Transmisibles

4,179 views
4,039 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
4,179
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
124
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transmisibles

  1. 1. El control de las enfermedades transmisibles
  2. 2. Diseño de la cubierta:Michele PryorEl diseño representa cuatro aspectos fundamentalesdel control de las enfermedades transmisibles: laespiga, la nutrición adecuada; el tubo de ensayo,la investigación; las manos y el jabón, la higiene,y la jeringa, la prevención y el tratamiento.
  3. 3. El control de las enfermedades transmisibles David L. Heymann Editor Decimoctava edición, 2005 Informe oficial de la Asociación Estadounidense de Salud Pública Publicación Científica y Técnica No. 613 ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUDOficina Sanitaria Panamericana, Oficina Regional de la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD 525 Twenty-third Street, NW Washington, DC 20037, EUA 2005
  4. 4. Edición original en inglés: Control of Communicable Diseases Manual, 18th Edition © American Public Health Association, 2004 Reservados todos los derechos ISBN 0-87553-034-6La traducción, edición y publicación de la versión en españolestuvo a cargo del Área de Publicaciones de la Organización Pana-mericana de la Salud, con la autorización expresa de la AsociaciónEstadounidense de Salud Pública.Biblioteca Sede OPS - Catalogación en la fuenteHeymann, David L. - ed. El control de las enfermedades transmisibles.18ª ed. Washington, D.C.: OPS, © 2005.(Publicación Científica y Técnica No. 613)ISBN 92 75 31613 9I. Título II. Serie1. CONTROL DE ENFERMEDADES TRANSMISIBLES2. TRANSMISIÓN DE ENFERMEDAD3. MANUALESNLM WC 142 La Organización Panamericana de la Salud dará consideración muy favora-ble a las solicitudes de autorización para reproducir o traducir, íntegramente oen parte, alguna de sus publicaciones. Las solicitudes y las peticiones de infor-mación deberán dirigirse al Área de Publicaciones, Organización Panamericanade la Salud, Washington, DC, Estados Unidos de América, que tendrá sumo gustoen proporcionar la información más reciente sobre cambios introducidos en laobra, planes de reedición, y reimpresiones y traducciones ya disponibles. © Organización Panamericana de la Salud, 2005 Las publicaciones de la Organización Panamericana de la Salud están aco-gidas a la protección prevista por las disposiciones sobre reproducción de ori-ginales del Protocolo 2 de la Convención Universal sobre Derecho de Autor.Reservados todos los derechos. Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que apa-recen presentados los datos que contiene no implican, por parte de la Secre-taría de la Organización Panamericana de la Salud, juicio alguno sobre la con-dición jurídica de países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades,ni respecto del trazado de sus fronteras o límites. La mención de determinadas sociedades mercantiles o de nombres comer-ciales de ciertos productos no implica que la Organización Panamericana dela Salud los apruebe o recomiende con preferencia a otros análogos. Salvo erroru omisión, las denominaciones de productos patentados llevan en las publi-caciones de la OPS letra inicial mayúscula.
  5. 5. CONTENIDOEDITORES Y CONSEJO EDITORIAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xiiiCOLABORADORES Y OTROS REVISORES PRINCIPALES . . . . . . . . xviPRÓLOGO DE LA ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD A LA EDICIÓN EN ESPAÑOL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxiPREFACIO DEL DIRECTOR EJECUTIVO DE LA ASOCIACIÓN ESTADOUNIDENSE DE SALUD PÚBLICA, GEORGES C. BENJAMIN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxiiiPRÓLOGO DEL DIRECTOR GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD, LEE JONG-WOOK . . . . . . . . . . . . . . . . . xxvPRÓLOGO A LA DECIMOCTAVA EDICIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxviiGUÍA PARA EL USO DE LA DECIMOCTAVA EDICIÓN . . . . . . . . . . . xxix NOTIFICACIÓN DE LAS ENFERMEDADES TRANSMISIBLES . . . xxxii RESPUESTA ANTE LA NOTIFICACIÓN DE UN BROTE EPIDÉMICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxxv USO DELIBERADO DE AGENTES BIOLÓGICOS CON FINES DAÑINOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxxixACTINOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1AMIBIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3ANGIOESTRONGILIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 ANGIOESTRONGILIASIS ABDOMINAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 ANGIOESTRONGILIASIS INTESTINAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10ANISAQUIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10ANQUILOSTOMIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12ASCARIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16ASPERGILOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19BABESIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22BALANTIDIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25BARTONELOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27BLASTOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29BOTULISMO Y BOTULISMO INTESTINAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31BRUCELOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39CANDIDIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42CAPILARIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 I. POR CAPILLARIA PHILIPPINENSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 II. POR CAPILLARIA HEPATICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 III. CAPILARIASIS PULMONAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48CARBUNCO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49CHANCROIDE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56CIGOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 INFECCIONES POR MUCORALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 INFECCIONES POR ENTOMOFTORALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 BASIDIOBOLOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 CONIDIOBOLOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 v
  6. 6. CLONORQUIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 OPISTORQUIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64COCCIDIOIDOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64CÓLERA Y OTRAS ENFERMEDADES CAUSADAS POR VIBRIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 I. VIBRIO CHOLERAE, SEROGRUPOS O1 Y O139 . . . . . . . . . . . . . 67 II. VIBRIO CHOLERAE, SEROGRUPOS DIFERENTES DE O1 Y O139 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 III. ENTERITIS POR VIBRIO PARAHAEMOLYTICUS . . . . . . . . . . . . 81 IV. INFECCIÓN POR VIBRIO VULNIFICUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82 V. INFECCIÓN POR OTROS VIBRIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84CONJUNTIVITIS Y QUERATITIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 I. CONJUNTIVITIS BACTERIANA AGUDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 II. QUERATOCONJUNTIVITIS POR ADENOVIRUS . . . . . . . . . . . 87 III. CONJUNTIVITIS HEMORRÁGICA POR ADENOVIRUS . . . . . 89 CONJUNTIVITIS HEMORRÁGICA POR ENTEROVIRUS . . . . 89 IV. CONJUNTIVITIS POR CLAMIDIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92CORIOMENINGITIS LINFOCÍTICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95CRIPTOCOCOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97CRIPTOSPORIDIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 DIARREA POR CYCLOSPORA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102CROMOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104DENGUE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 DENGUE HEMORRÁGICO/SÍNDROME DE CHOQUE POR DENGUE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109DERMATOFITOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112 I. TIÑA DE LA BARBA Y DEL CUERO CABELLUDO . . . . . . . . . . 112 II. TIÑA INGUINAL Y TIÑA DEL CUERPO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 III. TIÑA DEL PIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 IV. TIÑA DE LAS UÑAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119DIARREA AGUDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 120DIARREA CAUSADA POR ESCHERICHIA COLI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 I. CEPAS ENTEROHEMORRÁGICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 II. CEPAS ENTEROTOXÍGENAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 III. CEPAS ENTEROINVASORAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 IV. CEPAS ENTEROPATÓGENAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130 V. E. COLI ENTEROAGREGATIVA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 VI. E. COLI DE ADHERENCIA DIFUSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134DIFILOBOTRIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135DIFTERIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137DRACONTIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142EHRLIQUIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145ENCEFALOPATÍA ESPONGIFORME SUBAGUDA . . . . . . . . . . . . . . . . 148 I. ENFERMEDAD DE CREUTZFELDT-JAKOB . . . . . . . . . . . . . . . . 149 II. KURU . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153ENFERMEDAD DE LYME . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153 vi
