de ellas, ese sustantivo está en singular; si concuerda con la segunda, está en plural, y si concuerda con ambas, es que tiene los dos números. 4.12.3. REALIDADES QUE DESIGNA EL NÚMERO La principal realidad que designa el número es la cantidad. No cabe duda de que la mayoría de los singulares se oponen a sus respectivos plurales como uno/más de uno: mesa/ mesas, ciudad/ciudades, pájaro/pájaros... Pero en bastantes casos, la realidad que distingue al singular del plural no es la de que el singular designa “uno” y el plural designe “más de uno”, sino otras. Veamos unos ejemplos de las variadas diferencias entre lo que designa el singular y lo que designa el plural de una misma palabra (al menos, en una de sus acepciones). · bondad (cualidad de bueno)/bondades (actos de amabilidad); · antigüedad (cualidad de antiguo)/antigüedades (objetos antiguos); · variedad (modo vario de ser algo)/variedades (espectáculo teatral de atracciones diferentes). 96
  • 93. Pruebas de acceso a la Universidad · · · · · · · · · · · · · · · · · disciplina (comportamiento ordenado)/disciplinas (azotes). existencia (hecho de existir)/existencias (mercancía). pulmón (órgano del cuerpo)/pulmones (potencia de voz); carne (parte blanda y muscular del cuerpo de los animales)/carnes (gordura); puño (mano cerrada)/puños (fuerza, energía). amistad (afecto personal)/amistades (personas unidas por amistad); ruina (estado desastroso)/ruinas (restos de construcción); limadura (acción y efecto de limar)/limaduras (partículas que se desprenden al limar algo). toro (animal rumiante)/toros (corrida de toros); galera (embarcación antigua en la que se hacía remar a los condenados por algún delito)/galeras (el castigo de remar en una galera); palma (parte inferior de la mano)/palmas (aplauso); efeméride (acontecimiento notable)/efemérides (comentario de algún acontecimiento notable). anilla (anillo para colgar)/anillas (instrumento usado en gimnasia); seña (signo)/señas (domicilio); pesa (pieza que sirve para medir el peso de otras cosas)/pesas (instrumento usado en gimnasia); celo (dedicación a algo o alguien)/celos (envidia, sospecha); barba (pelo que crece en la cara del hombre)/barbas (filamentos de algunos animales). 4.13. MODO Y TIEMPO Sobre el modo y el tiempo en los verbos conviene advertir lo siguiente. Suele decirse que el indicativo es el modo de la realidad y el subjuntivo es el modo de la posibilidad y el deseo. Esto es así, pero muy matizado, es decir, que no hay que tomarlo al pie de la letra. En la oración Aunque ellos hayan dicho eso, no lo van a cumplir, el verbo hayan dicho es subjuntivo pero no significa que sea solamente una posibilidad, sino que se da como seguro. Y si un padre dice a su hijo ¡Eres mi rey!, aunque el verbo eres sea indicativo no quiere decir que ese padre se crea que su hijo es en realidad su rey. Y sobre el valor de pasado, presente o futuro de las diversas formas verbales también hay que decir que no hay que tomarlo muy estrictamente porque a veces tienen otros valores. Veamos unos ejemplos: · el “pretérito” imperfecto de subjuntivo lo empleamos a veces para referirnos a algo “presente”: Yo quisiera pedirle un favor. · el “pretérito” imperfecto de indicativo lo utilizamos en ocasiones para referirnos a una situación “futura”, como cuando ensayamos algo que vamos a representar: Yo era el fontanero y tú eras el dueño de la casa. · el “presente” de indicativo nos vale también para una acción en el “futuro”, como cuando un padre manda a su hijo algo que hará posteriormente: Tú mañana vas a clase. 97
  • 94. Ampliación para el análisis morfológico 4.14. CATEGORÍAS DERIVATIVAS 4.14.1. PREFIJACIÓN 4.14.1.1. Para saber si una palabra tiene prefijo o no En la tarea de identificar las palabras prefijadas hay que tener en cuenta tres cosas: 1.º Hay que distinguir entre prefijo verdadero y prefijo aparente. No todo lo que suene a prefijo es prefijo. Si quitamos a una palabra lo que suponemos que es prefijo y observamos que lo que queda funciona como palabra independiente, ese elemento es prefijo, pero si no funciona aislado como palabra, no es prefijo. Veamos formas que tienen falsos prefijos: Palabra-base Falso prefijo Falsa palabra-base actual antiguo anti *guo condición con *dición desfilar des *filar encía en *cía expoliar ex *poliar inanición in *anición presunto pre *sunto retina re *tina subasta sub *asta tranchete tran *chete 2.º Algunos prefijos tienen variantes; esto quiere decir que sus formas pueden variar un poco de una palabra a otra. He aquí unos ejemplos no exhaustivos: Prefijo /CON/ Variantes Ejemplos [con] [com] [co] conllevar, consentir, compatriota, comprobar, comandar, coordinar /DES/ [des] [de] [dis] desempleo, descubrir, deducir, deportar, disculpar, disponer, /EN/ [en] [em] endeudar, enriquecer, empeorar, embarcar /IN/ [in] [im] independencia, inmediato, imposible, imponer, imborrable /TRANS/ [trans] [tras] [tra] transformar, transgénico, trastienda, trasnochar, traducir 3.º Como hay muchos casos que ofrecen duda sobre si hay o no hay prefijo y sobre cuál es exactamente el límite entre el prefijo y la palabra base, conviene no preocuparse porque, por un lado, entre los mismos especialistas hay a veces discrepancias sobre estas cuestiones, y, por otro, pueden ser aceptables varias soluciones con tal de que estén hechas con un mínimo de sentido del lenguaje. 98
  • 95. Pruebas de acceso a la Universidad 4.14.1.2. Más ejemplos de palabras prefijadas /ANTI/: anticuerpo, antipatía, antifascista, antidroga, antisocial, antisemitismo, antítesis, antiaéreo, antioxidante, antiséptico, anticorrupción, antípoda, anticlerical, antirreeleccionista, anticomunista, antinatural, anticiclón, anticonstitucional, antidepresivo, antipopular, antiinflamatorio, antifranquista, antieconómico, antimicrobiano, antivirus. /CON/: conjunto, conducir, convencer, comprobar, componer, confianza, convenir, conclusión, contexto, consciente, comprometer, concentrar, coordinación, configurar, convivir, contraer, conferir, confederación, conllevar, comandar, consentir, compatriota, connotación, compasión, compadre. /DES/: deportar, distribución, descansar, destruir, desconocer, devolver, desempeñar, descender, difusión, desempleo, desprender, depresión, deshacer, deducir, desplegar, despreciar, desayunar, disolver, destrozar, desgraciadamente, disculpar, distraer, desatar, desembocar, desesperar. /EN/: enlazar, enfocar, enriquecer, encabezar, encaminar, encajar, embarcar, envejecer, enmarcar, encarnar, encarar, enloquecer, endurecer, enumerar, entablar, englobar, encarcelar, envenenar, encuadrar, ensanchar, endeudamiento, enfurecer, enrollar, encubrir, enrojecer. /EX/: emitir, exportación, exclusivamente, extraer, exclamar, expulsar, exhibir, explícito, exceder, excursión, excavar, expropiación, excéntrico, expirar, exprimir, exhalar, expresidente, explanada, excarcelación, exculpar, excomunión, exhumar, extemporáneo, exsecretario, exdirector. /IN/: imposible, inmediato, implicar, ingreso, independencia, impulsar, impresión, instrucción, inspirar, imprescindible, inútil, incapaz, increíble, ilegal, indispensable, inevitable, innovación, inconveniente, imprimir, inscribir, inmóvil, incertidumbre, inesperado, invisible, impartir. /PRE/: pretensión, pretexto, predominar, prejuicio, predicción, precursor, prevalencia, prescripción, prefijo, predeterminar, preexistente, preescolar, predisposición, prehistórico, prepotencia, preeminencia, preponderante, precolombino, premeditar, precandidato, prehispánico, preconcebir, preestablecido, preaviso, prefabricado. /RE/: recorrer, reforma, resolución, revelar, reacción, repartir, revolucionario, respirar, reproducir, reforzar, renovar, remitir, renacimiento, retornar, retener, recortar, reemplazar, rebajar, repasar, reconstruir, rematar, rellenar, recrear, retomar, recobrar. /SUB/: subdirector, subsistema, suboficial, subversivo, subsanar, subyacer, subdesarrollado, subgrupo, subalterno, suburbio, subsuelo, subconsciente, subrogación, subsiguiente, subcomisión, subtítulo, subyugar, subdividir, subregional, subcomandante, subconjunto, subarrendar, subestimar, subsector, subducción. /TRANS/: transferencia, transparencia, trascendencia, traspasar, trastorno, transcribir, transnacional, transgénico, trasfondo, traslucir, trasplante, transfusión, transgresión, trastocar, transbordador, trastienda, trasponer, trasatlántico, transpirar, traspié, trasnochar, tránsfuga, transfronterizo, transmutar, transfigurar. 4.14.1.3. Lista amplia de prefijos Una relación amplia de los prefijos del español puede ser la siguiente: /AB/, /AD/, / AMBO/, /ANA/, /ANTE/, /ANTI/, /ARCHI/, /BIEN/, /BIS/, /CIRCUN/, /CON/, /CONTRA/, /CUASI/, /DES/, /DI/, /DIA/, /EN/, /ENDO/, /ENTRE/, /EPI/, /EQUI/, /EU/, /EX/, /EXO/, /EXTRA/, / HEMI/, /HIPER/, /HIPO/, /IN/, /INFRA/, /INTER/, /INTRA/, /MACRO/, /MAL/, /MAXI/, /MEGA/, 99
  • 96. Ampliación para el análisis morfológico /MENOS/, /MESO/, /META/, /MICRO/, /MINI/, /MONO/, /MULTI /, /OB/, /OMNI/, /PAN/, / PARA/, /PEN/, /PER/, /PERI/, /PLURI/, /POLI/, /POR/, /POST/, /PRE/, /PRO/, /PROTO/, /RE/, /REQUETE/, /RETRO/, /SEMI/, /SIN/, /SO/, /SOBRE/, /SUB/, /SUPER/, /SUPRA/, /TATARA/, / TRANS/, /ULTRA/, /UNI/, /VICE/, /YUXTA/. (Quien desee más detalles puede acudir a la bibliografía especializada y a los libros de texto.) 4.14.2. SUFIJACIÓN 4.14.2.1. Para saber si una palabra tiene sufijo o no En la tarea de identificar las palabras sufijadas hay que tener en cuenta tres cosas: 1.º Hay que distinguir entre sufijo verdadero y sufijo aparente. No todo lo que suene a sufijo es sufijo. Si quitamos a una palabra lo que suponemos que es sufijo y observamos que lo que queda funciona como palabra independiente, ese elemento es sufijo, pero si no funciona aislado como palabra, no es sufijo. Veamos formas que no tienen sufijos verdaderos: Palabra-base Falso sufijo Falsa palabra-base actual gutural al *gutur ciudad dad *ciu ecuador dor *ecua fulero ero *ful mosaico ico *mosa avión ión *av amatista ista *amat esquivo ivo *esqu aumento mento *au elegante nte *elega 2.º Algunos sufijos tienen variantes; esto quiere decir que sus formas pueden variar un poco de una palabra a otra. He aquí unos ejemplos no exhaustivos: Sufijo Variantes Ejemplos /DAD/ [dad] [tad] velocidad, propiedad, publicidad, actividad, libertad, dificultad /DOR/ [dor] [tor] [sor] vendedor, corredor, director, conductor, asesor, defensor /IÓN/ [ción] [sión] [tion] [xión] situación, relación, comisión, inversión, digestión, sugestión, conexión, reflexión /MENTO/ [mento] [miento] reglamento, fundamento, parlamento, movimiento, descubrimiento 100
  • 97. Pruebas de acceso a la Universidad 3.º Como hay muchos casos que ofrecen duda sobre si hay o no hay sufijo y sobre cuál es exactamente el límite entre el sufijo y la palabra base, conviene no preocuparse porque, por un lado, entre los mismos especialistas hay a veces discrepancias sobre estas cuestiones, y, por otro, pueden ser aceptables varias soluciones con tal de que estén hechas con un mínimo de sentido del lenguaje. 4.14.2.2. Más ejemplos de palabras sufijadas /AL/: cultural, natural, profesional, material, central, comercial, fundamental, mundial, industrial, normal, laboral, fiscal, electoral, tradicional, sexual, editorial, legal, judicial, regional, original, ideal, intelectual, habitual, individual, musical. /DAD/: universidad, comunidad, necesidad, posibilidad, seguridad, capacidad, cantidad, unidad, enfermedad, responsabilidad, oportunidad, propiedad, entidad, velocidad, actualidad, identidad, personalidad, publicidad, soledad, novedad, variedad, humanidad, felicidad, intensidad, solidaridad. -OR/DOR/: profesor, pintor, lector, consumidor, jugador, productor, ordenador, gobernador, investigador, conductor, creador, conservador, salvador, computador, editor, historiador, defensor, compositor, vendedor, rector, emisor, coordinador, receptor, colaborador, corredor. /ERO/: fichero, guerrero, pasajero, heredero, torero, herrero, petrolero, banquero, enfermero, minero, cabecero, ganadero, delantero, portero, prisionero, cartero, trasero, marinero, aduanero, caldero, guerrillero, bombero, cocinero, carabinero, pesquero. /ICO/: democrático, básico, jurídico, específico, académico, británico, típico, orgánico, estético, dramático, soviético, poético, asintomático, estratégico, mágico, turístico, lingüístico, metálico, arquitectónico, autonómico, filosófico, simbólico, crónico, fantástico, problemático. /IÓN/: información, comunicación, educación, organización, dirección, producción, televisión, institución, atención, administración, operación, inversión, formación, expresión, aplicación, construcción, asociación, creación, participación, declaración, constitución, habitación, generación, conversación, representación. /ISTA/: especialista, terrorista, realista, capitalista, accionista, economista, progresista, optimista, novelista, taxista, analista, renacentista, deportista, ecologista, fascista, zapatista, marxista, egoísta, guionista, surrealista, futbolista, ciclista, anarquista, franquista, cronista. /IVO/: administrativo, efectivo, productivo, negativo, significativo, directivo, operativo, atractivo, informativo, excesivo, legislativo, decisivo, masivo, primitivo, representativo, sucesivo, expresivo, exclusivo, dispositivo, normativo, competitivo, progresivo, comunicativo, explosivo, creativo. /MENTO/, /MIENTO/: pensamiento, procedimiento, sentimiento, tratamiento, comportamiento, acontecimiento, funcionamiento, nacimiento, reconocimiento, establecimiento, descubrimiento, cumplimiento, planteamiento, parlamento, rendimiento, mantenimiento, enfrentamiento, renacimiento, medicamento, sufrimiento, desplazamiento, entrenamiento, nombramiento, seguimiento, entendimiento. /NTE/: estudiante, correspondiente, interesante, presente, evidente, dirigente, habitante, permanente, independiente, excelente, existente, amante, componente, brillante, creciente, conveniente, continente, docente, procedente, vigente, abundante, cantante, integrante, participante, antecedente. 101
  • 98. Ampliación para el análisis morfológico 4.14.2.3. Lista amplia de sufijos Una relación amplia de los sufijos del español puede ser la siguiente: /ÁCEO/, /ACHO/, / ACHÓN/, /ACO/, /AINA/, /AJE/, /AJO/, /AL/, /ALES/, /ALIA/, /AMEN/, /ÁN/, /ANA/, /ANAS/, /ÁNEO/, /ÁNGANO/, /ANO/, /ANZA/, /AR/, /ARIA/, /ARIO/, /ARRA/, /ASTA/, /ASTRO/, /ATA/, /ATO/, /AZ/, /AZA/, /AZAS/, /AZGO/, /AZO/, /AZÓN/, /BLE/, /BUNDO/, /CHÍN/, /DA/, /DAD/, /DO/, /DOR/, /DORA/, /DUCTO/, /DURÍA/, /E/, /EC/, /EDA/, /EDO/, /EJA/, /EJO/, /ELA/, /ENO/, /ENSE/, /ENTO/, /EÑO/, /EO/, /ERA/, /ERAS/, /ERÍA/, /ERIO/, /ERÍO/, /ERIZA/, /ERNO/, /ERO/, /ÉRRIMO/, /ÉS/, /ESCA/, /ESCO/, /ESTRE/, /ETA/, /ETE/, /EZ/, /EZNO/, /Í/, /IA/, /ÍA/, /ÍACO/, /ICA/, /ICIE/, /ICIO/, /ICO/, /IEGO/, /IFIC/, /IJA/, /IJO/, /IL/, /ÍL/, /ILLA/, /ILLO/, /ÍN/, /INA/, /INGO/, /INO/, /IO/, /ÍO/, /IÓN/, /ÍSIMO/, /ISMO/, /ISTA/, /ÍSTICA/, /ÍSTICO/, /ITA/, /ITIS/, /ITO/, /IVA/, /IVO/, /IZ/, /IZO/, /MENTA/, /MENTE/, /MENTO/, /NCIA/, /NDA/, /NDO/, /NTE/, /OIDE/, /ÓN/, /ONA/, /ONGO/, /OR/, /ORIA/, /ORIO/, /ORRA/, /ORRIO/, /ORRO/, /OSO/, /OTA/, /OTE/, /RRÓN/, /SCENTE/, /TECA/, /TUD/, /UCA/, /UCHA/, /UCHO/, /UCIO/, /UCO/, /UDO/, /UELA/, /UELO/, /UJO/, /UMBRE/, /UNGO/, /UNO/, /URA/, /URRIO/, /USCO/, /UZO/. (Quien desee más detalles puede acudir a la bibliografía especializada y a los libros de texto.) 4.14.3. COMPOSICIÓN 4.14.3.1. Para saber si una palabra es compuesta o no En la tarea de identificar las palabras compuestas, hay que tener en cuenta cinco cosas: 1.ª Para que haya compuesto es necesario que los componentes sean de hecho, en el español actual, palabras independientes: picaporte no es compuesto porque aunque pica sí es palabra, el componente porte, en este caso, no forma compuesto con pica. Se trataría de un compuesto aparente o falso. 2.ª Algunos compuestos llevan guión intermedio: sí lo lleva la palabra físico-química, pero no lo lleva lameculos, por ejemplo. 3.ª Otros compuestos aparecen con sus dos compuestos separados: mesa redonda, piso piloto, pez espada, guardia civil, casa cuna… 4.ª En algunos casos los componentes cambian parte de su forma cuando entran a formar parte de un compuesto: cejijunto (no *cejasjuntas), corniabierto (no *cuernosabiertos). 5.ª En otras ocasiones lo que cambia en los componentes es su designación; así, el compuesto madreselva no designa a la madre de la selva, y en mondadientes el componente mondar no conserva el sentido que tiene cuando se emplea como verbo. 4.14.3.2. Más ejemplos de palabras compuestas Amplia lista de compuestos en español (algunos de estos compuestos pueden verse escritos de más de una forma, en distintos libros). 1º) Escritos habitualmente juntos los dos componentes, sin o con guión intermedio: albiceleste, alicaído, altavoz, altiplano, altorrelieve, apagavelas, avefría, balompié, balonmano, barbiespeso, bocacalle, boquiabierto, boquifresco, boquinegro, cabizbajo, camposanto, cañadulce, caradura, cariacontecido, cazatalentos, cejijunto, ciempiés, clarividente, claroscuro, coliflor, colinabo, comecocos, contrarreloj, cornicorto, correveidile, cortacésped, cortaúñas, 102
  • 99. Pruebas de acceso a la Universidad cuantakilómetros, cubrecama, cuellilargo, cumpleaños, duermevela, espantapájaros, faldicorto, francoitaliano, gachasmigas, gallipavo, guardacoches, guardagujas, guardarropa, hazmerreír, huecograbado, lavacoches, madreselva, malaleche, maniatado, manirroto, marcapasos, matasellos, mediodía, metepatas, metementodo (metomentodo), mondadientes, nochebuena, nochevieja, ojinegro, ojitierno, padrenuestro, pasodoble, patitieso, patizambo, pavipollo, pechirrojo, pelirrojo, perdonavidas, picapica, picapleitos, pintamonas, pisapapeles, pluriempleo, portafolios, portavoz, puntapié, purasangre, puticlub, quintaesencia, quitaipón, quitapesares, rabitieso, rompecabezas, sabelotodo, sacrosanto, salpimienta, salvaguarda, salvoconducto, sietemesino, socioeconómico, soplagaitas, sordomudo, tejemaneje, telaraña, tiovivo, tiralíneas, trágicómico, trotaconventos, vaivén, vanagloria, varapalo, verdiblanco, verdinegro, zampabollos… 2º) Escritos habitualmente separados los dos componentes: cuerpo técnico, cupón regalo, descuento aniversario, día clave, dique seco, fuego fatuo, fútbol control, hombre rana, hora punta, ley marcial, llave inglesa, medio ambiente, niño prodigio, pájaro loco, papel moneda… 3º) Escritos habitualmente separados los dos componentes con una preposición intermedia: coche de línea, gol de oro, golpe de gracia, letra de cambio, mal de ojo, medida de seguridad, mesa de edad, olfato de gol, orden del día, palabra de honor, papel de fumar, toque de queda, trabajo a domicilio, tren de aterrizaje… 4.15. SUGERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Quien desee ampliar estas cuestiones de morfología, puede acudir a las siguientes fuentes: a) Los libros de texto. b) Las gramáticas de la elección de cada uno. c) La página web de la Real Academia Española: www.rae.es d) Otras web, como, por ejemplo, la de la Universidad de Murcia: www.um.es/Biblioteca e) La bibliografía que se señala a continuación. ALARCOS LLORACH, Emilio (1994): Gramática de la lengua española, Madrid: Real Academia Española, Espasa Calpe. ALCINA FRANCH, Juan, y José Manuel BLECUA (1980): Gramática española, Barcelona: Ariel. ALMELA PÉREZ, Ramón (1999): Procedimientos de formación de palabras en español, Barcelona: Ariel. ALMELA PÉREZ, Ramón (2002): Morfología del español, Murcia: DM. ALMELA PÉREZ, Ramón, y otros (2005): Frecuencias del español, Madrid: Universitas. ALONSO, Amado, y Pedro HENRÍQUEZ UREÑA (1969): Gramática castellana, 2 t., Buenos Aires: Losada, 196925 (I) y 196923 (II). BOSQUE, Ignacio (1983): «La Morfología», en Introducción a la lingüística (coordinado por Francisco ABAD y Antonio GARCÍA BERRIO), Madrid: Alhambra, 115-153. SÁNCHEZ MÁRQUEZ, Manuel J. (1972): Gramática moderna del español, Buenos Aires: Ediar. SECO, Rafael (1985): Manual de gramática española, Madrid: Aguilar, 198510. 103
  • 100. Pruebas de acceso a la Universidad 5. Ampliación para el análisis sintáctico 5.1. FUNCIONES SINTÁCTICAS 5.1.1. SUJETO (SUJ.) Podemos definir el sujeto como la palabra, oración o sintagma nominal cuyo núcleo concuerda con el verbo en número y persona. Funcionalmente es el constituyente inmediato de una oración que no es el predicado. Formalmente es el constituyente inmediato de una oración que exige que el otro constituyente —el predicado— concuerde con él en número, persona y género. Tradicionalmente se suele hablar de tres clases de sujeto: sujeto psicológico, sujeto lógico y sujeto gramatical. El sujeto psicológico es aquel elemento oracional que centra la atención y es el eje del interés: A mí (y solamente a mí) me corresponde la herencia. Este sujeto no siempre ha de coincidir con el gramatical. Podrá ser reconocido por su posición, por el tono con que se pronuncie, por la reiteración, etc. El sujeto lógico viene a coincidir con el actor alrededor del cual gira el predicado: No fueron admitidas las instancias por el delegado. El sujeto gramatical será aquel elemento o sintagma que presida la predicación. En las oraciones anteriores, el sujeto gramatical sería, respectivamente, la herencia y las instancias. En un análisis sintáctico lo que más interesa es identificar el sujeto gramatical y para reconocerlo mejor conviene hacer la siguiente clasificación: — Por su naturaleza • Nominal: Cuando su núcleo es un sustantivo. Ejemplo: El coche de mi padre se ha roto. • Pronominal: Cuando su núcleo es un pronombre. Ejemplo: Ella es muy dulce. • Verbal: Aparece un verbo como núcleo. Ejemplo: Fumar es peligroso. • Proposicional: Cuando el sujeto es una proposición. Ejemplo: Quien bien te quiere, te hará llorar. 105
  • 101. Ampliación para el análisis sintáctico — Por su composición • Unitario: Solo aparece el núcleo. Ejemplo: Patricia trabaja. • Complejo: Formado por un sintagma compuesto por el núcleo y elementos adyacentes. Ejemplo: La casa de mi primo es muy espaciosa. • Múltiple: Cuando el sintagma sujeto consta de más de un núcleo. Ejemplo: El refresco y el bocadillo son míos. — Por su función • Agente: Cuando realiza la acción del verbo. Ejemplo: Juan cocina. • Causativo: El sujeto es la causa mediata y no el agente inmediato de la acción. Ejemplo: Napoleón Bonaparte construyó el Arco del Triunfo de París. • Paciente: El sujeto no ejecuta la acción, sino que la recibe o sufre. Ejemplo: Los arbustos fueron podados ayer. • Pseudoagente: El sujeto es aparentemente agente pero, en realidad, es paciente. Ejemplo: Mi tío se corta el cabello en la peluquería. • Estativo: Cuando el sujeto se construye con verbos de estado y copulativos. Ejemplo: Mi vecina está embarazada. — Por su presencia • Expreso: Cuando aparece en la oración. Ejemplo: Sebastián gana siempre. • Elíptico o desinencial: Si se omite el sujeto pero lo reconocemos por la desinencia verbal. Ejemplo: Ha hecho bien sus deberes (él). 5.1.2. COMPLEMENTO DIRECTO (CD) • Complementos argumentales y no argumentales En nuestra exposición nos hemos decantado por diferenciar entre complementos argumentales y no argumentales. Los primeros son aquellos que vienen regidos por el verbo. Se corresponden con el complemento directo, el complemento indirecto, el complemento predicativo, el atributo y el complemento de régimen. Los segundos son complementos accesorios y no obligatorios. Son el complemento circunstancial, el complemento agente, el complemento del nombre, del adjetivo y del adverbio y la aposición. Mención aparte merece el vocativo. 106
  • 102. Pruebas de acceso a la Universidad • Definición de complemento directo El complemento directo es una función sintáctica desempeñada por una palabra o grupo de palabras exigidas por el verbo y que completan el significado de este. Esta sería una definición insuficiente, pues nada nos dice acerca de la verdadera naturaleza de este complemento, naturaleza que se ha intentado establecer tanto desde el punto de vista semántico como el sintáctico. La existencia del complemento directo está vinculada a la noción de transitividad, propiedad semántico-sintáctica que poseen algunos verbos y que resulta difícil de definir, por lo que en la práctica se descubre de un modo más o menos intuitivo. Ejemplos: El armario tiene dos puertas correderas (transitivo = dos puertas correderas sería el complemento directo de tener). Juan convive con su madre en Alicante (intransitivo = el verbo convivir no admite el complemento directo). • Determinación semántica En las caracterizaciones semánticas suele caerse en la circularidad de definir el complemento directo desde la transitividad y, a su vez, la transitividad desde el complemento directo, de modo que es común la caracterización del primero como el sustantivo sobre el que recae directamente la acción del verbo transitivo, definiéndose a su vez éste como el verbo que precisa de un complemento directo, lo cual nada nos resuelve. La transitividad se entiende como la propiedad semántica por la cual un verbo expresa una acción o proceso que, partiendo de un agente u origen, pasa o se dirige a un paciente o término. El verbo transitivo, pues, además del fragmento de la realidad que representa y que consiste en una acción, proceso, estado, etc., posee la característica de poner en relación esos dos elementos, relación que puede expresarla mediante la voz en dos perspectivas: exocéntricamente, esto es, desde el agente (activa), o endocéntricamente, desde el paciente (pasiva). Pues bien, suponiendo esto, el complemento directo vendrá a ser el representante del paciente en la construcción activa. Contra esta visión semántica puede argumentarse que se aplicaría tan solo a un determinado tipo de verbos transitivos, los que indican acción, por lo que quedarían fuera muchos otros de carácter estativo o que al menos no implican ninguna actuación de un pretendido agente sobre un paciente. • Determinación formal En vista de las dificultades que supone la caracterización semántica del complemento directo, es preferible caracterizarlo desde presupuestos formales, esto es, basándose o bien en rasgos morfológicos, o bien en pruebas operacionales consistentes en conmutaciones o transformaciones. En el caso de nuestra lengua serían aplicables tan solo estas últimas, que pueden ser básicamente dos: — Dada su condición de complemento integrable, el complemento directo ofrece la posibilidad de pronominalización (lo, la, los, las). Así, en Los reyes visitaron la exposición, la exposición sería complemento directo porque es conmutable por la forma pronominal la. Obtendríamos la oración Los reyes la visitaron. — Posibilidad de pasar a sujeto en la construcción pasiva. Así, por ejemplo, tendríamos La exposición fue visitada por los reyes, donde, efectivamente, la exposición desempeña la función de sujeto paciente. 107
  • 103. Ampliación para el análisis sintáctico • Complemento directo preposicional y no preposicional Fuera de la caracterización semántica y formal, en español no es posible identificar de otro modo el complemento directo, el cual, frente a otras lenguas carece propiamente de una marca operacional específica. Precisamente su denominación de complemento directo alude a esta situación, por cuanto se trataría de un complemento de incidencia directa, es decir, sin preposición alguna, en el verbo, lo cual, en el caso del español, no es del todo cierto. Como es bien sabido, dicho complemento puede a veces ir precedido por la preposición a. Ejemplo: He visto a María. En realidad, en nuestra lengua existen dos tipos de complementos directos, vistos desde este aspecto: no preposicional y preposicional, cuyo respectivo uso depende en líneas generales de la ausencia o presencia del rasgo +humano. La preposición en este caso tiene una misión exclusivamente diacrítica, para evitar la confusión del complemento directo con el sujeto de la oración, careciendo, por tanto, de la función relacionante que le es propia. Tal es la razón por la que el complemento directo con a no suela interpretarse como sintagma preposicional, sino, lo mismo que cuando va sin preposición, como un puro sintagma nominal. 5.1.3. COMPLEMENTO INDIRECTO (CI) Podemos definir el complemento indirecto como la persona o cosa que recibe indirectamente la acción del verbo; y también como la persona o cosa que recibe el daño o provecho de la acción del verbo. En la actualidad, como vemos, existen dos conceptos de complemento indirecto, uno amplio y otro estricto. Según el primero, el complemento indirecto sería el vocablo que expresa la persona, animal o cosa en quien se cumple o termina la acción del verbo transitivo ejercida ya sobre el complemento directo, y también en los verbos intransitivos; en el segundo, en cambio, se circunscribe el concepto de complemento indirecto al ámbito de la transitividad, eliminando de la definición anterior a los verbos intransitivos. Ejemplo: Le di las cartas a José. • Enfoque semántico La definición semántica de complemento indirecto como el que recibe indirectamente la acción verbal no obedece más que a una interpretación de la palabra indirecto, enfocada desde una perspectiva semántica. Esto caracteriza al complemento indirecto como la persona, animal o cosa que recibe el beneficio o perjuicio de la acción verbal. También sería el receptor del destino o del interés expresado por el verbo. • Enfoque formal Desde este punto de vista, el complemento indirecto se reconoce porque casi siempre va precedido por la preposición a. Otro criterio para delimitar el complemento indirecto es el de su expresión o en su caso conmutabilidad mediante un pronombre personal átono (le, les). De este modo la oración Entregaron una copa al ganador se conmutaría en Le entregaron una copa. El pronombre en cuestión, que se integra acentualmente con el verbo, puede incluso aparecer en la misma oración junto al complemento indirecto propiamente dicho, representado por un sintagma constituido por a + sustantivo o pronombre personal tónico. Por ejemplo: 108
  • 104. Pruebas de acceso a la Universidad Solo a ti te dio sobresaliente. Sin embargo, dado el sincretismo o coincidencia formal del complemento directo y del complemento indirecto en los pronombres de primera y segunda persona, junto con las confusiones de estos mismos casos a causa de los fenómenos del leísmo, laísmo y loísmo, este criterio puede presentar algunos problemas. • Criterios básicos para la identificación del complemento indirecto Es un complemento sustituible por una forma pronominal átona (le, les). También es un complemento argumental, lo que quiere decir que viene exigido por el propio verbo o sintagma verbal. Esto no implica que sea obligatorio en el sentido de que no pueda ser eliminado del contexto. Por el contrario, es perfectamente eliminable. Tengamos en cuenta, por lo demás, que el complemento indirecto puede venir única y exclusivamente regido por el verbo, como ocurre, por ejemplo, en No me gusta que trabajes así. Pero también por el verbo seguido de un predicado nominal o de un complemento directo. Así, ser o estar son verbos que por sí mismos no rigen complemento indirecto, pero sí cuando van acompañados de ciertos adjetivos, por ejemplo: Me resulta un placer decírselo. Los complementos indirectos son en realidad régimen de los adjetivos correspondientes, pero estos se hallan en cierto modo verbalizados, por lo que estos complementos pueden adoptar una forma exclusiva de un complemento verbal, como es un pronombre átono de complemento indirecto. • Complemento indirecto y transitividad Hay que considerar al complemento indirecto como el representado o conmutable por un pronombre átono y con carácter argumental, esto es, exigido por el propio significado del verbo o sintagma verbal. Se plantea, sin embargo, la cuestión de si todavía cabe una nueva condición: el requisito de que el verbo sea transitivo, es decir, de que exista expresa o tácitamente en la oración un complemento indirecto. Parece claro que el contexto más típico del complemento indirecto es el de la doble transitividad, esto es, con verbos de tres argumentos, como es el caso de Nos dejó visitar el museo por nuestra cuenta. Como puede verse, la acción verbal no resulta completa con el simple verbo, sino que, además del complemento directo, necesita todavía el complemento indirecto. Por este motivo, conviene señalar que con frecuencia existe una correspondencia entre las funciones de complemento indirecto y directo, de tal manera que al menos en algunos contextos podría pensarse que se trata de una misma función, pero en distinto grado: el complemento indirecto vendría a ser respecto al grupo verbal constituido por el verbo y el complemento directo, lo que éste respecto al verbo, de ahí que si dicho grupo es conmutable léxicamente por un verbo único, el complemento indirecto pase normalmente a directo, que es lo que ocurre en el siguiente caso: Cursó invitación a todos sus amigos à Invitó a todos sus amigos. • Complemento indirecto y complemento directo de persona En ocasiones, puede no resultar claro el carácter de complemento directo o indirecto cuando estos poseen el rasgo + humano, esto es, se refieren a personas. En ambos casos, pueden aparecer precedidos por la preposición a, o representados por un pronombre personal átono. El problema surge en algunas ocasiones en las que el complemento indirecto tam109
  • 105. Ampliación para el análisis sintáctico bién admite la transformación en sujeto de la construcción pasiva. Esto ocurre generalmente cuando acompaña a verbos como preguntar, servir, obedecer, avisar, enseñar o aplaudir. Así podemos decir: El estudiante preguntó la duda al profesor – El profesor fue preguntado – La duda fue preguntada. Como se ve, estos verbos admiten dos construcciones transitivas: con complemento directo de cosa y complemento indirecto de persona. Por otra parte, hemos de señalar que aunque muchas veces se ha señalado el carácter personal del complemento indirecto, debemos observar que si bien este es un rasgo muy frecuente, no constituye ni mucho menos una condición indispensable. Esto quiere decir que se pueden dar también complementos indirectos de cosa, por ejemplo, Le echó la culpa al mal tiempo. Este tipo de complementos indirectos no deben ser confundidos con los que indican finalidad ya que podríamos llamar erróneamente oraciones subordinadas de complemento indirecto a las oraciones subordinadas adverbiales finales. Así, no sería de complemento indirecto la oración subordinada He viajado a Madrid a ver al médico, sino adverbial final. 5.1.4. COMPLEMENTO PREDICATIVO (C. PRED.) El complemento predicativo es un tipo de complemento especial que completa a dos elementos oracionales: al verbo y al sujeto o complemento directo. Ejemplos: El alumno respondió nervioso. El periodista puso verdes a los concejales. En el primer ejemplo, el predicativo completa al verbo y al sujeto; en el segundo, al verbo y al complemento directo. El predicativo es un complemento cercano al atributo, pero se diferencia de este porque: • El atributo va con verbos copulativos (ser, estar) o semicopulativos. • El atributo conmuta con lo; el predicativo, no. Los complementos predicativos se diferencian de los complementos estrictamente verbales en un rasgo fundamental: estos pueden ser complementos tanto del sujeto como del predicado. En realidad, por su naturaleza, los complementos predicativos nos hablan a la vez de dos elementos de la oración, que pueden ser o bien el sujeto y el verbo, o bien el verbo y el complemento directo. Generalmente, el tipo de información que llevan consigo estos complementos se refiere a una cualidad o a un estado. Y lo hacen vinculando un verbo (que ha de ser siempre predicativo y nunca copulativo, por lo tanto, no lo van a desempeñar ser ni estar) con un sustantivo que se refiera a una cualidad o un estado del complemento directo o del sujeto. Los complementos predicativos son en cierto modo similares a los atributos de las oraciones copulativas. Se parecen en que ambos concuerdan en género y número con el nombre al que están complementando. Sin embargo, se diferencian en que un atributo no puede ser suprimido de la frase sin que esta se quede sin sentido gramatical. Los predicativos, en cambio, sí pueden. Ejemplo: Clara es muy dulce (=Clara es…) à Atributo. Clara terminó cansada el partido (=Clara terminó el partido) à Complemento predicativo. 110
  • 106. Pruebas de acceso a la Universidad 5.1.5. ATRIBUTO (ATRIB.) El atributo es un complemento exclusivo de las oraciones atributivas. Si en la estructura predicativa el núcleo de significación es el verbo, en la estructura atributiva, el núcleo de significación es el nombre o adjetivo (atributo): Ejemplo: Marta es alta. El atributo posee las siguientes características: • Es exclusivo de los verbos copulativos (ser, estar) y semicopulativos. • Es un elemento oracional que va referido al sujeto de la oración, concordando con él en género y número. • Es conmutable por el pronombre átono lo, que permanece invariable al género y número del sujeto. • Realizaciones sintagmáticas del atributo El atributo puede presentar las siguientes realizaciones sintagmáticas: • Sintagma nominal. Ejemplo: Javier es un buen chico. • Pronombre. Ejemplo: Tu lápiz es este. • Sintagma adjetival. Ejemplo: Inés es trabajadora. • Sintagma preposicional que incluye un sintagma nominal. Ejemplo: Tu novia es de Colombia. • Sintagma preposicional que incluye un pronombre. Ejemplo: El perro es de él. • Proposición de infinitivo. Ejemplo: La misión es ganar dinero. • Proposición introducida por el transpositor que. Ejemplo: El juicio está que arde. • Predicado verbal y predicado nominal Por otro lado, hemos de señalar que la evocación a la realidad que efectúan los verbos copulativos resulta demasiado extensa creando un vacío significativo. El papel del atributo consiste en llenar la referencia de estos verbos, asignándoles posibilidades de denotación más concretas. Tal particularidad ha inducido a separar las estructuras oracionales en dos tipos: las de predicado verbal (cuando el signo léxico del verbo se refiere a experiencias concretas) y las 111
  • 107. Ampliación para el análisis sintáctico de predicado nominal (esto es, las de los verbos ser y estar que precisan de la noción léxica del atributo). Si ello es válido desde el punto de vista semántico, para la sintaxis el núcleo oracional siempre es el verbo, por impreciso que sea su contenido léxico, puesto que en el verbo residen los morfemas de persona y número que como sujeto gramatical establecen la oración. De este modo, las construcciones atributivas vienen a ser el resultado del desglose de otros verbos no copulativos. Ejemplos: Un dulce nunca es amargo (=Un dulce nunca amarga). Eran escasos los víveres (=Escaseaban los víveres). La maleta es muy pesada (=La maleta pesa mucho). • Sujeto y atributo Cuando el atributo es un sustantivo con artículo, cabe la duda respecto a su función. En oraciones como Juan es el médico y El médico es Juan, podemos ver casos de oraciones ecuativas. Resulta dificultoso en las mismas decidir qué segmento cumple el papel de sujeto explícito y cuál el de atributo. Lo normal es elegir como sujeto al primer elemento que aparezca en la oración y como atributo al segundo. 5.1.6. COMPLEMENTO DE RÉGIMEN (C. RÉG.) El complemento de régimen es un complemento del verbo introducido por una preposición y exigido por él. Sin dicho complemento explícito o implícito, la oración resulta agramatical o cambia de significado. La caracterización del complemento de régimen vendría marcada por los siguientes caracteres: • Imposibilidad frente al complemento circunstancial, de ser conmutado por un adverbio. Su única posibilidad de conmutación será mediante un pronombre personal tónico precedido de la misma preposición. Así, por ejemplo, Hablaba del tiempo à Hablaba de él (complemento de régimen) frente a Hablaba de noche à Hablaba entonces (complemento circunstancial). • Carácter obligatorio y, por lo tanto, imposibilidad de ser eliminado del contexto, ya que viene exigido o regido directamente por el verbo. Su eliminación, por ello, llevaría a enunciados anómalos o con otro significado. Así, Abel se entiende tendría un significado distinto de Abel se entiende con Clara. El complemento circunstancial, en cambio, se puede eliminar fácilmente, dado su carácter relativamente marginal, al no venir exigido por el verbo, y además, por esa misma razón, posee una cierta movilidad dentro de la oración. Ejemplo: Sueña con su futuro (=Sueña con…) à Complemento de régimen. Tiene escritas varias novelas con su hermano (=[Con su hermano] Tiene escritas varias novelas) à Complemento circunstancial. • Tipos de complementos de régimen Según Alarcos, el complemento de régimen tendría dos subtipos. En primer lugar, tendríamos el indirecto, sencillamente porque no vendría exigido exclusivamente por el verbo, sino por este y el complemento directo juntos. Ejemplo: Llenó el vaso de agua. 112
  • 108. Pruebas de acceso a la Universidad En el segundo caso habla de inherente, cuyos sintagmas preposicionales pueden sustituirse por un adverbio locativo. Ejemplo: Residen en Madrid (=allí). 5.1.7. COMPLEMENTO CIRCUNSTANCIAL (CC) El complemento circunstancial, funcionalmente hablando, es aquel que modifica extrínsecamente al núcleo verbal. Por lo tanto, podemos prescindir de él sin que cambie sustancialmente la oración. Y, al ser marginal o extrínseco, posee una gran libertad de colocación. En lo que se refiere a la semántica, el complemento circunstancial indica las diversas circunstancias que inciden en el desarrollo de la acción: modo, lugar, tiempo, cantidad, etc. • Tipos de sintagmas del complemento circunstancial ✥ Sintagma preposicional. Ejemplo: Salimos al parque. ✥ Sintagma preposicional + sintagma verbal. Ejemplo: Llegamos al caer la noche. ✥ Sintagma preposicional + sintagma adverbial. Ejemplo: No hemos salido desde ayer. ✥ Sintagma adverbial. Ejemplo: Iremos al cine mañana. ✥ Sintagma adverbial + sintagma adverbial. Ejemplo: Llegamos muy lejos. ✥ Sintagma adverbial + sintagma preposicional. Ejemplo: Estuvimos cerca de tu barrio. ✥ Locución adverbial. Ejemplo: Iremos de todos modos. ✥ Sintagma nominal. Ejemplo: Lo haremos el año siguiente. ✥ Sintagma nominal + sintagma adverbial. Ejemplo: Estuvimos mucho tiempo después. ✥ Proposición introducida por transpositor. Ejemplo: Vendremos cuando salga el sol. ✥ Proposición de gerundio. Ejemplo: Me lo contó mostrando una gran preocupación por el tema. 113
  • 109. Ampliación para el análisis sintáctico • Reglas para identificar el complemento circunstancial ✥ Por exclusión, al comprobar que no es ninguno de los otros complementos. ✥ No conmuta con ningún pronombre personal. ✥ Va introducido por cualquier preposición. ✥ Puede aparecer en una misma oración en número indefinido. ✥ El complemento circunstancial se puede eliminar de la oración sin que esta resulte agramatical. 1) Complemento circunstancial de tiempo El complemento circunstancial de tiempo puede referirse a un nombre o venir exigido por un verbo. Bajo esta designación de circunstancial temporal se comprenden diversos tipos, entre los que cabe destacar principalmente el situacional por una parte y el extensional por otra. El primero responde a la pregunta ¿cuándo?, mientras que el segundo se refiere a la extensión de tiempo ocupada por la acción o proceso, esto es, a la duración, por lo que responde a la preguntas como ¿desde o hasta cuándo?, ¿cuánto tiempo? o ¿en cuántas ocasiones? Por ejemplo: Elías tuvo clase esta tarde (situacional), He dormido diez horas seguidas (extensional). La duración, además, puede entenderse interna o externamente, resultando así dos subtipos de complementos: durativos e iterativos. A pesar de estas divisiones y subdivisiones, nos encontramos con unos modificadores imposibles de adscribir a ningún grupo de los anteriores. Nos referimos a los adverbios de tiempo ya, aún y todavía, que se comportan de un modo diferente que un típico complemento circunstancial temporal, pues ni son conmutables por un sintagma preposicional ni responden a las preguntas ¿cuándo? o ¿cuánto tiempo? Su función consiste en expresar una idea de ruptura o continuidad temporal en relación con una situación anterior, y, de este modo, ya se utiliza para indicar que se ha producido un evento que implica un cambio o ruptura con el estado de cosas anterior, en tanto que aún y todavía expresan la persistencia o continuidad de un estado o acción. Por ejemplo, en Ya está lloviendo, expresamos la acción de llover como algo nuevo, que implica una discontinuidad con el estado meteorológico anterior. En cambio, en la oración Todavía está lloviendo, se indica que la acción de llover continúa y, aunque se espera su cese, este no se ha producido. Así las cosas, estos adverbios, más que el tiempo, lo que expresan es un aspecto en el desarrollo de la acción verbal, hallándose muy cerca de lo que se conocen como ordenadores del discurso o nexos supraoracionales, pues su misión en realidad no es otra que la de establecer una relación con un enunciado anterior expreso o supuesto. 2) Complemento circunstancial de lugar Los complementos circunstanciales de lugar son aquellos representados por un adverbio, sintagma preposicional o proposición, cuya misión es poner en relación con el espacio una acción, evento o proceso verbal. El contenido del lugar viene dado por el propio complemento, que la mayor parte de las veces no posee ninguna marca específica de su carácter locativo, pues, aun en el caso de tratarse de un sintagma preposicional, la preposición por sí misma no indica lugar, ya que puede aparecer en otros tipos de complementos. Desde el punto de vista formal, la única posibilidad para distinguir el complemento cir114
  • 110. Pruebas de acceso a la Universidad cunstancial locativo es la de sustituir la correspondiente oración interrogativa por el adverbio ¿dónde? precedido o no de preposición. Así, la oración La gente pasea por la calle, se transformaría en la interrogativa ¿Por dónde pasea la gente? Desde el punto de vista sintáctico se viene aceptando que el complemento circunstancial de lugar, pese a constituir un elemento nuclear de la oración, es un elemento relativamente marginal o periférico. Sin embargo, esta afirmación va a depender de las circunstancias concretas del discurso. Veamos esto con detalle: ✥ En primer lugar, un complemento circunstancial de lugar no siempre corresponde al ámbito de la oración o del sintagma verbal en general. A veces, puede ser complemento de un sustantivo o adjetivo, situación en la que no se puede hablar propiamente de complementos circunstanciales. Ejemplo: Mi estancia en Marruecos me sirvió para descansar. ✥ También puede darse el caso de que el complemento circunstancial de lugar venga exigido por las características semánticas del verbo, esto es, que sea régimen de éste y, por lo tanto, se trata de un complemento argumental, con lo que no se tratará tampoco de un circunstancial, sino de un verdadero complemento de régimen. Ejemplo: Metió el coche en el garaje. ✥ El complemento circunstancial puede referirse únicamente al verbo y no a toda la oración. Ejemplo: Irene come en el trabajo y cena en su casa. 3) Complemento circunstancial de compañía El complemento circunstancial de compañía se caracteriza por expresar la asociación o unión al sujeto o al complemento directo de otro u otros individuos. Formalmente viene introducido por la preposición con o locuciones como en compañía de, junto o juntamente a o con, al lado de, etc. Ejemplo: Este verano viajaré con Mercedes por América. Pueden distinguirse dos tipos de complementos de compañía: el que podríamos llamar participativo, que coopera con el sujeto en la realización de la acción, o con el complemento directo en la recepción de la misma, y el no participativo, en el caso contrario. Ejemplos: Estas vacaciones iré contigo a Eslovenia (participativo). Mandé a los niños unos días con sus abuelos (no participativo). Para terminar, debemos añadir que el complemento circunstancial de compañía puede adoptar la forma negativa, mediante la preposición sin, para expresar justamente la falta, ausencia o carencia de compañía que se cita. Ejemplo: Fui al partido sin mi hija. 4) Complemento circunstancial de modo Los complementos circunstanciales de modo son aquellos que expresan la manera en la que se lleva a cabo lo expresado por el verbo o el sintagma verbal. Formalmente se caracteri115
  • 111. Ampliación para el análisis sintáctico zan por admitir la sustitución por ¿cómo? o ¿de qué modo, forma, manera? en las correspondientes oraciones interrogativas. Ejemplo: Se movía con gran rapidez. Desde el punto de vista semántico, los complementos de modo presentan, frente a los de tiempo y lugar, una mayor cohesión con el verbo, encontrándose ya muy cerca de los complementos exigidos por aquél. De hecho, existen complementos modales que vienen exigidos por el verbo. Ejemplos: Alfredo aguanta con sus problemas. Me encuentro sin ayuda. Un caso especial muy frecuente de complemento modal es el posesivo, representado por un sintagma preposicional con la preposición con, o su correspondiente negativa sin, que expresan posesión o carencia por parte del sujeto o del complemento directo. Ejemplos: El niño llegó a casa con la camisa rota. Se metió en la playa sin el bañador. 5) Complemento circunstancial de causa El complemento circunstancial de causa se expresa mediante la preposición por, con, y alguna vez de, si bien en este último caso suele tratarse de un complemento regido y, por lo tanto, con función de complemento de régimen. También se utilizan locuciones como a causa de, debido a, gracias a, por culpa de, y si el complemento es una oración, se introduce generalmente mediante porque. Ejemplos: Por tu culpa no he podido ganar. Le suspendieron por no estudiar. Teniendo en cuenta que en la construcción pasiva el agente se expresa asimismo mediante las preposiciones por o de, es de suponer que se producirá fácilmente la confusión entre éste y el complemento circunstancial de causa. En principio la distinción resulta fácil: semánticamente el agente se caracterizará por ser animado o al menos por su capacidad, en caso de ser inanimado, de llevar a cabo la acción expresada por el verbo, y, además, desde el punto de vista formal la condición de agente se demostrará por la posibilidad de actuar como sujeto en la correspondiente construcción activa, frente al complemento circunstancial causal que, además de carecer de estas características, admitirá la conmutación de la preposición por la locución a causa de u otra equivalente. Ejemplo: Los deberes fueron hechos por Pedro (=Pedro hizo los deberes) à C. Agente. Se cayó por la lluvia (=Se cayó a causa de la lluvia) à C. Circunstancial de causa. 6) Complemento circunstancial de finalidad El complemento circunstancial de finalidad se caracteriza formalmente por venir introducido por la preposición para (y a veces a o por) seguida de un sustantivo o expresión sustantivada. Ejemplo: Se está entrenando para el campeonato. 116
