• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Volver a la casa del padre
 

Volver a la casa del padre

on

  • 190 views

 

Statistics

Views

Total Views
190
Views on SlideShare
173
Embed Views
17

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

2 Embeds 17

http://caritasmexicana.org 16
http://www.caritasmexicana.org 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Volver a la casa del padre Volver a la casa del padre Document Transcript

    • VOLVER A LA CASA DEL PADRE Celebración penitencial de Cuaresma Canto de entrada: Camina pueblo de Dios (CV 33) , camina pueblo de Dios, nueva ley, nueva alianza en la nueva creación. Camina, pueblo de Dios; camina pueblo de Dios. 1. Mira allá en el Calvario, en la roca hay una cruz, muerte que engendra la vida, nuevos hombres, nueva luz. Cristo nos ha salvado con su muerte y resurrección: todas las cosas renacen en la nueva creación. Saludo del sacerdote: En el nombre del padre, del Hijo y del ES El perdón de nuestro Padre Dios y la salvación de nuestro Señor Jesucristo esté con todos vosotros. El canto de entrada nos ha recordado que somos caminantes, caminantes que vamos por la vida buscando el hogar definitivo, la casa donde podamos descansar y ser felices para siempre. Ese hogar y esa casa son los brazos de nuestro Padre Dios. Muchas veces hemos equivocado el camino, muchas veces hemos renegado de nuestro ser hijos de Dios. Pero hoy queremos experimentar su abrazo. Queremos gozar de su ternura y su misericordia. Dejamos pues que la paz del Señor llene nuestro corazón y dispongámonos a celebrar con alegría este encuentro con el Dios de la Misericordia. Salmo 51 Comenzamos recitando el salmo 51. Es la oración penitencial por excelencia del Antiguo Testamento. El orante reconoce sinceramente su pecado y se presenta ante el Señor en actitud humilde. No aduce excusas, no tiene nada que alegar para justificarse ante Dios. Simplemente recurre confiadamente a su inmensa compasión. Hacemos nuestras las palabras del Salmo, reconociéndonos pecadores pedimos al Señor su misericordia. Misericordia, Dios mío, por tu bondad por tu inmensa compasión borra mi culpa. Que mi alma quede limpia de malicia, purifícame tú de mi pecado. Pues yo reconozco mi culpa, y mi pecado está siempre ante mí; contra ti, contra ti sólo pequé, lo que es malo a tus ojos yo lo hice. Por eso en tu sentencia tú eres justo, no hay reproche en el juicio de tus labios. Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre. Más tú quieres rectitud de corazón, y me enseñas en secreto lo que es sabio. Rocíame con agua, y quedaré limpio; lávame y quedaré más blanco que la nieve. Haz que sienta otra vez júbilo y gozo que se alegren los huesos quebrantados. Aparta tu semblante de mis faltas, borra en mí todo rastro de malicia. Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; No me rechaces lejos de tu rostro ni me retires tu Espíritu Santo. Devuélveme la alegría de la salvación, afiánzame con tu espíritu generoso. Mostraré tu camino a los que pecan, a ti se volverán los descarriados. Líbrame, oh Dios, de los delitos de sangre, Dios de mi salvación, y aclamará mi lengua tu justicia. Señor, abre mis labios y cantará mi boca tu alabanza. Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.
    • Lectura del Santo Evangelio según San Lucas: (15,1-3.11- 32) Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos.» Entonces les dijo esta parábola. «Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde." Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros." Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo." Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron la fiesta. «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. El le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano." El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: "Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!" «Pero él le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."» Palabra del Señor. Homilía: Volver a la casa del Padre, ésta debe ser nuestra actitud básica de nuestra vida. Si pensamos un poco, toda nuestra vida es una vuelta a la casa del Padre. Algunos, como el hijo pequeño, nos alejamos de Dios pensando que la religión era cosa de niños, o que simplemente era demasiado utópico el ser cristianos. Dejamos la casa de Dios y nos metimos de lleno en la casa del dinero, del placer, del egoísmo. Y en estas casas hemos descubierto que no somos felices, que nos falta lo fundamental, los demás son enemigos y competidores. Y nos sentimos mal, vacíos a pesar de que quizás tenemos todas las comodidades, y sentimos hambre, hambre de pan y hambre de amor. Además, incluso los que quizás creemos que nunca nos hemos ido de la casa de Dios, necesitamos, como el hijo mayor, convertirnos a ese corazón de Dios que siempre está dispuesto a acoger, a perdonar, a hacer una fiesta con el hijo perdido. Todos necesitamos emprender el camino de regreso a la casa del Padre. Volver de esas situaciones de pecado en que vivimos, y dejarnos abrazar por el amor misericordioso de nuestro Padre Dios. El sacramento de la penitencia no tiene otro sentido que el de recuperar esa relación filial con Dios que quizás hemos perdido por olvido, comodidad, dejadez o porque hemos preferido vivir de espaldas a Dios. La casa de Dios, es nuestro verdadero hogar, porque el ser humano sólo encuentra el sentido de su vida cuando es capaz de mirar a los demás como hermanos y a Dios como Padre. Ojalá salgamos de esta celebración con el corazón lleno de misericordia, contagiados por esta misericordia del Padre, que vamos a sentir y vivir aquí.
