A compañamiento de grupo de ps mazatlán 2008

494 views
464 views

Published on

En nuestra atención pastoral hay 3 niveles: humanización, Evangelización y Sacramentalización que hemos de recorrer cada uno con el tiempo necesario para atender bien a los enfermos y su mundo.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
494
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

A compañamiento de grupo de ps mazatlán 2008

  1. 1. 1 Tercera Asamblea Diocesana de Pastoral de la Salud. Arquidiócesis de Monterrey. Enero 26, 2008 Acompañamiento pastoral del enfermo. Pbro. Lic. Jorge Alejandro Ramos Soto.1. ¿Qué es la Pastoral de la Salud?La Pastoral de la salud es una respuesta especializada dentro del mundo de la pastoralorgánica o planificada. Es una propuesta a la necesidad del hombre en el campo de la salud,no sólo de la enfermedad.El Santo Padre Juan Pablo II definió en la Constitución Apostólica Pastor Bonus, eltrabajo del Pontificio Consejo del apostolado para los agentes de salud en su artículo 152como: “El Consejo manifiesta la solicitud de la Iglesia por los enfermos, ayudando aquienes realizan un servicio para con los que están enfermos y los que sufren, con el fin deque el apostolado de la misericordia, al que se dedican, responda cada vez mejor a lasnuevas exigencias.”1 Dice el Cardenal Javier Lozano Barragán, presidente de tal consejo: “Procedemos por unaanalogía: lo que el Papa dice del Consejo Pontifico lo aplicamos en lo aplicable a laconstitución del organismo nacional para la pastoral de los agentes de la salud, y lo mismo,en su debida proporción, lo podemos aplicar para la realidad de una diócesis y aun de unaparroquia.”2El Documento de Aparecida nos presenta la Pastoral de la Salud como: “La respuesta a losgrandes interrogantes de la vida, como son el sufrimiento y la muerte, a la luz de la muertey resurrección del Señor…La Pastoral de la Salud se transforma en el anuncio de la muertey resurrección del Señor, única verdadera salud”.3Por tanto podemos afirmar como dice el Consejo Nacional para la Pastoral de la Salud: “Sepuede definir la Pastoral de la Salud como la presencia y la acción de la Iglesia para llevarla luz y la gracia del Señor Resucitado a los que sufren y a los que los cuidan y parafomentar una cultura de la vida y la salud”.41.1 Distintas fases de la Pastoral de la Salud.- Pastoral de Enfermos. Partiendo de la doctrina y ejemplo de Cristo hasta la creación delEstado Moderno.- Pastoral Hospitalaria = Pastoral Sanitaria. A partir de que los hospitales fueronsecularizados.1 JUAN PABLO II, Constitución Apostólica Pastor Bonus, art. 152.2 LOZANO J., Teología y medicina, Instituto Mexicano de Doctrina Social Cristiana, México 2000, pp.203-204.3 V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Aparecida. Documento conclusivo,Ediciones CEM, A.R., México 2007, pp. 180-181.4 COMISIÓN EPISCOPAL PARA LA PASTORAL DE LA SALUD, Directrices para la pastoral de lasalud en México, Ediciones CEM, A.R., México 2005, p. 20.
  2. 2. 2- Pastoral de la Salud. Esta es una nueva etapa en la que estamos invitados a descubrirlacomo acción eclesial sanadora en el mundo de hoy y no sólo como acción eclesial en elmundo de sanitario.Pero, ¿Por qué de la salud? Citemos a Luciano Sandrin: “La salud puede ser un lugarteológico tan esencial como la enfermedad “para una conceptualización integral del eventocristiano de la salvación y de los sacramentos que la actualizan en el tiempo de la Iglesia”.La salvación se ofrece en Jesús como salud, y la salud como salvación y su buena noticia esla proclamación de una salud-salvada y de una salvación-saludable para el hombre, paratodo el hombre y para todos los hombres”.5Otro autor importante es el español Jesús Conde Herranz, quien dice: “Quizá uno de loscometidos más importantes de la Pastoral de la Salud en el momento presente sea el dehacer ver que toda la acción pastoral de la Iglesia es –y no puede dejar de ser-, de un modoeminente y explicito, asistencia de Dios irradiada por el Cuerpo de Cristo al mundo y a lahumanidad, vulnerados en su misma