Your SlideShare is downloading. ×
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Oraciones solidarias
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Oraciones solidarias

2,574

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,574
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
14
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ORACIONES SOLIDARIAS CUARESMA 2011Las líneas interpretativas de cada día nos remiten a elementosbásicos de la fe de modo que cada cual se deje interpelar en suspropias circunstancias y haga posible la actualidad de la Palabra deDios.Por eso está pensado para: quienes empezamos a preparar la Pascua cuarenta días antes quienes descubrimos en las experiencia de Jesús el camino de vida quienes vivimos la oración como un encuentro con el Tú quienes maduramos a ritmo de Evangelio quienes seguimos planteándonos la llamada y las respuestas quienes entregamos la vida en lo cotidiano y sencillo quienes pensamos en los preferidos de Dios quienes creemos que otro mundo es posiblequienes descubrimos en la Palabra , la relación con Dios, la llamada, la oración, lacomuni- dad, el compromiso solidario… elementos dinamizadores de nuestra felicidad.Junto al Evangelio ( Lectio) encontrarás:- una reflexión (meditatio), sencilla, sugerente- una oración (oratio) a modo de prosa, poema, canto…- «entra en tu interior» (contemplatio) para llegar a lo profundo en actitud contemplativa- oración conclusiva* Indicadores: lema semanal y consigna diaria.Esperamos que nos ayude a encontrarnos con Él. 1
  • 2. No seáis como los hipócritas MIERCOLES DE CENIZA practicar la justicia Reflexión Lectura del día Los hechos de nuestro mundo y las pala- bras de Jesús llegan a nuestro corazón para despertarnos de la rutina, para ser Dijo Jesús a sus discípulos: «Cui- conscientes de lo que sucede alrededor y paradad de no practicar vuestra justicia ayudarnos a escuchar la voz de Dios endelante de los hombres para ser vis- nuestro interior que nos pide compromisos detos por ellos, de lo contrario, no ten- lucha por la justicia. Este tiempo dedréis recompensa de vuestro Padre Cuaresma que hoy iniciamos es la mejorcelestial... oportunidad para “practicar la justicia que Tú, en cambio, cuando hagas limos- Dios quiere”.na, que no sepa tu mano izquierda loque hace tu derecha; así tu limosna ¿Qué sistema de limosnas hemos sidoquedará en secreto, y tu Padre, que capa- ces de organizar en los países desarrollados hacia las gentes del Sur, parave en lo secreto, te lo pagará.... que nuestro nivel de vida siga aumentando y Tú, cuando vayas a rezar, entra en a la vez afirmemos que nos preocupa sutu aposento, cierra la puerta y reza a desarrollo y su futuro? Pedimos a lostu Padre, que está en lo escondido, y organismos públicos que con- cedan el 0,7tu Padre, que ve en lo escondido, te % del presupuesto para coopera- ción ylo pagará... desarrollo y sabemos que muchos de estos Tú, en cambio, cuando ayunes, per- países beneficiarios de las ayudas tie- nenfúmate la cabeza y lávate la cara, para que devolver mucho más dinero en con-que tu ayuno lo note, no la gente, sino cepto del pago de los intereses de la Deudatu Padre, que está en lo escondido; y Externa que sus gobiernos anteriores hantu Padre, que ve en lo escondido, te con- traído. ¿Es ésta la justicia que Diosrecompensará». quiere? Mt 6, 1-6,16-18 Ante nuestros gobiernos e instituciones te- nemos el derecho y el deber de denunciar esta hipocresía con la que se actúa en cooperación internacional. Pero no debemos perder la opor- tunidad para revisar si nuestros compromisos con el desarrollo de muchos pueblos del Sur son auténticos o están acompañados de apa- riencias. Nuestro estilo de vida, nuestro con- sumo, ¿está fomentando el negocio de la Deu- da Externa para seguir explotando a los po- bres? Hoy Jesús nos invita a construir nuestra vida y nuestro desarrollo sobre la roca de la autenticidad y purificar nuestras hipocresías.
  • 3. 2
  • 4. Oración Entra en tu interior EL AYUNO QUE DIOS QUIERE El ayuno que Dios quiere es éste: que Piensa hoy en tu modo de colaborar sueltes las cadenas injustas, que en el desarrollo de los pueblos del Sur. desates las correas del yugo, que Tus palabras y principios teóricos ¿están dejes libres a los oprimidos, que acom- pañados de compromisos acabes con todas las opresiones, directos en el lugar donde vives? que compartas tu pan con el hambriento, Deja que Jesús pueda dirigirse a ti y que hospedes a los pobres sin techo, te ayude a practicar la justicia. que proporciones ropas al desnudoy que no te desentiendas de tus semejantes. Entonces brillará tu luz como la aurora y tus heridas sanarán en seguida, tu recto proceder caminará ante ti y te seguirá la gloria del Señor. Entonces invocarás al Señor Oración final y él te responderá; pedirás auxilio No me gusta, Señor Jesús, esta socie- y te dirá: “Aquí estoy” dad que he recibido. No acepto sus siste- mas, ni sus estructuras opresoras. Mi gri- to, Señor, es contra la ley que esclaviza al hombre. Quiero fuerza interior para comprome- terme en el mundo de los que sufren; de- jar de decir sólo palabras y mojarme en hechos. Quiero ser voz del hombre amor- dazado. Y manos del amarrado. Quiero ser el grito de los hombres que son explota- dos. Ayúdame a vivir tu Evangelio en este día. Amén. 3
  • 5. No seáis como los hipócritas JUEVES DE CENIZA 4 de qué te sirve... Lectura del día Dijo Jesús a sus discípulos: «El Hijo del hombre tiene que pade-cer mucho, ser desechado por los an-cianos, sumos sacerdotes y escribas, serejecutado y resucitar al tercer día». Y, dirigiéndose a todos, dijo: «El quequiera seguirme, que se niegue a sí mis-mo, cargue con su cruz cada día y sevenga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida laperderá; pero el que pierda su vida pormi causa la salvará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mun-do entero si se pierde o se perjudica así mismo?» Lc 9, 22-25
  • 6. Reflexión ¿Estás dispuesto a ser diferente en tusplanteamientos, en tus valores, en tuscompromisos? Diferente en tus palabras y enla atención y escucha que prestas a cadapersona. Diferente en los produc- tos quecompras y en las metas a las quieres llegar. Ser diferente es estar dispuesto a serrechazado y ser objeto de bromas y deburlas. Es preocuparse por las situacio- nesde marginación de otros, antes que enpreparar el ocio del fin de semana. Serdiferente exige renunciar a ser ad- mirado ytriunfar según los criterios que presentan lasseries de televisión. Re- sulta fácilexpresarlo con palabras, pero¡qué difícil poder vivirlo! ¿De qué te sirve ganar el mundo en- tero,si desperdicias tu vida? ¿De qué te sirveaumentar tu horario de trabajo, au- mentar tusalario, disponer de mejor co- che o mejorvivienda si tus seres más queridos nopueden disfrutar de tu com- pañía? ¿No setrata todo eso de una bús- queda constante dela valoración y apro- bación de los demás,cuando eres tú quien sabes el verdaderovalor de tu per- sona? Jesús te anima con suspalabras a perder algo tuyo en favor de otros.
  • 7. Oración Entra en tu interior QUIEN TENGA MIEDO: Las palabras que Jesús te dirige son Quien tenga miedo a andar, un estímulo en tu vida y quieren que no se suelte de la mano de su madre; desper- tar lo mejor que llevas en tu quien tenga miedo a caer, interior. que permanezca sentado; El ambiente en el que vives y la quien tenga miedo a escalar, rutina de tu trabajo mantienen que siga en el refugio; adormecidos al- gunos de tus sueños.quien tenga miedo a equivocarse de camino, Deja que este mensaje te ayude a re- que se quede en casa... cordarlos y a tenerlos presentes en el Pero quien haga todo eso día de hoy. ya no podrá ser seguidor de Jesús, porque lo propio de sus seguidores es arriesgarse. Podrá decir que ama, pero no sabe amar, Oración final porque amar es ser capaz de arriesgar por otros. Señor Jesús, yo sé que tu vida se com- plicó demasiado. Yo sé que luchaste por la paz, la justicia y la libertad; que lo diste todo con amor y verdad; que perdonaste y devolviste la dig- nidad humana a muchos hombres. Que viviste entre marginados y asumiste su vida. Yo sé que proclamaste que Dios era Pa- dre para ellos; y que llamaste a vivir en tu Reino a todos los hombres. Ilumina nuestros corazones para seguir construyendo tu Reino. Amén. 5
  • 8. VIERNES No seáis DE como los CENIZA hipócritas Día del ayuno tiempo de voluntario. guardar luto Lectura del día Se acercaronlos discípulosde Juan aJesús,preguntándole: «¿Por quénosotros y losfariseosayunamos amenudo y, encambio, tusdiscípulos noayunan?». Jesús lesdijo: «¿Es quepueden guardarluto losinvitados a laboda, mientrasel novio estácon ellos? Lle-gará un día enque se lleven alnovio, yentoncesayunarán». Mt 9,14-1
  • 9. de la pobreza, del SIDA y de la Reflexión marginación, es también, una Existen muchas denuncia por lacausas por las que indiferencia de losvoy a guardar luto. demás. La indife-No se trata de un rencia de los queduelo que me han decidido unirseparaliza y me deja para combatir elsentado en el terrorismorincón de la internacional quecomodidad. Es un provoca 3000duelo que grita a muertes al año ylos cuatro vientos y no ven necesariopide respues- tas una lucha comúnque sepan a contra el ham- breesperanza. y la pobreza, en la que viven 630 mi- llones de indigentes Visto de luto y 824 millones depara manifestar mi per- sonas sufrendolor por todos desnutrición. ¿Noaquellos que no es una causa máshan llegado a necesaria y másdisfrutar de una justa? Y, en-vida digna y llena tonces ¿por qué node feli- cidad, que se lucha en estaes lo que Dios gue- rra?quiere para loshombres en estatierra. Eso que Que este colorJesús lla- mó el negro llegueReino de Dios. también a los ojos de los indiferentes que saben todo esto El negro de mis y callan, y con suropas no sólo es silencio consientenpara recordar a las que esta situaciónpersonas que han continúe.muerto por causa 6
  • 10. Canción HOMBRE DE NEGRO. Loquillo. Voyde negro y te preguntas el por qué porque Entra en tu interiorno visto otros colores se muy bien que miapariencia puede resultar sombría y gris Deja que Jesús, con su mirada serenatengo razones para vestir así. y penetrante, te diga: guarda luto por tan- tos hermanos que esperan unaLlevo el negro por los pobres y también respues- ta, no sólo lo mejor de tupor los vencidos puestos contra la pared lo generosidad, sino, ante todo, JUSTICIA.llevo por el preso que paga el sueldo deuna ley hecha a medida del poder.Llevo el negro por aquellos que jamás Oración finalhicieron caso a Cristo al proclamarque existe un camino de amor y de piedad Dame, Señor, alas para volar y pieshablo claro, tu me entenderás. para caminar al paso de los hombres. En- trega, para “dar la vida” desde laVoy de negro por la injusta soledad vida, la de cada día. Infúndenos, Señor,de los viejos y de los que acabarán el deseo de darnos y entregarnos, defríos como piedras después de cabalgar dejar la vida en el servicio a los débiles.mientras alguien se hace rico en su sofá. Señor, haznos constructores de tu vida, propagadores de tu reino. Ayúdanos aVoy de negro por el joven que caerá poner la tienda en medio de losen la guerra creyendo tener detrás hombres para llevarles el te- soro de tua Dios y a su madre de su lado y no es ver- amor que salva.dad Amén.es la carne del juego de un general.Sé que hay cosas que nunca estarán bienpero nada es imposible, mírameyo canto esta canción, que puedes hacer túmira hacia dentro y carga con tu cruzQuiero enseñar un arco iris al cantarpero en mi espalda cae la oscuridad yhasta que la luz no brille de verdadvoy de negro, y de negro me verán. 7
  • 11. No seáis como los hipócritas SÁBADO DE CENIZA no necesitan médico Reflexión los sanos Lectura del día Vendar heridas y sanar enfermeda- des; hermosa tarea humanitaria la que hace un buen médico y un reto cons- Jesús vio a un publicano llamado tante para un seguidor de Jesús. UnLeví, sentado al mostrador de los im- tra- bajo que no se va a quedar sinpuestos, y le dijo: actividad dado el alto grado de samaritanos que nuestra sociedad deja «Sígueme». Él, dejándolo todo, se le- tirados a la vera del camino.vantó y lo siguió. Si hace dos mil años enfermedades como la lepra eran causa suficiente Leví ofreció en su honor un gran ban- para aislar y marginar a una personaquete en su casa, y estaban a la mesa del res- to de la sociedad, hoy siguencon ellos un gran número de publicanos existiendoy otros. “plagas” que son motivo de exclusión y de desprecio. ¿Quiénes son los Los fariseos y los escribas dijeron a médi- cos que se atreven a curar asus discípulos, criticándolo: estos en- fermos? «¿Cómo es que coméis y bebéis con Existen manuales muy detalladospublicanos y pecadores?» que explican el tratamiento. Manuales es- critos en las grandes convenciones Jesús les replicó: «No necesitan mé- in- ternacionales y en las pequeñasdico los sanos, sino los enfermos. No asam- bleas que se organizanhe venido a llamar a los justos, sino a constantemen- te. Pero, ¡qué pocoslos pecadores a que se conviertan». médicos han sido capaces de aplicarlos! Lc 5,27-32 A los valientes que han dado pasos de acercamiento a los excluidos y no les ha importado que les acusen: ¿Qué haces tú comiendo con drogadictos? ¿Qué se te ha perdido a ti en África en medio de tanta miseria? ¿Quién te manda pedir dinero para otras personas, con las necesidades que tienes en tu casa?... A todos ellos, les dirige Jesús estas palabras: “No te importe seguir sem- brando aunque no hayas visto fruto; el fruto llegará y será duradero”.
  • 12. 8
  • 13. Oración Salmo de la solidaridadAquí estoy, Señor, metido en un mundo Entra en tu interiorconfuso y tenso.En una sociedad agitada y nerviosa, can- La vida de cada día te ofrecesada y dura oportuni- dades de encuentro con tododonde sólo viven y tienen derechos los tipo de per- sonas.fuertes. Recuerda los rostros con los que teUna sociedad llena de injusticias, has encontrado últimamente y es posibledonde la ley se ha hecho norma a base de que te vuelvas a encontrar. Si descubresabuso y violencia. heri- das o enfermedades en ellos, ¿quién me- jor que tú para comenzar aQuiero vivir desde mis raíces; ser su médi- co?abrir las manos a los hombresy hacer de la amistad la ley de mi vida; Oración finalhacer de la sencillezel clima para vivir en fraternidad. ¡Oh Dios! Envíanos locos, de los que se comprometen a fondo, de los que seNo acepto de esta sociedad que he recibi- olvidan de sí mismos, de los que amando con algo más que con palabras, de lossus sistemas, ni sus estructuras opreso- que entregan su vida de verdad y hastaras. el fin.Mi protesta es contra la ley que esclaviza Danos locos, enamorados de una for-al hombre. ma de vida sencilla, amantes de la paz, capaces de aceptar cualquierQuiero comprometerme en el mundo de tarea.Danos locos, Señor, danos locos.los que sufren; Amén.dejar de decir sólo palabras y mojarme enhechos.Saber lo que es vivir con ritmo de muertecontinua.Ser voz del hombre amordazado, y ma-nos del atado.Aquí estoy, Señor Jesús, con el corazóncercano al que sufre;para aprender que sólo el amor cambia lavida;para denunciar sin odios las injusticias;para llevar esperanzas al hombre pisotea-do. 9
  • 14. Está cerca el Reino de Dios 1ª Semana - DOMINGO dejarse empujar Lectura del día Reflexión Mons. Romero en un hermoso co- El Espíritu empujó a Jesús al de- mentario a este texto dirá que Jesús,sierto. Se quedó en el desierto cuaren- en- trando en el desierto, es lata días, dejándose tentar por Satanás; imagen de una redención cósmica, devivía entre alimañas y los ángeles le un Cristo que maneja a las fieras y seservían. Cuando arrestaron a Juan, hace servir de ángeles, que es dueñoJesús se marchó a Galilea a procla- de todas las co- sas, y que va amar el Evangelio de Dios. Decía: “Se devolver todo al verda- dero dominioha cumplido el plazo, está cerca el rei- de Dios.no de Dios; convertíos y creed en el El Espíritu nos empuja también aEvangelio”. no- sotros a entrar en el desierto. El desier- to es espacio de conversión. Mc 1, 12-15 Entrar en el desierto con Jesús es colaborar con él en la salvación de la historia. El desierto habla de precariedad, de provisionalidad… Se entra al desierto despojándose de las apariencias, de lo efímero, y buscando lo esencial. El desierto supone alejamiento. To- mar distancias. Desapegarse. Supone acercarse a la realidad de otra forma. El desierto supone aprender a mirar en silencio. Es decir: descondicionar la mirada, limpiar el corazón. El desierto es escucha, contemplación. Dejarse empujar al desierto por el Espíritu es descubrir la soledad y la in- terioridad. Soledad que posibilita una ver- dadera comunión con el mundo y con la historia. Interioridad que da la capaci- dad de vivir y estar dentro de nosotros. Desde ahí sentimos mejor el Reino que está cerca.