  7. 7. ENFERMEDAD POR RASGUÑO DE GATO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159ENFERMEDAD POR EL VIRUS ORF . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162ENFERMEDADES ESTAFILOCÓCICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 I. ENFERMEDADES ESTAFILOCÓCICAS EN LA COMUNIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164 II. ENFERMEDADES ESTAFILOCÓCICAS EN SALAS DE RECIÉN NACIDOS DE HOSPITALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168 III. ENFERMEDADES ESTAFILOCÓCICAS EN SALAS MÉDICAS Y QUIRÚRGICAS DE HOSPITALES . . . . . . . . . . . . 171 IV. SÍNDROME DE CHOQUE TÓXICO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173ENFERMEDADES POR ESTREPTOCOCOS DEL GRUPO A (BETAHEMOLÍTICOS) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175 INFECCIÓN NEONATAL POR ESTREPTOCOCOS DEL GRUPO B . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 183 CARIES DENTAL DE LA PRIMERA INFANCIA POR ESTREPTOCOCOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185ENFERMEDADES VÍRICAS TRANSMITIDAS POR ARTRÓPODOS . . 186 INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186 CUADRO: ENFERMEDADES EN LOS SERES HUMANOS DEBIDAS A VIRUS TRANSMITIDOS POR ARTRÓPODOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188 ARTRITIS Y ERUPCIÓN CUTÁNEA VÍRICAS TRANSMITIDAS POR ARTRÓPODOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 194 ENCEFALITIS VÍRICAS TRANSMITIDAS POR ARTRÓPODOS . . . 196 I. ENCEFALITIS VÍRICAS TRANSMITIDAS POR MOSQUITOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196 II. ENCEFALITIS VÍRICAS TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 201 FIEBRES VÍRICAS TRANSMITIDAS POR ARTRÓPODOS . . . . . . . . 204 I. FIEBRES VÍRICAS TRANSMITIDAS POR MOSQUITOS Y CULICOIDES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 204 IA. ENFERMEDAD POR EL VIRUS DE LA ENCEFALOMIELITIS EQUINA VENEZOLANA . . . . . 204 IB. OTRAS FIEBRES TRANSMITIDAS POR MOSQUITOS Y CULICOIDES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207 II. FIEBRES VÍRICAS TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS . 210 III. FIEBRES VÍRICAS TRANSMITIDAS POR FLEBÓTOMOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 212 FIEBRES HEMORRÁGICAS VÍRICAS TRANSMITIDAS POR ARTRÓPODOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215 I. ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR MOSQUITOS . . 215 II. ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS . 215 IIA. FIEBRE HEMORRÁGICA DE CRIMEA-CONGO . . . . 215 IIB. FIEBRE HEMORRÁGICA DE OMSK . . . . . . . . . . . . . . 217 ENFERMEDAD DE LA SELVA DE KYASANUR . . . . . . . . . . 217ENFERMEDADES POR LOS VIRUS DEL ÉBOLA Y DE MARBURGO . 219 vii
  8. 8. ENFERMEDADES POR VIRUS COXSACKIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222 I.A. FARINGITIS VESICULAR ENTEROVÍRICA . . . . . . . . . . . . . . . . 223 I.B. ESTOMATITIS VESICULAR ENTEROVÍRICA CON EXANTEMA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 223 I.C. FARINGITIS LINFONODULAR ENTEROVÍRICA . . . . . . . . . . . 223 II. CARDITIS POR VIRUS COXSACKIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226ENFERMEDADES POR HANTAVIRUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227 I. FIEBRE HEMORRÁGICA CON SÍNDROME RENAL . . . . . . . . . 227 II. SÍNDROME PULMONAR POR HANTAVIRUS . . . . . . . . . . . . . . 231ENFERMEDADES POR LOS VIRUS DE HENDRA Y DE NIPAH . . . . . 233ENTERITIS POR CAMPYLOBACTER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 235ENTEROBIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239EQUINOCOCOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 I. POR ECHINOCOCCUS GRANULOSUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241 II. POR ECHINOCOCCUS MULTILOCULARIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245 III. POR ECHINOCOCCUS VOGELI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246ERITEMA INFECCIOSO/INFECCIÓN POR PARVOVIRUS HUMANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246ESCABIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249ESPOROTRICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252ESQUISTOSOMIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254ESTRONGILOIDIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258EXANTEMA SÚBITO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261FASCIOLIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 264FASCIOLOPSIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266FIEBRE AMARILLA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268FIEBRE DE LASSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273FIEBRE POR MORDEDURA DE RATA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 I. ESTREPTOBACILOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277 II. ESPIRILOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279FIEBRE Q . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279FIEBRE RECURRENTE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283FIEBRE TIFOIDEA Y FIEBRE PARATIFOIDEA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287FIEBRE DE LAS TRINCHERAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 295FIEBRES HEMORRÁGICAS POR ARENAVIRUS EN EL CONTINENTE AMERICANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 298FILARIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301 DIROFILARIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306 OTROS NEMATODOS QUE PRODUCEN MICROFILARIAS EN LOS SERES HUMANOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307FRAMBESIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 308GASTRITIS POR HELICOBACTER PYLORI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 311GASTROENTERITIS VÍRICAS AGUDAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314 I. ENTERITIS POR ROTAVIRUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 314 II. GASTROENTEROPATÍA VÍRICA EPIDÉMICA . . . . . . . . . . . . . . 318GIARDIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320 viii
  9. 9. GRANULOMA INGUINAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323HEPATITIS VÍRICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325 I. HEPATITIS VÍRICA A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325 II. HEPATITIS VÍRICA B . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 333 III. HEPATITIS VÍRICA C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343 IV. HEPATITIS DELTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346 V. HEPATITIS VÍRICA E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349HERPES SIMPLE E INFECCIONES ANOGENITALES POR HERPESVIRUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352 MENINGOENCEFALITIS POR HERPESVIRUS 1 DE LOS CERCOPITECOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 356HIMENOLEPIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357 I. POR HYMENOLEPIS NANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357 II. POR HYMENOLEPIS DIMINUTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359 III. DIPILIDIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359HISTOPLASMOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360 I. POR HISTOPLASMA CAPSULATUM . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360 II. POR HISTOPLASMA DUBOISII . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363INFECCIONES POR CLAMIDIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 364 INFECCIONES GENITALES POR CLAMIDIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . 364 URETRITIS NO GONOCÓCICA Y NO ESPECÍFICA . . . . . . . . . . . . . 367INFECCIONES GONOCÓCICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367 I. INFECCIÓN GONOCÓCICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368 II. CONJUNTIVITIS GONOCÓCICA (NEONATAL) . . . . . . . . . . . 372INFECCIONES POR CITOMEGALOVIRUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374 ENFERMEDAD POR CITOMEGALOVIRUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374 INFECCIÓN CONGÉNITA POR CITOMEGALOVIRUS . . . . . . . . . . 374INFLUENZA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379INTOXICACIONES ALIMENTARIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 386 I. ESTAFILOCÓCICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387 II. POR CLOSTRIDIUM PERFRINGENS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391 III. POR BACILLUS CEREUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392 IV. POR ESCÓMBRIDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394 V. CIGUATERA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395 VI. INTOXICACIÓN PARALIZANTE POR MARISCOS . . . . . . . . 396 VII. INTOXICACIÓN NEUROTÓXICA POR MARISCOS . . . . . . 397 VIII. INTOXICACIÓN DIARREICA POR MARISCOS . . . . . . . . . . . 397 IX. INTOXICACIÓN CAUSANTE DE AMNESIA POR MARISCOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398 X. INTOXICACIÓN POR PEZ GLOBO (TETRODOTOXINA) . 398 XI. INTOXICACIÓN POR AZASPIRÁCIDO . . . . . . . . . . . . . . . . . 399LEGIONELOSIS Y LEGIONELOSIS NO NEUMÓNICA . . . . . . . . . . . . 399LEISHMANIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 402 I. CUTÁNEA Y MUCOCUTÁNEA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 402 II. VISCERAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 407LEPRA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410 ix