constitución y raíz por lo que san Pablo llamaba laascéneia tes sarkós la condición enfermiza de todo lo creado (cf. Rom 6,19; 8,26…), perollamados también a la sobreabundancia de vida traída por Cristo, es decir, a la Saludperfecta y acabada de que goza su humanidad glorificada.La pretensión de tal cometido no es la de medicalizar la Pastoral de la Iglesia, haciendo uninterpretación acomodaticia, y por ellos distorsionada, de unos de los signos predominantesde nuestro tiempo –la aspiración a la salud, las dimensiones de la sanidad y los hallazgoscada vez mas espectaculares de la medicina-, sino la de recordar a la Iglesia actual elcarácter nuclear que la Pastoral de la Salud ocupa en el mensaje revelado, contenido en lasEscrituras de los dos Testamentos y en la Tradición de pensamiento y acción que la propiaIglesia ha mantenido y desarrollado a los largo de su historia, hasta hoy… La Iglesia nopuede olvidar que Jesús mismo vinculó la pastoral sanadora a su enseñanza y proclamacióndel Reino, de modo que aquella era, en la mente y voluntad del Señor, la corroboración y elcumplimiento de esta. La acción de enseñar y la de proclamar el evangelio del Reino ibanunidas a la de sanar y cuidar”.61.2 La pastoral como respuesta, acción de la Iglesia, ministerio.Ante una situación, la comunidad eclesial busca respuestas, no solo en la autoridad de losdirigentes, sino también en el discernimiento teológico o en las reuniones eclesialesbuscando la verdad. También hoy somos invitados a descubrir, en la lucha por la salud, unnicho por donde pasa el hombre actual. Surgen así la pastoral y las pastorales, llamadas aestar integradas en una pastoral planificada u orgánica.En el esfuerzo de la Pastoral de la Salud somos invitados a descubrirnos como una Iglesiasanada (Don), sana (Reto), sanante-sanadora (Misión).Esto nos lleva a una conciencia eclesial: Voy-vamos en nombre de la Iglesia. Somosministerio de servicio de la comunidad eclesial –movimiento, grupo, voluntariado-, alservicio de la comunidad eclesial –familia del enfermo, familia sanitaria-.5 SANDRIN L., La Iglesia, comunidad sanante. Un reto pastoral. (=Biblioteca hospitalaria), San Pablo,Madrid 2000, p. 53.6 CONDE J., Introducción a la pastoral de la Salud, San Pablo, Madrid 2004, p. 47.
  3. 3. 3 2. El acompañamiento pastoral al enfermo implica el autoconocimiento personal.Sócrates recomienda “Conócete a ti mismo” y San Agustín completa “Que te conozca a ti –Cristo- y que me conozca a mí”. Autoconocerse es básico para poder desempeñar unservicio eficaz. Sólo con un adecuado conocimiento de nosotros mismos podemos manejarnuestros recursos y nuestras carencias; solo así somos capaces de manejar lo que podemosy lo que no podemos. Recordemos que la enfermedad siempre se asocia a recuerdos, aexperiencia previas, incluso a eventos futuros.2.1 ¿Cuál es mi estilo personal –Cómo lo hago-?Es básico reconocer nuestro estilo personal de interrelación o de visiteo para reconocernuestras debilidades y nuestras fortalezas. Podemos ser voluntarios simpáticos, empáticos,directivos, moralizantes, fríos, indiferentes, obligados, etc. Lo importante no es ser cómo talo cual persona sino desarrollar las propias capacidades.2.2 ¿Cuáles son mis razones –Por qué lo hago-?Segundo paso es definir las razones de nuestra actuación. ¿Fuimos invitados a esteapostolado? ¿Nos sobra tiempo? ¿Queremos hacer algo?, ¿Somos amigos o amigas de otrosvoluntarios?, ¿Es nuestra obligación? ¿Por qué lo hacemos? Tal nunca nos habíamos puestoa pensar en algo así. Resolver esto es básico.2.3 ¿Sirvo o me sirvo, -Para qué lo hago-?¿Qué es lo que queremos lograr? ¿Reconocimiento social, paz interior, lograr meritos anteDios, sentimiento de superioridad, vencer miedos, servir? Casi siempre queremos servir alpaciente pero a veces nos servimos del paciente. Es diferente “servirnos del enfermo” a“Recibir algo del enfermo”. Lo segundo es fruto del apostolado, del amor que sirve; loprimero es un abuso. 