  • 15. 10
  • 16. Oración. Entra en tu interior (en forma contemplativa) Recuerdo emocionado mi experiencia Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- de desierto ante un joven terminal en undo de mi corazón, cen- tro de BASIDA. Horas y horas en la haz que llegue a Ti desde el fondo de habi- tación semioscura de Emilio, que semi corazón. convir- tieron en horas de contemplación Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- de un Dios sufriente, corporal, amigo.do de mi corazón, Emilio, enfermo de sida, tiene siempre dame proclamar tu Evangelio desde la presencia amiga de alguien. Y esto,el fondo de mi corazón. día y noche. Delicadeza al darle de Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- comer así como al asearle. Música dedo de mi corazón, fondo. Saludo cariñoso… ayúdame a buscar lo esencial, desde En torno a él se ha promovido la vida.el fondo de mi corazón. Es referencia de unión y fraternidad. Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- Motiva la generosidad de toda lado de mi corazón, comunidad. En Emilio Dios resplandece déjame llevar por tu Espíritu, desde con su grandeza y su misericordia, con suel fondo de mi corazón. hermosura y su infi- nito amor. Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- La soledad de este desierto fue unado de mi corazón, soledad habitada, me supo a Reino de haz que viva en comunión con el mun- Dios.do, desde el fondo de mi corazón. Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon-do de mi corazón, Oración final haz que construya tu Reino, desde el Señor, tú que animas nuestra fe yfondo de mi corazón. conso- lidas nuestra esperanza, haz que Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- apostemos siempre por el bien, la justiciado de mi corazón, y la paz, de modo que tu Reino crezca dame la capacidad de conversión, siempre. Danos superar toda tentacióndesde el fondo de mi corazón. de construir este mundo y esta sociedad Oh Tú, que estás en tu casa, en el fon- sin contar contigo. Amén.do de mi corazón, ayúdame a construir una casa gran-de y abierta, desde el fondo de mi corazón. (inspirado en un himno tamul) 11
  • 17. Está cerca el Reino de Dios 1ª Semana - LUNES alterarse compasivamente Reflexión Lectura del día Jesús se identifica con los más Dijo Jesús a sus discípulos: «Cuan- peque- ños. En Jesús la vinculación condo venga en su gloria el Hijo del hom- Dios se da en el compromiso con elbre, y todos los ángeles con él, se hombre. El rostro de la “humanidad”senta- rá en el trono de su gloria, y de Dios son la compasión, la ternura,serán re- unidas ante él todas las la esperanza, el diálogo, el pluralismo,naciones. la libertad, la tole- rancia, el perdón… Él separará a unos de otros, como Por eso que “cualquier cosa que ha-un pastor separa las ovejas de las gáis a uno de estos pequeños, a mí mecabras. Y pondrá las ovejas a su lo hacéis”. Es El que está en elderecha y las cabras a su izquierda. emigrante, el perseguido, el Entonces dirá el rey a los de su explotado… Es El en pueblosdere- cha: «Venid vosotros, benditos de marginados, endeudados. Es El quemi Pa- dre; heredad el reino preparado aparece en tantas zonas olvidadas depara vo- sotros desde la creación del nuestra tierra.mundo. Romero, Ellacuría… nos hablarían en Porque tuve hambre y me disteis de este día de indignarse, de alterarse comer, tuve sed y me disteis de beber, misericordiosamente, de dejarse afectar. fui forastero y me hospedasteis, estuve Indignación ética con las marginaciones des- nudo y me vestisteis, enfermo y me de nuestra sociedad y las situaciones visi- tasteis, en la cárcel y vinisteis a que las provocan. Alteración verme». Entonces los justos le misericordiosa en el contacto con los contestarán: empobrecidos, echados a los«Señor, ¿cuándo te vimos con hambre márgenes de la socie- dad y de lay te alimentamos, o con sed y te dimos historia.de beber?; ¿cuándo te vimos forastero Al atardecer de la vida nosy te hospedamos, o desnudo y te examina- rán del amor, dice Juan devestimos?; la Cruz . Nuestras manos, llenas de¿cuándo te vimos enfermo o en la nombres, llenas de rostros de unacárcel y fuimos a verte?» humanidad doliente… será la mejor Y el rey les dirá: «Os aseguro que presentación de una vida que hacada vez que lo hicisteis con uno de és- entendido que amar es la mejortos, mis humildes hermanos, conmigo lo traducción de una existencia enhicisteis»... Dios. Mt 25, 31-46
  • 18. 12
  • 19. Oración Hazme digno (Teresa de Calcuta) Entra en tu interior Señor, cuando tenga hambre,dame alguien que tenga necesidad de Venía de Madrid en tren. La jovenalimento. que estaba a mi lado se levanta Cuando tenga sed, prontamente con sus manos llenas de mándame a alguien que necesite de magdalenas des- pués de escuchar albebida. africano enfermo so- licitar una ayuda. Cuando tenga frío, Le siguió con su mira- da en todo elmándame a alguien para que lo abrigue. recorrido que hizo por el vagón, atenta Cuando tenga disgusto, a la sensibilidad o indife- rencia de los ofréceme alguien para que lo consue- viajeros.le. Cuando estaba para pasar al siguiente Cuando mi cruz se vuelva pesada, coche, de nuevo la muchacha, en unhazme compartir la cruz de otro. ges- to pronto y decidido, toma toda la Cuando me sienta pobre, bolsa de magdalenas, recorre condúceme hasta alguien que esté velozmente el pasillo y se las regalanecesitado. al africano. Una reverencia agradecida Cuando me sienta humillado, es la respuesta del extranjero. Observo ahaz que tenga a alguien a quien alabar. la joven: vuelve llo- rando. Cuando esté desanimado, Alteración misericordiosa la de aque- mándame a alguien a quien dar áni- lla muchacha. Dios también se hamos. altera- do. El también llora. Cuando sienta necesidad de compren-sión de otros, Oración final mándame a alguien que necesite dela mía. Señor de la justicia, que quieres que Cuando necesite que se ocupen de mí, los hombres seamos hermanos: mándame a alguien de quien tenga sacude en nosotros la indiferencia, laque ocuparme. farsa y la ambición. Y haz que Cuando piense sólo en mí mismo, renazca con nues- tro esfuerzo, un atrae mi atención sobre otra perso- mundo más humano, un hombre másna. fraterno, con nuevo cora- zón. Amén. Hazme digno, Señor, de servir a mis hermanos y hermanasque, en todo el mundo,viven y muerenpobres y marginados. 13
  • 20. Está cerca el Reino de Dios 1ª Semana - MARTES una mesa común Lectura del día Reflexión Dijo Jesús a sus discípulos: La oración que nos enseña Jesús «Cuando recéis, no uséis muchas pa- sólo la podemos rezar en torno a lalabras, como los gentiles, que se imagi- misma mesa, a una mesa grandenan que por hablar mucho les harán donde que- pamos todos. Asícaso. podremos decir en verdad Padre No seáis como ellos, pues vuestro Pa- nuestro.dre sabe lo que os hace falta antes de El proyecto de Dios es el de unaque lo pidáis. hu- manidad fraternizada, sin Vosotros rezad así: desigualdades y exclusiones. “Padre nuestro del cielo, santificado Podremos rezar el Pa- dre nuestro ensea tu nombre, venga tu reino, hágase torno a la misma mesa cuando detu voluntad en la tierra como en el cie- forma creativa sepamos compartirlo, danos hoy el pan nuestro de cada recursos materiales y huma- nos,día, perdónanos nuestras ofensas, pues promover estilos de vida más sen-nosotros hemos perdonado a los que nos cillos que confronten el consumismo,han ofendido, no nos dejes caer en la desarrollar el voluntariado, educar ententación, sino líbranos del Maligno”. la solidaridad, sensibilizarnos en la for-Porque si perdonáis a los demás sus ma de usar nuestros bienes, escucharculpas, también vuestro Padre del cielo el clamor de los hombres y mujeresos perdonará a vosotros. de tantos países del Tercer Mundo. Pero si no perdonáis a los demás, tam- El Padre nuestro nos mueve a cons-poco vuestro Padre perdonará vuestras truir la mesa grande, donde quepamosculpas». todos con dignidad, también los hom- Mt 6, 7-15 bres y mujeres víctimas del progreso económico: los desocupados, desplaza- dos… Las víctimas de ese mundo en- deudado donde ya se nace endeudado y excluido. Entonces prepararemos el reino de Dios. Un reino donde el que quiera ser jefe deberá ser servidor de todos. Jun- to a la mesa común está el barreño y la toalla…
  • 21. 14
  • 22. Oración Entra en tu interiorPadre, tú no eres en primer lugarnuestro Juez y Señor, Un hermoso 25 de diciembre en Roma. La iglesia de Sta. María insino nuestro Padre. Trastevere convertida en una acogedoraQue estás en los cielos, sala de ce- lebración. Celebración delhacia donde se dirige nuestra mirada, nacimiento de Jesús. Un banquete deen medio del camino. fiesta para más de 500 gitanos,Santificado sea tu actuar liberador, norafricanos, centro- europeos,contra los que oprimen, latinoamericanos… Personas escogidastal vez, en tu nombre. por su pobreza o desamparo. DiosVenga a nosotros tu justicia, hecho don y regalo en los rostroscomenzando por los más empobrecidos. felices de tantos emigrantes. El Niño-Hágase tu voluntad y tu liberación Dios, habitualmente besado en una figu-que empieza en la tierra ra de barro, ahora es venerado, adoradoy termina en el cielo. en los rostros de esas personas.El pan de cada día Es posible sentarse juntos a la mismaque producimos todos juntos, mesa. Para todos hay lugar. Estos gestosdánosle a comer juntos. de humanidad alegran el corazón dePerdona nuestro egoísmo Dios.en la medida en que combatimosel egoísmo colectivo.No nos dejes caer en la tentaciónde explotar a los demásy de acumular riquezas.Y líbranos de la venganza y del odiocontra el malo que oprime y reprime. Oración final Amén. Padre de todos los hombres, danos hoy ser servidores de la paz, de la reconci- liación y del perdón. No nos dejes caer en la tentación de almacenar lo que no nos diste o de acu- mular lo que otros necesitan. Líbranos de todo el mal que nos ame- naza, de las armas, del poder, de la so- ciedad de consumo, de la instalación insolidaria. Amén 15
  • 23. Está cerca 1ª Semana - MIÉRCOLES el Reino de Dios ver los signos de Dios Lectura del día Reflexión reina del La gente Sur sese apiñaba levantará yalrededor de hará queJesús, y él se lospuso a condenen;decirles: pues ella«Esta vino desdegeneración es losuna confinesgeneración de laperver- sa. tierraPide un signo, parapero no se le escuchardará más signo laque el signo de sabiduríaJonás. Como deJonás fue un Salomón, ysigno para los aquí hayhabitantes de uno que esNínive, lo más quemismo será el Salomón.Hijo del Cuandohombre para seaesta juzgadageneración. estaCuando sean generaciónjuzgados los , loshombres de hombres deesta ge- Nínive seneración, la alzarán y
  • 24. ha- rán que los emigrante, carta alcondenen; pues Jesús juzga a ami- go…ellos se aquellos que piden La mirada delconvirtieron con por- tentos, porque corazón, la quela predicación no actúan con los nos da Dios,de Jonás, y aquí crite- rios de Dios. integra, une,hay uno que es Frente a los que armoniza. Va con-más que Jonás». reclaman una tra las Lc señal, Jesús polarizaciones, los 29-32 proclama que no radicalismos y las se- rán las grandes divisiones. Es señales las que comunión entre lo certifi- quen su humano y lo divino, proyecto. lo temporal y lo También eter- no. Es signo nosotros le del reino de Dios. pedimos a Dios grandes voces y señales. Y nos cuesta verle en sus profetas y en sus signos. Pero Dios nos concede muchas seña- les de su amor, de su presencia. 16 Es la mirada del corazón la que nos ayuda a encontrar las huellas de Dios en lo cotidiano, en lo pequeño… así como en la historia y en los aconteci- mientos. Se trata de reconocer rasgos eter- nos en paisajes diarios. Saber sentir la presencia divina en un apretón de ma- nos. Es el Dios eterno, creador, infinito, hecho sonrisa al
  • 25. Oración Entra en tu interior ¿Dónde te buscaré? Segundo día de mi estancia en Señor, si no estás aquí, Basida. Acompaño a María Angeles ¿dónde te buscaré estando ausente? para curar las enormes llagas de Abdul, Si estás por doquier, joven afri- cano, musulmán, paralizado ¿cómo no descubro tu presencia? Cierto en la mitad del cuerpo por el sida. Saco es que habitas en una claridad in- fuerzas para afrontar decentemente la situación.accesible. Pero soy testigo del más puro amor Pero, ¿dónde se halla esa inaccesible cla- de Dios encarnado con sencillez,ridad? alegría y naturalidad en la joven ¿Quién me conducirá hasta allí para ver- sevillana. Una curación salpicada dete en ella? chistes, cantos, gestos de cariño… El Y luego, ¿con qué señales, bajo qué ras- rostro sereno de María Angeles traducíagos te buscaré? la ternura de Dios, capaz de superar la Nunca jamás te vi, tristeza y el dolor de Abdul. La curación Señor, Dios mío; se convertía en cele- bración y no conozco tu rostro… encuentro. Enséñame a buscarte y muéstrate a quien Aquel gesto de amor hacia Abdul fuete busca, para mí en una magnífica porque no puedo ir en tu busca contemplación del rostro compasivo de a menos que Tú me enseñes, Dios. y no puedo encontrarte si Tú no te mani-fiestas. Deseando, te buscaré; Oración final te desearé buscando; amando, te hallaré; Señor Jesús, tú que estás presente de y encontrándote, te amaré. corazón en cada cosa, danos una mirada (San Anselmo) limpia para descubrirte en las cosas, las personas y los acontecimientos. Danos sa- biduría y sensibilidad para interpretar tus signos, escuchar tu mensaje y construir tu reino. Amén
  • 26. 17
  • 27. Está cerca el Reino de Dios 1ª Semana - JUEVES el otro Reflexión nos hace estar vivos 18 Lectura del día Dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encon-traréis, llamad y se os abrirá; porquequien pide recibe, quien busca encuen-tra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijopan, ¿le va a dar una piedra?; y si lepide pescado, ¿le dará una serpiente?Pues si vosotros, que sois malos, sa-béis dar cosas buenas a vuestros hi-jos, ¡cuánto más vuestro Padre del cie-lo dará cosas buenas a los que le pi-den! En resumen: Tratad a los demás comoqueréis que ellos os traten; en esto con-siste la Ley y los profetas». Mt 7, 7-12
  • 28. La llamada a tratar a los demás como nosgustaría que nos tratasen pretende significarla radicalidad del amor solida- rio. Hemos deestar unidos al otro como lo estamos anosotros mismos. Es decir, profunda yconstantemente, en las pe- nas y en lasalegrías, en los éxitos y en los fracasos. Significa también que debemos con-siderar al otro como una parte de noso- trosmismos, sin la que no podemos vivir, sin laque no podemos gozar plenamente de laexistencia. El otro está en nuestra misma natura- leza,hunde sus raíces en nuestracotidianeidad, y es así como debemostratarlo: como parte de lo que nos hace estarvivos. El evangelio nos proyecta con esa mis- maactitud hacia nuestro mundo, marca- do por ladiferencia y la desigualdad. Los demáspueblos, sobre todo los endeuda- dos yexplotados, forman parte de lo que nos haceestar vivos. Con ellos, somos pobladores dela misma aldea. Cuando esto lo hacemos vida el reino deDios aparece ahí, revelándose,emergiendo.
  • 29. ¡Ven Señor! Qué bonito sería, Señor,si todos los hombres de todas las naciones Entra en tu interiorse pusieran a cantar. Qué bonito sería, Señor, Los miércoles participaba en Romasi todas las razas de todas las naciones de una actividad de la comunidad dese pusieran a cantar. San Egidio. Un par de horas sirviendo la Qué bonito sería, Señor, cena a gente pobre.el canto de todos los hombres unidos, Ese día me oxigenaba espiritualmentey las voces de todas los hombres unidas: para la semana. Me mantenía muy unidopues la voces no tienen color. al mundo de la marginación, en rostros Qué bonito sería, Señor, de ecuatorianos, peruanos,si las manos se juntaran todas argelinos, rumanos, italianos…y los ojos se juntasen todos Después participaba en la oración dey los pasos se dieran a la vez. la comunidad, que adquiría otra Qué bonito sería, Señor, densidad y sentido. Dios aparecía desi todos los hombres acuñáramos forma muy diáfana en la sonrisa de losen el asfalto de la carretera, niños, en los gestos de agradecimiento,en el campo que se dijo de batalla, en las exigen- cias de algunos…en el camino de los mares y de muertes, Esta época dio color a mi relaciónen los espacios, sin límites, con Dios. El encuentro de losla palabra amor. miércoles me hacía vivir. El camino de la compasión me unía a Dios y a los Qué bonito sería, Señor,si todos los hombres plantáramos rosas que se sentaban en aquellas mesas. Conpor las puertas, por las ventanas, ellos me sentía más yo mismo.por los rostros en tristeza. Y nosotros podemos hacer Oración finalmuy bonito este mundo que es nuestro Señor, tú que nos has llamado a lacon las manos que Tú nos has dado, Señor. vida y has puesto en nuestro corazón el Qué bonito sería, Señor, anhelo del gozo y la plenitud.si ahora mismo saliera a la calle Haz que tu sueño sobre nosotros loy al cruzarme con unos y otros dijera: al- cancemos de la mano de todos los“Dame esa mano, amigo”. hom- bres y mujeres de nuestro mundo que nos hacen estar vivos y nos ayudan a sentir- nos humanos. Amén. 19
  • 30. 1ª Semana - VIERNES Está cerca el Reino de Dios celebrar lo que vivimos Lectura del día Reflexión ¿Dijo Jesús a sus discípulos: «Si nosois mejores que los escribas y fariseos,no entraréis en el reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los anti-guos: «No matarás», y el que mate seráprocesado. Pero yo os digo: Todo elque esté peleado con su hermano seráprocesado. Y si uno llama a su herma-no «imbécil», tendrá que comparecerante el Sanedrín, y si lo llama «renega-do», merece la condena del fuego. Por tanto, si cuando vas a poner tuofrenda sobre el altar, te acuerdas allímismo de que tu hermano tiene quejascontra ti, deja allí tu ofrenda ante elaltar y vete primero a reconciliarte contu hermano, y entonces vuelve a pre-sentar tu ofrenda. Con el que te pone pleito, procuraarreglarte en seguida, mientras vais to-davía de camino, no sea que te entre-gue al juez, y el juez al alguacil, y temetan en la cárcel. Te aseguro que nosaldrás de allí hasta que hayas pagadoel último cuarto». Mt 5,20-26 20
  • 31. Podemos vivir una abierta contradic- ciónentre el culto y la vida. Podemos vivir la fe yel culto de manera individua- lista e intimista.La religión del rito es más cómoda que lareligión de la frater- nidad. La religión de Jesús nos dice que elcentro de la preocupación de Dios es elhombre y su vida. En ello está su gloria.Celebrar lo que somos es elemento cons-titutivo de esta religión. La verdadera ce-lebración es fraternidad y comunión. La ofrenda sobre el altar no es unasunto aislado de la vida sino la vida mis- ma.Nuestra existencia particular y nues- trahistoria colectiva quedan comprome- tidas enla comunión y la reconciliación, antes de lamisma celebración. El reino de Dios es un reino de recon-ciliación y de perdón. Lo hacemos cer- canocuando anticipamos el gran proyec- to de Diossobre la humanidad: familia de hijos yhermanos que se reúnen para celebrar el gozode lo que son.
  • 32. Oración (Reconciliarse antes de celebrar) Entra en tu interiorSeñor Jesús, Celebración gozosa de un camino deque llenas el mundo con los signos de tu comunión. Presidía una pastora protes-amor, tante. En torno al pan y al vino unperdona mi ceguera e insensibilidad grupo de misioneros de todos losal no descubrir tu presencia en la vida. rincones de América Latina. La Palabra de Dios fue compartida. PeroTú que te escondes en la hondura y en el antes, durante la se- mana, habíamossufrimiento, compartido nuestra fe cristiana, la feperdona que no sepa bajar a tu encuentro de los ortodoxos, de las diversasen los pobres y marginados, ramas protestantes, de los ju- díos…y en ellos servirte como el Dios vivo. Acercamiento sencillo y en ver- dad a hombres y mujeres de fe. Encuen- troSeñor Jesús, de comunión en el pan compartido delque manifiestas tu amor en la pasión por el interés por el otro, de la actitudhombre y el mundo de hoy, integradora, del aliento del mismoperdona mis resistencias Padre, de la búsqueda del mismo Dios.a desplazarme con audacia por el Evange- Sin miradas de sospecha, sin juicioslio. inquisidores, sin gritos de guerra santa, la celebración nos supo a culto nuevo,Tú que hiciste de tu vida un culto agradable el que une como hermanos a los queal Padre, aco- gen a Dios.perdona mis ritualismos y prácticasalejadas de la creación y de la historia,y de la realidad de mis hermanos. Oración finalSeñor Jesús,que viviste en una unidad perfecta Señor, tú que nos has manifestadola fidelidad a la voluntad del Padre y la en- que el culto a Dios pasa por la gloria,trega sin límites al hombre, la dig- nidad y la vida del hombre,perdona mis dicotomías y dualismos ayúdanos a celebrar nuestra feque me dificultan la integración en el amor comprometidos en la construcción de lay la posibilidad de alabarte en todas las co- convivencia humana, en lasas reconciliación y en la misericordia.y de celebrar la liturgia de la misericordia. Amén.
  • 33. 21
  • 34. 1ª Semana - SÁBADOEstá cerca el Reino de Diosdar sin esperar recompensa Lectura del día Reflexión Dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: «Amarása tu prójimo» y aborrecerás a tu ene-migo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezadpor los que os persiguen. Así seréishijos de vuestro Padre que está en elcielo, que hace salir su sol sobre ma-los y buenos, y manda la lluvia a jus-tos e injustos. Porque, si amáis a los que os aman,¿qué premio tendréis? ¿No hacen losmismo también los publicanos? Y si sa-ludáis sólo a vuestros hermanos, ¿quéhacéis de extraordinario? ¿No hacenlo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vues-tro Padre celestial es perfecto». Mt 5, 43-48 22
  • 35. Nos parece normal que el mal con el malse vence. Pero Jesús propone un saltocualitativo en ese proceso. Ven- cer el malcon el bien. Y es que el reino de Dios abrazaa todos los hombres, también a los quesentimos enemigos. El enemigo puede ser el extranjero, el decolor, el parado, el del otro partido, elviolento, el del piso de arriba… Se- gún elevangelio todos ellos son objeto de nuestrosaludo, de nuestra oración y de nuestroamor. Amar según el evangelio es siempre unexceso, una locura. Es más que tole- rancia,consideración o simple respeto. Querer anuestros enemigos es exigen- cia del Reino.Es actuar sin esperar contraprestaciónalguna, sin tratar de obtener suagradecimiento. Estamos llamados a dar sin esperarrecompensa, a tener el coraje de supe- rar lareciprocidad para acceder a la fra- ternidad.Superar la reciprocidad nos inscribe enel mundo de las bienaventuranzas. Naturalmente que esto es difícil. Pero es elcamino de conversión que prepara el reinode Dios.
  • 36. OraciónSeñor, toma mi vida nueva Entra en tu interiorantes de que la esperadesgaste años en mí. Recordar la muerte de Moisés, asesina-Estoy dispuesto a lo que quieras, do por manos criminales, me sigue produ-no importa lo que sea, ciendo rabia. Recordarle, ya sin vida enTú llámame a servir. su oficina, todavía me hace surgir pesar y aba- timiento. En carne propia sentí lasLlévame donde los hombres conse- cuencias de la violencia, lanecesiten tus palabras, venganza y la impunidad. Internamentenecesiten mis ganas de vivir. me rebelaba… Durante la Eucaristía, enDonde falte la esperanza, donde el canto de la Paz exploté en lágrimas.falte la alegría, simplemente por Expresión de mi lucha interior entre elno saber de ti. dolor de una muerte injusta y los deseos de paz. El Señor me decía que la sangreTe doy mi corazón sincero de Moisés debía ser sangre de vida y depara gritar sin miedo esperanza. Que esta proclamación de fetu grandeza Señor. de Moisés debía con- vertirse en símboloTendré mis manos sin cansancio de reconciliación y de perdón. Pero amartu historia entre mis labios al violento no me resul-y fuerza en la oración. taba fácil.Y así en marcha iré cantando Oración finalpor pueblos predicandolo bello que es tu amor. Señor, que con amor renuevas constan-Señor, tengo alma misionera, temente todo lo que ha salido de tuscondúceme a la tierra manos, Enséñanos a dar sin esperarque tenga sed de ti. recompen- sa, actuar sin buscar el (Canción: Alma misionera) agradecimiento y saber vencer el mal con el bien. Amén
  • 37. 23
  • 38. Bajemos de la montaña 2ª Semana - DOMINGO inicia el descenso Lectura del día Reflexión Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y aJuan, subió con ellos solos a una mon-taña alta, y se transfiguró delante deellos. Sus vestidos se volvieron de unblanco deslumbrador, como no puededejarlos ningún batanero del mundo. Seles aparecieron Elías y Moisés, conver-sando con Jesús. Entonces Pedro tomóla palabra y le dijo a Jesús: “Maestro,¡qué bien se está aquí! Vamos a hacertres tiendas, una para ti, otra para Moi-sés y otra para Elías”. Estaban asusta-dos, y no sabía lo que decía. Se formóuna nube que los cubrió, y salió una vozde la nube; “éste es mi Hijo amado;escuchadlo”. De pronto, al mirar alre-dedor, no vieron a nadie más que a Je-sús, solo con ellos. Cuando bajaban dela montaña, Jesús les mandó: “No con-téis a nadie lo que habéis visto, hastaque el Hijo del hombre resucite de entrelos muertos”. Esto se les quedó graba-do, y discutían qué querría decir aque-llo de “resucitar de entre los muertos”. Mc 9. 2-10 24
  • 39. Los discípulos han comprendido que Jesúses el Mesías y están ya conven- cidos deque su camino conduce a la cruz; pero nollegan a comprender que la cruz esconde lagloria. A este propó- sito tienen necesidad deuna experien- cia, aunque sea fugaz yprovisional: tie- nen necesidad de que sedescorra un poco el velo. Y éste es elsignificado de la transfiguración en la vidade fe del discípulo: es una verificación. Diosles concede a los discípulos, por un instan- te,contemplar la gloria del Hijo, antici- par lapascua.La invitación a “escucharlo” es invita- ción ala obediencia, a la conversión y a laesperanza. La palabra que escucha- mos esuna palabra que nos compro- mete.
  • 40. TEST de la TRANSFIGURACIÓN Entra en tu interiorTrata de completar este test:Comprueba por ti mismo tu madurez evan- ¿Para que nos llama a un encuentro engélica lo alto de la montaña? Después de un en- cuentro con Jesús tendemos a sentir una1. Camino por la vida convencido de que... nueva fuente de energía que nos lleva a Soy el más guay buscar nuevos caminos, a ser nuevas per- sonas. Generalmente abandonamos esta Tengo que ser el mejor búsqueda al perder el verdadero sendero que baja de la montaña. Vale la pena vivir desde la sencillez ¿Has tenido algún encuentro con Jesús?2. Cuando me siento débil... ¿Cómo ha sido tu descenso de la Entonces soy fuerte Voy montaña? Se nos invita a bajar de la montaña y a ser pacientes. Tómate tu al gimnasio tiempo, pero no te duermas. Durante el descenso abre los ojos y verás que el Nunca me siento débil encuentro es con tu en- torno, con3. Para mí servir… aquel que te rodea, con tu her- mano que vive situaciones injustas,...Espera Es cosa de “débiles” el momento pero no dejes que pase. Baja de la montaña e implícate. Es una oportunidad para crecer No está de moda Oración final Reflexiona durante un breve tiempo, sin Indícame tus caminos,prisas, la propuesta que Dios te hace en la Señor, Tú que eres elPalabra de hoy. Camino. Hazme andar por el sendero de la verdad, Tú que eres la Verdad del hombre. Despierta en mí el manantial de vida, Tú que eres la vida de cuanto existe. Amén.
  • 41. 25
  • 42. Bajemos de la montaña 2ª Semana - LUNES todos somos iguales Lectura del día Reflexión 26 Dijo Jesús a sus discípulos: Sed compasivos como vuestro Padrees compasivo; no juzguéis y no seréisjuzgados; no condenéis, y no seréis con-denados; perdonad, y seréis perdona-dos; dad, y se os dará: os verterán unamedida generosa, colmada, remecida,rebosante. La medida que uséis, la usarán convosotros. Lc 6, 36-38
  • 43. Jesús abre su sabiduría para hacerentender a sus discípulos los requisitoscentrales del proyecto del Reino. Lesexplica que todos los pecados de la hu-manidad tienen el mismo origen: en lacodicia, en la que se manifiesta el egoís- mo.Este es el principal obstáculo para laconversión. Debido a esto, todo ser humanoque quiera ser acogido por el Padre, debetrabajar por llegar a tener su mismacompasión y misericordia para con los otros. Compasión es compartir el sufrimien- to delos otros y así experimentar qué es lo queellos realmente necesitan para que su calidadde vida mejore. Al com- prometernos todos aser compasivos con los demás, vamos a lograruniversalizar valores que ayudarán al mundoa ser cada vez más humano. Por algo Jesúsnos recuerda que con la medida con quemidamos a los demás, con esa misma se nosmedirá a nosotros.
