• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Babe in boyland(esp) jody gehrman   jody gehrman
 

Babe in boyland(esp) jody gehrman jody gehrman

on

  • 1,709 views

Chica q se hace pasar por chico para hacer una investigaciòn periodistica, para saber que piensan ellos...

Chica q se hace pasar por chico para hacer una investigaciòn periodistica, para saber que piensan ellos...

Statistics

Views

Total Views
1,709
Views on SlideShare
1,709
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Babe in boyland(esp) jody gehrman   jody gehrman Babe in boyland(esp) jody gehrman jody gehrman Document Transcript

    • Jody Gehrman Babe in Boyland 1 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Agradecimientos Agradecemos a todas aquellas personas las cuales con su interés, colaboración y apoyo incondicional se pudo sacar adelante este proyecto.Agradecemos también las lectoras y lectores, que con su entusiasmo nos danel ánimo necesario para seguir trabajando en nuevos libros, después de todo, esto es por ustedes.  Sheilita Belikov Moderadora  majo2340  Selene  Dani  Sera  PILARK Staff de Traducción  porcelaindreams  rihano  flochi  Mery St. Clair Staff de Corrección  moonrose  Responsable del tema:  Conitaa H  kathesweet Niii  Conitaa H  sary_meles  Sera  sooi.luuli  V!an  daianandrea  Emii_Gregori  elamela  Petty  ★MoNt$3★  Paovalera  ~NightW~  Paaau  Paovalera Recopilación  Alide  Niii  †DaRkGirl†  LizC Diseño  Abril  Paovalera 2 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland 3 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland ÍndiceSínopsis ................................................................................................................................. 5Capítulo 1 .............................................................................................................................. 6Capítulo 2 ............................................................................................................................ 13Capítulo 3 ............................................................................................................................ 20Capítulo 4 ............................................................................................................................ 31Capítulo 5 ............................................................................................................................ 39Capítulo 6 ............................................................................................................................ 47Capítulo 7 ............................................................................................................................ 54Capítulo 8 ............................................................................................................................ 62Capítulo 9 ............................................................................................................................ 68Capítulo 10 .......................................................................................................................... 81Capítulo 11 .......................................................................................................................... 89Capítulo 12 .......................................................................................................................... 99Capítulo 13 ........................................................................................................................ 107Capítulo 14 ........................................................................................................................ 114Capítulo 15 ........................................................................................................................ 121Capítulo 16 ........................................................................................................................ 129Capítulo 17 ........................................................................................................................ 137Capítulo 18 ........................................................................................................................ 144Capítulo 19 ........................................................................................................................ 150Capítulo 20 ........................................................................................................................ 155Capítulo 21 ........................................................................................................................ 162Capítulo 22 ........................................................................................................................ 173Capítulo 23 ........................................................................................................................ 183Jody Gehrman .................................................................................................................. 193 4 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Sinopsis Traducido por Mery St. Clair Corregido por NiiiC uando la estudiante de primer año Natalie —O Dra. Afrodita, como ella misma se llama cuando escribe en su columna de relaciones para el periódico escolar— es acusada de no saber nada sobre los chicos y dar malos consejos sobrerelaciones a las chicas, decide investigar lo que los chicos realmente piensan y quieren.Pero los chicos en su clase no le dan respuestas directas o serias. ¿La única solución?Disfrazarse como un chico y pasar una semana en la Academia Underwood, la escuelaprivada para varones en la ciudad. Allí, ella aprenderá mucho sobre los chicos y laschicas en maneras que nunca esperó... especialmente cuando se enamora de sucompañero de habitación de ensueño, Emilio. ¿Cómo puede mostrarle a él que le gustasin ser descubierta? 5 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 1 Traducido por Mery St. Clair Corregido por NiiiM i nombre es Natalie Rowan. Todo el mundo sabe eso. Únicamente unos pocos, sin embargo, saben que soy la malvada genio detrás de mi nombre de pluma, Dra. Afrodita. Esto puede parecer un título muy fuerte para una junior de diecisiete años, quien ni siquiera está segura de haber hechooficialmente a lo que mi mamá se refiere como “Caricias”. (Ew. Lo sé. Pero mi otraopción es “tercera base1” lo cual es de modo sospechoso de los años ochenta, ¿verdad?Vamos, inventores de eufemismos sexuales, ¡Hagan su trabajo!)Para ser honesta, me gusta tener una identidad secreta, aunque es un tipo de nombreinapropiado. Creo que todos deberíamos tener por lo menos una de nosotros mismosinventada; de hecho, el mundo sería mucho más interesante si todos nosotroscreáramos nuestras propias identidades cada vez que se nos dé la gana. De locontrario, tu simplemente estas caminando alrededor regurgitando lo que se espera, escomo, ¿Por qué molestarse? Actualmente ese plan me arruina mi vida, y empiezo denuevo cada siete años. De esa manera, nunca entro en la rutina. Leí en alguna parteque la mayoría de las células solo viven alrededor de siete años de todos modos, asíque en teoría, literalmente, eres una nueva persona; imagino que ese es el mejormomento para comenzar de nuevo.Creé a la Dra. Afrodita cuando comencé escribiendo en la columna de relaciones ennuestro periódico escolar, el año pasado. Sobre todo un trato de tipo Querida Abby,donde la gente escribe con preguntas sobre el amor o sexo o lo que sea y yo lesrespondo. Ocasionalmente sueno como una apasionada cuando alguien presenta unaobsesión igual que la mía, siempre puedo conseguir pasar mis censores semi-fascistas yorientación sobre relaciones, puedes verlo en mi columna. He tratado temas comoPromnesia (Cuando personas perfectamente sanas se olvidan de todo excepto elrociador para broncearse, vestidos strapless, y zapatos teñidos para que hagan juego),Brazilaphobia, (miedo excesivo a la depilación) y Relaciones Face (conectar con unapersona vía Facebook)Sólo para que lo sepas, ser la Dra. Afrodita no es siempre fácil. Tengo que guardar miclandestina vida de escritora con mucho cuidado, algunas veces me siento como un1 Tercera base: En una relación pasar a más que besos. 6 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandagente secreto. En cierto modo espero que escribir sobre el romance me pueda ayudara mejorar en mi propia vida, pero me asusta un poco que mis consejos no funcionen enlo más mínimo. Mientras que prescindo de sabios consejos a las masas sobre qué hacercon sus vidas para que sus vidas amorosas prosperen, la mía es prácticamenteinexistente. Esa es una de las razones de que nadie pueda conocer mi alias; ¿Quién vaa buscar asesoramiento de una experta en el amor que nunca ha estado enamorada? Apesar de que mi columna es súper popular, no es exactamente que ganara amigos yadmiradores. Únicamente mis dos amigas y mi editor saben quién soy detrás del humoy los espejos. Pensarías que por lo menos ellos me respetarían por mi masivoseguimiento, pero a veces sospecho que no toman muy en serio a la Dra. Afrodita.Lo cual es triste, de verdad. Porque, ¿qué es más serio que el amor? ***Mientras camino dentro de la habitación de Periodismo, puedo escuchar a miseditores, Rachel Webb y Chas Mariscal, riéndose. Están inclinados sobre la pantalladel computador, ávidamente leyendo algunas cosas en la página web de MountainView News. El sonido de mis pasos hace a Rachel girar. Por un segundo ella pareceatrapada, pero el impulso culpable pasa instantáneamente de su rostro. Sus ojos brillanmientras levanta hacia mí sus lentes, su nariz rosa de conejo se contrae con placer.—Mira esto —dice Chas, absolutamente excitado—. Algún chico realmente la llamóuna…Sin apartar sus ojos de los míos, Rachel deja escapar una tos poco amable.Chas se da la vuelta y, al verme, plasma una falsa sonrisa. —Hola, Natalie.Rachel dice: —¿Cómo está, Dra. Afrodita?—Excelente. —Mi voz sale en un tono alto y nervioso; mi mirada revolotea de Rachelhacia Chas y de regreso nuevamente—. ¿Qué pasa?—Tú última columna está teniendo un montón de atención. —Chas se reclina haciaatrás en su silla—. ¿Has visto la lista de comentarios?—No desde ayer en la noche. ¿Por qué? ¿Qué está pasando? —Mi lengua de pronto sesiente seca como un papel de lija.Él se pone de pie y señala su silla. —Vamos, adelante… revisa. No hemos tenidotantos comentarios desde que ese hacker posteó pornografía en nuestra página web. 7 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandDe mala gana, me siento. La página muestra mi columna, bordes afligidos concorazones y cupidos. Tuve la oportunidad de reemplazar el diseño meloso en nuestraversión impresa, pero de alguna manera se desliza de vez en cuando en internet.Escribo pensamientos reflexivos, en una columna de vanguardia acerca de citas en elnuevo milenio, no una tarjeta Hallmark. Como sea. Voy a mi columna, algo cómodacon su familiaridad. Querida Dra. Afrodita, ¡Ayuda! Realmente, realmente me gusta este chico y pienso que él gusta de mí, pero tiene miedo de hacer un movimiento. Soy muy popular (Lo siento, pero lo soy) y él es una especie de escalón más abajo, socialmente hablando (¡No me odien! ¡Sólo estoy siendo honesta!). Algunas veces lo he pillado mirándome, pero nunca dice nada porque es súper tímido. Unas pocas veces he intentado comenzar una conversación con él, pero no va a ninguna parte. Creo que está intimidado por mi status social. ¿Debo pedirle salir? Atentamente, Caliente por el chico de Arte. Querida, CPECDA (Caliente por el chico de Arte) Puedo ver tu dilema. Tú eres una hermosa, carismática, diosa fabulosa (no te conozco, pero estoy leyendo entre líneas) ¡El chico de arte esta obviamente intimidado! Tú eres como el sol y él tiene que entrecerrar sus ojos para mirarte hacia arriba, apenas es capaz de verte por tu resplandor cegador. ¿Deberías pedirle salir? ¡Por supuesto que debes! Apuesto que él está pensando en ti en este mismo segundo, tratando de encontrar el valor solo para decirte hola. ¡Saca al chico de su miseria! ¿Qué tienes que perder? Si él dice que sí, y puede superar su complejo de inferioridad, tú podrías hacer una gran pareja. Si él dice que no, ni siquiera vale el esfuerzo; Sólo demostraría que él es demasiado inseguro para manejar tu enorme poder y belleza.Escaneó la página y veo una serie de comentarios que han sido escritos, cincuenta ytres, para ser exactos. Mientras llevo mi mano hacia el mouse y lo deslizo hacia abajopara verlos, puedo sentir el sudor frío brotando a lo largo de la parte trasera de micuello. Chas murmura algo en voz baja y Rachel suprime una risa, lo cual lo convierteen un sonido de resoplido poco atractivo. Le lanzó a ella una mirada oscura; ella semuerde su labio.Publicado por: Shredder103He estado leyendo tu columna desde que comenzó el año pasado, y no dije nada, pero 8 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtengo que hablar porque está fuera de control. Cada semana chicas escriben solo parapedirte un consejo y todo lo que siempre les dices es lo que ellas quieren escuchar. ¡Notienes idea de cómo pensamos los chicos o como nos sentimos sobre cualquier cosa!Todo lo que deberías estar haciendo es ayudar a las chicas de esta escuela a perpetuarsus ilusiones sobre el mundo y como funciona. Ni una sola vez les has dicho algo útil,ni sano sobre el punto de vista de un chico. ¡Haznos un favor a todos y detente!Publicado por: BeerHogEstoy totalmente de acuerdo con Shredder. ¿Qué piensas que haces, Dr. Afrodita? Elmes pasado mi novia te escribió quejándose de que yo jugaba video juegos cuandodebería estar con ella, y ahora ella me molesta con a terapias de pareja. ¿Terapia depareja? ¿Qué mierda? ¡Tengo quince! Dame un respiro.Publicado por: Joey¡Seriamente, has arruinado nuestras vidas! Todas las chicas miran más alto alescucharte y todo lo que haces es llenar su cabeza con mierda, ¡échenla a la hogueraya!Publicado por: Duckmanrocks¿Puede alguien decir “Delirios de grandeza”? Eso es lo que ocurrió cuando tú perdisteel contacto con la realidad y comenzaste a creer en tu propia propaganda. Eso es loque sucede cuando las chicas te escuchan, Dra. Afrodita. Hay aproximadamentenovecientas chicas quienes vienen a esta escuela, y hasta donde yo puedo decir por lomenos ochocientas noventa y siete de ellas han sido envenenadas con tu columna. Mihermana siguió tu consejo y le dio a su novio un ultimátum: Él tenía que dejar de jugarTexax Holdem2 con sus amigos todos los jueves por la noche o ella lo terminaría.¿Sabes qué? Él no lo dejo.Así que ella lo terminó. Ahora es miserable, y su novio esta con otra chica, una de lastres que no han leído tu columna, aparentemente. ¿De verdad crees que ayudaste a mipobre hermana? Ella llora antes de dormir todas las noches. Tengo que usar taponespara los oídos. Muchas gracias.Publicado por: Moshi Moshi¡Sí, lo que él dijo!2 Texax Holdem: Juego de cartas. 9 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandPublicado por: Joey¿Lo ves, Afrodita? ¡Todos estamos de acuerdo! ¡Acabemos con ella!Publicado por: ZombieKing¿Qué hace la Dra. Afrodita para saber sobre el amor o el sexo? ¿Cuándo fue la últimavez que tuvo alguno?Y así sucesivamente. El abuso sigue y sigue. De vez en cuando alguien sale en defensa,siempre una chica que obviamente era una de mis fans. Me giro lejos de lacomputadora cuando no puedo aguantar más y cruzo mis brazos frente a mi pecho,forzándome a mí misma a mirar a Chas a los ojos.—Cualquier publicidad es buena publicidad, ¿verdad? Por lo menos ellos estánleyendo. Eso es realmente algo teniendo en cuenta cuan analfabetos son esos idiotas.—Me toma toda mi concentración mantener mi voz sin temblar. Un dolor detrás demis ojos me dice que mis lágrimas son inminentes, pero me rehúso a llorar. No aquí.No frente a esos dos, el equipo editorial del infierno. Voy a escribir un libro algún díallamado, La maldad viste para él-y-ella Chaquetas Gab. Todo el mundo sabe que deberíaestar en la línea para ser el próximo editor en jefe el siguiente año, pero Chas estaobviamente preparando a Rachel para posicionarle en el puesto. Juntos, son tancondescendientes haciéndome sentir como el equivalente literario de una goma demascar… económica, sacarina, y totalmente desechable.—Esa es una buena actitud. —Chas sonríe sin mostrar los dientes.—En realidad, esa es precisamente la actitud por la cual los lectores se sientenofendidos —dijo Rachel.—¿Qué se supone que significa eso? —gruño.—Eres arrogante, Natalie. Piensas que todas las chicas son superiores a los chicos oalgo así. Es sexismo inverso. —Ella corta su mirada hacia Chas—. ¿Has escuchado demisoginia3? ¡Esto es chicoginia!Gimo en respuesta. Ridículo.Chas levanta la mochila de su portátil por encima de su hombro. —Bueno, no voymolestarte, así que no te preocupes.—Vaya, gracias —¡Como si él incluso pudiera! No hay más que un patético grupo delectores del cual preocuparse, y ambos lo saben. La única razón por la que están3 Misognia: Odio o aversión hacia las mujeres. 10 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandregodeándose sobre todo este fiasco se debe a que están celosos de la popularidad demi columna.Chas empuja sus lentes sobre el puente de su nariz. —Supongo que nos veremos mástarde. Nos dirigimos hacia la biblioteca.—¿Sí? —Finjo interés, con ganas de cambiar de tema—. ¿En qué están trabajando?—Historia del Año, las entradas son de esta semana hasta el lunes. —El tono deRachel implica que sólo quien tenga serios problemas de drogas podría olvidar talfecha importante.—¿Qué es eso?Ella asiente hacia el tablón con anuncios. Está meticulosamente organizado, con unborde de papel amarillo corrugado y brillantes letras en la parte superior diciendoMOUNTAIN VIEW NEWS. Debajo de ese aviso está escrito, Por favor consulte con eleditor asistente Rachel Webb antes te publicar tu anuncio. Todo en eso es perfectamentecorrecto, como si ella hubiera tomado una regla y alineara los avisos antes de clavar lastachuelas de plata brillante en los bordes. Rachel señala el documento perfectamentepegado en el centro del tablero. La historia del Año Award, dice. Gana $1,000. Muestra tupotencial como un periodista de investigación cubriendo un problema social relevante para tugeneración. Fecha límite: Lunes, Septiembre 20, 5:00.—Oh, sí —dije—. Estaba pensando que debería escribir algo.Después de un momento de silencio, Chas y Rachel se echan a reír.—¿Qué es tan gracioso?—Tú apenas eres una periodista de investigación, Natalie. —Chas golpea mi brazoligeramente.—¿Y? Soy escritor. Sé cómo hacer una investigación.Rachel contiene su respiración y pone una cara seria. —Cuando ellos dicen “unproblema social relevante para tu generación” no están hablando sobre CPECDA y suenamorado Chico de Arte.Esto hace que comience a romperme. Frunzo el ceño.—¡Esto acaba de ocurrírseme! —dice Chas con su cursi voz de reportero—. CPECDAy Chico de Arte van al baile de primavera.Les ofrezco la más débil sonrisa. —¿Sobre qué escribirán ustedes?—El abuso de medicamentos recetados. —Chas asiente con la cabeza—. Es unaverdadera epidemia.—Los trastornos alimenticios —dice Rachel solemnemente—. Hablando de eso,¿alguna de tus amigas no es 11 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandbulímica? Necesito una buena fuente.—Lo siento —me encojó de hombros—. No conozco a nadie que disfrute de vomitar.—No vayas a ofenderte. Es común entre los actores de teatro, y sé que tú lo usas paraactuar.—Ninguna lo hace. —Lo que no es exactamente una mentira, ya que de todas lascosas que me han dicho en los últimos diez minutos, esta es la menos insultante.—Muy bien, nos vemos —dice Chas, dirigiéndose hacia la salida—. Ponte a trabajaren esa parte de CPECDA. Suena como una noticia de primera plana.Ellos todavía se están riendo mientras caminan hacia la puerta.Cuando ellos se han ido, regreso hacia el anuncio con brillantina y lo leo de nuevo.Trato de imaginar las expresiones de Chas y Rachel cuando se enteren que he ganado.Por una vez en sus vidas, ellos no parecerían petulantes. Ellos piensan que Dra.Afrodita es una gran broma, ¿eh? ¿Creen que no puede investigar? Están a punto dedarse cuenta de cuán seria la Dra. Afrodita puede ser. 12 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 2 Traducido por Conitaa H Corregido por NiiiM ientras me alejo del campus conduciendo, recibo un texto de Darcy que simplemente dice: Mi casa. Ahora. Rob es un imbécil. Entre la lectura de su texto y el pensar en ese maldito tablero de mensajes, estoy tan distraída quecasi subo a la acera, donde una sobresaltada rubia está paseando a su Pomerania.Fantástico... justo lo que necesito para completar mi día: homicidio vehicular másperrocidio de primer grado.En la casa de Darcy, estaciono al azar el Buick en el área general de la acera, abro lapuerta, y me precipito directamente a la habitación de Darcy, que tiene su propiaentrada. Sus paredes están completamente cubiertas con carteles de Jim Morrison. Ellatiene una cosa con él, no me preguntes por qué.Darcy es una nerd del drama, a lo grande. Hemos estado en obras de teatro juntasdesde que teníamos como siete. Hasta finales del primer año de secundaria, yo estabaen teatro también. Fue entonces cuando Summer Sheers se trasladó de LA y comenzóa robarme todos los papeles, al instante degradándome de estereotipo a suplente. Memolestó tanto que dejé las audiciones y comencé a verter mi energía creativa en unnuevo papel: La Dra. Afrodita. Ahora eso va cuesta abajo también. Genial. Tengodiecisiete años con dos carreras falladas ya.—¿Darcy?Ella aparece en la puerta de su dormitorio, sus ojos rojos de tanto llorar.—Él me dejó otra vez.—¡No!—¡Sí! —grita—. Se suponía que debía encontrarse conmigo después del quintoperíodo, pero nunca apareció. Le vi marcharse con Michiko Tanabe. ¡Bastardoestúpido!La tiro a mis brazos y ella da rienda suelta a un torrente de sollozos hiposos. 13 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Shh...—¡Vi a Michikoque usando una camiseta de Dave Matthews el otro día! ¿Tienesalguna idea de cuánto Rob odia a Dave Matthews?—Siéntate —le digo, tirando de ella hacia abajo en la pelotita de gran tamaño anuestros pies—. Cuéntame todo.—Así que ya sabes que ligamos el fin de semana pasado, ¿verdad?Asiento con la cabeza. Rob es el si-y-no jodido novio inquieto mini-rockero de Darcy.Él es como de tres pies con un pecho cóncavo. Sorprendentemente, a las chicas lesgusta. Está en una banda llamada PigHead. El ir a sus conciertos me da ganas deromper mis propios oídos con un picahielos.—Sé que esto suena estúpido después de todo lo que hemos pasado… —dice, sugarganta con una espesa flema por todo el llanto—, pero yo pensaba seriamente queestábamos en un nuevo nivel. Él me dijo... en realidad dijo...