Semana   Santa         2011Anunciamos,          TuResurrección  Acción Católica General                Alfonso XI, 4 5º   ...
Domingo de Ramos - A  17 de abril                           Is 50, 4-7  “No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabien...
 Jesús toma la iniciativa en procurarse cabalgadura y                     de salvación a manos llenas;entrar en la ciudad...
trarnos con el Misterio de Dios, que aunque sea in-        jó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerteabarcable p...
Jueves Santo - A  21 de abril                                                            Éx 12, 1-8. 11-14  “Prescripci...
 Jesús parece que tiene plena conciencia de su mi-                     Desde niño me siento a tu mesa,sión -el Padre ama ...
to, viven desde esa actitud de servicio: unas veces       sus discípulos (y para nosotros), incluso provoca elpor su profe...
Viernes Santo - A  22 de abril                                                           Is 52, 13-53, 12  “Él fue tras...
dar testimonio de su amor a los hombres. Pero en el La historia de la pasión de Jesús en el Evangelio de                 ...
Ahí está, en la cruz, sangre caliente todavía, que ha          es cada vez mayor, el mayor interrogante al que secaído sob...
ACTUAR: La muerte forma parte de la existencia      nos, por tanto, confiadamente al trono de gracia a fin                ...
Vigilia Pascual - A  23 de abril       Hch 6, 1-7  “Escogieron a siete hombres llenos de espíritu”  Gn 1, 1-2, 2  “Vio...
día de la creación (Gn1, 5). La nueva creación. La indica-       to (Jn 20, 17). San Pablo también utiliza este término (R...
encontrados supervivientes cuando ya no se espera-        En Cristo, el Dios que es la Vida nos ha mostrado queba nada; ni...
Domingo de Pascua - A  24 de abril                                  Sal 117  “Éste es el día en que actuó el Señor: sea...
 María Magdalena “vio que la piedra había sido                                     ¡en ninguna muerte,quitada” e intuye a...
no se esperaba nada; niños que superan varias inter-       habían entendido la Escritura: que él había de resuci-venciones...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos

3,060

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
3,060
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
64
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Semana santa 2011 para Jóvenes y Adultos

  1. 1. Semana Santa 2011Anunciamos, TuResurrección Acción Católica General Alfonso XI, 4 5º 28014 Madrid www.accioncatolicageneral.es 1
  2. 2. Domingo de Ramos - A  17 de abril  Is 50, 4-7  “No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado”  Sal 21  “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”  Flp 2, 6-11  “Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo”  Mt 21, 1-11  “Bendito el que viene en nombre del Señor” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, en el monte de losOlivos, envió a dos discípulos diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente,encontraréis enseguida una borrica atada con su pollino, los desatáis y melos traéis. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita ylos devolverá pronto».Esto ocurrió para que se cumpliese lo dicho por medio del profeta: «De-cid a la hija de Sión: “Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado enuna borrica, en un pollino, hijo de acémila”».Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeronla borrica y el pollino, echaron encima sus mantos y Jesús se montó. Lamultitud alfombró el camino con sus mantos; algunos cortaban ramas deárboles y alfombraban la calzada.Y la gente que iba delante y detrás gritaba: «¡Hosanna al Hijo de David!¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!».Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad se sobresaltó preguntando: «¿Quién eseste?». La multitud contestaba: «Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea». Mt 21, 1-11En los HECHOS vividos... ¿en qué y en quién he encontrado al Jesús que “se hace obediente hasta lamuerte...” (Fl 2, 8)? En mi Proyecto de Vida, en estos días de Semana Santa... ¿cómo voy a seguir los pasos de Jesús que secompromete del todo y abre el camino de la Vida? ¿Con qué actitud iré a las celebraciones? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Para situar este evangelio resurrección de Cristo. Y se nos ofrecen dos evange- lios: el de Mateo 21, 1-11 (que nos trae la entrada de Sí... es la lectura de la PASIÓN. Es una lectura gran- Jesús en Jerusalén) y Mateo 26, 14-27, 66 (que nosde y larga para hacer Estudio del Evangelio. Sí, el sitúa en la pasión).Estudio del Evangelio requiere tiempo, el de hoy  La liturgia de la bendición y de la procesión de losrequiere más. Os invito ha hacer una lectura reposa-da (coger una Biblia si os es mas cómodo) y las notas ramos anticipa ya el triunfo de Cristo, el rey pacificoque os ofrezco son para ayudarnos a mirar, situar- y humilde que entra en la ciudad de Jerusalén acla-nos... Entrar en nuestra “Jerusalén” y a vivir el com- mado. Y la Eucaristía nos presenta a Jesús como elpromiso cotidiano entre expectativas y fidelidades- siervo, el que proclama su mensaje, es perseguido yentregas, miedos y miradas cautivadoras. muere en la Cruz para liberar al hombre del pecado. Betfagé se encontraba probablemente en la vertiente La celebración del domingo tiene dos partes: la occidental de la montaña de los Olivos, delante deconmemoración de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, la ciudad símbolo de la presencia de DiosJerusalén y la eucaristía, memorial de la muerte y en medio del pueblo. 2
  3. 3.  Jesús toma la iniciativa en procurarse cabalgadura y de salvación a manos llenas;entrar en la ciudad. Sólo Mateo añade con insistencia del nosotros compartido, del todos o ninguno,al pollino y la borrica. Lo que se explica por la cita y del silencio respetuoso y contemplativo.profética que añade Mateo, y no trae ni Marcos niLucas: «Decid a la hija de Sión: Mira a tu rey, que viene Tiempo de amor, tiempo de clamor;a ti, humilde, montado en un asno, en un pollino, hijo tiempo concentrado, tiempo no adulterado;de acémila». Es un texto de Zacarías (9, 9-10), en el que tiempo para sorberlo hasta la última gota.Mateo ha dejado solo «humilde», y ha omitido los Tiempo de Nueva Alianza y fidelidadadjetivos «justo, victorioso», y de carácter más bélico: por encima de lo que sabemos, queremos y podemos.