Sociología de la discapacidad

  • 961 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
961
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
19
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Sociología de la discapacidadExclusión e inclusión social de losdiscapacitados JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ, ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO *1. LA SOCIOLOGÍA Y LA destacan Oliver2 y Fulcher3, puesto que ser DISCAPACIDAD discapacitado es una forma de exclusión conN limitaciones de diferentes tipos, sociales4 , uestra forma de relacionarnos con económicas y culturales, que relacionadas de las personas discapacitadas está un modo holístico, inciden claramente en la influida, en la mayoría de los casos, posición más desfavorecida de los discapaci-a través de experiencias basadas en las con- tados en la sociedad, comparándose en algu-notaciones que le imprimimos a la definición nos casos con otros colectivos que sistemáti-de discapacidad. Las personas discapacita- camente a lo largo de la historia han sidodas han sido receptoras de una cantidad de excluidos socialmente5.respuestas discriminantes por parte de la Las discapacidades genéricamente se hansociedad, ya que según autores como Barnes, definido en las relaciones de poder, margina-Len, Shakespeare o Hahn se «impone una ción y dependencia. Estas condiciones depresunción de inferioridad biológica o fisioló- marginación y dependencia, según diferentesgica a las personas discapacitadas»1. perspectivas, coinciden en afirmar que los discapacitados necesitan ayudas especiales La incapacidad también está entendida para poder integrarse de un forma normal endentro de las categorías sociales y políticas, e la sociedad, y al recibir estas ayudas se con-implica la práctica de una regulación, como vierten a su vez en dependientes, ya que de otra forma quedarían siempre excluidas al no * Departamento de Sociología. Universidad de Gra- poder realizar determinadas funciones, por lonada. tanto, partiendo de esta visión y adoptando 1 HAHN, H, 1986 «Public support for rehabilitation una posición ecléctica, llegamos a la conclu-programs: the analysis of US Disability policy» en Disa-bility, Handicap & Society. 2 OLIVER, 1989 Disability and Dependency: A Crea-tion of Industrial Societies en Barton, L. (Ed) Disability 4 OLIVER, 1990 The politics of disablement. Basings-and Dependency. Lewes, Falmer Press. toke, Macmillan. 3 FULCHER, G., 1989 Disabling Policies? A comparati- 5 ABBERLEY, P 1987: «The concept of oppression and ,.ve approach to Educacion Policies and Disability. Lewes the development of a social theory of disability» en Disa-Falemr Press. bility, Handicap & Society. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 77
  • 2. ESTUDIOS sión de que las personas con discapacidades como el que propone Montoro relacionado con siempre serán dependientes en sociedades el cuidado institucional de las personas invá- occidentales, o de otra forma quedarán rele- lidas12. gadas a posiciones marginales, con lo cual, nunca podrán superar los obstáculos arqui- Esta etiqueta no diferenciadora supone una batalla cuyo punto de partida estaría en tectónicos, sociales, económicos y culturales conseguir la búsqueda de una meta basada en que existen en la sociedad. la justicia social, cuestionando las definicio- Apple6 destaca que bajo ningún pretexto nes que los aíslan o los marginan, reempla- podemos relegar a las personas con discapaci- zándolas por otras que generen solidaridad y dades de la sociedad, ya que de esta forma dignidad, «la insuficiencia física o psíquica es correríamos el peligro de perder la memoria la barrera para la capacitación y la posibili- colectiva, por lo que las cuestiones como dad de elección» según Morris13. La relación poder, justicia, igualdad, ciudadanía y demo- entre discapacidad y el bienestar es una cons- cracia participativa quedarían en papel moja- tante en la búsqueda del correcto equilibrio do para hacer frente a la discapacitación. Oli- que se debe mantener para aplicar la distri- ver7 y Shakespeare8, aportan la idea de soli- bución de recursos. Bajo esta perspectiva, daridad colectiva, a lo que Young 9 afirma Stein destaca que existe la duda entre hacer a que: «hay igualdad entre los grupos sociales y las personas tan felices como sea posible y culturalmente diferenciados, que se respetan conservar la felicidad de aquellos que son ya mutuamente y se afirman los unos a los otros felices. Ante esta duda, la verdadera concep- en sus diferencias». El concepto de invalidez ción del utilitarismo radica en la primera, es como identidad está asumido en muchos decir en hacer a las personas tan felices como casos como un factor negativo,la búsqueda y sea posible más que la segunda 14. la lucha contra esta concepción va invirtién- Obviamente, la discriminación en sentido dose en su percepción, constituyéndose cada amplio, no sólo abarca las esferas de la socie- vez más como una identidad cultural positi- dad, tanto las individuales como las colecti- va10. vas, sino que también se tiene la creencia de que la discriminación, en cierto sentido, acce- La lucha de los discapacitados se sitúa en de a todos los ámbitos de la vida. contra de la discriminación, el prejuicio se materializa de diferentes formas, tanto indi- Según Morris 15 : «nuestra meta es una viduales como institucionales11. Entre los sociedad que reconozca nuestros derechos y servicios institucionales, existen estudios valores como ciudadanos iguales, no una sociedad que se limite a tratarnos como receptores de la buena voluntad de otras per- 6 APPLE, 1993 What postmodernist forget: cultural capital and official Knowledge. En Currículo Studies V.1. 7 OLIVER 1990 The politics of disablement. Basings- 12 MONTORO RODRÍGUEZ, JULIAN. «Factores que deter- toke, Macmillan. 8 SHAKESPEARE, T., 1993 «Disable people´s self orga- minan la Calidad del Cuidado Institucional por las per- nization: a new social movement? En Disability, Handi- sonas mayores y/o inválidas. Revista de Sociología, cap & Society. 1999, 57: 89-112. 9 YOUNG, I., 1990 : Justice and the politics of Dife- 13 MORRIS , 1993 Comunity Care or Independing rence. New Jersey, Princeton University Press. Living. York, Joseph Rowntree Foundation. 10 LAWSON, JOHN. «La invalidez como una Identidad 14 STEIN, MARK S. «Utilitarismo y el Inválido: la Distri- Cultural». Estudios Internacionales en Sociología de bución de la Vida» Teoría Social y la Práctica, 2001, 27, Educación, 2001, 11, 3: 203-221. 4, Oct: 561-578. 11 SHAKESPEARE, 1993. Disable people’s self organiza- 15 MORRIS , J., 1992 «Personal and political: a feminist tion: a new movement? En Disability, Handicap and perspective on researching physical disability» Disability, Society. Handicap and Society, Vol. 7, Nº2. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4578
  • 3. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOsonas». El concepto de ayudar a personas discapacitados, los impedidos eran transpor-dependientes, sin la autonomía suficiente tados de un lugar a otro desde el momento enpara desenvolverse en su hábitat, se sitúa el que nacen hasta el momento en el que mue-dentro de los diferentes factores para consi- ren, describiendo cómo una mujer que noderar que la discapacidad es en sí misma, un pudo caminar en toda su vida logró vivir has-sistema de continuar las diferencias y agra- ta los 69 años, cuidada y ayudada por su tri-var los diversos conceptos negativos relativos bu, e incluso ya en la Edad de Bronce apare-a personas con discapacidades, puesto que no cen muestras de la discapacidad y las formasse trata de ayudar sino de integrar. de superarla17. La insuficiencia y la discapacidad reflejan Otro ejemplo reciente lo podemos encon-los ámbitos de las personas con problemas trar tras la II Guerra Mundial, Estados Uni-físicos, psíquicos o psicológicos. El primero dos vio cómo los discapacitados de la guerra,que se relaciona con la insuficiencia, atiende alrededor de 430.000 hombres se situaban ena razones puramente médicas, momento a posiciones de desventaja frente a los no dis-partir del cual se reconoce que una persona capacitados, por lo cual, se consensuó queestá discapacitada, el concepto definitorio de todos aquellos que regresasen de la guerra,«insuficiencia» se hace visible en la esfera pri- volverían a ocupar los mismos puestos de tra-vada de las personas, donde los problemas bajo que tenían antes; este acuerdo se puso enexistentes parten del no reconocimiento de práctica y el resultado de ello fue que las per-las limitaciones personales. El segundo, la sonas ocuparon sus puestos de trabajo duran-discapacidad, atiende a razones de índole te tres años, pero tras este periodo, casi todossocial, referido al reconocimiento por parte de fueron reemplazados por personas sin minus-la sociedad de las personas que muestran valías. Podemos observar cómo en las socie-algún tipo de deficiencia. Es aquí donde debe dades eminentemente materialistas se desta-surgir la sociología, para tratar de ver cuáles can las diferencias entre las personas «meri-son los problemas de la sociedad ante la dis- torias» y «no meritorias», términos emplea-capacitación y los discapacitados. dos por Oliver18 y Zarb19 en sus estudios rea- lizados sobre la discapacidad, produciéndose A través de la historia podemos ver cómo frecuentemente una respuesta de rechazoen diferentes momentos y lugares de la exis- social hacia los discapacitados.tencia humana el trato hacia los discapacita-dos ha sido distinto. Un breve recorrido histó- No ocurre así en las sociedades postmate-rico nos muestra cómo, entre los griegos era rialistas, donde tienen primacía los valoresusual que a los niños con alguna anomalía se (éticos, morales o religiosos), que tratan deles dejase morir. Tooley 16 mantenía que igualar a las personas sin exclusión de aque-muchas de las guerras existentes entre los llas que por alguna circunstancia tienen mer-pueblos egipcios se producían a causa de las madas sus facultades.discapacidades que la guerra generaba entrela población, de forma que constantementehabía necesidad de abastecimiento de escla- 17 T UBB , J ONATHAN N.: Dos ejemplos de inva-vos. En África podemos ver la versión contra-ria sobre el trato de las personas discapacita- lidez».Locura, invalidez y exclusión social: la arqueolo- gía de la diferencia. Hubert, Jane Ed. Londres:Routled-das, destacando que en algunas tribus semi- ge, 2000, pp 81-86.nómadas, donde se conocía la existencia de 18 OLIVIER, 1992: Changing the social of the research production» Disability, Handicap and Society Vol. 7 nº2. 19 ZARB, 1992: «On the road to Damascus: first step 16 TOOLEY, 1983: Abortion and Infanticide. New towads changinig the relations of research production»,York. Oxford University Press. Disability, Handicap and Society. Vol. 7 nº2. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 79