—Está bien, espera. —Escarbé a través de mi bolso y saqué un Kleenex.Ella se suena la nariz violentamente un par de veces, luego sigue.—Me dijo que podía imaginarnos en LA, juntos.Surco mi frente.—¿Qué, como ustedes viviendo allí juntos después de la secundaria, quieres decir?—Bueno —ella evade—, no especificó exactamente...Asiento con la cabeza, animándola.—Pero él planea mudarse allí después de la graduación, así que ¿a qué otra cosa podríareferirse, no? Parecía como... no un compromiso, con exactitud, pero un paso en esadirección.... —Ella se apaga.—Probablemente tienes razón —le digo, tratando de parecer positiva.De repente la puerta se abre y Chloe entra, el celular presionado a su oreja.—Está bien, ¿entonces, te veo mañana?... No puedo, el ensayo es a las seis... ¿qué tal alas cuatro?... Perfecto. ¡Chao! —Ella mete el teléfono en su bolso gigante, acontinuación, se desploma en el destartalado La-Z-Boy en la esquina—. Mi tono dellamada de emergencia de Darcy se arruinó. Infórmenme rápido, sin embargo, tengouna manicura y pedicura en veinte minutos.—Disculpe, Su Alteza —le regaño—. ¿Qué es más importante? ¿La salud emocionalde Darcy, o tus uñas?Chloe sostiene ambas manos, examinándolas. 14 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Puedo pensar eso un minuto?Las miro —mis dos mejores amigas—, y siento una punzada de afecto. Son tandiferentes, la una de la otra, tanto como dos personas pueden serlo en lo posible.Darcy es pequeña, curvilínea y con un piercing en la lengua, pelo de color rosa, y unmalvado sentido del humor. Ella es la chica con la que querrías estar si alguna vezquedas varado en alguna selva amazónica mortal, a pesar de su crisis actualrelacionada a Rob, es totalmente sensata y posee el ingenio de MacGyver en una crisis,siempre y cuando sea de otra persona. Chloe, por el contrario, tiene el pelo castañolargo, piel de oliva, todo de diseño, y un cuerpo para morirse.Su sentido del humor es un gusto adquirido, ya que es irónico y un poco sádico, perosu lealtad es profunda. Las tres hemos sido mejores amigas desde el segundo grado,cuando fuimos lanzadas juntas en El Mago de Oz. Darcy fue Glinda, Chloe fue la brujamala, y yo era Dorothy, eso dice mucho de nuestra dinámica.Chloe pone los ojos en blanco.—¡Estoy bromeando! La aflicción de Darcy es mucho más importante.—Gracias. —Me dirijo de nuevo a Darcy—. Ahora, ¿qué estabas diciendo...?—Aunque sería bueno si pudiéramos terminar con esto en quince minutos —Chloeañade, mirando su reloj.—Ignórala —gruñí—. Así que, lo de la semana pasada con Rob parecía prometedor,¿verdad?Darcy estornuda, enjugándose las lágrimas con el dorso de la mano.—¡Sí! Fuimos a su casa después del concierto, y él fue muy dulce y considerado…—¿Estaba drogado? —interrumpe Chloe.Darcy evita sus ojos.—Un poco.—¡Darcy! —Chloe se inclina hacia adelante, forzando a Darcy a mirarla—. ¿Cuántasveces vas a pasar por esto? ¡Él es todo un amor cuando está en lo alto, y luego el luneses un idiota! No puede basar una relación en su pipa.—¡No seas tan dura! —le digo a Chloe, envolviendo un brazo protector alrededor delhombro de Darcy.Chloe cruza sus brazos y me dice:—Adelante…—¿Qué? 15 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Aquí no es dónde tejes excusas elaboradas para él? —Chloe imita mi voz. —“¡Tiene miedo de la pasión que siente por ti, Darcy! Sólo puede amar abiertamentecuando está drogado, porque esa es la única vez que puede lidiar con tu podercautivador sobre él, bla, bla, bla.”Sólo la miro, sin palabras. Ella tiene razón. Yo digo ese tipo de cosas. Todo el tiempo.Es mi papel... el de optimista e inocente Dorothy. Les digo a mis amigas lo quequieren oír: que son increíbles, y el tipo que les gusta está sólo asustado de sussentimientos, y que sólo deben creer en sí mismas, aguantar, y no dejar que susinseguridades cierren el camino. Pienso en todos los comentarios en la columna demensajes de hoy.¿Quién te crees que eres, Dra. Afrodita?¿Puede alguien decir "delirios de grandeza"?¿Qué sabe la Dra. Afrodita sobre el amor o el sexo? ¿Cuándo fue la última vez que tuvo alguno?—¿Um… Natalie? —Darcy parece preocupada—. ¿Qué va mal?Abro la boca para hablar, pero no sale nada.¡¡¡Toda las niñas de la secundaria de Mountain View te escucha y todo lo que haces es llenar suscabezas con pura mierda!!!Ni una vez les has dicho algo útil o sensato desde el punto de vista de un chico.¡No tienes ni idea de cómo piensan o se sienten los chicos!—Oh Dios mío. —Parpadeo hacia Darcy y Chloe, sintiéndome aturdida—. Tienentoda la razón.—¿Quién tiene razón? —Chloe entrecierra los ojos en mí, confusa.—Todos esos chicos que quieren que me despidan. Soy un completo fraude.Darcy dispara un vistazo a Chloe.—¿Qué está diciendo?—No tengo idea. —Chloe chasquea los dedos en frente de mi cara—. ¿Natalie? ¿Estáscon nosotras? ¿Escuchas voces?Rápidamente les informo sobre el entero fiasco de la columna de mensajes. Hacenruidos simpáticos, aunque Chloe subrepticiamente mira su reloj.—Sólo están amenazados debido a que estás de nuestro lado —dice Darcy.—Tal vez ese es el problema. Les digo a las niñas lo que quieren oír, pero ¿eso 16 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandrealmente les ayuda? No tengo ni idea de cómo los chicos ven las cosas. —Me pongode pie y empiezo un vaivén—. Tu relación con Rob, por ejemplo. ¿Cuánto tiempo hasestado con él?—Juntos y separados alrededor de un año.—Y cuando te abandona por alguna otra chica, ¿qué pasa?Darcy se estremece ante mi franqueza fuera de carácter, a continuación luce dudosa.—¿Te llamo...?—¡Cierto! Nos llamas, y Chloe hace algún comentario sarcástico, por lo general por lafalta de higiene de Rob...—Porque en serio tiene que lavar su cabello por lo menos una vez por semana —diceChloe.—Y luego lanzo un análisis complejo de su modus operandi, siempre suponiendo quete adora (porque ¿quién no?) y te idolatra (ya que debería). —Dejo el vaivén y miro alos ojos de Darcy—. ¿Pero qué y si estoy equivocada? ¿Y si ni siquiera le gustas tanto?El labio inferior de Darcy tiembla un poco, pero sigo adelante.—Y todo este tiempo he estado alentándote a darle el beneficio de la duda, cuando enrealidad la situación no tiene esperanza, él no te respeta y no va a cambiar.Un silencio de asombro. Las dos me miran.—El punto es, ¿quién soy yo para dar consejos de amor? No he tenido un novio realen... nunca.Chloe levanta una ceja.—Ella parece estar teniendo lo que llaman una “epifanía”.—¿Realmente crees que no le gusto a Rob, o que no me respeta? —Darcy susurra.—¡No tengo la menor idea de lo que Rob siente! —Mi voz se eleva con mayorurgencia—. ¡Ese es el problema! Soy una terrible columnista de asesoramiento porquesólo entiendo la mitad de la ecuación... la parte de la chica. La otra mitad es uncompleto misterio.—Estoy confundida —dice Chloe—. ¿Esta es una crisis de identidad de Natalie, o unacrisis de amor de Darcy? Porque sólo tengo tiempo para una u otra.Me dejo caer junto a Darcy de nuevo en la pelotita.—Lo siento. Eso fue insensible. Estás triste por Rob y deberíamos, ya sabes, solocentrarnos en eso.Para mi sorpresa, Darcy ya no luce toda lacrimosa. —¿Sabes qué? Estoy harta de estar 17 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtriste por Rob.—Gracias a Dios —dice Chloe en voz baja.Darcy se sienta más recta.—Creo que tienes razón, Natalie. He hecho demasiado excusas por él, y estoy harta deesto.—Amén. —Chloe suspira.—¡Se suponía que debía ir a su concierto esta noche, pero que se pudra! Mis padresestán fuera de la ciudad todo el fin de semana. ¿Sabes lo que vamos a hacer? —Losojos de Darcy se iluminaron con picardía—. ¡Daremos una fiesta!—Ahora estás hablando —dice Chloe.Darcy salta y aplaude con sus manos.—Suenan las alarmas, chicas. ¡Estoy oficialmente soltera a partir de ahora, y me sientoun caso grave de repunte avanzando!Chloe saca su celular.—Bueno, que se pudra. Estoy cancelando mi cita. Si estás lanzando una fiestaespontánea de repunte, vas a necesitar mi ayuda.Las dos se lanzan en preparativos con entusiasmo grave, explotan la música,mensajean a todos quienes conocemos, cavan a través de la despensa en busca devasos de plástico. Trato de entrar en el espíritu de las cosas por amor a Darcy, peroestoy todavía aturdida por los acontecimientos del día.He sido imprudente e irresponsable, dando consejos cuando estoy completamentefuera de condición. ¡La Dra. Afrodita es una charlatana! Me siento desnuda yexpuesta.Todo el mundo puede ver lo tonta que era, que es una farsa, soy la última enentenderlo.—Natalie, ¿estás bien? —Darcy me nota mirando por la ventana y pone una mano enmi hombro, interrumpiendo el espiral de mi mórbida vergüenza.—Sí. Sólo tengo mucho en que pensar, supongo.—No seas demasiado dura contigo misma. —Ella entrecierra los ojos hacia mí,leyendo mi mente. Siempre ha sido capaz de hacer eso... ver a través de mi caparazón,a mi mundo interior desordenado—. La Dra. Afrodita patea traseros.—Podrías ser su única seguidora.—Tu consejo ya me ha ayudado. —Ella sostiene una copa helada—. Bueno, eso y los 18 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandbatidos de moca que Chloe ha hecho. Tienes que probar uno.—Bueno, bueno, doy a torcer mi brazo. —Le permito que me lleve a la cocina, dondeChloe está bailando, vertiendo café en la licuadora y comprobando sus mensajes, todoal mismo tiempo.Sí, puedo ser una columnista de consejos fracasada, una diosa del amor fracasada, unabroma periodística. Sin embargo, tengo un par de razones para vivir: Es viernes ytengo amigas blandientes de cafeína.No es mucho, pero es algo. 19 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 3 Traducido por rihano Corregido por PaovaleraC onsigo la idea para mi investigación en el cuarto de baño de los padres de Darcy. Tres de nosotras estamos ahí preparándonos para la fiesta. Darcy está aplicándose la sombra de ojo amarillo canario y Chloe está probando su nuevaplancha. Estoy sentada en el borde de la bañera pintando mis uñas de los pies de unbrillante rojo de manzana acaramelada. Chloe está hablando acerca de este chico queconoció hace poco tiempo, Josh.—Es magnífico —está diciendo ella—. Brillantes ojos azules, piel perfecta, grancuerpo. ¡Además de que huele tan limpio!Darcy se ríe. —Estás obsesionada con la higiene.—¿Y? Hay peores obsesiones. Empecé a llevar un desinfectante de manos, y no estoyusándolo en otros. ¡Las bacterias, microbios, fluidos corporales… asco! Es parecido aun desvío.La madre de Chloe es toxicóloga, creo que se puede haber ido un poco por el extremoenseñándole a su hija acerca de la importancia de la limpieza. Chloe, una vez rompiócon un chico porque fue a su casa después de hacer ejercicio. Dijo que el olor a sudorse quedó en sus cavidades nasales durante días.—Déjalo ya —le digo por enésima vez—, un poco de sucio es natural. No deberías sertan fóbica.—¡Tengo normas! ¿Qué puedo decir? —Ella saca su compacto para examinar cómo seve su cabello en la espalda—. Sólo quiero saber cómo se siente Josh realmente. Quierodecir, coquetea conmigo, pero ¿qué es lo que dice? No significa que realmente le guste.Los chicos son tan difíciles de leer.Darcy se burla. —Dímelo a mí. Yo pagaría mucho dinero sólo para saber lo que Robpiensa por unos cinco minutos.Dejo de pintar mis dedos de los pies y miro hacia arriba. —¡Eso es!Darcy se detuvo en la aplicación del maquillaje. —¿Qué? 20 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Esa es mi Historia del Año. Es perfecta.Chloe coge una botella de spray para el cabello y vierte un poco en su flequillo. —¿Elproceso de pensamiento de Rob es tu historia? Suena como un corto.—No, chicas, cómo piensan, lo que realmente quieren, toda la mierda que ellos hacenque no tiene sentido por fin descifrada y desmitificada. ¿Qué chica no quisiera leer eso?—Estoy tan emocionada que golpeo el esmalte de uñas y tengo que salir de esta justoantes de manchar la bañera—. Es socialmente relevante, ¿no? ¿No se han preocupadolas mujeres a través del tiempo por estas cosas?Darcy asiente con la cabeza, pensando en esto. —Esa es una buena idea.Me levantó buscando mi bolsa, agarro un cuaderno y un lápiz, y empiezo a garabatear.—Vamos a llamarlo “Guía de una chica sobre chicos: Sus principales secretosrevelados”—Oh, me gusta —dice Darcy—. ¡Muy pegadizo! Salvo que deberías poner un número.¿Ya sabes cómo Cosmo siempre hace eso “Las diez principales técnicas para mejoresorgasmos”, ese tipo de cosas?—¡Correcto! Bien pensado. “Sus siete principales secretos revelados”. ¿Qué tal eso?—No quiero ser la voz de la fatalidad —dice Chloe en un tono de voz de totalfatalidad— pero ¿qué te hace pensar que los chicos darán voluntariamente estainformación?—Voy a hacer entrevistas, ¡esta noche! Podemos imaginar lo que más queremos saber,y le preguntaré a cada chico en la fiesta hasta que consiga algunas respuestas honestas.—Está bien. —Chloe arrastra la palabra, toda dudosa y sarcástica—. Pero ¿por qué tedirían la verdad?—Porque soy encantadora. —Sonrío con mi sonrisa más amplia.—Mejor espera que nadie sospeche que eres la Dra. Afrodita, o realmente van acallarse. Que yo sepa, la mayoría de los chicos de nuestra escuela no estánterriblemente contentos de esa columna.—Sí, pero su queja principal es que no sé cómo piensan los chicos, ¿verdad? —Extiendo mis manos—. Aquí está su oportunidad de explicarse. ¡Soy toda oídos!Darcy se frota algo de gel en el cabello color rosa y llama mi atención en el espejo. —¡Creo que es una gran idea! No puedo esperar a escuchar lo que dicen.Chloe todavía no parece estar convencida. —Le he preguntado a un montón de chicospor qué hacen lo que hacen, y aún no he conseguido una respuesta directa.—Sí, pero no puedes estar saliendo con alguien y esperar que sea completamentehonesto —le digo—. Hay demasiado en juego. Por suerte, no estoy saliendo con nadie.A ninguno de estos chicos les 21 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandimporta lo que pienso.—A menos que vayas a transmitir la información a todas las niñas en la escuela —diceChloe.—Será anónimo. Soy una periodista, hay un estricto código de ética. —Pongo la tapa alesmalte de uñas, aunque sólo he pintado cuatro de mis dedos de los pies. Estoy muyentusiasmada con esta investigación para preocuparme por la preparación. Tengo mipluma sobre el papel, preparada para atacar—. Está bien, ¿qué más quieres saber?Darcy salta justo en el momento. —Cuando un chico dice que va a llamar y entoncessimplemente no lo hace, ¿qué es eso? Si no va a llamar, ¿por qué tiene que decir que lohará? ¿Y qué se supone que debemos hacer al respecto? ¿Fingir que no nos falló?¿Asumir que llamará cuando esté listo? ¿Qué?—¡Bien! —digo, escribiendo furiosamente—. Dime más.—Pregunta acerca de la cosa de cada ocho segundos —sugiere Chloe.La miro sin comprender. —¿Cada ocho segundos?—Supuestamente, los hombres piensan en sexo cada ocho segundos. Si eso es cierto,¿cómo pueden hablar con sus abuelas? ¡Qué asco!—Está bien —digo, sigo escribiendo—. Preguntaré.A las once, la casa de Darcy está llena y la música es tan fuerte que puedes sentir elzumbido en cada habitación. Hay un barril de cerveza en el piso, un grupo de chicas desegundo año del equipo de voleibol están haciendo disparos de gelatina en la cocina,un grupo de chicos de drama están jugando cerveza pong4 en el sótano y la sala deestar es sólo una enorme pista de baile. Darcy está un poco alegre y Chloe estátrabajando a su manera a través de su estándar de dos bebidas, sorbiendo muylentamente, más que eso la hace sentir fuera de control, lo cual no es algo que a Chloele guste. Yo soy la única entre nosotras que está completamente sobria, sin embargo.Necesito estar lúcida para mis entrevistas.He leído sobre las preguntas que se nos ocurrieron tantas veces, que prácticamente melas he memorizado. Creo que son pertinentes. Dios sabe que me gustaría que lasrespondieran, no sólo para mi artículo, sino para mis futuras relaciones con el sexoopuesto. Eso suponiendo, por supuesto, que alguna vez tenga relaciones, dada lademostración de hostilidad de los hombres mayores en el tablón de anuncios de hoy,mis posibilidades de encontrar un novio en esta ciudad han disminuido de escasas aminúsculas.1. Cuando dices que vas a llamar y no lo hace, ¿qué pasó?4 Cerveza pong: También conocido como Beirut, es un juego de beber en el que los jugadores lanzanuna bola de ping pong a través de una mesa con la intención de aterrizar la pelota en un vaso de cervezay agua en el otro extremo. El juego consiste típicamente de dos a cuatro jugadores y equipos de vasosmúltiples colocados, en forma de triángulo, en cada lado. 22 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland2. ¿Por qué eres tan diferente cuando tus amigos están alrededor? ¿Cuál es el verdaderotú?3. ¿Qué es lo que realmente buscas en una chica?4. ¿Es cierto que los hombres piensan en sexo cada ocho segundos, o es ese sólo unmito?5. ¿Cuál es la forma más segura de diferenciar entre un tipo que está siendo sincero yuno que solo busca anotar?6. ¿Qué puede hacer que pierdas el interés en una chica de la noche a la mañana?7. Si no hablas de tus sentimientos, ¿cómo se supone que sepamos lo que sientes?Me he estado evadiendo, te digo la verdad. La idea en realidad de acercarme a unchico y hacerle estas preguntas me hace sentir un poco mareada.Hace tres horas, cuando se me ocurrió la idea, me pareció tan sencillo. Solo enfrentar acualquiera y empezar a disparar. ¿Qué tan difícil puede ser de llevar a cabo algunasentrevistas? No soy precisamente tímida. Quiero decir, he estado haciendo teatro porsiempre. No puedes levantarte en el escenario si eres tímido o inhibido, por lo que estodebe ser fácil.En la sala de estar, subo sobre una otomana que ha estado metida en un rincón y miroalrededor. Una multitud enorme de gente bailando, los zapatos golpeando en los pisosde madera dura mientras el ritmo del bajo late, sacudiendo las impresionesenmarcadas en las paredes. Darcy está bailando con Kevin Snodgrass, que no esexactamente material para novio. Él es lo que llamaría Chloe un POKSI5. Él es el tipode hombre por el que las madres siempre quieren que tú caigas, con su fastidioso yperfectamente separado pelo rubio, las mejillas de querubín, y pantalones de algodóncon cinturón. Los Kevin Snodgrasses del mundo son siempre agradables, pero conectarcon él sería como conseguirlo con tu hermano pequeño, demasiado escalofriante.Esperemos, sin embargo, que bailar con él esté consiguiendo sacar a Rob de la mentede Darcy, quien tuvo el descaro de presentarse con Michiko quince minutos antes queChloe y yo dejáramos en claro que no eran bienvenidos. ¡Qué idiota!Bueno, así que ¿quién debería ser mi primer entrevistado? Nathan Rease está por elequipo de música, sosteniendo un vaso de plástico azul, haciendo esa cosa que hacenlos chicos de balancear un poco la cabeza cuando no pueden bailar. Está en mi clase dematemáticas, estudiamos juntos para una prueba una vez. Podría preguntarletotalmente. Por supuesto, tendremos que encontrar un lugar tranquilo, tal vez el cuartode Darcy. Pero entonces podría pensar que estoy acercándome a él. Cuandoestudiamos juntos, hubo un momento extraño cuando ambos buscamos su calculadoray nuestros dedos se tocaron y él balbuceó algo sobre ecuaciones diferenciales y tuve lafugaz impresión de que podría tener un pequeño interés en mí, sólo en ese momento,nunca antes o después, pero aun así. Podría ser raro.5 POKSI: Physically Okay but Socially Inept: Físicamente bien pero socialmente inepto. 23 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandExacto. Nathan no, obviamente.Bueno, ¿Qué acerca de Mick Matheson? Él nunca ha tenido un flechazo por mí, esdulce, inocente y... la personificación del tiempo de miseria. El chico podría poner unahorda de zombis rabiosos a dormir con su voz monótona y suave, e increíblementeobvias observaciones. Sí, eso serviría para alguna lectura brillante. No.¡Esto se está poniendo ridículo! Nunca tendré mi exposición para el próximo lunes sisigo aplazando esto. Las caras petulantes de Chas y Rachel saltaron en mi mente.Ellos piensan que son escritores serios, verdaderos periodistas con un futuro, mientrasque yo sólo soy una chica dulce agitando el cerebro para las masas poco sofisticados.¿Cómo puedo demostrarles que se equivocan a menos que escriba algo con verdaderaprofundidad y conocimiento? ¿Cómo puedo seguir escribiendo, incluso mi columna,sabiendo lo ignorante que soy sobre el funcionamiento interno de los chicos? ¡Tengopara seguir adelante y entrevistar a cualquiera, a alguien! ¿A quién le importa quién es?Aprieto los ojos cerrados, ondeo mi dedo, y apunto al azar. Cuando abro los ojos otravez, estoy mirando a la derecha hacia Tony Brown.Y él me estaba mirando.—¿Qué pasa, Natalie? —Tony es un surfista con el pelo tupido, despeinado y unasonrisa juvenil.—Hola. —Es hora de dar el paso—. Tony, ¿puedo hacerte algunas preguntas?Se inclina más cerca. —¿Eh? La música está demasiado fuerte.—Sí. ¿Quieres salir? —Definitivamente no voy a ir a la habitación de Darcy con TonyBrown. Se tendrá que hacer afuera.Tony menea las cejas y me sigue por las puertas corredizas de vidrio al patio. Estáfragante afuera, el calor septiembre persistiendo como siempre lo hace para lasprimeras semanas del semestre de otoño. Lo llevo a la esquina más lejana del barril,donde un par de sillas de playa están colocadas cerca de la barandilla. Cepillo las hojasde una y me siento. Tony tira de la otra silla lo más cerca que puede a la mía y cae enella, con las rodillas extendidas, con una sonrisa.—Te ves bien esta noche. Eso… ¿cómo lo llamas? —Él gesticula vagamente hacia micuello.—Um... ¿Una blusa amarrada al cuello?—¡Una blusa amarrada al cuello! —Puedo decir que él ha tomado un par decervezas—. Se ve bien en ti.—Oh, gracias. —Me alegro de que sea lo suficientemente oscuro aquí para hacer mirubor menos evidente—. Así que, ¿estoy trabajando en este artículo? Se trata de, eh,¿chicos? —Puedo oírme hacer esa molesta cosa de jerga, convirtiendo las indicaciones 24 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanden preguntas. Me aclaro la garganta.—¿Sí? —Su sonrisa se ve forzada ahora—. ¿Qué pasa con los chicos?—Estoy tratando de entender cómo piensan y, ya sabes, por qué hacen lo que hacen.—Saco mi grabadora digital—. ¿Está bien si te entrevisto?Le lanza a la grabadora una mirada sospechosa. —Supongo.—¡Genial! —Pesco mi cuaderno y un bolígrafo de mi bolso, pulso GRABAR, y lesonrío con amistoso interés—. Bueno, primera pregunta: Cuando dices que vas allamar y no lo haces, ¿qué pasó?Él me mira de reojo, confundido. —Nunca te dije que llamaría.—No, tú y yo, en general, por ejemplo, si fueras a decirle a una chica que la llamarás,y en realidad no la llamas, ¿cuál podría ser la razón para…?