«Destruiré los carros de Efraín y los caballos en Jerusa- Tiempo en el que Dios nos toma la delanteralén, destruirá los arcos de guerra y dictará paz a las y nos ofrece la vida a manos llenas.naciones...». Mateo, que ha leído ese oráculo mesiáni-co, concentra su atención en lo esencial: el rey llega Es el tiempo de todos los que han perdido,con rasgos de “humildad” y se presenta lleno de dul- de los que han sufrido o malvivido,zura. La borrica se opone al caballo que, en la Biblia, y de los que han amado sin medida.es siempre la montura guerrera. El Mesías viene a Es el tiempo de la memoria subversiva,Jerusalén no como el Señor de la guerra y conquista- de Dios haciendo justicia y dándonos vida.dor; viene como portador de la salvación y la paz, sincarros, sin caballos, sin armas... Al viento del Espiritu. Fl.Ulibarri A Jesús lo reconocen como Rey, un Rey que trae lapaz, según la simbología bíblica (Zac 9, 9; Is 62, 11). Ma-teo habla de una multitud enardecida: el entusiasmose trasluce en los gestos (extienden mantos, cortan VJAárboles, gritan, lo aclaman como rey de Israel, here-dero del trono de David y en quien se cumple lapromesa hecha por el profeta Natán (2Sm7, 12-16) y enla anunciación (Lc 1, 32-33). Mateo ha identificado aJesús como rey lleno de ternura-dulzura por mediode Zacarías, y ahora lo hace como el soberano nacidode la estirpe de David (el guerrero). «¡Hosanna...!» era originariamente una petición deayuda: «¡sálvanos!» (Sal 118, 25s). Más tarde se convirtióen una aclamación mesiánica, que es el sentido quetiene aquí. Toda la escena, con “mucha gente” queaclaman recuerda la coronación de un rey (1Re 1, 38-40). Que «toda la ciudad se inquietó» ya lo había predi-cho Mateo en las escenas del nacimiento (Mt 2, 3).Ante Jesús nadie queda indiferente, todo el mundose posiciona: unos por acogerlo y otros para recha-zarlo. Se preguntan por la identidad de Jesús, y lamultitud lo identifica con el profeta anunciado, el VER: Hace unas semanas, las revueltas popularessegundo Moisés (Dt 18, 15.18); así, no se espera ruptura que se produjeron en algunos países árabes, y sobresino continuidad con las instituciones judías... Así, si todo el terremoto y tsunami que sufrió Japón, juntoleemos lo que le ocurre a Jesús en Jerusalén, vemos con la situación de emergencia de la central nuclearque más tarde este pueblo pide la muerte de Jesús. de Fukushima, nos pusieron ante una realidad en la que no solemos pensar habitualmente: que por mu- La gente se ha posicionado... Esto se ha ido viendo cho que creamos que tenemos controlada una situa-a lo largo de todo el camino en Jerusalén. Pero la ción, previstas todas las contingencias, y que las co-verdadera posición será la de cada cual, la que to- sas van a ocurrir como tenemos pensado, siemprememos nosotros ante su muerte y resurrección. puede ocurrir algo que echa por tierra todo lo ante-Quienes hoy vivimos la eucaristía (y sabemos que en rior, y nos coloca en una situación de inseguridad eella viene Jesús) deberíamos salir luego a la calle y, indefensión: lo que nunca hubiéramos imaginado essin dejarnos instrumentalizar, deberíamos ejercer el lo que ocurre. Y entonces caemos en la cuenta deseñorío sobre las cosas con dulzura y mansedumbre que la vida, la existencia, es en su mayor parte un(al servicio del Reino de Dios). misterio. Y debemos asumirlo. JUZGAR: Durante la Cuaresma, hemos estado PARA ANUNCIAR LA SEMANA SANTA reflexionando acerca de tener unos “encuentros en la 3ª fase” con Jesús, no un encuentro “de vista”, o Éste es el tiempo de la historia, superficial, sino un encuentro personal y profundo de la historia dura y pura; con Él por la fe. Y en esta Semana Santa, ante el mis- de la pasión de Dios desbordada terio que supone la existencia humana, ante todo y de las realidades humanas. eso que no podemos comprender ni explicar y que Es tiempo de muerte y vida, nos provoca incertidumbre y miedo, vamos a encon- 3
  4. 4. trarnos con el Misterio de Dios, que aunque sea in- jó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerteabarcable por nuestra razón, no provoca miedo e de cruz». Jesús sabía que iba a ser entregado por unoincertidumbre, sino que nos ofrece la única certeza de sus amigos... «Os aseguro que uno de vosotrossobre la que apoyarnos. Y vamos a encontrarnos con me va a entregar... El que ha mojado en la mismadiferentes aspectos de este Misterio de Amor que es fuente que yo, ése me va a entregar... ya está cerca elDios. que me entrega»; indirectamente los otros discípulos también le entregan... «lo abandonaron y huyeron».Y en este Domingo de Ramos, nos encontramos con Pero aun así Jesús cumple la profecía del Siervo queel misterio de la entrega. Si buscamos en el dicciona- hemos escuchado en la 1ª lectura: «no me he rebela-rio, entregar, aparte de “dar una cosa a alguien”, do ni me he echado atrás... ofrecí la espalda... la meji-tiene, entre otros, dos significados: por una parte lla... no oculté el rostro...» llevando su entrega hasta“poner a alguien a disposición de otras personas, el extremo. Ante el misterio de la maldad humana,como sus enemigos”; y por otra “dedicarse alguien encontramos el Misterio del Amor de Dios entre-por entero o desinteresadamente a una cosa, activi- gando a su Hijo.dad, etc”. La misma acción puede tener muy diferen-tes consecuencias, positivas o negativas: hay quientraiciona y “entrega” a otros para conseguir sus pro- ACTUAR: Ante el misterio de la existenciapios intereses, y hay quien se entrega por los demás humana, que no podemos controlar; ante el misterioy olvidándose de sí mismo. Y por qué las personas de la maldad humana, de esas “entregas” a traiciónhacen una opción u otra a veces es un misterio. que conocemos o incluso hemos sufrido, la Semana Santa nos pone frente al misterio de la entrega porEn el Evangelio de la Pasión hemos encontrado los amor que Dios lleva a cabo en Jesús, su Hijo, llegan-dos aspectos. Por una parte, la entrega en sentido do hasta la muerte de cruz. Él nos indica el camino anegativo: Jesús es entregado, por parte de Judas... seguir: frente al mal, el dolor, el sufrimiento... sólo«¿Qué estáis dispuestos a darme si os lo entrego?... cabe una entrega por amor, como Él hizo. Habráandaba buscando ocasión propicia para entregarlo»; situaciones que seguirán siendo un misterio, peropor parte de los sumos sacerdotes y los senadores entrando nosotros en el Misterio de Amor que esdel pueblo... «atándolo le llevaron y le entregaron a Dios, experimentaremos que «mi Señor me ayudaba,Pilato»; por parte de Pilato... «después de azotarlo, lo por eso no quedaba confundido... y sé que no que-entregó para que lo crucificaran». Pero junto con daré avergonzado». Compartiendo la entrega comoestas “entregas”, nos encontramos con el misterio de Jesús y con Jesús, tendremos la certeza de que la“la entrega” que Jesús hace de su vida, y que hemos última palabra no la tendrá la cruz, sino la Resurrec-escuchado sintetizada en la 2ª lectura: «se despojó ción y la Vida.de su rango y tomó la condición de esclavo... se reba- 4
  5. 5. Jueves Santo - A  21 de abril  Éx 12, 1-8. 11-14  “Prescripciones sobre la cena pascual”  Sal 115  “El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo”  1Co 11, 23-26  “Cada vez que coméis y bebéis proclamáis la muerte del Señor”  Jn 13, 1-15  “Los amó hasta el extremo” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su horade pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que esta-ban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando; ya el diablohabía suscitado en el corazón de Judas, hijo de Simón Iscariote, la inten-ción de entregarlo; y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo ensus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, sequita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en lajofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con latoalla que se había ceñido. Llegó a Simón Pedro y este le dice: «Señor,¿lavarme los pies tú a mí?». Jesús le replicó: «Lo que yo hago, tú no loentiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde». Pedro le dice: «Nome lavarás los pies jamás». Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienesparte conmigo». Simón Pedro le dice: «Señor, no solo los pies, sino tam-bién las manos y la cabeza». Jesús le dice: «Uno que se ha bañado nonecesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Tambiénvosotros estáis limpios, aunque no todos». Porque sabía quién lo iba aentregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios».Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que hehecho con vosotros? Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo,el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros: os hedado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis». Jn 13, 1-15 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otras personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... ¿Dejo que Jesús se me haga servidor, que tenga la iniciativa en mi vida, que se me meta tanto en casaque no pueda vivir sin Él? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el evangelio... ¿Aquién encuentro que viva haciendo caso de lo que Jesús dijo: “lo que yo he hecho con vosotros...”? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto conscientemente. Su amor hasta el fin será la nueva Escritura (Dt 31, 24); amor y fidelidad (Jn1, 14) será al La frase inicial introduce no solo el discurso de la característica de la nueva humanidad.cena, sino toda la narración de la entrega y muerte  La ambición y la codicia -“ladrón”- induce a Judas ade Jesús. Se omite toda mención a Jerusalén: estaPascua será la de Jesús, la que permitirá el éxodo de la traición. El enemigo-diáblo, el dinero-poder, es ellas tinieblas a la Luz (pasar de este mundo al Padre). principio de homicidio y mentira que inspira al círcu-NO va la muerte -su hora- arrastrado por las circuns- lo dirigente; engendra hombres que son enemi-tancias, sino que da su vida voluntariamente- gos/diablos. 5
  6. 6.  Jesús parece que tiene plena conciencia de su mi- Desde niño me siento a tu mesa,sión -el Padre ama al hijo y todo lo que ha puesto en invitado y querido.su mano- de su origen y de su itinerario y meta: el y tú siempre me acoges con amor.don total de sí, en el que Dios está plenamente pre- Pero yo me acostumbro y no caigo en la cuentasente como vida absoluta. de que algo muy grande está ocurriendo cada vez. El manto, la prenda exterior, la vestidura de respe-to, propia del Señor y maestro que Jesús era; y se ¡Sentarme a tu mesa y comer contigo!queda solo con la túnica, que es el atuendo de los En realidad tú mismo eres la comida,siervos. Coge una toalla y se la ciñe a la cintura, y así la mesa y los cantos.queda vestido como un criado (Lc 22, 27) símbolo del Tú me alimentas, y yo me transformo en ti.servicio; así va a enseñar a los suyos qué significa el ¡Quién pudiera verlo y palparlo y sentirlo!amor fiel. Les muestra su amor, que es el del Padre,que se ejerce en el servicio al hombre desde abajo. Pero creo, Señor, aunque no lo vea,Ni el deseo de hacer bien puede justificar ponerse y te quiero, te doy gracias hoy de todo corazón.por encima del hombre... esto equivaldría a ponerse Sigue, Señor, transformando mis entrañaspor encima de Dios. Jesús, el Señor, se hace servidor, para hacerme como eras túpor tanto, se propone dar libertad -dar categoría de y como sigues siendo hoy:señores- y crear así la igualdad, eliminando todo hermano verdadero de toda mujer,rango. Todos han de ser libres y, por su servicio, de todo hombre...seguir creando libertad e igualdad. Envuélveme con tu calor eucarístico Dejó el manto y tomó el manto, vemos un paralelo y expándeme,con Jn 10, 17s: entregar al vida/recobrarla. Ensánchame desde tu mesa hasta la calle, hasta el mundo: Extrañeza y protesta de Pedro: llama a Jesús Señor. hasta esa fraternidad que acoge,Para él Jesús debe ocupar el trono de Israel: él es que ama, que abraza,súbdito, no admite la igualdad. Jesús no se extraña que se comprometede la protesta de Pedro que mantiene el esquema de con la justicia y los pobres,una sociedad injusta (mantener las diferencias- contigo, a tu lado siempre, cantando...rangos). Jesús responde con contundencia: si noadmite el amor que crea igualdad, no puede estar Mis eucaristías tienen que cambiar, Señor.con él, no puede participar en su Espíritu; quien re- Tienen que ser mucho más calientes,chaza el servicio como rasgo definitivo del grupo hacerse ternura y despuésqueda excluido de la unión con él. movilización por los pobres. Cuántas ganas tengo de celebrar tu pascua, La reacción de Pedro muestra su adhesión personal Contigo, a tu lado, cantando... y actuando.a Jesús, pero no entiende su manera de obrar... estadispuesto ha hacer lo que Jesús diga por ser voluntad P. Loidi, Mar adentrodel jefe, no por convicción. No acepta la acción comoservicio, la acepta como rito religiosos (purificaciónque elimina algún obstáculo para estar con Jesús). VJA Jesús corrige la interpretación de Pedro, no se tratade un rito, sino del servicio (el paño ceñido); esto es, esel hacer propio el mensaje lo que purifica al hombre. Tomar el manto, recobrar la vida-autoridad (“yoentrego mi vida y así la recobro”). Jesús no se quita elpaño/toalla, señal de su servicio, que continuará parasiempre. Y vuelve a la posición de hombre libre (serecostó a la mesa) con el paño puesto: el servicio nodisminuye la libertad ni la dignidad del hombre. Lo que hace Jesús, Maestro y Señor, es válido paratodos. No impone, sino que intenta que asimilemos(comer su carne). Con su acción, les ha dado expe-riencia de ser amados y les ha enseñado ha amarcomo él (Maestro). El servicio no nace del sentido deldeber, sino de la espontaneidad del amor. VER: El Domingo de Ramos decíamos que frente al MEDITACIÓN DEL JUEVES SANTO mal, el dolor, el sufrimiento... sólo cabe una entrega por amor, como Jesús hizo. Y esa entrega por amor ¡Tantas veces como has llamado a mi puerta, puede hacerse de una vez, en un momento puntual y para invitarme a tu eucaristía, Señor! por una circunstancia excepcional, pero sobre todo Aquí me tienes, recordando tus llamadas se realiza día a día, como un servicio a los demás. Si y la celebración misteriosa de tu última cena. nos detenemos a pensar, caeremos en la cuenta de que son muchas las personas que, desde el anonima- 6
  7. 7. to, viven desde esa actitud de servicio: unas veces sus discípulos (y para nosotros), incluso provoca elpor su profesión; otras veces asumiendo algún tipo rechazo de Pedro («Señor, ¿lavarme los pies tú ade voluntariado; otras veces en los acontecimientos mí?»); pero Jesús insiste: «Lo que yo hago, tú no locotidianos... Pero todos tienen algo en común: no se entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde». Ylimitan a “cumplir”, a “hacer su trabajo”, a “quedar es tan importante entrar en el misterio del servicio,bien”, sino que van más allá, poniendo un cuidado y que indica: «Si no te lavo, no tienes nada que veruna atención especial no sólo en el modo de hacer lo conmigo». Ser discípulos de Jesús conlleva necesa-que hacen, sino teniendo presente a la persona que riamente adoptar esa actitud de servicio: «Pues si yo,en ese momento tienen delante, sea conocida o des- el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, tambiénconocida. No son simplemente personas serviciales; vosotros debéis lavaros los pies unos a otros». Unase ponen en lugar del otro y se plantean: “¿Qué ne- actitud de servicio que requiere no quedarnos en elcesita de mí, qué puedo hacer por él?”