  10. 10. LEPTOSPIROSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415LINFOGRANULOMA VENÉREO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 419LISTERIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 421LOAIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425MELIOIDOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 427 MUERMO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429MENINGITIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 430 I. VÍRICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 430 II. BACTERIANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433 II.A. MENINGOCÓCICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433 II.B. POR HAEMOPHILUS INFLUENZAE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441 II.C. NEUMOCÓCICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 444 II.D. NEONATAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446MIALGIA EPIDÉMICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 447MICETOMA: ACTINOMICETOMA Y EUMICETOMA . . . . . . . . . . . . . 449MOLUSCO CONTAGIOSO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451MONONUCLEOSIS INFECCIOSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453NEGLERIASIS Y ACANTAMIBIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456NEOPLASIAS MALIGNAS RELACIONADAS CON AGENTES INFECCIOSOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459 I. CARCINOMA HEPATOCELULAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 460 II. LINFOMA DE BURKITT . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 461 III. CARCINOMA NASOFARÍNGEO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 462 IV. NEOPLASIAS MALIGNAS POSIBLEMENTE RELACIONADAS CON EL VIRUS DE EPSTEIN-BARR . . . . . 464 IV.A. ENFERMEDAD DE HODGKIN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464 IV.B. LINFOMAS NO HODGKIN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464 V. SARCOMA DE KAPOSI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465 VI. NEOPLASIAS MALIGNAS DEL TEJIDO LINFÁTICO . . . . . . . . 467 VII. CÁNCER CERVICOUTERINO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 468NEUMONÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 468 I. NEUMOCÓCICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 468 II. POR MICOPLASMA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474 III. POR PNEUMOCYSTIS CARINII . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 476 IV. POR CLAMIDIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 478 IV.A. POR CHLAMYDIA TRACHOMATIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 478 IV.B. POR CHLAMYDIA PNEUMONIAE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480 OTRAS NEUMONÍAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 482NOCARDIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483ONCOCERCOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485PALUDISMO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 489PARACOCCIDIOIDOMICOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 510PARAGONIMIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511PAROTIDITIS INFECCIOSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514PEDICULOSIS Y FTIRIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 518 x
  11. 11. PESTE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521PINTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 529POLIOMIELITIS AGUDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 530PSITACOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539RABIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 542RICKETTSIOSIS TRANSMITIDAS POR GARRAPATAS . . . . . . . . . . . . . 556 I. FIEBRE MACULOSA DE LAS MONTAÑAS ROCOSAS . . . . . . 556 II. FIEBRE BOTONOSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 558 III. FIEBRE AFRICANA POR PICADURA DE GARRAPATAS . . . . . . 559 IV. TIFUS DE QUEENSLAND TRANSMITIDO POR GARRAPATAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560 V. FIEBRE DEL NORTE DE ASIA TRANSMITIDA POR GARRAPATAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560 VI. RICKETTSIOSIS VESICULOSA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 561RUBÉOLA Y RUBÉOLA CONGÉNITA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 562SALMONELOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 568SARAMPIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 573SHIGELOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 582SÍFILIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 587 I. VENÉREA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 587 II. ENDÉMICA NO VENÉREA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 595SÍNDROME DE INMUNODEFICIENCIA ADQUIRIDA (SIDA) . . . . . . 596SÍNDROME DE KAWASAKI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 607SÍNDROME RESPIRATORIO AGUDO GRAVE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 610TENIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 619 TENIASIS ASIÁTICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 623TÉTANOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 623 TÉTANOS NEONATAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 629TIFUS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 630 I. EPIDÉMICO TRANSMITIDO POR PIOJOS . . . . . . . . . . . . . . . . 630 II. ENDÉMICO TRANSMITIDO POR PULGAS . . . . . . . . . . . . . . . . 634 III. DE LAS MALEZAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 635TOS FERINA POR BORDETELLA PERTUSSIS Y BORDETELLA PARAPERTUSSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 638TOXOCARIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 645 GNATOSTOMIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 649 LARVA MIGRATORIA CUTÁNEA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 649TOXOPLASMOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 650 CONGÉNITA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 650TRACOMA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 654TRICOMONIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 657TRICURIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 658TRIPANOSOMIASIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 661 I. AFRICANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 661 II. AMERICANA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 666 xi
  12. 12. TRIQUINOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 670TUBERCULOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 674 ENFERMEDADES POR OTRAS MICOBACTERIAS . . . . . . . . . . . . . . 689TULAREMIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 691ÚLCERA DE BURULI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 695VARICELA-HERPES ZÓSTER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 698VERRUGAS VÍRICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 706VIROSIS AGUDAS DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS . . . . . . . . . . . . . . . . 708 I. RINITIS VÍRICA AGUDA-RESFRÍO COMÚN . . . . . . . . . . . . . . . 709 II. ENFERMEDADES FEBRILES AGUDAS DE LAS VÍAS RESPIRATORIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 711VIRUELA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 715 ENFERMEDAD VACUNA (VACCINIA) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 718 VIRUELA SÍMICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 719YERSINIOSIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 720GLOSARIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 725ÍNDICE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 741 xii
  13. 13. EDITORDr. David L. Heymann Organización Mundial de la Salud Avenue Appia 20, 1211 Ginebra 27, SUIZAEDITOR ASOCIADODr. Michel C. Thuriaux Organización Mundial de la Salud Avenue Appia 20, 1211 Ginebra 27, SUIZACONSEJO EDITORIALDr. Georges C. Benjamin Director Ejecutivo Asociación Estadounidense de Salud Pública 800 I Street NW, Washington, DC 20001-3710, EUADr. John Bennett Jefe, Sección de Micología Clínica Laboratorio de Investigaciones Clínicas Instituto Nacional de la Alergia y las Enfermedades Infecciosas Institutos Nacionales de Salud Clinical Center Room 11C304 9000 Rockville Pike, Bethesda, Maryland 20892, EUADr. Johan Giesecke Profesor, Epidemiología de las Enfermedades Infecciosas Instituto Carolino SE-171 77 Estocolmo, SUECIADr. Marc Girard Director General Fundación Mérieux, 17 rue Bourgelat, 69002 Lyon, FRANCIADr. Donato Greco Director, Centro Nacional de Epidemiología Instituto Superior de Sanidad, Viale Regina Elena 299 00161 Roma, ITALIADr. Scott B. Halstead Departamento de Medicina Preventiva y Bioestadística Universidad de Ciencias de la Salud de las Fuerzas Armadas 5824 Edson Lane N., Bethesda, Maryland 20852, EUADr. James M. Hughes Director, Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades 1600 Clifton Road NE, Mailstop C12, Atlanta, Georgia 30333, EUA xiii
  14. 14. Dr. Jacob John Ex profesor y Jefe, Departamento de Microbiología Hospital de la Facultad Cristiana de Medicina Vellore Tamilnadu 632004, INDIADr. Omar A. Khan Director, Consejo Editorial Asociación Estadounidense de Salud Pública 800 I Street NW, Washington, DC 20001-3710, EUADra. Ann Marie Kimball Profesora, Epidemiología y Servicios de Salud Directora, Red para Infecciones Emergentes de Asia y el Pacífico Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria Universidad de Washington Apartado postal 354809, Seattle, Washington 98195, EUADra. Mary Ann Lansang Directora Ejecutiva, The INCLEN Trust (Fideicomiso INCLEN - Red de Epidemiología Clínica Internacional) Sección E, 5/F Raón Magsaysay Center 1680 Roxas Boulevard, Malate, Manila 1004, FILIPINASDr. Angus Nicoll Director, Centro de Vigilancia de las Enfermedades Transmisibles, PHLS (Servicio de Laboratorios de Salud Pública) 61 Colindale Avenue, Londres N29 5EQ, REINO UNIDODr. Christophe Paquet Departamento Internacional y de Enfermedades Tropicales Instituto de Vigilancia Sanitaria 12 rue de Val d’Osne, 94415 Saint Maurice, FRANCIADra. Aileen Plant Profesora de Salud Internacional Centro para la Salud Internacional, División de Ciencias de la Salud Universidad Tecnológica de Curtin GPO U1987, Perth, Australia Occidental, 6845, AUSTRALIADr. Stanley A. Plotkin Profesor Emérito, Universidad de Pennsylvania Profesor Emérito, Instituto Wistar 4650 Wismer Road, Doylestown, Pennsylvania 18901, EUA xiv
  15. 15. Dr. Guénaël Rodier Vigilancia y Respuesta ante las Enfermedades Transmisibles Organización Mundial de la Salud Avenue Appia 20, 1211 Ginebra 27, SUIZADr. Bijan Sadrizadeh Asesor Principal del Ministro de Salud Ministerio de Salud y Educación Médica Ave. Hafez 310, Teherán, REPÚBLICA ISLÁMICA DE IRÁNDr. Robert E. Shope Profesor de Patología Rama Médica de la Universidad de Texas 301 University Blvd., Galveston, Texas 77555, EUADr. Ron St. John Director General Centro de Preparación y Respuesta ante Emergencias Health Canada, 100 Colonnade, Ottawa ON K1A 0K9, CANADÁDr. Yasuhiro Suzuki Secretario de Salud Prefectura de Tochigi, 1-1-20 Hanawada Utunomiya 320-8501 JAPÓNDra. Pat Troop Directora General Organismo de Protección de la Salud, 11° Piso, The Adelphi 1-11 John Adam Street, Londres WC2N 6HT, REINO UNIDODr. Karl A. Western Director Adjunto de Investigación Internacional Director, Oficina de Asuntos Mundiales Instituto Nacional de la Alergia y las Enfermedades Infecciosas Oficina 2021, 6610 Rockledge Drive Bethesda, Maryland 20892-6613, EUADr. Eng Kiong Yeoh Secretario de Salud, Bienestar y Alimentación Oficina de la Secretaría de Gobierno para la Salud, el Bienestar y la Alimentación 19/F Murray Building Garden Road Central Hong Kong, CHINA xv