—¿Jen te puso a hacer esto?Ahora es mi turno de verme confusa. —¿Jen?—Yo no le prometí llamarla. El hecho de que pidas el número de alguien, no es comoque estás comprometido o algo. —Toma un trago de su cerveza y registra la multitudalrededor del barril.—¡Yo no te estoy acusando de nada! Se trata de un hipotético…—Ella se está viendo con Randy ahora de todos modos, así que ¿por qué habría deimportar?Yo aprieto mis labios, aguantando mi frustración. Esto no va bien. Es evidente queestá a la defensiva. ¿Tal vez las preguntas son demasiado acusatorias? Pero no puedohacer nada si las cosas que queremos saber son sobre todo acerca de sus hábitosenloquecedores. Trataré un ángulo diferente, ¿cuál es la pregunta menos negativo?Algo neutral.—Olvida eso. Fue una estupidez. —Vislumbro lo que espero sea una sonrisa seductoray me inclino hacia adelante—. ¿Qué es lo que realmente buscas en una chica?Sus ojos se mueven hacia mi escote, el cual es bastante mínimo, aunque la blusa quellevo lo hace más de lo que tengo. —Uh, ¿lo que busco?—Sí. Honestamente. ¿Qué encuentras más atractivo?La ridícula y ligeramente vibrante sonrisa que usó antes vuelve. Mira mi pelo. —Megustan las morenas. Mucho. Tienes un cabello genial. Es tan largo y… brillante.—Gracias. ¿Qué más?Él traga. —Me gusta una chica con piernas largas. Como las tuyas. ¿Has pensado 25 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandalguna vez acerca de modelar? Puedes hacer dinero en serio…—¿Qué pasa con… tú sabes… otras cualidades? Como la personalidad-inteligencia.Frunce el ceño en concentración. —Bueno, yo no te conozco muy bien, pero parecesrealmente agradable.—¡Tony! —Grito de frustración—. No se trata de tú y yo o de ti y Jen, ¿de acuerdo?¡Es la investigación! ¿No puedes solo contestarme honestamente?Parece herido por un momento, entonces repentinamente abre más sus ojos. —Ah, yaveo a dónde vas con esto...—¿Sí? ¿Así que vas a ser directo conmigo? ¿Sin mentiras?—Sin mentiras.Reviso mi lista de preguntas y dejo escapar la primera que me llama la atención. —¿Esverdad que los hombres piensan en sexo cada ocho segundos?Él pone una mano en mi rodilla. —Alrededor de ti, más como cada segundo.—Esto no está funcionando —digo, sacando su mano de mi pierna.—Natalie, eres linda. Me gustas. ¿Qué más necesitamos? Toda esta cosa de laentrevista es sólo para ponerse en el camino. ¿Por qué lo repasas? —Él se inclina haciaadelante, sus labios moviéndose para matar.Salto sobre mis pies. —¡Olvídalo! —Meto la grabadora, el cuaderno y bolígrafo en mibolso—. Olvida que siquiera pregunté.Empujo a través de la multitud que rodea el barril y me encaminé al cuarto de baño.Realmente no tengo que orinar, pero necesito un momento para reorganizar despuésde mi primer desastroso intento de una entrevista seria. Cierro la puerta detrás de mí yestudio mi rostro en el espejo. ¿Hay algo en mí que está enviando señales equivocadas?Tal vez no debería haber usado esta blusa.Voy a la habitación de Darcy y encuentro una chaqueta de punto gris claro para ponersobre mi camiseta sin mangas. Entonces trato con un par de gafas de lectura que élmantiene junto a la cama. Compruebo el efecto en el espejo. Las gafas me hacenmarearme si miro a través de los lentes, pero si me asomo por encima de los marcosestoy bien. Un poco menos tonta de una fiesta de cerveza y un poco más unaperiodista seria. ¿Por qué no? Mi primera técnica explotó miserablemente, por lo queesta vez voy a ser todo negocios.Mientras estoy haciendo mi camino a través del ensombrecido patio hacia la casa, veoa Kevin Snodgrass portando una bolsa de basura afuera. La tira en el cubo grande decolor gris, luego lo mira apesadumbrado.—¿Qué tiene de malo? —Mi pregunta lo hace saltar—. Lo siento, no quisesobresaltarte. ¿Qué estás 26 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandmirando?—Oh, nada. Sólo que sé que probablemente hay un montón de materiales reciclablesahí. Debería haberla ordenado primero.No sé si reír o abrazar al pobre chico, él es tan serio y sincero. ¿Es por eso que tambiénes tan poco atractivo, o es el pantalón de algodón con cinturón? Tal vez deberíaentrevistar a Kevin. Bueno, él no está exactamente en la lista de los más deseados en lasecundaria Mountain View, pero si alguien va a parar los juegos y darme una respuestadirecta a mí, ese es él. Puedo comenzar con el corazón puro y poco sofisticado Kevin,y trabajar mi camino hasta los jugadores más sexy una vez que haya conseguido misporciones de información, ¿verdad?—Kevin, ¿te importaría si te hago algunas preguntas?Empuja sus gafas en el puente de la nariz y parpadea hacia mí solemnemente. —¿Sobre qué?—Bueno, estoy trabajando en un artículo sobre la forma en que los chicos piensan.¿Me ayudarías con una entrevista? —Me concentro en mantener mi tono totalmenteplano, sin coqueteos, nada de nada, sólo lo-que-ves-es-lo-que-hay.—¿Es para una clase?—Periodismo. Ya sabes, para el periódico de la escuela.Él niega con la cabeza. —Lo siento, Natalie, me gustaría ayudarle, pero no creo quepueda.—¿Por qué no?—Si me citas como un experto o algo así, Brent y los chicos pueden molestarme,incluso más de lo que ellos lo hacen ahora.“Brent y los chicos" se traduce como deportistas. El tipo de chicos que están siempreempeñados en depositar a los Kevin Snodgrasses del mundo en los botes de basura.—Sería anónimo —le aseguro—. Respetaría totalmente tu necesidad de privacidad.—Sin embargo, podrían averiguarlo. —Él ya se está alejando de mí—. Lo siento.—Espera, ¿no puedes sólo…? —Pero es demasiado tarde. Él ya se ha metido dentro.¡Aaaaahhhh! ¿Qué se supone que haga? Mis fuentes potenciales o me temen o lesgusto. ¡Todos esos tipos que publican las denuncias acerca de mi ignorancia deberíanatestiguar esto! Aquí estoy, reventando mi culo para obtener una pequeña miserablevisión, y uno pensaría que estoy tras información clasificada o algo así. Quiero decirrealmente, ¿qué demonios? ¿Es ser un chico tan fascinante y controvertido que tienenque proteger sus secretos comerciales a cualquier precio?Oigo el pomo de la puerta trasera tintinear antes de que se abra con una fuerza 27 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandextrema. Chuck Hughes tropieza, eructando con tanta fuerza que suena doloroso. Elzigzaguea vacilante por la hierba, obviamente en vano. Chuck Hughes es siempre elhombre súper-papelera-vomitadora en todos los partidos. Desde la secundaria, en queterminó en los arbustos de una persona antes de la medianoche. Nadie lo invita, perotiene poderes biónicos con sensores de fiesta; puede olfatear un barril de cerveza desdeun centenar de kilómetros de distancia.Bueno, realmente no tengo ganas de hablar con Chuck Hughes, sobre todo por elfactor potencial de vomitar, pero viéndolo vacilar en su camino a través del patio meda una idea. Tony no sería sincero conmigo porque tenía sexo en el cerebro, y Kevinno quería hablar porque no quería ser un soplón. Tal vez mi mejor oportunidad deconseguir honestidad es con alguien demasiado ebrio para hacer teatro o para temer lasconsecuencias. In vino veritas6, ¿verdad?Así que tal vez en Budweiser hay un poco de verdad también.—Oye, Chuck —llamo—. Ven aquí un segundo, ¿quieres?Detiene su vals serpenteante por el césped y mira a su alrededor, confundido. —¿Ah?Me acerco a él, deseosa de acabar con esto. Si espero a que sus células cerebralesdañadas me busquen y manden la orden a sus piernas para llevarlo en mi dirección,esto podría tardar horas.—¿Qué pasa? —Me voy por el papel de amiga casual esta vez.—Natalie —dice—, tropezando con las sílabas—. ¿Cómo estás?—Nada mal. Escucha, quiero preguntarte algo, ¿de acuerdo?Él hace una pistola con los dedos. —Dispara.—¿Cuál es la forma más segura de saber la diferencia entre un tipo que está siendosincero y uno que solo busca anotar?Él se balancea inestablemente durante un largo rato, el rostro en blanco.Espero tanto como puedo soportar esperar. —¿Chuck? ¿Me oíste?—Lo siento, ¿Cuál es la pregunta?Me repito, enunciando tan claramente que me siento como un maestro de ISL7. Unavez más, sólo se queda allí, viéndose como un oso aturdido en la luz de la luna. Porúltimo, se frota la cara. —Sí. Muy bien. Vamos a pretender que esto nunca sucedió.—Espera, ¿qué? Es una pregunta. ¿No puedes contestarla? —Mi tono ha ido de amigacon esforzada paciencia a totalmente irritada.6 In vino veritas: En el vino hay verdad.7 ISL: Inglés como segunda lengua. 28 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandSeñala con el dedo acusador en dirección a mí y resopla: —¡Estás tratando deaprovecharte de mí! ¡Sólo porque estoy perdido no significa que soy estúpido!Lanzo mis manos arriba. —¡Lo que sea!Me devuelvo hacia la casa, buscando a través de una habitación llena de gente tras otrapor Darcy o Chloe. Necesito una prueba de realidad aquí. ¿Qué diablos estoy haciendomal? ¿Qué tienen estos chicos tanto miedo de revelar? Ahí es cuando siento una manofría sobre mi brazo.—¡Natalie! Eres tú. No te reconocí al principio con esas gafas.Me volteo para ver a Summer Sheers y rápidamente me quito los lentes prestados. Estáusando una blusa de tirantes de color rosa, una falda corta, y sus zapatos de firma:unas botas de tacón alto marrón pálido de Dolce & Gabbana. Sus montículos decabello rubio brillante tienen el propósito de verse batidos por el viento y despeinados,pero obviamente han sido cuidadosamente dispuestos sobre sus bronceados yluminosos hombros. Sus labios están tan cubiertos de brillo de labios que parece queacaba de despachar una bañera entera de pollo frito.—Hola, Summer.Ella sonríe con una sonrisa inocente, simpática. —No sabía que tenías problemas devisión. Eso debe ser un lastre.Me encojo de hombros. —Estaba simplemente probándolos. ¿Cómo va la obra?Summer está en La Importancia de Ser Entusiasta en la escuela preparatoria de chicos alas afueras de la ciudad, la Academia Underwood. Toneladas de chicas de nuestraescuela audicionaron para sólo tres papeles; Darcy, Chloe, y Summer consiguieronentrar. Es una oportunidad muy rara encontrar chicos de Underwood, quienes serumorea son más lindos, más inteligentes, y de manera más caballerosa que losperdedores de nuestra escuela. Yo ni siquiera probé. Hicimos la misma obra el añopasado en nuestra escuela secundaria, y me quedé atrapada como suplente deSummer. A pesar de aprender cada línea y orar con fervor para que tuviera un malcaso de disentería, nunca llegué a presentarme. Fue entonces cuando decidí dejar decentrarme en el teatro y empezar a verter más energía en mi escritura.—¡Oh, es genial! —Suelta—. Estoy aprendiendo mucho. Es increíble cuánto más enprofundidad se puede ir cuando haces el mismo papel por segunda vez. ¡Además loschicos de Underwood son tan calientes! ¿Por qué no audicionaste? Ya te sabes todaslas líneas.Me revolvió el estómago. —Sabía que lo conseguirías.Ella golpea mi hombro juguetonamente. —¡No-o!—Obviamente. Eres grande en ese papel.Desprecio a los rituales de falsa amistad de Summer y yo representamos cada vez que 29 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandnos encontramos. Desearía solo que pudiéramos sacarnos los ojos la una a la otra yterminarlo un día, en su lugar ponemos enormes y radiantes sonrisas y arrojamoscumplidos hasta que mis dientes duelen de toda la dulzura de sacarina.—Oh, creo que lo harías muy bien —dice—. Tenemos que ayudarte a volver alescenario. He oído que estaremos haciendo Sueños de una Noche de Verano enprimavera. ¿No sería divertido? Serías una increíble Titania.Traducción: No tienes ninguna oportunidad.—Veremos… —Espero que mi sonrisa enigmática enmascare mis impulsos asesinos—.Oh, mejor te pones en fila para ese barril. Parece que se está acabando.Ella gira hacia la multitud del barril y yo hago mi escape.Esta fiesta se está convirtiendo en la cereza incrustada en la cagada en la parte superiorde mi mierda batida de un día. 30 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 4 Traducción SOS por *Nightwalker2711* Y Paovalera Corregido por V!an*—¡P or favor! —dice Darcy bateando las cucharas en el molde para gofres y riendo—. No pudo haber sido tan malo. —Oh, ¡fue peor! —Acababa de recapitular mi desastrosa incursión en elperiodismo de investigación—. Toda la noche fue in fracaso total. Ya sea que ellos medijeran lo que creían que yo quería oír, o lo sospecharon y callaron. Nadie dijo nadaque valiera la pena escribir.Era casi las dos de la tarde del sábado, y por fin habíamos terminado de limpiar la casade Darcy, borrando todos los signos de la fiesta para que sus padres no enloquecierancuando llegaran a casa el domingo siguiente. Ahora, finalmente vamos a desayunar.Me encargo de lavar y cortar las fresas, mientras que Darcy hace gofres y Chloeelabora otra olla de Café Sumatra.—Dime loca —dice Chloe—. Pero tal vez un kegger no es el ambiente más científicopara una investigación.Trato de alejar la ola de preocupación. —Si no se sienten cómodos diciéndome laverdad después de un par de cervezas, seguro como el infierno que no se abrirán connada más. No creo que el ambiente fuera le problema.—Entonces tal vez sea tu técnica. —Chloe siempre tan dispuesta ofrecer un poco debrutal honestidad.—Tal vez, pero lo dudo. Intenté todo tipo de enfoques: sexy, amistoso, intimidantenada funcionó. Empiezo a pensar que hay un campo de fuerza invisible que previenela comunicación honesta entre los cromosomas X e Y. —La olla de waffle empieza apitar mientras Darcy la abre, separa el waffle, y lo deposita en el plato—. Chloe, tomaeste. Si te pones demasiada hambrienta, serás una perra malvada.—¿No quieres decir “más perra”?Chloe me lanza una mirada malvada y le quita el plato a Darcy. Empieza a remojar lasfresas con el jarabe, se vierte más café, salta sobre el mostrador a mi lado, tratando dellamar la atención. La miro, envidiosa, respirando el olor sublime. 31 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Oh, y para empeorar las cosas, tuve una agradable conversación don Summer. —Trato de igualar mi voz a la de ella—. “¡Es tan emocionante interpretar a Cecily una vezmás! Es simplemente grandioso lo que puedes aprender cuando interpretas al mismopersonaje dos veces”. Yo estaba como discúlpenme, acabo de vomitar en mi boca.Chloe traga con dificultad y me mira furiosa. —¡Hola! Algunas de nostras estamoscomiendo.—Ojala estuvieras en el show con nosotras en lugar de ella —dice Darcy—. Deberíashaber audicionado. Totalmente hubieras quedado seleccionada.—No lo hizo la última vez —dice Chloe.—¡Gracias! —Le doy un golpe con el hombro.Chloe levanta una mano. —¡No me dejaste terminar! Iba a decir que no lo lograste laúltima vez porque dejaste que la Barbie Malybu te enloqueciera. Ella no es ni la mitadde actriz de lo que tú eres, y lo sabes.—Estar en un show en Underwood es muy divertido, Natalie. — El tono de Darcy essincero, no lo dice vacilando, simplemente lo dice—. El campus es hermoso y su teatroes tan grande. Los chicos son buenos actores también.—Es verdad. Además son mucho más higiénicos. —Chloe lame el jarabe de sus labios.—Te desafío a encontrar a alguien la mitad de perfecto para mí que Josh. Es tanbrillante.—Y limpio. —Le recuerdo.Darcy se ríe.—Él es casi tan Analista como ella.—¿Qué les pasa chicas? —regaña—. Primero “vomitar”, ahora “anal”. Saben losensible que son mis reflejos de nauseas.Chloe tiene un estómago increíblemente débil. En sexto grado, cuando tuvimos unacharla superficial sobre la menstruación de la señora O’Malley, Chloe vomitó.Ha habido un sinnúmero de otros incidentes en los últimos años. Casi cualquiermención de fluidos corporales o el proceso digestivo la deja fuera de combate.—Tal vez podrías ir a los ensayos con nosotras alguna vez al menos —sugiere Darcy—. Sé que te encantará el campus. Y los chicos. ¿Estás lista para tu waffle?Simplemente me siento ahí, guiñándole el ojo. Se me está ocurriendo una idea. Unagrandiosa y maravillosa idea.—¿Natalie? —pregunta Darcy—. ¿Estás bien?—¿Por qué no se me ocurrió antes? —Salto de mi asiento y hago un baile improvisadode Snoopy—. Oh Dios, es brillante. ¡Es perfecto! 32 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Qué? —preguntan al unísono.—¡Underwood! ¡Conseguiré mi historia en Underwood!Darcy inclina la cabeza hacia los lados. —¿Entrevistarás a los chicos de ahí?—¿Por qué te dirían algo más que aquellos con los que hablaste anoche? — preguntaChloe.—Porque no los entrevistaré como una chica. —Disminuyo el tono de voz a unsusurro dramático y me inclino hacia ellas—. Iré de incógnita… ¡como un chico!Espero a que lo analicen. Mientras lo hacen, sus ojos se iluminan y las tres empezamosa cacarear como las brujas locas de Macbeth, la segunda taza de Sumatra y mi brillanteidea acechando nuestros sistemas simultáneamente.—¡Es tan Shakespeare! —llora Darcy, aplaudiendo—. Como cuando interpretaste aPortia en El Mercader de Venecia, ¿recuerdas?—Espera, ¿no estás considerando en verdad…? —Chloe se apaga.—Puedo lograrlo, ¿verdad? —Miro hacia mi pecho. Estoy usando una camiseta, notengo sujetador, y no tengo casi nada ahí sobre lo que escribir a casa—. No es como simis grandes pechos se fueran a interponer en el camino.—¡Es tan James Bond! —Darcy baila alrededor como una niña pequeña—.¡Encubierta! ¡Agentes Secretos! Podemos tener nombres clave y comunicarnos víaWalkie-talkie.—Los teléfonos celulares pueden ser menos visibles, 007. —Chloe pone los ojos enblanco, recuperándose por fin su entusiasmo y regresando a su estado natural deescepticismo de perra—. Sin embargo, esperen ¿Cómo vas a entrar? Incluso si creenque eres un chico no es como si simplemente pudieras inscribirte. Tienes quepresentarte, ¿o no?Eso nos detiene por un momento.—Tengo una idea —dice Darcy—. Esto probablemente sea poco ético, pero mi primoGranger es en serio un hacker certificado. Apuesto a que podría entrar en su sistema.—¿Tendríamos que pagarle? —pregunto.Ella se burla. —Es todo lo que hace. Vive para eso. ¡Tiene doce y tiene acceso a losarchivos del FBI! Veré si puede arreglarlo para que piensen que eres un nuevoestudiante.—Tendríamos que hacerlo rápido —digo—. El plazo final se acerca.Ella saca su celular de su bolsillo. —Estoy en eso.—Así que, ¿de verdad vamos a 33 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandhacer esto? —Mi voz raya de entusiasmo.—Esperen, esperen. —Chloe levanta una mano—. ¿Cómo faltaran a la escuela sin quenadie lo note?—No me alejare por mucho tiempo. Una semana a lo mucho.—¿Y qué pasa con tu mamá? Todos en Underwood viven ahí, sabes. No puedesimplemente llegar a casa en la noche. ¿No se preocupará tu mamá si desapareces díatras día?—Ella puede decir que se estas quedando conmigo —dice Darcy—. La cubriré.—¿Y la tarea? —pregunta Chloe.—Ustedes me pueden conseguir las tareas y yo las haré más adelante. —Chloe fruncelos labios, considerando. Choco mi cadera con la de ella de forma juguetona.—¡Vamos! Sabes que te encanta. Si todo sale bien seremos leyendas.—Hmmm… No lo sé.—¿Dónde está tu espíritu de aventura? —pregunto—. Es una loca aventura llena deintriga y peligro. ¿Qué tiene de malo?—Ummm… ¿el hecho de que es completamente equivocado y demente?—¡Exacto! Eso es lo maravilloso de esto. Entonces, ¿vamos a hacer esto o no?—Estoy dentro —dice Darcy sin vacilar.Los labios de Chloe se curvan en una sonrisa renuente. —Es retorcido yprobablemente condenado al fracaso, pero si están tan determinadas, supongo que notengo elección.Yo grito y salto alrededor mientras Darcy llama a su primo. ***Si vamos a llevar a cabo todo esto, tenemos que poner a trabajar nuestros traseros. Laentrada de la historia del año tiene fecha de entrega para las cinco en punto, unasemana desde el lunes. Eso significa que tengo que entrar, salir, y escribir la cosa enocho días. A pesar de que mi tiempo para hacer el ensayo es más corto de lo usual,especialmente para un rol tan demandante, estoy algo así como feliz. Estoy tiene quever con lo que yo llamo el principio de comer-insectos-por-un-reto. Mientras más locasea la idea, menos tiempo para pensar en ella. Si dudo, considerando todas lasposibilidades de que ser atrapada podría convertirse en un verdadero fiasco, nunca 34 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtendré el valor para aparecer en Underwood la mañana del lunes. Es ahora o nunca.La noche del sábado, Darcy, Chloe y yo hablamos de la estrategia junto a unasporciones de comida china y Coca-Cola dietética. El primo de Darcy, Granger, estámuy concentrado en el asunto del ingreso al sistema del colegio.Prometió llamarnos tan pronto como lo lograra. Mientras tanto, nosotras tenemosnuestro propio trabajo que hacer. Hago una pequeña lista de cosas por hacer en micuaderno de notas: 1. Cambio de imagen: corte de cabello, etc. 2. Entrenamiento vocal: voz más baja, típicos patrones de vocabulario masculino 3. Disfraz: conseguir ropa de chico hasta obtener el uniforme 4. Lenguaje corporal: caminar, gestos, apretones de mano, escupir 5. Plan de ausencia: decidir cómo mantener la vida normal en pausa por una semana—Al fin —dice Darcy cuando ve el número uno en mi lista—. ¡He estado muriendopor cortar tu cabello por siglos!Oh, Dios. Me siento un poco mal del estómago mientras ella me empuja hacia suhabitación. Chloe se encamina detrás de nosotras con una pila de revistas Vogue.Darcy toma sus tijeras brillantes y plateadas, las sostiene cerca de su rostro, y corta elaire un par de veces como un asesino en serie probando su arma de elección.—No puedes escapar, querida —chilla Chloe con su voz de Bruja Malvada.Darcy se arrastra hacia mí con las tijeras expandidas.Doy un paso hacia atrás. —Muchos chicos tienen cabello largo, ¿no?—No los chicos en Underwood —dice Darcy.—No podría solo… ¿usar una gorra?Deja de acecharme abruptamente y baja su mentón para darme una mirada. —¿Estáscomprometida con este papel?—¡Sí lo estoy! Sí. —Trago mis instintos y me siento en el banco de la peinadora deDarcy.Darcy se coloca su delantal de peluquera negro. (Es enserio, ella está muy metida en elasunto. Si no se vuelve una actriz famosa, definitivamente será la peluquera de lasestrellas.) Mete las tijeras en su bolsillo y se para detrás de mí. Corriendo sus dedos pormi cabello en un gesto profesional estudia mi reflejo en el espejo.—Hmm —dice, inclinando su cabeza de un lado a otro. 35 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandChloe sostiene una foto de un modelo de pasarela en la revista Vogue con la cabezaafeitada. —Creo que deberíamos atrevernos por completo.Me apeno. No estoy obsesionada con mi estilo o algo, pero me defiendo en eldepartamento de la belleza. Tengo buenas piernas, grandes ojos color caramelo, unaboca llena, y largo y brillante cabello. De todos esos activos, debo decir que mi cabelloes a lo que estoy más apegada. Supongo que tiene que ver con que mi cuerpo ya esmasculino, con una carencia total de caderas y unos apenas existentes pechos, micabello es lejos lo más femenino en mí. Sin él, realmente luciré como un chico.Por supuesto, ese es el objetivo. Aun así, no puedo dejar de sentirme como si fueran aamputar a la chica en mí.