. simple y correcto cumplimiento, sino ir más allá: «os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho conJUZGAR: En esta Semana Santa, ante el misterio vosotros, vosotros también lo hagáis». Seguir su ejemplo es entrar en ese misterio del servicio porque supone la existencia humana, ante todo lo queno podemos comprender ni explicar y que nos pro- amor, “lavar los pies”, incluso a quienes no lo mere-voca incertidumbre y miedo, vamos a encontrarnos cen o no me gustan.con el Misterio de Dios, que aunque sea inabarcablepor nuestra razón, no provoca miedo e incertidum- ACTUAR: El Misterio de Amor entregado hastabre, sino que nos ofrece la única certeza sobre la que el extremo nos cuestiona esta tarde: ¿Cómo evalúoapoyarnos. Y hoy, Jueves Santo, vemos que frente el mi trato con los demás, en casa, en el trabajo, conmisterio del mal hay otro misterio mayor: el del vecinos y amigos...? ¿Me conformo con “cumplir”amor, porque también el amor es otro misterio. So- correctamente, o procuro ponerme en el lugar delbre todo cuando ese amor se hace servicio, y aún es otro y plantearme qué necesita de mí y qué puedomás misterio cuando se hace servicio hacia quienes hacer por él? ¿Estoy dispuesto a seguir el ejemplo dehumanamente “no lo merecen”, o hacia desconoci- Jesús para ir “más allá” y entrar en el misterio deldos. Por eso la entrega de amor servicial es el distin- servicio por amor? ¿Estoy “lavando los pies” a al-tivo de los cristianos, porque entonces estamos tes- guien?timoniando de modo creíble el Misterio de Amorque es Dios. Para que podamos adentrarnos en el Misterio del Amor entregado que se hace servicio humilde, paraEl Evangelio de hoy no deja lugar a dudas: «Jesús... que podamos seguir el ejemplo de Jesús, Él mismo sehabiendo amado a los suyos... los amó hasta el ex- nos entrega en el sacramento de su amor: la Eucaris-tremo». Humanamente podríamos pensar que los tía. Que la comunión y posterior adoración ante eldiscípulos no merecen tantos desvelos y atenciones Monumento nos haga sentirnos en “común-unión”por parte de Jesús; no acaban de entenderle, siguen con Jesús para que, aunque haya cosas que “no en-con sus esquemas... Pero aun así, Jesús los ama «has- tendamos ahora”, estemos dispuestos a “lavarnos losta el extremo». Y puesto que no acaban de entender pies unos a otros” para seguir su ejemplo y ante elsus palabras, Jesús hace un gesto que se les quedará misterio del mal y del dolor, sepamos mostrar elgrabado: se pone a lavarles los pies. Jesús, «El Maes- Misterio del Amor que en Jesús se nos ha revelado.tro» y «El Señor», adopta una actitud de serviciohumilde. El por qué de su actitud es un misterio para 7
  8. 8. Viernes Santo - A  22 de abril  Is 52, 13-53, 12  “Él fue traspasado por nuestras rebeliones”  Sal 30  “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”  Hb 4, 14-16; 5, 7-9  “Aprendió a obedecer y se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación”  Jn 18, 1-19  “Pasión de nuestro Señor Jesucristo” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Después de decir esto, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrenteCedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, elque lo iba a entregar, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a me-nudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando una cohorte y unosguardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, an-torchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y lesdijo: «¿A quién buscáis?». Le contestaron: «A Jesús, el Nazareno». Les dijoJesús: «Yo soy». Estaba también con ellos Judas, el que lo iba a entregar. Aldecirles: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez:«¿A quién buscáis?». Ellos dijeron: «A Jesús, el Nazareno». Jesús contestó:«Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a estos». Y así secumplió lo que había dicho: «No he perdido a ninguno de los que me diste».Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado delsumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Maleo.Dijo entonces Jesús a Pedro: «Mete la espada en la vaina. El cáliz que me hadado mi Padre, ¿no lo voy a beber?».La cohorte, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ata-ron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdo-te aquel año; Caifás era el que había dado a los judíos este consejo: «Convie-ne que muera un solo hombre por el pueblo». Simón Pedro y otro discípuloseguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró conJesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera a lapuerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a laportera e hizo entrar a Pedro.La criada portera dijo entonces a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?». El dijo:«No lo soy». Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban.También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de susdiscípulos y de su doctrina. Jn 18, 1-19 Apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escucho... Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el Evangelio. Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas para fijarnos en Jesús y el evangelio maní hasta la muerte en cruz. Y ese relato fue, posi- blemente la base común para los cuatro evangelis- La iglesia de Jerusalén debió de elaborar un relato tas... aunque después cada uno los amplió según susde la pasión de Jesús desde su detención en Getse- propias fuentes e intencionalidades. 8
  9. 9. dar testimonio de su amor a los hombres. Pero en el La historia de la pasión de Jesús en el Evangelio de mundo de la tiniebla opresora la muerte violenta eraJuan está transida de gloria. Los acontecimientos más inevitable y ella va a manifestar hasta el máximo lahumillantes y dolorosos están traspasados por hilos maldad del mundo y el amor de Dios. Jesús no buscade exaltación y glorificación; desde esta convicción: el dolor, pero lo acepta cuando es consecuencia“Jesús es Señor”. Y este señorío único se muestra ineludible del testimonio del amor y la denuncia deaquí en su pasión, es la “hora” de la exaltación y glo- la opresión. No responde al odio con el odio nirificación. Sólo con esta clave podemos entender y combate la violencia con la violencia, para no imitar,contemplar los hechos y las palabras que forman los aun a costa de la vida, la maldad del sistema opresor.cc. 18 y 19 del cuarto evangelio. A Jesús no se le ve Muestra así que Dios es puro amor y ajeno a todaabatido ni derrotado, sino victorioso y triunfante. violencia.Muchos episodios parecen anticipos de su resurrec-ción. Se cumple la palabra de Jesús: “Ha llegado la Insiste Juan en la complicidad de todos los poderes,hora en que va a ser glorificado el Hijo del Hombre” civiles y religiosos. En el momento decisivo, todos(Jn 16, 23). Con esta aclaración se iluminan las grandes descubren su verdadero rostro: son los enemigos deldiferencias entre Juan y los otros evangelios. hombre y de la vida. Dios o Jesús no necesitan en este mundo defensores ni protectores. Usar la fuerza Juan no refiere la agonía de Getsemaní, nada dice o utilizar la violencia con ese pretexto significa atri-de su angustia y su tristeza. buirles la misma injusticia del sistema y destruir toda Y recordemos el lenguaje tremendamente simbóli- alternativa. Lo único válido es repetir el gesto deco que Juan tiene... profundizar en el mismo será Jesús, entregar la vida por amor al hombre.muy extenso... sin renunciar a ello... perdonad si soy Aquí los discípulos no huyen, y Jesús se ocupa deprolifero y me extiendo, recordar que las notas son ponerlos a salvo: “Si me buscáis a mí, dejad marcharpara situarme y mejor comprender. a éstos”.Para fijarnos en el Evangelio  Pedro no está preparado para seguir a Jesús (18, 15- 27):no hace caso del aviso de Jesús, otro es el predi- Se enlaza el discurso de la cena (Jn 17 “La oración de lecto de Jesús y modelo de discípulo. El que experi-Jesús”) con la Pasión. Opción de Pedro. mentaba el amor de Jesús responde a ese amor acep-Un huerto, en Juan tiene un simbolismo de vida y tando el riesgo de seguir a Jesús hasta el fin (entrófecundidad, será un huerto lugar donde le crucifi- con Jesús).quen y lo sepulten, el huerto como lugar de reunión, Pedro no entra espontáneamente, se deja conducir;conocido: así la muerte se va a situar (huerto) en