  • 4. ESTUDIOS 1.1. Estudios sobre discapacidad Entre los diferentes estudios, encontramos el realizado por Espino Bravo23, sobre la des- Los estudios sobre discapacidad están institucionalización de los discapacitados, prosperando constantemente, tanto en cali- poniendo de manifiesto que las personas con dad como en cantidad, por ello no es de discapacidad se van apartando cada vez más extrañar que todas las áreas sociales se del cuidado de las instituciones especializa- impliquen de forma tan determinante para das para recabar en la mayoría de los casos, paliar un problema que se muestra de forma en agentes externos a las instituciones públi- evidente en nuestra sociedad. Los estudios cas, como pueden ser las asociaciones creadas en torno a la discapacidad nos muestran con fines de ayuda, las Organizaciones No cómo la discapacidad se ha constituido esen- Gubernamentales y las familias, en la mayo- cialmente como un sistema de distribución ría de los casos. de los recursos entre las personas con disca- La finalidad del estudio se dirige funda- pacidad y las personas sin discapacidad, esta mentalmente a explorar el grado en el que las distribución de los recursos, comprendida familias de los discapacitados adultos se desde una perspectiva utilitarista, se ve apo- encuentran afectadas en su estado de salud yada por Sen20, al destacar que, desde el pun- física y psíquica al prestar cuidados y aten- to de vista del utilitarismo se distribuirían ción a un discapacitado. los recursos menos injustamente entre los Otro de los aspectos con los que cuentan disminuidos21. actualmente los discapacitados se refiere a la Existen diferentes estudios de carácter protección jurídica, que en los últimos años ha experimentado un aumento considerable, científico que se están desarrollando en Espa- para poder proteger a aquellos que se encuen- ña en torno a la discapacidad, y de ellos no tran en una posición más desfavorable en la sólo destacan los de carácter médico, sino que sociedad, en la actualidad surgen constante- los problemas sociales con los que cuentan los mente estudios que abordan el tema de la dis- discapacitados se pueden apreciar en áreas capacidad desde un ámbito legal, con el que tan distintas pero a su vez tan convergentes poder hacer frente desde una perspectiva no como son la psicología, la antropología22 y el sólo nacional, sino internacional con motivo derecho o las ciencias de la educación, que de la declaración del año 2003 por parte de la desde una posición ecléctica se proponen Unión Europea, cómo «Año de la Discapaci- avanzar en el estudio de los temas sociales dad», mostrando como los diferentes organis- bajo una perspectiva diferente a la sociológi- mos internacionales han calado en las nor- ca, con la aportación de estudios que reflejan mativas nacionales24. y ayudan a comprender y a desarrollar mediante el esfuerzo común de todos los cien- 2. TEORÍAS DE LA DISCAPACIDAD tíficos, las trabas que suponen la adaptación de las personas con minusvalías a la sociedad No existe una única teoría en torno a la de hoy en día. discapacidad, ya que son muchos y diversos 20 MARTHA C. NUSSBAUM y A. SEN «Calidad de vida». 23 ESPINO BRAVO M. Amor «La familia del discapaci- Méjico. Fondo de Cultura económica. 1996. tado psíquico adulto: situación, recursos y necesidades» 21 STEIN, MARK S. «Utilitarismo y el Inválido: la Distri- Univ. de Valencia, 2000. bución de Recursos». Bioethics, 2002, 16,1 Feb. Pág. 1- 24 PARRA D USSAN, CARLOS ALBERTO: «La protección 19. jurídico-internacional de las personas con discapacidad. 22 ALLUE M ARTINEZ, M. «Temporalmente válidos. Una El derecho de la OIT. El derecho de la Unión Europea. etnografía sobre el terreno de la discapacidad» Univ. Mención especial al derecho interno español y colom- Rovira i Virgili, 2001. biano.» Univ. Carlos III de Madrid. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4580
  • 5. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOlos temas que se abordan bajo este aspecto La teoría funcionalista ha estado unida atemático. Entre los más importantes pode- través del uso de conceptos como función omos encontrar los estudios sobre la teoría de funcionalidad, que son generalmente asocia-la «opresión social» de la discapacidad por dos a los trabajos de Talcott Parsons en laBury25, en ella se describe cómo los discapaci- sociología moderna. Hay una larga tradicióntados no sólo son relegados de la marginación de la explicación del funcionalismo en el estu-social, sino también de la teoría sociológica, dio de diferentes sociedades. E. Durkheimcomo destaca Arthur Frank26. Esta discrimi- (1858-1917) es el autor clásico que más acer-nación no está entendida claramente ya que ca los conceptos de funcionalismo desde pers-no existen muchos estudios sociológicos sobre pectivas análogas a la biología, ya que a tra-los disminuidos, pero se entiende que muchos vés de la biología explica la sociedad como unsociólogos no tratan el tema de la discapaci- todo orgánico, donde cada uno de sus actoresdad por considerarlo presociológico, enten- o trabajadores forma una parte constituyentediendo la discapacidad sólo cuando la medici- para mantener a los otros, solo así, las partesna la haya diagnosticado, estableciendo si del cuerpo que trabajan mantienen el restouna persona es discapacitada o si no lo es, por del cuerpo que no lo hace, ésta es la idea bási-lo cual nos situamos en las fronteras de los ca del concepto de solidaridad orgánica.estudios sociológicos para adentrarnos en el Durkheim27 establece una distinción fun-campo de la psicología social. Pero, por otro damental entre las sociedades no industria-lado, muchos consideran que la discapacidad les o preindustriales, en las primeras, la inte-y su tratamiento en la sociedad necesita un gración social se caracteriza por asentarse enespacio social propio, ámbito en el cual la la similitud de funciones existentes entre lasociología tiene una función concreta. Aun- división social de la mano de obra y la solida-que bien es cierto que en estos momentos los ridad «mecánica». Después de la industriali-estudios sociológicos sobre la discapacidad zación, se vislumbra una creciente separa-son bastante limitados. ción y distinción del individuo con respecto al grupo, a medida que la división de la mano de Para definir el término discapacidad obra se especializa y se individualiza progre-hemos de recurrir a los paradigmas que sus- sivamente. Una sociedad justa es aquella quetentan las distintas teoría que nos acercarán cuenta con estrechos lazos de solidaridadal funcionalismo biológico o al interaccionis- «orgánica». La sociedad reconoce la diversi-mo social, pudiendo en último término llegar dad, sin embargo no hay indicios de que estoa una simbiosis de ambos, donde la comple- se extienda a la incorporación de la sociedad amentariedad sea el punto neurálgico que quienes no pueden trabajar.daría forma a su concepción total. Siguiendo las teorías expresadas por Dur- kheim, no es de extrañar que Topliss28, desde2.1. Teoría funcionalista una perspectiva funcionalista, proponga el siguiente argumento sobre lo inevitable de la «Sólo aquellos que puedan moverse libre- discriminación de las personas discapacitadas:mente están verdaderamente integrados en lavida social y económica» « ... el tipo o grado particular de insuficien- cia que incapacita a una persona para la ple- 25 BURY , M. B., 1992: «Medical sociology and chro-nic illness: a comment on a panel discussion» Medical 27 D URKHEIM, E.: «Comparative social problems»Sociology News. New York. Free Press, 1964. (Reedición). 26 ARTHUR FRANK, 1991: «For a sociology of the body: 28 TOPLISS, 1982: Social Responses to handicap. Har-an analytical review» en Featherstone y cols. low. Longman. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 81
