Your SlideShare is downloading. ×
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
01.fuertes,mª c (2010)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

01.fuertes,mª c (2010)

623

Published on

La Cerámica Medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función

La Cerámica Medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
623
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
30
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. María del Camino Fuertes Santos
  • 2. Rosario Torres RuizConsejera de CulturaIsabel Muñoz DuránViceconsejera de CulturaLidia Sánchez MilánSecretaria General de Políticas CulturalesGuadalupe Ruiz HerradorDirectora General de Bienes CulturalesCOORDINACIÓN DE LA EDICIÓNDirección General de Bienes CulturalesServicio de Investigación y Difusión del Patrimonio HistóricoViceconsejería de CulturaServicio de Información y DifusiónPRODUCCIÓNJUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de CulturaEmpresa Pública de Gestión de Programas CulturalesUnidad de Programas de ColaboraciónDiseño, maquetación e impresión:Tecnographic, S.L.Edita: JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura© de la edición: JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura© de los textos y fotos: sus autoresI.S.B.N.: 978-84-8266-976-2Depósito Legal: SE-1048/2010
  • 3. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónPREÁMBULOLa monografía que aquí se presenta expone un amplio elenco de formas cerámicas de época me-dieval recuperadas, casi en su totalidad, en el yacimiento de Cercadilla, si bien algunas de ellasproceden de Córdoba capital y de la provincia. El estudio de la cerámica, que por el momento cul-mina en esta publicación, ha servido para aquilatar las distintas fases cronológicas de este amplioperíodo, muy bien documentado en Cercadilla, lo que además ha servido, entre otras cuestiones,para entender con mayor precisión la complejidad histórica de este yacimiento.La investigación no se puede dar por finalizada ya que, a pesar de la destrucción efectuada sobreel yacimiento para llevar a cabo la construcción de la estación de ferrocarriles, una buena parte delmismo sigue oculta. Los proyectos arqueológicos que en el futuro se lleven a cabo, permitirán ircompletando esa imagen e ir conociendo con mayor detalle las transformaciones urbanísticas yhumanas de este importante espacio de la Córdoba antigua.La obra se presenta en dos formatos distintos, uno en forma de libro tradicional y otro en soportedigital. Debido al número, importante, de material cerámico estudiado, se ha considerado oportu-no no plasmar en el papel la descripción detallada de todas las variantes y subvariantes de los tiposni exponer, tampoco, los dibujos de todas ellas que, con el resto del estudio, sí está recogido en elCD. La paginación de la publicación es distinta según el formato. Se mantiene, eso sí, el mismoorden de las figuras en ambos soportes.Este estudio forma parte de otro más amplio que constituyó mi Tesis Doctoral, que con el títuloLa ocupación medieval de la Zona Arqueológica de Cercadilla, Córdoba. Siglos VII-XIII, defendí enla Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, en Octubre de 2005. Durante el tiempo transcurridodesde entonces hasta su publicación han visto la luz nuevos estudios sobre cerámica cordobesa, quehe preferido no incluir por alterar lo menos posible la estructura del trabajo original, ya que, porotra parte, sus conclusiones no afectan en gran medida a las obtenidas en éste. Es por tanto que labibliografía utilizada para llevar a cabo la investigación y que en el capítulo final enumeramos, esla que se usó hasta ese año: 2005.Este libro constituye la última etapa de una labor que comenzó prácticamente al inicio de las exca-vaciones en el yacimiento de Cercadilla, momento en el que me hice cargo del estudio del materialcerámico medieval que se iba recuperando en el transcurso de esas intervenciones.Su término ha sido posible llevarlo a cabo gracias al apoyo y ayuda del que ha constituido el equi-po responsable de las investigaciones en el yacimiento a lo largo de todos estos años: arqueólogos,antropólogos, biólogos, dibujantes y topógrafos a los que quiero expresar mi agradecimiento y, deentre ellos, al que fue el impulsor de estas investigaciones, el Prof. Dr. Rafael Hidalgo. Asimismoquiero desde aquí agradecerle a mi compañera, Dña. Laura Ortiz, su colaboración durante la in-formatización final del aparato gráfico.Quiero dejar constancia de mi reconocimiento al Prof. Dr. Alberto Canto, quien se ha ocupadodel estudio del material numismático andalusí de Cercadilla, y que, con gran generosidad, se haprestado siempre a responder y resolver todas y cada una de las muchas preguntas y dudas quehan ido surgiendo a lo largo de estos dieciséis años. También quiero agradecer a las Profas. Dras.Ana Labarta y Carmen Barceló, su constante colaboración y ayuda para interpretar y resolver losmensajes epigráficos en árabe cúfico o cursivo, de los materiales cerámicos y de los demás objetos 3
  • 4. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónmuebles recuperados en Cercadilla. De igual modo debo expresar mi gratitud a los miembros delSeminario de Arqueología de la Universidad de Córdoba, por su disposición a ayudarme siempreque se lo he solicitado y, en especial, a los Profes. Drs. Carlos Márquez y Ángel Ventura.De igual manera mi agradecimiento por todas sus correcciones, indicaciones y sugerencias a losProf. Drs. Manuel Acién, Juan Carlos Castillo, Helena Catarino y Sergio Martínez, al igual queal Dr. Antonio Vallejo, quien, además, me ha facilitado el acceso a los recursos con que cuenta elConjunto Arqueológico de Mad nat al-Zahr y que me resultaban especialmente necesarios.La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha sido la institución valedora de este yaci-miento y el único apoyo de las investigaciones en Cercadilla. Gracias a ella una parte importantedel mismo se ha conservado y una parte, menor, puede ser visitada. Por todo ello no quiero dejar deagradecer al personal de esta Consejería y de la Dirección General de Bienes Culturales el interésmostrado, no solo hacia el yacimiento, sino, también, hacia mi persona.Un trabajo como el a continuación someto a crítica del lector, con tantos años de trabajo detrás,no se hace sin ayuda, ideas, crítica y comentarios de otros compañeros y/o amigos, facilitados enreuniones, congresos y jornadas. Citarlos uno por uno sería exagerado y posiblemente injusto porlos no nombrados. A todos los que me han ayudado a ordenar las ideas y a aquilatar las hipótesis,gracias. Todas las equivocaciones plasmadas en el texto son exclusividad mía.Por último, quiero dar las gracias por toda la ayuda y apoyo prestado, a los miembros del Seminariode Arqueología de la Universidad Pablo de Olavide y, muy especialmente, a la Profa. Dra. PilarLeón, por haber querido y sabido conducir este trabajo a su culmen final.4
  • 5. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónCAPÍTULO I.INTRODUCCIÓN, METODOLOGÍA E HISTORIA DELA INVESTIGACIÓN.I.1.- Introducción. La secuencia estratigráfica delyacimiento arqueológico de Cercadilla.Una de las más relevantes particularidades que caracterizan al yacimiento de Cercadilla es susecuencia estratigráfica, ya que ésta se desarrolla en un amplio arco temporal que abarca desde elsiglo I a. C. hasta el siglo XIII (Planos 1 y 2).Si bien esta secuencia cronológica es ya de sobra conocida, pues ha sido estudiada y publicada endiversas ocasiones, creemos que no está de más comenzar con una revisión general de la misma, amanera introductoria, para, posteriormente y ya con profundidad, adentrarnos en el tema objetode nuestro estudio: la ocupación de Cercadilla durante el período medieval a través de los mate-riales cerámicos recuperados.Los primeros vestigios que nos acercan al inicio de la ocupación histórica del yacimiento deCercadilla, se corresponden con los restos de una urna cineraria, adscrita a un enterramientoinfantil, fechada entre la segunda mitad del siglo I a. C y la primera mitad del siglo I d.C. Sibien es el único elemento disponible de estas características, son más abundantes los restosreutilizados y recuperados in loco de inscripciones funerarias de época altoimperial, lo que noshabla del uso del perímetro urbano de Colonia Patricia, y en concreto de este área, como zonade necrópolis1.El uso funerario se abandonó en un momento indeterminado del siglo I d. C, ya que sobre estazona se construyó una villa cuya vida se prolongará hasta el siglo III, momento en el que se arrasarápara llevar a cabo la construcción del palacio imperial tetrárquico2 (Plano 3).Será a finales del siglo III cuando se lleve a cabo la edificación del palacio imperial terárquico,organizado en torno a un criptopórtico semicircular, constituido por una galería semisubterránea,con bóveda de medio cañón. Esta galería, de cuatro metros de altura y cuatro metros y medio deanchura, describe un recorrido total que supera los ciento cincuenta metros de longitud.Es el criptopórtico el elemento que proporciona cohesión a todas las amplias salas que configuran elmonumento. Para la construcción de dichas salas, dispuestas en forma radial en torno a la galería, seaplicaron primordialmente dos modelos: la planta basilical, muy vinculada a la arquitectura imperialdel momento, y la planta triconque, caracterizada por la incorporación de tres ábsides en la cabecera.El uso de estos modelos y la configuración general del conjunto, así como la fábrica utilizada para sumaterialización -hormigón con revestimiento de opus vittatum mixtum-, permiten asegurar que el ar-quitecto responsable de esta obra estaba vinculado al emperador y a la arquitectura que, en el momentode la construcción, se estaba creando al servicio del poder en las grandes capitales del Imperio.1 Sobre este tema HIDALGO, 1997b; HIDALGO et alii, 1994, 43; 1995a, 37-38; GARCÍA MATAMALA (2002) hallevado a cabo un estudio tipológico de la urna cineraria.2 La villa altoimperial de Cercadilla ha sido tratada en HIDALGO 1997b; 1997c; HIDALGO y MORENO, 1996;HIDALGO et alii, 1994, 41-45; 1995a, 37-39. Un estudio monográfico sobre la misma en MORENO, 1997 5
  • 6. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónEl monumento constituye un caso único entre los múltiples ejemplos de la arquitectura romanallegada hasta nosotros. La información hasta ahora recuperada mediante las excavaciones, permiteplantear que el complejo está vinculado en origen a la estancia de Maximiano en Hispania, entrelos años 296-297 y al proceso de descentralización de las sedes imperiales tetrárquicas desde suenclave tradicional, en la Urbs, a zonas periféricas del Imperio3.En lo referente a la ocupación del yacimiento en época medieval, se han podido diferenciar, agrandes rasgos, al menos cuatro grandes momentos:1.- Desde la Antigüedad Tardía al nacimiento de al-Andalus (siglo VI - 1er. tercio siglo VIII).A partir del s. VI d.C., parte del antiguo palacio romano se reutilizó como centro de culto cristiano,para convertirse en la que posiblemente constituiría la basílica martirial de San Acisclo. En tornoa dicha basílica se concentró una importante necrópolis cristiana que perdurará hasta el final delcalifato (Plano 5).Durante este amplio período se llevó a cabo el desmonte de gran parte del edificio romano. Elinterior del criptopórtico fue utilizado como refugio ocasional y, a veces, como alojamiento estable.De este momento se ha recuperado un importante elenco cerámico que nos ratifica el uso de esteárea como asentamiento doméstico.2.- Emiral (1er. tercio del siglo VIII – primera mitad del siglo X).Alrededor de la iglesia cristiana y de la necrópolis a ella asociada se agruparon gentes practicantesde esta religión. Las huellas constructivas y urbanísticas de su asentamiento han sido casi borradastras la expansión urbanística califal, pero su paso por Cercadilla ha quedado constatado a través dela cerámica que utilizaron para desempeñar las tareas domésticas.3.- Califal (2ª mitad del siglo X- primeros años del siglo XI).Ya en época califal gran parte del yacimiento fue ocupado por uno de los extensos arrabales que rodeabanal recinto amurallado de la ciudad. En él ha sido posible documentar, hasta el momento, cuarenta de lascasas que lo conformaban, además de edificios de carácter público y una buena parte de su trama viaria.La tipología general de las casas de este barrio responde -salvo variaciones particulares de cada unade ellas-, al esquema general de viviendas califales documentadas ampliamente en Córdoba y en otrasáreas peninsulares, conformado por una serie de crujías de diferentes dimensiones que se organizabanen torno a un patio. Algunas de las casas estaban rodeadas por espacios no construidos, a veces reco-rridos por redes de canalizaciones. Es muy posible que estos espacios fuesen utilizados como huertos.Es al final del período califal cuando observamos el abandono paulatino del arrabal de Cercadi-lla. Ello nos induce a considerar como causa de ese abandono, al clima de inseguridad que debióacompañar a la guerra civil cordobesa del año 1010.4.- Siglo XII.Esta ocupación, que podemos situar en el s. XII, sólo se produjo en una zona muy concreta delyacimiento. Está definida por un asentamiento de carácter agrícola e industrial, tal vez vinculado a3 Para adentrarse en el conocimiento del conjunto palatino de Cercadilla HIDALGO, 1996a; 1996b; 1996c; 1997a;1997b; 1998; 1999a; 1999c; 2004; 2007; HIDALGO y VENTURA, 1994; HIDALGO et alii 1993; 1994; 1995a; 1995b;1995c; 1996.6
  • 7. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónla producción de aceite, y con un horno que, quizás, estuvo destinado a la fabricación cerámica. Asu alrededor sólo se extendían ruinas y tierras de labor.De momentos posteriores, tras la toma de la ciudad por las tropas cristianas, contamos con unenterramiento aislado que hay que relacionar con la reocupación de la instalación industrial, frutode los repartos efectuados tras la llegada de los nuevos ocupantes. El resto de la superficie del ya-cimiento estaba cubierta por rellenos sedimentarios de cronología moderna, muy alterados por lasuperposición urbanística contemporánea.I.2.- Objetivos y Metodología.I.2.1.- Objetivos.El objetivo principal de este trabajo ha sido la elaboración de una sistematización tipológica delas formas cerámicas de época medieval del yacimiento de Cercadilla, con el fin de que, a partir desus características morfológicas y, en algunos casos, decorativas, se pueda determinar con precisiónel arco cronológico en el que se fabricaron. De esta manera, nos adentraremos en el conocimientodel tipo de población que ocupó este solar cordobés durante el período medieval. El resultado finalha sido la creación de un único corpus cerámico en el que han quedado agrupadas, clasificadas yfechadas, la mayor parte de las formas cerámicas medievales recuperadas en Cercadilla.Desde que nos vinculamos científicamente a este yacimiento, nuestra investigación ha girado,sobre todo, alrededor de la ocupación medieval del mismo, centrándonos, con más detenimiento,en el estudio de la cerámica de este período. Con su análisis hemos podido discernir, con mayorclaridad, diferentes fases cronológicas dentro del gran período medieval y de este modo cubrir,en la medida de lo posible, el vacío de información existente en Córdoba con respecto a estetema de investigación.No se puede hablar de cerámica, ni de ningún elemento mueble relacionado con la vida coti-diana, sin tener en cuenta el contexto en el que se ubicó. La cerámica sirvió para llevar a cabotareas domésticas propias de la vida corriente de las familias, y sus formas y decoraciones son, enmuchos casos, las claves para determinar el ciclo cronológico en el que se desenvolvieron. Nues-tro afán ha sido siempre el de verificar el ambiente estratigráfico en el que se inscribió toda esacerámica, independientemente del modo de fabricación de la misma y sin dejarnos tentar porla complejidad de algunas de las decoraciones, o por la de algunas de las técnicas alfareras conlas que se elaboró. Por tanto, a la hora de enfrentarnos a su estudio, hemos aplicado el mismométodo de trabajo tanto al simple fragmento de olla quemado, como al más precioso ataiforfabricado en verde y manganeso. Ello nos ha permitido hacer frente al amplio período históricoque hemos analizado y a la interpretación de cada una de las fases documentadas.Según lo antedicho y aun cuando el núcleo de este trabajo es la sistematización tipológica de lacerámica, esta se inscribe en un contexto histórico-arqueológico concreto con el que se relacionay que a continuación explicamos brevemente.I.2.2.- El estudio de la ocupación doméstica del yacimiento de Cercadilla.Nuestro trabajo comienza a partir del momento crono-estratigráfico en el que se observa la ausen-cia definitiva de materiales cerámicos africanos en Córdoba (FUERTES e HIDALGO, 2003b). 7
  • 8. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónGracias al análisis minucioso de la estratigrafía, los estudios arquitectónicos y urbanísticos y a laobservación meticulosa de los materiales muebles, hemos podido diferenciar entre los siglos VII –XIII, diferentes fases cronológicas4.• Preislámica: siglo VII- principios del siglo VIII.• Emiral: • Emiral antiguo. 1er. tercio siglo VIII- 2º tercio siglo VIII. • Emiral indeterminado. Siglos VIII – IX. • Emiral de transición. Siglo IX – principios siglo X.• Califal. Mediados del siglo X – principios del siglo XI.• Abandono califal. Siglo XI.• Siglos XI-XII.• Siglo XII.• Siglo XII – principios del siglo XIII.• Siglos XIII-XIV.Para llevar a cabo el estudio de la cerámica hemos aplicado un método de trabajo, que establecimosal comienzo de nuestra investigación y que ha consistido en la observación y estudio de la cerámicafragmento por fragmento.Los materiales escogidos para la ejecución de esta sistematización proceden de diferentes con-textos fechados entre el siglo VII y los primeros años del siglo XIII. Estos contextos los hemospodido aislar, desde el punto de vista cronológico, gracias a los criterios estratigráficos, al estudiode la cerámica y al análisis numismático –en el caso de que ello fuera posible-.Fase Preislámica. Siglo VII - principios del siglo VIII.Aplicamos el término preislámico cuando nos referimos a niveles arqueológicos en los que se ob-serva la ausencia total tanto de sigillata africana como de cualquier tipo de cerámica fina romana,así como de cerámica claramente islámica. Esta etapa abarcaría el siglo VII y los primeros años delsiglo VIII, antes de la llegada de las tropas musulmanas.Los materiales pre-islámicos, encuadrados por nosotros entre los siglos VII y VIII, en momen-tos previos a la conquista de Córdoba o en los inicios de esa conquista, se recuperaron, funda-mentalmente, en distintos niveles de ocupación de la galería subterránea del criptopórtico. Esasecuencia estratigráfica, nos ofreció una evolución continuada de la ocupación desde el sigloIV hasta el siglo X, pero con marcados hiatus temporales, edilicios y ocupacionales, que per-mitieron, junto al estudio exhaustivo de la cerámica, establecer, siempre con cautela, “fronteras”cronológicas precisas5.La idea de exponer y tipificar estos materiales pre-islámicos, parte de la necesidad de identificara este grupo cerámico, por ser mal conocido y, sin embargo, sumamente importante. Estos frag-mentos son los modestos representantes de un complejo momento histórico en el que la antiguaciudad romana fue transformándose y adaptándose a unos nuevos modelos de vida, que se vieronbruscamente alterados tras la llegada de las tropas musulmanas.4 La evolución urbanística del área de Cercadilla en HIDALGO y FUERTES 2001 y FUERTES e HIDALGO, 2002.5 El estudio de la secuencia ocupacional del criptopórtico y de los materiales cerámicos a ella asociada en HIDALGO etalii, 1996 y en FUERTES e HIDALGO, 2003b.8
  • 9. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónEs en este momento cuando se observa la total ausencia de materiales romanos fabricados enproducciones de cerámica fina, tanto de africanas como de Terra Sigillata Hispánica TardíaMeridional o de otros productos importados. Asimismo, también se percibe la desaparición delos recipientes que se habían estado fabricando hasta este momento imitando a la CerámicaTosca Tardía. Aparecen nuevos modelos cerámicos, muchos de ellos herederos de las formasantiguas y, en algunos casos, producciones de peor factura. Comienzan a proliferar nuevasformas, que seguirán siendo modeladas en la etapa siguiente, y temáticas decorativas que, másadelante, desaparecerán por completo.Los materiales cerámicos pre-islámicos estudiados proceden en su mayor parte del interior dela galería romana.Fase emiral.Hemos podido aislar al menos tres etapas asociadas a esta amplia fase histórica:■■Emiral temprano. 1er. tercio siglo VIII – 2o tercio siglo VIII.:Esta fase sólo la hemos detectado en el interior del critopórtico. Se trata de un gran muladar, demás de 10 metros de longitud y 4,5 metros de anchura (la anchura total de la galería) con una al-tura de más de 0,8 metros, del que se recuperaron más de diez mil fragmentos cerámicos, la mayorparte de ellos atípicos o galbos. Este muladar se disponía bajo niveles estratigráficos fechados du-rante el período emiral, eso sí, en un momento inconcreto de los siglos VIII y IX, y se superponíaa niveles pre-islámicos. Su situación estratigráfica, el análisis formal y decorativo de los recipientesy la recuperación de varios feluses han sido las claves para determinar esta etapa.■■Emiral indeterminado. Siglos VIII - IX:Ningún dato estratigráfico claro nos permite fechar con más exactitud este amplio momento histó-rico, localizado, en la mayor parte de las ocasiones, entre los niveles estratigráficos y las estructurasromanas y las califales.Una parte de la cerámica asociada a este momento procede de basureros y muladares en los que sepercibe una presencia abrumadora de formas cerámicas nuevas, distintas a las de momentos prece-dentes e, igualmente, muy distintas a las de época califal. Estos basureros aparecen bajo los rellenos denivelación de las casas califales y están asociados a una ocupación doméstica de la que no nos quedanmás que escasas huellas, debido al arrasamiento que supuso la superposición urbanística califal.En menor medida se han seleccionado piezas recuperadas en niveles de sedimentación más lenta,formados por el paso del tiempo y por su uso continuado, que no están asociados a estructuras dehabitación. En ellos se excavaron muchas las tumbas mozárabes y gran parte de los pozos de ba-sura a los que anteriormente hemos aludido. Algunos niveles forman parte de los caminos y todosellos se localizan bajo el arrabal califal.Una parte de la cerámica se recuperó del interior de la galería del criptopórtico, asociada a variosmomentos de ocupación muy concretos. 9
  • 10. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónCasi todo el elenco recuperado se fabricó en cerámica común, si bien hemos constatado la existen-cia de algunos fragmentos y piezas vidriadas. Su presencia es muy escasa y su aparición se puedefijar entre mediados y/o finales del siglo IX.■■Emiral de transición. Siglo IX – principios siglo X:La cerámica de esta etapa se rescató de dos pozos de basura en los que se habían arrojado mate-riales fabricados de manera tradicional que convivían con materiales más modernos. Suponemosque esas formas se elaboraron, se usaron y se desecharon en esta fase difícil de detectar, en la quese aprecia como la tradición alfarera se va amoldando a las nuevas modas. Estas modas son las quedarán paso al verde y manganeso y a la producción vidriada cordobesa.El mayor cúmulo de referencias sobre las etapas tardoantigua y emiral se vincula con la basílicacristiana y con la necrópolis a ella asociada. Por otra parte, es la ocupación doméstica la que, enrealidad, se relaciona con la cerámica, ya que la de carácter cultual apenas ha dejado rastro en elregistro material6.Fase califal. Mediados del siglo X – principios del siglo XI.Los materiales califales susceptibles de ser tipificados se han recuperado en distintos niveles deuso y ocupación.El grueso de materiales procedía de un relleno que colmataba parte de una de las galerías sub-terráneas, que se abrían bajo la zona residencial del palacio romano. Sobre este área se levantabauna vivienda, uno de cuyos muros maestros cortaba al relleno en cuestión. Sobre los pavimentosde este edificio se documentó un ataifor en verde y manganeso de base plana y borde redondeado(tipificado por nosotros como tipo 7), muy presente en Cercadilla y en Mad nat al-Zahr ’ Estacasa se enmarcaba en un paisaje caracterizado por la presencia de grandes viviendas organizadasen torno a calles y plazas.Algunas de las piezas proceden de varios pozos de basura asociados al uso continuado de las casasdel arrabal. Algunos de ellos eran antiguos pozos de agua, reutilizados una vez que se quedabansecos o se contaminaban (debido a la presencia cercana de pozos ciegos asociados a las letrinas).Otros materiales se recuperaron sobre los pavimentos y los niveles de uso de las casas delarrabal califal.Por otro lado ciertas piezas se encontraron en las zanjas de cimentación de los muros de lascasas del arrabal, así como en varios de los rellenos de nivelación asociados a los suelos dedichas casas.Son, en definitiva, diferentes niveles y estratos relacionados con el barrio de época califal que seextiende por todo el yacimiento de Cercadilla7.6 Sobre la iglesia cristiana y la necrópolis HIDALGO 1999b; 2000; 2002; 2005. Sobre la necrópolis cristiana RUIZ yGARCÍA 1996/7; ORTIZ 2002; 2003a; 2003b y más recientemente FUERTES, RODERO y ARIZA, 2007.7 Analizado con detalle en FUERTES, 1997; 2002b; 2007a (e.p.); FUERTES e HIDALGO, 2003b; FUERTES, RO-DERO, ARIZA, 2007; CASTRO, 2005.10
  • 11. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónAbandono califal. Siglo XI.El abandono de las viviendas del arrabal califal se ha documenta, también, durante esta fase. Con-sideramos, por tanto, que ese abandono bien pudo estar en relación con la Fitna, la guerra civilcordobesa del año 1010.Algunas de las piezas las hemos documentado en los rellenos de abandono de las casas califales asícomo en los niveles de derrumbe de los tejados.Un conjunto de pocas piezas, pero de gran calidad, se localizó en un espacio de habitación de unacasa califal, en el interior de una fosa que se había hecho cortando a los niveles de ocupación ynivelación y bajo el derrumbe de los tejados.Debemos dejar constancia de que al producirse el abandono de las viviendas y en general de toda lazona, durante este siglo y no tener documentada ocupación alguna asociada a este momento, a ex-cepción de muy pocos ejemplos, no existen en Cercadilla las producciones y series cerámicas pro-pias de esta etapa. Ello nos impide completar la seriación cerámica y nos imposibilita determinarcon total precisión el momento de aparición de algunas de las familias o tipos cerámicos asociados,claramente, a nuestra estratigrafía del siglo XII. De hecho Acién (2001a, 508; 2003, 440) comentaque la mayor abundancia de formas cerámicas se alcanza durante el siglo XI, relacionándola conuna proliferación de estilos y alfares locales, lo que, por otra parte, y como el mismo investigadorindica, ha dado pie a que el siglo XI se haya convertido en un “fondo de saco” donde incluir a todaslas piezas que no encajan fácilmente con tipologías mejor definidas de momentos anteriores.Siglos XI-XII.La cerámica de este momento procede de rellenos de colmatación lenta formados sobre las casascalifales. Estos rellenos no tienen relación con niveles de habitación.Siglo XII.La cerámica del siglo XII se recuperó en un área en donde se ubicaba lo que nosotros hemos iden-tificado como una instalación agrícola e industrial (FUERTES, 2006). Los materiales procedende distintos niveles asociados con este establecimiento y su estudio ha permitido concluir que seconstruyó, se habitó y se abandonó durante el siglo XII, sin que se pueda ajustar con mayor preci-sión cada una de esas fases.Una parte de los mismos se recuperó en los rellenos aportados para nivelar toda el área antes deproceder a la edificación de las distintas construcciones, y en el interior de las zanjas de cimenta-ción de los muros que las conformaron.No obstante la mayor parte de la cerámica procedía de los basureros abiertos en las inmediaciones, asícomo de rellenos vertidos con la intención de colmatar zonas abandonadas durante el uso de la alquería.Otras piezas, como las tinajas, se localizaron in situ. Estos grandes recipientes se enterraron par-cialmente en los suelos de varias de las habitaciones. En algunos casos se hallaron en su interiorjarros que se debieron utilizar para favorecer su vaciado. 11
  • 12. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónSe recuperaron materiales en los rellenos de abandono y derrumbe de las distintas unidades cons-tructivas. Determinados materiales se localizaron en los rellenos de colmatación de las letrinas.Siglo XII – principios siglo XIII.Los materiales asociados a esta cronología proceden de un basurero abierto sobre los niveles desedimentación medievales que colmataban las cryptae situadas bajo las estancias de habitación delconjunto palatino.En este basurero, que presentaba una única matriz arcillosa, se recuperó un elenco cerámico muyhomogéneo, caracterizado por mostrar una serie de características formales y decorativas distintasde las observadas en otras zonas del yacimiento. Dentro de este conjunto convivían produccionesy decoraciones características tanto del siglo XII como del siglo XIII. La inexistencia de decora-ciones y producciones cristianas y la existencia de decoraciones y producciones islámicas, han sidolas claves que nos han llevado a asegurar que estos materiales se usaron antes de la conquista de laciudad por parte de las tropas cristianas.Siglo XIII-XIV.Los niveles arqueológicos de estos momentos son rellenos de sedimentación lenta en los que sedocumentan escasos materiales, entre los que destacan algunos fragmentos de loza blanca conazul y cerámica vidriada ezn verde oscuro y marrón. Estos rellenos han sido, por lo general, muyafectados por la infraestructura de las construcciones contemporáneas8 y por las labores agrícolas.Cuando los hemos detectado inalterados no han aportado materiales cerámicos susceptibles de sertipificados, a excepción de cinco piezas que sí hemos incluido en este trabajo.I.2.3.- El estudio de la cerámica.Una vez recuperado y separado el material objeto del estudio, se procedió a su análisis formal yestilístico, pieza por pieza y fragmento por fragmento. Para ello se diseñó una ficha de trabajo en laque se establecían una serie de subdivisiones en las que señalamos los diferentes aspectos formales,técnicos y decorativos de cada uno de los fragmentos seleccionados9.A medida que se iba realizando la clasificación por fragmentos, se fueron seleccionando las piezasque presentaban rasgos susceptibles de ser tipificados, piezas que se dibujaron y se describieron. Elprimer paso que seguimos para la elaboración de la sistematización, fue el reconocimiento de unaserie de características formales que nos indicaron la existencia de 35 familias cerámicas, con particu-laridades suficientemente personalizadas como para permitir su diferenciación. Asimismo, cada unade las familias poseía rasgos comunes que permitían unificar a todos y cada uno de sus miembros.Gracias a la riqueza formal de la cerámica medieval se pueden diferenciar diversos grupos de reci-pientes en gran parte de las familias cerámicas, establecidos a partir de una serie de variables mor-8 Esta infraestructura se relaciona, casi siempre, con la antigua estación de ferrocarril de Córdoba sobre la que se levantala actual estación de RENFE, y con unos depósitos de hidrocarburos de la empresa CAMPSA. La zona noreste del ya-cimiento también fue alterada por la cimentación de una fábrica de productos esmaltados.9 Las dimensiones del yacimiento de Cercadilla (en torno a ocho hectáreas) obligaron a su excavación por sectores.Hasta el momento se han llevado a cabo excavaciones en 22 sectores distintos. Los materiales estudiados proceden de lossectores 1, 2, 4, 7, 9, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 20, 21 y 22. El método aplicado para el estudio de las piezas cerámicas enFUERTES, 2002, 19.12
  • 13. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónfológicas distintas de los rasgos más generales que caracterizan a esas familias. Cada uno de esosgrupos se identifica con el término tipo. En cada uno de los tipos se han observado peculiaridadesespecíficas que nos llevan a distinguir el grupo de los subtipos. A partir de los tipos, o en su casode los subtipos, se han clasificando todos aquellos recipientes con características susceptibles de seranalizadas, que han quedado señaladas en los apartados de las variantes y de las subvariantes. Esuna tipología alfanumérica que, en ningún caso, pierde de vista el nombre que tradicionalmente seviene otorgando a cada una de las familias y series cerámicas, ya que ese nombre facilita en granmedida el uso, no sólo de ésta sino de cualquier tipología cerámica. Por regla general, las voces“ataifor”, “botella”, “candil” o “vaso” se reconocen con facilidad, mientras que resulta más compli-cado y farragoso reconocer las familias 3, 8, 9 y 12 de Cercadilla, por carecer de coincidencia consus equivalentes de otros yacimientos. Esas voces han sido clasificadas por Rosselló-Bordoy, a cuyaobra El nombre de las cosas en Al-Andalus: una propuesta de terminología cerámica remitimos, sin perderde vista lo que la Real Academia Española opina al respecto. En todo caso, el debate terminológicono es un ámbito en el que nosotros nos adentraremos ya que se aleja de nuestro objetivo prioritario,que es el estudio de la cerámica asociada a la ocupación medieval de Cercadilla, pero nos queda-mos con lo que Acién (1994) sostiene al respecto “(...) el resto de arqueólogos afinen y contrasten cadavez más sus respectivas tablas locales, pero éstas han de quedar integradas en una terminología común, locontrario es mixtifori y acientífico”En el conjunto global de fragmentos y piezas estudiado se ha podido diferenciar, hasta el mo-mento, un elenco formado por 35 familias cerámicas. Cada una de las familias ha sido analizadacon detenimiento, teniendo en cuenta la técnica con la que fue elaborada, la producción en quese fabricó, la cocción a la que se sometió, la funcionalidad para la que fue creada, etc. Asimismo,hemos intentado rastrear la dispersión de cada una de las familias y de los tipos que las definen porel territorio de al-Andalus, desde la Meseta Norte hasta el sur de la Península y desde la zona másoccidental hasta el Levante.En algunos casos hemos traspasado las fronteras peninsulares, aunque el carácter artesanal de estacerámica hace dificultosa la búsqueda de paralelos fuera de su territorio más inmediato. Y es queen muchos casos, tras una apariencia similar se esconden diferentes pastas, técnicas, cocciones yacabados, que indican la existencia de producciones locales que imitan a modelos procedentesde las áreas de mayor influencia. En otros casos son los propios materiales cerámicos los que setrasladaron de unas zonas a otras y en muchas ocasiones, determinados tipos de recipientes fueronfabricados hasta la saciedad, en casi todos los núcleos poblacionales, debido a la efectividad y fun-cionalidad de las formas en cuestión (es el caso de muchas de las ollas, de los lebrillos, sobre todolos de tipo 1, de gran parte de las tapaderas, etc.), por lo que rastrear su dispersión supone un tra-bajo desmesurado (en algunos casos ya realizado por otros investigadores a los que recurriremos)y cuya efectividad puede que, incluso, no sea la deseada, que es la de observar rutas de comercio,áreas de influencia o la de contrastar cronologías.En un capítulo aparte hemos recopilado todos y cada uno de los motivos decorativos que se dispu-sieron sobre las superficies cerámicas para su ornamentación, para al final ordenar las conclusionesderivadas de todo el trabajo. 13
  • 14. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónI.3. HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN.Poco podemos aportar a lo ya detallado en el trabajo que en su día llevamos a cabo para la cerá-mica califal y en el que hicimos un recorrido por las distintas publicaciones que sobre cerámicamedieval se habían realizado para la ciudad de Córdoba (FUERTES, 2002, 20-22). Y es que,como ya dejamos apuntado en su momento, si bien los materiales cerámicos de época medieval-islámica recuperados en las numerosas intervenciones arqueológicas efectuadas en la ciudad sonmuy abundantes, su estudio es prácticamente inexistente. Por regla general los arqueólogos se hanconformado con hacer someras descripciones de los mismos, atribuyéndoles en algunos casos, unadeterminada cronología10, aunque lo más frecuente es que los vestigios documentados del períodoislámico se fechen en la etapa califal, sin que se aporte, en ningún caso, referencia alguna a losmateriales cerámicos o numismáticos rescatados. En algunos trabajos, los menos, se hace una des-cripción de las piezas cerámicas encontradas, de sus producciones y de los contextos estratigráficosen los que se localizaron, acompañándose, en algunas ocasiones, de dibujos de algunas de las piezasrecuperadas11. Esta carencia de estudios específicos, ha impedido ajustar con mayor precisión lascronologías a aquellos investigadores que sí han hecho el esfuerzo de estudiar los materiales12.A nuestro trabajo sobre la cerámica califal de Cercadilla, sucedió, en 2001, un estudio de la investi-gadora alemana A. Heidenreich sobre las importaciones de cerámica de lujo a la Península Ibérica,que se centraba, fundamentalmente, en las cerámicas importadas a Mad nat al-Zahr ’.En el mismo año y como parte de la exposición El esplendor de los Omeyas cordobeses se pre-sentó una visión general de la cerámica califal de Mad nat al-Zahr ’, a cargo de J. Escudero. Juntoa este trabajo se publicaron con detalle piezas cerámicas procedentes de varios yacimientos pero,sobre todo, Mad nat al-Zahr ’ y de la ciudad de Córdoba.En las excavaciones realizadas en el Teatro Romano de la ciudad (VENTURA et alii, 2002), sedocumentó un interesante elenco cerámico medieval, cuyo estudio se ha centrado, por el momento,en cinco piezas cerámicas. En concreto se trataba de una lamparilla tardoantigua, un fragmento dejarro o jarra con decoración esgrafiada –uno de los pocos ejemplos existentes en la ciudad- y variosrecipientes almohades, entre los que destacaban diversas fuentes sostenidas por varios pies –posi-blemente tres- y decoradas con las clásicas costillas. Estas fuentes o trípodes, se caracterizaban portener adornadas las bases con la estrella de David, por lo que se las ha relacionado con la poblaciónjudía cordobesa de los siglos XII-XIII (ibíd. 289-302).Recientemente Rosselló-Bordoy (2002a) ha elaborado una revisión historiográfica de los estu-dios centrados en la cerámica califal recuperada en Mad nat al-Zahr ’ . Su trabajo trata cues-tiones tales como la funcionalidad de los recipientes y otras que, a día de hoy, no están todavíaresueltas del todo, como son las referidas a los orígenes de la cerámica califal, a los centrosproductores y a las influencias que sobre aquella tuvieron la cerámica iraquí y china. Entreotras imágenes, su aportación presentaba un cuadro-resumen en el que quedaban recogidas lasdiferentes familias cerámicas conocidas en el Conjunto Arqueológico, la diversa terminología10 Este es el caso de IBÁÑEZ et alii, 1987, 113; BAENA, 1991; MARFIL 1997a, 83-86; 1993c, 155; LÓPEZ REY,1997, 120-121; 2001, 215-216; CAMACHO, 1998; HUNT, 2004.11 Como por ejemplo en MORENA, 1991; 1992; BAENA, 1991; GODOY, 1991; CARMONA, 1992; HIDALGO,1992; 1993; BERMÚDEZ et alii, 1991; SERRANO y CASTILLO, 1992; VENTURA y BERMÚDEZ, 1992; MARFIL1997b, 155; MORENO y COSTA, 1990; PENCO y MARFIL, 1993; CAMACHO et alii, 2001; MÁRQUEZ, 2004.12 Tal es el caso de los materiales recuperados en la C/ Terrones, en el barrio de San Basilio, fechados en época califal apesar de la existencia de formas características de épocas más recientes –como ollas y cazuelas carenadas, jarros/as de lavariante 2.1.B.3., tapaderas del tipo 1.B de Cercadilla, muy similares a las 6.1.B.2.1 y 6.1.B.2.2 y bases de ataifores conpies anulares muy desarrollados- (CARMONA 1998, lám. 3 y 4).14
  • 15. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónaplicada a las mismas según los principales autores dedicados a su estudio –Vallejo, Escudero,Camps, Cano y él mismo-, y las distintas funcionalidades otorgadas a cada una de ellas por partede estos investigadores.De 2003 son dos trabajos centrados en la cerámica medieval islámica cordobesa. En uno deellos se hacía un rápido análisis de la evolución formal de algunas de las familias cerámicas a lolargo de esa historia (FUERTES; MURILLO; LUNA, 2003a), mientras que en el otro se dabaa conocer un grupo de cerámicas almohades recuperado en las excavaciones llevadas a cabo enel conocido como Huerto de San Pablo o Palacio de Orive, en pleno corazón de la Axarquíacordobesa, barrio de expansión de la ciudad en época bajomedieval (FUERTES; MURILLO;LUNA, 2003b).De 2003 es la última aportación realizada por nosotros, junto a R. Hidalgo, sobre los materiales ce-rámicos tardorromanos y altomedievales cordobeses. Con este estudio se han dado a conocer, entreotros, materiales cerámicos visigodos de Córdoba. Materiales en su mayoría bien trabajados, sobretodo los destinados a la mesa, con formas y decoraciones características que permiten definir estosniveles tan difíciles de rastrear en esta ciudad, debido al gran desarrollo urbanístico experimentadodurante casi todas sus etapas históricas.Recientemente ha sido publicado el espectacular barrio califal conocido como “Casas del Naranjal”documentado en una de las zonas de expansión de la ciudad hacia el Oeste, hacia Mad nat al-Zahr ’ (CAMACHO et alii, 2004). Si bien en este trabajo se expone una lámina con 25 formascerámicas, pertenecientes a 9 familias diferentes, junto con un intento de clasificación tipológica,la parquedad del análisis realizado aporta pocas luces al conocimiento del ajuar cerámico de loshabitantes de la Córdoba medieval islámica. 15
  • 16. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónCAPÍTULO II.SISTEMATIZACIÓN TIPOLÓGICA DE LA CERÁMICAMEDIEVAL.Esta sistematización ordena el conjunto global de la cerámica medieval de Cercadilla y es unaampliación de la que en su día realizamos para los materiales de época califal del yacimiento(FUERTES, 2002). Con ella hemos pretendido no sólo llevar a cabo su clasificación, sino tambiénconseguir su comprensión formal, funcional y cronológica.Para la elaboración de esta tipología hemos considerado conveniente agrupar las formas endiferentes familias, en las que se han reunido piezas que presentaban similares o idénticas carac-terísticas morfológicas. Hasta el momento hemos llegado a distinguir un total de 35 familias, alas que se les ha atribuido una funcionalidad específica siempre que ello ha sido posible.Las familias se identifican con un número correlativo. De la misma manera se designan lostipos de cada una de ellas. Los subtipos quedan recogidos con una letra, mientras que lasvariantes se clasifican también con un número. En algunos casos las variantes presentan, asi-mismo, características susceptibles de ser resaltadas y tipificadas, por lo que se ha hecho ne-cesaria la creación de subvariantes que, de igual modo, se especifican a través de un número.En consecuencia el orden y jerarquía de la clasificación propuesta es: familia. tipo. subtipo.variante. subvariante.II.1.- LAS FAMILIAS CERÁMICAS.• Familia 1.- Ollas.• Familia 2.- Jarros/as.• Familia 3.- Ataifores y jofainas.• Familia 4.- Tinajas.• Familia 5.- Lebrillos.• Familia 6.- Tapaderas.• Familia 7.- Cazuelas.• Familia 8.- Botellas.• Familia 9.- Candiles.• Familia 10.- Braseros.• Familia 11.- Anafes.• Familia 12.- Tazas y/o vasos.• Familia 13.- Platos.• Familia 14.- Cuencos.• Familia 15.- Cangilones.• Familia 16.- Piezas de pequeño tamaño.• Familia 17.- ¿Fuentes destinadas a la presentación de alimentos?.• Familia 18.- Útiles de alfar: barras de alfarero y atifles.• Familia 19.- Recipientes destinados a la preparación de alimentos.• Familia 20.- Recipientes destinados a la presentación de alimentos, probablemente líquidos calientes.• Familia 21.- Orzas.• Familia 22.- Redomas.16
  • 17. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función• Familia 23.- Botes.• Familia 24.- Pipas.• Familia 25.- ¿Cazos destinados a la cocción de alimentos o al calentamiento de líquidos?.• Familia 26.- Tambores.• Familia 27.- Soportes para piezas cerámicas.• Familia 28.- Bacines.• Familia 29.- Cantimploras.• Familia 30.- Familia 30. ¿Macetas?.• Familia 31.- Familia 31. ¿Embudos?.• Familia 32.- Palmatorias/candeleros.• Familia 33.- Crisoles.• Familia 34.- Familia 34.• Familia 35.- Familia 35. Figuras zoomorfas.Estas familias acogen a formas directamente relacionadas con el menaje del hogar, así como reci-pientes cuya funcionalidad no se relaciona expresamente con las actividades domésticas. El primergrupo acoge a las ollas; a los jarros/as; a los ataifores y jofainas; a las tinajas; los lebrillos; las tapade-ras; las cazuelas; las botellas; los candiles; los braseros; los anafes; las tazas y/o vasos; los platos; loscuencos; las piezas de pequeño tamaño, ya sean juguetes o recipientes destinados a guardar especiasu otro tipo de productos; a los incluidos dentro de la familia 17 o probables fuentes destinadas ala presentación de alimentos; los recipientes de la familia 19, destinados a la preparación de ali-mentos; a los de la familia 20 o probables contenedores de alimentos -tal vez líquidos calientes-;las orzas; las redomas; a los de la familia 25 o probables cazos destinados a la cocción de líquidos;a los bacines; las cantimploras y a los de las familias 27 y 30; así como a los de la familia 31 -si sedemuestra finalmente que nos encontramos soportes para encajar piezas cerámicas- macetas y em-budos. Las piezas englobadas dentro de la familia 35 se relacionan igualmente con los ambientesdomésticos, ya sean las agrupadas dentro del Grupo 1, por cuanto en la mayor parte de los casosson juguetes, como las del Grupo 2 ya que son las bocas, de morfología caprichosa, de jarros/as,botellas, redomas, etc.En el grupo de formas cerámicas no destinadas, al menos en principio, al hogar, se encontraríanlos cangilones, las barras de alfarero y los atifles, los botes, tal vez usados para contener produc-tos no relacionados directamente con las tareas domésticas, las pipas, los tambores y los crisoles.Junto a estas formas, y dentro de este apartado, se agruparían aquellos elementos destinados a laconstrucción, es decir, las tejas, los ladrillos, los atanores, etc., que no hemos considerado necesarioincluir dentro de este estudio, por cuanto nuestra investigación se centra en los objetos cotidianoscerámicos que formaron parte del interior de las viviendas y de los edificios de la Córdoba medie-val, y no de los que sirvieron para construir esos edificios y sus infraestructuras. Desconocemos lafuncionalidad que tuvieron los recipientes agrupados dentro de la familia 34.Por todo ello y de forma general, podemos reunir a las distintas familias cerámicas en distintosgrupos según el ambiente doméstico, con el que, en principio, se relacionaron.• Cerámica de cocina. • Familia 1. Ollas. • Familia 7. Cazuelas. • Familia 11. Anafes. • Familia 19. Recipientes destinados a la preparación de alimentos. • Familia 25. ¿Cazos destinados a la cocción de alimentos?. 17
  • 18. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función• Cerámica de mesa. • Familia 2. Jarros/as. • Familia 3. Ataifores y jofainas. • Familia 8. Botellas. • Familia 12. Tazas y/o vasos. • Familia 13. Platos. • Familia 17. ¿Fuentes destinadas a la presentación de alimentos?. • Familia 20. Recipientes destinados a la presentación de alimentos, probablemente líquidos calientes. • Familia 22. Redomas.• Cerámica asociada a cualquier ambiente doméstico. • Familia 5. Lebrillos. • Familia 6. Tapaderas. • Familia 9. Candiles. • Familia 10. Braseros. • Familia 14. Cuencos. • Familia 16. Piezas de pequeño tamaño. • Familia 27. Soportes para piezas cerámicas. • Familia 28. Bacines. • Familia 29. Cantimploras. • Familia 30. ¿Macetas?. • Familia 31. ¿Embudos?. • Familia 32. Palmatorias / candeleros. • Familia 35. Figuras zoomorfas.• Cerámica de almacenamiento. • Familia 4. Tinajas. • Familia 21. Orzas.• Cerámica relacionada con actividades no domésticas. • Familia 15. Cangilones. • Familia 23. Botes. • Familia 24. Pipas. • Familia 26. Tambores.• Cerámica relacionada con actividades industriales. • Familia 18. Barras y atifles. • Familia 33. Crisoles.• Cerámica con funcionalidad desconocida. • Familia 34.Tras una introducción general al estudio de cada una de las familias hemos procedido al análisispormenorizado de los recipientes que engloba. En el análisis general se resuelven cuestiones de18
  • 19. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióntipo técnico y de producción, en algunos casos de decoración –aunque existe un capítulo específicoen el que se detalla este tema- y de acabado final. A continuación se da paso al estudio de cada unode los recipientes, ya clasificados según la tipología propuesta por nosotros. Tras la clasificacióntipológica se realiza un detallado estudio formal de los recipientes, se especifica la producción enla que fueron elaborados –común, vidriada, verde y manganeso, cuerda seca o loza dorada- y latécnica de modelado en la que se fabricaron -torno, torno lento o mano-, para terminar precisandoel período histórico en el que se encuadran. Por último se especifica la figura y, en algunos casos, lalámina en las que se puede observar el recipiente escogido que identifica al tipo cerámico.Como ya comentamos en el capítulo de Introducción, en esta sistematización tipológica no sólose han estudiado nuevos conjuntos cerámicos recuperados en el transcurso de las excavaciones deCercadilla. Además, hemos rescatado los estudiados y publicados en anteriores ocasiones y los he-mos ordenado de nuevo para, de esta manera, poder tener en un solo compendio todo el materialcerámico medieval que en Cercadilla ha sido susceptible de ser clasificado y estudiado.Cuando en el análisis formal nos estemos refiriendo a uno de estos ejemplares anteriormente estu-diados, se incluye siempre la cita de la publicación en la que se dio a conocer por primera vez.Familia 1. Ollas.• Cerámica de cocina.• Forma cerrada13.• Técnica de fabricación: mano, torno lento, torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada.• Olla: “(Del latín Olla). Vasija redonda de barro o metal, que comúnmente forma barriga, con cuello y boca anchos y con una o dos asas, la cual sirve para cocer alimentos, calentar agua, etc.” (D.R.A.E., 1992, 1045).• Olla: “Contenedor aplicable al fuego para guisos con abundante líquido, ebulliciones a fuego vivo, etc. Tiene paredes altas y boca no excesivamente amplia (forma cerrada) asas o muñones de prensión. Nombre árabe Burma, Qidr” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 168).Son formas globulares, rara vez piriformes, de aspecto algo achatado (se han documentado muy po-cos ejemplares con una altura superior a los 20 cm). Sus bases son planas o, ligeramente, convexas, conel fin de proporcionarles mayor estabilidad sobre los anafes o sobre las brasas14. Normalmente suelentener doble asa enfrentada, aunque existen ejemplares sin ningún tipo de elemento de aprehensión.Las diferencias más notorias entre las distintas piezas se centran en la forma de los bordes.Estas formas se modelan, en la mayor parte de los casos, con arcillas poco o muy poco decantadas.Los desgrasantes, fundamentalmente de tipo micáceo o calizo (e incluso orgánicos), suelen ser detamaño medio o fino15, aunque no son raros los desgrasantes mayores, sobre todo durante los mo-mentos más tempranos. La mayor abundancia de desgrasantes permitiría una mayor plasticidad delas arcillas, para contrarrestar las dilataciones y contracciones a las que se verían sometidas a causa13 Según la propuesta de A. Bazzana (1979, 153).14 De la misma opinión son Bazzana (1979, 156) y Gutiérrez (1996a, 58).15 El tamaño de los desgrasantes se ha identificado teniendo en cuenta las siguientes gradaciones:No apreciable ............. (< 0,05 mm.)Muy fino .................... (0,05 - 0,1 mm.)Fino............................ (0,1 - 0,25 mm.)Grueso ....................... (0,25 -0,5 mm.)Muy grueso ................ (> 1 mm.)Estas gradaciones se han utilizado en la clasificación de la totalidad del conjunto cerámico de Cercadilla, tanto en piezasmedievales como romanas. 19