—No te preocupes —murmura Darcy—. Esto lucirá fantástico.—No vamos a afeitarlo, ¿cierto?Chloe sostiene otra foto, una de un chico con apenas un poco de cabello. —Algo másde este estilo, ¿quizás?Darcy se voltea y estudia la foto. —Uh-huh. Eso está bien. Corto atrás y en los lados,con un poco más de volumen arriba. Podríamos hacer unos reflejos al frente…—Sin reflejos —digo—. Sólo el corte.Darcy se encoje de hombros. —Eres la jefa.Toma una botella de spray y moja mi cabello con una mano, peinándolocuidadosamente con la otra, todo el tiempo estudiándome desde varios ángulos conuna mirada de intensa concentración. Cierro mis ojos. —Dios, sólo hazlo.—Relájate. Crece de nuevo.—Lo sé, lo sé. Sólo que…Un ruido me detiene en media frase. Mis ojos se abren. Un gran mechón de cabellodesapareció de un lado de mi cabeza. Cierro mis ojos por completo de nuevo. —Oh,Dios.Chloe dice con un tono de película: —Ella era una mujer, luchando por conocer loscorazones de los hombres…Darcy voltea el sillón para que no pueda verme en el espejo. —Será más fácil de estaforma. Confía en mí.Ninguna de nosotras dice nada por un tiempo, y el único sonido que se escucha en lahabitación es el rítmico snip-snip-snip de las tijeras y el sonido de las hojas cambiandoy volteándose cuando Chloe ve las revistas. Miro en la imagen llena de alma y ojostorturados de Jim Morrison y sus diferentes encarnaciones me persiguen desde lasparedes y el techo. El ofrece ningún comentario. 36 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Será liberador, ¿cierto? —Lo digo para nadie en particular—. Los chicos la tienenfácil. Ellos no se preocupan por cómo lucen. Sólo se rocían Axe8 y se van.Chloe niega. —No todos ellos. He salido con chicos que gastan más tiempo en sucabello que yo.Presiono, aterrada, tratando de convencerme a mí misma mientras mi cabello cae enpilas al piso. —En general, sin embargo, ellos son menos neuróticos que nosotras, ¿nocrees? Se preocupan menos. El cabello corto será mi primer paso en experimentar lalibertad masculina.—Seeh —dice Darcy—. Sabrás qué significa estar libre de lociones para el cabello.—Sólo no te vuelvas adicta al Gel —advierte Chloe—. Eso no luce bien.Luego de una interminable espera, Darcy dice: —¿Estás lista para esto? Pasó uno en lamasculinización: magia del cambio de imagen. —Voltea el sillón para enfrentarme alespejo de nuevo—. ¡Ta-dah!La chica en el espejo me asusta inmediatamente. Soy yo, pero no soy yo. Las olasbrillantes en mi rostro se han ido. Lo que queda no es más que un cráneo lleno decabello masculino. Miro fijamente, incapaz de hablar.—Di algo. —Me presiona Darcy—. ¿Lo amas? Yo lo amo.Chloe aparece detrás de ella en el espejo, su sonrisa inmensa. —¡Buen trabajo, PaulMitchel!9 Hermoso.—Yo, wow, es realmente… corto. —Logro decir finalmente.Chloe dice: —Cielos, Nat. No lo tomes a mal, pero creo que me siento atraída hacia ti.Darcy juega con mi cabello húmedo. —Dios, ¡es tan halagador! Tus ojos se vengigantes. —Es verdad. Con todo ese cabello fuera, no hay nada que los oculte. Mismejillas son más pronunciadas, mis ojos más amplios, mis labios más gruesos yrosados. Soy todo… rostro.—Soy un genio. —Reflexiona Darcy feliz—. Ahora sí podrías colocarte un aro en lanariz…El teléfono de Darcy repica y ella lo toma del bolsillo de sus jeans debajo del delantal.Mira a la pantalla antes de responder.—¿Granger? ¿Qué conseguiste?Chloe y yo encontramos nuestras miradas en el espejo mientras Darcy caminaalrededor con el teléfono haciendo “uh-huh” y “está bien” y “okey”. Me recuerda a la8 Axe: Famosa marca de desodorante para hombres.9 Paul Mitchel: Estilista de los famosos. 37 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandespera de la lista del reparto, moviéndome desesperadamente mientras la cosa por laque he estado obsesionada está a punto de ser publicada.Darcy finalmente presiona un botón y coloca el teléfono devuelta en su bolsillo. Mevolteo para darle la cara; Chloe y yo la miramos fijamente expectantes. Por un terríficomomento su expresión es tan seria que sé que no ha funcionado y mutilamos micabello por ninguna razón aparente.Luego rompe en una gloriosa sonrisa. —¡Lo hizo! Estás dentro.Chloe chilla.—¿Enserio? —Mi corazón está acelerado. —¿Cómo? ¿Qué hizo?Ella sostiene sus manos en el aire. —El niño es un pequeño Einstein, hombre. Nopreguntes los detalles. Sólo sé que tu nombre es Nat Rodgers y ellos deberían estaresperándote en la oficina de Admisión el lunes en la mañana.Realmente está ocurriendo. Realmente lo haremos. Me siento enferma y asombrada yemocionada todo al mismo tiempo. La operación Chica en Chicolandia ha comenzadooficialmente. 38 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 5 Traducido por kathesweet Corregido por SeraE l domingo por la mañana manejamos a Corte Madera a comprar mi disfraz. Afortunadamente, Underwood tiene un uniforme, así que sólo necesitaba un traje básico de chico para atravesar la puerta. He estado practicando hablar enuna voz grave y masculina, usando la respiración de la manera en que me enseñónuestra profesora de teatro cuando interpreté la escena de travestismo de Portia. En elauto, de camino al centro comercial, Chloe y Darcy aceptan que es un registropasablemente convincente para Nat.—Sin importar qué, no puedes volver a tu voz normal de chica —advierte Darcy—.Tienes que mantenerla como la de un chico todo el tiempo.Chloe pone el intermitente y conduce su Honda hacia el centro comercial. —QuizásNat debería ser tímido. Si no hablas mucho, tendrás menos oportunidad de seratrapada.—Sí, ¿pero entonces realmente obtendré respuestas? —pregunto—. Crees que por sóloestar allí, ¿mágicamente entenderé todo lo que hay que saber sobre ellos? ¿No tendréque volverme, ya sabes, muy afable?—¡Oooh! —dice Chloe, aparcando su auto en un lugar sombreado—. ¡Tienes queaveriguar si le gusto a Josh! ¡Él es tan lindo!—No estoy haciendo esto para poder arreglarte con el Sr. Limpio —refunfuño.—¿Entonces por qué lo estás haciendo? —Saca sus llaves del encendido y se retoca ellabial en el espejo retrovisor.—Para crear un entendimiento más profundo entre los sexos —digo—. Para responderlas preguntas que las chicas se han hecho sobre chicos desde el inicio de los tiempos.Se gira para mirarme en el asiento trasero. —Bueno, soy una chica, y tengo unapregunta: “¿Le gusto a Josh?”—Bien —digo, abriendo la puerta del auto—. Veré qué puedo averiguar.En Macy’s, Chloe se distrae en la sección de zapatos, pero le recordamos severamenteque no tenemos tiempo para hermosas botas de otoño. Mientras estamos mirando lascamisas de botones, un hombre de mediana edad, barrigón y con inicio de calvicie se 39 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandacerca y pregunta si puede ayudarnos a encontrar algo.—Estamos comprando para su hermano gemelo —dice Darcy, señalándome—. Ella seva a probar algunas cosas, para estar seguros de que todo le queda. A su hermano,quiero decir. Le queda a él. Nat. Su hermano.—Muy bien, excelente —dice el hombre—. Háganme saber si puedo ser de ayuda. —Su rostro claramente dice, Malditos niños.En el vestidor, reímos por la forma en que los vaqueros cuelgan por debajo del iniciode mi trasero. Cuando encuentro algo que es lo suficientemente holgado para hacermeparecer un chico pero no tan suelto para terminar alrededor de mis tobillos, loscombinamos con una simple camisa blanca de botones. Ante su insistencia, camino deun lado al otro por el pasillo afuera del vestidor un par de veces mientras ellas meenseñan cómo moverme.—Tienes que verte más encorvada —dice Darcy—. Tu postura es demasiadofemenina.Chloe asiente. —Piensa gangsta10, ya sabes. Inclínate.Lo intento, pero todavía no están satisfechas. Un hombre viejo que sale de un vestidorcargando un montón de suéteres frunce el ceño, lo que nos hace reír de nuevo. Cuandonos reponemos reanudo mi práctica de caminar, pero incluso puedo ver en el espejoque no es convincente. Algo está mal, pero no puedo entender qué. Chloe me estudia,sacudiendo su cabeza, luego repentinamente su rostro se enciende con inspiración.—¡Sé qué necesitas!—¿Qué? —Reconozco ese brillo en sus ojos, así que instantáneamente desconfío.—Todo es cuestión de accesorios. Darcy, ve a traernos un par de calcetines.—¿Calcetines? —Su frente se arruga en confusión.—¡Apúrate!Darcy corre y en un par de minutos regresa con un par de calcetines de algodónnegros. —¿Importa qué talla son?Chloe simplemente ríe ante eso y me entrega los calcetines. —Aquí vas. Basurainstantánea.Elevo una ceja. —¿Quieres que los ponga ahí abajo en mi pantalón?—¡Sí! Recuerda, tienes un paquete allí ahora.Miro alrededor rápidamente para estar segura de que nadie está cerca, luego pongo elpar de calcetines en el lugar apropiado… más o menos, de todas maneras. Se me10 Gangsta: Actitud y/o vestimenta que usan los seguidores del hip hop. 40 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandocurre que no estoy completamente segura sobre la colocación. Quiero decir,obviamente estoy lo suficientemente familiarizada con la anatomía masculina parasaber lo básico, pero en verdad nunca pensé sobre cómo se las arreglaban bajo laropa… la forma en que eso cuelga, por así decirlo. Una vez más reviso para estarsegura que nadie viene a los vestidores, luego ajusto los calcetines, examinando sucontorno apenas visible en el espejo.—Difícilmente puedes verlo —digo—. ¿Realmente crees que es necesario?Chloe exhala un suspiro sufrido de alguien forzado a interactuar con personas deinteligencia vastamente inferior. —No es sobre el bulto; es sobre la manera en que sesiente. Adelante, trata de caminar.Lo hago, y antes de haber dado tres pasos, Darcy jadea. —¡Dios! ¡Eso es! Chloe, eresun genio.Tiene razón. Puedo sentir la diferencia, verla en el espejo. Hay algo sobre tener el bultoentre mis piernas que me hace moverme más convincente. Podría no tener el pavoneomás varonil del planeta, pero definitivamente será aprobado.Rio y camino un poco más, disfrutando mi nueva capacidad masculina. —Siempre mepregunté qué significaba esa expresión.Ambas me miraron, perplejas. —¿Qué expresión? —pregunta Darcy.—Gallito del lugar11.Gimen al unísono ante mi mal chiste.Mientras enganchan la ropa y discuten sobre cuál debería llevarme, me giro a darle unúltimo vistazo a mi reflejo. Es tan raro como la persona que me devuelve la mirada esfamiliar y no es Natalie, casi como si realmente estuviera viendo a mi gemelo perdido.Por primera vez desde que decidimos intentar este loco truco, Nat Rodgers realmentese parece a mí. Parece una persona que puedo tratar de llegar a ser. ***Damos un paseo por el centro comercial al aire libre tomando bebidas de café helado.La mía es un latte con caramelo de soja, la de Darcy es un Frappuccino de java chip, yChloe lo toma solo. El brillo del sol es cálido en mi cabeza y en mi cara. Decido querealmente me gusta mi nuevo corte de cabello, es más ligero, más fresco, más fácil.También luce bien; incluso con mi camiseta raída y los vaqueros atrapo a dos o tres11 Gallito del lugar: (Cock of the walk) Hombre que actúa como si fuera el más importante del lugar. Yque traducido de manera más coloquial, como lo quiere hacer ver la protagonista, es pene del camino. 41 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandchicos mirándome, lo que es bueno. Sus miradas, este cielo azul hermoso, mis chicasleales, y el subidón de cafeína aumentan mi confianza general en la justicia del mundo.—Así que, vas a decirle a tu mamá que estás en mi casa, ¿cierto? —pregunta Darcy.Asiento. —Parece el mejor plan.—¿Haciendo qué? —Medita Darcy, girando su pajita en círculos.Tomo otro sorbo de mi latte y lo considero. —Quizás podríamos decir que tenemos ungran proyecto para la escuela y requerirá largas horas. Diré que es demorado o algoasí.—La vieja excusa del proyecto, ¿huh? —dice Chloe—. ¿Piensas que se lo creerá?—Quizás, o quizás no. Sin embargo, no puedo pensar en nada más. Si ella llama, porsupuesto, Darcy tendrá que cubrirme. —Me giro hacia Darcy—. Y evitar que hablecon tus padres. Eso podría ser difícil.Darcy asiente. —No es perfecto, pero supongo que tendrá que hacerse.Afortunadamente, tu mamá no es una loca del control como la mayoría.—Sí —digo—, y ahora está realmente ocupada en el trabajo, así que debería estar losuficientemente distraída para no sospechar. Le diré después, supongo… Quiero decir,cuando escriba el artículo. Sin embargo, quizás esperaré a ver si gana. Si no lo hace,nunca tendría que saberlo.—¿Qué pasa con la escuela? —Chloe se quita una hebra de cabello de sus ojos—. ¿Noenviarán correos electrónicos a tu madre si pierdes clases?Asiento. —Sí, pero la cuenta que tienen en el archivo es la vieja que ella nunca revisa,así que está bien. Además sé su usuario y contraseña, así que podría entrar y borrarlossimplemente para estar segura.Sé que esto me hace sonar realmente astuta, pero trato de auto-convencerme de que elengaño y la intriga son excusables esta vez. Estoy haciendo esto por las chicas de todaspartes, no sólo por mí. Mamá es abogada, una profesional totalmente poderosa que setoma muy en serio los derechos de las mujeres. Creo que estaría orgullosa de miespíritu pionero, pero si revelo lo que he planeado se sentirá obligada como madre adetenerme. Quiero decir, una cosa es apoyar experimentos gender-bending12 en teoría,y otra es decirle a tu única hija que puede saltarse la escuela por una semana y vivir enmedio de hombres con-las-hormonas-enloquecidas disfrazada como una de ellos. Ellalo apoyaría filosóficamente, pero no puedo arriesgarme a decirle, ya que estoy bastantesegura que lo prohibiría. La estoy manteniendo en la oscuridad por su propio bien, yaque incluso si me dejara ir, ella procedería a preocuparse hasta enfermar durante todala semana.Chloe se detiene y casi se ahoga con su café.12 Gender Bender: Persona que actúa o se viste como alguien del sexo opuesto. 42 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandPalmeo su espalda. —¿Estás bien?—No mires ahora, pero vi a Josh Mayer saliendo de Abercrombie & Fitch.La cabeza de Darcy se gira. —¿Dónde?—¡Dije que no mires! —sisea Chloe.—¿Quién? —pregunto, confundida.—¡Josh Mayer! —dice Darcy demasiado alto.Chloe afianza una mano sobre la boca de Darcy y me dice: —¿El chico atractivo deUnderwood del que te hablé?—¡Oh, scheisse13! —Instintivamente me agacho—. Él no puede verme o estamosjodidas.Los ojos de Chloe se agrandan. —¡Tienes razón! Escóndete en una tienda. Temandaremos un mensaje de texto cuando la costa esté despejada. Darcy, ven conmigo.Darcy mira sobre su hombro otra vez. —¿Dónde?—¡A coquetear con él, por supuesto! —Chloe se arregla su flequillo y se aplica brillo enlos labios—. ¡Apúrate, Natalie! Se dirige hacia nosotras.Bajo mi cabeza y me precipito a la tienda más cercana, una boutique de ropa de lujopara niños. La mujer detrás del mostrador está hablando a una mujer extremadamenteembarazada. Cuando irrumpo, lanzando miradas furtivas por encima de mi hombro,ellas me reciben con cejas elevadas y sonrisas tensas.—¿Puedo ayudarte? —pregunta la vendedora.—¡No, um, sólo miro!Después de un silencio incómodo, camino hacia las ventanas del suelo al techo y miroalrededor de un caballito de madera. Allí está Chloe, sacudiendo su cabello, riendo.Está hablándole a un chico que debe ser Josh. Solo puedo ver su perfil, pero tengo queadmitir que luce malditamente hermoso. Tiene piel perfecta, ojos azules brillantes, ygrandes músculos fibrosos que se abultan bajo su camiseta amarilla ligera. Su cabellorubio oscuro está meticulosamente arreglado para lucir ligeramente desordenado.Darcy está parada cerca, fuera de la órbita de ellos, estudiando su Frappuccino conintensa concentración. Me siento mal por ella. Sé que lo que es ser copiloto de Chloecuando está trabajando, como si abruptamente pudieras sentirte invisible. Sinembargo, no culpo a Chloe por volcar toda su atención en este personaje Josh. Wow.Él es uno de los chicos más lindos que he visto en mi vida. Si todos los chicos deUnderwood lucen así, necesitaré un babero.13 Scheisse: Mierda, en alemán. 43 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¡Natalie! Qué sorpresa.Me giro para ver a Summer Sheers mirándome con una expresión perpleja. Llevapuesto un vestido verde oliva con sus botas D&G, luciendo fresca y radiante comosiempre. Detrás está una versión ligeramente más vieja de ella, el mismo cabello rubio,la misma delgadez, igual de etérea, pero en la veintena en lugar de los dieciséis.—¡Summer! —chillo—. Hola.Summer señala a la chica detrás de ella. —Esta es mi hermana, Autumn.—Un placer conocerte. —Sacudo su mano.—Lo mismo digo. —Autumn sonríe cortésmente antes de flotar hacia la ropa infantil.—Estamos comprando para un Baby shower. ¿Qué estás haciendo aquí? —Summertrata de pasarme para ver la escena de afuera.Bloqueo su vista. —Nada.—Nada, ¿huh? —Ella no luce ni remotamente convencida.—Simplemente adoro la ropa de bebé. —Agarro el artículo más cercano, un pequeñovestido de horrible gasa verde lima chillona, y lo sacudo como un títere sin cabeza—.¡Tan lindo!—Mmm —dice dudosamente—. Wow, tu cabello está… corto.Mi mano se dispara a tirar de mis flecos. —Síp.—¿Qué te inspiró eso?¡Scheisse! Summer es la última persona que necesito que sospeche algo. No sólo es minémesis total, sino que también está en la obra en Underwood. Podría joderlo todo, yno cabe duda de que amaría cada segundo de ello. —Sólo quería un cambio.Afuera, Chloe explota en risas, y los ojos de Summer flotan otra vez hacia la ventana.—¡Oh, Dios mío, Josh Mayer está allí afuera!Doy una rápida mirada sobre mi hombro. —Oh, sí.—¿Conoces a Josh? No, creo que probablemente no. Ven afuera conmigo y tepresentaré. Él es tan lindo. Todos los chicos en Underwood son sorprendentes.—No, gracias —digo demasiado rápido.Sus ojos se estrechan. —¿No viniste con Chloe y Darcy?¡Scheisse, scheisse, scheisse, scheisse! —Sí…—Pero estás aquí. —Mira alrededor—. ¿Y ellas allá afuera? 44 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandUna trompeta aguda de risas escapa de mis labios. —¡No estamos atadas a la cadera!Como dije, simplemente adoro la ropa de bebé. Además vi algo en la ventana quepodría ser perfecto para mi sobrino.—¿Oh, sí? —Trata de hacerlo sonar como interés amistoso, pero puedo ver que lastuercas giran en su cabeza—. ¿Qué?Miro alrededor y agarro el artículo más cercano sin volantes. —¡Esto! ¿No es genial?—Mi mano aterriza en el trasero del caballito de madera en la ventana. El caballitorueda hacia adelante, golpeando su nariz contra la ventana ruidosamente, haciendoque la placa de vidrio cruja. Las mujeres en el mostrador me lanzan miradasalarmadas.—¿Algo que pueda mostrarte? —grita la que está en la registradora.—Todavía no. —Meneo mis dedos en disculpa—. Todavía decidiendo.—Para tu sobrino, ¿huh? —dice Summer con las cejas arqueadas—. Pensé que erashija única.—Yo lo llamo mi sobrino. Porque somos muy cercanos. Pero realmente es mi primotercero una vez retirado. Algo así.Summer mira afuera de la ventana otra vez. —¡Oh! Josh se está yendo. Quizás iréafuera y saludaré. ¿Seguro que no quieres…?—¡No, ve! De verdad.Me lanza una última mirada calculadora, obviamente tratando de averiguar qué pasa,pero el atractivo de Josh Caliente resulta más fuerte que su curiosidad. Me agachodetrás del caballito de madera otra vez y miro sobre su trasero para observar. Ella flotahacia ellos, con su cabello rubio rebotando. Josh ya había empezado a caminar haciael aparcamiento. Summer grita un saludo y Josh se gira, saluda, hace un gesto dedisculpa, y sigue caminando.¡Al fin! Doy un suspiro de alivio pero espero hasta que ha girado la esquina antes deaventurarme a salir.Cuando llego, Summer está diciendo: —¿Listas para la semana de tecnología? Va a seragotadora. Ensayos finales cada noche. No puedo creer que iniciemos el viernes.Chloe luce aburrida. —Estoy segura que lo manejaremos.—Será divertido —dice ella—. Bueno, mejor regreso con Autumn antes de que seenoje.—¿Autumn? —pregunta Darcy, mirando alrededor.—Mi hermana. ¡Las veo mañana!Mientras ella regresa a la boutique, Chloe murmura: —¿Quién demonios llama a sus 45 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandhijos Summer y Autumn14?—Personas cuyos hijos tienen agentes antes de que puedan ir al baño —respondeDarcy.—Lo sé, ¿verdad? —Chloe sacude la cabeza—. ¿La escuchaste hablando sobre esa granaudición que tiene? ¿Alguna gran película? ¡Como si fuera buena! Su papásimplemente está bien conectado.—No me gusta cómo me miró —digo, manteniendo mi voz baja—. No me gusta nada.Darcy dice: —¿Por qué no iba a hacerlo?Tiro de mi cabello. —Ya estaba sospechando. Estará en Underwood cada noche estasemana. Si me atrapa allí, todo el plan está muerto en el agua.Chloe parpadea. —No había pensado en eso.—Tendremos que mantenerla alejada —Darcy palmea mi mano—. No te preocupes.¿Cómo podría adivinar lo que estamos haciendo?—Ella tiene ME —digoChloe rueda los ojos. —¿Quieres decir PE15?—No, ME. Maldad extrasensorial.Ambas ríen. Sorbemos lo último de nuestros cafés y tiramos las tazas de plástico.Mientras hacemos nuestro camino de vuelta al auto de Chloe, me digo a mí misma quetodo va a estar bien: voy a tener un disfraz perfecto, escribir un artículo fabuloso,aprender sobre el funcionamiento interno de los chicos, y probarme a mí misma comouna columnista seria. Nadie se va a poner en mi camino, y ciertamente no SummerSheers. Todo va a funcionar simplemente genial.De verdad.14 Summer y Autumn: Verano y Otoño15 PE: Percepción Extrasensorial. 46 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 6 Traducido por majo2340 Corregido por SeraM ientras conduzco mi Buick hacia Underwood el lunes por la mañana siento náuseas. No puedo dejar de preguntarme ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué estoy haciendo? una y otra vez mientras maniobro a través de las familiares calles.Nuestro plan parece muy delirante a la luz del sol brillante de la mañana.Por lo menos mi madre pareció creerse la historia del proyecto de la escuela cuando selo solté anoche. Ella está tan ocupada en estos momentos con un gran caso de losderechos civiles, que sospecho que la idea de no tener que preocuparse de cenas portoda una semana hizo que le dieran ganas de creer mi historia. Ella no es una malamadre, sólo que es súper en su carrera. Papá no ha estado en escena desde que yo eraun bebé, por lo que ha tenido que mantenernos a flote, lo cual podría no haber sidofácil.En realidad, no tener padre es la parte que me pone extra-nerviosa sobre infiltrarme enUnderwood. Si hubiera crecido con un padre o por lo menos con hermanos, sabría algode la vida de los chicos. Tal cual es, soy como Dorothy caminando directa a la CiudadEsmeralda, absolutamente sin idea.Llego y ajusto mi calcetín con nerviosismo. Está metido dentro de mis nuevos BVD, yde alguna manera extraña, tocarlo me tranquiliza. Al igual que un talismán o algo.Bueno, es simplemente raro.