3. El acompañamiento pastoral del enfermo es caminar juntos.La enfermedad no es un hecho aislado, se da en un contexto histórico y familiar. Juntosenfermo, familia, personal sanitario y equipos de voluntarios están llamados a recorrer estecamino. En todo este proceso el enfermo marca el ritmo de caminata.Vamos caminando.En nuestra atención pastoral hay tres niveles: Humanización, evangelización ysacramentalización. Hemos de recorrer cada uno con el tiempo necesario, sin precipitarnos.Tres niveles básicos para recorrer según la velocidad del paciente. Son escalones básicospara atender bien a los enfermos y su mundo. Cada uno de estos estadios es presencia deDios. Es el paciente quien marca el ritmo de camino, nosotros somos compañeros de viajedel enfermo y su mundo.3.1 Dos tipos de enfermos: los permanentes –Crónico degenerativos- y los eventuales.Hay muchos tipos de enfermos, cada uno con sus características y necesidades especiales.Quiero referirme en especial a dos tipos: Los enfermos permanentes son los enfermos queya no van a curarse. La enfermedad es para ellos compañera en el lento camino hacia la
  4. 4. 4muerte, a veces acelerado por la irresponsabilidad. Son enfermos crónico-degenerativos.Para ellos el sacramento de la Unción de los enfermos es una gran ayuda.El otro tipo son los enfermos temporales, es decir aquellos que después de una adecuadaterapia pueden recuperar la salud biológica, etapa necesaria para la salud integral.Recordemos que no hay salud completa sin respuesta a la pregunta ¿Para qué?3.2 ¿Qué siente el enfermo?Cada enfermo vive su enfermedad. Una frase atribuida a Marañon dice “No hayenfermedades, sino enfermos”7, lo cual significa que cada uno vive y elabora –psicológicamente hablando- su propia enfermedad. No hablamos de la enfermedad sino dela persona que sufre la enfermedad. La enfermedad es un acontecimiento personal,insertado en la historia del sujeto e inmersa en su contexto familiar y socio-cultural.¿Cuáles son las dinámicas psicológicas más comunes que experimenta el enfermo?En primer lugar la enfermedad es vivida como peligro: como una amenaza a la propiaidentidad física, psíquica y social. Miedo al hospital o al tiempo de recuperación; miedo deldolor; miedo del sufrimiento; miedo de la muerte; miedo de no poder controlar el propiocuerpo, o perder la autonomía de vida; miedo a la dependencia; inquietud espiritual;incertidumbre respecto al futuro.Las emociones o sentimientos ligados a la dinámica del peligro son: el miedo y el ansia.El miedo puede manifestarse como preocupación razonable que empuje a la colaboracióncon los agentes sanitarios, o como pánico que paraliza y puede desorganizar la estructurapsíquica de la persona. Frecuentemente el enfermo vive un estado de ansia, de tensión, unasensación que no se alcanza a describir; pueden ser la incerteza por las causas de laenfermedad o por sus consecuencias. Muchos enfermos viven la sensación de haber perdidoel control de la situación.El ansia puede deberse a una preocupación excesiva que se deriva de una valoraciónequivocada que el paciente da a las causas y a la gravedad de la enfermedad (Por eso esnecesaria siempre la información suficiente y clara al enfermo, para que haya un consensoinformado. La pregunta no es si decir o no la verdad al paciente, sino cómo decírselo).Esto sucede cuando el enfermo recibe poca información respecto a su estado. El enfermoque no sabe que padece, tiende a considerar la propia enfermedad mas grave de lo que enrealidad es.Si el paciente pudiese hablar de sus propios miedos y si fuese informado en modoadecuado, se lograría ciertamente, reducir su estado de ansia y esto ayudaría más a laterapia.Ciertos pacientes, de hecho, buscan defenderse del ansia investigando lo más posible sobrela enfermedad que padecen. A nivel psicológico es el mecanismo de defensa de laracionalización.Segundo. La enfermedad es vivida como perdida. Como perdida de la posición social, delprestigio en el trabajo, de la propia imagen, del rol en la familia, de las relaciones7 Cf. ROCAMORA A., Un enfermo en la familia. Claves para la intervención psicológica. (=BibliotecaHospitalaria), San Pablo, Madrid 2000, p. 7.