  • 20. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióndel calor proporcionado por las llamas o las brasas. Las pastas son siempre bizcochadas y no sedecoran, exceptuando algunos ejemplares tempranos. En el siglo XII la superficie interna de todoslos recipientes de los tipos 3 y 8 aparece vidriada, así como la de algunos de los tipos 2 y 716.Las superficies externas aparecen siempre quemadas, exceptuando las de algunos ejemplares quepresentan pocos restos de fuego o incluso ninguna muestra de haber sido sometidas al rigor de losfogones. Sin embargo, por lo general, la exposición a las llamas o a las brasas de los recipientes fuetan intensa que las pastas se quemaron de tal manera que, hoy en día, resulta del todo imposiblereconocer el tipo de cocción con que se fabricaron.En general las arcillas se expusieron a un ambiente oxidante durante su proceso de cocción aun-que, en ocasiones, se alternó la entrada de oxígeno en el horno –provocando la característica pasta“sandwich”-. Y si bien en raros casos las pastas son reductoras y, por lo tanto, grises o negras, lamayoría de las ollas fueron de color anaranjado-rojizo.Esta familia es la que agrupa al conjunto más numeroso de recipientes cerámicos, junto con lade los jarros/as. Su abundancia puede estar en relación con las recomendaciones de los maestroscocineros, que aconsejaban utilizar ollas nuevas para la elaboración de determinadas recetas cu-linarias17. No creemos que las ollas de Cercadilla se desecharan tras un solo uso. El reemplazo serealizaría tras su rotura, debida al continuo trasiego de que eran objeto y a los cambios térmicos alos que se veían sometidas, cambios que terminaban debilitándolas y agrietándolas.Las paredes de estos recipientes son más anchas durante el emirato que durante el califato, períodoa partir del que comenzarán a estrecharse considerablemente.Hasta el momento se han diferenciado nueve tipos formales: • Tipo 1.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos exvasados o estrangulados y con los bordes moldurados hacia el exterior. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común. Los ejemplares que se engloban dentro de este tipo los hemos localizado en todos las etapas medievales documentadas en Cercadilla, aunque algunas variantes –como la 1.A.1.1.- serán características del califato y de los momentos siguientes. • Tipo 2.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos exvasados o estrangulados y con los bordes exvasados y redondeados. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común y, algunos ejemplares tardíos, en cerámica vidriada. Este tipo de ollas ha sido recuperado en todas las etapas medievales documentadas en Cercadilla. • Tipo 3.- Ollas de paredes globulares, casi acampanadas y cuellos muy poco desarrollados. Los bordes son rectos y moldurados al exterior. Vidriadas en el interior y en el borde exterior. Bases planas. Siglo XII – principios del siglo XIII. • Tipo 4.- Ollas globulares, con cuellos exvasados o estrangulados y con los bordes exvasados y caídos. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común. Los ejemplares que se engloban dentro de este tipo los hemos localizado en todas las etapas medievales documentadas en Cercadilla.16 Aunque formalmente las ollas valencianas y las de Cercadilla no presentan rasgos comunes, en ambos casos empiezana vidriarse hacia el siglo XII (BAZZANA, 1986, 93).17 En dos testimonios escritos, fechados entre la 2ª mitad del siglo VII- siglo XII, el Fadalat al-jiwan fi tayyibat al-ta’amwa-l-alwan de Ibn Razin al-Tuyibi y la Kitab al-Tabij fi l’Magrib wa-l-Andalus, se sugería el uso de ollas nuevas paracada nuevo guiso, a no ser que estuvieran vidriadas, en cuyo caso se podrían hacer hasta cinco cocciones. Aún así el Kitabal-Tabij... reconoce que es difícil poner en práctica esta norma, por lo que recomienda la limpieza de las ollas todas lasnoches, con agua caliente y salvado (MARÍN, 1996, 167; ROSSELLÓ-BORDOY 1995a, 141-143).20
  • 21. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función • Tipo 5.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos exvasados o estrangulados y con los bordes exvasados y de sección triangular. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común. Los ejemplares que se engloban dentro de este tipo los hemos localizado en todas las etapas medievales documentadas en Cercadilla. • Tipos 6.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos exvasados o estrangulados, cuellos cilíndricos y entrantes y bordes rectos o entrantes. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común. Siglo IX. Siglo XII. • Tipo 7.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos exvasados o estrangulados y con los bordes exvasados de sección cuadrangular. Bases planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común y en cerámica vidriada algunos ejemplares tardíos. Se han localizado en todas las etapas medievales documentadas en Cercadilla. • Tipo 8.- Ollas fundamentalmente globulares, con cuellos entrantes, marcados por carenas. Los bordes son exvasados, generalmente de perfil triangular. Las bases son planas. Vidriadas al interior y en el borde al exterior. Siglo XII. • Tipo 9.- Ollas de paredes globulares y cuellos cilíndricos. Los bordes son exvasados, redondeados o de perfil triangular, pero tienen en común que parecen, sin estarlo, aplicados sobre las paredes del cuello. Bases planas. Fabricadas en cerámica común. Siglo XII.■■Tipo 1.Ollas con bordes moldurados hacia el exterior. Características de todos los momentos, aunque al-gunas subvariantes, como la 1.A.1.1., son típicas de determinados períodos concretos. Fabricadasen cerámica común.1.1.A.- Ollas de cuerpos globulares, base plana o ligeramente convexa, borde moldurado de sec-ción semi-cuadrangular.1.1.A.1.- Cuello recto.1.1.A.1.1.- Olla de paredes globulares, doble asa y base plana. Cuello recto con el borde ligera-mente moldurado al exterior. El perfil exterior del borde ofrece una sección semi-cuadrangular,derivada de la propia moldura. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 1.1, lám. 5)18. Fig. 1.1.1.1.A.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde exvasado y molduradode sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995,lám. 5.1). Fig. 1.2.1.1.A.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde casi recto y moldura-do de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995,lám. 5.4). Fig. 1.3.18 Este tipo de olla ha sido clasificado como un recipiente califal en el sureste peninsular (ACIÉN et alii, 1995, 133, nº.425). Aparece también en Mad nat al-Zahr ’ (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 13). En Badajoz se recuperaronperfiles semejantes en cerámica bizcochada que fueron fechados entre el siglo XI y los primeros años del siglo XII(VALDÉS, 1985, fig. 2.1-7, 65.3-6, 65.8). Asimismo, ollas con bordes moldurados similares a los aquí presentados sehan localizado en Montefrío (Granada), sin embargo, estos recipientes no se encuadran en una cronología concreta, sinoque abarcan un arco temporal muy amplio, entre los siglos VII y XI, aunque se considera que los momentos de máximavigencia corresponden a los siglos IX y X (MOTOS, 1986, fig. 3.2, 3.3). 21
  • 22. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.1.A.1.4.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde ligeramente exvasadoy moldurado de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 5.8). Fig. 1.4.1.1.A.1.5.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde exvasado, algo engrosadoy moldurado de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 5.11). Fig. 1.5.1.1.A.1.6.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde exvasado, algo engro-sado, ligeramente moldurado, de sección cuadrangular y biselado al interior. Las asas parten delborde, se sobreelevan por encima de él y finalizan en la zona mesial del recipiente. Común. Torno.Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 5.12). Fig. 1.6.1.1.A.1.7.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde exvasado, ligeramentemoldurado de sección cuadrangular. Las asas parten del borde y finalizan en la zona mesial del re-cipiente. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 5.13). Fig. 2.1.1.1.A.1.8.- Olla de paredes globulares, cuello recto, cilíndrico, rematado en un borde muy engrosa-do y moldurado de sección cuadrangular. Las asas parten desde el borde y el cuello y finalizan enla zona mesial del recipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 2.2.1.1.A.1.9.- Olla de paredes globulares, cuello recto, muy engrosado, rematado en un borde exvasa-do y moldurado de sección cuadrangular. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan en la zona más ancha del recipiente. Común. Torno. Emiral. Siglo IX. Fig. 2.3.1.1.A.1.10.- Olla de paredes globulares, cuello recto rematado en un borde exvasado y moldurado desección cuadrangular. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan en la zona másancha del recipiente. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 2.4.1.1.A.2.- Cuello entrante.1.1.A.2.1.- Olla de paredes globulares, doble asa y base plana. Cuello entrante y borde moldurado,de sección cuadrangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 1.2, lám. 6 y 7). Fig. 3.1.1.1.A.2.2.- Olla de paredes muy globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde ex-vasado y moldurado, de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII(FUERTES, 1995, lám. 5.2). Fig. 3.2.1.1.A.2.3.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde muy exva-sado y moldurado, engrosado al interior, de sección cuadrangular. Las huellas de torno están muymarcadas en el interior del recipiente. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 5.6). Fig. 3.3.1.1.A.2.4.- Olla de paredes muy globulares, cuello cilíndrico, corto y entrante, rematado en unborde exvasado, engrosado y moldurado, de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII –principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 5.7). Fig. 3.4.1.1.A.2.5.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde ligera-mente exvasado y moldurado, de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios sigloXIII (FUERTES, 1995, lám. 5.9). Fig. 4.1.22
  • 23. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.1.A.2.6.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde exvasadoy moldurado, de sección cuadrangular. Las asas parten del borde y finalizan en la zona de los hom-bros. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 5.10). Fig. 4.2.1.1.A.2.7.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde exvasadoy moldurado, de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 6.8). Fig. 4.3.1.1.A.2.8.- Olla de paredes muy globulares, cuello cilíndrico, corto, entrante, rematado en un bordeexvasado, muy engrosado –sobre todo al interior- y moldurado, tanto al exterior como al interior,de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám.6.10). Fig. 4.4.1.1.A.2.9.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, corto, entrante, rematado en un bordeexvasado, suavemente moldurado, de sección cuadrangular. La unión del cuello y el borde se resaltaa través de una inflexión. Las asas parten del borde y se elevan por encima de él. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.90.148). Fig. 4.5.1.1.A.2.10.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, corto, entrante, rematado en unborde exvasado, suavemente moldurado, de sección cuadrangular. La unión del cuello y elborde se resalta a través de una inflexión. Base plana, de paredes mucho más gruesas que elresto del recipiente. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI.Fig. 5.1.1.1.A.2.11- Olla de paredes globulares, cuello entrante rematado en un borde ligeramente exva-sado y moldurado al exterior. Base plana. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan en los hombros del recipiente. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI. Fig. 5.2.1.1.A.3.- De cuello exvasado.1.1.A.3.1.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde ligeramenteexvasado y moldurado de sección cuadrangular. La unión del cuello y el cuerpo se señala através de un resalte. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám.5.3). Fig. 6.1.1.1.A.3.2.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde recto y molduradode sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám.5.5). Fig. 6.2.1.1.A.3.3.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, Fig. algoengrosado y moldurado de sección cuadrangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 6.3.1.1.A.3.4.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, suavemen-te moldurado de sección cuadrangular. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 6.4.1.1.A.3.5.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, exvasado rematado en un borde exvasadoy moldurado de sección cuadrangular. Las asas parten del borde y se elevan por encima de él. Co-mún. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 2.6). Fig. 6.5. 23
  • 24. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.1.A.3.6.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, exvasado rematado en un borde exvasadoy moldurado. El paso de las paredes al cuello se resalta a través de una inflexión. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 6.6.1.1.A.4.- De cuello estrangulado.1.1.A.4.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde muy exvasa-do y moldurado, de sección cuadrangular. Común. Torno lento. Siglos VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 76.1870). Fig. 7.1.1.1.B.- Ollas de cuerpos globulares, bases planas o ligeramente convexas, bordes exvasados, engro-sados y moldurado.1.1.B.1.- De cuello estrangulado.1.1.B.1.1- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, engro-sado y moldurado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 1.3). Fig. 7.2.1.1.B.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, en-grosado y moldurado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES yGONZÁLEZ, 1996, fig. 82.4392). Fig. 7.3.1.1.B.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, engro-sado y moldurado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTESy GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XXII). Fig. 7.4.1.1.B.1.4.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, en-grosado y moldurado. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b fig. 8.6). Fig. 8.1.1.1.B.1.5.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde muy exvasado,engrosado, moldurado y caído. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HI-DALGO, 2003b, fig. 8.45). Fig. 8.2.1.1.B.1.6.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, algoengrosado y moldurado. Común. Torno lento. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HI-DALGO, 2003b, fig. 8.122). Fig. 8.3.1.1.B.1.7.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, engro-sado y moldurado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTESy GONZÁLEZ, 1994a, lám.1.XXI). Fig. 8.4.1.1.B.1.8.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, en-grosado y moldurado al exterior. Al interior el borde presenta una marcada concavidad. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 8.5.1.1.B.2.- De cuello exvasado.1.1.B.2.1.- Olla de cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosado y moldurado. Co-mún. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 2.2). Fig. 9.1.24
  • 25. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.1.B.2.2.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, muy en-grosado y moldurado. La moldura origina un pico algo pronunciado. Común. Torno. Emiral inde-terminado, siglos VIII – IX, (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.4770). Fig. 9.2.1.1.B.2.3.- Olla de cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosado y moldurado. Co-mún. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.81.4779). Fig. 9.3.1.1.B.2.4.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosadoy moldurado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 9.4.1.1.B.2.5.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosa-do y moldurado. Las asas parten del borde, se elevan ligeramente por encima de él y finalizan enla zona de los hombros. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES yGONZÁLEZ, 1996, fig. 80.4130). Fig. 9.5.1.1.B.2.6.- Olla de cuello exvasado rematado en un borde exvasado, algo engrosado y moldura-do. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 8.48).Fig. 10.1.1.1.B.2.7.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosadoy moldurado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 8.54). Fig. 10.2.1.1.B.2.8.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosadoy moldurado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 8.101). Fig. 10.3.1.1.B.2.9.- Olla de cuello exvasado rematado en un borde muy exvasado, algo engrosado y mol-durado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.8.113). Fig. 10.4.1.1.B.2.10.- Olla de cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosado y moldurado, algocaído. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.21).Fig. 10.5.1.1.B.2.11.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, algo en-grosado y moldurado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 9.110). Fig. 10.6.1.1.B.2.12.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, engrosa-do muy moldurado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 11.1.1.1.C.- Ollas de cuerpos globulares, bases planas o ligeramente convexas, con bordes con moldurasmuy profundas.1.1.C.1.- Cuellos exvasados.1.1.C.1.1.- Olla de paredes muy globulares, cuello exvasado rematado en un borde muy molduradoal exterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 1.4). Fig. 11.2. 25
  • 26. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.1.C.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado, rematado en un borde muy exvasadocon una inflexión muy pronunciada que origina una doble moldura. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 11.3.1.1.C.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado, rematado en un borde exvasadocon una inflexión muy pronunciada que origina una doble moldura. Común. Torno. Ca-lifal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.90.8). Fig. 11.4.1.1.D.- Ollas de cuerpos globulares, bases planas o ligeramente convexas, con bordes molduradosy remates en pico.1.1.D.1.- De cuello estrangulado.1.1.D.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado rematado en un borde muy exvasado,suavemente moldurado y rematado en pico. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 12.1.1.1.D.2.- De cuello exvasado.1.1.D.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, suavemen-te moldurado y rematado en pico. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 12.2.1.1.E.- Ollas de cuerpos globulares, bases planas o ligeramente convexas, con bordes varias vecesmoldurados.1.1.E.1.- De cuello exvasado.1.1.E.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello engrosado y exvasado rematado en un borde exva-sado, varias veces moldurado lo que le confiere una sección muy compleja. Común. Torno. SigloXII. Fig. 12.3.1.1.F.- Ollas de cuerpos globulares o piriformes, bases planas o ligeramente convexas, con bordesrectos y moldurados.1.1.F.1.- Cuellos exvasados.1.1.F.1.1.- Olla de cuerpo globular, cuello exvasado rematado en un borde recto moldurado en sulado exterior. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 6.12; 6.13).Fig. 12.4.1.1.F.2.- Ollas con los cuerpos globulares, cuellos estrangulado y bordes moldurados.1.1.F.2.1.- Olla de cuerpo globular, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado con ellabio moldurado. Común. Fabricada a mano. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1996, fig. 76.1869). Fig. 12.5.■■Tipo 2.Ollas de bordes exvasados y labios redondeados. Si bien este tipo de ollas se documenta en los dis-tintos períodos medievales, sobre todo las tipificadas como 1.2.B.1.9 (vid. infra), es cierto que es un26
  • 27. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióntipo característico del período emiral. Los ejemplares más tardíos se caracterizan por poseer las pa-redes más estrechas. Fabricadas en cerámica común, exceptuando algunos ejemplares tardíos que sevidriaron. Este tipo de ollas aparece en gran número yacimientos y en casi todas las fases islámicas.1.2.A.- Ollas de paredes globulares, bases planas o ligeramente convexas, bordes exvasados, a vecesalgo engrosados y redondeados.1.2.A.1.- Cuello recto o exvasado.1.2.A.1.1.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde ligeramente engrosado y redon-deado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig.2.1). Fig. 13.1.1.2.A.1.2.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde ligeramente engrosado y redon-deado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1994a, lám. 1.VIII). Fig. 13.2.1.2.A.1.3.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde ligeramente engrosado y redon-deado, algo apuntado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUER-TES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XI). Fig.13.3.1.2.A.1.4.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde engrosado y redondeado. Co-mún. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ,1994a, lám.1.XIV). Fig.13.4.1.2.A.1.5.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde engrosado y redondeado, cón-cavo al interior. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám.1.XV). Fig. 13.5.1.2.A.1.6.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde engrosado y redondeado. Co-mún. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig.2.9). Fig. 13.6.1.2.A.1.7.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde engrosado y redondeado. Lasasas parten del borde y finalizan en los hombros del recipiente. Común. Torno. Emiral indetermi-nado, siglos VIII – IX. Fig. 14.1.1.2.A.1.8.- Olla de paredes globulares con cuello recto y exvasado. Borde engrosado y redondeado,apuntado al exterior. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 14.2.1.2.A.2.- Cuello estrangulado.1.2.A.2.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde engrosado y redondeado.Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 2.8). Fig. 14.3.1.2.A.2.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde ligeramente engrosado yredondeado, ligeramente caído. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HI-DALGO, 2003b, fig. 8.151). Fig. 15.1.1.2.A.2.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde ligeramente engrosado yredondeado, con tendencia a la horizontalidad. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 8.68). Fig. 15.2. 27
  • 28. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.2.A.2.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde ligeramente engrosado yredondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 8.38). Fig. 15.3.1.2.A.2.5.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado y redondeado,ligeramente biselado al exterior. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 15.4.1.2.A.2.6.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado y redondeado. Lasasas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan, con una anchura mayor, por debajode la línea de los hombros del recipiente. Común. Torno lento. Emiral temprano. 2º tercio sigloVIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 16.1.1.2.A.2.7.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado, ligeramente en-grosado y redondeado, moldurado en el labio superior. Común. Torno. Emiral temprano. 2º terciosiglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 16.2.1.2.B.- Ollas de paredes globulares o piriformes, bases planas o ligeramente convexas, bordesrectos y redondeados.1.2.B.1.- Cuello exvasado.1.2.B.1.1.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado y borde recto y redondeado. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 2.2). Fig. 16.3.1.2.B.1.2.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado, con el labiosuperior plano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 16.4.1.2.B.1.3.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado, con unasuave concavidad al interior lo que provoca que el labio interno sea algo apuntado. Puede variarpor tamaños. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996,fig. 76.1593; 76.1540). Fig. 17.1.1.2.B.1.4.- Olla de paredes globulares con cuello corto exvasado. Borde recto y redondeado. Co-mún. Torno. Emiral indeterminado, siglo VIII – IX. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994b, fig. 2.7). Fig. 17.2.1.2.B.1.5.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. De paredesmuy finas. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 17.3.1.2.B.1.6.- Olla de paredes globulares con cuello largo y exvasado. Borde recto y redondeado.Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.82.4769). Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám.1.XII). Fig. 17.4.1.2.B.1.7.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado, algo apun-tado al exterior y ligeramente cóncavo al interior. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglosVIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 82.3737). Fig. 17.5.1.2.B.1.8.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado, suavemente apun-tado al exterior. Paredes muy gruesas. Común. Torno lento. Siglo VII-VIII (Pre-islámico). Fig. 18.1.28
  • 29. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.2.B.1.9.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado -los cuellos pueden ser más o menoslargos-. Borde recto y redondeado. Las asas parten del borde y finalizan en la zona de los hombros.La base es plana, a veces ligeramente convexa. Es la variante más prolífica dentro del subtipo deollas con bordes rectos y redondeados. Común. Torno o torno lento. Emiral temprano. 2º terciosiglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Emiral, siglo IX (FUER-TES y GONZÁLEZ, 1994b, fig.1.1 a 10; 6.1). Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI.Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 6.1). Fig. 18.2.1.2.B.1.10.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Las asasparten del borde y finalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Emiral indeterminado,siglos VIII – IX. Fig. 18.3.1.2.B.1.11.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado, apunta-do al exterior. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 8.8). Fig. 19.1.1.2.B.1.12.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Las pa-redes del cuerpo se van ensanchando a medida que se acercan a la base. Común. Torno. Emiraltemprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 19.2.1.2.B.1.13.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Común.Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 19.3.1.2.B.1.14.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Paredes grue-sas. Común. Torno lento. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 19.4.1.2.B.1.15.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Las asasparten del borde y se elevan por encima de él. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio sigloVIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 19.5.1.2.B.1.16.- Olla de paredes globulares con cuello recto, más exvasado en la zona del bordeque es recto y redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI. Fig. 20.1.1.2.B.1.17.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto, ligeramente engrosadoy redondeado. Base plana. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan pordebajo de los hombros. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 20.2.1.2.B.1.18.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado. Borde recto y redondeado. Base plana.Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan por debajo de los hombros. Co-mún. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 20.3.1.2.B.2.- Cuello estrangulado.1.2.B.2.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde recto y redondeado, sua-vemente apuntado. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 8.39). Fig. 21.1.1.2.B.2.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde muy exvasado y redondea-do. Común. Torno lento. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.8.170). Fig. 21.2. 29
  • 30. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.2.B.2.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde muy exvasado y redondeado,con el labio ligeramente apuntado. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES eHIDALGO, 2003b, fig. 8.7). Fig. 21.3.1.2.B.3.- De paredes piriformes y cuello estrangulado.1.2.B.3.1.- Olla de paredes piriformes con cuello estrangulado. Borde exvasado y redondeado.Común. Fabricada a mano. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996,fig. 76.1452). Fig. 21.4.1.2.B.4.- De paredes globulares y cuello entrante.1.2.B.4.1.- Olla de paredes globulares con cuello entrante. Borde exvasado y redondeado. Las pa-redes del cuerpo se van ensanchando a medida que se acercan a la base y en el cuello. Vidriada alinterior y al exterior. Torno. Siglo XII. Fig. 21.5.1.2.C.- Ollas de paredes globulares, bases planas o ligeramente convexas, bordes muy engrosadosy redondeados.1.2.C.1.- Con cuellos largos y exvasados.1.2.C.1.1.- Olla con cuello largo, exvasado rematado en un borde muy exvasado, engrosado y re-dondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 2.3). Fig. 22.11.2.C.2.- Cuellos cortos y rectos.1.2.C.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello corto y recto rematado en un borde muy engrosadoy redondeado. Las asas parten del borde y finalizan en la zona de los hombros. Común. Torno.Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 22.2.1.2.C.2.2.- Olla de paredes muy globulares, cuello estrangulado corto rematado en un borde exva-sado, engrosado y redondeado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. VII). Fig. 22.3.1.2.C.2.3.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado, corto y moldurado rematado en unborde engrosado y redondeado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XIII). Fig. 22.4.1.2.C.3.- Cuellos cortos y exvasados.1.2.C.3.1.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado y corto rematado en un borde muy engro-sado y redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 23.1.1.2.C.4.- Cuellos estrangulados.1.2.C.4.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado, engrosado y redon-deado, ligeramente apuntado. Común. Torno. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 23.2.1.2.C.4.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado, engrosado y redon-deado. Emiral temprano. Común. Torno. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 23.3.30
  • 31. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.2.D.- Ollas de paredes globulares, bases planas o ligeramente convexas, bordes engrosados alinterior.1.2.D.1.- Cuellos rectos o exvasados.1.2.D.1.1.- Olla de paredes globulares con cuello recto y borde engrosado hacia el interior y re-dondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002,fig.2.4). Fig. 24.1.1.2.D.1.2.- Olla de paredes globulares con cuello recto y borde engrosado hacia el interior y redon-deado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1994a, lám. 1.III). Fig. 24.2.1.2.D.2.- Cuellos exvasados y bordes engrosados al interior y apuntados.1.2.D.2.1.- Olla de paredes globulares con cuello exvasado y borde engrosado hacia el interior,redondeado, con el labio muy apuntado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1994b, fig.2.15). Fig. 24.3.1.2.D.2.2.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado, largo y borde engrosado hacia el interior yredondeado, suavemente apuntado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 24.4.1.2.D.3.- Cuellos estrangulados.1.2.D.3.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Al interior se hace cóncavo. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – princi-pios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.I). Fig. 24.5.1.2.D.3.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.II). Fig. 24.6.1.2.D.3.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 8.1). Fig. 25.1.1.2.D.3.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 2.10 a13). Fig. 25.2.1.2.D.3.5.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1996, fig. 82.4778). Fig. 25.3.1.2.D.3.6.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el interiory redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1996, fig. 82.4773). Fig. 25.4.1.2.D.3.7.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde engrosado hacia el in-terior y redondeado, ligeramente apuntado al exterior. Común. Torno. Emiral indeterminado,siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 82.4401). Fig. 25.5. 31
  • 32. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 3.Ollas de paredes globulares y cuellos muy poco desarrollados. El aspecto final es, en cierta forma,acampanado. Los bordes son rectos y moldurados al exterior. Las asas arrancan por debajo delcuello. Estas piezas están vidriadas al interior y en el borde al exterior, en color melado oscuro. Sibien no hemos recuperado ningún ejemplar completo, las bases recogidas y que bien pudieran per-tenecer a estos recipientes, eran planas. Todas las ollas de este tipo han sido recogidas en un mismoy único nivel de ocupación fechado en el siglo XII – principios del siglo XIII19.Se pueden distinguir dos subtipos atendiendo a la dirección del cuello.1.3.A.- Ollas de paredes globulares, muy entrantes en la zona más cercana al cuello que es muycorto, de paredes rectas o ligeramente exvasadas, moldurado al exterior. Estas ollas están vidriadasal interior y al exterior en la zona más cercana al borde, en color melado oscuro.1.3.A.1.- Borde biselado al interior.1.3.A.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello corto, ligeramente exvasado y borde recto molduradoal exterior y con un suave bisel al interior. El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior yen el borde al exterior. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII, (FUERTES, 1995, 269, lám.6.2). Fig. 26.1.1.3.A.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello corto, ligeramente exvasado y borde recto molduradoal exterior y con un suave bisel al interior. El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior yen el borde al exterior. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám.6.3). Fig. 26.2.1.3.A.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello corto, recto y borde recto moldurado al exterior ycon un suave bisel al interior. El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior y en el borde alexterior. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.4). Fig. 26.3.1.3.A.1.4.- Olla de paredes globulares, cuello corto, recto y borde recto moldurado al exterior ycon un suave bisel al interior. El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior y en el borde alexterior. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.9). Fig. 26.4.1.3.A.2.- Sin bisel al interior.1.3.A.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello corto, exvasado y borde recto moldurado al exterior.El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior y en el borde al exterior. Torno. Siglo XII –principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.5). Fig. 27.1.19 Localizadas también en otras áreas de la ciudad (VARGAS y CARRILLO, 2004). Ollas parecidas a las del tipo 3 deCercadilla, aunque clasificadas como orzas, se recuperaron en la Alcazaba de Badajoz y se fecharon en el siglo XI y losprimeros años del XII (VALDÉS, 1985, fig. 100.8). En Sevilla se han localizado ejemplares con perfiles muy parecidos enestratigrafía de la primera mitad del siglo XIII (LAFUENTE, 1999a, fig. 4.4). También de los siglos XII principios delXIII, son las ollas de Saltés, en Huelva, muy similares a las del tipo 3 de Cercadilla (BAZZANA y CRESSIER, 1989,fig. 22), así como en Niebla fechadas entre la segunda mitad del siglo XII y la primera mitad del siglo XIII (GÓMEZTOSCANO et alii, 1999, fig.5; CAMPOS et alii, 1999, fig. 4). Se reconocen estos perfiles en Mértola durante el sigloXIII. Las ollas portuguesas no están, como las de Cercadilla, vidriadas y conservan las asas que parten desde los hombros(LAFUENTE, 1996, 176, fig. 2-3, 177, fig. 2). Ollas muy similares, que no idénticas, se han recogido, también asociadasa una cronología almohade en Alcácer do Sal (CAVALEIRO y RAFAEL, 2001, fig. 8. 23-24) y en otros yacimientosportugueses durante el siglo XIII (VARELA y VARELA, 1995, fig. 4).32
  • 33. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.3.A.2.2.- Olla de paredes globulares, cuello corto, recto y borde recto moldurado al exterior. Elinterior del cuello es cóncavo. Las asas parten inmediatamente por debajo del cuello, en la zona delos hombros –no señalados-. Vidriada al interior y en el borde al exterior. Torno. Siglo XII – prin-cipios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.6). Fig. 27.2.1.3.A.2.3.- Olla de paredes globulares, cuello corto, exvasado y borde recto moldurado al exterior ycon un suave bisel al interior. El interior del cuello es cóncavo. Las asas parten inmediatamente pordebajo del cuello, en la zona de los hombros –no señalados-. Vidriada al interior y en el borde alexterior. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.7). Fig. 27.3.1.3.B.- Ollas de paredes globulares y cuello corto, entrante y moldurado.1.3.B.1.- Borde exvasado al exterior y biselado al interior.1.3.B.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello corto, entrante y borde exvasado y con un suave biselal interior. El interior del cuello es cóncavo. Vidriada al interior y en el borde al exterior. Torno.Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 6.11). Fig. 27.4.■■Tipo 4.Ollas de cuerpos globulares, cuellos estrangulados o exvasados (los menos) y bordes engrosadosy caídos hacia el exterior. Las bases son planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámicacomún. Si bien aparecen en el registro arqueológico desde la etapa pre-islámica, son muy caracte-rísticas de los niveles emirales de Cercadilla20.1.4.A.- Ollas de cuerpos globulares, cuellos exvasados o estrangulados, bordes exvasados y caídos.Los bordes están facetados lo que origina perfiles poligonales.1.4.A.1.- De cuellos rectos o exvasados.1.4.A.1.1.- Olla de paredes globulares, muy finas, con cuello exvasado y borde engrosado ligera-mente caído hacia el exterior. El borde está facetado lo que le origina un perfil poligonal. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 3). Fig. 28.1.1.4.A.1.2.- Olla de paredes globulares, con cuello exvasado y borde engrosado ligeramente caídohacia el exterior, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES eHIDALGO, 2003b, fig. 9.19). Fig. 28.2.1.4.A.1.3.- Olla de cuello muy exvasado rematado en un borde exvasado, engrosado y caído. Lasaristas del borde están muy marcadas lo que origina una sección poligonal. Común. Torno. Emiraltemprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 28.3.1.4.A.2.- De cuellos estrangulados.1.4.A.2.1.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUER-TES e HIDALGO, 2003b, fig. 8.117). Fig. 28.4.20 Este tipo de borde no es muy común, aunque se ha documentado en algunas excavaciones onubenses, asociados a unacronología califal y/o taifa (PÉREZ MACÍAS, 2002, fig. 4.24). 33
  • 34. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.4.A.2.2.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior. El borde está facetado lo que le origina un perfil triangular. Común. Torno.Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 8.77). Fig. 28.5.1.4.A.2.3.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUER-TES e HIDALGO, 2003b, fig. 8.109). Fig. 28.6.1.4.A.2.4.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUER-TES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.69). Fig. 29.1.1.4.A.2.5.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, de origina un perfil triangular. A la altura de los hombros se ha realizadouna carena. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.9.107). Fig. 29.2.1.4.A.2.6.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUER-TES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.70). Fig. 29.3.1.4.A.2.7.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior. El borde está facetado lo que le origina un perfil poligonal. Al interior seacusa un fuerte bisel. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 9.120). Fig. 29.4.1.4.A.2.8.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior. El borde está facetado lo que le origina un perfil poligonal. Emiral de tran-sición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XVIII). SigloXII. Fig. 30.1.1.4.A.2.9.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado y caído hacia elexterior. Base plana. Sin asas. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio Siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 30.2.1.4.A.2.10.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde algo engrosado y caído haciael exterior. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 30.3.1.4.B.- Ollas de cuerpos globulares, cuellos exvasados o estrangulados, bordes exvasados y caí-dos, redondeados.1.4.B.1.- De cuellos exvasados.1.4.B.1.1.- Olla de paredes globulares, con cuello exvasado y borde engrosado, caído hacia el exte-rior y redondeado. Común. Torno. Siglos XI – XII (indeterminado). Fig. 31.1.1.4.B.2.- De cuellos estrangulados.1.4.B.2.1.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramentecaído hacia el exterior, suavemente redondeado. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.85). Fig. 31.2.34
  • 35. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.4.B.2.2.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramente caí-do hacia el exterior, suavemente redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.3673). Fig. 31.3.1.4.B.2.3.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramente caí-do hacia el exterior, suavemente redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.834). Fig. 31.4.1.4.B.2.4.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado ligeramente caí-do hacia el exterior, suavemente redondeado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.921). Fig. 32.1.1.4.B.2.5.- Olla de paredes globulares, con cuello estrangulado y borde engrosado caído hacia elexterior y redondeado. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan por debajode los hombros. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 32.2.■■Tipo 5.Ollas de cuerpos globulares, cuellos estrangulados o exvasados (los menos) y bordes exvasados de seccióntriangular. Las bases son planas o ligeramente convexas. Fabricadas en cerámica común. Son ollas comu-nes durante las etapas más antiguas, aunque no por ello desconocidas en el califato ni en el siglo XII21.1.5.A.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde exvasadode perfil triangular.1.5.A.1.- Con el borde de perfil triangular simple.1.5.A.1.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde ex-vasado de perfil triangular simple. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 4.1). Fig. 33.1.1.5.A.1.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde exva-sado de perfil triangular simple. Común. Torno lento. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTESe HIDALGO, 2003b, fig. 9.158). Fig. 33.2.1.5.A.1.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde ex-vasado de perfil triangular simple. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUER-TES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.3935). Fig. 33.3.1.5.A.1.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde ex-vasado de perfil triangular simple, cóncavo al interior. Común. Torno. Emiral temprano. 2º terciosiglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 33.4.1.5.A.1.5.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde exva-sado de perfil triangular simple. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 34.1.21 De perfil triangular aparecen ollas en Ba ana (Pechina, Almería) en el Nivel II, fechadas entre los siglos IX y X, aunque en esteyacimiento este tipo de piezas tiene los bordes internos y externos vidriados (CASTILLO y MARTÍNEZ, 1993b, lám 1.10). Tam-bién se han localizado en Lorca (Murcia), asociadas a estratos del siglo X o algo más tempranos (MARTÍNEZ RODRIGUEZ,1994, fig. 5.6). De esa misma cronología se conocen ejemplares de la Marca Media (RETUERCE, 1998, 288-289, fig. 315-318). 35
  • 36. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.5.A.1.6.- Olla de paredes muy globulares con cuello estrangulado y borde engrosado de perfiltriangular. Doble asa. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUER-TES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.IV). Fig. 34.2.1.5.A.1.7.- Olla de paredes muy globulares, cuello estrangulado y borde exvasado de perfil trian-gular. Base plana. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTESy GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XIX). Fig. 34.3.1.5.A.2.- Con el borde de perfil triangular complejo.1.5.A.2.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde exva-sados, de perfil triangular, este último rematado en una arista viva. Al exterior el borde presenta unpequeño bisel en su parte superior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 4.2). Fig. 35.1.1.5.A.2.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde exvasado de perfil triangu-lar, rehundido en la zona más cercana al labio. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.4187). Fig. 35.2.1.5.A.2.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde exvasado de perfil trian-gular, moldurado por debajo de la arista. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 82.4775). Fig. 35.3.1.5.A.2.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde exvasado de perfil triangularformado por un doble bisel. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 1.XX). Fig. 35.41.5.A.3.- Bordes de perfil triangular con la arista fuertemente marcada.1.5.A.3.1.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde ex-vasado de perfil triangular, rematado en una arista viva. Común. Torno. Torno lento. Se trata deuna de los perfiles de olla más comunes en todas las épocas, desde momentos preislámicos hastael siglo XII. Las variaciones son mínimas, y afectan al tamaño o al grosor de las paredes. SigloVII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.24). Emiral de transición,siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám.1.IX, 1.XVII). Califal,mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 4.3). Siglo XII. Fig. 36.1.1.5.A.3.2.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado, ligeramente exvasado y borde ex-vasado de perfil triangular, rematado en una arista viva. La arista se ha efectuado en una zona muycercana al labio. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b,fig. 9.180). Fig. 36.2.1.5.A.3.3.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde exvasado de perfiltriangular, rematado en una arista viva. Entre la arista y el labio el borde se ha rehundido. Co-mún. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 76.3873).Fig. 36.3.1.5.A.3.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado y borde exvasado de perfil triangu-lar, rematado en una arista viva. Las asas parten del borde y finalizan en la zona de los hombros.Base plana. Común. Torno. Emiral, siglos VIII – IX. Fig. 36.4.36
  • 37. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.5.B.- Ollas de paredes globulares con cuellos cilíndricos, exvasados y bordes exvasado de perfiltriangular.1.5.B.1.- Con el borde de perfil triangular y la arista muy marcada.1.5.B.1.1.- Olla con cuello cilíndrico y borde exvasado de perfil triangular, rematado en una aristamarcada. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 4.4). Fig. 37.1.1.5.B.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico y borde exvasado de perfil triangular, rema-tado en una arista marcada. Entre el labio y la arista el borde se ha rehundido suavemente. Común.Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 81.841).Fig. 37.2.1.5.B.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico y borde exvasado de perfil triangular, re-matado en una arista marcada. Las asas parten del borde y finalizan por debajo de los hombros delrecipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 37.3.1.5.B.1.4.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico y borde exvasado de perfil triangular, rema-tado en una arista marcada. Base convexa. Las asas parten del borde y finalizan por debajo de loshombros del recipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 37.4.1.5.B.2.- Con el borde de perfil triangular algo engrosado y redondeado.1.5.B.2.1.- Olla de paredes globulares con cuello cilíndrico, exvasado y borde exvasado de perfiltriangular, algo engrosado y redondeado. Por debajo de la arista se ha biselado el borde. Común.Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.88). Fig. 38.1.1.5.B.2.2.- Olla de paredes globulares con cuello cilíndrico, exvasado y borde exvasado de perfiltriangular, algo engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUER-TES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.108). Fig. 38.2.1.5.C.- Ollas de paredes globulares con cuellos exvasados o estrangulados y bordes engrosadosde perfil triangular.1.5.C.1.- Con cuello exvasado.1.5.C.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello exvasado y borde engrosado de perfil triangular. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 4.5). Fig. 38.3.1.5.C.2.- Con cuello estrangulado.1.5.C.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado y borde muy engrosado de perfil trian-gular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 39.1.1.5.D.- Ollas de paredes globulares, sin cuello y bordes de perfil triangular.1.5.D.1.- Con bordes engrosados de perfil triangular.1.5.D.1.1.- Olla de paredes globulares, sin cuello, rematadas en un borde engrosado de perfil trian-gular. Cronología tardoantigua o emiral temprana. Común. Torno. Siglos VII – VIII. Fig. 39.2. 37
