Manual cds topico_a

236 views
176 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
236
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual cds topico_a

  1. 1. MODELO DE NACIONES UNIDAS DE LAS PREPARATORIAS FEDERALES POR COOPERACION PREFEMUN 2012 (CDS)COMISIÓN DE DESARROLLO SOSTENIBLEManual: TÓPICO A:Observancia de las normas ambientales En la elaboración y aplicación deacuerdos de desarme y control dearmamentos.
  2. 2. “Hoy la seguridad se entiende cada vez menos en términos militares, y mucho máscomo laausencia de conflicto. Es de hecho un fenómeno que abarca el desarrolloeconómico, la justiciasocial, la protección del medio ambiente, el desarme y el respetoa los Derechos Humanos.”Kofi Annan (1934 – 1996).Introducción:Cada vez es mayor la preocupación por el deterioro ambiental de nuestro entorno. Los países,con independencia de su nivel de progreso, son conscientes de la situación actual ydel negropanorama que se cierne sobre nosotros. Los ciudadanos reclaman a sus gobiernosacciones que,por una parte, detengan el continuo deterioro de la Naturaleza y, por otra en la medida de loposible, recuperen una Naturaleza cada vez menos favorable a la especiehumana y al resto deespecies vegetales y animales que habitan nuestro planeta.En los países con un mayor índice de desarrollo humano se suscitó, ya desdeprincipios del siglopasado, una notable preocupación por las consecuencias del desarrolloexacerbado que no teníaen cuenta los costes ambientales.En Europa, ya desde la Edad Media, diversos monarcas y concejos expresaron su preocupaciónpor los destrozos que se causaban en los montes por las talas y los incendiosforestales. Mástarde, hombres cultivados como Jovellanos o los regeneracionistas, como Joaquín Costa, JulioSenador y otros muchos, llamaron la atención sobre los despilfarrosque se hacían en el Mundode agua y de recursos forestales.Pero ha sido en los últimos 35 años cuando la Sociedad ha reaccionado, dándose cuenta de lavelocidad a la que se estaban destruyendo los recursos naturales y losresultados catastróficos alos que se podría llegar en plazo muy corto.En el año 1972 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) organizó enEstocolmo unaConferencia Mundial sobre el Medio Ambiente, que constituyó un hito de partida para el iniciode actuaciones institucionales en el ámbito mundial. Comoconsecuencia de esta Conferencia secreó la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y Desarrollo. Esta Comisión Mundial, estudióel medio ambiente en el contexto deldesarrollo y, años más tarde, la doctora Gro HarlemBrundtland, como presidenta de laComisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, acuñóel concepto de desarrollo sostenible en su Informe de 1987 remitido a la ONU y sus estadosmiembros.Este Informe, titulado “Nuestro Futuro Común”, se empezó a conocer con el nombre de“Informe Brundtland”, y el concepto de desarrollo sostenible se convirtió enuna aspiracióninternacional, de tal modo que el mundo dispuso de una perspectiva y de un objetivo común porlos que trabajar.Desde ese momento, los organismos nacionales, regionales e internacionales han recordado atodos los ciudadanos su responsabilidad conjunta de vivir su vida sin poner en peligro lasoportunidades de las generaciones futuras para vivir las suyas. Dichos organismos no dejan de
  3. 3. proponer directrices y de aprobar normas para alcanzar eseobjetivo.El “Informe Brundtland” inspiró las reuniones de la Conferencia de Naciones Unidas sobreMedio Ambiente y Desarrollo (UNCED), conocida como la Cumbre de laTierra, que se celebró enRío de Janeiro en 1992. Esta Conferencia estuvo encaminada aestablecer estrategias y medidaspara combatir la degradación ambiental en todos los países, dentro de un marco de desarrollosostenido respetuoso con el medio ambiente.Asimismo, en esta Conferencia, se redactó laAgenda 21, una declaración respecto a la agricultura y al desarrollo rural. En la Agenda 21, seexaminaba la capacidad de la Tierrapara satisfacer las demandas de una población en constantecrecimiento.Como se ha dicho, es en esta Cumbre donde se introduce el concepto dedesarrollo sostenibleque aglutina las esperanzas de conservación y protección del medio ambiente en el mundo. Suenunciado responde a la necesidad de compatibilizar el progresosocial, industrial y tecnológico,con el cuidado de la Naturaleza.Según esto, podemos afirmar que la conciencia medioambiental no aparecerepentinamente,sino que se ha ido gestando a lo largo de la Historia, especialmente a partir de la RevoluciónIndustrial