el no lleva el distintivo de discípulo, hay que preguntar-ámbito de vida, la comunidad de Jesús se sitúa (huer- le si lo es. Pedro, al romper con Jesús se encuentrato) en esfera de vida. mezclado con sus enemigos entre los siervos.En el prendimiento, se hace resaltar el número de las Jesús no responde a las preguntas del sumo sacerdo-fuerzas que intervienen en el prendimiento: peligro te -que quiere saber quienes le apoyan- y sobre suque representa Jesús para “el mundo”, intensidad de doctrina no tiene nada secreto que revelar. El sumola violencia de éste y magnitud del odio. Acuden sacerdote le pide información y él no le reconocetodos los componentes de la oposición a Jesús. Judas autoridad. Jesús no responde a la violencia (del sier-hace de jefe, es figura “del jefe del orden este”, re- vo) con la violencia, le pide que analice sus palabraspresenta a los círculos de poder. Faroles y antorchas, sin prejuicios: lo llama a la razón, a fijarse en la reali-caminan en la tiniebla; llevan armas, instrumentos de dad de los hechos (fundamento del juicio personal ymuerte. Se identifican tinieblas y muerte. Quieren de la libertad). Vemos a Jesús con pleno dominio deextinguir la luz/vida. sí, mientras Pedro -que no se ha movido- le niegaJesús sale; los que llegan no entran en el huerto, (segunda, ahora pública), tiene miedo.lugar de la vida. No se dirige a Judas, sino al grupo Contraste entre la actitud de Jesús y la de Pedro;entero. El Nazareno señala al descendiente de David. como trasfondo está el otro discípulo, el verdaderoSoy yo, se identifica como Mesías. Echarse atrás, seguidor. Pedro, por miedo, reniega de su condiciónlenguaje simbólico para significar derrota; caer a de discípulo (dio su adhesión a ideas, ideal de Mesí-tierra, derrota total. La entrega de Jesús vence al as, más que a Jesús).mundo. No intenta escapar. Pone a salvo a sus ami-gos, por quienes va a dar la vida.Pedro no entiende la alternativa de Jesús, que no RECUERDO DE TU AMORconsiste en triunfar dando muerte, sino en entregar-se para comunicar vida. El, por amor, esta dispuesto a Padre, ¿dónde encontraremos tu amor? ¿Cómo po-dar su vida por Jesús, pero quiere impedir que Jesús dremos ver bajo las costillas del mundo tu corazón yle manifieste el suyo. Pedro no ha superado la tenta- sabremos de su rápido palpitar? ¿Cómo, si nunca teción de hacerlo rey. hemos visto, y siendo de esta tierra habitas, sin em- bargo, en otro planeta?Jesús detiene a Pedro. La aceptación de la muerteentra en el designio del Padre: presentar, ante el Jesús nos lo dirá. Jesús nos recuerda tu amor, nos loodio y la violencia, la alternativa del amor. El Padre trae, nos lo entrega. Jesús nos dice cómo amas tú alno ha destinado a Jesús a la muerte; su misión era hombre, cuánto nos amas, cuánto me amas... a mí. 9
  10. 10. Ahí está, en la cruz, sangre caliente todavía, que ha es cada vez mayor, el mayor interrogante al que secaído sobre la tierra y la empapa y la hace germinar. enfrenta el ser humano.¡Hijos de Abraham nacerán de esta tierra!Ahí está, colgado de lo alto de la infamia. ¿No podías JUZGAR: La cruda realidad de la muerte y sus consecuencias en las personas, los rostros del dolorhaberle ahorrado el golpe? Lo dejaste indefenso. La y del sufrimiento, provocan rechazo, evitamos mirar-furia del mal lo torturó con hierro y quiso raer su les cara a cara, como hemos escuchado en la 1ª lectu-nombre y descendencia de la faz de la tierra. ra de hoy: «muchos se espantaron de él, porque des- figurado no parecía hombre, ni tenía aspecto huma-¿No podías haberlo librado del tormento y la des- no... lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado ytrucción? Nada había en él que no fuera de Ti. Era tu evitado por los hombres, como un hombre de dolo-resplandor, el espejo luminoso de tu rostro. Estabas res... ante el cual se ocultan los rostros; despreciado yen él del todo. ¿Por qué lo dejaste, machacado, bajo desestimado».los clavos del odio? Pero apartar la mirada no soluciona nada: el misterioAmó al principio, en medio y al final. Amó a destajo. de la muerte va a seguir estando ahí, con su interro-Amó en la dulzura de la paz y en el fragor del conflic- gante perpetuo. Por eso hoy, Viernes Santo, ante eseto. Amó a quemarropa. Y no lo pudieron soportar. interrogante no apartamos la mirada, sino que la ponemos en Jesús, que libremente acepta pasar porAllí estabas también Tú. En los clavos, en la sangre y el trance de la muerte y asume la cruz, como hemosen las carnes desgarradas. Allí estaba tu amor, que escuchado en el relato de la Pasión: «Tomaron a Je-rompió las fronteras de Jesús hasta reventar. Estalló sús y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamadosu cuerpo, y tu amor salpicó sobre cada uno de no- “De la Calavera” (que en hebreo se dice Gólgota)».sotros. Él, que era toda vida, pasó por la destrucción En Jesús vemos cumplida la profecía del Siervo: «Éltotal. Vencido, derrotado, esclavo por nosotros. Pero soportó nuestros sufrimientos y aguantó nuestrosluego vencedor para nosotros. dolores... traspasado por nuestras rebeliones... el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes... vo-Jesús, recordatorio de tu amor. Por él sabemos cómo luntariamente se humillaba y no abría la boca... murióamas al hombre, cuánto nos amas, cuánto me amas... con los malvados, aunque no había cometido críme-a mí. nes ni hubo engaño en su boca». Patxi Loidi. Mar adentro Pero si seguimos poniendo la mirada en Jesús cruci- ficado veremos que, si se cumple en Él esta parte de la profecía de Isaías, también se cumplirá la siguien- te: «Cuando entregue su vida como expiación, verá VJA su descendencia... mi siervo justificará a muchos... Por eso le daré una parte entre los grandes... porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los pecadores, él tomó el pecado de muchos e interce- dió por los pecadores». Su Pasión y su muerte en la cruz no han sido inútiles, no son actos sin sentido, estériles. Por eso, cuando nos encontramos con el misterio de la muerte, podemos poner en Él nuestra mirada, porque como hemos escuchado en la 2ª lectura: «no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compa- decerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo, igual que nosotros, excepto en el pecado». Jesús ha pasado por la prueba de la muerte, como nosotros tenemos que pasar. Cuando nos encontremos con el misterio de la muerte en cualquiera de sus formas, con la crudeza de la muerte, debemos recordar que «Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podíaVER: Si no es que nos toca de cerca, habitualmen- salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su actitudte no lo pensamos, pero todos los días nos encon- reverente. Aceptando la cruz, llevado a la consuma-tramos con la muerte, y basta con escuchar o leer las ción, se ha convertido para todos los que le obede-noticias para darnos cuenta: un accidente de tráfico, cen en autor de salvación eterna». Mirar la cruz, sola,o doméstico; una catástrofe natural; una enferme- nos provoca miedo y rechazo; mirar la cruz con Cris-dad; un acto de delincuencia; una irresponsabilidad to, mirar a Cristo en la cruz, no elimina el dolor, peroque acaba en tragedia... Nos encontramos con la poniendo la mirada en Cristo crucificado podemosmuerte de múltiples maneras, y el por qué se presen- mantener «firmes la fe que profesamos», porqueta de unas formas u otras es un misterio: Y como no sabemos que por Él y con Él la muerte no tendrá laqueremos afrontar esta realidad, evitamos pensar en última palabra.ello... pero así no esquivamos la muerte, y el misterio 10