  • 6. ESTUDIOS na participación de la sociedad puede cam- Los estudios de Parsons en torno a la dis- biar, es inevitable que exista siempre una capacidad muestran cómo los diferentes fac- línea, un tanto indefinida pero no por ello tores que rodean a los discapacitados se sitú- menos real, entre la mayoría capacitada y la an en un segundo plano, que desvirtúa las minoría discapacitada a cuyos intereses se les pautas sociales existentes, desvalorando los concede frecuentemente menos importancia factores económicos, sociales y culturales del en las actividades de la sociedad en general...» discapacitado, para ofrecer una visión dis- tinta de lo que supone la discapacidad, un La teoría funcionalista muestra cómo una claro ejemplo de ello lo podemos apreciar en persona discapacitada se ve mermada de los diferentes estudios sobre el comporta- cierto tipo de funciones normales, a causa de miento de los disminuidos en sociedades diferentes tipos de barreras, entre las que como la griega y la romana, vemos que Clau- encontramos las estructurales que suponen dio sufría malos tratos verbales por parte de la principal causa de exclusión. Los estudios la nobleza y la guardia romana, a causa de sobre las infraestructuras u obstáculos arqui- sus múltiples insuficiencias31. tectónicos pueden ser instrumentos para cre- ar barreras frente a la movilidad29, destacan- «con independencia del tipo de condiciones do también la falta de medios de transportes y factores socioeconómicos, todos se compor- asequibles, educación y formación, que son tan de la misma forma»(Parsons, 1951) aquellas que ofrecen a cada persona una vida, e incluso unas condiciones de vida, en las que Este tratamiento hacia las personas que puedan desarrollar sus capacidades, creando sufren alguna discapacidad provoca en las condiciones necesarias para su integra- muchos casos un cierto ascetismo del disca- ción social, abarcando todos los ámbitos don- pacitado hacia la sociedad, ya que son de se desarrolla: en la familia, en el ocio, en la muchas las barreras con las que el discapaci- educación, el deporte, la salud y el trabajo. tado se encuentra para hacer frente a la sociedad. La movilidad y la autonomía son Parsons30 nos muestra cómo la discapaci- elementos esenciales para tomar parte en el dad ejerce una influencia negativa en las per- modelo económico y social, «el papel del impe- sonas, haciéndoles creer que, en la mayoría de dido significa «pérdida de una parte de la los casos, esa discapacidad será quién provo- condición humana» y «no se exige el esfuerzo que diferentes tipos de conductas que modifi- de cooperar con el tratamiento del médico ni quen su actitud, reflejando con ella cierto des- de intentar recuperar la propia salud, pero el ánimo y desencanto en la sociedad en la que precio de ello es una especie de ciudadanía de viven, puesto que sus condiciones vitales están segunda clase»32. mermadas en mayor o menor medida, por lo que se acostumbra a sentir cierto rechazo de la Las teorías funcionalistas de la discapaci- sociedad, que se refleja en las propias perso- dad han sido criticadas por ser deterministas, nas que poseen algún tipo de discapacidad: olvidar los factores sociales, políticos y econó- micos, y por negar las interpretaciones subje- «les incita a ver el estado actual como abo- tivas. rrecible e indeseable... y se espera que busquen la ayuda en los especialistas médicos»(Par- sons, 1951) 31 GRAVES, 1934: trad. Cast.: Yo Claudio. Madrid, Ed. 29LANGAN CELESTE: Invalidez de movilidad. Cultura Alianza 1997, 20ª 32 S IEGLAR y O SMOND, 1974: Model of Madness: pública, 2001, 13, 3, 459-484. 30 PARSONS, 1951: The Social System. Nueva York, Models of Medicine. Londres Collier Macmillan, pág. Free Press. 116. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4582
  • 7. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO2.2. Teoría interaccionista en buscar una vida independiente», según destaca De Jong35. «Se muestra la discapacidad como una Shakespeare36 destaca que «las personasdesviaciación social, la relación discapacidad discapacitadas no sólo se enfrentan a proble-y desviación se puede entender con referencia mas de exclusión que tienen su origen en lasa la ausencia de obligaciones y de responsabi- producciones materiales, sino también a loslidades sociales» problemas de prejuicio engendrados por las representaciones culturales de los discapaci- Las sociedades están cimentadas sobre las tados como«otra historia» totalmente diferen-ideas liberadas de la responsabilidad indivi- te;«la discapacidad no está causada por lasdual, la competición y el trabajo remunerado; limitaciones funcionales, físicas o psicológi-quien se desvía aparece incapaz de cumplir cas de las personas con insuficiencia, sino poresos ideales. Las barreras del entorno obsta- el fracaso de la sociedad en suprimir lasculizan la participación social en mayor barreras».medida que las funcionales. En el nivel experiencial, los discapacitados La teoría interaccionista muestra cómo ven con clara evidencia que sus problemaslas sociedades son cada vez más individua- surgen de la opresión social»37 y de la discri-listas y fragmentadas, en las que el rechazo o minación institucionalizada 38 , por lo queaceptación por parte de la sociedad nos pue- «hay que observar e identificar cómo la socie-de excluir de ésta dejándonos aparte o nos dad incapacita a las personas más que losacepta plenamente. Lemert 3 3 distingue efectos que produce la incapacitación sobreentre desviación primaria y secundaria, la los individuos».primera se relaciona con la concepción que elpropio individuo posee de sí mismo, mien- Las teorías interaccionistas son criticadastras que la segunda establece una relación por atender mucho al sujeto y perder la pers-entre el propio sujeto y los demás, atribuyén- pectiva de los efectos de la sociedad sobre él.dole una identidad y una condición socialdevaluada». 2.3. Unión entre funcionalistas e Esta asignación de otros por una condición interaccionistassocial devaluada puede llegar en muchos delos casos a marcar, o como señala Goffman34 a En 1970, Safilios-Rothchild elabora la teo-estigmatizar, por la interacción entre normal ría del conflicto entre la unión de las teoríasy anormal. funcionalistas e interaccionistas. Ante el papel que se ostenta dentro de la escala La teoría interaccionista trata de explicar social, podemos observar cómo Safilios-cómo el comportamiento de los discapacita-dos se basa en la búsqueda de una vida inde-pendiente, ya que la dependencia hacia otras 35 DE JONG, 1979: «Independent Living: from socialpersonas no lleva a el desarrollo de una vida movement to analitic paradigm» Archives of phisicalnormal. Muchos de estos «esfuerzos se basan Medicine and Rehabilitation. 36 SHAKESPEARE, Cit. En Len Barton Discapacidad y Sociedad. pag. 47. 33 L EMERT, 1962: Human Deviance: Social Problems 37 SUTHERLAND, 1981 Cit. En Len Barton Discapaci-and Social Control. Englewoods Cliffs, New Yersey, Pren- dad y Sociedad. 38tice-Hall. BARNES, 1991: Disable People in Britain and Dis- 34 G OFFMAN, E. (1963) Trad. Cast.: Estigma, la identi- crimination: A Case for Anti-Discrimination. Legislation.dad deteriorada. Buenos Aires. Amorrortu, 1992. Londres, Hurst and Co. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 83
  • 8. ESTUDIOS Rothschild39, destaca el papel rehabilitador rente de entender y aceptar la discapaci- de los propios discapacitados, por los cuales dad. Con la revolución industrial el sis- una persona debe aceptarse y aprender a tema de clasificación de la sociedad que- vivir con sus limitaciones, puesto que deben dó relegado a la clasificación humana de aprender a asumir funciones normales. En personas «meritorias» y «no meritorias», este aspecto podemos ver cómo la discapaci- las grandes cadenas de montaje necesi- dad dentro del plano de los discapacitados taban a personas no discapacitadas gira en torno a dos factores: para poder mantener el ritmo de traba- jo, no reducido sólo al tiempo de trabajo, – El primero se sitúa en las capacidades sino también a su rentabilidad. individuales frente a sí mismos, en aquellas capacidades que Sen40 denomi- na «funcionamientos normales», consi- 3. CARACTERÍSTICAS Y CLASIFICACIÓN derados éstos, como aquellos que le con- DE LAS DEFICIENCIAS ceden calidad de vida dentro del ámbito subjetivo. Para Sen todas las personas Las dimensiones que componen la persona adquieren una condición de «calidad de como son: cuerpo, mente y entorno se enmar- vida normal» desde el momento en el ca en la Clasificación Internacional de Defi- que pueden realizar funcionamientos, ciencias, Discapacidades y Minusvalías estos funcionamientos vienen marcados (CIDDM). por las capacidades de cada uno posee. El primer estudio y clasificación sobre las Las capacidades son los actos que reali- deficiencias, se llevó acabo por Esther Cahana, za una persona con un fin determinado, que presentó un diseño de clasificación desti- que a su vez provocan que se cumpla un nado a la medición a escala comunitaria de fin último, el conjunto de capacidades datos estadísticos, que Israel presentó a la forman funcionamientos, que son los OMS. Más tarde, el Centro de Clasificación que conforman la vida de las personas. de Enfermedades de París, dependiente de la Las funciones normales se circunscri- OMS, presentó un trabajo que distinguía ben básicamente a la iniciación de los entre las deficiencias y sus consecuencias programas de rehabilitación y a la aco- funcionales y sociales, mediante el estableci- gida psicológica de una identidad de la miento de varias series de clasificaciones. discapacidad. Pero, puesto que el sistema de codificación – El segundo de los factores lo produce la del Centro de Clasificación de Enfermedades sociedad ante los discapacitados, éstos, de París contradecía a la Clasificación Inter- en la mayoría de los casos, se sienten nacional de Enfermedades, se encargó al Dr. indefensos en la sociedad, puesto que Philip Wood un sistema compatible entre una vez superado el primer factor, el de ambas clasificaciones. Para ello se creó una aceptar sus capacidades individuales, clasificación jerárquica de las deficiencias deben abordar el segundo, la aceptación que constaba de tres dígitos clasificadores, y de la sociedad, bien es cierto que cada otros tres dígitos para referirse a la discapa- tipo de sociedad tiene una forma dife- cidad o deficiencia relacionadas a la movili- dad, la dependencia física y la dependencia 39 S AFILIOS -R OTHSCHILD, 1970: The sociology and económica. Esta clasificación no prosperó todo lo que se esperaba, con lo cual, cada uno Social Psicology of Disability and Rehabilitation. Nueva York. Random House. prosiguió con sus investigaciones y clasifica- 40 MARTHA C. NUSSBAUM y A. SEN: «Calidad de vida». ciones aportando nueva información. Ambos Méjico. Fondo de Cultura económica, 1996. estudios fueron expuestos en la Novena Con- REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4584