  16. 16. COLABORADORES Y OTROS REVISORES PRINCIPALESDr. Pierre Busson UMR 1598 Centro Nacional de Investigación Científica Instituto Gustave Roussy rue Camille Desmoulins, 94805 Villejuif Cedex, FRANCIADra. Elisabeth Carniel Centro Colaborador de la OMS de Referencia e Investigación sobre Yersinia Laboratorio Nacional para la Peste y otras Yersiniosis Instituto Pasteur, 28 rue du Dr. Roux, 75724 París, FRANCIADr. John Clements Centro para la Salud Internacional Instituto Burnet, Melbourne, AUSTRALIADr. George Deepe Director, Enfermedades Infecciosas Universidad de Cincinnati MSB 7163, POB 670570, Cincinnati, Ohio, 45277-0560, EUADr. David W. Denning Facultad de Medicina, Universidad de Manchester y Hospital Wythenshawe Southmoor Road, Manchester M23NPL, REINO UNIDODr. Don C. Dragon Estación para la Defensa Química y Biológica Investigación y Desarrollo para la Defensa del Canadá Suffield, POB 4000 Station Main, Medicine Hat AB T1A8K6, CANADÁDr. Ramón Díaz García Director, Departamento de Microbiología Profesor de Microbiología Médica, Facultad de Medicina Universidad de Navarra, Pamplona, ESPAÑADr. J. Stephen Dumler Director, Microbiología Médica, Departamento de Anatomía Patológica Instituciones Médicas Johns Hopkins 600 N. Wolfe Street, Baltimore, Maryland 21287, EUA xvi
  17. 17. Dr. Roderick Hay Profesor (Medicina y Ciencias de la salud) Oficina G28A, Universidad de la Reina en Belfast Whitla Medical Building University Road Belfast BT71NN Irlanda del Norte, REINO UNIDODra. Dagmar Hulínská Jefa, Laboratorio de Referencia Nacional para la Borreliosis Departamento de Microscopía Electrónica, Epidemiología y Microbiología Instituto Nacional de Salud Pública Šrobarova 48, Praga 10042, REPÚBLICA CHECADr. Jon Iredell Centro de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Universidad de Sydney, Hospital Westmead Sydney 2145, AUSTRALIAProf. Edward L. Kaplan Profesor, Departamento de Pediatría MMC 296, Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota Oficina #820-2, Edif. Mayo 410 Delaware St. SE, Minneápolis, Minnesota 55455, EUAProf. Franks van Knapen Jefe, Departamento de Salud Pública y Seguridad Alimentaria Medicina Veterinaria, Universidad de Utrecht, PAÍSES BAJOSDr. John Mackenzie Departamento de Microbiología y Parasitología Escuela de Ciencias Moleculares y Microbianas Universidad de Queensland, Brisbane 4072, AUSTRALIADr. Paul Martin Laboratorio de Listerias Instituto Pasteur, 28 rue du Dr. Roux, 75724 París, FRANCIADr. Didier Raoult Director, Laboratorio de Bartonelosis Universidad del Mediterráneo 58 Boulevard Charles Livon, 12384 Marsella, FRANCIADr. Eduardo Salazar-Lindo Profesor, Departamento de Pediatría Universidad Cayetano Heredia, Lima, PERÚ xvii
  18. 18. Dr. Roberto Salvatella Agrelo Asesor Nacional, Centro Regional de Enlace para la Enfermedad de Chagas Representación de la OPS/OMS, Av. Brasil 2697 CP 11300 Montevideo, URUGUAYDr. Luiz Carlos Severo Profesor adjunto de Medicina Interna Jefe, Laboratorio de Micología, Escuela de Medicina Universidad Federal, Rio Grande do Sul, BRASILDr. Anders Sjöstedt Profesor, Departamento de Bacteriología Clínica Universidad de Umeå SE-901 85, Umeå, SUECIADr. F. Waldvogel Profesor y Director Médico, Servicios Médicos 2 Hospital Cantonal Universitario de Ginebra, SUIZADr. David H. Walker Profesor y Jefe, Departamento de Anatomía Patológica Director Ejecutivo, Centro para la Biodefensa y las Enfermedades Infecciosas Emergentes Rama Médica de la Universidad de Texas 301 University Blvd., Keiller Bldg. Galveston, Texas 77555-0609, EUADr. Hiroshi Yanagawa Presidente, Universidad de la Prefectura de Saitama 820 Sannomiya, Koshigaya-shi, Saitama-ken 343 8540, JAPÓNCentros para el Control y la Prevención de Enfermedades, EUA1600 Clifton Road NE, Mailstop C12, Atlanta, Georgia 30333, EUADr. Larry Anderson Dra. Patricia GriffinDr. C. Ben Beard Dr. Thomas KsiazekDr. Richard Besser Dr. James MaguireDra. Anna Bowen Dr. Eric MintzDr. Chris Braden Dr. Lyle PetersenDra. Inger Damon Dr. Pierre RollinDra. Amy Dechet Dra. Nancy RosensteinDra. Amy Dubois Dr. Jeremy SobelDr. Mark Eberhard Dr. Robert TauxeDra. Alicia Fry Dra. Cynthia WhitneyDr. Kenneth Gage xviii
  19. 19. Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC)150 cours Albert Thomas, 69008 Lyon, FRANCIADra. Marilys Corbex Dr. David M. ParkinDra. Sylvia Francheschi Dr. Bakary SyllaOrganización Mundial de la SaludAvenue Appia 20, 1211 Ginebra 27, SUIZADr. Georg M. Antal Dra. Karin LeitmeyerDr. Kingsley Asiedu Dra. Ornella LincettoDr. R. Bruce Aylward Sra. Pam MariSra. Sarah Ballance Sra. Gillian MayersDr. Markus Behrend Sra. Jill MeloniDr. Eric Bertherat Dr. François-Xavier MeslinDr. Gautam Biswas Dr. Antonio MontresorDr. Ties Boerma Dr. Francis NdowaDr. Peter Braam Sr. Tony PappasDra. Claire-Lise Chaignat Dr. William PereaDr. Ottorino Cosivi Dr. Poul Erik PetersenDra. Alya Dabbagh Sra. Liliana PievaroliDr. Denis Daumerie Dr. Mario RaviglioneDr. Renu Dayal-Drager Dr. Elil RenganathanDr. Philippe Desjeux Dr. Serge ResnikoffDr. Phillippe Duclos Dra. Susan E. RobertsonSr. Chris Elliott Dra. Cathy RothDr. Dirk Engels Dr. Lorenzo SavioliDr. Pierre Formenty Dr. Allan SchapiraDr. Pierre Guillet Dr. Jorgen SchlundtDr. Bradley Hersh Dra . Nahoko ShindoDr. Jean Jannin Dr. Klaus StöhrDr. Marc Karam Dr. Hajime ToyofukuMary Kindhauser Srta. Julie SymonsDr. Daniel Lavanchy Dr. Jos VandelaerDr. Ivan Lejnev xix
  20. 20. PRÓLOGO DE LA ORGANIZACIÓN PANAMERICANADE LA SALUD A LA EDICIÓN EN ESPAÑOL La Organización Panamericana de la Salud (OPS) presenta la de-cimoctava edición de El control de las enfermedades transmisibles, in-forme oficial de la Asociación Estadounidense de Salud Pública. Supublicación en inglés comenzó en 1917 y, a partir de 1929, la OPS hatraducido quince ediciones al español y siete al portugués. En la pre-paración del original de esta nueva edición ha participado un equipode expertos en calidad de autores, revisores y editores, reunidos porprimera vez por la Organización Mundial de la Salud bajo la direc-ción del Dr. David L. Heymann. La lucha a escala mundial contra los problemas que causan las en-fermedades transmisibles comenzó en 1851 con la Primera Conferen-cia Sanitaria Internacional reunida en París. Más adelante, en 1948y dentro del sistema de las Naciones Unidas, se creó la OrganizaciónMundial de la Salud. En cada caso hubo un gran número de cientí-ficos y profesionales de la salud que, con sus experiencias y con susesfuerzos pioneros, contribuyeron a definir la conquista mundial delas epidemias. Este esfuerzo colectivo sigue siendo esencial para enfrentar los pe-ligros que representan en la actualidad las enfermedades emergen-tes y reemergentes, así como para prevenir las del futuro. Es crucialcontar con sistemas de vigilancia epidemiológica que permitan gene-rar señales de alerta temprana para acelerar la respuesta sanitaria alas nuevas infecciones. El síndrome respiratorio agudo grave, una neu-monía atípica que se desató en 2003 y que se conoce como SARS porlas siglas de su nombre en inglés, es un ejemplo reciente: solo con larespuesta coordinada de todos los países se podrán enfrentar y con-trolar las epidemias. La salud de la población es una responsabilidad de los Estados, ypara coordinar las acciones del conjunto están los organismos inter-nacionales. Ambos deben llevar a cabo la tarea de manera sinérgicay cooperativa con solidaridad y promoviendo la equidad. Dentro deeste marco y a escala regional, la OPS trabaja en el fortalecimientode los sistemas nacionales de vigilancia de las enfermedades transmi-sibles e impulsa la investigación aplicada en campos tales como la pre-vención, la epidemiología y el diagnóstico oportuno. El objetivo de toda esta labor es proteger a la población de la emer-gencia o reemergencia de diferentes enfermedades. Algunas sonnuevas y exóticas como el SARS o causadas por el VIH, el virus delÉbola y el hantavirus, entre otras. Otras son comunes y cotidianas enciertos entornos, como el sarampión, el paludismo y la tuberculosis,o son las llamadas enfermedades postergadas y de la pobreza, como xxi
  21. 21. las parasitosis, la filariasis linfática, la enfermedad de Chagas y laoncocercosis. Pocas veces se encuentran todas estas enfermedades tan bien ex-puestas, actualizadas y detalladas como en esta obra. Los trabajado-res de la salud pública de lengua española apreciarán esta herra-mienta, que es fundamental para su desempeño exitoso en beneficiode la población. Con la publicación de la decimoctava edición de El control de las en-fermedades transmisibles la OPS habrá avanzado otro paso para el cum-plimiento de los objetivos de desarrollo de la declaración del mile-nio en el campo de la salud: combatir el VIH/SIDA, el paludismo, latuberculosis y otras enfermedades transmisibles prevalentes. MIRTA ROSES PERIAGO Directora Organización Panamericana de la Salud xxii