  • 112. Pruebas de acceso a la Universidad Conviene no confundir este tipo de complemento con la función de complemento indirecto. Este último es siempre un complemento de persona, que actúa como beneficiario o perjudicado de la acción del verbo, frente al de finalidad, que, por lo general, es de cosa, y además, suele estar representado por una oración o un sintagma fácilmente transformable en una oración final. Ejemplos: Se presentaron en el campo para el partido (=para disputar el partido). Estudiaba para médico (=para ser médico). 7) Complemento circunstancial de cantidad La función de complemento circunstancial de cantidad es la desempeñada por los llamados adverbios de cantidad o expresiones equivalentes cuando complementan a un verbo o sintagma verbal. Ejemplo: Ana quiere mucho a su madre. El complemento responde a preguntas como ¿cuánto?, ¿hasta qué punto o grado?, ¿en qué medida?, etc., y puede ser de tres tipos básicos: gradativo, de medida y de precio. El primero sirve para indicar la intensidad o grado alcanzado en la realización de la acción verbal. Ejemplo: Felipe ha mejorado mucho. Los de medida expresan cantidad en general. Ejemplo: Perdió por un set. Finalmente, el de precio sirve para expresar lo que cuesta una cosa, y se expresa mediante a en un contexto distributivo o con por cuando el contexto no es distributivo. Ejemplo: El piso nos salió por unos doscientos mil euros. Como complementos circunstanciales que son pueden tener varios sentidos según el significado del verbo, unas veces cuantifican el grado de desarrollo de la acción en proceso, otras el transcurso o duración o también el número de veces en contextos reiterativos. Ejemplos: Ha aumentado mucho el paro durante este mes. Convenció poco al profesor. Sale muy poco con el grupo. 5.1.8. COMPLEMENTO AGENTE (C. AG.) El complemento agente está constituido por un sintagma preposicional con por (alguna vez de) que, opcionalmente, aparece con verbos transitivos en construcción pasiva. Ha sido su carácter argumental lo que no sólo ha impedido que se lo considere entre los circunstanciales, de carácter básicamente no argumental, sino incluso entre los propios complementos verbales en general, considerados como algo opuesto al sujeto. La función de complemento agente viene asociada al contenido pasivo de la forma verbal y, por lo tanto, puede aparecer tanto en la construcción pasiva con ser o estar, como con el simple participio. Señalaremos también que este complemento puede plantear problemas 117
  • 113. Ampliación para el análisis sintáctico de delimitación, sobre todo cuando el término de la preposición presenta el rasgo - animado, esto es, se refiere a una cosa, ya que en este caso puede tratarse también de un complemento circunstancial de causa o medio. Así por ejemplo, Los campos fueron inundados por la lluvia. En esta oración, el complemento introducido por la preposición por podría, en efecto, interpretarse de las dos maneras. Esto quiere decir que la función de agente no se circunscribe al carácter + animado del sustantivo, sino más bien, al rasgo + potente, esto es, capaz de obrar o desarrollar una acción. Es, por tanto, el contexto significativo referencial lo que determina en cada caso concreto si se trata de un complemento agente o meramente circunstancial. 5.1.9. COMPLEMENTO DEL NOMBRE (CN.) Una construcción nominal puede aparecer con constituyentes (adyacentes) que la completen. Ejemplos: Compró un vestido de lana. Compró un vestido blanco. Fundamenta su actitud en el respeto a los mayores. Practica la pesca sardinera. En los ejemplos expuestos no todos los componentes mantienen la misma relación con los demás elementos del sintagma al que pertenecen. Mientras que los complementos de los dos primeros no son reclamados por el nombre, los dos últimos sí lo son. Los complementos no reclamados por el nombre son complementos adjuntos cuya función no es la de un argumento sino la de un modificador. De este modo, los complementos de lana y blanco son complementos adjuntos a la construcción nominal, en cambio, a los mayores y sardinera son complementos regidos por respeto y pesca, respectivamente. Se trata, por tanto, de argumentos reclamados por el verbo para poder predicarse del sujeto. 5.1.10. COMPLEMENTO DEL ADJETIVO (C. ADJ.) Los adjetivos admiten complementos circunstanciales que funcionan como adyacentes de los mismos. Si decimos de un objeto que está torcido por la punta, no debemos concluir que el participio torcido selecciona la preposición por, sino más bien que por la punta es un complemento adjunto o circunstancial. Muchos de estos complementos son posibles porque se cumplen las condiciones léxicas y aspectuales del adjetivo. Ejemplos: Es una persona fiel a sus ideas hasta la muerte. Es gente reticente al esfuerzo desde el comienzo de sus estudios. En estos ejemplos tenemos un adjetivo con un complemento circunstancial, con el que forma un sintagma que a su vez es complementado por otro mayor. 5.1.11. COMPLEMENTO DEL ADVERBIO (C. ADV.) Los complementos del adverbio vienen regidos fundamentalmente por sintagmas preposicionales que funcionan como adyacentes de los mismos. Esto se debe fundamentalmente a que ambas clases de palabras expresan relaciones espaciales y temporales y la estructura 118
  • 114. Pruebas de acceso a la Universidad interna de las construcciones que forman es similar. Además de esto, los adverbios y las preposiciones imponen restricciones similares sobre los elementos sintácticos que pueden llevar como término por lo que ambos tipos de palabras se complementan. Veamos algunos ejemplos de complementos del adverbio: Se marchó después de cenar, Se puso a llorar antes de decir nada o Yo ya le había visto antes de eso. 5.1.12. APOSICIÓN (APOS.) El término aposición se emplea para designar la construcción en la que un sustantivo o un adjetivo sustantivado completa al sustantivo base del sintagma nominal sin preposición. Ejemplo: Toledo, la ciudad del Tajo, es una bonita población. En esta oración el sustantivo ciudad se encuentra en aposición con Toledo, pero el sustantivo complementario no añade nada a la idea que tenemos formada de Toledo. Se limita a resaltar una nota o aspecto que nos parece característico. La aposición en este caso es explicativa. En cambio, en la oración El rey soldado ganó muchas batallas, el sustantivo complementario soldado es también aposición del sustantivo rey, al que no explica, sino que especifica distinguiéndolo de todos los demás reyes. Es decir, el sustantivo complemento actúa como una especie de adjetivo calificativo del complementado. La aposición en este segundo caso es especificativa. El nombre en aposición explicativa suele separarse por una pausa en la pronunciación y por una coma en la escritura. En la aposición especificativa no existe ninguna pausa. 5.1.13. VOCATIVO (VOC.) Al hablar del vocativo hemos de señalar que no es ningún complemento oracional, ni guarda con ninguno de sus componentes relación gramatical alguna. Por esto van sin preposición. Los vocativos, igual que las interjecciones, son palabras aisladas del resto de la oración por medio de pausas, refuerzo de intensidad y entonación especial en el lenguaje hablado, y de comas en el escrito. Pertenecen a la función apelativa del lenguaje. El vocativo es el nombre de la persona o cosa personificada a quien nos dirigimos. No suele llevar artículo ni demostrativos, pero sí posesivos. Ejemplos: María, ábreme la puerta. ¡Escúchame, Dios mío! Su colocación, al principio, en medio o al final de la oración, es gramaticalmente indiferente, pero no tiene el mismo valor expresivo. Al principio, llama la atención del interlocutor hacia lo que va a decirse, generalmente un mandato, súplica o pregunta. En medio o al final de la oración, es casi siempre enfático; su papel suele limitarse a reforzar la expresión o a suavizarla, según los matices que la entonación refleje. En la lengua literaria, como normalmente el lector no es la persona a quien se refiere el vocativo, es mucho más frecuente que en el habla cotidiana la colocación en medio o al final, y a veces no tiene más objeto que el de dar a conocer al lector a la persona o cosa personificada a quien el escritor se dirige. 119
  • 115. Ampliación para el análisis sintáctico 5.2. ESTRUCTURAS ORACIONALES COMPUESTAS 5.2.1. ORACIONES YUXTAPUESTAS (O. YUXT.) La yuxtaposición designa la reunión de dos o más unidades (no solo oracionales) que desempeñan en conjunto la misma función que cumpliría cada una de ellas aisladamente. Es difícil determinar en qué se distingue un grupo oracional yuxtapuesto respecto de una serie de oraciones sucesivas independientes. Las oraciones pueden estar consideradas por el hablante como unificadas en un solo enunciado o bien pronunciadas cada una como enunciado independiente sin relación con las demás. La intención del hablante se va a insinuar a través del mayor o menor descenso de la entonación al final de cada oración y la pausa más o menos marcada entre ellas. Una especie de yuxtaposición particular sería la de los casos de inserción de incisos proposicionales dentro de una oración. Las pausas y el especial entorno melódico aíslan estas oraciones dentro del enunciado global. Ejemplo: Sospechaba, me imagino, que lo despedirían. Aunque la ligazón semántica entre los verbos de estos ejemplos es indudable, ninguno de ellos presupone aquí al otro. Son proposiciones yuxtapuestas en un solo enunciado. • Valor relativo de las oraciones yuxtapuestas en el período Es oportuno preguntarse si entre las proposiciones yuxtapuestas en un período habrá alguna que lógica o estéticamente predomine. A primera vista parece que el orden de colocación de las proposiciones yuxtapuestas indica preferencia por la que figura en primer lugar. Sin embargo, hemos de señalar que, con cualquier orden de colocación, una de las proposiciones puede concentrar el máximo interés del período del que forma parte. En un texto escrito que no presente relieves lógicos o afectivos muy marcados, es difícil señalar dónde se halla el mayor interés. En el lenguaje hablado, los rasgos fonéticos de la elocución señalan siempre la proposición que se ha sentido como más importante del período. Estos caracteres fonéticos son los siguientes: 1º refuerzo del acento intensivo; 2º elevación de la entonación; 3º alteración del tempo, acelerando o retardando. • Yuxtaposición y enlaces adverbiales Hay grupos oracionales cuyas proposiciones componentes parecen estar conectadas entre sí con unidades como luego (átono), con que, así que, pues, o con locuciones de tipo adverbial como por tanto, por consiguiente, etc. En realidad son grupos yuxtapuestos, ya que el sentido sugerido por ellos suele ser ilativo, consecutivo, continuativo y en general proviene de los contenidos sucesivos de cada proposición. Esas aparentes unidades conjuntivas pueden eliminarse sin que la relación semántica entre las proposiciones se suprima; cumplen más bien un papel adverbial de referencia anafórica a lo expresado en el contexto precedente. Ejemplo: ¿Conque tenemos ganas de que me vaya, eh? 120
  • 116. Pruebas de acceso a la Universidad 5.2.2. ORACIONES COORDINADAS (O. COORD.) Se trata de proposiciones integradas por varios tipos de nexos coordinantes, según que regulen dos o más unidades, o según estas sean nominales o verbales. Pero todos los coordinadores tienen tres características fundamentales en común: 1) La primera es que siempre van colocados entre las unidades que coordinan; por lo cual no son coordinadores, sino adverbios en función incidental como vemos en las numerosas partículas de sentido análogo que a menudo los acompañan: encima, además, sin embargo, con todo, por lo tanto, etc. 2) Otra característica de los coordinadores es que pueden encabezar proposiciones con modo apelativo: Vete y díselo, Entrad o marchaos, etc., cosa que nunca hacen las conjunciones subordinativas o transpositores. 3) El tercer rasgo fundamental del coordinador es que casi nunca desempeña función sintáctica alguna en las proposiciones en las que se inserta (excepto en el caso de algunos nexos distributivos). En su mayor parte, los coordinadores pueden presentarse en posición inicial absoluta, esto es, comenzando el mensaje y sin primera unidad coordinada; en cuyo caso expresan un valor cercano al de los adverbios enfáticos de intensificación: ¡Y decían que lo sabían!, ¡Pero fíjate tú! Habitualmente las proposiciones coordinadas se clasifican de acuerdo con el sentido del coordinador que media entre ellas, o que, al menos, podría introducirse sin que su presencia altere ni la construcción ni el sentido de la relación que hay entre las oraciones meramente yuxtapuestas. 1) Oraciones coordinadas copulativas (O. Coord. Cop.) Según Alarcos, las conjunciones que conectan las proposiciones copulativas cumplen simplemente el papel de unificar «como sumandos, sin connotaciones especiales, proposiciones o elementos análogos de una misma oración gramatical». Fuera de su valor “aditivo”, la conjunción copulativa no aporta nada más al sentido del grupo oracional. Otras relaciones semánticas que pueden percibirse entre las proposiciones copuladas, proceden en exclusiva de las nociones léxicas o referenciales de cada una de ellas. Por otro lado, si el grupo oracional copulativo contiene más de dos proposiciones, el enlace conjuntivo entre ellas suele solo aparecer delante de la última. Ejemplo: Alentado por su promesa, Matías hombreó, bebió, cantó y bailó. La reiteración del conector y ante cada oración puede aparecer en el habla rústica o infantil, pero también se utiliza como recurso expresivo intensificador. Ejemplo: Tras mucho haber anhelado, y buscado, y tropezado, halla por último […] la seguridad de un amor entero. Cuando las proposiciones conectadas comportan negación, la conjunción utilizada es ni. Puede aparecer delante de cada proposición del grupo, incluida la inicial, si esta no va provista de no u otra unidad negativa. Asimismo, cuando dos proposiciones se suceden copulativamente de manera que el tiempo de la primera sea anterior al tiempo de la segunda, tienden a interpretarse en relación consecutiva; es decir, la secuencia temporal y expresiva se convierte en consecuencia lógica. Ejemplo: Te buscaba y te encuentro. Para que la coordinación copulativa pueda tener lugar, es necesario que los juicios o términos copulados sean todos afirmativos o todos negativos. Si no es así, se produce una contrariedad parcial o total entre ellos, que da lugar a la coordinación de carácter adversativo más o menos acentuada. 121
  • 117. Ampliación para el análisis sintáctico 2) Oraciones coordinadas disyuntivas (O. Coord. Disy.) El grupo oracional disyuntivo puede estar formado también por más de dos proposiciones. La conjunción que las conecta (o y su variante u) suele aparecer delante de la última del grupo, si bien a veces se repite ante cada una de ellas realzando aún más su carácter disyuntivo. Además, la conjunción disyuntiva presenta las proposiciones por ella ligadas como contenidos que se excluyen simultáneamente o bien como posibilidades alternativas para una misma realidad designada. En Leen, escriben o pasean se manifiestan tres actividades que pueden sucederse en la realidad pero no ocurrir al mismo tiempo y en El destino, o lo que fuera, los había conjurado, la referencia de los términos coincide. También hay ejemplos en los que se produce un debilitamiento del valor disyuntivo de las conjunciones. Así, en la oración Pregúntale quién es o cómo se llama, los dos miembros no se excluyen entre sí. De aquí proviene el sentido de equivalencia con el que frecuentemente se emplea la conjunción o para aclarar algún concepto. Así, por ejemplo: Nueva España o Méjico. 3) Oraciones coordinadas adversativas (O. Coord. Advers.) El grupo oracional adversativo unifica, mediante una de las conjunciones correspondientes (pero, mas, etc.) dos proposiciones, que quedan así contrapuestas explícitamente, porque los contenidos de dos proposiciones pueden de por sí ser opuestos sin necesidad de que lo indique un conector adversativo. Por ejemplo, en el grupo copulativo Estudiaba y no aprobaba, hay sin duda oposición de contenido entre las dos oraciones que lo integran, pero de ningún modo puede denominarse grupo adversativo; lo sería Estudiaba pero no aprobaba, donde aparece la marca explícita pero. La contrariedad de las dos proposiciones puede ser parcial o total. En el primer caso expresamos una corrección o restricción en el juicio de la primera oración, pero no incompatibilidad; la coordinación es entonces restrictiva; por ejemplo: No tenía dinero, pero supo arreglarse. Si hay incompatibilidad entre ambas oraciones, de manera que la afirmativa excluya totalmente a la negativa, la coordinación es exclusiva: No es esa mi opinión, sino la tuya. La conjunción adversativa pero es la más frecuente hoy, aunque en la lengua cuidada y escrita alternan mas y empero. El sentido del grupo oracional adversativo con pero consiste en que la segunda oración encabezada con el conector introduce una restricción en la referencia efectuada por la primera oración. Ejemplo: La cosa no va bien; pero no se sabe cómo puede enmendarse. Los otros dos conectores, mas y empero, hoy resultan arcaizantes. Ejemplo: Ya convaleciente, se le permitía jugar en el cuarto, mas/empero nunca salir de él. Con el conector sino (y sino que delante de oración) el primer término que le precede ha de ser negativo; el segundo introduce un contenido que excluye al del primero: ambos son incompatibles. Ejemplo: Su miedo no era circunstancial, sino que estaba instalado aquí. 4) Oraciones coordinadas distributivas (O. Coord. Distrib.) Cuando nos referimos alternativamente a dos o más proposiciones, o a varios sujetos, verbos, atributos o complementos de una misma oración, formamos cláusulas distributivas. La atención se fija alternativamente en ellos porque no se los considera iguales, sino con alguna 122
  • 118. Pruebas de acceso a la Universidad diferencia lógica, temporal o espacial. La coordinación entre ellas se establece empleando palabras correlativas, y a veces repitiendo una misma palabra: aquí…allí, unos…otros, estos… aquellos, tan pronto…tan pronto, cuando…cuando, bien…bien, ya…ya, ora…ora. Las tres últimas parejas de palabras, por su mucho uso en estilo literario, han pasado ya a ser conjunciones distributivas permanentes. Ejemplo: Recibía con la misma serenidad, bien las alegrías, bien los infortunios. Debe observarse que cuando el enlace se establece por medio de la repetición de la misma palabra, la relación adquiere un sentido de exclusión. Una de las proposiciones excluye a las demás. Estamos ante dos o más juicios contradictorios, ya sea por su contenido lógico, ya por no ser simultáneas las acciones que expresan, ya porque se presentan a la voluntad para que elija; es decir, tenemos una plena coordinación disyuntiva. La parataxis distributiva ofrece, por lo tanto, un tipo intermedio entre las coordinadas copulativas y las disyuntivas, entre la simple adición de elementos y la contradicción entre ellos. 5.2.3. ORACIONES SUBORDINADAS (O. SUB.) Toda proposición subordinada se halla incorporada a la principal y guarda con ella la misma relación que guardan con el verbo los elementos sintácticos de la oración simple. Siempre vamos a encontrar que la proposición subordinada ejerce con respecto a la subordinante una de las siguientes funciones sintácticas: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, atributo, complemento predicativo, complemento de régimen, complemento del adjetivo, complemento del nombre, complemento del adverbio, aposición, complemento agente y complemento circunstancial. La proposición subordinada desempeñará dentro de la principal la misma función que corresponde a un sustantivo, a un adjetivo o a un adverbio, y será un equivalente de alguna de estas tres clases de palabras. Por esto las proposiciones subordinadas se clasifican en sustantivas, adjetivas y adverbiales. Además, están compuestas por transpositores o nexos subordinantes que hacen posible la conexión con la principal. La proposición se transpone mediante los relativos (átonos y tónicos o interrogativos) y las conjunciones subordinativas. Algunos transpositores son simples, es decir, un solo transpositor en un signo único: que conjunción, si completivo, pronombres interrogativos y los relativos que, cuyo y el cual; si condicional, etc. También encontramos otros complejos (dos o más transpositores en un signo único: quien, donde, cuando, como, cuanto). En fin, forma una transposición (=subordinación) múltiple la sucesión inmediata de transpositores simples o complejos (por ejemplo: “artículo + que relativo”, “preposición + que conjunción”, etc.). La oración tiene transpositores diferentes según la categoría de la unidad resultante: así, hay transpositores adjetivadores, sustantivadores y adverbializadores de la oración. 1) Oraciones subordinadas sustantivas (O. Sub. Sust.) Son aquellas proposiciones que desempeñan las mismas funciones que un elemento nominal (sustantivo, pronombre, grupo nominal) y, por tanto, se pueden sustituir por uno de ellos. Estas oraciones se clasifican según la función que realizan dentro de la oración en la que se integran. 123
  • 119. Ampliación para el análisis sintáctico Las oraciones subordinadas sustantivas tienen las siguientes características: — Siempre se subordinan a un elemento de la oración principal. Ejemplo: Mi padre nos aconsejo que tomáramos ese camino. — Pueden sustituirse por los pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello). Ejemplo: Me gusta que bailes à Me gusta eso. Los nexos que introducen las oraciones subordinadas sustantivas son los siguientes: — La conjunción que: las oraciones que van introducidas por esta conjunción se denominan oraciones subordinadas completivas. Esta conjunción no realiza ninguna función sintáctica dentro de la proposición subordinada a la que pertenece. Ejemplo: Me gusta que sonrías. No obstante, cuando las oraciones subordinadas completivas llevan el verbo en infinitivo, aparecen sin nexo. Ejemplo: No quiso venir. — La conjunción si: este nexo no realiza ninguna función sintáctica dentro de la proposición subordinada a la que pertenece. Ejemplo: Víctor me preguntó si quería más. — Los pronombres o adverbios interrogativos (qué, quién, cuándo, cuánto): estos nexos desempeñan una función dentro de la oración subordinada a la que pertenecen. Ejemplo: No sé cuándo llega Juan. Cuándo desempeña la función de complemento circunstancial de tiempo. Con los nexos si y los pronombres o adverbios interrogativos, la subordinada puede ir en infinitivo. Ejemplo: No sé si ir. Según la función sintáctica que la proposición subordinada desempeñe en la oración, estas se pueden clasificar de la siguiente manera: a) Oraciones subordinadas sustantivas de sujeto (O. Sub. Sust. Suj.) Se trata de proposiciones que desempeñan la función de sujeto del verbo principal. Ejemplo: Me alegra verte tan feliz. Para comprobar que la oración subordinada sustantiva es de sujeto debemos tener en cuenta lo siguiente: — Estas oraciones se pueden sustituir por los pronombres demostrativos neutros (eso, esto, aquello). Ejemplos: Es evidente que la gente no llegará pronto à Eso es evidente. — Si sustituimos el pronombre eso por el grupo nominal esas cosas y el verbo de la oración cambia de número. 124
  • 120. Pruebas de acceso a la Universidad Ejemplo: Me preocupa que no vayas al médico à Me preocupa eso à Me preocupan esas cosas, frente a Quiero que vayas al médico à Quiero eso à Quiero esas cosas. — Salvo las proposiciones de infinitivo, las oraciones subordinadas sustantivas de sujeto van introducidas por el nexo que, nunca precedido de preposición. — No se pueden sustituir por los pronombres personales lo, la, los, las, le, les. b) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento directo (O. Sub. Sust. CD) Nos encontramos con proposiciones que desempeñan la función de complemento directo del verbo principal. Ejemplo: No sé cómo te llamas. Para comprobar que la oración subordinada sustantiva es de complemento directo, debemos tener en cuenta lo siguiente: — Estas oraciones se pueden sustituir por pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello). Ejemplo: Ángeles prefiere salir a la montaña à Ángeles prefiere eso. — A diferencia de las oraciones subordinadas sustantivas de sujeto, pueden sustituirse por el pronombre neutro lo. Ejemplo: Quiero que te calles à Quiero esto à Lo quiero. — Cuando no están en estilo directo, van introducidas por los siguientes nexos: • Las conjunciones que o si. Ejemplo: Me pregunto si querrás venir a mi casa. • Los pronombres o adverbios interrogativos Ejemplo: Dime cuándo llegarás. No obstante, cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo, aparece sin nexo excepto cuando es una interrogativa directa. Ejemplo: No sé si quedarme aquí. c) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento indirecto (O. Sub. Sust. CI) Estamos ante proposiciones que siempre van precedidas por la preposición a y desempeñan la función de complemento indirecto del verbo principal. Sin embargo, hemos de señalar que las subordinadas sustantivas de complemento indirecto son muy pocas en español. Ejemplo: No doy importancia a que te hayas olvidado de la fiesta. Para comprobar que la oración subordinada sustantiva es de complemento indirecto, tenemos que tener en cuenta lo siguiente: 125
  • 121. Ampliación para el análisis sintáctico — Estas oraciones van siempre introducidas por la preposición a, que actúa como enlace entre el verbo y la subordinada. Ejemplos: Tiene miedo a quedarse sola. — Se pueden sustituir por pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello) precedidos de la preposición a. Ejemplo: No hizo ascos a que le invitaran a la cena à No hizo ascos a eso. — Se pueden sustituir por los pronombres le, les. Ejemplo: No doy importancia a que no lo recordaras à A eso no le doy importancia. — Van introducidas por los nexos que o si (o sin nexo cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo). Ejemplos: No hizo ascos a que elogiaran su trabajo. d) Oraciones subordinadas sustantivas de atributo (O. Sub. Sust. Atrib.) Son aquellas proposiciones que funcionan como atributo del núcleo verbal de la proposición principal. El verbo de las proposiciones subordinadas tiene que ser, de manera obligatoria, ser, estar u otro semiatributivo. Ejemplo: Mi objetivo es que aprobéis en septiembre. Para comprobar que la oración subordinada sustantiva es de atributo, debemos tener en cuenta lo siguiente: — La presencia de nexos: • La partícula que. Ejemplo: Tu hermana está que muerde. • La marca de subordinadas adjetivas sustantivadas. Ejemplo: Ella es la que canta. • La aparición de pronombres o adverbios interrogativos. Ejemplo: El problema es cuándo vamos a verlo. — Ausencia de nexos: • Sin nexo ante un infinitivo. Ejemplo: Vivir es morir. e) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento predicativo (O. Sub. Sust. C. Pred.) Son las proposiciones que funcionan como complemento predicativo de la proposición principal. Ejemplo: El capataz estaba que trinaba (=furioso). Para comprobar que la subordinada sea de complemento predicativo tendremos en cuenta: — Que vaya complementando a un núcleo verbal no copulativo. — Que aparezca introducida por el nexo que. 126
  • 122. Pruebas de acceso a la Universidad — Que se refiera al verbo y al sujeto o al verbo y al complemento directo de la proposición principal. Ejemplo: La bailarina salió que daba saltos de alegría à la bailarina salió contenta. f) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento de régimen (O. Sub. Sust. C. Rég.) Nos hallamos ante proposiciones que desempeñan la función de complemento de régimen del verbo principal. Ejemplo: Dudo de si he hecho lo correcto. Para comprobar que la oración subordinada sustantiva es de complemento de régimen se deben tener en cuenta los siguientes aspectos: — Estas oraciones siempre van introducidas por una preposición exigida por el significado del verbo, que actúa como enlace entre el verbo y la subordinada. Ejemplos: Insistió en que la asistencia no era necesaria. No te preocupes de si llegarás a tiempo. — Pueden sustituirse por los pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello) precedidos de preposición). Ejemplo: No te quejes de que no te escucho à No te quejes de eso. — Van introducidas por los nexos que o si y por los pronombres y adverbios interrogativos (o sin nexo cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo, salvo si se trata de una interrogativa indirecta). Ejemplos: No me acuerdo de si hoy tenía curso. Me alegro de haber ido a aquella fiesta. g) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento del nombre (O. Sub. Sust. CN.) Son aquellas proposiciones que complementan a un sustantivo de la oración principal. Siempre aparecen precedidas de una preposición que enlaza el sustantivo con la oración. Ejemplo: Tengo la sensación de que me ocultas algo. — Pueden sustituirse por los pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello). Ejemplo: Tengo la sensación de que hay alguien aquí à Tengo la sensación de eso. — Pueden aparecer introducidas por los nexos que o si, o sin nexo (cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo, salvo si se trata de una interrogativa indirecta). Ejemplo: Tengo esperanzas de solucionar pronto este problema. Tengo la duda de si quedarme o irme. 127
  • 123. Ampliación para el análisis sintáctico h) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento del adjetivo (O. Sub. Sust. C. Adj.) Se nos presentan como proposiciones que complementan a un adjetivo de la oración principal. Siempre aparecen precedidas de una preposición que enlaza el adjetivo y la oración. Ejemplo: No estoy seguro de si Pedro ha aprobado. — Pueden sustituirse por los pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello). Ejemplo: Raúl es reacio a que lo consideren el mejor futbolista del mundo à Raúl es reacio a eso. — Pueden aparecer introducidas por los nexos que o si, o no llevar nexo (cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo). Ejemplos: Estoy pendiente de recibir noticias suyas. El presidente es partidario de que haya un acuerdo. i) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento del adverbio (O. Sub. Sust. C. Adv.) Aparecen como proposiciones que complementan a un adverbio de la oración principal. Siempre aparecen precedidas de una preposición que enlaza el adverbio con la oración. Ejemplo: Nos quedamos lejos de conseguirlo. — Pueden sustituirse por los pronombres demostrativos neutros (esto, eso, aquello). Ejemplo: Juan llegó antes de que terminara la fiesta à Juan llegó antes de eso. — Pueden aparecer introducidas por el nexo que, o no llevar nexo (cuando la oración subordinada lleva el verbo en infinitivo). Ejemplos: Lorena apareció después de visitar al médico. Eduardo se fue antes de conocer el desenlace de la historia. j) Oraciones subordinadas sustantivas de aposición (O. Sub. Sust. Apos.) Son las conformadas por proposiciones subordinadas que funcionan como aposición de la proposición principal. Para reconocerlas, tendremos en cuenta que la aposición se refiere a un sintagma nominal de la proposición principal y que suelen aparecer sin nexos. Ejemplo: Te contaré un secreto: los dioses nos envidian. k) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento agente (O. Sub. Sust. C. Ag.) Están constituidas por proposiciones subordinadas adjetivas sustantivadas que desempeñan la función de complemento agente con respecto de la proposición principal. Ejemplo: La ocasión fue aprovechada por los que estaban en clase (=por los presentes). 128
  • 124. Pruebas de acceso a la Universidad Para reconocerlas hemos de tener en cuenta que: — El verbo de la proposición principal esté conjugado en voz pasiva. — La proposición subordinada rige el enlace por. Ejemplo: El crimen fue visto por los que se estaban bañando à El crimen fue visto por los bañistas. l) Oraciones subordinadas sustantivas de complemento circunstancial (O. Sub. Sust. CC) Constituyen las proposiciones subordinadas que realizan la función de complemento circunstancial de la proposición principal. Ejemplo: Iré sin que me lo pidas. Para saber si estamos ante una proposición subordinada sustantiva de complemento circunstancial debemos tener en cuenta que pueden ser sustituidas por un sustantivo o un sintagma nominal. Ejemplo: Lo hizo sin que lo ayudara nadie à Lo hizo sin ayuda. 2) Oraciones subordinadas adjetivas o de relativo (O. Sub. Adj.) Las proposiciones subordinadas adjetivas o de relativo funcionan como adjetivos aplicados a cualquier sustantivo o pronombre de la proposición principal, al cual se llama antecedente de relativo. El empleo de las subordinadas relativas permite atribuir al sustantivo cualidades muy complejas para las cuales no tiene el idioma adjetivos o participios léxicos. El adjetivo fugitivo, por ejemplo, equivale a la oración relativa que huye; pero no hay adjetivo ni participio que pueda encerrar la cualidad compleja que expresaría la oración que huyó anoche del campamento. Como quiera que el antecedente sea un sustantivo, o una expresión equivalente a él, la subordinada que lo determina o califica será sintácticamente complementaria del sujeto, del atributo, del complemento directo, indirecto, etc., es decir, de todos los oficios que un sustantivo puede desempeñar. Por otro lado, es importante tener en cuenta que el pronombre relativo de la proposición subordinada va a tener una función dentro de ella. Esta puede ser distinta o igual a la que tiene en la proposición principal. Ejemplo: Ahí está el alumno que viene siempre a mis conferencias. Que tendría la función de adyacente con respecto a la proposición principal y, dentro de la subordinada, desempeñaría la función de sujeto. También, es necesario distinguir las oraciones relativas con antecedente expreso, de las que callan el antecedente por diversas causas. Los relativos que y quien se usan a veces sin antecedente expreso, bien por ser éste desconocido, bien por no interesar al que habla, o bien por sobrentenderse fácilmente las palabras. Estas construcciones son particularmente frecuentes con infinitivo. Asimismo, utilizamos con frecuencia, tratándose de personas, el relativo que precedido del artículo, o quien sin artículo para indicar en general a cualquier persona. Ejemplo: Él es quien más te ayudará. • La distinción especificativa - explicativa Una clasificación de las proposiciones subordinadas adjetivas es la que distingue entre especificativas, por una parte, y explicativas, por otra. La distinción se establece normalmente desde dos puntos de vista, el semántico y el fonético (y como variedad de este, el ortográfico). 129
  • 125. Ampliación para el análisis sintáctico Desde el punto de vista semántico suele definirse la oración especificativa por su carácter restrictivo, esto es, porque restringe la extensión o aplicación del sustantivo antecedente añadiendo a su comprensión una nueva nota o característica, la cual resulta imprescindible para la correcta identificación o caracterización del objeto designado; de ahí que la proposición subordinada adjetiva no se pueda eliminar. La explicativa, por el contrario, no afecta nada a la extensión ni comprensión del antecedente, limitándose únicamente a añadir una información secundaria a propósito del objeto designado, el cual se encuentra ya totalmente identificado o, sencillamente, no es necesario determinarlo más por no pertenecer todavía a la esfera de atención del oyente; así pues, la proposición en cuestión puede eliminarse sin que el conjunto sufra menoscabo en su interpretación. La distinción resulta clara en contextos en los que caben las dos interpretaciones, como es el caso de El reloj que está parado marca las dos (especificativa) / El reloj, que está parado, marca las dos (explicativa). En el primer caso se presupone que en la esfera de atención de los hablantes hay varios relojes, de los cuales tan solo uno está parado, en tanto que en el segundo el hablante se refiere a un único reloj presente y ese está además parado. Desde el punto de vista fónico, la diferencia viene marcada por el carácter parentético de las oraciones explicativas, pronunciadas entre cortes o pausas y en un tono más bajo que el correspondiente a la oración principal, frente a las especificativas, en que no se producen esos cortes ni cambio tonal alguno. La existencia, por otro lado, en las explicativas de sendas curvas tonales junto con las pausas delimitadoras se indica en la escritura por medio de comas, circunstancia aprovechada para distinguir un tipo de oraciones adjetivas del otro. En otras ocasiones, la especificativa (sin pausa) o explicativa (con ella), son idénticamente posibles, sin que ello suponga un cambio sustancial del mensaje. Se produce una especie de neutralización de los contenidos correspondientes. Así, por ejemplo, en un enunciado como Se me acercó un anciano que me pidió limosna / Se me acercó un anciano, que me pidió limosna, la utilización de uno u otro tipo depende de razones correspondientes más bien a los niveles informativo o pragmático. a) Oraciones subordinadas adjetivas especificativas (O. Sub. Adj. Espec.) Como antes ha quedado explicado, se trata de proposiciones subordinadas adjetivas que restringen la referencia sugerida por el antecedente de la proposición principal y suelen constituir con él un grupo unitario. Las oraciones subordinadas adjetivas especificativas no se pueden modificar ya que el resultado que obtendríamos modificaría el sentido primigenio del enunciado. Ejemplos: Comimos la fruta que estaba madura. Los visitantes que vivían lejos llegaron tarde a la reunión. b) Oraciones subordinadas adjetivas explicativas (O. Sub. Adj. Explic.) Por su parte, las proposiciones subordinadas adjetivas explicativas son aquellas que añaden alguna particularidad que no modifica lo aludido por el antecedente de la proposición principal y, por su carácter prescindible, admiten delante de sí una pausa (representada por la utilización de comas), la cual justifica el término de incidentales que también se les asigna. Ejemplos: Dios, que lee en los corazones, ¿se dejará engañar? Los visitantes, que vivían lejos, llegaron tarde a la reunión. 130
  • 126. Pruebas de acceso a la Universidad c) Oraciones subordinadas adjetivas sustantivadas (O. Sub. Adj. Sustantivada.) Estamos ante este tipo de oraciones cuando el pronombre relativo no tiene antecedente expreso, la subordinada no realiza la función adjetiva de complemento del nombre, sino una función propia del sustantivo. Los nexos que unen a estas proposiciones son siempre pronombres relativos generalmente precedidos por una preposición (de quienes, por quienes, con quienes, etc.). Para reconocerlas hemos de fijarnos en que la proposición subordinada adjetiva no tenga antecedente expreso y que la misma funcione como un sustantivo. Ejemplos: · Oración subordinada adjetiva sustantivada de sujeto (O. Sub. Adj. Sust. Suj.): Quien mucho abarca poco aprieta. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento directo (O. Sub. Adj. Sust. CD): He visto en el parque a quien menos te imaginas. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento indirecto (O. Sub. Adj. Sust. CI): He dado el balón a quien primero me lo pidió. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento circunstancial (O. Sub. Adj. Sust. CC): He charlado en la plaza con quien menos esperaba. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento agente (O. Sub. Adj. Sust. C. Ag.): Los jugadores fueron abucheados por quienes ocupaban las primeras filas. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento de régimen (O. Sub. Adj. Sust. C. Rég.): Solo contamos con quienes habían ofrecido su ayuda. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento del nombre (O. Sub. Adj. Sust. CN): Me ha convencido la actitud de quien se comportó así. · Oración subordinada adjetiva sustantivada de complemento del adjetivo (O. Sub. Adj. Sust. C. Adj.): Estoy cansado de quienes no saben guardar un secreto. 3. Oraciones subordinadas adverbiales (O. Sub. Adv.) Las proposiciones subordinadas adverbiales ejercen el mismo papel que correspondería a un adverbio; es decir, modifican cualitativa o cuantitativamente a la principal. La función modificativa del verbo puede expresarse, bien por un adverbio morfológico o una frase adverbial, bien por un complemento circunstancial, o bien, cuando la modificación es muy compleja, por medio de una oración subordinada con verbo conjugado. Por esto se confunden a menudo los límites con las subordinadas sustantivas que ejercen función de complemento circunstancial del verbo. a) Oraciones subordinadas adverbiales causales (O. Sub. Adv. Caus.) Las proposiciones subordinadas causales se introducen con diversos transpositores, de los cuales el más común actualmente es porque aunque también encontremos otros 131
  • 127. Ampliación para el análisis sintáctico como ya que o puesto que. Normalmente, la oración transpuesta con porque se sitúa en la secuencia como segundo miembro del enunciado. Ejemplo: Está cansado porque su día ha sido duro. Suelen distinguirse dos tipos de relación semántica causal: uno, cuando la oración transpuesta se refiere a la causa real de la experiencia evocada por el llamado verbo principal; otro, cuando la oración transpuesta explica meramente el motivo por el cual se expresa el núcleo del enunciado. Siendo diferentes estos dos sentidos, es, sin embargo, la misma su estructura sintáctica. b) Oraciones subordinadas adverbiales comparativas (O. Sub. Adv. Comp.) Reciben este nombre porque en ellas se comparan entre sí dos realidades o conceptos estableciendo su equivalencia o su desigualdad, en lo que respecta a la cantidad, la calidad, la intensidad, etc. Caben tres posibilidades al confrontar lo comparado con la base de comparación: la superioridad, la igualdad y la inferioridad. El término que se compara va provisto de un cuantificador (más, tanto, menos); la base de la comparación se manifiesta con una secuencia encabezada por el transpositor que en los casos de desigualdad, y de cómo en los casos de igualdad. En muchas ocasiones, es innecesaria la aparición del antecedente en las comparativas de igualdad. Por ejemplo: El chico es estudioso como esperábamos. En las de superioridad e inferioridad es imprescindible la presencia de los adverbios más, menos, o de los adjetivos comparativos morfológicos. En estas últimas puede emplearse también la preposición entre: Era el último entre sus iguales. Igualmente, hemos de tener en cuenta que es muy frecuente que se omitan elementos en este tipo de oraciones subordinadas. Así, por ejemplo en Andrés es más grande que (es) Juan, el verbo ser está omitido en la segunda proposición para evitar su repetición. c) Oraciones subordinadas adverbiales concesivas (O. Sub. Adv. Conces.) Las proposiciones subordinadas adverbiales concesivas expresan una objeción o dificultad para el cumplimiento de lo que se dice en la oración principal; pero este obstáculo no impide su realización. Si decimos, por ejemplo, Aunque haga mal tiempo, saldré, enunciamos el cumplimiento de la acción del verbo principal negando eficacia a la dificultad que la subordinada representa. Es como una condición que se considera desdeñable e inoperante para la realización del hecho. Tienen, por lo tanto, semejanza de sentido con las condicionales; pero por otro lado están emparentadas lógica e históricamente con las adversativas. La subordinada concesiva puede hallarse en modo indicativo o en modo subjuntivo. En el primer caso se afirma la existencia efectiva de una dificultad para el cumplimiento de lo enunciado en la oración principal; pero esta dificultad se rechaza por ineficaz: Aunque hace mal tiempo, saldré, el mal tiempo es un hecho real. Si el verbo subordinado está en subjuntivo, la dificultad se siente solo como posible: Aunque haga mal tiempo, saldré, el mal tiempo es una dificultad posible. Además de aunque, podemos encontrar otros nexos con sentido concesivo de entre los cuales podemos destacar si bien, aun cuando, ya que, y eso que, bien que, mal que, a pesar de que, etc. Ejemplo: Lo conseguí a pesar de que /aun cuando/ y eso que me pusieron muchas trabas. 132
  • 128. Pruebas de acceso a la Universidad d) Oraciones subordinadas adverbiales condicionales (O. Sub. Adv. Condic.) Se llaman proposiciones subordinadas condicionales (prótasis) las transpuestas con la conjunción si, las cuales funcionan como adyacente o modificador de la proposición principal (apódosis). Con ellas hacemos depender el cumplimiento de lo enunciado en la oración principal de la realización de la proposición subordinada. El nexo condicional más frecuente es si. Pero también pueden usarse como nexos condicionales algunas conjunciones de otro origen, y numerosas locuciones conjuntivas: como, cuando, siempre que, ya que, con tal que, con sólo que, con que. Empleamos también como prótasis condicional algunos giros formados con las formas no personales del verbo: infinitivo (de no llegar a tiempo, recurriremos a otra persona), gerundio (Rogando a Dios, conseguiremos nuestros objetivos) y participio (Muerto el perro, muerta la rabia). Suelen distinguirse dos tipos de proposiciones subordinadas condicionales: 1º de condición expresada con el verbo en indicativo; 2º de condición expresada con el verbo en subjuntivo. Entre las dos no hay más que una diferencia de grado, de probabilidad sentida como mayor o menor. Se trata solo del matiz más o menos dubitativo que procede de la preferencia por uno u otro modo en cada caso. Ejemplo: Si vienes, te daré un beso (condicional con verbo en indicativo). Si vinieses, te daría un beso (condicional con verbo en subjuntivo). e) Oraciones subordinadas adverbiales consecutivas (O. Sub. Adv. Consec.) Según Gómez Torrego, se trata de proposiciones que «expresan la consecuencia de una acción, circunstancia o cualidad indicada en la proposición principal, a la que se unen por medio del nexo que, el cual se refiere a los antecedentes tanto, tan, tal». Es primordial señalar que el llamado antecedente consiste en un cuantificador que, ante todo, encarece lo que se comunica. Sin encarecedor, pues, no hay construcción ni sentido consecutivo. El antecedente, junto con la estructura introducida por que, funciona como unidad compleja dependiente de un sustantivo, de un adjetivo o de un adverbio. En el caso de ausencia de estas unidades, es el cuantificador el que actúa como núcleo de la construcción. La función del grupo en que se inserta la oración transpuesta es variable dentro de la oración global. Ejemplo de consecutiva con antecedente: Es una persona tan delgada que da una mala impresión. El sustantivo persona es el antecedente. Ejemplo de consecutiva sin antecedente: Gritó tan fuerte que se quedó ronco. No hay antecedente explícito. f) Oraciones subordinadas adverbiales finales (O. Sub. Adv. Fin.) Las proposiciones subordinadas adverbiales finales funcionan como adyacentes circunstanciales y se refieren al propósito o a la intención con que se produce la noción designada por el núcleo verbal. El transpositor más común es la combinación para que aunque tendríamos otros como a fin de que, con el fin de que y a que. La función de estas proposiciones subordinadas finales coincide con la de los grupos nominales precedidos por la misma preposición para. Así, en Se calla para que no te excites, la estructura subordinada (para que no te excites) cumple el mismo papel que un grupo nominal (incluidos los que llevan infinitivo): Se calla para no excitarte, Se calla para eso mismo. Por supuesto, el sentido final puede ser sugerido a 133
  • 129. Ampliación para el análisis sintáctico través de otros recursos: Se calla con ese propósito (donde la finalidad del adyacente queda evocada por el sentido del sustantivo propósito). Cuando la persona gramatical del núcleo verbal se refiere a la misma que está implícita en el verbo transpuesto, en lugar de la oración introducida con para que y subjuntivo, se utiliza la construcción para con infinitivo. Así, mientras se dice He comprado la novela para que la lea Juan, donde la persona sujeto de comprar es distinta de la que lo es de leer, se utilizará el infinitivo si se trata de una misma persona: He comprado la novela para leerla (y no para que yo la lea). Asimismo, se emplea esta construcción cuando la persona, en relación con el infinitivo, desempeña otra función distinta a la de sujeto en el núcleo oracional. Por ejemplo: Poco animados os veo para emprender el viaje, donde el actante al que alude el infinitivo es la segunda persona del plural que funciona como complemento directo del núcleo veo, y no se diría para que emprendáis. Sin embargo, pueden ser correctas las dos posibilidades otras veces: Me han llamado para ocupar ese puesto (o para que ocupe ese puesto). g) Oraciones subordinadas adverbiales locativas (O. Sub. Adv. Loc.) Las proposiciones subordinadas adverbiales locativas tienen como transpositor habitual donde, el cual, según las exigencias del verbo de que depende, puede adoptar preposición (Adonde, de donde, hacia donde y hasta donde). Su antecedente puede ser un adverbio de lugar, un sustantivo que exprese lugar, un pronombre neutro o el concepto general expresado por una oración entera. Ejemplo: Allí es donde voy. En muchas ocasiones el antecedente se calla por innecesario: Voy donde me llaman. Otras veces es indeterminado: Donde las dan, las toman. h) Oraciones subordinadas adverbiales modales (O. Sub. Adv. Mod.) Las proposiciones subordinadas adverbiales modales se enlazan de ordinario por medio de como. Así como las comparativas ponen en parangón conceptos cuantitativos y cualitativos (adjetivos) contenidos en las dos oraciones que forman el período, las adverbiales de modo comparan y relacionan modificaciones modales de la acción verbal, es decir, conceptos adverbiales. La comparación en estas proposiciones subordinadas denota siempre igualdad o semejanza, a diferencia de las comparativas, las cuales pueden expresar igualdad, superioridad o inferioridad. Ejemplo: Se preocupa como todos los padres (=oración subordinada adverbial modal. Se preocupa al mismo nivel que el resto de los padres). Se preocupa más que los demás padres (=oración subordinada adverbial comparativa de superioridad). Cuando el antecedente es un sustantivo o el adverbio así, de significación indeterminada, lo más frecuente es que la oración se enuncie sin explicitar el mismo. Ejemplo: Hacedlo como sepáis. Si el verbo subordinante y el subordinado son iguales, pueden repetirse, pero lo normal es que se enuncie una sola vez. Ejemplo: Has hablado como [habla] un necio. Si se suprime el artículo y decimos Has hablado como necio, la partícula como pasa a ser un nexo que atribuye un predicado nominal a un sustantivo de la otra oración. Las gradaciones que van entre la repetición del verbo y el sentido que acabamos de examinar, solo pueden ser determinadas por el contexto, y a menudo es difícil de establecer si, en el pensamiento del que habla, ha habido una oración simple o una subordinación adverbial. 134