  • 38. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.5.D.1.2.- Olla de paredes globulares, sin cuello, rematadas en un borde algo engrosado de perfiltriangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 39.3.■■Tipo 6.Ollas de paredes globulares, cuellos cilíndricos y entrantes y bordes rectos o entrantes. Basesplanas o ligeramente convexas. Se fabrican en cerámica común y sólo algún ejemplar tardío encerámica vidriada.1.6.A.- Ollas de paredes globulares, cuellos cilíndricos entrantes y bordes rectos.1.6.A.1.- Con los bordes rectos y redondeados.1.6.A.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borderecto, algo engrosado y redondeado. El paso del cuerpo al cuello se marca a través de unamoldura. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 2.14).Fig. 40.1.1.6.A.1.2.- Olla de paredes cuello cilíndrico, entrante, rematado en un borde recto, ligeramente en-grosado y redondeado. Las asas parten del borde y finalizan en los hombros del recipiente. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 40.2.1.6.B.- Ollas de paredes globulares, cuellos cilíndricos entrantes y bordes entrantes.1.6.B.1.- Bordes entrantes de perfil triangular hacia el interior.1.6.B.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante y borde entrante de perfil trian-gular hacia el interior del recipiente. El paso del cuerpo al cuello se ha resaltado por una carena.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 40.3.1.6.C.- Ollas con cuellos muy entrantes y borde recto.1.6.C.1.- Olla de paredes globulares, cuello cilíndrico, entrante, adornado con una doble carena que noaltera la dirección de las paredes. El cuello a partir de esa carena se mantiene entrante y se remata enun borde recto, algo engrosado al interior y ligeramente apuntado en el labio. Hasta la actualidad sólohemos documentado este ejemplar. Vidriada, en color melado, la superficie interna y el borde alexterior. Torno. Siglo XII. Fig. 40.4.■■Tipo 7.Ollas de paredes globulares con bordes de sección cuadrangular. Las bases son planas o ligeramen-te convexas. Se fabrican en cerámica común.1.7.A.- Ollas de paredes globulares, cuellos estrangulados y bordes exvasados, de sección cuadran-gular, con el labio superior plano.1.7.A.1.- Con el labio superior plano pero suavemente redondeado hacia el exterior.1.7.A.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado, rematado en un borde exvasado, de38
  • 39. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónsección cuadrangular, con el labio superior plano, suavemente redondeado hacia el exterior. El ladoexterior del borde se eleva ligeramente por encima del lado interno. Común. Torno. Emiral inde-terminado, siglos VIII – IX. Fig. 41.1.1.7.A.1.2.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado, rematado en un borde exvasado, desección cuadrangular, con el labio superior plano, suavemente redondeado hacia el exterior. Tantoel cuello como el borde han sido engrosados. El lado exterior e interior del borde están en la mismahorizontal. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 41.2.1.7.A.1.3.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado, rematado en un borde exvasado, desección cuadrangular, con el labio superior plano, suavemente redondeado hacia el exterior. El ladoexterior e interior del borde están en la misma horizontal. Común. Torno lento. Siglo VII-VIII(Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.10). Fig. 41.3.1.7.A.1.4.- Olla de paredes globulares con cuello estrangulado. Borde exvasado y con el labio supe-rior plano, lo que le confiere un perfil cuadrangular, redondeado al exterior. Común. Torno. SigloVII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.89). Fig. 41.4.1.7.A.1.5.- Olla de paredes globulares, cuello entrante y borde exvasado, engrosado, con el labioplano. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám.1.V). Fig. 41.5.1.7.B.- Ollas de paredes globulares, cuellos estrangulados y bordes exvasados, varias veces faceta-dos hasta formar una sección cuadrangular.1.7.B.1.- Ollas de paredes globulares, cuellos estrangulados y bordes de sección cuadrangular.1.7.B.1.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado que se remata en un borde exvasadotres veces facetado al exterior lo que origina un borde de sección cuadrangular. Las asas parten delborde, se elevan por encima de él y finalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Emiralindeterminado, siglos VIII – IX. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám.1.XVIII). Fig. 42.1.1.7.B.2.- Ollas de paredes globulares, cuellos estrangulados y bordes de sección cuadrangular más en-grosados cuanto más cercanos al labio.1.7.B.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello estrangulado y borde exvasado de sección cuadran-gular, más engrosado en el labio que en el cuello. Común. Torno. Siglos VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.49). Fig. 42.2.1.7.B.2.2.- Olla de paredes globulares, con los hombros muy marcados, cuello estrangulado yborde exvasado de sección cuadrangular, más engrosado cuanto más cercano al borde. Común.Torno lento. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 9.166).Fig. 42.3.■■Tipo 8.Ollas de paredes globulares y cuellos entrantes, más bien rehundidos y marcados por carenas. Losbordes son exvasados, generalmente de perfil triangular, muy marcados. Las asas parten, siempre,por debajo del cuello. Estas piezas están vidriadas al interior y en el borde al exterior, en color verde 39
  • 40. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióno melado. Las bases son planas. Por lo general las huellas del torno están muy marcadas. Este tipode olla ha sido localizado en niveles de ocupación del siglo XII22.1.8.A.- Ollas de paredes globulares, cuello rehundido marcado por una carena, bases planas y bor-des exvasados de perfil triangular.1.8.A.1.- Bordes exvasados de perfil triangular, moldurados.1.8.A.1.1.- Olla de paredes muy globulares, cuello rehundido marcado por una carena, base planay borde exvasado de perfil triangular, moldurado. Las asas parten de la carena y finalizan en la zonamesial del recipiente, en donde éste más se ensancha. Líneas de torno muy marcadas al exterior.Vidriada al interior en color verde. Torno. El vedrío se extiende, también por el exterior del borde.Siglo XII. Fig. 43.1.1.8.A.2.- Bordes exvasados de perfil triangular, suavemente redondeados.1.8.A.2.1.- Olla de paredes globulares, cuello rehundido marcado por una carena y borde exvasadode perfil triangular, suavemente redondeado. Líneas de torno muy marcadas al exterior. Vidriadaal interior en color melado. Torno. El vedrío se extiende, también por el exterior del borde. SigloXII. Fig. 43.2.1.8.A.3.- Bordes exvasados de perfil triangular, con la arista muy marcada.1.8.A.3.1.- Olla de paredes globulares, cuello rehundido marcado por una carena y borde exvasadode perfil triangular, con la arista muy marcada. Las asas parten de la carena del cuello y finalizanpor debajo de la zona mesial, en donde más se ensancha el recipiente. Líneas de torno muy marca-das al exterior. Vidriada al interior en color melado. El vedrío se extiende, también por el exteriordel borde. Torno. Siglo XII. Fig. 44.1.22 Ollas con carena en los hombros y vidriadas, de perfiles casi idénticos a este tipo de Cercadilla se localizaron en Toledoy se fecharon, desde nuestro punto de vista equivocadamente, durante el período califal (MARTÍNEZ, 1990b, fig. 7).Dentro del conjunto cerámico toledano existen otras formas cerámicas cuyos perfiles son idénticos a los perfiles de piezasdel siglo XII en Cercadilla (vid. infra). Las del Testar del Puente de San Martín se han fechado en el XI (AGUADOet alii, 1990, fig. 2). En Vascos se encuadran en época taifa (IZQUIERDO, 1986, fig. 11.1). En Madrid también se handocumentado aunque algo más bajas (RETUERCE y LOZANO, 1986b). Las ollas sin vedrío localizadas en esta zonase consideran que son del IX mientras que las vidriadas serían características del XI (BERMEJO y MUÑOZ, 1999, 558,fig.1.1). En Guadalajara, sin vidriar, pero pintadas se fechan en el siglo XI (CUADRADO y CRESPO, 1992, fig. 10.1,10.47). En general en la Marca Media han sido fechadas sin vidriar dentro de un amplio “período Omeya” (RETUERCE,1998, 276-279, fig. 286-293) a excepción de uno de los tipos que ha sido fechado en el período mudéjar (siglo XIII). Lasvidriadas (íbid. 282-283, fig. 304-307) se han datado entre los siglos XI y XII. En Badajoz están vidriadas y bizcochadasy se encuadran en el siglo XI – principios del siglo XII (VALDÉS, 1985, fig. 100. 9-12; 136. 11-15). Esta forma se harecuperado en excavaciones urbanas de Lérida, asociada a niveles del XII (GALLART; GIRALT; MIRÓ, 1986, lám.V.9). En Andújar ( Jaén) se han localizado en niveles de finales del siglo XII – principios del siglo XIII (CHOCLÁN yCASTILLO, 1991, fig. 10). En Córdoba se localizó una olla de este tipo en un solar céntrico de la ciudad y fue fechadapor sus excavadores en el siglo XII (SERRANO y CASTILLO, 1992, fig. 6B). En Sevilla ollas de perfiles similares sefechan durante el período califal (HUARTE y LAFUENTE, 2001, fig. 1.3, 1.4, 1.5), mientras que en Jerez de la Fronteraaparecen en niveles tardíos y asociadas a cazuelas de costillas (MONTES y GONZÁLEZ, 1990, fig. 15). En Granadaaparecen ollas con perfiles parecidos al tipo 8 de Cercadilla aunque el cuello no es tan estrangulado sino, más bien, cilín-drico. Además no están vidriadas, aunque se presupone su existencia (RODRÍGUEZ, 1999, 105, lám. 1.5-6). En Nieblase han recuperado en niveles del siglo XI (PÉREZ y BEDÍA, 1993, fig. 3). También aparecen en Mértola de los siglosXI y mediados del XII (MACÍAS, 1991; 1992) y en el Castillo de Palmela, en Setúbal, en niveles del siglo XI, vidriadaso engobadas en color rojo (FERREIRA, 2001, fig. 7.e-h; FERNANDES y CARVALHO, 1997, fig. 47-49; FERREIRAy CARVALHO, 1999). En Málaga el borde de una olla, similar al tipo 8 de Cercadilla, vidriado al interior, se ha fechadoentre los siglos X-XI (MAYORGA y PERAL, 1995, lám. II.1). En general, en el sureste de al-Andalus esta forma sedocumenta claramente en el siglo XII (ACIÉN et alii, 1995).40
  • 41. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función1.8.A.3.2.- Olla de paredes muy globulares, cuello rehundido marcado por una carena y borde ex-vasado de perfil triangular, con la arista muy marcada. El vedrío se extiende, también por el exteriordel borde. Torno. Siglo XII. Fig. 44.2.1.8.A.3.3.- Olla de paredes globulares, cuello rehundido marcado por una carena y borde exvasadode perfil triangular, con la arista muy marcada. Vidriada al interior en color melado. El vedrío seextiende, también por el exterior del borde. Torno. Siglo XII. Fig. 44.3.■■Tipo 9.Ollas de paredes globulares y cuellos cilíndricos, entrantes. Los bordes son exvasados, redondeadoso de perfil triangular, pero tienen en común que parecen, sin estarlo, aplicados sobre las paredesdel cuello. Las dos asas suelen partir del borde. Las bases son planas y las paredes suelen ser muyfinas. Se fabrican en cerámica común. Este tipo de olla ha sido localizado en niveles de ocupacióndel siglo XII.1.9.A.- Ollas de paredes globulares y cuellos cilíndricos, entrantes. Los bordes son exvasados yredondeados o de perfil triangular23.1.9.A.1.- Cuello entrante y borde de perfil triangular.1.9.A.1.1.- Olla de paredes muy globulares y cuello cilíndrico y entrante. El borde es exvasado yde perfil triangular, suavemente redondeado. Parece estar aplicado sobre las paredes del cuello. Lasasas parten del borde y finalizan por debajo de los hombros del recipiente. En la zona mesial hanquedado muy marcadas las líneas de torno. Base plana. Las paredes son muy estrechas. Común.Torno. Abandono siglo XII24. Fig. 45.1.1.9.A.1.2.- Olla de mediano tamaño y paredes globulares y cuello cilíndrico y entrante. El borde esexvasado y de perfil triangular, con la arista muy marcada. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 46.1.1.9.A.2.- Cuello entrante y borde redondeado.1.9.A.2.1.- Olla de paredes muy globulares y cuello cilíndrico y entrante. El borde es exvasado yredondeado. Parece estar aplicado sobre las paredes del cuello. Las asas parten del borde y finalizanen los hombros del recipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 46.2.Familia 2. Jarros/as.• Cerámica de mesa.• Forma cerrada.• Técnica de fabricación: mano, torno lento, torno.23 El perfil de estas ollas es muy similar a del tipo I de marmitas de “El Castillejo” de los Guájares (Granada), fechadas entrelos siglos XIII y XIV. En esta zona su presencia es mucho más abundante que en Cercadilla y aparecen tanto vidriadas comobizcochadas y, a veces, con las superficies engobadas (GARCÍA PORRAS, 2001, 486 nº 3, 487 nº 6, 489, 491, 492 nº 15).Una olla muy similar a las de nuestro tipo 9 aunque tal vez algo más achatada y vidriada al interior, se ha localizado en Jaénen niveles de los siglos XII-XIII, junto a tinajas estampilladas y cazuelas de costillas (CASTILLO y CASTILLO, 1991, fig.8A). Se ha localizado en Calatrava la Vieja (Ciudad Real) en época almohade (RETUERCE, 1998, 297, fig. 334).24 Existen ollas en el yacimiento de Bezmiliana con perfiles similares a este tipo de Cercadilla que se fechan o en épocacalifal o durante el siglo XI (ACIÉN, 1990, fig. 5.13, 5.14). También como califal la fecha Retuerce (1986, fig. 3.H) enSerpa. En Cercadilla sólo aparecen en niveles del siglo XII. 41
  • 42. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función• Producción: cerámica común, cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso, cerámica de cuerda seca.• Jarra: “(Del árabe Yarra, vasija de barro para el agua). Vasija de barro, porcelana, loza, cristal, etc., con cuello y boca anchos y una o dos asas”; Jarro: “(De jarra). Vasija de barro, loza, vidrio o metal, a manera de jarra y con sólo un asa” (D.R.A.E., 1992, 848).• Jarra: “Contenedor de servicio, de tamaño mediano con asas, o sin ellas. Las de barro poroso sirven para mantener el agua fresca. Elemento eminentemente doméstico, aunque sea utilizable en el transporte a causa de su manejabilidad. Nombre árabe: arra; Jarrita: Básicamente útil para beber ( urayba) las de boca ancha; para escanciar líquidos, las de cuello alto, con o sin pico. Nombre árabe: Barrada, pues jarrita es diminutivo romance del étimo árabe arra. Jarro, Jarrito: Útil para escanciar líquidos (...) con una sola asa, pico vertedor, o bien pitorro” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 164-166).Porcentualmente, nos encontramos ante el grupo cerámico más numeroso dentro del conjuntototal de familias y recipientes. Su abundancia está, además, en directa relación con su gran diver-sidad tipológica y formal. Al igual que ocurre con las ollas y con la mayor parte de las familias, losdiferentes tipos asociados a este grupo formal se han definido a partir del perfil de los bordes, yaque, aunque existen piezas con otro tipo de peculiaridades originales y muy particulares, la mayorparte de ellas presentan características comunes.Hemos diferenciado dos tipos principales, a partir de los recipientes de boca circular y los de bocatrilobulada y 27 subtipos. Todos ellos cumplían una única función en origen: el transporte y lacontención de líquidos, fundamentalmente agua.Las pastas de los recipientes de esta familia están por lo general bastante decantadas, aunque enocasiones encontramos piezas en las que los desgrasantes son muy abundantes, como es el caso delrecipiente representado en la fig. 76.1 (del tipo 2.1.C.8.1.). Los desgrasantes son, entre otros nodiferenciados, micáceos (de mica moscovita) y de cuarzo, con presencia en muchos casos de un tipode desgrasante de color rojo, probablemente cerámica triturada.El color de las pastas suele ser rojizo, anaranjado o blanquecino, como consecuencia de la cocciónoxidante a la que se expusieron las piezas, aunque no es despreciable la cantidad de piezas cocidasen ambiente reductor que, por lo general, aparecen pintadas con motivos decorativos diseñados entonalidades claras.La inmensa mayoría de las piezas fueron fabricadas en cerámica común. En menor proporción sefabricaron en cerámica vidriada y en verde y manganeso, mientras que los recipientes elaboradosen cuerda seca son muy escasos. Las piezas bizcochadas sólo fueron alisadas con las manos en elúltimo momento de su elaboración, antes de proceder a su cocción.Una de las técnicas más empleadas para el tratamiento de las superficies externas fue la aplicaciónde engalbas. Durante el emirato y el califato estos engobes son, normalmente, poco cubrientes, porlo que aparecen muy mal conservados o en gran parte perdidos. Sin embargo, a partir del siglo XII,proliferará esta forma de tratar las superficies, tanto en color rojo como en color negro o gris, sobretodo en los jarros/as 2.1.B, 2.1.F.3 y 2.1.R, mientras que en los períodos pre-islámico y emiralabundarán los recipientes espatulados.Admiten todo tipo de decoraciones y de esquemas decorativos, aunque es la pintura el tratamien-to más utilizado para las piezas bizcochadas. Son pocas las tonalidades pictóricas que entran enjuego, siendo los colores claros -desde la gama del blanco hasta el beige oscuro-, los rojizos -desdeel anaranjado al rojo claro- y los ocres, los más empleados. Por lo común estos colores se aplicansobre superficies de tonalidades opuestas, con el fin de que los motivos decorativos resalten sobre42
  • 43. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónlos fondos. Los motivos vegetales, geométricos, epigráficos o pseudo-epigráficos son los temasdecorativos por excelencia y son aplicados en la decoración pintada, en la decoración de las piezasfabricadas en verde y manganeso y en la decoración de los recipientes vidriados. Pudieron estar de-corados con un solo tema o, por el contrario, mezclar varios de ellos, consiguiendo composicionesmuy barrocas. No hemos documentado, por el momento, decoración zoomorfa o antropomorfa25.Junto a los cántaros, es decir, junto a los recipientes de más de 40 cm. de altura destinados al aca-rreo y el almacenamiento de agua, el tipo más abundante de esta familia es el clasificado comotipo 1, subtipo B. Son pequeños jarros26 de cuerpo globular, base convexa, cuello cilíndrico yborde por lo general biselado al interior. Estas piezas pueden estar decoradas o no y, si lo están,la decoración será siempre pintada y los motivos siempre de carácter profiláctico, con haces dededos que recorrerán las piezas tanto vertical como horizontalmente. Su evolución es mínima, demanera que las formas se mantienen casi sin alteración durante cinco siglos, exceptuando ligerasmodificaciones en su morfología. Su abundancia es muy significativa desde los primeros momen-tos de la ocupación musulmana; hasta tal punto, que podemos llegar a afirmar que los contextosen los que no está presente este tipo de recipiente, no son islámicos. A esos efectos se puede con-siderar uno de los fósiles directores para determinar si nos encontramos ante niveles emirales oprevios al emirato -éstos últimos difíciles de identificar ante la ausencia de otros elementos másrepresentativos-. Asimismo y como veremos a continuación, algunas de las diferencias morfoló-gicas que adquieren a lo largo de los siglos, son suficientemente peculiares como para permitirnosasignarles su cronología exacta.En cuanto al resto de recipientes y, aunque es muy amplia la variedad formal aplicada a estasformas (vid. infra), la mayoría de ellos suelen tener los cuerpos globulares (los ejemplares queentroncan con las formas visigodas poseen cuerpos más piriformes), que se estrechan en la zonacercana a la base. Éstas suelen ser planas o ligeramente convexas. Muy pocos ejemplares tienenbases cóncavas y son, también, muy escasos los recipientes con pies de pequeño tamaño -similaresa pequeños mamelones-, apoyos utilizados sobre todo durante el siglo IX. A partir del siglo XIIserá común el uso de pies anulares.Hemos diferenciado 2 tipos, establecidos en función de la forma de las bocas. Estos tipos se hansubdividido en diferentes variantes que a su vez poseen múltiples subvariantes. • Tipo 1.- Recipientes de todos los tamaños y formas con boca circular. • Tipo 2.- Recipientes de todos los tamaños y formas con boca trilobulada.■■Tipo 1.- Boca circular.2.1.A.- Recipientes de boca circular, cuerpos grandes, globulares o algo piriformes, cuellos es-trechos, por lo general largos, que pueden estar carenados. Bases planas y delgadas, en ocasionesligeramente convexas. Son piezas de gran tamaño y en cierta manera entroncarían directamentecon los jarros/as 2.1.C, es decir, con los cántaros.2.1.A.1.- Con cuellos estrechos y exvasados y bordes exvasados y caídos.2.1.A.1.1.- Recipiente con cuello estrecho, de paredes exvasadas, borde exvasado y caído. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 5). Fig. 47.1.25 Decoración zoomorfa pintada se puede contemplar en las piezas expuestas en el Museo Arqueológico Provincial de Córdoba.26 Son pocas las piezas que presentan dos asas, al menos durante los primeros momentos, aunque en un momento másavanzado, ya en el siglo XII, serán muy comunes. 43
  • 44. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.A.1.2.- Jarra de cuello estrecho y exvasado y borde exvasado y caído. Las asas parten del borde yse elevan por encima de él. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDAL-GO, 2003b, fig. 10.161). Fig. 47.2.2.1.A.1.3.- Jarro/a de cuello estrecho y exvasado y borde exvasado y caído. Común. Torno. SigloVII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.58). Fig. 47.3.2.1.A.1.4.- Jarro/a de cuello estrecho, entrante y borde exvasado y caído. Común. Torno. Emiraltemprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 47.4.2.1.A.2.- Cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado de sección triangular 27.2.1.A.2.1.- Jarra de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado de seccióntriangular. Las asas parte desde la carena del cuello. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1725). Fig. 48.1.2.1.A.2.2.- Jarra de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado de seccióntriangular. Las asas parten desde la carena del cuello. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico)(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1735). Fig. 48.2.2.1.A.2.3.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado de seccióntriangular. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.10.78). Fig. 48.3.2.1.A.3.- Cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde engrosado28.2.1.A.3.1.- Jarra de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado, engrosado yredondeado con el labio plano. Las asas parten desde la carena del cuello. Común. Torno. SigloVII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1450). Fig. 48.4.2.1.A.3.2.- Jarra de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado, engrosadoy redondeado. Las asas parten desde la carena del cuello. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1073). Fig. 48.5.2.1.A.3.3.- Jarra de cuello estrecho, más o menos largo, suavemente carenado y borde exvasado,engrosado y redondeado. Las asas parten desde la carena del cuello. Común. Torno. Siglo VII-VIII(Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.98). Fig. 49.1.2.1.A.3.4.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, suavemente carenado y borde exvasado,engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDAL-GO, 2003b, fig. 10.84). Fig. 49.2.2.1.A.3.5.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, suavemente carenado y borde exva-sado, engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES yGONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1179). Fig. 49.3.2.1.A.4.- Cuello estrecho, más o menos largo y borde exvasado de sección triangular.27 Este tipo de cuellos y bordes carenados, así como sus cuerpos, más piriformes, se relacionan con jarros/as visigodos, depleno siglo VII, en yacimientos valencianos (GISBERT, 1986).28 Es un tipo de jarra presente en Mérida (ALBA y FEIJOO, 2003, fig. 5 y 8).44
  • 45. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónNo hemos localizado ejemplares completos, pero los cuerpos que se podrían asociar a las subva-riantes 1, 2, 3 y 4, poseían una o dos asas (fig. 49.4, 49.5, 125.1). Las paredes son globulares, casiacampanadas, debido a la estrechez que adquieren en la zona del cuello. Las bases de estas subva-riantes son estrechas y planas (fig. 125.2, 125.3).2.1.A.4.1.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo y borde exvasado, de sección triangular.Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.83.4781). Fig. 50.1.2.1.A.4.2.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo y borde exvasado, de sección triangular.Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII- IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.83.919). Fig. 50.2.2.1.A.4.3.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo y borde exvasado, de sección triangular.Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig.4.10). Fig. 50.3.2.1.A.4.4.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo y borde exvasado, de sección triangular,suavemente redondeado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b,fig. 4.12). Fig. 50.4.2.1.A.5.- Cuello carenado estrecho, más o menos largo y borde exvasado y caído.2.1.A.5.1.- Jarra de cuerpo muy globular, cuello estrecho, carenado y borde exvasado y caído. Lasasas parten desde la carena del cuello y finalizan en los hombros del recipiente. Común. Torno.Siglo VII-VIII (Pre-islámico). Fig. 51.1.2.1.A.5.2.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, posiblemente carenado y borde exvasadoy caído. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.10.71). Fig. 52.1.2.1.A.5.3.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado y caído.Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.123).Fig. 52.2.2.1.A.5.4.- Jarro/a de cuello estrecho, más o menos largo, carenado y borde exvasado y caído.Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.55).Fig. 52.3.2.1.A.6.- Cuello estrecho, más o menos largo y exvasado y borde recto.2.1.A.6.1.- Jarro/a de cuello exvasado y estrecho, más o menos largo, y borde recto y redondeado.Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig.10.153).Fig. 52.4.2.1.B.- Recipientes con boca circular, cuello cilíndrico de paredes rectas o, a veces, exvasadas. Porlo general los bordes son biselados al interior aunque existen excepciones. Los cuerpos siempre songlobulares y pueden estar carenados en el siglo XII. Las bases son planas, ligeramente convexas oposeen un pie anular. Las de pie anular se asocian a niveles de los siglos XI (posterior al califatoomeya) y XII29. Tienen una o dos asas, indistintamente, aunque determinados recipientes no las29 Contrasta con esta afirmación un conjunto de jarros leridanos tipo 1B con pie anular, fechado, a nuestro entender condesacierto, en la primera mitad del siglo X (LORIENTE, 2000). 45
  • 46. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónposeían. Se fabricaron en cerámica común y se decoraron con pintura, o se engobaron, éstos úl-timos con más asiduidad durante el siglo XII. Los engobes son normalmente de color rojo o, enmenos ocasiones, de color gris-negro. Aparecen en todas y cada una de las etapas islámicas y casipodríamos decir que nos encontramos ante un fósil director del período medieval-islámico30.2.1.B.1.- Cuellos rectos o ligeramente entrantes (en contadas ocasiones los cuellos son exvasados).Con base planas, a veces ligeramente convexas lo que las hace algo inestables. Poseen, por lo general,un asa, aunque algunas veces pueden tener dos. Estas piezas no son muy grandes. Suelen estarpintadas.2.1.B.1.1- Recipiente con cuello de paredes rectas, borde entrante, de sección triangular. El bordese separa del cuerpo a través de una escotadura, que le obliga a un cambio de dirección, haciéndo-lo ligeramente exvasado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI(FUERTES, 2002, fig. 6.1). Siglo XII. Fig. 53.1.2.1.B.1.2.- Recipiente con cuello de paredes exvasadas en la zona más cercana a la panza y entran-tes en la zona más cercana al borde. Éste se separa del cuello a través de una pequeña escotadura,rematándose en un borde redondeado al exterior y de perfil triangular al interior. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI (FUERTES, 2002, fig. 6.2). Fig. 53.2.2.1.B.1.3.- Recipiente con cuello de paredes entrantes y borde entrante de sección triangular. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI (FUERTES, 2002, fig. 6.3).Siglo XII. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 12.9, 12.10). Fig. 53.3.30 Este tipo de recipientes está presente en Cercadilla desde los primeros momentos vinculado a la dominación islámica(FUERTES y GONZÁLEZ 1994a; 1994b; 1996;). También en Jaén aparece en momentos claramente emirales y califa-les (CASTILLO, 1995, 199-200, fig. 10 y 11; 1998, 55, fig. 16; PÉREZ ALVARADO, 2003, 101-102; VARGAS, 1997,fig. 4), mientras que en Sevilla se ha localizado a partir de momentos califales (HUARTE y LAFUENTE, 2001, fig. 1.3,1.4, 1.5). Ya en 1978, Zozaya (1980a, fig. 3) presentó este tipo de jarros/as, y lo encuadró dentro del emirato y el califato.Jarros/as con este perfil se localizan en multitud de yacimientos peninsulares desde Córdoba (AA.VV., 1986, fig. 93-96;SERRANO y CASTILLO, 1992, fig. 6A; VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 11) hasta Niebla, en donde fueronfechados, en un primer momento, entre los siglos VIII-X (OLMO, 1986a, fig. 1d; FERNÁNDEZ et alii, 1990, fig. 1); apartir de la aparición de nuevas piezas carenadas se ha ampliado esa cronología a los siglos X-XI (MACÍAS y BEDIA,1993, 59, fig. 10) e, incluso, al siglo XII - principios del XIII (GÓMEZ TOSCANO et alii, 1999, fig.5; CAMPOS et alii,1999, fig. 4). En otras poblaciones onubenses se asocian, sin carena, a los siglos X y XI (PÉREZ MACÍAS, 2002, fig. 4).En Ba ana (Pechina, Almería) han sido fechados en un momento de transición entre los siglos IX y X (CASTILLO yMARTÍNEZ 1993c, lám. VII, XVIII), mientras que en Almería capital, se han recuperado en niveles de pleno siglo X(DOMÍNGUEZ; MUÑOZ; RAMOS, 1987, fig. 1). Se han recogido en Ceuta (FERNÁNDEZ SOTELO, 1988.III,101-102); en Málaga (NAVARRO et alii, 1999); en Montefrío (Granada), con una cronología que abarca desde el sigloIX hasta el siglo XI (MOTOS, 1986, fig. 4.8, 4.9; 1993, fig. 8.20-28) y en Ilbira (Granada) aparecen desde momentosemirales (RODRÍGUEZ, 2003, fig. 3). Se han recuperado en Lorca (MARTÍNEZ RODRIGUEZ, 1994, fig.9) y en lamisma ciudad de Murcia (NAVARRO PALAZÓN, 1986b, nº. 332, 333, 523 a 526; 1990, fig. 7.9, 7.22; MUÑOZ, 1993,181, fig. 3; MUÑOZ y CASTAÑO, 1994, fig. 7.1, 7.2, 7.3, lám. 5). Se encuentran en la Rábita de las Dunas de Guarda-mar, en niveles claros del siglo X y de principios del XI (AZUAR et alii, 1989, 28, fig. 2; 29, fig. 3 a 5; 65, fig. 2; 70, fig. 2,3; 84, fig. 2 y 3; 118, fig. 4), así como en otros yacimientos alicantinos, donde aparecen con una ligera carena en la zonade los hombros (GUTIÉRREZ, 1987b, fig. 2.2, 2.3; 1996a, 113-115, fig. 42). Esta forma ya fue clasificada en Mallorcacomo Marmitas tipo E, y ya se observó su larga perduración, desde momentos califales hasta el siglo XII (ROSSELLÓ-BORDOY, 1978a, 70, fig. 15 y 16; 1999, 20). En Ibiza se ha recuperado en los yacimientos de Puig de Molins y de laCueva de Santa Agnes -junto a materiales paleocristianos y mozárabes- (FERNÁNDEZ, 1983, 85, 87, 88, nº. 351, 582y 1443; KIRCHNER, 2002). Esta forma aparece también en la atalaya de Venturada, en Madrid, (CABALLERO yMATEO, 1990, fig. 5.85 y 5.120). En Cerro Pelao, en Cuenca, ha sido documentada en la segunda mitad del X y en elsiglo XI (MONCO, 1987, 224), así como en Toledo (MARTÍNEZ, 1986, lám. III a VII), concretamente en las excava-ciones realizadas en el circo romano, donde ha sido fechada a finales del siglo X principios del siglo XI. Esta cronologíafue más tarde rectificada y ampliada hasta los tres primeros decenios del siglo XI (MARTÍNEZ, 1990b). Jarritas tipo 1Bde Cercadilla se han documentado en numerosos yacimientos de la Marca Media, abarcando una cronología muy amplia,desde el siglo X hasta el siglo XII (RETUERCE, 1998, 189-199, 213-215, fig. 145-161, 189-191). Por su parte en elSureste de al-Andalus estas formas se prodigan desde el siglo IX hasta el siglo XII (ACIÉN et alii, 1995, 132; 2003). EnMérida aparecen asociadas al emirato (ALBA y FEIJOO, 2003, fig. 11).46
  • 47. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.B.1.4.- Recipiente con cuello de paredes entrantes y borde exvasado, moldurado y de seccióntriangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI (FUERTES,2002, fig. 6.4). Fig. 53.4.2.1.B.1.5.- Recipiente con cuello de paredes rectas, ligeramente entrantes, borde recto en su parteexterna y engrosado y moldurado en el interior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglos XI (FUERTES, 2002, fig. 7.1). Fig. 54.1.2.1.B.1.6.- Recipiente con cuello recto, cilíndrico, base plana, ligeramente convexa, cuerpo globulary borde redondeado algo biselado al interior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – prin-cipios del siglos XI (FUERTES, 2002, fig. 7.2). Fig. 54.2.2.1.B.1.7.- Recipiente de cuello recto, cilíndrico, paredes globulares, base plana y borde redon-deado, algo engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI(FUERTES, 2002, fig. 7.3, lám. 8). Siglo XII. Fig. 54.3.2.1.B.1.8.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a los 10 cm, de paredes rectas, ligeramenteexvasadas, borde biselado hacia el interior, de sección triangular. Pieza de gran tamaño, podría in-cluirse dentro del grupo 1C, ya que probablemente posea el tamaño de un cántaro y probablementese usara como tal, sin embargo la forma es mucho más similar a la de este grupo. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglos XI (FUERTES, 2002, fig. 7.4). Fig. 54.4.2.1.B.1.9.- Jarro/a de cuello cilíndrico, ligeramente entrante rematado en un borde engrosado alinterior de sección triangular. Existe una escotadura cerca del borde que, en cierta forma, señalaríael paso de éste al cuello. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII – IX. Fig. 55.1.En la zona portuguesa se localizan en Almodôvar, fechadas entre los siglos VIII-XI (GUERRA y FABIAO, 1993, 98, fig.14), en Sintra en los siglos IX y X (COELHO, Est. III. 13.14), en Moura con dos asas en los siglos X y XI (MACÍAS,1993, fig. 9) así como en la zona del Algarve (MATOS, 1986, lám. 153). También en Cerro da Vila en Vilamoura apareceeste tipo de recipientes entre los siglos IX-X (MATOS, 1991a, 439). En Lisboa se han recuperado estos ejemplares desdeel siglo XI hasta el siglo XIII (GOMES, 2003, fig. 8-9), muchos de ellos decorados con motivos profilácticos. Su perdu-ración es considerable. Nos encontramos con piezas de características técnicas y morfológicas similares en el siglo XII, nosolamente en Cercadilla (FUERTES, 1995), sino también en multitud de yacimientos. Así las encontramos en Setefilla,en los estratos más modernos (KIRCHNER, 1990, fig. 14.83) y en Sevilla capital en ambientes almohades y producidasen cuerda seca (LAFUENTE, 1995, 298). Se han localizado en Caños de Beca en niveles del siglo XII (CAVILLA,1992a, fig. 18), en Jerez de la Frontera (MENÉNDEZ y REYES, 1986, lám. III; OLMO, 1986b, lám. III) y en Cádizcapital, fechadas entre los siglos XI y XII (GALLARDO et alii, 1999, fig. 6) y también en el XIII (MENÉNDEZ y RE-YES, 1985, fig. 1 y 2). En Granada aparecen con una inflexión en la zona de unión de las bases con los cuerpos –indicativode piezas más tardías- (RODRÍGUEZ, 1999, lám. 7.3). Se han recuperado en Denia (GISBERT et alii, 1992, 151, pieza050; AZUAR, 1991a, 261, fig. 1I1) y en otros yacimientos alicantinos (AZUAR, 1989, fig. 36, 60, 65b, 94.55-57 y 68)junto con piezas que también se fechan entre los últimos años del siglo XI hasta el siglo XII, o incluso XIII (AZUAR,1989, fig. 50). En el Castillo de Aspe (Alicante) los ejemplares tardíos –segunda mitad del siglo XII – primera mitad delsiglo XIII- se caracterizan por poseer un saliente en la zona cercana a la base (BORREGO; QUILES; SARANOVA,1994, 66). En Alicante capital hay piezas del siglo XI (ROSSER et alii, 1994, 122) y XII (AZUAR, 1989, fig. 6.402), asícomo en el yacimiento de Santa Fe de Oliva (BAZZANA, 1984, 282-287, 1986b, fig. 6) y en Lorca, Murcia (NAVARROPALAZÓN, 1986b, nº. 211, 217 a 220; 1991a, nº. 229 a 232; 1997, nº. 30-31). Entre finales del siglo XI y principios delXII se han documentado en Lérida, concretamente en Balaguer (GIRALT, 1987, fig. 2) y en Solibernat, del siglo XIIcon huellas de torno en la panza y dos asas (ROVIRA et alii, 1997). En Calatrava la Vieja (Ciudad Real) están en nive-les del siglo XII (RETUERCE y LOZANO, 1986a, lám. 12) En Zaragoza han sido localizadas en niveles del siglo XI(VILADES, 1986, 138, lám. IV.1 y IV.2) y en Badajoz en niveles del siglo XI y principios del siglo XII (VALDÉS, 1985,fig. 39, 81-86, 89). En el territorio portugués se han documentado, igualmente durante el período post-califal en Mértola(TORRES et alii, 1996, fig. 10; MACÍAS, 1996, fig. 4.32), en el Cerro da Vila (MATOS, 1991, 444) y en la Alcazaba deSantaren, donde sus estudiosas comentan que son piezas completamente islámicas (VIEGAS y ARRUDA, 1999). EnCidade das Rosas (Serpa), Retuerce (1986, 89, fig. 4F) muestra una pieza de características análogas a las que aquí pre-sentamos y que sitúa en el período califal, junto con otras formas que, al menos en el yacimiento de Cercadilla, aparecensolamente a partir del siglo XII, como por ejemplo los ataifores de las figuras 2A, 2B y 2C de ese trabajo. Los jarros tipo1B se localizan, también, en yacimientos norteafricanos, asociados a los siglos X – XI (MOKRANI, 1997b, fig. 26 a 29). 47
  • 48. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.B.1.10.- Jarra de paredes muy globulares y cuello recto, corto, cilíndrico, rematado en un bordealgo engrosado, de perfil triangular. Las asas parten del borde y finalizan por debajo de los hom-bros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 55.2.2.1.B.1.11.- Jarro/a de paredes muy globulares, de cuello entrante, corto, cilíndrico, rematado enun borde muy entrante y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 55.3.2.1.B.1.12.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, ligeramente entrante, sobre todo en lazona más cercana al borde que es redondeado y biselado al interior, lo que le confiere una seccióntriangular. La separación entre cuello y borde se realiza a través de una inflexión en las paredes.Las líneas de torno han sido muy marcadas desde la zona mesial hasta la base. Las asas parten delborde y finalizan en los hombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 55.4.2.1.B.1.13.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, ligeramente entrante, sobre todo en lazona más cercana al borde que es redondeado y suavemente biselado al interior, lo que le confiereuna sección triangular. La separación entre cuello y borde se realiza a través de una inflexión en lasparedes. Las líneas de torno han sido muy marcadas desde la zona mesial hasta la base. Las asasparten del borde y finalizan en los hombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 56.1.2.1.B.1.14.- Jarra de cuello cilíndrico, ligeramente entrante. El borde, separado del cuello a travésde una inflexión en las paredes, es engrosado al exterior y redondeado y cóncavo al interior. Co-mún. Torno. Siglo XII. Fig. 56.2.2.1.B.1.15.- Jarra de paredes globulares carenadas en su zona más alta, cuello cilíndrico, lige-ramente entrante, sobre todo en la zona más cercana al borde que es engrosado y redondeado.Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan por debajo de la línea de loshombros. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 12.11).Fig. 56.3.2.1.B.1.16.- Jarra de paredes globulares altas y cuello cilíndrico, ligeramente entrante, sobre todoen la zona más cercana al borde que es engrosado al interior, con un perfil casi triangular. Común.Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám. 1.XXII). Fig. 57.1.2.1.B.1.17.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, de paredes rectas, y borde de perfil trian-gular con la arista muy marcada. Tanto el cuello como el cuerpo tienen muy marcadas las líneas deltorno al interior. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan en los hombros.Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ,1994a, lám. 3.VII). Fig. 57.2.2.1.B.1.18.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, de paredes rectas, y borde recto y re-dondeado, suavemente biselado al interior. Sin asas. Base plana. Verde y manganeso al exterior,vidriada al interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 58.1.2.1.B.1.19.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, de paredes rectas, y borde recto y redon-deado, suavemente apuntado. Doble asa de apéndice, que parte y finaliza en la zona más ancha delrecipiente31. Cuerda seca parcial. Torno. Abandono califal. Siglo XI. Fig. 58.2.31 Una pieza muy parecida a nuestro tipo se ha localizado en una de las excavaciones urbanas de Lisboa y ha sido fechadaen el siglo XI (BUGALHAO y FOLGADO, 2001, 62). Son almohades las localizadas en Calatrava la Vieja (CiudadReal) (RETUERCE, 1998, 216, fig. 192-193).48
  • 49. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.B.2.- Son recipientes de cuerpos globulares y cuellos cilíndricos y exvasados, base plana, a vecesligeramente convexa.2.1.B.2.1.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, exvasado, rematado en un borde recto yredondeado. Base plana. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan en la líneade los hombros. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.VI). Fig. 59.1.2.1.B.2.2.- Jarra de paredes globulares, cuello cilíndrico, exvasado, rematado en un borde recto, engrosadoal interior y redondeado. Las asas parten del borde y finalizan en la línea de los hombros. Común. Torno.Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 84.4771). Fig. 59.2.2.1.B.3.- En este grupo se engloban aquellos recipientes que presentan cuerpos globulares, aunquealgo achatados, cuellos generalmente muy altos, cilíndricos y de paredes entrantes. Los ejemplares com-pletos poseen bases convexas que se separan del cuerpo a través de una fuerte inflexión, o bases planas.Pueden o no estar carenados. De estarlo la carena se sitúa en el paso del cuerpo al cuello. Son ejempla-res característicos de momentos posteriores al califato omeya32.2.1.B.3.1.- Jarra de paredes globulares, algo achatadas. La zona del paso al cuello presenta unacarena muy marcada que obliga a un cambio de dirección de las paredes del cuello. Éste es largo,cilíndrico y entrante y se remata en un borde redondeado al exterior y cóncavo al interior. El pasodel cuello al borde se marca a través de una inflexión. Las asas finalizan por debajo de los hombros.Base plana ligeramente convexa, separada del cuerpo a través de una marcada inflexión. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 60.1.2.1.B.3.2.- Jarra de paredes globulares, algo achatadas. En la zona del paso al cuello se ha realizadouna carena muy marcada que obliga a un cambio de dirección de las paredes del cuello. Éste eslargo, cilíndrico y entrante y se remata en un borde redondeado al exterior y cóncavo al interior. Elpaso del cuello al borde se marca a través de una inflexión. Las asas parten del borde y finalizan pordebajo de los hombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 60.2.2.1.B.3.3.- Jarra de paredes globulares, algo achatadas. En la zona del paso al cuello se incorporauna carena muy marcada, que da paso al cuello. Éste es largo, cilíndrico y muy entrante y se remataen un borde redondeado al exterior y engrosado al interior lo que le confiere una sección triangularde aristas redondeadas. El paso del cuello al borde se marca a través de una ligera inflexión. Lasasas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizan por debajo de los hombros. Base sepa-rada del cuerpo a través de una marcada inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 60.3.2.1.B.3.4.- Jarra de paredes globulares, algo achatadas que se unen con el cuello a través de una ca-rena muy marcada. El cuello es largo, cilíndrico y muy entrante y se remata en un borde apuntadoy biselado al interior. Las asas parten del borde y finalizan por debajo de los hombros. Base convexaseparada del cuerpo a través de una marcada inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 61.1.2.1.B.3.5.- Jarro/a de cuello largo, cilíndrico y muy entrante que se remata en un borde recto yredondeado, algo engrosado al interior lo que le confiere una sección triangular de aristas redon-deadas. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 61.2.32 Consideradas como almohades e incluso nazaríes en Málaga (ACIÉN; PERAL; RECIO, 1990, fig. 7). En Mad natal Zahr ’ las han clasificado como califales (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 11), cronología que difiere completa-mente de la propuesta por nosotros. 49
  • 50. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.B.3.6.- Jarra de paredes globulares, algo achatadas. En la zona del paso al cuello se ha reali-zado una carena que da paso al cuello. Éste es largo, cilíndrico y entrante, sobre todo en la zonadel borde. Éste es entrante, con el labio redondeado y cóncavo al interior. Común. Torno. SigloXII. Fig. 61.3.2.1.B.3.7.- Jarra de paredes globulares que se une al cuello a partir de una carena muy marcada. Elcuello es alto, cilíndrico y entrante y se remata en un borde de perfil triangular al exterior y biseladoal interior. El paso del cuello al borde se marca a través de una marcada inflexión. Las asas partendel borde y finalizan por debajo de los hombros. Están adornadas con una moldura en la zonadonde se unen al cuerpo. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 62.1.2.1.B.3.8.- Jarro/a de cuello largo, cilíndrico y muy entrante que se remata en un borde engrosadode sección triangular. Vidriada melada al interior y al exterior. Torno. Siglo XII. Fig. 62.2.2.1.B.3.9.- Jarro/a de cuerpo con paredes globulares hasta la carena, a partir de ella se rehundenligeramente y dan paso al cuello entrante rematado en un borde recto biselado al interior. Común.Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám. 1.XXIV). Fig. 62.3.2.1.B.3.10.- Jarra de paredes globulares. Cuello largo, cilíndrico y entrante y se remata en un borde deperfil triangular al exterior. Base plana. Las asas parten desde la mitad del cuello y finalizan por debajode los hombros. Vidriada melada al interior y al exterior. Torno. Abandono siglo XII33. Fig. 63.1.2.1.B.3.11.- Jarra de paredes globulares. En la zona del paso al cuello se ha realizado una carenamuy poco marcada. Éste es alto, cilíndrico y entrante y se remata en un borde recto y biselado alinterior. La única asa parte del borde y finaliza por debajo de la carena. Base convexa, que se separadel cuerpo a través de una inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 63.2.2.1.B.4.- Jarras de pequeño tamaño, cuerpos globulares, con o sin carena, cuellos cilíndricos. Los ejem-plares recuperados completos poseen las bases con pie anular34. Hasta el momento todos los ejempla-res recuperados se han localizado en niveles posteriores al califato omeya.2.1.B.4.1.- Jarra de pequeño tamaño, de paredes globulares. En la zona del paso al cuello se harealizado una carena muy marcada. Éste es corto, cilíndrico y entrante y se remata en un borderecto y redondeado. Las asas parten del borde y finalizan por debajo de los hombros. Base con pieanular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 64.1.2.1.B.4.2.- Jarra de pequeño tamaño, de paredes globulares. En la zona del paso al cuello se ha rea-lizado una carena muy marcada. Éste es corto, cilíndrico y se remata en un borde recto y apuntado.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 64.2.2.1.B.4.3.- Jarra de pequeño tamaño, de paredes globulares. Cuello corto, cilíndrico y entrante,rematado en un borde recto y apuntado. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan por debajo de los hombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 64.3.33 De Calatrava la Vieja (Ciudad Real) se conoce un ejemplar en muy buen estado que es muy similar al tipo 2.1.B.3.10de Cercadilla, fechado en época almohade, con el solero marcado a través de una inflexión y con las asas partiendo desdelos hombros (RETUERCE y LOZANO, 1986a; RETUERCE, 1998, 263). En Mértola también se conoce un tipo muysimilar, aunque, como el ejemplar manchego, las asas parten de los hombros (KAHWLI, 1993, fig. 26).34 De características casi idénticas, en cuanto a la cronología, tamaño, forma e incluso color, se encuentran en la Alcazabadel Castillo de S. Jorge, en Lisboa, aunque en este caso estaban pintadas (GOMES et alii, 2001, fig. 11, nº 8).50
  • 51. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.B.5.- Jarras de pequeño tamaño con cuerpos de paredes exvasadas, carenadas y rectas. Cuelloscilíndricos. Bases de pie anular.2.1.B.5.1.- Jarra de pequeño tamaño. Cuerpo de paredes exvasadas y doblemente carenadas, a par-tir de la primera carena las paredes continúan rectas hasta la segunda carena, que da paso al cuello.Éste es de paredes casi rectas, ligeramente entrantes, rematadas en un borde recto y redondeado.Las asas parten del borde y finalizan en la primera carena. Base con pie anular. Común. Torno.Siglo XII. Fig. 64.4.2.1.B.6.- Se trata de jarros/as de pequeño tamaño de cuerpos globulares y cuellos cortos, entrantes,también globulares. Bases planas o ligeramente convexas. Hasta el momento todos los ejemplaresde esta variante se han localizado en el emirato.2.1.B.6.1.- Jarra de aspecto achatado, paredes globulares, cuello corto, entrante, rematado en unborde recto, algo engrosado y redondeado. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994b, fig. 3.1). Fig. 65.1.2.1.B.6.2.- Jarra de paredes globulares, cuello corto, entrante, rematado en un borde recto yredondeado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 3.4).Fig. 65.2.2.1.B.6.3.- Jarra de aspecto achatado, paredes globulares, cuello corto, entrante, rematado en unborde recto, redondeado y biselado al interior. Las asas parten del borde, se elevan por encima de ély finalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994b, fig. 3.3, 3.5). Fig. 65.3.2.1.B.6.4.- Jarra de aspecto achatado, paredes globulares, cuello corto, entrante, rematado en unborde recto, biselado al interior. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él y finalizanen la zona de los hombros. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b,fig. 3.2, 3.7). Fig. 66.1.2.1.B.6.5.- Jarra de aspecto achatado, paredes globulares, cuello corto, entrante, rematado en unborde recto, algo engrosado y redondeado. Las asas parten del borde, se elevan por encima de él yfinalizan en la zona de los hombros. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994b, fig. 3.8). Fig. 66.2.2.1.B.6.6.- Jarra de aspecto achatado, paredes globulares, cuello corto, muy entrante, rematado enun borde recto, biselado al interior. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ,1994b, fig. 3.6). Fig. 66.3.2.1.C.- Recipientes de gran tamaño con cuerpos globulares que se estrechan en las bases. Loscuellos son más anchos que los del grupo 1A. Su funcionalidad estaría en relación con el trans-porte y almacenamiento de líquidos. A este tipo de piezas se las reconoce como cántaros. Suelentener dos asas -fig. 67.1.-35. Ya de momentos muy tempranos, desde el 2º tercio del siglo VIII,tenemos constancia del uso de cántaros –fig. 67.2- de cuerpo globular, cuello muy alto, con unagran moldura y borde exvasado.35 Del mismo tipo se localizan igualmente en Mad nat al Zahr ’ (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 4). 51