del siglo XIX. Su principal objetivo es la protección yconservación del medio natural,ya sea a nivel nacional (ámbito local) o del conjunto del planeta (ámbito global).Paralelamente a todas estas iniciativas de ámbito mundial, los Organismos Regionales, ya casidesde sus inicios, han ido manifestando una profunda preocupaciónmedioambiental, graduadaa los problemas del entorno en sus respectivos continentes, con una alta densidad de población,extensos territorios inhabilitados y una ya larga historia deindustrialización. Así, por ejemplo, en1972 la Comisión Europea envió un Programa Comunitario de Protección al Consejo deMinistros, que lo aprobó en 1973. Más que unplan preventivo de daños al medio ambiente eraun diseño de acción frente a los problemas contaminantes más graves.Un Programa similar fue aprobado por la Organización de Estados Americanos en el año 1977.En él se profundizaban aspectos ya señalados por su contraparte europea y seestudiaban nuevasfacetas y problemáticas propias de la región.Todo este interés por el medio ambiente se debe aque la Sociedad ha tomadoconciencia de que el afán de alcanzar las más altas cotas dedesarrollo y calidad de vida llevó al crecimiento incontrolado en la época denominadadesarrollista, iniciada en el siglo pasado, pero que se ha prolongado hasta el actual. Esta tomade conciencia ecológica ha hecho ver que un mayor desarrollo no equivale necesariamente auna mejor calidad de vida,Sino que muchas veces, si no se planifica debidamente, puedesignificar su deterioro. Son evidentes, ciertas disfunciones que afectan al conjunto de laSociedad actual y permitenpreverunos efectos mucho más negativos e irreversibles para lasfuturas generaciones.Además, se ha tomado plena consideración del hecho de que cuando ladegradación ecológicasobrepasa unos ciertos límites, la restauración y regeneración resulta cada vez más difícil y aveces podrá ser imposible. Para evitar que estas graves alteracionespuedan llegar a serirreversibles, debe tenderse al llamado ecodesarrollo, entendiendo como tal un desarrollo
  4. 4. ambientalmente sano, que resulte viable desde el punto de vistaeconómico, sea socialmentejusto y que, por tanto, pueda mantenerse sin peligro de que cause efectos negativos a nuestroplaneta, de los que tengamos que lamentarnos la Sociedadactual o las futuras generaciones.OBJETIVOS:OBJETIVO GENERAL: Identificar las debilidades de las norma ambientales y promover que estassean afines con los procesos de reducción de armamentos, así como velar por ladisminución en los gastos militares, para aumentar la inversión mundial en desarrollo.Objetivo particular 1: Implementar medidas de carácter internacional, regional y nacional parala desmilitarización y el desarme en consonancia con las normas ambientales,nacionales, regionales e internacionales.Objetivo particular 2: Buscar alternativas que promuevan el desarme, ideando un nuevo usopara los materiales recuperados en el proceso, dicho uso debe ser de carácter sostenible.Objetivo particular 3: Fomentar los programas de desarrollo sostenible y desalentar losprogramas de militarización.Desarrollo:Desde su origen, en 1945, la Organización de la Naciones Unidas (ONU) ha tenido dentrode sus pilares de acción el mantenimiento de la seguridad internacional, la promoción de la]paz y el fomento al desarme y la desmilitarización. En ese mismo sentido se pronuncia la cartade las Naciones Unidas1, que en su artículo 26 se refiere explícitamente al“…establecimiento ymantenimiento de la paz y la seguridad internacionales con la menor desviación posible de losrecursos humanos y económicos del mundo hacia losarmamentos…”. Sin embargo, esimportante entender que las nuevas conceptualizaciones de seguridad que parten desde laprotección al individuo, y no desde de la salvaguarda a laterritorialidad, han modificado lasmetas, los objetivos y los mecanismos del desarme; promoviendo que se tomen en cuenta nosolo criterios militares, sino todos aquellos que seencamine al mantenimiento de la seguridadde las poblaciones (Serrano Martín de Vidales, 2002).Tomando en cuenta este nuevo paradigma de la protección basado en la seguridad humana,resulta importante, sino imprescindible, reconocer que las medidas y políticas dedesarme (sobretodo aquellas orientadas al desarme en materia nuclear) han llegado a repercutir de maneradirecta en la seguridad de individuos e incluso poblaciones enteras(Valle Fonrouge, 2003). Nosolo poniendo en peligro la vida aun cuando los individuos,sino también su estilo y calidad devida, vulnerando de esta manera la seguridad humana e incumpliendo con la responsabilidad deproteger de los estados (Institute for GlobalPolicy, 2008).Debido a lo anteriormente expuesto el entonces Departamento de Asuntos deDesarme (DAD)de la ONU (actualmente Oficina de Asuntos de Desarme de las NacionesUnidas (UNODA))advirtió en 2002, poco antes de la Cumbre de Johannesburgo (Cumbre Mundial sobre elDesarrollo Sostenible), que: “Los casi 900 mil millones de dólaresinvertidos cada año enarmamentismo socavan los recursos disponibles para el desarrollo y amenazan al ambiente… Elaumento en los gastos militares desvía importantes gastofinancieros, materiales y humanos