  11. 11. ACTUAR: La muerte forma parte de la existencia nos, por tanto, confiadamente al trono de gracia a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para ser soco-humana, aunque no queramos reconocerlo y aunque rridos en el tiempo oportuno». La muerte seguirápretendamos apartar la mirada cuando se cruza en siendo un misterio, pero mirando a Jesús crucificadonuestro camino. Hoy miramos a Jesús crucificado, aprenderemos a afrontarla y aceptarla manteniendoporque sólo poniendo en Él nuestra mirada sabre- la fe y la esperanza en que tras el misterio de lamos y podremos afrontar el misterio de la muerte. muerte nos encontraremos con el misterio de laPor eso dentro de unos momentos adoraremos la Vida, como mañana celebraremos en la Vigilia Pas-cruz: no como una exaltación del dolor, sino como cual.un gesto de fe. Como decía san Pablo, «acerquémo- 11
  12. 12. Vigilia Pascual - A  23 de abril Hch 6, 1-7  “Escogieron a siete hombres llenos de espíritu”  Gn 1, 1-2, 2  “Vio Dios todo lo que había hecho, y era muy bueno”  Sal 103  “Envía tu espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra”  Sal 32  “La misericordia del Señor llena la tierra”  Gn 22, 1-18  “El sacrificio de Abrahán, nuestro padre en la fe”  Sal 15  “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti”  Éx 14, 15-15, 1  “Los Israelitas en medio del mar, a pie enjuto”  Sal: Éx 15, 1-18  “Cantaré al Señor, sublime es su victoria”  Is 54, 5-14  “Con misericordia eterna te quiere el Señor, tu redentor”  Sal 29  “Te ensalzaré, Señor, porque me has librado”  Is 55, 1-11  “Venid a mí y viviréis, sellaré con vosotros alianza perpetua”  Sal: Is 12, 2-6  “Sacaréis aguas con gozo de las fuentes de la salvación”  Ba 3, 9-15. 32-4, 4  “Caminad a la claridad del resplandor del Señor”  Sal 18  “Señor, tú tienes palabras de vida eterna”  Ez 36, 16-28  “Derramaré sobre vosotros un agua pura y os daré un corazón nuevo”  Sal 41  “Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío”  Sal 50  “Oh Dios, crea en mí un corazón puro”  Rm 6, 3-11  “Cris- to, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más”  Sal 117  “Aleluya, aleluya, aleluya”  Mt 28, 1-10  “Ha resucitado y va por delante de vosotros a Galilea” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, fueron María laMagdalena y la otra María a ver el sepulcro. Y de pronto tembló fuerte-mente la tierra, pues un ángel del Señor, bajando del cielo y acercándose,corrió la piedra y se sentó encima. Su aspecto era de relámpago y su ves-tido blanco como la nieve; los centinelas temblaron de miedo y quedaroncomo muertos. El ángel habló a las mujeres: «Vosotras no temáis, ya séque buscáis a Jesús el crucificado. No está aquí: ¡ha resucitado!, comohabía dicho. Venid a ver el sitio donde yacía e id aprisa a decir a sus discí-pulos: “Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros aGalilea. Allí lo veréis”. Mirad, os lo he anunciado». Ellas se marcharon atoda prisa del sepulcro; llenas de miedo y de alegría corrieron a anunciar-lo a los discípulos.De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «Alegraos». Ellas se acer-caron, le abrazaron los pies y se postraron ante él. Jesús les dijo: «No te-máis: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán». Mt 28, 1-10 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... En los hechos vividos esta Semana Santa, ¿qué experiencias he tenido de encuentro con el Resucita-do? ¿A través de que personas? ¿Cómo me predispone a volver a mi “Galilea” donde pueda “ver” al Señor? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el evangelio. ¿Qué hedescubierto sobre la muerte y la resurrección del Señor en estos días? ¿Qué me supone renovar las prome-sas bautismales en la Noche de Pascua? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto cósmicos... En un genero literario que llamamos apo- calíptico (temblor, ángel-relámpago, blanco...). Pero Los cuatro evangelistas, con notables variaciones, coge espacial significado el día, el domingo la comu-contienen relatos centrados en una misma confesión nidad se reúne y confiesa-celebra.de fe: “¡El crucificado ha resucitado!”. A esta revela-  “El domingo” se refiere al primero día de la semanación se le añaden otros episodios: tumba vacía, apa-riciones de Jesús, presencia de ángeles, fenómenos para los cristianos, pero aquí alude también al primer 12
  13. 13. día de la creación (Gn1, 5). La nueva creación. La indica- to (Jn 20, 17). San Pablo también utiliza este término (Rmción precisa del día y la hora en qué las mujeres “fue- 8, 29). Y la carta a los Hebreos, refiriéndose a Jesús enron a visitar el sepulcro” no es nada insignificante: relación a la comunidad, dice: él no se avergüenza desegún la manera judía de contar los días, el domingo denominarlos hermanos (He 2, 11).es el tercero día desde el viernes, día de la muerte de  La Pascua de Jesucristo, pues, manifiesta plena-Jesús (Mt 16, 21; 17, 23); y tres días dentro el sepulcro erael tiempo considerado suficiente para poder estar mente que el Hijo de Dios es hermano nuestro, por-seguros de la muerte de alguien; entonces empeza- que comparte la misma condición humana y nosban las visitas para llorar al difunto (Jn 11, 31). ofrece de compartir con Él la vida de Dios. A partir de la experiencia de aquella mañana, cadadomingo será, para los discípulos de Jesús -los “her- ESTO TE DECIMOS, DIOS, AMIGO NUESTROmanos”- la Pascua Semanal, la Pascua celebrada enmedio de la vida ordinaria. ¿Cuál es tu pascua- Dios, amigo nuestro, así te decimos:domingo? Danos entusiasmo para buscarPara fijarnos en el Evangelio la verdad donde se encuentre. Danos resignación para aceptar El primer día de la semana, al despuntar el alba, nuestras propias limitaciones.María Magdalena, siempre la primera, y otra María(Marcos dice que es la madre de Santiago), que habí- Danos coraje para lucharan sido testigos de la sepultura, ahora acuden al se- cuando todo nos salga mal.pulcro como una muestra de que le seguían que- Danos lucidez para admitir la verdad,riendo y no podían olvidarle (motivos que hoy mue- sin que nadie nos la imponga.ven a muchos a ir a cementerios). Danos fuerza para preferir De repente, el terremoto y el “ángel del Señor” - lo difícil a lo fácil.que en el AT indica una intervención de Dios mismo(Gn 16, 7) y que en el NT aparece a menudo como Danos valor para rechazarmensajero de Dios (Mt 1, 20.24; 2, 13.19; Lc 1, 11; 2, 9)- son lo vulgar y lo rastrero.elementos característicos de las manifestaciones deDios. También lo son la luz y el “vestido blanco” y el Danos valentía para luchar“miedo” de los testigos. Con este lenguaje y estas contra nuestra apatía y desgana.imágenes Mateo trata de mostrar que el sepulcro Esto te decimos, Dios, amigo nuestro.vacío es reflejo de la acción de Dios que ha resucita- Amen.do Jesús de entre los muertos. “Tal y como dijo” se refiere a Mt 26, 32: “cuandoresucite iré por delante vuestro a Galilea”. Es el lugarde la vida de los discípulos/as, dónde viven, traba- VJAjan... dónde han conocido Jesús y, a partir de ahora,dónde continuarán viviendo con Él y dónde le anun-ciarán a otras que, como ellas, serán llamadas a serdiscípulas. No es casual que sean mujeres las prime-ras en recibir la noticia de la resurrección y el encar-go de comunicarla a los discípulos. En aquella culturael testimonio de la mujer no se consideraba válido.Por ello sorprende -y es así signo de autenticidad-este hecho que perduró en la memoria de los prime-ros cristianos. Según el conjunto de los relatos evangélicos, lasmujeres son las primeras que conocen y anuncian laresurrección de Jesús. Son testigos que la tumba estavacía. Pero sobre todo son las que reciben la buenanoticia de la resurrección. Y, con la buena nueva, lamisión de hacer este mismo anuncio a los otros dis-cípulos. Un encargo que les es dado por el ángel ypor Jesús mismo. En el encargo que reciben las mujeres vemos que elanuncio de la resurrección tiene que preparar el en- VER: Ayer reflexionábamos acerca de las veces encuentro con el Señor: “allá lo veréis”, “allá me verán”. que nos encontramos con el misterio de la muerte. Es bien significativo que el evangelista pone en Pero aun en esas situaciones, nos encontramos tam-labios del Resucitado la palabra “hermanos” para bién con sorpresas: bosques arrasados por el fuegoreferirse a aquellos que el ángel denomina “discípu- en los que al poco tiempo empiezan a aparecer nue-los”. Esto mismo lo recoge Juan en el mismo contex- vos brotes; varios días después de una catástrofe son 13