  22. 22. PREFACIO El mundo de las enfermedades transmisibles constituye un reto paralos profesionales que se dedican a vigilarlas y contenerlas. Estas en-fermedades son una causa preponderante de morbilidad y mortali-dad en todo el mundo y siguen siendo un enigma para muchos. Lanueva amenaza del terrorismo biológico se ha convertido en un tras-cendental asunto de seguridad para todas las naciones. Las enferme-dades infecciosas emergentes y reemergentes también son una ame-naza creciente. Nuevas enfermedades, como las causadas por elhantavirus, el VIH (SIDA), el virus de Ébola y Escherichia coli O157:H7,así como el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por las siglasdel nombre en inglés) son tan solo algunas de las nuevas amenazassurgidas en los últimos treinta años. No cabe duda de que vendránotras. Esta nueva versión de El control de las enfermedades transmisibles,obra de consulta de los profesionales de la salud desde hace 87 añosque ahora llega a su 18.a edición, tiene como objeto abordar estas gra-ves inquietudes. La obra fue escrita originalmente a principios del siglo XX por el Dr.Francis Curtis, entonces funcionario de sanidad de Newton (Massachu-setts), Estados Unidos, como un folleto para sus colegas de Nueva In-glaterra. Más adelante, el Dr. Robert Hoyt, funcionario de sanidad deManchester, Nueva Hampshire, reconoció la importancia de la obra yconvenció a la Asociación Estadounidense de Salud Pública, en oca-sión de su reunión anual en Cincinnati, para que revisara, editara y adop-tara el texto como propio. En 1917, el Servicio de Salud Pública de losEstados Unidos lo publicó en Public Health Reports (32:41:1706-1733).En tan solo 30 páginas se describían medidas de control para las 38 en-fermedades transmisibles que en aquella época eran objeto de notifi-cación obligatoria en el país. Se podía obtener de la Oficina de Publi-caciones del Gobierno por la módica suma de cinco centavos. Hoy endía, este manual es una obra clásica que sienta la pauta para todos losdemás manuales sobre enfermedades infecciosas. El control de las enfermedades transmisibles ha sido reescrito variasveces a lo largo de los años. Ya hay una versión en CD-ROM, y la pre-sente edición podrá consultarse por primera vez en línea. Las traduc-ciones a diversos idiomas, hasta la fecha coreano, español, indonesio,italiano, portugués y serbio, han convertido a la obra en un tesoro parael mundo. Comprende más de 140 enfermedades y grupos de enfer-medades relevantes para los “cazadores” e investigadores de las en-fermedades transmisibles. A lo largo de su historia, El control de las enfermedades transmisibles soloha tenido cinco editores: Haven Emerson: de la 1.a a la 7.a ediciones John Gordon: de la 8.a a la 10.a ediciones xxiii
  23. 23. Abram S. Benenson: de la 11.a a la 16.a ediciones James Chin: 17.a edición David L. Heymann: 18.a edición El Dr. Heymann y su equipo de la Organización Mundial de la Saludhan conjuntado un formidable grupo de expertos de todo el mundo,que contribuyeron como revisores, autores y editores. Entre todos, lo-graron transformar el texto en una obra de consulta que responde alas necesidades de la comunidad internacional dedicada a la asisten-cia sanitaria. A todos ellos les agradezco su labor. También deseo agra-decer a los muchos hombres y mujeres que trabajan sigilosamente entrebastidores y que, en ocasiones, han dado su vida para frenar la ame-naza de las enfermedades infecciosas. Finalmente, no quiero dejar de mencionar el fallecimiento, mien-tras se preparaba la presente edición, del Dr. Abram S. Benenson, quienfuera editor de El control de las enfermedades transmisibles durante mu-chos años y que murió el 15 de diciembre de 2003 en su hogar enLenox, Massachusetts. El Dr. Benenson, un renombrado científico,investigador y profesor, fue editor de El control de las enfermedadestransmisibles durante 28 años, desde la 11.a hasta la 16.a ediciones. ElDr. Benenson sentó una pauta de excelencia para El control de las en-fermedades transmisibles, y la Asociación Estadounidense de Salud Pú-blica siempre le estará agradecida por sus notables aportaciones a lasalud del país y del mundo y al acervo de conocimientos científicosde sus colegas. DR. GEORGES C. BENJAMIN, FACP Director Ejecutivo Asociación Estadounidense de Salud Pública xxiv
  24. 24. PRÓLOGO Desde hace muchos años, El control de las enfermedades transmisibleses una obra reconocida como una herramienta valiosa en el esfuerzopor controlar las enfermedades transmisibles. Con gran entusiasmo,la OMS ha colaborado con la Asociación Estadounidense de Salud Pú-blica en la preparación de esta 18.a edición y contribuido a ampliarlos alcances de la obra para adaptarse a las necesidades de los paísesen desarrollo. Al igual que las ediciones anteriores, la presente edición siguesiendo compacta y fácil de usar. Nuestro compromiso de traducir elmanual a otras lenguas lo hará útil para muchos países, y durante lospróximos años trabajaremos con las Oficinas Regionales de la OMSy la Asociación Estadounidense de Salud Pública a fin de traducirloa todas las lenguas oficiales de la OMS. Al poner al alcance de los diversos países las directrices sobre me-didas de prevención y control en un formato accesible, y al resaltardónde pueden obtenerse los medicamentos y vacunas para muchasde las enfermedades mencionadas en el presente manual, El controlde las enfermedades transmisibles se convierte en un bien público que apo-yará a las naciones en su empeño por brindar un acceso universal yequitativo a la salud pública. LEE JONG-WOOK Director General Organización Mundial de la Salud xxv
  25. 25. PRÓLOGO A LA DECIMOCTAVA EDICIÓN Las enfermedades transmisibles matan, mutilan y sorprenden. Nosolo estamos lejos de dominarlas, sino que han resurgido de maneraextraordinaria en años recientes. Los microbios que las causan sondinámicos, pertinaces y están bien adaptados para aprovechar todaoportunidad de cambio y diseminación. Su importancia para la saludpública en términos de sufrimiento humano, muertes e incapacidadse amplifica por el considerable costo que le imponen al crecimientoeconómico y al desarrollo. Por muchas razones importantes, su con-trol es problemático, ya sea debido a la falta de vacunas eficaces yfármacos terapéuticos, o porque los medicamentos con los que secuenta van perdiendo su eficacia al extenderse la resistencia a losantimicrobianos. Las enfermedades transmisibles matan a más de 14 millones de per-sonas cada año, sobre todo en los países en desarrollo. En tales paí-ses, aproximadamente 46% de las defunciones se deben a enferme-dades transmisibles, y 90% de estas defunciones pueden atribuirse ainfecciones diarreicas y respiratorias agudas de la infancia, sida, tu-berculosis, paludismo y sarampión. Otras enfermedades, si bien rara vez matan, mutilan a millones depersonas. Grandes poblaciones que habitan en zonas remotas de lospaíses en desarrollo corren el riesgo de padecer enfermedades inca-pacitantes, como poliomielitis, lepra, filariasis linfática y oncocerco-sis. En el caso de estas enfermedades, al costo del sufrimiento y la in-capacidad permanente se suma una doble carga económica. El grannúmero de personas incapacitadas de manera permanente reduce lafuerza laboral y deteriora todavía más la seguridad financiera de fa-milias y comunidades empobrecidas de por sí, que deben afrontar laresponsabilidad de la atención y del sostén económico. Las enfermedades transmisibles también dan sorpresas, ya sea enforma de enfermedades nuevas o bien de enfermedades conocidasque se comportan de nuevas maneras. Como lo demostró tan clara-mente el surgimiento del síndrome respiratorio agudo grave (cono-cido también por su sigla en inglés SARS), todos los países son vul-nerables, y las consecuencias económicas, exageradas por el miedode la población a lo desconocido, repercuten en todo el mundo.Cuando surgen enfermedades graves y que no se comprenden bien,como el síndrome respiratorio agudo grave y la infección por el virusde Ébola, con frecuencia cobran su precio más alto entre los traba-jadores de la salud, y pueden poner en entredicho la capacidad delos sistemas sanitarios para enfrentarlas. Es probable que tal situaciónse repita cuando surja la siguiente enfermedad nueva, cuando sepresente la siguiente pandemia inevitable de influenza o tras la dise-minación intencional de un agente patógeno con el propósito deli-berado de causar daño. xxvii
  26. 26. Por todos estos motivos, el interés en la repercusión de las enfer-medades transmisibles ha ido en aumento, y se han obtenido algu-nos resultados alentadores. La falta de acceso a vacunas y fármacoseficaces ha sido un problema de muchos años en los países en de-sarrollo. Iniciativas novedosas y trascendentes, como el Fondo Mun-dial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y el Paludismo, laAlianza Mundial para Vacunas e Inmunización y las alianzas Hacer Re-troceder el Paludismo y Alto a la Tuberculosis, se han organizado paraatacar a las principales enfermedades transmisibles que pueden sermortales, y están distribuyendo los medicamentos y vacunas que tantafalta hacen. El interés de la comunidad internacional también sepone de manifiesto en las campañas, limitadas en el tiempo, para erra-dicar o eliminar la poliomielitis, la lepra, la filariasis linfática, la on-cocercosis y otras enfermedades incapacitantes. Si bien los microbiossiempre nos darán sorpresas, el desconcierto causado por el sín-drome respiratorio agudo grave ha estimulado a muchos países a darmayor prioridad a la infraestructura para proteger la salud pública.La atención de la salud a todos los niveles se verá beneficiada con ello. Esta 18.a edición de El control de las enfermedades transmisibles brindaorientación a los países en su empeño por dar mayor prioridad a laamenaza de las enfermedades transmisibles, y es una herramienta másen nuestros esfuerzos colectivos para proteger a las poblaciones delmundo de las enfermedades transmisibles, ya sean raras y exóticas ocomunes y cotidianas. Ha sido un privilegio colaborar con expertosmundiales en el control de las enfermedades transmisibles durantela actualización de la obra, y ampliar la presente edición con infor-mación pertinente para los países en desarrollo. Con profunda tris-teza, a mediados de enero del presente año, cuando estaba por con-cluir la revisión editorial, nos enteramos del fallecimiento de uno denuestros colegas y compañeros de mucho tiempo en el consejo edi-torial, el Dr. Robert E. Shope. Sin lugar a dudas, Bob Shope era la má-xima autoridad mundial en arbovirus, y compartía sus conocimien-tos con todo aquel que se lo solicitara. Sus últimos toques al capítulosobre arbovirus de la presente edición de El control de las enfermedadestransmisibles son un testimonio más de su vida y su amistad. DAVID L. HEYMANN Director Ejecutivo Enfermedades Transmisibles Organización Mundial de la Salud xxviii
