Your SlideShare is downloading. ×
0
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Tuberculosis Renal
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Tuberculosis Renal

10,466

Published on

Ponencia de Tuberculosis Renal

Ponencia de Tuberculosis Renal

Published in: Health & Medicine
1 Comment
5 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
10,466
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
507
Comments
1
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE CHIAPAS Facultad de Medicina Humana Extensión Tapachula
  • 2. La tuberculosis renal es una de las primeras formas más comunes de tuberculosis extrapulmonar de largo periodo asintomático que evoluciona en lesión renal y se disemina rápidamente a tuberculosis genital. Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 3. Todas las especies de micobacterias son capaces de producir la enfermedad renal, aunque Mycobacterium tuberculosa es el patógeno habitual..  Abarca del 10-27% de las formas extrapulmonares  Es la forma más tardía de presentación de estas Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 4.  De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, un tercio de la población mundial es portadora de tuberculosis y 90% de los casos se presenta en países en desarrollo.  En 2008, esta enfermedad tuvo una incidencia mundial de 9.4 millones de casos  En México su incidencia anual es de 17 mil casos nuevos  Cada año suceden 2 mil defunciones atribuibles a esta enfermedad  La tuberculosis extrapulmonar representó 33% de los casos, de los cuales 0.9% fue de localización renal. Dirección General Adjunta de Epidemiología. Reporte de Vigilancia Epidemiológica de VIH/SIDA y tuberculosis en México. México: OMS; 2009. Disponible en http://www.mex.ops-oms.org/documentos/tuberculosis/gerenciavihtb/dgepi.pdf
  • 5. 1. Diseminación hematógena ya sea miliar (foco pulmonar activo) o de una lesión crónica reactivada. 2. El bacilo alcanza a ambos riñones 3. Período asintomático donde se lleva a cabo la destrucción del riñón, inclusive aunque la lesión pulmonar ya esté curada 4. Por vía canalicular se desplaza a pelvis, uréter, próstata, uretra y epidídimo. período asintomático puede durar hasta de 20-30 años Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.
  • 6. Schrier (2007). Diseases of the Kidney & Urinary Track. Octava edición. USA: Lippincott Williams & Wilkins
  • 7. Se puede clasificar en dos formas: Tuberculosis miliar. Presencia en parénquima y especialmente en corteza de pequeños nódulos grisáceos causados por granulomas con necrosis central de 1 mm de diámetro.  No produce síntomas clínicos específicos  Presentan síndrome cístico  Cultivos positivos para M. tuberculosa Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España. Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 8. Tuberculosis caseosa. La más grave. Ocurren la formación de cavitaciones en la zona medular con destrucción progresiva de las papilas que son sustituidas por material caseoso. 1. Granuloma 2. Granuloma caseificado 3. Necrosis 4. Ulceración La lesión es capaz de extenderse vía canalicular a las vías urinarias, donde crea estenosis de los conductos. Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España. Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 9. Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.
  • 10. Puede sospecharse el diagnóstico ante el antecedente de tuberculosis pulmonar o extrapulmonar y en pacientes con piuria estéril o sin respuesta a tratamiento antibacteriano en un aparente cuadro de cistitis bacteriana. Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 11. La prueba fundamental para el diagnóstico de TBC renal y del tracto urinario es la demostración del bacilo de Koch (BK) en la orina. El urocultivo es obligatorio de realizarse en medio de Löwenstein, lo que permite el crecimiento del bacilo, aunque a un ritmo muy lento (3-8 semanas). Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.
  • 12. La urografía excretora puede mostrar cambios tempranos en el 90% de los casos como:  Lesión  Necrosis parenquimatosa  Fibrosis o exclusión de un cáliz renal  En casos avanzados, daño extenso con distorsión caliceal, estenosis o dilatación ureteral y fibrosis vesical Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 13. 1. Irregularidad en los márgenes de la papila, imagen de erosión y áreas de menor densidad de contraste. 2. Cavidades que se comunican con el sistema pielocalicilar dando la “imagen en porra” 3. Destrucción del parénquima y fibrosis con dilatación importante de los cálices. En el 30% se observan calcificaciones renales con formación de abscesos y fístulas Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 14. Mediante urografía intravenosa con nefotomografía se puede valorar la intensidad y extensión de las lesiones para poderlas clasificar en cuatro grupos: Riñón mastic. Calcificación total del riñón y del uréter correspondiente. Las calcificaciones pueden extenderse a suprarrenal o mesentérico. Ulceraciones. Del parénquima que se acompaña de cavitaciones de una o varias papilas Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.
  • 15. Estenosis de la vía excretora.  Los cálices, originando imágenes en bolas  La pelvis, que queda reducida a una cavidad retráctil y anfractuosa  El uréter, en forma de lesiones de estenosis segmentarias  La vejiga, donde provoca irregularidades focales de la mucosa en las fases iniciales y reducción del tamaño y retracción en las formas avanzadas Lesiones múltiples. Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.
  • 16. Puede ser médico o quirúrgico. El médico consiste en: • Isoniazida 300 mg/día • Rifampicina 600 mg/día • Pirazinamida 25 mg/kg/día por las mañanas En caso de cepa resistente, añadir etambutol (25 mg/kg/día) por tres meses Pacientes con SIDA deberán continuar con profilaxis de isoniazida Si existen lesiones obstructivas, añadir prednisona 1 mg/kg/día x 2 meses Avendaño, Aljama, Arias (2008). Nefrología Clínica. México: Editorial Panamericana.
  • 17. Quirúrgico. Raramente empleado dado que el tratamiento farmacológico es suficiente para esterilizar las lesiones. Estenosis ureterales han de manejarse con la colocación de catéter doble J mientras dura el tratamiento médico Farreras, Rozman. (2012). Medicina Interna. (17° edición): Elsevier España.

×