  • 52. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.C.1.- Cántaros con los bordes de sección triangular 36.2.1.C.1.1.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes exvasadas que serematan en un borde exvasado de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 9.1). Fig. 68.1.2.1.C.1.2.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes exvasadas y bordeexvasado de sección triangular ligeramente engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 9.2). Fig. 68.2.2.1.C.1.3.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes ligeramente exva-sadas rematadas en un borde exvasado de sección triangular algo engrosado en su interior. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 9.3). Fig.68.3.2.1.C.1.4.- Jarro con cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes rectas ligeramenteentrantes y borde exvasado, de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 9.4). Fig. 68.4.2.1.C.1.5.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes ligeramente en-trantes, borde exvasado de sección triangular con una ligera inflexión por encima del pico delborde. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 9.5). Fig. 68.5.2.1.C.1.6.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes algo exvasadas, casirectas, borde exvasado, de sección triangular, ligeramente caído. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 9.6). Fig. 68.6.2.1.C.1.7.- Jarro de paredes globulares, cuello largo, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredesrectas, más entrantes en la zona del borde que es exvasado de sección triangular. Común. Torno. Laúnica asa parte de la zona más baja del cuello y finaliza en la zona de los hombros. Califal. Fig. 69.1.2.1.C.1.8.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes y borde ex-vasado de sección triangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995,lám. 12.4). Fig. 69.2.2.1.C.1.9.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes y carenadasy borde exvasado y engrosado de sección triangular. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglosVIII – IX. Fig. 69.3.2.1.C.1.10.- Jarra de cuello, de diámetro cercano a los 10 cm., de paredes abombadas y borde exva-sado de sección triangular, con el labio casi plano. Este tipo de cántaros poseen las asas por debajodel cuello. Siglo XII. Fig. 70.1.36 Se han documentado piezas de características similares, asociadas a los siglos IX-X, en el yacimiento almeriensede Ba ana (Pechina, Almería) (CASTILLO y MARTÍNEZ, 1993c, lám. XVIII.6). Asimismo, también se han docu-mentado en Lorca, en niveles de ocupación fechados en el siglo X (MARTÍNEZ RODRIGUEZ, 1994, fig. 8), y enMurcia capital (NAVARRO PALAZÓN, 1990a). Perfiles similares a los de este tipo se han clasificado como califales enla tipología establecida para las formas cerámicas del sureste peninsular (ACIÉN et alii, 1995, 138). En Mértola se handocumentado en estratos de los siglos X-XI (KHAWLI, 1993, 72), al igual que en el Castillo Velho de Alcoutim, en elAlgarve portugués (CATARINO, 1992a, lám.1.11).52
  • 53. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.C.1.11.- Jarra de cuello, de diámetro cercano a los 10 cm., de paredes abombadas y borde exva-sado de sección triangular, moldurado en la zona más cercana al labio. Este tipo de cántaros poseelas asas por debajo del cuello37. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 70.2.2.1.C.1.12.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes y bordeexvasado de perfil triangular. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XVII). Fig. 70.3.2.1.C.1.13.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes y bordeexvasado de perfil triangular, moldurado en la zona más cercana al labio. Común. Torno. Emiralindeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 83.843). Fig. 70.4.2.1.C.1.14.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes y bordeexvasado, algo engrosado, de perfil triangular. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII,(FUERTES, 1995, lám. 12.1). Fig. 70.5.2.1.C.1.15.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes y bordeexvasado de perfil triangular, moldurado en la zona más cercana al labio. Común. Torno. Emiral,siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 4.11). Fig. 70.6.2.1.C.1.16.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes y borde ex-vasado de perfil triangular. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1996, fig. 77.1610). Fig. 70.7.2.1.C.1.17.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, algo que-bradas y borde exvasado de perfil triangular. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.160). Fig. 70.8.2.1.C.2.- Con bordes planos en su parte superior.2.1.C.2.1.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes rectas, ligeramenteexvasadas, borde entrante, plano, de sección semi-cuadrangular. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 10.1)38. Fig. 71.1.2.1.C.2.2.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes rectas, borde exva-sado, plano, ligeramente engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 10.2). Fig. 71.2.2.1.C.2.3.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a 10 cm., de paredes ligeramente entrantes,borde exvasado plano, ligeramente apuntado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – prin-cipios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 10.3). Fig. 71.3.2.1.C.2.4.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes muy exvasadas, conborde exvasado, inclinado y plano de sección cuadrangular. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 10.4). Fig. 71.4.37 En el Monasterio de Nuestra Señora del Buen Suceso del Retamal, en Aznalcollar (Sevilla) se recuperaron jarras delas variantes 9 y 10, con los cuellos abombados, que se encuadraron en época califal (HUNT, 1999, lám. 1). A nosotrosnos parecen más tardías.38 Piezas con características similares se han recogido, en niveles del siglo XII, en Calatrava la Vieja (Ciudad Real) (RE-TUERCE, 1998, 228-230, fig. 213-214). 53
  • 54. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.C.2.5.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes rectas y borde exvasadoy redondeado con el labio superior plano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 71.5.2.1.C.3.- Con bordes exvasados y engrosados.2.1.C.3.1.- Recipiente con cuello, de diámetro superior a los 10 cm., con paredes exvasadas y bordemuy engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 11). Fig. 72.1.2.1.C.3.2.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes rectas, con doble carenaen la zona más cercana al borde, que no altera la dirección de las paredes y borde vuelto sobre símismo, de tal manera que deja libre un espacio de sección redondeada. Es posible que ese agujeropermitiera el paso de una cuerda. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 72.2.2.1.C.4.- Con bordes exvasados y caídos.2.1.C.4.1.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., con borde exvasado y caído.Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.12.1). Fig. 72.3.2.1.C.4.2.- Recipiente con cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., con borde exvasado, caído,ligeramente engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 12.2). Fig. 72.4.2.1.C.4.3.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes y borde muyexvasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Emiral indeterminada, siglos VIII – IX. Fig. 72.5.2.1.C.4.4.- Jarro de paredes globulares, cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entran-tes y carenadas y borde exvasado y caído. El asa parte desde la carena del cuello. Común. Torno.Abandono siglo XII39. Fig. 72.6.2.1.C.4.5.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes y borde ex-vasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 72.7.2.1.C.4.6.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, varias vecescarenadas, sin que las carenas cumplan más función que la plenamente decorativa, con el bordeexvasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 72.8.2.1.C.4.7.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bordeexvasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 73.1.2.1.C.4.8.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bordeexvasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES eHIDALGO, 2003, fig. 10.2). Fig. 73.2.2.1.C.4.9.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes muy exvasadas, con elborde exvasado y caído. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDAL-GO, 2003, fig. 10.57). Fig. 73.3. Lafuente (1999b, 213) presenta una fotografía de cántaros sevillanos almohades, que bien podían representar a este tipo39de Cercadilla. Parecidos son también los cántaros de la segunda mitad del siglos XII y la primera mitad del siglo XIII delCastillo de Aspe (Alicante) (BORREGO; QUILES; SARANOVA, 1994, 54-59).54
  • 55. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.C.4.10.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes exvasadas, con el bor-de exvasado, algo engrosado y caído. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTESe HIDALGO, 2003, fig. 10.47). Fig. 73.4.2.1.C.4.11.- Jarro/a de cuello estrangulado, de diámetro inferior a los 10 cm., con el borde exvasa-do, caído y moldurado. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDAL-GO, 2003, fig. 10.59). Fig. 73.5.2.1.C.4.12.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bor-de exvasado, engrosado y caído. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES yGONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1401). Fig. 73.6.2.1.C.4.13.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bordeexvasado, engrosado y caído, con el labio moldurado. Común. Torno. Emiral de transición, sigloIX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XIX). Fig. 73.7.2.1.C.4.14.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bordeexvasado, engrosado y caído. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XX). Fig. 73.8.2.1.C.4.15.- Jarra de cuello largo, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes rectas, varias vecesmolduradas, con el borde muy exvasado y caído. Común. Torno. Abandono XII. Fig. 73.9.2.1.C.5.- Cántaros con los bordes rectos y carenados, lo que les da un aspecto de “pico de pato”. Los cue-llos pueden ser entrantes o, incluso, abombados. Son característicos del siglo XII.2.1.C.5.1.- Jarro/a de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes entrantes, con el bordemuy exvasado y carenado. A partir de la carena las paredes del borde continúan rectas y se rematanen un labio redondeado. El aspecto es de “pico de pato”. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 74.1.2.1.C.5.2.- Jarra de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes, con doble care-na, que enmarca a una escotadura en la zona más cercana al borde. Éste es exvasado y carenado. Apartir de la carena las paredes del borde continúan exvasadas y se rematan en un labio redondeado.El aspecto es de “pico de pato”. Las asas parten por debajo del borde y finalizan en la zona más bajadel cuello. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 74.2.2.1.C.5.3.- Jarra de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes abombadas, con doblecarena, que enmarca a una escotadura en la zona más cercana al borde. Éste es exvasado y carenado.A partir de la carena las paredes del borde continúan rectas y se rematan en un labio redondeado.El aspecto es de “pico de pato”. Las asas parten por debajo del borde y finalizan en la zona más bajadel cuello. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 74.3.2.1.C.5.4.- Jarra de cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes casi rectas, aunque ligera-mente entrantes, con doble carena, que enmarca a una escotadura en la zona más cercana al borde.Éste es exvasado y carenado. A partir de la carena las paredes del borde continúan exvasadas y serematan en un labio entrante y redondeado. El aspecto es de “pico de pato”. Común. Torno. SigloXII. Fig. 75.1.2.1.C.5.5.- Jarra de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes abombadas, condoble carena, que enmarca a una escotadura en la zona más cercana al borde. Éste es exvasa-do y carenado. A partir de la carena las paredes del borde continúan exvasadas y se rematan 55
  • 56. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónen un labio redondeado, con un suave bisel al exterior. El aspecto es de “pico de pato”. Lasasas parten por debajo del borde y finalizan en la zona más ancha del cuello. Común. Torno.Siglo XII. Fig. 75.2.2.1.C.6.- Cántaros con bordes carenados. La carena les cambia la dirección del borde.2.1.C.6.1.- Jarro/a de cuello, inferior a los 10 cm., que se abre en la boca, superando esa anchura. Elcuello es entrante y el borde exvasado y carenado. Desde la carena el borde cambia de dirección ycontinúa recto con el labio redondeado. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 12.2). Fig. 75.3.2.1.C.6.2.- Jarro/a de cuello, inferior a los 10 cm., entrante y el borde exvasado y carenado. Desdela carena el borde cambia de dirección y continúa entrante rematado en un labio redondeado.Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ,1994a, lám. 3.XVI). Fig. 75.4.2.1.C.7.- Bordes con doble carena.2.1.C.7.1.- Jarro/a de cuello, de diámetro cercano a los 10 cm., de paredes exvasadas y borde exva-sado con doble carena. Desde la primera carena el borde continúa con las paredes rectas hasta lasegunda carena que se hacen entrantes, rematándose en un labio apuntado. La boca es más anchaque el cuello, que es entrante. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XVIII). Fig. 75.5.2.1.C.8.- Cuello entrante.2.1.C.8.1.- Jarro de paredes globulares, cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes en-trantes rematadas en un borde recto con el labio redondeado. El asa parte por debajo del bordey finaliza en la zona más ancha de la vasija. Común. Torno lento. Base plana. Siglos VII – VIII(Pre-islámico). Fig. 76.1.2.1.C.8.2.- Jarro/a de cuello, de diámetro superior a los 10 cm., de paredes entrantes rematadas enun borde exvasado y redondeado. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 76.2.2.1.C.9.- Cuello exvasado y borde redondeado.2.1.C.9.1.- Jarro de paredes globulares, cuello, de diámetro inferior a los 10 cm., de paredes exvasa-das rematadas en un borde recto y redondeado. El asa parte del borde, se eleva por encima de él yfinaliza en los hombros del recipiente. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3ertercio siglo VIII. Fig. 77.1.2.1.C.9.2.- Jarro/a de cuello exvasado, borde exvasado, de paredes rectas con el labio redondeado.Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 77.2.2.1.D.- Jarras de boca circular, muy similares a las del grupo 1B, aunque presentan como particu-laridad un filtro interno en la zona de unión del cuello con el cuerpo.2.1.D.1.- Cuerpo globular, cuello cilíndrico, entrante rematado en un borde recto. Las asas parten dela línea de unión entre el cuello y el cuerpo y, haciendo un giro de casi 360º, finalizan inmediatamentepor debajo de donde parten. Pie anular bajo y ancho. El único ejemplar completo localizado hasta el56
  • 57. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónmomento posee en las dos asas sendos apéndices decorativos40. Filtro interno en la zona de unióndel cuello con el cuerpo. Cuerda seca parcial. Torno. Siglo XI. Fig. 78.1.2.1.D.2.- Cuerpo globular carenado, cuello cilíndrico y exvasado. Las asas parten desde la mitad delcuello y finalizan en la carena. Pie anular bajo y ancho. Filtro interno en la zona de unión del cuellocon el cuerpo. Común. Torno. Abandono siglo XII41. Fig. 78.2.2.1.E.- Jarros/as de cuellos exvasados y bordes redondeados.2.1.E.1.- Con cuellos estrechos y bordes exvasados y redondeados.2.1.E.1.1.- Recipiente de cuello estrecho y borde redondeado. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 13.1). Fig. 79.1.2.1.E.1.2.- Recipiente de cuello estrecho, borde redondeado y labio ligeramente apuntado. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 13.2).Fig. 79.2.2.1.E.1.3.- Recipiente de cuello estrecho, borde redondeado y moldurado. Común. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 13.3). Fig. 79.3.2.1.E.1.4.- Recipiente de cuello estrecho, borde redondeado y engrosado. Común. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 13.4). Fig. 79.4.2.1.E.1.5.- Recipiente de paredes muy estrechas y globulares, base plana y borde redondeado. Conuna sola asa. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 13.5, lám. 9). Fig. 79.5.2.1.E.1.6.- Jarro/a de cuerpo globular, cuello exvasado y borde recto y redondeado, ligeramentebiselado al interior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 79.6.2.1.E.2.- Con cuellos muy exvasados y bordes redondeados.2.1.E.2.1.- Recipiente de gran tamaño de cuello exvasado que finaliza en un borde redondea-do biselado hacia el interior. El cuello se ha decorado con tres molduritas. Vidriada en verde alexterior e interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 13.6). Fig. 79.7.2.1.E.3.- Con cuellos exvasados y engrosados.2.1.E.3.1.- Jarro/a de cuerpo globular, cuello exvasado, engrosado y borde recto y redondeado.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 80.1.2.1.E.4.- Con cuellos estrangulados y bordes exvasados.2.1.E.4.1.- Jarro de paredes rectas, ligeramente carenadas en la zona más alta que se hacen40 Apéndices en las asas poseen los ejemplares zaragozanos de los siglo X-XI (MOSTALAC, 1990, fig. 4c). En Córdobase recuperó al menos otra pieza con apéndices en las asas pero sin filtro interno, fabricada en cuerda seca (MORENO yCOSTA, 1990, fig. 5.1).41 La morfología de este tipo recuerda a piezas valencianas almorávides, de la primera mitad del siglo XII, no carenadas(AZUAR, 1992c, 348-349). 57
  • 58. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónentrantes. El cuello estrangulado y da paso a un borde exvasado y redondeado. Común. Torno.Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 10.173). Fig. 80.2.2.1.F.- Recipientes con cuellos más o menos rectos, y bordes rectos y redondeados.2.1.F.1.- Recipientes con cuello, ligeramente exvasado y borde recto y redondeado.2.1.F.1.1.- Recipiente de cuello recto, algo exvasado en la zona cercana al borde que es redondeado.Vidriada en color melado al exterior e interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 14.1). Fig. 81.1.2.1.F.1.2.- Recipiente con cuello recto, ligeramente exvasado rematado en un borde recto y re-dondeado algo biselado hacia el interior. Vidriada en verde al exterior e interior. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 14.2). Fig. 81.2.2.1.F.1.3.- Recipiente con cuello recto, ligeramente exvasado, con borde recto, ligeramente en-trante, redondeado y con una pequeña moldura en el interior. El cuello se diferencia del cuerpo,de paredes rectas, a través de un evidente estrechamiento. Vidriada en color melado al exteriore interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.14.3). Fig. 81.3.2.1.F.1.4.- Recipiente con cuello recto y borde recto y redondeado con un suave bisel al interior.Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.14.4). Fig. 81.4.2.1.F.1.5.- Recipiente con cuello recto y borde recto, ligeramente exvasado y redondeado, con unamoldura al exterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 14.5). Fig. 81.5.2.1.F.1.6.- Pieza de cuerpo y cuello cilíndricos. Este último con las paredes ligeramente exvasadasy borde recto y redondeado. La separación entre ambas zonas se lleva a cabo a través de un estre-chamiento y una marcada carena. Base plana. Solo posee un asa42. Común. Torno. Califal, media-dos del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 14.6, lám. 10). Fig. 81.6.2.1.F.1.7.- Jarro de paredes globulares cuello recto rematado en un borde recto y redondeado. Baseplana. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finaliza en el hombro. Común. Torno.Siglo XII. Fig. 81.7.2.1.F.1.8.- Jarro/a de cuello recto, doblemente moldurado rematado en un borde recto y redondea-do, biselado al interior. Cuerda seca parcial. Torno. Siglo XII. Fig. 81.8.2.1.F.1.9.- Jarro/a de paredes globulares, cuello exvasado, rematado en un borde recto, algo engro-sado y redondeado, ligeramente biselado al interior. Común. Torno. Emiral temprano. 2º terciosiglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 82.1.2.1.F.1.10.- Jarro de paredes globulares cuello recto rematado en un borde recto y redondeado.Base plana. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finaliza en el hombro. Común. Torno.Emiral indeterminada, siglos VIII – IX. Fig. 82.2.42 Un pequeño jarro con estas características se conoce en Mad nat al Zahr ’ (ROSSELLÓ-BORDOY, 1995b, lám. 104).58
  • 59. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.F.1.11.- Jarro/a de cuello recto, ligeramente exvasado, con varios salientes decorativos, remata-do en un borde que es recto y redondeado. Vidriado. Emiral, siglo IX. Fig. 82. 3.2.1.F.1.12.- Jarro de paredes globulares, cuello cilíndrico ligeramente exvasado, rematado en un borderecto y redondeado, con el labio suavemente apuntado. Base plana. Común. Torno. Califal. Fig. 82.4.2.1.F.1.13.- Jarro de paredes globulares, cuello cilíndrico exvasado, rematado en un borde recto,algo engrosado y redondeado. La unión del cuello con el cuerpo se resalta con una doble carena.Vidriado melado al exterior y al interior. Torno. Emiral, siglo IX. Fig. 82.5.2.1.F.1.14.- Jarro/a de cuello de paredes carenadas rematadas en un borde ligeramente exvasado yredondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 82.6.2.1.F.2.- Recipientes con cuellos rectos, ligeramente entrantes.2.1.F.2.1.- Recipiente con cuello recto, ligeramente entrante (sobre todo en la zona cercana alborde) con borde recto, redondeado, algo engrosado al interior. Vidriada en verde al exterior yal interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.14.7). Fig. 82.7.2.1.F.2.2.- Recipiente con cuello recto, ligeramente entrante y borde recto, redondeado, algo bi-selado al interior. Vidriada en color melado al exterior y al interior. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 14.8). Fig. 82.8.2.1.F.3.- Jarritas de paredes globulares, cuello, recto, ligeramente exvasado, sobre todo en la zona máscercana al borde que es redondeado. Pie anular. Esta variante se ha recuperado en niveles del sigloXII. Fig. 83.1.2.1.F.3.1.- Jarrita de paredes globulares, molduradas en la zona más cercana a la base. El cuello esrecto, ligeramente exvasado, sobre todo en la zona más cercana al borde que es recto y redondea-do. Base anular. Las asas parten desde la mitad del cuello y finalizan por debajo de la línea de loshombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 83.2.2.1.F.3.2.- Jarrita de paredes globulares. El cuello es recto, ligeramente exvasado, sobre todo en lazona más cercana al borde que es recto, algo engrosado al interior y redondeado. Las asas partendesde la unión del cuello con el cuerpo. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 83.3.2.1.F.3.3.- Jarrita de paredes globulares, molduradas en la zona más cercana al cuello. Éste es lige-ramente exvasado, sobre todo en la zona más cercana al borde que es recto y redondeado. Las asasparten desde la mitad del cuello. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 83.4.2.1.F.3.4.- Jarrita de paredes globulares. El cuello es recto, ligeramente exvasado, sobre todo en lazona más cercana al borde que es recto y redondeado. Las asas parten desde la mitad del cuello.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 83.5.2.1.F.3.5.- Jarrita de paredes globulares. El cuello es recto, ligeramente exvasado, sobre todo en lazona más cercana al borde que es recto y redondeado, ligeramente biselado al interior. Base anular.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 83.6. 59
  • 60. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.F.4.- Jarra de cuerpo globular, base plana, cuello recto y borde recto y redondeado.2.1.F.4.1.- Jarra de cuerpo globular, base plana, cuello largo y recto y borde recto y redondeado. Lazona de unión entre el cuerpo y el cuello se ha resaltado con dos carenas decorativas. Las asas par-ten de la carena más alta y finalizan en los hombros del recipiente. Esta unión ha quedado resaltadaa través de un baquetón. Común. Torno. Este recipiente se ha localizado en un estrato contempo-ráneo. Sin embargo, su situación en el yacimiento –en el edificio de doble cabecera absidada unavez que éste se ha reconvertido en centro de culto cristiano (HIDALGO, 2000; 2002; 2005) sobreniveles de necrópolis tardoantigua- y sus características morfológicas43 y decorativas44, nos inclinana fecharla en un momento avanzado de la tardoantigüedad. Fig. 83BIS.1.2.1.G.- Jarros/as con cuellos exvasados y bordes exvasados y caídos.2.1.G.1.- Recipientes con cuellos exvasados y bordes caídos de sección triangular.2.1.G.1.1.- Recipiente de cuello ligeramente exvasado y borde caído de sección triangular. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 15.1).Fig. 84.1.2.1.G.1.2.- Recipiente de paredes exvasadas algo entrantes en la zona del borde que es exvasado ycaído, de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 15.2). Fig. 84.2.2.1.G.2.- Recipientes con cuellos exvasados y bordes desarrollados y caídos.2.1.G.2.1.- Recipiente con cuello exvasado y borde muy exvasado y caído. Verde y manganeso alexterior. Vidriado melado al interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 15.3). Fig. 84.3.2.1.H.- Jarros/as de paredes entrantes.2.1.H.1.- Jarros/as de paredes entrantes y bordes redondeados.2.1.H.1.1.- Recipiente de paredes entrantes y borde redondeado, ligeramente biselado hacia elinterior. La pieza presenta un baquetón que separa la zona del cuerpo con la del cuello. Verdey manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 16.1). Fig. 85.1.2.1.H.1.2.- Recipiente de paredes entrantes y borde biselado al interior. En la zona cercana al bor-de la pieza presenta una moldura. Vidriado verde al interior y al exterior. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 16.2). Fig. 85.2.43 El aspecto de la pieza nos recuerda las jarritas CA 1145-1 y CA 1145-2, localizadas en Valencia en el relleno de la Cár-cel de San Vicente, junto con otros recipientes cuya cronología no es inferior a 550 d. C y con cuencos de pitorro de circa600-700 (PASCUAL; RIBERA; ROSSELLÓ, 2003, fig. 11) Entre los siglos VII y VIII se ha fechado la segunda fasede la necrópolis del área episcopal en dónde se han recuperado jarritas que se asemejan y mucho, a otras de yacimientositalianos de los siglos VI y VII y que recuerdan, en cierta medida a la nuestra (ítem, fig. 12 y 13). También en Cartagen sehan recuperado jarros muy similares al cordobés, fechados entre los siglos VI y VII (MURICA y GUILLERMO, 2003,Fig. 5.31, 5.34, 5.36 y 5.37).44 Vid. Capítulo III.60
  • 61. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.I.- Jarros/as de bordes de sección triangular.2.1.I.1.- Jarros/as de cuellos exvasados y bordes de perfil triangular.2.1.I.1.1.- Recipiente con cuello exvasado y borde muy exvasado de perfil triangular. Común. Tor-no. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 17.1). Fig.86.1.2.1.I.1.2.- Recipiente con cuello exvasado (con un saliente en todo el perímetro del cuello) y bordeexvasado de perfil triangular algo engrosado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – prin-cipios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 17.2). Siglo XII. Fig. 86.2.2.1.I.1.3.- Jarro/a de cuello exvasado rematado en un borde exvasado, de perfil triangular, muyaguzado en su extremo. Vidriado melado al interior y al exterior. Torno. Siglo XII. Fig. 86.3.2.1.I.2.- Jarros/as con cuellos entrantes y bordes exvasados de perfil triangular.2.1.I.2.1.- Recipiente de paredes ligeramente entrantes, que se exvasan el la zona más cercanaal borde, que es algo engrosado y de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 17.3). Fig.86.4.2.1.I.3.- Jarros/as con cuellos rectos y bordes exvasados de perfil triangular.2.1.I.3.1.- Jarro de cuerpo globular, cuello recto rematado en un borde exvasado, de perfil triangu-lar. El asa parte desde la mitad del cuello. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 86.5.2.1.J.- Contamos con una sola pieza de este tipo. Jarro/a de pequeño tamaño con cuello de paredesexvasadas y borde exvasado de sección triangular con resalte en la zona superior. Vidriada verde alexterior y al interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 18). Fig. 87.1.2.1.K.- Jarros/as de boca circular con los bordes muy engrosados.2.1.K.1.- Jarros/as de boca circular, de cuellos exvasados, con los bordes muy engrosados de seccióntriangular.2.1.K.1.1.- Contamos con una sola pieza de este tipo. Jarro/a con cuello de paredes muy exvasadasy borde muy engrosado de sección ligeramente triangular. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 19). Fig. 87.2.2.1.K.2.- Jarros/as de boca circular, de cuellos rectos, con los bordes muy engrosados de sección triangular.2.1.K.2.1.- Jarro/a de boca circular, de cuello recto, rematado en un borde muy exvasado y engro-sado y redondeado. Cóncavo al interior. Común. Torno. Emiral, siglo IX. Fig. 87.3.2.1.L.- Jarros/as con los bordes con el labio plano.2.1.L.1.- Jarros/as con los cuellos rectos y bordes con los labios planos.2.1.L.1.1.- Jarro/a con el cuello de paredes rectas, ligeramente entrantes y borde lenticular, casiplano en su parte superior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 20). Fig. 88.1. 61
  • 62. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.L.2.- Jarros/as con los cuellos entrantes y bordes con los labios planos.2.1.L.2.1.- Jarro/a con el cuello entrante y borde exvasado, redondeado al exterior y con el labiosuperior plano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 88.2.2.1.L.2.2.- Jarro/a de cuerpo de paredes globulares, con el cuello entrante y borde exvasado, redon-deado al exterior y con el labio superior plano. El borde, aunque exvasado aunque exvasado, estáinclinado hacia el interior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 88.3.2.1.L.2.3.- Jarro/a con el cuello entrante y borde exvasado, redondeado al exterior y con el labiosuperior plano y moldurado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 88.4.2.1.M.- Piezas con bordes biselados al interior.2.1.M.1.- Piezas de cuellos cilíndricos, altos y estrechos rematados en bordes biselados al interior.2.1.M.1.1.- Recipiente con cuello de paredes rectas, estrechas y borde biselado al interior. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 21.1).Fig. 89.1.2.1.M.1.2.- Recipiente con cuello cilíndrico, de paredes estrechas, ligeramente exvasadas y bordealgo engrosado, biselado al interior. La pieza aquí tipificada conserva el arranque de una única asaque parte del borde y se eleva por encima de él. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X –mediados del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 21.2). Fig. 89.2.2.1.N.- Poseemos una sola pieza de este tipo. Se trata de un jarro de paredes rectas, solero plano,cuello cilíndrico, moldurado y borde exvasado de sección triangular. Vidriada en verde al exteriory al interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.22). Fig. 90.1.2.1.Ñ.- Se trata de jarros (algunos de los recipientes no tienen asa), de paredes muy globularesmuy cortos, soleros planos, cuellos cortos y un pitorro en el lado contrario al del asa (en caso de queexista). Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 91.2.2.1.Ñ.1. Piezas de paredes globulares, solero plano, cuello recto y borde recto y redondeado. En uno desus laterales se ha modelado un pitorro destinado a la salida del continente. No tiene asa. Común. Tor-no. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 23). Fig. 91.1.2.1.O.- Jarros/as de cuellos moldurados.2.1.O.1.- De cuello moldurado y borde exvasado.Asociado a esta variante conocemos un ejemplar casi completo de época emiral, de cuerpo muyglobular, cuello doblemente moldurado aunque de paredes rectas, aunque desconocemos la formadel borde. El recipiente tenía un asa que finalizaba en la zona de los hombros. Común. Torno.Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 4.3). Fig. 92.1.2.1.O.1.1.- Recipiente con cuello moldurado, ligeramente exvasado, con un ensanchamiento en lazona más cercana al borde que es exvasado y redondeado. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 24). Fig. 92.2.62
  • 63. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.P.- Recipientes de paredes rectas, exvasadas o no, que en la zona más, alta y a través de unacarena, dan paso a un cuello recto rematado en un borde recto.2.1.P.1.- Jarros/as de paredes rectas con tendencia al exvasamiento.2.1.P.1.1.- Jarro de paredes ligeramente exvasadas, completamente rectas, que en la zona más alta, apartir de una acusada carena, se retraen para hacer el cuello, también de paredes rectas, rematado enun borde recto y redondeado, ligeramente apuntado. El asa parte desde la carena. El paso a la base,que desconocemos como sería, se resalta con una carena. Vidriado melado al exterior y al interior.Torno. Siglo XII. Fig. 93.1.2.1.P.2.- Jarros/as de paredes rectas, ligeramente entrantes.2.1.P.2.1.- Jarro de paredes ligeramente entrantes, completamente rectas, que en la zona más alta,a partir de una acusada carena, se retraen para hacer el cuello, también de paredes rectas, rematadoen un borde recto muy apuntado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 93.2.2.1.Q.- Jarros/as de cuellos entrantes. Los cuerpos suelen ser globulares y las bases planas o lige-ramente convexas.2.1.Q.1.- Jarros/as de cuellos entrantes y bordes rectos.2.1.Q.1.1.- Jarro de cuerpo globular, cuello entrante y borde recto y redondeado. El asa parte de lazona más baja del cuello y finaliza en la zona de los hombros. Base plana. Común. Torno. Emiral,siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 4.4). Fig. 94.1.2.1.Q.1.2.- Jarro/a de cuello entrante, borde recto y redondeado. Común. Torno. Siglo XII.Fig.94.2.2.1.Q.1.3.- Jarro de cuerpo globular, cuello entrante y borde recto y redondeado. El asa parte dela zona más baja del cuello y finaliza por debajo de la línea de los hombros. El cuerpo se estrechamucho a medida que se acerca a la base que es plana. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 94.3.2.1.R.- Jarras de pequeño y mediano tamaño, muy anchas, de paredes globulares en la zona máscercana a la base y entrantes en la zona más cercana al cuello que puede estar carenado. Doble asa.La base es plana45.2.1.R.1.- Jarra de mediano tamaño. Cuerpo muy globular y entrante. Cuello cilíndrico. Doble asa.Base plana.2.1.R.1.1.- Jarra de mediano tamaño. Desde la base hasta la mitad del recipiente el cuerpo es muyglobular. A partir de esa zona media, las paredes continúan entrantes hasta una carena que da pasoa los hombros, aún más entrantes Desde aquí el cuello es largo, de paredes rectas y cilíndricas, y seremata en un borde recto biselado al interior con el labio muy aguzado. Base plana. Las asas partende la carena de los hombros y finalizan por encima de la zona más ancha del recipiente. Común.Torno. Siglo XII (por similitudes tipológicas con la subvariante 2.1.R.1.2). Fig. 95.1.45 Los dos recipientes que presentamos como variantes no se localizaron en Cercadilla, si bien, las subvariantes sí procedendel yacimiento. No obstante hemos considerado oportuno incluir tales piezas por ser formas raras que, al no aparecer conel perfil completo en nuestro yacimiento pueden dar a entender una morfología distinta de la real. Desde aquí queremosagradecer a D. Manuel Gómez Luna, haber puesto a nuestra disposición estos dos ejemplares. 63
  • 64. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.1.R.1.2.- Jarra de mediano tamaño. Desde la base hasta la mitad del recipiente el cuerpo es glo-bular. A partir de esa zona media, las paredes continúan entrantes hasta la carena que da paso a loshombros, aún más entrantes Desde aquí el cuello es cilíndrico, de paredes entrantes y se remata enun borde recto biselado al interior con el labio muy aguzado. Las asas parten desde la carena de loshombros. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 95.2.2.1.R.2.- Jarra de pequeño o mediano tamaño. Cuerpo muy globular y entrante. Cuello cilíndricorehundido. Doble asa. Base plana.2.1.R.2.1.- Jarra de pequeño tamaño. Desde la base hasta la mitad del recipiente el cuerpo es muyglobular. A partir de esa zona media, las paredes continúan entrantes hasta la carena que da pasoal cuello. Éste es corto, con las paredes rehundidas rematadas en borde ligeramente exvasado ybiselado al interior. Base plana. Las asas parten de la carena de los hombros y finalizan en la zonamás ancha del recipiente. Común. Torno. Siglo XII (por similitudes tipológicas con el resto desubvariantes). Fig. 96.1.2.1.R.2.2.- Jarra de mediano tamaño. El cuerpo posee las paredes globulares desde la zonamesial del recipiente hasta la base. A partir de esa zona media, las paredes continúan en-trantes hasta la carena que da paso al cuello. Éste es corto, con las paredes rehundidasrematadas en borde ligeramente exvasado, algo engrosado al interior. Las asas parten de lacarena de los hombros y finalizan en la zona más ancha del recipiente. Común. Torno. SigloXII. Fig. 96.2.2.1.R.2.3.- Jarra de mediano tamaño. Desde la base hasta la mitad del recipiente el cuerpo es muyglobular. A partir de esa zona media, las paredes continúan entrantes hasta la carena que da pasoal cuello. Éste es corto, con las paredes rehundidas rematadas en borde ligeramente exvasado yredondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 97.1.2.1.R.2.4.- Jarra de pequeño tamaño. Desde la base hasta la mitad del recipiente el cuerpo es glo-bular. A partir de esa zona media, las paredes continúan ligeramente entrantes hasta la carena queda paso al cuello. Éste es corto, con las paredes rehundidas rematadas en borde ligeramente exva-sado y redondeado. Las asas parten de la carena de los hombros y finalizan en la zona más anchadel recipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 97.2.2.1.R.2.5.- Jarra de mediano tamaño. Desde la mitad del recipiente hasta la carena que da paso alcuello, las paredes son entrantes. El cuello es corto, con las paredes rehundidas rematadas en bordeligeramente exvasado y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 97.3.■■Tipo 2.- Boca trilobulada.2.2.A.- Cántaros.Los que aquí estudiamos son aquellos jarros/as cuya funcionalidad debió estar directamenterelacionada con el transporte de líquidos. Nos referimos evidentemente a los cántaros, que aligual que los del tipo 1C son formas de gran tamaño, con una altura que oscila en torno a los40 cm. y cuerpos globulares que sufren un fuerte estrechamiento en la zona de la base, quees plana, a veces ligeramente convexa (la estabilidad se compensaría al utilizar algún tipo desoporte para su sujeción). Los cuellos también son estrechos, al igual que las bocas, que en64
  • 65. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónestos casos son trilobuladas. Los cántaros, ya sean de boca circular como trilobulada, poseenuna morfología muy similar a lo largo de la historia, como podemos observar al compararlos recipientes preislámicos (fig. 103.1), con los emirales (fig. 107.4), los califales (fig. 98.1) ocon los del siglo XII (fig. 99.1, 100.1, 108.1). Las piezas se han tipificado por la forma de losbordes. Sólo cuentan con un asa.2.2.A.1.- Cántaros de bordes moldurados.2.2.A.1.1.- Jarro con cuello de paredes exvasadas y borde moldurado, ligeramente apuntado. Co-mún. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ,1994a, lám. 3.XXI). Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.26.1). Fig. 102.1.2.2.A.1.2.- Jarro con cuello de paredes exvasadas y borde moldurado. Común. Torno. Emiral detransición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3. XXII). Cali-fal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 26.2). Fig. 102.2.2.2.A.1.3.- Jarro con cuello de paredes exvasadas y borde engrosado y moldurado. Común. Tor-no. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám. 3. XXVIII). Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.26.3). Fig. 102.3.2.2.A.1.4.- Jarro con cuello exvasado y borde con doble moldura. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 26.4). Fig. 102.4.2.2.A.1.5.- Jarro de cuello ligeramente exvasado y borde recto y moldurado en el labio. Común.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 102.5.2.2.A.1.6.- Jarro de paredes globulares, cuello entrante y borde exvasado y moldurado. El asa partedel borde, se eleva por encima de él y finaliza en los hombros. Base plana. Común. Torno. SiglosVII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 11.174). Fig. 103.1.2.2.A.1.7.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado y moldurado, algo caído. Común. Torno. Si-glos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 11.92). Fig. 104.1.1.2.2.A.1.8.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado y moldurado. Común. Torno. Siglos VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 11.12). Fig. 104.2.2.2.A.1.9.- Jarro de paredes globulares, cuello entrante y borde exvasado y moldurado. El asa partedel borde y se eleva por encima de él. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTESe HIDALGO, 2003, fig. 11.16). Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1996, fig. 84.4782). Fig. 104.3.2.2.A.1.10.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado y moldurado. Por debajo del borde se haefectuado una doble moldura. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ,1994b, fig. 5.6). Fig. 104.4.2.2.A.1.11.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado, algo engrosado y con una moldura cerca dellabio. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 104.5. 65
  • 66. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.2.A.1.12.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado, suavemente moldurado. Común. Torno.Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 12.5). Fig. 104.6.2.2.A.1.13.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado y moldurado. Común. Torno. Siglo XII –principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 12.6). Fig. 104.7.2.2.A.2.- Cántaros con bordes entrantes de sección triangular.2.2.A.2.1.- Pieza de cuello exvasado y borde entrante de sección triangular. Común. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 27). Fig. 105.1.2.2.A.3.- Cántaros con bordes engrosados.2.2.A.3.1.- Pieza de cuello exvasado y borde muy engrosado con ligera sección triangular. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 28.1).Fig. 105.2.2.2.A.3.2.- Pieza de cuello exvasado y borde engrosado y redondeado. Común. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 28.2). Fig. 105.3.2.2.A.3.3.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado, engrosado y redondeado. Común. Tor-no. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 84.4189).Fig. 105.4.2.2.A.3.4.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado, engrosado y redondeado. Común. Torno.Siglo XII – principios del siglo XIII (FUERTES, 1995, 269, lám. 12.8). Fig. 105.5.2.2.A.4.- Cántaros de bordes caídos.2.2.A.4.1.- Pieza con cuello exvasado y borde muy exvasado ligeramente caído. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 29). Fig. 106.1.2.2.A.4.2.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado, algo engrosado y caído. Cerca del borde se harealizado un baquetón. El asa parte del borde y se eleva por encima de él. Común. Torno. Emiral in-determinado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 84.2462, 84.2461). Fig. 106.2.2.2.A.4.3.- Jarro de cuerpo globular, cuello entrante y borde exvasado, engrosado y caído. Común.Torno. Emiral, siglos VIII – IX. Fig. 106.3.2.2.A.4.4.- Jarro de cuello ligeramente entrante, rematado en un borde exvasado, engrosado y caí-do. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 106.4.2.2.A.5.- Cántaros de cuellos exvasados y bordes redondeados 46.2.2.A.5.1.- Pieza de cuello exvasado y borde redondeado. Común. Torno. Emiral de transición, si-glo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XXIV). Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 30.1). Fig. 107.1.46 Piezas similares a éstas se han presentado como califales en la tipología cerámica elaborada para el sureste peninsular(ACIÉN et alii, 1995, 138).66
  • 67. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.2.A.5.2.- Pieza de cuello exvasado y borde exvasado y redondeado. Común. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 30.2). Fig. 107.2.2.2.A.5.3.- Jarro de cuello entrante y borde exvasado y redondeado. El asa parte del borde. Co-mún. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 11.102).Fig. 107.3.2.2.A.5.4.- Jarro de cuerpo globular, cuello entrante y borde exvasado y redondeado. Común. Tor-no. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 5.2). Fig. 107.4.2.2.A.5.5.- Gran cántaro de paredes globulares, cuello entrante y borde exvasado y redondeado.Común. Torno. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 108.1, 109.1.2.2.A.5.6.- Jarro de grandes dimensiones, de cuello entrante y borde exvasado y redondeado. Laúnica asa parte desde la mitad del cuello. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 110.1.2.2.A.5.7.- Jarro de cuello entrante y borde muy exvasado y redondeado. Común. Torno. SiglosVII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 77.1900). Fig. 110.2.2.2.A.5.8.- Jarro de cuello exvasado y borde recto y redondeado. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 110.3.2.2.A.5.9.- Jarro de cuerpo globular, cuello exvasado y borde redondeado. Común. Torno.Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 84.3735).Fig. 110.4.2.2.A.5.10.- Jarro de cuello recto y borde exvasado y redondeado. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 110.5.2.2.A.6.- Cántaros con bordes cuadrangulares.2.2.A.6.1.- Pieza de cuello corto con paredes exvasadas y borde de sección cuadrangular con ellabio redondeado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTESy GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XXVI, 3.XXVII). Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 31.1). Fig. 111.1.2.2.A.6.2.- Pieza de cuello con paredes muy exvasadas y borde de sección cuadrangular ligera-mente redondeado. Esta pieza es de grandes dimensiones. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 31.2). Fig. 111.2.2.2.A.6.3.- Jarro de cuerpo globular, cuello entrante y borde exvasado de sección cuadrangular.Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig.84.923). Fig. 111.3.2.2.A.6.4.- Jarro de cuello recto y borde exvasado de sección cuadrangular. Común. Torno. Emiral,siglo IX. Fig. 112.1.2.2.A.6.5.- Jarro de cuerpo globular, cuello exvasado y borde exvasado de sección cuadrangular, conel labio moldurado. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finaliza en la zona de loshombros. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 112.2. 67
  • 68. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.2.A.7.- Cántaros de bordes exvasados de sección triangular.2.2.A.7.1.- Pieza de cuello estrangulado y borde muy exvasado de sección triangular. Común. Tor-no. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 32). Fig. 112.3.2.2.A.8.- Cántaros de cuellos entrantes y bordes redondeados.2.2.A.8.1.- Jarro de cuerpo globular y base plana. Cuello entrante y borde recto y redondeado. Elasa arranca en la parte más alta de la zona mesial. Común. Fabricada a mano. Emiral indetermi-nado, siglos VIII-IX. Fig. 112 BIS.2.2.B.- Solamente conocemos un ejemplar de este tipo. Pieza de cuerpo globular, cuello recto li-geramente exvasado y borde muy exvasado y redondeado. Cuenta con un asa en la zona inversa alpico vertedor. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 33). Fig. 113.1.2.2.C.- Jarros de cuerpos globulares. Cuellos entrantes y bordes redondeados.2.2.C.1.- Jarros de cuerpo globular, cuello entrante y borde redondeado. No conservamos la base ydesconocemos si presentaba algún tipo de elemento de prensión. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 34). Fig. 114.1.2.2.D.- Jarros de cuerpos globulares. Bases planas o ligeramente convexas. Bordes redondeados2.2.D.1.- Con cuellos rectos, ligeramente exvasados.2.2.D.1.1.- Jarro de cuerpo globular, base plana, cuello ligeramente exvasado, separado del bordea través de una carena de la que parte un asa que finaliza en la parte más ancha de la zona mesial.Borde exvasado y redondeado. Vidriado melado al exterior y al interior. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 35.1, lám. 12)47. Fig. 115.1.2.2.D.1.2.- Jarro de cuerpo globular, algo achatado. Cuello cilíndrico que se remata en un bordeligeramente exvasado y redondeado. Presenta una carena por debajo del borde. Base plana. Vidria-do melado al exterior y al interior. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, FUERTES, 2002, fig. 35.2, lám. 13). Fig. 115.2.2.2.D.1.3.- Jarro de cuerpo globular. Cuello cilíndrico, largo, de paredes rectas que se remata enun borde algo engrosado y redondeado. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finalizaen la zona más ancha del recipiente. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI. Fig. 116.1.2.2.D.1.4.- Jarro de cuerpo globular. Cuello cilíndrico y exvasado que se remata en un borde rectoy redondeado. Base plana. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finaliza por debajo dela zona más ancha del recipiente. Común. Torno. Abandono califal, siglo XI. Fig. 116.2.2.2.D.2.- Con cuellos rectos y bordes rectos.2.2.D.2.1.- Pieza de pequeñas dimensiones de base plana, paredes globulares que finalizan enun cuello cilíndrico de paredes rectas rematadas en un borde redondeado en el labio y biselado al47 Ya se conocía en Córdoba la existencia de piezas de este tipo, aunque no se les había asignado una cronología concreta(AA.VV., 1986, fig. 65).68