  • 130. Pruebas de acceso a la Universidad Como se junta a la conjunción condicional si seguida de subjuntivo, formando oraciones intermedias modales y condicionales. Ejemplo: Se alegro como si fuese verdad. La preposición según se ha convertido en adverbio conjuntivo modal en frases como Me acostaré temprano, según me lo aconseja el médico. Puede, en tales casos, unirse al relativo que formando la locución según que: Se animaban según que las noticias fuesen favorables o adversas. i) Oraciones subordinadas adverbiales temporales (O. Sub. Adv. Temp.) Para este tipo de proposiciones subordinadas adverbiales temporales se emplea fundamentalmente el transpositor cuando, pero se usan otros adverbios y locuciones adverbiales en que a menudo interviene que. La referencia que hacen estos grupos oracionales a la realidad puede ser simultánea con el tiempo señalado en el núcleo verbal de la proposición principal, marcar su anterioridad o indicar la simple sucesión. Normalmente se utiliza el modo indicativo. Sin embargo, hemos de observar que si el verbo nuclear se refiere al porvenir o a la posterioridad, el verbo de la proposición subordinada adverbial temporal debe ponerse en subjuntivo. Ejemplo: Cuando lo consiga, todo marchará muy bien. 5.3. CUESTIONES DE ESPECIAL DIFICULTAD 5.3.1. VALORES DE SE TIPOS CARACTERÍSTICAS Y EJEMPLOS NOTAS Y ACLARACIONES 1. Como componen- En ocasiones, el pronombre se (y los Se está integrado en el verbo. No tiene te de un verbo pro- demás pronombres átonos correspon- función sintáctica. nominal dientes: me, te, nos, os) se convierte en componente inseparable del verbo y forma con él lo que se llama verbo pronominal. Ejemplos: arrepentirse, quejarse, dormirse, irse, marcharse, arrodillarse, jactarse, enorgullecerse, etc. Lo importante, sintácticamente, de un verbo pronominal es que el pronombre no es separable del verbo ni desempeña función alguna, ya que con él forma el núcleo del predicado. 135
  • 131. Ampliación para el análisis sintáctico 2 y 3. Como partícula de pasivas reflejas y de oraciones impersonales Aquí el pronombre se no es más que un encubridor de un actor o de un quién; es decir, encubridor del verdadero agente, del que realiza la acción verbal. En estos casos el pronombre da lugar a dos tipos de oraciones: Oraciones pasivas reflejas. Ejemplo: Se cometieron varios atentados. Oraciones sintácticamente impersonales. Ejemplo: Se recibió con pitos al embajador. El se tampoco tiene función sintáctica. Las oraciones de pasiva refleja las conoceremos porque pueden ser sustituidas fácilmente por una oración pasiva equivalente. Ejemplo: Se cometieron varios atentados = Fueron cometidos varios atentados. (El sintagma varios atentados desempeña la función de sujeto paciente en la oración; el verdadero agente está encubierto. Recordemos que los sujetos pacientes son propios de las oraciones pasivas y que, si las transformamos a activas, en ellas tendrán la función de CD). En el otro ejemplo, Se recibió con pitos al embajador, el se es impersonal porque no se hace referencia explícita a la persona que realiza la acción. Otros ejemplos de oraciones con se impersonal: Se habla mucho de fútbol por ahí. Se vive bien en España. En 2º C se trabaja aceptablemente. 4 y 5. Valor reflexivo y Con valor reflexivo o recíproco, el prorecíproco nombre se desempeña funciones de CD y CI (igual que los pronombres me, te, nos, os, con el mismo valor). Ejemplos: Juan se (CD) entregó a la policía à Yo me (CD) entregué a la policía. María se (CI) lavó la cabeza à Tú te (CI) lavaste la cabeza. Reflexividad: cuando el sujeto y el pronombre tienen el mismo referente: Él se peina (a sí mismo). Reciprocidad: dos o más personas o cosas realizan la acción y la reciben mutuamente: María escribe a Manolo. Manolo escribe a María = María y Manolo se escriben. En esta ocasión el pronombre sí que tiene función sintáctica. Puede ser, según los casos, CD o CI. 6. Variante de le o les Se es variante de le o les cuando apa- El pronombre se siempre desempeña rece en una oración con el CD en for- en este caso la función de CI. ma pronominal átona (lo, la, los, las); entonces la lengua española obliga a cambiar le o les por se. Ejemplos: Escribí una carta (CD) a María (CI) à Le (CI) escribí una carta. (CD) à Se (CI) la (CD) escribí. (No se dice: *le la escribí.) 136
  • 132. Pruebas de acceso a la Universidad 5.3.2. VALORES DE QUE Conjunción: SIN TILDE Pronombre interrogativo o exclamativo: 1. Nexo que une proposiciones (principal con subordinada sustantiva o adverbial). La subordinada sustantiva se puede sustituir por un pronombre neutro (esto, eso). Ejemplo: Juan dijo que vendría el martes (=Juan dijo eso). CON TILDE 2. También tiene, en ocasiones, valor pragmático (introductor enunciativo) o valor desiderativo o exhortativo. Ejemplos: Que te diviertas, Que descanses. Sustituye o esconde un sustantivo que se reconoce en el contexto. Su función sintáctica puede ser la de sujeto, CD o atributo. Ejemplo: ¿Qué hizo ayer? Determinativo interrogativo o exclamativo: Acompaña a un sustantivo y funciona sintácticamente como determinante. Ejemplo: ¿Qué tiempo hizo ayer? 3. Forma parte de una perífrasis verbal. Ejemplo: Tengo que ir hoy allí. Adverbio exclamativo o interrogativo: Locución conjuntiva: Ante adjetivos y adverbios. Ejemplos: ¡Qué bien canta! ¡Qué triste viene! 4. Forma parte del nexo que une proposiciones (principal con subordinada adverbial o sustantiva). Son las locuciones conjuntivas. Ejemplo: A pesar de que fuiste malo, te he comprado el álbum. Pronombre relativo: 1.Une proposiciones (principal con subordinada adjetiva en función adyacente de un sustantivo o pronombre) y a la vez tiene una función sintáctica (sujeto, CD…). En estos casos que se puede sustituir por el / la cual, los / las cuales. Ejemplo: Las palabras que dijiste me gustaron. 2. Igualmente tiene valor enfático en algunas ocasiones. Ejemplo: ¡La de agua que cayó! 3. Pronombre relativo sustantivado: Delante de que hay un determinante (el, la, los, la, lo). Tiene una función sintáctica y une proposiciones (principal con subordinada adjetiva sustantivada), pero que no tiene ningún antecedente. Ejemplo: El que te saludó es mi primo. 137
  • 133. Ampliación para el análisis sintáctico BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA Alarcos Llorach, E. (1999): Gramática de la Lengua Española, Madrid: Espasa Calpe. Bosque, I. y Demonte, V. (2000): Gramática descriptiva de la Lengua Española, Madrid: Espasa Calpe. Gili Gaya, S. (1978): Curso superior de sintaxis española, Barcelona: Vox Bibliograf. Gómez Torrego, L. (1985): Teoría y práctica de la sintaxis, Madrid: Alhambra Universidad. Gómez Torrego, L. (2011): Análisis sintáctico. Teoría y práctica, Madrid: SM. Hernández Alonso, C. (1982): Sintaxis española, Valladolid: Industrial Litográfica. Martínez, J. A. (1999): La oración compuesta y compleja, Madrid: Arco Libros. Onieva Morales, J. L. (1999): Cómo dominar el análisis sintáctico superior, Madrid: Playor. Porto Dapena, J. A. (2002): Complementos argumentales del verbo: directo, indirecto, suplemento y agente, Madrid: Arco Libros. Porto Dapena, J. A. (1997): Oraciones de relativo, Madrid: Arco Libros. Porto Dapena, J. A. (1995): El complemento circunstancial, Madrid: Arco Libros. R.A.E. (2004): Esbozo de una nueva gramática de la lengua española, Madrid: Espasa Calpe. Seco, R. (1971): Manual de gramática española, Madrid: Aguilar. Tusón, J. (1981): Teorías gramaticales y análisis sintáctico, Barcelona: Teide. 138
  • 134. Pruebas de acceso a la Universidad 6. Consideraciones generales sobre el comentario crítico1 El nuevo planteamiento del examen de Análisis de texto de las PAU convierte el desarrollo de la expresión escrita en objetivo prioritario de bachillerato y obliga a revisar los métodos desde los que tradicionalmente se ha venido abordando la enseñanza de la lengua en dicho nivel educativo. El hecho de que el alumno sea evaluado por medio del comentario crítico y personal de un texto informativo o divulgativo, que pone de manifiesto su capacidad lingüística y su madurez, exige planteamientos didácticos diferentes a los que precisaba la prueba anterior, al menos en lo que se refiere a la preparación del comentario crítico. La importancia que el comentario crítico adquiere en la nueva prueba de la PAU no se corresponde de momento con el tratamiento didáctico que los libros de texto dan a las actividades sobre los géneros discursivos, por lo que es necesario elaborar una didáctica específica para cubrir este objetivo. Por lo general, los libros de texto son ricos en actividades textuales, pero dejan para el final y a la responsabilidad del alumno la actividad sobre el género discursivo, sin ejercitar fases tan importantes como la planificación o la textualización. La evaluación de los aspectos textuales del escrito tampoco ha sido depurada y con frecuencia queda fuera del proceso didáctico por lo que el alumno ignora los criterios objetivos desde los cuales se puede corregir el escrito. Si analizamos la secuencia que da lugar a un comentario crítico apreciaremos mejor la complejidad del proceso formativo al que tenemos que hacer frente en los dos cursos de bachillerato y podremos establecer los contenidos y procedimientos que se precisan. Globalmente considerado, el proceso comienza por la lectura comprensiva de un texto divulgativo o informativo de actualidad; sigue por el análisis lingüístico y de contenidos del mismo texto; y concluye con la construcción de un comentario alusivo al texto de partida. Si lo analizáramos detenidamente y lo comparáramos con la prueba anterior, seríamos algo más conscientes de la verdadera complejidad de este proceso. En primer lugar, el cambio de texto a comentar y el esfuerzo que se solicita del alumno son factores determinantes de todo el proceso en la nueva PAU. Obsérvese que en el anterior modelo se proponía básicamente el análisis lingüístico, retórico e histórico-literario de un texto, pero no se exigía del lector operación alguna interpretativa o expresiva más allá de la 1 Para la didáctica del comentario crítico se puede consultar el siguiente libro: MARGALEF MARTÍNEZ, Juan Miguel: El comentario crítico de prensa en la PAU. Madrid: Ministerio de Educación. Mediascopio prensa. (https://www. educacion.gob.es/mediascopio /Guías de lectura/Recursos) (Nota del editor). 139
  • 135. Consideraciones generales sobre el comentario crítico respuesta a determinadas preguntas referidas a contenidos del programa. Ahora se propone un texto informativo y divulgativo, que trata de una cuestión común y próxima al mundo del alumno y se exige la redacción de un comentario personal. La diferencia es radical: en el primer caso se trataba básicamente de objetivar, analizándolo, un texto literario, que es predominantemente estético; y en el segundo se trata no solo de analizar un texto comunicativo, sino también de comentarlo desde una perspectiva personal. En segundo lugar, si importante es el cambio del tipo de texto, más lo es todavía el proceso analítico que se obliga a hacer del mismo. Y hablamos de obligación, porque no puede hacer el mismo análisis de un texto el lector que se va a quedar en esa fase, como sucede en la mayor parte de los ejercicios escolares típicos de los libros de texto, que el lector que debe comentar por escrito lo que ha leído. En este apartado del análisis hay que distinguir varios aspectos. 1) Leer un texto con la finalidad de redactar un comentario exige un esfuerzo complementario del lector. Para escribir no basta solamente con comprender el sentido del texto, sino que también es necesario interpretar y valorar lo que se lee y, en definitiva, implicarse en el tema hasta el punto de ser capaz de producir después un escrito personal. Por ello, la lectura comprensiva de textos de actualidad es uno de los primeros aspectos en los que hay que ejercitar a los alumnos de bachillerato2. La lectura comprensiva también ha sido minusvalorada hasta ahora en los libros de texto o no ha sido suficientemente evaluada. Aunque puede ser también que la evaluación de la comprensión de un texto sea insuficiente porque el comentario personal no ha sido el colofón de la tarea interpretativa del alumno. 2) El tema del texto condiciona el análisis de contenidos que hay que hacer inevitablemente en un comentario crítico, porque no se analizan de la misma manera contenidos científicos, filosóficos, históricos o literarios aunque estén en clave divulgativa. Este es un aspecto que —sobre todo en el momento de la prueba— pone en juego en alguna medida3 la cultura del lector y sus conocimientos específicos o genéricos en la materia o su información sobre la situación comunicativa. En tercer lugar, una vez terminada la lectura comprensiva y el análisis lingüístico y contextual del texto empieza la parte más innovadora y dificultosa del proceso de elaboración del comentario crítico, pero también la más importante, porque es la que pone de manifiesto la verdadera capacidad expresiva del alumno: la planificación y textualización del comentario personal. Básicamente, en este momento el comentarista debe abandonar su posición analítica, poner en orden sus ideas y disponerse a comunicar a otras personas su percepción del texto, que es lo que más trabajo cuesta. Si antes ha demostrado su capacidad analítica, ahora tiene que demostrar su capacidad organizativa, sintética y expresiva. El proceso de planificación y textualización es mucho más complejo de lo que cabe en este artículo, por lo que para su desarrollo y ejercitación es necesario remitir a la bibliografía especializada que es abundante y muy detallada, especialmente la de Daniel Cassany o Josep Cuenca. Como ya hemos dicho, los libros de texto omiten o marginan por lo general este apartado, que, sin embargo, es indispensable para elaborar un comentario crítico. Por todo 2 Para ello recomendamos los talleres de MORENO BAYONA, Víctor (2009): Lectura de prensa y desarrollo de la competencia lectora. Madrid: Ministerio de Educación, CIDE. 3 En alguna medida solamente porque ni el comentarista puede saber de todo ni los textos divulgativos exigen grandes conocimientos en la materia. 140
  • 136. Pruebas de acceso a la Universidad ello nos limitaremos a señalar algunos aspectos importantes de esta parte del proceso, como hemos hecho con las fases anteriores. El primer aspecto en el que el profesor tendrá que ayudar a los alumnos en este capítulo es en la elaboración del resumen por una parte, que ayuda a objetivar el texto y que puede ser el párrafo introductorio del comentario personal; y, por otra, en la interpretación y valoración del texto de referencia. Aspectos ambos que los alumnos no están habituados a realizar, bien porque no se les reclama habitualmente en las tareas escolares, bien porque la expresan solamente de forma oral, que no es contrastable y evaluable. La opinión expresada por escrito permite la revisión y el análisis. Por otra parte, el profesor tendrá que corregir la propensión de ciertos alumnos a obviar el texto y a utilizarlo como pretexto. En cualquier caso, aunque un debate en clase puede ayudar a fijar la interpretación del texto, el alumno que se dispone a escribir un comentario necesita fijar personalmente su posición frente al texto porque, de lo contrario, no podrá redactar su comentario. La opinión de los demás puede ayudarle a observar aspectos que le hayan pasado inadvertidos, pero no le ayudarán a poner en pie su propio escrito, porque escribir es un ejercicio personal. Un aspecto muy destacable en esta fase de fijación de la opinión personal es la selección de los contenidos que formarán parte del comentario que, obviamente, no pueden ser todos los que han sido observados en el proceso de análisis. Esta selección de contenidos está también en estrecha relación con el tono del comentario. Y en este sentido hay que recordar que un comentario crítico personal debe dar cuenta y analizar lo que dice el texto o todo lo más lo que sugiere o está implícito en él, pero no analizarlo lingüística o estilísticamente. En consecuencia, el comentarista puede y debe utilizar mecanismos lingüísticos en su discurso para asegurar la cohesión de su texto, pero no debe comentar los que se utilicen en el texto analizado. El comentarista está obligado a seleccionar aquellos aspectos que le hayan parecido más importantes y ordenarlos jerárquicamente siguiendo una pauta que, según el contenido del texto, será, por lo general, expositiva o argumentativa. Otro aspecto interesantísimo de la textualización, que suele desconcertar a quien ha escrito poco es «que las etapas de planificación, textualización y revisión —según explica Josep Cuenca— no son independientes, sino que cada una presupone la anterior y puede implicar en cualquier momento un replanteamiento de las decisiones ya tomadas»4. Lo cual quiere decir que la construcción de un texto es compleja y que su planificación no deja de ser un proyecto enmendable a lo largo de la elaboración y de las sucesivas e inevitables revisiones del texto. O dicho de otra manera: un comentario parte de un esquema inicial pero se construye a medida que se escribe, se corrige, se enmienda o se amplía el propio texto. Por ello, un elemento clave de la textualización es la revisión del escrito que depura y concluye el propio texto y con la cual el redactor debe anticipar la comprensión del lector o la evaluación del profesor en el proceso de aprendizaje o en la prueba de la PAU. Los criterios de evaluación son un aspecto importantísimo de la didáctica del comentario crítico, como elemento de calificación y como recurso didáctico que ayuda al alumno a enfocar su propio texto. Los contenidos específicos necesarios para desarrollar la textualización son, en parte, los que ya hemos visto en el análisis del discurso, pero sobre todo los que tienen que ver con la estructura del texto que tiene que producir el alumno: especialmente las tipologías textuales (expositiva y argumentativa) y las propiedades del texto (adecuación, 4 CUENCA, Josep (2009): «El comentario de textos: planificación, textualización y revisión», Textos, 52, julio, pp. 42-56. 141
  • 137. Consideraciones generales sobre el comentario crítico coherencia y cohesión). Se debe repasar también y ejercitar sobre borradores personales la ortografía, especialmente la puntuación, y los errores gramaticales más habituales del escrito. 142
  • 138. Pruebas de acceso a la Universidad 7. Panorama de la literatura española 7.1. EDAD MEDIA (SIGLOS X A XV) La Edad Media es un largo período histórico que abarca aproximadamente diez siglos. Comienza en el 476 con la caída del Imperio Romano de Occidente y termina hacia 1453, fecha en la que confluyen tres hechos históricos importantes: la invención de la imprenta de caracteres móviles por Gutenberg, el fin de la guerra de los Cien Años y la caída del Imperio romano de Oriente tras la toma de Constantinopla por los turcos otomanos. En España se suele situar el final del Medievo en 1492, año en el que coinciden tres acontecimientos decisivos: el descubrimiento de América, la toma de Granada por los Reyes Católicos (representa el fin de la Reconquista cristiana) y la expulsión de los judíos. Fueron los humanistas italianos de las últimas décadas del siglo XV los que la llamaron media aetas en un sentido negativo al considerar que fueron mil años de barbarie e ignorancia entre dos épocas brillantes de la historia: la Antigüedad grecolatina y el Renacimiento. Habrá que esperar al siglo XIX para que los románticos descubran el encanto y la importancia de la época medieval. La literatura medieval española comprende un período menor de tiempo. Empieza tras la fragmentación del latín, que fue evolucionando hacia los primitivos romances peninsulares: castellano, catalán, galaico-portugués, astur-leonés, navarroaragonés y mozárabe. El primer testimonio escrito en romance castellano son las glosas, anotaciones o comentarios breves que los copistas medievales escribían entre las líneas o en los márgenes de códices en latín. Ahora bien, las glosas no son literatura. Esta arranca en la península ibérica con las jarchas (las más antiguas son de los siglos X-XI), breves cancioncillas de tema amoroso compuestas en mozárabe, dialecto romance hablado por los cristianos que vivían en territorio árabe. El final de la Edad Media literaria en España se cierra con La Celestina (1499). Entre ambos hitos se desarrolla una diversa y rica producción literaria que abordamos a continuación. MESTER DE JUGLARÍA Y CLERECÍA Los distintos géneros o manifestaciones literarias que se desarrollan a lo largo de la Edad Media se relacionan estrechamente con los tres estamentos en los que de una manera rígida y jerárquica se divide la sociedad feudal del Medievo: con la nobleza, que 143
  • 139. Panorama de la literatura española ejerce con su fuerza política y militar el poder sobre sus vasallos, a los que protege y cede tierras a cambio de tributos, se vinculan los poemas épicos o cantares de gesta, esto es, narraciones en verso de las hazañas de héroes que pertenecen a este estrato social; con el clero, única clase instruida y difusora de los valores religiosos y tradicionales, se relaciona el llamado mester de clerecía, escuela poética de carácter culto; con el pueblo llano (campesinos, siervos, artesanos, burgueses), que eran los que trabajaban y pagaban tributos, se asocian las composiciones de la primitiva lírica tradicional y oral (jarchas mozárabes, cantigas de amigo galaicoportuguesas, villancicos castellanos), los romances y las leyendas. Los poemas épicos, las gestas de los héroes de la Reconquista, las leyendas, las canciones líricas o las novedades de pueblos lejanos eran difundidos por los juglares, artistas ambulantes que en los siglos medievales animaban las estancias de los castillos, los atrios de las iglesias y las plazas de los pueblos. En las fiestas, en las romerías, en la corte de los reyes, en los salones de los nobles, en las diversiones del pueblo llano, los juglares se ganaban la vida entreteniendo a los nobles guerreros y a los más humildes con literatura, con música, con juegos circenses. Tanto los juglares épicos, que recitaban de memoria los cantares de gesta y los romances, como los juglares líricos, que cantaban coplas, serranillas o composiciones compuestas por ellos mismos o por trovadores, se engloban en la escuela poética de carácter popular conocida como mester de juglaría. Otra escuela poética nace y se desarrolla en la Edad Media durante los siglos XIII (composiciones de Berceo, Libro de Alexandre, Libro de Apolonio...) y XIV (Libro de buen amor): el mester de clerecía. Sus autores son clérigos que escriben preferentemente sobre temas religiosos y morales con una finalidad didáctica y un lenguaje más cuidado que el de los juglares. La estrofa principal de sus composiciones es la cuaderna vía, formada por catorce sílabas de cuatro versos con la misma rima consonante. Las nuevas aportaciones de esta escuela poética obedecen a que los clérigos (en esta época se entendía por tal a los sabios o letrados, sean o no eclesiásticos) eran hombres cultos que se basaban en fuentes escritas en latín para crear sus obras, que luego serán leídas ante un auditorio (a diferencia de los juglares, que las cantaban o recitaban). Su objetivo era avivar y mantener la fe, pero sin olvidar que han de entretener también al público que escucha. ORÍGENES (HASTA EL SIGLO XIII) Primitiva lírica peninsular Las jarchas mozárabes constituyen, junto a las cantigas de amigo en galaicoportugués y los villancicos castellanos, las primeras manifestaciones de la lírica peninsular medieval. Son tres ramas que forman parte de un tronco lírico común: poesía amorosa breve de carácter popular y transmisión oral. Los tres tipos de poemas están puestos en labios de una mujer que se lamenta ante su madre, sus hermanas o amigas, del abandono o ausencia del amado. Las jarchas representan el testimonio escrito más antiguo (hacia el año 900) de una lengua románica (es decir, derivada del latín). Las cantigas de amigo se cultivaron entre finales del XII y el siglo XIV; los villancicos son un poco más tardíos. 144
  • 140. Pruebas de acceso a la Universidad Poesía popular del mester de juglaría: Cantar de Mio Cid La obra literaria más antigua que se conserva en lengua castellana es el Cantar de Mio Cid. Su redacción se suele situar aproximadamente entre 1140 y 1200. En este cantar de gesta se narran en verso las hazañas del Cid, héroe legendario de la Reconquista española que luchó contra los árabes y murió en 1099. Pero el poema no es una biografía fiel, sino una recreación literaria cuyo tema principal, más que las hazañas o la guerra, es la pérdida y recuperación de su honor (entendido como posición o rango social). El argumento ha sido dividido tradicionalmente en tres partes o cantares. Comienza con el injusto destierro del Cid Campeador por orden del rey Alfonso VI. Tras salir de Burgos con un grupo de fieles vasallos y dejar a su mujer e hijas en un monasterio, va venciendo a tropas árabes en diferentes escaramuzas y batallas hasta que conquista Valencia. Tras la toma de esta ciudad, el rey perdona al Cid y deja que su familia se reúna con él. El monarca, poco después, propone al héroe que sus hijas, doña Elvira y doña Sol, se casen con los infantes de Carrión, que las han pedido en matrimonio, pero no por amor, sino para beneficiarse de la riqueza del conquistador de Valencia. Tras celebrarse las bodas en dicha ciudad, los infantes se muestran cobardes en varios incidentes, lo que provoca la burla de la gente del Cid; ofendidos y avergonzados, piden permiso para marcharse con sus esposas a visitar sus tierras en Castilla. Deseosos de vengarse de su suegro, en un robledal azotan a las hijas del Cid y las abandonan dándolas por muertas. Nuevamente el Cid pierde la honra. Pide justicia al rey Alfonso, que convoca cortes en Toledo. El Campeador exige un combate entre dos de sus hombres y los infantes. En el desafío, los infantes son vencidos y son declarados públicamente traidores. El Cid recupera por segunda vez la honra perdida. El poema termina con el anuncio de una nuevas bodas de las hijas del Cid con los Infantes de Navarra y Aragón. Los éxitos del Cid se basan no solo en su cualidades como guerrero (valentía, estrategia militar, dotes para arengar a la tropa), sino también en sus valores morales: lealtad y fidelidad al rey (a pesar de que lo ha desterrado injustamente), generosidad (con el rey, con su tropa, incluso con un enemigo como el conde de Barcelona, al que vence en una batalla, apresa y deja libre), mesura o dominio de sí (jamás, a diferencia de otros héroes épicos, se deja llevar por la cólera), caridad... En la obra se resalta su humanidad, su sentimentalismo, su compasión (por ejemplo, llora y se enternece sin reparo cuando se despide de sus hijas al salir desterrado de Castilla y tener que dejarlas en un monasterio). No es extraño que algún crítico haya afirmado que, más que la honra, la idea directriz del poema es el paternal amor del héroe, que está obsesionado por la suerte matrimonial de sus hijas. Hay que mencionar también otro tema importante del libro: la superioridad de los valores de la baja nobleza representados en el Cid (es un «infanzón», o sea, está en la escala baja de la aristocracia) frente a la alta nobleza castellana (los «ricoshombres», condes, gobernadores de los condados y otras dignidades de alto linaje), parte de la cual lo ha calumniado ante el rey para que lo destierre. El Cid consigue ascender socialmente, pues casa a sus hijas con personajes de la alta nobleza: primero con unos infantes (el Cid siente repugnancia cuando se lo propone el rey, pero acepta por obediencia) y luego con los príncipes de dos reinos. Gracias a las crónicas medievales, en las que se incluyeron prosificados, se sabe que existieron muchos cantares de gesta castellanos (Cantar de los siete infantes de Lara, Cantar de Fernán González...), pero únicamente se han conservado —además del Cantar de Mio 145
  • 141. Panorama de la literatura española Cid— los dos siguientes: unos cien versos del Cantar de Roncesvalles y otro poema íntegro de fecha más tardía (mitad del XIV) titulado las Mocedades de Rodrigo, que narra episodios de la juventud del Cid. Poesía culta del mester de clerecía: Berceo La máxima expresión de esta escuela es la obra literaria del primer poeta castellano de nombre conocido, Gonzalo de Berceo, clérigo secular del monasterio benedictino de San Millán de la Cogolla, autor de nueve obras (vidas de santos, tratados doctrinales y composiciones marianas). Su creación más importante es Los milagros de Nuestra Señora (hacia 1260), un conjunto de veinticinco narraciones en las que la Virgen salva de la muerte o la condenación eterna a sus devotos. Casi todos los milagros (El clérigo y la flor, El ladrón devoto, El labrador avaro, etc.) repiten la misma estructura: exposición de la vida normal del protagonista, intervención externa negativa (del diablo o por una mala elección del protagonista en base al libre albedrío), alejamiento de Dios, intercesión de la Virgen (a veces a través de santos o ángeles) y vuelta a la situación inicial tras la reparación del pecado. Uno de los milagros más interesantes y complejos es el titulado Milagro de Teófilo, que trata el tema del pacto con el diablo, tópico recurrente en la literatura universal (su máxima expresión es el Fausto de Goethe del siglo XIX). Tras ser apartado de su antiguo puesto como ayudante del obispo, Teófilo acude a un mediador, un “mal judío” (demonización racial-religiosa por parte del autor) para que le aconseje sobre su problema. El judío lo lleva ante su jefe, el diablo, que le hace firmar una carta en la que renuncia a Dios y a la Virgen. Al día siguiente, Teófilo recupera su antiguo puesto. Poco después se da cuenta de su error y le ruega devotamente a la Virgen que lo perdone. Tras cuarenta días de penitencia y arrepentimiento sincero, la Virgen se le aparece y le entrega la carta que había firmado con el demonio. Teófilo se lo confiesa al obispo, que lo cuenta en la parroquia y quema la carta. Tras pedir perdón a todos y repartir sus bienes entre los más pobres, Teófilo muere y va al cielo. Prosa: Alfonso X el Sabio La prosa literaria castellana tiene como gran impulsor al rey Alfonso X el Sabio (12211284). Creó grupos de traductores y amanuenses (los «talleres alfonsíes», descendientes de la escuela de traductores de Toledo) que elaboraron, bajo su dirección y supervisión, numerosas obras (Estoria de España, General estoria, Libro de ajedrez, dados e tablas, etc.). Una de las más relevantes es Las Siete Partidas, el códice legislativo más importante del período medieval. Gracias a su labor, la prosa castellana se afianzó como vehículo de cultura y alcanzó la plena dignificación literaria. En lengua gallega compuso las Cantigas de Santa María, un conjunto de cuatrocientos poemas en los que elogia a la Virgen. Teatro El anónimo Auto de los Reyes Magos, encontrado en la catedral de Toledo, es la pieza teatral más antigua (finales del XII o principios del XIII) conservada en castellano. Recoge el tema de la adoración de los tres Magos: contemplación y seguimiento de una estrella maravillosa, diálogo ante Herodes, enfado de este, ofrecimiento de regalos, etc. 146
  • 142. Pruebas de acceso a la Universidad SIGLO XIV Crisis medieval y cambios en la literatura Este siglo presenta caracteres que lo diferencian de los anteriores. Es una época de confusión: entra en crisis el sistema feudal, la Reconquista ha superado sus momentos más difíciles, surge una nueva clase burguesa… Los trastornos son más graves en la segunda mitad de siglo: peste negra, hambrunas y depresión económica, luchas civiles en nuestro territorio entre la nobleza y la monarquía por el poder político y socia, etc. Ante este panorama no sorprende que se produjera una fuerte renovación en la literatura. El decaimiento de los cantares de gesta dará lugar, en la tradición oral, a la aparición de los romances, que se popularizarán plenamente en el siglo XV. Comienzan a aflorar obras que, con un tono realista y satírico, tratan temas próximos a la naciente burguesía como la preeminencia del dinero (que está por encima del esfuerzo heroico), el goce sensual y alegre de la vida o la consideración de la astucia como valor fundamental (más importante que las virtudes morales). No obstante, sigue teniendo un gran cultivo la poesía clerical de tono didáctico-moral con una visión severa de la vida. Tres grandes escritores: Hita, don Juan Manuel y el canciller de Ayala Frente a la anonimia de los siglos anteriores, en el siglo XIV aparecen vigorosas personalidades que dotan a sus creaciones de un estilo personal: Hita, don Juan Manuel y el canciller de Ayala. Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, escribe entre 1330 y 1340 la obra cumbre del mester de clerecía: el Libro de buen amor. En él se narran numerosas aventuras amorosas entre las que se insertan fábulas, digresiones morales ascéticas y satíricas, relatos alegóricos, plegarias a Dios y a la Virgen… La obra expresa desde el principio una intención didáctico-moral: hay que corregir los vicios y pecados humanos, en especial la perdición que provoca el «loco amor» entre hombres y mujeres. Pero en muchas ocasiones parece que incita al disfrute del placer amoroso. De hecho, se dan consejos para conseguir a una mujer y ya en una de las primeras estrofas del libro se afirma que dos cosas son esenciales en la vida: la comida («la mantenencia») y la relación hombre-mujer («aver juntamiento con fenbra plazentera»). No es extraño, pues, que muchos críticos discutan el posible carácter didáctico. Algunos consideran que es más cínico que moralista, más hipócrita que piadoso. El autor advierte contra el pecado, pero a la vez parece un manual sobre cómo pecar. La ambigüedad alcanza al mismo título del libro, «buen amor», que a veces significa amor a Dios, pero en otras ocasiones se puede interpretar como habilidad para seducir a las mujeres. No hay que olvidar que el libro es una autobiografía ficticia en la que el Arcipreste no solo se ríe de muchas costumbres de la época, sino también de sí mismo. Hay ironía y sátira (destaca la que se hace del dinero, cuyo poder todo lo iguala), pero sobre todo está presidido por el humor y el vitalismo, el amor a los placeres de la vida y a la sensualidad (el episodio erótico entre doña Endrina y don Melón es el más claro ejemplo). La intensa alegría de vivir solo se teñirá de amargura y desesperación al morir Trotaconventos (precedente de la Celestina), una vieja alcahueta que había ayudado al protagonista en algunas de sus conquistas amorosas. El libro se aleja, por primera vez en la literatura castellana, de la típica concepción de la vida según el pensamiento medieval anterior: la vida es un valle de lágrimas, un tránsito pasajero y doloroso hasta la muerte, momento en el que por tus buenas obras alcanzarás el Paraíso. Ahora la 147
  • 143. Panorama de la literatura española muerte ya no es liberadora, sino dolorosa y horrible («enemiga del mundo, a ti nada hay semejante / de tu recuerdo amargo, nadie hay que no se espante»). En fin, la intención del libro es ambigua. El Arcipreste es capaz de amonestar severamente todo lo que se aparta de la moral cristiana, pero al poco se olvida y se sitúa en el terreno de la desenfadada y vitalista mentalidad burguesa. Con el infante don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X el Sabio, la prosa medieval castellana adquiere su máxima madurez. En él se conjugan perfectamente las armas (intervino en varios conflictos bélicos defendiendo sus posesiones en Elche, Murcia, Cartagena) con las letras. Es un aristócrata culto, amante del saber, del que dice que es «la mejor cosa que el omne puede aver». Gozó de gran prestigio entre el público nobiliario y muestra sin reparo su preocupación por incrementar su «onra» (honra, fama, orgullo) y sus «faziendas» (posesiones). La crítica lo considera el primer escritor de la literatura castellana que tiene una clara conciencia de su oficio y de su autoría. Frente a los juglares u otros autores como el Arcipreste de Hita, que se esconden en el anonimato y entregan sus obras al pueblo sin importarles que otros las recreen o manipulen, él es el primero que defiende los derechos de la propiedad intelectual y literaria. Se siente responsable de la transmisión textual de sus escritos por lo que teme que los copistas puedan alterar su escrito. De su numerosa producción prosística destacaremos el Libro de los estados, un tratado didáctico, y El conde Lucanor, libro de cuentos con una clara intención moralizante. En el primero traza las características de cómo debe ser la sociedad ideal. Afirma que cada hombre debe ser valorado según sus acciones y no su linaje; ahora bien, está en contra de la movilidad social entre estados, sobre todo la que empieza a permitir en esta época el dinero. Nadie se puede salvar si no es dentro de su estamento. El conde Lucanor o Libro de Patronio, uno de los clásicos de la literatura castellana, es un conjunto de cincuenta y un cuentos con una misma estructura: el joven conde Lucanor expone a su tutor Patronio un dilema o una duda relacionada con algún problema de su vida cotidiana; a continuación, Patronio le responde a través de un cuento, fábula o ejemplo protagonizado por hombres, animales o entidades personificadas; al final, el conde extrae la enseñanza aplicable al problema de tipo práctico planteado y se termina con una moraleja. Como en casi todos sus libros, Juan Manuel enseña y entretiene. La mayor parte de los ejemplos procede de diversas fuentes: cuentos y fábulas orientales, clásicos grecolatinos, tradición bíblica, crónicas, relatos orales... El autor los recrea y da una nueva dimensión a cada tema, revistiéndolos de observaciones particulares, rasgos y detalles de su propia cosecha, introduciendo aspectos de la vida diaria, etc. Imprime su sello personal y eleva a categoría artística la pura didáctica o intención moralizante. El tercer gran autor de este siglo es el canciller Pedro López de Ayala. Su Rimado de Palacio, una de las últimas obras del mester de clerecía, es una sátira amarga contra los vicios de la época. Le indignan los defectos de sus contemporáneos, a los que censura severamente. Trata de buscar las razones de la crisis que sacude a la sociedad del siglo XIV: nacimiento del espíritu individual, influencia creciente de la burguesía, gusto por el lujo y las costumbres caballerescas, inicio del resquebrajamiento de los rígidos estamentos sociales, clérigos de vida poco ejemplar... Achacó parte de la culpa de la crisis del XIV a los judíos, con lo que se convierte en uno de los primeros antisemitas de la literatura castellana. 148
  • 144. Pruebas de acceso a la Universidad SIGLO XV: EL PRERRENACIMIENTO Disgregación del mundo medieval La crisis del sistema de valores iniciada en el siglo anterior se agudiza a la par que las tensiones políticas y sociales (enfrentamientos entre nobleza y rey, guerras dinásticas entre castellanos y aragoneses, epidemias, economía en declive, ruptura de la convivencia entre judíos, árabes y cristianos...). Poco a poco se va disgregando el mundo medieval. El antiguo teocentrismo es sustituido por la exaltación de los valores individuales. En estos cambios influye mucho el peso cada vez más creciente de la burguesía (comerciantes, mercaderes) con su aprecio por valores mundanos (bienestar material, ansia de riquezas) y la entrada paulatina de las ideas humanistas, cuya plenitud tendrá lugar un siglo después. Son numerosos, asimismo, los cambios que se observan en la literatura: pérdida de la anonimia, alejamiento del didactismo, influencia del humanismo tanto en la prosa como en el teatro, desarrollo de la prosa novelesca (libros de caballería, novelas sentimentales) y aparición de diversos movimientos literarios. Poesía culta: Marqués de Santillana, Juan de Mena y Jorge Manrique Hasta el siglo XIV, en Castilla, la lengua de prestigio para la expresión de la lírica era el galaico-portugués, mientras que en zonas catalanas se usaba el provenzal. Será en el siglo XV cuando se impondrá el castellano como vehículo expresivo de la lírica. Los poetas líricos cultos que escriben en castellano suelen ser cortesanos que continúan los tópicos del amor cortés, una filosofía del amor que nace en la Provenza francesa en el siglo XI de la mano de los trovadores. En esta poesía se considera que la dama es un ser superior e ideal, compendio de perfecciones físicas y morales (belleza, honestidad...), a quien el poeta rinde total sumisión. El desdén de la amada, que suele ser una mujer casada con algún noble o señor feudal, le provoca un insufrible dolor, pero no puede dejar de amarla. El Marqués de Santillana, nombre por el que es conocido Iñigo López de Mendoza, representa al aristócrata poderoso, militar y humanista. Admira y trata de asimilar a Dante y Petrarca. Es el primero que escribe en castellano sonetos, forma poética culta de origen italiano compuesta por catorce versos de once sílabas. Más que por sus Sonetos fechos al itálico modo, es recordado por sus serranillas, composiciones de tipo popular en las que narra en verso el encuentro amoroso de un caballero con mujeres que viven en la montaña. La composición más notable de Juan de Mena, poeta de la corte de Juan II y muy en contacto con la literatura italiana, es el Laberinto de Fortuna, poema alegórico que consta de casi trescientas coplas de arte mayor. Gira en torno al tópico medieval de la fortuna, una fuerza poderosa y cambiante a la que está sometido el ser humano. Este tópico sirve para reflexionar sobre el sentido de la vida en un siglo en el que el hombre vive grandes vaivenes en la política y en la sociedad. Aunque critica la desorganización política de su tiempo, la corrupción moral y la decadencia social, el poema muestra un hondo patriotismo y un esfuerzo por alcanzar la unidad nacional, que él ve encarnada en el rey Juan II de Castilla. El poeta más célebre de esta época es Jorge Manrique. Aunque escribió poemas incluidos en cancioneros, su obra Coplas a la muerte de su padre representa la cumbre de la poesía medieval. Comienza exhortándonos a que tomemos conciencia de la fugacidad de la vida y la caducidad de todo lo terreno. La muerte lo preside todo, la vida es un río cuyo único 149
  • 145. Panorama de la literatura española destino es el mar de la muerte; ahora bien, nos dice Manrique, la vida tiene un sentido: es el camino que nos lleva a la vida eterna. La salvación depende de que hayamos perfeccionado nuestra alma con la práctica de las virtudes. El problema es que el hombre lo olvida y vive de modo inconsciente al ser fácilmente seducido por las trampas del mundo: el poder, la riqueza, la fama, la hermosura y esbeltez del cuerpo... Todo ello es inestable y caduco («verduras de las eras»), como lo demuestra la vida y destino de muchos reyes y nobles. ¿Qué deberíamos hacer? Emplearnos en el cuidado del alma con el mismo empeño que nos dedicamos al cuidado del cuerpo. Tras todas estas reflexiones, Manrique traza en la tercera parte del poema el elogio de su padre, ejemplo de perfecto caballero (amable en el trato, valiente en el combate...). La muerte lo visita y le presenta la vida eterna como el inicio de una nueva etapa llena de felicidad que él, sin protesta ni rechazo, acepta, pues sus virtudes en vida le han abierto las puertas de la gloria eterna. Así como la vida de su padre fue ejemplar, el momento de su muerte se convierte en digno ejemplo de buen morir. El éxito de esta elegía fue inmediato. Con sus apenas quinientos versos, el poema se convirtió pronto en uno de los grandes clásicos de la literatura española. Poesía popular: romances viejos y villancicos La poesía épica había entrado en decadencia en el siglo XIV. De los cantares de gesta solo se conservan en la memoria popular algunos episodios. De esos breves fragmentos desgajados de los antiguos cantares nacen los primeros romances. Ya en el siglo XV adquieren vida independiente y potente originalidad, ampliando tonos y temas (históricos, legendarios, líricos, novelescos…). Los romances que desde el XIV y durante todo el siglo XV produjo la inspiración popular por transmisión oral son llamados «viejos» para diferenciarlos de los «romances nuevos», que serán los cultivados por escritores cultos desde el siglo XVI hasta la actualidad. Los romances viejos están formados por una serie indefinida de octosílabos con rima asonante en los versos pares y con los impares sueltos. Han sido clasificados en épicos o heroicos (episodios del Cid y otros héroes nacionales o extranjeros), noticieros (recogen noticias históricas cercanas a la composición del romance), novelescos o juglarescos (narran historias de amor) y fronterizos (narran sucesos ocurridos en la frontera con los territorios musulmanes). Los romances viejos son producto de una larga colectividad anónima, que los modifica y diversifica en numerosas variantes, generación tras generación, según los gustos de la comunidad (o los fallos de su memoria). No es raro que algunos romances (el de Gerineldo, por ejemplo) tengan centenares de versiones. Los románticos alemanes del XIX vieron en los romances castellanos un espejo perfecto que reflejaba la esencia y el genuino sentir de una comunidad. En varios cancioneros del siglo XV se recoge otro tipo de composición de carácter oral y tradicional: el villancico. Su nombre tiene su origen en que eran composiciones de tipo popular cantadas por los villanos o habitantes de las villas (campesinos u otros habitantes del medio rural). Al principio eran de tema amoroso: una muchacha que se queja ante su madre de su amado (como dijimos arriba, están emparentadas con las jarchas y las canciones de amigo). Formalmente, presenta una estructura similar al zéjel mozárabe, que estaba formado por un estribillo, una mudanza y un verso de vuelta. Poco a poco se amplía la temática profana (encuentro amoroso al alba, tema de la mujer morena, la malcasada, fiestas de San Juan...), pero más tarde se centran en la temática religiosa (Navidad, Epifanía, santos locales...), ya que hacia el siglo XVI las autoridades religiosas empiezan a introducirlos en la liturgia religiosa como modo de acercar al pueblo a los misterios de la fe católica. Si bien 150
  • 146. Pruebas de acceso a la Universidad son conocidos gracias a que los fijaron por escrito músicos y poetas del siglo XV, se sabe por ciertas crónicas que fueron cantados por el pueblo ya en el siglo XIII. Prosa La prosa del siglo XV se enriquece con nuevos géneros literarios. Proliferan las crónicas que giran en torno a figuras individuales (siguiendo el modelo del canciller López de Ayala). Surgen las primeras biografías (fruto del interés humanista por el hombre particular) y los primeros libros de viajes (responde a la curiosidad de la época por conocer otras regiones del mundo). En la prosa didáctica cabe citar a Alfonso Martínez de Toledo, más conocido como Arcipreste de Talavera. Escribe en 1438 El Corbacho, subtitulado Reprobación del amor mundano, obra que desarrolla doctrinas antifeministas y misóginas. El autor ataca la idealización de la mujer, rasgo típico de la poesía del amor cortés. Para él, la mujer no es una diosa, sino una diablesa que encarna todas las maldades que le sobrevienen al hombre. Afirma que seguir a la mujer es caer en las terribles consecuencias que para el alma y el cuerpo acarrea el «loco amor» o amor mundano; la salvación y la sabiduría están en el amor divino. En la prosa de ficción se desarrollan dos nuevos géneros: los libros de caballerías y las novelas sentimentales. En estas, aunque es constante la idealización de la mujer, el género femenino suele aparecer cruel ante las intenciones del amador, que, sin embargo, siempre se muestra sumiso y al servicio de los caprichos de su amada. Muchas novelas sentimentales acaban en el suicidio del enamorado por el rechazo de la dama o por cuestiones de honor. La novela sentimental más importante y de mayor éxito en su tiempo es Cárcel de amor (1492), de Diego de San Pedro. Por último, hay que destacar la publicación, en 1492, de la primera Gramática de la lengua castellana, de Elio Antonio de Nebrija, pionero en la defensa de las lenguas vernáculas, que por entonces se llamaban «lenguas vulgares, y figura cumbre del humanismo español. En 1495 publica el primer diccionario de nuestro idioma. Teatro: La Celestina La Celestina es la obra más significativa del teatro del siglo XV, y uno de los mejores logros de la literatura española. En 1499 aparece la primera versión de la obra, en dieciséis actos, titulada Comedia de Calisto y Melibea; en 1502 se publica la edición definitiva, en veintiún actos, con el título de Tragicomedia de Calisto y Melibea. Es atribuida casi en su totalidad a Fernando de Rojas. El argumento es sencillo. Calisto se enamora de Melibea un día que entra en su jardín persiguiendo un halcón. Al principio ella lo rechaza. Aconsejado por uno de sus criados, usa los servicios de la vieja alcahueta Celestina para conquistarla. Gracias a su astucia, Celestina consigue que la muchacha se cite con Calisto, del que pronto se enamora. Tras el encuentro, los dos criados de Calisto pretenden que Celestina comparta con ellos un cordón de oro que le ha regalado su señor. Ella se niega y la asesinan. La justicia los apresa y los ejecuta. Poco tiempo después, Calisto, al tratar de defender a sus nuevos sirvientes de un peligro inexistente, resbala al saltar la tapia del jardín y muere. Melibea, desesperada, se suicida. La obra acaba con el llanto angustioso de su padre. El autor afirma en el prólogo que la intención de la obra es criticar los actos irresponsables e irracionales del «loco amor». Esa pasión amorosa desbordada que les lleva 151
