El menosprecio
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El menosprecio

on

  • 1,913 views

El caso de Esaú y su desprecio de la primogenitura

El caso de Esaú y su desprecio de la primogenitura

Statistics

Views

Total Views
1,913
Views on SlideShare
1,913
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
9
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El menosprecio El menosprecio Presentation Transcript

  • El Menosprecio
  • Entonces Jacob dio a Esaú pan y del guisado de las lentejas; y él comió y bebió, y se levantó y se fue. Así menospreció Esaú la primogenitura.Gn 25.34
  • Cuando vemos algo que deseamos, nuestro primer impulso es obtenerlo.
  • Por ejemplo, cuando el apetito sexual apremia
  • Esaú y Jacob v. 27-28
  • Diestro en la caza, hombre del campo
  • Varón quieto, que habitaba en tiendas
  • El apetito v.29-30
  • Buscando sustento
  • Hambre y muy cansado
  • Cambio su nombre
  • La primogenitura v. 31-34
  • Al primer hijo también se le llamaba el “que abre matriz”, dando a entender que se trataba del primer fruto o resultado de la gestión creadora de un hombre y una mujer. En términos religiosos, el primogénito pertenecía a Dios.
  • Heredero de todas las bendiciones materiales y espirituales
  • Insensibilidad Espiritual y Dejar que Domine la Carne sobre el Espíritu
  • Menospreciar, es decir, es mirar de menos, despreciar, es ver algo como vil, es considerar algo con poca estima o poco valor
  • Olvidar a Dios
  • No ver la autoridad divina
  • Seguir el camino del pecado
  • Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados;no sea que haya algún fornicario, o profano, como Esaú, que por una sola comida vendió su primogenitura. Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas. (Hebreos 12:15-17)