—Hola —digo con mi voz más profunda—, soy Nat Rodgers.Suena bien. La doble capa de sujetadores deportivos que agarra mis tetas se siente tanfuerte, sin embargo, como si estuviera cortando mi circulación. Estoy usando unachaqueta sobre la camisa abotonada, y el calor del otoño está matando. Me detengo enun semáforo en rojo y bajo la ventanilla, dando un tirón del cuello.Me estudio a mí misma en el espejo retrovisor. Es tan raro, salir en público sin ningúntipo de maquillaje. No soy una de esas chicas que se unta cada pulgada de la caratodos los días, pero por lo general uso rímel y brillo de labios, por lo menos. Me sientoun poco al descubierto, sin ello, pero obviamente no quiero nada llamando la atencióna mis ojos grandes y mis labios carnosos, que ya son lo suficiente femeninos como paradespertar sospechas, me temo.Pruebo mi voz de Nat de nuevo. —¡Hey! ¿Qué pasa? Soy Nat. ¿Cómo está todo? ¿Ah, 47 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandsí? Ella es linda. Estaría con ella sin pensarlo.Una bocina suena, seguido de otra, y me sobresalto. Al parecer, la luz cambió a verdemientras yo estaba observándome en el espejo.—¡Por Dios, cálmate! —Pongo el Buick en marcha y cruzo hacia el oeste, con la caraardiéndome de vergüenza.Nunca había estado en Underwood antes, aunque esté sólo a unos diez minutos de laciudad. Sigo las indicaciones, que me llevan más y más alto en una sinuosa y arboladacalle.De pronto, la carretera se nivela y la maraña de bosques desordenada da lugar a uncamino pavimentado. Parece seguir y seguir. Arboles de abedul alineados comocentinelas a cada lado de la oscura carretera, con las ramas plateadas, hojas pálidas ysombras moteadas en mi parabrisas sucio.Más allá de ellos se extiende un césped impecablemente cuidado.Paso un signo de bronce de gran tamaño que dice ACADEMIA UNDERWOOD y micorazón comienza a golpear tan fuerte que lo puedo sentir en la garganta. Miro la otraesquina y el edificio principal ocupa un lugar preponderante ante mí, doy un pequeñoe involuntario grito de asombro. No se parece a nada que haya visto antes, excepto enlas películas. La muros de piedra llegan hasta arriba, medio ocultos por la hiedraenmarañada. Las ventanas son altas como un hombre adulto y arqueadas conelegancia. Agujas góticas como puntos rectos llegan hasta las nubes como dedosorgullosos y acusadores. No podía ser más intimidante.Estaciono detrás del edificio principal. La exageración de las grandes capitales es difícilde perder: veo un Jaguar, un Mercedes convertible, un BMW negro, un flamanteFerrari amarillo canario. Los coches brillan en el sol de la mañana, sus trabajos depintura todavía tan brillantes y nuevos que dañan los ojos. Encontrarás algunos cochesasí, en el estacionamiento de Mountain View, claro, pero aquí casi todos los vehículosparecen totalmente elegantes y recién salidos de la sala de exhibición. Mi BuickLeSabre 1960, una reliquia de edad que heredé de mi mamá, sobresale aún más de lohabitual aquí.Puedo oír el crujido de la grava en los neumáticos a medida que más coches suben porel camino, las puertas que se cierran, voces masculinas que se saludan. Todos losestudiantes de Underwood viven aquí, pero algunos de ellos van a sus casas los finesde semana. Todos vestidos con uniformes: chaquetas azul marino y pantalón azul,suaves camisas blancas, corbatas rojas.—Oh, Dios mío —susurro—. ¿Qué estoy haciendo? —Mis manos están resbaladizas yla chaqueta que llevo es sofocante. Puedo sentir que forman grandes parches húmedosbajo mis brazos.Recuerdo todas las veces que mi adrenalina se disparó mientras estaba entrebastidores, esperando para subir al escenario. Trataría de pensar en mi primera línea, 48 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandpero mi cerebro se quedaría en blanco como una hoja de papel. Luego vendría miseñal y forzaría a mis piernas a impulsarme al ajetreo de las luces del escenario. Oiría ami propia voz que decía mi frase y los retortijones dentro de mi vientre se calmarían,todo sería tan claro como el cristal. Esto es así, ¿verdad? Da miedo ahora, pero tanpronto como diga mis líneas voy a estar bien.Un toque en mi ventana me hace gritar. Miro alrededor y veo a un tipo de mi edad depie allí, en un uniforme de Underwood, estudiándome con interés. Oh, Jesús, eso nofue un sonido no viril lo que se me acaba de escapar. ¿Lo escuchó? Con cautela, bajomi ventana.—Hola. ¿Eres Nat Rodgers?—Sí —le contesto, luego bajo mi voz un par de octavas—. ¿Quién quiere saber?Me lanza una mirada curiosa. —El director me dijo que debería mantener un ojo sobreti. Cuando vi este coche, pensé que podrías ser tú, ¿verdad?—Sí.—¡Bien! Se supone que debo mostrarte todo. Soy Tyler Woodrow. —Extiende unamano por la ventana, que sacudo con torpeza, esperando que no se dé cuenta mismanos húmedas—. Estudiante y tesorero, entusiasta de los MMORPG. ¿Eres unjugador?—No realmente. —Sonrío débilmente y salgo del coche. Es ahora oficialmenteimposible para mí dar la vuelta y fingir que todo este plan nunca sucedió. Estoy aquíahora. Esto, definitivamente, está pasando.—Bienvenido a Underwood. He estado viendo el estacionamiento, esperandoencontrarte. Es inusual comenzar tan tarde, pero no te preocupes, puedo responder acualquier pregunta que puedas tener.Chloe ya habría etiquetado a Tyler como POKSI. Sé que es algo malvado, pero miradar social me dice de inmediato que la etiqueta se ajusta. Me recuerda a KevinSnodgrass, que tiene la calidad seria y angelical que a las madres les encanta, pero quetodo el mundo ve como decididamente fuera de moda. Él tiene el pelo castañoseparado con mechones claros y peinado con demasiado cuidado. Somos de la mismaaltura, probablemente la misma edad, pero algo en su expresión ansiosa y abierta y susojos grises claros hacen que se vea más joven. Supongo que en la secundaria se perdióla nota sobre el desarrollar una desconfianza cínica del mundo en general, y nunca laha alcanzado realmente desde entonces.Estudio su rostro buscando los signos de Oh, Dios mío eres una chica, pero no puedoencontrar ninguno. Él sólo devuelve la mirada de aceptación. Mira hacia el asientotrasero donde he puesto mis cosas. Darcy me prestó su bolso de lona negro liso;decidimos que el mío rosa brillante a lunares podía llamar la atención.—Puedes dejar tus cosas aquí, por ahora —me dice—. Vamos a regresar antes de que 49 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandte lleve a los dormitorios. ¿Listo para nuestra primera parada? El director quiere verteantes de la clase. —Él mira su reloj—. Será mejor que nos demos prisa.La oficina del director, tiene los pisos de madera pulida, paredes claras, y una lámparaart deco suspendida del techo. Una mujer muy delgada con una confección enorme decabello se sienta detrás de un escritorio de madera antiguo, una computadora enángulo hacia la pared. Ella me mira cuando entro, pero para mí alivio, vuelve lamirada de regreso a los periódicos que ha estado hojeando. No sé lo que espero,supongo que es que ella se ponga de pie, y grite, ¡Mujer! ¡Una mujer con un calcetín!—¿Sí, Tyler?—Sra. H, este es Nat Rodgers. Es nuevo. El Dr. Papadopoulos dijo que deberíamostrarle todo.Ella levanta la vista de la pila de papeles. —¿Primer día?Asiento con la cabeza. Ella gira hacia el monitor de su computadora y comienza atipiar en el teclado con largas garras rojas. Una placa de bronce en su escritorio dice“Sra. Honaker”. Me quedo ahí, esperando, dolorosamente consciente con mis manoscolgando a los lados, con miedo de moverme por temor hacer gestos femeninos.—Nat… ¿es la abreviatura de Nathan?Oh, Dios, ¿es la abreviatura de Nathan? El primo de los piratas cibernéticos de Darcyno me dio mucha información. Por otra parte, ¿qué pega con la abreviatura de Nat?¿Podría ser abreviatura para otra cosa? ¿Nathaniel, tal vez? ¿Por qué no cubrimos eso?¿Por qué, por qué, por qué?—Uhh…—¡Oh! Aquí estás. Nat Rodgers. Sólo Nat. Muy bien… —Ella golpea en unas cuantasteclas más, estudia la pantalla—. Uh-huh. Muy interesante.Mi boca se siente tan seca ni siquiera estoy segura de que si puedo hablar.—Acabas de aparecer —ella me frunce el ceño por encima de sus gafas—, de la nada.Por lo general ni siquiera aceptamos estudiantes a mediados de semestre.—Es apenas a mitad de semestre —dice Tyler—. Los exámenes parciales no son hastadentro de otro par de semanas.Dios bendiga al pequeño POKSI; está dando la cara por mí.—De acuerdo, bueno, vamos a establecerte, entonces. El semestre de otoño comenzóhace tres semanas. No será fácil, intentar ponerse al día, y eres de primer año, por loque tienes que apretarte el cinturón. —Ella se saca sus gafas y se endereza en su silla.En una mano sostiene una taza de café grande con las palabras de Nacida para la fiesta.Forzada al trabajo. La utiliza para señalar hacia una gran puerta de roble pasillo abajo—. Esa es la oficina del director, el doctor Papadopoulos. A él le gusta conocer a todos 50 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandlos chicos nuevos, así que vamos a empezar por ahí.Tyler y yo la seguimos. Me he dado cuenta que tiene esos hermosos Prada honda-backs en rojo caramelo de manzana. —Bonitos zapatosElla me mira por encima del hombro, una expresión de incredulidad en su rostro. —¿Perdona?¡¿Bonitos zapatos?! ¿Tengo una completa muerte cerebral? ¿Qué tipo de chico conoce ala secretaria de la escuela y le comenta sus zapatos? Tyler está detrás de mí, así que nose puede ver cómo se está tomando esto, pero probablemente incluso él sabe que estono es normal.—Quiero decir, parecen nuevos.Las cejas de la Sra. Honaker todavía están en jarras, pero acepta el cumplido. —Si loson, en realidad. Y gracias. —En voz baja añade—. Eso es algo nuevo.Después de un golpe superficial en la puerta de roble, la abre diciendo: —¿Dr.Papadopoulos? Tenemos un nuevo estudiante aquí. Nat, este es el director.Me asomo alrededor de la Sra. Honaker en la oficina sombría y decorada con buengusto y el hombre en su interior. Sólo la espalda es visible, pero puedo ver un hombrealto, con una postura de mucha seguridad, con las piernas de un entrenador de fútbol.Sus manos descansan en los bolsillos de su traje gris oscuro mientras mira por laventana. Vuelve un poco la cabeza pero en realidad no nos mira. —Hola. Bienvenido aUnderwood. La Sra. Honaker se hará cargo de usted, estoy seguro.—Hola, doctor Papadopoulos —dice Tyler—. Le estoy mostrando todo.—Excelente, excelente.Con esto, la Sra. Honaker cierra la puerta y se va de nuevo la forma en que llegó. Bienpor mí. Lo último que quiero es un montón de preguntas del Dr. Impronunciable.Todavía estoy muy asustada por mi error de "bonitos zapatos". Si espero sacar estoadelante, tengo que meterme en el personaje y quedarme allí. ***Tyler me lleva bruscamente por la gran escalinata de piedra del edificio principal, devuelta al estacionamiento. Aún es temprano, mi reloj dice que son las siete y cuarentapero hay algunos estudiantes dando vueltas en grupos, algunos de ellos sosteniendocafé en vasos de papel, todos ellos luciendo frescos y bien apretados en sus uniformes.Puedo sentir sus miradas curiosas, pero tengo miedo de hacer contacto visual conalguien. Si veo el menor indicio de sospecha en sus caras, me volveré loca, así quemantengo los ojos en su mayoría 51 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandsobre el suelo.—Esa era la Casa Hammond a la que acabamos de entrar —dice Tyler alegremente—.La mayoría de las clases están ahí. Vamos a pasar por tu auto y cogeremos tu equipaje,entonces te llevaré a tu dormitorio y te puedes poner el uniforme.—Genial —le digo—. ¿Dónde puedo conseguir mi uniforme?Él me mira. —¿Quieres decir que no tienes uno?—Uh, no. ¿Debo tenerlo? —¡Scheisse!—Bueno, sí. La mayoría de la gente los compra antes de su primer día.¡Scheisse triple! —Yo… no sabía eso.—Se les exige, ya sabes. —Deja de caminar, arruga la frente hacia mí—. Si no teimporta que te pregunte, ¿cuál es tu historia?—¿Qu- qué quieres decir? —¡Oh, Dios, eso es todo! Se dio cuenta.—¿Por qué empezar la escuela tan tarde?—¡Oh! Mi familia se mudó aquí una especie de emoción-del-momento-. Papá tiene unnuevo trabajo. Oyeron que Underwood es mucho mejor que Mountain View, así queaquí estoy.—Sí, Mountain View es bastante asquerosa. Tienes mayor probabilidad de contraeruna ETS allí que una educación. —Él resopla de su propia broma.Abro la boca para protestar.Su frente se arruga de nuevo. —Pero no puedes simplemente inscribirte con laemoción del momento. Tienes que anotarte aquí de forma anticipada.—Oh. Sí. —¡Lo sabía! ¿Por qué no me preparé para esto? Debería haber hecho unaexplicación detallada y lista, pero aquí estoy inventando sobre la marcha—. Lo quequiero decir es que solicité antes, porque pensamos que sería mejor vivir aquí y entré,pero luego pensamos que papá no iba a obtener el trabajo por lo que no nos mudamosaquí y luego en el último momento lo hizo, así que aquí estoy. —Extendí mis manoshacia fuera como ¡Ta-chan! Cristo, estoy sudando como un cerdo.—Uh-huh.—Así que de todos modos, sobre el uniforme…—Así es. El uniforme. —Él me mira de arriba abajo—. Eres de mi tamaño. Tengo unpar extra si quieres pedir prestado uno por ahora.Estoy tan aliviada que me aferro a su chaqueta de alegría. —¿En serio? ¿Harías eso pormí? 52 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandUn par de chicos pasan caminando y Tyler mira alarmado. Él se retuerce fuera de mialcance. —No hay problema.—¡Gracias! —Puedo ver en las miradas extrañas que estoy fuera de lugar, así que setrata de ser varonil—. Eso sería fantástico. 53 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 7 Traducido por Selene Corregido por PaovaleraN os detenemos junto al Buick y agarro mi bolsa de lona, luego bajamos por un sendero que conduce desde el aparcamiento hasta un edificio de ladrillo de cuatro pisos cubierto de hiedra. Darcy tenía razón: Es un campusimpresionante. El césped es como un mar verde extendiéndose en todas direcciones.—Aquí están los dormitorios. —Habíamos llegado al edificio de ladrillo—. Cada pisoes de una clase diferente. Tú eres un junior, por lo que estarás en el tercer piso.—Okey. ¡Genial! —Le di una rápida mirada a Taylor que me recordó retroceder unpoco en mi entusiasmo—. Quiero decir, bien.—Vamos a ver. . . ¿con quién tienes que compartir la habitación? —Él saca un pedazode papel del bolsillo y entrecierra los ojos en él—. Oh, sí, Emilio. Estará cabreado.Nadie con una habitación para uno quiere un compañero.—¿Compañero de habitación? —¡Por supuesto que voy a tener un compañero dehabitación! ¿Por qué no pensé en eso? ¡Oh, Dios! ¿Cómo me voy a cambiar de ropa?¿Realmente voy a dormir junto a un hombre que nunca he conocido? ¿Qué tan extrañoes eso? Puedo sentir el pánico creciendo en mí, un terror claustrofóbico—. Pensé quepodría tener una habitación solo. ¿Es eso posible?Tyler se ríe a carcajadas. —Nadie consigue su propia habitación. El compañero dehabitación de Emilio fue transferido a Exeter a último minuto, esa es la única razónpor la que él está solo.Tyler tira la pesada puerta abriéndola y me lleva hasta una escalera de cemento concorrientes de aire, mirando por encima de su hombro me dice: —Hombre, lucesenfermo. ¿Estás bien?—¿Yo? —Me sale como un chillido, me aclaro la garganta—. Estoy bien.Al llegar al tercer piso. Tyler se apoya en la barra de metal y abre la puerta, salimos alpasillo. El frío, eco de la escalera se desvanece detrás de nosotros y somos engullidosen el caos: portazos, chicos riendo, gente gritando. Un chico en una chaquetaUnderwood, con calcetines, y sin pantalones usa un bate de futbolín de plástico paraaplastar una bola de papel arrugado por el pasillo hacia su amigo. La pelota vuela porencima de las cabezas de todos y me golpea en la mejilla. 54 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¡Dos puntos! —grita el bateador.—El piso de los junior —anuncia Tyler. Los dormitorios son un poco agitados por lamañana. Siempre me levanto a las seis para evitar el tráfico.Tengo que dar un paso atrás cuando un tipo flaco, de pelo negro chorreando yhúmedo, usando nada más que una toalla casi me atropella.—Puedo ver por qué —murmuro.A medida que hacemos nuestro camino por el pasillo hay una corriente de chicosentrando y saliendo de las habitaciones a nuestra izquierda. A medida que nosacercamos y se abre la puerta puedo oír una cacofonía de inodoros y duchas, una nubede vapor se escapa en el aire húmedo de la sala. El olor de la colonia, pasta de dientes,champú, y otros, es un terrenal asalto de olores a mi nariz. Cometo el error de volver amirar y ver una larga fila de chicos en varios estados de desnudez haciendo lo suyo enlos urinarios.¡Oh, Dios! Urinarios. Eso es otra cosa para la que no estoy preparada.—No siempre es tan ruidoso —dice Tyler cuando un tipo en una patineta pasacoreando una canción de rap a todo pulmón—, pero recomiendo estudiar en labiblioteca. Bueno, vamos a ver. . . aquí está tu habitación.Tyler golpea dos veces y después de un momento la puerta se abre. Allí, de pie delantede mí, hay un tipo medio desnudo tan hermoso que hago una toma doble. Tienebrillantes y oscuros ojos, cabello negro muy corto, y una suave piel morena. Las ondasde su torso desnudo son musculosas: hombros esculpidos, pectorales bien definidos, ylos abdominales de una tabla de lavar. Está perfectamente esculpido, sin llegar a ser unfisicoculturista. Pero mi atención vuelve de nuevo a sus ojos lo que me lleve a sercautelosa.—Hola. —Siento que todo en mí cambia a un modo de coquetear. Mi caderaautomáticamente se adentra a un lado y mis palabras salen suaves y oscilantes.Tyler y el chico en la puerta me miran como si me hubiera tirado un pedo.—Quiero decir, ¿qué pasa?¡¿Qué pasa?!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!—Uh, Emilio, este es su nuevo compañero de habitación, Nat. —Tyler lo mira comodisculpándose.—¿Compañero de habitación? ¡Oh, hombre…!—Ya lo sé. —Tyler sostiene una mano en alto—. Es un asco, pero tú eres el únicojunior con una habitación para ti solo.—¿Por qué nadie me da un aviso? —Emilio nos deja entrar a la habitación, que espequeña y escasamente 55 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandamueblada. Hay dos camas en contra de la pared del fondo, cada una debajo de unaalta ventana alta, con cristales ondulados de los cuales asoman hiedras por los bordes.Una de las camas esta deshecha así que tiro mi bolsa de lona en la otra.—Es una cosa de último momento, supongo —dice Tyler—. Él apareció hace poco.Emilio me extiende la mano de mala gana. —Lo siento hombre. Emilio Cruz. Noestoy tratando de ser un idiota. Pero me gusta mi privacidad.Sacudo su mano. Sus dedos son cálidos, su agarre es firme, y tengo que luchar contrael impulso irracional a tirar de él hacia mí. —Lo entiendo. No me hagas caso. Voy atratar de permanecer fuera de tu camino.Tyler mira su reloj. —Será mejor que nos pongamos el uniforme. Las clasescomienzan en quince minutos.—Oh, sí, está bien. —Miro hacia atrás a Emilio, que se está abotonando su camisa—.Encantado de conocerte. —En el segundo en que sale de mi boca sé que esextrañamente formal y deseo poder tomar mis palabras de vuelta.Emilio sonríe con la mitad de su boca. —Uh-huh.Yo sigo afuera a Tyler, dándole una última mirada rápida a Emilio antes de que lapuerta se cierre. Dios, es increíble. ¿Por qué nunca me encuentro con chicos así cuandosoy una chica? La idea de vivir en las proximidades de este hermoso ejemplar me llenaen partes iguales de horror y vértigo. Me recuerdo que estoy en una misión aquí, notratando de conseguir números de teléfono. Mis intereses en los chicos de Underwooddeben ser exclusivamente profesionales.Sin embargo, la imagen de Emilio sin camisa quema en mi cerebro. ***La habitación de Tyler está a unas cuantas puertas más abajo. Al entrar, el muchachoflaco y pálido, que había visto en el pasillo esta con el culo al aire y con una piernasobre la cama, y corriendo una toalla de un lado al otro, entre sus piernas como sifuera hilo dental.Comienzo a gritar, entonces rápidamente me tapo la boca con una mano.Tyler me mira como si estuviera loco. —¿Qué te pasa ahora?Me obligo a mirar al suelo. —Nada. Es sólo un calambre. Voy a estar bien. Tyler hace gestos con una mano al tipo desnudo antes de dirigirse directamente alarmario. —Mi compañero de 56 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandcuarto, Max. Max, este es el chico nuevo, Nat.Max pone su toalla alrededor de su cuello y me saluda. —¡Estas comenzado lamañana!—Sí —digo todavía aturdida.—Ok, pruébate esto. —Tyler me laza un uniforme bien planchado de una percha—.¡Date prisa! No puedo llegar tarde a clases.Max, gracias a Dios, se está poniendo unos calzoncillos, así que por lo menos no tengoque concentrarme en no mirarlo. Es entonces cuando lo noto: Tyler espera que mecambie a su uniforme. Aquí. Frente a ellos.Tomo su uniforme, pero mi mente sigue confundida. —Uh, está bien…Él mira su reloj de nuevo. —Realmente, tienes que darse prisa. Tengo una prueba en elprimer periodo.—Verás, el asunto es que… —Camino hacia afuera. ¿La cosa es qué? ¿La cosa es querealmente no me pueden ver desnuda, porque tengo dos sujetadores de deportes y bajo ellos estándos pequeñas pero no obstante incriminatorias tetas?—. ¿Te importa si me cambio en elarmario?Tyler y Max se miran, sorprendidos.—¿Por qué? —Tyler pregunta.—Porque tengo… ¡marcas de nacimiento! —improviso.—¿Marcas de nacimiento? —Repite Max.—Sí, marcas de nacimiento. Realmente son extrañas. Repulsivas deformidades. Noquiero hablar sobre ello. —Me lanzo dentro del armario.—No hay mucho espacio allí —dice Tyler dudando.—Voy a estar bien. —Rápidamente me encierro en el estrecho y oscuro espacio,sudando a mares, cambiándome el uniforme de Tyler. Me tropiezo con sus zapatos unpar de veces pero me las arreglo para desvestirme y vestirme de nuevo sin lesionesgraves. Me apresuro de regreso a la habitación, metiéndome la camisa.—Se te olvidó la corbata —dice Max remilgadamente.—Oh, sí. —Saco la corbata de la percha y luego me doy cuenta que no tengo idea decómo hacer un nudo.—¿Alguno de ustedes sabe cómo…?—¿Nunca has hecho un nudo antes? —me pregunta Tyler incrédulo.