  • 147. Panorama de la literatura española a buscar el goce sexual conduce a los amantes a la desgracia, del mismo modo que la avaricia de la Celestina y los dos criados los ha precipitado a la muerte. La vieja relación feudal entre señores y amos, basada en el respeto y el servicio fiel, ha desaparecido por completo. La actitud codiciosa de los criados anuncia así la transición que se da hacia el capitalismo, que nace en el siglo XVI. Su materialismo refleja también un mundo carente de valores morales y de relaciones humanas auténticas y desinteresadas. La idea que atraviesa todo el libro, desde el prólogo hasta el final, es que la vida es una batalla continua (criado contra señores, jóvenes contra viejos, el bien contra el mal, la verdad contra la mentira...), una «guerra de todos contra todos». El viejo feudalismo que organizaba las relaciones y los valores ha desaparecido para siempre, pero Rojas tampoco cree en los nuevos valores de la burguesía y el incipiente capitalismo (dinero, provecho personal, individualismo, egoísmo, engaño, codicia, avaricia). La vieja Celestina ha pasado a la historia de la literatura como el arquetipo de la alcahueta, del mismo modo que don Juan es el seductor irresistible y don Quijote representa el idealista que lucha por cambiar el mundo. Además de alcahueta, Celestina ejerce en la obra muchos oficios (hechicera, lavandera, perfumera, dueña de un burdel...). El personaje destaca por su conocimiento del alma humana, su astucia, su inteligencia y, sobre todo, su arte en el dominio de engañar a través de la palabra... Domina psicológicamente a los demás, pero su codicia (confiesa que su objetivo es obtener dinero para garantizarse una vejez segura) le costará la vida. 7.2. SIGLO XVI: RENACIMIENTO Características generales El Renacimiento es el período histórico y cultural que sigue a la Edad Media. Comienza en el norte de Italia en el siglo XIV con los primeros humanistas y se extiende por el resto de Europa durante los dos siglos siguientes. En España se va fraguando desde el XV con intelectuales como Mena, Santillana o Nebrija y tiene su plenitud en el XVI, siglo en el que se crea el llamado «Imperio español». Es una época de grandes transformaciones en todos los ámbitos de la vida: desarrollo de la burguesía, crecimiento de las ciudades, inicio de la industria y la economía de mercado, formación de las naciones modernas, centralización del poder en la monarquía, nacimiento de la ciencia moderna, invención de la imprenta y de la brújula… Se gesta una nueva mentalidad que supondrá una serie de cambios en las manifestaciones artísticas y literarias. El nombre de este período fue aportado por los humanistas italianos (Dante, Petrarca y Bocaccio fueron los primeros), que consideraban que tras la oscura y bárbara Edad Media (desde el XIX se ha desmentido esa visión negativa), renacía la Antigüedad clásica greco-latina y sus valores: verdad, belleza, bondad, armonía, equilibrio... El interés por la cultura greco-latina es un rasgo distintivo de los humanistas italianos ya desde el siglo XIV, así como la valoración del hombre desde una perspectiva mundana, no divina. Los humanistas son antropocentristas, es decir, destacan la dignidad del hombre, que es «la medida de todas las cosas», centro del mundo y dueño de su destino; se oponen, pues, al teocentrismo e inmovilismo de la sociedad medieval. El vitalismo y el optimismo son dos rasgos principales del espíritu renacentista. Alejándose del moralismo medieval, se canta al amor y a los placeres. Se confía en el poder de la razón y nace la idea de progreso, según la cual la economía y el mundo material pueden 152
  • 148. Pruebas de acceso a la Universidad avanzar indefinidamente. Todos estos rasgos de la cultura renacentista (antropocentrismo, individualismo, racionalismo, vitalismo, etc.) coinciden plenamente con la mentalidad burguesa. Muchos de los poderosos burgueses, tratando de emular el refinamiento y lujo de la nobleza, a la vez que para exaltar su prestigio y gloria personal o familiar, ejercen una importante labor de mecenazgo cultural (sobre todo en Italia), rodeándose de artistas, sabios y escritores a los que apoyan económicamente, promoviendo y encargando obras artísticas, etc. Monarcas y poderosos aristócratas contratarán también a los mejores artistas. En España hay que destacar la labor cultural ejercida en tiempos de los Reyes Católicos por el cardenal Cisneros, quien, consciente del poder de la educación, fundó en 1499 la primera universidad renacentista y humanista: la Universidad Complutense de Madrid. De la mano de Baltasar de Castiglione, humanista italiano autor de El cortesano, surge un nuevo modelo de hombre perfecto: el caballero cortesano. Según el autor, el hombre ideal debe ser experto en el uso y manejo de las armas, pero también en el de las letras (culto, poeta, buen lector, conocedor del latín) y las artes (pintar, dibujar, tocar instrumentos musicales), debe huir de la grosería y la afectación tanto en su vida como en el arte (insiste en la «limpieza de estilo»), tiene que cuidar su espíritu pero también su cuerpo (mens sana in corpore sano), ha de tener unos hábitos saludables y ser disciplinado, constante, virtuoso, inteligente, educado en el trato, buen conversador y galante con las damas. También, a diferencia del vasallo medieval, es libre para abandonar al poderoso que sirva si este cae en el vicio o malas costumbres. Traza, asimismo, las características de la mujer ideal. En ella la hermosura y el cuidado de su honra son dos cualidades más importantes que en el hombre. Debe preocuparse, sin que se note mucho, por su forma de vestir para resultar favorecida; también ha de poseer una mediana cultura (de letras, música, pintura) y tiene que saber danzar. Garcilaso de la Vega, que conocía muy bien la obra de Castiglione y animó a su amigo Boscán a que la tradujera, fue un ejemplo de este nuevo modelo de hombre. Etapas del Renacimiento español En literatura, se denomina «Siglos de Oro» a la época en que las letras españolas alcanzaron su mayor esplendor, su edad dorada, con escritores como Garcilaso de la Vega, fray Luis de León, san Juan de la Cruz, Cervantes, Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Tirso de Molina o Calderón. El siglo XVI renacentista constituye el primer Siglo de Oro; el XVII, con el Barroco, el segundo. Otros críticos prefieren utilizar la expresión «Siglo de Oro», en singular. Algunos incorporan el Manierismo como movimiento intermedio entre Renacimiento y Barroco. Independientemente de la preferencia por el término en singular o en plural, suele haber unanimidad en aceptar que la edad de oro de las letras castellanas abarca, aproximadamente, desde la redacción de las obras de Garcilaso de la Vega (hacia 1530) hasta la muerte de Calderón (1681). Hemos de tener en cuenta que el Renacimiento no es totalmente homogéneo en nuestro país. Se suelen distinguir dos etapas: a) Primer Renacimiento. Coincide con el reinado de Carlos I (1516-1556) y se caracteriza por reflejar las tendencias estéticas (poesía italianizante, petrarquismo) e ideológicas (erasmismo, neoplatonismo) que se desarrollan en Europa. El máximo representante de este período es Garcilaso de la Vega. La publicación del Lazarillo actuaría de eje divisorio entre las dos etapas. b) Segundo Renacimiento. Coincide con el reinado Felipe II (1556-1598). España, que 153
  • 149. Panorama de la literatura española lidera la Contrarreforma contra el protestantismo, se cierra al exterior. Se acentúa lo religioso y lo nacional. La literatura espiritual ascética y mística tiene un gran desarrollo y alcanza su cumbre con fray Luis de León, san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús. LA NUEVA POESÍA ITALIANIZANTE Características generales Bajo la influencia de la poesía italiana y los clásicos grecolatinos, se desarrolla una profunda renovación en la lírica. La introducción de la poesía italianizante se inicia en 1526 gracias a una conversación entre Juan Boscán y el embajador veneciano Andrea Navagiero, quien le recomienda acomodar al castellano las formas poéticas italianas. Boscán ensaya los nuevos ritmos y temas, pero será su amigo Garcilaso de la Vega el que consolide y perfeccione el nuevo espíritu poético. El verso preferido a partir de ahora por los poetas cultos será el endecasílabo, que por su flexibilidad, sus variadas posibilidades acentuales y elegancia se convierte en el instrumento ideal para expresar el nuevo sentir poético. El endecasílabo, solo o combinado con el heptasílabo, constituye la base de una serie de nuevas formas estróficas en nuestra poesía: el soneto, la estancia, la lira, la octava real y los tercetos encadenados. Se cultivan con dichas estrofas nuevos subgéneros poéticos: la égloga, la oda, la elegía, el madrigal, la epístola, el epigrama. Por la influencia del neoplatonismo y del petrarquismo se produce una transformación en la manera de desarrollar los tres temas principales: amor, naturaleza y mitología. El neoplatonismo es un sistema filosófico que considera a los seres naturales como reflejo de la belleza y verdad divina, por lo que el amor y la contemplación de la belleza terrenal, la naturaleza y el arte puede llevarnos hasta Dios. El petrarquismo, que hunde sus raíces en el Cancionero de Petrarca, poeta italiano del XIV, retoma conceptos del «amor cortés» (desdén de la amada, sufrimiento inevitable y gozoso del poeta, contención de sus sentimientos puesto que la dama era casada), pero los espiritualiza por influencia del neoplatonismo (idealizando la experiencia amorosa y la percepción de la naturaleza) y del llamado dolce stil nuovo, a la vez que aporta elementos totalmente nuevos: análisis introspectivo y complejo de sus sentimientos más íntimos, fusión lírica con la naturaleza, sinceridad en la expresión de sus emociones y contemplación de la amada como si fuera un ángel (donna angelicata). Garcilaso de la Vega Nació en una noble familia toledana, fue cortesano, servidor de Carlos V y soldado. Se casó en 1525 con Elena de Zúñiga, pero a ella no le dedicará ni uno solo de sus versos. Las referencias amorosas presentes en su producción, compuesta por tres églogas, cinco canciones, dos elegías, una epístola (dirigida a su amigo Boscán) y casi cuarenta sonetos, están dedicadas a Isabel Freyre, dama portuguesa de la que se enamora profundamente. Otro hecho vital importante para su actividad literaria fue su estancia en Nápoles por un tiempo tras haber sido desterrado por el rey. Allí se empapa del humanismo italiano, hace amistad con escritores y estudia a los clásicos. Morirá en 1536 tras el asalto a una fortaleza francesa. Garcilaso conseguirá la asimilación total de la poesía renacentista italiana y su adaptación al castellano. Curiosamente, su relación amorosa con Isabel Freyre presenta similitudes con la de Petrarca: ambos sufren por amor, primero porque sus amadas no les corresponden, 154
  • 150. Pruebas de acceso a la Universidad después porque estas mueren. Las tres églogas, que representan la perfección de su poesía, manifiestan poderosamente su drama pasional. Toda su historia de amor con Isabel (desdén, muerte) se refleja en la Égloga I. Garcilaso se desdobla en dos pastores idealizados: Salicio, que encarna el dolor por el rechazo y la infidelidad de su amada, enamorada de otro; y Nemoroso, que llora melancólicamente la muerte de Elisa. Sin renunciar a las convenciones y artificios de la tradición literaria, el poeta une armónicamente perfección formal y sentimiento, literatura y vida. La Égloga II se centra en las desventuras amorosas del pastor Albanio y en el elogio épico de la casa de Alba en boca de Nemoroso. La Égloga III, la más extensa con casi mil novecientos versos, es la de mayor perfección estilística. Describe el bucólico paisaje del Tajo, bellamente idealizado, al que acuden cuatro ninfas. Las tres primeras bordan en sus tapices tragedias mitológicas; la cuarta representa la muerte de una compañera, Elisa (representa a Isabel Freyre). Al atardecer, cuando las cuatro ninfas se retiran, dos pastores hablan de sus amadas: Tirreno es feliz porque es correspondido, pero Alcino se queja por el enfado de su enamorada. Aunque sus sonetos son desiguales, algunos representan lo más perfecto de Garcilaso. Los temas más frecuentes, siguiendo las convenciones amorosas, suelen ser la queja y el dolor del amante por el desdén de la amada («Oh dulces prendas por mí mal halladas...»). Uno de los más famosos y bellos es el XXV («En tanto que de rosa y azucena...»), donde recrea el tópico del carpe diem (que significa «aprovecha el día» o «vive el momento») y hace un retrato poético de la dama (descriptio puellae) según los cánones estéticos establecidos: cabello rubio, frente blanca, mejillas sonrosadas, labios rojos, cuello erguido... Todo ello a través de metáforas en las que se relaciona cada elemento del cuerpo con un elemento de la naturaleza (por supuesto, la dama es más bella que el elemento natural comparado). Otros poetas La poesía italianista penetra enseguida en la corte, aunque algunos se oponen, como Cristóbal de Castillejo, que prefirió las formas tradicionales. Pero la mayoría opta por seguir la estela petrarquista: Hernando de Acuña, Gutierre de Cetina (Ojos claros, serenos), Francisco de la Torre, Francisco de Aldana... El máximo apogeo del petrarquismo se alcanza con Fernando de Herrera. Considera a su amada, a la que le dedica decenas de sonetos, la guía y la luz que lo llevará hacia el cielo (influencia neoplatónica). LA POESÍA RELIGIOSA ASCÉTICA Y MÍSTICA Durante lo que se ha llamado Segundo Renacimiento (en la segunda mitad del siglo XVI) surgen dos corrientes poéticas dentro de la literatura religiosa: la ascética y la mística. La primera busca la elevación y purificación del alma por medio de oraciones, sacrificios, penitencias, renuncias a las pasiones, placeres y comodidades... La mística parte en su fase inicial de la ascética, pero supone un nivel superior: la unión del alma con Dios. Mientras que la perfección moral propugnada por el ascetismo depende de la propia voluntad, del esfuerzo individual, la fusión del místico con la divinidad nunca puede ser alcanzada por la voluntad humana, únicamente Dios la otorga a unos pocos escogidos. Vamos a detenernos en fray Luis de León, escritor más representativo de la ascética, y san Juan de la Cruz, una de las cimas de poesía mística española y universal. 155
  • 151. Panorama de la literatura española Fray Luis de León Este humanista, teólogo, fraile agustino y catedrático de la Universidad de Salamanca manifestó en alguna ocasión que los cuarenta poemas que aproximadamente escribió eran «obrecillas» caídas «como de entre las manos» que lo distraían de otros trabajos y preocupaciones. Estas no fueron escasas por culpa de su carácter enérgico y las polémicas que se suscitaban entre la orden agustina a la que pertenecía y los profesores de la orden dominica. De hecho, estuvo en prisión durante cinco años acusado de haber traducido del hebreo el Cantar de los Cantares, con lo cual violaba la prohibición del Concilio de Trento de traducir textos sagrados a una lengua que no era el latín. Hay una famosa anécdota sobre su regreso. Cuenta la tradición que, tras los cinco años encarcelado en los que sufrió todo tipo de humillaciones, comenzó su primera clase con las palabras: «Como decíamos ayer...». Su poesía lírica original (tiene también traducciones de autores clásicos y bíblicos e imitaciones de poetas italianos) está constituida básicamente por odas, composición poética muy propicia para incluir reflexiones del autor con una intención moral. El poeta latino Horacio le sirvió de fuente para varios recursos y temas como el aurea mediocritas (alude a la paz que da la «dorada medianía», es decir, la vida moderada alejada de grandes ambiciones y pasiones que solo traen grandes preocupaciones e infelicidad), el beatus ille («dichoso aquel que») o el epicureísmo, corriente filosófica que invita al goce moderado de la vida y los placeres. En su Oda a la vida retirada, su poema más conocido, recurre al beatus ille horaciano para plasmar su añoranza por la soledad y la tranquilidad que da el retiro en el campo, pues el «mundanal ruido» imposibilita su habitual deseo de armonía, paz y serenidad. En definitiva, su poesía refleja la concepción de la vida del hombre como un proceso ascético de purificación. Para él, el mundo es una «cárcel» (discordia, vicios, bienes engañosos...) que tortura el alma. La práctica de la virtud, el contacto con la naturaleza, la percepción de la música, la práctica del estudio o trabajo intelectual y el recogimiento son los medios para purificarnos y alcanzar la paz espiritual que permite elevar nuestro espíritu y ascender hacia Dios, es decir, hacia lo que los neoplatónicos consideraban el Absoluto: el Bien, la Verdad, la Belleza, la Armonía. San Juan de la Cruz La producción lírica de este fraile carmelita, considerado una de las figuras cimeras de la literatura universal, es breve pero posee una extraordinaria intensidad expresiva. Sus tres poemas místicos tratan de describir la experiencia inefable de la unión con Dios: Noche oscura del alma, Cántico espiritual y Llama de amor viva. Ante la dificultad de expresar con palabras dicha fusión («un no se qué que queda balbuciendo»), usa numerosos símbolos e imágenes: «la casa sosegada» es el orden en su vida; el «viaje» es el camino que debe seguir el alma hacia el interior de sí mima; la «noche» es el abandono de las cosas mundanas, etc. Sus imágenes, de un alto contenido erótico (su poesía mística ha sido clasificada como «poesía erótica a lo divino»), provienen del Cantar de los Cantares y de la poesía amatoria profana. Como dijo Dámaso Alonso, «lo que hace San Juan es trocar en divina la temática amorosa de sus fuentes». Santa Teresa de Jesús Santa Teresa usa los metros tradicionales para escribir tanto poemas místicos como otros en los que el objetivo es de tipo pedagógico, como Caminaremos para el cielo (dirigido a sus 156
  • 152. Pruebas de acceso a la Universidad hermanas carmelitas). Suele recurrir, para expresar con palabras la relación mística entre su alma y Dios, a la unión y fusión de términos desiguales: vivir-morir, padecer-gozar, flaquezafortaleza, riqueza-pobreza. Su poema más conocido es el que comienza así: «Vivo sin vivir en mí / y tan alta vida espero / que muero porque no muero». LA PROSA DEL XVI Novela de carácter idealista Los distintos géneros en prosa también experimentaron un gran auge durante el Renacimiento. El desarrollo de la imprenta incrementó la demanda de libros de entretenimiento. A lo largo del XVI es enorme la cantidad de autores que escriben novelas de evasión de carácter idealista con la única finalidad de entretener. Una de las más interesantes y famosas obras de la prosa novelesca de tipo idealista es el Amadís de Gaula. Fue publicada en 1508 por Garci Rodríguez de Montalvo, que refundió un texto más extenso escrito en el siglo XIV. La obra, que tuvo gran éxito en toda Europa y una gran cantidad de continuadores, está protagonizada por un héroe invencible con una concepción del amor cercana al neoplatonismo. Gracias al Amadís y otras libros de caballerías se forjó el arquetipo del caballero andante: es hijo de reyes o príncipes, está enamorado de una dama de noble origen a la que le guarda absoluta fidelidad, sus cualidades físicas y morales son excepcionales (fuerza, hermosura, valentía, nobleza), jamás es vencido en su lucha contra otros caballeros o fuerzas malignas (gigantes, fieras, monstruos, encantadores), lleva una vida itinerante acompañado de un escudero… El amor a su dama es el motor que lo mueve a la aventura y su ideal es la justicia. Lazarillo de Tormes Frente al mundo fantástico, heroico e idealizado de los libros de caballerías, el Lazarillo de Tormes presenta una visión crítica de la cruda realidad de la época. Su protagonista, Lázaro, es un antihéroe, un personaje ordinario, insignificante y marginado, de origen humilde pero sin honra, que solo aspira en la vida a no pasar hambre. La vida de Lazarillo de Tormes, y de sus fortunas y adversidades, primera obra que inicia el género picaresco (este se asienta como tal con el Guzman de Alfarache, novela de Mateo Alemán), se publicó anónimo (en fechas recientes, una paleógrafa lo ha atribuido a Diego Hurtado de Mendoza), posiblemente por las críticas que se lanzan contra ciertos estamentos del clero de la época. Consta de un prólogo y siete tratados. El último revela que la obra es una carta en la que Lázaro trata de explicar un «caso»: los rumores sobre la relación adúltera de su mujer con el arcipreste de San Salvador. Esto funciona como pretexto para que el personaje cuente su historia. Nace en un río, como el gran caballero Amadís, pero sin honra. Huérfano de padre (un molinero ladrón), la madre se amanceba con un negro y lo pone al servicio de un mendigo ciego, que es un dechado de astucia pero maltrata al pobre Lázaro, quien pierde pronto la ingenuidad y desarrolla su instinto de supervivencia e ingenio para poder comer. En el segundo tratado pasa a servir a un clérigo avaro y, en el tercero, a un arruinado y orgulloso escudero, encarnación de la honra basada en la apariencia externa. Después estará al servicio de un fraile andariego, un buldero timador, un pintor de panderos, un capellán, un alguacil. En el último tratado alcanza lo que él llama «la cumbre de toda su fortuna» al trabajar como 157
  • 153. Panorama de la literatura española pregonero de vinos en Toledo y criado de un arcipreste que lo casa con una de sus criadas. Le es indiferente los rumores sobre la infidelidad de su mujer, pues la protección del arcipreste le permite vivir el resto de su vida de una manera cómoda tras haber pasado tantas penalidades desde que su madre lo deja, solo y desamparado, al servicio de su primer amo. A diferencia de los distintos géneros de novelas idealistas, aparecen muchos datos tomados directamente de la realidad, como lugares y referencias geográficas diversas, personajes de la sociedad española del momento, referencias históricas concretas... Esta novela significa el punto de partida de la novela realista y el primer paso hacia la novela moderna. Se ha destacado que, a diferencia también de las narraciones de la época de carácter idealista, el protagonista se va haciendo y cambiando según va viendo experiencias. No es un ser inmutable, sus vivencias condicionan su comportamiento posterior y forman su personalidad. Es una novela de aprendizaje en la que se aprecia una evolución psicológica. En verdad, la visión crítica se extiende a toda la sociedad. No solo el clero, también quedan malparados los representantes de las otras clases sociales: desde el más plebeyo (el ciego) hasta el que representa la nobleza baja (el hidalgo hipócrita y vanidoso). El libro aparenta ser una novela divertida e intrascendente, pero a la vez puede entenderse como un libro profundo y comprometido con la realidad. La novela no refleja la España imperial, triunfal, poderosa, la de Carlos V y su corte, la de los ricos y privilegiados, sino la España que sufre otra parte de la población, la España miserable, amarga, cruda, la de los pobres y desesperados, que es la que encarna Lázaro, una persona ordinaria que renuncia a su dignidad para vivir bajo techo y poder alimentarse. Prosa didáctica El desarrollo de la imprenta propició la difusión de las ideas de los humanistas. El diálogo fue el subgénero didáctico más cultivado —se conservan más de cien— debido a la influencia de los clásicos (Platón, Cicerón, Luciano), los humanistas italianos (El cortesano de Castiglione) y Erasmo (Coloquios). En los diálogos dos o más interlocutores exponen sus ideas sobre cualquier asunto desde los más diversos puntos de vista. En los diálogos, bien sea de modo grave y serio, bien sea de modo satírico y paródico, se tratan los más variados asuntos (políticos, sociales, pedagógicos...) con una misma finalidad: conseguir la perfección del hombre. Dos humanistas y erasmistas sobresalen en este terreno: los hermanos Juan y Alfonso de Valdés. El primero, en su conocido Diálogo de la lengua, propugna el uso de las lenguas vernáculas y eleva el castellano al nivel de otras lenguas de prestigio como el latín; también defiende que se escriba con un estilo sencillo pero cuidado, natural y sin afectación (es el ideal estilístico de todos los escritores renacentistas). Según él, no existe diferencia entre la lengua escrita y lengua hablada («escribo como hablo») y propone que en la prosa el escritor consiga la verosimilitud narrativa (un ejemplo de esto sería el Lazarillo). Su hermano Alfonso hace una sátira demoledora de las costumbres eclesiásticas en Diálogo de las cosas ocurridas en Roma. En la segunda mitad del siglo XVI el erasmismo es perseguido por la Inquisición, pero se siguen escribiendo diálogos. Uno de los más importantes es De los nombres de Cristo, la obra maestra de fray Luis de León. El tópico beatus ille se trata en Menosprecio de corte y alabanza de aldea, una de las obras más famosas en su época, no solo en España, sino en toda Europa, y una de las más influyentes en la literatura universal. Es un tratado didáctico en el que el autor, fray Antonio de Guevara, propone el retorno a la naturaleza, la vuelta al campo, a la aldea de origen, 158
  • 154. Pruebas de acceso a la Universidad para disfrutar de una vida tranquila, auténtica y sana. Frente a la existencia ideal y pacífica que ofrece la aldea, la vida en la ciudad aparece descrita como un lugar problemático, lleno de intrigas y carente de sinceridad en las relaciones humanas. La obra se publicó en 1539 y en ella ya muestra la figura del hidalgo como noble empobrecido que vive en la ciudad (por ejemplo, el escudero del Lazarillo), que contrasta con la figura del aldeano, presentado como un noble rural con dinero. Otro tratado didáctico sobresaliente y célebre en su tiempo fue Examen de ingenios (1575), de Juan Huarte de San Juan. Se considera la obra precursora de la psicología diferencial, la orientación profesional y la eugenesia (disciplina que busca la influencia de los rasgos hereditarios humanos). El autor reflexiona sobre el problema de la elección de una profesión. Hace observaciones sobre qué aptitudes físicas e intelectuales se derivan de los distintos temperamentos humanos para que cada persona pueda recibir una mejor instrucción y así la sociedad mejore. En prosa didáctico-religiosa podemos destacar la obra de fray Luis de León La perfecta casada, en la que expone el ideal de esposa según los preceptos cristianos (honestidad, fidelidad al esposa, dedicación total a las necesidades del marido y el cuidado de los hijos, etc.). Se aleja de la misoginia medieval, pero considera a la mujer —concepción típica en la sociedad del XVI— inferior al hombre y subordinada a este. También son interesantes varios títulos de santa Teresa de Jesús: El castillo interior o Las moradas, un tratado doctrinal sobre sus experiencias místicas, y Camino de perfección, en el que expone a sus hermanas monjas el proceso ascético de purificación del alma. EL TEATRO DEL XVI La figura más destacada del teatro popular es Lope de Rueda. Creó el paso (antecedente del entremés), pieza de carácter cómico y ambientación costumbrista que se incluía en la representación de obras teatrales más largas para entretener a los espectadores. El protagonista (suele ser un bobo, un esclavo africano, un vizcaíno o un rufián), que casi siempre está obsesionado por comer, casi siempre acaba engañado y apaleado por los demás. Algunos de los más recordados son Las aceitunas, La tierra de Jauja y El convidado. Juan del Encina, Gil Vicente, Lucas Fernández, Bartolomé Torres Naharro y Juan de la Cueva (este último es el que más influyó para la renovación teatral, que no se producirá plenamente hasta la aparición de Lope de Vega) son algunos de los dramaturgos más interesantes del teatro profano culto. El teatro religioso sigue ligado, en este siglo, a las festividades eclesiásticas (Navidad, Pascua, Corpus Christi). 7.3. SIGLO XVII: BARROCO Tras el Renacimiento, rebosante de optimismo y equilibrio, se desarrolla un nuevo movimiento artístico y literario: el Barroco. No es fácil fijar sus límites cronológicos. Algunos historiadores de la literatura señalan que se inicia a finales del XVI con las primeras obras de Góngora y Lope de Vega, y finaliza a comienzos del siglo XVIII. Pero, en general, se considera que el siglo característico del barroco literario en España es el XVII. Históricamente coincide con los reinados de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, período marcado por la decadencia de nuestro país. Para algunos investigadores, el Barroco supone una reacción contra el Renacimiento, mientras que, para otros, es una evolución de las formas 159
  • 155. Panorama de la literatura española renacentistas que progresivamente se fueron complicando, con un gusto por lo dinámico y lo recargado. Así, si la sencillez, la mesura, la contención expresiva o la naturalidad eran rasgos típicamente renacentistas, los elementos barrocos se caracterizan por huir hacia el extremo opuesto: abundancia de metáforas e imágenes, sobrecarga de cultismos y neologismos, profusión del hipérbaton en sintaxis… Se suele afirmar que el Barroco es el arte de la Contrarreforma y, como tal, atacó y huyó de todo lo que había conducido a la crisis espiritual de la Reforma protestante (Lucero, Calvino, etc.). Pero más allá de la influencia de la Contrarreforma, el Barroco representa una nueva mentalidad derivada de una época marcada por una profunda crisis social y económica: se ahondan las diferencias entre las clases altas (arrinconan los viejos ideales y se dedican a una vida de lujo y placeres) y las clases bajas (cada vez más numerosas y miserables), disminuye el comercio con América, se pierde gran parte de la mano activa por las emigraciones a la ciudad o al continente americano, el sector agrario está cada vez más pobre (influye la expulsión de los moriscos), el país sufre varias bancarrotas, etc. El desastre de la Armada Invencible en las costas del canal de la Mancha marca el inicio del fin de la hegemonía hispánica en Europa y el inicio de una galopante decadencia que atraviesa todo el siglo XVII. Ahora bien, durante este período las letras castellanas gozan de un extraordinario esplendor con geniales escritores como Cervantes (a caballo entre el Renacimiento y el Barroco), Quevedo, Góngora, Lope de Vega, Baltasar Gracián, Tirso de Molina o Calderón de la Barca. Recordemos que el Barroco, junto al Renacimiento, constituye una de las épocas más brillantes y creativas de la literatura castellana: los llamados Siglos de Oro. Culteranismo y conceptismo Para entender mejor el estilo barroco conviene recordar las dos tendencias o corrientes que, tradicionalmente, se han distinguido dentro de este periodo: el culteranismo y el conceptismo. El primero se expresa a menudo en verso y se preocupa más por la expresión; el segundo se cultiva tanto en verso como en prosa y se centra más en el contenido. El culteranismo pretende crear un mundo de belleza absoluta, basándose principalmente en la ornamentación sensorial de los versos y en el uso de un lenguaje culto con latinismos, neologismos e hipérbatos constantes. El poeta culterano busca la belleza suprema recurriendo a las alusiones mitológicas y culturales y, sobre todo, a la intensificación de los recursos expresivos: metáforas e imágenes audaces, aliteraciones, epítetos, paralelismos... Al culteranismo se le denomina también gongorismo por ser Góngora su máximo representante. El conceptismo se centra en la relación ingeniosa entre conceptos, es decir, entre palabras e ideas. Su máximo representante fue Quevedo, enemigo de Góngora, y tuvo como teórico a Baltasar Gracián, quien definió el «concepto» como «un acto del entendimiento que expresa la correspondencia que se halla entre los objetos». Lo esencial para los conceptistas no es la belleza, sino la «agudeza en el decir», las asociaciones ingeniosas. El conceptismo se caracteriza por la concisión de la expresión, por el laconismo (se aleja de las largos períodos sintácticos del culteranismo) y la intensidad significativa de las palabras, que se cargan de significado adoptando varios sentidos. Los recursos formales que utiliza habitualmente son la elipsis, la polisemia, el equívoco, los juegos de palabras, la antítesis, la hipérbole, la paradoja, la paronomasia, etc. 160
  • 156. Pruebas de acceso a la Universidad LA POESÍA DEL XVII Luis de Góngora y Argote Este poeta cordobés (1561-1627), máximo representante del culteranismo, dota a la lengua española de una potencia expresiva inigualada hasta entonces. Aunque muchos han criticado su poesía sofisticada y compleja, tachándola de artificiosa y vacía intelectualmente, otros, como los poetas del 27, lo consideran uno de los líricos más excelsos en lengua castellana. Ya en vida tuvo defensores apasionados y detractores como Lope de Vega (que, sin embargo, sucumbirá a la moda culterana) y Quevedo, quien lo atacó verbalmente con virulencia. Su poesía en arte menor está constituida por formas tradicionales, básicamente son letrillas y romances (son unas doscientas composiciones en total). Algunas letrillas versan sobre un tema grave con un tono serio, pero predominan las de carácter satírico y burlesco. Una de las letrillas más famosas — muy popular en su época— es la que comienza «Ándeme yo caliente / y ríase la gente», versión burlesca del tópico beatus ille. Algunas de sus letrillas satíricas están dirigidas contra otros escritores, especialmente Quevedo y Lope de Vega. Escribe romances en tono serio (Angélica y Medoro), pero también burlesco, como los conocidos «Hermana marica» y «Cuando pitos flautas / cuando flautas pitos». En sus sonetos, algunos de los cuales pueden figurar entre los más perfectos de la lengua castellana, aborda los temas más diversos: amorosos (con clara imitación italianizante), mitológicos («La dulce boca que a gustar convida»), satíricos, morales, etc. También trata tópicos literarios como el carpe diem (pero desde una visión pesimista) en «Mientras por competir por tu cabello» o «Ilustre y hermosísima María». El tema de la brevedad engañosa de la vida y el tópico del menosprecio de corte aparecen en el poema que incluye el verso «Confiésalo Cartago, ¿y tú lo ignoras?». Conforme avanza el tiempo, dedica algunos poemas al tema de la muerte y la enfermedad («Descaminado, enfermo, peregrino»). Hastiado de la vida en la corte y habiendo fracasado en sus pretensiones de favor, cada vez más enfermo y desengañado, llena su madurez y su vejez con la búsqueda de la creación poética pura. Escribe entonces sus dos famosos poemas extensos, considerados la máxima expresión del culteranismo gongorino. Fábula de Polifemo y Galatea (1612), compuesta por 504 versos en octavas reales, desarrolla el mito clásico del cíclope Polifemo enamorado de la ninfa Galatea. Rechazado por esta, los celos lo llevan a matar a su rival, el pastor Acis, cuya sangre se convierte en un río, símbolo de la vida. Ni el tema ni el encuadramiento formal (octavas reales) son originales, pero Góngora se eleva por encima de los modelos anteriores por su exacerbada musicalidad, la intensificación de la exageración y el extremo atrevimiento de las imágenes. Los sentimientos primarios, como el amor, los celos y venganza del horrible cíclope, son sublimados con metáforas puras complejas. Pero será con las inconclusas Soledades, redactadas sobre 1613, cuando la complicación del lenguaje, sobre todo la libertad sintáctica, sea máxima. El tema es sencillo: la exaltación de la vida natural, campestre, y el desdén por las ambiciones cortesanas. El poeta se deleita en lo sensorial y lo sensual del mundo y, sobre todo, en la representación de este a través de la palabra. Góngora alcanza la cima de la dificultad y, a la vez, de la belleza suprema desde su concepción barroca. Descubrir esa belleza requiere, eso sí, de la paciencia del lector y de una buena edición crítica, como la que realizó en el siglo XX el poeta y crítico Dámaso Alonso. 161
  • 157. Panorama de la literatura española Francisco de Quevedo Quevedo fue un hombre de una gran cultura, pero también fue hombre de acción. Su vida (1580-1645) estuvo llena de intrigas, medros y fracasos. Más de una vez acabó en la cárcel por turbios asuntos. Su obra es muy variada, tanto en prosa (El buscón, Sueños, Política de Dios y gobierno de Cristo, La hora de todos...) como en verso. Se conservan casi 900 poemas en los que se aprecia una gran variedad de temas y registros. Casi toda su producción lírica se publicó tres años después de su muerte con el título de El Parnaso español. Los poemas de tema amoroso son los más numerosos. Quizá resulte extraño, pues con frecuencia muestra, a veces con insultos soeces, su antifeminismo. Sus supuestas o reales amadas figuran en su lírica bajo distintos nombres (Amarilis, Aminta, Filis...); sin embargo dedicó más de sesenta sonetos a Lisi, cuatro idilios y un madrigal durante más de veinte años. Su soneto «Cerrar podrá mis ojos la postrera / sombra que me llevare el blanco día...» es el mejor de toda su poesía (para muchos es también el mejor poema de amor de toda la literatura castellana). En él trata el tópico del amor constante más allá de la muerte. En sus poemas metafísicofilosóficos y morales medita sobre la existencia humana desde una postura estoica y con un pesimismo desolador. Los temas suelen ser la brevedad de la vida, la fugacidad del tiempo, la aceptación de la muerte, la vida como camino hacia ella: «En el hoy y mañana y ayer, junto / pañales y mortaja, y he quedado / presentes sucesiones de difunto», «Fue sueño ayer; mañana será tierra. / ¡Poco antes nada; y poco después, humo!». Un soneto muy interesante es el que comienza «Retirado en la paz de estos desiertos», donde expresa el anhelo de vida retirada del sabio dedicado a la lectura y medita sobre la fugacidad de la vida. Su escepticismo ante la vida acentúa su pesimismo respecto a sus semejantes, a los que suele censurar sus acciones y vicios. Fustiga la codicia, la hipocresía, la gula, la soberbia, la ambición... Sus poemas políticos suelen reflejar su preocupación por los errores de los grandes políticos y el sufrimiento por el porvenir negativo que aguardaba a nuestros país. Ejemplo del dolor por la decadencia espiritual y física de España es el soneto que comienza así: «Miré los muros de la patria mía / si un tiempo fuertes, ya desmoronados». En sus poemas satíricos y burlescos emplea su más agudo ingenio para atacar casi todos los aspectos de la vida. Extrema su conceptismo tanto que a veces la realidad suele llegar a la caricatura. En «Las necedades de Orlando», su poema más extenso, trata con desprecio, de forma bufonesca, la figura del caballero medieval, mostrando la parte ridícula y risible de los héroes. Abundantes son las sátiras en contra de personajes de la época (contra políticos, contra Góngora, etc.), del dinero («Poderoso caballero / es don Dinero»), del matrimonio, etc. Suele mofarse de la mujeres feas (especialmente si usan afeites), de las viejas desdentadas, de las que pretenden disimular su edad, de los maridos engañados, de las rameras que se fingen castas, de individuos de origen judíos, de los médicos... No solo se burla de los demás amargamente, sino también de sí mismo: «Parióme adrede mi madre / ¡Ojalá no me pariera!». Lope de Vega La poesía lírica de Lope alcanza la misma altura que la de Góngora y Quevedo, poetas máximos del XVII. Escribió sobre todos los temas. Descolló en la poesía sencilla a la manera tradicional (romances, villancicos), pero también en la conceptista y la culterana. En sus poemas armoniza esas dos grandes corrientes barrocas y consigue transmitir una profunda emoción. En los versos de Lope palpitan sus propias vivencias primando el contenido humano por encima 162
  • 158. Pruebas de acceso a la Universidad del artificio literario. Su vida agitada (dos veces casado, muchas relaciones amorosas, muerte de un hijo y de alguna de sus amadas, destierro, sacerdocio) se documenta perfectamente en su poesía amorosa y religiosa. Es un poeta que habla del amor total y real, del amor completo entre el hombre y la mujer. Sus poemas suelen describir con justeza los estados del alma humana: la soledad, la melancolía, el desengaño, la pasión amorosa, el rencor, la resignación orgullosa, el peso de la sombra de la muerte en la conciencia, la desesperación, la angustia y el dolor ante la muerte, el sentimiento religioso, etc. Su obra más relevante en metros populares es Romancero espiritual, donde expone las tensiones íntimas como pecador arrepentido y describe la pasión de Cristo. Otros poetas y escuelas En el XVII existen otras líneas o escuelas, además de la culterana y la conceptista, y muchos más poetas, pero enumerarlos todos sería interminable. Es una época en la que proliferaron las academias y los certámenes poéticos, también las controversias y polémicas literarias, como la guerra entre culteranos y anticulteranos. No queremos dejar de nombrar una pieza de alta calidad: Epístola moral a Fabio, del capitán Andrés Fernández de Andrada, quien con esta única composición ha logrado ser considerado como uno de los grandes poetas de nuestra literatura. Es un poema de contenido moral y didáctico, ejemplo máximo del estoicismo típico de la época. Sus dos temas principales son la renuncia a la vida social y la alabanza de la vida retirada. Ante la vanidad de todo lo terreno y de la fugacidad del tiempo, la felicidad —nos dice el autor— pasa por el despojamiento estoico, por el retiro, descubriendo el goce de la vida en las cosas simples y humildes que no estorban a la sabiduría y a la conciencia. El poema invita a la búsqueda de la virtud y la «dorada medianía» (como fray Luis de León). Otra composición relevante es la Oda a las ruinas de Itálica, de Rodrigo Caro, quien recurre a la imagen —muy típica en el Barroco— de las ruinas como ejemplo de vacuidad y poder irresistible del tiempo, que arrasa con todo lo que antaño parecía majestuoso e indestructible. LA PROSA DEL XVII Miguel de Cervantes La prosa novelesca de los Siglos de Oro culmina en el reinado de Felipe III (1598-1621). Es la época en la que, por una parte, se asienta definitivamente la novela picaresca con las dos partes del Guzmán de Alfarache (1599-1604) y, por otra, aparece la que muchos consideran la primera novela moderna, el Quijote. La extraordinaria calidad e importancia de esta novela casi anula toda la producción restante. En realidad, Cervantes está a caballo entre el Renacimiento y el Barroco. Su formación cultural es plenamente renacentista (idealismo, platonismo, defensa de un estilo natural, claro), pero su actitud supone una visión avanzada del Barroco: crítica, escepticismo, conciencia del valor doble de la realidad, desengaño, pesimismo. La vida de Miguel de Cervantes (1547-1616) estuvo marcada por la penuria. Intervino como soldado en la batalla de Lepanto, combate naval ganado por los españoles e italianos a los turcos. Allí quedó inválido de la mano izquierda, pero siempre recordó con orgullo su participación en esa importante victoria. Apresado a la vuelta por corsarios turcos, fue trasladado a Argel, donde estuvo preso cinco años sufriendo toda clase de penalidades. Estas no 163
  • 159. Panorama de la literatura española acabarán cuando vuelva e España tras ser rescatado por dos frailes trinitarios. Se casó en 1585, poco después de escribir La Galatea, su primera obra importante. Es una novela que sigue la tradición del género pastoril. El libro tuvo una aceptable acogida entre el público, lo que animó a Cervantes a escribir comedias. Pero lo más interesante de su producción teatral son sus ocho entremeses (publicados en 1615), piezas cortas cómicas escritas casi todas en prosa. Desde 1587 trabajó como recaudador de impuestos en Andalucía. El trabajo le permitió conocer a fondo buena parte de Andalucía y La Mancha, de donde era su mujer. Recorre muchos pueblos y aldeas, visita muchas ventas y posadas, lo que le facilitó entrar en contacto con una sociedad variopinta que retratará en parte de sus obras, sobre todo en el Quijote. Parece ser que esta novela la empezó a redactar durante su estancia en la cárcel, acusado de fraude. Vuelve en 1594 a Madrid, pero aquí las penurias económicas tampoco le dan tregua. Vive un par de años en Valladolid (1604-1606), aunque allí parte de su familia no goza de buena reputación (de hecho, por un asunto turbio sus hermanas, mujer, sobrina y él mismo pasan un día entre rejas). En 1605 publica en Madrid El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, su obra maestra. El escritor, que tiene cincuenta y ocho años, alcanza enseguida la fama. Aunque al principio no le da para salir de sus estrecheces económicas, a partir de ahora vivirá más desahogadamente y no parará de escribir hasta su muerte. Publica en 1613 (aunque fueron compuestas entre 1590 y 1612) sus doce Novelas ejemplares. Estos relatos son los primeros en los que se usa la palabra «novela», procedente del italiano novella, para hacer alusión a los relatos breves; posteriormente, dicho término se aplicará para designar la narración extensa, mientras que el relato breve será denominado novela corta. En cuanto al calificativo «ejemplares» no hay que entenderlo en un sentido moral estricto, sino como enseñanza para la vida que se puede deducir de la peripecia narrada. Sus temas son muy variados y giran casi siempre en torno al bien y al mal, aunque sin intención didáctico-moralizadora, pues Cervantes busca ante todo el entretenimiento. Destaca Rinconete y Cortadilllo, que narra la historia de dos jóvenes pillos que ingresan en Sevilla en una cofradía de ladrones y gentes de los bajos fondos que hacen del robo el más sagrado de los oficios. Cervantes aprovecha para criticar y ridiculizar personajes y malas la ciudad —en ella vivió una temporada—. El protagonista de El licenciado Vidriera, otra de sus novelas cortas más brillantes, cree ser de vidrio y no deja que nadie lo toque porque temor a romperse; se hace famoso por su locura y los consejos que da, pero nadie le hace caso una vez que recupera la cordura. En esta novela corta se lanzan dardos envenenados contra todas las profesiones: médicos, boticarios, jueces, poetas, zapateros. En 1614 publica Viaje al Parnaso, obra en verso en la que enjuicia a los poetas de su tiempo. Cervantes, ese mismo año, se sorprende con la aparición de una continuación apócrifa del Quijote a nombre de un tal Alonso Fernández de Avellanada. Indignado y cada vez más enfermo, Cervantes se dio prisa para concluir la verdadera segunda parte, que verá la luz en 1615 con el título El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Un año después concluye su última creación: la novela bizantina o de aventuras Los trabajos de Persiles y Sigismunda. Cuatro días después de escribir la dedicatoria de esta novela al conde de Lemos, el 23 de abril de 1616, Cervantes falleció. La coincidencia en ese día con la muerte de Shakespeare llevó a la Unesco a escoger esa fecha como Día Internacional del Libro. Vamos a abordar ya el Quijote, para muchos la mejor novela de todos los tiempos. El protagonista es Alonso Quijano, un hidalgo manchego que se vuelve loco por leer muchos libros de caballerías. Cree que son reales las narraciones caballerescas y sale al mundo como caballero andante en busca de aventuras similares a las de sus héroes literarios para defender a los débiles, «desfacer agravios, enderezar entuertos y proteger doncellas». La dama a la que 164
  • 160. Pruebas de acceso a la Universidad le dedicará todos sus triunfos y glorias será doña Dulcinea del Toboso, nombre que inventa para sustituir a Aldonza Lorenzo, una aldeana de la que estuvo enamorado en su juventud. Con un viejo caballo flaco, Rocinante, y unas armas antiguas, llega en su primera salida a una venta en la que será armado caballero. En su primera aventura, unos mercaderes le dan una paliza y lo abandonan en un barranco. Un vecino del pueblo lo reconoce y lo lleva al pueblo. En la segunda salida (capítulo VII a LII) va acompañado por Sancho Panza, un humilde labrador al que nombra escudero y le promete el gobierno de un reino o una ínsula. Les suceden numerosas aventuras (la de los molinos de viento, el encuentro con los cabreros, episodios en la venta, el yelmo de Mambrino, la de los galeotes, penitencia en Sierra Morena por Dulcinea, etc.) en las que don Quijote, que casi siempre acaba molido a palos, confunde la realidad y la literatura: cree que la venta de un camino es un castillo, que los molinos son gigantes, que unos rebaños son ejércitos... La historia principal se interrumpe a menudo por varios relatos intercalados de tipo pastoril, sentimental, morisco y de imitación italiana («El curioso impertinente»). Al final, el cura y el barbero, haciéndole creer que está encantado, consiguen que don Quijote regrese a casa. En la segunda parte (74 capítulos), se narra la tercera salida del héroe y su escudero. Van al Toboso, donde vive Dulcinea, derrota al Caballero de los Espejos —es un paisano suyo, el bachiller Sansón Carrasco—, se enfrenta con unos leones camino de Zaragoza, baja a la cueva de Montesinos y llega, finalmente, a la corte de unos duques. Estos se ríen de ellos con la aventura de Clavileño y otorgando a Sancho el gobierno de la ínsula Barataria, cargo que desempeña con sabiduría. Por último, llegan a Barcelona, donde se enfrenta a Sansón Carrasco, que adopta el nombre de Caballero de la Blanca Luna. Don Quijote, desengañado y derrotado, regresa a su pueblo. Poco después morirá en su casa, cuerdo, rodeado de su familia y amigos y tras haber renegado de los libros de caballerías. La intención explícita de Cervantes era, precisamente, desacreditar y ridiculizar las novelas de caballerías por sus inverosimilitudes fantásticas, sus disparates absurdos y su lenguaje pomposo y altisonante. Logró su propósito, pues no se volvió a publicar literatura caballeresca hasta el siglo XIX, cuando se reedita el Amadís de Gaula, la novela más interesante del género, y de las pocas apreciadas por Cervantes (cuando realizan el escrutinio de libros del protagonista, el barbero y el cura la salvan del fuego). Pero el valor y la relevancia de la obra maestra cervantina va más allá de la parodia burlesca de un género. Desde el Romanticismo se ha interpretado la obra como una profunda visión de la lucha permanente que mantienen el idealismo, representado por don Quijote, y el materialismo, papel asumido por Sancho Panza. Los románticos exaltaron el ansia de libertad de don Quijote, su fe en la justicia, su defensa de los débiles y oprimidos, su amor absoluto y fiel hacia Dulcinea. La novela sería entonces una defensa del ideal en un mundo en que los ideales han perdido su sentido. Sancho Panza representaría el sentido práctico de la existencia: interés, provecho, materialismo. Amo y criado encarnan simbólicamente al hombre mismo, de ahí su validez universal y su perenne actualidad. Representan el desdoblamiento de una misma realidad: el hombre, hecho al mismo tiempo de realidad e ideal. Caballero y escudero no son, pues, dos figuras antitéticas, sino complementarias. Cervantes utiliza el lenguaje con maestría absoluta. Su estilo se caracteriza, como defiende en el prólogo, por la naturalidad y la claridad. Esto no significa que sea uniforme, pues combina frecuentemente la narración con el diálogo, lo culto con lo popular, el discurso erudito con los refranes, lo elevado con lo burlesco, etc. Su lengua es asequible, pero bajo la aparente sencillez aparecen muchas figuras retóricas: quiasmos, repeticiones, simetrías, paralelismos, juegos de palabras, comparaciones, hipérboles, antítesis, etc. Cervantes, por encima de todo, 165