  • 69. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióninterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 36, lám. 14). Fig. 117.1.2.2.D.3.- Con cuellos exvasados y bordes redondeados 48.2.2.D.3.1.- Jarro de paredes globulares, cuello largo, exvasado rematado en un borde exvasado, algoengrosado y redondeado. El asa finaliza en la parte más ancha del recipiente. Base ligeramenteconvexa. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 118.1.2.2.D.3.2.- Jarro de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, algo yredondeado, ligeramente apuntado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI. Fig. 119.1.2.2.D.3.3.- Jarro de paredes globulares, cuello largo, exvasado rematado en un borde exvasado,engrosado y redondeado. El asa parte del borde y finaliza en la zona más ancha del recipiente.Común. Torno. Emiral indeterminado. Siglos VIII – IX. Fig. 119.2.2.2.D.3.4.- Jarro de paredes globulares, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, y redon-deado, ligeramente apuntado. El asa parte del borde y finaliza en la zona más ancha del recipiente.Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 119.3.2.2.D.3.5.- Jarro de cuerpo globular. Cuello cilíndrico exvasado que se remata en un borde ligera-mente exvasado y redondeado. Base plana. El asa parte del borde y finaliza por debajo de la zonamás ancha del recipiente. Base plana. Vidriado melado al interior y al exterior. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 120.1.2.2.D.3.6.- Jarro de cuerpo globular, cuello exvasado y borde recto y redondeado. Del borde partela única asa, se sobreeleva por encima de él y finaliza en los hombros, muy marcados. Base plana.Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ,1994a, lám. 1.XXV). Fig. 120.2.2.2.D.4.- Jarros con cuellos muy cortos, exvasados y bordes rectos.2.2.D.4.1.- Jarro de paredes globulares, cuello corto, exvasado, rematado en un borde recto y redondea-do. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y finaliza en la zona más ancha del recipiente. Baseplana49. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 5.1). Fig. 121.1.2.2.E.- Pieza de cuello entrante y el borde de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 37). Fig. 122.1.2.2.F.- Jarros de paredes globulares, cuellos cilíndricos rematados en un bordes con el labio plano.Bases planas o ligeramente convexas.2.2.F.1.- Jarros de paredes globulares, cuello cilíndrico, de paredes rectas, rematados en un borde ex-vasado con el labio superior plano. Base plana. El asa parte del borde, se eleva por encima de él y fina-liza en la zona más ancha del recipiente. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI. Fig. 123.1.48 Son piezas relativamente frecuentes en el yacimiento durante el califato. Han sido localizadas en otros yacimientoscordobeses y clasificadas como califales (CHINCHILLA, 1986, fig. 3, 8).49 Un jarro idéntico se recuperó en el yacimiento del Cabecico de las Peñas (Fortuna, Murcia). La pieza en cuestión no seha fechado, probablemente por carecer de estratigrafía asociada a ella (NAVARRO PALAZÓN, 1986b, fig. 59). 69
  • 70. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función2.2.G.- Jarros de paredes globulares, cuellos cilíndricos rematados en bordes moldurados. Baseplanas o ligeramente convexas.2.2.G.1.- Jarros de paredes globulares, cuellos entrantes rematados en bordes exvasados y moldurados.El asa finaliza en la zona más ancha del recipiente. Base plana. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI. Fig. 124.1.A pesar de que son escasas las piezas que conservan el perfil completo, el estudio de los fragmentosnos permite asegurar que la mayor parte de los recipientes agrupados en esta familia, ofrecían ca-racterísticas formales muy similares. Por lo general los cuerpos de estas piezas son globulares –sonescasas las de cuerpos piriformes o de paredes más rectas (fig. 49.4, 49.5, 125.1, 125.2, 125.3)- y seestrechan en la zona de las bases, que son planas o ligeramente convexas. Casi todos los ejemplaresde esta familia, incluidos los de las etapas pre-islámica y emiral, se fabricaron a torno, aunque nopor ello es desconocido el repertorio de piezas fabricado a mano (fig. 126).Durante el emirato y, en general en casi todas las etapas estudiadas, la mayor sofisticación de losrecipientes se centra en los cuellos, bordes o en el tratamiento decorativo de las superficies. Lovemos, por ejemplo, en el caso del jarro de superficies espatuladas de la fig. 127.1, del siglo IX, concuerpo globular y base plana, pero con un cuello estrangulado y moldurado (lám. 23). Más raro,por ser único en todo el elenco de Cercadilla, es el jarro de la fig. 128.1, de base plana, con el cuer-po globular en la zona más cercana a la base y entrante a medida que se acerca al borde. El cuellopresenta un perfil sinuoso –con hasta cuatro cambios de dirección-, y de él parte la única asa quetuvo la pieza, de desarrollo horizontal con un arranque a modo de apéndice, del que desconocemoscomo se remataría. Tanto los hombros como el cuello se decoraron con dos molduras aplicadas de-coradas con trenzas de dos cabos. Toda la superficie exterior se espatuló profusamente, adquiriendoun cuidado aspecto de tacto muy suave. Se debió tratar de un artículo exclusivo durante el tiempoen el que fue utilizado, siendo ese período difícil de precisar ya que se localizó en una fosa de ver-tidos con abundante material emiral, tardoantiguo e, incluso tardorromano, pero contaminado conmateriales del siglo XII procedentes de la instalación agrícola y artesanal50. Creemos, sin embargo,que debió formar parte de un repertorio antiguo, tal vez vinculado al uso del palacio como iglesiacristiana, ya que se localizó en el entorno de uno de los edificios del centro de culto cristiano, estoes, junto al edificio romano de doble cabecera absidada.También artículos excepcionales debieron ser considerados los jarros/as emirales vidriados, de losque se han documentado algunos pocos y pequeños fragmentos (fig. 82.5, 348.3) y un magníficoejemplar, del siglo IX, vidriado en color verde y decorado profusamente (fig. 129.1; lám. 24). Esteejemplar, de paredes rectas y base plana, contaba con un asa, lo que parece indicarnos que, tal vez,tuviera la boca trilobulada51.En el califato, a pesar de que algunos recipientes tuvieron unos perfiles muy originales (de baseconvexa y cuerpo muy moldurado al exterior, fig. 130.2), la mayor parte de las formas responden aesquemas muy similares, siendo lo más característico que los cuerpos sean más o menos globularesy, en menor medida, piriformes (fig. 130.5, 355.1), con la base plana, de pequeño (fig. 130.1) ogran tamaño, aunque algunas piezas, sobre todo los cántaros, pudieron tener esa base ligeramenteconvexa. En muy pocas ocasiones hemos documentado ejemplares carenados (fig.130.4).50 Formaba parte de un sedimento arcilloso, cortado por varias zanjas de cimentación y fosas del siglo XII, en el que tambiénse recuperó un ataifor tipo 4, cuatro fragmentos de cazuelas vidriadas y un fragmento de redoma en verde y manganeso.51 Se conoce un ejemplar muy similar de Córdoba (CHINCHILLA, 1986), también vidriado en color verde y muy ador-nado con decoración incisa bajo cubierta. Esta pieza fue considerada como califal, si bien en su estudio no se exponen loscriterios que llevan a fecharla en ese momento. Nosotros pensamos que la pieza es emiral y que se trata, al igual que lanuestra, de una importación.70
  • 71. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónDurante el siglo XII la tendencia continúa siendo la misma, es decir, los cuerpos suelen ser globu-lares y las bases planas, aunque a partir de ahora se comienzan a fabricar recipientes con inflexiones,más o menos marcadas, en las zonas de unión de las bases (fig. 60, 61.1, 63, 131). En ocasiones lasparedes son casi rectas con las bases planas (fig. 132.1) o ligeramente convexas (fig. 132.2, 132.3).Sabemos de la existencia de jarros con pitorro desde el período califal (fig. 91.1) hasta el siglo XII.Sin embargo, de este momento no hemos recuperado ninguna forma que nos ofreciera un perfilcompleto (fig. 133)52.Familia 3. Ataifores y jofainas.• Cerámica de mesa.• Forma abierta.• Técnica de fabricación: torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso, cerámica cuerda seca, loza dorada.• Ataifor: (Del árabe At-Taifur, la bandeja, la mesilla). Plato hondo para servir viandas, que se usaba antiguamente (D.R.A.E., 1992, 154).• Jofaina: “(Del árabe yufaina, platillo hondo, escudilla). Vasija en forma de taza, de gran diámetro y poca profundidad que sirve principalmente para lavarse la cara y las manos” (D.R.A.E., 1992, 852).• Ataifor: “Plato de servicio, con una tipología sumamente variada. Pieza que puede presentarse sin vidriar (generalmente ejemplares arcaicos) o vidriada (melados, verdes, etc.) o bellamente decorados (verde y manganeso, cuerda seca, etc.). Es pieza rastreable en todas épocas y a través de un aspecto formal puede establecerse su cronología. Nombres árabes a fa, ayfûr, Gi âr” (ROSSELLÓ- BORDOY, 1991, 167).• Jofaina: “Platito de servicio, generalmente reducción del ataifor. (...) La jofaina actual ha sufrido un cambio en cuanto a tamaño y función que no admite comparación con el tamaño de la jofaina andalusí. Nombre árabe afna” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 167).El repertorio cerámico asociado a los ambientes domésticos de época califal del yacimiento de Cer-cadilla se caracteriza, fundamentalmente, por la aparición masiva de una forma cerámica muy parti-cular del mundo islámico, el ataifor. Un plato, por lo general de grandes dimensiones, cuyas peculiari-dades formales lo hacen perfectamente reconocible. Sus variaciones formales y tipológicas permiten,además, utilizar estas piezas para fechar las diferentes fases de ocupación de época medieval.Es la tercera familia más numerosa del conjunto cerámico medieval islámico del yacimiento, pordetrás de los jarros/as y de las ollas y se caracteriza por ser una forma de paredes muy abiertas, máso menos altas con solero plano o pie anular.Los primeros ataifores de Cercadilla aparecen siempre asociados a estratos califales, junto con ma-terial vidriado y realizado en verde y manganeso, ollas del Tipo 1 Subtipo A y candiles de piquerasdesarrolladas. Por el momento no podemos asegurar que estas piezas se usaran durante el períodoemiral -en el que son más característicos los platos Tipo 1, precursores clarísimos del ataifor-, adiferencia de lo que ocurre en otras zonas peninsulares, donde se ha documentado esta forma enlos momentos previos al califato53.52 No se han recuperado en Cercadilla los clásicos jarros de pitorro característicos de época almohade como los localizadosen Cádiz (CAVILLA, 1993).53 En Málaga se excavó un alfar, en el que se recuperaron numerosos ataifores vidriados del tipo 7 y 1/7 de Cercadilla(clasificados por sus excavadores como tipo 2). No se recogió ninguna pieza elaborada en verde y manganeso, motivo porel cual los autores adscribieron este alfar al período emiral (ÍÑIGUEZ y MAYORGA, 1993). 71
  • 72. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónLa totalidad de los ejemplares recuperados en Cercadilla estuvieron vidriados o se fabricaron enverde y manganeso, a excepción de un ejemplar, localizado en niveles correspondientes al siglo XII,fabricado en cerámica común54. Otros dos ataifores se trabajaron de manera distinta al común delconjunto global, uno de ellos, del siglo XI, se fabricó en cuerda seca –3.2.D.1.2. (fig.148.2)- y otro,del tipo 6 recuperado en un ambiente estratigráfico fechado en el siglo XII – principios del sigloXIII, se ejecutó en loza dorada (fig. 166).Los motivos decorativos más barrocos fueron diseñados sobre las piezas fabricadas en verde ymanganeso. Las vidriadas, aun cuando contamos con ejemplares bellamente decorados, suelenestar surcadas por trazos de manganeso sin formar esquemas concretos durante el período ca-lifal. A partir del siglo XII un motivo decorativo será recurrente: dos trazos curvos cruzados endos extremos del plato. Los ataifores fabricados en verde y manganeso se decoraron con motivosvegetales, geométricos, epigráficos -repitiendo solamente la fórmula al-mulk- y de forma excep-cional, zoomorfos.Este tipo de recipientes se modeló con arcillas decantadas, aunque de manera ocasional se han lo-calizado desgrasantes que superan el medio centímetro, que quizás por su carácter aislado debemosconsiderarlos impurezas. Las pastas son, casi siempre, de color rojizo debido a que fueron expues-tas a cocción oxidante, sobre todo aquellas que fueron meladas. Las piezas vidriadas en color verdepresentan, comúnmente, la pasta reductora, con nervio de cocción o alterna. Todos los recipientesse fabricaron a torno.Hemos diferenciado hasta el momento ocho tipos de ataifores, que presentan numerosas variantesy subvariantes, de las que algunos son coincidentes con los ya establecidos en las tipologías formu-ladas para esta forma por Rosselló-Bordoy y por Escudero55. • Tipo 1.- De paredes exvasadas, bordes redondeados y pie anular. Por lo general de gran tamaño, aunque no son raros los de pequeñas dimensiones. Cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso. Califal. Siglo XII. Principios siglo XIII. • Tipo 2.- De paredes curvas, abiertas, con bordes engrosados y/o de sección triangular. Solero con pie anular o plano. Cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso y cuerda seca. Califal. Siglo XII. Principios siglo XIII. • Tipo 3.- De paredes bajas y rectas con fuerte carena. Ala horizontal más o menos desarrollada. La base puede ser plana, algo convexa o con anillo anular. Los tenemos localizados por primera vez durante el período califal, se han documentado también en niveles claros del siglo XII y en contextos de principios del siglo XIII. • Tipo 4.- Ataifores carenados con paredes exvasadas hasta la carena, y exvasadas o entrantes a partir de la carena. Bordes exvasados o rectos. Solero con pie anular. Cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso. Siglo XII. Principios siglo XIII. • Tipo 5.- Ataifores de pequeñas dimensiones de paredes siempre exvasadas y carenadas y bordes rectos. Hasta el momento no se ha recuperado ningún ejemplar completo, por lo que desconocemos la forma de la base. Cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso. Siglo XII. Principios siglo XIII. • Tipo 6.- De paredes muy exvasadas y borde engrosado. Loza dorada. Siglo XII – principios siglo XIII.54 No creemos que esta manera de tratar los ataifores fuese generalizada. Más bien pensamos que se trata de un productoocasional. Tampoco aparecen ataifores fabricados en cerámica común en Mad nat al Zahr ’ (VALLEJO y ESCUDERO,1999, 146).55 También Cano (1996, 13-14) ha propuesto una tipología para los ataifores de Mad nat al Zahr ’ , en la que establecetres tipos, a dos de los cuales diferencia por el tipo de base (tipo I, de base anular, independientemente del perfil del bordey tipo II, de base plana), mientras que el tercer tipo se define por su ala horizontal.72
  • 73. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función • Tipo 7.- De paredes exvasadas, borde recto y redondeado y solero plano. Cerámica vidriada, cerámica verde y manganeso. Califal. Siglo XII. Principios siglo XIII. • Tipo 1/7.- De paredes exvasadas, borde recto y redondeado. No conservan las bases por lo que no se pueden clasificar ni en el tipo 1, ni en el tipo 756. Califal. Siglo XII. Principios siglo XIII.■■Tipo 1.De paredes exvasadas, bordes redondeados y pie anular. Por lo general son de gran tamaño, aunquehemos localizado jofainas y ataifores de pequeño tamaño que también se adscriben a este grupo57.3.1.A.- De paredes exvasadas y abiertas. Borde recto y redondeado.3.1.A.1.- De paredes exvasadas, altas y abiertas. Borde recto y redondeado.3.1.A.1.1.- Ataifor de paredes exvasadas, altas, abiertas y borde redondeado. De gran tamaño. Nose conserva la base completa, aunque es muy posible que se rematase en pie anular. Cerámica vi-driada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 39). Fig. 134.1.3.1.A.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas, altas y abiertas. Borde recto y redondeado. En la zona máscercana a la base se ha efectuado una suave carena prácticamente inapreciable. Cerámica vidriada. Ce-rámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 134.2.3.1.A.2.- De paredes exvasadas, no muy altas y abiertas. Borde recto y redondeado.3.1.A.2.1.- Ataifor de paredes curvas, bajas, muy abiertas, rematadas en un borde recto y redon-deado, suavemente apuntado. Pie anular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno.Siglo XII. Fig. 135.1.3.1.A.2.2.- Jofaina de paredes abiertas rematadas en un borde recto y redondeado, ligeramenteengrosado al interior. Pie anular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. SigloXII. Fig. 135.2.56 La similitud formal existente en los bordes de los ataifores del tipo 7 (Rosselló-Bordoy 0, Escudero I), y del tipo 1(Rosselló-Bordoy III, Escudero II) –rectos y redondeados- hace muy difícil la diferenciación de los recipientes cuando nose encuentran completos, ya que es la forma de la base uno de los principales elementos definitorios, de la misma maneraque ocurre en las tipologías establecidas con anterioridad por Roselló-Bordoy y Escudero:Ataifor tipo 0. “Se trata de una pieza concoide de labios rectos, sin reborde, paredes ligeramente curvas, algo abiertas y base con-vexa sin ningún tipo de repié o solero” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1988-90, 129).Ataifor tipo III. “Fuente de paredes curvas, altas, sin reborde, caracterizándose por una disminución del espesor en la partesuperior de las paredes” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1978a, 19, fig.2). “Recipiente de forma abierta, paredes curvas altas, sininterrupciones en su desarrollo y con repié anular bajo y de gran diámetro” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1983c, 118).“Recuerda al tipo 0 pero de gran tamaño, paredes curvas bien torneadas, labio recto y solero bajo y ancho” (ROSSELLÓ-BOR-DOY, 1988-90, 1, 129).Ataifor I. “Piezas de solero plano/convexo, paredes rectas, más o menos abiertas, y labio recto” (ESCUDERO, 1988-90, 2, 128).Ataifor II. “Piezas de solero con repié anular muy bajo, paredes abiertas, convexas y labio recto” (ESCUDERO, 1988-90, 2, 128).57 También presente en Murcia (NAVARRO PALAZÓN, 1990a, fig. 5) y en Almería (CANTERO y EGEA, 1994,lám. 2), en niveles de ocupación del siglo X. En yacimientos como el Tossal del Moro, (Benilloba, Alicante), aparecenasociados a niveles vinculados a los siglos X y XI (AZUAR, 1989, fig. 33). En Valencia se recuperaron asociados a nivelesdel XII (VICENT et alii, 1985, fig. 6.6, 6.7), así como en Torre Grossa ( Jijona, Alicante) donde aparecen también a prin-cipios del s. XIII (AZUAR, 1985). En Jerez de la Frontera (Cádiz), los ataifores tipo 1 de Cercadilla, con vedrío blanco,se localizan en niveles de mediados del siglo XII y primera mitad del siglo XIII (FERNÁNDEZ GABALDÓN, 1986b).En Mértola han sido fechados entre finales del siglo XI y mediados del siglo XIII (TORRES, 1986, fig. 1, 2). 73
  • 74. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.1.A.2.3.- Ataifor de paredes curvas, bajas, muy abiertas, sinuosas, rematadas en un borde recto y re-dondeado. Pie anular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XI. Fig. 135.3.■■Tipo 2.De paredes curvas, abiertas, con bordes engrosados y/o de sección triangular. En la mayor parte delos casos conocidos el solero presenta pie anular, aunque no son desconocidos los recipientes conel solero plano58.3.2.A.- Ataifor de perfil triangular con el borde horizontal.3.2.A.1.- Con las paredes altas.3.2.A.1.1.- Ataifor de paredes altas, curvas, exvasadas, borde de perfil triangular, y desarrollo horizon-tal. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI (fig. 40.1). Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 2.6. 3.1). Fig. 136.13.2.A.1.2.- Ataifor de paredes altas, exvasadas, a excepción de la zona más cercana al borde quetienden a elevarse más rectas. Borde exvasado, de perfil triangular de desarrollo horizontal.. Cerá-mica verde y manganeso. El exterior y el interior del ataifor están cubiertos por el esmalte estan-nífero de color blanco. Torno. Siglo XII. Fig. 136.2.3.2.A.1.3.- Ataifor de paredes altas, exvasadas, rematadas en un borde exvasado, de perfil triangular dedesarrollo horizontal. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XI. Fig. 136.3.3.2.A.2.- Con las paredes bajas.3.2.A.2.1.- Jofaina de paredes bajas, exvasadas y borde exvasado de perfil triangular con tendenciaa la horizontalidad. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 40.2). Fig. 137.1.58 Se localizan piezas con este perfil en el yacimiento de Setefilla, en Sevilla, en estratos vinculados a los siglos X-XI (KIR-CHNER, 1986, passim; 1990, 113-117), así como en Sevilla capital, siempre con solero de pie anular muy bajo (OLIVAy TABALES, 2003, fig. 7; HUARTE y LAFUENTE, 2001, fig. 2.3, 2.7, 2.8). Con esta cronología en Mad nat Ilbira(Granada) (CANO, 1990, fig. 1a) o Almuñecar con la base plana (GÓMEZ BECERRA, 1997, fig. 31, 33). En Granadacapital han aparecido ejemplares en niveles de los siglos XI y XII (RODRÍGUEZ, 1999, lám. 3.1-5). Asimismo tambiénaparecen, aunque en escasa proporción, en Ba ana (Pechina, Almería (CASTILLO y MARTÍNEZ, 1993c, lám. XVI.7)y en Almería capital (CANTERO y EGEA, 1994, lám. 2). En Mesas de Villaverde (Málaga) (LOZANO, 1984, fig.2.B) y en Málaga capital, donde se documentan ataifores vidriados desde momentos emirales (IÑIGUEZ y MAYORGA,1993, lám 4.1-7), aunque lo más normal es que estén asociados a niveles califales (MAYORGA y PERAL, 1995, fig. 10.1a 3; SOTO et alii, 1997, fig. 4.10, 4.12, 4.13; NAVARRO LUENGO et alii, 1999a, fig. 4). En Cádiz aparecen en distintosyacimientos asociados a cronología califal (CAVILLA y ARANDA, 1990, fig. 3). En Ceuta, en donde además de conanillo en el solero, suelen aparecer con las bases planas o ligeramente convexas (FERNÁNDEZ SOTELO, 1988.II, 10,118-120, fig. 3, 5a, 5b, 7). En Niebla se han recuperado con anillos de solero asociados al siglo XI (PÉREZ y BEDÍA,1993, fig. 12-17) y en Lucena del Puerto, también en Huelva, se han recuperado pero con un saliente o entrante en lazona más cercana al borde. En esta población también se han recuperado ataifores tipo 2 sin quiebros de ningún tipo ensus paredes. Todo el conjunto se engloba dentro de una cronología amplia, califal-taifa (PÉREZ MACÍAS, 2002, fig. 1,3). Se han documentado en el Sur de Portugal, en Vilamoura, en donde también se han recuperado piezas del tipo 2 perocon solero plano (MATOS, 1986), al igual que en Lisboa, fechadas en los siglos XI y XII (BUGALHAO y FOLGADO,2001, fig. 51, 58-60). En Mértola, fechadas entre finales del siglo XI y mediados del siglo XIII (TORRES, 1986, fig. 2;MACÍAS, 1991). En el Castelo das Reliquias, en Alcoutim, asociadas a estratos del siglo X (CATARINO, 1992a, 305;1999, lám II.9). En Moura de los siglo X – XI (MACÍAS, 1993, fig. 7). En el yacimiento portugués de Castelo de Silveseste perfil se ha documentado en niveles asociados al siglo VIII, supuestamente importado desde Oriente hasta la Penín-sula por los Omeyas y son recipientes muy abundantes en momentos califales (GOMES, 1988, 163-175, 181-184).74
  • 75. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.2.A.2.2.- Jofaina de paredes bajas, exvasadas y borde exvasado, de perfil triangular con tendenciaa la horizontalidad. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII – principiossiglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 3.6, 3.8). Fig. 137.2.3.2.B.- Ataifor con el borde de perfil triangular ligeramente caído59.3.2.B.1.- De paredes bajas.3.2.B.1.1.- Ataifor de paredes muy exvasadas, cortas y rectas. Borde de perfil triangular con desa-rrollo hacia abajo. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 41.1). Siglo XII – principios siglo XIII(FUERTES, 1995, lám.3.4). Fig. 137.3.3.2.B.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas, que hacia la mitad del recorrido continúan rectasy se rematan en un borde de perfil triangular, ligeramente caído. Base con pie anular. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 137.4.3.2.B.2.- De paredes altas.3.2.B.2.1- Ataifor de paredes altas, curvas rematadas en un borde de perfil triangular ligeramentecaído. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 41.2). Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES,1995, lám.3.3). Fig. 138.1.3.2.B.2.2.- Ataifor de paredes altas, curvas, rematadas en un borde algo engrosado, de perfil trian-gular ligeramente caído. El borde de las paredes se separan a través de una inflexión. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 138.2.3.2.B.3.- De paredes bajas y con el borde y las paredes separadas a través de una inflexión.3.2.B.3.1.- Ataifor de paredes muy abiertas, bajas, rematadas en un borde exvasado, de perfil trian-gular ligeramente caído. La separación entre las paredes y el borde se señala a través de una mol-En Castro da Cola, en Ourique, los ataifores tipo 2, con solero o sin él aparecen en los siglos X y XI (GÓMEZ MARTÍNEZ,1998). Como califales han sido ampliamente localizados en Valencia (BAZZANA, 1983, 9, 107, 108, 111, fig.: 19, 27 y35). Algunos de los ejemplares de esta ciudad se fabricaron en cuerda seca y se han fechado en el siglo XI (BAZZANA,1983, 122 y 125, fig.: 37 y 39). También se han documentado con relativa frecuencia en Benetússer (Valencia), en niveles dela segunda mitad del siglo X (ESCRIBÀ, 1990, 69 a 85) y en Balaguer (Lérida) fechados a finales del siglo X- principiosdel siglo XI (GIRALT, 1987, fig. 1). Así como en Lérida capital (GALLART; GIRALT; MIRÓ, 1986, lám. II.1). Sinembargo, en la excavación realizada en esta ciudad en la Caserna de Cavalleira, fechan estos materiales en la primera mitaddel siglo X (LORIENTE, 2000). Nosotros mantenemos nuestras reservas ya que las formas y decoraciones son más propiasde la segunda mitad de ese siglo o, incluso, del XI. Durante el siglo X son frecuentes en Murcia (NAVARRO PALAZÓN,1990a, fig. 5), al igual que durante el siglo XII (NAVARRO PALAZÓN, 1997, nº. 15, 17, 18, 21). En Zaragoza, se hanfechado entre los siglos X y XI (MOSTALAC, 1990, fig. 4a, 4b), así como en el poblado de Olmos (Toledo) (MARTÍNEZ,1990a, fig. 2 F y G), en Toledo capital (MARTÍNEZ, 1990b, fig. 8), en Madrid (RETUERCE, 1990, 156) y en Medinaceli(Soria) (GÓMEZ MARTÍNEZ, 1996, fig. 2). En Badajoz, en niveles del siglo XI (VALDÉS, 1985, 98, 115.1). En algunosyacimientos alicantinos aparecen asociados al siglo XII y principios del XIII, como por ejemplo en El Castellar, (AZUAR,1989, fig. 50.5191-5192, 72, 73-5321), o en Torre Grossa, donde se han localizado con el pie alto o con molduras cerca dela base (AZUAR, 1985), al igual que en el Castillo de Aspe (BORREGO; QUILES; SARANOVA, 1994, 45-46). En Jaénaparecen, también, entre los siglos XI y XIII (MONTILLA, 2002, fig. 10) así como en Caños de Beca (Cádiz) (CAVILLA,1992, 128-129), al igual que en Murcia (NAVARRO PALAZÓN 1986b, passim) o en el Castillejo de los Guájares (Gra-nada) (CRESSIER et alii 1991, 12-13). En las Islas Baleares aparecen asociados a una cronología de finales del siglo XII ysiglo XIII (KIRCHNER, 2002).59 Con el borde caído y con molduras e inflexiones en las paredes son los ataifores del XIII de Évora (TEICHNER, 1998,fig. 9.4). 75
  • 76. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióndura y una inflexión. No conserva la base. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno.Siglo XII. Fig. 139.1.3.2.B.4.- De paredes altas y con el borde y las paredes separados a través de una inflexión o molduras.3.2.B.4.1.- Ataifor de paredes exvasadas, altas y curvas que se rematan en un borde exvasado deperfil triangular y caído. El borde se separa de las paredes a través de una inflexión y dos moldu-ras. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII(FUERTES, 1995, lám. 2.1). Fig. 139.2.3.2.C.- Ataifor con borde recto de perfil triangular.3.2.C.1.- Con el perfil triangular bien marcado.3.2.C.1.1.- Ataifor de paredes curvas, exvasadas, altas y borde recto de perfil triangular. Soleroplano. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 42.1, lám. 15 y 16). Fig. 140.1.3.2.C.1.2.- Ataifor de paredes muy altas rematadas en un borde exvasado de perfil triangular.Desconocemos la base aunque muy posiblemente fuera con anillo de solero. Cerámica vidriada.Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 140.2.3.2.C.1.3.- Ataifor de paredes abiertas, rematadas en un borde de perfil triangular. Cerámica vi-driada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 141.1.3.2.C.1.4.- Ataifor de paredes altas, curvas, rematadas en un borde de perfil triangular ligera-mente apuntado. Pie anular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII.Fig. 141.2.3.2.C.1.5.- Ataifor de paredes altas, curvas rematadas en un borde de perfil triangular. Pie anular.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 142.1.3.2.C.1.6.- Ataifor de paredes muy abiertas rematadas en un borde de perfil triangular. Pie anular.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 143.1.3.2.C.1.7.- Ataifor de paredes bajas, muy abiertas, rematadas en un borde de perfil triangular. Baseconvexa. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI. Fig. 143.2.3.2.C.1.8.- Ataifor de paredes altas, curvas, rematadas en un borde de perfil triangular. Baseplana. Abandono califal. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XI.Fig. 144.1.3.2.C.1.9.- Ataifor de paredes altas, curvas, rematadas en un borde de perfil triangular muymarcado, con el labio superior plano. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno.Siglo XII. Fig. 145.1.3.2.C.1.10.- Ataifor de paredes abiertas y altas rematadas en un borde exvasado de perfil triangular,suavemente marcado. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios siglo XI. Fig. 145.2.76
  • 77. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.2.C.2.- Con el perfil triangular poco marcado.3.2.C.2.1.- Ataifor de paredes curvas, exvasadas, altas y borde recto de perfil de forma casi triangu-lar. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – prin-cipios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 42.2). Fig. 146.1.3.2.C.2.2.- Ataifor de paredes curvas rematadas en un borde de perfil triangular suavemente mar-cado. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 146.2.3.2.C.3.- Con el borde y las paredes separadas por una inflexión.3.2.C.3.1.- Ataifor de paredes muy abiertas rematadas en un borde de perfil triangular. Las paredesy el borde se diferencian a partir de una inflexión. Base plana. Cerámica vidriada. Cerámica verdey manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 147.1.3.2.C.3.2.- Ataifor de paredes abiertas, bajas, rematadas en un borde de perfil triangular. Las pare-des y el borde se separan a través de una inflexión y de una moldura. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 147.2.3.2.D.- Con el borde exvasado, algo engrosado y redondeado.3.2.D.1.- De paredes altas.3.2.D.1.1.- Ataifor de paredes abiertas, altas, rematadas en un borde exvasado, algo engrosado yredondeado. El borde se señala a partir de una suave inflexión. Cerámica vidriada. Cerámica verdey manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 148.1.3.2.D.1.2.- Ataifor de paredes altas, abiertas, rematadas en un borde exvasado, algo engrosado yredondeado. Fabricado en cuerda seca. Abandono califal. Cerámica cuerda seca. Cerámica vidria-da. Torno. Siglo XI. Fig. 148.2.3.2.D.1.3.- Ataifor de paredes abiertas, altas, rematadas en un borde exvasado, algo engrosado yredondeado. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XI. Fig. 149.1.3.2.D.2.- De paredes bajas.3.2.D.2.1.- Ataifor de paredes muy abiertas, bajas, rematadas en un borde exvasado, algo engro-sado y redondeado. Base plana. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios siglo XI. Fig. 150.1.3.2.D.2.2.- Ataifor de paredes muy abiertas, bajas, rematadas en un borde exvasado, algo engro-sado, redondeado y algo caído. La unión de las paredes con la base, que posiblemente fuese plana,ha sido marcada por una arista muy viva. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno.Siglo XII. Fig. 151.1.3.2.D.3.- De paredes altas con una inflexión o moldura en la zona de separación del borde.3.2.D.3.1.- Ataifor de paredes exvasadas, altas y curvas rematadas en un borde exvasado y redon-deado que se separa de las paredes a través de una inflexión. Cerámica vidriada. Cerámica verde ymanganeso. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám.2.9). Fig. 151.2. 77
  • 78. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 3.De paredes bajas y rectas con fuerte carena. Ala horizontal más o menos desarrollada. La basepuede ser plana, algo convexa o con anillo anular. Se han localizado en ambientes califales y delsiglo XII60.3.3.A.- Ataifor con ala horizontal.3.3.A.1.- De ala ancha.3.3.A.1.1.- Ataifor de paredes exvasadas y ala ancha totalmente horizontal. Cerámica vidriada. Ce-rámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 43.1). Fig. 152.1.3.3.A.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas, carenadas de ala ancha completamente horizontal. Ce-rámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Recuperado en contextos del siglo XII. Fig.152.2.3.3.A.1.3.- Ataifor de paredes exvasadas, carenadas, de ala ancha, algo engrosada y completamentehorizontal. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Recuperado en contextos delsiglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 3.10). Fig. 152.3.3.3.A.2.- De ala estrecha.3.3.A.2.2.- Pieza de paredes exvasadas y ala estrecha horizontal. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 43.2). Fig. 152.4.3.3.A.3.- De ala con el labio superior completamente plano.3.3.A.3.1.- Pieza de paredes cortas, curvas rematadas en un borde con ala horizontal, con el labiosuperior completamente plano y curva por el labio inferior. Cerámica vidriada. Cerámica verde ymanganeso. Torno. Recuperada en contextos del siglo XII. Fig. 152.5.60 Estas piezas, de las que existen pocos ejemplares en Cercadilla, al igual que en Mad nat al Zahr ’ (ESCUDERO, 1988-90, 143), se fechan en momentos claramente califales. Durante este período se han documentado en Madinat Ilbira(CANO, 1990, fig. 1c). Aparecen en Murcia (NAVARRO PALAZÓN, 1990a, fig. 5; GUTIÉRREZ, 1996a, 133-134,fig. 57), en Balaguer (Lérida) (GIRALT, 1987, fig. 1; ESCÓ; GIRALT; SÉNAC, 1998, 61, 72) y en las Islas Baleares,tanto en el siglo X como en ambientes estratigráficos de los siglos XII y XIII, aunque en estos momentos con las paredesmuy altas (KIRCHNER, 2002, tipo VII.7.1). En el centro de la Península se han documentado en Medinaceli (Soria)(GÓMEZ MARTÍNEZ, 1996, fig. 3.1). En el siglo XI han sido fechadas en Toledo capital (AGUADO et alii, fig. 1.3,1.5), y en yacimientos de su provincia como Vascos (IZQUIERDO, 1979, 348, fig. 36.2). Se han recuperado también enCalatalifa (Madrid) (RETUERCE, 1984b, fig. 6.e), y en general en los yacimientos de la Meseta Central (RETUERCE,1998, 108-109). También han aparecido en Denia (Alicante) (AZUAR, 1989, fig. 20). Sin embargo, en Mértola se hanrecuperado en niveles de ocupación fechados en los siglos IX-X. En este primer momento estas piezas no se localiza-ron vidriadas sino con las superficies pintadas, con pintura roja de trazos finos. Además estos recipientes no contabancon pie anular sino que su solero era plano y solamente en un momento más avanzado, hacia la segunda mitad del sigloX, principios del XI, los recipientes se empezaron a fabricar con anillo de solero y se empezaron a vidriar (GÓMEZMARTÍNEZ, 1997a, fig. 8). Retuerce (1998, 85-87, fig. 12-13) presenta unas piezas muy similares aunque sin vedrío,simplemente pintadas, procedentes de diferentes yacimientos de la Marca Media, de las que comenta que podrían ser lascerámicas islámicas más primitivas, con antecedentes en época visigoda. Además de este tipo presenta igualmente otrostipos, mucho más cercanos al nuestro, pero con bastante más fondo que los de Cercadilla (ibíd. 109-111, fig. 54-55). Aun-que con el ala algo más elevada, el ataifor más similar a los nuestros es sin duda el tipo A.30, procedente de Medinaceli(Soria), considerado de origen fatimí y fechado en el siglo X (ibíd. 137, fig. 81).78
  • 79. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.3.B.- Ataifor con ala horizontal caída.3.3.B.1.- De ala ancha.3.3.B.1.1.- Ataifor de paredes exvasadas y ala ancha horizontal, muy desarrollada que presenta unaligera caída hacia la zona más cercana al borde, que es redondeado. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 43.3). Fig. 153.1.3.3.B.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas, fuertemente carenadas, rematadas en un ala ancha muydesarrollada y caída. Base plana. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios siglo XI. Fig. 153.2.3.3.B.2.- De ala estrecha.3.3.B.2.1.- Ataifor de paredes exvasadas rematadas en un ala estrecha caída. Cerámica vidriada.Cerámica verde y manganeso. Torno. Recuperado en contextos del siglo XII. Fig. 153.3.3.3.B.2.2.- Ataifor de paredes exvasadas, rematadas en un ala estrecha, corta y ligeramente caída.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Recuperado en contextos del siglo XII –principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 10.9). Fig. 153.4.3.3.C.- Ataifor de ala horizontal con el borde elevado por encima del ala.3.3.C.1.- Con el ala ancha.3.3.C.1.1.-Ataifor de paredes exvasadas y ala horizontal de bordes redondeados. El borde de esteala se eleva por encima de esa horizontalidad. El paso del cuerpo al ala se efectúa a través de unaligera carena. Base con anillo de solero poco pronunciado. Cerámica vidriada. Cerámica verde ymanganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.43.4). Fig. 154.1.3.3.C.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas, carenadas, rematadas en un ala desarrollada, de bordesredondeado, ligeramente elevada. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Recu-perado en contextos de abandono de la ocupación del siglo XII. Fig. 154.2.■■Tipo 4.Ataifores carenados con paredes, generalmente exvasadas, aunque no son desconocidos los ejem-plares con paredes que a partir de la carena se hacen entrantes. Los bordes suelen ser exvasados,aunque también los hay rectos. Algunos ataifores de este tipo presentan doble asa transversal. To-dos los ejemplares completos, recuperados hasta el momento, tienen el solero con pie anular61.61 Esta forma ha sido tipificada por Rosselló-Bordoy (1983, 341) como ataifor tipo II o “ataifor de perfil quebrado”. Este autorlo fecha en el siglo XI y considera que su pervivencia alcanza hasta el siglo XII, momento en el que se fechan los famosos atai-fores de Calatayud y de la Nave (ROSSELLÓ-BORDOY, 1992e; 1992f ). Estas piezas aparecen en Cercadilla en niveles delsiglo XII, así como en otras zonas de Córdoba (FUERTES; MURILLO; LUNA, 2003b, fig. 1.4; VARGAS y CARRILLO,2004). Son considerados almohades los ejemplares sevillanos (LAFUENTE, 1995, 294-296; 1999, fig. 2.1, 2.2; 2003, fig. 2,3) y entre los siglos XI-XIII se han fechado en Jaén (MONTILLA, 2002, fig. 10). Aparecen en Saltes (Huelva) en nivelesdel XII – principios del XIII (BAZZANA; BEDÍA; de MEULEMEESTER, 1994, fig. 114) y en Niebla entre el siglo XIIy principios del XIII (GÓMEZ TOSCANO et alii, 1999, fig.5; CAMPOS et alii, 1999, fig. 4). En Cádiz, concretamente enBarbesula, se documenta su presencia en el primer cuarto del siglo XIII (CAVILLA, 1990; 1992b, fig. 2, 4). 79
  • 80. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.4.A.- Ataifores carenados con las paredes rectas o exvasadas a partir de esa carena.3.4.A.1.- Con el borde de perfil triangular.3.4.A.1.1.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes conti-núan casi rectas y se rematan en un borde de perfil triangular. Cerámica vidriada. Cerámica verdey manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 155.1.3.4.A.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes continúancasi rectas y sinuosas, rematadas en un borde de perfil triangular ligeramente caído. Cerámica vi-driada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 155.2.3.4.A.1.3.- Ataifor de paredes muy altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredessiguen exvasadas y se rematan en un borde de perfil triangular. Todo el cuerpo mantiene las líneasdel torno muy marcadas. Con doble asa transversal situada inmediatamente por debajo de la líneadel borde. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Siglo XII – princi-pios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 4.5). Fig. 156.1.3.4.A.1.4.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes con-tinúan exvasadas y se rematan en un borde de perfil triangular. Doble asa transversal situada in-mediatamente por debajo de la línea del borde. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso.Torno. Siglo XII. Fig. 157.1.En Jerez (Cádiz) se han recuperado con cubierta blanca en una estratigrafía de mediados del siglo XII – primera mitaddel siglo XIII (FERNÁNDEZ GABALDÓN, 1986b). Entre los siglos XIII y XIV se fechan los ejemplares recuperadosen “El Castillejo” de los Guájares (Granada) (GARCÍA PORRAS, 2001) y de los siglos XI-XII los de Granada capital(RODRÍGUEZ, 1997, fig. 3; 1999, lám. 3.6-7). En Mértola también se fechan entre los siglos XII y XIII (TORRES,1986, fig. 3; LAFUENTE, 1996, 178-191; GÓMEZ MARTÍNEZ, 2001a, 144-145), aunque parece ser que también sehan localizado en estratos del siglo X en adelante; algunos de los que, los considerados más tempranos, poseían asas –apli-que característico de los ataifores tardíos de Cercadilla- (GÓMEZ MARTÍNEZ, 1997a, fig. 9). Sin embargo, en Lisboase localizan en niveles del XII (BUGALHAO y FOLGADO, 2001, nº. 49, 52), así como en el Castillo de Palmela, enSetúbal, donde adelantan su aparición al siglo XI (FERREIRA, 2001, fig. 10.q-s; FERREIRA y CARVALHO, 1999).Son almohades las piezas localizadas en Alcácer do Sal (CAVALEIRO y RAFAEL, 2001, fig. 9.29-32). Los ejemplarescarenados alicantinos se fechan entre los siglos XI y XIII (AZUAR 1985, lám. II, III; 1989, fig. 136; ROSSER, 1994).También en Valencia aparecen en niveles del XII (VICENT et alii, 1985, fig. 6.5; COLL; MARTÍ; PASCUAL, 1988,71), así como en Lérida (GALLART; GIRALT; MIRÓ, 1986, lám. II.3), aunque algunos ejemplares se adelantan al XI(ESCÓ; GIRALT; SÉNAC, 1988, 67, 68). Del XIII son los ataifores carenados de Denia (Alicante) (GISBERT; BUR-GUERA; BOLUFER, 1992, fig. 21) y de la segunda mitad del siglo XII – primer tercio del siglo XIII los de las IslasBaleares (KIRCHNER, 2002). En Calatrava la Vieja (Ciudad Real) Retuerce y Lozano (1986a) los adscriben al sigloXII - principios del siglo XIII, así como los de Alarcos (Ciudad Real) (RETUERCE y de JUAN, 1999). También se hanrecogido en distintos yacimientos de la Meseta Central y se han fechado en torno a los siglos XI y XII, aunque se ha apun-tado la probabilidad de que algunas piezas se comenzarán a fabricar en el X (RETUERCE, 1998, 102-104). Los ataiforesdestinados a adornar las fachadas de las distintas iglesias pisanas, gran parte de ellos carenados y con unas decoracionescompletamente distintas a las de Cercadilla y, por ende, cordobesas, se han fechado entre los siglos XI y XII, aunque unnúmero importante de los mismos son fechados en la primera mitad del siglo XI (BERTI y TONGIORGI, 1981).Una parte de los investigadores tienden a adelantar la cronología de estas piezas a momentos anteriores al siglo XII o in-cluso al siglo XI (como ya hemos visto para algunas piezas de Mértola). De este modo, piezas carenadas casi de idénticascaracterísticas a las de Cercadilla, han sido documentadas en Setefilla (Sevilla) y se han fechado como el resto del conjun-to, entre los siglos X y XI (KIRCHNER, 1986, fig. 20). También se han localizado en el poblado de Calatalifa (Madrid)Retuerce (1984b, 132, fig. 1a-b, 2 a-b), que las encuadra dentro de su Grupo 4 o cerámicas con vedrío-, las fecha entremediados del siglo X y finales del siglo XI. En Toledo también se han fechado en época califal ataifores carenados, algu-nos de ellos con asas transversales (MARTÍNEZ, 1990b, fig. 8). Como califales encuadra Navarro Palazón (1990a, fig.5) los localizados en el Alfar de San Nicolás de Murcia. En la primera mitad del siglo XI, concretamente entre los años1035-40, se fecha el ataifor, fabricado en cuerda seca total, de Alcalá de Henares (AZUAR, 1992a). En el Sureste deal-Andalus, los ataifores carenados se prodigan desde el siglo XI (ACIÉN el alii, 1995). Retuerce (1986) tiende a fecharestos ataifores durante el período califal en Cidade das Rosas, en Serpa, aunque observando todo el conjunto cerámicoque estudia se adivina una fecha más tardía, mucho más cercana al XII (vid. infra).80
  • 81. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.4.A.1.5.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes conti-núan exvasadas y se rematan en un perfil triangular. Doble asa transversal situada por debajo de lalínea de borde. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 157.2.3.4.A.1.6.- Ataifor de paredes exvasadas, carenadas. A partir de la carena las paredes continúan casirectas y se rematan en un borde de perfil triangular. Doble asa transversal situada por debajo de lalínea de borde. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 157.3.3.4.A.2.- Con el borde engrosado y con el labio superior plano.3.4.A.2.1.- Ataifor de paredes abiertas, carenadas. A partir de la carena las paredes continúanexvasadas y se rematan en un borde engrosado con el labio superior plano. Pie anular. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 158.1.3.4.A.2.2.- Ataifor de paredes no muy altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las pare-des continúan exvasadas y se rematan en un borde engrosado con el labio superior casi plano. Pieanular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 158.2.3.4.A.2.3.- Ataifor de paredes casi rectas, carenadas en la zona más cercana a la base- Las paredesestán decoradas con una suave moldura y se rematan en un borde engrosado con el labio plano.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 159.1.3.4.A.2.4.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes conti-núan casi rectas y se rematan en un borde engrosado con el labio plano. Cerámica vidriada. Cerá-mica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 159.2.3.4.A.2.5.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes conti-núan casi rectas y se rematan en un borde exvasado, algo engrosado y con el labio plano. Pie anular.Cerámica vidriada. Torno. Siglo XII. Fig. 160.1.3.4.A.3.- Con el borde recto y redondeado.3.4.A.3.1.- Ataifor de paredes altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes conti-núan exvasadas y se rematan en un borde recto y redondeado, con el labio suavemente apuntado.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 161.1.3.4.A.4.- Con el borde engrosado y redondeado.3.4.A.4.1.- Ataifor de paredes muy altas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredescontinúan casi rectas y se rematan en un borde engrosado y redondeado. Cerámica vidriada. Torno.Localizado en contextos post-islámicos, siglos XIII – XIV. Fig. 161.2.3.4.A.5.- De borde biselado al interior.3.4.A.5.1.- Ataifor de paredes abiertas, exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredescontinúan rectas y se rematan en un borde recto biselado al interior. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 162.1.3.4.A.5.2.- Ataifor de paredes abiertas, exvasadas y suavemente carenadas. A partir de la carena lasparedes continúan rectas, ligeramente exvasadas, y se rematan en un borde recto suavemente biseladoal interior. Pie anular. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 162.2. 81
  • 82. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.4.A.6.- De borde entrante.3.4.A.6.1.- Ataifor de paredes exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes continúanrectas y se rematan en un borde entrante, algo engrosado y redondeado, suavemente biselado alinterior. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII(FUERTES, 1995, lám. 4.1). Fig. 163.1.3.4.A.6.2.- Ataifor de paredes exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes continúancasi rectas y se rematan en un borde entrante, engrosado y redondeado. Cerámica vidriada. Cerá-mica verde y manganeso. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 4.2).Fig. 163.2.3.4.A.6.3.- Ataifor de paredes exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes continúan casirectas y se rematan en un borde entrante, engrosado y moldurado. Cerámica vidriada. Cerámica ver-de y manganeso. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 4.3). Fig. 163.3.3.4.B.- Ataifores carenados con las paredes entrantes a partir de la carena.3.4.B.1.- Con el borde exvasado de perfil triangular.3.4.B.1.1.- Ataifor de paredes exvasadas y carenadas. A partir de la carena las paredes continúanentrantes y se rematan en un borde exvasado de perfil triangular. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 164.1.3.4.B.2.- Con el borde recto biselado al interior.3.4.B.2.1.- Ataifor de pequeño tamaño con las paredes exvasadas y carenadas. A partir de la care-na las paredes se hacen entrantes y se rematan en un borde recto y biselado al interior. Pie anular.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 164.2.■■Tipo 5.Si bien este tipo de ataifores podría incluirse dentro del grupo 4 por ser ataifores carenados, el aspectode las piezas es radicalmente opuesto, ya que las paredes son siempre muy exvasadas y con los bordesrectos. De pequeño tamaño. Aparecen en niveles del siglo XII y de principios del siglo XIII62.3.5.A.- De paredes exvasadas y borde recto.3.5.A.1.- De paredes exvasadas y borde recto y redondeado.3.5.A.1.1.- Ataifor de paredes bajas y exvasadas, carenadas con el borde recto y redondeado. Cerá-mica vidriada. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 4.6). Fig. 165.1.3.5.A.1.2.- Jofaina de paredes muy exvasadas, bajas y carenadas. Borde recto y redondeado. Hacia elinterior en la zona de paso de las paredes al borde las pastas se ensanchan. Dos asas parten del bor-de, se desarrollan en altura, pasan por encima de aquél y finalizan en el interior del recipiente. Ce-rámica vidriada. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 3.5). Fig. 165.2.62 Como jofaina han tipificado en Granada los ejemplares que con este perfil se han recuperado en niveles de los siglos XIy XII (RODRÍGUEZ, 1997, fig. 3; 1999, lám. 4.1). Es una forma que ha aparecido en las cuevas artificiales de la Hoyade Guadix, también en Granada (BERTRAND, 1987, lám. 3).82