  • 44. Como el ciego del caminoPasas a mi lado y no te veo. Entra en tu interiorTengo los ojos cerrados a la luzy siento en ellos como duras escamas queme impiden verte. ¡¡Los juicios!! ¡¡Las etiquetas!!Al sentir tus pasos, al oír tu voz, Nublan nuestra mirada, ciegan nuestrosiento en mí como un manantial que nace, corazón. Demasiadas imágenescomo una vida a chorro, que grita por ti. borrosas que no nos ayudan a descubrirYo te busco, yo te deseo, yo te necesito a la auténtica per- sona que está delantepara atravesar tantas calles en mi vida. de nosotros. La vida se nos transforma cuando vemos con un corazón generoso,Jesús, me ciegan tantas cosas: sí. Lo esencial es invi- sible a los ojos,Es la vida con sus luces de colores. pero el corazón puede al- canzar aEs el placer con su fuerza irresistible. verlo. Cierra tus ojos, abre tu corazón.Es el dinero con sus cadenas que apri-sionan. Oración finalEstoy comenzando a vivir, Jesús, y todosquieren mi vidaLlega hacia mí cada día ese mundo de Señor, ayúdame a verte cuando pasaslo fácil, de lo cómodo. a mi lado. Haz que mantenga mis ojosY me dejo arrastrar y agarrar abiertos a la luz. Hazme sensible a tu ca-como la mosca que cae presa en la tela minar, a tu voz. Ábreme los ojos a lade araña. vida, a la justicia y al compromiso y hazYo siento en mi vida una lucha dura y que trate a los demás como semejantes.sin piedad Amén.por seguir en la brecha o rendirme in-condicional.Jesús, ábreme los ojos a la vida.Quiero abrir mis ojos a la luz de tu Evange-lio.Quiero mirar la vida de frente y con senti-do.Como el ciego del camino, como el cie-go así te busco.Toca mis ojos con tus dedos y ábrelos ala luz.Entonces el camino -mi camino, Señor-,tendrá rumbo. 27
  • 45. Bajemos de la montaña 2ª Semana - MARTES dicen y no hacen... Reflexión Lectura del día En el evangelio de hoy, Jesús conde- na duramente a los fariseos «que dicen y no hacen». Jesús habló a la gente y a sus discí- Si Jesús volviera a nuestro tiempo ypulos, diciendo: «En la cátedra de a nuestras vidas probablemente tendríaMoisés se han sentado los escribas y que repetirnos a muchos de nosotroslos fariseos: haced y cumplid lo que os esta misma condena.digan; pero no hagáis lo que ellos ha- Somos expertos en la palabra,cen, porque ellos no hacen lo que di- mejor en decir palabras, que a vecescen. Ellos lían fardos pesados e inso- hasta quedan muy bonitas y rotundas.portables y se los cargan a la gente en Y has- ta decimos eso de: ¡Qué bienlos hombros, pero ellos no dispuestos a habla!mover un dedo para empujar. Todo lo No obstante el dicho popular yaque hacen es para que los vea la gen- deja las cosas en su sitio: Las palabraste: alargan las filacterias y ensanchan mue- ven, pero el ejemplo arrastra.las franjas del manto; les gustan los pri- Desgraciadamente simeros puestos en los banquetes y los profundizamos en nuestra vida, noasientos de honor en las sinagogas; que siempre nuestras obras danles hagan reverencias por la calle y que testimonio de nuestras pala- bras yla gente los llame maestros. Vosotros, en quizá somos merecedores de esacambio, no os dejéis llamar maestro, condena de Jesús: «Dicen y noporque uno solo es vuestro maestro, y hacen». Quizás hoy sea un buentodos vosotros sois hermanos. Y no lla- momento para profundizar en nuestroméis padre vuestro a nadie en la tierra, compromi-porque uno solo es vuestro Padre, el del so personal por el Reino de Dios.cielo. No os dejéis llamar consejeros,porque uno solo es vuestro consejero,Cristo. El primero entre vosotros serávuestro servidor. El que se enaltece seráhumillado, y el que se humilla será enal-tecido». Mt 23, 1-12
  • 46. 28
  • 47. Oración Compromiso por el Reino de Dios Caminamos hacia tu Reino, Señor: animaTu Reino, Señor Jesús, habita dentro de mí; nues- tra marcha.tu Reino es como un tesoro escondido dentro Caminamos con esperanza: alienta nuestrode un campo; can- sancio.llevo en el fondo de mi ser la libertad y el Caminamos con fe, con los ojos puestos en ti:amor, ¡Ven a nuestro encuentro!la justicia y la verdad, la luz y la belleza.Llevo dentro de mí la amistad y comunica-ciónde tu Espíritu que me hace fuerte. Entra en tu interior¡Tu Reino, Señor, habita dentro de mí: Gra-cias! Muchas son las veces que todos yTu Reino, Señor Jesús, habita en nuestra Igle- cada uno de nosotros decimos, decimossia. y no hacemos. Pueden ser actitudesTu Reino está presente en medio de los cre- puntuales pero hay quien la tiene poryentes. rutina y enton- ces es cuando aparece elLlevamos en nuestros corazones la semilla de verdadero con- flicto, porque... ¿si no lotu Palabra. hace, sobre quién recae esa tarea?, peroCuando compartimos los bienes, tu Reino se eso no es sólo lo que debe importarte.hace fuerte.Cuando oramos juntos, tu Reino se manifiesta. No caigas en esa dinámica de decir yCuando ayudamos al desatendido, tu Reino se no hacer o de hacer un poco y que tododesvela. el mundo te lo reconozca. Tú trabajaSomos, Señor, en tu Iglesia, sal y luz del mun- día a día, sin esperar reconocimiento nido. recom- pensa; haz las cosas con¡Tu Reino, Señor, habita en medio de la responsabilidad y siempre estarásIgle- sia: Gracias! acompañado.Tu Reino, Señor, habita en medio del mundo.Tu Reino está presente – oculto en medio denosotros. Oración finalDonde el amor es más fuerte que el odio,donde el perdón es más fuerte que la vengan- “Mi opción por la lucha no tieneza, límites ni espacio; sólo nosotros, quedonde la verdad es más fuerte que la mentira, llevamos nuestra causa en el corazón,donde la justicia es más fuerte que la opre- estamos dis- puestos a correr todossión,donde la libertad es más fuerte que la esclavi- los riesgos...” Rigoberta Menchútud,...allí está tu Reino.¡Tu Reino, Señor, habita en el corazónde los hombres y las mujeres que se aman:Gracias! 29
  • 48. Bajemos de la montaña 2ª Semana – MIÉRCOLES Reflexión llamados a ser servidores Jesús y sus discípulos suben presu- Lectura del día rosos a Jerusalén. Jerusalén era el cen- tro del poder Judío, y es Mientras iba subiendo Jesús a Jeru- precisamente en este camino dondesalén, tomando aparte a los Doce, les Jesús les recuer- da a sus discípulos ladijo por el camino: «Mirad, estamos su- suerte que se co- rre cuando se tocanbiendo a Jerusalén, y el Hijo del hom- las estructuras que tiranizan albre va a ser entregado a los sumos sa- pueblo. Mientras camina- ban, él les advierte lo que ha de pasar por habercerdotes y a los escribas, y lo condena- predicado en contra del sis- tema. Lerán a muerte y lo entregarán a los gen- espera la muerte, al igual que todotiles, para que se burlen de él, lo azoten aquel que asumiendo su causa cony lo crucifiquen; y al tercer día resuci- radicalidad denuncia la injusticia ytará». Entonces se le acercó la madre anun- cia el Reino de Dios.de los Zebedeos con sus hijos y se pos- Los discípulos de Jesús estabantró para hacerle una petición. Él le pre- con- vencidos de que el mesianismoguntó: «¿Qué deseas?» Ella contestó: de Je- sús era la inauguración de un«Ordena que estos dos hijos míos se tiempo de fortalecimiento político ysienten en tu reino, uno a tu derecha y militar, y no habían entendido que elel otro a tu izquierda». Pero Jesús re- mesianismo de Jesús iba más bien por el servicio y la entrega al hermano,plicó: «No sabéis lo que pedís. ¿Sois dando incluso la vida si fueracapaces de beber el cáliz que yo he de necesario.beber?» Contestaron: «Lo somos». Él La comunidad de Jesús debe estarles dijo: «Mi cáliz lo beberéis; pero el constituida por personas capaces depuesto a mi derecha o a mi izquierda no abandonar definitivamente toda prácti-me toca a mí concederlo, es para aque- ca egoísta propia de una sociedad quellos para quienes lo tiene reservado mi tiene la competencia y las ventajasPadre»… eco- nómicas (el mercado total, donde No será así entre vosotros: el que quie- todo se compra y se vende, hasta lara ser grande entre vosotros, que sea con- ciencia) como valoresvuestro servidor, y el que quiera ser pri- supremos. La opción por el Reinomero entre vosotros, que sea vuestro es- equivale a una op- ción por laclavo. Igual que el Hijo del hombre no humanización y esta requie- re de todoha venido para que le sirvan, sino para un proceso que no es gratui- to.servir y dar su vida en rescate por mu-chos». Mt 20, 17-28
  • 49. 30
  • 50. Oración Hazme ir más despacio, Señor Entra en tu interior Acompasa el latir de mi corazón aquie- Revisa tu capacidad de servicio y tutando mi mente. capacidad de ser servido.Apacigua mis apresurados pasos con la Tal vez, damos demasiada importan-visión del alcance eterno del tiempo. cia a los puestos, como si la vida fuese una permanente clasificación, una Ablanda la tensión de mis nervios y parri- lla de salida donde ocupando losmús- culos con la música relajante de las prime- ros puestos pudiésemos obtenermelo- días que perduran en mi memoria. mejores ventajas. No, de veras, la vida no es una Ayúdame a experimentar el mágico po- carrera para llegar, sino para vivirlader restaurador del sueño. caminando.Enséñame el arte de tomarme pequeñas “Que sea a paso de tortuga, no significavacaciones: que mi vida sea aburrida” (El sueño dedetenerme para mirar una flor, Morfeo)charlar con una amistad,acariciar un perro, leer unas pocas líneas de un buen libro... Oración final Hazme ir más despacio, Señor, e inspírame cómo echar raíces profundas Señor, haz de nosotros tus servidores. en la tierra de los valores perennes de la Que en el día a día seamos capaces de vida, para que pueda crecer hasta la prestarnos a realizar aquellas cosas que cima de mi merecen la pena para el bien de todos ygrandioso destino. no nos dejemos llevar por esa Jill Harris individuali- dad que nos invade en la sociedad en que vivimos. Amén
  • 51. 31
  • 52. Bajemos de la montaña 2ª Semana - JUEVEScorazones compasivos Reflexióncorazones misericordiosos Jesús ha visto esto en su tiempo. Se Lectura del día daban ya muchas desigualdades, injus- ticias... gentes demasiado ricas y gen- Dijo Jesús a los fariseos: «Había un tes demasiado pobres. Este rico pusohombre rico que se vestía de púrpura y toda su confianza en lo humano, sola-de lino y banqueteaba espléndidamen- mente: Lo apostó todo a la riqueza, alte cada día. Y un mendigo llamado placer, a lo terrestre. Disfrutar. Consu-Lázaro estaba echado en su portal, cu- mir. Sacar provecho.bierto de llagas, y con ganas de saciar-se de lo que tiraban de la mesa del rico. La misma situación existe siempre.Y hasta los perros se le acercaban a Hay siempre grandes fortunas, genteslamerle las llagas. Sucedió que se mu- que gastan de un modo escandaloso...rió el mendigo, y los ángeles lo lleva- y a la vez pobres que no tienen loron al seno de Abrahán. Se murió tam- nece- sario para vivir humanamente.bién el rico, y lo enterraron. Y, estando ¡Jesús nos señala con el dedo estaen el infierno, en medio de los tormen- situación! Nos pide que no nostos, levantando los ojos, vio de lejos a habituemos a ella.Abrahán, y a Lázaro en su seno, y gri- ¿Qué me dices hoy a mí, por mediotó: «Padre Abrahán, ten piedad de mí y de esta parábola? Señor, ¡que ningunamanda a Lázaro que moje en agua la riqueza -material, intelectual, espiritual-punta del dedo y me refresque la len- cierre mi corazón! Consérvame abier-gua, porque me torturan estas llamas». to, disponible... pobre.Pero Abrahán le contestó: «Hijo, re-cuerda que recibiste tus bienes en vida,y Lázaro, a su vez, males… El rico in-sistió: ‘Te ruego, entonces, padre, quemandes a Lázaro a casa de mi padre…Abrahán le dice: «Tienen a Moisés y alos profetas; que los escuchen”…»Si noescuchan a Moisés y a los profetas, noharán caso ni aunque resucite un muer-to». Lc 16, 19-31
  • 53. 32
  • 54. OraciónContigo quiero compartir mi corazón, Señor Entra en tu interiorJesús.Quiero hacer de mi corazón pan tierno y fres-co, Me pregunto si me he vuelto insensible alhogaza de labrador compartida en la mesa de dolor de los que me rodean… No me hetodos, aleja- do doscientos metros de casa ydonde no hay puestos porque no hay primero. encuentro a las primeras personas que piden al pasar por la calle. Uno de ellos es unSeñor, no quiero un corazón de piedra, duro niño de unos 12 años (aunque no estoyy frío. seguro, el dolor de la calle gasta y haceDame un corazón humano, aparentar más edad) vesti- do de payasoque encuentre la alegría en el Amor y el Ser- que hace malabares con unas naranjas…vicio. Más allá una señora indígena, des- calza, con su niña en la espalda… Aquel cam- pesinoYo busco la Verdad y sólo encuentro verdades. anciano… Y luego aquel hombre enBusco el Amor, y sólo en migajas lo encuen- harapos, muy sucio, y con una cara quetro. juzgo de pocos amigos… ¡Qué fácil me esBusco la Belleza y se hace noche en el camino. verlos desde dentro del vehículo! ¡Cómo meBusco la Libertad y me siento prisionero. he acos- tumbrado a que me sea fácil verlo!Busco el Bien, y el mal se me hace uña a la ¡Qué dis- tantes están! Cada día, en cadacarne calle, en las noticias, en los periódicos...y me duele vivir en este duelo. Los pobres ¿se han vuelto un ejercicio de estadística para mí?… ¿Cómo redescubrirNo quiero verdades.Busco la Verdad que ilumine mi vida y le dé la misericordia?un Proyecto. ¿Cómo hacer de la lucha por la justicia unaNo quiero amores. clave del sentido de mi propia vida? ¿CómoSólo busco el Amor que es manantial de aprender a escuchar ese clamor?vida sin término.No quiero bellezas. Oración finalSólo busco la Belleza que no muere con eltiempo. Señor, los pobres claman. Es su fuerza y su derecho. Necesitamos de una revoluciónDame un corazón que sea feliz conmigo mis- en nuestras mentes, de una revolución enmo, nues- tros hábitos, de una revoluciónque aprenda a quererse para querer sin rue- mundial en nuestras sociedades, para que elgos. clamor se oiga efectivamente y sea atendido.Dame un corazón que sepa perdonarse siem- De nada vale que Jesús haya nacido enpre,para comprender y perdonar primero. Be- lén si no nace hoy de nuevo dentro deDame un corazón orante como el tuyo, noso- tros. (Leonardo Boff)que se abra al Padre, que es Padre nuestro.
  • 55. 33
  • 56. Bajemos de la montaña 2ª Semana - VIERNES no cerréis los ojos a las Reflexión grandes y pequeñas injusti- Jesús está haciendo un resumen de cias de cada día la historia del A.T.: todos los Lectura del día enviados de Dios que quisieron plantear una so- ciedad alternativa Dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a fueron condenados a muerte. Estolos ancianos del pueblo: «Escuchad otra mismo era lo que ya estaba tratandoparábola: Había un propietario que plan- de hacer con Jesús la oficialidadtó una viña, la rodeó con una cerca, cavó judía.en ella un lagar, construyó la casa del El planteamiento de Jesús era gra-guarda, la arrendó a unos labradores y ve: comprometerse con un grupo nose marchó de viaje. Llegado el tiempo de es alcahuetear su injusticia. Si el gru-la vendimia, envió sus criados a los la- po ya no tiene contenidos de justicia,bradores, para percibir los frutos que le Dios no puede garantizarle fidelidad,correspondían. Pero los labradores, aga- cerrando sus ojos al pecado. Y enrrando a los criados, apalearon a uno, esto había terminado la oficialidadmataron a otro, y a otro lo apedrearon. judía: en un sistema lleno de unaEnvió de nuevo otros criados, más que la gran capaci- dad de muerte, que sóloprimera vez e hicieron con ellos lo mis- funcionaba al servicio de sus propiosmo. Por último les mandó a su hijo. Pero intereses, eli- minando a todo aquéllos labradores, al ver al hijo, se dijeron: que viniera a amenazar su«Éste es el heredero: venid, lo matamos y continuidad. Quiennos quedamos con su herencia». Y, aga- desenmascarare esto ante el pueblo,rrándolo, lo empujaron fuera de la viña se convertirá en su enemigo. La ver-y lo mataron. Y ahora, cuando vuelva el dad dicha por Jesús fue lo que ledueño de la viña, ¿qué hará con aque- costó la vida.llos labradores?»... Y Jesús les dice «¿Nohabéis leído nunca en la Escritura: «Lapiedra que desecharon los arquitectos esahora la piedra angular. Es el Señorquien lo ha hecho, ha sido un milagropatente»? Por eso os digo que se os qui-tará a vosotros el reino de los cielos y sedará a un pueblo que produzca sus fru-tos»... Y aunque buscaban echarle mano,temieron a la gente que lo tenía por pro-feta. Mt 21, 33-45.45-46 34
  • 57. Salmo 50- Yo sé que me quieres, Señor.Porque eres bueno, porque tienes un corazón Entra en tu interiorsensible, perdóname;limpia mis bajos fondos de pecado, y de mis caí-das continuas, levántame. Cuando conocemos la consciencia se nos despierta, y es entonces cuando no+ Me siento pecador ante ti, podemos caer en la indiferencia ante loque eres santo, y mi pecado está agarrado a mí. que oímos o vemos con nuestros¡Cómo soy!: contra ti, contra ti sólo pequé propios ojos. Somos también, en ciertay tus ojos han visto con pena mi corazón joven medida, responsables. Tu voz puede sermanchado. la voz de los sin-voz, porque su voz ha- Qué alegría saber que eres Padre, sido arreba- tada, silenciada, violentada.y también justo y recto, No temas, no estás solo en estay que juzgas sin chantajes ni partidismos. denuncia. Defiende la justicia y la verdad.+ Tú me miras fijamente y amas lo puro y limpiodentro de míy me hablas suavemente como amigo en el silen- Oración finalcio.Abrázame y tu amor me cambiará el corazón, Sé bueno conmigo y con los otros ysé mi amigo y caminaré hacia la cumbre. fortalece nuestras vidas indefensas. A ti nuestra vida dura de cada día te- Devuélveme, que lo perdí, el gozo y la alegría,y toda mi vida salte en fiesta. ofrecemos, y nuestra juventud comoSomos amigos: olvida el mal que hice, pan y vino de una Misa para que Tú,y ayúdame con tu amistad a renovarme. Dios nuestro, sobre tu altar, encuentres nues- tro don y lo recibas con alegría.+ Que nazca en mí, como una fuente, un corazón Devuélvenos, te lo pedimos, el gozopuro, y la alegría, y toda nuestra vida saltey una voluntad firme, Señor, fragua en mí;quiero ver tu rostro alegre a mi lado hoy en fiesta.y tu fuerza en mí me acompañe siempre. Somos amigos: olvida el mal que te causamos, y ayúdanos con tu amistad a- Dame vida, que yo amo el vivir. convertirnos.Tú que eres el Dios de la Vida.Y con ella diré a los hombres y mujeres que conti-go todo es posible.Abre mi corazón y mis labios, hacia ti, Señor,para que diga cuánto te quiero.+ Ya sé que Tú no andas con pamplinas,y que no quieres de mí moneda suelta.Lo que Tú me pides es un corazón arrepentido;un corazón sincero y noble es lo que quieres. 35
  • 58. Bajemos de la montaña 2ª Semana - SÁBADO somos hijos e hijas Reflexión pródigas Jesús, que había experimentado la presencia de Dios Padre-Madre en sí mismo, sabía que su amor no Lectura del día discrimi- naba ni excluía a nadie. Se acercaban a Jesús los publicanos y Los jefes ju- díos, en cambio, nolos pecadores a escucharle. Y los fariseos incluían en el Rei- no a todos; losy los letrados murmuraban entre ellos: Ese pecadores e impuros quedabanacoge a los pecadores y come con ellos. excluidos.Jesús les dijo esta parábola: Un hombre Para Jesús el amor del Reino notenía dos hijos; el menor de ellos dijo a te- nía límites; puesto que nadie losu padre: Padre, dame la parte que me podía merecer; era gratuito. Diostoca de la fortuna. El padre les repartió Padre lo daba a quien él quería.los bienes. No muchos días después, el Esta enseñanza de Jesús contrastahijo menor, juntando todo lo suyo, emi- con nuestras actitudes. En muchasgró a un país lejano, y allí derrochó su oca- siones nos volvemos obstáculofortuna viviendo perdidamente… Recapa- para que el perdón y el amor de Dios citando entonces se dijo: Cuántos jorna- acaez- ca entre nosotros. Somosleros de mi padre tienen abundancia de implacables en nuestros juicios,pan, mientras yo aquí me muero de ham- ponemos condicio- nes, nosbre. Me pondré en camino adonde está consideramos la medida de lo demás,mi padre… Cuando todavía estaba lejos, y lo que se aleja de esa medidasu padre lo vio y se conmovió; y echando creemos que no merece ser tenido ena correr, se le echó al cuello, y se puso a cuenta.besarlo. Su hijo le dijo: Padre, he peca-do contra el cielo y contra ti; ya no me-rezco llamarme hijo tuyo. Pero el padredijo a sus criados: Sacad en seguida elmejor traje, y vestidlo ponedle un anilloen la mano y sandalias en los pies..., por-que este hijo mío estaba muerto, y ha re-vivido; estaba perdido, y lo hemos encon-trado. … El padre le dijo: Hijo, tú estássiempre conmigo, y todo lo mío es tuyo… Lc 15, 1-3.11-32 36
  • 59. Oración ORACION DE UNA MUJER INDIGENA(Relectura de Judit 9) Señor, dame esa claridad, dame esa luz para saber qué hacer, para cambiar esta vida Señor, yo sé que has venido conmigo y estás como tú quieres con mis hermanos. Sólo teen mí. Quiero decirte que tengo ganas de llorar pido que bendigas a mis hermanos indígenasporque me he acordado de mis hermanos indí- como yo. Gracias.genas, porque han sufrido, porque hay muchasofensas, sufrimiento y injusticias. y veo que espor culpa de los blancos, de los mestizos, los Entra en tu interiorque nos roban y nos explotan. Y nos echan encara que nosotros, los indígenas, no valemos Antes de reflexionar colócate frente al es-nada, que olemos mal, y nos han dicho que so- pejo y mira a ver que ves. Si, eres tú, temos animales, que no valemos nada. cono- ces más o menos bien y te crees Pero Tú, Señor, estás con nosotros y noso- mejor que...¿qué quién?. Todos somostros esperamos en ti, porque Tú eres el verda- hermanos, con nuestras características, condero en el camino de nuestra vida. nuestros fallos y nuestros virtudes, pero en el No hay tristeza más grande que esta que sien- fondo todos igua- les y se nos olvidato por mis hermanos que están atados y envuel- demasiado a menudo.tos de ese sufrimiento. Porque nosotros, los Piensa en todos aquellos que miras por“náhuati”, y los demás hermanos que viven esta encima del hombro y pregúntate por que lovida como yo, indígena, siguen en la lucha, so- haces, mira también a todos aquellos por losbreviviendo. que sientes lástima y pregúntate por qué, por Tú nos hiciste entre tus manos, obra tuya que esa lástima si en tu mano está ofrecer lasomos, y ahora pienso: ¿por qué este sufrimien- oportunidad de cambiarloto para nosotros? ¿por qué contra nosotros,Señor? ¿y por qué a nosotros? Tal vez porquenos quieres y nos amas, o tal vez porque nos Oración finalquieres abrir una puerta nueva, o tal vez porquenos quieres liberar. Ya estás en pie, caminante, dispuesto Porque aquí sólo veo que hay muerte, ham- para marchar, pero es menester que sepas,bre y sufrimiento. Ahora sólo veo, ahora sólo cami- nante, a dónde vas. Ya estás en pie,espero que Tú me ayudes en este trabajo. Los caminan- te, dispuesto para buscar, pero esdos lo haremos. Haremos una vida más justa menester que sepas lo que sales a buscar.con todos mis hermanos. Recuerda a aquel caminante que un día Pero... ¿cómo voy a hacer lo que me pides?, tam- bién salió, pero siguiendo una sombra el¿cuándo voy a ver a mi hermano volar con una cami- no equivocó. Y cuando volvió la cara la som- bra se disipó; descubrió que estabalibertad grande como un pájaro que vuela a las solo pues sólo encontró a su yo.alturas? Tal vez en la muerte, como nosotros No creas que es suficiente tomar al albadecimos. Porque de verdad aquí en la tierra sólo el bordón, ni basta la cantimplora, el pan oveo que no hay felicidad, porque nos matan, la invocación.nos hacen sufrir, nos hieren, nos quitan la tierra, Importa caminar juntos, unidos en elnos tienen asco y nos utilizan como ellos quie- amor, rompiendo cualquier espejo queren, todos esos grandes, poderosos y gober- cierre tu corazón.(A. Machado)nantes. 37