    • Examen de conciencia: Como el hijo nos hemos alejado de Dios · por el olvido. No guardamos su palabra. No vivimos en su presencia. Nuestra oración es escasa, rutinaria. No hay verdadero diálogo con Dios. No estamos a la escucha. Nuestra relación con Dios no es permanente ni llega al corazón. · por los apegos a las cosas. Estamos volcados hacia las cosas. Estamos ocupados y preocupados por tener más y más. Dinero, comodidad, placeres, cosas... Sentimos nuestro corazón vacío y creemos que llenándolo de cosas podremos calmar la sed de plenitud que tenemos. · por la dureza de corazón. Nos hemos hecho insensibles al sufrimiento ajeno. Preferimos encerrarnos en nuestro mundo. ¡Los demás que arreen con sus cosas! Lo importante es pasarlo bien, lo mejor posible. La solidaridad es cosa de tontos, la compasión es cosa de débiles. Aquí lo que cuenta es competir y ser el mejor. El pobre y el débil que se aguanten. · por la vaciedad con que vivimos. Sin casi darnos cuenta hemos dejado perder los valores y la moral. Ahora consideramos que todo se puede hacer mientras no te pillen. Cada uno es libre de hacer lo que quiera mientras no se meta con el vecino. Y de trabajar para cambiar el mundo, nada. Que eso cuesta mucha incomodidad. ¡Que lo arreglen otros! También como el hijo mayor, puede que viviendo en casa del Padre estemos alejados de Dios · por la crítica despiadada y los juicios. Juzgamos a los demás, estamos siempre dispuestos a ver sus defectos. Les miramos con malicia. Criticamos una y otra vez, y no descansamos hasta hacer polvo la fama y dignidad de las personas. · por la envidia. No soportamos que el otro tenga algo bueno. Sentimos envidia de todo. Somos mezquinos, incapaces de alegrarnos con el bien ajeno. · por la cobardía. Cobardes para testimoniar nuestro cristianismo. Cobardes para desmarcarnos de lo que se lleva, del qué dirán. Cobardes para reconocernos pecadores y necesitados de perdón y misericordia. · por la falta de misericordia. Somos cristianos, venimos a misa, participamos en los sacramentos, pero nuestro corazón está lejos del corazón del Padre que hace llover sobre buenos y malos, que acoge a los pecadores y perdona a sus hijos. Silencio: (Música ambiental) Confesión general: Recordando hermanos, la bondad de Dios, nuestro Padre, confesemos nuestros pecados, para alcanzar su misericordia y perdón. Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante vosotros hermanos que he pecado mucho, de pensamiento, palabra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa. Por eso ruego a Santa María, a los ángeles y a los santos y a vosotros hermanos que intercedáis por mí ante Dios nuestro Señor. Todos:(intercalando la invocación cantada: Perdón, Señor, Perdón) · Perdón Señor, porque muchas veces hemos olvidado lo que somos: tus hijos. Perdón también por olvidar que los demás son nuestros hermanos. R/: Perdón Señor, perdón · Perdón Padre por gastar nuestra vida en cosas inútiles, por dejarnos llevar por los vicios, y por olvidarnos de tí..
    • R/: Perdón Señor, perdón · Perdón Señor, por nuestra mediocridad, por nuestra falta de testimonio, por nuestra falta de caridad y solidaridad con todos los hombres, nuestros hermanos. R/: Perdón Señor, perdón Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna. Amén. Padrenuestro: Y ahora, con las mismas palabras que Cristo nos enseñó, pidamos a Dios Padre que perdone nuestros pecados y nos libre de todo mal. Padrenuestro que.... Signo evangélico: Ahora, recordando el abrazo que el Padre da a su hijo, vamos a repetir ese abrazo, los sacerdotes nos pondremos delante y os abrazaremos a todos los que queráis pasar. Mientras tanto cantamos “Sí me levantaré, volveré junto a mi Padre” (CLN 107) Sí, me levantaré, Volveré junto a mi Padre 1. A tí, Señor, elevo mi alma. Tú eres mi Dios y mi Salvador 2. Mira mi angustia, mira mi pena, dame la gracia de tu perdón. 3. Mi corazón busca tu rostro; oye mi voz, Señor, ten piedad. 4. A ti, Señor, te invoco y te llamo: Tú eres mi Roca, oye mi voz. 5. No pongas fin a tu ternura, haz que me guarde siempre tu amor. 6. Sana mi alma y mi corazón, porque pequé, Señor, contra ti. Oración final: Padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que sea, te doy las gracias. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal que tu plan vaya adelante en toda la humanidad y en mí. Ilumina mi vida con la luz de Jesús. No vino a ser servido, sino a servir. Que mi vida sea como la de El: servir. Grano de trigo que muere en el surco del mundo. Que sea así de verdad, Padre. Te confío mi vida. Te la doy. Condúceme. Envíame aquel Espíritu que movía a Jesús. Me pongo en tus manos, enteramente, sin reservas, con una confianza absoluta porque Tú eres... MI PADRE. Bendición: El Señor esté con vosotros... Y la bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.....