  5. 5. hacia sectores no productivos. Pero además esa tendencia a aumentar la inversión enarmamentos hasta niveles que no se veían desde la«Guerra Fría» también implica una amenazalatente para el ambiente, y para las perspectivas de desarrollo social y económico de lasnaciones” (Tierramérica, 2002).En ese sentido es que esta Comisión de Desarrollo Sostenible, en observancia desusobligaciones, facultades y limitantes tiene como responsabilidad plantearse la necesidad derespetar principios ambientales básicos durante los procesos de desarme, al mismo tiempo queproporciona información sobre los daños medio ambientales vinculados directamente aluso de armas.Como primer punto cabe señalar que la fabricación de cualquier tipo dearmamento, conlleva unproceso industrial que tiene un impacto sobre el medio ambiente. Es importante entender quelos efectos adversos, al medio ambiente y a los ecosistemas, delarmamentismo (al menos en loque se refiere a los procesos industriales de fabricación) van desde la básica fundición para elforjado de las partes de un revolver o una bala, hasta elsellado hermético por híper-enfriamiento de una ojiva nuclear.Habiendo tomado en cuenta todas estas consideraciones, como una suerte de introducción,debemos plantearnos seriamente la necesidad de tomar medidas que derivenen la aplicación denormas ambientales en materia de desarme. En ese sentido resulta toralanalizar lasimplicaciones ecológicas de los principales tipos de armamento, así como la formaecológicamente más viables para su constante disminución.Como primer punto analizaremos la industria de la fabricación de armas pequeñas y ligeras,cuya principal implicación en la degradación medio ambiental es la huella decarbono propia dela industria metalúrgica. La fundición de metales, cualquiera que sea el destino final del metalvaciado, requiere de la quema de combustibles fósiles para elfuncionamiento de las calderas defundición, lo que en si mismo porque genera un riesgo al medio ambiente debido a las altasemisiones de CO2. Valdría la pena, también, considerarla procedencia del metal utilizado en lafabricación de armas, puesto que el origen de los metales no siempre es claro y en muchasgenera la explotación de los obreros de las minasubicadas en los países en vías de desarrollo. Asímismo podemos analizar que los procesos de extracción de metales se encuentran vinculadoscon la emisión de importantes desechossólidos y gaseosos a las atmosfera, así como con ladegradación del suelo y la pérdida de los ecosistemas en los terrenos dedicados a la minería;amén del detrimento a la salud delos mineros y sus familias, que la actividad en sí mismaimplica.En seguida, podemos analizar el caso de las minas terrestres, que además de tener las mismasconsecuencias medio ambientales que la fabricación de armas pequeñas yligeras, al menos ensus componentes metálicos, también implica un daño constante a los ecosistemas circundantesa sus puntos de instalación, esto debido a la corrosión de losmetales que las constituyen y a ladegradación química de los combustibles que lasdetonan. Estos procesos influyen directamenteen la degradación, la lixiviación, la erosión y la desertificación de los suelos, bajo los cuales seencuentran instaladas. En el mismo ordende ideas, cabría mencionar que las minas terrestresson un factor importante, aunque estadísticamente menor, de pérdida de la biodiversidadanimal, tanto silvestre comodoméstica con fines ganaderos. Cabe mencionar que este tipo de