  • 60. Acabemos con el mercado 3ª Semana - DOMINGO Reflexión una capa de plata Habéis convertido mi casa en un Lectura del día mercado… Un bonito día del mes de octubre, Se acercaba la Pascua de los judíos, la abuela se ha quedado guardando ay Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en su nietecito. El niño mira por lael templo a los vendedores de bueyes, ventana; el barrio está ahí detrásovejas y palomas, y a los cambistas sen- del cristal.tados; y, haciendo un azote de cordeles, “¿Qué ves, pequeño?”, pregunta lalos echó a todos del templo, ovejas y abuela. El niño cuenta y no para: losbueyes; a los cambistas les esparció las coches que pasan, los niños quemonedas y les volcó las mesas; y a los juegan a la pelota, los jardines, elque vendían palomas les dijo: «Quitad mendigo que pide en la esquina…esto de aquí; no convirtáis en un merca- Entonces la abuela coge al niño dedo la casa de mi Padre…» Sus discípu- la mano y le lleva al salón. Le ponelos se acordaron de lo que está escrito: de- lante de un gran espejo y le«El celo de tu casa me devora». Enton- pregunta:ces intervinieron los judíos y le pregun- “¿Y ahora, qué ves?”. El niño, extra-taron: «¿Qué signos nos muestras para ñado, se calla; pero al cabo de un mo-obrar así? » Jesús contestó: «Destruid mento dice: “Todo ha desparecido.este templo, y en tres días lo levantaré». Sólo me veo a mí”.Los judíos replicaron: «Cuarenta y seis Sentando al niño en sus rodillas, laaños ha costado construir este templo, abuela le explica entonces: “¿Sabes¿y tú lo vas a levantar en tres días?». que el cristal de la ventana y el delPero él hablaba del templo de su cuer- espejo son de la misma materia,po. Y, cuando resucitó de entre los muer- perfectamen- te transparente? Perotos, los discípulos se acordaron de que detrás del espe- jo han puesto unalo había dicho, y dieron fe a la Escritura capa de plata. Y la plata (dinero)y a la palabra que había dicho Jesús. aísla, impide ver y escu- char… LaMientras estaba en Jerusalén por las fies- plata es una prisión”.tas de Pascua, muchos creyeron en sunombre, viendo los signos que hacía;pero Jesús no se confiaba con ellos, por-que los conocía a todos y no necesitabael testimonio de nadie sobre un hombre,porque él sabía lo que hay dentro de cadahombre. Jn 2, 13-15
  • 61. 38
  • 62. Oración Quién es Jesús El Jesús de Teresa de Calcuta Entra en tu interior«Para mí, Jesús esEl Verbo hecho carne. En este mundo sólo se encuentra aEl Pan de la vida. Dios a través de su imagen que es elLa víctima sacrificada en la cruz por hombre. Dios y el hombre están tannuestros pecados. vinculados que ya nadie podráEl Sacrificio ofrecido en la Santa Misa por separarlos.los pecados del mundo y por los míos pro- Juan, el discípulo de Jesús, lo dicepios. así en una de sus cartas: “Quien dice queLa Palabra, para ser dicha. ama a Dios, a quien no ve, y no ama aLa Verdad, para ser proclamada. su her- mano, a quien ve, es unEl Camino, para ser recorrido. mentiroso”.La luz, para ser encendida.La Vida, para ser vivida.El Amor, para ser amado.La Alegría, para ser compartida. Oración finalEl sacrificio, para ser dado a otros.El Hambriento, para ser alimentado. Tú eres la fuente de toda bondad, Se-El Sediento, para ser saciado. ñor, y toda misericordia viene de Ti.El Desnudo, para ser vestido. Nos has enseñado cómo curarnos delEl Enfermo, para ser curado. pecado. Escucha el reconocimiento deEl Solitario, para ser amado. nuestra debilidad y levántanos conEl Leproso, para lavar sus heridas. amor. Por Jesucristo nuestro Señor.El Mendigo, para darle una sonrisa. Amén.El Alcoholizado, para escucharlo.El Drogadicto, para ser comprendido enamistad.La Prostituta, para alejarla del peligro yser su amiga.El Preso, para ser visitado.El Anciano, para ser atendido.Para mí, Jesús es mi Dios.Jesús es mi Esposo.Jesús es mi Vida.Jesús es mi único amor.Jesús es mi Todo. »
  • 63. 39
  • 64. Acabemos con el mercado 3ª Semana - LUNES mirar lejos Lectura del día Reflexión Jacob engendró a José, el espo-so de María, de la cual nació Jesús, lla-mado Cristo. El nacimiento de Jesucris-to fue de esta manera: María, su ma-dre, estaba desposada con José y, an-tes de vivir juntos, resultó que ella es-peraba un hijo por obra del EspírituSanto. José, su esposo, que era justo yno quería denunciarla, decidió repu-diarla en secreto. Pero, apenas habíatomado esta resolución, se le aparecióen sueños un ángel del Señor que ledijo: «José, hijo de David, no tengasreparo en llevarte a María, tu mujer,porque la criatura que hay en ella vienedel Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, ytú le pondrás por nombre Jesús, porqueél salvará a su pueblo de los pecados».Cuando José se despertó, hizo lo que lehabía mandado el ángel del Señor. Mt 1, 16.18-21.24a 40
  • 65. Durante la construcción de una cate- dral,en los viejos tiempos de la Edad Media,dicen que un hombre se acercó adonde losalbañiles estaban trabajando, tallando laspiedras que formarían la igle- sia. Se acercó a uno de ellos y le pregun- tó:“¿Qué estás haciendo?”. El albañilrespondió: “Ya lo ves. Estoy tallando unepiedra”. Siguió más adelante nuestro visitante y lehizo la misma pregunta a un segun- doalbañil. Éste respondió: “Estoy ganan- do elpan para mis hijos”. Aún avanzó un poco más el curiosopersonaje y le preguntó lo mismo a un tercerobrero: “Y tú, ¿qué estás hacien- do?”. Larespuesta esta vez fue: “Estoy construyendouna catedral”. Los tres hacían aparentemente lo mis- mo.Que José de Nazareth nos ayude a ver lejosen las pequeñas acciones apa- rentementeinsignificantes que pueblan nuestros días.
  • 66. Oración Aunque tenga atadas las manos y esté triste, yo levantaré el corazón sobre la niebla de la montaña. Y te seguiré Seguiré tus pasos sobre la arena, Y te seguiré con decisión tu caminar; Y te seguiré aunque me pierda Y te seguiré en las horas de penumbra, Y te seguiré aunque digan que ya no hay tiempo para cambiar... Yo cambiaré mi sayo rasgado por la tormenta, Yo cambiaré mis sueños burgueses, Yo cambiaré mi fortuna inútil e ilusoria, Yo cambiaré y libre, Señor... Yo te seguiré aunque digan que la puerta está cerrada, que hay un muro en medio del camino, yo seré arlequín, malabarista, saltaré sobre la discordia, Señor.. Cruzaré la puerta con llave mágica, con decisión, confiando siempre en tu ayuda saltaré los muros que dividen, y sin temor...yo te seguiré, Señor. Entra en tu interior Oración final Yo, tu Dios, conozco tus miserias, las luchas y No aflojes tu amor por mí, Señor,tribulaciones de tu alma, la debilidad y las enfer- purifícame y protégeme. Sin Ti,medades de tu cuerpo; conozco tu pereza, tus no puedo estar seguro. Que tupecados, tus desfallecimien-tos; y sin embargo gracia me conduzca siempre.te digo: “Dame tu corazón, ámame tal y como Amén.eres”. Ámame tal y como eres. En cada instante yen cualquier situación, en el fervor o en la seque-dad, en la fidelidad o en la infidelidad. Ámame tal y como eres. Yo quiero el amor detu corazón indigente. Si, para amarme, esperas aser perfecto, no me amarás nunca. 41
  • 67. Acabemos con el mercado 3ª Semana - MARTES la contabilidad... Reflexión Lectura del día Siete, setenta, setenta veces siete. Hoy En aquel tiempo, acercándose Pe- es el evangelio de la contabilidad. Puesdro a Jesús le preguntó: -Señor, si mi bien, ¿quieres saber cuánto amas ahermano me ofende, ¿cuántas veces Dios? Prepárate para hacer sumas yle tengo que perdonar? ¿Hasta siete restas:veces? Jesús le contesta: -No te digo Suma todo el cariño que ofreces a tuhasta siete veces, sino hasta setenta hermano; suma todos los servicios, ayu-veces siete. das, perdones, generosidades, entregas… Y les propuso esta parábola: El rei- Después resta todas las ofensas, odios,no de los cielos se parece a un rey incomprensiones, olvidos, recelos, envidias,que quiso ajustar las cuentas con sus críticas, insolidaridades…empleados. Le presentaron uno que El resultado será tu amor a Dios.debía diez mil talentos. Como no te-nía con qué pagar, el señor mandó quelo vendieran a él con su mujer y sushijos y todas sus posesiones, y que pa-gara así. El empleado, arrojándose asus pies, le suplicaba diciendo: -Tenpaciencia conmigo, y te lo pagarétodo. El señor tuvo lástima de aquelempleado y lo dejó marchar, perdo-nándole la deuda. Pero, al salir, elempleado aquel encontró a uno de suscompañeros que le debía cien Oracióndenarios y, agarrándolo, lo estrangu-laba, diciendo: -Págame lo que me de- ¡Hola, Señor!bes... Yo soy, un niño de la calle, ¿te Entonces el señor lo llamó y le dijo: acuerdas de mí?. ¡Ya no tengo rostro, ni-¡Siervo malvado! Toda aquella deu- nombre, lo he perdido todo; no valgoda te la perdoné porque me lo pedis- nada! No sé si sabes que te busco diariamente,te. ¿No debías tú también tener com- pero tú me escondes tu rostro.pasión de tu compañero? .... Señor, dijiste que soy más importante Mateo 18,21-35 que las aves del campo que alimentas, pero estoy aquí, hambriento de pan y de amor. Me dijiste que me vestirías como los lirios del campo, pero sigo desnudo y con frío en los porta- les.
  • 68. 42
  • 69. Mis heridas siguen sin curar, infectadas,mientras la enfermera las ignora;sobre todo las heridas del corazón, que son pro-fundas.... por falta de amor y de perdón.Yo buscaba al Buen Pastor, para ponerme en-tre sus brazos y contarle mis penas y dolores, Entra en tu interiorpero “mi aspecto”, asustó a tus pastores.Tú dijiste, Señor: “Pedid y se os dará Creo en el Espíritu de Dios quellamad y se os abrirá. actúa en cada hombre de buena vo-Yo pido y la gente se da la vuelta; luntadllamo a las puertas y todavía no se abren. No creo en el derecho del más¡Hasta las puertas de la escuela están cerra- fuer- te, ni en el lenguaje de lasdas para mí! armas, ni en el poder de losCuando estoy tumbado por la noche, en micama improvisada de cartones, procurando ol- poderososvidar mis penas, tus palabras retumban en mis Creo en el derecho del hombre, enoídos: las manos abiertas, en el poder de“Venid a mí todos los que estéis cansados y los no violentos.agobiados y Yo os daré descanso”, pero... mi Creo que el mundo entero es midescanso, nunca llega. casa, y que todos recogen lo que to-Señor, TÚ dijiste: dos han sembrado.“Dejad que los niños vengan a mí, no se loimpidais”; Oración finalsin embargo, Señor: la violencia, la esclavitud,el tráfico, el abuso sexual y la explotación delos niños a corta edad....nos impiden. Gritabas Dios que me colmas deSeñor: Talita Kumi: niña,... niño, le- vántate. bendicio- nes por tu riqueza¿Cómo hacerlo Señor, si nadie me da la mano? infinita, hazme dejar lo que sóloPero, si estas condiciones de vida se deben a puede envejecer, hazme entrar enmi pecado, vengo a pedirte perdón : lo que es nuevo; así estaréPerdón por no dar ... porque no tengo nada. preparado para la gloria de tuPerdón por no amar ... porque no me enseña- Reino. Aménron a amar.Perdona a la gente que permite que mi existen-ciacontinúe sin vida.Perdona a los que permiten que siga con ham-bre,con frío, enfermo y desnudo.Perdona a los que tienen recursos, pero no venmi trágico final.Perdónales, Padre, porque no saben lo que ha-cen.Padre, perdona a todos los que no responden alllanto de los “niños de la calle»Amén.
  • 70. 43
  • 71. Acabemos con el mercado 3ª Semana - MIÉRCOLES ser grande Reflexión ser pequeño Ser grande, ser pequeño. Ser Lectura del día importante, ser insignificante. Yo creo que todos llevamos dentro la En aquel tiempo, dijo Jesús a sus as- piración de ser algo o alguien, de quediscípulos: nues- tra vida sea importante. No creáis que he venido a abolir Dios ha puesto este afán en nuestrala Ley o los profetas: no he venido a alma, es nuestro sello de fábrica, nuestraabolir, sino a dar plenitud. denomi- nación de origen. Os aseguro que antes pasarán el Dios ha puesto también en el fondo decielo y la tierra que deje de cumplir- nuestro corazón su Ley: amar, trabajar porse hasta la última letra o tilde de la el bien .Ley. Todos lo llevamos dentro. El que se salte uno solo de los pre- Mantengamos este sueño vivo en nosotros:ceptos menos importantes, y se lo en- Mantén firmes tus sueños porque siseñe así a los hombres, será el me- mue- ren los sueños la vida es como unnos importante en el reino de los cie- pájaro con las alas rotas que no puedelos. volar. Pero quien los cumpla y enseñeserá grande en el reino de los cie-los. Oración Mateo 5, 17-19 Mi Señor y mi Dios, ayúdame a dominar mi egoísmo humano, para que me alegre de corazón con los lo- gros que alcancen mis hermanos cada día. Ayúdame a cambiar mi comodidad y desin- terés por lo que ocurre diariamente con los demás, de tal forma que apartando la parte que me corresponde, se logre mejorar un poco más a nuestra sociedad. Ayúdame a comprender las actitudes y las acciones de las personas, porque yo tam- bién muchas veces hago lo mismo que ellos. Ayúdame a decir siempre la verdad, para
  • 72. que haya luz entre los hombres y lamentira y el engaño nunca más llenen detinieblas a la humanidad.Ayúdame a ser solidario con los pobres y Entra en tu interiordesamparados, para que sientan que son mishermanos predilectos y juntos trabajemos Trabajo por un mundo nuevo en elen todos los campos posibles, a fin de me- que los que ocupan los primeros puestosjorar definitivamente su situación actual. son los servidores de los demás. Trabajo por un mundo nuevo dondeAyúdame a servir a mis semejantes, sin es- las cosas buenas se hacen a escondidas yperar nada a cambio, para que esta acción no para que le vean a unosirva realmente a quienes la reciban y no Trabajo por un mundo nuevo dondese sientan comprometidos. el que tiene más comparte con el que tiene menosAyúdame a no juzgar las conductas y los Trabajo por un mundo nuevo en elhechos de mis hermanos, porque yo no es- que la felicidad no depende del dinerotoy limpio de culpas y no debo lanzar la pri- Trabajo por un mundo nuevo dondemera piedra. la violencia sea impensable, porque nadie se considera ofendidoAyúdame a cargar mi cruz cada día, por-que los problemas de la vida resultan de-masiado pesados, y muchas veces me faltala fuerza que permitasobrellevarlos. Oración finalAyúdame a compartir lo poco o mucho que Dame Señor, en este tiempo de Cua-tenga con quienes lo necesiten, porque sin resma, una verdadera generosidad paracaridad no se puede llegar a ser cristiano. servirte; así estaré dispuesto para acoger con un corazón puro el anuncio de tuAyúdame a consolar a quienes sufren el Re- surrección y para transmitir aldolor que reclama la vida, para que sientan mundo la alegre noticia de tu salvación.que no están solos y en alguna medida les Aménsirva de consuelo.Ayúdame a ser agradecido de lo que mehas dado, para disfrutarlo junto a los míos,sin estar preocupado de lo que tienen losdemás y de la forma cómo lo han logrado.Ayúdame a pedir perdón cada vez queconscientemente les cause daño a mis her-manos, y por favor no permitas que esto sevuelva en mi persona, una mala costumbre.
  • 73. Acabemos con el mercado 3ª Semana - JUEVES sus bienes están seguros Reflexión Lectura del día “Sus bienes están seguros”. La mejor forma de asegurar mis bie- En aquel tiempo, Jesús estaba echan- nes es compartirlos con quienes no tie-do un demonio que era mudo y, apenas nen tanto como yo.salió el demonio, habló el mudo. La Se dice de Catalina de Siena que unmultitud se quedó admirada, pero algu- pobre le pidió una vez que le ayudasenos de ellos dijeron: -«Si echa los de- en sus necesidades, por el amor demonios es por arte de Belzebú, el prín- Dios. No teniendo nada que darle, lecipe de los demonios». Otros, para po- dijo que esperase hasta que volviera denerlo a prueba, le pedían un signo en su casa. Pero el pobre insistió: “Si tienesel cielo. Él, leyendo sus pensamientos, algo para darme, te lo pido ahorales dijo: -«Todo reino en guerra civil mismo, porque no puedo esperar”.va a la ruina... Si también Satanás está Catalina arrancó una pequeña cruz queen guerra civil, ¿cómo mantendrá su llevaba colgada y se la regaló. Elreino? Vosotros decís que yo echo los pobre, al recibirla, se fue corriendo.demonios con el poder de Belzebú; y A la noche siguiente, mientras quevuestros hijos, ¿por arte de quién los Ca- talina rezaba, el Señor se leechan? Por eso, ellos mismos serán apareció lle- vando en la mano lavuestros jueces. Pero, si yo echo los pequeña cruz recubierta de piedrasdemonios con el dedo de Dios, enton- preciosas y le dijo:ces es que el reino de Dios ha llegado a “¿Reconoces esta cruz?”. Ella respon-vosotros. Cuando un hombre fuerte y dió: “Sí, la reconozco, pero cuando mebien armado guarda su palacio, sus bie- pertenecía no era tan bonita”. Y el Se-nes están seguros. Pero, si otro más ñor dice: “Así es como te la devolveréfuerte lo asalta y lo vence, le quita las en el último día, en presencia de losarmas de que se fiaba y reparte el bo- án- geles y los hombres”.tín. El que no está conmigo está contramí; el que no recoge conmigo despa-rrama». Lucas 11, 14-23 46
  • 74. Oración Entra en tu interiorPadre nuestro, de todos nosotros, Sabemos Si eres capaz de engañarte a ti mismo,que sufres viendo desde el cielo Que aquí, ¿a quién no engañarás?en nuestra tierra, Si no has comprendido el verboEl rico ejerce su imperio sobre el pobre. “com- prender”, ¿cómo pretendesOye nuestras voces, oye nuestro ruego conjugar el verbo “amar”? Si no perdonas las faltas ajenas, ¿conTú caminas de nuevo qué derecho esperas que otros perdonenCon los pueblos que camina por el desierto las tuyas?Buscando que venga tu Reino. Si nunca te decidiste a partir, ¿por qué esperas tanto llegar?Sé tú nuestra fuerza y nuestro aliento Si no tienes fe, ni sueñas, ni teQue no desfallezca nunca nuestro empeño esfuer- zas, ¿por qué acusar al mundoEn luchar buscando ese mundo nuevo de tu de ser ári- do, frío y sin bondad?voluntadDonde lo importante no será el dineroSino el hombre pleno en su dignidad. Oración final Que tu gracia inspire mis acciones, Señor, y las sostenga hasta el final, para que todas mis actividades tomen en Ti su fuerza y reciban de Ti su culmina- ción. Amén. 47
  • 75. Acabemos con el mercado 3ª Semana - VIERNES amar con toda tu alma Lectura del día Reflexión 48 Un letrado se acercó a Jesús y le pre-guntó: -¿Qué mandamiento es el prime-ro de todos? Respondió Jesús: -El pri-mero es: «Escucha, Israel, el Señornuestro Dios es el único Señor: amarásal Señor tu Dios con todo tu corazón,con toda tu alma, con toda tu mente,con todo tu ser». El segundo es éste: «Amarás a tu prójimo como a ti mismo». No hay mandamiento mayor que éstos. Marcos 12, 28-34
  • 76. ¿Qué es amar con toda tu alma? Un chico escribía una vez una carta a sunovia y, entre otras lindezas, le decía:”Tequiero con toda mi alma. Por ti, sería capazde atravesar el océano nadando, si supieraque tú me esperas al otro lado. Por ti, subiríala más alta cum- bre, si supiera que tú meesperas arriba. Por ti, atravesaría el desierto,si supiera que al final tú me estásaguardando…” La carta terminaba así: “Bueno, cari- ño, elsábado, si no llueve, iré a verte”. Amar a Dios es amar al hombre. A Diosle toca, le afecta, todo lo que le su- cede alhombre. Recuerda aquello de:“Es a mí a quien se lo habéis hecho”(Mt 25, 40)
  • 77. Oración Señor, enséñame tu modo de tratar alos demás: discípulos, pecadores, niños, fa- Entra en tu interiorriseos, Pilatos y Herodes; también a JuanBautista. Amo a Dios cuando clavo sonrisas Que aprenda de Tí, tu modo al comer y como banderas en las vidas de los quebeber; y cómo actuar cuando siento can- están sentados en la angustia y en lasancio en el trabajo y cuando tengo que marginación.reposar y dar tiempo al sueño. Amo a Dios cuando presto a Jesús Enséñame a ser compasivo con los que mis manos, mis labios, mi corazón parasufren: con los pobres, con los leprosos, que siga Él así amando a loscon los ciegos, con los paralíticos; mués- desheredados de caricias y de los mástrame como manifestabas tus emociones elementales cuida- dos.profundísimas hasta derramar lágrimas. Amo a Dios cuando me hago Y, sobre todo, quiero aprender el modo fortaleza para el débil, amistad para el como manifestaste aquel dolor máximo en abandonado y sonrisa para el la cruz, sintiéndote abandonado del Padre. desilusionado. Enséñame a estar en constante contac- to con el Padre en la oración, cómo lo ha- cías tú antes del alba, o mientras los de- Oración final más dormían, para tener consuelo y alien-to en la predicación del Reino. Unifica, Señor, mis sentimientos y mis Enséñame tu modo de mirar a las per- palabras, mis deseos y mis acciones, misonas: como miraste a Pedro para llamar- amor a Ti y mi amor al prójimo. Que enle o para levantarle; o como miraste al jo- Ti beba el amor a los demás, y que, alven rico y a las multitudes agolpadas en amar- los, ellos y yo nos acerquemostorno a Tí. más a Ti. Quisiera conocerte como eres: tu ima- Amén.gen sobre mí bastará para cambiarme. Querría oír tu voz en la sinagoga deCafarnaúm, o en el Monte, o cuando tedirigías a la muchedumbre «enseñando conautoridad», una autoridad que sólo del Pa-dre te podía venir. Dame esa gracia que vivifique nuestravida toda y nos enseñe -incluso en las co-sas exteriores- a proceder conforme a tuespíritu. Pedro Arrupe, S.J.