—Es solo que no soy muy bueno, 57 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandya saben, atándola.Max lanza un suspiro dramáticamente cruzando la habitación en ropa interior ycalcetines. Su pálido y esponjoso cabello le hace parecer un rapero. Pone la corbatasobre mí y la enlaza alrededor de mi cuello con los dedos ágiles y sus labios fruncidosen señal de desaprobación. Esto es lo más cercano que he estado alguna vez de unhombre casi desnudo, y tengo que decir que no es en absoluto como me lo imaginaba.—¿No usaban uniforme en tu vieja escuela? —Tyler pregunta.—Claro —le respondo—. Es solo que nunca logre hacer bien el nudo, supongo.—¿Tenías a tu mami para que lo hiciera por ti? —Max termina su trabajo, apretando elnudo alrededor de mi cuello.—Por Dios —protesto—. ¿Ni siquiera puedo respirar?—¡Vamos! —Tyler me empuja hacia la puerta—. Nos tenemos que ir. Si me pierdoalgunos puntos en esta prueba mi día será una porquería.Murmuro un rápido gracias a Max y sigo a Tyler hacia afuera.—¡Nos vemos en el almuerzo! —Max dice justo antes de cerrar de golpe la puerta.Me apresuro tras Tyler, que ahora está prácticamente corriendo.—Vamos a pasar por el patio —dice—. De esa manera te puedo dar un rápidoresumen del panorama social antes del primer período. Aquí está tu horario.Aprovecho la expresión de él. —¿El panorama social?—Sí, ya sabes. Quién es quién, qué es qué.Lucho por alcanzarlo en el sendero tras él, de regreso hacia el enorme edificio deconstrucción gótica donde está la oficina del director. No puedo dejar de mirar haciaarriba con asombro. Es realmente impresionante, con sus agujas, torres y enormesventanales, es hermoso.—Aquí es donde todo el mundo pasa el tiempo —dice Tyler.Realmente no veo a nadie alrededor y estoy a punto de preguntarle de qué estáhablando cuando se gira hacia una esquina y nos encontramos en el borde de un patiode adoquines hermoso. En su centro hay una fuente de piedra pintoresca arrojandopenachos de espuma. El espacio está lleno de chicos con uniforme, algunos se sientanen mesas o bancos, algunos de pie alrededor en pequeños círculos, la sala de estar estáal borde de la fuente.Tyler me mira. —Aquí va tu tour de cinco minutos por los estratos sociales de laescuela. ¿Listo? 58 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Listo.—Por allá tienes a los tipos más-orgánicos-que-tú. —Él asiente con la cabeza a ungrupo de chicos delgados que están en la escalera de incendios que serpentea hasta eledificio—. Los veganos, defensores de los derechos de los animales, guardianes de latierra. Ellos siempre están en la administración sobre las opciones de comida, y noimporta lo que estemos discutiendo en la clase, siempre encuentran una manera dearrastrarnos a discutir como las capas de hielo polar se están derritiendo.—Entendido —le digo—. Guardianes de la Tierra, a las dos en punto.—Aquí tienes a los frustrados metaleros. —Él asiente con la cabeza a una mesa llenade chicos de aspecto hosco con cabello colgando sobre sus ojos—. En el mundo realtendrían el cabello largo y piercings, pero Underwood se opone a esa forma particularde expresión personal, por lo que usan un flequillo grasiento. Después de la escuelafuman en el bosque, por si los necesitas. Ellos te pueden conseguir cualquier droga poralgún pago por la gestión, pero debes avisarles por lo menos con una semana deanticipación.—Voy a tener eso en mente —le digo.—A tu izquierda puedes encontrar a los futuros portadores del poder republicano.Ellos ya tienen las carteras de inversión que harían a Donald Trump sentirse orgulloso.Asiento con la cabeza, viendo en la mesa de picnic llena de chicos de corte limpio ytodos pegados a sus computadoras portátiles y Blackberrys.Oigo una risa aguda atravesar el patio y me giro para ver a Josh, el tipo en el cualChloe está interesada, está de pie en el borde de la fuente lanzando un disco volador aalguien. —¿Qué pasa con esos chicos?—Buen ojo. Alrededor de la fuente están los bienes raíces de primera. —Tyler asientecon la cabeza disimuladamente—. Ellos son la corteza superior. Mayoritariamente sonatletas, wáter polo, fútbol, tenis. No tenemos un equipo de fútbol americano, así queestamos a salvo de esa forma brutal de la idolatría, pero nos las arreglamos paraproducir otros tipos de deportistas.—¿Ese chico es un deportista? —Asiento con la cabeza hacia Josh. Me imagino que esmejor tener algunas ideas para Chloe cuando la vea esta noche o ella se molestara.—Es el capitán de Waterpolo, pero la temporada no ha comenzado todavía. Esosignifica que está haciendo drama por ahora.—¿Él es simpático?Tyler hace una mueca. —¿Simpático?—Quiero decir, ya sabes, ¿cool?Tyler me da una palmada en la espalda. —Déjame ponerlo de esta manera: No 59 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandintentes hacer participar a Josh Mayer en una charla amistosa. Él es un dios. no semezcla con los mortales.No puedo evitar erizarme un poco. El estado de POKSI de Tyler ya está firmementeestablecido, al menos en mi mente. Bueno, por lo que sé es un tipo listo, voy areconocer eso, pero no es lo que se dice popular. ¡Ahora él me integrando en su tribu!Eso es insultante. Nunca he sido la Pequeña Señorita del Baile Bienvenida perosiempre he sido muy popular. Sí, claro, como un chico puede que luzca menos que unhombre adulto y que el factor cadera podría obstaculizarme las cosas, pero no puedopasar la semana relegada al margen social, o nunca voy a obtener las respuestas quenecesito. Mi artículo no se llama "Una Guía para Chicas Nerds", después de todo. Si voya obtener el 411 en los chicos que vale la pena conocer, tengo que estar con ellos loantes posible. Cuando se trata de grupos, hay que avanzar con la gente adecuada elprimer día o el estigma de ser visto con los perdedores te lo dificultará después.Dirijo mi atención a la fuente otra vez y veo a Josh alcanzar el disco volador y está apunto de tirarlo de nuevo. Realmente es precioso, con un cabello perfectamentedespeinado, hermosos ojos azul oscuro. Su piel es un color delicado comomelocotones con crema, a lo largo de los bordes de sus pómulos el aire fresco de lamañana le ha dado un color rosa pálido. Si no fuera porque es fuerte, su constituciónatlética e impresionante altura casi se podría decir que él es muy bonito. Puedo ver porqué de Chloe está interesada en él.Decido que debe ser el destino cuando la brisa hace descarrilar el disco volador queJosh acaba de lanzar y lo envía en mi dirección. Bueno, sólo vagamente en midirección, tengo que saltar hacia él, pero me las arreglo para interceptarlo, aunquetorpemente.Tyler me mira horrorizado. —Sólo lo tienes que lanzar de regreso —me ordena.—¿Por qué? Voy a presentarme.—No es una buena idea.—Oh, vamos —digo yo—. ¿Qué tiene de malo?Tyler niega con la cabeza, mirando al suelo. —Tengo que revisar algunas cosas para laprueba de historia. Lánzalo de regreso y te llevaré a su primera clase.—Adelántate. Voy a hacer mi propia red—. Haciendo caso omiso de su expresiónaterrorizada, tomo el disco volador y camino hacia Josh. ¿Es mi imaginación, o derepente hay un gran silencio en el patio? ¿Cuál es el gran problema? Sólo voy a hablarcon un chico.—Hola. —Me presento a Josh entregándole el disco volador y mi sonrisa es amable—.¿Cómo va todo? Soy nuevo aquí.Josh toma el disco volador, pero sus ojos son suspicaces. —Uh-huh. Puedo ver eso.—He oído que actúas. Y además 60 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanderes capitán de wáter polo también. Impresionante.Josh lanza una mirada a sus amigos diciendo: ¿Pueden ver a este chico? Puedo sentircomo comienzo a ruborizarme, pero no hay manera de terminar la conversación congracia ahora que me he comprometido, así que levanto una mano. —Soy Nat.Josh sonríe. —Nat. El nombre es adecuado.—Gracias.—Un insecto molesto que no sabe cuándo no es querido.Josh y sus amigos se ríen a carcajadas al igual que comienzan a sonar las campanadasdel inicio del primer período.Bien, entonces. Eso ha ido bien. 61 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 8 Traducido por Paaau Corregido por V!an*P ara el final del tercer periodo tengo tantas ganas de orinar, que juro que mi vejiga ha alcanzado 5 veces su tamaño normal; está apretando todos mis otros órganos internos en las remotas esquinas de mi cuerpo como una señora gorda en un subterráneo repleto.¡Es sólo que no puedo ir a los baños! Son demasiado atemorizantes. El olor, los pedacitosexpuestos, la vergüenza. ¿No es lo mismo usar una caseta lo mismo que ir anunciando quetengo que defecar? ¡Qué avergonzante! Sin embargo difícilmente puedo ponerme en fila conlos otros y sacar de repente mi calcetín.Luego de muchas horas de aguantar, sin embargo, no puedo soportar otro segundo. Huyo albaño con las rodillas juntas. A pesar de mi necesidad urgente de orinar, me paro en la puerta,mi corazón latiendo fuerte. Un par de chicos caminan secretamente sacando cigarrillos de losbolsillos de sus chaquetas; cuando me ven parada ahí mirando a la puerta, sus risas paranabruptamente e intercambian una mirada.Obviamente no puedo dudar ni un segundo más o despertaría sospechas. Doy un profundorespiro y empujo. Creo que soy un poquito demasiado agresiva haciéndolo, porque escucho lapuerta aporrear contra algo sólido. Encogiéndome, me paro dentro y veo a Emilio, mimaravilloso compañero de cuarto, presionando la palma de su mano derecha contra su ceja.—¡Scheisse! —grito, alarmada —. ¡Lo siento tanto!Él sacude su cabeza como alguien que despierta de un sueño.—Whoa. No esperaba que la puerta atacara. ¿Dijiste scheisse? —Cuando él saca su mano puedover sangre en la parte superior de su cabeza.—Oh no, ¡estás sangrando!Examina su cara en el espejo, pero no da ningún comentario. Corro al lavabo, tiro una toallade papel del dispensador, y la mojo. Sospecho que esto no es muy masculino, pero se laentrego de todas maneras, deteniéndome a mí misma de efectivamente taponar la herida.Toma la toalla con una expresión escéptica.—Uh, gracias.Oigo el sonido de flujo de líquido a mi izquierda y casi salto cuando veo a dos chicos orinando 62 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanden los urinarios. ¡Aaagh! ¡El olor! ¡El sórdido carácter público de todo!—¿Estás bien? —pregunta Emilio, luciendo divertido.—¡Sí!Lo sigo demasiado fuerte y uno de los chicos en los urinarios mira sobre su hombro, molesto.No imagino la concentración que se debe tener para orinar en público, especialmente si se estáde pie.Llevo mi atención de vuelta a Emilio, quien está mirándome con una expresión divertidamientras presiona el toalla de papel contra su cabeza.—¿Seguro que estás bien? Luces asustado.Asiento y trato un encogimiento casual de hombros.—Voy a usar una caseta.Sus cejas se levantan en sorpresa.—Um, okay.—No que tenga que, tú sabes, pellizcar un pan o algo así, sólo prefiero privacidad. —Para dehablar ¡Para! ¡De! ¡Hablar!Emilio levanta las dos manos en el signo universal de no es de mi incumbencia y sale por lapuerta.Quiero morir. De verdad quiero morir. Acabo de decir “pellizcar un pan” al chico más lindoque jamás haya visto.Me escabullo en una de las casetas, me encierro dentro, y bajo mis pantalonesdesesperadamente. Recuerdo tomar el calcetín antes de que caiga en el baño, gracias a Dios.No estoy segura de cómo lidiar con eso. Cuando por fin puedo orinar, el alivio es casiinsoportablemente placentero. Quiero gemir, pero me conformo con un suspiro desatisfacción. ***El comedor es, como todo lo demás en Underwood, imponente y majestuoso. Tiene un techoabovedado, relucientes pisos de roble, y largas, pulidas mesas de caoba. La luz del atardecerentra por las altísimas, delgadas ventanas de la pared oeste, derramándose en la habitación enpiscinas mantecosas. Se siente más como una iglesia que como una cafetería.Esta es la primera vez que estoy aquí, ya que me salté el almuerzo. Después de mi desastrosointento de hacerme amiga de Josh esta mañana en el patio y mi igualmente mortificantecarrera contra Emilio en el baño, pase los 40 minutos del receso entre el cuarto y quintoperiodo comiendo patatas fritas y una barra de Snickers de una máquina expendedora en mi 63 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandcoche, hablando por teléfono con Darcy, recostada en el asiento trasero para que nadie meviera ahí y sospechara. Sin embargo, he pasado el día sin arruinar mi cubierta, y estoyprofundamente agradecida por eso. Ha sido mucho más complicado de lo que pensé… nopuedo recordar la última vez que me sentí tan fuera de mi elemento. Estoy en una culturacompletamente ajena con su propio lenguaje y costumbres, aun así estoy sólo a 15 minutos decasa.Afortunadamente, las clases no representan una amenaza ya que son del tipo conferencia. Notengo que decir ni una sola palabra; siempre y cuando me vea marginalmente comprometida,los profesores parecen satisfechos. He conseguido pasar el terror inicial de pensar que cadanueva persona que me encontrara me daría una mirada y gritaría, “¡pero es una chica!” Al nivelmás básico estoy obviamente pasando. Sin embargo, los aspectos de ser chico se meescapaban. La manera en que se mueven, presuntuoso y fácil. La manera en que interactúanentre ellos, tan discretos y breves que prácticamente hablan en código. Había ido a la escuelacon chicos, pasado tiempo con ellos toda mi vida y aun así de alguna manera no había notadolo diferentes que son. No es como que yo sea la chica más femenina del pueblo, pero ahora queestoy tratando de esconder mis cualidades de chica puedo ver lo marcado que están esosaspectos en mi personalidad.Todo lo que hago naturalmente hace que gane miradas graciosas aquí. No me doy cuentahasta un segundo más tarde, pero entonces ya es imposible de arreglar. Cuando el profesor deteatro hace una broma, mi risa salió muy chillona y todos se voltearon a ver. Caminando porel campus entre las clases, no me doy cuenta de que estoy balanceando mis caderas hasta queveo las cejas levantadas y las dobles miradas. En clases de matemáticas, empecé a enrollar unmechón de pelo alrededor de mi pelo, pero paré cuando el chico junto a mí bufó. Era como sitodos mis instintos se encendieran aquí. Nunca me imaginé cuán arraigada estaba mi propiafeminidad, o lo sospechosa que me hacía esa feminidad en el mundo de los hombres.Me siento en la esquina del comedor mordisqueando mi puré de patatas, guisantes, y rodajasde pechuga de pavo. No era exactamente calidad de restaurant, pero es mejor que el contenidopromedio de la cafetería de la escuela. Estoy hambrienta, pero el nerviosismo que convierte miestómago en una zona de guerra me hace desconfiar de comer mucho y muy rápido. Todo micuerpo está cansado; ser todo el día alguien que no eres gasta mucha más energía de lo quecrees. No puedo esperar por ver a Chloe y a Darcy esta noche cuando vengan al campus parael ensayo. La idea de poder bajar mi guardia con gente que me conoce suena como el cielo.Veo mientras Josh y sus amigos entran, llenan su plato hasta arriba con comida, y se sientanen una mesa al centro del cuarto. Se mueven con la facilidad y la garantía de las extremidadessueltas de los atletas. Se sientan con sus rodillas extendidas, hablando y riendo tan fuerte quesus voces rebotaban en el alto techo, remarcándolo de vez en cuando con la palmada de dameesos cinco. ¿Cómo es tener toda esa confianza? ¿Cómo se siente, saber que el mundo tepertenece?Más importante, ¿cómo iba a lograr que chicos como esos respondieran mis preguntas? Nopuedo alcanzarlos como una chica porque ahí soy la marca o el enemigo, pero como chiconerd tampoco estoy más cerca de conocer sus secretos.Un par de mesas más allá, sentado solo, veo a Emilio. Mira a través de la ventana, una miradalejana en sus ojos. La luz del atardecer ilumina su rostro mientras mastica lentamente, perdidoen sus pensamientos. Con un pestañeo vuelve de su ensimismamiento y gira su cabeza. Medoy cuenta de que me está mirando directamente. Mis orejas se enrojecen mientras miro lejos. 64 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Cómo te va? —Tyler se sienta a mi lado, y no puedo evitar sonreír. Puedo no ser popularaquí en Underwood, pero al menos no soy un completo leproso social.—Bien, supongo. Max y un chico bajito con el pelo oscuro lanudo se sientan frente a nosotros.Tyler dice: — Conociste a mi compañero de cuarto esta mañana, Max.Asiento con la cabeza afirmando, tratando de no recordar el trasero desnudo con un hilodental a medio masticar. Max saluda de nuevo. ¿Cuál era el problema con eso? Él es como unpequeño soldado a cuerda.Tyler le hace gestos al chico bajito.—Este es Earl. Es un genio.—Oh, ¿en serio? —Sonrío, cuidando de mantener mi tono poco impresionado. Estoyaprendiendo a moderar mi euforia natural. En la tierra de los chicos, el entusiasmo essospechoso—. Eso debe ser genial, ser un genio, quiero decir.—Técnicamente, su declaración es correcta, aunque no voy por ahí anunciándolo. Mi CI es de181 en la escala de Wechsler, lo que es considerado por la mayoría estar dentro de la categoríagenio. —Habla en un tono monótono, y tengo que acercarme para escucharlo—. Por supuesto,todas las personas dicen que las pruebas de CI tienen ranking fallidos y prejuicios culturales,aunque mi área más fuerte de conocimiento es calcular secuencias de números que sonimposibles de inculcar con parcialidades de géneros o étnicas.—Nunca sabe cuándo callarse. —Interrumpe Tyler, tomando un pedazo de carne y lanzándoloa su boca.Soy sorprendida por la brusquedad de Tyler. ¡Las chicas difícilmente dicen mierda como esaen la cara de alguien! A menos que fueran Chloe, eso es todo. Una carcajada ahogada seescapa antes de que pueda detenerla. Todo los que escucharon me miran, viéndose enojados.Ofrezco una pequeña sonrisa de disculpa y me concentro en mi puré de patatas. ¡Genial!Ahora incluso los raros creen que soy raro.La ansiedad que había estado quemando en la parte trasera de mi cerebro comienza a ganarimpulso. Seguro, estoy en líneas enemigas, pero, ¿Qué bien tiene a menos que pueda tenerrespuestas reales a mis siete preguntas? Soy como un espía que logra infiltrase en una célulaterrorista pero nunca aprende nada porque no habla el idioma. Hasta ahora no tengo nada quedarles a las chicas del mundo quienes cuentan conmigo y mis puntos de vista.Miro nostálgicamente hacia la mesa de Josh una vez más; él y sus amigos se estándesmoronando por algo. Uno de ellos me ve mirándolos y hace una cara, no una caraamigable de, ven-aquí-y-pasa-el-tiempo, sino una cara de eres-tan-retardado-que-ni siquiera-mereces-mirarnos. Eso hace que los otros chicos se rían aún más fuerte. Dios, ¡soy un perdedorcompletamente certificado! ¿Cómo voy a deshacer esta reputación dañada lo suficientementerápido como para relacionarme con estos chicos? Es imposible. Ellos decidieron que no soycool, así que eso es lo que soy.Miro a Tyler, Max y Earl, quienes hablaban de las gráficas mejoradas de un video juego. Nohay duda de ello: he aterrizado de lleno en la tierra de los nerd. Nadie en este comedor se vetan desgarbado o torpe como estos tres. Sin embargo, son lo suficientemente amables para 65 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandsentarse conmigo.Eran como geniales a su manera. Bueno, okay, no geniales-geniales, pero tiernos, o algo así.¿Por qué no comenzar mi búsqueda aquí? Aceptado, estos chicos no eran por los que las chicasse morían por saber, pero eran chicos, ¿verdad? Quizás había ciertas cualidades que todos losmachos tenían en común, sin importar donde estuviesen en la jerarquía social. Como sea,¿cómo iban a saber las lectoras de que estirpe de chico había sacado mis respuestas? No escomo si fuera a incluir fotografías.—Así que, me estaba preguntando —dije, interrumpiendo su entusiasta discusión de lasprimeras gráficas de tirador —, ¿Alguno de ustedes le ha dicho alguna vez a una chica que lallamará y luego simplemente la mandan a volar?El silencio que sigue es ensordecedor, incluso en el ruidoso comedor.—Digamos, hipotéticamente —mis mejillas queman mientras ellos me miran— si conocen auna chica, y le dicen que la van a llamar pero no lo hacen, ¿cuál puede ser la razón para eso?—Espera, ¿cuál es la pregunta? —Tyler mira a sus amigos como si quizás se estuvieraperdiendo la broma, pero ellos sólo me miran con sus rostros vacíos.—Si dices que la vas a llamar y no lo haces, ¿por qué no lo haces? Ella espera que lo hagas, o almenos que envíes un mensaje o un e-mail o lo que sea, y luego cuando no haces nada, cuandosólo desapareces sin dejar rastro, ella está como, Dios, ¿qué pasó? Quiero decir, puedoimaginarme eso, de todas formas.—¿De qué estás hablando? —dice Tyler finalmente —. ¿Qué chica?Suspiro.—Volvamos atrás. ¿Alguna vez uno de ustedes le ha dicho a alguna chica que la va a llamar?Se miran unos a otros, luego niegan con sus cabezas al mismo tiempo.—¡Ninguno de ustedes le ha dicho a una chica “te llamaré?” ¿Es en serio? —No estoy tratandode ser cruel, pero Dios, esto es triste. Estamos hablando de hombres de diecisiete años consangre caliente, ¡no de monjes!—No sé si te has dado cuenta —dice Max a la defensiva —. Pero no hay chicas enUnderwood. ¿Quieres que le preguntemos a la Sra. Honaker? —Tyler y Earl bufan.Les frunzo el ceño.—No son prisioneros aquí, ¿verdad? ¿Nunca salen y conocen chicas? —Tyler dirige sus ojos ala mesa de Josh.—A las chicas les gustan esa clase de chicos. No están interesadas en nosotros.—Algunas sí, seguro, pero no todas ellas. —Admitiéndolo, esa fue mi principal objeción deobtener respuestas de esta bola de nuevos amigos míos, las chicas no estaban interesadas en loque ellos pensaban. Ahora, sin embargo, me encuentro resistiendo esta verdad básica. Quierodecir, ellos pueden no ser súper sexy, pero han sido los únicos amistosos conmigo aquí, y esotiene que contar para algo. Seguramente hay chicas en alguna parte del mundo que losencuentren atractivos —. Muchas chicas los buscarían si salieran más. ¿Han escuchado de las 66 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandchicas friki? ¡Miren a Michael Cera!—¿Tienes una novia? —Pregunta Earl.Hmm… esa no es una mala idea, de verdad. Quizás pueda usar esto.—Sí. Quiero decir, no estamos comprometidos ni nada, pero veo esta chica a veces. Estamoscomo juntos. Ella es la que ha estado preguntándome por qué los chicos dicen que van allamar y luego no lo hacen. Yo estoy como “No lo sé, cariño”. Porque sabes, si digo que voy allamar, eso es lo que haré, llamar.—Uh-huh. —Tyler me mira como si no pudiera descifrarme. La verdad, todos lo hacen.Prosigo.—Otra cosa que me preguntó, es por qué los chicos son tan diferentes con sus amigosalrededor. Solos con una chica son de una manera, y luego con sus amigos, son una personatotalmente diferente. Somos, quiero decir. Algunos chicos, de todas formas. ¿Sabes a qué merefiero?Silencio.—Como sea, eso es lo que ella dice. No sé por qué esta tan preocupada por eso. ¡Chicas!Max se gira hacia Earl.