  6. 6. armas por tener la característica de efecto retardado siguen vulnerando el medio ambientemucho tiempodespués se su instalación.Mención especial merecen las armas de destrucción masiva, como las ojivas nucleares, las armasquímicas y las biológicas. Debido a que este tipo de armamento tiende a vulnerar eldesarrollo delas poblaciones en muchos más sentidos, desde el ecológico hasta eleconómico o el social. Lasarmas de destrucción en masa, su diseño y su fabricación, desvían grandes cantidades derecursos de los países, al mismo tiempo que afectan el medioambiente por la extracción demateriales radioactivos, el proceso y enriquecimiento de los mismos, los procesos de fundiciónsiderúrgica, el enfriamiento para el sellado hermético, lavulnerabilidad a la salud humana ymedio ambiental que promueven, así como el terror ypánico generalizado que causan en lapoblación humana mundial (Letterme & Shuabin, 2009).Sirvan las consideraciones anteriores como marco para el ejercicio del trabajo de los delegados.Si bien, podemos pensar que la comunidad internacional está frente a unnuevo y complejo reto,la verdad es que está frente a la problemática de haber eludido el reto desde hace al menos dosdécadas. Este problema ha sido planteado ya desde 1987 en laConferencia Internacional sobre laRelación entre Desarme y Desarrollo, De dicha conferencia podemos rescatar que “…Hoy en elmundo existen decenas de miles de esasarmas, que son decenas de veces más poderosas yprecisas…”2, que aquellas que destruyeron Hiroshima y Nagasaki. “…Hasta en el espacio seprograman bases deproyectiles nucleares. Nuevos sistemas de mortíferos y sofisticadosarmamentos surgen. Por primera vez en la historia el hombre habría creado la capacidad técnicapara su totalautodestrucción…”.Para poder entender la importancia de las declaraciones emitidas por quien ocupara lapresidencia, el señor Castro en 1987, es necesario comprender el factor multidimensionalde la llamada carrera armamentista. Al respecto podemos apuntas que, la carreradearmamentos internacional es un fenómeno, complejo y multidimensional que escapa a todaexplicación sencilla; se caracteriza, fundamentalmente, por la dinámica de lasmedidasrecíprocas y las medidas unilaterales que, toman los Estados para aumentar su poderíomilitar y competir entre sí. Además, es un fenómeno interactivo, de alcance mundial, en el quedesempeñan un papel central los principales estados militares y las diversas medidas yreacciones entre ellos; también tienen manifestaciones regionales y locales. El caráctermultidimensional de la carrera está dado porque contiene elementos políticos, económicos,tecnológicos y, lo más importante, de seguridad. Está estrechamente vinculada a los gastosmilitares, pues son una medida de cuánto de sus recursos dedica cada país a proteger suseguridad nacional (Mercado Jarrín, 1997). Debido a todo ello es que resulta sumamentecomplicado convencer a los gobiernos de reducir sus presupuestos militares generales y lospresupuestos militares específicos a armamentismo.La intensificación de los gastos militares puede medirse en cifras, en el simple hecho de quemientras en 1982 se mencionaba una cifra mundial de 550.000 a 600.000millones de dólarescomo nivel corriente del esfuerzo militar, la cifra para 1987 (año de la Conferencia Internacionalsobre la Relación entre Desarme y Desarrollo) era de 850.000 a870.000 millones de dólares. Parael 2003 el gasto militar mundial se estimaba en más de 900 mil millones de dólares y para elperiodo 2006 - 2008 se estimó 970 mil millones dedólares anuales, es decir, 80.833 millones de
  7. 7. dólares mensuales, 2.658 millones dedolares diarios, 111 millones de dólares por hora, un millón845 mil dólares por minuto y casi 31mil dólares por segundo.En otras comparaciones el presupuesto militar anual, correspondiente a 2008, equivale a 18veces lo que se destinó como ayuda oficial al desarrollo en ese mismo año yel presupuestomilitar diario alcanzaría para dar de comer, por un día, a todas las familias que viven ensituación de extrema pobreza alrededor del mundo (Gelman, 2009).Resulta primordial recordar que, a través del Plan de Acción de la Conferencia Internacionalsobre la Relación entre Desarme y Desarrollo, los Estados Miembros reafirmaron suscompromisos en las esferas del desarme y el desarrollo y reiteraron su decisión de adoptar,tanto individual como colectivamente, medidas apropiadas para aplicarcompromisos.Bajo las consideraciones expuestas en el Plan de Acción, antes mencionado, esnecesario que lospaíses tomen las medidas pertinentes para el correcto manejo de desechos militares,provenientes del desarme, al mismo tiempo que reorienten los recursos que antesestabandestinados al armamentismo, hacia el sector de desarrollo según sus compromisosinternacionales.Preguntas Guía. 1. ¿Cuál
es
la
inversión
promedio
de
su
país
en
las
siguientes
categorías:
industria
 militar,desarme
y
desarrollo
bélico?