  • 78. 49
  • 79. Acabemos con el mercado 3ª Semana - SÁBADO llena de gracia Lectura del día ReflexiónA los seis meses, el ángel Gabriel fue “Aquí está la esclava del Señor”.enviado por Dios a una ciudad de ¿Cómo prolongar en nuestra vida laGalilea llamada Nazaret, a una virgen vida de María? Tendríamos que vivirdesposada con un hombre llamado José, de tal manera que se pudiese decir dede la estirpe de David: la virgen se lla- no- sotros como de ella: “Llena demaba María. El ángel, entrando en su gracia”. Amando a Jesús en el esfuerzopresencia dijo: Alégrate, llena de gra- hacia los hermanos, hacia loscia, el Señor está contigo. Ella se turbó enemigos, haciaante estas palabras y se preguntaba qué los pobres.saludo era aquél. El ángel le dijo: No Con Él seremos, como María, “casatemas, María, porque has encontrado de oro” porque custodiaremos lagracia ante Dios. Concebirás en tu vien- presen- cia de Dios entre los hombres;tre y darás a luz un hijo, y le podrás por “Estrella de la mañana”, porquenombre Jesús. Será grande, se llamará brillaremos en un mundo tenebroso;Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará “Salud de los enfer- mos”, porqueel trono de David, su padre, reinará so- acudiremos siempre en ayuda del quebre la casa de Jacob para siempre, y su sufre; “Consuelo de los afligidos”,reino no tendrá fin. Y María dijo al án- porque llevaremos alegría a losgel: ¿Cómo será eso, pues no conozco corazones rotos.a varón? El ángel le contestó: El Espíri- Con Él seremos, como María, fuer-tu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del tes, puros, amables, prudentes, clemen-Altísimo te cubrirá con su sombra; por tes, fieles… Llenos de gracia.eso el Santo que va a nacer se llamaráHijo de Dios. Ahí tienes a tu parienteIsabel, que, a pesar de su vejez ha con-cebido un hijo, y ya está de seis mesesla que llamaban estéril, porque paraDios nada hay imposible. María contes-tó: Aquí está la esclava del Señor, há-gase en mí según tu palabra. Y la dejóel ángel. Lc 1, 26-38
  • 80. 50
  • 81. OraciónAmar es confiar en los otros;Amar es compartir lo nuestro con los Entra en tu interiordemás;Amar es tener la capacidad de ponerseen el lugar del otro; Soy como María cuando… … soporto las injurias conservando laAmar es saber aceptar a los demás tal dulzuracomo son; … soy más fuerte para hacerle el bienAmar es creer que todos los hombres que el malo para hacerme el malsomos hermanos; … pienso en los otros más que en míAmar es comprender los errores de los y mi vida está vuelta a los demásdemás; … llevo la paz a los hombres y laAmar es saber regalar sonrisas; dicha y la concordia son las huellas deAmar es dar nuestro tiempo a una cau- mis pa- sossa noble; … olvido los agravios y groseríasAmar es escuchar sin prisas a los de- aje- nas dejo pasar desapercibidasmás; … presto al que necesita aun paraAmar es saber callar a tiempo; per- der lo que prestéAmar es saber guardar un secreto;Amar es ceder un puesto;Amar es ayudar a levantar el ánimo Oración finaldecaído;Amar es contestar una carta; Virgen del Magníficat,Amar es orar por los demás; acompaña nuestra peregrinaciónAmar es dar, recibir, ayudar, compartir, solidaria al encuentro de los preferidossugerir, esperar... de tu amor, ensancha nuestro corazón, afina nuestra sensibilidad, ayúdanos a ser tu rostro materno para los niños y jóvenes, especialmente para los más desatendidos. Amén. Hno. Benito Arbués 51
  • 82. Ver la luz de Dios 4ª Semana - DOMINGO para que tengamos vida Reflexión Lectura del día Dios ha puesto el mundo en manos del hombre, y éste transfiere al mundo Dijo Jesús a Nicodemo: «Lo mismo su propio ser, lo contagia de suque Moisés elevó la serpiente en el de- maldad o de su bondad, proyecta en élsierto, así tiene que ser elevado el Hijo tanto su pecado como su buendel hombre, para que todo el que cree comportamiento. Siempre estamosen él tenga vida eterna. Tanto amó Dios haciendo el mundo, y éste a su vez,al mundo que entregó a su Hijo único nos va configurando a cada uno conpara que no perezca ninguno de los que sus valores, sus criterios y sus formascreen en él, sino que tengan vida eter- de pensar.na. Porque Dios no mandó su Hijo al Desde la fe podemos soñar en unmundo para juzgar al mundo, sino para mundo nuevo, una sociedad nueva enque el mundo se salve por él. El que la que “la justicia y la paz se besan”,cree en él no será juzgado; el que no los seres humanos se respetan, secree ya está juzgado, porque no ha creí- aman y comparten sus bienes, sudo en el nombre del Hijo único de Dios. tiempo, su vida.El juicio consiste en esto: que la luz vino Somos en la medida en que nosal mundo, y los hombres prefirieron la responsabilizamos del otro ytiniebla a la luz, porque sus obras eran comparti- mos con él lo quemalas. Pues todo el que obra perver- tenemos. Estamos hechos para amarsamente detesta la luz y no se acerca a y, en la medida en que amamos y nosla luz, para no verse acusado por sus damos a los demás, nos dignificamosobras. En cambio, el que realiza la ver- y dignificamos nues- tra vida.dad se acerca a la luz, para que se vea No podemos convertir todas las es-que sus obras están hechas según padas en arados ni todas las lanzas enDios». podaderas, pero podemos empezar a mi- rar la realidad de nuestra sociedad Jn 3, 14-21 con los ojos de Dios. Florentino Ezcurra. Educar en la caridad y la justicia 52
  • 83. Oración Entra en tu interiorSeñor Jesús, un día fuiste crucificado Contemplo las obras del mundo y mey hoy sigues siendo crucificado pa- rece que muchas son “malas”. Seen todo el que sufre la injusticia y el alejan del amor de Dios y nos sumergendesamor, en la ti- niebla. Pero en medio de estaen todo el que sufre por su pecado o tiniebla veo obras que están hechas segúnpor el de los demás, la voluntad y el amor de Dios, obras queen todo el que sufre por una u otra son luz y espe- ranza para el mundo.razón. Yo también estoy llamado a ser luz yAyúdanos Señor es- peranza para el mundo. Por esoa poner en cada una de las cruces necesito ser consciente de qué luz iluminaque nos encontremos mi vida,cercanía, comprensión, compasión y ¿La luz del mundo, que se aleja del amor deayuda. Dios o la luz de la Cruz de Cristo?Ayúdanos a mirarlas con fe Pienso en las veces que no he sido luzpara que te reconozcamos en ellas. para el mundo y pido perdón al Señor.Ayúdanos a ser luz para el mundo Pienso en las personas concretas queen medio de la tiniebla. han sido luz en mi caminar y doy graciasAyúdanos a poner esperanza, por ellas.denunciando el mal y la injusticiay anunciando tu Buena Noticia. Oración final Señor Jesús, haznos pasar de las tinie- blas a la luz para que seamos continuado- res de tu presencia en el mundo y podamos ser luz para los demás. Amén. 53
  • 84. Ver la luz de Dios 4ª Semana - LUNES no se oirán gemidos ni llanto Lectura del día Reflexión Porque yo voy a crear un cielo nue- Hay personas que hacen que el cielovo y una tierra nueva, y no se volverá y la tierra nueva se empiecen aa recordar el pasado, ni vendrá siquie- disfrutar ya en este mundo.ra a las mentes. Van Cutsem, un belga de 31 años de Y habrá alegría y algazara eterna edad, trabaja para Médicos Sin Fronte-por lo que voy a crear. ras (MSF). Dirige desde septiembre de Pues voy a crear para Jerusalén ale- 2003 la clínica de VIH (sida) degría, y para su pueblo regocijo. Khayelitsha, un inmenso y paupérrimo Sí; me alegraré en Jerusalén, me re- asentamiento de la provincia degocijaré en mi pueblo, y ya nunca se Western Cape (Sudáfrica) que se haoirá en ella voz de llanto y grito de convertido en un lugar de esperanzalamento. para cerca de Ya no habrá allí recién nacido que 50000 personas seropositivas (27% deviva sólo pocos días, ni anciano que la población entre 15 y 50 años); queno culmine sus años, sino que morir a en él viven.los cien años será morir joven y no Van Cutsem y otros miembros euro-llegar a los cien años será señal de peos de MSF, que podrían llevar tran-maldición. quilamente una vida segura y satisfacto- Harán entonces casas y habitarán ria en Bruselas o Barcelona, trabajanen ellas, plantarán viñas y comerán de en Khayelitsha desde primera hora desus frutos. la mañana hasta la noche, todos los Is 65, 17-21 días. Lo que hacen en ese tiempo es visitar a un paciente seropositivo tras otro. “Me encanta mi trabajo”, sonríe Van Cutsem. “En serio. Con el tratamiento ARV ob- servas pocos cambios durante los tres primeros meses; pero a los seis meses, la gente se ha recuperado increíblemen- te. Un año después los miro, y aunque sucede todos los días, aún no puedo creerlo. ¡Es fantástico!”. John Carlin El País Semanal - 27-11-2005
  • 85. 54
  • 86. OraciónSeñor, el mundo no es muy bonito.Los hombres tienen hambre de pan, Entra en tu interiorpero también de ternura,de amistad y de amor. Dios ha soñado un mundo en el que rei- ne la paz y la alegría, en el queLos hombres mueren todos sea- mos hermanos. Tener la experiencia de compartir algunospor falta de razones para vivir, veranos con personas más pobres ylos hombres mueren faltos de esperanza. necesitadas materialmente, me hizo experimentar la alegría que se siente alNo es oro y plata salir de uno mismo, al poner lo mejorlo que esperan de nosotros. de sí mismo al servicio de los de- más.Quieren que les digamos quiénes son, Y me dio la oportunidad de encon-y de dónde viene, trarme con el Señor desde mipor qué viven y adónde van. impotencia y mi pequeñez.Quieren escuchar de nosotros Aunque he experimentado que al darque su vida es útil, se recibe el ciento por uno pido perdónque toda vida vale la pena ser vivida. al Señor por todas las veces en que mi egoís- mo, mi comodidad, mi orgullo…Señor, yo querría devolver la fuerza me han impedido dar lo mejor de mía las manos cansadas, misma.y la firmeza a las rodillas que vacilan.Yo querría luchar con todos los hombrespara que este mundo sea más fraterno, y Oración finalque sobre la tierra de los hombresse pueda palpar la ternura de Dios. Tú, Señor, estás cerca de los atri- bulados y salvas a los abatidos. Re- nuévame por dentro y dame un cora- zón puro que sepa estar atento a las necesidades de mis hermanos. Amén.
  • 87. 55
  • 88. Ver la luz de Dios 4ª Semana - MARTES levántate y anda Lectura del día Reflexión Se celebraba una fiesta de los judíos, No tener a nadie que nos pueday Jesús subió a Jerusalén. Hay en Je- echar una mano es lo peor que nosrusalén, junto a la puerta de las ove- pue- de pasar. Así se sienten muchasjas, una piscina que llaman en hebreo muje- res que en medio del drama deBetesda. Ésta tiene cinco soportales, y la gue- rra y la pobreza tienen queallí estaban echados muchos enfermos, sufrir, en silencio, el drama de laciegos, cojos, paralíticos. Estaba tam- violación.bién allí un hombre que llevaba treinta Algunas encuentran a alguien quey ocho años enfermo. Jesús, al verlo les escucha, les da muestras deechado, y sabiendo que ya llevaba mu- cariño y les ayuda para que puedancho tiempo, le dice: «¿Quieres quedar seguir ca- minando.sano?» El enfermo le contestó: «Señor, En Bujumbura (Burundi), Médicosno tengo a nadie que me meta en la pis- Sin Fronteras inauguró en septiembrecina cuando se remueve el agua; para de 2003el centro Seruka, quecuando llego yo, otro se me ha adelan- significatado». Jesús le dice: «Levántate, toma “Sal a la Luz”. En él se dispensatu camilla y echa a andar». Y al mo- trata- miento médico y terapiamento el hombre quedó sano, tomó su psicológica a víctimas de violenciacamilla y echó a andar... Más tarde lo sexual.encuentra Jesús en el templo y le dice: Françoise, una abuela de 60 años,«Mira, has quedado sano; no peques viuda desde hace años va relatando lomás, no sea que te ocurra algo peor». ocurrido en tono quedo y sosegado.Se marchó aquel hombre y dijo a los Apenas muestra emociones, pero dejudíos que era Jesús quien lo había vez en cuando se inclina hacia unsanado. Por esto los judíos acosaban lado y se lleva la mano a la frente.a Jesús, porque hacía tales cosas en sá- “Le aver- güenza que violen a unabado. mujer de su edad”, explica Célestine. Jn 5, 1-3.5-16 “No se lo ha dicho a nadie y nunca lo hará”. Ha ve- nido por primera vez a la clínica –dos meses después de la violación– porque le duele el abdomen y ha mentido a sus hijos para desplazarse hasta aquí. Tracy Chevalier El País Semanal
  • 89. 56
  • 90. OraciónEra una masa de gente,igual que los árboles de un bosque. Entra en tu interiorEn medio de ellosme he sentido sin rumbo, Miro el sufrimiento que hay a micomo perdido, Señor. alre- dedor. Miro el dolor del mundo. Callo y contemplo. Estoy acostumbradoHubiera deseado conocer su nombre, a hacer muchas cosas, a tener remedio ysaber de dónde vienen, solución para casi todo y aquellaslo que les preocupa, cosas que me crean impotencia, quelo que les hace felices. me hacen sentir frágil y débil… prefieroMe hubiera gustado poder decirles no mirarlas.que somos una misma familia, Hoy quiero pararme y no apartar laque Tú nos has creado para ésto: mi- rada. Dejarme interpelar por esaspara ser una familia. reali- dades de las que tan a menudo escapo. Mirar a las personas a la cara ySin embargo, me he visto perdido, Señor, tratar de ver en ellas en hermano.incapacitado para buscar ¿Qué quieres Señor, hoy de mí?una cara conocida Pido al Señor que me ayude a levan-y hasta he llegado a pensar tarme. A levantarme de mi egoísmo, deque las metas que nos has puesto mi comodidad. A sacudirme mison teóricas e inalcanzables. indiferen- cia y mi mediocridad. Pido alPerdón, Señor, Señor que me ayude a caminar. Apor tener tan poca esperanza. caminar siempre detrás suya, a caminarHa bastado una mirada al cielo siempre al encuen- tro de otrospara darme cuenta de mi pequeñez hermanos.y descubrir, desde ella,que estoy aquí Oración finalpara algo más que lamentarme.Estoy, sobre todo, para andar tu camino Dame Señor unos ojos nuevos paray tratar de hacer realidad que pueda mirar al mundo con lael deseo de Jesús y el que tienes Tú: mirada del que sabe compartir, del quehacer de esta tierra que has creado sabe acoger, del que sabe servir.un hogar, una auténtica familia Hazme ver al mundo tal y como tu loen la que el amor y la apertura sueñas, para que nunca me canse de in-ayuden a que cada persona se sienta feliz tentar mejorarlo.y crea que Tú estás detrás de todo ésto. Amén. Juajo Elezkano
  • 91. 57
  • 92. Ver la luz de Dios 4ª Semana -MIÉRCOLES y yo también actuo Reflexión Lectura del día Jesús actuaba en contra, muchas ve- ces, de la ley del pueblo judío. Dios ac- tuaba a través de Él. Hoy el mundo si- Dijo Jesús a los judíos: «Mi Padre si- gue necesitando actuaciones valientes degue actuando, y yo también actúo». Por todos nosotros.eso los judíos tenían más ganas de ma- El 2 de diciembre de 1949 la ONUtarlo: porque no sólo abolía el sábado, aprobó un convenio para erradicar lasino también llamaba a Dios Padre trata de personas, pero 56 años despuéssuyo, haciéndose igual a Dios. Jesús esta práctica todavía existe. Es más, latomó la palabra y les dijo: «Os lo ase- com- pra y venta de seres humanosguro: El Hijo no puede hacer por su se ha globalizado y no para de crecer.cuenta nada que no vea hacer al Hace un año, un grupo de hombresPadre…Lo mismo que el Padre resucita destrozó las vallas del centro de laa los muertos y les da vida, así también orga- nización camboyana AFESIP yel Hijo da vida a los que quiere. Por- se llevó por la fuerza a 91 chicas queque el Padre no juzga a nadie, sino que un día an- tes habían sido rescatadasha confiado al Hijo el juicio de todos, de las redes de explotación sexual.para que todos honren al Hijo como Doce meses des- pués, no se sabe nadahonran al Padre. El que no honra al sobre el paradero de estas jóvenes,Hijo no honra al Padre que lo envió. aunque se cree que algunas puedenOs lo aseguro: Quien escucha mi pala- estar esclavizadas en otros países obra y cree al que me envió posee la vida incluso muertas.eterna y no se le llamará a juicio, por- En estos momentos, Nacionesque ha pasado ya de la muerte a la Unidas habla de 4 millones de mujeresvida... No os sorprenda, porque viene y dos mi- llones de niños que cada añola hora en que los que están en el se- son escla- vizados y llevados a otrospulcro oirán su voz: los que hayan he- países. Aun- que es imposible sabercho el bien saldrán a una resurrección realmente cuán- tas personas sonde vida; los que hayan hecho el mal, a víctimas de la trata en todo el mundo,una resurrección de juicio. Yo no pue- lo cierto es que la cifra aumenta y sedo hacer nada por mí mismo; según le expande geográficamenteoigo, juzgo, y mi juicio es justo, porqueno busco mi voluntad, sino la voluntaddel que me envió». Jn 5, 17-30
  • 93. 58
  • 94. Oración YAHVEHCoge estos zapatos que resuenan por al- Entra en tu interiorguna calle acabada.Coge estos zapatos y haz que te sienten “No os sorprenda que venga la horabien. en que los que están en el sepulcro oiránCoge esta camiseta, basura blanca de su voz: los que hayan hecho el bienpoliéster fabricada en cualquier lugar. saldrán a una resurrección de vida: losCoge esta camiseta y hazla limpia. que hayan hecho el mal, a unaCoge esta alma, desamparada en una piel resurrección de con- dena” nos ha dichoy huesos. Jesús.Coge esta alma y hazla cantar. En mi día a día ¿Cuándo y dónde oigo a Dios que me habla al oído? ¿Hago todoYahveh, Yahveh el bien que puedo o mi comodidad y miSiempre hay dolor antes indi- ferencia me impiden tener los ojosde nacer un niño bien abiertos y estar atento a lasYahveh, Yahveh necesidades que hay a mi alrededor?Sigo esperando el amanecer. Ante las injusticias del mundo meCoge estas manos, enséñales qué deben sien- to pequeño, débil, impotente… “yocoger. no pue- do hacer nada” me digo: ¿SoyCoge estas manos, no las conviertas en justo en mis actuaciones, en mis juiciospuños. y comen- tarios? ¿Colaboro de algunaCoge esta boca, tan rápida para criticar. manera con alguna organización queCoge esta boca, dale un beso. trabaje por los más desfavorecidos?Sigo esperando el amancer, el sol estásaliendo, Oración finalEl sol está saliendo por el océano.Este amor es como una guía en el océano. Señor, quiero vivir abierto a ti, a tu voz, a tu mensaje, a tu llamada paraYahveh, Yahveh poder vi- vir abierto a los demás, a susSiempre hay dolor antes alegría y penas, a sus sufrimientos, ade nacer un niño sus preocu- paciones. Quiero saber amarYahveh, dime ahora y servir, en- tregarme¿Por qué hay tanta oscuridad antes del desinteresadamente. Quiero, Señor,amanecer? poder tomar mi cruz y seguirte, poder,Coge esta ciudad, una ciudad debería es- como el cirineo, ayudar a otros a llevar su cruz. Améntar brillando en una colina.Coge esta ciudad, si es tu voluntad.Si es tu voluntad, ningún hombre poseería,ningún hombre podría cogercoger este corazón, … y romperlo. U2: How to dismantle an atomic bom 59
  • 95. Ver la luz de Dios 4ª Semana -JUEVES mis obras dan testimonio de mí Lectura del día Reflexión Dijo Jesús a los judíos: «Si yo doytestimonio de mí mismo, mi testimonio noes válido. Hay otro que da testimoniode mí, y sé que es válido el testimonioque da de mí… Juan era la lámpara queardía y brillaba, y vosotros quisisteisgozar un instante de su luz. Pero el tes-timonio que yo tengo es mayor que elde Juan: las obras que el Padre me haconcedido realizar; esas obras quehago dan testimonio de mí: que el Pa-dre me ha enviado. Y el Padre que meenvió, él mismo ha dado testimonio demí. Nunca habéis escuchado su voz, nivisto su semblante, y su palabra no ha-bita en vosotros, porque al que él envióno le creéis. Estudiáis las Escrituraspensando encontrar en ellas vida eter-na; pues ellas están dando testimoniode mí, ¡y no queréis venir a mí para te-ner vida! No recibo gloria de los hom-bres; además, os conozco y sé que elamor de Dios no está en vosotros. Yohe venido en nombre de mi Padre, y nome recibisteis…» Jn 5, 31-47 60
  • 96. En los lugares más apartados de la tierra,en los lugares más conflictivos, en loslugares más pobres y con menos recursos sepueden encontrar misione- ros que dantestimonio de Jesús, que lle- van la BuenaNoticia a todas las gentes compartiendo conellas cualquier situa- ción. Así lo hicieron loscuatro herma- nos de Bugove: Servando,Miguel Án- gel, Fernando y Julio. Una profesora, que el verano pasadoestuvo en Kenia, en una de las zonas máspobres y apartadas, comentaba a losalumnos que una de las cosas que más lehabía impresionado eran las reli- giosas queestaban en esa zona. “Es una zona muy apartada, no es fácilllegar a ella. Tienen un lengua- je propioy una cultura ancestral. Estasreligiosas ayudan a que las mujeres,que son las que sostieneneconómicamente a las familias, seorganicen para poder vender sus pro-ductos artesanales en los mercados. Sobretodo las viudas, que son las másmarginadas. Una mujer viuda no vale naday puede llegar a morir si no hay nadie quese ocupe de ella”.