  14. 14. encontrados supervivientes cuando ya no se espera- En Cristo, el Dios que es la Vida nos ha mostrado queba nada; niños que superan varias intervenciones Él triunfa por encima de la muerte, de cualquier tipoquirúrgicas difíciles hasta para un adulto... Son oca- de muerte.siones en las que nos encontramos con el misteriode la vida, que se abre paso a pesar de todo. Aunque encontremos tanta muerte a nuestro alrede- dor, aunque parezca que todo apunta a que la cruz y la muerte es el final, esta noche nos encontramosJUZGAR: Esta noche estamos celebrando el con el Misterio de la Vida que es Cristo Resucitado ytriunfo de la Vida. Tras la oscuridad del Viernes San- resuena para cada uno de nosotros el anuncio: «Noto, la Luz de la Vida, simbolizada en el Cirio Pascual, temáis; ya sé que buscáis a Jesús el crucificado. Nobrilla con fuerza en la noche. Como hemos procla- está aquí: ha resucitado, como había dicho».mado en el Pregón: «Esta es la noche en que, rotaslas cadenas de la muerte, Cristo asciende victorioso Al encontrarnos con el Misterio de la Vida que esdel abismo...». Esta es la noche en la que nos encon- Cristo Resucitado, la luz de la esperanza brilla paratramos con el Misterio de la Vida, porque si sólo nosotros, porque nos damos cuenta de lo que decíapudiéramos llegar hasta el Viernes Santo, si sólo san Pablo en la 2ª lectura: «si nuestra existencia estátuviéramos ante nosotros el misterio de la muerte, unida a él en una muerte como la suya, lo estará tam-¿de qué nos serviría haber nacido...? La existencia bién en una resurrección como la suya».humana, todo lo que existe, sería un absurdo. Como hizo con María la Magdalena y la otra María,Pero no: hoy celebramos el triunfo del Dios de la Jesús Resucitado sale también a nuestro encuentro yVida. En la liturgia de la Palabra hemos hecho un nos dice: «Alegraos».repaso del plan de salvación de Dios, de ese Plan deVida que Él ha dispuesto para todos. ACTUAR: Este debe ser nuestro sentimiento - Un Plan de Vida que partió de su impulso creador predominante esta noche, lo que impregne nuestro (1ª lectura). actuar: la alegría. Es cierto que la muerte no ha des- - Que a veces no es comprendido por el hombre (2ª aparecido de nuestro mundo ni de nuestra vida, pero lectura). ha sido vencida. Porque «Cristo, una vez resucitado - Que se traduce en liberación (3ª lectura). de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya - Un Plan de Vida que Dios ofrece con amor a pe- no tiene dominio sobre él». Y nosotros, incorporados sar de la infidelidad de su pueblo (4ª lectura). a Cristo por el Bautismo, estamos incorporados tam- - Que para Dios es una alianza perpetua que re- bién a una resurrección como la suya. Ése es el moti- nueva una y otra vez (5ª lectura). vo de nuestra alegría, de nuestra fe, y por eso dentro - Que siempre está disponible para nosotros cuan- de unos momentos renovaremos las promesas bau- do queramos acogerlo (6ª lectura). tismales. - Que nos renueva y purifica (7ª lectura). Que este encuentro con el Misterio de la Vida haga - Un Plan de Vida que alcanza su culminación en que nos sintamos «vivos para Dios en Cristo Jesús, y Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, crucificado andemos en una vida nueva», y como María la Mag- y resucitado. dalena y la otra María, anunciemos sin miedo que verdaderamente Jesús el crucificado HA RESUCITA- DO como había dicho. 14
  15. 15. Domingo de Pascua - A  24 de abril  Sal 117  “Éste es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo”  Secuencia (ad libitum)  “Ofrezcan los cristianos...”  Col 3, 1-4  “Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo”  Jn 20, 1-9  “Él había de resucitar de entre los muertos” Ruego por pedir el don de comprender el Evangelio y poder conocer y estimar a Jesucristo y, así, poderseguirlo mejor. Apunto algunos hechos vividos esta semana que ha acabado. Leo el texto. Después contemplo y subrayo.El primer día de la semana, María la Magdalena fue al sepulcro al amane-cer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó acorrer y fue donde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesúsamaba, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemosdónde lo han puesto». Salieron Pedro y el otro discípulo camino del se-pulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pe-dro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; e, inclinándose, vio los lien-zos tendidos; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él yentró en el sepulcro: vio los lienzos tendidos y el sudario con que lehabían cubierto la cabeza, no con los lienzos, sino enrollado en un sitioaparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegadoprimero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendi-do la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos. Jn 20, 1-9 Ahora apunto aquello que descubro de JESÚS y de los otros personajes, la BUENA NOTICIA que escu-cho... Los que corren para ver -la Magdalena, Pedro, el otro- ¿me entran ganas de “ver” a Jesús, de tenerloconmigo? ¿Qué hago para verlo? Y vuelvo a mirar la vida, los HECHOS vividos, las PERSONAS de mi entorno... desde el evangelio. En laRevisión de Vida, cuando el ver es iluminado por la Palabra de Dios, ¿hago experiencia de “ver” al Señor enla vida, en los acontecimientos? Llamadas que me hace -nos hace- el Padre hoy a través de este Evangelio y compromiso. Plegaria. Diálogo con Jesús dando gracias, pidiendo...Notas sobre el texto, contexto y pretexto mo de Simón Pedro. Él y otros discípulos necesitarán apariciones, y hasta tocar. Las tradiciones del sepulcro vacío y de las aparicio-nes son las dos formas más antiguas de expresar la fe Para fijarnos en Jesús y el Evangelioen la resurrección. Este relato lo hace a través delsepulcro vacío.  Este evangelio nos presenta dos escenas: la primera, con “María Magdalena” como protagonista, conduce a Al destacar el estado en que se encontraban las la segunda, con “Simón Pedro y el otro discípulo”.vendas y el sudario, excluye el rumor que circuló entorno al robo del cadáver. El sepulcro vacío no se  En la primera se destaca “el primero día de la se-debe a un hurto, ni es invención de mujeres. mana” o “el domingo”. Esta expresión sugiere co- mienzo, nueva creación. Para el discípulo ideal, representado en aquel alque amaba Jesús, ver el sepulcro vacío, las vendas y  También se destaca que todavía era oscuro “antesel sudario son pruebas suficientes de la resurrección. de salir el sol”, es decir, simbólicamente, que todavíaEn la ausencia, descubre ya su presencia. Por eso se no brilla la luz de la fe.dice: «Vio y creyó». No se dice, sin embargo, lo mis- 15