  • 83. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.5.A.2.- De paredes exvasadas y borde engrosado.3.5.A.2.1.- Ataifor de paredes exvasadas carenadas, rematadas en un borde recto, engrosado y re-dondeado. Las paredes son más anchas que el borde aunque se estrechan en la zona más cercana aese borde. Cerámica vidriada. Torno. Siglo XII. Fig. 165.3.■■Tipo 6.De paredes muy exvasadas y borde engrosado. No poseemos datos sobre el tipo de base con quecontó (FUERTES, 1995, 267-268, lám. 3.7). Esta pieza se fabricó en loza dorada. Torno. SigloXII – principios siglo XIII63. Fig. 166.1.■■Tipo 7.De paredes exvasadas, borde redondeado y solero plano64 (ROSSELLÓ-BORDOY 0, Escude-ro I). Estas piezas son características del califato, aunque en no pocos casos se han recuperadoen momentos más tardíos65. En Cercadilla los ataifores de tipo 7 recuperados en estratigrafía delXII presentan motivos decorativos característicos de esta centuria, lo que impide considerar laposibilidad de que se trate de perduraciones o de intrusiones debidas a alteraciones estratigráfi-cas. Un ejemplar, seguramente importado, ha sido recogido en estratos emirales (fig. 168.1).3.7.A.- Ataifor de borde exvasado y redondeado.3.7.A.1.- De paredes abiertas y borde recto.3.7.A.1.1.- Ataifor de paredes rectas, algo abiertas, borde recto, redondeado y solero plano lige-ramente convexo. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 44.1, lám. 36). Fig. 167.1.63 Bordes similares asociados a umbos, fabricados en loza dorada y azul gótico-mudéjar, se han hallado en Almería (MU-ÑOZ y FLORES, 1990, 545, lám. II; FLORES; MUÑOZ; DOMÍNGUEZ, 1989, fig. 44) y Valencia (VICENT, 1992).En Mértola las piezas fabricadas en loza dorada se fechan entre la primera mitad del siglo XII y principios del siglo XIII,pero la mayor parte de ellas las encuadran entre la segunda mitad y finales del siglo XII (GÓMEZ MARTÍNEZ, 1997b).64 Se documentan con gran asiduidad, al igual que en Cercadilla, enMad nat al Zahr ’ (ESCUDERO, 1988-90, 140), en Ma-dinat Ilbira (Granada) (CANO, 1990, fig. 1b), en Almuñecar (Granada)(GÓMEZ BECERRA, 1997, fig. 32) y en Marmuyas(Málaga) (NAVARRO LARA 1991, fig. 3), durante el siglo X. En Málaga se documentaron ataifores con este perfil entre losdesechos de un alfar fechado en época emiral (ÍÑIGUEZ y MAYORGA, 1993, lám. 4) Este tipo de ataifor es muy común en elyacimiento de Ba ana (Pechina, Almería) fechado en un momento de transición entre el emirato y el califato (CASTILLO yMARTÍNEZ, 1993c, lám. XVI). Es común su frecuencia en Ceuta, en época califal (FERNÁNDEZ SOTELO, 1998.II, 127-131), así como en Murcia, no solamente asociados a niveles califales (NAVARRO PALAZÓN, 1990a, 34-35, fig. 5; GUTIÉ-RREZ, 1996a, 134, fig. 57), sino también a niveles de la primera mitad del siglo XII (NAVARRO PALAZÓN, 1997, nº 10).En las Dunas de Guardamar (Alicante) apareció esta forma, producida en cerámica vidriada, en niveles del siglo X y principiosdel siglo XI (AZUAR et alii, 1989, 28). Algunos autores prefieren adelantar la cronología de este tipo de ataifor a momentosemirales. Así por ejemplo en Jaén este tipo de piezas se asocia a momentos fechados entre finales del siglo IX e inicios del sigloX (CASTILLO, 1995, 203, fig. 5.17). También en yacimientos como en el de Mértola, este tipo de ataifor está documentadoen niveles del siglo IX. En este momento las piezas no se vedrían sino que se pintan, y ya en pleno siglo X es cuando aparece elmismo perfil pero vidriado al exterior y al interior (GÓMEZ MARTÍNEZ, 1997a, fig. 8). En el sureste andaluz estas piezastendrían claros precedentes en momentos emirales (ACIÉN et alii 1995, 131). En zonas más alejadas, como en Lleida se hanrecuperado en un conjunto que se ha fechado en la primera mitad del siglo X (LORIENTE, 2000), si bien, desde nuestro puntode vista, el conjunto completo debió ser algo más tardío, como mínimo de la segunda mitad del siglo o incluso algo posterior.65 Ya en su momento Rosselló (1986-87) apuntó que los ataifores con solero plano eran piezas características del siglo X,mientras que a partir del siglo XI eran más comunes los recipientes con repiés, cuyo diámetro iba disminuyendo a medidaque iba aumentando la altura de estos recipientes. Esta misma hipótesis la defiende Gómez Martínez (1994, 127) en suestudio sobre la cerámica verde y manganeso de Mértola. 83
  • 84. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.7.A.1.2.- Ataifor de paredes abiertas y borde recto y redondeado. Solero plano. Cerámica vi-driada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 167.2.3.7.A.1.3.- Ataifor de paredes abiertas y borde recto y redondeado. Las paredes se ensanchan pau-latinamente desde la base hasta el borde. Solero plano. Torno. Emiral. Siglo IX. El ejemplar que re-presenta a este tipo está vidriado en color verde oliva. Casi con total probabilidad nos encontramosante una pieza importada ya que, por lo menos hasta ahora, es el único ejemplar de ataifor localizadoen niveles emirales. Es de pastas muy duras cocidas en ambiente oxidante y reductor. Además sufuncionalidad estuvo más relacionada con el ornato de la vivienda que con su servicio en la mesa. Unminúsculo agujero casi en el borde nos indica que la pieza estuvo colgada66. Fig. 168.1.3.7.A.2.- Con el borde ligeramente apuntado y engrosados en su cara interna.3.7.A.2.1.- Jofaina de paredes abiertas y borde redondeado, ligeramente apuntado, algo engrosadoen su cara interna. Solero plano. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 44.2). Fig. 168.2.3.7.A.2.2.- Jofaina de paredes abiertas, rematadas en un borde recto y redondeado, suavementeapuntado y engrosado en su cara interna. Las paredes presentan distinto grosor. Base convexa.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Por tipología: califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI. Fig. 168.3.3.7.A.3.- Con las paredes más gruesas que la base.3.7.A.3.1.- Ataifor de paredes exvasadas y borde redondeado. Solero plano. Las paredes son másgruesas que la base. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 45.1, lám. 17). Fig. 169.1.3.7.A.3.2.- Ataifor de paredes exvasadas y borde recto y redondeado. Base plana. Las paredes sonmás gruesas que la base. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, media-dos del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 170.1.3.7.A.4.- Las paredes más estrechas en la zona del borde.3.7.A.4.1.- Ataifor de paredes exvasadas, abiertas, ligeramente más estrechas en la zona máscercana al borde, que es redondeado. Base plana. Cerámica vidriada. Cerámica verde y man-ganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.45.2). Fig. 170.2.3.7.A.4.2.- Ataifor de paredes exvasadas que se estrechan ligeramente en la zona más cercana alborde, que es redondeado. Base plana. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno.Siglo XII. Fig. 170.3.66 Si bien en Cercadilla no se conocen ataifores anteriores al siglo X, a excepción de la pieza que representa el tipo 3.7.A.1.3que es importada, sí son más conocidos en yacimientos del Sureste de al-Andalus, de cuyos centros productores quizásprovenga. Durante el siglo IX, los investigadores centrados en la zona oriental, han observado, al igual que ocurre con elejemplar de Cercadilla, que los soleros son planos (ACÍEN et alii, 1995). En Málaga los ataifores vidriados emirales sonbastante comunes (IÑIGUEZ y MAYORGA, 1993, lám. 4; FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ et alii, 1999, fig. 6.7-9) yrecientemente han sido fechados en la segunda mitad del siglo IX y más concretamente en el último cuarto de dichacenturia, perdurando durante las primeras décadas del siglo X (ACIÉN et alii, 2003, 417-420, 432-433). El ejemplar deCercadilla se podría tipificar dentro del grupo de ataifores de borde recto de Ba ana (Pechina, Almería) (CASTILLO yMARTÍNEZ, 1993c, 82), yacimiento de donde es probable que proceda.84
  • 85. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.7.B.- Ataifor de borde apuntado.3.7.B.1.- Ataifor de paredes abiertas, borde ligeramente apuntado y solero plano. Cerámica vidria-da. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 46). Fig. 171.1.3.7.B.2.- Ataifor de paredes altas y exvasadas, ligeramente entrantes en la zona más cercana al bordeque es recto y apuntado. Base plana. Vidriado en color azul. Torno. Siglo XI. Fig. 171.2.3.7.C.- Ataifor de borde entrante.3.7.C.1.- Con las paredes más gruesas que la base.3.7.C.1.1.- Pieza de paredes exvasadas y borde entrante y redondeado. Solero plano. Las paredesson más gruesas que la base. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 47, lám. 18). Fig. 172.1.3.7.C.1.2.- Ataifor de paredes exvasadas y borde ligeramente entrante y redondeado, suavementeapuntado. Las paredes son más gruesas que la base que es plana. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 173.1.3.7.C.2.- Con las paredes y la base con el mismo grosor.3.7.C.2.1.- Ataifor de paredes exvasadas, borde entrante y redondeado. Base plana. Cerámica vi-driada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XI. Fig. 173.2.■■Tipo 1/7.En este tipo agrupamos a todos aquellos ataifores de paredes curvas, exvasadas y abiertas, conbordes rectos más o menos redondeados, cuyo estado de fragmentación impide adscribirlos conseguridad al tipo 1 o al tipo 7 y que, sin embargo, consideramos importante conocerlos y tenerlosen cuenta, ya que constituyen un grupo muy numeroso, sobre todo durante la etapa califal67.3.1/7.A.- Ataifor de borde redondeado3.1/7.A.1.- Piezas de paredes casi rectas y bordes rectos y redondeados. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 48.1). Fig. 174.1.67 Ataifores de paredes curvas, borde recto y redondeado y que no conservan la base, se han localizado en la Rábita deGuardamar (Alicante), en niveles de ocupación de los siglos X y principios del XI (AZUAR et alii, 1989, 65), en Alme-ría en el siglo X (CANTERO y EGEA, 1994, lám. 2), en Málaga entre los restos de desechos de alfar de época emiral(ÍNIGUEZ y MAYORGA, 1993, lám. 4), en Mesas de Asta (Cádiz) se recuperaron junto a materiales de los siglos XIy XII (OLMO, 1986). En el conjunto de Setefilla (Sevilla), fechado entre los siglos X y XI, también se han recuperadoataifores de borde redondeado (KIRCHNER, 1986, passim). En Sevilla se recogieron fragmentos de ataifores de bordesredondeados en niveles califales (OLIVA y TABALES, 2003, fig. 7) y de la primera mitad del siglo XIII (LAFUENTE,1999a, fig. 2.4). En algunos yacimientos de Jaén se localizan desde momentos emirales, concretamente desde el siglo IX(CASTILLO, 1998, 50, fig. 10), en Badajoz han sido fechados durante el siglo XI (VALDÉS, 1985, 92.2-8, 104-1-11,118.3, 120.1-14, 121.1-2), así como en Zaragoza (VILADES, 1986, lám. 2.3). En Lleida se han fechado ataifores deeste tipo desde la primera mitad del siglo X (LORIENTE, 2000). Sobre las numerosas variantes de este tipo véase, entreotros, GÓMEZ MARTÍNEZ, 1996. 85
  • 86. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.1/7.A.2.- Piezas de paredes abiertas y bordes rectos, redondeado, ligeramente engrosados. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 48.2). Fig. 174.2.3.1/7.A.3.- Piezas de paredes cortas, muy abiertas y bordes rectos y redondeados. Cerámica vidria-da. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 48.3). Fig. 174.3.3.1/7.A.4.- Piezas de paredes exvasadas, altas y bordes rectos y redondeados. La zona donde finalizala base y comienza el desarrollo de las paredes se diferencia a través de una ligera carena. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 48.4). Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 2.7). Fig.174.4.3.1/7.A.5.- Piezas de paredes bastante abiertas y bordes rectos y redondeados. Cerámica vidriada. Ce-rámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 49.1). Fig. 175.1.3.1/7.A.6.- Con las paredes curvas, sin cambios de ningún tipo en su recorrido y el borde recto y re-dondeado.3.1/7.A.6.1.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas y borde recto y redondeado. Cerámica vidria-da. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 49.2). Fig. 175.2.3.1/7.A.6.2.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas y borde recto y redondeado. Cerámica vidriada.Cerámica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES,1995, lám. 1.3; 1.6; 3.4). Fig. 175.3.3.1/7.A.7.- Piezas de paredes altas, abiertas y bordes rectos, redondeados, ligeramente engrosados.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 49.3). Fig. 175.4.3.1/7.A.8.- Piezas de paredes muy rectas y altas, bordes redondeados. La pieza presentada es unajofaina. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 49.4). Fig. 175.5.3.1/7.A.9.- Piezas de paredes exvasadas, muy finas y bordes redondeados. La pieza presentada esuna jofaina. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 50.1). Fig. 176.1.3.1/7.A.10.- Ataifores de paredes muy exvasadas, quebradas y borde redondeado. Cerámica vidriada.Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 50.2). Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 1.2; 1.4). Fig. 176.2.3.1/7.A.11.- Piezas de paredes muy exvasadas, no demasiado altas, y bordes redondeados. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 50.3). Fig. 176.3.3.1/7.A.12.- De paredes exvasadas y bordes redondeados. Las paredes y el borde se separan por unainflexión.86
  • 87. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.1/7.A.12.1.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas con una pequeña inflexión en la zona máscercana al borde que es ligeramente exvasado y redondeado. Cerámica vidriada. Cerámica verde ymanganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.50.4). ). Fig. 176.4.3.1/7.A.12.2.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas rematadas en un borde –que se separa de lasparedes a través de una inflexión- ligeramente exvasado y redondeado. Cerámica vidriada. Cerá-mica verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 176.5.3.1/7.B.- Ataifores de bordes redondeados algo apuntados.3.1/7.B.1.- De borde más ancho que las paredes y apuntado.3.1/7.B.1.1.- Ataifor de paredes exvasadas, gruesas y borde recto apuntado. Cerámica vidriada. Ce-rámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 51). Fig. 177.1.3.1/7.B.2.- De borde más estrecho que las paredes y apuntado.3.1/7.B.2.1.- Ataifor de paredes muy exvasadas, gruesas, que se estrechan en la zona del borde quees recto y apuntado. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI. Fig. 177.2.3.1/7.C.- Ataifores de bordes entrantes y redondeados.3.1/7.C.1.- Piezas de paredes exvasadas, los bordes redondeados, cambian de dirección respecto a lasparedes de una forma suave y se hace más vertical. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso.Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 53.1). Fig.178.1.3.1/7.C.2.- Piezas de paredes exvasadas, los bordes, redondeados, son verticales. El cambio de di-rección del borde se realiza de una manera brusca con respecto a las paredes del recipiente. Cerámicavidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 53.2). Fig. 178.2.3.1/7.C.3.- Paredes entrantes en la zona más cercana al borde que son rectos y redondeados.3.1/7.C.3.1.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas, ligeramente entrantes en la zona del borde, quees recto y redondeado. La pieza presentada es una jofaina. Cerámica vidriada. Cerámica verde ymanganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.53.3). Fig. 178.3.3.1/7.C.3.2.- Ataifor de paredes exvasadas, curvas, ligeramente entrantes en la zona del borde, quees recto y redondeado. El borde es algo más estrecho que las paredes. Cerámica vidriada. Cerámicaverde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 178.4.3.1/7.C.4.- Jofainas de paredes exvasadas y bordes entrantes, engrosados y ligeramente molduradosal interior. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 53.4). Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES,1995, lám. 1.5). Fig. 178.5. 87
  • 88. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función3.1/7.C.5.- Pieza de paredes exvasadas y borde ligeramente entrante y engrosado. La pieza presen-tada es una jofaina. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 53.5). Fig. 178.6.3.1/7.D.- Ataifores de bordes redondeados, ligeramente biselados.3.1/7.D.1.- Piezas de paredes exvasadas y bordes redondeados, ligeramente biselados hacia el interior.Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 52). Fig. 179.1.Familia 4. Tinajas.• Cerámica de almacenamiento.• Forma cerrada. Forma abierta.• Técnica de fabricación: mano, torno lento, torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada, cerámica cuerda seca.• Tinaja: “(Del latín Tinacula, de Tina). Vasija grande de barro cocido, y a veces vidriado, mucho más ancha por el medio que por el fondo y por la boca, y que encajada en un pie o aro, o empotrada en el suelo, sirve ordinariamente para guardar agua, aceite u otros líquidos” (D.R.A.E., 1996, 1403).• Tinaja: “Contenedor grande, o muy grande generalmente de difícil manejo, aunque su transporte pueda llevarse a cabo con ayuda de alforjas acopladas a una caballería. Nombre árabe: Jâbîya” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 162).Se trata de grandes vasijas destinadas a la contención de alimentos, tanto sólidos (fundamental-mente grano) como líquidos (aceite o agua). Estas vasijas presentan casi siempre una morfologíamuy similar. Los cuerpos son globulares y se estrechan en la zona de las bases, que son planas. Losbordes suelen ser exvasados.En la mayor parte de los casos las pastas son anaranjadas y presentan gran cantidad de desgrasantesde todos los tamaños, siendo muy abundantes los gruesos y en menor medida los muy gruesos,aunque hemos documentado algunos tipos elaborados con arcillas muy decantadas. Generalmentelas superficies de estos recipientes están bizcochadas y no presentan diseños decorativos complejos-uno o varios cordones aplicados con digitaciones, o varias líneas incisas- y es así como las hemosdocumentado en Cercadilla durante el emirato y el califato. En los niveles de ocupación más tar-díos, durante el siglo XII o los primeros años del siglo XIII, algunos ejemplares se vidriaron, sefabricaron en cuerda seca y se decoraron con estampillas.Normalmente estas piezas no tienen asas, ya que la presencia de las mismas y en muchos casos ca-rece de utilidad, pues se fabrican con la intención de ser empotradas o en el suelo o en mostradores.De la primera manera las hemos documentado en numerosas ocasiones, tanto durante el califatocomo durante el siglo XII. Sin embargo no son desconocidos los ejemplares con asas, en algunoscasos de aleta, que se disponen en los hombros (fig. 190.3). Gracias a ellas las tinajas se podríandesplazar con un movimiento rotatorio, sobre sí mismas, ya que de otra manera resultaría del todoimposible, sobre todo cuando se encontrasen colmadas. Más raras son las asas pequeñas situadasen la boca o en el cuello (fig. 193.1, 193.3, 193.4).Por lo general estos recipientes se han localizado muy fragmentados, por lo que en esta tipologíason muy pocos los tipos completos. Sin embargo, son todos muy similares siendo en los bordesdonde se observan las mayores diferencias.88
  • 89. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónHemos diferenciado 6 tipos: • Tipo 1.- Recipientes grandes, de paredes globulares, cuellos rectos o exvasados, bocas de gran diámetro y bordes exvasados muy desarrollados. Bases planas o ligeramente convexas. Común. Siglos VIII al XI. • Tipo 2.- Base estrecha, paredes rectas, boca de idéntico tamaño al de las paredes y borde exvasado de sección cuadrangular. Base plana. Común. Siglo XII – principios siglo XIII. • Tipo 3.- Paredes globulares, hombros horizontales, cuello largo y cilíndrico y borde exvasado. Vidriada y estampillada. Siglo XII – principios siglo XIII. • Tipo 4.- Recipientes de gran tamaño, con paredes globulares en la panza y entrantes en la zona de los bordes. Boca pequeña con el borde exvasado. Base plana. Común. Aparecen durante los primeros años del emirato, pero su mayor desarrollo se producirá en el califato y en el siglo XII. • Tipo 5.- Recipientes de tamaño mediano y de paredes estrechas. Cuerpos globulares y bordes exvasados. Cerámica común. Siglos VIII –IX. • Tipo 6.- Recipientes con el cuello cilíndrico y estrecho desde el que parten las asas que, probablemente, finalizarían en los hombros. Desconocemos la forma del cuerpo y de la base. Cerámica común. Siglos IX – XI.■■Tipo 1.Recipientes muy grandes, con cuellos más o menos desarrollados, rectos o exvasados, bocas de grandiámetro (entre 40-60 cm.) y bordes exvasados, engrosados, generalmente muy desarrollados. Lasbases son planas o ligeramente convexas y por lo general son más estrechas que la boca.4.1.A.- De cuello recto y borde de sección lenticular.4.1.A.1.- De cuello recto y borde de sección lenticular, más engrosado en la parte externa que al inte-rior. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 54.1).Fig. 181.1.4.1.A.2.- De cuello recto, ligeramente exvasado, y borde de sección lenticular y caído.4.1.A.2.1.- Tinaja de cuello recto, ligeramente exvasado y borde de sección lenticular algo caídohacia el exterior. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 54.2). Fig. 181.2.4.1.A.2.2.- Tinaja de cuello exvasado, borde engrosado, de sección lenticular y caído. Común. Torno.Emiral indeterminado, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 85.3667). Fig. 181.3.4.1.A.2.3.- Tinaja de cuello exvasado, borde engrosado, muy largo y caído. Común. Torno. Emiralindeterminado, siglos VIII –IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 85.3668). Fig. 181.4.4.1.A.3.- De cuello recto y borde de sección lenticular, más elevado en su lado exterior y más caído en suinterior donde es ligeramente apuntado. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 54.3). Fig. 182.1.4.1.A.4.- De cuello recto y borde muy engrosado de sección lenticular. Común. Torno. Califal, media-dos siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 54.4). Fig. 182.2. 89
  • 90. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función4.1.B.- De cuello recto y borde muy engrosado.4.1.B.1.- De cuello recto y borde ligeramente entrante, muy engrosado. Común. Torno. Califal, me-diados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 55.1). Fig. 182.3.4.1.B.2.- De cuello recto y borde muy engrosado y redondeado. Común. Torno. Califal, mediadossiglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 55.2). Fig. 182.4.4.1.B.3.- De cuello recto y borde muy exvasado y engrosado.4.1.B.3.1.- Tinaja de boca de gran diámetro, igual que el cuello que es recto rematado en un bordemuy exvasado y engrosado de sección triangular. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – prin-cipios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 55.3). Fig. 183.1.4.1.B.3.2.- Tinaja de boca de gran diámetro, al igual que el cuello que es recto y se remata en unborde muy exvasado y muy engrosado, tanto es así que su tamaño supera con mucho el grosor delas paredes. El borde es de sección triangular al exterior, y biselado al interior. Común. Torno. SigloXII. Fig. 183.2.4.1.B.3.3.- Tinaja de grandes dimensiones con el diámetro de la boca igual que el del cuello, quees recto y rematado en un borde muy exvasado, engrosado y de sección triangular. Común. Torno.Siglo XII. Fig. 183.3.4.1.C.- De cuello exvasado y borde engrosado.4.1.C.1.- De cuello exvasado y borde muy engrosado, sobre todo hacia el exterior.4.1.C.1.1.- Tinaja de cuello exvasado, algo curvo al interior, rematado en un borde muy engrosado,sobre todo al exterior y de sección lenticular. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principiossiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 56.1). Fig. 184.1.4.1.C.1.2.- Tinaja de grandes dimensiones, con la boca de igual diámetro que el cuello que esexvasado, muy engrosado, sobre todo hacia el exterior, de sección triangular. Común. Torno. SigloXII. Fig. 184.2.4.1.C.1.3.- Tinaja de cuello exvasado y borde exvasado, muy engrosado y caído. Común. Torno.Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 6.5). Fig. 184.3.4.1.C.2.- De cuello ligeramente exvasado y borde engrosado, sobre todo hacia el exterior. El labio esplano. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 56.2).Fig. 184.4.4.1.C.3.- Piezas de paredes globulares, basse planas y bordes exvasados, engrosados y redondeados. Ellabio es plano. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 57). Fig. 185.1.4.1.D.- De cuello recto y borde exvasado de sección triangular.4.1.D.1.- Tinajas de grandes dimensiones, bases planas, cuerpos globulares, cuellos cilíndricos, de pa-redes rectas rematadas en un borde exvasado de sección triangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig.186.1.90
  • 91. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 2.Hoy por hoy solamente hemos podido documentar un único ejemplar correspondiente a estetipo, por lo que nos abstenemos de establecer subtipos, variantes y subvariantes.Se trata de un recipiente de más de 0,6 m. de altura, que al contrario que el resto de los tipos co-nocidos, se encuadra dentro del grupo de formas abiertas, ya que cuenta con un diámetro de bocamás amplio que el diámetro de la base. Es un gran contenedor, de base plana, paredes exvasadasrematadas en un borde exvasado de sección cuadrangular. Una carena en la zona mesial del reci-piente, obliga a un cambio, poco brusco, en la dirección de las paredes68. Siglo XII – principios sigloXIII (FUERTES, 1995, 271-272, lám. 10.2). Fig. 187.1.Conservamos, igualmente, un fragmento, muy pequeño de un gran contenedor que bien po-dría estar incluido dentro de este tipo de tinajas. Sin embargo, las dimensiones del fragmentonos obligan a ser cautos ya que podemos estar ante una tinaja o, tal vez, un brocal de un pozo.La decoración del fragmento, estampillada, fecha a la pieza en torno a los siglos XII o XIII69.Fig. 188.1.■■Tipo 3.Tinajas de hombros muy marcados, cuerpo globular, cuello cilíndrico de paredes exvasadas. Elcuello es mucho más estrecho en la zona de unión con el cuerpo que en la boca. Esta cualidadpermitiría el apilamiento de las tinajas, en posición invertida, cuando no funcionaran como con-tenedores, ya que sus bases, muy estrechas, se diseñaron para encajarlas en soportes destinados atal fin. El cuello finaliza en un borde exvasado y caído. Se trata de un recipiente vidriado y condecoración estampillada, características ambas asociadas a fechas tardías, acordes con la crono-logía propuesta por nosotros70. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, 271-272,lám. 10.1). Fig. 188.2.Hoy por hoy solamente hemos podido documentar un único ejemplar correspondiente a este tipo,por lo que nos abstenemos de establecer subtipos y variantes.68 Contenedores de gran tamaño, de boca amplia y paredes rectas, algunos de ellos decorados con estampillas, se hanrecuperado en niveles del siglo XIII en Saltés (Huelva) (BAZZANA y CRESSIER, 1989, fig. 35).69 Esta pieza no se documentó dentro de un registro arqueológico claro, sino que se localizaba en uno de los estratos derelleno que cubría al yacimiento y que fue utilizado durante mucho tiempo como huerta. En este tipo de estrato los ma-teriales arrojan cronologías que abarcan desde el siglo X hasta el siglo XV o incluso más avanzadas.70 Aguado (1991) recoge un repertorio interesante de tinajas estampilladas, consideradas de origen cordobés, fechadasentre los siglos XII y XIII. De características morfológicas y decorativas muy similares en “El Castillejo” de los Guájares,en Granada, con una cronología entre los siglos XIII-XIV (GARCÍA PORRAS, 2001, 545-548). También en Granadase han localizado ejemplares muy similares, incluso hasta en el color del vedrío (PÉREZ LÓPEZ, 1995a, 387), fechadosen época almohade, en el siglo XIII. Con esa cronología coinciden los recipientes de características semejantes de Sevilla(LAFUENTE, 1995, 297). De la segunda mitad del siglo XII son los fragmentos de tinajas estampillados sobre barrosolamente bizcochado o vidriado en verde, recuperados en Jerez de la Frontera (Cádiz) (MOTES, 1987-88). Tambiénse han documentado en Almería de los siglos XII y XIII (FLORES y MUÑOZ, 1993, 134-136). En Murcia se hanlocalizado con esa misma cronología (NAVARRO PALAZÓN, 1986, passim). Ejemplares casi idénticos se documentanen Mértola, fechados entre la segunda mitad del siglo XII y la primera mitad del siglo XIII (KAHWLI, 1993, fig. 1-4).También en la localidad portuguesa de Alcácer do Sal se han recuperado tinajas estampilladas y vidriadas como nuestrotipo 3 (CARVALHO y FARIA, 1993, fig. 23-29; CAVALEIRO y RAFAEL, 2001, fig. 5), así como en el Castillo deSilves (VARELA, 1991). De la segunda mitad del siglo XII son las de Beja (CORREIA, 1991). 91
  • 92. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 4.Recipientes de gran tamaño, con paredes globulares en la panza y entrantes en la zona de losbordes. La base es plana. Se rematan en un borde exvasado. Boca pequeña en relación con las di-mensiones del recipiente71.4.4.A.- De cuello entrante, estrangulado y borde exvasado.4.4.A.1.- De cuello entrante, estrangulado, y borde exvasado y engrosado de líneas redondeadas.4.4.A.1.1.- Tinaja de paredes globulares que dan paso, marcado a través de una carena, a un cuelloentrante, estrangulado, rematado en un borde exvasado, muy engrosado, de sección triangular perode líneas redondeadas. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 58.1)72. Fig. 189.1.4.4.A.1.2.- Tinaja de cuello entrante, estrangulado, rematado en un borde exvasado, en-grosado de sección cuadrangular, aunque de líneas redondeadas. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 189.2.4.4.A.1.3.- Tinaja de cuello entrante, estrangulado, rematado en un borde exvasado, algo engrosa-do de sección lenticular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 189.3.4.4.A.1.4.- Tinaja de cuello entrante, estrangulado, rematado en un borde exvasado, algo engrosa-do, de líneas redondeadas y caído. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 190.1.4.4.A.2.- De cuello entrante, estrangulado, y borde exvasado y engrosado de aristas marcadas.4.4.A.2.1.- Tinaja de cuello entrante, estrangulado, diferenciado de las paredes que son globu-lares, a través de una marcada carena, y rematado en un borde exvasado, algo engrosado y desección cuadrangular. Las aristas del borde han sido muy marcadas. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 190.2.4.4.A.3.- De cuello estrangulado.4.4.A.3.1.- Tinaja de paredes globulares y por tanto entrante en los hombros. Casi sin cuello, éstequeda marcado a través de un fuerte estrangulamiento que da paso a un borde muy exvasado yredondeado. En la zona de los hombros se disponían dos asas de aletas. Base plana. Común. Torno.Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, 152, fig.89.717). Fig. 190.3.4.4.B.- De cuello entrante, borde exvasado.4.4.B.1.- De cuello entrante, borde exvasado muy engrosado.4.4.B.1.1.- Tinaja de cuello entrante rematado en un borde exvasado, muy engrosado, ligeramentebiselado al interior y de sección cuadrangular. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – princi-pios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 58.2). Fig. 191.1. En Mad nat al Zahr ’ existen piezas de características muy similares (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 21-24).71 El tipo 1 de la serie de Mad nat al Zahr ’ es de características morfológicas idénticas al de Cercadilla (VALLEJO y72ESCUDERO, 1999, fig. 22.1).92
  • 93. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función4.4.B.1.2.- Tinaja de cuello entrante rematado en un borde exvasado, engrosado de sección trian-gular. Si bien la pieza es de grandes dimensiones hay que hacer notar que el diámetro de la bocaes más pequeño que el del cuello, lo que hace a la forma muy cerrada. Común. Torno. Torno lento.Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 191.2.4.4.B.1.3.- Tinaja de cuello entrante, rematado en un borde exvasado, muy engrosado de sección len-ticular, con el borde exterior algo apuntado y caído al interior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 191.3.4.4.C.- De cuello entrante, borde exvasado, algo engrosado de sección lenticular, rematado en unperfil apuntado. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 58.3). Fig. 192.1.4.4.D.- Tinaja de cuello entrante, algo abombado en la zona más cercana al borde que es recto,engrosado y con el labio plano. Por el momento sólo hemos documentado un fragmento perte-neciente a este tipo de recipientes, por lo que no diferenciamos variantes o subvariantes. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 192.2.■■Tipo 5.Se trata de recipientes de tamaño mediano y de paredes estrechas. Cuerpos globulares y bordesexvasados. Más que tinajas, son recipientes de almacenamiento, de grandes dimensiones, pero másvinculados a una tipología más cercana a la de la familia 1.4.5.A.- Recipientes de cuello cilíndrico, estrangulado y bordes exvasados.4.5.A.1.- Recipientes de cuello cilíndrico, estrangulados, bordes exvasados de sección triangular.4.5.A.1.1.- Recipiente de cuello cilíndrico, rematado en un borde exvasado de sección triangular,de aristas marcadas. Con dos asas que parten del borde y se elevan por encima de él. Descono-cemos donde finalizarían. Común. Torno. Emiral, siglos VIII-IX (FUERTES y GONZÁLEZ,1996, 134, fig. 79. 1195). Fig. 193.1.4.5.A.1.2.- Recipiente de cuello cilíndrico rematado en un borde exvasado, algo engrosado desección triangular pero con las líneas redondeadas. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994b, fig. 6.3). Fig. 193.2.■■Tipo 6.No contamos con ninguna pieza completa, por lo que desconocemos si el cuerpo era globular omás piriforme. Se caracterizan por tener el cuello cilíndrico y estrecho y desde éste parten las asas,que, probablemente, finalizarían en los hombros.4.6.A.- Con el borde exvasado.4.6.A.1.- De borde exvasado y redondeado.4.6.A.1.1.- De cuello estrecho de paredes entrantes y boca de pequeño diámetro con borde exvasadoy redondeado. Dos asas parten de la zona alta del cuello en el punto de unión con el borde. Común.Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 59). Fig. 193.3. 93
  • 94. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función4.6.A.1.2.- Tinaja de cuello cilíndrico, estrecho rematado en un borde exvasado, algo engrosado y re-dondeado. Las dos asas parten desde la mitad del cuello. Común. Torno. Emiral, ¿siglo IX?. Fig. 193.4.Familia 5. Lebrillos• Cerámica asociada a cualquier ambiente doméstico.• Forma abierta.• Técnica de fabricación: torno.• Producción: cerámica común.• Lebrillo: “De origen incierto. Vasija de barro vidriado, de plata u otro metal, más ancha por el borde que por el fondo, y que sirve para lavar ropa, para baños de pies y otros usos” (D.R.A.E., 1992, 874).• Lebrillo: “Contenedor de forma abierta, su funcionalidad es múltiple. Si presenta paredes altas podría identificarse con la Tina, pieza especializada en el lavado doméstico (colada). Nombre árabe: Librîl, Qasrîya, Qadh” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 169).Piezas de paredes exvasadas muy abiertas y base plana o ligeramente convexa. Las bocas son degran diámetro. La superficie interna de las piezas está, siempre, muy alisada, incluso en algún caso,los menos, presenta al interior un acabado espatulado o bruñido. Hasta el momento todas las pie-zas recuperadas se han fabricado en cerámica común. Las arcillas fueron poco decantadas por loque contienen numerosos desgrasantes, sobre todo de cuarzo y mica, de tamaño medio y fino y, enmenos ocasiones, de tamaño grueso.La cocción de estas piezas es casi siempre de tipo oxidante por lo que las pastas poseen tonos roji-zos, tanto al exterior como al interior, o blanquecinos. En ocasiones se observa nervio de cocción,aunque no se ha documentado ningún lebrillo con las superficies grises.Son formas muy abiertas, con un amplio diámetro de boca, que suele superar los 30 cm., llegandoa alcanzar en muchos ejemplares más de 60 cm. La inmensa mayoría de estas piezas poseen las pa-redes exvasadas y los bordes exvasados y desarrollados, sin embargo se ha podido diferenciar, tam-bién, un tipo con las paredes entrantes. Estuvieron destinadas a multitud de actividades domésticasrelacionadas con la higiene personal y de las viviendas, con tareas agrícolas o ganaderas e incluso,algunas de ellas, estuvieron en íntima relación con el mundo de los muertos, ya que sirvieron comocubiertas de algunas de las tumbas mozárabes que se localizan en el yacimiento.Si bien la mayoría de estos recipientes no se decoró, algunos se adornaron con meandros incisos ocon cordones aplicados decorados con digitaciones.Los lebrillos de paredes exvasadas (tipo 1) cuentan con idénticas características morfológicasque los braseros, con la única diferencia de que éstos últimos presentan las paredes internascompletamente quemadas.Se han diferenciado dos tipos73: • Tipo 1.- De paredes exvasadas y base plana, a veces ligeramente convexa. Cerámica común. Aparece en todas las fases medievales islámicas documentadas en Cercadilla y es, junto con los jarros tipo 1B y los candiles, una familia clave para distinguir los niveles emirales de los pre-islámicos. En los primeros trabajos llevados a cabo sobre el material cerámico medieval del yacimiento de Cercadilla consideramos73oportuno establecer para esta forma tres tipos (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996).94
  • 95. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función • Tipo 2.- De paredes curvas y base plana, a veces ligeramente convexa. Cerámica común. Aparece en todas las fases medievales islámicas documentadas en Cercadilla.■■Tipo 1.De paredes exvasadas.5.1A.- De paredes exvasadas y borde engrosado74.5.1.A.1.- De paredes exvasadas y borde engrosado con perfil cuadrangular.5.1.A.1.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, y borde engrosado. Los filos del borde no son redondea-dos, por lo que el borde ofrece un perfil casi cuadrangular. Común. Torno. Califal, mediados sigloX – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 60.1). Fig. 194.1.5.1.A.1.2.- Lebrillo de paredes exvasadas rematadas en un borde engrosado y facetado, ofreciendoun perfil casi cuadrangular. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX (FUERTES yGONZÁLEZ, 1996, fig. 85.3721). Fig. 194.2.5.1.A.1.3.- Lebrillo de paredes exvasadas, rematadas en un borde engrosado, varias veces facetadoy algo caído. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 194.3.5.1.A.1.4.- Lebrillo de paredes exvasadas rematadas en un borde exvasado, engrosado, casi redon-deado, pero facetado en uno de sus extremos, lo que le confiere un perfil más cuadrangular. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 195.1.5.1.A.2.- De paredes exvasadas y borde recto, muy engrosado, de perfil redondeado.5.1.A.2.1.- Lebrillo de paredes muy exvasadas rematadas en un borde recto, algo engrosado deperfil redondeado. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 60.2). Fig. 195.2.5.1.A.2.2.- Lebrillo de paredes exvasadas, altas, rematadas en un borde recto y redondeado.El borde, aunque exvasado, no es muy saliente con respecto a las paredes y parece, sin estar-lo, aplicado. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 8.5).Fig. 196.1.5.1.A.2.3.- Lebrillo de paredes exvasadas, altas y borde muy engrosado y redondeado. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 196.2.5.1.A.2.4.- Lebrillo de paredes exvasadas rematadas en un borde engrosado y redondeado. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 196.3.74 Un tipo similar al que aquí presentamos, ha sido fechado en momentos emirales en yacimientos del Sureste peninsular(ACIÉN et alii, 1995, 137). En Mad nat al Zahr ’ este tipo, junto con los de borde de sección triangular, es muy común(VALLEJO y ESCUDERO, 1999, 26 a 27), al igual que en la Marca Media (RETUERCE, 1998, 341-346, fig. 398-404). En Cercadilla, también hemos recuperado esta variante del tipo 1 en todas las etapas documentadas. Al ser unaforma muy funcional, su presencia está documentada en casi todos los yacimientos peninsulares. Una de relación de losmismos en RETUERCE, 1998, y más recientemente, sobre todo para las piezas con cronología más moderna, en KIR-CHNER, 2002. 95
  • 96. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.1.A.2.5.- Lebrillo de paredes exvasadas, algo curvas en la zona más alta y borde muy engrosadoy redondeado. Común. Torno. ¿Siglo XII?. Fig. 196.5.5.1.A.2.6.- Lebrillo de paredes exvasadas, casi rectas, algo curvas en la zona más cercana al borde que esexvasado, muy engrosado y redondeado. Las asas parten del borde. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 197.1.5.1.A.3.- De paredes exvasadas y borde exvasado, algo engrosado y redondeado.5.1.A.3.1.- Lebrillo de paredes exvasadas rematadas en un borde exvasado, ligeramente engrosadoy redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 60.3). Fig. 197.1.5.1.A.3.2.- Lebrillo de paredes exvasadas y borde exvasado, ligeramente engrosado, redondeado yalgo caído. Base plana. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 197.2.5.1.A.3.3.- Lebrillo de paredes exvasadas, algo curvadas, rematadas en un borde exvasado, algoengrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 198.1.5.1.A.3.4.- Lebrillo de paredes muy exvasadas rematadas en un borde exvasado, algo engrosado,redondeado y biselado al interior. Común. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII (FUER-TES, 1995, fig. 8.2). Fig. 198.2.5.1.A.3.5.- Lebrillo de paredes exvasadas, y borde exvasado y redondeado. Común. Torno. ¿SigloXII?. Fig. 198.3.5.1.B.- De paredes exvasadas y borde de sección triangular75.5.1.B.1.- De paredes exvasadas y borde de sección triangular, de perfil romo.5.1.B.1.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, molduradas en su parte alta y rematadas en un bordede sección triangular, de perfil romo y ligeramente caído. Común. Torno. Califal, mediados delsiglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 61.1). Fig. 199.1.5.1.B.2.- De paredes exvasadas y borde exvasado y engrosado de perfil triangular.5.1.B.2.1.- Lebrillo de paredes muy exvasadas, rematadas en un borde exvasado, algo engrosado yde perfil triangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUER-TES, 2002, fig. 61.2). Fig. 199.2.5.1.B.2.2.- Lebrillo de paredes exvasadas, no muy altas, y borde exvasado, algo engrosado de perfiltriangular. Base plana. Común. Torno. ¿Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI? 76.Fig. 199.3.5.1.B.2.3.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas, rematadas en un borde engrosado de perfiltriangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 200.1.75 Los lebrillos de perfil triangular, así como los de bordes engrosados, fechados entre los siglos XIII y XIV, son comunesen el yacimiento granadino de “El Castillejo” de los Guájares (GARCÍA PORRAS, 2001, 561-569).76 Realmente nos encontramos ante una pieza de pequeñas dimensiones, muy poco común. Sin embargo, el grosor de susparedes, así como la decoración y el hecho de que estuviera engobada al exterior en color rojo, nos llevan a pensar que setrata de un recipiente asociado a esta familia.96
  • 97. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.1.B.3.- De paredes exvasadas y borde de sección triangular.5.1.B.3.1.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas, algo curvadas en su lado exterior y bordeexvasado de perfil triangular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo IX – principios del sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 61.3). Fig. 200.2.5.1.B.3.2.- Lebrillo de base ligeramente convexa, paredes muy bajas, exvasadas, aunque curvasen su lado externo rematadas en un borde exvasado, de perfil triangular. Común. Torno. Emiral,¿siglo IX?. Fig. 200.3.5.1.B.3.3.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas, muy cortas, rematadas en un borde exvasado,de perfil triangular. La zona de unión entre la base y las paredes se resalta por una inflexión. Co-mún. Torno. Emiral, ¿siglo IX?. Fig. 200.4.5.1.B.3.4.- Lebrillo de paredes muy exvasadas, muy alisadas al interior, casi resbaladizas, rematadasen un borde exvasado de perfil triangular. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII-IX(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 85.4445). Fig. 201.1.5.1.B.3.5.- Lebrillo de paredes muy exvasadas, curvas al interior, muy alisadas al interior, rematadasen un borde exvasado de perfil triangular con el labio plano. Común. Torno. Emiral indeterminado,siglos VIII- IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 85.3788). Fig. 201.2.5.1.B.3.6.- Lebrillo de paredes muy exvasadas rematadas en un borde recto, algo engrosado, deperfil triangular. Común. Torno. Emiral. Siglo IX. Califal, mediados del siglo X – principiossiglo XI. Fig. 201.3.5.1.B.3.7.- Lebrillo de paredes exvasadas, algo más engrosadas en la zona más cercana al borde quees exvasado de perfil triangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 201.4.5.1.C.- De paredes exvasadas y borde moldurado en el labio77.5.1.C.1.- De borde exvasado y moldurado en el labio superior pero engrosado y redondeado al exterior.5.1.C.1.1.- Lebrillo de paredes muy exvasadas, rematadas en un borde muy exvasado y molduradoen su labio superior. El perfil exterior es redondeado. La unión entre las paredes y el borde se resaltaa través de una inflexión. Común. Torno. ¿Siglo XII?. Fig. 202.1.5.1.C.1.2.- Lebrillo de paredes exvasadas, rematadas en un borde exvasado con el labio superiormoldurado. El perfil exterior es redondeado. Común. Torno. ¿Siglo XII?. Fig. 202.2.5.1.C.1.3.- Lebrillo de base convexa, de paredes exvasadas, muy altas, rematadas en un borde deperfil exterior redondeado y el labio superior moldurado. La moldura, al interior es casi a bisel.Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 8.4). Fig. 202.3.5.1.C.2.- De borde exvasado y moldurado en el labio superior y rematado al exterior en pico.5.1.C.2.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, con varias curvaturas rematadas en un borde exvasado,en pico y con el labio superior moldurado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 202.4.77 Nos encontramos ante piezas características de momentos tardíos muy documentadas en el siglo XII y sin presencia enmomentos anteriores. Los bordes moldurados al interior, o mejor bífidos, son muy característicos de estos momentos. Selocalizan en Mallorca asociados a materiales del siglo XIII (PONS y RIERA, 1988, fig. 24.5). 97
  • 98. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.1.C.2.2.- Lebrillo de paredes muy altas, exvasadas, con varias curvaturas, rematadas en un bordeexvasado, en pico y con el labio moldurado, casi biselado. Común. Torno. Siglo XII- XIII (FUER-TES, 1995, lám. 8.1). Fig. 202.5.5.1.C.3.- De borde exvasado y moldurado en el labio superior y facetado.5.1.C.3.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, muy estrechas con el labio moldurado o, mejor, rehun-dido y borde exterior facetado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 203.1.5.1.C.4.- De borde moldurado y sección triangular.5.1.C.4.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, estranguladas al exterior lo que provoca al interiorun abombamiento de las mismas, rematadas en un borde recto, moldurado en el labio y desección triangular. Base plana. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3ertercio siglo VIII 78. Fig. 203.2.5.1.D.- De borde redondeado.5.1.D.1.- De borde exvasado y redondeado.5.1.D.1.1.- Lebrillo de paredes exvasadas y borde exvasado y redondeado. Común. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 62.1). Fig. 203.3.5.1.D.1.2.- Lebrillo de paredes exvasadas, altas y borde exvasado y redondeado, con el labio supe-rior plano y con un pequeño apéndice debajo del borde. Común. Torno. ¿Siglo XII?. Fig. 203.4.5.1.D.2.- Borde recto y redondeado.5.1.D.2.1- Lebrillo de paredes exvasadas y borde recto y redondeado. Común. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 62.2). Fig. 203.5.5.1.D.2.2.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas rematadas en un borde recto y redondeado.La unión entre la base y las paredes se resalta a través de una inflexión. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 204.1.5.1.D.2.3.- Lebrillo de base plana, paredes ligeramente exvasadas y borde recto y redondeado. Conun asa de sección triangular. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 204.2.5.1.D.2.4.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas rematadas en un borde recto y redondeado.Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 204.3.5.1.D.2.5.- Lebrillo de paredes exvasadas rematadas en un borde recto, ligeramente engrosadoy redondeado. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII.Fig. 205.1.5.1.D.2.6.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas rematadas en un borde recto y redondeado.Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 205.2.78 En Jaén se recuperó un recipiente que presentaba un perfil casi idéntico a este tipo de lebrillo. Fue clasificado dentrode la serie tipológica Cazuela, concretamente dentro del grupo GT.2.1 (PÉREZ ALVARADO, 2003, 90). La pieza deCercadilla que da origen a este tipo ha sido clasificada dentro de la familia 5, la de los lebrillos, por ser un recipiente decerca de 40 cm. de base y no presentar las superficies quemadas. En Jaén no se pudo concretar su cronología.98
  • 99. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.1.D.2.7.- Lebrillo de base plana, paredes muy exvasadas rematadas en un borde recto yredondeado. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII.Fig. 205.3.5.1.D.3.- De borde casi recto aunque ligeramente entrante y redondeado.5.1.D.3.1.- Lebrillo de base convexa sostenida por dos pies macizos. Paredes ligeramente exva-sadas rematadas en un borde casi recto aunque ligeramente entrante y redondeado. Al menospresenta un asa que parte de la zona alta del recipiente y se remata en el borde, sobreelevándosepor encima de él. Común. Torno. Cronología post-islámica (siglo XIII-XIV, indeterminada).Fig. 206.1.5.1.D.3.2.- Lebrillo de paredes exvasadas y borde casi recto, aunque ligeramente entrante y re-dondeado. Al menos presenta un mamelón como sistema de aprehensión del recipiente. Común.Torno. Siglos XIII-XIV. Fig. 206.2.5.1.D.3.3.- Lebrillo de paredes ligeramente exvasadas, rematadas en un borde casi recto, aunqueligeramente entrante y redondeado. Con doble asa, digitada a ambos lados, que parte de la zonaalta del recipiente y se sobreeleva por encima del borde. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 206.3.5.1.D.3.4.- Lebrillo de paredes exvasadas, borde ligeramente entrante, redondeado al exterior, conel labio superior plano y rematado en pico al interior. Con doble asa transversal en la zona más altadel recipiente. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 206.4.5.1.E.- De paredes exvasadas y borde de sección cuadrangular.5.1.E.1.- Borde recto de perfil cuadrangular.5.1.E.1.1.- Lebrillo de paredes muy exvasadas, altas y borde recto de perfil cuadrangular. Co-mún. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 63).Fig. 207.1.5.1.E.1.2.- Lebrillo de paredes muy bajas, exvasadas, rematadas en un borde recto de per-fil casi cuadrangular de líneas suaves y redondeadas. Las paredes han sido ligeramente es-tranguladas al exterior, en la zona de unión con la base, lo que ha provocado al interior unabombamiento de las mismas. La base es plana. Las paredes interiores han sido muy alisadas,por lo que presentan una superficie muy suave. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglosVIII – IX. Fig. 207.2.5.1.F.- Solamente hemos documentado una pieza de éstas características. De paredes exva-sadas y borde exvasado, redondeado hacia el interior, labio plano y rematado en pico hacia elinterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 64). Fig. 207.3.5.1.G.- Con los bordes separados de las paredes a través de un hundimiento marcado.5.1.G.1.- Con las paredes carenadas.5.1.G.1.1.- Pieza de paredes exvasadas, curvadas en el interior y carenadas en la zona más alta. Apartir de la carena se marca una profunda inflexión desde la que parte el borde que es exvasado,algo engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 208.1. 99