  • 97. Oración Hay una canción de Kairoi “Tú serás Entra en tu interiormi hermano”, que podemos escuchar yhacerla oración. Podemos hacer cada uno Entrar en nosotros mismos, hacer si-nuestra propia oración. Esta es la mía. lencio no suele ser fácil. Hay muchos rui- dos que nos alejan de ese centro enQuiero ser tu hermano. el que habita el Espíritu. Te pido Señor que me ayudes a hacerQuiero ser capaz de dar comida a quien silencio para que pueda ofrecerte lo quetiene hambre. soy y lo que tengo. Poco y mucho a laQuiero ser capaz de dar de beber a vez. Poco porque soy pequeño y débil,quien tiene sed. hago propósitos que no cumplo, me dejoQuiero poder calmar las penas de quien llevar por lo que todos hacen… y muchoestá intranquilo. porque son hijo tuyo, porque tú habitasQuiero ofrecer reposo a quien está can- mi interior aunque yo no me dé cuenta.sado. Y en este silencio hago memoria deQuiero abrir mis puertas y ofrecer amor mo- mentos en los que yo no he sidoa quien está solo. buen tes- tigo del amor de Dios y pidoQuiero ser tu hermano, Señor. perdón. Trai- go también a mi memoriaQuiero ser realmente hermano de todos. nombres y ros- tros concretos, deQuiero atreverme a ir a visitar a quien misioneros y volunta- rios que con suestá en la cárcel. vida están siendo testigos del amor deQuiero saber cuidar a quien está enfer- Dios y pido por ellos.mo.Quiero acoger a quien viene de cerca ode lejos, Oración finalsea blanco o negro, que eso nunca meimporte. Señor, que pueda verte en los aconte-Quiero estar dispuesto a tender mi mano cimientos de cada día.a todo el que la necesite. Que sepa verte en las personas que están, cerca y lejos, dando testimonioQuiero ser tu hermano, Señor. de ti.Quiero ser realmente hermano de todos. Que aprenda a buscarte también en laPero yo solo no puedo. Palabra y los sacramentos.Ayúdame, Señor, Que oiga, Señor, que hoy, aquí ydame el amor que necesito ahora tú llamas a mi puerta.para poder amar a los demás Que sea capaz de abrirla y dejarte en-como tú los amas. trar. Que sepa recibirte y acogerte para que yo también pueda ser tu testigo. Amén. 61
  • 98. 4ª Semana -VIERNES Ver la luz de Dios el justo siempre resulta Reflexión incómodo Los wichis son un pueblo nómada, y su medio de vida ha sido la pesca, la Lectura del día caza y la recolección. Los ciclos de la naturaleza les servían de brújula, y la Dicen entre sí, calculando falsa- tierra y sus fru- tos, de riqueza. Elmente: «Acechemos al justo, pues Gobierno les echó de las tierras en lasnos fastidia; se opone a nuestras que habían vivido duran- te cientos deobras, nos echa en cara las infrac- años, al norte de Argentina, paraciones de la ley y nos acusa de trai- venderlas a una empresa privada.cionar nuestra educación. Presume Florencia tiene 66 años, nueve hijos, lade tener el conocimiento de Dios y piel oscura, las manos agrietadas y lase tiene por hijo del Señor. Es un re- mi- rada intensa “Aún hoy, los políticosproche para nuestros pensamientos, juegan con nosotros, y se creen que noaun el verbo nos resulta molesto. nos da- mos cuenta”, dice. “CuandoPorque su vida no se parece en nada llegan las elec- ciones, vienen por aquí,a la de nosotros, y son muy distintos nos abrazan y nos dan besos; perosus caminos. Somos pare él como es- cuando salen elegidos, ni se acuerdan decoria, se aparta de nuestros caminos que existimos”. “Un día hice unacomo si apestásen. Proclama feliz la prueba: fui a ver a un político asuerte de los justos, y se gloría de su despacho y no me recibió”.tener a Dios por padre. Veamos la Florencia quería pedirles que lesverdad de sus palabras y probemos dieran el título de tierra de La Esperanzacuál será su fin. Porque si el justo para no tener que volver a pasar porrealmente es hijo de Dios, el lo otra expro- piación. “¿Dónde iríamosprotejerá y lo librará de las manos esta vez?”.de sus adversarios. Probémosle con “Luego dicen que el indio no habla, yultrajes y tormentos, veamos su dul- claro que hablamos, lo que pasa es quezura y pongamos a prueba su pa- no nos entienden, o no nos quierenciencia. Condenémosle a una muer- entender”.te infame, pues según dice, habráquien vele por él.» Así razonan, perose engañan. Los ciega su maldad. Sab 2, 1a,12-22 62
  • 99. Oración Feliz el hombre Entra en tu interiorFeliz el hombre que no ha puestosu esperanza en el dinero, “Acechemos al justo, que nos resultani se instala en las cosas de esta vida, incómodo: se opone a nuestras acciones,ni se deja corromper aunque le cueste. nos echa en cara nuestros pecados, nosFeliz el hombre que no inclina reprende nuestra educación errada”.su frente al poderoso, Vivir según los valores del Evangelioni traiciona al compañero de trabajo, no resulta cómodo. ¿Vivo según esosni renuncia a la lucha del presente. va- lores o me dejo llevar por laFeliz el hombre que no sigue comodidad? Pienso en situaciones quelos caprichos de la moda, he vivido de injusticia ¿cuál ha sido mini hace caso de anuncios engañosos, actitud ante ellas? ¿He sido capaz deni se deja llevar por charlatanes. Feliz denunciarlas, de oponerme a ellas, deel hombre que no vende dar un testimoniosu inquietud ante amenazas, cristiano?ni claudica de su rumbo ya trazado, Pido al Señor el amor suficiente parani se hunde en el silencio de los cómpli- juzgar a los demás y el valor para serces. siem- pre una persona justa.Feliz el hombre que encaminasus pasos por tus sendas,él será como un árbol grande y fuerte Oración finalque da sombra y alegría al caminante. Dame, Señor un corazón que no sea indiferente al dolor y sufrimiento de los demás, que no sea indiferente ante la in- justicia. Dame, Señor, un corazón capaz de com- prometerse con y por el otro, con y por el más débil, con y por el marginado. Un corazón que no tenga miedo de dar, de darse hasta que duela. Transforma, Señor, mi corazón de pie- dra en un corazón de carne, capaz de amar con tu mismo amor. Amén. 63
  • 100. Ver la 4ª Semana luz de -SÁBA Dios DO jamás Reflexión nadie ha hablado así abiertamente, y no le dicen Lectura del nada. ¿Será día que los jefes se han con- Recorría Jesús vencido dela Galilea, pues que éste esno que- ría el Mesías?andar por Pero ésteJudea porque sabemos delos judíos dónde viene,trataban de mientras quematarlo. Se el Mesías,acercaba la fies- cuandota judía de las llegue, nadietiendas. sa- brá deDespués que sus dóndeparientes se viene».marcharon a la Entoncesfiesta, en- Jesús,tonces subió él mientrastambién, no enseñaba enabiertamen- te, el templo,sino a gritó:escondidas. «A mí meEntonces conocéis, yalgunos que conocéis deeran de dónde vengo.Jerusalén Sindijeron: «¿No embargo, yoes éste el que no vengointentan matar? por miPues mirad cuenta, sinocómo habla
  • 101. enviado por el en el que re-que es veraz; a ése Jesús decía cosas fugiarse de losvosotros no lo que escandalizaban elementos yconocéis; yo lo a las autoridades asisten- ciaconozco, porque de su época y a sanitaria básica».procedo de él, y sus conciudadanos. Podemos hacerél me ha Por eso algunos que nuestra econo-enviado». busca- ban el mía doméstica,Entonces momento para familiar, la del día aintentaban prenderle y des- día, tenga en cuentaagarrarlo; pero hacerse de él. a los que no tienen.nadie le pudo Hoy también se En nuestra manoechar mano, levantan voces que está hablar otro len-porque todavía no dicen cosas que no guaje dehabía llegado su queremos oír. No solidaridad, parahora. las quieren oír los que poco a poco las Jn gobiernos de los estructuras vayan 40-53 países ricos y cambiando. poderosos de la tierra, pero tam- poco queremos oírlas nosotros, que te- nemos un nivel de vida más que acepta- ble. El especialista en ética Peter 64 Singer, en su maravilloso libro One World, hace unos cálculos aproximados y sugiere que una persona que gane un salario medio o superior en los países desarrollados debería dedicar el 1% de sus ingresos anuales a «los que tienen dificultades para conseguir suficiente comida, agua potable, un lugar
  • 102. Oración MIS TENTACIONES Entra en tu interior Me pongo en tus manos, quiero revisarmi vida, descubrir en qué tengo que cam- Haber tenido contacto directo con al-biar, afianzar lo que anda bien, sorprender- gún tipo de marginación, haber vividome con lo nuevo que me pides ex- periencias fuertes de solidaridad nos Me tienta ser el centro del mundo: que ha- cen tener nombres y rostroslos demás giren a mi alrededor. que me concretos en los que pensar. Hay unasivan en lugar de servir. frase que dice que “lo afectivo es lo Me tienta la idolatría: fabricarme un ído- efectivo”. Aquello que toca nuestrolo con mis proyectos, mis convicciones, mis corazón, que nos con- mueve ecertezas y conveniencias, y ponerle tu nom- interpela es lo que realmente nos hacebre de Dios. salir de nosotros mismos y ponernos en Me tienta la falta de compromiso. Es más camino hacia los demás.fácil pasar de largo que bajarse del caballo ¿A cuántos pobres, marginados… co-y hacer lo del samaritano. ¡Hay tantos caí- nozco con nombres y apellidos? ¿Pordos a mi lado, Señor, y yo me hago el dis- qué no conozco más habiendo tantostraído!... millones en el mundo? ¿Creo que no Me tienta la falta de sensibilidad, no te- hay nadie a mi alrededor? ¿Quiero ner compasión, acostumbrarme a que otros acercarme a co- nocerlos? sufren, y tener excusas, razones, explica- Nombro a aquellos que conozco y ciones... que no tienen nada de Evangelio. pido al Señor por ellos. Pido por todos Me tienta el separar la fe y la vida. Leer el aquellos a los que no conozco y me da diario, ver las noticias sin indignarme miedo co- nocer. Y pido por mí, para evangélicamente por la ausencia de justicia que realmente el mensaje de Jesús vaya y la falta de solidaridad. Mirar la realidad calando en mi vida y la vayasin la mirada del Reino. transformando, hagan des- cubrir y vivir la Me tienta, Señor, el desaliento, la deses- fraternidad, el amor.peranza, la falta de utopía. Me tienta el dejarlo para mañana, cuan-do hay que empezar a cambiar hoy. Oración final Llévame al desierto, Señor, despójamede lo que me ata, sacude mis certezas para Señor tú me hablas a todas horas, conempezar de nuevo, humilde, sencillo, con suavísimos acentos; me hablas como enfuerza y Espíritu para vivir fiel a Ti. secreto, pero estoy distraída y no sé es- cucharte. Javier Leoz Ayúdame Señor a estar en vela, a tener los ojos y los oídos abiertos para que pueda reconocerte caminando a mi lado. Amén.
  • 103. 65
  • 104. Que me siga 5ª Semana -DOMINGO amor que juzga Reflexión Lectura del día La llegada de los griegos buscando a Jesús nos sitúa ante tres claves Entre los que habían venido a celebrar del discipulado: la búsquedala fiesta había algunos griegos: éstos, (son buscadores); la mediación (deacercándose a Felipe, el de Betsaida de Felipe y luego Andrés); y laGalilea, le rogaban: «Señor, quisiéramos universalidad (sólo Juan recoge estever a Jesús». Felipe fue a decírselo a An- episodio en que los griegosdrés; y Andrés y Felipe fueron a decírse- simbolizan que el evangelio es paralo a Jesús. Jesús les contestó: «Ha llega- todos).do la hora de que sea glorificado el Hijo Pero, si elocuente es el acercamien-del hombre. Os aseguro que si el grano to, aún más lo es propuesta de Jesús ade trigo no cae en tierra y muere, queda los buscadores: dar la vida (como elinfecundo; pero si muere, da mucho fru- gra- no), aunque no sea fácil, nito. El que se ama a sí mismo se pierde, y razonableel que se aborrece a sí mismo en este (“mi alma está agitada”).mundo se guardará para la vida eterna. Ahí está, al fin, el juicio del mundoEl que quiera servirme, que me siga, y del que habla la segunda parte del tex-donde esté yo, allí también estará mi ser- to. Este pasaje, tras la unción devidor; a quien me sirva, el Padre lo pre- Betania y la entrada en Jerusalén,miará. completa lo que ese proceso va Ahora mi alma está agitada, y ¿qué adelantando: la cul- minación no es eldiré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero éxito sino la donación, la vida dada porsi por esto he venido, para esta hora. amor.Padre glorifica tu nombre». Entonces Esa es nuestra invitación solidariavino una voz del cielo: «Lo he glorifica- se- manal: ser buscadores (como losdo y volveré a glorificarlo». La gente que grie- gos) y mediadores (como Felipeestaba allí y lo oyó decía que había sido y An- drés) de una buena noticiaun trueno; otros decían que le había ha- universalblado un ángel. Jesús tomó la palabra y (para todos). La noticia de que el amordijo: «Esta voz no ha venido por mí, sino es salvífico, y que la vida dada sepor vosotros. Ahora va a ser juzgado el multi- plica y nunca acaba. ¡Quémundo; ahora el Príncipe de este mundo distinto es juzgar las estructuras delva a ser echado fuera. Y cuando yo sea mundo en es- tas claves inusuales hoy:elevado sobre la tierra atraeré a todos justicia, gratui- dad, entrega! ¡Quéhacia mí». Esto lo decía dando a enten- provocador es con- frontar también lader la muerte de que iba a morir. propia vida con esta propuesta de Jesús! Jn 12, 20-33
  • 105. 66
  • 106. OraciónSeñor Jesucristo,nos da miedo gastar la vida. Entra en tu interiorSin embargo, para Tú nos diste la vidapara gastarla. Desde el evangelio y la oración, la pro-No podemos reservárnosla en un estéril puesta de hoy es evidente: ¿cuáles son tusegoísmo. actitudes de buscador? ¿y de mediador? Quizá puedas revisar tu vida cotidiana enGastar la vida es trabajar por los demás, esasclaves...aunque no nos paguen; Pero aún te invitamos a dar un pasohacer un favor a quien nada puede darnos más allá, pensando en qué gastas tu vida,a cambio; gastar la vida es arriesgarse a qué la dedicas realmente, cuáles son tusincluso al inevitable fracaso, pasio- nes y tus porqués…sin falsas prudencias; Siéntete hoy invitado a confrontar tues quemar las naves en bien del prójimo. vida con las actitudes de gratuidad ySomos antorchas, y sólo tenemos sentido donación que Jesús propone. Y busca, sicuando nos quemamos; lo deseas, una acción concreta parasólo entonces seremos luz. expresarlas en esta semana…Líbranos de la prudencia cobarde,la que nos hace eludir el sacrificio Oración finaly buscar seguridad.Gastar la vida no es algo que se haga Señor Jesús, que expresas tu pasión ycon gestos extravagantes y teatralidad. tu incertidumbre, que sientes “tu alma agita- da”, y también tu corazón vivo yLa vida se entrega sencillamente, sin pu- lleno de amor. Me pongo ante ti, con miblicidad, como el agua de la fuente, corazón in- quieto: quiero aprender acomo la madre que da el pecho a su hijito, leerlo, a conocer- lo, a abrirlo, y a acogercomo el sudor humilde del sembrador. los retos de tu evan- gelio. QuieroEnséñanos, Señor, a lanzarnos a lo imposi- compartir tu proyecto de jus- ticia yble, porque detrás de lo imposible están solidaridad, de donación y gratuidad.tu gracia y tu presencia; Enséñame Señor, a gastar mi vida, ano podemos caer en el vacío. cami- nar con valentía por esa senda delNuestro camino se pierde en la niebla; amor y la vida dada. Amén.con todo, queremos seguir dándonos,porque Tú estás esperando en la nochecon mil ojos humanosque se deshacen en lágrimas».(Lucho Espinal,jesuita asesinado en Bolivia) 67
  • 107. Que me siga 5ª Semana -LUNES amor que salva Reflexión Lectura del día Regresando del simbólico huerto de los Olivos, Jesús aparece en el lugar central del templo. Y allí, elJesús se retiró al monte de los Olivos. Al episodio de la adúltera se nosamanecer se presentó de nuevo en el tem- presenta lleno de dramatismo.plo, y todo el pueblo acudía a él, y, sen-tándose, les enseñaba. Los escribas y los Es una escena intensa, en la quefariseos le traen una mujer sorprendida todo cuenta: las posturas, losen adulterio y, colocándola en medio, le diálogos, los gestos…dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sor- El relato es pormenorizado:prendida en flagrante adulterio. La ley primero la alusión a la Ley y lade Moisés nos manda apedrear a las pregunta a Je- sús; luego el silencioadúlteras; tú, ¿qué dices?» Le pregun- interpelante, el gesto de escribir entaban esto para comprometerlo y poder la tierra y la res- puesta provocadoraacusarlo. Pero Jesús, inclinándose, es- (el que esté sin pe- cado…); al fin, elcribía con el dedo en el suelo. Como in- desenlace que con- lleva huida de lossistían en preguntarle, se incorporó y les acusadores y mirada de perdóndijo: «El que esté sin pecado, que le tire amoroso a la mujer.la primera piedra». E inclinándose otra Las palabras que Jesús escribe envez, siguió escribiendo. Ellos, al oírlo, la tierra son una nueva “ley”, dadase fueron escabullendo uno a uno, em- esta vez en el templo (como las quepezando por los más viejos. Y quedó solo Dios escribiera con su dedo sobre lasJesús, con la mujer, que seguía allí de- tablas de Moisés, en el monte sagra-lante. Jesús se incorporó y le preguntó: do). Y su nuevo contenido es el«Mujer, ¿dónde están tus acusadores?; amor: amor que perdona, que acoge,¿ninguno te ha condenado?» Ella con- que pone de nuevo al hombre portestó: «Ninguno, Señor». Jesús dijo: encima de la culpa o la legalidad,«Tampoco yo te condeno. Anda y en amor que salva… Ahí está la clave yadelante no peques más». el paradigma. Y el camino que pode- mos recorrer cada uno. Jn 8, 1-11 68
  • 108. Canción NO NOS CONVENCERÁNY no me convencerán, y no me convencerán los Entra en tu interiorviolentos de que el hombre un lobo de otroserá. Frente a la ley, el amor. Frente a losY no me convencerán, y no me convencerán muchos discursos políticos, la actitudde que el que es de otra raza sabe menos que yoamar, de acogida y de perdón. NO te dejes con- vencer por los que te incitan aDe que compartir mi vida me roba la intimidad apedrear a la adúltera, a imponer tuso de “quien más tiene más vale”, que lucha es derechos aún pisando a los otros, aenemistado de que la naturaleza las leyes la cuidan más; de cerrar la puerta a los diferentes porqueque en el Cuerno de Africa el hambre siempre viene a robar algo de ti…estará. Hoy es un buen día para pensar queY no me convencerán, y no me convencerán puntos de intolerancia, de pre-juicio, dede que las pelas ayuden a dar la felicidad. negatividad hacia los otros se han insta-Y no me convencerán, y no me convencerán lado en ti (empezando por tu relaciónque por meterme en el fango mi nombrese va a manchar con los más cercanos). Y poner nombre a esas actitudes, y desenmascararlas…O de que niños que tienen SIDA endemoniadosestán,o que aquél que viene de fuera nunca quiere Oración finaltrabajar,o que en la Iglesia las mujeres no son aún de fiaro de que la droga es un cáncer que no se puede Señor Jesús,curar. escucho y acojo tu palabra de amorY no me convencerán, y no me convencerán que se abre a cada personade que sólo los castigos al hombre duro abri- que perdona siemprerán. que se manifiesta en laY no me convencerán, y no me convencerán debilidad. Señor Jesúsque casi no hay diferencia entre amar y utilizar. recibo y comunico tu gesto de amorY no me convencerán, y no me convencerán que se dibuja en cada personaque la Justicia Divina no casa con la igualdad. que repara siempreY no me convencerán, y no me convenceránque esta tierra es de unos pocos, que invita a lay si es de todos, se hundirá. fraternidad. Señor Jesús admiro y hago mío tu abrazo deY no me convencerán, y no me convenceránque el Evangelio es un libro amor que acerca al indefensomás que de ser, de orientar; que sonríe al que siente culpaque vivirlo es utopía y que recortarlo da igual... que potencia al hombre y la Migueli vida. Hazme capaz de mirar sin prejuicios de perdonar, acoger, y amar como Tú. Amén. 69
  • 109. Que me siga 5ª Semana -MARTES hacer y ser Lectura del día Reflexión Dijo Jesús a los fariseos: «Yo me voy Ser de abajo o de arriba, del mundoy me buscaréis, y moriréis por vuestro o de fuera de él… las crípticas pala-pecado. Donde yo voy no podéis venir bras de Jesús desembocan en la recu-vosotros». Y los judíos comentaban: rrente pregunta por su identidad: pri-«¿Será que va a suicidarse, y por eso mero para preguntarnos a cada unodice: «Donde yo voy no podéis venir quién somos; luego, quién es Jesúsvosotros»?» Y él continuaba: «Vosotros para nosotros, realmente.sois de aquí abajo, yo soy de allá arri- En este texto, Jesús se autodefineba: vosotros sois de este mundo, yo no no desde su hacer, como otras vecessoy de este mundo. Con razón os he di- (id y decid lo que habéis visto: loscho que moriréis por vuestros pecados: cie- gos ven…) sino desde lo máspues, si no creéis que yo soy, moriréis hondo de su ser (que es la referencia ypor vuestros pecados». Ellos le decían: la unidad con el Padre). Es decir, no«¿Quién eres tú?» Jesús les contestó: basta ver a Jesús como hombre para«Ante todo, eso mismo que os estoy di- los demás, profeta, sanador… si nociendo. Podría decir y condenar mu- entendemos su vinculación existencialchas cosas en vosotros; pero el que me al Padre, a la divinidad.envió es veraz, y yo comunico al mun- Esto mismo, como anuncia Jesús,do lo que he aprendido de él». Ellos no es lo que pasará con el mundo (y concomprendieron que les hablaba del la vida de cada hombre): que no sePadre. Y entonces dijo Jesús: «Cuan- cierra en sí, que no se entiende sólodo levantéis al Hijo del hombre, sabréis desde sí: entenderéis cuando levantéisque yo soy, y que no hago nada por mi al Hijo. La Pascua, el paso de Dios,cuenta, sino que hablo como el Padre es clave de juicio, comprensión,me ha enseñado. El que me envió está sentido.conmigo, no me ha dejado solo; por- Nuestro hacer y nuestro ser que-que yo hago siempre lo que le agrada». dan hoy interpelados… ¿Son nuestrasCuando les exponía esto, muchos cre- obras las de la justicia y el amor? ¿Esyeron en él. marca de nuestra identidad y fuente de nuestro vivir la vinculación al Pa-Jn 8, 21-30 dre Dios?