  • 9. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOferencia Anual para la Revisión y Clasifica- ciencias, Discapacidades y Minusvalías, esteción de Enfermedades, celebrada en octubre modelo gráfico variará sustancialmente, conde 1975, que, tras su revisión, fue aprobada una visión multidireccional y con la inclusiónpor la 29ª Asamblea de la OMS en 1976, en la de otros factores, como son, el entorno físico yque se autorizaba su publicación con carácter el social.experimental. La Clasificación Internacional de Discapa- El cometido de la CIDDM era servir de cidades propone tres consecuencias deriva-complemento a la Clasificación Internacional das de la enfermedad: el deterioro, la invali-Estadística de Enfermedades, Traumatismos dez y el impedimento, que se encuentrany Causas de Defunción, más conocida por la secuencialmente relacionadas43.Clasificación Internacional de Enfermedades(CIE), para poder establecer un catálogo de Esta Clasificación Internacional de Disca-las consecuencias de la enfermedad, mas allá pacidades se adoptó en España a partir dede lo que son una mera recopilación de causas 1983, con la publicación por el IMSERSO dede la misma. la traducción española. La Clasificación Internacional de Enfer- A continuación vamos a recoger un cuadromedades responde con un modelo lineal, en en el que se incluye la trayectoria cronológicacuya secuencia sus componentes se explican de la Clasificación Internacional de Deficien-por separado y de distintas maneras dentro cias, Discapacidades y Minusvalías, elabora-de la clasificación41: do por Manuel García Viso, entonces, Conse- jero Técnico del Real Patronato de Preven- Etiología à Patología à Manifestación ción y Atención de las Personas con Minusva- lía. Para reflejar las dimensiones de las conse-cuencias de la enfermedad, la Clasificación En España, a partir de 1991 se implantaInternacional de Deficiencias, Discapacida- una nueva forma de clasificación de las defi-des y Minusvalías adoptó un modelo secuen- ciencias, que viene a sustituir a las utilizadascial derivado del anterior, pero que recogía hasta la fecha. La clasificación responde allos tres niveles propuestos en la misma, así tipo de información demandada, y además, seque el esquema quedaría de la siguiente for- adecúa a los datos contenidos en los dictáme-ma42: nes de valoración.Enfermedad à Deficiencia à Discapacidad Los códigos agrupados para la clasificación à Minusvalía son: Deficiencia, Diagnostico y Etiología, similares a los de la Clasificación Internacio- Las flechas de este diagrama no se deben nal de Enfermedades, con los que se tratan deinterpretar como «necesariamente impli- ordenar las situaciones patológicas que pue-ca», sino que también significan «puede den padecer quienes solicitan el reconoci-conducir a». miento de la condición de minusválido. En la revisión que se está llevando a cabopor la Clasificación Internacional de Defi- 41 O.M.S«Clasificación Internacional de Deficien- 43 JOHNSTON, M ARIE; POLLARD, BETH: Consecuenciascias, Discapacidades y Minusvalías» IMSERSO, 1997, de la enfermedad: Probando el quién del modelo de lapág. 41. Clasificación Internacional de Discapacidades. Sociolo- 42 Op. cit. Pág. 42. gía y Medicina, 2001, 53, 10, Nov: 1261-1273. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 85
  • 10. ESTUDIOS TABLA 1. DOCUMENTACIÓN SOBRE PREVENCIÓN Y ATENCIÓN A PERSONAS CON MINUSVALÍA REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4586
  • 11. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO Las clases de deficiencias que surgen de Otros trastornos mentalesesta agrupación son las siguientes: Relativos al estado psíquico de la persona, – Osteoarticulares distintos del retraso mental, pero que dificul- – De los Sistemas nervioso y muscular tan su desarrollo. (neuromusculares) – Visuales Deficiencias visuales – Auditivas – Expresivas Pérdida de eficiencia visual en los grados – Mentales de: leve, moderada, severa, grave y ceguera. – Retraso mental – Otros trastornos mentales Deficiencias auditivas – De los órganos internos y de la piel Comprende distintos grados de hipoacu- – Mixtas sia: leve, media, severa, profunda y sordera. – Otras Se recoge también la sordomudez y otros trastornos del órgano de la audición.Deficiencias del sistema osteoarticular Deficiencias expresivas Incluye, alteraciones morfológicas o funcio-nales referidas a los huesos y articulaciones. Incluye los trastornos del lenguaje en susEste grupo se encuadra dentro de las deformi- distintas formasdades de la columna vertebral, ausencia demiembros, limitaciones funcionales, y anoma-lías morfotorácicas, entre otros. Órganos internos y/o pielDeficiencias del sistema nervioso y Engloba las alteraciones de los distintosmuscular (deficiencias neuromusculares) aparatos y sistemas: respiratorio, circulato- rio, digestivo, endocrino metabólico, sangre y Vinculadas al sistema nervioso y a los órganos hematopoyéticos, genito-urinario,músculos cuando repercuten sobre el aparato piel y anejos, además todas aquellas ocasio-locomotor. nadas por la pérdida quirúrgica de algún órgano.Deficiencias de las funciones mentales MixtaRetraso mental Comprende el «Síndrome polimalformati- Referido a la disminución del aprendizaje vo» y la «Deficiencia múltiple»de la persona, tanto instrumental como deri-vado de la experiencia, comprende tambiénun ítem llamado retraso madurativo, referido Otrasa los niños de edad cronológica hasta 14 años,y que presentan un coeficiente de desarrollo En este apartado se incluyen todas las que,psicológico inferior a la media normal. por sus características, no pueden recogerse REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 87
  • 12. ESTUDIOS en los apartados anteriores, ya que no se Los enfermos mentales eran conocidos posee la información suficiente para clasifi- como enfermos psiquiátricos46 , a los cuales se car el tipo de deficiencia que presentan. les aplicaban pocas políticas sociales para su rehabilitación e integración. El siguiente término es el de «subnor- 4. ANÁLISIS COMPARADO DE LA mal»47, por debajo de normal, el de «invali- LEGISLACIÓN EUROPEA Y DE do»48, como no válido, y el de «deficiente»49, ESPAÑA EN EL ÁMBITO DE LA como defectuoso o incompleto, señalando en DISCAPACIDAD todos los casos aspectos negativos sobre la discapacidad. Con la promulgación de la Constitución de 1978, se inicia en España una nueva etapa en La entrada de la Constitución Española de el tratamiento jurídico y social de las perso- 1978, marca un nuevo comienzo en el trata- nas con discapacidad. A partir de esta nueva miento de la discapacidad, ya que el primer etapa, las políticas sociales destinadas a la reconocimiento público se expresa en la mis- mejora de las condiciones generales de vida ma Constitución en el artículo 49 50. Este de las personas con discapacidad experimen- Mandato Constitucional se refleja en la Ley tan un avance importante. 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI), en el cual, en el Las normas jurídicas destinadas a las per- artículo 3 del mismo manifiesta, que «los sonas con discapacidad cumplen una función poderes públicos prestarán todos los recursos protectora, derivada de la situación peculiar necesarios para el ejercicio de los derechos a que estos ciudadanos viven. Esta función se que se refiere en el artículo primero, constitu- configura como una acción solidaria tendente yendo una obligación del Estado la preven- a la normalización e integración de estos ciu- ción, los cuidados médicos y psicológicos, la dadanos en la sociedad. rehabilitación adecuada, la educación, la orientación, la integración laboral, la garan- En términos legales, hasta la promulga- tía de unos derechos económicos, jurídicos ción de la Constitución de 1978, el desarrollo sociales mínimos y la Seguridad Social». histórico de la discapacidad ha pasado por las diferentes etapas. En esta Ley se establecen cuáles serán las acciones específicas de la acción protectora de Los inicios en España sobre la discapacita- la Seguridad Social: ción surgen en 191044, estableciendo la pri- mera división social entre personas normales 46 Orden para el texto Refundido de la Legislación y anormales, definiendo a las últimas como sobre asistencia a los subnormales en la seguridad social; aquellas que están privadas de alguno de los año 1970. sentidos corporales o sufre un desarrollo 47 Orden para Asociaciones de Inválidos para el tra- mental imperfecto. El siguiente término sur- bajo; año 1940. 48 Decreto para la Creación del Patronato Nacional ge en 193045, en el que se declara «inútil» al de Cultura de los Deficientes; año 1934. que no es considerado útil para una determi- 49 Decreto de Asistencia a Enfermos Psiquiátricos; nada labor. año 1931. 50 El Art. 49 establece que «los poderes públicos rea- lizarán una política de previsión , tratamiento, rehabili- 44 Real Decreto para la Creación del Patronato tación e integración de los disminuidos físicos, sensoria- Nacional de Sordomudos, Ciegos y Anormales de 1910. les y psíquicos, a los que prestará la atención especiali- 45 Decreto para el ingreso en el cuerpo de inválidos zada que requiera y los amparará especialmente para el militares de los Jefes y Oficiales de la Armada declarados disfrute de los derechos que este Titulo I otorga a los ciu- inútiles por la perdida total de la visión; año 1931. dadanos». REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4588