  • 100. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.1.G.2.- De borde engrosado y redondeado.5.1.G.2.1.- Lebrillo de base plana, paredes exvasadas, algo curvas al interior, rematadas en un bordeengrosado y redondeado. La unión entre las paredes y el borde se realza a través de una marcadainflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 208.2.5.1.G.2.2.- Lebrillo de paredes exvasadas, algo curvadas al exterior, rematadas en un borde exvasa-do, engrosado y redondeado. La unión entre las paredes y el borde se realza a través de una marcadainflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 208.3.5.1.G.3.- De borde caído79.5.1.G.3.1.- Lebrillo de paredes exvasadas y sinuosas, rematadas en un borde engrosado y caído.Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 8.3). Fig. 209.1.5.1.G.3.2.- Lebrillo de paredes muy exvasadas rematadas en un borde exvasado, algo engrosado ycaído, casi de sección cuadrangular. La unión entre las paredes y el borde se realza a través de unrehundimiento muy marcado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 209.2.5.1.G.3.3.- Lebrillo de base plana, más estrecha que las paredes, que son exvasadas y rematadas enun borde exvasado, engrosado y caído. La unión entre las paredes y el borde se realza a través deuna marcada inflexión. Común. Torno. Siglos XIII- XIV. Fig. 209.3.5.1.G.3.4.- Lebrillo de gran diámetro, de paredes muy exvasadas rematadas en un borde exvasadoy caído. El borde se hace curvo al interior. Presenta doble asa curva que parte de la zona mesialdel recipiente y finaliza en el borde. La unión entre las paredes y el borde se realza a través de unamarcada inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 210.1.5.1.G.3.5.- Lebrillo de paredes muy exvasadas rematadas en un borde muy engrosado, rematadoen un pico y caído. La unión entre las paredes y el borde se realza a través de una marcada inflexión.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 210.2.■■Tipo 2.De paredes curvas, entrantes.5.2.A.- De paredes curvas y bordes exvasados80.5.2.A.1.- De bordes exvasados, engrosados de sección lenticular.5.2.A.1.1.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde exvasado, algo engrosa-do de sección lenticular. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 65.1). Fig. 211.1.79 Se fechan entre el siglo XI y siglo XII en el Castillo de Palmela, en Portugal (FERNANDES y CARVALHO, 1997, fig. 58).80 De paredes curvas y borde exvasado también se han localizado en el yacimiento de Ba ana (Pechina, Almería) entre lossiglos IX y X (CASTILLO y MARTÍNEZ, 1993c, lám. XX.6 a 8), siempre decorados con líneas incisas o con cordonesdigitados. En Cercadilla no todos los recipientes aparecen decorados. También sin decorar se localizan en Lorca (Murcia)asociados a estratos del siglo X (MARTÍNEZ, 1994, fig. 7.1). En época emiral y califal se han documentado lebrillos deperfil curvo en yacimientos del sureste peninsular (ACIÉN et alii, 1995, 139). También se han documentado en Mad natal Zahr ’ (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig.: 28).100
  • 101. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.2.A.1.2.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde engrosado de sec-ción lenticular. Común. Torno. Siglo XII- principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám.9.4). Fig. 211.2.5.2.A.1.3.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde muy engrosado, de sec-ción lenticular, con un bisel al interior. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUER-TES, 1995, lám. 9.3). Fig. 211.3.5.2.A.1.4.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde engrosado, de secciónlenticular algo apuntado al exterior y con un suave bisel al interior. Común. Torno. Siglo XII –principios siglo XIII (FUERTES, 1995, lám. 9.5). Fig. 211.4.5.2.A.1.5.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde algo engrosado, de secciónlenticular, apuntado al exterior y con una carena suave al interior en la zona de unión del borde conlas paredes. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 212.1.5.2.A.1.6.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde algo engrosado, de secciónlenticular, apuntado al exterior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 212.2.5.2.A.1.7.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde de sección lenticular,apuntado al exterior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 212.3.5.2.A.1.8.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde de sección lenticular, sua-vemente redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 212.4.5.2.A.1.9.- Lebrillo de paredes curvas rematadas en un borde muy exvasado, de sección lenticular,suavemente redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 212.5.5.2.A.2.- Borde lenticular y caído.5.2.A.2.1- Lebrillo de paredes exvasadas, algo entrantes en la zona más cercana al borde. Éste esexvasado, de sección lenticular, ligeramente caído. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 65.2). Fig. 213.1.5.2.A.3.- Con el labio plano.5.2.A.3.1.- Lebrillo de paredes exvasadas, rematadas en un borde exvasado con el labio superiorplano. Sección cuadrangular. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 213.2.5.2.B.- Piezas de paredes curvas, y bordes muy engrosados5.2.B.1.- De bordes muy engrosados de sección lenticular.5.2.B.1.1.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde muy engrosado de secciónlenticular, algo apuntado al interior. Común. Torno. Siglo XII- principios siglo XIII (FUERTES,1995, lám. 9.1). Fig. 213.3. 101
  • 102. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función5.2.B.2.- De borde muy engrosado de sección triangular.5.2.B.2.1.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, rematadas en un borde muy engrosado de seccióntriangular. En la zona baja del recipiente presente una carena que no altera la dirección de las pa-redes. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 214.1.5.2.B.3.- De borde muy engrosado y caído.5.2.B.3.1.- Lebrillo de base plana, paredes curvas, entrantes y borde engrosado y caído. Do-ble asa curva que parte de la zona mesial y se remata en el borde. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 214.2.5.2.B.3.2.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes y borde engrosado y caído. Común. Torno.Siglos XIII-XIV. Fig. 214.3.5.2.C.- De borde entrante.5.2.C.1.- Con el labio superior plano.5.2.C.1.1.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, con el borde entrante y el labio superior plano.Un suave estrangulamiento separa el borde de las paredes. Las asas parten de la zona más baja delcuerpo. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 215.1.5.2.C.1.2.- Lebrillo de paredes curvas, entrantes, con el borde entrante y el labio superior plano. Lasección es cuadrangular. Un suave estrangulamiento separa el borde de las paredes. Las asas partende la zona más ancha del cuerpo. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er terciosiglo VIII. Fig. 215.2.Familia 6. Tapaderas.• Cerámica asociada a cualquier ambiente doméstico.• Forma abierta.• Técnica de fabricación: mano, torno.• Producción: cerámica común, cerámica verde y manganeso, cerámica cuerda seca.• Tapadera: “(De tapar). Pieza que se ajusta a la boca de alguna cavidad para cubrirla, como en los pucheros, tinajas, pozos, etc.” (D.R.A.E., 1992, 1376).• Tapadera: “Pieza de forma muy variada, elemento de cubrición de piezas cerradas. Nombre árabe Gi â’, Muga a” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 170).La tipología de esta familia es muy variada. Se han fabricado con arcillas de color anaranjado orojizo, aunque también son muy abundantes las piezas modeladas con arcillas claras. Las pastaspueden estar o no decantadas, dependiendo, fundamentalmente, del tamaño de las piezas y de lautilidad para la que fueron concebidas. Las tapaderas usadas para la cubrición de las tinajas tienenabundantes desgrasantes de todos los tamaños, siendo más abundantes los de tamaño medio ogrueso. También se observan abundantes desgrasantes en la mayor parte de las tapaderas del tipo4, sobre todo en aquellas que tuvieron una función directamente relacionada con la actividad culi-naria (como lo demuestra el hecho de encontrarse la mayor parte de estos recipientes con huellasde fuego). Sin embargo, las piezas más pequeñas presentan pastas más decantadas con desgrasantesde tamaño fino o medio. Generalmente están bizcochadas aunque también contamos con piezasfabricadas en verde y manganeso y en cuerda seca.102
  • 103. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónAunque todas la piezas estaban destinadas a la cubrición de otros recipientes, cada uno de los tiposservían para cubrir a distintas familias cerámicas. Así los tipos 1 y 2 se utilizaron para cubrir reci-pientes con poco diámetro de boca, como por ejemplo ollas81, jarros, cuencos, etc.Las tapaderas tipo 3, es decir las completamente planas, son las más escasas en el yacimiento.Debieron servir para cubrir piezas de almacenamiento o lebrillos, debido al diámetro de susuperficie (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.V ). No aparecen quemadas, aunquealgunas presentan las superficies tiznadas por el humo.Son las tapaderas tipo 4, es decir, aquellas de superficie plana con los bordes vueltos hacia arriba, lasque suelen conservan signos evidentes de haber estado sometidas al fuego. Es posible que este tipode tapaderas se utilizase durante los procesos de cocción para tapar las ollas o las cazuelas, aunqueno descartamos que tuvieran alguna otra funcionalidad dentro de las cocinas, con una mayor vin-culación al fuego, tal vez en relación con la elaboración de determinados alimentos o como soportede otros recipientes.Para su fabricación se utilizaron arcillas más o menos decantadas, dependiendo fundamental-mente del uso al que iban a ser destinadas. De hecho, en los tres primeros tipos hay poca pre-sencia de desgrasantes, que son de tamaño medio y/o fino. En las del tipo 4 los desgrasantesson más abundantes, debido a su relación más directa con el fuego, pues aquellos permitiríansoportar con mayor resistencia los cambios bruscos de temperatura. Las superficies suelen serrojizas, aunque algunas de ellas se fabricaron con arcillas claras. Esta coloración está en directarelación con la cocción oxidante a la que se vieron expuestas, aunque en ocasiones las coccionesoxidantes y reductoras se alternaron.Son pocas las piezas que presentan algún tipo de decoración y de existir, se suele disponer enlas de los tipos 3 y 4. Por lo general son incisiones marcadas con punzones o con utensilios desección redondeada. Las del tipo 4 presentan los bordes decorados con digitaciones.Se han diferenciado hasta el momento cuatro tipos formales: • Tipo 1.- De paredes convexas, más o menos altas. Cerámica común. Cerámica vidriada. Cerámica verde y manganeso. Aparecen en todas las fases medievales documentadas Algunas variantes se asocian a determinados momentos históricos, como en el caso del subtipo 6.1.B., de borde bífido, habitual durante el siglo XII. • Tipo 2.- De paredes cóncavas con pomo central. Cerámica común. Cerámica cuerda seca. Algún ejemplar se ha recuperado en niveles del 2º - 3er tercio del siglo VIII, pero son sobre todo habituales durante el siglo VII y durante el siglo XII. • Tipo 3.- Completamente planas. Cerámica común. No se ha detectado ningún ejemplar más allá del califato. • Tipo 4.- Planas con los bordes vueltos. Cerámica común. Se documentan en todas las fases medievales documentadas en el yacimiento, pero son características de la fase medieval- islámica. La variante 6.4.E.1. es representativa del siglo XII.81 Durante el proceso de excavación localizamos, in situ, una olla tipo 1, subtipo A (fig. 1.2), cubierta con una tapaderadel tipo 2, subtipo C (fig. 68.3). Ni la olla ni la tapadera presentaban huellas de fuego, lo que nos indica que ninguno delos dos recipientes se utilizó en la cocina. Es más probable que la función a la que se destinaron estuviera más en relacióncon el almacenamiento de determinados productos (FUERTES, 2002, lám. 3). 103
  • 104. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 1.De paredes convexas más o menos altas.6.1.A.- Con bordes engrosados.6.1.A.1.- Con bordes engrosados de perfil redondeado.6.1.A.1.1.- Con borde engrosado, de perfil redondeado aunque biselado al interior. Común. Torno.Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig.7.4). Fig. 216.1.6.1.A.1.2.- Con borde engrosado de perfil redondeado, señalado y diferenciado de las paredes delrecipiente a través de una inflexión. Común. Torno. Siglo XII - principios siglo XIII (FUERTES,1995, fig. 11.7). Fig. 216.2.6.1.A.1.3.- Con borde ligeramente engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 13.95). Fig. 216.3.6.1.A.1.4.- Tapadera de paredes altas y rectas rematadas en un borde ligeramente engrosado yredondeado. La separación entre el borde y las paredes queda resaltada a través de una inflexión.Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 216.4.6.1.A.1.5.- Tapadera convexa con el borde entrante, algo engrosado y redondeado. Común. Tor-no. Siglo VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 13.94). Fig. 216.5.6.1.A.1.6.- Tapadera convexa con el borde engrosado y redondeado, cóncavo al interior. Común.Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 216.6.6.1.A.1.7.- Tapadera convexa con el borde engrosado y redondeado. Común. Torno. Emiral tem-prano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 216.7.6.1.A.1.8.- Tapadera convexa con el borde, exvasado, engrosado y redondeado. El borde se desa-rrolla en horizontal. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII.Fig. 216.8.6.1.A.2.- Con bordes engrosados de perfil apuntado.6.1.A.2.1.- Tapadera de paredes altas rematadas en un borde recto, algo más engrosado que lasparedes y separado de éstas a través de una ligera inflexión –marcada tanto al exterior como alinterior- y de perfil apuntado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 217.1.6.1.A.3.- Con el borde engrosado y moldurado.6.1.A.3.1.- De paredes bajas, con el borde horizontal engrosado y moldurado al interior. Común.Torno. ¿Siglo XII?. Fig. 217.2.6.1.A.4.- Con el borde engrosado de perfil cuadrangular.6.1.A.4.1.- Tapadera de paredes convexas con el borde muy engrosado de perfil cuadrangular. Co-mún. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 217.3.104
  • 105. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.1.B.- Piezas de paredes altas de borde bífido provocado por una marcada moldura o inflexión alinterior lo que facilita su ajuste a otro tipo de piezas82.6.1.B.1.- La moldura o inflexión divide al borde en dos partes bien diferenciadas. La externa sobrela que se apoya el recipiente, mientras que la interna, se sitúa por encima del nivel de apoyo de laparte externa.6.1.B.1.1.- Con los dos extremos del borde, que es recto, tanto el externo como el interno, con elperfil redondeado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 7.5).Fig. 217.4.6.1.B.1.2.- Con el borde separado de las paredes a través de una fuerte inflexión y los dos extremosredondeados. Común. Torno. Emiral de transición siglo IX- principios s. X (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1994a, lám. 3.III). Fig. 217.5.6.1.B.1.3- Con los dos extremos del borde separados por una superficie horizontal. Los dos extre-mos de perfil redondeado. Común. Torno. Probablemente siglo XII. Fig. 217.6.6.1.B.2.- La moldura o inflexión divide al borde en dos partes bien diferenciadas. La interna, sobrela que se apoya el recipiente, mientras que la externa, se sitúa por encima del nivel de apoyo de laparte interna.6.1.B.2.1.- Tapadera de paredes altas con el borde externo, más corto, ligeramente apuntado y elinterno, más largo, redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 218.1.6.1.B.2.2.- Tapadera de borde muy pronunciado. La moldura es tan marcada que el borde interior yel exterior están separados por un ángulo de 90º, El borde interno es redondeado y el externo tienesu base plana y el labio apuntado. Fabricada en verde y manganeso. Torno. Siglo XII. Fig. 218.2.6.1.B.2.3.- Tapadera de paredes bajas, muy entrantes. Los bordes, tanto el interno como el externo,están separados por un ángulo de casi 90º. Los dos bordes son redondeados. Vidriada. Torno. SigloXII. Fig. 218.3.6.1.B.2.4.- Tapadera-plato, convexa, fabricada a torno: Los bordes, tanto el interno, como el ex-terno han sido aguzados. Común. Torno lento. Siglos VII-VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HI-DALGO, 2003b, fig. 13.14). Fig. 218.4.6.1.C.- Con bordes redondeados. Normalmente los bordes son rectos, sin que en ningún caso suejecución altere la dirección de las paredes. A pesar de ser piezas relativamente sencillas no sonmuy numerosas.82 Aparecen asociadas al siglo XIII en Cova dels Amagatalls (Murcia), en Murcia capital (NAVARRO PALAZÓN,19991a, 224-226) y en el Castillejo de los Guájares (Granada) (CRESSIER; RIERA; ROSSELLÓ-BORDOY, 1991,cuadro V). En Denia (Alicante) se recuperan en niveles del 1er tercio del siglo XIII, clasificadas como tipo 2 (GISBERT;BURGUERA; BOLUFER, 1992, fig. 20.12). En Sevilla se recuperaron en ambientes asociados a la ocupación almohade(LAFUENTE, 1995, 296, fig. 4; 1999, 4.2). La mayor parte de las tapaderas con borde bífido son tardías en Almería, delos siglos XIII y XIV (FLORES y MUÑOZ, 1993, 168-169). En Cádiz aparecen asociadas a estratigrafía del siglo XII yXIII (MENÉNDEZ y REYES, 1985, fig. 10) y también en Málaga (DUARTE; PERAL; RIÑONES, 1990, 402). Sonalmohades las tapaderas de borde bífido del Castillo de Silves, (VARELA, 1991) y las de Alcácer do Sal (CAVALEIROy RAFAEL, 2001, fig. 7. 19–21) en Portugal. Las tapaderas de borde bífido –H.08.B- se fechan en la Marca Media, aligual que en Cercadilla, durante el período Omeya, a excepción del tipo H.11, que es del siglo XII (RETUERCE, 1998,328, 333, fig. 386-387, 391). 105
  • 106. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.1.C.1.- Con una inflexión que separa el borde de las paredes.6.1.C.1.1.- Pieza de paredes convexas, semiesféricas y borde redondeado, en el punto de unión delborde con el cuerpo se produce un estrechamiento apenas marcado. Común. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 66). Fig. 219.1.6.1.C.2.- Sin que en ningún caso exista ningún elemento que permita diferenciar el borde de lasparedes.6.1.C.2.1.- Piezas de gran tamaño, posiblemente destinada a la cubrición de algún tipo de conte-nedor. Las paredes son muy anchas rematadas en un borde redondeado. Común. Torno. Emiraltemprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 219.2.6.1.C.2.2.- Tapadera semiesférica con el borde recto, aunque de menor anchura que las paredes, y re-dondeado. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.8). Fig. 219.3.6.1.C.2.3.- Tapadera de paredes exvasadas con carena alta, que no altera la dirección de las paredesy bordes recto y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 219.4.6.1.C.2.4.- Tapadera-plato convexa, fabricada a torno, de borde redondeado, con la arista superioralgo aguzada. Común. Torno lento. Siglo VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 13.61). Fig. 219.5.6.1.C.2.5.- Tapadera-plato convexa, fabricada a torno, de paredes rectas y borde recto y redondea-do. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 219.6.6.1.D.- Con bordes rematados en un labio completamente plano.6.1.D.1.- Con el borde exvasado con respecto a las paredes y con el labio inferior plano.6.1.D.1.1.- Tapadera de paredes no muy altas con el borde, exvasado, más engrosado que las pa-redes y diferenciado de éstas a través de una inflexión. El labio inferior es plano. Común. Torno.Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.5). Fig. 220.1.6.1.D.1.2.- Tapadera de paredes altas, carenadas en la zona más alta y con el borde exvasado, en-grosado y con el labio plano. Al interior la pieza tiene un baquetón en su zona mesial. Común.Torno. Siglo XII - principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.6). Fig. 220.2.6.1.D.2.- Con el borde recto y con el labio inferior plano.6.1.D.2.1.- Tapadera de paredes altas con el borde recto, engrosado y con el labio inferior plano.Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.9). Fig. 220.3.6.1.D.3.- Con el borde entrante con respecto a la dirección de las paredes y el labio inferior plano.6.1.D.3.1.- Tapaderas de paredes bajas, rehundidas en la zona alta y con el borde entrante y el labioplano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 220.4.6.1.E.- Con bordes apuntados.6.1.E.1.- Pieza de paredes convexas, desarrolladas en altura, rematadas en un borde apuntado con106
  • 107. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónuna ligera moldura hacia su interior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 67.1). Fig. 220.5.6.1.E.2.- Piezas de paredes convexas y carenadas, poco desarrolladas en altura, rematadas en bordesapuntados con molduras al exterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 67.2). Fig. 220.6.6.1.E.3.- Tapaderas de paredes convexas, poco desarrolladas en altura, rematadas en bordes,que, a través de una carena, cambian de dirección con respecto a la del resto de las paredes, deperfil redondeado. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio sigloVIII. Fig. 220.7.6.1.F- Con bordes rectos de sección cuadrangular.6.1.F.1.- Tapaderas rematadas en bordes rectos de sección cuadrangular con los bordes suavementeredondeados.6.1.F.1.1.- Tapadera convexa, fabricada a torno, de borde de sección cuadrangular, con un pequeñosaliente en lo que sería la unión de las paredes con el borde. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2002b, fig. 13.165). Fig. 221.1.6.1.F.1.2.- Tapadera-plato convexa, fabricada a torno, con la superficie algo irregular y borde desección cuadrangular, suavemente redondeado. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 13.93). Fig. 221.2.6.1.F.1.3.- Tapadera-plato convexa, fabricada a torno, con el labio de sección cuadrangular conla arista superior del borde pronunciada. Común. Torno lento. Siglos VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 13.62). Fig. 221.3.6.1.F.1.4.- Tapadera-plato rematada en un borde de sección cuadrangular. Común. Torno. SiglosVII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 13.154). Fig. 221.4.El tipo 1 de tapaderas acogería a la pieza de la fig. 222.1, de la que no se conserva el borde.Sus paredes no se desarrollan de manera continua, como es lo habitual, sino que el cuerpoes escalonado, separándose unas zonas de otras a través de fuertes carenas o inflexiones.Siglo XII.■■Tipo 2.De base plana, con pomo central y paredes que se desarrollan hacia arriba que pueden ser cóncavaso convexas.6.2.A.- Con paredes convexas.6.2.A.1.- Piezas de paredes exvasadas convexas con bordes redondeados.6.2.A.1.1.- Pieza de paredes exvasadas convexas, rematadas en un borde redondeado algo engro-sado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002,fig. 68.1). Fig. 223.1. 107
  • 108. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.2.A.2.- Con el labio superior plano.6.2.A.2.1.- Tapadera de base plana, pomo central muy macizo que no sobrepasa la altura de las pa-redes que son ligeramente convexas y borde recto, engrosado con el labio superior completamenteplano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 223.2.6.2.A.2.2.- Tapadera de paredes convexas, con borde ligeramente engrosado, algo redondeado ycon el labio superior plano. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995fig. 11.10). Fig. 223.3.6.2.A.2.3.- Tapadera de base plana. Pomo central, algo estrangulado en su zona mesial y con suborde superior redondeado. Este pomo no sobrepasa la altura de las paredes que son ligeramenteconvexas, borde exvasado redondeado y con el labio superior plano. Común. Torno. Siglo XII –principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.11). Fig. 223.4.6.2.A.3.- Tapaderas con el borde cuyo labio superior presenta una moldura o inflexión.6.2.A.3.1.- Tapadera de base convexa. Pomo central con el borde superior plano. El pomo no so-brepasa la altura de las paredes que son convexas y se rematan en un borde redondeado y con ellabio superior con una suave inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 223.5.6.2.B.- Con paredes cóncavas.6.2.B.1.- De paredes cóncavas con el borde redondeado.6.2.B.1.1.- Tapadera de base plana. Pomo central más estrecho en su base que en el borde quees redondeado. El pomo supera la altura de las paredes que son cóncavas con el borde recto yredondeado. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.12).Fig. 223.6.6.2.B.1.2.- Base plana. Paredes cóncavas rematadas en un borde recto algo biselado hacia el inte-rior y redondeado. Común. Torno. Siglo XII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 11.13).Fig. 223.7.6.2.B.2.- Las paredes se rematan en un borde que cambia de dirección con respecto al de las paredes.6.2.B.2.1.- Tapadera de base ligeramente convexa – el centro de la misma está resaltado-. Pomocentral de borde redondeado. El pomo no supera la altura de las paredes que son ligeramentecóncavas rematadas en un borde que cambia bruscamente de dirección y se hace entrante y redon-deado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 223.8.6.2.B.2.2.- Tapadera de base plana. Pomo central, más estrangulado en la base que en el borde quees de sección triangular. El pomo no supera la altura de las paredes. Éstas son ligeramente cóncavasrematadas en un borde que se hace entrante, con el labio superior plano y con perfil triangular alinterior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 223.9.6.2.B.3.- Con los bordes engrosados.6.2.B.3.1.- Tapadera de grandes dimensiones, utilizada posiblemente para la cubrición de vasijasde almacenamiento. La separación entre la base y las paredes se resalta a través de una carena pocomarcada. Las paredes son cóncavas rematadas en un borde que se separa de las paredes por una108
  • 109. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funcióninflexión. El borde es engrosado presenta dos suaves biseles al exterior y un suave bisel al interior.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 224.1.6.2.B.4.- Con el borde biselado al interior.6.2.B.4.1.- Tapadera de grandes dimensiones, utilizada posiblemente para la cubrición de vasijasde almacenamiento. De base plana, paredes cóncavas rematadas en un borde biselado al interior.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 224.2.6.2.B.5.- Tapaderas cóncavas con ala más o menos desarrollada.6.2.B.5.1.- Tapadera de base plana. Pomo central con el borde muy redondeado. El pomo supera laaltura de las paredes que son cóncavas y que se rematan en un borde en ala ligeramente apuntado.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 224.3.6.2.B.5.2.- Tapadera de base plana. Pomo central rematado en un borde redondeado. El pomono supera la altura de las paredes. Paredes cóncavas con las líneas de torno muy marcadas.El borde se desarrolla en ala algo caída y con el labio redondeado. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 224.4.6.2.B.5.3.- Tapadera de base plana. Pomo central con el borde moldurado. El pomo superala altura de las paredes que son cóncavas, presentando en la zona mesial una carena que noaltera la dirección de las mismas. Las paredes se rematan en un ala muy desarrollada, casihorizontal, ligeramente apuntada, con el labio superior casi plano. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 224.5.6.2.B.5.4.- Tapadera de pequeñas dimensiones. De base plana con pomo central con el bor-de redondeado. El pomo supera la altura de las paredes que son cóncavas rematadas en unala muy desarrollada, casi horizontal con el borde redondeado. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 224.6.6.2.B.5.5.- Tapadera de paredes cóncavas rematadas en un ala estrecha, con el borde elevado porencima del inicio del ala, redondeado y ligeramente caído. El recipiente que da nombre al tipo esun ejemplar fabricado en cuerda seca parcial. Cuerda seca parcial. Torno. Califal, mediados sigloXI – principios siglo XI. Fig. 224.7.6.2.B.6.- Con los bordes biselados al exterior.6.2.B.6.1.- Tapadera de base plana. Pomo central con el borde redondeado que no supera la alturade las paredes. Éstas son cóncavas rematadas en un borde recto biselado al exterior lo que hace quesu labio superior sea plano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 225.1.6.2.C.- De paredes rectas83.6.2.C.1.- Con los labios superiores biselados al exterior y con el labio superior plano.6.2.C.1.1.- Pieza de paredes exvasadas, rectas y cortas rematadas en un borde plano. La zona deunión de las paredes con la base está muy engrosada. Común. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 68.2). Fig. 225.2.83 Igual en Calatalifa (Madrid) (RETUERCE, 1998, 320, fig. 365). 109
  • 110. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.2.C.1.2.- Pieza de base plana. Pomo central estrangulado por el centro y rematado en un bordemuy aguzado de sección triangular. El pomo supera la altura de las paredes que se rematan en unborde biselado al exterior y con el labio superior plano. Común. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 68.3, lám. 7 y 19)84. Fig. 225.3.6.2.C.1.3.- Tapadera de base plana con las paredes rectas y con el borde biselado al exterior. El labiosuperior aunque es casi plano, presenta una muy suave curvatura. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 225.4.6.2.C.2.- Con el labio apuntado.6.2.C.2.1.- Pequeña tapadera de base plana, paredes rectas rematadas en un borde apuntado. Co-mún. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 225.5.■■Tipo 3.Completamente planas85.6.3.A.- De gran tamaño. Más de 20 cm. de diámetro.6.3.A.1.- De paredes exvasadas.6.3.A.1.1.- Tapadera maciza de paredes ligeramente exvasadas rematadas en un borde apuntado.Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.69.1). Fig. 227.1.6.3.A.1.2.- Tapadera maciza de grandes dimensiones, completamente plana con las paredes exva-sadas rematadas en un borde redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – princi-pios del siglo XI. Fig. 226.1.6.3.A.1.3.- ¿Tapadera? completamente plana, con las paredes exvasadas rematadas en un borderedondeado. La superficie de la tapadera se sobreeleva con respecto a las paredes. Las profundasincisiones que se conservan nos indican que tal vez nos encontremos ante un útil que pudiera ser-vir para otro menester distinto del de cubrir, al igual que ocurre con el recipiente tipificado como6.4.A.2.9. (vid. infra)86. Común. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio sigloVIII. Fig. 227.2.6.3.A.2.- Tapadera maciza, de paredes rectas.6.3.A.2.1.- Tapadera maciza, de paredes rectas. El borde no ha sido trabajado. Probablemente lapella de arcilla simplemente se cortó con una cuerda. Común. Torno. Califal, mediados del sigloX – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 69.2). Fig. 227.3.84 Esta pieza fue clasificada en un primer momento como la variante 2 dentro del subtipo C. El nuevo estudio realizadonos lleva a la conclusión de que las diferencias formales existentes solamente permiten verla como una pieza distinta a la6.2.C.1.1. pero no fuera de la variante 1.85 Tapaderas completamente planas, con o sin los bordes engrosados, se han documentado en niveles asociados a un tem-prano siglo X en Lorca (Murcia) (MARTÍNEZ, 1994, fig. 6).86 Al igual que el recipiente nombrado más abajo, esta pieza poseía la base quemada mientras que la superficie no teníarestos de fuego. Los estudiosos de la cerámica altomedieval de algunos de los yacimientos de Sierra Mágina ( Jaén), pre-sentan un fragmento de tapadera con profundas incisiones onduladas. Al igual que nuestro ejemplar, la razón de talesincisiones, pudo ser más funcional que decorativa (QUESADA; MOTOS; RODRÍGUEZ, 1996, lám. IV.1).110
  • 111. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.3.A.2.2.- Tapadera de base plana, paredes rectas, con el borde ligeramente redondeado. Almenos poseería dos mamelones, muy cercanos al borde, que facilitarían su manejo. Común.Mano. Siglos VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 78.1525).Fig. 227.4.6.3.A.2.3.- Tapadera de base plana, paredes rectas y borde redondeado. Un asa, de la que sólo seconserva el arranque, atravesaría la pieza y facilitaría su uso. Común. Torno. Califal, mediados sigloX – principios siglo XI. Fig. 227.5.6.3.A.3.- Tapaderas macizas, de paredes rectas más elevadas en la zona externa que en la central.6.3.A.3.1.- Tapadera maciza, con las paredes rectas, más altas por el exterior que en la zona central.Con pomo central muy macizo más elevado que las paredes rematadas en un borde redondeado.Común. Mano. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.69.3). Fig. 227.6.6.3.A.3.2.- Tapadera plana, maciza, de sección semicircular, con las paredes rectas rematadas e unborde redondeado. Común. Mano. Siglo VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 14.162). Fig. 227.7.6.3.B.- De pequeño tamaño. Menos de 20 cm. de diámetro.6.3.B.1.- Con los bordes redondeados.6.3.B.1.1.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, probablemente destinada a cubrirvasijas de almacenamiento. El borde redondeado, se diferencia del resto del cuerpo a través de unligero estrangulamiento. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios del siglo X.(FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.5; 1996, fig. 102). Fig. 228.1.6.3.B.1.2.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, de paredes rectas rematadas en unborde redondeado. Común. Torno lento. Siglos VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDAL-GO, 2003b, fig. 14.32). Fig. 228.2.6.3.B.1.3.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, rematada en un borde redondeadocon una suave arista. Asa de cinta que atraviesa toda la pieza. Común. Torno lento. Siglos VII–VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 14.169). Fig. 228.3.6.3.B.1.4.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, rematada en un borde redondeadoque se diferencia de las paredes a través de un suave bisel. Común. Torno lento. Siglos VII –VIII(Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 14.155). Fig. 228.4.6.3.B.2.- De bordes de sección cuadrangular.6.3.B.2.1.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, rematada en un borde de seccióncuadrangular con la aristas muy marcadas. Común. Torno lento. Siglos VII –VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 14.43). Fig. 228.5.6.3.B.2.2.- Tapadera completamente plana, de gran tamaño, rematada en un borde de seccióncuadrangular. Común. Torno lento. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII.Fig. 228.6. 111
  • 112. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 4.Planas con los bordes vueltos hacia arriba87.6.4.A.- De paredes exvasadas, cortas, ligeramente estranguladas en su zona central.6.4.A.1.- De paredes exvasadas, cortas, ligeramente estranguladas en su zona central y con carena.6.4.A.1.1.- De base plana y paredes ligeramente exvasadas hasta la carena, pronunciada, a partir de lacual la dirección de las paredes continúa recta, rematándose en un borde redondeado. Común. Torno.Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 70.1). Fig. 229.1.6.4.A.1.2.- De base plana y paredes exvasadas hasta la carena a partir de la cual continúan rectasrematándose en un borde ligeramente biselado al interior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 229.2.6.4.A.2.- De paredes rectas o exvasadas, cortas, ligeramente estranguladas en su zona central sin carena.6.4.A.2.1.- Tapadera de base ligeramente convexa, de paredes exvasadas ligeramente estranguladas,rematadas en un borde redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios delsiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 70.2). Fig. 229.3.6.4.A.2.2.- Tapadera de base plana con las paredes exvasadas, estranguladas, rematadas en un bordeexvasado y redondeado. Un asa, probablemente de cinta, atravesaría parte de la zona central de susuperficie y facilitaría su manejo. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX - principios delsiglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.IV). Fig. 229.4.6.4.A.2.3.- Tapadera de base plana con las paredes exvasadas, ligeramente estranguladas, rematadas enun borde exvasado y engrosado, ligeramente biselado y redondeado al exterior. De grandes dimensiones.Común. Torno. Emiral, siglos VIII – IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 86.3946). Fig. 229.5.6.4.A.2.4.- Tapadera de base plana, paredes anchas estranguladas rematadas en un borde bisela-do al exterior y redondeado, muy similar a la anterior. Común. Torno. Emiral, siglos VIII – IX(FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 86.4439). Fig. 229.6.87 Presentes en Mad nat al Zahr ’ y tipificadas como tipo 1 (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, fig. 30.1, 30.2). De estetipo se han documentado en el Nivel II de Ba ana (Pechina, Almería), fechadas entre los siglos IX y X (CASTILLOy MARTÍNEZ, 1993b, lám. XIII), y en Bezmiliana (Málaga) fechadas en época califal aunque realizadas a torno lento(ACIÉN, 1986, fig. 12). Han sido clasificadas como califales en el sureste peninsular (ACIÉN et alii, 1995, 136). EnMérida aparecen por primera vez en los niveles emirales con los bordes decorados con digitaciones (ALBA y FEIJOO,2003, 491, fig. 13). Hacia el X se fechan las tapaderas de borde vuelto recuperadas en el Castelo das Reliquias (Alcoutim,Portugal) (CATARINO, 1999, lám. II.18). En torno a los siglos IX-X se han fechado las tapaderas, fabricadas a mano, delyacimiento de Nakur, en Marruecos (ACIÉN et alii, 1999, lám. 3). Gutiérrez (1990-91; 1996a, 84, 140, fig. 21) presentaformas muy similares a las tapaderas tipo 4. Ella piensa que, o son cazuelas, o mejor, platos o discos de fuego destinadosa la cocción de pan ácimo o para tostar los cereales. Navarro Palazón (1997, 89), también les atribuye esa función, inclusoa las piezas pintadas. Gómez Becerra (2000, 367-368) las denomina Tabaq y especifica que son formas específicas parahacer pan sobre las brasas. En El Maurate (Motril, Granada) están siempre fabricadas a torneta. En Cercadilla algunasde estas formas sí aparecen con huellas de fuego por lo que se podrían utilizar para esa función; sin embargo, muchasotras aparecen con las superficies limpias o algo tiznadas, como consecuencia de haber servido como tapaderas durante elproceso de elaboración de los alimentos. Como discos de horno las clasifican en Jaén, indicando, siempre, que la superfi-cie superior estaba rugosa para impedir que el alimento que allí se cociera, probablemente pan, se adhiriera a las paredes(PÉREZ ALVARADO, 2003, 92). En nuestra tipología contamos con una forma casi idéntica a las tapaderas tipo 4 queen principio no debió ser concebida para tapar recipientes. Se trata de la forma 19 (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996,129-130, fig. 112.19), de base plana con paredes cortas y con pico vertedor. Evidentemente estas piezas, que presentan laspastas completamente quemadas, sí se expusieron de forma prolongada al fuego. El pico vertedor nos hace pensar que enlo que en ellas se cocinara tendría algún tipo de líquido que se recuperaba por ese pico.112
  • 113. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.4.A.2.5.- Tapadera de base plana. Paredes exvasadas estranguladas (el estrangulamiento sólo esperceptible en la superficie externa, al interior las paredes continúan rectas) rematadas en un bordeligeramente biselado al exterior. Común. Torno. Emiral, siglos VIII – IX (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1996, fig. 86.3855). Fig. 229.7.6.4.A.2.6.- Tapadera de base plana de paredes estranguladas y borde recto y redondeado.Común. Mano. Emiral, siglos VIII- IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 86.3945).Fig. 229.8.6.4.A.2.7.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas estrechas y estranguladas rematadas en unborde de perfil triangular ligeramente cóncavo en su parte superior. Común. Torno. Emiral, siglosVIII- IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 86.4308). Fig. 230.1.6.4.A.2.8.- Tapadera de base plana, paredes ligeramente exvasadas, cortas y estranguladas, másestrechas que la base. Las paredes se rematan en un borde digitado más apuntado en las zonasrehundidas que en las más elevadas donde se presenta redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig.230.2.6.4.A.2.9.- ¿Tapadera? de base plana, de paredes cortas y estranguladas rematadas en un borderedondeado. La ¿tapadera? es más estrecha en los extremos que en el centro que es abombado.Común. Torno. Emiral, siglo IX88. Fig. 230.3.6.4.A.2.10.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas, estranguladas en su zona mesial, rematadasen un borde de sección cuadrangular suavemente redondeada. Común. Torno. Emiral temprano.2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Siglo XII. Fig. 230.4.6.4.A.2.11.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas, estranguladas en su zona mesial, remata-das en un borde de sección triangular. Un asa de cinta atraviesa todo el recipiente de lado a lado.Común. Torno. Emiral, siglos VIII – IX. Fig. 230.5.6.4.A.2.12.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas, ligeramente estranguladas en su zona me-sial, rematadas en un borde engrosado y redondeado. Común. Torno lento. Emiral temprano. 2ºtercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 230.6.6.4.B.- De paredes rectas, cortas y entrantes.6.4.B.1.- Con las paredes engrosadas.6.4.B.1.1.- Tapadera de base cóncava. Paredes entrantes, rectas y muy engrosadas rematadas en unborde apuntado. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX. (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1996, 149, fig. 86.4307). Fig. 231.1.6.4.B.1.2.- Tapadera de base plana, de paredes muy cortas, engrosadas, entrantes rematadas en unborde redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 231.2.88 Esta pieza estaba quemada en la base y en los laterales, mientras que la superficie no presentaba huellas de fuego.Las incisiones de su superficie, muy profundas (algunas de ellas de más de 1 mm.) pueden formar parte de un esquemadecorativo, aunque también pudieron servir para recoger algún tipo de líquido. Es posible que esta “tapadera” pudieraservir como ¿sartén? o ¿plancha? –utilizando términos actuales- en la que se cocinase algún tipo de alimento cuyo jugose escurriera, hacia los laterales, a través de esos canalillos. Esta pieza es la única que conocemos con esta tipología, por loque no podemos aventurar si se trata de otro tipo de recipiente distinto al de tapadera. 113
  • 114. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.4.B.2.- Con las paredes estranguladas.6.4.B.2.1.- Tapadera de base plana con las paredes cortas, entrantes y ligeramente estranguladas,rematadas en un borde redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 231.3.6.4.C.- De paredes rectas, cortas y exvasadas.6.4.C.1.- De paredes rectas.6.4.C.1.1.- De paredes muy cortas y rectas, con borde redondeado. Común. Torno. Califal, media-dos del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 71.1). Fig. 231.4.6.4.C.1.2.- De paredes cortas, rectas con el borde entrante y redondeado. Común. Torno. SigloXII. Fig. 231.5.6.4.C.2.- De paredes exvasadas.6.4.C.2.1.- De paredes exvasadas, borde entrante y redondeado. Común. Torno. Califal, mediadosdel siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 71.2). Fig. 232.1.6.4.C.2.2.- Tapadera de base plana, ligeramente cóncava en el centro. Paredes muy cortas con elborde ligeramente apuntado y de sección cuadrangular. La pieza presenta un ligero abombamientoen la zona central. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 232.2.6.4.C.2.3.- Tapadera de base plana, muy estrecha, paredes cortas, exvasadas y engrosadas con elborde redondeado. Un asa de cinta la atraviesa. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 232.3.6.4.C.2.4.- Tapadera de base plana, muy estrecha, paredes cortas exvasadas, engrosadas con el labiosuavemente redondeado aunque es casi plano. Común. Torno. Abandono califal. Siglo XI. Fig. 232.4.6.4.C.2.5.- Tapadera de base plana, muy estrecha, paredes engrosadas, exvasadas rematadas en unborde suavemente biselado al interior. El paso de la base a las paredes se ha señalado con una suavecarena. Un asa de cinta recorre la pieza. Común. Torno. Emiral. Siglo IX. Fig. 232.5.6.4.C.2.6.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas rematadas en un borde biselado al exterior.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 232.6.6.4.C.2.7.- Tapadera de base plana, paredes ligeramente exvasadas, rematadas en un borde face-tado con el labio apuntado. Común. Torno lento. Siglos VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTES eHIDALGO, 2003b, fig. 14.172). Fig. 232.7.6.4.C.3.- De paredes exvasadas y labio plano.6.4.C.3.1.- Tapadera de base plana, paredes exvasadas, sinuosas, rematadas en un labio plano. Co-mún. Torno. Emiral temprano. 2º tercio siglo VIII- 3er tercio siglo VIII. Fig. 233.1.6.4.D.- De paredes cortas y bordes muy engrosadas.6.4.D.1.- Piezas de paredes exvasadas, muy cortas y muy engrosadas. Común. Torno. Califal, me-diados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 71.3). Fig. 233.2.114
  • 115. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función6.4.E.- Nos encontramos ante un tipo específico de tapaderas perfectamente reconocibles tantopor su aspecto como por sus dimensiones. Son de grandes dimensiones y muy pesadas, ya quesus paredes son muy anchas. Todas estas tapaderas se utilizaron para cubrir las tinajas y son ca-racterísticas de momentos posteriores al califato omeya. Las hemos documentado en los nivelesde abandono y derrumbe de las casas califales y en los niveles de ocupación del siglo XII, sin quehayamos localizado ninguna asociada a otro momento histórico. Todas estas tapaderas se cocieronen ambientes oxidantes siendo su coloración final rojiza o castaña clara. Por regla general presen-tan desgrasantes de tamaño medio y grueso en cantidad variable según las piezas. Todas ellas tienepomo central que, normalmente, suele estar perforado89.6.4.E.1.- Paredes exvasadas.6.4.E.1.1.- Tapadera de paredes anchas y exvasadas rematadas en un borde redondeado. Base pla-na. Pomo central, perforado longitudinalmente, de borde exvasado y apuntado. Común. Torno.Siglo XII. Fig. 233.3.6.4.E.1.2.- Tapadera de paredes ligeramente exvasadas y borde de sección cuadrangular, con unaligera inflexión en el labio superior. Base plana. Pomo central, perforado longitudinalmente, desección exvasada y borde redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 233.4.6.4.E.1.3.- Tapadera de base cóncava, pomo central ligeramente estrangulado con borde redon-deado. Las paredes son exvasadas con el borde entrante y redondeado. Común. Torno. Siglos XI-XII (indeterminado). Fig. 233.5.6.4.E.1.4.- Tapadera de base plana, con pomo central de sección exvasada y borde redondeado.Está perforado longitudinalmente. Las paredes son ligeramente exvasadas y el borde si bienpresenta una sección cuadrangular, tiene el labio superior moldurado. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 234.1.6.4.E.2.- De paredes entrantes.6.4.E.2.1.- Tapadera de base plana, ligeramente elevada en los extremos. Las paredes son entrantesrematadas en un borde redondeado. Pomo muy ancho, ligeramente estrangulado, rematado en unborde redondeado. Común. Torno. Abandono califal. Siglo XI. Fig. 233.6.Familia 7. Cazuelas.• Cerámica de cocina.• Forma abierta.• Técnica de fabricación: mano, torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada.• Cazuela : “De cazo. Vasija, por lo común redonda y de barro, más ancha que honda que sirve para guisar y otros usos” (D.R.A.E., 1992, 315).• Cazuela: “Contenedor aplicable al fuego para guisos con poco líquido, ebulliciones a fuego lento. Paredes bajas y boca amplia (forma abierta) asas o muñones de prensión. Nombre árabe Qa ’a, â in” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 169).89 Son muy parecidas a las recuperadas en Niebla (Huelva) (CAMPOS et alii, 1999, fig. 4). 115
  • 116. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y funciónLas cazuelas de Cercadilla son recipientes de paredes abiertas, no muy altas, con las bases planaso ligeramente convexas. Estas piezas están por lo general completamente quemadas debido a suprolongada exposición al fuego.Como las ollas, los ejemplares más tempranos presentaban paredes gruesas (fig. 235.3, 238.4). Sinembargo, ya durante el siglo X las paredes son mucho más estrechas, lo que permitía una cocciónmás rápida de los alimentos.Las pastas están poco decantadas y presentan abundantes desgrasantes de tamaño medio y fino. Se co-cieron por lo general en ambientes oxidantes, lo que permitió una coloración rojiza de las superficies.Ninguno de los ejemplares ha sido decorado, debido al destino para el que fueron concebidos. Suexposición al fuego originaba un rápido e importante oscurecimiento de las superficies que, en mu-chos casos quedaban completamente quemadas, lo que impediría la apreciación de los esquemasdecorativos.Se han diferenciado hasta el momento cuatro tipos: • Tipo 1.- Cazuelas de paredes exvasadas, con las bases planas o ligeramente convexas. Cerámica común. Aparecen en todas las etapas medievales islámicas documentadas en Cercadilla. • Tipo 2.- Cazuela de paredes rectas. Bases planas o ligeramente convexas. Cerámica común. Por el momento sólo se han documentado durante el califato. • Tipo 3.- Cazuelas de paredes entrantes. Bases planas o convexas. Cerámica común. Por el momento sólo recuperadas durante el período de transición entre el emirato y el califato. • Tipo 4.- Cazuelas de paredes carenadas. Bases planas o convexas. Cerámica común. Cerámica vidriada. Aparecen en todas las etapas medievales documentadas en el yacimiento. Las piezas carenadas y vidriadas lo hacen en el siglo XII.■■Tipo 1.Cazuelas de paredes exvasadas, con las bases planas, o ligeramente convexas.7.1.A.- De paredes exvasadas, y borde redondeado.7.1.A.1.- Pieza de paredes exvasadas y altas y labio ligeramente redondeado.7.1.A.1.1.- Cazuela de paredes exvasadas y labio ligeramente redondeado. Las paredes sonmuy finas y altas. No conservamos la base aunque suponemos que sería ligeramente convexa.Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig.72.1). Fig. 235.1.7.1.A.1.2.- Cazuela de paredes exvasadas, altas y gruesas. Labio recto, ligeramente entrante y re-dondeado. Las asas parten del borde y finalizan en la zona mesial del recipiente. La base, muyprobablemente, es cóncava. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 235.2.7.1.A.1.3.- Cazuela de base plana, paredes gruesas, exvasadas, rematadas en un borde recto y re-dondeado. Las asas parten del borde y finalizan por encima del nivel de la base. Común. Torno.Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 6.2). Fig. 235.3.116