—La cosa de Bood Frontier no trabaja tan bien en Linux.—Lo sé. —Está de acuerdo Earl —. Esa es mi queja también. No estoy seguro si es porque esun software de código abierto o si el problema es más profundo que eso.Wow. Realmente estoy haciendo adelantos aquí. Antes de que lo sepas seré toda una experta.Voy a tener que cambiar un poco el enfoque de mi artículo, pero eso está bien. Estoy segura deque las lectoras no se preocupan mucho del funcionamiento interno de la conducta masculina.Estoy segura de que prefieren leer las minucias de Blood Frontier.Me atoro con otros trozos de cena, me despido de la pandilla de juegos, y me dirijo a la puerta.Esto no es lo que me había imagino. Seguro, estoy dentro de Underwood, pero ¿qué bien eseso para mí si no puedo meterme dentro de sus cabezas?A medida que salgo del comedor, el fresco día de otoño se siente bien. Respiro profundamentey miro hacia afuera sobre el césped majestuoso donde el sol brilla en el océano comolentejuelas dispersas en hileras de seda azul. Es un lugar increíblemente romántico, con sustorres cubiertas de hiedra, torres góticas, y vistas panorámicas del mar; déjenme a mí llegar aun lugar como este, rodeada por chicos calientes, y, sin embargo, ser incapaz de hacer algo alrespecto.—¿Cómo ha ido el primer día?Me vuelvo para ver a Emilio justo detrás de mí, las manos en sus bolsillos. Sus oscuros ojos enmi cara un momento antes de mirar el océano.—No mal —digo, pero mi tono no hace nada para disimular mi estado de ánimo abatido.—Los primeros días son los más difíciles 67 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—dice él.Comienzo a responder, pero él ya se giró y está a zancadas de distancias. Lo miro hasta quedesaparece por el sendero, su silueta fusionándose en las sombras de los arbustos. Capítulo 9 Traducido por Abril Corregido por Conitaa HE ncuentro un banco en el extremo del campus y me siento, aliviada de estar sola y pasar desapercibida por lo menos. A pesar de que acabo de hablar con Darcy en el almuerzo, siento una necesidad abrumadora de escuchar su voz otra vez.El tiempo en Underwood pasa muy lento; parece como si hubieran pasado sólo unosdías desde que me acurruqué en el Buick y le susurré las noticias de mi mañana aDarcy. Estoy tan feliz de que ella y Chloe vayan a estar aquí esta noche para el ensayo.Tomo mi celular y marco el número de Darcy.Ella responde automáticamente.—¿Cómo te fue? ¡Cuéntame todo!Sonrío. Es algo muy de chica decir: Cuéntame todo. Ya extraño eso… el ávido impulsode devorar los detalles de la vida de otro.—Estar aquí es como una excursión.—¿Y...? —pregunta impaciente—. ¡Vamos! Quiero detalles.De repente me siento abrumada por la perspectiva de explicarle mí tarde.—Te contaré en la noche. ¿Cómo está todo ahí?—He estado apagando incendios cada cinco minutos. Espero una placa de bronce demejor amiga, después de esto. De hecho, hazla de oro sólido… lo merezco.Muerdo mi labio, de repente preocupada.—¿Qué clase de incendios?—Ya sabes, solo cubriéndote… diciéndole a los profesores que estás enferma, cosascomo esas. Me encontré en el centro con tu mamá y me dijo: ¿Pensé que tú y Natalie 68 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandestaban trabajando en un proyecto de la escuela?Me estremezco.—¿Qué le dijiste?—Empecé a decirle esta detallada explicación sobre como estabas devuelta en mi casacortando papel diario para ese modelo de papel maché del sistema nervioso central. Yella dijo, pensé que era un proyecto de historia. Entonces traté de arreglarlo diciéndole algosobre una pequeña búsqueda interdisciplinaria de historia y biología.—¿Y crees que se lo creyó? —Estoy imaginando la escena: la cara desconcertada de mimadre, Darcy hablando a mil por hora.—Mi explicación fue muy complicada… ¿quién se tomaría la molestia de contradeciralgo tan confuso? Así que, sí, creo que se lo creyó.—Gracias a Dios. —Mi madre es muy fría… o distante, depende de dónde lo mires.Ella confía en mí y no se entromete, usualmente. Por otro lado, nunca hice algo comoesto antes, por eso puedo estar totalmente segura de que su usual despiste se mantengadurante toda esta semana.—Chloe está tirando del teléfono. Se está muriendo por hablar contigo.—Que dulce… —dije, emocionada.—No realmente. Ella quiere saber si le gusta a Josh.Bufo.—Me lo imaginé. Escucha, voy a entrar a hurtadillas al teatro esta noche y te veo allídespués del ensayo, ¿bien? ¿Hay algún lugar por ahí que sea privado?—Hay un pequeño clóset apestoso justo abajo del camerino. ¿Quieres que nosencontremos ahí? Deberíamos terminar antes de las diez.—Sin embargo, ¿qué pasa con Summer? ¿Alguna oportunidad de que ella se encuentrecon nosotras?Ella se burló.—¿Es broma? Como si esa prima donna16 fuera a algún lugar cerca de ese sucio y viejoarmario. Además, siempre se va justo cuando el ensayo termina. Creo que aprovechaque su hermana la puede llevar o algo así.—Bien. Te veré allí entonces. —Pongo mi celular devuelta en mi bolsillo y miro aloeste de nuevo. El cielo ha pasado de malva a un rosa fuerte mientras el sol va Prima donna: es el término en italiano que se usa para designar a la primera cantante, mujer que16desempeña los papeles principales y que generalmente es soprano. 69 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandcayendo al océano en cámara lenta. Las nubes que manchan todo el horizonte son deun luminoso tono durazno.Puede que no sea aceptada como Flynn con los más geniales Underwoodies, peroestoy aquí, ¿no? Mi disfraz está funcionando y he logrado camuflarme entre ellos…debería estar orgullosa de mí por haber llegado tan lejos. Sin embargo, tengo queaprovechar cada minuto. Salir con Taylor y compañía no parece algo muyprometedor.Quizás sólo el espiar a la clase dominante me proveerá de algunas respuestas. Josh estáen el juego, así que aparentemente los dioses del sexo hacen teatro cerca de aquí; esosignifica que me puedo esconder en las sombras mientras espero que Chloe y Darcyterminen, a lo mejor aprendo un poco más acerca de qué están hechos Josh y susamigos. ***Caminando devuelta por el campus me encuentro con el grupo de chicos con pelo-fibroso a los que Tyler se refería como los metaleros frustrados. Están yendo hacia elbosque, prendiendo unos cigarrillos con miradas rápidas y furtivas sobres sus hombros.Les pregunto dónde está el teatro y ellos apuntan con sus largos brazos en dirección dela Casa Hammond. Paso por al lado de unos chicos jugando fútbol en la luz leonada yuna pareja de chicos flacuchos encorvados sobre una tabla de ajedrez en una mesa depicnic, luciendo como pequeños ancianos.No estoy preparada para el teatro de Underwood; y eso es mucho decir. Mientrasentro, en realidad contengo el aliento por la sorpresa. Por suerte, no hay nadie todavía,así que puedo mirar sin ser observada. Es uno de los lugares más increíbles que hevisto. Hay, por lo menos, quinientos asientos de terciopelo rojos, incluyendo dosbalcones… ambos adornados y con un círculo superior. El techo abovedado es de unblanco cremoso tallado con líneas en forma de remolino como un pastel de bodas. Lospaneles de la pared están alineados, completos con apliques de art decó derramandoabanicos de oro. El escenario es asombroso: está enmarcado por un arco de proscenio,pintado elaboradamente con dioses y diosas retozando a través de un jardín ensilencio. Las cortinas de color merlot están dibujadas, revelando una escenografía queestá casi terminada. Una araña de cristal proyecta una piscina de luz de limón sobre elescenario de madera, y los elegantes muebles Victorianos llenan los espacios.Wow. ¡Que no daría por actuar en un escenario como ése! El auditorio de nuestraescuela parece una caja de zapatos comparado con éste. Podía sentir mis antiguosinstintos dramáticos queriendo salir: el escenario vacío me estaba llamando. Miro lahora de mi celular. Darcy dijo que el ensayo empezaba a las siete. Y eran las seis ycuarenta. Sólo me pararía allí, sentiría el espacio, recordaría como se sentía, luego meescabulliría entre las sombras antes de que alguien llegara. 70 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandSubo silenciosamente las escaleras que llevan al escenario. Todas las luces estánencendidas, así que no es como si estuviera arriba del escenario durante una actuación—no hay ningún flujo cálido y cegador que torne todo en un mar negro, ante mí—pero aun así, puedo sentirlo. La magia. Recuerdo las largas horas que pasé ensayandopara ese papel, aprendiéndome la parte de Cecily, caminando por mi habitación por lasnoches, ya que no había podido ensayar con mucha regularidad con el elenco. Sentíael papel dentro y fuera de mí. Fue un gran obstáculo el que ni siquiera haya podidointerpretarlo una vez. Usualmente nuestro profesor de teatro les daba una actuación alos suplentes, pero Summer se quejó cuando él lo propuso, pisoteó sus pequeños piesvestidos con D&G17 como un niño, por lo que él cedió. Idiota.Cruzo por la derecha del escenario, imaginado el susurro de mi falda de seda contra elpiso. Puedo verme interpretando la primera escena, en el jardín de la casa de veranodel Tío Jack. Mi institutriz, la Señorita Prism, está tratando de persuadirme para queme siente y preste atención a la lección.—Pero no me gusta el alemán. No es, en absoluto, un idioma favorecedor. Séperfectamente bien que luzco feísima después de una lección de alemán.—¿Summer? ¿Eres tú?Me doy la vuelta rápidamente para ver a Emilio salir de los bastidores. Casi grito, perome contengo justo a tiempo.—Oh, hola. Eres tú. —Su frente se frunce—. Creí escuchar a Summer aquí,ensayando.Miro alrededor.—No. Aunque yo también escuché a alguien. Una chica. No yo. No dije nada. Quizáella está en umm... en los camarines.—Bien. Iré a ver. —Pero no se mueve—. ¿Qué andas haciendo aquí? ¿Actúas?—¡No! No realmente. Sólo vi el escenario y pensé que debía mirarlo más de cerca.Asiente hacia el maravilloso escenario.—Muy atractivo, ¿no?—¡Oh Dios mío! —digo a borbotones—. ¡Es el teatro más espectacular que jamás hevisto! Es como tan grande y tan increíble...Él me mira divertido, yo me paro de repente. Demasiado entusiasmada otra vez. Teníaque controlar mi entusiasmo.Borro la sonrisa de mi cara y pongo una cara de indiferencia.—De todos modos, escuché que están haciendo una obra. ¿Estás dentro?17 D&G: Dolce & Gabbana, firma de moda Italiana. 71 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Sí.—¿Qué papel? —dije, preguntándome por qué ni Darcy ni Chloe lo habíanmencionado.—Algernon.—¡Eres uno de los principales! —digo—. Eso es genial.El mira a sus pies avergonzado. Dios, es adorable.—¿Así que conoces la obra?—Yo… sí. Algo. Por aquí, por allá. Puede que la haya visto alguna vez.—¡Hola! ¿Hay alguien aquí? —El sonido de la voz de Summer hace que mi corazóngolpee dentro de mi caja torácica como un colibrí atrapado.—¡En el escenario! —La llama Emilio, dándose vuelta hacia los bastidores—. Creíhaberte oído.¡Scheisse! ¡Summer no me puede ver aquí o estoy completamente arruinada! Meescabullo a los bastidores que están a la derecha del escenario justo mientras ella salede los bastidores de la izquierda.Detrás de mí escucho a Emilio decir: —Hola. Luces genial.—Gracias. Tú también.—Uh, éste es mi compañero de cuarto… —Pausa. El tono de Emilio se vuelvedesconcertado, y un poco avergonzado—. Estaba justo aquí.Pero ahora estoy en un lugar donde ella no me puede ver, por supuesto. No puedodejar que lo haga.Subo las escaleras que llevan al pasillo, donde espero ver el ensayo sin ser vista. Porsuerte, es el lugar ideal para espiar. La plataforma de metal en forma de T está ubicadaperfectamente sobre el escenario; puedo ver todo, pero estoy lo suficientemente alejadadel escenario como para esconderme en las sombras, así que cualquiera que porcasualidad mire hacia arriba aún no va a poder notar mi presencia.—¿Estás hablando con algún amigo imaginario? —El tono coqueto de Summer esempalagosamente dulce—. ¿Era Bunbury?Oh, es tan inteligente, con su sarcástica referencia al libreto. Siempre he odiado esosobre ciertos tipos de actores de teatro… constantemente ensayando sus líneas,usándolas en una conversación, hasta usándolas en un chiste. Como si no se lespudiera ocurrir nada por ellos mismos, si no que tienen que sacárselos a algún pobredramaturgo muerto. Summer es la personificación de eso. Desde aquí arriba puedo verla parte superior de su cabeza, brillante, cabello dorado derramado en todas lasdirecciones. Ella tiene la clase de cabello que es enloquecedoramente vibrante y 72 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandversátil. Un día lo usa recto y sedoso, al siguiente lo tiene seductoramente con buclescomo una princesa de cuentos de hadas. Hoy está casi en la mitad: ondas sueltas quecaen por sus hombros. Ahora que he cortado el mío estoy todavía menos preparadapara competir. No que es como si tuviera que hacerlo. Es por eso que dejé deaudicionar, para no tener que competir siempre con ella. Dios, la desprecio.—Esperaba que llegaras más temprano. —Summer avanza un par de pasos haciaEmilio.—¿En serio? —Él mira el piso del escenario. ¡Oh, wow! Emilio es tímido. Mírenlo;hasta su cuero cabelludo está ruborizado. Es completamente irresistible—. ¿Estás listapara la semana técnica?Summer hace que su cabello patentado ondule y se acerca. ¡Está loca por él! La últimavez que supe estaba saliendo con Robbie Herbert. ¡Golfa!—No es la gran cosa. Tú sólo te quedas parado ahí mientras ajustan las luces. Estaobra no requiere mucha técnica, de todos modos. Debería ser simple.—En realidad es mi primera obra. —Él todavía se mira los pies.Un paso más, y ella prácticamente está en su regazo.—Entonces, ¿qué has hecho antes de esto? ¿Películas y Televisión?Él se ríe.—¡No! Nunca he hecho nada de esto.—¡No puedo creerlo! —Su mano descansa sobre el hombro de él. Haciendo unmovimiento totalmente mortal—. Eso es imposible.—A menos que cuentes un concurso de Navidad hace diez años. Fui el Pastor NúmeroCuatro.Ella abre su boca y ríe como si eso fuera la cosa más graciosa que algún ser humanohaya dicho. Me refiero a que, sí, era lindo, pero estaba exagerando un poco, ¿no? Dios,¿me río así cuando estoy coqueteando? Si es así, que alguien me dispare ahora.Cuando ella finalmente contiene el aliento le aprieta el brazo y se acerca incluso más.—¡Oh, eres tan talentoso! Tienes que ir tras ello. Sería ilegal el que no lo hagas. Puedopresentarte a mi agente. ¿Ella está con William Morris? ¿En Los Ángeles? Teconseguirá trabajos así. —Ella chasqueó sus dedos bien cuidados—. Es muy difícilencontrar a buenos actores Latinos.¡Ew! ¿En serio acaba de decir eso? Intento medir la reacción de Emilio, pero lo que seaque está pensando no lo comunica en su cara.De repente las puertas del frente del salón se abren y la voz cantarina de un hombrellama: 73 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Dónde está mi gente? ¡Necesito a mi gente!Me giro y veo al Sr. Pratt, el profesor de teatro, puntual por el pasillo central. Susalvaje pelo de color rubio claro parece incluso más desordenado que esta mañana.Está usando jeans de diseñador, un suéter de cachemira, y una chaqueta deportiva conun corte impecable… muy elegante. Detrás de él hay una gran cantidad de gente: unhombre portando luces que parece muy cansado, un gordo chico de unos veinte con unenorme vaso de plástico con soda, la Sra. Honaker, Tyler, Earl, y Max. Finalmente, enla retaguardia veo a Josh y Chloe, seguidos por Darcy. ¡Mi gente! Quiero bajar por elpasillo y abrazar a mis dos mejores amigas, pero obviamente me quedo allí.—Sra. Honaker —dice el hombre rubio, con un tono imperioso—. ¿Puedo confiar enque para mañana en la noche los disfraces estarán listos? Ustedes chicas necesitarántiempo para ajustar esos elaborados sombreros, ya saben.—Estoy acostumbrada a eso Sr. Pratt —dice Summer desde el escenario—. He hechoeste espectáculo ant…—Sí, ya todos lo sabemos, querida. Ya has hecho el espectáculo antes. —Su tono esmalicioso. ¡Me gusta él! Cualquier persona que le hable a Summer de esa forma es miamigo.—Yo sólo decía —se queja Summer.—Si, tú “sólo decías”, ¿no? —Él se cruza de brazos y entrecierra los ojos haciaSummer y Emilio, quienes todavía están arriba del escenario—. ¿Qué están haciendoustedes dos allí arriba? ¡Espero que no estén ensayando a mis espaldas!—¡No! —dice Emilio—. Sólo estamos pasando el rato.—Ah, el temido “pasando el rato”. ¡Espero que no estén coqueteando! Oh, Dios no lopermitas. El que ustedes se busquen a tientas tras los bastidores, arruinaríacompletamente la química en el escenarioJuro que Emilio se puso tan rojo que parecía necesitar atención médica.El Sr. Pratt, se puso a trabajar entonces, ordenando a todos alrededor. Pasó muchotiempo hablando con el chico gordo de la mega-soda, el chico cansado, y Earl… sutripulación. Era la primera noche de la semana tecnológica, lo que significaba muchoaburrimiento al estar de pie alrededor de los actores. Ellos se reunieron arriba delescenario, pero las escenas no se llevaron a cabo como lo harían en un ensayo normal;en cambio fueron de señal en señal, diciendo una línea y luego esperando muchotiempo mientras la gente corre alrededor de los actores cambiando cosas de lugar yclavando conjuntos de piezas. Es un desorden total.Sin embargo, tengo que decir que el observarlo desde este ángulo es algo casifascinante. Dado que hay mucho tiempo de inactividad entre las indicaciones, empiezoa espiar las conversaciones que inevitablemente brotan entre las largas pausas, aunqueel Sr. Pratt no para de decirles, en términos muy claros, que se callen. 74 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandChloe realmente está trabajando con Josh. Obviamente la he visto actuar antes, peroesto es diferente. Usualmente estoy… bueno, allí. Como otra chica, me refiero.Cuando eres parte de la escena, es mucho más difícil darte cuenta. Ahora podíasentarme y analizar su estilo de coqueteo con perfecta objetividad. Todo el tiempoJosh trata de entablar conversación, ello lo ignora o responde con la réplica mássarcástica posible. En realidad, es casi chocante. ¡No puedo creer que no me haya dadocuenta antes! Es, increíblemente, una perra. Y sí, bien, el ser una perra es casi supersonalidad, incluso alrededor mío y de Darcy. Sin embargo aquí está la diferencia:Con nosotras, siempre hay un cariño subyacente y leal. Con Josh, es sólo... una perra.Sin embargo, logra un efecto casi mágico sobre él. Mientras más abusa de él, másdeterminado está en tenerla. Se emociona mucho con la caza o es masoquista.—¿Vas a venir a mi fiesta el viernes en la noche? —le pregunta Josh mientras esperanque el chico de las luces ajuste el fondo del escenario.—¿Una fiesta en la noche de apertura? —se burla ella—.¿No es de mala suerte o algoasí?—No si tú vas —dice.Ahora es el Príncipe Encantador. Pienso en lo idiota que se comportó conmigo hoy —bueno, con Nat, de todos modos— ruedo mis ojos.—No sé. —Ella examina sus uñas—. Podría estar ocupada.—¡Vamos! Nunca has ido a mi casa antes. —Él pone una mano en su codo—. Puedollevarte a mi cuarto y mostrarte mis grabados.Chloe hace un sonido con su garganta.—¡Cursi!—¿Ves lo que me haces? Estoy forzado a usar líneas realmente malas de coqueteo.Ella ignora eso y estudia sus puntas partidas con gran concentración. Si no laconociera mejor, seriamente pensaría que a ella no le importa él.¿Cómo maneja eso? Sin ser descortés, pero de nosotras tres, siempre consideré a Chloela actriz menos prometedora. Ahora veía que era muy convincente cuando escribía supropio guión.Tyler se acerca y le tiende un chal a Chloe.—La Sra. Honaker pensó que quizá podrías querer esto.Chloe le lanza una mirada fulminante.—¿Por qué?—Uh, porque tu personaje tiene un… ya sabes… 75 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Un chal —dijo ella, como si estuviera frente un niño—, se llama chal.—Sí. Así que quiere que te acostumbres a él. Como accesorio.Ella parecía absolutamente disgustada.—Es un elemento del vestuario, no un accesorio.—Sólo quería decir…—¡Lo que sea, sirviente! Aquí, me lo pondré. ¿Eso te hace feliz?Josh se ríe.—N-no soy yo —balbucea Tyler—. Es la Sra. Honaker. Ella quiere…—Sí. Entendí —dice Chloe, en un tono que claramente dice Estás despedido.Bien, ¿puedo sólo decirlo? ¿Mi amiga Chloe? En ninguna parte a la vista. ¿Su gemelamalvada? Muy presente. Quiero decir, en serio, ¿qué fue eso? Cuando es como Cruellacon Josh no me molesta… el chico no es más que grosero conmigo. ¿Pero con Tyler?Él es inteligente y bueno, y obviamente sólo trata de ayudar. ¡Es hasta lindo si lo mirasbien! ¿Esos bonitos ojos grises? ¿Esas cejas expresivas? Y Chloe, mi amiga desdesegundo grado, que muy en el fondo tiene un gran y generoso corazón, tiene alpequeño y dulce Tyler tan asustado que está balbuceando. El gracioso y articular Tylerdesarrolla un impedimento del habla instantáneo… así de intimidante es ella.¿Cómo va a conseguir Chloe a alguien, sino a un idiota como Josh, mientras actúacomo una gran perra? ¿Y si termina mal por él, quien podría culparla, excepto ellamisma?Darcy está caminando hacia el otro lado del escenario. Mientras Chloe trata a todoslos chicos como algo repugnante, que sólo raspa de la parte inferior de sus zapatos,Darcy los trata como a los extraños de los que su madre le advirtió. Josh no le estabaprestando atención, y ella no se atrevía a entablar una conversación con él. Tyler, encambio, parece algo interesado. No para de hacer patéticos chistes y de observar sureacción con miradas de reojo.—Oye, ¿y qué si Lady Bracknell tuviera pelo rosa? —sugiere Tyler.—Le estamos consiguiendo a Darcy una peluca —dice la Sra. Honakerimpacientemente—. Debería estar aquí mañana.Los ojos de Darcy van de una cara a otra, pero no dice nada.—Ya sé, sólo decía, sería genial. ¿Esta pulcra anciana con cabello rosa? Quizásdeberíamos hacer todo como en los ochentas. Jack podría ser esa clase de chico queusa bandas en el pelo, y Algernon podría ser un rapero.Eso hace que Darcy esboce una pequeña sonrisa. Espero totalmente que se una alelenco con ideas de vestuario —ella ama locamente los ochenta— pero mira al piso y 76 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandse queda en silencio.Francamente, estoy desconcertada. Sé que es un hecho que Chloe y Darcy son dos delas personas más geniales en la existencia. Sin embargo, ¿quiénes son alrededor de loschicos… por lo menos de éstos? Chloe es la personificación del ciclo premenstrual yDarcy... bueno, Darcy ni siquiera habla. Ha estado en silencio toda la noche, exceptocuando el Sr. Pratt le ordena decir su línea. Mi colorida y valiente amiga hademostrado la personalidad de una papa.