  • 110. 70
  • 111. Oración Rezamos hoy una alabanza sencilla a ese Entra en tu interiorDios que es fuente y fundamento.Con lariqueza de ser una oración de un místico Preguntarse por la identidad invita asufí del s. XIV. en- trar en el interior… Pero quizá podamos empezar, pedagógicamente, con “TE LLAMARÉ SEÑOR” Con algún ejer- cicio sencillo, como revisar las montañas y las piedras, te nuestras emo- ciones y acciones de un día, llamaré Señor, a Ti. intentando alum- brar cuáles son sus raíces Con los pájaros al alba, o fuentes, y pre- guntándonos qué papel te llamaré Señor, a Ti. juega Dios en ellas. Vivir una Cuaresma solidaria tiene que ver con las obras (“con Con la luna entre las aguas, los que aman la jus- ticia”, acabamos de con la gacela en el desierto, rezar) pero también con el ser y los En el amor con los creyentes, sentidos… Sólo así iremos al fondo. Y te llamaré Señor a Ti. podremos acompañar a nuestros jóvenes en sus propias búsquedas de senti- do, En el cielo con Jesucristo, como quisiéramos. Sólo cuidando la raíz con Moisés en el Sinaí, florecerá un vivir con amor. con la vara entre las manos, te llamaré Señor a Ti. Oración final Con Job lleno de penas, con Jacob lleno de lágrimas, con los que aman a Mahoma, Señor Jesús, tú te muestras en tu obrar te llamaré Señor a Ti. y en tu ser amoroso, unido a Dios. Enséñame a conocerme y a crecer: Yo conocí bien el mundo, -cuando dude, muéstrame que eres Ca- abandoné ilusiones y sueños. mino, Con la cabeza descubierta - cuando no me entienda, ofrécete como y los pies descalzos, te Luz, llamaré Señor a Ti. - cuando tema, recuérdame que eres Vida, Yunus habla todas las lenguas. - cuando desfallezca, ofrécete como Pan, Con las aves, los ruiseñores, - cuando no vea sentido, hazte mi con los que aman la justicia, Ver- dad, te llamaré Señor a Ti. - cuando desespere, regálate como Re- surrección. (Yunus Emre) Que mis obras de amor, de justicia, de paz, nazcan de lo más profundo de mi ser y manifiesten tu presencia actual y actuante en mí, para mi vida y la vida del mundo. Amén. 71
  • 112. Que me siga 5ª Semana -MIÉRCOLES acoger o rechazar Reflexión Lectura del día Antes de la búsqueda de los griegos (que nos relataba el evangelio del do- Dijo Jesús a los judíos que habían mingo), el pasaje de hoy se centra encreído en él: «Si os mantenéis en mi los más cercanos: los judíos quepalabra, seréis de verdad discípulos habían creído en Jesús.míos; conoceréis la verdad, y la verdad Estos creyentes viven también laos hará libres». Le replicaron: «Somos lu- cha y la incertidumbre interiorlinaje de Abrahán y nunca hemos sido que acompaña a estos discursos deesclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: «se- Jesús… Hoy se les invita a pasar deréis libres»?» Jesús les contestó: «Os una fe ini- cial (entusiasmada,aseguro que quien comete pecado es eufórica) a un re- conocimiento másesclavo. El esclavo no se queda en la profundo: que Jesús es el Hijo decasa para siempre, el hijo se queda para Dios. Esa es la verdad salvífica…siempre. Y si el Hijo os hace libres, se- Pero ¿en qué sentido?réis realmente libres… Jesús les dijo: La salvación viene de Dios, por«Si fuerais hijos de Abrahán, haríais Cris- to (yo salí de Dios), siemprelo que hizo Abrahán. Sin embargo, tra- unida a ese reconocimiento del Diostáis de matarme a mí, que os he habla- vivo y ac- tuante en el propio cristo (ydo de la verdad que le escuché a Dios, en el hom- bre). Rechazar a Jesús esy eso no lo hizo Abrahán». Le replica- rechazar la hondura de su mensajeron: «Nosotros no somos hijos de pros- (es rechazar a Dios, dice el texto)…titutas; tenemos un solo padre: Dios». Pensemos qué se convierte estaJesús les contestó: «Si Dios fuera vues- ver- dad del Dios encarnado y vivo entro padre, me amaríais, porque yo salí cada hombre, (al que no hay quede Dios, y aquí estoy. Pues no he veni- rechazar como hicieron con Cristo)do por mi cuenta, sino que él me en- cuando en nuestro mundo construimosvió». vallas, fron- teras, papeles que Jn 8, 31-42 endeudan, y muchos ostros instrumentos legales de rechazo a los hombres…
  • 113. 72
  • 114. OraciónPREFERENCIAS Entra en tu interiorNo el poder, sino la humildad.No la diversión, sino la conversión. La propuesta de interiorización que hoyNo la burla, sino el amor. emana del evangelio está en esas clavesNo el racionalismo, sino el Misterio. de acogida-rechazo a Cristo (es el núcleoNo la mediocridad, sino la santidad. del pasaje), pero que nos implicaNo la introspección, sino la contempla- directamente en la acogida o rechazo ación. cada hombre. Pensemos en cómo loNo la riqueza, sino la pobreza. hacemos con los más cercanos.No el «mal menor» sino la justicia. Quizá las “preferencias” de la oraciónNo la interpretación, sino la Palabra. también sean ayuda, pues van expresandoNo la agitación, sino el silencio. un elenco de opciones y actitudes concre-No el fanatismo, sino la fe. tas… Podemos quedarnos con las dos oNo la opresión, sino la libertad. tres que más necesitamos cultivar oNo el Hombre, sino el hombre. revisar en nuestra vida… sobre todo siNo dios, sino Dios. miramos en la línea evangélica del DiosNo la letra, sino el espíritu. encarnado como la “gran verdad” y claveNo el tratado, sino la poesía. interpretativa.No el egocentrismo, sino el humanismo.No la Institución, sino el Espíritu.No una Iglesia instalada, sino perseguida.No la separación sino la comunicación. Oración finalNo mi voluntad, sino la voluntad del Pa-dre. La fraternidad es conjugar el verbo amarNo la autosuficiencia, sino la colabora- y el amor trae la justicia y la solidaridad.ción.No el acomodo en la verdad, sino la Ver- Compartiremos nuestras vidas con aque-dad. llosNo la casuística, sino la parábola. que quedan siempre atrásNo el desprecio, sino la compasión. los que no tienen voz con que gritarNo «mi iglesia» sino la Iglesia. y se arrastran ya sin ganas de luchar.No la huida, sino la presencia. La fraternidad,…No el esquema, sino la realidad. Somos capaces de sobrevivir,No la publicidad, sino el testimonio. hasta incluso, capaces deNo el molde, sino la levadura. vivir,(A. Comín) ¿por qué no sabemos convivir respetando cada vida y cada ser?. (Kairoi: «Atrévete a soñar»)
  • 115. 73
  • 116. Que me siga 5ª Semana -JUEVES lo conozco Reflexión Sigue la polémica sobre la identidad Lectura del día de Jesús, vinculada a Dios. Pero Jesús Dijo Jesús a los judíos: “Os asegu- da un salto cualitativo: primero reiteraro: quien guarda mi palabra no sabrá la promesa de vida sin fin a quien estélo que es morir para siempre”. Los ju- con él (por tanto, con el Padre); y endíos le dijeron: “Ahora vemos claro que segun- do lugar, hace un subrayadoestás endemoniado; Abrahán murió, los ahora elocuentísimo de su identidad,profetas también, ¿y tú dices: “Quien con la ex- presión “existo yo” (“yoguarde mi palabra no conocerá lo que soy”), reserva- da a Dios en la tradiciónes morir para siempre?” ¿Eres tú más bíblica. Por eso, es claro, queríanque nuestro padre Abrahán, que mu- matarlo.rió? También los profetas murieron; Los argumentos de Jesús han sido de autoridad: las figuras de Abraham y del¿por quién te tienes?” Jesús contestó; Padre le dan crédito. Pero tomadas no“Si yo me glorificara a mí mismo, mi sólo como argumento, (y esto esgloria no valdría nada. El que me glo- importantísimo), sino como verdadrifica es mi Padre, de quien vosotros experiencial y existencial. El Padre nodecís: “Es nuestro Dios”, aunque no es, para Jesús, un argumento o unalo conocéis. Yo sí lo conozc;, y si dije- ideo- logía, sino una experiencia vivara: “No lo conozco” sería, como voso- (“lo co- nozco”). Y eso es más fuertetros, un embustero; pero yo lo conozco que “ser de Abraham”.y guardo su palabra. Abrahán, vuestropadre, saltaba de gozo pensando ver Inmediatamente unido a la experien-mi día; lo vio, y se llenó de alegría”. cia de Dios viene “guardar su palabra”:Los judíos le dijeron: “No tienes toda- lo propone Jesús al comienzo, y es lovía cincuenta años, ¿y has visto a que él mismo afirma hacer, en mitadAbrahán?” Jesús les dijo: “Os asegu- del tex- to… ¿Qué es guardar laro que antes de que naciera Abrahán, palabra? ¿No tendrá acaso que verexisto yo”. Entonces agarraron piedras con escuchar la palabra y ponerla enpara tirárselas, pero Jesús se escondió práctica? ¿No será, en el mismoy salió del templo. lenguaje, permanecer en el amor? Jn 8, 51-59 74
  • 117. Oración ¡OH HOMBRE! Entra en tu interiorYa te sientes fatigado o no,¡oh hombre!, no descanses; Entre el ser de Dios y el vivir en suno ceses en tu lucha solitaria, pala- bra, se configuran dos actitudessigue adelante y no descanses. fundamen- tales. Pero no es una cuestión de voluntarismo sino deCaminarás por senderos seducción: el corazón del hombreconfusos y enmarañados enamorado responde con amor. A eso nosY sólo salvarás unas cuantas vidas invita el texto de Gandhi: a unatristes. solidaridad universal pero hecha de res-¡Oh hombre!, no pierdas la fe, no des- puestas concretas: poner un poco de luz,canses. dar un poco de cariño,… Su “no descan- sar” evoca el evangélico “permanecer enTu propia vida se agotará y anulará, el amor”.y habrá crecientes peligros en la Ahora bien, no desde la voluntad sinojornada. desde la experiencia (la misma de Jesús¡Oh hombre!, soporta todas esas en el evangelio de hoy)… ¿Cuál y cómocargas, no descanses. es mi propia experiencia de Dios? ¿Tengo sed de él? ¿Cómo alimentarla hoy?Salta sobre tus dificultadesaunque sean más altas que montañas, Oración finaly aunque más allá sólo hayacampos secos y desnudos. Como busca la cierva corrientes de agua,¡Oh hombre!, no descanses así mi alma te busca a ti, Dios mío.hasta llegar a esos campos. Quiero tener ser de ti, quiero llenarme de ti,El mundo se oscurece quiero hacer experiencia de ti,y tú verterás luz sobre él y disiparás las quiero saborear el encuentro contigo,tinieblas. quiero encontrarte en el desierto y en el¡Oh hombre!, camino.aunque la vida se aleje de ti, no descan- Porque sólo así, Señor, mi vida estaráses. llena, mi corazón permanecerá en tu¡Oh hombre!, no descanses; amor,procura descanso a los demás. mi mirada será misericordiosa como la (M. Gandhi) tuya, mi cabeza se guiará por tu sabiduría, mi quehacer se henchirá de gestos tuyos, mis obras testimoniarán que me amas y te amo. Como la cierva sedienta, Dios mío, te busco y te necesito. Sal a mi encuentro, Señor. Amén.
  • 118. 75
  • 119. Que me siga 5ª Semana -VIERNES obras son amores Reflexión Aunque respecto al evangelio de Lectura del día ayer damos un salto, los dos textos enlazan bien en la intención de Los judíos agarraron piedras para apedrear a Je- sús. Ahora, losapedrear a Jesús. Él les replicó: “Os judíos que quieren apedrearlo estánhe hecho muchas obras buenas por desconcertados: no por sus obras,encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas que admiran (obras de ternura,me apedreáis?” Los judíos le contesta- solidaridad, sanación, amor), sino porron: No te apedreamos por una obra las palabras con que Jesús ex- plicabuena, sino por una blasfemia; porque ese actuar: eso es ser de Dios, esotú, siendo un hombre, te haces Dios” es ser Dios. Por eso Jesús les invi- taJesús les replicó; “¿No está escrito en a creer en las obras, (y a releerlas, a irvuestra ley: “Yo os digo: Sois dioses?” más allá).Si la Escritura llama dioses a aquellos Cuando Jesús se retira a zona paga-a quienes vino la palabra de Dios (y na, le comparan con Juan, queno puede fallar la Escritura), a quien transmi- tía el mismo mensaje… Eseel Padre consagró y envió al mundo, mensaje ha sido ratificado por las¿decís vosotros que blasfema porque obras de Je- sús y por su palabra. Ladice que es hijo de Dios? Si no hago coherencia se hace, así pruebalas obras de mi Padre, no me creáis, convincente del pro- feta, y del vivirpero si las hago, aunque no me creáis y de cada uno.a mí, creed a las obras, para que com- Si en días anteriores la pregunta aprendáis y sepáis que el Padre está en Jesús sobre quién era venía respondidamí y yo en el Padre”…. Muchos acu- por su unión con el Padre, ahora lo esdieron a Él y decían: “Juan no hizo nin- desde las obras. Pero, atención, nogún signo; pero todo lo que Juan dijo son dos respuestas distintas, porquede éste, era verdad. Y muchos creyeron hacien- do esas obras de amoren él allí. estamos más cerca que nunca de Jn 10,31-42 Dios, llegamos a nuestra verdadera identidad, somos de Dios, somos como Él.
  • 120. 76
  • 121. Canción CANCIÓN DE LA BUENA GENTEA la buena gente se la conoce Entra en tu interioren que resulta mejor cuando se la conoce.La buena gente invita a mejorarla, porque Aunque la “Canción de la buena gente”¿qué es lo que a uno le hace sensato? no es una oración, puede ser una buenaEscuchar y que le digan algo. pro- puesta para entrar hoy en nuestro interior…Pero, al mismo tiempo, ¿Qué “buena gente” conocemos? (quedé-mejoran al que los mira y a quien miran. monos con tres o cuatro rostros) ¿EstoyNo solo porque nos ayudana buscar comida y claridad, sino más aún, yo entre esa “buena gente” cercana,nos son útiles porque sabemos atenta a los otros, que “mejora al que losque viven y transforman el mundo. mira y a quien mira”…?Cuando se acude a ellos, siempre se les Las obras que Jesús usa en el evangelioencuentra. como “prueba del nueve” para decir queSe acuerdan de la cara que tenían alguien es de Dios no son las grandescuando les vimos por última vez. haza- ñas, ni los milagros sorprendentes,Por mucho que hayan cambiado sino las de la coherencia (como Juan),-pues ellos son los que más cambian- las de los pequeños detalles, las de laaún resultan más reconocibles. acogida a cada persona, las de un corazón tan lleno de Dios que no puede sinoSon como una casa que ayudamos a amar…construir.No nos obligan a vivir en ella,y en ocasiones no nos lo permiten.Por poco que seamos, Oración finalsiempre podemos ir a ellos,pero tenemos que elegir lo que llevemos Mi oración es hoy, Señor, de alabanzaLa buena gente nos preocupa. y gratitud: gracias por la buena genteParece que no pueden realizar nada solos, que muestra cómo eres tú.proponen soluciones que exigen aún ta- Gracias por cada persona que se gastareas. en acoger, que sonríe y se desvela por ha-En momentos difíciles de barcos naufra- cer vida su fe.gando, de pronto descubrimos Gracias por los que en sus obras mani-fija en nosotros su mirada inmensa. fiestan el amor, por quienes, amandoAunque tal como somos no les gustamos, tanto, expresan que son de Dios.están de acuerdo, sin embargo, con noso- Y gracias, Padre amoroso, por querer-tros. nos tú así, porque tu amor sin medida, al fin nos sumerge en ti. Amén. (Bertold Brecht)
  • 122. 77
  • 123. Que me siga 5ª Semana -SÁBADO amor es vida Reflexión Un nuevo salto en el relato de Juan Lectura del día nos conduce ya a las vísperas de la Pascua. Este fragmento de hoy se Muchos judíos que habían venido a sitúa tras la revivificación de Lázaro, uncasa de María, al ver lo que había he- signo descon- certante e interpelantecho Jesús, creyeron en él. Pero algu- para todos… has- ta el extremo de quenos acudieron a los fariseos y les con- los propios fariseos no pueden negar sutaron lo que había hecho Jesús. Los elocuencia y temen que Jesús arrastre asumos sacerdotes y los fariseos convo- las multitudes.caron el Sanedrín y dijeron: “¿Qué Con fina ironía, Juan pone en boca dehacemos? Este hombre hace muchos Caifás unas palabras que son designos. Si lo dejamos seguir, todos cree- condena pero se convertirán en profecíarán en él, y vendrán los romanos y nos salvífica: la entrega de Jesús será pordestruirán el lugar santo y la nación”. todos. Y co- mienzan los preparativosUno de ellos, Caifás, que era sumo sa- para darle muer- te cuando se acercabacerdote aquel año, les dijo: “Vosotros la Pascua…no entendéis ni palabra; no compren- Al fin la fuerza y elocuencia de lasdéis que os conviene que uno muera por obras de Jesús, su coherencia, su amorel pueblo, y que no perezca la nación incondicional e in-entendible es lo queentera”. Esto no lo dijo por propio im- mueve realmente (a seguirle o a conde-pulso, sino que , por ser sumo sacerdo- narle), aunque se usarán como “causate aquel año, habló proféticamente. le- gal” sus palabras blasfemas. Y esteAnunciando que Jesús iba a morir por amor se hace salvador y universal (parala nación; y no sólo por la nación, sino todos los pueblos) porque es amortambién para reunir a los hijos de Dios verdadero, del que transforma ladispersos. Y aquel día decidieron darle existencia, del ge- nera vida allí dondemuerte. Por eso Jesús ya no andaba aparece, del que es eterno, del que espúblicamente con los judíos, sino que Dios.se retiró a la región vecina, al desierto,a una ciudad llamada Efraín, y pasabaallí el tiempo con los discípulos. Seacercaba la Pascua de los judíos, ymuchos de aquella región subían a Je-rusalén, antes de la Pascua, para puri-ficarse. Buscaban a Jesús y, estando enel templo, se preguntaban: “¿Que osparece? ¿No vendrá a la fiesta?” Lossumos sacerdotes y fariseos habíanmandado que el que se enterase de dón-de estaba les avisara para prenderlo. Jn11, 45-57
  • 124. 78
  • 125. Poema EN ALGÚN LUGAR Entra en tu interiorEn algún lugar una madre espera a suhombre, a su hijo Un poeta tan distante nos ofrece suentre las cadenas de un opresor mensaje: los pequeños gestos de cariñoo espera a aquellos que nunca volverán y solidaridad (esperar a un hijo, ely aún aguanta, no sabemos cómo... canto de un niño, compartir un dolor)Y aún entre los escombros humeantes son ge- neradores de Vida.de un mundo guiado por el miedo Como el evangelio de hoy, es buenomientras un hombre juega con huevos de que entremos en nuestro interior y nosmegatón, paremos a reconocer el amor que hayy en algún lugar una mujer ofrece al mun- en nosotros y a nuestro lado: gestos co-do un artista: tidianos que recibimos o hacemos yun niño que canta y baila, que son manifestaciones de amor…sueña y teje un poema alrededor del uni- Porque esa el la clave salvífica queverso explica la vida y la muerte de Jesús.sumergiendo el útero para dar luz a la pri- Seguro que, cerca de nosotros haymavera de la vida pa- labras solidarias, accionesdesde donde la tierra nacerá acogedoras, respuestas amorosas conpara encontrarse con el cielo... vocación de eternidad (como el amorConocer nuestro dolor verdadero, que nunca muere). ¿Lases conocer nuestra alegría. vemos? ¿Las sen- timos? ¿LasEn algún lugar una madre se alegrará. transmitimos?(Es’kia Mphahlele, Sudáfrica) Oración final Señor Jesús, que pasas cada día por mi puerta con mil rostros y mil gestos, toca mi corazón poco sensible y ábrelo al amor universal. Que en los detalles de cariño y cercanía descubra tu presencia y el amor salvador que me regalas. Y que en cada persona, en cada acontecimien- to sepa apreciar la vida, sepa despertarla y acompañarla, con el riego callado de mi propio amor. Que te encuentre, Amor encarnado, en mi interior y en cuanto me rodea. Que te reconozca y te multiplique, que te responda con amor en todo. Amén.
  • 126. 79
  • 127. ¿Qué mal ha hecho? DOMINGO DE RAMOS pasando por uno de tantos 80 Lectura del día Cristo, siendo de condición divina, nohizo alarde de su categoría de Dios. Alcon- trario, se despojó de su grandeza,tomó la condición de esclavo, pasando poruno de tantos. Y en su condición dehombre, se humilló a sí mismohaciéndose obediente hasta la muerte, yuna muerte de cruz. Por eso Dios lo exaltó y le dio el nom-bre que está por encima de todo nombre,para que ante el nombre de Jesús se dobletoda rodilla en los cielos, en la tierra y enlos abismos, y toda lengua proclame queJesucristo es Señor, para gloria de DiosPadre. Flp. 2, 6-11
  • 128. Reflexión Que contraste entre la procesión triun- fal,que aclama al Rey mesiánico y la ce-lebración de la pasión centrada en la figu- radel Mesías “Siervo de Yahvé”, humilde ytratado como maldito. Contraste que re- flejala situación límite del hombre y suscuestiones últimas: ilusión y frustración,triunfo y fracaso, adhesión y rechazo, vida ymuerte, etc. Refleja el drama íntimo de las relacio- nes entre Israel y su Mesías: ¡Tantas ex- pectativas puestas en el Reino y tanta ce-guera cruel ante los caminos de Dios! Refleja el plan de Dios, que primero ofreció el Reino pacífico y no-violento a los hombres; pero sólo lo entendieron “los pequeños”. Através de la cerrazón del corazón humano, el Dios fiel hizo lo inau- dito: transformó el fracaso y la injusticiaen fuente de Salvación. Y refleja la situación actual de nuestromundo. Mundo cada vez más dividido en- trepobres y ricos, donde los pobres cada vez sonmás pobres y los ricos más ricos.