  • 161. Panorama de la literatura española es maestro en el uso de la ironía y el humor. Las frases del narrador discurren con claridad, dentro de una elaboración culta. Las oraciones son largas, pero equilibradas y armónicas. En los diálogos, los personajes gozan de una caracterización lingüística compleja y rica. Cada uno queda definido por su modo de habla. En definitiva, en el Quijote encontramos parodia, humor, ironía, gravedad, complejidad psicológica de los protagonistas y transformación de los personajes principales gracias al perspectivismo (el diálogo entre los personajes propicia el cambiar su personalidad y perspectiva), dualidad entre realismo e idealismo, locura y cordura, pluralidad de voces y visiones del mundo, juego metaliterario, gran fresco social de la realidad histórica de su tiempo... Su éxito fue inmediato y su influencia en otros escritores, tanto nacionales como extranjeros, se ha prolongado a lo largo de los siglos hasta la actualidad. Sin duda alguna, es uno de los grandes clásicos de la literatura universal. Conviene aclarar que usamos en este caso la palabra «clásico» en su sentido tradicional: aquella obra que se caracteriza por conservar una significación viva en todos los tiempos y lugares, para todas las clases de humanidad y para todas las edades de la vida. La novela picaresca Una visión del mundo antagónica a la de Cervantes es la de Mateo Alemán, autor del Guzmán de Alfarache, publicada en 1599 (la segunda parte aparecería en 1604). El protagonista de esta novela es el primero que es llamado «pícaro» por su autor. Aunque el origen y configuración de este tipo está en el Lazarillo, la novela de Mateo Alemán supone la consolidación del personaje como arquetipo y el asentamiento definitivo de la novela picaresca. Este género, que se cultiva enormemente durante toda la primera mitad del XVII, se caracteriza por el empleo de la forma autobiográfica y la estructura episódica. El pícaro es el que nos cuenta sus propias andanzas. Es un trotamundos desheredado de la fortuna cuyo objetivo en la vida es satisfacer sus necesidades primarias. Sirve a varios amos, hace de mendigo, roba, engaña, todo por no pasar hambre. Frente al mundo ideal, imaginativo, puro y noble de la épica, el pícaro, que se mueve en lo más bajo de la realidad humana, encarna al antihéroe sin honor, opuesto al caballero que se guía por valores elevados. El protagonista de La vida de Guzmán de Alfarache, atalaya de la vida humana, hijo de un mercader genovés ladrón y de la amante de un viajo caballero, recorre varias ciudades de España, Italia y Francia en busca de sus parientes y cambiando muchas veces de estado y condición social: soldado, vagabundo, rufián, falso enfermo, pinche de cocina, comediante, ladrón, falso galán, mendigo, servidor de un embajador estafador, aspirante a sacerdote... Guzmán, finalmente, es condenado a galeras, de las que sale perdonado al revelar una conjura de sus compañeros galeotes encaminada a apoderarse del barco en que cumplía condena. La joya literaria del género picaresco es El Buscón, libro de Quevedo cuyo título completo es Historia de la vida del buscón llamado don Pablos, ejemplo de vagabundos y espejo de tacaños. Narra en primera persona la vida de Pablos, hijo de un barbero ladrón y de una hechicera, en su esfuerzo por mejorar su situación social. Desde la infancia sufre humillaciones de todo tipo y bromas del peor gusto, como las novatadas crueles que le gastan los estudiantes de la Universidad de Alcalá. Harto de tanta deshonra y vergüenza, comienza a cometer travesuras y engaños convirtiéndose en un auténtico pícaro. Pronto aprende que en esta vida es esencial aparentar lo que no se es. Se hace pasar por caballero para vivir del cuento, como 166
  • 162. Pruebas de acceso a la Universidad ha visto que hacen otros, y está a punto de casarse con una dama rica, pero acaba desenmascarado y apaleado. Ridiculizado siempre que intenta subir en el escalafón social, su vida gira hacia la degradación total: pasa varias veces por la cárcel, se introduce en el mundo del hampa, interviene en el asesinato de dos corchetes. Intenta cambiar de vida marchándose a América, pero el autor da a entender que no va a ser así, «pues nunca mejora su estado quien muda solamente de lugar, y no de vida y de costumbres». Quevedo es exageradamente despiadado y cruel con sus criaturas de ficción. Con humor negro, sin la más mínima humanidad, critica y caricaturiza a personajes de toda la escala social: soldados (los tacha de valentones, engreídos y mentirosos), sacerdotes (hipócritas y embaucadores), monjas (interesadas y consentidoras), poetas (los llama «sabandijas»), arbitristas (dan locas soluciones para resolver los problemas políticos de la época), mulatos (brutales y primarios), mendigos (ladrones y mentirosos), alcahuetas (avaras y malvadas), etc. Temas que habían sido sugeridos en el Lazarillo, aquí se muestran abiertamente: la prostitución, la homosexualidad, la corrupción de la justicia, el temor a los castigos de la Inquisición, las referencias irónicas a textos bíblicos, las falsas apariencias, la falsa religiosidad... Se desarrolla un tema nuevo (de poca importancia en el Lazarillo): el dinero, llave que abre todas las puertas. El antisemitismo quevediano (siempre criticó la conversión mentirosa de los judíos) aparece continuamente, como ocurre en otras obras suyas. Hay que destacar, por encima de todo, que el estilo es un ejemplo perfecto de genialidad barroca: intensificación de recursos, condensación conceptista, dobles sentidos, juegos de palabras, equívocos, etc. Quevedo retuerze perfectamente la expresión y usa de modo magistral la hipérbole para conseguir una caricatura del personaje presentado (un buen ejemplo es la descripción del dómine Cabra). Novela corta italiana Aunque el Quijote fue muy leído, en la literatura de la época lo que ejerció una influencia mayor fueron sus Novelas ejemplares (1613), cuya publicación inauguró en España el inicio de un fecundísimo género: la novela corta italiana de ambiente cortesano. Son narraciones que tienen como temas fundamentales el amor y el honor (el orgullo de linaje, la honra familiar). La mujer deja de ser objeto inerte y pasa a intervenir de una forma más activa en la peripecia amorosa. Las dos obras más interesantes, Novelas amorosas y ejemplares (1637) y Desengaños amorosos (1647), pertenecen a la madrileña María de Zayas, considerada la primera novelista española. La crítica ha resaltado su capacidad para entretener al lector, su talento para captar los detalles y la precisa recreación de ambientes, así como su discurso feminista. Reclama la igualdad entre los dos sexos, se queja de que las mujeres están «sujetas» desde que nacen y que no reciben educación («¿Por qué, vanos legisladores del mundo, atáis nuestras manos para la venganza, imposibilitando nuestras fuerzas con vuestras falsas opiniones, pues nos negáis letras y armas? ¿Nuestra alma no es la misma que la de los hombres?»). En sus novelas las mujeres suelen ser víctimas de las falsas palabras de los hombres. La autora suele advertir de sus engañosas caricias al comienzo para rendir a las mujeres. Algunas, tras el desengaño final, deciden entrar en un convento. Baltasar Gracián Dentro de la prosa didáctica, un autor muy interesante es Baltasar Gracián. Aunque se volcó en el disfrute intelectual, su pensamiento destila pesimismo y desengaño barroco. Para 167
  • 163. Panorama de la literatura española él, el mundo es un lugar hostil, lleno de engaños, donde prevalecen las apariencias frente a la virtud y la verdad; y el hombre, un ser débil, egoísta, malicioso. Ante este negro panorama, se aferra a la cultura, al saber, a la educación como forma de vida («Hay mucho que saber, y es poco el vivir, y no se vive si no se sabe»). En muchas de sus obras ofrece al lector modelos de tipos humanos y consejos que le permitan desenvolverse entre las trampas de la vida. Obra cumbre del Barroco es El criticón (tiene tres partes, publicadas en 1651, 1653 y 1657), novela alegórica de carácter filosófico. En ella, Gracián conjuga la prosa novelesca con la didáctica. Los protagonistas son Andrenio, joven salvaje criado entre fieras en una isla remota, y Critilo, quien es salvado por el primero al naufragar su barco. Este enseña a hablar al primero y alaba los beneficios de la lectura al comentarle que, cuando se aficionó a leer, comenzó «a ser y a ser persona», consiguió la sabiduría y «con ella el bien obrar». Los dos personajes representan simbólicamente al hombre, partido en dos mitades: Andrenio es el ser inexperto, el que se deja llevar por sus impulsos; Critilo es el hombre prudente y experimentado, que enseña al primero sobre el funcionamiento de la sociedad. Embarcan en una nave y recorrerán el mundo buscando la felicidad y persiguiendo juntos el aprendizaje de la virtud y la sabiduría. En su largo viaje por Europa, muestran la crueldad y la estupidez de los hombres, ante los que siempre se ha de estar en guardia. Al final de la novela, cuando llegan a Roma, un personaje les dice que su búsqueda de Felisinda, madre de Andrenio y esposa de Critilo, es vana pretensión pues ha muerto. La verdadera felicidad, se dice entonces, «no consiste en tenerlo todo, sino en desear nada». En el Oráculo manual y arte de prudencia, que consta de trescientos aforismos comentados, Gracián ofrece un conjunto de normas y orientaciones para guiarse en una sociedad compleja y en crisis. Citamos uno de sus aforismos más conocidos: «Las cosas no pasan por lo que son, sino por lo que parecen; son raros los que miran por dentro, y muchos los que se pagan de lo aparente. No basta tener razón con cara de malicia». Esta magnífica antología de máximas llamó la atención de Schopenhauer, que la tradujo al alemán en el siglo XIX. En 1992 se vendieron miles de ejemplares en Estados Unidos (permaneció casi veinte semanas como uno de los libros más vendidos en el apartado de «no ficción»). Agudeza y arte de ingenio es un tratado en el que teoriza sobre el estilo conceptista y sus ideas literarias. Obras satíricas y morales Entre las obras de carácter moralista y satírico brillan dos obras de Quevedo: Los sueños y La hora de todos y la Fortuna con seso. Los sueños son cinco cuadros satíricos contra los abusos, vicios y engaños de diversos oficios de la época. El autor visita en sueños el infierno, donde conversa con muchos de los que allí se encuentran por sus maldades: médicos, abogados, prostitutas, judíos, fanfarrones, prostitutas, damas, cornudos, etc. Como ocurre en otras obras quevedescas, el autor revela cierta misoginia: culpa al género femenino de muchos de los males que aquejan a la sociedad de su tiempo. La hora de todos y la Fortuna con seso es una «fantasía moral» donde usa el tópico del «mundo al revés». Los dioses del Olimpo, cansados de las quejas de los hombres sobre su mala fortuna, deciden enviar al mundo a la diosa Fortuna para que durante una hora le dé a cada hombre lo que se merece por sus méritos. Entonces el mundo se convierte en un caos total en el que se refleja el desengaño y el pesimismo de su autor, que arremete contra todo lo que detesta: injusticias, hipocresía, mentira, ministros y ladrones legales, diplomáticos (los más hipócritas), enemigos de España (turcos, reinos de Francia, Inglaterra), etc. 168
  • 164. Pruebas de acceso a la Universidad Otra fantasía satírica notable es El diablo Cojuelo (1641), de Luis Vélez de Guevara. Dicho diablillo lleva por el cielo de Madrid, Sevilla y otros lugares al estudiante que lo ha liberado de una redoma. Levanta los tejados de las casas para que el joven aprenda de las miserias, engaños y otros defectos de sus conciudadanos. En la prosa didáctica destaca una obra del género emblemático: Empresas políticas (1640), del murciano Diego Saavedra Fajardo. El emblema (también llamado jeroglífico o empresa) parte de la plasmación gráfica de una figura alegórica, cuyo significado se glosa para extraer una enseñanza moral. Saavedra lo dirige a la enseñanza de príncipes y gobernantes para un buen gobierno. De sus páginas se pueden extraer interesantes frases sentenciosas: «No está la felicidad en vivir, sino en saber vivir»; «Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios»; «El valor nunca es mayor que cuando nace de la última necesidad». EL TEATRO DEL XVII Características del teatro nacional Por la importancia de sus autores y obras, por su repercusión social y por ser el eje de la vida cultural, el teatro del XVII es el gran siglo del teatro español. Ya desde mediados del XVI creció el interés por este género, pero es a partir del último tercio del XVI y principios del XVII cuando se convierte en el espectáculo nacional por excelencia. Lope de Vega es considerado el creador de lo que se ha llamado «comedia nacional», «comedia barroca» o la «nueva comedia». Hay que aclarar que, en esta época, el término «comedia» es utilizado para cualquier pieza teatral que se representa en lo que se llamaba el «corral de comedias». Estas podían ser no únicamente comedias, en su sentido estricto, sino también tragicomedias o dramas. Los corrales eran patios interiores de casas de vecinos en los que un tablado sin telón ni decorados hacía de escenario. Las galerías que rodeaban el patio servían para acomodar al público según sus circunstancias y jerarquías: los hombres y mujeres de la nobleza y alta burguesía se sentaban en los «aposentos», balcones y ventanas de las casas que cerraban el patio; las mujeres de clase más baja se sentaban en la balconada que había frente al escenario (se llamaba «cazuela») en el primer piso; en el segundo piso, en lo que se llamaba «desván» o «tertulia», se situaban los doctos, clérigos, poetas y demás personas distinguidas; el público de clase media se sentaba en los bancos y gradas que se disponían alrededor del patio y cerca del escenario; los espectadores más bulliciosos y temibles eran los mosqueteros, que veían la representación de pie en el patio. Algunos corrales se construyeron de nueva planta, prácticamente con las mismas características señaladas. Los más importantes estaban en Madrid, Valencia y Sevilla, pero desde finales del XVI proliferaron por muchas ciudades: Toledo, Barcelona, Zaragoza, Córdoba, Lisboa... Se conserva en perfecto estado el de Almagro, donde anualmente se celebra un festival dedicado al teatro clásico. La comedia era una parte del espectáculo global. No solo se representaban los tres actos de la comedia, sino también entremeses en los descansos; además, se empezaba con una presentación en verso a cargo de un actor y se terminaba con un baile o mojiganga con música, canciones, danza y mímica. Todos disfrutaban: doctos y analfabetos, mujeres y varones, nobles y pueblo, pobres y ricos. La comedia española se convirtió, pues, en un producto de consumo, 169
  • 165. Panorama de la literatura española en un auténtico espectáculo de masas: las personas acudían al recinto teatral para satisfacer sus deseos de diversión. La gran demanda de obras exigía y favorecía la creación de nuevas obras, que, como mucho, podían durar uno o dos días en cartel (cuatro o cinco de modo excepcional, y unos quince si era una comedia de éxito). Nació así el teatro popular y comercial, aquel que los espectadores sostienen con el pago de su entrada, desligándose de la iglesia o de los poderosos, lo que permitió una enorme libertad creativa. Con el tiempo, sobre todo en el reinado de Felipe IV, los reyes y grandes señores hicieron representar en sus palacios las mismas comedias que se daban en los corrales, con más suntuosidad y lujo, con una magnífica escenografía y empleando más recursos técnicos. El máximo representante de este teatro cortesano, destinado a animar las fiestas palaciegas, fue Calderón de la Barca. Parte de su producción también se representó en el tercer tipo de teatro del XVII, el religioso, constituido básicamente por autos sacramentales y comedias sobre vidas de santos o personajes bíblicos. Fue Lope de Vega (como apuntamos arriba) el gran renovador, el auténtico creador del teatro popular. Tuvo la genialidad de acertar con la fórmula dramática que se empleará a lo largo de todo el siglo XVII, combinando calidad literaria y capacidad para atraer al público. Las características principales de esa fórmula innovadora aparecen en su tratado en verso Arte nuevo de hacer comedias (1609), que sirvió de referencia a los dramaturgos posteriores. Sus rasgos principales son los siguientes: mezcla de elementos trágicos y cómicos (como ocurre en la vida real); empleo del verso a lo largo de toda la comedia; división de la obra en tres actos, que se corresponden normalmente con planteamiento, nudo y desenlace; acción movida y variada (puede haber una acción secundaria, paralela a la principal); ruptura de las unidades clásicas de espacio y tiempo, pues el lugar de la acción cambia continuamente y se desarrolla en el tiempo que haga falta; mezcla de personajes de diferentes clases sociales (nobles y plebeyos), pero que actúan y hablan según su condición social (un rey se comporta y habla como rey, un criado como criado, etc.); temas y asuntos variados, con el fin de mantener la tensión dramática y el interés del público; empleo de variadas formas métricas; incorporación de elementos líricos, como bailes y canciones, para dar variedad y entretener al espectador; etc. En la comedia barroca caben los más variados asuntos. El amor y el honor eran los dos temas sobre los que normalmente giraban los conflictos. Las obras solían articularse en torno a las difíciles relaciones amorosas de los protagonistas, que para casarse deben vencer una serie de obstáculos: celos, desconfianza, impedimentos sociales… El amor aparece como un sentimiento noble que estimula las virtudes, o bien como una pasión incontrolable que puede conducir a la destrucción. La importancia del honor en los dramaturgos barrocos responde también al valor que le asigna cada miembro de la sociedad del XVII. El honor tiene para ellos tres características: es una virtud inherente al ser humano («El honor es patrimonio del alma», dice Calderón), excepto para los cristianos nuevos, conversos o descendientes de conversos, que no tienen ninguno; es un valor social exclusivo de los nobles, que lo heredan por la sangre y del que nadie puede ser despojado; y es, sobre todo, la opinión social, la fama de que disfruta un individuo ante los demás y que puede ponerse en entredicho por la sospecha. Esto último es lo que se conoce propiamente por honra del individuo, que generalmente reside en el recato y en la virtud de las mujeres de la familia, la esposa, la hija y la hermana. Ante cualquier sospecha u ofensa a la honra, el hombre de la familia debe solucionar el conflicto, dando la vida si es preciso. Los casos de honor y honra fueron los preferidos por el público. Los personajes que intervienen en las comedias no suelen ser individuos complejos. Las figuras más habituales son el galán, la dama y el gracioso. El primero suele ser un caballero de buen talle y honroso linaje, valiente, audaz, generoso, preocupado por el honor y obse170
  • 166. Pruebas de acceso a la Universidad sionado con el amor y los celos. La dama, bella e idealizada, también de noble cuna, suele dedicarse casi exclusivamente a la consecución del amor. En varias obras aparecen mujeres decididas, que adoptan un papel activo (son audaces, engañan, se disfrazan de hombres...) para conseguir su objetivo. El gracioso o «figura del donaire» es el criado del galán, y a la vez su consejero, confidente y amigo. Es un personaje simpático y enredador que conecta perfectamente con el público. Lope de Vega El nombre completo del creador de la comedia española fue Félix Lope de Vega y Carpio (1562-1635). Supo compaginar su ajetreada y azarosa vida con la composición de unas mil quinientas comedias, de las que se conservan medio millar aproximadamente. Si se suman a sus tres mil sonetos, tres novelas largas, otras cortas, casi diez epopeyas y tres poemas didácticos, nos encontramos con uno de los autores más fecundos de la literatura universal. De su ingente producción destacaremos algunos títulos que son auténticas joyas literarias. Peribáñez y el comendador de Ocaña es una comedia villanesca en la que se presenta un conflicto político engendrado por el ejercicio del poder injusto. El comendador se enamora de la mujer de Peribáñez y la intenta seducir pero ella lo rechaza. Aprovechando un día la ausencia del marido, trata de conquistarla con violencia, pero Peribáñez, que estaba escondido, sale y hiere al comendador. Al final, el rey lo perdona porque ha actuado en defensa de su honor. El mismo conflicto aparece en Fuenteovejuna. Es ahora todo el pueblo, unido contra el violento y deshonesto y tiránico comendador, el que lo mata en venganza por su abuso de poder. Frente a la sensualidad desenfrenada del comendador, que quiere gozar de todas las mujeres del lugar, a las que considera una posesión más, que puede utilizar cuando quiera, se opone el amor puro y armónico de Laurencia y Frondoso, cuyo fin último es el matrimonio. El mejor alcalde, el rey trata también el enfrentamiento entre un poderoso injusto y un villano honesto. El rey, al final, imparte justicia y ordena ejecutar al noble por sus desmanes. El villano en su rincón es un nuevo canto a la figura del villano (labrador rico con honra y cristiano viejo) y una exaltación de la vida libre, plena, armónica y serena de la aldea. El protagonista, Juan Labrador, es vivo ejemplo de todas las cualidades (honesto, bueno, prudente, fiel a su monarca...) que se podían exigir a un buen vasallo de la España imperial. El rey lo conoce por casualidad y le pide que vaya a vivir con él a la corte. Pronto se siente incómodo, ya que añora la libertad y la naturaleza de la que gozaba cuando se dedicaba al cultivo de sus tierras. Lope escribió numerosas comedias de enredo amoroso. En una de las mejores, La dama boba, se exalta el poder del amor para abrir el entendimiento. La bobería y poca finura de la protagonista se convierte en agudo ingenio conforme se va enamorando. En un romance viejo se basa una de sus mejores obras: El caballero de Olmedo. La pareja de enamorados se ama y ningún obstáculo parece impedir su próxima boda. Sin embargo, paulatinamente los presagios de muerte («Todo el mundo se acaba... Poco dura el bien») van ennegreciendo el drama hasta que en la escena final el caballero es asesinado por su rival. Tirso de Molina Entre los numerosos dramaturgos que siguen el camino trazado por Lope sobresale la figura del mercedario Gabriel Téllez (1583-1648), conocido con el seudónimo de Tirso de Molina. Escribe numerosas comedias religiosas, pero las más interesantes son las de asunto amoro171
  • 167. Panorama de la literatura española so. La crítica ha destacado su capacidad para la penetración psicológica, su gran habilidad para desarrollar intrigas complejas y el papel preponderante que ocupa la mujer en sus comedias. Entre las comedias de enredo, la que mejor ha desafiado el paso de los años es Don Gil de las calzas verdes. El ritmo de la acción es vivo, ágil, trepidante, con lances casi inverosímiles, pero urdidos con gracia y habilidad. El protagonista masculino, don Martín, cumple las reglas de casi todos los hombres —la figura de don Juan sería una excepción— que aparecen en el teatro de Tirso: es un débil juguete a manos de la mujer. Con sus dos grandes obras maestras, El burlador de Sevilla y convidado de piedra (1627) y El condenado por desconfiado (1635), Tirso crea el drama teológico. Ambas tratan el mismo problema: la posición del hombre frente a Dios en el negocio de la salvación eterna. Los protagonistas de ambos dramas tentarán a Dios y perecerán. Don Juan desafía a la providencia divina, confiado hasta la temeridad en que ha de concederle el tiempo necesario para su arrepentimiento; Paulo, protagonista de El condenado por desconfiado, ofende a Dios al desconfiar de la misericordia divina y exigirle pruebas de su salvación. Paulo cuelga los hábitos al creer, tras diez años de vida santa en el desierto, que su destino final será el mismo que el de Enrico, un bandolero ladrón, sacrílego y asesino. Pero este, poco antes de morir, tras los ruegos de su amado padre, se confiesa, se arrepiente y se salva; sin embargo, Paulo, que ha dejado de confiar en la misericordia divina y se ha hecho forajido, muere y se condena. La obra ofrece un grupo de ideas, morales, psicológicas y teológicas interesantes: es un error juzgar a los demás hombres por las apariencias; una creencia absoluta en la predestinación absoluta que no tiene en cuenta las buenas obras puede llevarnos a la desesperación y el fatalismo; Dios es un ser en cuya misericordia podemos confiar si nos acercamos a Él con humildad; la virtud esencial entre todas las virtudes es la caridad (el amor y respeto al padre es lo que salva a Enrico). El burlador de Sevilla centra el hilo de la acción en la seducción, engaño y deshonra que hace don Juan a cuatro mujeres. En una de las burlas amorosas, mata al comendador don Gonzalo, que sale en defensa del honor de su hija. Al final de la obra, don Juan se encuentra con la tumba de don Gonzalo y se burla del difunto, invitándole a cenar. Inesperadamente, la estatua («el convidado de piedra») llega a la cita y lo invita a cenar en su capilla. Don Juan acepta y allí la estatua de don Gonzalo se venga arrastrándolo a los infiernos. El aristocrático don Juan —como el bandolero Enrico de El condenado por desconfiado— es temerario, irrespetuoso, soberbio, seguro de sí mismo, instintivo. No admite más ley que la de su deseo, y en nombre de ella comete todos sus atropellos. A diferencia de Enrico, no se arrepentirá de su vida libertina. Don Juan vive el presente sin querer saber nada de la muerte, que, desde su juventud, le parece muy lejana. Siempre que algún personaje le advierte de que si no se arrepiente y cambia de actitud, será castigado con la muerte, responde: «¡Qué largo me lo fiais!». En la obra se contrapone la imperfección de la justicia humana, que tolera los abusos del protagonista (es noble y tiene parientes muy poderosos), a la justicia divina, que, por medio de la estatua del comendador, castiga al protagonista con la muerte sin confesión. Aparece también el tema de la corrupción social, que se percibe en la dejación de sus obligaciones sociales de numerosos personajes. El mensaje moral es que si la justicia humana no persigue al que obra mal, sí le espera el castigo por parte de la justicia divina. Gracias a El burlador de Sevilla nace el mito universal de don Juan, tan importante y trascendente para la literatura como don Quijote o Fausto. Aunque en la obra de Tirso tiene una función moralizante y ejemplificadora, don Juan se ha convertido en mito eterno, en símbolo de la seducción amorosa masculina, del conquistador irresistible, del hombre 172
  • 168. Pruebas de acceso a la Universidad audaz y disoluto que convierte el placer en fin de todas sus acciones. Son centenares las obras que han tratado el mito con una visión diferente según la época y el autor que lo ha versionado. Calderón de la Barca Pedro Calderón de la Barca (1600-1681) representa la madurez y culminación del teatro nacional barroco. Logró una nueva fórmula teatral renovando los principios que Lope formuló en el Arte nuevo de hacer comedias (1609). Los rasgos principales de esta nueva práctica teatral son los siguientes: mayor unidad de acción, ya que simplifica la trama y evita la dispersión de múltiples acciones o episodios desconectados de la acción principal; mayor cuidado en la construcción formal al subordinar unos elementos a otros, con lo que se evitan las escenas y elementos deshilvanados de muchas obras lopescas; disminución de personajes y concentración dramática en torno al protagonista, que lo domina todo; tensión dramática centrada en el conflicto interior de naturaleza moral que tiene el personaje principal, que revela a los espectadores su problemática, su intimidad y sus reflexiones a través del monólogo; uso del aparte para aclarar al espectador acciones y sentimientos de los personajes; acentuación de la intencionalidad didáctica, educativa (sobre todo, en sus autos sacramentales); sistematización ideológica de los motivos y sentimientos básicos de la comedia barroca (lealtad al rey, honor, devoción religiosa, amor, venganza), y perfección en la escenificación teatral, utilizando más recursos técnicos e integrando todo tipo de elementos embellecedores (música, colorido...). El verso de Calderón es más barroco, más recargado y ornamental. Introduce recursos propios del conceptismo y culteranismo, como sutilezas, conceptos, hipérboles, contrastes, metáforas culteranas... También su mentalidad es puramente barroca: desengaño, angustia ante la existencia, fugacidad y fragilidad de la vida, vanidad del mundo, estoicismo, confusión entre sueño y vigilia, entre apariencia y realidad... En suma, sus 120 comedias y 80 autos sacramentales representan el grado más alto de perfección al que podía llegar el teatro barroco. El alcalde de Zalamea gira en torno al tema del honor de un villano (el labrador rico Pedro Crespo) mancillado por un personaje superior en la escala social (el capitán don Álvaro). Este rechaza casarse con la hija de Pedro tras haberla secuestrado y ultrajado. El desprecio afrenta el honor de toda la familia de Pedro, que al ser elegido alcalde por el pueblo, apresa al capitán, lo juzga y ajusticia. Como ocurre en las obras de este tipo de Lope, cuando el rey se entera y revisa el caso, respalda la decisión de Pedro y lo premia nombrándolo alcalde perpetuo de Zalamea. Escribió, asimismo, varios dramas que giran sobre el tema del honor conyugal (como El médico de su honra, El pintor de su deshonra o El mayor monstruo, los celos) y varias comedias religiosas. La más interesente es El mágico prodigioso, cuyo protagonista vende su alma al diablo para conseguir el amor de su amada, una joven cristiana que rechaza a todos los hombres. La obra cumbre de Calderón, y una de las más celebradas de todo el teatro español, es el drama filosófico La vida es sueño (1636). El protagonista, Segismundo, vive preso en una torre escondida entre montañas, sin contacto con otros hombres, excepto con Clotaldo, su ayo. Desconoce que es hijo del rey de Polonia, Basilio, quien lo ha encerrado para evitar que fuera tirano y malvado con sus súbditos y él mismo, según el vaticinio de un oráculo astral. Basilio, que no tiene otro descendiente masculino, decide ponerlo a prueba y, tras 173
  • 169. Panorama de la literatura española darle un narcótico, lo lleva a la corte para comprobar su comportamiento. Al despertar, Segismundo actúa de modo desconsiderado y violento con nobles, damas, criados —mata a uno— e incluso con su padre, que inmediatamente lo lleva a la torre. Tras despertar otra vez en prisión, Clotaldo le hace creer que todo ha sido un sueño. Entonces Segismundo reflexiona sobre la vida y los sueños, y empieza a darse cuenta de que siempre se ha de obrar con generosidad y que es necesario reprimir los impulsos negativos. El pueblo, enterado de la verdadera identidad de Segismundo, se subleva contra Basilio y libera a su hijo, quien se convierte, tras vencer a su padre, en un rey ejemplar. La obra es simbólica y refleja temas característicos de la obra de Calderón y del período barroco: la confusión entre la ficción y la realidad, la valoración de la vida humana como un sueño (en el sentido de que aquella es breve y de que las cosas y las acciones son inconsistentes, vanas, ya que pasan sin dejar rastro como ocurre con los sueños), el desengaño, la lucha entre la predestinación o fatalidad y la capacidad de la voluntad humana para utilizar su libre albedrío. Al final de la obra, el destino fatal del vaticinio no se cumple y vence la voluntad libre de un ser humano, Segismundo, que perdona a su padre y decide hacer el bien, sin dejarse llevar por resentimientos y frustraciones. Calderón convierte el pesimismo vital en optimismo trascendente, pues es el desengaño que siente Segismundo tras su segundo encierro lo que hace que despierte en él la prudencia, la bondad, la justicia, el buen comportamiento, el perdón al padre, la anulación de sus instintos violentos y bárbaros. Ante los dilemas planteados en la obra, Calderón propone la aceptación (Segismundo acepta la sugerencia de que su primera estancia en el palacio fue un sueño), la resignación (su padre, cuando es derrotado por el hijo en el campo de batalla, en vez de huir, sale ante su hijo para que este lo mate y se cumpla la profecía contra la que hasta ese momento había estado luchando toda su vida) y una idea consoladora: «acudamos a lo eterno», es decir, no hay que negar esta vida, sino que hay que vivirla en aras de la otra (intención moralizante). Otra pieza extraordinaria es El gran teatro del mundo, la obra más representativa del género de los denominados autos sacramentales. Estos son composiciones teatrales de carácter alegórico que constan de un solo acto y cuyo tema suele estar relacionado con la exaltación de la Eucaristía. Se representaban en la festividad del Corpus, al aire libre, en un escenario compuesto por varios carros con una lujosa escenografía y gran tramoya. Concebidos para incentivar la fe católica y combatir la Reforma protestante, desde finales del XVI tuvieron una gran acogida por el público. Calderón, ordenado sacerdote en 1651, pondrá en pie sobre el escenario conceptos abstractos del dogma y de los sacramentos, encarnándolos en personajes capaces de representar una historia, gracias al procedimiento alegórico. Algunos de esos personajes llegan a convertirse en símbolos de la historia de la condición humana: la vida y la muerte, la paz y la guerra, el alma y el cuerpo, el placer y el dolor, la virtud y el vicio, la libertad y el amor, etc. Según el crítico Demetrio Estébanez, dichos personajes se constituyen en protagonistas alegóricos del gran teatro de la vida, en una historia dramática en la que el hombre deberá optar por Dios o el diablo, por su salvación o su condenación. Calderón no se centró solo en el tema de la Eucarística, pues amplió los asuntos. El gran teatro del mundo presenta, alegóricamente, la vida humana como una comedia (tópico de «la vida como teatro»). Dios dialoga con el Mundo y le ordena representar la comedia de la vida. Se presentan ante ellos los personajes y el Mundo asigna a cada uno su papel. Al final, la Muerte aparece en el Mundo arrebatando los papeles a los personajes, que deben rendir cuentas a Dios por sus obras. Cada personaje ha sido libre para representar bien o mal el papel que le ha correspondido y, según su actuación, Dios los juzga, condenándolos (la Hermosura, el Rico...) o salvándolos (el Pobre, 174
  • 170. Pruebas de acceso a la Universidad la Discreción y el Rey). Como Segismundo, los personajes no están predestinados fatalmente, sino que gozan de libertad para obrar bien o mal. Otros dramaturgos La lista de autores teatrales del siglo XVII es muy numerosa. La crítica los suele clasificar en dos grupos: a) Escuela de Lope. Además de Tirso, su discípulo principal, entre sus seguidores cabe destacar a Guillén de Castro, cuya obra más conocida es el drama histórico-legendario Las mocedades del Cid, que exalta la figura del héroe castellano como modelo de buen vasallo, excelente guerrero y perfecto cristiano; y a Juan Ruiz de Alarcón, autor de comedias en las que suele mostrar el mundo como un lugar hostil y engañoso, dominado por la apariencias y la mentira en vez de por la virtud y la verdad. Muchas de sus comedias son moralizadoras, pues censura defectos y vicios sociales de la época: la mentira en La verdad sospechosa o hablar mal del prójimo en Las paredes oyen. b) Escuela de Calderón. Las características del teatro calderoniano (más reflexión, mayor unidad de acción, cuidada estructuración de la obra, gusto por la ornamentación, cuidadosa refundición de comedias antiguas, etc.) son seguidas por un ciclo de autores entre los que sobresalen Rojas Zorilla y Agustín Moreto. El primero escribe Entre bobos anda el juego, pieza con la que inventa un nuevo subgénero, la «comedia de figurón», llamada así en referencia a un personaje grotesco que queda caricaturizado mediante la degradación satírica y burlesca. El protagonista es el viejo don Lucas, un personaje ridículo y miserable por su avaricia, su tosquedad, pedantería y necedad. Agustín Moreto está considerado el último gran dramaturgo del teatro barroco. Su mejor obra es El lindo don Diego, comedia de figurón en la que un bufonesco personaje, vanidoso y narcisista, vive esclavo de las modas y del acicalamiento. 7.4. SIGLO XVIII: NEOCLASICISMO Características de la nueva mentalidad: la Ilustración La Ilustración es el movimiento cultural e ideológico que se desarrolla en Europa durante el siglo XVIII, también llamado Siglo de las Luces. Su característica principal es la exaltación de la razón como única guía para alcanzar la sabiduría, el progreso y la felicidad. Para los ilustrados, los avances científicos y técnicos, el conocimiento y las reformas sociales deben ser útiles para la sociedad. Su reformismo les lleva a criticar los privilegios jurídicos de la nobleza, a proclamar la necesidad de desligar el Estado de la Iglesia y a insistir en que la ley debía obligar por igual a todos los ciudadanos. Frente a las normas morales predicadas por las religiones opondrán criterios éticos derivados de una nueva moral basada en la convicción de que el hombre es bueno por naturaleza (niegan la existencia del pecado original). Propugnan nuevas virtudes laicas, entre las que destacan el humanitarismo (el bien supremo del hombre consiste en el progreso de la humanidad), la filantropía (el amor al hombre por el hombre mismo), la fraternidad universal, la igualdad natural entre todos los hombres y la tolerancia. Asimismo, conceden un papel importante a la cultura y a la educación, que debía llegar a todo el pueblo y no solo a los privilegiados (era imposible la transformación social que pretendían si seguía el analfabetismo). 175
  • 171. Panorama de la literatura española Francia fue el principal foco de creación del nuevo movimiento con teóricos como Voltaire, Montesquieu y Rousseau, y desde este país se extiende al resto de Europa. En su difusión tuvo enorme importancia la labor de los enciclopedistas, que fueron los escritores, pensadores y filósofos que colaboraron bajo la dirección de D’Alambert y Diderot en la creación de la Enciclopedia, magna obra que pretendió recoger en sus miles de páginas el conjunto de los conocimientos humanos de la época y reflejó el fervor progresista, el racionalismo y el sentimiento liberal de sus autores. La revolución del pensamiento provocada por los ilustrados desemboca en la Revolución francesa (1789), acontecimiento que marca el fin del Antiguo Régimen y el principio de la Edad Contemporánea. El Neoclasicismo Los principios ideológicos de la Ilustración aplicados al arte originan un nuevo movimiento estético que recibe el nombre de Neoclasicismo. En literatura, sus características principales son las siguientes: 1. Equilibrio y mesura. La razón es más importante que los sentimientos, que deben refrenarse u ocultarse. Se huye de la angustia, la complicación y la oscuridad del movimiento barroco; ahora se busca la serenidad, el orden, la simetría, la claridad. 2. Fidelidad a los principios clásicos. En nombre de la razón y de los clásicos grecolatinos, se exige que la literatura se someta a normas basadas, fundamentalmente, en Aristóteles y Horacio: verosimilitud en los argumentos, lo que implica imitación de la naturaleza y huida de lo fantástico; universalismo, esto es, creación de historias o expresión de temas universales válidos para cualquier época y país, y no de temas personales o nacionales; unidad de estilo, es decir, no debe mezclarse lo trágico con lo cómico, lo elevado con lo familiar, o la prosa con el verso; y didactismo, pues la finalidad de la obra de arte es moral o educativa (el lector debe aprender más que distraerse). 3. El arte literario es técnica y no inspiración. La literatura se cultiva como un oficio o técnica que se aprende y perfecciona imitando los modelos clásicos y respetando los principios o reglas. Se descarta, por supuesto, la inspiración imaginativa. 4. Espíritu crítico. Es un rasgo presente en muchas producciones literarias de los principales escritores neoclásicos: Feijoo, el padre Isla, Cadalso, Jovellanos… La Ilustración y el Neoclasicismo en España Con la subida al trono español de la nueva dinastía borbónica, de origen francés, se implantan las nuevas ideas renovadoras procedentes del país vecino. Los reyes borbónicos adoptaron el despotismo ilustrado («todo para el pueblo pero sin el pueblo») e intentaron llevar a cabo, desde arriba, un reformismo que pusiera fin a la decadencia y atraso en el que estaba sumido el país. Los intelectuales ilustrados españoles fueron una minoría, pero consiguieron gracias al favor y protección de los monarcas, cierta recuperación de la vida nacional, sobre todo en el ámbito cultural y educativo. Fundan las reales academias (la de la Lengua en 1713, la de Historia, la de Bellas Artes...), museos, bibliotecas, universidades, colegios mayores y otros organismos como escuelas (la de Medicina, la de Veterinaria, la de Caminos) y Sociedades Económicas de Amigos del País. Se crean también, en todo el país, tertulias y salones literarios. 176
  • 172. Pruebas de acceso a la Universidad Los cambios fueron lentos y tardíos. De hecho, el movimiento ilustrado apenas tiene peso en la vida nacional hasta los reinados de Fernando VI (1746-1759) y Carlos III (1759-1788). Antes de alcanzar su madurez, la Ilustración española se trunca con la Revolución francesa (1789), pues a partir de entonces el sector conservador y tradicional, que siempre se opuso a la modernización y europeización del país, gana la lucha que siempre mantuvo contra los ilustrados. Estos, en general, fueron moderados en todas las reformas que propusieron, sobre todo si se comparan con algunas doctrinas heréticas propuestas en Francia. Los ilustrados españoles combatieron la superstición y el fanatismo religioso, pero en general respetaron los dogmas y las doctrinas de la Iglesia, así como muchas creencias tradicionales. En literatura, el Neoclasicismo ocupa gran parte del siglo XVIII, pero no lo abarca por completo. Durante las primeras décadas predomina todavía el Posbarroquismo, una tendencia literaria que había nacido hacia 1680 y se caracteriza por prolongar el estilo barroco, reducido ahora a puro formalismo y afectación. A finales de siglo surge el Prerromanticismo, cuyos rasgos más importantes son la vuelta a los sentimientos, el rechazo a las reglas neoclásicas, la reivindicación de la libertad creativa y la aparición de una naturaleza que se aleja de la armonía neoclásica y se caracteriza por su sentimentalismo y efectismo (tempestades, escenas nocturnas, apariciones fantasmagóricas). Hasta 1726 la producción literaria tiene un carácter barroco. Solo a partir de esa fecha, con las primeras publicaciones del padre Feijoo, comienzan a difundirse las ideas ilustradas. Su desarrollo se ve favorecido —como dijios arriba— por la labor cultural y reformista de la dinastía borbónica, que va generalizando la influencia francesa. La tendencia neoclásica en literatura toma cierto impulso a partir de la publicación, en 1737, de la Poética de Ignacio Luzán, que recoge muchos de los rasgos mencionados en el apartado anterior. Aunque los tradicionalistas atacaron las nuevas ideas ilustradas y el nuevo estilo neoclásico, este alcanza su mejor momento en la época de Carlos III. En cualquier caso, la literatura neoclásica se desarrolla durante un breve período de tiempo y, comparada con la de las dos centurias anteriores, se puede considerar pobre. En ello influye que en la literatura neoclásica es más importante la razón, lo pedagógico y lo cultural que la inspiración creativa y el mundo afectivo. Recordemos que, en esta época, el término «literato» se utiliza para referirse al hombre culto, intelectual, erudito, polifacético, tanto en artes como en ciencias. LA POESÍA DEL XVIII Durante la primera mitad de siglo predomina la influencia barroca. El conde Torreplana, Porcel y otros son pálidos epígonos posbarrocos sin la fuerza creativa y la calidad de los grandes poetas del siglo anterior, Góngora, Quevedo y Lope, a los que imitan de modo superficial. Con la publicación en 1737 de la Poética del preceptista Luzán se inicia una reacción antibarroca de carácter clasicista. A mediados de siglo surgen los primeros poetas neoclásicos, que se nutrirán a partir de 1770 de temas que interesaban a los ilustrados: la fe en el progreso y en la perfección del ser humano a través de la educación, las ideas de reforma social, el odio a los tiranos y la condena de la tortura, la exaltación de la amistad, la paz, la tolerancia, el bien común, la filantropía... El espíritu utilitarista y pedagógico, junto a un excesivo academicismo, contribuyó a que la lírica fuera pobre y raquítica. A finales de siglo, tras la Revolución francesa, nace la poesía prerromántica, de tono sentimental y temática patriótica (Manuel José Quintana). 177
  • 173. Panorama de la literatura española Juan Meléndez Valdés Es el mejor poeta de toda la época. De sólida formación clásica, su sensibilidad y buen gusto se plasman tanto en su lírica pastoril y amorosa de sus comienzos como en la filosófica, religiosa y social de su madurez. Son famosas sus anacreónticas, composiciones en las que exalta el amor sensual, el vino y los placeres de la vida en una naturaleza idealizada y con alusiones a la mitología clásica. Por influencia de su amigo Jovellanos, aborda temas morales y sociales donde plasma sus inquietudes humanitarias y preocupación por los desvalidos en varias epístolas y composiciones, como La despedida del anciano, calificado por un crítico como «el primer poema proletario de la literatura española». En dicho poema critica duramente la situación del país y se muestra partidario de las necesarias reformas que pedían los ilustrados. Desde su fe cristiana satiriza la nobleza y se queja de las desigualdades de la época. En El invierno es el tiempo de la meditación, uno de sus mejores poemas filosóficos, expresa de modo grave y a veces melancólico sus reflexiones sobre la vida y el dolor humano desde una intimidad prerromántica. La fábula: Iriarte y Samaniego La norma horaciana de «enseñar deleitando» propició el cultivo de las fábulas, poemas didácticos que sirvieron para infundir virtudes morales en los lectores, según la ideología ilustrada, pero también para satirizar vicios y defender posturas de los autores en las numerosas disputas que proliferaron en la época sobre diversos asuntos. Sus dos máximos representantes son Tomás de Iriarte y Félix María de Samaniego. El primero defendió en sus Fábulas literarias los principios artísticos del Neoclasicismo (utilidad de las reglas, claridad y sencillez, imitación de los clásicos, unión de lo útil con lo bello...). Samaniego se inspiró en el francés La Fontaine y autores clásicos como Esopo y Fedro para escribir sus Fábulas en verso castellano, donde critica los vicios y defectos humanos con cierto pesimismo. Algunas de las más famosas son La cigarra y la hormiga, El perro y el cocodrilo, Los dos amigos y el oso, Las ranas pidiendo rey y La lechera. El estilo de estos dos autores es sencillo y correcto, cercano al prosaísmo. LA PROSA DEL XVII La mayoría de los textos dieciochescos están escritos en prosa, aunque fue muy escasa la producción novelística. El ensayo (Feijoo, Cadalso, Jovellanos) se convierte ahora en el género por excelencia de los ilustrados para difundir las nuevas ideas, analizar la situación del país y proponer cambios. También aparecen informes políticos y científicos, la reseña bibliográfica, el género epistolar, la sátira y la crítica. Lo importante es que, gracias a los ensayistas ilustrados, se crea la prosa moderna con su período corto y un lenguaje claro y sencillo. El desarrollo de las primeras publicaciones periódicas contribuyeron a forjar un estilo más ágil y directo, alejado del retorcimiento barroco. Diego Torres Villarroel Su polifacética obra refleja la pervivencia del estilo barroco durante el primer tercio de siglo. Hombre escéptico y admirador de Quevedo, su mejor libro en prosa es una especie de autobiografía novelada emparentada con la picaresca: Vida, ascedencia, nacimiento, crianza 178
  • 174. Pruebas de acceso a la Universidad y aventuras del doctor don Diego Torres de Villarroel. Narra, a menudo con una comicidad bufonesca, el ascenso social y económico de su autor gracias a su ingenio y habilidad. Pero el protagonista no es un pícaro sino un burgués que actúa y piensa como corresponde a su clase social; tampoco hay intención moralizante ni marginación o degradación, a diferencia de la literatura picaresca de la centuria anterior. Benito Jerónimo Feijoo Pionero del ensayo en España, es el primero en introducir en la literatura española las ideas ilustradas y en escribir una prosa llana, sencilla, amena, precisa, que capta la atención del lector y se aleja del posbarroquismo dominante a principios del XVIII. En 1726 comienza a redactar artículos que luego reunirá en ocho volúmenes bajo el título Teatro crítico universal (la palabra ‘teatro’ significa aquí panorama o visión de conjunto). En género epistolar publica numerosas misivas, recogidas luego en Cartas eruditas y curiosas. Lucha, con cordura y buen sentido, por la modernización de la mentalidad española aplicando los principios de la Ilustración: la razón, la experiencia, la observación y la crítica son las bases del progreso humano. Asimismo, propone reformas para solucionar los problemas sociales, rompe con el criterio de autoridad al afirmar que también los antiguos pueden equivocarse y combate los errores cometidos en la enseñanza, el ocio de la clase aristocrática, las supersticiones y las falsas creencias. El padre Isla La obra más importante del jesuita José Francisco de Isla es Historia del famoso predicador fray Gerundio de Campazas, alias Zotes (1758), novela satírica en la que se burla de los predicadores religiosos que utilizaban en el púlpito un estilo barroco decadente, rebuscado y altisonante, que era casi ininteligible para los fieles. Jovellanos Gaspar Melchor de Jovellanos fue uno de los máximos exponentes del espíritu ilustrado. Su obra ensayística se caracteriza por el pragmatismo: analiza y reflexiona sobre los problemas del país en un determinado sector (la educación, la agricultura, los espectáculos públicos, etc.) y propone las reformas necesarias. Criticó espectáculos sangrientos como las corridas de toros, propuso la modernización de la agricultura y defendió la desamortización de las tierras productivas de clero y nobleza, lo que le granjeó la enemistad de los más poderosos. Ocupó varios cargos políticos, pero cayó en desgracia tras la muerte de Carlos III (dos veces fue desterrado e incluso pasó varios años encarcelado). Dos de sus obras más importantes son Informe sobre la ley agraria y Memoria de la educación pública. En esta última Jovellanos, como era habitual en los intelectuales ilustrados, ensalza la educación («un medio adelantamiento, de perfección y de felicidad») como base para el progreso y la prosperidad de la nación. Fue uno de los primeros en proponer que la enseñanza fuera libre, abierta y gratuita. José Cadalso La obra más famosa de este aristócrata gaditano es Cartas marruecas, diálogo epistolar que presenta el punto de vista de tres personajes (un español y dos árabes) para opinar, de 179