  5. 5. 5habituales, de la salud (funciones físicas o de partes del cuerpo), de la intimidad, de laautonomía, de la vida.La reacción emotiva que le sigue a la perdida es la depresión, que se manifiesta comosentimiento de abandono, de cansancio crónico, insomnio. El enfermo tiene la concienciade perder cosas muy importantes para él, por lo tanto se abate y de deprime. Los síntomasde una depresión surgen, generalmente, después de que la enfermedad se ha manifestado,esto es, cuando el paciente se da cuenta de cuales son las implicaciones a nivel físico y bajoel perfil psíco-social. Por esto, los síntomas de la depresión se pueden encontrar másfácilmente en las enfermedades crónicas, invalidantes o mortales.A veces la depresión es ligera y se manifiesta mediante el desinterés y la indiferencia haciael mundo externo; otras veces es mas acentuada y se manifiesta mediante el llanto, la fuertetendencia al aislamiento, los sentimientos de culpa hacia comportamiento antiguos -que soninterpretados como causas de la enfermedad- en una lógica de castigo, hasta llegar averdaderas y propias ideas o tentativas de suicidio.Cuando una persona siente y vive en este modo su enfermedad, puede fácilmente asumiruna actitud pasiva que le impide participar n la terapia; o de oponer resistencia a laenfermedad misma. Varias investigaciones han demostrado que los individuos depresos,que se dejan abatir o pierden el interés por si mismos, no solo tienen mayoresprobabilidades de agravarse sino también de tener complicaciones graves en el curso de suterapia. Incluso necesitan mayor cantidad de fármacos para lograr el mismo efecto.Tercero. La enfermedad vivida como frustración (obstáculo en el logro de un objetivo,impedimento, bloqueo: dificultades burocráticas, retardos en el diagnostico, operadoressanitarios irritables o no capacitados adecuadamente, fracaso del tratamiento, irritabilidad,renuncia de proyecto futuros.Las emociones ligadas a la frustración son la cólera o la rabia y la agresividad. Laenfermedad obstaculiza en modo más o menos grave, deseos y proyectos; hace más difícilla satisfacción de las propias necesidades, desde aquellas más elementales, a nivelfisiológico, hasta aquellas más altas, a nivel afectivo y de realización de las propiascapacidades.No siempre la agresividad es dirigida hacia aquello que ha provocado la frustración; ella,por toda una serie de motivos, puede dirigirse, no solo contra el elemento frustrante, sinosobre todo contra las personas mas inmediatas al enfermos, dígase su familia o el personalsanitario.Muchas veces puede ser que el enfermos, no pudiéndose molestar con la enfermedad –causa real de su frustración- se la toma contra el personal de los operadores sanitarios(enfermeras, camilleros, médicos, radiólogos, terapistas, etc.) o con los familiares, oincluso, con los operadores pastorales (catequistas, ministros extraordinarios de laeucaristía, religiosas, sacerdote, etc.) los cuales se convierten en verdaderos chivosexpiatorios.La cólera puede ser considerada como un mecanismo de defensa o puede ser utilizada enuna útil lucha por la salud. En algunos casos, por su excesiva intensidad o por la actituddefensiva del paciente, puede tomar manifestaciones explosivas, de irritabilidad o
  6. 6. 6violencia. Otras veces la rabia viene introyectada y dirigida contra si mismo convirtiéndoseasí en depresión y deseo de autodestrucción.8Cuarto. La enfermedad vivida como castigo. El capitulo noveno del evangelio según SanJuan nos presenta un dialogo muy interesante, los discípulos preguntan a Jesús: “Rabbí,¿Quién pecó: éste o sus padres, para que naciera ciego?”9 Muchas veces los enfermossienten que con su enfermedad y sufrimiento están pagando algo a Dios, y desde esa lógicaaceptan el sufrimiento y el dolor. Este mecanismo psicológico parecería valido para losadultos, pero es incapaz de explicar el dolor inocente.Las emociones ligadas a la culpa son el castigo, la expiación, la resignación.Hemos de ayudar a los enfermos a descubrir un Dios de amor que ofrece la salud comosigno de la presencia del Reino. Un Dios de perdón que sana con su misericordia.3.3 Antes de todo: la oración. Primero habla a Dios de los hombres y luego habla a los hombres de Dios. -El acercamiento. La primera aproximación siempre este llena de respeto y de oportunidad;guardando siempre la sana distancia física y emotiva. Ni tan cerca que invada, ni tan lejosque parezca miedo. El enfermo mismo nos va marcando el ritmo. Somos invitados a buscarel pasar de la iniciativa geográfica –el que lleva ayuda- a la iniciativa psicológica –el quebusca ser ayudado-.- El enfermo es un documento humano que estamos invitados a saber leer. Leer al enfermoy a su ambiente (Observa atentamente su entorno buscando información que te ayude acaptar más profundamente al enfermo). Esto nos lleva a diferentes tipos de visitas: visitassociales y visitas pastorales. Al ser la salud un evento biográfico, también la enfermedad esun evento biográfico, es decir se lee desde experiencias pasadas, tanto positivas comonegativas. Dado que no somos figuras neutras hay un transfert que somos invitados a sabermanejar.- En el proceso de curación toda la familia está involucrada. Hemos de caminar rumbo a laAlianza Terapéutica, en la que cada parte del todo colabora en el proceso de salud: Elenfermo, el médico, la familia, el personal sanitario. El enfermo es sujeto activo en surecuperación. La medicina paternalista –donde el médico tiene toda la autoridad-despersonaliza al enfermo y lo convierte en un objeto.- Saber escuchar. Qué dice y qué quiere decir, recordando lo que previene el PontificioConsejo para la Pastoral de la salud: “Las peticiones de los enfermos muy graves, que aveces invocan la muerte, no ha de ser entendida como expresión de una verdadera voluntadde eutanasia; ésas efectivamente son casi siempre demandas angustiosas de ayuda y deafecto”.10Escuchar activamente implica atención para saber regresar al enfermo lo que nos ha dicho,es decir saber reformular exactamente lo que el enfermo ha dicho para darle la oportunidadde confirmar si hemos captado sus sentimientos.8 Cfr. Manuale di Pastorale Sanitaria, A cura di Gian Maria Comolli e Italo Monticelli, Camilliane, Torino1999, pp. 205-208.9 Juan 9,210 Citado en: CONSEJO PONTIFICO DE LA PASTORAL DE LOS AGENTES DE LA SALUD, Carta delos Agentes de la Salud, Ediciones Populares, Guadalajara 1998, p. 137.