  • 13. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO – Asistencia sanitaria y prestación farma- ción de Discapacidad y su tratamiento adecua- céutica. do según el grado de minusvalía que posean. – Subsidio de garantía de ingresos míni- El Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciem- mos. bre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minus- – Subsidio por ayuda de tercera persona. valía, surge para subsanar diferentes tipos de – Subsidio de movilidad y compensación criterios que establecen el diagnóstico y la por gastos de transporte. valoración de las minusvalías52. Los baremos – Recuperación profesional. para calificar la minusvalía se pueden clasifi- – Rehabilitación médico funcional. car en dos: La puesta en práctica de estas políticas 1. Baremos referidos a factores médicos.derivadas de la aplicación de la LISMI en las 2. Baremos referidos a factores de tipopersonas con discapacidad, aparte de generar social: teniendo en cuenta aspectosuna serie de derechos sociales, genera una como el entorno familiar, situaciónserie de prestaciones económicas y beneficios laboral y profesional, nivel educativo yfiscales, para cubrir la situación de desventa- cultural, así como otras situaciones delja social que genera la minusvalía, con la idea entorno habitual de la persona con dis-de que ésta no provoque un menoscabo econó- capacidad.mico en el sujeto afectado, al no tener unafuente de ingresos. Las dos prácticas genera- Los baremos para la Clasificación de laslizadas para proteger económicamente a la Discapacidades se llevarán a cabo por mediodiscapacidad son: de la Clasificación Internacional de Deficien- cias, Discapacidades y Minusvalías de la 1. La concesión de una serie de prestacio- OMS. Estas limitaciones que la deficiencia o nes económicas que se articulan en las enfermedad impongan al sujeto miden la modalidades de contributivas y no con- capacidad del sujeto para llevar a cabo las tributivas51, y «actividades de la vida diaria»53. En torno a la 2. Mediante beneficios fiscales que nor- definición y clasificación de discapacidad se malmente dependen del Ministerio de establecen cinco grados54. Trabajo y Asuntos Sociales. La integración de los discapacitados surge Aunque estas prestaciones y beneficios fis- como una necesidad básica, que vendrá regu-cales repercuten en la mejora de la situación lada en España desde el Gobierno Central ydel discapacitado, podemos apreciar como en algunos casos desde las Comunidadesnecesario y efectivo la creación de un Plan Autónomas cuando, en su caso, tengan trans-Integral de Ayuda a los Discapacitados para feridas las competencias en el campo de lasu rehabilitación y su posterior reinserción, salud, educación, etc...considerando que todo afectado necesita reci-bir prestación económica, médica, social ylaboral. 52 Nos referimos al Real Decreto 1723/1981 de 24 Tras la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Inte- de julio, sobre el reconocimiento, declaración y califica- ción de las condiciones de subnormal y minusválido.gración Social de los Minusválidos, surgen 53 Definición por lo que se entienden Actividades dediferentes Leyes que instauran una defini- la Vida Diaria, teniendo en cuenta la propuesta de la Asociación Médica Americana en 1994. 54 Ver el Informe de «Definiciones de Discapacidad 51 Ley 16/90, de 20 de diciembre, de Prestaciones en España: un análisis de la normativa y la legislaciónno Contributivas. más relevante» Pág. 18. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 89
  • 14. ESTUDIOS Entre las más importantes están las ayu- regula la relación laboral de carácter das o las leyes que promueven las principales especial de los minusválidos que traba- orientaciones hacia el empleo de las personas jen en los centros especiales de empleo. con discapacidad: 1. Ley 13/1982 de Integración Social del 4.1. Principales leyes de ámbito Minusválido, estableciéndose como Ley internacional marco, a partir de la cual, se articulan las principales leyes relacionadas con Las nuevas necesidades y la creciente con- las personas con discapacidad. sideración de una ciudadanía europea ha sido el núcleo esencial, a través del cual, la Unión 2. A raíz de la Ley 66/1997 de 30 de Europea ha trabajado para crear una verda- Diciembre de Medidas Fiscales, Admi- dera unión de los pueblos que componen la nistrativas y del Orden Social, se esta- blece una «cuota de reserva» para los Unión Europea y olvidar una imagen frag- mentada de la sociedad. A raíz de los diferen- discapacitados. tes tratados firmados por los países miem- 3. Real Decreto 27/2000, de 14 de enero, bros de la UE se ha hecho hincapié en la por el que se establecen las medidas estructuración de una Europa unida y sin alternativas de carácter excepcional al barreras de ningún tipo, por lo que el Tratado cumplimiento de la «cuota de reserva» de Amsterdam esclareció el futuro de los ciu- del 2 por ciento a favor de los trabajado- dadanos europeos, pero no sólo desde los posi- res discapacitados en empresas de 50 o cionamientos teóricos de la libertad, sino de más trabajadores. Esta ley se enmarca una libertad total, incluso para aquellos que entre las primeras que fomentan la dis- sufren desigualdades a causa de deficiencias criminación positiva o la no discrimina- y discapacidades. ción de los trabajadores minusválidos. Nos encaminamos hacia una Europa «sin 4. Real Decreto 1451/1983, de 11 de mayo, barreras», con una coordinación más estrecha por el que en cumplimiento de la Ley en los ámbitos de empleo, educación, forma- 13/1982, de 7 de abril, se regula el ción profesional, transportes, mercado inte- empleo selectivo y las medidas de rior, sociedad de la información, las nuevas fomento de empleo de los trabajadores tecnologías y las políticas de los consumido- minusválidos. res. 5. Real Decreto 4/1999, de 8 de enero, por A través del trabajo realizado en pos de la el que se modifica el articulo 7 del Real integración total, la Comisión propuso el año Decreto 1451/1983, de 11 de mayo, que 2003 «Año Europeo de los Ciudadanos Disca- regula el empleo selectivo y las medidas pacitados», para fomentar y facilitar nuevas de fomento del empleo. estrategias en las políticas, con el fin de acer- car los problemas y plantear la discapacidad. 6. Real Decreto 1368/1985, de 17 de julio, por el que se regula la relación laboral La discapacidad no es un tema que afecte a de carácter especial de los minusváli- unos pocos ciudadanos, ya que se estima que dos que trabajan en los centros especia- en Europa, alrededor del 10% de la población les de empleo. (unos 37 millones de personas) sufren algún tipo de discapacidad. 7. Real Decreto 427/1999, de 12 de marzo por el que se modifica el Real Decreto Estas barreras, con las cuales se ha de 1368/85, de 17 de julio, por el que se luchar para lograr una verdadera unión, no REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4590
  • 15. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOsólo aparecen de forma abierta, sino que en la nas con discapacidad», El Desafíomayoría de los casos, se ven ocultas y tapa- Común57.das, por lo que no se aprecian a simple vista,hecho por el cual se está trabajando en la – 1999. 17 de junio, el Consejo bajo la pre-Unión Europea por descubrir cuáles y de qué sidencia alemana aplica la resolucióntipo son las discriminaciones con las que nos relativa a la igualdad de oportunidadesencontramos al principio del año 2003. laborales de las personas con minusva- lías. Entre las principales manifestacioneshacia la búsqueda de las barreras que obsta- – 2000. Comunicación de la Comisión,culizan el pleno desarrollo de los discapacita- aprobada el 4 de febrero del 2000.dos hallamos diferentes tipos, como son: «Estrategias para la creación de empleomanifiestas, encubiertas, severas, leves, sin- de la sociedad de la información»58, segulares o múltiples, crónicas o intermitentes. propugna el uso de equipos informáticos de fácil utilización. Entre los diferentes tipos de barreras,podemos distinguir las siguientes: Diferentes programas para promover la igualdad y eliminar la discapacidad: – Barreras estructurales. Estas barreras suponen la principal causa de exclusión, – FSE. Periodo de 1994-1999. Ayuda finan- ya que podemos observar como existe: ciera de las personas con discapacidad. falta de medios asequibles, educación y Acciones: Subsidios salariales para favo- formación, que en muchos casos se agra- recer la adquisición de experiencia, pro- va de forma alarmante si incluimos la gramas de iniciación a la vida profesio- discriminación de la mujer a las posibles nal, empleo protegido temporal, empleo deficiencias que posea, sufriendo en algu- por cuenta propia, creación de cooperati- nos casos una doble exclusión social. vas para personas que sufran de discapa- cidad mental o física grave. En el periodo – La Comisión adoptó una comunicación 2000-2006, se dará apoyo a todos los cam- titulada «Igualdad de oportunidades de pos relacionados con la capacidad de las personas con minusvalías», una nue- inserción profesional y la igualdad de va estrategia comunitaria en materia de oportunidades para todos. minusvalía 5 5 , en la Resolución de diciembre de 199656. – EMPLEO. Ayuda a las personas que se encuentran o experimentan dificultades Nuevas iniciativas en torno a promover la especiales a la hora de mantener oigualdad de oportunidades: encontrar un trabajo. El programa EMPLEO es uno de los capítulos del – 1997. Estrategias europeas a favor del programa HORIZON. Que sirve de apo- empleo, actuaciones encaminadas a yo a personas con discapacidad, con mejorar las perspectivas detrabajo y las trastornos físicos, mentales o parálisis calificaciones de las personas con disca- celebrar. Gracias a ellos se llevaron a pacidad, entorno a la inserción profesio- cabo las siguientes acciones: nal. • 1998. Consejo europeo en Viena, «com- – 1998. Documento de la Comisión «Ele- pendio sobre buenas prácticas de inte- var los niveles de empleo de las perso- 55 COM (1996) 406 Final. 57 SEC (1998) 1550. 56 DO (12 de 13.1.1997). 58 COM (2000) 481. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 91