  • 175. Panorama de la literatura española modo crítico y racional, sobre casi todos los aspectos de la vida española. Las noventa cartas abordan los más diversos asuntos: la falsa erudición, la historia del imperio español, la libertad de las mujeres, la necesidad de virtud como guía de la conducta humana, el espectáculo bárbaro de las corridas de toros... La ciencia empírica, la razón, la tolerancia y el progreso, pilares de la Ilustración, son los protagonistas de este diálogo, donde el lector recibe distintas y contrapuestas perspectivas sobre un mismo asunto que pueden ser perfectamente válidas. Frente al espíritu racional y moralizante del libro anterior, Cadalso deja entrever una sensibilidad afectiva y romántica en Noches lúgubres, donde narra la desesperación del protagonista, Tediato, un joven rico que intenta desenterrar a su amada muerta. EL TEATRO NEOCLÁSICO Durante toda la primera mitad de siglo continuaron representándose comedias que imitaban el teatro barroco, pero sin calidad literaria. Hacia mediados de siglo surge el teatro neoclásico, género con el que los ilustrados quisieron difundir sus ideas reformistas y pedagógicas. Las piezas neoclásicas se atuvieron a lo establecido en la Poética de Luzán: verosimilitud, utilización de la regla de las tres unidades (una sola acción, en un solo lugar y en un solo día), utilidad didáctica, separación de géneros, etc. La mejor tragedia neoclásica, Raquel, la escribe Vicente García de la Huerta. Trata de los amores entre el rey Alfonso VIII y una bella judía, a la que dan muerte los nobles castellanos disconformes con la cesión de poderes que el monarca le ha concedido. Leandro Fernández de Moratín Fue el mejor dramaturgo del XVIII. Sus comedias neoclásicas critican costumbres, errores y vicios de la sociedad de su tiempo. El viejo y la niña, La mojigata, El sí de las niñas y El barón se centran en el mismo tema: la defensa de la elección de los jóvenes para contraer matrimonio. La comedia nueva o el café es un ataque satírico contra los dramones disparatados de influencia barroca tan de moda durante gran parte del siglo XVIII. En las cinco comedias sigue fielmente los principios neoclásicos, como la ley de las tres unidades, la verosimilitud y la finalidad moral. Su obra maestra es El sí de las niñas. En ella, don Diego, un hombre maduro, va a casarse con la joven doña Paquita gracias a un acuerdo que ha alcanzado con su madre; pero luego cede la mano de su prometida a su sobrino cuando se entera de que los dos jóvenes están enamorados. El triunfo del amor de los jóvenes no es producto de su rebeldía, sino por la decisión del razonador don Diego, que aplica el sentido común para que ellos sean felices. La generosa renuncia del protagonista está envuelta en un tono de melancolía que refleja la nueva sensibilidad romántica de comienzos del XIX. 7.5. SIGLO XIX: ROMANTICISMO Y REALISMO PRIMERA MITAD DEL XIX: LA NUEVA SENSIBILIDAD ROMÁNTICA El Romanticismo es un movimiento literario que alcanza su esplendor en la primera mitad del siglo XIX. Se gesta durante los últimos años de la centuria anterior en Inglaterra y Alemania, donde fue puesto en marcha por el grupo Sturm und Drang («Tormenta e ímpetu»), y pronto se propaga por toda Europa. Tres de sus rasgos esenciales son la proclamación de la libertad, la 180
  • 176. Pruebas de acceso a la Universidad exaltación del yo y la valorización de la sensibilidad. Ahora el epicentro de la vida y el arte es el sentimiento, que reemplaza a la razón como principio explicativo y guía de la realidad humana. Pero el Romanticismo no es solo una corriente literaria, sino un amplio movimiento cultural, espiritual e ideológico que afecta a todos los órdenes de la vida. El romántico es un hombre que se siente perdido en medio de un mundo que, tras la Revolución francesa, atraviesa graves problemas y tensiones: política expansiva de Napoleón, guerras, reacción de las monarquías que intentan imponer los ideales del Antiguo Régimen, enfrentamiento entre absolutistas y liberales. La burguesía ha aumentado más su poder político y se convierte en la clase dominante. Insatisfechos con los nuevos valores del mundo burgués, los románticos protestan y se rebelan contra la realidad que les ha tocado vivir, rechazando cualquier norma que no surja de su propia individualidad. El aprecio por lo individual se traduce también en un interés por lo particular y específico de cada nación, de cada pueblo. Frente al espíritu universalista de los ilustrados, los románticos revalorizan la historia, las costumbres, las tradiciones, la cultura y la lengua de cada nación, exaltando la patria y lo popular. El rechazo a la sociedad burguesa y materialista suscita en el artista romántico un deseo de evasión que se concreta en la recreación de mundos fantásticos, de épocas pasadas (Edad Media) o de países lejanos (Oriente, países nórdicos y, para muchos románticos europeos, también España). La huida de la realidad y la afirmación del yo también conducen al romántico al refugio en sí mismo y a la soledad, lo que justifica la preferencia por lugares apartados como castillos, cementerios, acantilados, ruinas... La naturaleza es un espejo que refleja su estado de ánimo y se adapta a los sentimiento del autor (nostalgia, tristeza, angustia existencial), de ahí el gusto por los paisajes sombríos y crepusculares (el atardecer, la noche, el claro de luna) o por los que se corresponden mejor con su alma agitada y atormentada (el mar embravecido, la tempestad). El desengaño que sienten al chocar sus ideales y ansia de absoluto con la gris realidad también los aboca al tedio y hastío vital, incluso a veces al suicidio. En el ámbito estético se rechazarán las formas neoclásicas, basadas en la armonía, el equilibrio y el orden; ahora predomina la intensidad expresiva, la fuerza del sentimiento y el dinamismo. La sensibilidad, la inspiración, la intuición y la imaginación del artista romántico, portador del genio creador, está por encima de cualquier norma que aprisione la afirmación y expresión de su yo íntimo y su libertad creativa. El Romanticismo literario en nuestro país fue tardío y efímero. No triunfa hasta que muere el rey absolutista Fernando VII (1833), momento en el que regresan los exiliados liberales y comienzan a publicarse las obras de Larra, Espronceda, Rivas y Zorrilla, los principales autores románticos. El estreno de la obra del duque de Rivas Don Álvaro o la fuerza del sino, en 1835, marca la fecha de inicio; diez años después el Romanticismo se modera y se abre un período de transición en el que aparece una nueva corriente literaria: el Realismo. En España, igual que en Europa, se observan dos tendencias ideológicas dentro del Romanticismo: el conservador, que pretende restaurar los valores tradicionales y religiosos (el Trono, la Patria y Dios son los valores supremos), y el liberal, que encarna los valores progresistas y revolucionarios, proclamando la libertad por encima de todo. Rivas y Zorrilla son los máximos representantes de la primera tendencia; Larra y Espronceda, de la segunda. SEGUNDA MITAD DE SIGLO XIX: REALISMO Y NATURALISMO El Realismo como movimiento literario surge como reacción contra la evasión, el intimismo y los excesos sentimentales de los románticos. Los escritores realistas abordarán la vida tal como es utilizando para ello la novela como principal género literario. Frente a la extrema 181
  • 177. Panorama de la literatura española subjetividad romántica y su tendencia a lo abstracto y lo soñado, los realistas aspiran a ofrecer un relato riguroso y objetivo de la realidad circundante que observan. Comienza a desarrollarse en Francia hacia 1830, pero no será hasta mitad de siglo cuando triunfe con escritores como Flaubert y Balzac. Se extenderá por otros países europeos hasta la última década del siglo XIX. La época realista en Europa triunfa con la revolución obrera de 1848. A partir de entonces, los movimientos revolucionarios van adquiriendo cada vez más relevancia, mientras que la burguesía consolida su poder y deriva hacia posiciones más conservadoras. El interés de los realistas por reflejar los problemas de su época lleva a que los personajes que pueblan las novelas pertenezcan a la burguesía y al proletariado, aunque la carga social y crítica dependerá de cada país y autor. En general, la literatura realista se hará eco de las transformaciones sociales y tensiones de la época (crecimiento poblacional y su concentración en núcleos urbanos, industrialización, progreso técnico, guerras, desigualdades...) y los problemas que en el individuo origina la nueva sociedad burguesa. Es el gran momento de la novela, que empieza a ser considerada por el público burgués, que es el que las compra y las lee, como la literatura por excelencia. La novela realista se convirtió en el lugar ideal para ofrecer, como un gran espejo, una visión general y totalizadora de toda la sociedad contemporánea, así como un análisis profundo de toda clase de personajes. Hacia 1871, impulsado por el novelista Émile Zola, se desarrolla en Francia el Naturalismo, una corriente que supone la culminación del Realismo. Se caracteriza por considerar que el comportamiento humano está marcado por la herencia biológica, el ambiente familiar y las circunstancias sociales que rodean al individuo. Zola defiende que el novelista debe experimentar con los personajes, con sus pasiones y con los hechos como un científico. Como consecuencia, en las novelas se muestran personajes enfermos, locos, borrachos o marginados que suelen vivir en un ambiente sórdido y triste. Para el escritor naturalista, la realidad más desagradable (miseria, corrupción, degeneración, corrupción...) también se convierte en materia novelable. El Realismo y el Naturalismo europeos inspirarán a todo un grupo de escritores que se conoce como la generación de 1868, compuesta por figuras como Valera, Galdós, Pereda, Pardo Bazán o Clarín. Nos detendremos en ellos en el último epígrafe. LA POESÍA ROMÁNTICA Los poemas de los románticos españoles se caracterizan por la libertad métrica, la fuerte expresividad sentimental y la sonoridad. Se distinguen dos tipos de poesía: la lírica y la narrativa. La primera fue la más adecuada para expresar la nueva actitud romántica: libertad, rebeldía, expresión sin pudor del yo íntimo... La poesía narrativa tiene un tono heroico y se basa en la narración de leyendas y hechos históricos. En este tipo de poesía destacaron dos autores: el duque de Rivas, que escribe numerosos romances (el más interesante es Un castellano leal) y el poema narrativo El moro expósito (1834), cuyo tema gira en tono a los Infantes de Lara; y José Zorrilla, autor de largos poemas narrativos sobre sucesos históricos o tradiciones populares, como el conocido A buen juez, mejor testigo, inspirado en una leyenda toledana, o Granada, en el que se exalta la civilización árabe de la España medieval. Los poetas líricos más sobresalientes son Espronceda, Bécquer y Rosalía de Castro. Los últimos surgen hacia 1860, mucho tiempo después de la década histórica en la que triunfa el Romanticismo español (1834-1844). A diferencia de muchos poetas románticos de ese decenio, a veces excesivamente apasionados y efectistas, Bécquer y Rosalía siguen la corriente del lirismo intimista y sentimental, que se caracteriza por su sencillez y sinceridad. 182
  • 178. Pruebas de acceso a la Universidad José de Espronceda Es el poeta por excelencia del Romanticismo español. Su vida y su producción poética se caracterizan por la exaltación y la pasión. Muchos de sus poemas líricos tratan sobre temas políticos, patrióticos y sociales. Los más valiosos son A la patria y A la muerte de Torrijos, en los que critica el absolutismo, y otros célebres como La canción del pirata, Canto del cosaco, El mendigo, El verdugo y El reo de muerte, dedicados a seres marginados y rebeldes con los que se identifica. Estos poemas demuestran el rechazo romántico a los convencionalismos sociales y su aspiración a la libertad total, imposible de satisfacer en la realidad. Compuso dos extensos poemas narrativos: El estudiante de Salamanca y El diablo mundo. El primero narra las peripecias del arrogante Félix de Montemar, un seductor al estilo de don Juan, vividor y rebelde. Conquista a doña Elvira pero pronto se cansa y la abandona, lo que provoca que esta muera de pena y dolor. Poco después el protagonista contempla su propia muerte rodeado de esqueletos; en la escena final celebra en una cripta sus desposorios con el fantasma de doña Elvira, que lo arrastra a los infiernos. Las mejores cualidades de su poesía están presentes en esta obra: riqueza imaginativa, fuerza plástica, musicalidad, fuertes contrastes, dramatismo intenso, variada versificación. El diablo mundo es un ambicioso e inconcluso poema narrativo en el que el autor, de modo simbólico, toca problemas existenciales referidos a Dios, el hombre, el sentido de la vida y de la muerte, la verdad, etc. El pesimismo, el sufrimiento y el desengaño son los temas fundamentales del libro, que describe el mundo como un lugar hostil y negativo. En la obra se incluye el famoso Canto a Teresa, una emocionada elegía que evoca el amor turbulento del poeta con Teresa Mancha: ilusión y pasión inicial, choque con la cruda realidad y desencanto, muerte de la amada y recuerdo doloroso. Gustavo Adolfo Bécquer Está considerado el primer poeta moderno y es una de las figuras cimeras de la poesía española de todos los tiempos. Junto a Rosalía de Castro, representa la culminación del Romanticismo intimista, aunque los dos escriben en la etapa histórica que pertenece al Realismo. Toda su obra poética se recoge en un único libro titulado Rimas. Son setenta y nueve poemas breves, de unas tres o cuatro estrofas cada uno, rima asonante y una rica variedad métrica. Sus temas básicos son tres: a) la poesía como algo inexplicable y maravilloso, la naturaleza del poeta, su función, su tarea y su destino; b) las mujeres y su belleza, el amor con sus goces, sus traiciones y sus desengaños, y el papel de la mujer en la inspiración del poeta; c) el destino último del hombre, el sueño y la realidad, la muerte, la inmortalidad del alma, las regiones celestes, la fe, Dios. Los poemas de las Rimas suelen agruparse en cuatro series: I-XI versan sobre la poesía y el poeta; XII-XXIX tratan el amor esperanzado; XXX-LI expresan la tristeza y la desilusión por el amor perdido; LII-LXXIX abordan la soledad y la desesperación. Aunque sus contemporáneos apenas valoraron su producción, la poesía de Bécquer fue importantísima para autores posteriores, como Juan Ramón Jiménez, Machado y poetas de la Generación del 27, especialmente Salinas y Cernuda. Sus dos obras en prosa más importantes son Cartas desde mi celda, donde combina la confesión íntima y la descripción paisajística con los cuadros de costumbres, y las Leyendas, colección de una veintena de narraciones fantásticas ambientadas casi siempre en la época medieval. En ellas aparecen muchos temas de la imaginería romántica: el misterio de las épocas remotas, el gusto por lo sobrenatural, la descripción de paisajes solitarios, crepusculares, 183
  • 179. Panorama de la literatura española nocturnos, etc. Algunas de las más destacadas son, por ejemplo, El Monte de las Ánimas, donde se narra la muerte de un hombre por el capricho de su amante, El rayo de luna, que tiene por tema la búsqueda de la mujer ideal, y La ajorca de oro, sobre un robo sacrílego que comete un enamorado para satisfacer el deseo de su bella y extravagante amada. Rosalía de Castro Su poesía es sencilla, íntima y diáfana. Escribió en gallego (fue precursora del llamado Rexurdimento galego) y en castellano. En esta lengua, su libro principal es En las orillas del Sar (1884). La melancolía, la tristeza, el pesimismo, el cansancio, la soledad, el sufrimiento y la desolación son los sentimientos habituales de sus poemas, provocados casi siempre por la búsqueda del amor, el anhelo de Dios y el desasosiego espiritual. Sus composiciones tienen un fuerte carácter simbólico y expresan la íntima correspondencia entre paisaje y estado de ánimo. Usa, al igual que Bécquer, la rima asonante y crea nuevas estrofas. LA PROSA ROMÁNTICA En la prosa romántica destacan dos géneros: la novela histórica, casi siempre ambientada en la época medieval (El señor de Bembibre, de Enrique Gil y Carrasco, es la mejor de este género), y el artículo o cuadro de costumbres, con el que se describen en tono gracioso, nostálgico o satírico tipos populares y la realidad cotidiana: ambientes, costumbres, fiestas, tradiciones, oficios o modos de vivir de una región. El costumbrismo tiene su origen en el Romanticismo, pero luego se distanció de él por sus excesos. En esta época está estrechamente relacionado con el periodismo, y muchos artículos de costumbres se publicaron en revistas. Con el paso del tiempo, el costumbrismo llega a influir en el desarrollo de la novela realista. Los dos autores más importantes son Mesonero Romanos (Escenas y tipos matritenses) y Estébanez Calderón (Escenas andaluzas). Pero será Larra quien cultivará este género de modo magistral. Mariano José de Larra Por sus artículos periodísticos está considerado el mejor prosista español de la primera mitad del siglo XIX. También es autor de la novela histórica El doncel de don Enrique el Doliente y el drama romántico Macías. Es el primer escritor moderno que vive de sus artículos, aunque para evitar la censura escribe bajo seudónimos como Fígaro, El pobrecito hablador, El duende satírico y otros. A diferencia de Mesoneros Romanos o Estébanez Calderón, no pretende reflejar de modo pintoresco y amable las costumbres y tipos populares, sino evidenciar, denunciar y corregir comportamientos sociales. Larra analiza con lucidez y profundidad la realidad con la intención de mejorar la sociedad y conseguir un país moderno y libre. En sus artículos de costumbres suele partir de anécdotas o hechos cotidianos en los que aplica la ironía y el sarcasmo para criticar y satirizar irónicamente vicios nacionales que le irritan: la hipocresía, la pereza, la brutalidad, la desidia burocrática, la desorganización social, la falta de instrucción, la suciedad de los espacios públicos, la vanidad, la ignorancia... Algunos de los más famosos son El café, Vuelva usted mañana, El castellano viejo, Un reo de muerte, El día de difuntos de 1836 y La Nochebuena de 1836. Los artículos de tema político, como Nadie pase sin hablar con el portero, Los viajeros, Dos liberales o lo que es entenderse, también constituyen una 184
  • 180. Pruebas de acceso a la Universidad amarga crítica contra la degeneración social y política de nuestro país, del que dijo: «Escribir en España es llorar». Criticó a los carlistas, partidarios del absolutismo, pero también a los liberales moderados. Además de los de costumbres y políticos, escribió artículos literarios, entre los que destaca el titulado Yo quiero ser cómico. Son casi siempre críticas teatrales en las que vuelca sus ideas estéticas y políticas. Al principio admira el teatro de Calderón, pero luego se muestra firme defensor de las obras románticas. Para Larra, «la literatura es el termómetro del estado de la civilización de un pueblo». Su pesimismo y amargura por la lamentable realidad del país fue en aumento. La decepción por la situación política y un desengaño amoroso lo condujeron al suicidio en 1836. EL TEATRO ROMÁNTICO El drama, junto a la poesía, es el género por excelencia del Romanticismo. La obra de Francisco Martínez de la Rosa La conjuración de Venecia (1834), cuyo tema es la revolución sin violencia para evitar la tiranía opresora, es el primer éxito del teatro romántico, pero el triunfo del nuevo movimiento y la ruptura total con el teatro neoclásico se da con Don Álvaro o la fuerza del sino. Otras obras destacadas son Los amantes de Teruel, de Juan Eugenio Hartzenbusch, Macías, de Larra, El trovador, de García Gutiérrez, y Don Juan Tenorio, de Zorrilla. Se ignora la intención didáctica y moralizante del teatro neoclásico anterior; ahora el escenario se llena de efectismos y contrastes que tratan de sorprender y conmover al espectador. El amor, la libertad y la fatalidad son los temas más importantes. También lo es el tiempo, concretamente el cumplimiento de un plazo; no respetarlo desencadena la tragedia, por ejemplo, en Los amantes de Teruel. El protagonista suele ser un héroe enamorado de una dama que le corresponde, pero el final suele ser trágico porque las convenciones sociales, el destino o fuerzas desconocidas e incontrolables impiden su felicidad. Nos detendremos en los dos dramas románticos más importantes. Duque de Rivas: Don Álvaro o la fuerza del sino Escrita por Ángel Saavedra, duque de Rivas, al regresar a España tras su exilio por Francia, Inglaterra e Italia, fue la primera obra que rompió tajantemente con los principios del teatro neoclásico. Como dijimos arriba, su estreno en 1835 significó el triunfo definitivo del espíritu romántico en España, abriendo el camino a otros géneros y artes. El protagonista es el apasionado don Álvaro, héroe romántico por excelencia, de origen exótico y misterioso, que desea casarse con Leonor. Luchará sin éxito contra la fatalidad y los prejuicios sociales del padre de su amada, el marqués de Calatrava, y sus dos hermanos, que se oponen a la boda. Don Álvaro mata al marqués por un disparo accidental de su pistola y huye a Italia. Allí lo persigue, para vengar la muerte del padre, uno de los hermanos de su amada, al que mata en duelo. Más tarde morirá Leonor a manos de su segundo hermano, don Alfonso, quien la creía cómplice de don Álvaro. En la escena final, el protagonista, desesperado ante tanta desgracia, se suicida. El sino fatal lo ha empujado implacablemente a su angustiosa destrucción. La acción es rápida y espectacular, muy del gusto romántico: persecuciones, desafíos, tormentas, casualidades extraordinarias, violentos arrebatos y contrastes. El amor, la pasión, la venganza, el honor y la lucha infructuosa de la pareja protagonista ante el destino aciago son también elementos típicos de otros dramas románticos. 185
  • 181. Panorama de la literatura española José Zorrilla: Don Juan Tenorio Esta pieza teatral, estrenada en 1844, fue la más popular del siglo y la que ha dado fama universal a su autor. Zorrilla recrea y reelabora el mito de don Juan, prototipo de galán y empedernido seductor. El personaje fue creado por Tirso de Molina dos siglos antes en El burlador de Sevilla y convidado de piedra. Si en la obra barroca aparece como un conquistador fanfarrón y odioso, un ser demoníaco y despreciable que rompe con el orden moral y la organización social, el drama romántico de Zorrilla está orientado hacia la conversión de don Juan en un héroe desenfadado y casi encantador. En virtud de la simpatía romántica por los personajes rebeldes, asistimos al perdón y salvación de don Juan, quien escondía tras su aparente inmoralidad un sentimiento positivo: el amor. La joven y virginal doña Inés es la figura femenina, virtuosa y angelical, que ha conseguido enamorar al libertino y redimirlo. Don Juan desoye en un primer momento los avisos sobrenaturales que piden su arrepentimiento por asesinar a don Luis Mejía y a don Gonzalo de Ulloa, padre de doña Inés, que le había negado la mano de su hija; pero en la última escena, en la que recrea el mito del convidado de piedra, el protagonista se arrepiente y salva su alma gracias a la intervención amorosa del espíritu de doña Inés. Muchos teatros continúan la tradición de representar esta obra la noche del Día de Todos los Santos. Una de las últimas piezas teatrales de José Zorrilla es Traidor, inconfeso y mártir (1849), cuyo argumento se centra en la figura de Gabriel Espinosa, un pastelero de quien se sospecha que puede ser el rey don Sebastián de Portugal o bien un impostor, por lo cual es perseguido por la justicia. Obra menos popular que la anterior, pero mejor construida, representa la culminación del drama histórico de orientación nacional. También la psicología de los personajes está más cuidada, a diferencia de la mayoría de los dramas románticos. LA NOVELA REALISTA Y NATURALISTA Tras el estreno en 1844 de Don Juan Tenorio, el Romanticismo se modera en nuestro país y poco a poco se va diluyendo. Fernán Caballero, seudónimo masculino de Cecilia Böll de Faber, publica ese año La gaviota, primera novela prerrealista. Su mérito consiste en haber hilvanado por primera vez en una trama novelesca las aisladas y esquemáticas escenas costumbristas. El Prerrealismo convive con elementos posrománticos y costumbristas hasta la década de 1870, momento en el que se desarrolla el Realismo, cuyas primeras manifestaciones son las obras iniciales de Galdós (La fontana de oro, 1870; El audaz, 1871) y de Valera (Pepita Jiménez, 1874). Es la época de la revolución de 1868, conocida como La Gloriosa, que tuvo como consecuencia el abandono del trono por parte de Isabel II y provocó un punto máximo de incidencia de la burguesía en la vida social y cultural del país. Tras un sexenio democrático y revolucionario, que no consiguió crear un orden social estable, vendría la Restauración, en 1875, de la monarquía borbónica en la persona de Alfonso XII. Se instauró entonces un sistema político bipartidista basado en la alternancia en el poder de conservadores y liberales (se prolonga hasta las primeras décadas del siglo XX). Las transformaciones políticas y sociales, así como las tensiones y conflictos entre la sociedad y el individuo, se verán reflejadas en la ficción. Con la Restauración, la nueva escuela realista está plenamente forjada. Sus modelos literarios son, al principio, insignes novelistas extranjeros como Stendhal, Balzac y Dickens; poco después influirá Zola (máximo exponente del Naturalismo francés) y Tolstoi (con él, la novela realista se impregna de una orientación espiritualista). 186
  • 182. Pruebas de acceso a la Universidad Los dos grandes narradores españoles del movimiento realista son Galdós y Clarín. En un segundo plano se sitúan Valera, Pereda, Alarcón, Pardo Bazán y Blasco Ibáñez. Casi todos ellos, a partir de 1881, reciben la influencia naturalista, que reflejarán en mayor o menor grado (como veremos enseguida). Benito Pérez Galdós Es el máximo representante del Realismo español y uno de los grandes novelistas españoles de todos los tiempos. Nació en Canarias pero vivió desde los 19 años en Madrid, ciudad donde ambienta la mayoría de sus novelas. Hombre progresista, abierto y tolerante, defendió la modernización de España frente al sector tradicionalista, siempre hostil a cualquier cambio. Su vasta producción novelística, constituida por unas ochenta novelas, suele ser clasificada en dos grandes grupos: los Episodios nacionales y el resto de novelas, que se pueden dividir en varias etapas en las que se observa una evolución. Los primeros títulos corresponden a las novelas de tesis, llamadas así porque exponen conflictos entre dos ideologías: la conservadora y la liberal. Los personajes y las tramas reflejan las ideas del autor, carecen de complejidad psicológica y caen en el maniqueísmo de buenos y malos. Galdós insiste en atacar al sector tradicional por su rigidez y falsa religiosidad, negadora de los valores auténticamente cristianos. Los dos títulos más interesantes son Doña Perfecta (1876) y La familia de León Roch (1878), cuyo final trágico en ambos casos se desencadena por culpa de la intransigencia y el fanatismo religioso. Novela destacada de esta etapa, pero alejada de la tendenciosidad ideológica, es Marianela, historia triste y sentimental que tiene como tema principal el desengaño amoroso. Entre 1881 y 1889 publica veinticuatro «novelas españolas contemporáneas» (como él las llamó) en las que Galdós describe la sociedad de su tiempo, centrándose sobre todo en la clase media madrileña, aunque también hay personajes que pertenecen a las altas esferas y al pueblo bajo. No renuncia a su espíritu progresista, pero se muestra más imparcial y retrata a los personajes con mayor profundidad y complejidad. Inicia esta serie con La desheredada (1881), novela con la que introduce en España el Naturalismo y sirve para denunciar la inclinación de los españoles al despilfarro y el horror al trabajo. El tema del dinero aparece en otras novelas cercanas al Naturalismo, como El amigo Manso, Lo prohibido, Tormento, La de Bringas. La novela maestra de este período y de toda su producción es Fortunata y Jacinta (1887), que trata el tema del adulterio y de la maternidad frustrada. Narra la relación amorosa entre Juanito Santa Cruz, que es rico, con una joven de clase baja, Fortunata. Jacinta es la esposa de Juanito, al que ama y siempre perdona, pero se siente frustrada por no tener hijos. El triángulo amoroso sirve para describir de modo magistral situaciones, ambientes, sentimientos (envidia, ambición, hipocresía, ostentación, etc.) y personajes de la alta sociedad burguesa y del pueblo llano madrileño. Galdós alcanza la plenitud en todos los aspectos: caracterización psicológica, ambientación cotidiana, diálogo vivo, ágil, expresivo... Otra novela interesante de esta época es Miau (1888), que trata sobre las penalidades de un funcionario cesante cuya falta de previsión lo aboca al suicidio. En la última etapa predominan en su producción las novelas simbólicas y espirituales. Influye en Galdós la corriente de espiritualidad que se extendió por Europa en el último decenio del siglo XIX. Tres títulos destacados son Tristana (1892), Nazarín (1895) y Misericorida (1897). Se centran en temas como la exaltación de la justicia, el amor al prójimo, la denuncia del egoísmo, la insolidaridad y la mezquindad. Si Galdós exaltó al principio a la pequeña burguesía por 187
  • 183. Panorama de la literatura española defender el progreso, en las novelas de esta etapa ataca a esa clase social por haberse hecho conservadora y esclava de las apariencias. Galdós escribió los Episodios nacionales a lo largo de casi cuarenta años. Se trata de cuarenta y seis novelas de carácter histórico agrupadas en cinco series. En su conjunto constituyen una recreación, a modo de crónica novelada, de los conflictos que marcaron la historia de España desde la batalla de Trafalgar en 1808 hasta los comienzos de la Restauración en 1875. Con estas novelas Galdós intenta explicar la realidad social y política de su tiempo indagando en las causas que desde principios de siglo han provocado la división de la sociedad española y la han sembrado de conflictos. En las dos primeras predomina el mismo dualismo: la libertad, la verdad y la virtud siempre están del lado liberal, mientras que la intolerancia, la hipocresía y otros defectos pertenecen al sector conservador y tradicional. Uno de los méritos de los Episodios es haber superado los modelos de la novela histórica romántica gracias a que funde perfectamente el plano histórico con el novelesco: entremezcla con pericia personajes reales con inventados y hechos ficticios con sucesos reales. Leopoldo Alas, Clarín Su obra cumbre es La Regenta (1884-1885), considerada la gran novela española del siglo XIX. Se desarrolla en una capital de provincias llamada Vetusta (trasunto de Oviedo), ciudad estancada en el tiempo y encerrada en la mediocridad. La protagonista, la joven y sensual Ana Ozores, es la esposa del regente de la ciudad, un hombre bondadoso, pero mucho mayor que ella. Insatisfecha con su matrimonio y abrumada por el tedio vital, siente atracción espiritual hacia su confesor don Fermín de Pas, que acaba enamorándose de ella. Pero más fuerte es la atracción física hacia don Álvaro Mesía, el dirigente liberal de la provincia, que la persigue sin descanso para aumentar su prestigio como donjuán irresistible. Ana, la única mujer virtuosa que no se ha rendido a sus pies, lucha entre sus inclinaciones amorosas y el cumplimiento de su deber apoyándose en la religión y los consejos de don Fermín para defender su castidad, pero al final cae en los brazos del frívolo y vanidoso don Álvaro, lo que desencadenará la tragedia. Su marido muere tras batirse en duelo con don Álvaro, que huye a Madrid, y ella se queda sola, atormentada por los remordimientos y despreciada por todos los habitantes de la ciudad. Es magistral la caracterización psicológica de los dos protagonistas principales: Ana, que del misticismo cae en el adulterio, y de su confesor, don Fermín de Pas, un hombre culto, elegante e inteligente que encarna la ambición por el poder. En el fondo, la auténtica protagonista es Vetusta, en la que está representada toda la sociedad española de la Restauración. Con ironía crítica, el autor disecciona todos los ambientes, comportamientos y actividades de los distintos estamentos sociales de la ciudad, donde reinan la hipocresía, la ambición, la corrupción, la ignorancia y la inmoralidad. La influencia del medio sobre los personajes ha llevado a algunos críticos a señalar el carácter naturalista de la novela. Junto a Madame Bovary, de Flaubert, y Ana Karenina, de Tolstoi, La Regenta es una de las grandes novelas europeas del XIX que tratan el tema del adulterio. Si Flaubert se muestra despiadado con Emma Bovary, en Clarín se entrevé cierta simpatía por Ana, ejemplo de mujer romántica e idealista que cae en desgracia al no adaptarse a una sociedad mediocre, hipócrita y estúpida. Clarín sigue la orientación espiritualista en su segunda novela, titulada Su único hijo, protagonizada por un hombre mediocre e insatisfecho que desea tener un hijo para alcanzar la inmortalidad a través de él. Escribió también tres novelas cortas y más de setenta cuentos. El más famoso, y quizá el mejor de la época, es ¡Adiós, Cordera!, relato sentimental en el que se exalta la vida rural. 188
  • 184. Pruebas de acceso a la Universidad Pedro Antonio de Alarcón Su obra representa la evolución del estilo romántico (El final de Norma), con influencia del costumbrismo (El sombrero de tres picos), al realista. Con su novela El clavo introdujo el relato policial en nuestro país al estilo de Edgar Allan Poe. Se hizo famoso con las crónicas objetivas y críticas que escribió como periodista en la guerra de África. El escándalo (1875) y El niño de la bola (1878) son novelas de tesis en las que defiende planteamientos ideológicos propios de la moral tradicionalista. Juan Valera Aristócrata liberal y partidario del progreso, fue un refinado narrador interesado por la espiritualidad y partidario del «arte por el arte». Logró su máximo triunfo literario con su primera novela, Pepita Jiménez, publicada por entregas en 1874. El protagonista, Luis de Vargas, es un seminarista que se enamora de la prometida de su padre, una joven viuda de gran belleza. La primera parte, escrita en género epistolar, muestra la lucha interna del protagonista entre sus principios religiosos y su pasión amorosa, que al final se impone a su vocación sacerdotal. El interés por el relato psicológico, la tolerancia liberal, la trama sentimental y la obra bien hecha están presentes en sus novelas siguientes: Las ilusiones del doctor Faustino, Doña Luz, Juanita la Larga. Esta última narra con humor e ironía un tema clásico: el amor entre un hombre mayor y una joven. Elimina de sus novelas tanto cualquier aspecto sórdido y crudo de la realidad como la defensa de cualquier tesis o ideología. José María Pereda Su trayectoria literaria ejemplifica el tránsito del costumbrismo a la novela realista. En sus inicios escribió numerosos cuadros costumbristas (Escenas montañesas, Tipos y paisajes); después, novelas de tesis como El buey suelto y De tal palo tal astilla, que se encuadran dentro de la tendencia conservadora o tradicional; y, finalmente, novelas regionales, como Sotileza (1884) y Peñas arriba (1895), ambas situadas en su tierra natal, Cantabria. En ellas alaba la idílica vida de aldea en detrimento del progreso urbano y muestra su gran habilidad en la descripción de paisajes. Emilia Pardo Bazán Fue una de las figuras más importantes de la vida intelectual de su tiempo y una de las máximas defensoras de Zola en su ensayo La cuestión palpitante (1883), aunque no acepta todas las bases del Naturalismo, del que aplica en sus novelas algunos rasgos, por ejemplo, el objetivismo narrativo y la descripción minuciosa de la realidad, pero refrena la importancia del determinismo, el pesimismo y la complacencia en lo feo y grosero de la realidad. Su novela La tribuna, que narra una huelga en una fábrica bajo el afán documentalista característico del Naturalismo, es la primera novela española que describe el mundo obrero. Amores fatalistas y pasiones violentas se describen en Los pazos de Ulloa y La madre Naturaleza. Algunos de sus personajes aparecen determinados por el ambiente, pero la influencia naturalista es atenuada por sus creencias religiosas y solo afecta a lo estilístico y externo: ambientes degradados, escenas escabrosas, crudas descripciones, episodios violentos, personajes brutales... Tras estas 189
  • 185. Panorama de la literatura española dos novelas, situadas en tierras gallegas, se interesará más por el análisis psicológico en su producción posterior. Fue la primera gran feminista española, como se advierte en su novela Insolación (1889), donde trata asuntos como la distinta moral sexual para hombres y mujeres. Influida por Tolstoi, en su etapa final se orienta hacia el espiritualismo y el simbolismo en novelas como Una cristiana, La prueba, La quimera y La sirena negra. Pardo Bazán también es una brillante escritora de cuentos. A lo largo de su vida escribió más de quinientos sobre los más variados temas: Cuentos de Marineda, Cuentos de amor, Cuentos trágicos... Vicente Blasco Ibáñez Su producción novelística no es fácilmente clasificable. Fue naturalista (se le llamó «el Zola español») en sus novelas valencianas, escritas entre 1894 y 1903: La barraca, Flor de mayo, Cañas y barro, Arroz y tartana. En ellas plasma la vida, los tipos, las costumbres y el paisaje valenciano, junto al carácter rudimentario y primitivo de personajes marcados por el odio, la venganza y la fatalidad. Tras esta primera etapa, publicará novelas de temática revolucionaria y anticlerical (La catedral, La horda, etc.). Se hizo famoso en todo el mundo con narraciones (algunas fueron llevadas al cine) como Sangre y arena, ambientada en el mundo de los toros, y otras cuya temática giraba en torno a la Primera Guerra Mundial: Los cuatro jinetes del Apocalipsis y Mare Nostrum. 7.6. SIGLO XX Tres grandes etapas pueden distinguirse en la historia española del siglo XX: la primera, desde 1900 hasta 1939, abarca el reinado de Alfonso XIII, la Segunda República y la Guerra Civil; la segunda, que se extiende desde 1939 a 1975, es la época de la dictadura franquista; la última etapa arranca con la llamada «transición democrática» (1975-78), período tras el que se instauraría una monarquía parlamentaria y democrática, sistema político que sigue vigente en nuestros días. Desde el punto de vista literario, la primera etapa es la más brillante, pues se sucedieron tres grandes generaciones de escritores, la de 1898, la de 1914 y, finalmente, la de 1927, que justifican que se denomine a este período la Edad de Plata o Segunda Edad de Oro de las letras españolas. En esta época nos encontramos con grandes figuras de nuestra literatura: Miguel de Unamuno, Antonio Machado, Valle-Inclán, Pío Baroja, Federico García Lorca, Pedro Salinas o Luis Cernuda. En las últimas páginas de nuestro estudio trataremos, de modo más sintético y somero, las tendencias, obras y autores principales de la literatura publicada desde la posguerra hasta la actualidad. MODERNISMO Y GENERACIÓN DEL 98 En un sentido amplio, el movimiento modernista es la forma peculiar que adopta en el mundo hispánico la gran crisis espiritual y artística que recorre Europa a finales del siglo XIX y principios del XX. Filósofos, artistas y escritores rechazan el adocenamiento, el utilitarismo y el materialismo de la mentalidad burguesa y sus modos de vida. En el ámbito literario de habla hispana, la protesta contra el mundo burgués y el deseo de renovación frente a la literatura realista cristaliza en dos orientaciones: el Modernismo, entendido en un sentido estricto, y la Generación del 98. Si bien algunos estudiosos los consideran dos manifestaciones de un mismo y amplio movimiento, otros opinan que son movimientos diferentes con características casi opuestas. 190
  • 186. Pruebas de acceso a la Universidad El Modernismo nace en Hispanoamérica y lo introduce en España su máximo representante literario, el nicaragüense Rubén Darío, tras publicar Prosas profanas en 1896, aunque tendrá más éxito en nuestro país la línea intimista que predomina en su siguiente libro: Cantos de vida y esperanza (1905), en el que hay más atención a lo humano que a lo ornamental, lo brillante o lo exótico. Los rasgos más comunes de los escritores modernistas son, entre otros, el ansia de vitalismo, la exaltación del individualismo, la evasión, el cosmopolitismo, la melancolía, la tristeza, el hastío vital y, sobre todo, el deseo de renovación del lenguaje poético buscando la belleza absoluta. Se denomina Generación del 98 a un grupo de escritores y pensadores que tienen aproximadamente la misma edad e inician su carrera literaria en el cambio del siglo XIX al XX, con similares preocupaciones e inquietudes existenciales y sociales. El nombre de esta generación hace mención al año en que se pierden las últimas posesiones ultramarinas: Cuba, Puerto Rico y Filipinas. La pérdida colonial produce en España una crisis nacional y una reacción por parte de un grupo de escritores que protestan contra la negativa situación política, social y económica: corrupción, abusos de la oligarquía y el caciquismo, atraso cultural, paralización mental de los ciudadanos, abulia, falta de valores, desorientación de la juventud, etc. El «desastre de 1898», acontecimiento que origina el nombre de esta generación, agudizó la crisis del sistema político del momento (la Restauración) y se convirtió en un símbolo de la culminación de la decadencia española iniciada tres siglos atrás. A finales del XIX ya palpitaba la preocupación por la regeneración del país en ensayistas como Joaquín Costa, Macías Picavea o Ángel Ganivet (autor de Idearium español, donde estudia con profundidad las causas de la decadencia española), considerados precursores de los noventayochistas. Forman parte de la nómina de esta generación Pío Baroja, Azorín, Ramiro de Maeztu (los tres firmaron un manifiesto en 1901 que se considera el origen del grupo), Miguel de Unamuno, Antonio Machado y Ramón María del Valle-Inclán (estos dos últimos comenzaron como modernistas). En todos ellos es una cuestión central la preocupación por España: ¿cuál es su esencia?, ¿qué hay de permanente en su historia? Encontrarán el alma de España en la austera y espiritual Castilla (poderosa, libre e invencible durante la época medieval) y también en la intrahistoria, esto es, en la vida cotidiana de cientos de hombres y mujeres de los que no se habla en los libros. Se interesarán por la vida de los pueblos, sus gentes y el paisaje castellano, símbolo del alma española y su pasado. Pero también sintieron curiosidad por el pensamiento extranjero (Schopenhauer, Nietzsche); de hecho, fue intenso en los inicios del grupo el anhelo de europeización del país, aunque luego se concentraran más en lo castizo (la esencia, lo auténtico de la nación), revalorizando el paisaje, la historia y la literatura española. También las preocupaciones existenciales son intensas en casi todos los noventayochistas: el sentido de la existencia, la fugacidad de la vida, la angustia por la muerte, etc. Miguel de Unamuno Las obras de Unamuno, genuino representante de la Generación del 98, reflejan su temperamento vehemente, contradictorio, apasionado, y su compleja personalidad, marcada por varias crisis espirituales y la angustia existencial. Sus ensayos giran en torno a dos preocupaciones principales: el tema de España y el sentido de la vida humana. En su primer libro, En torno al casticismo, indaga sobre la esencia del alma castellana, se opone al tradicionalismo y defiende el concepto de «intrahistoria»: la vida cotidiana y silenciosa de millones de hombres cuya labor oscura y diaria constituye la sustancia del progreso de una nación, «la verdadera 191
  • 187. Panorama de la literatura española tradición, la tradición eterna», aunque no aparezcan en los periódicos, los libros o los monumentos. En este libro defiende la «europeización» de España como solución a los muchos males que aquejaban al país, pero a partir de Vida de don Quijote y Sancho (1905), contradiciendo la propuesta anterior, abogará por «españolizar Europa» (por esta época pronunciará su lapidaria expresión «¡Que inventen ellos!»). En Del sentimiento trágico de la vida (1913) y La agonía del cristianismo (1925) plasma sus inquietudes filosóficas y existenciales: su ansia de eternidad, la preocupación por la muerte y el sentido de la existencia, la relación entre Dios y los hombres, el conflicto entre la razón y la fe, etc. Estos asuntos también los traslada a sus novelas. Como la crítica las atacó por no considerarlas novelas, él se inventó un nuevo término: «nivola». Utilizó este nombre por primera vez en Niebla (1914), obra que, además de reflejar su angustia y sus preocupaciones existenciales, plantea el tema de la libertad del individuo. En una escena famosa, el protagonista visita al autor de la novela, Unamuno, quien le revela que no es más que un ente de ficción, una criatura que no puede rebelarse contra el trágico destino que su creador ha decidido para él: el suicidio. El protagonista de San Manuel Bueno, mártir (1933) es un sacerdote que oculta a todos que ha perdido la fe, pero continúa ejerciendo su ministerio ayudando a sus feligreses con amor y abnegación para que ellos sigan creyendo en Dios. Se plantea el tema de la fe y la inmortalidad bajo un nuevo enfoque: el dilema entre una verdad dolorosa y una felicidad ilusoria. Azorín José Martínez Ruiz, más conocido por el seudónimo de Azorín, escribió ensayos, novelas y dramas, además de cientos de artículos periodísticos. Los dos temas principales de su obra son la preocupación por el tiempo y la descripción del paisaje y de los pueblos de España. En ensayos como Los pueblos (1905), La ruta de don Quijote (1905) y Castilla (1912) evoca y exalta líricamente el paisaje castellano, genuino reflejo del alma española, buscando aprisionar el espíritu del pasado. Azorín, como Unamuno, no aborda los grandes hechos, sino que prefiere centrarse en lo intrahistórico. En sus melancólicas y subjetivas descripciones pone su atención en los pequeños hechos de la realidad cotidiana intentando atrapar del fluir inexorable del tiempo lo sustancial de las cosas. Son excelentes también sus ensayos de crítica literaria en los que interpreta desde su personal visión las obras de varios escritores españoles: Lecturas españolas, De Rivas a Larra, Clásicos y modernos, Al margen de los clásicos, etc. El carácter autobiográfico predomina en sus novelas La voluntad (1902), Antonio Azorín (1903) y Las confesiones de un pequeño filósofo (1904). En ellas la acción y la intriga es mínima, pues sigue plasmando, junto a recuerdos de su infancia y su juventud, la descripción de ambientes, tipos y paisajes del país. Su estilo impresionista, muy alabado por la crítica, significó una renovación de la prosa decimonónica. Sus notas más características son la claridad, la sencillez, la brevedad de los períodos, el lirismo emotivo y la riqueza léxica. Sus lentas, minuciosas y detalladas descripciones de las cosas minúsculas son un modelo de precisión del lenguaje. Pío Baroja Fue el principal y mejor novelista del grupo noventayochista. Se doctoró en medicina con una tesis sobre el dolor, aunque ejerció la profesión escasamente un año. Desde su subjetividad pesimista y amarga trató de reflejar en sus novelas la realidad de la sociedad española con 192
  • 188. Pruebas de acceso a la Universidad un estilo personal aparentemente descuidado, pero dinámico, vigoroso y sugestivo. Sus personajes proyectan la visión del autor (influido por Nietzsche): inadaptación, nihilismo, crítica a la sociedad llena de convencionalismos, injusticias y prejuicios que provoca la frustración de los individuos. Baroja clasificó sus novelas (escribió más de setenta) en trilogías. La más pesimista es La raza, compuesta por La dama errante, La ciudad de la niebla y El árbol de la ciencia (1911). Esta última, quizá su mejor novela, narra la vida de Andrés Hurtado, personaje sensible y reflexivo que se vuelve cada vez más antisocial por su desencanto ante la realidad y el país que observa: atraso científico, mezquindad, hipocresía, falta de honradez y valores, sumisión de los pobres ante las injusticias... Su visión negativa y escéptica se reflejan perfectamente en estas palabras de La vida es ansí: «La vida es esto: crueldad, ingratitud, inconsciencia, desdén de la fuerza por la debilidad, y así son los hombres y las mujeres, así somos todos, sí; todo es violencia, todo es crueldad en la vida». Su descontento con la vida y la sociedad aparecen en otras novelas como Camino de perfección o La busca, una radiografía de la cruda realidad y la vida miserable de los ambientes pobres de Madrid. Frente a este tipo de novelas de tipo existencial, escribe otras en las que predomina la acción y la aventura, como Zalacaín, el aventurero y Las inquietudes de Shanti Andía, y los veintidós volúmenes que componen el ciclo titulado Memorias de un hombre de acción (1913-1935), donde relata, a modo de crónica histórica, acontecimientos de la primera mitad del siglo XIX español. Antonio Machado Es uno de los grandes poetas españoles del siglo XX. Sus dos libros de poemas más importantes son Soledades, galerías y otros poemas (1907) y Campos de Castilla (1912). El primero se enmarca dentro del Modernismo intimista, pero se aleja de la imaginería decorativa y el ritmo demasiado sonoro de Rubén Darío. A Machado le interesa profundizar en la expresión de emociones auténticas, que suele plasmar a través de símbolos: la tarde (representa el decaimiento), el agua (a veces simboliza la vida, en otras ocasiones la monotonía y el tedio), la fuente (le recuerda el pasado triste y doloroso), el huerto (representa la ilusión infantil), etc. El tono de los poemas suele ser nostálgico y los temas predominantes son los recuerdos de la infancia y de amores soñados, la juventud perdida, las evocaciones del paisaje (jardines sombríos, otoño melancólico, el ocaso), el problema de la muerte y, sobre todo, el paso del tiempo. Su principal aspiración a lo largo de su trayectoria literaria fue eternizar en sus poemas el momento presente que pasa fugazmente (concebía la poesía como «palabra esencial en el tiempo»). Campos de Castilla (1912) representa plenamente el ideario de la Generación del 98. Machado se aleja del Modernismo, disminuye el intimismo simbolista y se vuelca con la realidad (el paisaje y la gente que lo habita) y los problemas que esta plantea desde una postura de compromiso con la época que le ha tocado vivir («La poesía —afirma por esta época— es el diálogo del hombre, de un hombre con su tiempo»). En los primeros poemas del libro evoca el paisaje castellano constatando con desencanto, pero también con sobria emoción y un hondo patriotismo, la diferencia entre la España gloriosa del pasado y la decadencia actual reflejada en la pobreza de sus habitantes, sus viejos pueblos y sus ciudades ruinosas. En varios poemas denuncia los problemas, las desigualdades e injusticias de la época y critica el atraso y el tedio en el que está inmerso el país. Dedica siete poemas a recordar con nostalgia y tristeza a su esposa Leonor, muerta en plena juventud, y el paisaje soriano. Las composiciones de la sección titulada «Proverbios y cantares» son breves meditaciones, desde su esceptismo religioso, sobre 193