  • 129. Oración “No hizo alarde de su categoría deDios” ¿Qué quieres que haga? “Pasando por uno de tantos”. ¿Qué sentimientos surgen en ti cuan- do pasas al lado de un inmigrante o uno Hace unos días veía en el periódico el de los “sintecho” de tu ciudad?cadáver de otro de los inmigrantes que in- ¿Qué significa para ti:tentó alcanzar sin éxito nuestras costas, bus- “…se despojó de su rango y tomó lacando un futuro que entre todos le hemos condición de esclavo, pasando por unonegado en su propia tierra. de tantos.”? ¿Te has parado a pensar lo que Dios Me he acostumbrado a ver a todas esas te está pidiendo ante estas personas ypersonas: hombres, mujeres embarazadas, situa- ciones?jóvenes, niños, cadáveres en las costas…quieren llegar a las playas de Andalucía enpateras desde el norte de África. Oración final Me he acostumbrado a ver a tantas per-sonas magrebíes o subsaharianos, vendien-do paquetes de pañuelos de papel o perió- Jesús tú trastocas los valoresdicos en los semáforos de mi ciudad. predomi- nantes de nuestra sociedad, como la ido- latría en todas sus formas, Qué fácilmente me justifico; quizás una la del poder, la de las armas... Y mueressonrisa, un apretón de manos, un hola o un proclamando y dando origen a unadiós… mundo nuevo: el de las Qué fácil los entierro en el olvido. bienaventuranzas, el de la paz y la justi- cia, el de la misericordia y el amor. Resuenan con fuerza en mí las palabras Sabemos que pasas por uno de tantos,de este himno a Jesucristo. Él pasa siem- que sepamos acogerte en los pobres, enpre, como uno de tantos, a mi lado; pero es los “sintecho”, en los necesitados demás, como esclavo, como último, como in- nues- tro mundo.migrante, como los “sintecho” que duermen Amén.en los rincones de los bloques de mi barrio. 81
  • 130. ¿Qué mal ha hecho? LUNES SANTO éste es mi siervo a quien sostengo, mi elegido en quien me complazco. Lectura del día Reflexión Aquí está mi siervo a quien protejo; Dios mismo presenta a su siervo. Semi elegido, en quien mi alma se com- habla de la designación e investiduraplace. del siervo: su misión fundamental es la He puesto en él mi espíritu, para que im- plantación de la salvación. Tienetraiga la justicia a las naciones. una mi- sión difícil y de capital No gritará, no alzará el tono, no importancia, por ello le sostiene. Yhará oir por las calles su voz. No rom- pone sobre él su espíri- tu para que lleveperá la caña cascada, ni apagará el la el derecho a las nacio- nes, es decir, elmecha humeante. Traerá con toda se- conocimiento de Dios. Y no viene aguridad la justicia. condenar sino a salvar, con la fuerza de No desistirá, no desmayará hasta la mansedumbre y la firmeza de laque implante en la tierra la justicia y verdad y no desfallecerá en su ta- rea.sus leyes, que las islas esperan. Esto Jesús, ese Mesías tan esperado, nodice el Señor, Dios, el que creó los cie- gritó, ni alzó la voz, ni rompió la cañalos y los desplegó, el que asentó la tie- cas- cada… no fue lo que esperaban. Elrra y sus productos, el que da aliento que se encontraba con él se sentíaal pueblo que la habita y soplo a los compren- dido, aceptado e invitado aseres que se mueven en ella: ser más hu- mano con los demás, que Yo, el Señor, te he llamado con justi- esperan eso mismo de nosotros.cia, te he tomado de la mano, te he for-mado, y te he hecho alianza del pue-blo, luz de las naciones. Para que abras los ojos de los cie-gos, saques a los cautivos de la pri-sión, y de las mazmorras a los que ha-bitan las tinieblas. Isaías 42, 1-7
  • 131. 82
  • 132. Oración ¿Qué quieres que haga? Jesús invitaba, por los pueblos de Haz tuyas las palabras que Dios haceGalilea, a construir un mundo más huma- al profeta:no, ésa era su misión. “Yo, el Señor, te he llamado con Y hoy la sigue siendo para mí. Dios tie- jus- ticia, te he tomado de la mano,ne muy claro un proyecto de humanizar el te he formado, y te he hecho alianzamundo, me invita a colaborar con Él, pero de un pueblo, luz de las naciones.si no lo hago, o no lo hago bien, busca Para que abras los ojos de losotros colaboradores con los que llevar la ciegos, saques a los cautivos de lahisto- ria adelante. prisión, y de las maz- morras a los que Por eso su invitación a colaborar con habitan las tinieblas”.todos en el servicio a la humanidad, usan- ¿Cómo puedes actualizar estasdo todo como instrumento de este gran palabras en tu entorno?proyecto, pero siendo muy libres para re-chazar o cambiar todo aquello que no sir-va. Oración final Gracias Señor, por habernos elegido y gracias por recordarnos tu elección. Gracias por enseñarme que el verda- dero gozo, la felicidad y la paz interior pro- ceden de darnos a los demás. Amén. 83
  • 133. ¿Qué mal ha hecho? MARTES SANTO Señor ¿por qué no puedo seguirte ahora? estoy dispuesto a dar la vida por ti Lectura del día ReflexiónEn aquel tiempo, estando Jesús a la mesa Aparecen algunos rasgos de la vidacon sus discípulos, se conmovió profunda- de la comunidad de los doce conmente y declaró: «Os aseguro que uno de Jesús: la iniciativa de Pedro, la relaciónvosotros me va a entregar». Los discípulos de parti- cular sintonía de un discípulocomenzaron a mirarse unos a otros, pregun- con el Se- ñor, la infinita delicadeza detándose a quién podría referirse... Jesús, que, mientras señala a Judas el Y, mojándolo, se lo dio a Judas Iscariote,hijo de Simón. Cuando Judas recibió aquel traidor, le ofre- ce un bocado de pantrozo de pan mojado, Satanás entró en él. untando, signo de honor y deferencia,Jesús le dijo: «Lo que vas a hacer, hazlo última provocación del amor.cuanto antes»... Precisamente ahora que Judas ha sa- Judas, después de recibir el trozo de pan lido a ejecutar su plan, el Hijo delmojado, salió inmediatamente. Era de no- Hom- bre es glorificado. Y Dios esche. glorificado en él porque, en la entrega Al salir Judas, dijo Jesús: «Ahora va a del Hijo a la cruz, manifiesta su amormanifestarse la gloria del Hijo del hombre, sin límites a la humanidad.y Dios será glorificado en él. Y si Dios va a Pedro no soporta esperar y dice estarser glorificado en el Hijo del hombre, tam- dispuesto a dar la vida con tal de seguirbién Dios lo glorificará a él. Y lo va a ser al Señor. Precisamente aquí se revela lamuy pronto. Hijos míos, ya no estaré con vosotros por necesidad de la separación de Jesús: sinmucho tiempo. Me buscaréis, pero os digo la fuerza que brota de su pasión y resu-ahora lo mismo que ya dije a los judíos: “A rrección, si la presencia del Espíritu na-donde yo voy, no podéis venir”». Simón die está en disposición de seguir aPedro le preguntó: «Señor, ¿adónde vas?» Cristo. En nuestro mundo sigueJesús le respondió: «Adonde yo voy tú no abundando la tiniebla. Ya basta depuedes seguirme ahora; algún día lo ha- violencias; ya basta de muertes tanrás». Pedro insistió: «Señor, ¿por qué no hundidas en el misterio de la iniquidad;puedo seguirte ahora? Estoy dispuesto a ya basta de sufrimientos para tantasdar mi vida por ti». Jesús le dijo: «¡De personas despojadas de dig- nidad,modo que estás dispuesto a dar tu vida por innumerables y hasta sin nombre.mí! Te aseguro, Pedro, que antes que elgallo can- te, me habrás negado tresveces». Jn. 13, 21-33. 36-38
  • 134. 84
  • 135. Oración No estoy en condición de seguirlo. Pedro no entiende nada. Toda una vida con el maestro y no en-tiende de qué va el Reino. No entiende lo que Jesús está dispuestoa realizar con su vida. Lo mismo me pasa a mí con Jesús hoy:no comprendo ya nada, me quedoperplejo ante la predicción que me hace. Percibo que verdaderamente conoce la posibilidad de mi traición, de mi falta de man- tener la palabra, de esas sutiles,insinuantes afirmaciones que tengo a flor de labios y hieren el corazón de la persona que tengo al lado, en la comunidad, en el trabajo… Noto la imposibilidad de amar como Je-sús. En el corazón, como en el de Pedro,an- dan las tensiones entre lo que megustaría y pienso y la debilidad de mirealidad, entre lo que digo y laimposibilidad de cumplirlo. Entre mi fidelidad tantas veces procla-mada y mi falta de coherencia comodiscí- pulo. Jesús me desenmascara: “…antes deque el gallo cante, me habrás negado tresve- ces.”
  • 136. ¿Qué quieres que haga? 85 Es necesario en esta horareafirmar como cristianos que nopodemos vivir una piedad, un evangelio,una trascendencia, una mirada hacia laeternidad sin poner los pies en la tierra.Es necesario reafirmar que pre-cisamente porque esperamos un Reinonue- vo en la tierra tenemos quetrabajar inten- samente cada uno en supropia vocación por un mundo mejor,una comunidad me- jor… No estamos en condiciones de seguirlo,¿qué es aquello que percibo en mi vidaque constata mis dificultades en suseguimien- to? ¿Reconozco que llevo dentro lastinie- blas de Judas, las frágilescorazonadas de Pedro, y descubro queDios sigue siendo fiel, que el amorvencerá a la muerte? Oración final Jesús, tú nos revelas nuestraspropias incoherencias porqueintuimos que nos conoces desdesiempre. Ayúdanos, Señor, a acoger la verdaddel mal que hay en nosotros sinmirarnos con desconfianza unos conotros, sin ma- nifestar un disgustodesesperado de noso- tros mismos, sinpresumir de ser diferen- tes, mejores,dispuestos a dar la vida porti: no sea que cante el gallo y tehabyamos negado tres veces.
  • 137. ¿Qué mal ha hecho? MIÉRCOLES SANTOse ajustó en treinta monedas Reflexión Lectura del día Judas se ajustó en treinta monedas. Hoy, también nosotros nos ajustamos Uno de los Doce, llamado Judas al precio que sea; da la sensación deIscariote, fue a los sumos sacerdotes y que todo es mercado, unales propuso: «¿Qué estáis dispuestos a compra-venta compulsiva,darme, si os lo entrego?» Ellos se ajus- caminamos diariamente por la sendataron con él en treinta monedas. Y des- del consumismo, parece que es lode entonces andaba buscando ocasión único que importa, tener y tener mu-propicia para entregarlo. El primer día cho, acumular, guardar.de los ázimos se acercaron los discípu- Muchas veces no somos conscienteslos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde de lo que significa esto en muchosquieres que te preparemos la cena de casos; compramos cosas y noPascua?» Él contestó: «Id a la ciudad, a lanzamos una mirada hacia ese mundocasa de Fulano, y decidle: «El Maes- que nos las fa- brica. Ese mundo quetro dice: Mi momento está cerca; deseo vive y trabaja en explotación, concelebrar la Pascua en tu casa con mis horas interminables de trabajo endiscípulos»». Los discípulos cumplie- condiciones infrahumanas; ni- ños queron las instrucciones de Jesús y prepa- sufren las consecuencias del hambreraron la Pascua. Al atardecer se puso y del hombre y no tienen otra salidaa la mesa con los Doce. Mientras co- que la de someterse a eso, renun-mían dijo: «Os aseguro que uno de vo- ciando a la educación, al juego y ensotros me va a entregar». Ellos, cons- defi- nitiva a la vida de un niño yternados, se pusieron a preguntarle uno entregándose a que el cuerpo se les llenetras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?» Él de llagas, qui- zá a costa de nuestrosrespondió: «El que ha mojado en la mis- “caprichitos”.ma fuente que yo, ése me va a entregar. En definitiva, nos rodea un mundoEl Hijo del hombre se va, como está que cada vez vive más en las cosas y noescrito de él; pero, ¡ay del que va a tan- to en las personas. “Se ajustó enentregar al Hijo del hombre!; más le treinta monedas” .valdría no haber nacido». Entoncespreguntó Judas, el que lo iba a entre-gar: «¿Soy yo acaso, Maestro?» Él res-pondió: «Tú lo has dicho». Mt 26, 14-25
  • 138. 86
  • 139. Oración Nosotros, Señor , ¿Qué quieres que haga? caminantes de la vida, somos “mordidos” por el pecado ¿Nos hemos sentido a veces como “Ju- del consumismo. das”, “entregando” a nuestros hermanos por tener lo que tenemos? Danos la capacidad ¿Vivo rodeado de cosas, que me aíslan de mirarte fijamente o de personas, que me hacen tener vida? levantado en lo alto, Nuestra opción por los pobres, como crucificado por amor. seguidores de Jesús que somos ¿es utopía o realidad en nuestra vida? Al mirarte, Señor ¿Soy sensible con la realidad de la nuestras heridas ex- plotación y evito contribuir a que se van cicatrizando; ex- panda o sólo lo pienso pero me el gozo de tu presencia quedo quieto? nos ayuda a seguir adelante. Oración final Nosotros, Señor sabemos que existen heridas Ayúdanos Señor, a ser coherentes con que sólo tú puedes curar nuestra forma de vivir en cristiano, con tu mirada de amor. aléjanos del consumo compulsivo y llena Sólo tú, Señor, nuestra vida de fe. Te lo pedimos por tocas con tus manos Jesucristo Nues- tro Señor. Amén.la miseria de nuestra frialdad. Amén. 87
  • 140. ¿Qué mal ha hecho? JUEVES SANTO habiendo amado a los suyos, los amó hasta el extremo Lectura del día Reflexión Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo De vez en cuando salta la noticia aJesús que había llegado la hora de pasar de la calle, aireada por los medios deeste mundo al Padre, habiendo amado a los comuni- cación. Se ha encontrado ensuyos que estaban en el mundo, los amó hasta una casa vieja, el cadáver de unael extremo. Estaban cenando, ya el diablo le persona ancia- na en avanzado estadohabía metido en la cabeza a Judas Iscariote, de descomposi- ción. Pero la cosael de Simón, que lo entregara, y Jesús, sa-biendo que el Padre había puesto todo en sus llegó al colmo el pa- sado 25 de eneromanos, que venía de Dios y a Dios volvía, se en el zaragozano ba- rrio de Torrero.levanta de la cena, se quita el manto y, to- Una señora mayor, que teníamando una toalla, se la ciñe; luego echa agua problemas mentales, había vividoen la jofaina y se pone a lavarles los pies a durante tres años con el cadáver de sulos discípulos, secándolos con la toalla que hermano en casa. Y nadie se enteró. Esse había ceñido. Llegó a Simón Pedro, y éste verdad que los servicios sociales, unosle dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?» años antes, había visto algo extraño yJe- sús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo so- licitaron permiso para intervenir,en- tiendes ahora, pero lo comprenderás más pero se les denegó judicialmente. Esotar- de». Pedro le dijo: «No me lavarás los es todo.pies jamás». Jesús le contestó: «Si no te lavo,no tienes nada que ver conmigo». Simón ¿Todo?Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino Mientras se prodigan los espaciostambién las manos y la cabeza»... televisivos para el comadreo y se Cuando acabó de lavarles los pies, tomó multi- plican las revistas del cotilleo,el manto, se lo puso otra vez y les dijo: para in- formar (¿eso es«¿Com- prendéis lo que he hecho con información?) de los chismes de dosvosotros? Vo- sotros me llamáis «el docenas de personas aupadas deMaestro» y «el Señor», y decís bien, porque multitudes por obra y gracia de lalo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os aparcería, no hay el menor interés porhe lavado los pies, tam- bién vosotros debéis la suerte del prójimo, del vecino, dellavaros los pies unos a otros; os he dado que comparte el bloque, la calle o laejemplo para que lo que yo he hecho con ciu- dad. Sobre todo, si se trata devosotros, vosotros también lo hagáis». personas mayores, solas, ubicadas en casas vie- jas del casco viejo o de la periferia. Jn 13, 1-15
  • 141. 88
  • 142. Oración ¡Pasto y Pastor! ¿Qué quieres que haga? ¡Qué raro ofrecimiento el cielo te presenta, oh peregrino! ¿Dejamos que sea Jesús y su Palabra ¡Pasto y Pastor! quien purifique nuestro corazón y Dichoso tu destino nuestras intenciones para su seguimiento? si sabes apreciar tal llamamiento. Nuestra comunión con Jesús ¿es un Pasto y pastor a un tiempo acto de piedad o una experiencia, ¡qué portento! personal y comunitaria, de que el Plan de Divino el Pasto, si el Pastor divino. Dios va ade- lante? Con tal Pastor En nuestras comunidades y/o grupos de ¿quien perderá el camino? referencia, ¿es el amor nuestro distintivo Con Pasto tal más importante? ¿Cómo lo concretamos ¿quien perderá el aliento? cada uno de sus miembros?Mi Pasto y mi Pastor sois, Jesús mío: ¿Comprendemos el gesto de Jesús alque así vuestra palabra me lo advierte, la- var los pies a los discípulos? ¿Estamos reprendiendo mi loco desvarío, dis- puestos a seguir su ejemplo? ¿Sólo ay anunciándonos en todo feliz suerte. lavar los pies? Sois mi Pastor: no temo ya extravío. Sois mi Pasto: Oración final no temo ya la muerte. (Luis Felipe Neri) Nos amó así, hasta lavar los pies de sus amigos. Y más allá, hasta hacerse pan para los pobres. Y más allá, hasta derramar su sangre por nosotros, convertir su corazón en una fuente. Y más allá, hasta hacer de la cruz su sacramento. Y más allá, hasta hacer de la muerte una victoria. Y más allá, No hay medida, siempre más. 89
  • 143. ¿Qué mal ha hecho? VIERNES SANTO con los más «tirados» de la tierra Lectura del día Reflexión Lectura de la Pasión:Jn 18,1 – 19, 42 Hoy nos centramos en la adoración Destacamos algunos párrafos: de la cruz. No hay eucaristía, pues la iglesia participa de la tragedia del ... “¿Eres tú el rey de los judíos?” Je- Calvario. Sin embargo, la resonancia sús le contestó: “¿Dices eso por tu cuenta básica no es de dolor desgarrado, sino o te lo han dicho otros de mí?” Pilato re- de confesión de fe en la victoria de la plicó: “¿Acaso soy yo judío? ... “Mi reino Cruz. no es de este mundo... Pilato le dijo: “Con- Ante la contemplación del camino que, ¿tú eres rey?” Jesús le contestó: “Tú del Calvario y la muerte en cruz de Jesús, surge espontáneamente el lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido sentimiento de la compasión de Jesús y para esto he venido al mundo: para porque Le ama- mos. ser testigo de la verdad. Todo el que es de ¡Qué capacidad tenemos los la verdad, escucha mi voz”. Pilato le dijo: humanos para pervertir las cosas! “Y Hemos hecho del escándalo de la cruz ¿qué es la verdad?” ... un símbolo de violencia (la espada y la Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz), un recuer- do placentero (piedad cruz, salió al sitio llamado “de la Calave- formalista), algo in- ofensivo y ra” (que en hebreo se dice Gólgota), don- domesticado e, incluso un adorno de de lo crucificaron; y con él a otros dos, nuestros hogares… Al princi- pio del uno a cada lado, y en medio, Jesús... cristianismo fue la principal difi- cultad Junto a la cruz de Jesús estaba su ma- para ser cristiano (escándalo para los dre, la hermana de su madre, María, la de judíos, locura para los paganos: 1 Cor Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al 1-2). ver a su madre y cerca al discípulo que ¿Quiénes son los que construyen hoy tanto quería, dijo a su madre: “Mujer, ahí las cruces? Debe ser un buen negocio, tienes a tu hijo”. Luego, dijo al discípulo: porque es lo que más vende. Y, ¿Quié- “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella nes son hoy los encargados de poner hora, el discípulo la recibió en su casa. cruz sobre los hombros de Jesús? NoDespués de esto, sabiendo Jesús que todo hace falta ir a Jerusalén, a los había llegado a su término, para que se tiempos de Pilatos. Cuántas cruces lascumpliera la Escritura dijo: “Tengo sed”. ponemos a los que están cercanos a ... Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo: nosotros, ami- gos, vecinos… cuántas “Está cumplido”. E, inclinando la ca- cruces se están poniendo a países enteros con la deuda externa, pueblos beza, entregó el espíritu. enteros ante la miseria, barrios enteros ante la falta de servicios para sus vecinos. Hay demasiadas cru- ces y
  • 144. hay gentes que se dedican a po- nérselas a la gente. 90
  • 145. Oración Cada vez que se condena y se mata a uninocente, se sigue condenando a Cristo.Cada vez que se ejecuta a un hijo de hom- ¿Qué quieres que haga?bre, se ejecuta al Hijo del hombre, al Hijode Dios. Cuando celebres, hoy la liturgia y te Cristo sigue sufriendo condenas injustas. acer- ques a la Cruz para adorarla, leCristo sigue siendo clavado en la cruz. Su des un beso…, pon ahí, a sus pies, la cruzpasión, hoy, continúa en todo el que sufre y que no puedes soportar, la que es tumuere por la razón que sea. Son muchas piedra de tro- piezo (tu escándalo) parapersonas las que están clavadas en la cruz: vivir y dar senti- do a tu vida.la cruz de la soledad y el olvido de las per- Pon ahí también las cruces de los de-sonas marginadas (ancianos, enfermos, más, especialmente de los que están “tira-inmigrantes…), la cruz de la negación de dos” en las orillas de los caminos que túlos derechos de los niños, la cruz de países conoces. Ponles rostro.y continentes olvidados de los países ricos, ¿Hay en tu vida alguna situación enla cruz de las mujeres no respetadas y ase- que experimentas que has de servir, ser elsinadas,… últi- mo, condenado a perder? Mira al Y yo sigo clavando en la cruz mantenien- Mesías crucificado y pídele la luz y lado estructuras injustas con mi indiferencia fuerza.o pasotismo, mis argumentos racionalistase incluso justificados, mis miedos y seguri-dades, mis golpes de pecho y cara Oración finalcompungida… ¿Soy de los que me lavo las manos, o de Padre, tú alentaste su serviciolos que gritan ¡crucifícalo!? pero no le ahorraste la cruz, ni el cuerpo roto ni el alma angustiada ni el grito desesperado ni la copa del fracaso, y con todo confió en Ti… El saludo hoy es la cruz, y en ella la Palabra, callada, y en ella la Vida, muerte, y en ella la Bendición, maldita, y en ella quien perdona, castigado, quien salva, condenado, quien se anuncia Hombre Nuevo, hecho tronco de los viejos.
  • 146. 91
  • 147. ¿Qué mal ha hecho? SÁBADO SANTOy descendió a los infiernos... extiende cada vez más? “Descendió a los infiernos”. Cristo ha sobrepasado la puerta de la soledad, Desierto ha tocado el fondo inalcanzable e insupera- ble de nuestra condición de Te invitamos a hacer hoy la oración soledad.desde el silencio, desde la soledad, des- Viene a la mente el Salmo 138de el fracaso, desde el desierto... cuando dice “…Si me acuesto en el abismo, allí te encuentro” Acostarse en el abismo nos habla bien a las claras de ese abandono abismal pero confiado, de una cierta pérdida de pie pero al mismo tiempo de la certeza de que en los abismos nos aguarda el abrazo de Dios descomunal. Acostarse en el abismo significa tam- bién adentrarnos experiencialmente en la dinámica de la propia revelación de Dios. Si Jesucristo es la mejor «fotografía» de Dios, la plasmada en grano fino y «kodakcolor especial», qué duda cabe que el descenso señala una peculiar forma de autoidentificación de Dios; ese Dios que se encarna, que se hace uno de tantos, que se pone a la cola de los pecadores. Dios, en suma, que sólo puede ascender para sentarse cómodamente a la dere- cha del Padre porque previamente des- cendió a los Reflexión infiernos. ¡Vana pretensión la nuestra tantas Sábado Santo: día de la sepultura de ve- ces, aspirar a contemplar el rostro deDios. ¿No es acaso, de forma impresio- Dios cara a cara, sin habernosnante, nuestro día? ¿No crees que estos comprometido a seguirlo en eltiempos parecen ser un gran Sábado San- abajamiento! Pretender encontrarnosto, de la de la ausencia de Dios en el que con él, sin haberlo descu- bierto enincluso los discípulos experimentan un tantos rostros de los habitantes de losvacío que aletea en el corazón, que se abismos.
  • 148. 92
  • 149. Oración Este sábado no es como otros. ¿Qué quieres que haga? Algo ha cambiado radicalmente. El velodel Templo se rasgó hace poco, brutalmen- Párate a contemplar a Jesús cadáverte, dejando al descubierto al Santo de los en la tumba. A contemplar ese descensoSantos. a los infiernos. El Templo ya no está en su lugar. Escucha los sentimientos que ¿Qué no habría hecho en aquella hora aparecen en ti. ¿Qué brota de tude tinieblas el amor de algunos, entre ellos corazón?el de María, para que Jesús fuera arran- ¿A quiénes conoces que están en loscado de la muerte? infiernos? ¿Alguno ha presentido la densidad de ¿Por qué han llegado allí?vida que colma este cadáver y esta tum-ba, donde incluso la noche es un crujido devida y de savia que fluye? Oración final Deja que brote tu oración en silencio 93

×