  • 16. ESTUDIOS gración de las personas discapacita- porte 59, que promovió, a través de la das en el mundo laboral». Comisión las siguientes mejoras: • 1999. Mayo. Declaración conjunta • Mejora del servicio del transporte: para promover el empleo de las perso- autobuses y autocar. nas con discapacidad, haciendo hinca- • Transporte ferroviario: accesibilidad pié en la incidencia positiva en las de las redes ferroviarias. empresas. • Transporte aéreo: instalaciones y ser- • 1998. Instituciones Europeas. Crea- vicios adaptados. ción de un «Código de buenas prácti- • Transporte marítimo: con la inclusión cas». de la Directiva 1999/35/CE Consejo 29 • 1991-1994. Iniciativa Tecnológica abril de 1999, sobre el reconocimiento Comunitaria para las personas mayo- obligatorio para garantizar la seguri- res con discapacidad. (TIDE). dad a la explotación de servicios regu- lares de carga rodada y pasajes de • 1993-1996 Programa HELIOS II. gran velocidad. Acción comunitaria a favor de los minusválidos. Contactos con ONG´s. • Redes transeuropeas: para favorecer Foro europeo de personas con discapa- la integración. cidad. • Integración de las necesidades de per- • 2000-2006 EQUAL. Establece una sonas con discapacidad en las nuevas cooperación transnacional que pro- investigaciones. mueva los medios para combatir todas • Promoción de un modelo de buenas las formas de discriminación y todas prácticas: estudios de casos concretos las necesidades en el mercado de tra- de transporte accesible para personas bajo. con movilidad reducida. • Promoción del reconocimiento mutuo: La conferencia internacional de Amster- tarjeta de estacionamiento para perso- dam trató de ofrecer a las personas discapaci- nas con discapacidad. tadas una garantía más amplia, concluyendo con la Declaración 22, en las que las Institu- – Accesibilidad de políticas intersectoria- ciones Comunitarias deberían tener en cuen- les: ta las necesidades de las personas con disca- pacidad al adoptar las medidas en las legisla- • Directiva marco 89/391/CEE 60: Los ciones de los Estados miembros –la lucha con- empresarios deberán de adaptar las tra la discriminación e igualdad de acceso del tareas a los trabajadores con discapa- mercado interior– con el fin de «suprimir las cidad. barreras de acceso y coordinación, haciendo • Directiva 95/16/CE del Parlamento mayor hincapié en: empleo, educación, for- europeo y el Consejo de 29.07.199561. mación profesional, transporte, mercado Nuevos ascensores para personas con interior, sociedad de información, nuevas tec- discapacidad y Recomendación de la nologías y políticas de consumidores». Comisión 08.06.199562, en mejora de Las mejoras que se efectuaron tras la Con- ferencia internacional en Amsterdam fueron 59 COM (1993) 433 Final. las siguientes: 60 DO L 183 de 29.6.1989. 61 DO L 7.09.1995. 62 DO L 134 de 20.6.1995. – 1993, mejoras sobre al acceso al trans- REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4592
  • 17. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO seguridad y accesibilidad de los ya • Grupos interservicios en materia de existentes. discapacidad en el ámbito estratégico. • Desarrollo de instrumentos de infor- mación y control en torno a la discapa-4.2. Diseño comunitario para la cidad. integración • Directrices orientadas a personas con 1. Empleo discapacidad. – En 1998 se crea el Código de buenas Como conclusión, la accesibilidad sirve prácticas sobre empleo de personas con asimismo como objeto más amplio para la ple- discapacidad, que versa sobre temas na ciudadanía de las sociedades modernas. como la «reorganización del trabajo en horarios flexibles, tiempo parcial, dere- cho a una adaptación razonable del 4.3. Recomendaciones y dictámenes de entorno, etc...», y la promoción interna, Naciones Unidas regulando la organización de oposicio- nes, promoción profesional, asistencia La discapacidad no sólo ha sido un tema administrativa, oficinas y equipos apro- tratado por las leyes internas de los estados, piados, de acuerdo con lo establecido sino que desde los ámbitos supranacionales para la reducción de diferencias entre se reconoce la discapacidad como un proble- los discapacitados y no discapacitados. ma a erradicar, ya que dificultará y potencia- 2. Accesibilidad a los locales de la Comi- rá las desigualdades de los países en un futu-sión ro. – Velar porque las oficinas sean accesibles Dentro de las principales resoluciones que para empleados y ciudadanos, así como desde Naciones Unidas se han dictaminado publicar listas de lugares de acceso pú- destacan las siguientes: blico. – Resolución de las NacionesUnidas: 3. Información y comunicación «Normas estándar de las personas con minusvalía» (1993), útiles para desen- – Internet como instrumento para ofrecer volverse en un ámbito social, ocupar un acceso a una gran información de forma empleo, etc... depende tanto de la dispo- rápida y económica. sición de la sociedad a aceptar personas 4. Integración a las escuelas europeas con sus diferencias, así como las limita- ciones funcionales que permiten recono- – Integración de los niños con discapaci- cer a una persona como discapacitada. dad en escuelas ordinarias63. – Resolución 37/52, de 3 de diciembre de – Coordinación de servicios, con la crea- 1982. Programa de acción mundial para ción de: las personas con discapacidad. – Resolución 46/96, de 20 de diciembre de 63 Resolución del Consejo y Ministros de Educación 1993. Normas uniformes sobre la igual-reunidos en el Consejo 31.05.1990, relativo a la integra-ción de los niños y jóvenes minusválidos en los sistemas dad de oportunidades para las personaseducativos ordinarios DO L 162 de 3.07.1990. con discapacidad. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 93
  • 18. ESTUDIOS 5. NÚMERO DE DISCAPACITADOS EN Salud, de 1999, realizada por el Instituto ESPAÑA Nacional de Estadística. En España existe poca información acerca Esta confección del número de discapacita- del número de discapacitados; entre estas dos se ha efectuado en torno a la Clasificación pocas fuentes se encuentra la Encuesta de Internacional de Discapacitados (CID) pro- Discapacitados, Deficientes y Estado de la puesta por la OMS. TABLA 2. PERSONAS DISCAPACITADAS EN ESPAÑA64 (Según edad y sexo) Fuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Entre la distribución de la población por aumento de las discapacidades de las perso- edad, podemos destacar los siguientes aspec- nas debido al deterioro, con lo que, a medida tos: que avanza la edad se van incrementando los problemas físicos (que son los que más abun- – A medida que aumenta la edad se van dan), los sensoriales y los psicológicos. Las incrementando el número de personas discapacidades también aumentan como con- con discapacidad. secuencia de los accidentes. – Los tramos que comprenden aquellas En cuanto a la distribución por sexo, pode- personas de más de 45 años, engloban el mos observar cómo las mujeres padecen 81,9% del total de la población con dis- mayores porcentajes de minusvalías, que se debe, entre otros factores a la mayor longevi- capacidades. dad de la mujer, que provocan un mayor dete- Como consecuencia de estos datos pode- rioro del cuerpo y un mayor número de defi- mos comprobar cómo la edad influye en el ciencias y discapacidades. La distribución porcentual del número de 64 Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Esta- discapacitados en España se sitúa en torno al do de Salud 1999. Fuente: Instituto Nacional de Estadís- 58 % que padece la población femenina, fren- tica. te al 42 % de la población masculina con defi- REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4594
  • 19. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOciencias. Por lo que hay que destacar que la hace incluirse, en muchos casos, en una doblemujer se sitúa en un plano de dificultad supe- discriminación, debido en primer lugar alrior al hombre, tanto en el tema de la disca- género y en segundo al relacionado con laspacidad, como en la variante género, que les mujeres discapacitadas con minusvalías. GRÁFICO 1. MINUSVALÍA POR SEXO Fuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto Nacional de Estadísti-ca. Como podemos observar en la tabla nº 3, la los tramos de edad, que el número de defi-distribución por sexo es desfavorable clara- cientes por visión y audición son casi constan-mente hacia la mujer, a excepción de los tra- tes tanto en hombres como en mujeres, enmos de edad que abarcan desde los 6 hasta los todos los tramos de edades.44 años, por lo cual, podemos ver cómo en lasedades más jóvenes, son los hombres los que Una especial mención hace referencia alpadecen el mayor número de minusvalías, ya incremento de deficiencias múltiples que seque a partir de los cuarenta y cuatro años van incrementando con los años, por lo cual,hasta el final de la vida, tanto en los hombres uno de los mayores problemas con los que secomo en las mujeres, se produce un cambio en encuentra la tercera edad, se traduce en lala distribución por sexo del número de dismi- acumulación de problemas que se generannuidos, atribuyéndose esta consecuencia, con el paso de los años.como ya hemos indicado anteriormente, a losfactores de mayor longevidad de la mujer, con En cuanto a la distribución de las discapa-lo que se agravan tanto el número de dismi- cidades por grupos y grupos de edad, pode-nuidos físicos, como el número de enfermeda- mos apreciar en la tabla nº 4, que el tipo dedes crónicas. discapacidad que más obstaculiza el desarro- llo de los discapacitados se produce en los En cuanto a la distribución por tipo de desplazamientos fuera del hogar.enfermedad, según la encuesta del InstitutoNacional de Estadística, conforme a la Clasi- Este tipo de discapacidad es el que másficación Internacional de Deficiencias (CIE) destaca entre los disminuidos, puesto que lade la OMS, podemos apreciar cómo en la dependencia de la movilidad fuera del hogar,siguiente tabla se muestran los datos de las provocada por diferentes tipos de barreras;deficiencias más comunes desglosadas por como son las estructurales y el acceso deenfermedades o deficiencias específicas. información 65, es la más limitadora puesto que produce mayores cuotas de marginación Entre las principales características rela-cionadas con el tipo de deficiencia y grupos deedad, podemos observar que la tónica general 65 Barrera que se está disminuyendo por el incre-del tipo de deficiencia más común entre la mento de las nuevas tecnologías, específicamente en elpoblación española se sitúa en torno a las uso de Internet, que ofrece un amplio abanico de infor-deficiencias sensoriales, destacando en todos mación de una manera rápida y económica. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 95
  • 20. ESTUDIOS TABLA 3. TIPOS DE DISCAPACIDAD Fuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto Nacional de Estadística 66 Una misma persona puede estar en más de una entre los que no pueden superarlas, ejercien- categoría de discapacidad. Encuesta de Discapacidades, do un importante obstáculo en la integración Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto de los discapacitados en la sociedad. Nacional de Estadística. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4596