 2. ¿Existe
una
legislación
dentro
de
su
país
frente
al
desarme?
 3. ¿Cuáles
son
las
principales
normas
ambientales
de
su
país?¿Toman
en
cuenta
el
 impacto
al
medio
ambiente?
 4. ¿Su
país
es
parte
del
Plan
de
Acción
de
la
Conferencia
Internacional
sobre
la
Rel ación
entre
Desarme
y
Desarrollo?
 5. ¿Su
país
ha
impuesto
alguna
reserva
a
dicho
Plan
de
Acción?
 6. ¿Cuál
es
el
manejo
que
es
u
país
se
le
da
a
la
confiscación
de
armas
pequeñas 
y
ligeras?
 7. ¿Qué
 propone
 su
 país
 para
 el
 desmantelamiento
 de
 minas
 terrestres
 sin
 afectar
 a
 los
ecosistemas?
 8. ¿Cuáles
son
las
propuestas
de
su
país
para
el
manejo
de
armas
de
destrucción
 masiva,en
consonancia
con
políticas
ambientales
sostenibles?Trabajos Citados
  8. 8. 1. Banco Mundial. (28 de julio de 2011). Banco Mundial, Indicadores del DesarrolloMundial. (G.Labs, Editor, G. Labs, Productor, & Google) Recuperado el 24 deagosto de 2011, de Google PublicDataExplorer:http://www.google.com/publicdata/overview?ds=d5bncppjof8f9_&ctype=l&strail=false&nselm=h&hl=es&dl=es2. Blench, R., & Marriage, Z. (1999). Drought and livestock in semi-arid Africa andsouthwestAsia. Portland House, Overseas Development Institute. London: StagPlace.Broocks, N. (2006).Climate change, drought and pastoralism in the Sahel . London:PSP London.3. Centro de Información de las Naciones Unidas. (Febrero de 2010). Centro deInformación delas Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana.(CINU, Editor, CINU, Productor,& CINU) Recuperado el 14 de agosto de 2011, deCINU: http://www.cinu.mx/temas/medio-ambiente/medio-ambiente-ydesarrollo-so/4. Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte América A.C. (25 deabril de 2009).Centro de Información y Comunicación Ambiental de Norte AméricaA.C. (C. A.C., Ed.)Recuperado el 14 de agosto de 2010, de CICEANAA.C.:http://www.ciceana.org.mx/recursos/Desarrollo%20sustentable.pdf5. Convención de Lucha contra la Desertificación. (6 de septiembre de 2007).6. Convención de Lucha contra la Desertificación. (UNCCD, Ed.) Recuperado el 28 deseptiembrede 2011, de UNCCD:http://www.unccd.int/cop/officialdocs/cop8/pdf/cst2add5spa.pdf7. Echeverría, R. (2003). Desarrollo Territorial Rural en América Latina y el Caribe:ManejoSostenible de Recursos Naturales, Acceso a Tierras y Finanzas Rurales.8. Instituto Politécnico Nacional, Escuela Superior de Economía. Distrito Federal:InstitutoPolitécnico Nacional.9. Eresue, M., & Herve, D. (2008). La diversidad y sus percepciones. Tesis,Universidad deGranada, Granada.Gelman, J. (abril de 2009). FIRGOA. Recuperado el 04 de noviembre de 2011,Universidad de Santiago Compostela: http://firgoa.usc.es/drupal/node/1009410. Hernán Gómez de Meteo, J. L. (2007). Seguridad y movimientos migratorios. En M.d. España,& M. d. Defensa (Ed.), Evolución geopolítica del Norte de África:implicaciones para España (págs.56-71). Madrid: Ministerio de Defensa.11. Holtz, U. (26 de mayo de 2003). Convención de las Naciones Unidas de Luchacontra la Desertificación. (UNCCD, Ed.) Recuperado el 14 de agosto de 2011, deUNCCD:http://www.unccd.int/parliament/data/bginfo/PDUNCCD(spa).pdf