  • 189. Panorama de la literatura española los enigmas del hombre y el mundo. En el libro también se incluye el largo romance «La tierra de Alvargonzález», una historia cainita atroz sobre la maldad humana: dos hermanos asesinan a su padre para quedarse con la herencia; más tarde la envidia y la codicia por la propiedad de la tierra provocan que se peleen y se maten. El enfoque reflexivo, el tono sentencioso y las preocupaciones filosóficas continúan en el poemario Nuevas canciones y en Juan de Mairena, célebre libro en prosa en el que aparecen por primera vez sus dos heterónimos, el que da título al libro, un pensador escéptico, ingenioso y socrarrón, y su discípulo Abel Martín, poeta y filósofo. Ramón María del Valle-Inclán Su obra es sumamente original y de difícil clasificación. Cultivó todos los géneros, pero brilla especialmente en el teatro. En su trayectoria dramática se observa una evolución constante que rompe con el teatro que triunfaba en la época: el humorístico y costumbrista (los hermanos Álvarez Quintero, Carlos Arniches...) y la comedia de salón de Jacinto Benavente, cuyo objetivo principal era complacer al público burgués con una técnica y un tono realistas que reflejan sus modos de vida. Ya en sus primeras obras de influencia modernista, como El marqués de Bradomín y El yermo de las almas, cuyo tema principal es el adulterio, se observa el rechazo de Valle-Inclán al sistema realista de construcción del espacio dramático. Entre 1907 y 1920 escribe dramas ambientados en una Galicia mítica habitada por personajes que viven dominados por pasiones violentas y primarias (crueldad, lujuria, soberbia, despotismo) en una sociedad arcaica y supersticiosa. A este grupo pertenece El embrujado, la trilogía Comedias bárbaras y Divinas palabras. En la época que va de 1920 a 1936 crea el esperpento, considerado un hito fundamental en la historia del teatro contemporáneo. El esperpento es una estética que ofrece una visión trágica y grotesca de la realidad (momento histórico, aspectos sociales, personajes de diversos ámbitos...). La técnica esperpéntica supone una crítica hacia el mundo y la sociedad burguesa, reflejando de forma grotesca, corrosiva y despiadada sus aspectos más degradados e inauténticos. Según la crítica, «los personajes y la realidad se presentan sistemáticamente deformados, exagerando sus rasgos y su comportamiento, con la intención de ofrecer la auténtica verdad». La primera obra del ciclo esperpéntico es Luces de bohemia (1924), drama en el que el poeta ciego Max Estrella y don Latino de Hispalis recorren, a lo largo de una noche, diferentes calles y escenarios de Madrid, espejo deforme de una España miserable, cruel, opresiva y empobrecida. En su obra narrativa se percibe también una evolución. Las primeras obras, Sonatas (de otoño, de estío, de primavera, de invierno) y Flor de santidad, se vinculan con la corriente modernista por la sensualidad y la musicalidad con las que evoca melancólicamente un mundo arcaico y aristocrático. Tras la trilogía de transición titulada La guerra carlista, aplicará la estética esperpéntica a su producción narrativa a partir de Tirano Banderas (1926), novela magistral que narra la caída y degradación de un dictador hispanoamericano. NOVECENTISMO Y VANGUARDISMO Novecentismo Se agrupa bajo el nombre de Novecentismo o Generación del 14 a un conjunto de escritores que suceden a los de la Generación del 98. Aunque sus preocupaciones vitales y 194
  • 190. Pruebas de acceso a la Universidad sociales son parecidas (por ejemplo, el problema de la regeneración española), los escritores novecentistas tienen unos rasgos comunes que los diferencian de los noventayochistas: sólida formación universitaria, preferencia por la cultura urbana, apuesta por el europeísmo (frente al casticismo), predominio de la actitud intelectual y objetiva, rechazo de la tradición romántica, mayor interés en la depuración del lenguaje y alejamiento de la subjetividad, del sentimentalismo y del tono apasionado de algunos escritores de la generación anterior. Los novecentistas abogan por lo apolíneo (equilibrio, armonía, serenidad, claridad racional) frente a lo dionisiaco (desmesura, irracionalismo, pasión, vitalismo salvaje). Los principales escritores novecentistas son ensayistas (Ortega, D’Ors, Marañón) y novelistas (Ayala, Miró) que alcanzan su plenitud a partir de 1914 con un estilo basado en la pulcritud (palabra clave del momento), la armonía, la claridad, el orden y la sobriedad. Incluimos en este apartado a un gran poeta, Juan Ramón Jiménez, preocupado como los anteriores por el arte puro, la depuración del lenguaje y el rigor estético («la obra bien hecha»), aunque en realidad la personalísima obra de este autor es difícil encasillarla en cualquier movimiento o grupo. Juan Ramón Jiménez Juan Ramón, figura capital de la lírica española y Premio Nobel de Literatura en 1956, es el ejemplo ideal del poeta dedicado por entero a su obra, que reelabora constantemente en una búsqueda obsesiva de perfección. En su trayectoria poética se observa una evolución desde un Modernismo inicial hasta nuevas formas cada vez más personales. La huella de Bécquer y Darío está presente en las primeras obras: Arias tristes, Jardines lejanos, Elegías, La soledad sonora... Los rasgos comunes de esta etapa inicial, que él mismo llamó «sensitiva», son el decadentismo, el esteticismo, el simbolismo, lo sensorial, la sonoridad y la atmósfera de nostalgia y melancolía. La segunda etapa comienza con la publicación en 1916 de Diario de un poeta recién casado, libro con el que Juan Ramón abandona «los ropajes modernistas» en busca de una poesía pura, desnuda de artificio, que exprese la realidad profunda y esencial de las cosas a través de la palabra exacta. Rompe, para ello, con la lírica tradicional, introduce el verso libre y elimina lo anecdótico para concentrarse en lo conceptual y lo emotivo. El autor encuentra en el mar el símbolo perfecto del eterno presente y la belleza absoluta que siempre anheló. La sed de conocimiento preside esta segunda época, que él llamó «intelectual». La publicación en 1922 de su Segunda antología poética (reelabora su poesía anterior) tendrá gran influencia en los poetas del 27. Desarrolla en el exilio la tercera etapa, llamada «suficiente» o «verdadera» (La estación total, Dios deseado y deseante, En el otro costado). Es una poesía difícil, abstracta, transida de misticismo, en la que el autor depura al máximo el lenguaje en su búsqueda incesante de plenitud absoluta y eternidad. Novelistas: Pérez de Ayala, Gabriel Miró Las primeras novelas de Ramón Pérez de Ayala son de tipo realista e incorporan muchos elementos autobiográficos y preocupaciones similares a los noventayochistas. Luego evoluciona hacia un tipo de novela más intelectual, cuyo mejor ejemplo es Belarmino y Apolonio (1921), donde aborda temas universales como el sentido de la existencia, la soledad, el amor y la confrontación entre el hombre vitalista y el pensador. En la novela mencionada, y en otras como Los trabajos de Urbano y Simona (1923) o Tigre Juan (1926), emplea técnicas narrativas innovadoras como el perspectivismo y el contrapunto. 195
  • 191. Panorama de la literatura española En la producción narrativa de Gabriel Miró, el estilista más virtuoso de su generación y de toda la narrativa española, predomina la minuciosa descripción de sensaciones, ambientes y paisajes con una prosa sensual, lenta y repleta de metáforas y rica adjetivación. Su primera novela larga, Las cerezas del cementerio (1910), presenta una situación que repetirá a menudo: el protagonista es un joven sensible cuyo impulso hacia la belleza y el amor choca con la cruel y mezquina realidad. Sus dos novelas más famosas, Nuestro Padre San Daniel y El obispo leproso (continuación de la anterior), están ubicadas en Oleza, trasunto literario de Orihuela, cuyo ambiente clerical cerrado y represivo dirige la vida de sus habitantes y frustra la felicidad de la pareja protagonista. Wenceslao Fernández Flores, novecentista escéptico e insatisfecho con las convenciones sociales y las flaquezas humanas, escribió novelas llenas de humorismo e ironía: Volvoreta, El secreto de Barba Azul, Las siete columnas (1926), donde muestra que el mundo se sustenta en los pecados capitales, y El bosque animado, deliciosa narración que refleja el ambiente rural y natural gallego combinando perfectamente lo mágico y lo poético. El intelectualismo y la reducción al mínimo del argumento aparecen en la etapa novecentista de Benjamín Jarnés, autor de novelas interesantes como El profesor inútil y Locura y muerte de Nadie, entre otras. ENSAYISTAS Intelectuales y pensadores novecentistas de diferentes áreas (filosofía, medicina, historia, política...) utilizaron el ensayo como género idóneo para divulgar sus ideas. Su tono objetivo y reflexivo los diferencia del irracionalismo subjetivo de los noventayochistas. Ortega y Gasset, considerado el mejor filósofo español del siglo XX, es el máximo representante del ensayo novecentista. Preocupado por la regeneración del país, reivindicó el europeísmo frente al casticismo noventayochista. En España invertebrada (1921) denuncia el aislamiento de nuestro país y afirma que la decadencia española es consecuencia de la fragmentación de las clases sociales, la disgregación nacional por los separatismos, la indisciplina de las masas y el odio de estas a los mejores. En su ensayo La rebelión de las masas propone la formación de una minoría selecta de individuos que se impongan al hombre-masa (adocenado, sin ideales, que solo desea una vida fácil y ser como «todo el mundo», sin diferenciación) y dirijan a España hacia un futuro mejor. Otras dos ideas clave de su pensamiento, desarrolladas en El tema de nuestro tiempo (1923), son el perspectivismo («cada vida es un punto de vista sobre el universo») y la razón vital: la realidad no es lo que el «yo» en estado puro piensa, sino la relación del «yo» con las circunstancias personales y del entorno concreto en el que vive; como dijo en Meditaciones del Quijote, «yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo». En 1925 publica La deshumanización del arte, donde analiza las características de los movimientos vanguardistas, e Ideas sobre la novela, breve ensayo en el que propone a los narradores que disminuyan su interés por la realidad social y el argumento «humano» (emociones, sentimiento, anécdotas...) en pro de lo imaginativo, lo intelectual y la perfección estilística y estructural. Lo importante no es ser verosímil, sino provocar en el lector el goce estético «puro». Su teoría novelística influyó en algunos de los mencionados arriba (especialmente en Pérez de Ayala y Benjamín Jarnés). Eugenio D’Ors fue quien acuñó el término «novecentismo» e impulsó dicho movimiento en Cataluña. En su producción destaca su Glosario, conjunto de artículos breves e ingeniosos publicados en la prensa sobre la actualidad española y europea. Defendió que el público 196
  • 192. Pruebas de acceso a la Universidad tuviera una educación estética y apuesta por los valores clásicos: equilibrio, armonía, orden. Es muy interesante su ensayo sobre arte titulado Tres horas en el Museo del Prado (1922). Temas como la preocupación por el problema de España, la historia, la crítica literaria, etc., están presente en otros ensayistas de esta generación: Salvador de Madariaga, Gregorio Marañón, Américo Castro, Sánchez Albornoz, etc. VANGUARDISMO Tras la Primera Guerra Mundial se extienden por Europa movimientos de vanguardia de carácter revolucionario y rebelde: Futurismo (es el único que nace antes del conflicto bélico), Dadaísmo, Expresionismo, Cubismo, Creacionismo, Ultraísmo, Surrealismo... Tienen en común el antitradicionalismo, es decir, la ruptura con el arte que se había realizado hasta entonces, y el afán de experimentación con nuevas formas de expresión e incluso nuevos temas (el mundo moderno, la máquina, la ciudad). Se ha dicho también que este nuevo arte es puro y deshumanizado, es decir, al contrario que la tradición decimonónica, que invitaba a valorar en sus obras lo real y lo humano (las emociones humanas, los temas e historias de tipo realista), ahora se invita a apreciar la calidad formal, la voluntad de estilo y el placer estético, lo que significa que será también un arte hermético y minoritario. Casi todos los movimientos vanguardistas tuvieron una duración efímera y escasa repercusión, a excepción del Surrealismo. Esta corriente literaria y pictórica se alejó de la lógica habitual proclamando la libertad absoluta del creador: escritura automática, aparición de lo onírico y el mundo del subconsciente, uso del verso libre, creación de imágenes visionarias (asociaciones metafóricas arbitrarias y casi incomprensibles), etc. Los tres movimientos vanguardistas más importantes en España son el Ultraísmo, el Surrealismo, que influyó en varios poetas de la Generación del 27, y el Creacionismo, inventado e introducido en nuestro país por Vicente Huidobro, poeta chileno que proclama que la obra literaria es totalmente autónoma del mundo («el arte no debe imitar ni traducir la realidad»). Ramón Gómez de la Serna Este prolífico escritor es el principal introductor y difusor del Vanguardismo en España desde su revista Prometeo y su tertulia del Café Pombo en Madrid. Su aportación más original y famosa son las greguerías, frases breves en las que define de modo ingenioso y creativo cualquier elemento de la realidad combinando el uso de la metáfora insólita con el humor («Los mapas tienen venas de sangre azul», «Los tornillos son clavos peinados con raya en medio», «La T es el martillo del abecedario»). GENERACIÓN DEL 27 La conmemoración en 1927 del tricentenario de la muerte de Luis de Góngora reunió en Sevilla a un grupo de escritores y artistas que le realizaron un homenaje y reivindicaron su poesía. Este acto se aprovechó para bautizar a una nueva generación integrada fundamentalmente por poetas. Los más importantes son Pedro Salinas, Jorge Guillén, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Gerardo Diego, Rafael Alberti y Dámaso Alonso. Aunque algunos críticos prefieren denominarla «Generación del 25» (por ser el año en que publican varios sus primeros libros), «de la amistad» (casi todos son amigos que viven o se 197
  • 193. Panorama de la literatura española reúnen en la Residencia de Estudiantes de Madrid y publican en las mismas revistas), «de Guillén-Lorca» (entre el primero, que es el mayor, y Lorca, el más joven, solo hay nueve años de diferencia), «de los poetas profesores» (casi todos se dedicaron a la docencia), «de la Vanguardia» (por la influencia de dicho movimiento), etc., se ha consolidado el marbete «Generación del 27». Los poetas del 27 reciben el influjo del Vanguardismo (especialmente del Surrealismo, del Creacionismo y del Ultraísmo, arriba comentados), de la teorización estética de Ortega en su libro La deshumanización del arte (antirromanticismo, antirrealismo, autonomía del arte, experimentación, búsqueda del puro placer estético en el poema, etc.) y de Juan Ramón Jiménez, sobre todo desde que publicara una antología de su poesía en 1922 y se orientará hacia una poesía depurada, esencial, alejada de la anécdota biográfica y dirigida a un público elitista y minoritario. Pero a la vez heredan formas y temas tanto de la lírica popular (Romancero y Cancionero tradicional) como de la lírica culta. Admiran a Garcilaso de la Vega, Jorge Manrique, Quevedo, Bécquer y Darío, entre otros. Veneran especialmente a Góngora por sus originales metáforas y su concepción de un lenguaje poético nuevo en el que el culto por la imagen y la belleza está por encima de todo. Con el paso del tiempo evolucionaron hacia una poesía más preocupada por lo humano y lo social (es la llamada rehumanización). Después de la Guerra Civil, el grupo se disgrega y cada uno sigue su rumbo personal y poético. Pedro Salinas En sus primeros libros, bajo la influencia de la poesía pura y vanguardista, escribe poemas sobre elementos del mundo moderno y urbano: la bombilla eléctrica, los semáforos, el cine, la máquina de escribir, los radiadores, etc. Sus dos obras más importantes, gracias a las cuales está considerado el gran poeta contemporáneo del amor, son La voz a ti debida (1933) y Razón de amor (1936). En estos poemarios el yo poético busca la realidad esencial y profunda de la amada y de las relaciones amorosas más allá de las anécdotas, las simples apariencias o los rasgos externos. El amor no es descrito como sufrimiento o frustración, sino como una fuerza poderosa que da plenitud, alegría y sentido a la vida y al mundo. En Largo lamento se centra en la parte menos luminosa del amor: la desilusión y la tristeza tras la ruptura. Después de la guerra, en el exilio, escribe libros en los que a menudo aborda problemas de su tiempo (por ejemplo, en el poema Cero protesta por el horror provocado por la bomba atómica). Jorge Guillén Es la figura más representativa de la poesía pura, entendiendo por tal la que busca el nombre exacto de las cosas, lo esencial y lo permanente, haciendo abstracción de lo anecdótico y lo circunstancial. Inició en 1928 su primer gran libro, Cántico, que fue ampliado hasta 1950. El tema principal es el gozo del ser ante la perfección del mundo y la hermosura de la vida. Para Guillén, el paraíso está en la vida, en el presente, y «el mundo está bien hecho» (en sus poemas suele cantar el esplendor de la primavera, la dicha del amor o el luminoso mediodía). Aunque no desaparece del todo su optimismo vital y la exaltación de la belleza, en Clamor (1957-1963) predomina, por una parte, la protesta contra los aspectos negativos presentes en el mundo de los hombres (la miseria, el desorden, las injusticias, la opresión, las guerras) y, por otra, la preocupación por el paso del tiempo y la muerte. 198
  • 194. Pruebas de acceso a la Universidad Gerardo Diego Cultivó simultáneamente, durante su primera etapa, poemas de orientación vanguardista y de línea clásica o tradicional. El influjo ultraísta y creacionista es intenso en Imagen (1922) y Manual de espumas (1924): verso libre, supresión de signos de puntuación, innovaciones tipográficas, imágenes insólitas y sorprendentes... En Soria (1924) y Versos humanos (1925) se vuelca hacia una poesía humanizada y clásica tanto en las formas (sonetos, romances) como en los temas: el amor, la reflexión personal, el paisaje soriano o el anhelo de espiritualidad, como refleja en su conocido soneto El ciprés de Silos. Tras la guerra, cultiva una poesía predominantemente clásica, de brillantes imágenes y gran perfección formal. Rafael Alberti Su trayectoria poética cubre todas las vertientes poéticas desarrolladas por la Generación del 27: neopopularismo, gongorismo, surrealismo, clasicismo. La lírica tradicional inspira Marinero en tierra (1924), poemario en el que añora el mar y su tierra natal gaditana. Alberti funde el barroquismo gongorino y el vanguardismo en Cal y canto, libro que contiene poemas sobre el mundo moderno: un billete de tranvía, un portero de fútbol, ascensores, hoteles, etc. La huella surrealista es profunda en el angustioso y desolador Sobre los ángeles (1929): el yo poético, expulsado de un «paraíso perdido», vaga por un mundo vacío y absurdo acosado por ángeles que simbolizan fuerzas extrañas y negativas como la crueldad, la desesperanza o la muerte. En la década de los años 30 escribe sobre sus preocupaciones sociales y políticas en El poeta en la calle (concibe la poesía como un arma más de combate), De un momento a otro o Entre el clavel y la espada, donde ataca al capitalismo, defiende a los oprimidos y promueve la revolución. Terminada la Guerra Civil, sigue escribiendo profusamente en el exilio poesías en las que refleja especialmente su añoranza de España y su situación de desterrado. Luis Cernuda Este poeta solitario, rebelde e inadaptado reunió, a partir de 1936, toda su producción lírica bajo el sugestivo rótulo de La realidad y el deseo. El título expresa bien la esencia de toda su poesía y su vida: la tensión entre sus deseos (de libertad, de belleza, de amor, de felicidad, de pureza) y la realidad, que los frustra («todos los sueños son irrealizables en este mundo» ya que «la realidad los aventa como lo que son: humo»). La influencia surrealista y romántica es profunda en Un río, un amor y Los placeres prohibidos, que contiene bellos e intensos poemas de amor (ejemplo máximo es el poema que comienza así: «Si el hombre pudiera decir lo que ama»). Su voz personal, caracterizada por el análisis introspectivo de sus experiencias pasadas y su sentir dolorido por su inadaptación al mundo, ya se observa en Donde habite el olvido (1932-33). En Invocaciones incluye el poema Soliloquio del farero, un hermoso canto a la soledad. Tras el destierro, el tono amargo, desarraigado y nostálgico tiñe sus siguientes obras: Las nubes, Como quien espera el alba, Vivir sin estar viviendo, Desolación de la quimera. Tratan de la añoranza del desterrado, la infancia, la angustia por la fugacidad del tiempo, la proximidad de la muerte, la reflexión sobre su vida y sobre la historia de España… Lo hace con un estilo cada vez más próximo al lenguaje hablado, coloquial, alejado de la rima y las imágenes brillantes. También es autor de un hermoso libro de prosa poética, Ocnos, evocación nostálgica de su niñez y juventud en Sevilla. 199
  • 195. Panorama de la literatura española Dámaso Alonso Aunque su producción poética antes de la guerra no es muy relevante, le cabe el mérito de haber descubierto a sus compañeros el significado artístico de Góngora con un estudio sobre su poesía y la edición crítica, en 1927, de las Soledades (las «tradujo» a un lenguaje comprensible). Tras la guerra, publica su obra cumbre, Hijos de la ira (1944), poemario desgarrado, lleno de angustia y cólera por el dolor que le provoca la contemplación de un mundo injusto y cruel. El libro marcó un cambio de rumbo en la lírica del momento, iniciando la tendencia llamada «poesía desarraigada», caracterizada por el malestar y la protesta ante la injusticia social. Federico García Lorca Escribió con pasión y extraordinaria calidad poesía y teatro desde su juventud hasta su temprana muerte por fusilamiento en 1936. Los temas principales de su poesía (y de su teatro) son la frustración, el destino trágico, el amor imposible, la libertad destruida y la muerte inevitable. En Poema del cante jondo rinde homenaje al folclore de su amada «Andalucía del llanto» con composiciones populares (soleares, saetas...) que expresan dolor y muerte. Los gitanos y su mundo mítico lleno de misterio y pasiones exaltadas (amor, vitalismo, violencia, fatalismo, venganza) son los protagonistas de su célebre Romancero gitano, donde mezcla magistralmentre lo popular, lo culto y lo vanguardista. Influido por el surrealismo escribe, entre 1929 y 1930, Poeta en Nueva York, una dura protesta contra la civilización moderna y mecanizada por su materialismo, su insolidaridad y su degradación. Lo épico y lo elegíaco se funden en LLanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías para expresar su dolor por la muerte de su amigo torero. En cualquiera de los libros citados podemos encontrar las características más relevantes de su estilo: sugerente musicalidad, potente expresividad, rica adjetivación y brillantes imágenes, a veces difíciles de interpretar. Lorca, junto a Valle-Inclán, es el otro gran renovador del teatro español contemporáneo. Su trayectoria dramática se inicia con El maleficio de la mariposa (1919), emparentada con el teatro modernista, y termina con La casa de Bernarda Alba (1936), una de las obras cumbres del teatro español del siglo XX. Entre ellas escribe Mariana Pineda, drama sobre la heroína de Granada que fue ajusticiada por bordar una bandera liberal, varias farsas (como Los títeres de Cachiporra o La zapatera prodigiosa) y dos obras surrealistas de difícil representación, Así que pasen cinco años y El público. Sus tres obras maestras son las tragedias rurales Bodas de sangre, Yerma y La casa de Bernarda Alba, protagonizadas por mujeres que se enfrentan a las convenciones sociales, la moral tradicional o la autoridad para poder realizar sus deseos (de libertad, de amor, de maternidad). Sus aspiraciones de realización personal siempre acaban frustradas trágicamente. Vicente Aleixandre Crea una poesía personal que aprovecha, en su primera etapa, características del movimiento surrealista: imágenes oníricas y visionarias (metáforas atrevidas, irracionales, difíciles), enumeraciones caóticas, uso del versículo y discurrir poético que no se ajusta exactamente al discurso lógico (aunque sin llegar nunca a la escritura automática). Ante una sociedad que limita los impulsos naturales del ser humano, la voz poética de Espadas como labios y Pasión 200
  • 196. Pruebas de acceso a la Universidad de la tierra refleja su deseo de fundirse amorosamente con la naturaleza. En La destrucción o el amor la fusión entre los amantes es vista como una muerte liberadora y transformadora que conduce a una vida más auténtica y profunda entre ellos. En su segunda etapa, a partir de 1945, se aleja del pesimismo de sus primeros libros y su estilo se hace más claro. La solidaridad con los demás seres humanos, la compasión ante la angustia de sus semejantes y el deseo de comunicarse y fundirse con ellos son los temas principales de Historia del corazón (1954), libro que intensifica la rehumanización de su lírica e influirá en los llamados poetas sociales. Su poesía se torna más meditativa, serena y conceptual en Poemas de la consumación (1968) y Diálogo del conocimiento (1974), obras de su etapa final en las que establece la dicotomía entre saber (se asocia a la vejez, a experiencia y recuerdo, también a la muerte) y conocer (lo vincula a la juventud, a amar, mirar, buscar, crecer, ignorar). Le fue concedido el premio Nobel de Literatura en 1977; con este galardón se honraba también al espléndido grupo literario al que Aleixandre perteneció. Miguel Hernández Su obra está a caballo entre la Generación 27 y la del 36. Su padre lo obligó a salir del colegio para que lo ayudara con el rebaño, pero su deseo de aprender hizo que se formara de manera autodidacta. Su hermético y formalista Perito en lunas (1933) se inscribe en la línea del neogongorismo de los poetas del 27, con algunos de los cuales (Alberti, Aleixandre) se relaciona una vez que se establece en Madrid, decidido a triunfar como poeta. Allí entabla amistad con Pablo Neruda, quien le influirá en su evolución ideológica, alejándolo del catolicismo inicial. Su primer gran libro, El rayo que no cesa (1936), está formado principalmente por sonetos que tratan sus tres grandes temas, el amor, la vida y la muerte, entrelazados con extraordinaria maestría. En esta obra el amor apasionado irrumpe en su pecho como una gran fuerza primitiva que lo desgarra y atormenta al no poder satisfacer con la amada su gran deseo de posesión. El libro incluye al final su célebre Elegía a Ramón Sijé, un canto a la vez rabioso y melancólico dedicado a la memoria de un amigo de su Orihuela natal. El poeta intimista del libro anterior se convierte al comenzar la Guerra Civil en «poeta soldado» (se alista al bando republicano) con Viento del pueblo (1937), libro con el que inicia su andadura por la poesía de carácter social, comprometida y solidaria con el pueblo humilde. Abandona el tono épico y combativo en El hombre acecha (1938-39), poemario que refleja la crueldad humana, los males (odio, violencia, destrucción, muerte) que han provocado la guerra y la compasión con sus semejantes ante tanto sufrimiento. Al finalizar la guerra escribe, mientras peregrina por varias cárceles, Cancionero y romancero de ausencias. Aunque pervive el recuerdo doloroso de la guerra, deja de volcarse en el exterior para centrarse de nuevo en el amor a su esposa y sus propias penas: el dolor por la muerte de su primer hijo, la angustia por la separación de su familia y su falta de libertad. Morirá de tuberculosis en la cárcel de Alicante en 1942 con tan solo treinta y un años. LA LITERATURA DESDE 1939 HASTA NUESTROS DÍAS Al finalizar la contienda en 1939, el panorama cultural es desolador. Guerra y régimen dictatorial rompen la continuación del espléndido periodo literario anterior. Algunos han muerto (Unamuno, Antonio Machado, Lorca) y muchos se exilian (Salinas, Alberti, Cernuda, Juan Ramón, etc.). La censura impuesta por el régimen será un gran obstáculo para la liber201
  • 197. Panorama de la literatura española tad de expresión y de creación (afectó especialmente al teatro). Tras la muerte de Franco y la instauración de la monarquía constitucional, la censura será eliminada y se recuperan todas las libertades democráticas. La poesía: tendencias, autores y obras más relevantes En la década de 1940 conviven en España, dentro de la llamada «Generación del 36», dos grandes tendencias de signo distinto: la «poesía arraigada» y la «poesía desarraigada». Los poetas arraigados se agrupan en torno a las revistas Escorial y Garcilaso, subvencionadas por el régimen franquista. Escriben una poesía serena y clara en la que prima el orden y la perfecta factura, las formas métricas clásicas (sonetos, tercetos, décimas), el tono íntimo, la musicalidad y los temas tradicionales como el amor, el paisaje, el arte, la fe religiosa y lo heroico (sienten nostalgia por el esplendoroso pasado del imperio español). Sus principales representantes fueron José García Nieto, Leopoldo Panero, Luis Rosales y Dionisio Ridruejo (algunos de ellos, afines al principio al régimen franquista, evolucionarán hacia una postura poética distinta). En 1944, tras la publicación de Hijos de la ira, de Dámaso Alonso, y la fundación de la revista leonesa Espadaña, surge la poesía desarraigada, preocupada por el dolor humano y totalmente opuesta a la anterior. Los poetas desarraigados —casi todos publican en Espadaña— expresan con un tono violento y desgarrado su angustia existencial y su malestar ante las consecuencias de la guerra y la amarga realidad circundante. Destacan dentro de esta tendencia Victoriano Crémer, Rafael Morales y Eugenio de Nora, así como, aunque con matices, las primeras obras de Blas de Otero, Carlos Bousoño, José Hierro y José María Valverde. Otras dos orientaciones poéticas se desarrollaron durante la década de los cuarenta: el postismo, que propone continuar la poética surrealista (Carlos Edmundo de Ory) y la poesía sensual y barroca del grupo cordobés Cántico (compuesto, entre otros, por Ricardo Molina y Pablo García Baena). Casi todos los poetas desarraigados evolucionarán durante los años cincuenta hacia la poesía social. Abandonan el intimismo y la subjetividad, pues ahora interesa sobre todo acercarse al hombre de la calle, reflejar sus problemas y denunciar las desigualdades sociales, las injusticias y la falta de libertades. Vuelve a ser central el tema de España: su protesta ante los males que afectan al país, su inconformismo y su dolor ante la situación dramática nacional no son incompatibles con su amor a la patria y su esperanza en un futuro mejor. Conciben la poesía como un vehículo de comunicación que debe llegar a todos («a la inmensa mayoría», como dice Blas de Otero), lo que implica la primacía del contenido sobre la forma y la búsqueda de un lenguaje sencillo y directo. Pretenden despertar la conciencia de los individuos y cambiar la sociedad (como dice Gabriel Celaya, «la poesía es un instrumento, entre nosotros, para transformar el mundo»). Las dos obras más significativas son Pido la paz y la palabra, de Blas de Otero, y Cantos iberos, de Gabriel Celaya. Otros títulos interesantes corresponden a poetas antes mencionados: Nuevos cantos de vida y de esperanza, de Victoriano Crémer; España, pasión de vida, de Eugenio de Nora; Quinta del 42, de José Hierro; Canción sobre el asfalto, de Rafael Morales, y Noche del sentido, de José Hierro. Por las mismas fechas que publican las obras mencionadas los poetas sociales, inicia su andadura una nueva promoción, la llamada «Generación del 50». Los que la integran se consolidan como poetas durante la década de los sesenta. Los más relevantes son, entre otros, Ángel González (Grado elemental), Jaime Gil de Biedma (Poemas póstumos), Claudio Rodríguez (El don de la ebriedad, Alianza y condena), José Angel Valente (La memoria y los 202
  • 198. Pruebas de acceso a la Universidad signos), Carlos Barral, José Agustín Goytisolo y Francisco Brines. Con ellos se acaba la poesía de la posguerra. Este nuevo grupo poético entiende la poesía como un medio de conocimiento y expresión de su realidad íntima. Los escritores plasman en el poema sus experiencias personales y sus emociones, lo que propicia que las comprendan más profundamente. Vuelve la preocupación por el ser humano concreto, por su interioridad, por lo existencial, pero sin ningún patetismo. Los temas más frecuentes son el paso del tiempo, el amor y el erotismo, la soledad, la nostalgia por la infancia y la adolescencia perdida, la amistad y la familia. Ponen su atención de modo especial en lo cotidiano, muchas veces desde un punto de vista irónico y escéptico no exento de tristeza. Emplean un lenguaje natural, sobrio, preciso, que adopta a menudo un tono conversacional (el poeta suele dirigirse a un interlocutor: la amada, Dios, el propio poeta, un personaje ficticio). Con el paso del tiempo, cada uno de los novísmos sigue su camino personal. En los años setenta surge una nueva promoción de jóvenes poetas que huyen del realismo, los temas sociales y la estética precedente. Buscan la renovación del lenguaje poético en una constante experimentación. Los nuevos poetas son denominados «novísimos», porque algunos de ellos aparecen en la célebre antología publicada en 1970 por José María Castellet titulada Nueve novísimos poetas españoles. Dos de las figuras más relevantes del grupo publicaron su primer libro a finales de los sesenta: Pere Gimferrer (Arde el mar) y Guillermo Carnero (Dibujo de la muerte). Abrieron el camino a los demás, entre los que destacan José María Álvarez, Leopoldo María Panero, Antonio Carvajal, Martínez Sarrión y Antonio Colinas. Constituyen un nuevo vanguardismo en el que la libertad creativa y formal es absoluta. Usan el verso libre, adoptan elementos surrealistas (imágenes visionarias, escritura automática, asociaciones libres, ausencia de puntuación y mayúsculas) e introducen el collage (incluyen versos de otros poetas, canciones, recortes de periódicos, frases publicitarias). El esteticismo, lo decadente, el exotismo, lo urbano, el cosmopolitismo (muchos sienten especial devoción por Venecia), el barroquismo y la inclusión de elementos propios de la nueva sociedad de consumo (tebeos, películas, canciones) son otros rasgos frecuentes en sus poemas. El más común es el llamado culturalismo, entendiendo por tal la abundancia de referencias culturales de todo tipo; para ello emplean a menudo el monólogo dramático (consiste en contar anécdotas o historias desde la voz de un personaje histórico o ficticio). A partir de 1975 decae el interés por el experimentalismo y aparecen muchos nombres nuevos en el panorama poético. Es bastante difícil decidir cuáles son los más destacados por la falta de perspectiva histórica. También siguen publicando muchos de los citados anteriormente, sobre todo de la década de los sesenta y setenta, como José Hierro, Ángel González, Valente o Gimferrer, cada uno con su particular evolución y estilo personal. El pluralismo es la nota predominante de un periodo que llega hasta nuestros días, pues no hay ninguna tendencia que de modo claro se haya impuesto a las demás, aunque sí se aprecia en general de nuevo el interés por la realidad cotidiana, íntima y personal con un tono reflexivo y casi coloquial (Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes o Carlos Marzal, tres representantes de la llamada «poesía de la experiencia») o elegíaco (Francisco Brines, Eloy Sánchez Rosillo). Pero se observan múltiples corrientes poéticas: la clasicista, la surrealista, la neobarroca, la neopurista, el neoconceptualismo, el neorromanticismo, etc. Además de los mencionados, en las múltiples antologías que se han publicado en los últimos años suelen repetirse ciertos nombres: Ana Rosseti, Juan Luis Panero, Aníbal Nuñez, Miguel D’Ors, Jenaro Talens, Luis Alberto de Cuenca, Luis Antonio de Villena, Blanca Andreu, Vicente Gallego, etc. 203
  • 199. Panorama de la literatura española La novela: tendencias, autores y obras más relevantes El arranque de la novela valiosa tras el fin de la Guerra Civil se inicia con la publicación de La familia de Pascual Duarte (1942), de Camilo José Cela, y Nada (1944), de Carmen Laforet. Ambas pertenecen a la tendencia más importante de los años cuarenta: la novela realista existencial, caracterizada por una visión pesimista y desoladora de la realidad. La novela de Cela, duro relato de la vida desgraciada de un campesino extremeño, inaugura el denominado «tremendismo», corriente literaria que plasma con un tono agrio y descarnado los aspectos más crudos y miserables de la realidad (brutalidad, crímenes, horror...). La novela existencialista Nada relata el desengaño e insatisfacción de una joven que se ha trasladado a Barcelona a vivir con unos familiares. Allí se encuentra con un ambiente opresivo que retrata bien el desmoronamiento de la sociedad española de la posguerra: hambre, suciedad, atmósfera asfixiante, odio, tristeza, miseria. En esta década comienzan a publicar sus primeras novelas otras tres grandes personalidades de la novela española de la segunda mitad de siglo: Miguel Delibes, Ana María Matute y Gonzalo Torrente Ballester. Otra novela existencialista interesante (pero escrita en la década siguiente) es la sobrecogedora Con la muerte al hombro, de José Luis Castillo-Puche. En la década de los cincuenta la tendencia predominante es la conocida como realismo social. En esta época los narradores denuncian con dureza la injusticia, la pobreza y la desigualdad de clases. El protagonista ahora es la colectividad o individuos representativos de la sociedad: obreros, campesinos, burgueses, habitantes de los suburbios... El tema principal es la propia sociedad española, la soledad individual y colectiva, la división provocada por la guerra, el abismo profundo abierto entre pobres y ricos, entre campo y ciudad, entre vencedores y vencidos. La colmena (1951), de Cela, es la precursora de la novela social. A través de secuencias narrativas y costumbristas, su autor plasma la vida gris y mediocre de múltiples personajes de la sociedad madrileña de posguerra, hundida en la miseria material y moral. Otros títulos significativos son La noria, de Luis Romero (describe un día en la vida de Barcelona a través de más de treinta personajes, con especial preocupación por los más desfavorecidos), Los bravos, de Fernández Santos (refleja la dura vida del campo) y La mina, de López Salinas. Hay que resaltar también El Jarama (1956), de Rafael Sánchez Ferlosio, novela que muestra la vida anodina de un grupo de jóvenes que pasan juntos un domingo de verano. La importancia de la novela radica en que inicia el llamado objetivismo o neorrealismo, cuya característica principal es la presentación de la realidad por parte del narrador sin emitir juicios de valor y sin reflejar directamente la psicología interna de los personajes. Otros narradores interesantes de esta época son Ignacio Aldecoa, García Hortelano, Juan Goytisolo, Carmen Martín Gaite, Caballero Bonald, Alfonso Grosso y los ya mencionados Miguel Delibes y Ana María Matute (Fiesta del noroeste, Pequeño teatro). En los años sesenta y hasta 1975 aproximadamente, aunque no se abandona completamente la crítica y la preocupación social, prima la experimentación. El argumento pierde importancia, surgen nuevas formas de puntuación y tipografía, el lenguaje es más barroco y se emplean nuevas técnicas como el contrapunto (acciones paralelas), el perspectivismo (puntos de vista distintos sobre la realidad) y el monólogo interior (transcripción del pensamiento del personaje tal como fluye). El personaje suele estar en conflicto consigo mismo buscando su identidad o en lucha con el medio social que trata de destruirlo. La novela que inaugura este nuevo ciclo es Tiempo de silencio (1962), de Luis Martín Santos. No deja de ser una crítica a la sociedad burguesa, pero el autor se aleja del realismo social y objetivista anterior. Introduce innovaciones técnicas (por influencia de Kafka, Thomas Mann, Joyce, Faulkner), emplea un 204
  • 200. Pruebas de acceso a la Universidad lenguaje original, a veces casi barroco, con abundante uso de la metáfora y la ironía, que le sirven para burlar la censura de la época y mostrar una realidad mezquina, sórdida, insatisfactoria, que conduce al protagonista al fracaso de su proyecto vital y la abulia. Otras novelas representativas de esta tendencia son, entre otras, las siguientes: San Camilo 1936, de Cela; Volverás a Región, de Juan Benet; La saga/fuga de J.B., de Torrente Ballester; Si te dicen que caí, de Juan Marsé, Cinco horas con Mario, de Miguel Delibes, y Señas de identidad, de Juan Goytisolo. En 1974 se publica una original novela, Escuela de mandarines, de Miguel Espinosa, quien usa abundantes recursos formales pero siempre al servicio del argumento. Su autor parodia y satiriza de forma alegórica todas las instituciones franquistas y anticipa la vuelta a la narratividad. Pero, curiosamente, el novelista más leído de toda esta época fue José María Gironella (junto a Cela, fue de los pocos que durante esta época pudo vivir de la literatura), poco interesado por el experimentalismo o la crítica social; sus obras, como la vendidísima Los cipreses creen en Dios, están escritas en un lenguaje llano repleto de sentimentalismo y retratos psicológicos superficiales. Desde 1975 hasta hoy, la novela adquiere un gran auge, pues es el género que despierta más atención del público y la crítica. Nos encontramos, como en la lírica, con un panorama plural por la diversidad tanto de tendencias como de autores; ahora bien, casi todos tienden a recuperar el interés por el argumento y el placer por contar una historia. Se prefiere, asimismo, el orden cronológico lineal, el lenguaje natural, la ambientación en un espacio urbano y el protagonista individual. Este suele ser un ser desvalido, inseguro, desorientado, que busca su propia identidad y ha perdido la fe en valores que expliquen el mundo de una manera óptima y con garantías. Esta vuelta a la narratividad tuvo en 1975 dos importantes exponentes: Cerbero son las sombras, de Juan José Millás, y La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza. En general, la crítica coincide en hablar de una vuelta a la novela realista («realismo renovado»), aunque de modo diferente al de los años 40 o 50. Ahora bien, no hay una línea dominante, pues caben gran cantidad de motivos y temas. Podemos señalar algunas de las tendencias principales: la novela histórica, la de aventuras, la novela de la memoria y el testimonio, la policíaca y de intriga, la novela de reflexión intimista, etc. Hay que tener en cuenta que durante esta época democrática coexisten escritores de las décadas anteriores (Cela, Miguel Delibes, Ana María Matute, Martín Gaite, Juan Marsé, Goytisolo) con una promoción de nuevos novelistas, entre los que cabe citar (además de Mendoza y Millás) nombres como los siguientes: Muñoz Molina (Plenilunio), Javier Marías (Corazón tan blanco), José María Merino, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Vázquez Montalbán, Pérez Reverte, Almudena Grandes, Enrique Vila-Matas, Javier Cercas, Belén Gopegui, etc. El teatro: tendencias, autores y obras más relevantes Durante los años 40 y 50 domina la escena la comedia burguesa, heredera de la «alta comedia» de Jacinto Benavente, dramaturgo de principios de siglo. Son obras bien construidas, con sólidos diálogos y una intriga que mantiene el interés del espectador en todo momento. Sus protagonistas se mueven en ambientes acomodados y pertenecen a la clase media burguesa, cuyas formas de vida y costumbres retrata, a veces con alguna crítica, pero nunca con acritud. El amor, los celos, la infidelidad o los problemas entre padres e hijos suelen ser los asuntos predilectos. Dramaturgos representativos de este teatro de entretenimiento, con final feliz y siempre alejado de la crueldad de la vida, son José María Pemán (Hay siete pecados, 1947), Ignacio Luca de Tena (Dos mujeres, 1948), Edgar Neville (El baile, 205
  • 201. Panorama de la literatura española 1952), Joaquín Calvo Sotelo, José López Rubio o Víctor Ruiz Iriarte. Por otra parte, sobresalen dos autores dentro del teatro humorístico: Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura. El primero, que ya tuvo éxito antes de la guerra (Usted tiene ojos de mujer fatal), combina con ingenio e imaginación el humor verbal con el de situación (hechos disparatados, situaciones inverosímiles, absurdas) con el objetivo de romper con las formas tradicionales de lo cómico, sujetas hasta entonces al chiste fácil y lo verosímil. Algunas de sus obras más recordadas son Eloísa está debajo de un almendro (1940), Los ladrones somos gente honrada (1941) y Cuatro corazones con freno y marcha atrás (1946). Miguel Mihura también fue un renovador del teatro de humor. Distorsiona la realidad proponiendo situaciones ilógicas, absurdas. En su obra maestra, Tres sombreros de copa (estrenada en 1952, aunque escrita antes de la guerra) el protagonista masculino, Dionisio, descubre, la víspera de su boda, la experiencia de la auténtica libertad con Paula, lo que le hace darse cuenta del mundo gris, convencional y rutinario en el que vivía hasta entonces; sin embargo, el miedo a contravenir las normas lo aboca al fracaso. La ridiculización de personajes y acciones de la vida cotidiana es una constante en su producción teatral, en la que con el paso de los años el humor (siempre crítico con la sociedad burguesa) se transforma en sátira, como se observa en El caso de la señora estupenda o Maribel y la extraña familia. Durante los años cincuenta se fragua el teatro existencialista y social gracias a Antonio Buero Vallejo (a él dedicaremos un apartado especial) y Alfonso Sastre. El hito que marca el comienzo de esta nueva tendencia, basada en el compromiso con la realidad inmediata y el rechazo hacia el teatro de evasión o costumbrista, es Historia de una escalera, de Buero, estrenada en 1949. Con esta obra y Escuadra hacia la muerte (1953), de Sastre, arranca este tipo de teatro realista de protesta y denuncia, disconforme con la situación sociopolítica, que se extenderá hasta prácticamente principios de los años 70. Ambas obras conjugan la angustia existencialista de sus personajes, fracasados en sus deseos y anhelos, con la preocupación por la injusticia social de la posguerra. En las obras posteriores de Buero predomina la búsqueda de la verdad de un personaje inmerso en un malestar que sirve para testimoniar y criticar la mediocridad de la vida cotidiana y de la sociedad, recurriendo para ello a alusiones, símbolos, alegorías, etc., de modo que sus obras puedan sortear la censura de la época. Sin embargo, Alfonso Sastre pretendió reflejar de modo más directo el malestar del individuo, que siempre acaba derrotado (La mordaza, Guillermo Tell tiene los ojos tristes). Su intención fue concienciar a los ciudadanos y transformar la sociedad con su teatro comprometido de signo antifranquista. Por la progresiva radicalización de sus tesis revolucionarias, la censura prohibirá dos de sus mejores obras, La sangre y la ceniza y La taberna fantástica, que serán estrenadas tras el fin de la dictadura. En los años sesenta, influidos por Buero y Sastre, un grupo de dramaturgos continúa el teatro realista y social que protesta y da testimonio de la situación injusta de la época con un tono desgarrado y una visión a menudo cercana al esperpento valleinclanesco. Sus obras ponen de manifiesto la alienación del individuo, víctima de situaciones extremas o degradantes. Temas frecuentes en estos dramas son la intolerancia, la insolidaridad, la explotación de los trabajadores, la pobreza o el desarraigo de un personaje angustiado dentro de una atmósfera social opresiva. Algunos de las obras más representativas de este grupo son los siguientes: Los inocentes de la Moncloa (1960), de Rodríguez Méndez; La madriguera, de Rodríguez Buded; El tintero, de Carlos Muñiz; La camisa, de Lauro Olmo, y Las salvajes de Puente Genil (1963), de José Martín Recuerda. Este teatro realista de intención social tuvo muchas dificultades para ser representado a causa de la censura y la falta de apoyo de los empresarios teatrales 206