  27. 27. GUÍA PARA EL USO DE LA DECIMOCTAVA EDICIÓN Cada sección del presente libro tiene un formato estandarizado quecomprende la siguiente información: Nombre de la enfermedad. Cada enfermedad se identifica por elcódigo numérico asignado por la Clasificación Internacional de Enfer-medades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Novena Re-visión (CIE-9), Modificación Clínica (CIE-9 MC) y Décima Revisión(CIE-10), publicadas en español por la OPS. Se han empleado los nombres de las enfermedades recomendadospor el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Mé-dicas (CIOMS) y la OMS en International Nomenclature of Diseases, Vo-lume II, Infectious Diseases (Part 2, Mycosis, 1.a edición, 1982, y Part3, Viral Diseases, 1.a edición, 1983) [Nomenclatura Internacional deEnfermedades, Volumen II, Enfermedades infecciosas, Segunda parte,Micosis, 1.a edición, 1982, y Tercera parte, Enfermedades víricas, 1.aedición, 1983, publicada únicamente en inglés], salvo que el nombrerecomendado sea considerablemente diferente del nombre de usocomún. En tal caso, el nombre recomendado se incluye como primersinónimo. 1. Descripción. Expone las principales manifestaciones clínicas de la enfermedad y la distingue de otras que pudieran tener un cuadro clínico similar. También se mencionan los análisis de la- boratorio utilizados con mayor frecuencia para identificar o con- firmar al agente causal. 2. Agente infeccioso. Menciona al agente o agentes que causan la enfermedad, los clasifica y puede indicar sus características importantes. 3. Distribución. Brinda información sobre los lugares donde se pre- senta la enfermedad y en qué grupos de población es más pro- bable que aparezca. También puede incluir en algunas ocasio- nes información sobre brotes epidémicos pasados y actuales. 4. Reservorio. Enumera toda persona, animal (especialmente ar- trópodo), planta, sustancia o combinación de los anteriores en los cuales vive y se multiplica normalmente un agente infeccioso, de los cuales depende para sobrevivir y donde se reproduce de manera tal que pueda ser transmitido a un huésped susceptible. 5. Modo de transmisión. Describe los mecanismos por los cuales el agente infeccioso se transmite a los seres humanos. 6. Periodo de incubación. Se refiere al intervalo entre el con- tacto inicial con el agente infeccioso y la primera manifestación de síntomas relacionados con la infección. 7. Periodo de transmisibilidad. Es el lapso durante el cual puede transferirse un agente infeccioso, directa o indirectamente, de xxix
  28. 28. una persona infectada a otra persona, de un animal infectado a los seres humanos, o de una persona infectada a los anima- les (especialmente a los artrópodos).8. Susceptibilidad (incluida la inmunidad). Proporciona informa- ción sobre las poblaciones humanas o animales que están en riesgo de contagio, o bien que son resistentes ya sea a la infec- ción o a la enfermedad. También se ofrece información sobre la inmunidad ulterior derivada de la infección.9. Métodos de control. Se describen bajo los siguientes apartados: A. Medidas preventivas: para individuos y para grupos. B. Control del paciente, de los contactos y del ambiente inme- diato: medidas dirigidas a evitar que la enfermedad siga di- seminándose a partir de las personas infectadas, así como el mejor tratamiento específico actual para reducir al mínimo el periodo de transmisibilidad y disminuir la morbilidad y la mortalidad. • Las recomendaciones para el aislamiento de los pacien- tes se basan ante todo en las “precauciones universales”; las medidas específicas que se citan provienen principal- mente de directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la OMS que se pue- den consultar en la internet. • La presente obra no pretende ser una guía terapéutica. Sin embargo, en la sección 9B7 de cada enfermedad se menciona el tratamiento clínico actual. Se detallan las dosis específicas y el tratamiento clínico ante todo para aquellas enfermedades en las cuales el retraso para ini- ciar el tratamiento podría poner en peligro la vida del paciente. • La OMS proporciona en forma gratuita algunos de los medicamentos autorizados necesarios para el tratamiento de enfermedades raras o exóticas; los no autorizados en ocasiones pueden obtenerse de los Centros para el Con- trol y la Prevención de Enfermedades (CDC, Atlanta, Georgia, Estados Unidos) como “fármacos nuevos bajo investigación”. • En el caso de las enfermedades para las cuales pueden obtenerse dichos medicamentos o productos biológicos, en la sección 9B7 se incluyen detalles tales como núme- ros telefónicos y direcciones de correo electrónico. C. Medidas en caso de epidemia: describe los procedimientos de carácter urgente con el objetivo de limitar la disemina- ción de una enfermedad transmisible que se haya extendido xxx
  29. 29. ampliamente dentro de un grupo o comunidad en una de- terminada zona, estado o país. D. Repercusiones en caso de desastre: explica las probabi- lidades, en caso de desastre, de que la enfermedad se con- vierta en un problema grave si no se adoptan medidas preventivas. E. Medidas internacionales: delinea las intervenciones destina- das a proteger a las poblaciones del riesgo conocido de in- fección procedente de fuentes internacionales. Los centros colaboradores de la OMS, los CDC y otras instituciones pue- den brindar a las autoridades nacionales los siguientes ser- vicios: diagnóstico de laboratorio; interconsulta; análisis de datos; producción y distribución de materiales convencio- nales, materiales de referencia y reactivos; adiestramiento; organización de investigaciones conjuntas, e información más amplia sobre enfermedades específicas. Puede recurrirse a la OMS directamente para obtener mayores detalles sobre estos centros; los centros colaboradores de la OMS dedica- dos especialmente a las enfermedades transmisibles apare- cen en www.who.int/WHOCC_Net/, en tanto que los demás centros colaboradores de la OMS se encuentran en http:/ / whocc.int/database. Los brotes epidémicos de enfermeda- des pueden notificarse las 24 horas del día por correo elec- trónico a la dirección: outbreak@who.int F. Medidas en caso de uso deliberado de agentes biológicos con fines dañinos (antes llamadas “medidas contra el terro- rismo biológico”): en determinadas enfermedades, esta nueva sección ofrece información y directrices para los tra- bajadores de salud pública que puedan tener ante sí la ame- naza o la consumación de un acto de uso deliberado del agente causal de alguna enfermedad infecciosa.Los números telefónicos pertinentes son:• +(0041) 22 791 2111 para la OMS• +(001) 770 488 7100/ 404 639 3311/ 404 639 2888 para los CDCLas páginas pertinentes de internet son:• http://www.who.int/csr/delibepidemics, en el caso de la OMS• http://www.cdc.gov/, para los CDCLos brotes epidémicos pueden notificarse por correo electrónico las24 horas al día:• outbreak@who.int• ehheinq@cdc.gov xxxi
  30. 30. Para actualizar la 17.a edición de la presente obra, se llevó a cabouna revisión de las publicaciones médicas aparecidas durante los úl-timos cinco años, relativas a todas las enfermedades incluidas endicha edición. Tales publicaciones se le proporcionaron al revisor prin-cipal para que preparara el capítulo correspondiente de la 18.a edi-ción (2004). Se agregaron capítulos nuevos sobre la úlcera de Buruliy el síndrome respiratorio agudo grave. El nombre del revisor prin-cipal aparece entre corchetes al final de la entrada de cada enferme-dad. Algunas enfermedades no sufrieron una actualización importantepara la 18.a edición y, por lo tanto, no se menciona un revisorprincipal. NOTIFICACIÓN DE LAS ENFERMEDADES TRANSMISIBLES Ciertas enfermedades transmisibles deben notificarse dentro de lospaíses y, en algunos casos, en forma internacional a la OMS. Puedenotificarse un caso o un brote epidémico. 1. Notificación de casos. La notificación de casos proporciona el diagnóstico, edad, sexo y fecha de inicio para cada persona que padece la enfermedad. En ocasiones, se agregan datos que permiten la identificación, como el nombre y la dirección de la persona enferma. En algunas notificaciones de caso se soli- cita información adicional, como el tratamiento administrado y su duración. Las directrices y la legislación de cada país indican qué enferme-dades deben notificarse, quién es responsable de la notificación, elformulario empleado y cómo deben introducirse y procesarse las no-tificaciones dentro del sistema nacional. Si es obligatoria la notifica-ción internacional de casos, los gobiernos nacionales los comunicana la OMS. 2. Notificación de brotes epidémicos. La notificación de brotes epidémicos ofrece información sobre un número de personas superior al esperado aquejadas por una enfermedad transmi- sible que puede ser de interés público. La enfermedad en cues- tión puede no estar dentro de la lista de enfermedades de no- tificación obligatoria, o puede ser de causa desconocida si se la acaba de reconocer o es una enfermedad emergente. Las directrices y la legislación de cada país indican qué tipo de bro-tes epidémicos deben notificarse, quién es responsable de la notifi-cación, el formulario empleado y cómo deben introducirse y proce-sarse las notificaciones dentro del sistema nacional. En general, serequiere que la notificación de brotes epidémicos se lleve a cabo porel medio de comunicación más rápido con que se cuente. Si es obli-gatoria la notificación internacional de los brotes epidémicos, los go-biernos nacionales los comunican a la OMS. xxxii