  • 21. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO TABLA 4. DISCAPACIDAD-GRUPO DE EDADFuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999.Fuente: Instituto Nacional de Estadística. TABLA 5. PERSONAS DISCAPACITADAS POR GRUPOS DE EDADFuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999.Fuente: Instituto Nacional de Estadística. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 97
  • 22. ESTUDIOS TABLA 6. DISTRIBUCIÓN PORCENTUAL POR SEXO Fuente: Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Como podemos apreciar, las diferencias en Como conclusión podemos ver cómo las dis- torno a hombre / mujer, se circunscriben a capacidades se relacionan, en muchos casos, diferentes tipos de discapacidades según los con el papel que la persona realiza durante roles establecidos socialmente. Esta caracte- toda su vida, destacando los roles clásicos de rística la podemos apreciar en los mayores hombre y mujer a lo largo de la historia en porcentajes de deficiencias que sufren los España, con lo cual podemos presuponer que- hombres en torno a los problemas de comuni- históricamente el tipo de deficiencias, así cación y de relación con otras personas, carac- como su distribución entre sexos puede variar terizado socialmente por el papel del hombre por muchos factores, entre los que se apre- trabajador con poca comunicación, en cam- cian, la mayor incorporación al mercado de bio, en cuanto a la distribución porcentual de trabajo de la mujer, y a una educación menos las mujeres, vemos cómo los mayores proble- sexista entre el sexo masculino, lo que provo- mas se sitúan en torno a desplazarse y reali- cará que la distribución por discapacidades en zar tareas del hogar, puesto que el papel de la España varíe según se desarrollen los roles mujer ha estado más unido al trabajo dentro hombre / mujer en la sociedad. del hogar, para lo cual sienten más discapaci- dad al poseer menos movilidad y al verse más impedidas para realizar el trabajo que tradi- 6. LA PROTECCIÓN ECONÓMICA DE cionalmente han efectuado a lo largo de su LOS DISCAPACITADOS; SU vida. EVOLUCIÓN Y ESTADO ACTUAL La protección económica de los 67 discapacitados Una misma persona puede estar en más de una categoría de discapacidad . Encuesta de Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud 1999. Fuente: Instituto La actual protección de los discapacitados Nacional de Estadística. procede hoy día en su mayoría de las pensio- REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 4598
  • 23. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOnes no contributivas68 que aseguran a todos Actualmente, según el Servicio de Infor-los ciudadanos en situación de invalidez y en mación de Discapacidad69, la distribución deestado de necesidad, una prestación económi- pensiones no contributivas se realiza de laca, asistencia médico-farmacéutica gratuita y siguiente forma en las distintas Comunida-servicios sociales complementarios, aunque no des Autónomas:se haya cotizado o se haya hecho de formainsuficiente para tener derecho a una pensión. TABLA 7. PENSIONES DE INVALIDEZ NO CONTRIBUTIVAS (HASTA NOVIEMBRE DEL 2002) Fuente: Servicio de Información sobre Discapacidad 2002. 68 Procedentes de Real Decreto Legislativo 1/1994,de 20 de junio por el que se aprueba el Texto Refundidode la Ley General de la Seguridad Social (BOE del 29 dejunio), del Real Decreto 357/1991, de 15 de marzo, porel que se desarrolla en materia de pensiones no contri-butivas la Ley 26/1990, de 20 de diciembre, y por últi-mo el Real Decreto 118/1998, de 30 de enero por el 69 Los datos obtenidos del Servicio de Informaciónque se modifica el Real Decreto 357/1991, de 15 de Sobre Discapacidad dependen del Ministerio de Traba-marzo, en cuanto a comprobación de requisitos , para el jo y Asuntos Sociales, El Instituto de Migraciones y Servi-derecho de la Pensión No Contributiva del Sistema de cios Sociales, la Universidad de Salamanca y el InstitutoSeguridad Social (BOE del 18 de febrero). Universitario de Integración en la Comunidad. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 99
  • 24. ESTUDIOS Como podemos observar en la tabla 1, el Ceuta (34,76%) o Murcia (42,88%) que ocu- número de discapacitados que en España pan los últimos lugares. actualmente obtienen una pensión no contri- butiva asciende a 206.686 personas, de las Para ser beneficiario de las pensiones no cuales 18.033 se han incorporado en el año contributivas se ha de disponer de residencia anterior. legal en España y cumplir los siguientes requisitos: De la totalidad de solicitudes presenta- das en el año 2001 –cuyo número asciende a – Carecer de ingresos suficientes70. 34.311– se han aprobado 18.033 solicitu- – Requisitos específicos propios de la pen- des, lo que nos muestra que una de cada dos sión no contributiva de Invalidez: solicitudes presentadas a trámite es conce- dida. • Edad: tener entre dieciocho años y menos de sesenta y cinco. Desglosando los datos por Comunidades • Residencia: Residir en el territorio Autónomas observamos que las solicitudes español, o haberlo hecho durante los tanto presentadas como aceptadas se distri- últimos cinco años. buyen de forma desigual, puesto que cada Comunidad tiene un número de habitantes • Poseer una minusvalía/discapacidad concreto que conforma su población, en la superior al 65%. tabla vemos que es la Comunidad andaluza la Respecto al número total de pensiones no que se destaca, (8.365 presentadas y 3.671 contributivas concedidas por Comunidades, aprobadas) por encima de las demás en el sobresalen Andalucía (47.388), Cataluña número de solicitudes presentadas y concedi- (25.409) y Galicia (21.639) como mayores per- das, aunque no en el porcentaje (43,71%); ceptoras de la totalidad de pensiones, supe- sobresaliendo Cataluña, la Comunidad riores a las otorgadas en La Rioja (926) y Ceu- Valenciana y Canarias junto con Andalucía ta (936). como las provincias que mayor número de solicitudes recibieron, frente a Navarra o La Y por último es preciso señalar que el Rioja que son las provincias en las se que pre- importe obtenido por cada perceptor al año se sentaron un menor número de solicitudes. sitúa en torno a 3.609,42 ? anuales, destacan- do algunas Comunidades como Navarra En cuanto al reconocimiento de solicitudes (3.264,20 ? ) o el País Vasco (3.517,29 ? ) por concedidas, todas rondan la media española debajo de la media nacional. En cambio, (50,27%), pero observamos que Comunidades observamos determinadas comunidades como Castilla y León (63,66%) de solicitudes como Castilla y León (3.789,88 ? ) y Extrema- concedidas, La Rioja (63,57%) y Navarra dura (3.788,14 ? ) por encima de la media (77,4%) se sitúan a la cabeza, por encima de nacional. 70 Existe carencia cuando las rentas o ingresos de que se disponga sean inferiores a 3.762,78 ? anuales; estos baremos podrían cambiar según el número de per- sonas con el que se conviva, destacando los cónyuges y parientes consanguíneos. Para más información acudir a el Real Decreto 118/1998, de 30 de enero. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45100
  • 25. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOTABLA 8. IMPORTES DE LAS PENSIONES NO CONTRIBUTIVAS POR COMUNIDADES AUTÓNOMAS. (AÑO 2001) Fuente: Servicio de Información sobre Discapacidad 2002 TABLA 9. DISTRIBUCIÓN DE LAS PENSIONES NO CONTRIBUTIVAS POR EDAD Y SEXO EN ESPAÑA (AÑO 2001) Fuente: Servicio de Información sobre Discapacidad 2002 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 101
  • 26. ESTUDIOS En la distribución de las pensiones no Con- ben pensiones no contributivas; ocurriendo lo tributivas, se puede apreciar cómo el número contrario en el grupo de hombres en el mismo de pensiones que corresponden a los hombres tramo de edad se distribuyen, la mayor parte de ellas, en edades comprendidas entre 30 y 64 años, dis- Una vez vista la distribución de las pensio- minuyendo de forma considerable a partir de nes no contributivas por edad y sexo, vamos a los 65 años. Es notable el aumento considera- pasar a ver cómo se distribuyen las pensiones ble de mujeres entre 45 a 64 años que perci- según el tipo de discapacidad que se posea: TABLA 10. PENSIONES NO CONTRIBUTIVAS QUE SE CONCEDEN EN ESPAÑA, ATENDIENDO A LAS DISTINTAS DISCAPACIDADES (AÑO 2001) Fuente: Servicio de Información sobre Discapacidad 2002 Como podemos observar en la tabla nº 10, Las distribución porcentual de las diferen- las mujeres perceptoras de pensiones no con- tes deficiencias en el sexo masculino se acu- tributivas, siempre superan a los hombres, mula en la mayoría de los casos en las defi- tanto si se trata del tramo de edad, mayor o ciencias relacionadas con las físicas (45%) y menor de 65 años, circunstancia que se expli- las psíquicas (43%), que ocupan casi la totali- ca por la mayor esperanza de vida en las dad de las deficiencias, quedando sólo las sen- mujeres, y por la calidad de vida para el sexo soriales (5%) y las que ocupan el apartado femenino, que decrece inversamente propor- otras (7%). cional a la edad. GRÁFICO 2. DISTRIBUCIÓN DE DEFICIENCIAS POR SEXO. HOMBRES AÑO 2001 REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45102
  • 27. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHO En cambio, vemos cómo la distribución en tradicionalmente se consideraba el trabajolas mujeres varía de forma relativa, ya que en duro realizado por los hombres fuera de casa.ambos gráficos aparecen las mismas enferme- Podemos observar cómo las mujeres poseendades pero con diferentes proporciones. En el mayor porcentaje de deficiencias sensorialescaso de las deficiencias físicas (56%) en las (10%) y las clasificadas como otras (8%), peromujeres, son porcentualmente mayores que inferiores (un 17% menos) a las deficienciaslas de los hombres, contrariamente a lo que psíquicas presentadas por los hombres. GRÁFICO 3. DISTRIBUCIÓN DE DEFICIENCIAS POR SEXO. (MUJERES AÑO 2001) TABLA 11. PERCEPTORES DE PENSIONES NO CONTRIBUTIVAS, POR INVALIDEZ, ATENDIENDO AL ESTADO CIVIL (AÑO 2001) Fuente: Servicio de Información sobre Discapacidad 2002. En esta tabla destaca una diferencia muy caso también el total de mujeres que recibennotable entre los hombres solteros menores pensión por discapacidad es superior alde 65 años que perciben pensión y la dismi- número de hombres.nución de los casados en el mismo tramo de Concluyendo en términos porcentuales,edad que también la reciben, circunstancia según estado civil, tanto de hombres comoque se constata porque el número de hombres mujeres, podemos apreciar como casi la tota-discapacitados que contraen matrimonio es lidad de los que reciben pensiones no contri-bastante escaso, contrariamente ocurre con butivas son solteros/as (49%) seguidos de loslas mujeres discapacitadas, que aumenta en casados/as (41%), mientras que los estadosambos casos el número de perceptoras de civiles que son menos preponderantes son lospensiones no contributivas, por invalidez, ya separados/as (5%), divorciados/as (3%) y viu-sean mayores o menores de 65 años. En este dos/as (2%). REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 103