  • 202. Pruebas de acceso a la Universidad y los espectadores, que preferían en su mayoría un teatro comercial de tono menos grave y revolucionario. Es significativo el caso de Alfonso Paso. Abandona la crítica social de sus obras iniciales (Los pobrecitos) para escribir comedias ligeras y divertidas, como Usted puede ser un asesino o ¡Cómo está el servicio!, que lo convirtieron en el dramaturgo de más éxito comercial durante los sesenta. En este decenio también comienza a estrenar sus primeras obras (Los verdes campos del Edén, Noviembre y un poco de hierba) otro autor al que resulta difícil clasificar: Antonio Gala. Durante los setenta y ochenta se convertirá en el dramaturgo más popular con obras de gran éxito (Los buenos días perdidos, Anillos para una dama). La soledad, el amor y la libertad son los dos temas principales de su teatro, caracterizado por el tono poético, el simbolismo y cierta propensión al mensaje moral o didáctico. Por otra parte, en este decenio tuvo éxito entre el público burgués el teatro de Alejandro Casona, quien volvió del exilio en 1962 y pudo reestrenar varias de sus obras escritas años atrás: La dama del alba (escrita en 1944), Los árboles mueren de pie (1949) o La barca sin pescador. En sus dramas combina lo real con lo poético, lo misterioso y lo fantástico. Hacia 1970 surge un teatro renovador y experimentalista en el que pierde importancia la acción y el texto literario en favor de otros elementos del lenguaje escénico: la luz, la expresión corporal, la escenografía, el sonido, el vestuario, el maquillaje expresionista, etc. La farsa alegórica, lo grotesco, el absurdo, la deshumanización de los personajes, la crítica social y el uso de la parábola que critica el régimen franquista son características habituales en este tipo de obras que no consiguieron llegar al gran público. Uno de los autores más relevantes es Francisco Nieva, que cultiva un teatro de raíz vanguardista donde da cabida a lo onírico, lo dadaísta y lo simbólico con la intención de mostrar la esencia del hombre y provocar la catarsis liberadora en el espectador (en realidad, su teatro será conocido en nuestro país a partir de 1976). Otros nombres interesantes son Miguel Romero Esteo (Pasodoble), José Ruibal (La máquina de pedir), Luis Riaza (Retrato de dama con perrito), Manuel Martínez Mediero (Las hermanas de Búfalo Bill), José María Bellido, Luis Matilla, etc. En sus obras es común el pesimismo, la provocación (aparece la violencia o la sexualidad) y el uso de la simbología animal para denunciar el poder opresor. También hay que destacar la aparición, desde 1965, de innumerables grupos o compañías de teatro independiente que se rebelan contra el teatro comercial: Tábano, La Cuadra, La Cubana, Teatre Lliure, Els Comediants, Teatro Universitario de Murcia o Els Joglars. Representan sus obras en salas de escasa capacidad para un grupo minoritario. Desde 1975 hasta nuestros días siguen estrenando obras muchos dramaturgos arriba mencionados. Varios grupos independientes se convierten en compañías estables, pero poco a poco irán desapareciendo (con alguna excepción). Predomina en general, como sucede en la poesía y la narrativa, la línea realista, en la que se incluyen autores consagrados (Buero Vallejo, Sastre, Antonio Gala), dramaturgos de comedia burguesa con gran éxito comercial (Juan José Alonso Millán, Jaime Salom o Ana Diosdado) y nuevos autores que inician una tímida renovación formal (Ignacio Amestoy, Domingo Miras, José Sanchís Sinisterra) o se acercan a ciertos problemas sociales del momento (paro, droga, violencia, marginación social), como es el caso de José Luis Alonso de Santos (La estanquera de Vallecas, Bajarse al moro) y Fermín Cabal. El teatro experimentalista decae, pero con algunas excepciones destacables: el barroco y onírico Francisco Nieva, el polémico Fernando Arrabal (también se reestrenan sus obras iniciales, como Pic-nic y El triciclo, y otras escritas durante su exilio en Francia) y el grupo independiente y antitradicionalista La Fura dels Baus, compañía fundada en Barcelona en 1979. 207
  • 203. Panorama de la literatura española Cuatro grandes autores contemporáneos: Blas de Otero, Cela, Delibes y Buero Vallejo Blas de Otero es el gran poeta de la posguerra. Su obra viene a ser una síntesis de la evolución de la lírica española durante la larga época franquista. El desarraigo existencial y metafísico palpita con fuerza en Ángel fieramente humano y Redoble de conciencia (escritos desde 1945 y publicados en 1950 y 1951, respectivamente), poemarios que tratan de la soledad, el vacío, la angustia de la condición humana, la lucha con la muerte y el silencio de un Dios ausente al que busca con desesperación. Cambia el rumbo de su poesía con la publicación en 1955 de Pido la paz y la palabra, donde denuncia la miserable situación de España y brota la preocupación social, aunque sin caer en el pesimismo, pues en sus poemas siempre vibra la esperanza por un futuro mejor para todos. Sus libros siguientes, En castellano (1959) y Que trata de España (1964), pertenecen a la poesía social de denuncia, testimonio y compromiso. En su última etapa, desde 1968 hasta su muerte, disminuye el tono combativo y compone poemas en línea con la experimentación formal del momento (imágenes surrealistas, asociaciones libres, etc.). El paso del tiempo y la cercanía de la muerte son dos de los temas más frecuentes en su etapa final. Camilo José Cela es uno de las grandes novelistas españoles del siglo XX. Su primera obra, La familia de Pascual Duarte (1942), cruda narración de la vida de un asesino poco antes de ser ejecutado, marca el inicio del realismo tremendista de la década de los 40. Inaugura también el realismo social de los cincuenta con La colmena (1951), visión despiadada y triste del Madrid de posguerra. En 1969 publica otra de sus obras más logradas, San Camilo 1936, novela experimental que recrea el ambiente de Madrid durante los días previos al levantamiento militar. El experimentalismo narrativo alcanza su máxima expresión en su inquietante y escatológica Oficio de tinieblas, 5 (1973), donde se suprime la acción y se diluyen los elementos tradicionales del relato, pero siguen estando presentes, como en casi todas sus novelas, el pesimismo y la falta de esperanza en el género humano. Vuelve al protagonismo colectivo con Mazurca para dos muertos (1983), situada en una lluviosa Galicia atemporal llena de personajes que se dejan arrastrar por sus impulsos más primitivos (lujuria, violencia, venganza). Se aleja de nuevo de los moldes narrativos convencionales en Cristo versus Arizona (1988) y Madera de boj (1999), aunque persisten sus dos temas preferidos: el sexo y la muerte. Cela escribió también varios libros de viajes. Está considerada una obra maestra del género su Viaje a la Alcarria (1948). Ganó el Nobel en 1989. Miguel Delibes es uno de los escritores más importantes de la literatura española de la segunda mitad del siglo XX. En su producción novelística aborda un amplio abanico de asuntos: la infancia, la caza, el ambiente rural de Castilla y sus gentes, la burguesía provinciana, la defensa de la naturaleza, la denuncia de las injusticias sociales y la muerte. Sus obras están impregnadas de pesimismo por su concepción del hombre como un ser acechado por limitaciones (personales y sociales), pero en el que siempre late la esperanza, apoyada en su fe religiosa. El tono existencial y la preocupación por la muerte y el dolor presiden sus dos primeras novelas: La sombra del ciprés es alargada (ganadora del premio Nadal en 1947) y Aún es de día (1949). El humor y el realismo poético aparecen en El camino (1950), novela que inaugura su interés, constante en su trayectoria, por la vida rural y el paisaje de su Castilla natal. Delibes retrató con maestría los pequeños pueblos castellanos y la vida de las personas que los habitan en íntima comunión y dependencia con la naturaleza. También se ocupó de la burguesía provinciana, que casi siempre sale malparada, como se muestra en La hoja roja (1959). En Las ratas, para muchos su mejor novela, denuncia la incultura y la miseria en la que 208
  • 204. Pruebas de acceso a la Universidad viven los habitantes de un pueblo, sometidos a la tiranía del dueño de las tierras en las que trabajan. Cinco horas con Mario (1966) es un largo monólogo en el que una mujer rememora ante el cadáver de su esposo su vida en común y sus desavenencias conyugales por culpa de su distinta mentalidad (ella es una burguesa egoísta; él, un liberal idealista comprometido con los más desvalidos). Detrás del fragmentarismo y la distorsión del argumento y el lenguaje de su siguiente novela, Parábola de un náufrago (1969), se aprecia una contundente crítica hacia la autocracia, la sociedad de consumo y la violencia gratuita. Sigue escribiendo novelas interesantes en las siguientes décadas: la antibelicista La guerra de nuestros antepasados (1975), El disputado voto del señor Cayo (1978), donde vuelve a defender la naturaleza, y Los santos inocentes (1981), feroz crítica a las clases privilegiadas por explotar a unos humildes campesinos, cuyas vidas están sumidas en la miseria y la ignorancia por culpa de unos terratenientes semifeudales. En 1998 publica su última obra, El hereje, una espléndida novela histórica en la que de nuevo el protagonista se las debe apañar para sobrevivir en un entorno social hostil (en este caso, la Inquisición del siglo XVI). Antonio Buero Vallejo es el dramaturgo español más importante de la segunda mitad de siglo XX. Obtuvo un éxito rotundo en 1949 con su primera obra, Historia de una escalera, que inicia un cambio de rumbo en el teatro español hacia el drama realista, combinando la preocupación existencial (el sentido de la vida, la condición humana...) con el testimonio o la crítica social (denuncia las injusticias y desigualdades sociales). El anhelo de libertad y de justicia, la soledad, el amor, la búsqueda de la verdad, la hipocresía y la felicidad son asuntos habituales en su teatro. Suele mostrar personajes frustrados o fracasados (casi siempre con alguna tara física o psíquica) ahogados en la triste realidad que los rodea y de la que no pueden escapar. En su segunda obra, En la ardiente oscuridad (1950), recurre a los símbolos (por ejemplo, la ceguera de los personajes representa la imperfección, las limitaciones humanas y su falta de libertad), lo legendario, lo fantástico y el misterio para tratar un tema que se repetirá en otros dramas: no hay evasión posible ni disfraz que oculte la cruda realidad. Otros dramas simbólicos son La tejedora de sueños y Casi un cuento de hadas, que trata del poder del amor como fuerza que transforma a la protagonista. En otros analiza las lacras de la sociedad española (mentira, injusticia, violencia, hipocresía, autoengaño) desde una visión crítica: Hoy es fiesta, Las cartas boca abajo o El tragaluz. En esta última obra reconstruye, desde el futuro, la trágica historia de una familia tras la Guerra Civil y las heridas que generó la contienda y los vencedores. Desde 1958 estrena dramas históricos, un subgénero que le sirvió para plantear problemas del momento usando como pretexto la anécdota histórica (así podía esquivar la censura): Un soñador para un pueblo (su protagonista, Esquilache, fracasa en su intento de mejorar las condiciones del pueblo por culpa de oscuras fuerzas reaccionarias), Las Meninas (Velázquez representa al artista que lucha por la verdad y la justicia frente a la hipocresía y la corrupción moral), El sueño de la razón, El concierto de San Ovidio, etc. Buero estrenará con éxito de público y crítica hasta finales de los 90. Es considerado un trágico contemporáneo: pretende, como en la Grecia clásica, inquietar al espectador, haciéndolo partícipe de la tragedia que contempla, de modo que tome conciencia de la realidad, busque la verdad y se libere de sus miedos y desilusiones. La literatura del exilio La Guerra Civil, la derrota de la República y la implantación de la dictadura franquista trastornaron, como un cataclismo devastador, la vida cultural española. Numerosos escritores se 209
  • 205. Panorama de la literatura española marchan al exilio (a México, Argentina, EEUU, Gran Bretaña, Francia), lo que provoca la ruptura en la continuidad de la literatura española, que había alcanzado una segunda Edad de Oro en las primeras décadas del siglo XX. Aunque en el destierro cada escritor vive en condiciones y ambientes distintos, se pueden señalar algunos temas comunes en la literatura del exilio: añoranza melancólica de la patria perdida y del tiempo anterior a la guerra, búsqueda en el pasado de España para comprender las razones que condujeron a la contienda civil, idealización de la infancia como un paraíso frente al infierno de la madurez, referencias a su situación personal como desterrado y reflexiones sobre la naturaleza humana, el sentido de la vida, el paso del tiempo... La rehumanización y el compromiso social (tras la deshumanización estética de Ortega y los movimientos vanguardistas de los años 20) son las tendencias predominantes. España y la guerra son los dos temas más tratados entre los narradores del exilio: Ramón J. Sender, Francisco Ayala (La cabeza del cordero), Arturo Barea (La forja de un rebelde), Max Aub (Laberinto mágico), Manuel Andújar... Una de las novelas más significativas es Réquiem por un campesino español, de Ramón J. Sender. Con el título de Mosén Millán fue publicada en México en 1953, pero en España sufrirá la censura (era habitual que el régimen silenciara y ninguneara a los exiliados). En la obra se relata la vida de un joven idealista que denuncia las injusticias y lucha por el progreso del pueblo; su fusilamiento por parte de los vencedores de la contienda remuerde la conciencia del sacerdote Mosén Millán, quien contribuyó, sin saberlo, a que lo apresaran. Escribió otras narraciones interesantes: Crónicas del alba (consta de nueve libros de carácter autobiográfico), La aventura equinoccial de Lope de Aguirre (novela de aventuras e histórica), Mr.Witt en el cantón (trata la sublevación de Cartagena durante la Primera República), La tesis de Nancy (desde los ojos de una estudiante norteamericana se critica la España de su tiempo), etc. El tema del poder y la tiranía son tratados por Francisco Ayala en dos importantes novelas, Muertes de perro y El fondo del vaso, ambientadas en una ficticia dictadura hispanoamericana. La búsqueda del pasado, la reivindicación feminista y el tema del conocimiento de la realidad son habituales en las obras de Rosa Chacel (Memorias de Leticia Valle, La sinrazón). Juan Ramón Jiménez y gran parte de la Generación del 27 (Cernuda, Salinas, Alberti, Jorge Guillén, Manuel Altolaguirre, Emilio Prados) continuaron escribiendo poesía durante el destierro (como dijimos en apartados anteriores). León Felipe expresa con desesperación el dolor por la derrota y la patria perdida en Español del éxodo y del llanto (1939). Desde su conciencia social y rebelde, persiste en su protesta contra la opresión y las injusticias en Ganarás la luz o su Antología rota, que llegará a un amplio público. Juan Gil-Albert volvió del destierro en 1947 para vivir en Valencia un fértil «exilio interior». Sus poemas tratan temas como el amor, el paso del tiempo, la recreación del pasado perdido o la naturaleza, siempre con un tono íntimo y melancólico. También regresó, en 1962, el dramaturgo más importante del exilio, Alejandro Casona. Pudo reestrenar, como dijimos, parte de su producción anterior. Otros dramas destacables son El rapto de Europa, de Max Aub, y El adefesio, de Rafael Alberti. Muchos de los mencionados en este apartado son también destacados ensayistas: Francisco Ayala, Max Aub, Rosa Chacel, Sender. A ellos hay que añadir otros nombres importantes: en el ensayo histórico destacan, entre otros, Américo Castro, Salvador de Madariaga o Claudio Sánchez Albornoz; en el filosófico, sobresale la figura de María Zambrano, que desarrolla la llamada razón poética y tiene una visión unitaria de la filosofía, la poesía y la religión; en el ensayo literario brilla José Bergamín, autor de centenares de aforismos (también escribió teatro y poesía). 210
  • 206. Pruebas de acceso a la Universidad BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA: ALVAR, Carlos; MAINER, José Carlos; NAVARRO, Rosa: Breve historia de la literatura española. Madrid: Alianza, 1997. BREGANTE OTERO, Jesús: Diccionario de la literatura española. Madrid: Espasa Calpe, 2003. HUERTA, Javier; PERAL, Emilio; URZAIZ, Héctor: Teatro español [de la A a la Z]. Madrid: Espasa Calpe, 2003. GARCÍA LÓPEZ, José: Historia de la literatura española. Barcelona: Vicens-Vives, 2001. MENÉNDEZ PELÁEZ, Jesús (coord.): Historia de la literatura española. León: Everest, 1995. 3 vols. MORAL, Rafael del: Enciclopedia de la novela española. Barcelona: Planeta, 1999. NAVARRO DURÁN, Rosa: Enciclopedia de escritores en lengua castellana. Barcelona: Planeta, 2000. PEDRAZA JIMÉNEZ, Felipe B.; RODRÍGUEZ CÁCERES: Historia esencial de la literatura española e hispanoamericana. Madrid: Edaf, , 2000. —— Las épocas de la literatura española. Barcelona: Ariel, 2007. PINEL MARTÍNEZ, José Antonio: Manual de literatura española. Madrid: Castalia, 1998. PRIETO DE PAULA, Ángel L.; LANGA PIZARRO, MAR.: Manual de literatura española actual. Madrid: Castalia, 2007. VV.AA.: Historia de la literatura española. Madrid: Cátedra, 1990. 2 vols. VV.AA.: Imago: Literatura española y universal. Madrid: Santillana, 1999. VV.AA.: Literatura en lengua castellana. Barcelona: Santillana, 2005. (Colección Enciclopedia del Estudiante). Disponible en <http://www.kalipedia.com/literatura-castellana/> ANTOLOGÍAS: MELÉNDEZ PELÁEZ, Jesús (coord): Historia de la literatura española. Volumen IV: Antología de textos literarios. León, Everest, 2005. MARÍA MARÍN, Juan; REY HAZAS: Antología de la literatura española hasta el siglo XIX. Madrid: SGEL, 1992. RAMONEDA, Arturo: Antología de la literatura española del siglo XX. Madrid: SGEL, 2001 (4ª edición). RICO, Francisco: Mil años de poesía. Antología comentada. Barcelona: Planeta, 1996. 211
  • 207. Pruebas de acceso a la Universidad 8. Apéndice 8.1. TODAS LAS FORMAS VERBALES MODELO DE LA 1ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO AMAR Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo amo amas ama amamos amáis aman 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amaba amabas amaba amábamos amabais amaban 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amaré amarás amará amaremos amaréis amarán 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amé amaste amó amamos amasteis amaron 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número he amado has amado ha amado hemos amado habéis amado han amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª pretérito imperfecto —indicativo— había amado habías amado había amado habíamos amado habíais amado habían amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª futuro simple —indicativo— habré amado habrás amado habrá amado habremos amado habréis amado habrán amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hube amado hubiste amado hubo amado hubimos amado hubisteis amado hubieron amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular presente —indicativo— plural singular plural singular plural singular plural pretérito perfecto simple —indicativo— 213 VOZ: ACTIVA singular plural singular plural Tiempo y modo pretérito perfecto compuesto —indicativo— pretérito pluscuamperfecto —indicativo— singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural
  • 208. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número Tiempo y modo haya amado hayas amado haya amado hayamos amado hayáis amado hayan amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiera amado hubieras amado hubiera amado hubiéramos amado hubierais amado hubieran amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiere amado hubieres amado hubiere amado hubiéremos amado hubiereis amado hubieren amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habría amado habrías amado habría amado habríamos amado habríais amado habrían amado 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amad 2ª plural imperativo infinitivo haber amado --- --- infinitivo --- gerundio habiendo amado --- --- gerundio --- participio --- --- --- ame ames ame amemos améis amen 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amara amaras amara amáramos amarais amaran 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amare amares amare amáremos amareis amaren 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª amaría amarías amaría amaríamos amaríais amarían 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª ama 2ª singular imperativo amar --- --- amando --- amado --- singular presente —subjuntivo— plural pretérito singular imperfecto —subjuntivo— (también: amase, plural amases…) singular futuro simple —subjuntivo— plural singular condicional simple plural --- singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— (también: hubiese plural amado, hubieses amado…) singular futuro compuesto —subjuntivo— plural singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas amase del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese amado del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * La forma compuesta del participio no existe. * Ninguna de estas formas activas tiene género, excepto el participio cuando se emplea en construcción absoluta: «acabada la sesión». 214
  • 209. Pruebas de acceso a la Universidad MODELO DE LA 1ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO AMAR FORMAS SIMPLES Forma verbal Persona Número Tiempo y modo VOZ: PASIVA FORMAS COMPUESTAS Forma verbal Persona Número soy amado eres amado es amado somos amados sois amados son amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª he sido amado singular has sido amado ha sido amado presente —indicativo— hemos sido amados plural habéis sido amados han sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª era amado eras amado era amado éramos amados erais amados eran amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª había sido amado habías sido amado singular pretérito había sido amado imperfecto habíamos sido amados —indicativo— plural habíais sido amados habían sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª seré amado serás amado será amado seremos amados seréis amados serán amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habré sido amado singular habrás sido amado futuro simple habrá sido amado —indicativo— habremos sido amados plural habréis sido amados habrán sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fui amado fuiste amado fue amado fuimos amados fuisteis amados fueron amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hube sido amado singular pretérito hubiste sido amado hubo sido amado perfecto simple hubimos sido amados plural —indicativo— hubisteis sido amados hubieron sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sea amado seas amado sea amado seamos amados seais amados sean amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª haya sido amado singular hayas sido amado haya sido amado presente —subjuntivo— hayamos sido amados hayáis sido amados plural hayan sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fuera amado fueras amado fuera amado fuéramos amados fuerais amados fueran amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiera sido amado pretérito singular imperfecto hubieras sido amado —subjuntivo— hubiera sido amado (también: fuese hubiéramos sido amados plural amado, fueses hubierais sido amados amado…) hubieran sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª 215 singular plural singular Tiempo y modo pretérito perfecto compuesto —indicativo— pretérito pluscuamperfecto —indicativo— plural singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— (también: hubiese sido amado, hubieplural ses sido amado…)
  • 210. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo fuere amado fueres amado fuere amado fuéremos amados fuereis amados fueren amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sería amado serías amado sería amado seríamos amados seríais amados serían amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sé amado 2ª singular imperativo ser amado --- --- siendo amado --- --- Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número hubiere sido amado singular hubieres sido amado futuro simple hubiere sido amado —subjuntivo— hubiéremos sido amados plural hubiereis sido amados hubieren sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª Tiempo y modo singular futuro compuesto —subjuntivo— plural habría sido amado habrías sido amado habría sido amado habríamos sido amados habríais sido amados habrían sido amados 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sed amados 2ª plural imperativo infinitivo haber sido amado --- --- infinitivo gerundio habiendo sido amado --- --- gerundio singular condicional simple plural singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas fuese amado del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese sido amado del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * Las formas pasivas del participio no existen. * Todas estas formas tienen género: soy amado/soy amada, haber sido amados/haber sido amadas, hubiéramos sido amados/hubiéramos sido amadas, fuiste amado/fuiste amada, etc. 216
  • 211. Pruebas de acceso a la Universidad MODELO DE LA 2ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO DEBER Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo debo debes debe debemos debéis deben 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª debía debías debía debíamos debíais debían 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª deberé deberás deberá deberemos deberéis deberán 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª debí debiste debió debimos debisteis debieron 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª deba debas deba debamos debáis deban 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª debiera debieras debiera debiéramos debierais debieran 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª FORMAS COMPUESTAS Forma verbal Persona Número Tiempo y modo he debido has debido ha debido hemos debido habéis debido han debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª pretérito imperfecto —indicativo— había debido habías debido había debido habíamos debido habíais debido habían debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª futuro simple —indicativo— habré debido habrás debido habrá debido habremos debido habréis debido habrán debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª pretérito perfecto simple —indicativo— hube debido hubiste debido hubo debido hubimos debido hubisteis debido hubieron debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª presente —subjuntivo— haya debido hayas debido haya debido hayamos debido hayáis debido hayan debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiera debido hubieras debido hubiera debido hubiéramos debido hubierais debido hubieran debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular presente —indicativo— plural singular plural singular plural singular plural singular plural singular plural pretérito imperfecto —subjuntivo— (también: debiese, debieses…) VOZ: ACTIVA 217 singular plural singular pretérito perfecto compuesto —indicativo— pretérito pluscuamperfecto —indicativo— plural singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— plural (también: hubiese debdo, hubieses debido…)
  • 212. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número Tiempo y modo debiere debieres debiere debiéremos debiereis debieren 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª debería deberías debería deberíamos deberíais deberían 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habría debido singular habrías debido habría debido condicional simple habríamos debido plural habríais debido habrían debido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª debe 2ª singular imperativo debed 2ª plural imperativo deber --- --- infinitivo haber debido --- --- infinitivo debiendo --- --- gerundio habiendo debido --- --- gerundio debido --- --- participio --- --- --- singular futuro simple —subjuntivo— plural hubiere debido hubieres debido hubiere debido hubiéremos debido hubiereis debido hubieren debido --- 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular futuro compuesto —subjuntivo— plural singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas debiese del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese debido del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * La forma compuesta del participio no existe. * Ninguna de estas formas activas tiene género, excepto el participio cuando se emplea en construcción absoluta: «visto lo cual». 218
  • 213. Pruebas de acceso a la Universidad MODELO DE LA 2ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO DEBER FORMAS SIMPLES Forma verbal Persona Número Tiempo y modo VOZ: PASIVA FORMAS COMPUESTAS Forma verbal Persona Número soy debido eres debido es debido somos debidos sois debidos son debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª he sido debido singular has sido debido ha sido debido presente —indicativo— hemos sido debidos plural habéis sido debidos han sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª era debido eras debido era debido éramos debidos erais debidos eran debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª había sido debido habías sido debido singular pretérito había sido debido imperfecto habíamos sido debidos —indicativo— plural habíais sido debidos habían sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª seré debido serás debido será debido seremos debidos seréis debidos serán debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habré sido debido habrás sido debido singular futuro simple habrá sido debido —indicativo— habremos sido debidos plural habréis sido debidos habrán sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fui debido fuiste debido fue debido fuimos debidos fuisteis debidos fueron debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hube sido debido singular pretérito hubiste sido debido hubo sido debido perfecto simple hubimos sido debidos plural —indicativo— hubisteis sido debidos hubieron sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sea debido seas debido sea debido seamos debidos seais debidos sean debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª haya sido debido singular hayas sido debido haya sido debido presente —subjuntivo— hayamos sido debidos hayáis sido debidos plural hayan sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fuera debido fueras debido fuera debido fuéramos debidos fuerais debidos fueran debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiera sido debido pretérito singular imperfecto hubieras sido debido —subjuntivo— hubiera sido debido (también: fuese hubiéramos sido debidos plural debido, fueses hubierais sido debidos debido…) hubieran sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª 219 singular plural singular plural Tiempo y modo pretérito perfecto compuesto —indicativo— pretérito pluscuamperfecto —indicativo— singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— (también: hubiese sido debido, hubieplural ses sido debido...)
  • 214. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo fuere debido fueres debido fuere debido fuéremos debidos fuereis debidos fueren debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sería debido serías debido sería debido seríamos debidos seríais debidos serían debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sé debido 2ª ser debido --- --- siendo debido --- --- Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número hubiere sido debido singular hubieres sido debido futuro simple hubiere sido debido —subjuntivo— hubiéremos sido debidos plural hubiereis sido debidos hubieren sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª Tiempo y modo singular futuro compuesto —subjuntivo— plural habría sido debido habrías sido debido habría sido debido habríamos sido debidos habríais sido debidos habrían sido debidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sed debidos 2ª plural imperativo infinitivo haber sido debido --- --- infinitivo gerundio habiendo sido debido --- --- gerundio singular condicional simple plural singular imperativo singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas fuese debido del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese sido debido del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * Las formas pasivas del participio no existen. * Todas estas formas tienen género: soy debido/soy debida, haber sido debidos/haber sido debidas, hubiéramos sido debidos/hubiéramos sido debidas, fuiste debido/fuiste debida, etc. 220
  • 215. Pruebas de acceso a la Universidad MODELO DE LA 3ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO PARTIR Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo FORMAS COMPUESTAS Forma verbal Persona Número Tiempo y modo parto partes parte partimos partís parten 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partía partías partía partíamos partíais partían 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª había partido habías partido singular pretérito imperfecto había partido —indicativo— habíamos partido plural habíais partido habían partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partiré partirás partirá partiremos partiréis partirán 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habré partido habrás partido habrá partido habremos partido habréis partido habrán partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partí partiste partió partimos partisteis partieron 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª pretérito perfecto simple —indicativo— hube partido hubiste partido hubo partido hubimos partido hubisteis partido hubieron partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª parta partas parta partamos partáis partan 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª presente —subjuntivo— haya partido hayas partido haya partido hayamos partido hayáis partido hayan partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partiera partieras partiera partiéramos partierais partieran 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular presente —indicativo— plural singular futuro simple —indicativo— plural singular plural singular plural VOZ: ACTIVA he partido has partido ha partido hemos partido habéis partido han partido hubiera partido singular pretérito imperfecto hubieras partido hubiera partido —subjuntivo— (también: partiese, hubiéramos partido partieses…) plural hubierais partido hubieran partido 221 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular plural singular plural pretérito perfecto compuesto —indicativo— pretérito pluscuamperfecto —indicativo— singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— plural (también: hubiese partido, hubieses partido…)
  • 216. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo partiere partieres partiere partiéremos partiereis partieren 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partiría partirías partiría partiríamos partiríais partirían 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª parte 2ª singular imperativo partir --- --- partiendo --- partido --- Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número Tiempo y modo hubiere partido hubieres partido hubiere partido hubiéremos partido hubiereis partido hubieren partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habría partido habrías partido habría partido habríamos partido habríais partido habrían partido 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª partid 2ª plural imperativo infinitivo haber partido --- --- infinitivo --- gerundio habiendo partido --- --- gerundio --- participio --- --- --- singular futuro simple —subjuntivo— plural singular condicional simple plural --- singular futuro compuesto —subjuntivo— plural singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas partiese del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese partido del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * La forma compuesta del participio no existe. * Ninguna de estas formas activas tiene género, excepto el participio cuando se emplea en construcción absoluta: «partido el pan». 222
  • 217. Pruebas de acceso a la Universidad MODELO DE LA 3ª CONJUGACIÓN REGULAR: VERBO PARTIR FORMAS SIMPLES Forma verbal Persona Número Tiempo y modo VOZ: PASIVA FORMAS COMPUESTAS Forma verbal Persona Número Tiempo y modo soy partido eres partido es partido somos partidos sois partidos son partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª he sido partido singular has sido partido ha sido partido presente —indicativo— hemos sido partidos plural habéis sido partidos han sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª era partido eras partido era partido éramos partidos erais partidos eran partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª había sido partido singular habías sido partido pretérito había sido partido imperfecto habíamos sido partidos —indicativo— plural habíais sido partidos habían sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª seré partido serás partido será partido seremos partidos seréis partidos serán partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª habré sido partido habrás sido partido singular futuro simple habrá sido partido —indicativo— habremos sido partidos plural habréis sido partidos habrán sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fui partido fuiste partido fue partido fuimos partidos fuisteis partidos fueron partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hube sido partido singular pretérito hubiste sido partido hubo sido partido perfecto simple hubimos sido partidos —indicativo— hubisteis sido partidos plural hubieron sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sea partido seas partido sea partido seamos partidos seais partidos sean partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª haya sido partido singular hayas sido partido haya sido partido presente —subjuntivo— hayamos sido partidos plural hayáis sido partidos hayan sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª fuera partido fueras partido fuera partido fuéramos partidos fuerais partidos fueran partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª hubiera sido partido pretérito singular imperfecto hubieras sido partido —subjuntivo— hubiera sido partido (también: fuese hubiéramos sido partidos plural partido, fueses hubierais sido partidos partido…) hubieran sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª 223 singular plural singular plural pretérito perfecto compuesto -indicativo- pretérito pluscuamperfecto —indicativo— singular futuro compuesto —indicativo— plural singular pretérito anterior —indicativo— plural singular plural pretérito perfecto compuesto —subjuntivo— pretérito singular pluscuamperfecto —subjuntivo— plural (también: hubiese sido partido, hubieses sido partido…)
  • 218. Apéndice Forma verbal FORMAS SIMPLES Persona Número Tiempo y modo fuere partido fueres partido fuere partido fuéremos partidos fuereis partidos fueren partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sería partido serías partido sería partido seríamos partidos seríais partidos serían partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sé partido 2ª ser partido --- --- siendo partido --- --- Forma verbal FORMAS COMPUESTAS Persona Número Tiempo y modo hubiere sido partido singular hubieres sido partido futuro simple hubiere sido partido —subjuntivo— hubiéremos sido partidos plural hubiereis sido partidos hubieren sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª singular futuro compuesto —subjuntivo— plural habría sido partido habrías sido partido habría sido partido habríamos sido partidos habríais sido partidos habrían sido partidos 1ª 2ª 3ª 1ª 2ª 3ª sed partidos 2ª plural imperativo infinitivo haber sido partido --- --- infinitivo gerundio habiendo sido partido --- --- gerundio singular condicional simple plural singular imperativo singular condicional compuesto plural * Hemos adoptado la terminología académica (véase Diccionario panhispánico de dudas, 2005, págs. 691ss.). * El futuro simple de subjuntivo ya apenas se usa; las formas fuese partido del pretérito imperfecto de subjuntivo y hubiese sido partido del pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo se usan muy poco. * Las formas pasivas del participio no existen. * Todas estas formas tienen género: soy partido/soy partida, haber sido partidos/haber sido partidas, hubiéramos sido partidos/hubiéramos sido partidas, fuiste partido/fuiste partida, etc. 8.2. CATEGORÍAS, ESTRUCTURAS ORACIONALES Y FUNCIONES 8.2.1. MORFOLOGÍA Las categorías morfológicas (o categorías de primer nivel) a las que debes prestar atención son las nueve siguientes: 1ª) 2ª) 3ª) 4ª) 5ª) 6ª) 7ª) 8ª) 9ª) Sustantivo (Sust.) Adjetivo (Adj.) Verbo (Vb.) Adverbio (Adv.) Interjección (Interj.) Pronombre (Pron.) Artículo (Art.) Conjunción (Conj.) Preposición (Prep.) 224
  • 219. Pruebas de acceso a la Universidad Los rasgos morfológicos (o categorías de segundo nivel) no son los mismos en todas las categorías; por ejemplo: a) El sustantivo, el adjetivo, el pronombre y el artículo pueden tener dos rasgos: número (singular y plural) y género (masculino y femenino). b) El verbo puede tener los siguientes seis rasgos: voz (activa o pasiva), modo (indicativo, subjuntivo, condicional, imperativo, infinitivo gerundio y participio), tiempo (presente, pretérito, futuro); persona (1ª, 2ª, 3ª), número (singular y plural) y género (masculino y femenino —en los participios—). c) La conjunción, la preposición, la interjección y el adverbio no tienen ninguno de esos rasgos. 8.2.2. SINTAXIS Para responder a la 1ª cuestión del análisis sintáctico has de tener en cuenta estas 17 estructuras oracionales: 1ª) Yuxtaposición (O. Yuxt.) 2ª) Coordinación 2.1. Copulativa (O. Coord. Cop.) 2.2. Coordinación disyuntiva (O. Coord. Disy.) 2.3. Coordinación adversativa (O. Coord. Advers.) 2.4. Coordinación distributiva (O. Coord. Distrib.) 3ª) Subordinación 3.1. Subordinación sustantiva (O. Sub. Sust.)1 3.2. Subordinación adjetiva 3.2.1. Especificativa (O. Sub. Adj. Espec.) 3.2.2. Explicativa (O. Sub. Adj. Explic.) 3.3. Subordinación adverbial 3.3.1. Subordinación adverbial causal (O. Sub. Adv. Caus.) 3.3.2. Subordinación adverbial comparativa (O. Sub. Adv. Comp.) 3.3.3. Subordinación adverbial concesiva (O. Sub. Adv. Conces.) 3.3.4. Subordinación adverbial condicional (O. Sub. Adv. Condic.) 3.3.5. Subordinación adverbial consecutiva (O. Sub. Adv. Consec.) 3.3.6. Subordinación adverbial final (O. Sub. Adv. Fin.) 3.3.7. Subordinación adverbial local (O. Sub. Adv. Loc.) 3.3.8. Subordinación adverbial modal (O. Sub. Adv. Mod.) 3.3.9. Subordinación adverbial temporal (O. Sub. Adv. Temp.) Para responder a la 2ª cuestión del análisis sintáctico atribuirás a cada una de las palabras o grupos de palabras que aparezcan seleccionadas, una de estas 13 funciones: 1ª) Sujeto (Suj.) 1 Las funciones que puede ejercer la subordinada sustantiva son las siguientes: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, atributo, complemento predicativo, complemento de régimen, complemento agente, complemento del nombre, complemento del adjetivo, complemento del adverbio, complemento circunstancial y aposición. 225
  • 220. Apéndice 2ª) 3ª) 4ª) 5ª) 6ª) 7ª) 8ª) 9ª) 10ª) 11ª) 12ª) 13ª) Complemento directo (CD) Complemento indirecto (CI) Complemento circunstancial (CC) Complemento predicativo (C. Pred.) Complemento de régimen (C. Rég.) Complemento agente (C. Ag.) Complemento del nombre (C. N.) Complemento del adjetivo (C. Adj.) Complemento del adverbio (C. Adv.) Atributo (Atrib.) Aposición (Apos.) Vocativo (Voc.) NO se tendrá que hacer ni la distinción en sintagmas, ni la clasificación de oraciones en transitiva, activa, enunciativa, etc. NOTAS SOBRE EL USO DE LAS ABREVIATURAS: 1ª) Hay diversas maneras de representarlas; aquí hemos seguido, en cada caso, una de las formas aceptables. 2ª) Lo mejor es no usarlas puesto que, al haber varias posibilidades de formarlas, la abreviatura que para uno puede resultar clara, para otro puede resultar oscura. Recordemos que el examen ni es un SMS ni se debe convertir en una sopa de letras. 3ª) Aquí las hemos indicado no porque las creamos necesarias, ni siquiera convenientes, sino para que los muy aficionados a ponerlas las puedan utilizar en su uso particular; pero en el examen no son recomendables. 8.3. ENLACES DE INTERNET 8.3.1. PÁGINAS GENERALES DE LENGUA Y LITERATURA http://www.materialesdelengua.org/ http://lenguayliteratura.org/mb/ http://www.lenguayliteratura.net/index.php http://www.donpablos.org/ http://www.rinconcastellano.com/gramatica/index.html http://www.auladeletras.net/ http://www.elcastellano.org/ http://www.contraclave.org/lengua.htm 8.3.2. COMENTARIO CRÍTICO http://www.lenguayliteratura.net/index.php?option=com_content&task=view&id=67&Item id=64 http://personal.telefonica.terra.es/web/apuntesasr/SelectTerceraPregunta.htm 226
  • 221. Pruebas de acceso a la Universidad http://www.auladeletras.net/material/comcrit.pdf http://2bachilleratolengua.nirewiki.com/El%20comentario%20de%20texto http://elprofedelengua.blogspot.com/2008/03/teora-sobre-el-comentario-crtico.html http://mimosa.pntic.mec.es/ajuan3/lengua/r_comen2.html http://digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/13235/1/Comentario%20cr%C3%ADtico%20personal.pdf http://parles.upf.edu/cr/casacd/visormcs.htm [Ver sección resumen y comentario de texto] http://www.lenguasalduba.es/news/el-comentario-critico/ http://www.um.es/vic-extension/pau/materias-pau/comentario-texto/files/selComentario2Bachillerato.pdf [Pautas para su realización en PAU Murcia] 8.3.3. COMENTARIO DE TEXTOS LITERARIOS http://www.quadraquinta.org/documentos-teoricos/cuaderno-de-apuntes/comentariodetextos.html http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/literario.htm http://rociomadrid.blogia.com/temas/comentario-de-textos-literarios.php http://jaserrano.nom.es/Comentario/ 8.3.4. ORTOGRAFÍA Reglas: http://reglasdeortografia.com/ http://platea.pntic.mec.es/~fbellon/orto/indice.html Teoría y ejercicios en línea: http://roble.pntic.mec.es/msanto1/ortografia/index1.htm http://concurso.cnice.mec.es/cnice2006/material100/index.htm http://www.aplicaciones.info/ortogra/ortogra.htm http://contenidos.educarex.es/mci/2006/08/letras/ll/index.html http://www.jesusfelipe.es/ortografia.htm http://www.jesusfelipe.es/ortografialetras.htm 8.3.5. MORFOLOGÍA Teoría sobre las categorías morfológicas (sustantivos, verbos, adjetivos...): http://www.vicentellop.com/gramatica/gramatica.html http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/morfologia.htm http://roble.pntic.mec.es/~msanto1/lengua/1anamorf.htm http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/[Pinchar en sección morfología] http://www.wikilengua.org/index.php/Categor%C3%ADa:Gram%C3%A1tica http://personal.telefonica.terra.es/web/apuntesasr/Morfologia.htm http://educacion.practicopedia.com/lengua-y-literatura/como-hacer-un-analisis-morfologico-11788 227
  • 222. Apéndice Analizador morfológico: http://stilus.daedalus.es/herramientas.php?op=pos http://clic.fil.ub.es/demo_morfo/etiq.php?Aweb=thera&Aidioma=1 http://www.educa.madrid.org/binary/488/files97/flash.htm?numrecurso=4 Ejercicios de morfología: http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/morfo-ej1.htm [Ejemplo resuelto] http://www.latizavirtual.org/castellano/ciclo_2/ciclo_2.html http://www.mipaginapersonal.movistar.es/web3/cesareo2/archaron/Ejer_GRAMA.htm 8.3.6. SINTAXIS Teoría sobre oraciones simples y compuestas con ejercicios de análisis sintácticos: http://www.jesusfelipe.es/sintaxis.htm http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/ [Ver en su sección sintaxis] http://personal.telefonica.terra.es/web/apuntesasr/Sintaxis.htm http://www.auladeletras.net/material/sint01.PDF http://www.lenguayliteratura.net/index.php?option=com_content&task=view&id=79&Item id=71 http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/EsquemaOC.pdf http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Sintaxis http://digitum.um.es/xmlui/bitstream/10201/9427/1/Sintaxis%20de%20la%20oración%20simple%20para%20E.%20Secundaria.pdf http://auladeletras.wordpress.com/la-oracion-compuesta-en-esquemas/ Análisis sintácticos: http://recursos.cnice.mec.es/lengua/profesores/bac1/herramientas/as/as.htm http://www.auladeletras.net/material/test/sintaxis.htm http://www.librosvivos.net/smtc/homeTC.asp?TemaClave=1048 Ejercicios resueltos: http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/sintaxis_os.htm http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/sintaxis_oc.htm http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/sintaxis_oc2.htm Ejercicios interactivos de sintaxis: http://www.mipaginapersonal.movistar.es/web3/cesareo2/archaron/Ejer_GRAMA.htm 8.3.7. LÉXICO Y SEMÁNTICA Teoría sobre el nivel léxico-semántico: http://rociomadrid.blogia.com/temas/nivel-lexico-semantico.php http://www.materialesdelengua.org/LENGUA/lexico/nivel_lexico.htm http://www.auladeletras.net/material/lexico_esquema.pdf http://juampedrino.com/Gramatica/Gramatica%200600.htm http://www.materialesdelengua.org/LENGUA/lexico/diccionario/index_diccionario.htm 228
  • 223. Pruebas de acceso a la Universidad http://www.kalipedia.com/lengua-castellana/ [Ver en su sección sección lexicología y semántica] http://www.lenguayliteratura.org/mb/index.php?option=com_content&view=section&id=20&I temid=150 Ejercicios sobre léxico y semántica: http://www.xtec.cat/~jgenover/lexico.htm http://www.jesusfelipe.es/lexico1.htm http://www.mipaginapersonal.movistar.es/web3/cesareo2/archaron/Ejer_GRAMA.htm [Ver sección vocabulario] 8.3.8. LITERATURA Historia de la literatura: http://www.spanisharts.com/books/literature/literatura.htm http://www.rinconcastellano.com/ http://www.virtual-spain.com/literatura_espanola.html http://www.kalipedia.com/literatura-castellana/ http://www.donpablos.org/ [Ver su sección literatura española] http://es.scribd.com/doc/22515491/Cuadernillo [Esquemas] http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Historia_de_la_literatura_española http://lenguayliteratura.org/ltr/index.php?option=com_content&view=article&id=1594:literat ura-hispanoamericana-2o-bach&catid=395&Itemid=100006 [Narrativa hispanoamericana siglo XX] Ejercicios de literatura interactivos sobre diferentes épocas, autores y libros: http://www.mipaginapersonal.movistar.es/web3/cesareo2/archaron/LITERATURA/LITERATURA_ESP/index.htm http://www.desocupadolector.net/ejercliterat/indicejerclit.htm http://www.materialesdelengua.org/LITERATURA/index_literatura.htm http://alerce.pntic.mec.es/jinm0000/contenidos.htm Biblioteca virtual de literatura clásica española: http://www.cervantesvirtual.com/areas/literatura-espanola-0/ Antología de la poesía castellana: http://www.poesia-inter.net/ http://amediavoz.com/ http://www.los-poetas.com/ Biografías y páginas de autor: http://www.epdlp.com/paise.php?pais=Espa%F1a http://www.biografiasyvidas.com/ http://www.eldigoras.com/eldyele/lite04autoresM.html http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Escritores_de_España_por_siglo 229
  • 224. Apéndice 8.3.9. HERRAMIENTAS Diccionarios: http://www.rae.es http://clave.librosvivos.net/ http://wordreference.com/definicion/ Diccionarios de sinónimos: http://www.diccionariodesinonimos.es/ http://wordreference.com/sinonimos/ http://www.sinonimos.org/ Diccionario de dudas panhispánico de la RAE: http://buscon.rae.es/dpdI/ Métrica: http://www.rinconcastellano.com/tl/metrica.html# Conjugador verbal: http://stilus.daedalus.es/demoIL.php?demo=con Glosario de literatura: http://www.trazegnies.arrakis.es/indexdi1.html http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/figuras.htm [Figuras literarias] http://www.adoratricescartagena.com/adoratrices/Rincon/literatura/figuras%20literarias.htm [Figuras literarias] http://www.lenguayliteratura.net/index.php?option=com_glossary&Itemid=49 [Tópicos literarios] http://www.islabahia.com/autores/anabel/textos/002topicos_literarios.htm [Tópicos literarios] http://elvelerodigital.com/apuntes/lyl/metrica.htm [Métrica] Guionizador: http://www.lenguaje.com/herramientas/silabeador.php 230