  • 117. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función7.1.A.2.- Piezas de paredes exvasadas, bajas y muy abiertas rematadas en un borde redondeado, li-geramente engrosado. Las piezas poseen dos asas que parten del borde y finalizan en la base, ésta esplana. Común. Torno. Califal, mediados siglo X - principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig.72.2). Fig. 235.4.7.1.B.- De paredes exvasadas y labio plano.7.1.B.1.- Con las paredes ligeramente exvasadas, estrechas, borde recto y labio plano.7.1.B.1.1.- Cazuela de paredes ligeramente exvasadas, estrechas, borde recto y labio plano. La basesería, con bastante probabilidad, plana. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 73.1). Fig. 236.1.7.1.B.1.2.- Cazuela de paredes exvasadas rematadas en un borde recto con el labio plano. Lasasas parten desde el interior del borde del recipiente y finalizan en la zona mesial del mismo. Nose conserva la base. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 73.2). Fig. 236.2.7.1.B.1.3.- Cazuela de paredes exvasadas, rematadas en un borde recto, algo engrosado y con ellabio plano. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 236.3.7.1.B.1.4.- Cazuela, fabricada a mano, de base plana, forma esférica, paredes exvasadas y bordeligeramente biselado al exterior con el labio plano. Es una cazuela de grandes dimensiones y pare-des muy anchas. Común. Mano. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám. 3.XIII). Fig. 236.4.7.1.C.- De paredes exvasadas y borde biselado hacia el interior.7.1.C.1.- De paredes exvasadas, no muy altas y borde biselado hacia el interior.7.1.C.1.1.- Cazuela de base plana, paredes exvasadas, no muy altas, rematadas en un borde bise-lado y algo engrosado al interior. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 74.1). Fig. 237.1.7.1.C.1.2.- Cazuela de base plana, paredes exvasadas, cortas, rematadas en un borde biselado al interiory redondeado. Las asas parten del borde y finalizan en la base. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 237.2.7.1.C.2.- De paredes exvasadas, no muy abiertas y borde biselado hacia el interior. El tránsito de lazona mesial a la basal se realiza a través de una ligera carena. Las asas parten del borde y finali-zan por encima de la citada carena. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI(FUERTES, 2002, fig. 74.2). Fig. 237.3.7.1.C.3.- Piezas de paredes exvasadas y borde ligerísimamente biselado hacia el interior. Base plana.Las asas parten del borde y finalizan en la zona cercana a la base. Común. Torno. Califal, mediadossiglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 74.3). Fig. 237.4.7.1.C.4.- Piezas de paredes exvasadas rematadas en un borde biselado al interior que presentaen el labio una ligera moldura al exterior. Base plana. Las asas parten del borde y finalizan en labase, que se diferencia del cuerpo a través de una escotadura. Común. Torno. Califal, mediadossiglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 74.4). Fig. 237.5. 117
  • 118. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función7.1.D.- De paredes exvasadas y borde apuntado.7.1.D.1.- De paredes exvasadas y borde apuntado algo engrosado en su interior. Las zonas mesial ybasal se diferencian a través de una carena. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principiossiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 75). Fig. 238.1.■■Tipo 2.Cazuelas de paredes rectas. Bases planas o ligeramente convexas.7.2.A.- De paredes rectas y borde biselado hacia el interior. Común. Torno. Califal, mediadossiglo X – principios siglo XI (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 90.14). Fig. 238.2.7.2.B.- De paredes rectas y borde exvasado.7.2.B.1.- De paredes rectas y borde exvasado, ligeramente engrosado. La pieza conserva un asa que partedel borde y finaliza en la zona de la base. Esta se separa de la zona mesial a través de una suave curva.Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 76). Fig. 238.3.■■Tipo 3.Cazuelas de paredes entrantes. Bases planas o convexas.7.3.A.- De paredes entrantes y borde redondeado.7.3.A.1.- Cazuelas de bases planas, paredes entrantes, rematadas en bordes entrantes y redondeados,ligeramente biselados al interior. Un asa recorre toda la circunferencia de la pieza90. Común. Mano.Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám.3.XIV). Fig. 238.4.■■Tipo 4.Cazuelas de paredes carenadas. Bases planas o convexas.7.4.A.- Paredes carenadas y borde exvasado.7.4.A.1.- Paredes carenadas y borde exvasado y redondeado.7.4.A.1.1.- Cazuela de paredes exvasadas y carenadas. La carena cambia la dirección de las paredesque de exvasadas pasan a ser entrantes y se rematan en un borde exvasado y redondeado. Común.Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios del siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,773, lám.3.XII). Fig. 238.5.7.4.A.1.2.- Cazuela de paredes exvasadas hasta la carena, a partir de la que continúan rectas. Bordeexvasado, algo engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 238.6. Cazuelas realizadas a mano, o a torno lento, de paredes y bordes entrantes, son conocidas en el sur de al-Andalus y pareci-90das morfológicamente se han recuperado en Bezmiliana (Málaga) (ACIÉN, 1986; ROSSELLÓ-BORDOY, 1993; fig. 3).118
  • 119. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función7.4.A.1.3.- Cazuela de paredes carenadas. La carena obliga a un cambio de dirección en lasparedes que de exvasadas pasan a ser rectas y se rematan en un borde recto, algo engrosado alexterior y redondeado. Las asas parten del borde. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI.Fig. 238.7.7.4.B.- Paredes carenadas y borde recto.7.4.B.1.- Piezas de paredes carenadas en la parte baja de la zona mesial. La carena origina unasparedes ligeramente exvasadas que se rematan en bordes recto,s algo engrosados y ligeramente apun-tados. No conocemos la forma de la base. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principiossiglo XI (FUERTES, 2002, fig. 77.1). Fig. 239.1.7.4.B.2.- Piezas de paredes carenadas y bordes rectos y redondeados.7.4.B.2.1.- Cazuela de paredes exvasadas, hasta la carena a partir de la que continúan rectas y borderecto y redondeado. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 77.2). Fig. 239.2.7.4.B.2.2.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas, y borde recto y redon-deado. Por encima de la carena se ha realizado una inflexión. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 239.3.7.4.B.3.- De bordes rectos y con el labio superior plano.7.4.B.3.1.- Cazuela carenada de base convexa, paredes exvasadas rematadas en un borde recto conel labio superior plano. Común. Torno. Siglo XII – principios del siglo XIII. (FUERTES, 1995,fig. 7.8, 7.9, 7.11, 7.12). Fig. 239.4.7.4.B.3.2.- Cazuela carenada, de base convexa, paredes altas, exvasadas, sinuosas, rematadas en unborde recto, algo apuntado con el labio superior plano. Común. Torno. Siglo XII – principios delsiglo XIII (FUERTES, 1995, fig. 7.10). Fig. 239.5.7.4.B.4.- De bordes rectos y apuntados al exterior.7.4.B.4.1.- Cazuela carenada, de base convexa, paredes exvasadas, rematadas en un borde recto yapuntado al exterior. El asa parte desde el borde y finaliza en la zona de la carena. Común. Torno.Califal, mediados siglo X – principios siglo XI. Fig. 240.1.7.4.C.- De paredes carenadas y borde biselado al interior91.7.4.C.1.- Con el bisel recto.7.4.C.1.1.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas rematadas en un borde bise-lado al interior, con el bisel recto. La unión de las paredes con el borde se resalta a través de unainflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 240.2.91 Perfiles similares se localizan en “El Castillejo” de los Guájares (Granada) con una cronología del XIII al XIV (GAR-CÍA PORRAS, 2001, 500-509). En Granada capital se han recuperado entre los siglos XI y XII cazuelas carenadas,vidriadas o no (RODRÍGUEZ, 1997, fig. 1; 1999, 106). Cazuelas carenadas, de los siglos XII – principios siglo XIII, serecuperaron en Saltés (Huelva) (BAZZANA y CRESSIER; 1989, fig. 26), y al S. de Alcoutim (Portugal), en el “Mon-tinho das Laranjeiras”, fechadas como califales – taifas (COUTINHO, 1993). 119
  • 120. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función7.4.C.1.2.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas rematadas en un borde bi-selado al interior, con el bisel recto. La unión de las paredes con el borde se resalta a través deuna inflexión. La carena se resalta, también, a través de una inflexión. Vidriada. Torno. Siglo XII.Fig. 240.3.7.4.C.1.3.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas hasta la carena, a partir de la cual conti-núan rectas. Las paredes finalizan en un borde biselado al interior, con el bisel recto. La carena seresalta por una profunda inflexión. Las asas parten por encima de la carena y finalizan en el borde.Con doble asa. Vidriada. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII -IX. Fig. 240.4.7.4.C.1.4.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas, rematadas en un borde exvasa-do y biselado al interior, con el bisel recto. La carena es muy suave. Las asas parten desde la carenay finalizan en el interior del borde. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 240.5.7.4.C.1.5.- Cazuela de base convexa de paredes exvasadas y carenadas, rematadas en un bordeexvasado y biselado al interior, con el bisel recto. Las asas parten de la zona mesial y finalizan en elborde. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 241.1.7.4.C.1.6.- Cazuela de base convexa, paredes carenadas y exvasadas que se rematan en un bordeexvasado, apuntado al exterior y biselado al interior, con el bisel recto. Las asas parten desde lacarena y finalizan en el borde. Vidriada. Torno. Siglo XII. Fig. 241.2.7.4.C.1.7.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas y borde biselado al interior conel bisel recto. Las asas parten desde la carena y finalizan en el borde. Vidriada. Torno. Siglo XII.Fig. 241.3.7.4.C.1.8.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas, muy altas, rematadas en unborde exvasado y redondeado al exterior y biselado al interior, con el bisel recto. Vidriada. Torno.Siglo XII. Fig. 241.4.7.4.C.1.9.- Cazuela carenada, con doble carena facetada, paredes exvasadas rematadas en un bordesuavemente biselado al interior y redondeado. Las asas parten del borde y finalizan por encima dela línea de la carena. Común. Torno. Califal, mediados siglo X – principios siglo XI. Fig. 241.5.7.4.C.1.10.- Cazuela carenada, de base convexa, paredes exvasadas, borde entrante y biselado alinterior. El paso de las paredes al borde se resalta por una suave carena, al interior este paso quedamarcado por una inflexión. Las asas parten del borde y finalizan por encima de la línea de la carena.Vidriada. Torno. Siglo XII. Fig. 242.1.7.4.C.1.11.- Cazuela de paredes exvasadas, suavemente carenadas, rematadas en un borde recto bi-selado al interior. Las asas parten del borde y finalizan por encima de la línea de la carena. Común.Torno. Siglo XII. Fig. 242.2.7.4.C.2.- Con el bisel interior moldurado.7.4.C.2.1.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas rematadas en un borde recto, sua-vemente biselado al interior con una ligera moldura en el bisel. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 242.3.7.4.C.2.2.- Cazuela de base convexa, paredes exvasadas y carenadas, rematadas en un borde exva-sado y redondeado al exterior y biselado al interior, con el bisel moldurado. Por encima de la carenase ha realizado una inflexión. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 242.4.120
  • 121. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función7.4.D.- Con doble carena.7.4.D.1.- Cazuelas de base convexa. La carena separa la base de las paredes que continúan rectas has-ta una nueva carena que da paso al borde, que es entrante y redondeado. El asa parte desde la carenainferior y finaliza en la carena superior. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 242.5.Familia 8. Botellas.• Cerámica de mesa.• Forma cerrada.• Técnica de fabricación: torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada.• Botella: “Del dialectal Botella, o del francés Bouteille, del latín Buticulla. Vasija de cristal, de vidrio o barro cocido, con el cuello angosto que sirve para contener líquidos” (D.R.A.E., 1992, 223).• Botella: ROSSELLÓ-BORDOY la denomina Limeta: “Útil para escanciar, de tamaño pequeño o medio, sin asa. Del árabe Limma” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 167).• Limeta: “Del mozárabe Lima, Nima, Redoma, y éste del latín Limbus, Nimbus, vasija de cristal en Marcial. Botella de vientre ancho y corto y cuello bastante largo” (D.R.A.E., 1992, 889).Por lo general nos encontramos ante piezas de cuerpos globulares, con cuellos más o menos largos,algunos de ellos moldurados, o adornados con carenas (vid. infra) y, normalmente, rematados enbordes exvasados. Se trata por lo general de piezas muy bien acabadas, lo que nos indica que nosencontramos ante recipientes que, dentro del uso cotidiano, se destinaron a ambientes más privi-legiados que los de la cocina. De hecho, incluso desde momentos muy tempranos, estas piezas setrabajaron afanosamente, engobándolas y espatulándolas, y así las encontramos durante la etapapreislámica (fig. 243.1), desde los primeros momentos del período emiral (fig. 243.2), en el sigloIX (fig. 243.3) o, también, en momentos tardíos (fig. 243.4).Las pastas están siempre muy decantadas y suelen poseer tonalidades claras, aunque otras vecesson de tonos rojizos o anaranjados. La cocción a la que se vieron expuestas se llevó a cabo en am-bientes oxidantes.No presentan casi ningún desgrasante y, de aparecer, son de tamaño fino o medio, de mica y calizao desgrasantes de tonalidades rojizas, probablemente derivados del triturado de cerámicas de de-secho o de materiales cerámicos de construcción.Hasta la actualidad hemos diferenciado cuatro tipos: • Tipo 1.- Botellas de cuerpos globulares, cuellos más o menos cortos y estrechos que se rematan en un borde exvasado. Cerámica común. Aparecen desde los primeros momentos del emirato hasta el siglo XII. • Tipo 2.- Botellas de cuerpos globulares con un baquetón en la zona alta del cuerpo que da inicio a la entrada del cuello del recipiente. Cuello largo, estrecho y moldurado. Con asa. Cerámica vidriada. Sólo documentadas durante el califato. • Tipo 3.- Botellas de pequeño tamaño, piriformes y base plana. Cerámica común. Sólo documentadas durante el califato. • Tipo 4.- Botellas de cuellos entrantes. Cerámica común. Sólo localizadas durante la etapa pre-islámica. 121
  • 122. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 1.Botellas de cuerpos globulares, cuellos más o menos cortos y estrechos que se rematan en unborde exvasado.8.1.A.- Botellas de bordes exvasados de sección triangular92.8.1.A.1.- Con el cuello recto rematado en un borde exvasado, de sección triangular, algo redon-deada al exterior.8.1.A.1.1.- Botella de cuerpo globular, cuello recto y borde exvasado, cóncavo al interior y de sec-ción triangular, algo redondeada al exterior. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – princi-pios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 78.1). Fig. 244.1.8.1.A.1.2.- Botella de cuerpo globular, carenada en la zona de los hombros, en el punto de uniónde éstos con el cuello que es recto, ligeramente exvasado, rematado en un borde recto, de seccióntriangular, de aristas redondeadas. Común. Torno. Emiral, ¿siglo IX?. Fig. 244.2.8.1.A.1.3.- Botella de cuerpo globular, cuello exvasado rematado en un borde exvasado, algo en-grosado, de sección triangular de aristas suavemente marcadas. La unión del cuerpo con el cuellose marca al interior por un apéndice. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 244.3.8.1.A.1.4.- Botella de cuello corto, ligeramente exvasado, rematado en un borde exvasado, de seccióntriangular con las aristas suavemente redondeadas y con el perfil cóncavo al interior. Común. Torno.Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 8.9). Fig. 244.4.8.1.A.1.5.- Botella de cuello corto, rematado en un borde exvasado, de sección triangular conlas aristas redondeadas. Al interior el borde es cóncavo. Común. Torno. Emiral de transición,siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 87.2466). Fig. 244.5.8.1.A.1.6.- Botella de cuello corto rematado en un borde exvasado de sección triangular con lasaristas redondeadas. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1996, fig. 84.3677). Fig. 244.6.8.1.A.1.7.- Botella de pequeño tamaño, con la base convexa, cuerpo globular, cuello corto y exvasa-do y borde exvasado de sección triangular con las aristas redondeadas. El paso del cuerpo al cuellose resalta a través de una carena. La panza del recipiente presenta algunas de las huellas del tornomuy marcadas. Común. Torno. Emiral indeterminado, siglos VIII - IX. Fig. 244.7.8.1.A.1.8.- Botella de pequeño tamaño, con la base convexa, cuerpo globular, cuello corto y borde exva-sado de sección triangular con las aristas redondeadas. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 244.8.8.1.A.2.- Cuello exvasado rematado en un borde exvasado de sección triangular de aristas marcadas.8.1.A.2.1.- Botella de cuello exvasado y borde exvasado de sección triangular. Común. Torno. Ca-lifal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 78.2). Fig. 244.9.92 Botellas de cuerpos globulares, cuellos cortos con bordes exvasados de sección triangular se han recuperado en otrossolares cordobeses (AA.VV., 1986, fig. 98). Tipos similares se han localizado, igualmente en los niveles más tempranos deArcávica (Cuenca) (ÁLVAREZ DELGADO, 1987, 406; 1989, fig. 4.3). Sin embargo, son piezas comunes en momentoscalifales en yacimientos de Zaragoza (VILADES, 1986, 141, lám. VI.3), así como en los de la Marca Media (RETUER-CE, 1998, 148-149, fig. 88 y 91).122
  • 123. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función8.1.A.2.2.- Botella de pequeño tamaño, base plana, cuerpo globular, cuello corto, exvasado remata-do en un borde exvasado, de sección triangular con las aristas fuertemente marcadas. El punto deunión de la base con el cuello queda marcado a través de una inflexión. Común. Torno. Siglo XII.Fig. 244.10.8.1.A.2.3.- Botella de cuello exvasado y carenado, rematado en un borde exvasado de seccióntriangular. El cuello y la boca son relativamente más anchos de lo que suele ser lo habitual paraeste tipo de piezas. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b, fig. 8.8).Fig. 245.1.8.1.A.2.4.- Botella de cuello estrecho, exvasado y carenado, rematado en un borde exvasado desección triangular, con las aristas marcadas. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GON-ZÁLEZ, 1994b, fig. 8.7). Fig. 245.2.8.1.A.2.5.- Botella de cuerpo globular, cuello corto rematado en un borde exvasado de seccióntriangular, con las aristas marcadas. El paso del cuerpo al cuello se resalta a través de una carena.Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios del siglo X (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994a, lám. 2.X). Fig. 245.3.8.1.A.3.- Con cuellos estrangulados y borde exvasado de sección triangular.8.1.A.3.1.- Botella de base convexa, cuerpo algo globular, aunque con cierta tendencia a ser pirifor-me, cuello estrangulado rematado en un borde exvasado de sección triangular, con la arista marca-da. El tipo de base impide que el recipiente sea estable. Común. Torno. Siglo XI93. Fig. 245.4.8.1.A.3.2.- Botella de cuello estrangulado y borde exvasado, de sección triangular, de aristas redon-deadas. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 245.5.8.1.A.3.3.- Botella de base plana, cuerpo globular, aunque con cierta tendencia a ser piriforme, re-matado en un cuello estrangulado con un borde exvasado de sección triangular y con perfil cóncavoal interior. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios del siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám. 2.XI). Fig. 245.6.8.1.A.3.4.- Botella de cuello estrangulado rematado en un borde exvasado, de sección triangular ycaído. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁ-LEZ, 1994a, lám. 2.XIV). Fig. 245.7.8.1.B.- Botellas con bordes exvasados y engrosados94.8.1.B.1.- Con bordes exvasados, engrosados y redondeados.8.1.B.1.1.- Botella de cuello de paredes rectas, ligeramente exvasadas, y borde exvasado, engrosadoy redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 79.1). Fig. 246.1.93 De idénticas características en Mad nat al Zahr ’ (VALLEJO y ESCUDERO, 1999, lám. 9). El recipiente que re-presenta a este tipo de botella se caracteriza porque en la panza tiene un agujero realizado tras la cocción. Para algunosinvestigadores los recipientes inutilizados intencionadamente, como en este caso, se utilizaron para llevar a cabo ritos fu-nerarios (CHINCHILLA, 1986). Más recientemente se ha planteando la posibilidad de que estas piezas formasen partedel ajuar relacionado con las labores agrícolas o de transformación de los alimentos y que sirvieran como dosificadores(MINGOTE, 1994).94 Se localizan desde momentos tempranos en Arcáviva (Cuenca) (ÁLVAREZ DELGADO, 1989, fig. 4.1). 123
  • 124. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función8.1.B.1.2.- Botella de cuerpo globular, cuello ligeramente exvasado rematado en un borde exvasa-do, algo engrosado y redondeado. La zona de unión de los hombros con el cuello se marca a travésde una carena marcada. Común. Torno. Siglo XII. Fig. 246.2.8.1.B.1.3.- Botella de cuello estrecho, ligeramente exvasado, rematado en un borde muy exvasado,engrosado y redondeado. Común. Torno. Emiral, siglo IX (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994b,fig. 8.8), Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a,lám. 2.XVI). Fig. 246.3.8.1.B.1.4.- Botella de cuerpo globular, cuello ligeramente exvasado rematado en un borde exva-sado, engrosado y redondeado. La unión del cuerpo con el cuello se resalta a través de una carena.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 246.4.8.1.B.2.- Con los cuellos exvasados y los bordes también exvasados y engrosados.8.1.B.2.1.- Botella de cuello ligeramente exvasado y borde muy exvasado, algo engrosado yredondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES,2002, fig. 79.2). Fig. 246.5.8.1.B.2.2.- Botella de cuello ligeramente exvasado rematado en un borde exvasado, engrosado yredondeado. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios del siglo X (FUERTES yGONZÁLEZ, 1994a, lám. 2.XV). Fig. 246.6.8.1.B.3.- De paredes globulares, cuello ligeramente exvasado rematado en un borde recto.8.1.B.3.1.- Botella de paredes muy globulares, cuello ligeramente exvasado rematado en un borderecto, algo engrosado y redondeado. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios sigloXI (FUERTES, 2002, fig. 79.3). Fig. 246.7.8.1.B.3.2.- Botella de paredes muy globulares, cuello ligeramente exvasado rematado en un borderecto y redondeado. La unión del cuello con el cuerpo queda marcado al interior por un apéndice.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 246.8.8.1.B.3.3.- Botella de paredes globulares, cuello ligeramente exvasado y borde recto y redondeado.Común. Torno. Siglo XII. Fig. 246.9.■■Tipo 2.Botella de cuerpo globular con un baquetón en la zona alta del cuerpo que da inicio a la entrada del cue-llo del recipiente. Este es largo y estrecho y presenta al menos una moldura. Desde esta parte concretadel cuello se desarrolla un asa con un aplique en la zona más alta de la misma. Vidriada. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES y GONZÁLEZ, 1996, fig. 91.13). Fig. 247.1.■■Tipo 3.Botellas de pequeño tamaño con cuerpo de tendencia piriforme y base plana. El cuello corto y rec-to, se remata en un borde exvasado ligeramente engrosado y redondeado. Común. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 80)95. Fig. 247.2.95 Aunque algo más achatadas se han recogido algunas botellas de características tipológicas y morfológicas parecidas a las124
  • 125. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 4.Botellas de cuellos entrantes.8.4.A.- Botellas de cuellos entrantes rematados en un borde exvasado.8.4.A.1.- Botella de cuello entrante rematado en un borde exvasado de sección triangular, muybiselado al interior. Común. Torno. Siglos VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO,2003b, fig. 15.163). Fig. 247.3.Familia 9. Lámparas y candiles.• Cerámica asociada a cualquier ambiente doméstico.• Forma cerrada. Forma abierta96.• Técnica de fabricación: torno lento, torno.• Producción: cerámica común, cerámica vidriada, cerámica en cuerda seca.• Candil: “(Del latín Candela, a través del mozárabe Qindil). Utensilio para alumbrar, dotado de un recipiente de aceite y torcida y una varilla con gancho para colgarlo. 2. Lamparilla manual de aceite, usada antiguamente, en forma de taza cubierta, que tenía en su borde superior, por un lado, la piquera o mechero y por el otro el asa” (D.R.A.E., 1992, 272).• Candil: “Elemento portátil o fijo para la iluminación doméstica (...). Nombre árabe: Qandîl, Mi bâ ” (ROSSELLÓ-BORDOY, 1991, 174).• Lámpara: “(De lampada). Utensilio para dar luz, que consta de uno o varios mecheros con un depósito para la materia combustible, cuando es líquida (...)”. (D.R.A.E., 1992, 867).Exceptuando algún ejemplar, con pastas de color rojizo oscuro, la mayor parte de los candiles sefabricó con pastas de tonos claros, blanquecinos (en alguna ocasión de tendencia grisácea, debidoa la exposición de los recipientes a un ambiente reductor dentro del horno), o de color amarillento(bastante más raros)97, casi sin desgrasantes. De existir éstos suelen ser de mica moscovita. Aunqueno son muy frecuentes, algunas piezas se vidriaron, en color melado o verde. Algunos ejemplaresfueron embellecidos con goterones de vedrío sobre la parte alta de la cazoleta, o, incluso con leyen-das pesudo-epigráficas, aunque lo habitual es que no estén decorados.Nos encontramos con una de las familias que, al igual que la de los ataifores y que los jarros/as tipo1B, definen perfectamente los ambientes islámicos. La morfología de estas piezas es muy variadaaunque todos los tipos, exceptuando el 3, presentan los elementos característicos de esta forma:piquera, asa, chimenea y cazoleta. De época preislámica contamos con un tipo de lámpara, aleja-do morfológicamente de la serie candil y clasificado como Lámpara Tipo 0 (FUERTES, 1998;FUERTES e HIDALGO, 2003b).Hemos diferenciado hasta el momento 5 tipos: • Tipo 0.- Lámparas de sección circular, sin piquera. Cerámica común. Siglos VII – VIII. Pre-islámicas.de Cercadilla en Calatrava la Vieja (Ciudad Real) (RETUERCE, 1998, 165-166, fig. 111-112).96 La mayor parte de los candiles son formas cerradas exceptuando los de tipo tres (de cazoleta abierta con pellizco, con osin pie) en el que la forma es evidentemente abierta.97 También en Zaragoza las pastas suelan ser de color castaño claro, blanquecino o beige, independientemente del tipo-exceptuando la forma VIII- (VILADÉS, 1991, 38). 125
  • 126. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función • Tipo 1.- Candiles de piquera larga, cuerpo troncocónico y chimenea alta. La piquera, de sección semicircular, casi mantiene en su inicio la misma anchura que el cuerpo, estrechándose a medida que se aleja de éste. Cerámica común. Cerámica vidriada. Aparecen en los niveles de transición entre el emirato y el califato y no desaparecen hasta el siglo XIII. Son los candiles más representativos del califato. Algunos subtipos, 9.1.C, 9.1.D y 9.1.E, aparecen tras el califato y se fabricarán, también, en el siglo XII. • Tipo 2.- Candiles de cuerpo troncocónico con las piqueras cortas o muy cortas. Cerámica común. Cerámica cuerda seca. Son piezas emirales, aunque se ha recuperado algún recipiente en ambientes mucho más modernos, si bien su presencia, a excepción de algunos casos concretos, es probable que sea consecuencia de alteraciones estratigráficas. • Tipo 3.- Candiles con piqueras de pellizco. Cerámica vidriada. Siglo XII. • Tipo 4.- Candiles con múltiples piqueras. Cerámica vidriada. Hasta el momento sólo localizados durante el califato.■■Tipo 0.- Lámparas de sección circular 98 .9.0.A.- Son lámparas circulares, fabricadas a torno o torno lento, que poseen dos partes bien di-ferenciadas. Se levantan sobre un soporte, generalmente alto y macizo o sobre “platitos”, de baseplana, con paredes exvasadas y cóncavos en su parte superior. Desde el interior de este soporte sealza un receptáculo o chimenea, de forma troncocónica, más o menos abierto en su base, según loscasos, en el que se han realizado dos orificios: uno en la zona superior, destinado a la introduccióndel aceite, y otro en uno de sus laterales, en donde se localizaba la mecha y por donde se efectuabala iluminación. Algunos ejemplares conservan las asas, que son de pellizco.Tradicionalmente, este tipo de lámparas ha sido conocido con el nombre de “lámparas vándalas”.Todas las piezas que aquí presentamos han aparecido en niveles previos a la ocupación islámica deCórdoba a excepción de una pieza de Villa del Río (Córdoba) cuya localización, casual, no aportadatos estratigráficos; de un ejemplar localizado en niveles emirales tempranos y de otro recupe-rado en un estrato del siglo IX. La presencia de estos dos ejemplares en estos niveles islámicos laconsideramos casual, ya que ningún otro dato nos permite aventurar la fabricación de esta formadurante el emirato99.9.0.A.1.- Con la chimenea de paredes entrantes. La diferencia entre las paredes y el borde se hacepatente a través de un estrangulamiento más o menos marcado. Cuando no se conserva la chimeneanos abstenemos de plantear variantes, aunque los soportes también son de distinta tipología. Dehecho hemos documentado algunos ejemplares que enumeramos a continuación: • Lámpara circular realizada a torno de base muy ancha. Presenta un soporte en forma de cuenquecito, de paredes exvasadas, rematadas en un borde exvasado de sección triangular. La chimenea, que parte de la zona interna del soporte, es reentrante de paredes muy finas y no conserva el borde. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.28). Fig. 248.1.98 Hasta 1998, dentro de las lámparas circulares incluíamos sólo los ejemplares conocidos como “lámparas vándalas”(FUERTES, 1998). El conocimiento de nuevas piezas, con tipologías diversas, pero todas ellas de sección circular, nosobliga a plantear, ahora, subtipos dentro de este grupo. Dentro de este tipo de lámparas hemos incluido dos ejemplaresque no proceden de Cercadilla, pero que han sido ya estudiados en anteriores trabajos y establecen, por sí mismos, va-riantes imprescindibles a la hora de constituir una tipología lo más completa posible. Por este motivo las que hasta elmomento llamábamos lámparas tipo 0 pasan a ser denominadas: lámparas tipo 0, subtipo A.99 Estas lámparas son muy difíciles de rastrear en la Península Ibérica. En Zaragoza se localizó un ejemplar vidriado conun perfil muy similar, clasificado como forma I y fechado en el siglo X, 1ª mitad del siglo XI. (VILADÉS, 1991, nº 6).Tal vez se trate de una importación de algún centro productor del Mediterráneo oriental, donde se siguieron fabricandohasta fechas muy avanzadas (vid. infra. Nota 217).126
  • 127. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función • Lámpara circular, fabricada a torno, de la que se conserva únicamente el soporte, de paredes exvasadas rematadas en un borde recto y redondeado. Desde la zona más cercana al borde del soporte partiría la chimenea que no se conserva. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre- islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.17). Fig. 248.2. • Lámpara circular, fabricada a torno, con la base, en forma de plato que es de paredes exvasadas rematadas en un borde redondeado. Común. Torno. Siglo VI, Siglo VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.25). Fig. 248.3.9.0.A.1.1.- Lámpara circular con el soporte en forma de pequeño plato de 0,5 cm. de grosor, deparedes exvasadas que no conservan el borde. Del centro de ese plato se alza la chimenea, muyabierta en su base, con paredes reentrantes, separadas del borde a través de un estrangulamiento. Elborde es ligeramente engrosado y redondeado. Común. Torno. Siglo VI-VII (FUERTES, 1998,332, fig. 1). Fig. 248.4. 9.0.A.1.2.- Lámpara circular, fabricada a torno, que consta de dos partes bien diferenciadas. Elsoporte es un plato o cuenco de base plana y paredes exvasadas. Desconocemos cómo se rematabaen su borde. Desde el interior del plato parte la chimenea, de paredes entrantes y borde marcadoa partir de una ligera inflexión y redondeado. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.26). Fig. 248.5.9.0.A.1.3.- Lámpara circular que consta de dos partes bien diferenciadas. El soporte es un plato debase plana y ancha, con paredes exvasadas. Desde el interior, en la zona más baja del plato, casi encontacto con la base, parte la chimenea, baja, de paredes entrantes y borde anunciado a través deuna ligera inflexión, redondeado algo apuntado. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.27). Fig. 248.6.9.0.A.1.4.- Lámpara circular de la que se conserva exclusivamente la chimenea, de paredes entran-tes rematadas en un borde, anunciado por una ligera inflexión, algo engrosado y casi redondeado,a excepción de una ligera moldura en su interior. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre-islámico)(FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.91). Fig. 248.7.9.0.A.1.5.- Lámpara circular de la que se conserva el arranque de las paredes del soporte y partede la chimenea. Ésta es de paredes entrantes y borde redondeado, biselado al interior. El borde sesepara de las paredes por una inflexión. Común. Torno. Localizada en un nivel del 2º - 3er terciodel siglo VIII, en contacto con un nivel de época visigoda. Fig. 248.8.9.0.A.2.- Con la chimenea de paredes entrantes y borde recto y redondeado.9.0.A.2.1.- El soporte es un recipiente de base plana, ligeramente convexa, paredes exvasadasde borde redondeado, algo biselado hacia el interior. Del centro de ese recipiente se alza unachimenea troncocónica, con la base muy abierta, más ancha en la zona destinada al orificiolateral que en su lado contrario, con las paredes entrantes y el borde redondeado. En ambosorificios se conservan restos del fuego. En uno de los laterales de las paredes de la base se lo-caliza un asa de pellizco. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre-islámico) (FUERTES, 1998,333, fig. 1). Fig. 249.1.9.0.A.2.2.- Lámpara circular, fabricada a torno, con el soporte de base plana y paredes exvasadascon borde entrante y labio biselado, ligeramente apuntado. Del centro del soporte se levanta la chi-menea de 3,3 cm. de altura, de forma troncocónica con paredes entrantes y borde redondeado. Enel orifico lateral se conservan las huellas del fuego. Común. Torno. Siglo VII – VIII (Pre –islámico)(FUERTES, 1998, 334, fig. 2). Fig. 249.2. 127
  • 128. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función9.0.A.2.3.- (Museo Histórico Municipal de Villa del Río). Lámpara circular con soporte de pa-redes exvasadas de borde redondeado, de paredes más altas que la chimenea, que es de paredesentrantes y borde redondeado. El asa, de pellizco, se localiza en el mismo lado que el orificio en elque se situaba la mecha. Común. Torno. Por tipología adscribimos esta pieza a una cronología queabarcaría desde el siglo VI al VIII, en momentos previos a la conquista de Córdoba por parte delas tropas musulmanas, (FUERTES, 1998, 335, fig. 2). Fig. 249.3.9.0.A.2.4.- Lámpara circular, fabricada a torno, muy bien trabajada. Sobre un soporte macizo, debase muy gruesa y paredes exvasadas, se levanta una chimenea de paredes entrantes y borde rectoy redondeado. En uno de sus lados se localizaría la apertura destinada a la mecha. Común. Torno.Esta variante, por el momento, no puede ser adscrita a una cronología exacta por no haberse recu-perado en niveles estratigráficos fiables. Por su morfología suponemos su cronología en torno a lossiglos VI – VIII (Pre-islámico) Fig. 249.4.9.0.A.2.5.- Lámpara circular muy bien trabajada. Sobre un soporte macizo de paredes exvasadas,más altas que la chimenea, se levanta esta última con las paredes entrantes y el borde recto y redon-deado. En uno de sus lados se localizaría la apertura destinada a la mecha. Común. Torno. Emiral.Siglo IX100. Fig. 249.5.9.0.A.2.6.- Lámpara circular con chimenea de paredes entrantes rematadas en un borde recto yredondeado. En uno de sus laterales se abre el orificio en donde se localizaría la mecha. Se levantasobre un soporte macizo de paredes exvasadas rematadas en un borde redondeado. Común. Torno.Siglo VII – VIII (Pre-islámico). Fig. 249.6.9.0.B. Lámparas circulares sin chimenea101.9.0.B.1.- Lámparas circulares sin chimenea y sin pie.9.0.B.1.1.- Lámpara de sección circular, de base plana, gruesa y paredes exvasadas, muy gruesas, re-matadas en un borde redondeado, ligeramente apuntado102. Común. Torno lento. Siglos VII –VIII(Pre-islámico) (FUERTES e HIDALGO, 2003b, fig. 15.MUS1). Fig. 250.1.9.0.B.2.- Lámparas circulares sin chimenea con pie.9.0.B.2.1.- Lámpara circular, con forma de cuenco o pequeño platito de paredes ligeramente exva-sadas rematadas en un borde recto y redondeado. Este pequeño recipiente, en donde se depositaríael aceite y la mecha, es soportado por un pie, macizo, con la base algo más ancha que el resto delsoporte y con el borde redondeado. Común. Mano. Siglos VII –VIII (Pre-islámico) (FUERTESe HIDALGO, 2003b, fig. 15.12817). Fig. 250.2.100 Es el único recipiente con esta morfología recuperado en un nivel claramente emiral. Por el momento no podemosasegurar que se trate de un producto fabricado en este momento. Pensamos que lo más probables es que su presencia sedeba a una perduración en el tiempo o a una importación, tal vez del norte de África.101 Aunque no tienen nada que ver con las lámparas de Cercadilla en cuanto a cronología, no podemos dejar demencionar los candiles o lámparas de Zamora. Piezas destinadas a la iluminación con formas de vasos o cuencosque en esta provincia se han recuperado en estratigrafía de los siglos XI-XIV (LARRÉN y TURINA, 1998, 89,fig. 20-30).102 Esta lámpara se recuperó en niveles de ocupación pre-islámicos en la excavación del Teatro Romano de Córdoba. Unparalelo formal de esta forma lo encontramos en la zona de la Puglia (Italia), fechado entre los siglos VI y VII y que seasocia contextualmente, junto a otras formas cerámicas, a una lámpara “vándala”. Los autores del estudio no hablan delámpara sino de un pequeño vaso (ARTHUR y PATTERSON, 1998, 521, fig. 8.7 y 8.11).128
  • 129. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función■■Tipo 1.Los candiles pertenecientes a este tipo se caracterizan por contar con las piqueras desarrolladasindependientemente del resto de características morfológicas de cada una de sus partes103. Si bienla mayor parte de ellos se fabricaron en cerámica común, no son extraños los vidriados, casi todosasociados al califato (fig. 251.1).9.1.A.- Candil de piquera larga y cuerpo troncocónico. La piquera casi mantiene en su inicio lamisma anchura que el cuerpo y se va estrechando hacia la zona más extrema. La sección transversalde las piqueras pertenecientes a este subtipo es semicircular, más o menos conseguida y suele estarrematada en pico. Esta característica se observa en muy pocos ejemplares, ya que la mayor partede los recipientes está fracturado en este extremo. Las chimeneas son de altura variable y por logeneral la anchura de su base suele coincidir con la anchura máxima de la cazoleta. Los ejemplaresde este tipo aparecen durante el califato (fig. 251.3, 251.4) y se mantiene su fabricación durante lossiglos XI (fig. 251.2) y XII.9.1.A.1.- Chimenea alta con el borde exvasado.9.1.A.1.1.- Candil de cuerpo troncocónico con chimenea alta, de paredes más o menos rectas, conborde exvasado, de sección triangular aunque con las aristas redondeadas (no mantiene el mismoperfil en todo el borde). Piquera desarrollada, cuya base se mantiene al mismo nivel que la base dela cazoleta, excepto en su extremo en donde se eleva. El asa parte de la zona más baja del cuerpoy finaliza en el exterior de la chimenea. Común. Vidriado. Torno. Califal, mediados del siglo X –principios del siglo XI, (FUERTES, 2002, fig. 81.1, lám. 20 y 21). Fig. 252.1.9.1.A.1.2.- Candil de cuerpo troncocónico. Chimenea de paredes entrantes rematadas en un bordeexvasado de ala redondeada y caída. La unión de la chimenea con la cazoleta ha sido marcada alexterior con un saliente muy pronunciado. El asa parte de ese saliente y se remata por debajo delborde. La piquera, en gran parte perdida, se eleva por encima de la base de la cazoleta. Común.Vidriado. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 252. 2.9.1.A.1.3.- Candil de cuerpo troncocónico, chimenea estrangulada rematada en un borde ex-vasado, algo engrosado y redondeado. Piquera larga, cuyo extremo se sobreeleva por encima delsuelo de la pieza. El asa, que no se conserva completa, partiría casi desde la base y finalizaríaen la zona más baja de la chimenea por el exterior. Común. Vidriado. Torno. Califal, mediadossiglo X – siglo XI. Fig. 252.3.103 Los candiles de estas características son muy similares en los yacimientos califales del área andalusí. Todos ellos tienen laspiqueras largas, chimenea ancha y asa desarrollada que puede o no introducirse en el interior de la chimenea. Así aparecen enCórdoba (AA.VV., 1986, 67; MORENO y COSTA, 1990, fig. 4) y en gran parte de los yacimientos con estratigrafía islámica.Se han recuperado en Osuna (Sevilla) (VARGAS, 1997, fig. 4), en Sevilla capital desde momentos califales (HUARTE yLAFUENTE, 2001, fig. 1.3, 1.4, 1.5), al igual que en Granada (CANO, 1990, fig.7), mientras que en Málaga aparecen tantoen momentos claramente califales (PUERTAS, 1985, fig. 3 a 5), como asociados a la etapa emiral (ÍÑIGUEZ y MAYORGA,1993, lám. 7) aunque, a veces, no se les ha asignado ninguna cronología (CISNEROS y FERNÉNDEZ, 2003, fig. 8). Tambiénaparecen en Ceuta (FERNÁNDEZ SOTELO, 1988.I, 75-78, fig.43-49), en Cádiz capital (ARANDA, 1984) y en su pro-vincia (GUTIÉRREZ y REINOSO, 2000, fig. 3), en yacimientos como en El Ladrillero de Aroche (Huelva) (PÉREZ MA-CÍAS, 1990, 327), así como en el Algarve portugués (CATARINO, 1992a, 305). En las Dunas de Guardamar (Alicante) selocalizan en niveles del siglo X y principios del XI (AZUAR et alii, 1989, passim). También en Alicante capital (GUTIÉRREZ,1996a, 124, fig. 50 y 58) y en Murcia (NAVARRO PALAZÓN, 1986b, nº 357 a 364, 540 a 543, 698 a 701; 1990, fig. 8). EnTorre Grossa (Alicante), se han recuperado candiles de piquera larga en niveles de los siglos XII – principios del XIII (AZUAR,1985, lám. XlI). Este tipo de candil aparece en Zaragoza (VILADÉS, 1991), Medinaceli (Soria) (GÓMEZ MARTÍNEZ,1996, 163), en Vascos (Toledo) (IZQUIERDO, 1979, 289, fig. 7; 1983b, 368, fig. 38; 1986a, 119) y en toda la zona central deal-Andalus (RETUERCE, 1998, 384-388, fig. 449-455) Ya en 1969 se hizo una primera tipificación de los candiles de Mallor-ca. Los candiles del tipo 1 de Cercadilla se corresponderían con los del tipo II de esa provincia (aquellos que tenían la cazoletatroncocónica), o con los del tipo IV, en el caso de que aquella fuera lenticular (ROSSELLÓ-BORDOY et alii, 1969). 129
  • 130. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función9.1.A.1.4.- Candil de cuerpo bitroncocónico, chimenea ancha en la zona de unión con la cazoleta,paredes estranguladas y borde exvasado y redondeado. La chimenea, que en su inicio mantieneuna anchura similar que la cazoleta, es ancha hasta su extremo, que se estrecha ligeramente. Lapiquera tiene el suelo más bajo que la cazoleta, lo que desequilibra mucho al candil. El asa parte dela zona mesial de la cazoleta y se remata, al exterior de la chimenea por debajo del borde. Común.Vidriado. Torno. Califal, mediados siglo X – siglo XI. Fig. 252.4.9.1.A.2.- Chimenea alta con el borde recto.9.1.A.2.1.- Candil de cuerpo troncocónico con chimenea de paredes exvasadas y borde redondea-do. Piquera desarrollada cuya base se mantiene al mismo nivel que la base de la cazoleta, exceptoen su extremo final, donde se eleva ligeramente. El asa parte de la base y finaliza en el interior dela chimenea. Común. Torno. Califal, mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES,2002, fig. 81.2). Fig. 253.1.9.1.A.2.2.- Candil de cuerpo troncocónico, chimenea alta, de paredes entrantes, exceptuando enla zona más cercana al borde, donde, a partir de un marcado estrangulamiento, se hacen exvasa-das. El borde es recto y redondeado. El asa parte de la base del recipiente y finaliza en el exteriordel mismo por debajo del borde. La chimenea, en su mayor parte perdida, se eleva por encimade la base de la cazoleta. Común – Vidriado. Torno. Califal, mediados del siglo X – principiosdel siglo XI. Fig. 253.3.9.1.A.2.3.- Candil de cuerpo bitroncocónico, con la chimenea estrangulada rematada en un borderecto y redondeado, ligeramente apuntado al interior. El asa parte de la zona mesial de la cazoletay se remata en la zona media de la chimenea por su lado externo. La piquera es muy ancha y suextremo se eleva por encima del nivel de base del recipiente. Común. Vidriado. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI. Fig. 253.2.9.1.A.3.- Chimenea corta con el borde exvasado.9.1.A.3.1.- Candil de cuerpo bitroncocónico con chimenea corta rematada en un borde exvasado desección triangular. La piquera no se conserva, aunque por comparación con otros ejemplares califa-les de idénticas características morfológicas, sabemos que es desarrollada. El asa parte de la cazoletay finaliza en el interior de la chimenea. Vidriado melado al exterior como al interior. Torno. Califal,mediados del siglo X – principios del siglo XI (FUERTES, 2002, fig. 81.3, lám. 22). Fig. 254.1.9.1.A.3.2.- Candil de cuerpo bitroncocónico con realce en la zona mesial, chimenea corta de pa-redes exvasadas rematadas en un borde redondeado. Piquera desarrollada, más estrecha que lacazoleta. El asa parte de la base y se finaliza en la zona de unión de la cazoleta con la chimenea porsu parte externa. Común. Torno. Emiral, ¿siglo IX?. Fig. 254.2.9.1.A.3.3.- Candil de cuerpo bitroncocónico, con realce en su zona mesial, chimenea corta, exva-sada con borde recto y redondeado. La piquera, larga, de sección semicircular, se sobreeleva porencima de la base de la cazoleta que es plana. El asa parte desde la base y finaliza en el interior dela chimenea. Común. Torno. Emiral de transición, siglo IX – principios siglo X. Califal, mediadossiglo X – principios siglo XI (FUERTES y GONZÁLEZ, 1994a, lám. 2.IX). Fig. 254.3.9.1.B.- Candil de cuerpo lenticular cuya parte superior se va estrechando y se une sin brusquedadcon la chimenea. La chimenea mantiene en su inicio la anchura de la cazoleta y se va estrechandohacia la zona más extrema.130
  • 131. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función9.1.B.1.- Chimenea alta con visera.9.1.B.1.1.- Candil de cuerpo lenticular. La parte superior de la cazoleta, que se diferencia de laparte inferior a través de una carena marcada, se va estrechando hasta confundirse con la chimeneacuyo borde es exvasado, algo engrosado, formando una incipiente visera. El asa parte de la carena yfinaliza en la pared externa de la chimenea por debajo del borde. Común – Vidriado. Torno. SigloXII – principios siglo XIII (FUERTES, 1995, 273, fig.11.3). Fig. 254.4.9.1.C.- Candil de cuerpo bitroncocónico con piquera desarrollada de sección cuadrangular.Por lo general la chimenea es más estrecha que la anchura de la cazoleta. Algunos ejempla-res presentan en la zona de unión de la chimenea con la cazoleta un baquetón que realzaesa unión.9.1.C.1.- Con baquetón de realce.9.1.C.1.1.- Candil de cuerpo bitroncocónico, chimenea estrecha de paredes rectas excepto en lazona más cercana al borde que se hacen exvasadas. El borde es recto y redondeado. El asa, de apén-dice, parte de la base y se remata en el punto de unión de la chimenea con la cazoleta. La uniónde ésta con la piquera (no conservada) se resalta por medio de un baquetón. Cuerda seca parcial.Torno. Siglo XI (FUERTES, 2000, lám. 7)104. Fig. 255.1.9.1.C.2.- Candiles sin baquetón de realce en la zona de unión de la cazoleta con la piquera. Decuerpo bitroncocónico, de chimenea estrecha y con un asa que parte desde la base y finaliza en elarranque de la chimenea. Siglo XII. Fig. 255.2.9.1.C.2.1.- Candil de cuerpo bitroncocónico, chimenea alta, de paredes estranguladas y exvasadasen el borde que es exvasado y caído. La piquera, de sección cuadrangular, más estrecha que la an-chura de la cazoleta, se mantiene al mismo nivel que la base del candil que es plana. El asa partede la zona mesial de la cazoleta y finaliza en el exterior de la chimenea. Común – Vidriado. Torno.Siglo XI. Fig. 255.3.9.1.C.2.2.- Candil de cuerpo bitroncocónico, con la chimenea de paredes altas, ligeramente estran-guladas, rematadas en un borde exvasado y redondeado. La chimenea larga, más estrecha que lacazoleta, es de sección casi cuadrangular, con el extremo algo más elevado que la base del resto de lapieza. El asa, incompleta, arranca de la zona mesial de la cazoleta y se remata en la zona más baja dela chimenea, por el exterior de la misma. Común – Vidriado. Torno. Siglos XI – XII. Fig. 255.4.9.1.D.- Candil de cazoleta pequeña, chimenea muy estrecha, normalmente de sección cua-drangular y piquera desarrollada105. Son característicos del siglo XI, posteriores a la Fitna.Fig. 256.1.9.1.D.1.- Candil de cazoleta de pequeño diámetro, troncocónica. Chimenea alta y estrecha, de pare-des estrechas, rectas y borde exvasado. Chimenea de sección cuadrangular, del mismo diámetro que lacazoleta en su zona de unión que a medida que se separa de ella se va ensanchando. El asa parte desdela mitad de la cazoleta y finaliza en donde comienza. Común – Vidriado. Torno. Siglos XI-XII (in-determinado). Fig. 256.2.104 Este tipo de candiles que nosotros sólo hemos documentado, hasta la actualidad, en contextos posteriores al califato omeya,se ha recuperado en niveles del siglo X en el alfar de San Nicolás en Murcia (NAVARRO PALAZÓN, 1990a, fig. 8.10).105 También localizado en las excavaciones llevadas a cabo en el palacio de Orive, en Córdoba (FUERTES; MURILLO;LUNA, 2003b, fig. 1.11). 131
  • 132. La cerámica medieval de Cercadilla, Córdoba. Tipología, decoración y función9.1.E.- Con cuerpos semiesféricos. Este subtipo es muy raro en el yacimiento de Cercadilla y suaparición se limita a escasos fragmentos. Se caracteriza por poseer el cuerpo semiesférico. La uniónde la cazoleta con la chimenea se hace sin brusquedad, al igual que con la piquera, cuya base semantiene algo más elevada que la base de la cazoleta. Común. Torno. Siglo XI. Fig. 256.3.■■Tipo 2.Este tipo de candil se caracteriza por poseer las piqueras cortas o muy cortas. Por lo general soncandiles de pequeño tamaño y la mayor parte de ellos se han documentado en niveles emirales.Algunos de ellos, incluso, en niveles muy tempranos, fechados entre el 2º - 3er tercio del siglo VIII(fig. 257.1).Por regla general los ejemplares asociados a este subtipo no suelen estar decorados, sin embargo,la norma no siempre se produce y en algunos casos encontramos piezas decoradas (fig. 257.2). Porel momento esta pieza no podemos adscribirla a una cronología concreta basándonos en criteriosestrictamente estratigráficos, ya que procede de un contexto de época contemporánea, si bien, suscaracterísticas tipológicas son muy similares a las