  • 28. ESTUDIOS GRÁFICO 4. DISTRIBUCIÓN DE LAS PENSIONES NO CONTRIBUTIVAS POR ESTADO CIVIL (AÑO 2001) 7. CONCLUSIONES se de la colectividad y respetar y preservar sus reglas del juego». Afortunadamente la concepción social sobre la minusvalía y, por consiguiente, los En España, tanto el Gobierno central y el minusválidos, ha cambiado notoriamente, si de las Comunidades Autónomas se han movi- bien no existe una clara línea de la sociología lizado y concienciado de desarrollar una de la discapacidad aunque si notables esfuer- legislación que regule y ayude a la integra- zos teóricos y de investigación aplicada. ción de los disminuidos, empezando por los Actualmente hay una manifiesta actitud de centros educativos: Real Decreto 686/1995 de los políticos y de las personas a favor de la 28 de abril, de ordenación de la educación de integración de los discapacitados, la sociedad los alumnos con necesidades educativas espe- en la que vivimos cada vez es más plural y ciales, en el apartado III se refiere a los alum- aprender a vivir en esa pluralidad es el reto nos con necesidades educativas permanentes de esta sociedad. asociadas a condiciones personales de disca- pacidad. Desde las escuelas es necesario potenciar una educación en la tolerancia que generará Es buen camino el de la educación para en el futuro unos ciudadanos comprometidos alcanzar una sociedad, donde la discapacidad en la aceptación de una sociedad diversa don- no sea un obstáculo sino todo lo contrario, el de los valores emerjan ante otro tipo de inte- aprovechamiento de cada potencial humano reses. nos convertirá en más sabios y consecuente- mente más justos: ¿qué sabríamos de los agu- En el plano social, como bien asegura jeros negros o sobre la teoría de la creación del Reinhard Mohn 71 «En un periodo relativa- Universo sin el pensamiento de Stephen Haw- mente corto, nuestra juventud descubrió que king? ¿poseeríamos la joya de nuestra litera- la libertad y la ausencia de formas también tura El Quijote?..¿nuestros oídos se hubiesen tiene unos límites que, por el bien del indivi- deleitado escuchando cualquiera de las sinfo- duo y de la comunidad, no deben ser trans- nías de Beethoven? Cada persona lleva en sí gredidos. Esta evidencia se basaba en la sen- un potencial humano; es necesario crear un cilla experiencia de que todo el mundo depen- mundo sin barreras donde la discapacidad de de la ayuda de sus semejantes. El que tenga su espacio como dice Federico Mayor espera ayuda también ha de estar dispuesto a Zaragoza72 «Las culturas dinámicas, capaces echar una mano. De esta forma también de fundir y combinar elementos heterogéneos, hemos aprendido que es preferible no aislar- a fin de integrarlos, como en un crisol, son bio- 71 REINHARD MOHN «El triunfo del factor humano » 72 MAYOR ZARAGOZA, Federico «Los nudos gordia- Galaxia Gutenberg». Barcelona, 2000 Pág. 153. nos» 1999. Galaxia Gutenberg» Pág. 158. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45104
  • 29. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHOlógica e intelectualmente la mejor promesa de GOFFMAN, E. (1963): Trad. Cast.: Estigma, la iden-convivencia, de tolerancia y amistad». tidad deteriorada. Buenos Aires. Amorrortu, 1992. G RAVES , 1934 trad. Cast.: Yo Claudio. Madrid,BIBLIOGRAFÍA Alianza 1997, 20ª ed. HAHN, H, 1986 «Public support for rehabilitationABBERLEY, P. 1987: «The concept of oppression and programs: the analysis of US Disability policy» the development of a social theory of disability» en disability, handicap & society, Vol. 1, Nº 2. en Disability, Handicap & Society, Vol. 2, Nº1. IGLESIAS DE USSEL, Julio «La familia y el cambioALEMÁN BRACHO, Carmen «Bienestar social y nece- político en España» Madrid: Tecnos, 1998. sidades especiales» Valencia: Tirant lo Blanch, JOHNSTON, Marie; POLLARD, Beth: Consecuencias 1996. de la enfermedad: Probando el quién del modelo— «Política social» Madrid: Mac Graw Hill-Inter- de la Clasificación Internacional de Discapaci- americana de España, 1997. dades. Sociología y Medicina, 2001, 53, 10, Nov: 1261-1273.— «Fundamentos de bienestar social» Valencia: Tirant lo Blanch, 1999. LANGAN CELESTE: Invalidez de movilidad. Cultura pública, 2001, 13, 3, 459-484.ALLUE MARTÍNEZ, M. «Temporalmente válidos. Una etnografía sobre el terreno de la discapacidad» LAWSON, John: «La invalidez como ina Identidad Univ. Rovira i Virgili, 2001 Cultural». Estudios Internacionales en Sociolo- gía de Educación, 2001, 11, 3: 203-221APPLE 1993 What postmodernist forget: cultural capital and official Knowledge. En Currículo LEMERT, E. (1962) Human Deviance: Social Pro- Studies V.1 nº3. blems and Social Control. Englewood Cliffs,ARTHUR FRANK, 1991 «For a sociology of the body: an New Yersey, Prentice-Hall. analytical review» en Feartherstone y cols. MAYOR ZARAGOZA, Federico «Los nudos gordianos"BARNES 1990, The Cabbage Syndrome: The Social 1999. Galaxia Gutemberg» Pág. 158. Construction of dependence. Lewes, Falmer. MONTORO RODRÍGUEZ, Julián. «Factores que deter-— 1991, Disable People in Britain and Discrimi- minan la Calidad del Cuidado Institucional por nation: A Case for Anti-Discrimination. Legis- las personas mayores y/o inválidas». Revista de lation. Londres, Hurst and Co. Sociología, 1999, 57: 89-112.BURY, M. B., 1992: «Medical sociology and chronic MORÍS J. 1992 «Personal and political:a feminist illness: acomment on a panel discusion» Medi- perspective on researching physical disability» cal Sociology News. Disability, Handicap and Society, Vol. 7, Nº2.C ROSS, 1994: «Abuse» en Keith, L. (Ed) Mustnt MORRIS, J. 1993: Community Care or Independent Grumble. Londres, The Womens Press Living. York, Joseph Rowntree Foundation.DE JONG, 1979: «Independent Living: from social N USSBAUM MARTHA , C. y SEN, A.: «Calidad de movement to analytic paradigm» Archives of vida». Méjico. Fondo de Cultura económica. phisical Medicine and Rehabilitation. 1996.DURKHEIM, E. «Comparative social problems» New O.M.S «Clasificación Internacional de Deficiencias, York. Free Press. 1964. Discapacidades y Minusvalias» IMSERSO 1997, pág. 41ESPINO BRAVO, M. Amor «La familia del discapaci- tado psíquico adulto: situación, recursos y nece- OLIVER, 1990: The politics of disablement. Basings- sidades» Univ. De Valencia, 2000 toke, Macmillan.FINKELSTEIN, V. 1980: Attitudes and Disable peo- — 1992 : «Changing the social of the research pro- ple: Issues for discusion. Nueva York, World duction» Disability, Handicap and Society Vol. Rehabilitation Fund. 7 nº2. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 105
  • 30. ESTUDIOS PARRA DUSSAN, Carlos Alberto: «La protección jurí- STEIN, MARK S.:«Utilitarismo y el Inválido: la Dis- dico-internacional de las personas con discapa- tribución de Recursos». Bioethics, 2002, 16,1 cidad. El derecho de la OIT. El derecho de la Feb. Pág. 1-19. Unión Europea. Mención especial al derecho — «Utilitarismo y el Inválido: la Distribución de la interno español y colombiano». Univ. Carlos III Vida» Teoría Social y la Práctica, 2001, 27, 4, de Madrid. Oct: 561-578. PARSONS, 1951: The Social System. Nueva York, SUTHERLAND, 1981: Cit. En Len Barton Discapaci- Free Press. dad y Sociedad. RASMUSSEN, 1908: People of the Frozen North. Phi- THOMAS Y RYAN, 1980: The Politics of Mental Han- ladelphia. Lippincott. dicap. Harmondsworth. Penguin R EINHARD MOHN: «El triunfo del factor humano" TOPLISS, 1982: Social Responses to handicap. Har- Galaxia Gutemberg». Barcelona 2000 Pág. 153. low. Longman TOOLEY, 1983: Abortion and Infanticide. New York. S AFILIOS -R OTHSCHILD , 1970: The sociology and Oxford University Press. Social Psychology of Disability and Rehabilita- tion. Nueva York. Random House. TUBB, JONATHAN N.: «Dos ejemplos de invalidez». Locura, invalidez y exclusión social: la arqueolo- SHAKESPEARE Cit. En Len Barton pag. 47 Discapa- gía de la doferencia. Hubert, Jane Ed. Lon- cidad y Sociedad. dres:Routledge, 2000, pp 81-86. SHAKESPEARE, T. 1993: «Disable peoples self orga- YOUNG, I. 1990: Justice and the politics of Differen- nisation: a new social movement?». En Disabi- ce. New Jersey, Princeton University Press. lity, Handicap & Society. ZARB, 1992: «On the road to Damascus: firs sep S IEGLAR Y O SMOND , 1974: Model of Madness: towards changing the relations of research pro- Models of Medicine. Londres Collier Macmillan. duction», Disability, Handicap and Society. Pág. 116). Vol. 7 nº2. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45106
  • 31. JAIME ANDRÉU ABELA, JOSÉ F. ORTEGA RUIZ Y ANA MARÍA PÉREZ CORBACHORESUMEN: En el presente artículo tratamos de determinar el espacio social de un colectivo concreto de nuestra sociedad, con limitación de tipo psicológico en unos casos y físicos en otros. Marcando su grado de relación interpersonal, determinando la legislación que les protege, tanto econó- mica como jurídica, así como realizando una división atendiendo a variables endógenas: edad, género, tipo y grado de minusvalía, estado civil, circunstancias personales... Entre otros facto- res destacamos fundamentalmente el de la integración como vehículo de una realización per- sonal íntegra. Haciendo posible que cada persona pueda desarrollar plenamente sus capaci- dades, intentando con ello crear un mundo cada vez más justo y sobre todo más libre. REVISTA DEL MINISTERIO DE TRABAJO Y ASUNTOS SOCIALES 45 107