  9. 9. 12. Institute for Global Policy. (2008). Dialogo sobre la responsabilidad de proteger:Perspectivas Latinoamericanas. Institute for Global Policy, Responsibility toProtect EngagingCivil Society. Buenos Aires: R2Pcs.13. Jagdish, K., & Vlek, P. (2000). Desertification - Concept, Causes andAmelioration. (M. Urris, Ed.) Development Policy, I (3), 16.Kapsbrak, B. (2005).14. El equilibrio entre población, agua, suelo y agricultura. EnB. J. Nebel, G. R. Hamslon, K.Strodivistiak, & R. Hamslon (Edits.)15. Cienciasambientales: ecología y desarrollo sostenible (S. Diego Santander, & J. J.BerumenOlivera, Trads., págs. 167-292). Distrito Federal: Mc Graw Hill.16. Letterme, F., & Shuabin, C. (2009). Course aux armements, la formule à successpour ne pas atteindre les Objectifs du Millénaire pour le développement. Paris:Coeur Peephole.17. Mckeown, R., Hopkins, C. A., Rizzi, R., & Chrystallbridge, M. (2002). Manual deEducaciónpara el Desarrollo Sostenible II. En M. A. Centro de Energía (Ed.),Conferencia para la Integración al Desarrollo. II, págs. 59-76. Knoxville:Universidad Tennessee.18. Mercado Jarrín, E. (1997). Armamentismo en América Latina y reducción de losgastos militares. (L. A. Mata Vidalez, R. B. Nuncio Olivares, A. V. CaltzonziMárquez, A. TorreCortés, C. Mújica Dorado, G. A. Dionicio Arce, y otros, Edits.)Nueva Sociedad, IV (59), 7-24.19. Organización de las Naciones Unidas. (s.f.). Naciones Unidas. (UN, Editor, UN,Productor, & UN) Recuperado el 14 de agosto de 2011, de UN:http://www.un.org/es/documents/charter/chapter1.shtm20. Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. (2011). Revertir ladesertificación en Ningxia, China. En PNUMA, Anuario PNUMA Temas Emergentesen Nuestro Medio Ambiente Global (págs. 17-18). Nueva York: PNUMA.21. Sagan, C. (25 de enero de 1881). Entrevista con Carl Sagan. (P. Plamskick,Entrevistador, D.Hüppric, Editor, & M. C. Sotelo Arfuste, Traductor) Toronto,Canadá: ULSTA.22. United Nations Platform for Space-based Information for Disaster ManagementandEmergency Response. (Abril de 2010). Recuperado el 29 de septiembre de 2011,de UN-SPIDER:http://www.unspider.org/sites/default/files/II%20ESCUELA%20DE%20PRIMAVERA-SEQUIAPROGRAMA%20ROSARIO.pdf
  10. 10. 23. Urquidi, V. (2002). El intercambio comercial y el desarrollo sustentable. En V.Urquidi, &COLMEX (Ed.), Cuadernillo de Trabajo del Centro de EstudiosDemográficos y DesarrolloUrbanodel Colegio de México: Los desafíos deldesarrollo sustentable en la región Latinoamericana (Vol. V, págs. 37-47). DistritoFederal:Colegio de México.24. Valle Fonrouge, M. F. (2003). Desarme nuclear: Regímenes internacional,latinoamericano y argentino de no proliferación. Instituto de las Naciones Unidaspara la Investigación sobre el Desarme. Ginebra: UNIDIR.

×