  16. 16.  María Magdalena “vio que la piedra había sido ¡en ninguna muerte,quitada” e intuye alguna novedad. Con sólo este para nadie que quiera vivir!“ver”, se va corriendo para avisar “Simón Pedro y alotro discípulo”. María quiere encontrar el Señor. Puesto que Cristo ha resucitado, creemos que el hombre Sobre “el otro discípulo”, dice el texto que es es un proceso ilimitado,“aquel que Jesús estimaba”. En Jn 13, 23 se habla por y que nada de cuanto podamos imaginarprimera vez del discípulo a quien “Jesús estimaba” es demasiado grande para él.(Jn 19, 25-27; 21, 7.20-24). No se llama en ningún momento Puesto que Cristo ha resucitado, creemos en El.que sea uno de los Doce, aunque la tradición mu-chas veces lo ha identificado con Juan. Es probable Puesto que Cristo ha resucitado,que sea la misma persona designada como el otro la fuerza del presente es el futuro.discípulo en el relato de la pasión (Jn 18, 15-16). En cual-quiera caso, es una figura capital del evangelio y sirve Puesto que Cristo ha resucitado,de modelo para los creyentes. el mundo está en marcha y no lo detendrán las conquistas logradas En los versículos que siguen hay un contraste entre ni los intereses de los vencedores.Pedro y este “discípulo estimado”. Pero el texto res-peta los datos de la tradición cristiana primitiva, que Puesto que Cristo ha resucitado,recuerda a Pedro como el primero de los testigos de estamos en la revolución permanentela resurrección. y es preciso cambiar el mundo desde sus cimientos. Este evangelio pone en un lugar de privilegio a una Puesto que Cristo ha resucitado,mujer: “María Magdalena” (Jn 20, 11-18). Hay varias mu- hay que construir una ciudad sin clases,jeres que tienen un lugar destacado en el evangelio donde el hombre no sea lobo para el hombresegún Juan: la madre de Jesús, a comienzos de la sino compañero y hermano.actividad de Jesús (Jn 2, 1-12) y al pie de la cruz (Jn 19, 25- Puesto que Cristo ha resucitado,27); la samaritana (Jn 4); Marta y María (Jn 11); y María hay un amor y una casa ¡para todos!Magdalena (Jn 19, 25; 20, 1-18). Puesto que Cristo ha resucitado, En la segunda escena, los dos discípulos, motiva- creemos en una Tierra Nueva.dos por el aviso de María, salen “corriendo”. Tam-bién quieren “ver” lo que ha pasado Y porque creemos y esperamos, no tenemos nada que conservar; Pedro y el otro discípulo “vieron” las mismas seña- y afirmamos que el mejor modo de conseguirlo todoles de la resurrección de Lázaro; pero Lázaro sale es perderlo todo por una sola cosa.atado, es decir, vuelve a la vida para morir; en cambioaquí “la sábana de amortajar” estaba por el suelo,que significa que Jesús se ha desatado de las ligadu-ras de la muerte. VJA Ni María, ni Simón Pedro, ni el otro discípulo hanvisto Jesús. Sólo ven el sepulcro vacío. En este mismomomento, uno de ellos, “el otro discípulo... vio ycreyó”. Son los ojos de la fe, y la luz de la Palabra deDios los que permiten de ver la resurrección de Je-sús en el sepulcro vacío. María se acerca con amor,pero “todavía era oscuro”. Más adelante podrá decirque le ha visto, como también los apóstoles: hemosvisto el Señor (Jn 20, 25). Jesús tenía que resucitar de entre los muertos.Solamente tras la glorificación de Jesús se puedehablar de creencia. Es una enseñanza compartida portodo el NT. El evangelio según Juan lo remarca devarias formas (Jn 12, 16; 13, 7.19; 14, 29; 20, 9). Pero lo enseñamediante la promesa del Espíritu (Jn 7, 39; 14, 16.26; 15, 26-27; 16, 7-15): tan solos tras la venida del Espíritu seráposible creer en Jesús, porque sólo entonces se po-drá conocer su misterio. Creer y conocer van unidos. CREEMOS EN CRISTO RESUCITADO VER: El Viernes Santo reflexionábamos acerca de las veces en que nos encontramos con el misterio de Puesto que Cristo ha resucitado, la muerte. Pero aun en esas situaciones, nos encon- creemos en la vida, ¡para siempre! tramos también con sorpresas: bosques arrasados por el fuego en los que al poco tiempo empiezan a Puesto que Cristo ha resucitado, aparecer nuevos brotes; varios días después de una no creemos en la muerte, catástrofe son encontrados supervivientes cuando ya 16
  17. 17. no se esperaba nada; niños que superan varias inter- habían entendido la Escritura: que él había de resuci-venciones quirúrgicas difíciles hasta para un adulto... tar de entre los muertos».Son ocasiones en las que nos encontramos con elmisterio de la vida, que se abre paso a pesar de todo Como ellos, también nosotros hoy nos encontramos con el Misterio de la Vida que es Cristo Resucitado. Como ellos, tenemos que aprender a “ver y creer”, aJUZGAR: Hoy estamos celebrando el triunfo de no quedarnos en las apariencias y a saber interpretarla Vida. Tras la oscuridad del Viernes Santo, la Luz de los signos que nos indican que Cristo ha vencido a lala Vida, simbolizada en el Cirio Pascual, brilla con muerte.fuerza en este día. Porque si sólo pudiéramos llegarhasta el Viernes Santo, si sólo tuviéramos ante noso- Al encontrarnos con el Misterio de la Vida que estros el misterio de la muerte en sus múltiples formas, Cristo Resucitado, la luz de la esperanza brilla parala existencia humana, todo lo que existe, sería un nosotros por encima del misterio de la muerte, por-absurdo. que como decía san Pablo en la 2ª lectura, «habéis resucitado con Cristo, ahora vuestra vida está conPero no: hoy celebramos el triunfo del Dios de la Cristo escondida en Dios, y cuando aparezca Cristo,Vida. Anoche, durante la Vigilia Pascual, en la liturgia vida nuestra, también vosotros apareceréis, junta-de la Palabra hicimos un repaso del plan de salvación mente con él, en gloria».de Dios, de ese Plan de Vida que Él ha dispuesto paratodos. Un Plan de Vida que alcanza su culminaciónen Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, crucificado ACTUAR: Desde la certeza de la resurrección dey resucitado. Cristo se impone un cambio profundo en nosotros, en lo interior y en lo exterior. Como decía san Pablo:En Cristo, el Dios que es la Vida nos ha mostrado que «buscad los bienes de allá arriba, donde está Cris-Él triunfa por encima de la muerte, de cualquier tipo to...». Ahora sabemos que nuestra vida, que toda lade muerte. Aunque encontremos tanta muerte a existencia, tiene una meta clara: el encuentro defini-nuestro alrededor, aunque parezca que todo apunta tivo con Cristo Resucitado. Y hacia esa meta debe-a que la cruz y la muerte es el final, hoy nos encon- mos orientar nuestra vida.tramos con el Misterio de la Vida que es Cristo Resu-citado, como hemos escuchado en el Evangelio que Por eso nuestro sentimiento predominante hoy, lose lo encontraron María Magdalena, Pedro y el discí- que debe impregnar nuestro actuar, es la alegría y lapulo a quien quería Jesús. esperanza. Es cierto que la muerte no ha desapareci- do de nuestro mundo ni de nuestra vida, pero haDonde ellos esperaban encontrar un cadáver, un sido vencida. Que este encuentro con el Misterio designo de muerte, no encuentran nada («se han lleva- la Vida que es Cristo Resucitado haga de nosotrosdo del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han testigos creíbles que, sabiendo interpretar los signospuesto»). Los otros signos de muerte -vendas, suda- de los tiempos, anunciemos sin miedo que verdade-rio...- quedan apartados... y empiezan a entrar en el ramente Jesús, el crucificado, HA RESUCITADO co-Misterio de la Vida, empiezan a comprender que mo había dicho.Jesús, que les había dicho que era el Camino, la Ver-dad y la Vida, ha triunfado, «pues hasta entonces no 17

×