  31. 31. Las enfermedades que aparecen en la presente edición de El con-trol de las enfermedades transmisibles se distribuyen en cinco clases de no-tificación, mencionadas por número a lo largo del texto, en el apar-tado 9B1 de cada enfermedad. Clase 1: Enfermedades con respecto a las cuales el Reglamento Sa- nitario Internacional exige la notificación internacional de casos a la OMS, o que son objeto de vigilancia por la pro- pia OMSEnfermedades sujetas al Reglamento Sanitario Internacional (1969): El Reglamento Sanitario Internacional (SRI) es el único instrumentolegalmente vinculante que obliga a la notificación internacional delas enfermedades transmisibles (las cuales actualmente se limitan acólera, fiebre amarilla y peste). La OMS está revisando y actualizandoel Reglamento Sanitario Internacional para afrontar la amenaza de otrasinfecciones nuevas y reemergentes, así como para reconocer las nue-vas fuentes de notificación sobre las enfermedades infecciosas. LaOMS consultará formalmente con sus Estados Miembros y asociadossobre las correcciones propuestas durante 2004, con miras a adop-tar el Reglamento revisado en 2005. Las propuestas clave de la revi-sión son: • Exigir el establecimiento de competencias básicas definidas para la vigilancia y respuesta ante emergencias de salud pública. • Exigir la notificación internacional de las emergencias de salud pública que sean de interés internacional, definidas por un aná- lisis de diagramas de flujo, de conformidad con el Reglamento. • Vincular la notificación con las medidas específicas de res- puesta recomendadas por la OMS y adaptadas a las caracterís- ticas epidemiológicas del episodio notificado. • Fomentar la comunicación y la colaboración durante dichas emergencias, a través de una red de centros nacionales de en- lace para el Reglamento Sanitario Internacional.Enfermedades objeto de vigilancia por la OMS: Las enfermedades objeto de vigilancia por la OMS son tifus trans-mitido por piojos, fiebre recurrente, meningitis meningocócica,poliomielitis paralítica, paludismo, tuberculosis, infección por elVIH/sida, influenza y síndrome respiratorio agudo grave. Para ambas subcategorías, se requiere la notificación de casos a laOMS por conducto de las autoridades nacionales de salud. Las noti-ficaciones colectivas de brotes epidémicos, que comprenden el nú-mero de casos y defunciones, pueden solicitarse de manera diaria osemanal en el caso de enfermedades con posibilidades de ocasionarbrotes epidémicos, como la influenza. xxxiii
  32. 32. Clase 2: Enfermedades cuya notificación se exige regularmente, dondequiera que se presenten La notificación de las enfermedades que constituyen una urgenciarelativa se exige ya sea porque es necesario descubrir a los contactoso porque debe conocerse la fuente de infección para iniciar las me-didas de control. Las autoridades nacionales de salud por lo general exigen que senotifique el primer caso reconocido en una zona, o el primer casofuera de los límites de la zona o localidad donde se sabe que se ubicala enfermedad, por el medio más rápido posible, seguido por notifi-caciones semanales de casos. Ejemplos de ello son las enfermedadesobjeto de vigilancia por la OMS mencionadas en párrafos anteriores,la fiebre tifoidea y la difteria. Las autoridades nacionales de salud tam-bién pueden exigir la notificación de enfermedades infecciosas cau-sadas por agentes que puedan ser usados en forma deliberada. Clase 3: Enfermedades de notificación selectiva en zonas conside- radas endémicas Muchas autoridades nacionales de salud no exigen que se notifi-quen los casos de enfermedades de esta clase. Empero, puede exigirsela notificación ante una frecuencia o gravedad inusuales, ya sea paraintensificar las medidas de control o para obtener datos epidemioló-gicos esenciales. Algunos ejemplos de enfermedades de esta clase sonel tifus de las malezas, la esquistosomiasis y la fasciolopsiasis. Clase 4: Notificación obligatoria de brotes epidémicos; no se exige la notificación de casos individuales Muchos países exigen la notificación de brotes epidémicos a las au-toridades de salud por el medio más rápido posible. La informaciónsolicitada incluye número de casos, fecha de inicio, población en riesgoy medio de diseminación aparente. Algunos ejemplos son las intoxi-caciones alimentarias por estafilococos y los brotes epidémicos de causadesconocida. Clase 5: Enfermedades cuya notificación oficial por lo regular no se considera justificada Las enfermedades de esta clase se presentan de manera esporádicao son poco comunes, a menudo no son transmisibles directamentede persona a persona (como la cromoblastomicosis) o tienen una na-turaleza epidemiológica tal que no permite ninguna medida prácticade control (como el resfriado común). xxxiv
  33. 33. RESPUESTA ANTE LA NOTIFICACIÓN DE UN BROTE EPIDÉMICO La respuesta ante la notificación de un brote epidémico debe com-prender tanto el tratamiento de las personas infectadas como la con-tención del brote epidémico mediante la interrupción de la transmi-sión del agente infeccioso. Los pasos de la respuesta ante un broteepidémico son sistemáticos y se basan en la información epidemio-lógica, no obstante que las reacciones de la población y de las auto-ridades, la premura y la situación local puedan dificultar esta labor.Los siguientes pasos constituyen las normas mínimas para responderante un brote epidémico, y en ocasiones se llevan a cabo de manerasimultánea:• Verificar el diagnóstico• Confirmar la existencia de un brote epidémico• Identificar a las personas afectadas y sus características – Registrar las historias clínicas de los casos – Reconocer los casos adicionales• Definir e investigar a la población en riesgo• Formular una hipótesis sobre la fuente y diseminación del brote epidémico• Contener el brote epidémico – Tratar los casos – Poner en práctica medidas de control para evitar la diseminación – Realizar una vigilancia permanente de la enfermedad – Preparar un informe• Efectuar la verificación experimental del agente y el modo de transmisiónVerificar el diagnóstico La notificación inicial de un brote epidémico suele hacerla un tra-bajador de salud, quien debe investigar los antecedentes de los casosiniciales con el mayor detalle posible. Puede hacerse un diagnósticodiferencial provisional (por ejemplo, intoxicación alimentaria o có-lera) que permita al investigador prever qué clase de muestras diag-nósticas serán necesarias y el tipo de equipo que deberá usarse du-rante la investigación. Es preciso alertar en este punto al laboratorioque analizará las muestras. Si los casos iniciales fallecieron, debe con-siderarse la necesidad de realizar necropsia y la amplitud de esta. Parafines de vigilancia y control, los investigadores deben convenir en unadefinición de caso objeto de vigilancia (que no siempre se corresponderácon la definición de caso clínico). xxxv
  34. 34. Confirmar la existencia de un brote epidémico Ciertas enfermedades pueden ser endémicas durante muchotiempo en una zona y, no obstante, nunca haberse reconocido; pue-den identificarse nuevos casos, por ejemplo, cuando los tratamientosnovedosos atraen a pacientes que antes recurrían a la medicina tra-dicional. Es necesario excluir dichos “falsos brotes epidémicos” me-diante intentos por determinar la incidencia o prevalencia previas dela enfermedad. Un brote epidémico puede demostrarse en una gráfica de inciden-cia en el tiempo y en un mapa de extensión geográfica. En el caso delas enfermedades endémicas, se dice que empezó un brote epidémicocuando la incidencia se eleva por arriba de la que se prevé normal-mente. En cuanto a las enfermedades que muestran una variación cí-clica o estacional, pueden usarse como cifras de referencia las tasaspromedio de incidencia en el curso de determinadas semanas omeses de los años previos, o bien los niveles promedio máximos o mí-nimos durante un periodo de varios años.Identificar a las personas afectadas y sus características Registrar las historias clínicas de los casos Debe registrarse la información sobre cada caso confirmado o presunto, a fin de tener una panorámica completa del brote epi- démico. Por lo general, esta información comprende nombre, edad, sexo, ocupación, lugar de residencia, desplazamientos recien- tes, detalles de los síntomas (con fecha y hora de inicio) y fechas de las inmunizaciones previas contra enfermedades de la infancia u otras. Otros detalles varían según el diagnóstico diferencial. Si se conoce el periodo de incubación, puede buscarse información sobre posibles fuentes o contactos. Para anotar esta información, lo mejor es emplear las listas de verificación o formularios de re- gistro preparados especialmente. Los aspectos logísticos del copiado de formularios y el asentado y verificación de los datos deben ajus- tarse a la notificación (véase Notificación). Reconocer los casos adicionales La notificación inicial de un brote epidémico puede provenir de una clínica u hospital; las pesquisas en centros de salud, dispensa- rios y poblados del área pueden revelar otros casos, a veces con una gama de síntomas adicionales.Definir e investigar a la población en riesgo Debe definirse a la población que está en riesgo de contraer la in-fección. Esto permite tener el denominador necesario y ayuda a es-tablecer el diagnóstico de los demás casos. A partir de ello puedencalcularse las tasas de ataque globales o específicas (específica poredad, específica por aldea). Los cálculos pueden llevar a nuevas hi-pótesis que justifican una investigación ulterior y la elaboración de xxxvi