  7. 7. 7Una escucha activa implica: Escuchar los sentimientos. Suspender los juicios. Resistirdistracciones. Buscar los temas recurrentes. Esperar antes de responder. No tener miedo alsilencio.-No precipitarse, no dar respuestas. Tú eres la respuesta. Nuestra respuesta a la situacióndel enfermo es nuestra presencia. Es cierto que muchas veces el enfermo exige respuestas¿Por qué? Los psicólogos dicen que solo podemos plantearnos la pregunta ¿Para qué?Por qué pertenece al misterio de Dios. Para qué pertenece a nuestra voluntad.- ¿Y si me rechaza? No tengamos miedo al rechazo. A veces nuestro servicio a la salud y alReino es “soportar con largueza los defectos del prójimo”. También ésta es una obra demisericordia.- ¿Y si no es católico? Muchas veces encontramos personas que no son católicas, pero queson personas enfermas, es decir necesitadas de una palabra y de una presencia. Eso essuficiente para ofrecer nuestra ayuda solidaria. Ayuda como compañía, incluso orandoaquello que nos es común: Padre Nuestro, Salmos. Con ellos la escucha activa y lahumanización de la atención médica son de gran ayuda.- ¿Y el enfermo dice siempre la verdad? Dice Angelo Brusco: “Lo que dice el enfermo noes dinero constante”. El enfermo tiende, por la naturaleza de su situación, a ser egoísta yconcentrar la atención en él. Hemos de estar atentos para escuchar activamente y confirmardespués con su familia. Algunos tipos de enfermos, a causa de su situación pierden controlsobre lo que dicen o hacen.- Empatía si, simpatía depende. Empalizar significa sintonizar con los sentimientos de lapersona enferma; significa entrar en su mundo interior, incluso sus miedos y susesperanzas. Simpatizar se puede usar como recurso para tratar de entrar en una relación masprofunda con el enfermo; corre el riesgo de quedarse en lo superficial.- El sufrimiento no tiene una respuesta, sino una presencia. Recordemos la experiencia deJob, él no recibe respuesta a sus interrogantes, pero si descubre a Dios junto a él.11 Hay quesaber acompañar a quien sufre. Sufrir forma parte de la vida, no es ni un castigo ni unpremio.Para terminar quisiera recordar dos virtudes básicas para atender enfermos: Caridad ypaciencia. Recordemos siempre lo que decía San Camilo de Lelis a sus hijos camilos, y enellos a todos nosotros: “Lo primero, que cada uno de nosotros pida al Señor la gracia deuna afecto materno hacia su prójimo, de tal modo que podamos servirle con toda caridaden el alma y en el cuerpo. Deseamos, en efecto, servir con la gracia de Dios a todos losenfermos con el mismo afecto que suele tener una madre amorosa hacia su único hijitoenfermo”.12Dios nos conceda mucho amor para los enfermos y su mundo, recordando siempre laspalabras del Señor “Estuve enfermo y me visitaste”13.11 Job 42,5 “Solo de oídas te conocía; mas ahora te han visto mis ojos”.12 Citado en: SANDRIN L., Como afrontar el dolor. Aceptar y comprender el sufrimiento. (=Bibliotecahospitalaria), San Pablo, Madrid 1996, p. 144.13 Mateo 25,36.

×