  35. 35. diseños de estudio. Además, la población en riesgo puede requerirestudios de laboratorio (por ej., proporción de la población que sonportadores de meningococos nasales). A continuación, puede usarsela tipificación microbiológica y la sensibilidad a los antibióticos paraformular medidas de control apropiadas.Formular una hipótesis sobre la fuente y diseminación del broteepidémico Hay que determinar por qué se presentó el brote epidémico en esemomento y qué circunstancias llevaron a que ocurriera. Siempreque sea posible, deben determinarse las condiciones pertinentes pre-vias al brote epidémico. En el caso de los brotes epidémicos alimen-tarios, es necesario determinar la fuente, vehículo, circunstanciaspredisponentes y vía de ingreso. Si la transmisión es muy amplia, estopuede resultar difícil. Es preciso tener en cuenta todos los eslabonesdel proceso: 1) agente causal de la enfermedad en la población y suscaracterísticas; 2) existencia de un reservorio; 3) modo de salida delreservorio o fuente; 4) modo de transmisión al siguiente huésped;5) vía de entrada; 6) susceptibilidad del huésped.Contener el brote epidémico La clave para contener eficazmente un brote epidémico es una in-vestigación y respuesta coordinadas en las que participen trabajado-res de la salud, entre ellos médicos, epidemiólogos, microbiólogos,educadores de salud y autoridades de salud pública. La mejor manerade lograr coordinación puede ser establecer un comité para la con-tención del brote epidémico en una fase temprana del mismo.Tratar los casos Los trabajadores de salud, especialmente los médicos, deben asu-mir la responsabilidad de tratar los casos diagnosticados. En los bro-tes epidémicos de meningitis, peste o cólera, puede ser necesario con-seguir servicios de hospitalización de urgencia, y el personal adicionalpuede requerir una capacitación esencial rápida. Los brotes epidé-micos de enfermedades tales como el cólera y la enfermedad del sueñopueden necesitar un tratamiento especial y el empleo de medicamen-tos con los que no se cuenta normalmente. El equipo de investiga-ción debe calcular las necesidades y abastecerse en forma urgente. Bro-tes epidémicos como los de poliomielitis pueden dejar a su paso apacientes con necesidades inmediatas de fisioterapia y rehabilita-ción; la organización oportuna de tales servicios atenuará las reper-cusiones del brote.Implantar medidas de control para evitar la diseminación Una vez que se entiendan mejor las características epidemiológi-cas del brote, es posible adoptar medidas de control para evitar una xxxvii
  36. 36. mayor diseminación del agente infeccioso. Sin embargo, desde el ini-cio mismo de las pesquisas el equipo investigador debe tratar de li-mitar la diseminación y la aparición de nuevos casos. Muchas enfermedades transmisibles pueden prevenirse mediantela quimioprofilaxis o la vacunación. El aislamiento inmediato de laspersonas afectadas puede prevenir la diseminación, y puede conside-rarse la conveniencia de tomar medidas para impedir el ingreso o sa-lida de personas en la zona afectada. En la atención del paciente sonesenciales las precauciones universales. Sea cual fuere la urgencia delas medidas de control, hay que explicarlas a la comunidad que estáen riesgo. La disposición de la población para notificar nuevos casos,participar en las campañas de vacunación, mejorar sus normas de hi-giene o realizar otras actividades similares es fundamental para con-tener un brote epidémico. Si las existencias de vacuna o medicamentos son limitadas, puedeser necesario reconocer inicialmente a los grupos con el mayor riesgopara adoptar las medidas de control. Una vez que estas medidas ur-gentes estén en marcha, deben iniciarse otras más permanentes,como educación sanitaria, mejoramiento del abastecimiento de agua,control de vectores o mejoría en la higiene de los alimentos. Puedeser necesario elaborar y poner en práctica planes de largo plazo parala aplicación permanente de vacunas después de una campaña inicial. Realizar una vigilancia permanente de la enfermedad Durante la fase aguda de un brote epidémico, puede ser nece- sario mantener bajo vigilancia a las personas que están en riesgo de infección (por ej., los contactos) para detectar la aparición de la enfermedad. Una vez que se ha controlado inicialmente el brote epidémico, puede requerirse una vigilancia continua de la comu- nidad a fin de reconocer los casos adicionales y culminar el con- trol del brote. Las fuentes de información para la vigilancia inclu- yen: 1) notificación de la enfermedad por trabajadores de salud, dirigentes de la comunidad, empleadores, maestros de escuela, jefes de familia; 2) certificados de defunción expedidos por autoridades médicas; c) datos provenientes de otras fuentes como laboratorios de salud pública y servicios de entomología y veterinaria. Cuando la inmunización es parte de las actividades de control, puede ser necesario mantener estimaciones del estado inmunológico de la po- blación que relacionen la cantidad de vacuna empleada con el nú- mero de personas en riesgo, incluidos los recién nacidos. Preparar un informe Debe prepararse un informe a intervalos regulares durante el con- trol, si es posible, y una vez que el brote epidémico haya sido total- mente contenido. Los informes pueden ser: 1) un relato en lenguaje coloquial para la población en general, de modo que entienda la xxxviii
  37. 37. naturaleza del brote y sepa qué debe hacer para evitar la disemi- nación o la recurrencia; 2) una relación para los planificadores del ministerio de salud o las autoridades locales, de modo que se tomen las medidas administrativas necesarias para evitar la recurren- cia; 3) un informe científico para publicación en una revista mé- dica o boletín epidemiológico (los informes sobre brotes epidémi- cos recientes son un auxiliar valioso al capacitar al personal en el control de los brotes).Efectuar la verificación experimental del agente y el modo detransmisión Para verificar las hipótesis sobre un brote epidémico, en ocasionespueden requerirse pruebas experimentales de factibilidad biológica.Por ejemplo, puede ser necesario demostrar que los alimentos reba-nados pueden contaminarse por una máquina rebanadora contami-nada, si esto no se ha probado durante la investigación del brote epi-démico. Para dicha verificación hacen falta más recursos de laboratoriode los que se consiguen sobre el terreno, y a menudo no se concluyehasta mucho después de que el brote está contenido. USO DELIBERADO DE AGENTES BIOLÓGICOS CON FINES DAÑINOS (TERRORISMO BIOLÓGICO, GUERRA BIOLÓGICA) El uso deliberado de agentes biológicos para dañar a poblacioneshumanas es un problema de salud pública de dimensiones variablesque dependen del tamaño de la población objeto del ataque y de lafacilidad con la que el agente puede infectar a dicha población. Enla respuesta a una acción de esta clase deberán participar de maneraobligada los servicios de información y de procuración de justicia, asícomo los servicios de salud pública y posiblemente también el minis-terio de la defensa, en particular si se cree que el episodio no tienesu origen en el propio país. Pueden surgir dificultades de comunica-ción y diferencias de enfoque, ya que estas disciplinas no suelen co-laborar entre sí. El riesgo del uso deliberado no puede cuantificarse ni predecirse,pero la importancia de la respuesta en términos de salud pública sedemostró en octubre de 2001 en Estados Unidos, cuando se distribu-yeron deliberadamente esporas de carbunco a través del sistema pos-tal, las cuales ocasionaron 22 infecciones y cinco defunciones. La res-puesta de salud pública consistió, entre otras acciones, en reconocera todos aquellos que tenían riesgo de infectarse por el sistema postaly prescribir antibióticos a más de 32 000 personas que, según se de-terminó, pudieron estar en contacto con sobres contaminados conlas esporas. En la respuesta también participaron servicios de urgen- xxxix
  38. 38. cia y de procuración de justicia de Estados Unidos y del resto delmundo, donde se presentaron numerosas falsas alarmas al mismotiempo. El episodio y las múltiples amenazas engañosas de que se acom-pañó generaron una demanda sin precedentes de servicios por partede los laboratorios de salud pública, y varias naciones tuvieron quecontratar a laboratorios privados para afrontar la oleada de trabajo. Si el agente se dispersa ampliamente o es fácilmente transmisible,puede ser necesaria una capacidad inusitada para brindar atención agrandes cantidades de pacientes, y debe contarse con sistemas para lamovilización y distribución rápidas de medicamentos o vacunas, segúnel agente diseminado. En caso de que el agente sea transmisible, serequerirán medios de acción adicionales para la localización de con-tactos y la vigilancia activa. Algunos de los agentes infecciosos de in-terés son bacterias y rickettsias (carbunco, brucelosis, melioidosis,peste, fiebre Q, tularemia y tifus), hongos (coccidioidomicosis) y virus(arbovirus, filovirus y virus de la viruela). El análisis internacional delas amenazas considera que el uso deliberado de agentes biológicoscon fines dañinos es una amenaza real y que puede ocurrir en cual-quier momento; sin embargo, dicho análisis de riesgos por lo gene-ral no se considera una función de la salud pública. Según los servicios nacionales de información y de defensa de Es-tados Unidos, hay pruebas de que diversas redes nacionales e inter-nacionales han modificado agentes biológicos para usarlos comoarmas, en algunos casos con indicios de que se ha intentado aumen-tar su poder patógeno y crear mecanismos de distribución para su usodeliberado. La infección de seres humanos puede ser un aconteci-miento único, o puede repetirse a lo largo del tiempo después del epi-sodio inicial. La naturaleza del agente empleado determinará si existeel riesgo de transmisión de persona a persona después de los ataquesinicial y ulteriores; la información sobre este riesgo se menciona conmayor detalle en relación con el agente patógeno respectivo. El pe-riodo de incubación, el periodo de transmisibilidad y la susceptibili-dad son específicos para cada agente. La prevención del uso deliberado de agentes biológicos tiene comorequisito un trabajo de espionaje preciso y actualizado sobre los te-rroristas y sus actividades. Los agentes pueden fabricarse con elequipo que se emplea para la manufactura normal de medicamen-tos y vacunas, y la posibilidad de que estas instalaciones se usen paraambos fines vuelve aun más compleja la prevención. Esto ha llevadoa algunos analistas a considerar que contar con una infraestructurasólida de salud pública, con mecanismos rápidos y eficaces de detec-ción y respuesta para las enfermedades infecciosas de aparición na-tural capaces de producir brotes epidémicos, es el único modo razo-nable de responder ante la amenaza de brotes epidémicos deenfermedades infecciosas causados deliberadamente. xl

×