¿Por qué no me había dado cuenta de esto antes? Sí, sé que Chloe puede ser dura y suestilo de coqueteo un poco ácido. Sé que Darcy a veces se torna tímida cerca de chicosque no conoce. Ésa es en parte la respuesta a por qué desperdicia tanto tiempoaferrándose a Rob, supongo; él es uno de los pocos chicos con los que se sientecómoda. Pero mirar a Chloe y a Darcy esta noche es como abrir los ojos. Es comoverlas por primera vez.Esto me inclina a la pregunta más terrorífica de todas: ¿Cómo soy yo alrededor de loschicos? Ambas, Chloe y Darcy, han tenido más experiencias amorosas que yo.Pensarías que las hago sentir más cómodas, con menos probabilidades de jugar con lasmentes. Si parecían antinaturales —lo contrario a ellas— ¿cómo parecería yo?Raro. Voy a tener que hablar con ellas sobre esto. Nuestro encuentro en el clóset, derepente, es muy urgente. ***Parece como si hubiera estado esperando en este pequeño cuarto por horas. Estácompletamente a oscuras, pero tengo miedo de prender las luces y que alguien lo note.Estoy segura que el ser descubierta aquí, sola, sin ninguna razón, hará que sepregunten por mi reputación, ya establecida, del perdedor del mes.Por suerte hay una bolsa de frijoles en la esquina más lejana, así que me siento aquí, depiernas cruzadas, reflexionando sobre mi día tan raro.Finalmente a las diez y veinte, recibo un mensaje de Darcy: ¿Estás en el clóset?Escribo: ¡Sí! ¿Dónde están?Yendo en un minuto. Tratando de separar a C de J. ¡Arg!Sacudo mi cabeza, y escribo: Sin bromear…Cinco minutos después Darcy entra rápidamente, seguida por Chloe. La pieza estallapor la luz. 77 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Qué estás haciendo en la oscuridad? —demanda Chloe.—No quería que me atraparan.—¿Desde cuándo estás tan paranoica? —pregunta, haciendo su camino alrededor deuna estatua de yeso sobre sus tacones.—Um, ¿desde que decidí ir encubierta a una escuela sólo para chicos, quizás?Darcy se acerca y se deja caer a mi lado junto a la bolsa de frijoles. Usualmente no soysúper demostrativa, pero es tan genial volver a verla que le di un abrazo.—Las extrañé chicas —dije—. Ser un chico es raro.Los ojos de Darcy se agrandan.—¿Es increíble? ¡Debe ser tan divertido!—¡Para nada! —Dejo colgando mi cabeza—. Soy un completo bobo. Es vergonzoso.Chloe se sienta en un taburete cercano y saca las pelusas de sus pantalones.—Así que finalmente te estás encontrando con tu perdedor interior.—¡En serio! —me quejo—. Tengo el mismo equivalente social que el herpes.—Una metáfora atractiva. —Chloe se inclina hacia delante—. Honestamente, ¿quédijo Josh sobre mí?Acerco mi cara.—¿Bromeas? ¡Ni siquiera me habla! Me trata como basura.Chloe arruga su nariz.—¿En serio? Tendremos que cambiar eso. ¿Qué hiciste para que todos te odien tanto?—No es lo que hice o lo que no hago... es quién soy. Como chico, soy un perdedor.Darcy pone un brazo alrededor mío.—Estoy segura de que eso no es verdad.—Créeme, lo es. No encajo. Por aquí, ese es el beso de la muerte.Chloe entrecierra los ojos hacia mí e inclina su cabeza.—Tal vez aún no hemos conseguimos el atuendo adecuado para ti. Necesitas unamandíbula más fuerte.—Me temo que la cirugía plástica está fuera de mi alcance.—Estoy pensando en un poco de sombra por aquí. —Se inclina más cerca y toca mi 78 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandmandíbula.—¡Genial! Esa es una idea excelente. Estoy segura de que el maquillaje aumentará micredibilidad inmensamente.Chloe se retira con sorpresa.—¿Por qué tan sarcástica?—Lo siento. Es sólo que... es como si me sobrecargara de información.Darcy se vuelve hacia mí.—¿Sí? ¿Entonces, qué aprendiste? ¿Conseguiste alguna respuesta para tu artículo?La dulce Darcy. Parece tan ansiosa. Quiero dar un reporte completo, realmente, perode alguna manera mi cerebro no cooperará. Quiero hablar sobre el ensayo que acabode espiar —sobres las cosas que vi y pensé—, pero al mismo tiempo no sé cómoformular nada de eso con palabras. Aquí están mis amigas, mirándome con sus carasexpectantes, listas para oír, y yo sólo estoy sentada aquí con mi boca abriéndose ycerrándose como un pez dorado.Justo entonces el tono de celular de Darcy suena, distrayéndonos del reporte queparezco no poder escupir. Lee la pantalla, con una sonrisa tirando de la esquina de suboca.Chloe rueda sus ojos.—Es Rob, ¿no? Dios, ¡¿por qué no sólo te deja en paz?!Darcy me mira picaronamente.—Me ha estado mandando mensajes todo el día.—Él percibe que ella lo está superando, así que, ¿qué hace? Trata de atraerla de vuelta.El chico es un fenómeno sin control.Pongo mi mano sobre la de Darcy.—No vas a volver con él, ¿o sí?Ella sacude su cabeza, pero puedo ver que es difícil para ella.—Voy a resistir.—Bien. Él arruinó todo contigo por mucho tiempo… es tiempo de ser fuerte.—Sí —dice Chloe—. ¡Y ni siquiera es lindo!Miro mi reloj.—Se está haciendo tarde. Puede que todavía haya gente en los dormitorios. No quiero 79 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandlevantar sospechas.Darcy parece decepcionada.—Pero todavía no cuentas nada.—No hay mucho que decir. —De repente me siento exhausta, y la perspectiva de tenerque contarles mi día es abrumadora.—¿Estás bien? —Darcy estudia mi cara cuidadosamente. Ella siempre ha estado atentaa los sutiles cambios en mi estado de ánimo; era en parte lo que la hacía tan buenaamiga. Aunque justo ahora, sólo quiero meterme debajo de unas sábanas y ceder aldulce olvido.—Sí. Sólo estoy cansada. Fue un largo día.—Supongo que esto no te animará. —Darcy saca una carpeta de su mochila y me latiende—. Pero aquí están tus tareas de hoy.—Gracias —digo, indiferente.Chloe se para.—Mañana traeré mi estuche de maquillaje. Veremos lo que podemos hacer parahacerte parecer más a George Clooney.Darcy se pone de pie de un salto y sostiene una mano cerca de mí para ayudarme.Vamos hacia la puerta, me asomo para asegurarme de que no hay nadie que nos vea,luego apagamos la luz del clóset y salimos hacia la oscuridad. Camino con ellas hastasu auto, susurrando un rápido adiós, y las observo alejarse.Ahora que la oleada de adrenalina de esta rara aventura empieza a desaparecer,comienzo a preguntarme si de verdad puedo esperar lograr algo aquí. ¿Y qué pasa sitoda la misión está mal? Quizás los chicos no tienen ningún secreto interesante queesconder, incluso si lo quieren. Mientras tanto, mi vida real se sigue acumulando en miausencia. Pienso en las tareas que Darcy me ha dado. Tal vez mañana durante lasclases pueda hacer algunas de ellas a escondidas. No hay ninguna chance de que puedatrabajar esta noche. Con suerte mañana todo lucirá más claro. Justo ahora me sientomuy cansada y mi cabeza está llena de ideas medio formadas, no puedo pensar ennada. 80 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 10 Traducido por Sera Corregido por Conitaa HM ientras hago mi camino por el hueco de la escalera hacia mi habitación, empiezo a sentir mariposas revoloteando en mi barriga. Estoy compartiendo una habitación con un tipo que apenas conozco. No sólo eso: estarédurmiendo como a un metro y medio de distancia del tipo más sexy que he conocido.Camino pasillo abajo, escuchando los sonidos de la noche: una televisión estalla enuna carcajada, un ritmo bajo pulsa suavemente a través del techo. En cuestión deminutos estaré en un espacio muy pequeño con Emilio. Tendré que descubrir unaforma sutil de cambiarme de uniforme al pantalón de deporte y camiseta con la queplaneo dormir. Es como ir a una primera cita y saber que es una fiesta de pijamas.No hay luz visible por debajo de la puerta cuando llego a la habitación 333. Usando millave, me deslizo adentro tan silenciosamente como puedo, luego me inclino sobre lapared un segundo, dejando que mis ojos se ajusten. Capto un olor en el aire, un olor asudor de chico y jabón que encuentro extrañamente tranquilizador. Me quedo ahíinspirando, intentando orientarme. Después de un momento puedo distinguir la figurade Emilio bajo las mantas. Nuestras camas están alineadas debajo de las dos ventanasde la habitación. Un tenue baño de luz plateada de luna se ha filtrado a través delcristal, y puedo ver la línea exterior de su hombro mientras está tumbado de lado.Cruzo hacia la cómoda que llené esta tarde con ropa interior y camisetas. Echando unvistazo a la forma inerte de Emilio, precipitadamente me quito la chaqueta de Tyler, lacorbata, y la camisa abotonada. Con suerte no tendré que apresurarme a devolverle suuniforme; parece como si lo fuera a necesitar toda la semana. Quizás pueda conseguirque Darcy me traiga algunas camisas blancas, al menos. Ésta no va a oler demasiadobien si tengo que llevarla todos los días. Dios sabe cómo me las arreglaré para atarmela corbata mañana. ¿Pensará Emilio que es raro si se lo pido?De pie ahí en la oscuridad llevando mi camiseta y los pantalones de Tyler, dudo. Elplan original era dormir con mis dos sujetadores deportivos y mi camiseta de tirantes,pero ahora me pregunto si eso es realmente necesario. El elástico de la doble capa me 81 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandestá cortando en las axilas. El pensamiento de dormir incluso en uno es insoportable.Entonces de nuevo, ¿y si Emilio se despierta y se da cuenta de que su compañero decuarto tiene tetas? Sin importar lo espectacular que las tetas puedan ser, todavía seríamuy difícil de explicar. Sólo tendré que ponerme de cara a la pared y mantenermecubierta, luego levantarme antes que él y vestirme dentro de la ducha donde nadiepueda verme.Emilio hace un suave sonido, una mezcla entre un gemido y un suspiro. Escucho hastaoír su respiración. Cuando me he convencido de que es tan constante que tiene queestar dormido, rápidamente me giro y me quito mi camiseta y ambos sujetadores.Estoy desnuda desde la cintura para arriba, escarbando en el cajón buscando unacamiseta holgada cuando mi codo golpea mi bolsa de aseo en la parte superior de lacómoda. Aterriza en el sueño con un golpe sordo y fuerte. Detrás de mí escucho aEmilio agitarse, y en un instante la lámpara de al lado de la cama inunda la habitaciónde luz. El pánico me atraviesa mientras instintivamente me cubro el pecho con ambasmanos, encogiéndome lejos de él.—¿Que mier…?—¡Scheisse! —Mi espalda todavía hacia él, encuentro la camiseta que necesito en elcajón. Me la pongo, metiendo mi cabeza en el agujero del brazo en mi lucha frenética.—¿Qué pasa? —Suena ebrio de sueño.Mi cabeza está todavía firmemente fijada en el agujero del brazo, cegándome. Metropiezo lejos del sonido de su voz y golpeo mi dedo del pie con la cómoda, enviandoun agudo arco de dolor por mi pierna.—¡Auch!—¿Qué estás haciendo?De alguna forma libero mi cabeza del agujero equivocado y lo fuerzo a través delcorrecto. Sin embargo, todavía no me giro, por miedo a que se dé cuenta del pecho.—Todo está bien. ¿Te importa apagar la luz?Refunfuña algo ininteligible pero lo hace. Una vez que la habitación vuelve a laoscuridad rápidamente me deshago de mis pantalones y me pongo un par depantalones de deporte. Mi dedo sigue palpitando de dolor. Cojeo hacia la cama y mehundo debajo de las mantas, poniéndolas sobre mi barbilla y dándoles la espalda.En cuestión de minutos, Emilio empieza a roncar muy suavemente. Con cuidado deno hacer ruido, me giro y lo estudio, mi cuerpo todavía cuidadosamente envuelto enmantas. Su cara parece tan inocente y joven, una mejilla aplastada contra sualmohada. Con cada suave respiración sus labios se mueven muy ligeramente, eldiminuto hueco entre ellos cerrándose mientras inhala, luego abriéndose de nuevomientras exhala, formando un diamante de oscuridad en miniatura entre ellos. Susoscuras cejas se arrugan 82 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandbrevemente, luego se suavizan de nuevo.De repente, como si respondiera a algo en su sueño, arroja las mantas de modo que lamayoría de su torso está expuesto. Sin camiseta. Por Dios. Ahora mis ojos se hanajustado completamente, y la luna cuela la suficiente luz para ver. Mis ojos trazan laslíneas de sus hombros, el lugar donde su cintura se hunde y desaparece en un enredode sábanas. Escucho su respiración, y cuando me he convencido de que es tanconstante que tiene que estar dormido, me apoyo en un codo con mucho cuidado parapoder tener una mejor visión.Sin previo aviso, sus párpados se abren. Dejo escapar un pequeño chillido de sorpresaantes de que pueda detenerme.Se incorpora y me mira.—¿Qué?—¿A qué te refieres con qué? —Agarro las sábanas firmemente hacia mi pecho.—¿Por qué me estás mirando?—No lo estoy haciendo. Es decir, lo estaba, pero sólo un segundo.Continúa atravesándome con su mirada sospechosa.—Quería ver si estabas despierto —añado sin convicción.Da un bufido, ahueca su almohada, y colapsa sobre ella, mirando al techo.—Bueno, lo estoy ahora.Hay un silencio incómodo, durante el cual considero y descarto una variedad deposibles comentarios para empezar conversación. Esto debería ser un sueño hechorealidad: sola en la oscuridad con un tipo increíblemente caliente. Por supuesto, nopuedo pensar en una sola cosa que decir.Empiezo a preguntarme si se ha dormido de nuevo cuando rompe el silencio.—¿A dónde has ido, de todos modos?—¿A qué te refieres?—En el teatro. Me giré y te habías ido.—Oh, eso. —Mi cerebro se engarrota mientras intento pensar en una explicaciónposible. Salgo con la regla de oro del mentiroso: Permanece cerca a la verdad—. Noquería ponerme en medio. Parecía como si esa chica estuviera bastante, ya sabes,colgada de ti.Deja salir un suspiro. 83 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—No sé sobre eso.—¿Es tu novia?Rechino los dientes mientras espero su respuesta. Por favor, Dios, no dejes que le gusteSummer Sheers. Haré cualquier cosa, sólo concédeme este único deseo.—No… —Pero su tono deja una ligera pregunta todavía colgando en el aire.—¿Qué? ¿No te gusta?—Es genial. Y es una buena actriz.—¿Eso crees? —Está fuera de mi boca antes de que pudiera detenerme.Se incorpora sobre un codo.—¿Por qué, la conoces?¡Scheisse! Vuelve atrás, vuelve atrás.—Oh, sólo he oído hablar de ella.—¿En serio? ¿Cómo?Me aclaro la garganta, ganando tiempo.—Um, tengo una prima que va al colegio con ella.—¿Sí? ¿Qué dijo tu prima?Dios, ¿cómo me meto en estas situaciones?—Dijo que Summer... ese es su nombre, ¿verdad?—A-já.—No sé, dijo como que Summer es de Los Ángeles e hizo un montón de anuncios,modelaje, unas pocas sitcoms, cosas como esas, pero que no es realmente tan buenaactriz y si su padre no estuviera en el negocio nunca habría conseguido todos esospapeles.Emilio considera esto un largo rato. Dije demasiado. Demasiado. Tengo que hacer queme quiten quirúrgicamente la boca.—Suena como si tu prima estuviera celosa.Es mi turno de incorporarme ahora.—¡No, no lo está!Levanta ambas manos como si lo rechazara. 84 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Sólo decía…—Summer simplemente no es tan buena, eso es todo. —Me echo hacia atrás. Mi vozha estado continuamente haciéndose cada vez más alta; hago un esfuerzo conscientepara bajarla—. Según mi prima.—Las chicas se tiran mierda las unas a las otras —dice.—Como haces tú aparentemente. Como ella, me refiero. —A pesar de mis mejoresesfuerzos, sale mal.Hace un ruido estrangulado en su garganta.—¡No lo sé! ¿Por qué estás tan interesado?—No lo estoy. —Larga pausa—. Sólo estoy dando conversación.De acuerdo, ya es suficiente sobre Summer. Me ha robado cada papel. ¿También metiene que robar el único tipo del que me he enamorado en siglos?Espera, ¿qué estoy pensando? ¡No puedo enamorarme de Emilio! Piensa que soy unchico. Y de todos modos, toda esta misión era para conseguir respuestas... respuestasverdaderas de tipos verdaderos que piensan que soy un tipo verdadero. No me puedodejar distraer por alguna atracción al azar. Todo lo que vi esta noche en el ensayoindica que la química sexual es la cosa más importante en el camino a unacomunicación sincera. Tengo que reprimir mi libido y concentrarme en mi artículo. Yaque Tyler y compañía no pueden darme respuestas, y los amigos de Josh piensan quesoy demasiado humilde para justificar un hola, Emilio podría ser mi únicaoportunidad hacia la verdad. Tengo que trabajar en algunas de las 7 preguntas en estaconversación. ¿Cuán duro puede ser eso?Bien, Natalie, concéntrate. Tienes que estar más tranquila de lo que estuviste estanoche en la cena. Me merezco un Premio de la Academia en la categoría “torpe” poresa actuación. ¿Cómo preguntaría un tipo sobre esas cosas? Pero veamos, esa es lacosa: no lo haría. Al menos no creo que lo hiciera. No tengo ni idea de lo que loschicos hablan cuando no estoy alrededor porque estoy... bueno, ¡bah! No alrededor.Si no hago un movimiento aquí va a quedarse dormido conmigo. Repaso todas lassiete preguntas en mi cabeza y decido empezar con la número tres. Es la más fácil desacar sin sonar como una herramienta completa.—¿Emilio? —Estoy medio esperando que esté dormido por lo que no tendré quearriesgarme a quedar como un idiota.—¿Sí? —Su voz es ronca.Siento mi pulso correr.—¿Qué, eh, buscas en una chica?Pausa. La misma pausa mortal que 85 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandconseguí en la cena. Puedo oír los grillos chirriando a través de la ventana abierta.Ahueca su almohada y gira su cara hacia mí, mirándome.—¿Qué busco?—Sí. —De acuerdo, así que no está cambiando inmediatamente de tema a BloodFrontier, al menos.—¿Te refieres… en una novia?—Sí. ¿Qué encuentras… atractivo? —susurro esta última palabra, maravillándome porlas líneas de sus esculpidos pómulos en la luz de la luna.—No lo sé. Supongo que me gusta una chica que pueda ser natural, ya sabes. Ser ellamisma. Me saca de quicio cuando lo intentan demasiado.Me estoy muriendo por señalar que Summer es la gran señora en intentarlo demasiado,pero me las arreglo para contenerme. Sólo escucha, Natalie. Te está diciendo cosas.—¿Intentarlo demasiado de qué forma?—Oh, ya sabes. Puedes notarlo. Como cuando su risa es falsa y todo lo que dice estáplaneado. Como si lo estuviera leyendo de un guión. No me gusta eso.—Sí —digo de acuerdo—. ¿Qué más?Sonríe, mirando al espacio.—Piernas. Me gustan las piernas largas. Las chicas bajas no tienen nada que hacerconmigo.Quiero saltar encima de mi cama y hacer el baile de la victoria; finalmente, ¡es algoútil! Luego recuerdo que Summer es casi igual de alta, y me baja el ánimo ligeramente.—Sí. Las piernas son buenas.—Pero la cosa más importante… —Hace una pausa.Apenas puedo respirar.—¿Sí? ¿La cosa más importante?—Es el tono de su teléfono.—¡Venga ya!—No, en serio. —Sonríe—. Puedes decir mucho sobre una chica por su teléfono.—Estás bromeando.—¡En absoluto! Piénsalo. ¿Una chica pone un tono nostálgico, ya sabes, como TheCure o alguna mierda como esa? 86 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEstá intentando demasiado ser irónica.—Bien…—Si tiene el último hit pop ahí, también lo está intentando demasiado fuerte, pero enla otra dirección... como si pensara que tiene que estar súper a la moda sólo paraagradar.—Puedo ver eso —digo a regañadientes.—¿Las que suenan como una nave espacial extraterrestre? Olvídalo. Puede serdivertida un rato, pero pronto estará leyéndote el horóscopo y gastando cada peso en1-800-PSYCHICS18.—Suena como si hablaras por experiencia.Se estremece.—¿Y el tono reggae? A menos que quieras pasar cada fin de semana en algún festivalde música polvoriento donde vendan jabón de pachuli y cachimbas, corre en la otradirección.—Debidamente anotado.—Todo es verdad. —Asiente—. El fino arte de la interpretación de tonos.Sonrío hacia el techo. La luna ha hecho un patrón intrincado de sombras ahí arriba, yel viento agitando los árboles afuera hace toda la cosa temblar.—De acuerdo. Así que esos son los tonos de bandera roja. ¿Hay alguno que encuentresaceptable?Echo una mirada hacia él. Dios, realmente es perfecto. Su piel es tan hermosa a la luzde la luna; como canela teñida de azul.—¿Sabes lo que me gusta?No, pienso, pero por favor, Dios, dímelo.—Me gusta un teléfono que en realidad suena como un teléfono. Ya sabes, esostimbres. Timbres reales. Como un teléfono.Suelto una risita, luego precipitadamente intento convertirlo en una risa masculina.—Muy anticuado por tu parte.—Supongo.18 1-800-PSYCHICS: Servicio de Psíquicos. 87 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandPor un momento ambos nos quedamos mirando al techo en silencio, escuchando losgrillos, viendo las sombras deslizarse sobre el techo.—Las chicas deberían ser sólo quienes son, sabes. ¿Es demasiado pedir?Trago fuertemente.—Quizás.Suspira.—Sí, bueno, de todos modos. Eso es lo que me gusta, y me quedo con eso.—Gracias —digo.—¿Por qué?—Por ser sincero.Vuelve a organizar su almohada toscamente, se da la vuelta, y se queda mirando lapared.—Si vamos a ser compañeros de cuarto podríamos intentar llevarnos bien.—Sí —susurro—. Podríamos. 88 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 11 Traducido por daianandrea y Pilarik Corregido por ★MoNt$3★P or la mañana, me levanto un poco después de las seis, me deslizo suavemente al cuarto de baño y tomo una ducha en primer lugar. Nadie parece estar levantado todavía, gracias a Dios. Me seco rápidamente y de mala gana tiro de mi doblecapa de sujetadores deportivos demasiado pequeños, la camiseta y mis tighty whiteys19.Sólo tenía que añadir calcetas. Entonces me visto con el uniforme prestado y trato, pordiez frustrantes minutos, atar la corbata. Es increíblemente complicado. Todo lo quelogro es un nudo torcido que se ve como un esfuerzo de un niño de jardín con uncordón de zapato.Salgo de la habitación, todavía frotando mi cabello mojado con una toalla,preguntándome si debería usar espuma o si eso era demasiado femenino.—Eres una persona madrugadora también, ¿eh?Grito. De acuerdo, totalmente fuera de lugar con la situación, pero no puedo evitarlo,pensé que estaba sola. No sólo grito, también salto como tres pies en el aire.—Wow. —Tyler me da una mirada alarmada—. ¿Qué demonios fue eso?—Lo siento. Estoy un poco nervioso, supongo.19 Tighty whiteys: Es una clase de ropa interior masculina. 89 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEstá frente al espejo con una máquina de afeitar y una camiseta, sudada. —Lo buenoes que tengo una mano firme o tendría que usar cintas por los cortes. Nunca he oído aun tipo dar un grito como ese.Me muerdo el labio. Es demasiado pronto para ser un hombre. Nunca he tenido unpapel en donde tuviera que empezar desde el momento en el que me levanto de lacama.—No te preocupes. No se lo diré a nadie. —Sus ojos marrones se fijan en mi corbata yel nudo de arriba—. ¿Qué se supone que es?Mis dedos vuelan hacia el nudo destrozado y puedo sentir mis mejillas arder.—Aquí, lo haré yo. —Pone la navaja hacia abajo, se limpia las manos en la toallasobre su hombro, y se acerca para solucionarlo.Le doy las gracias entre dientes, mientras él afloja el nudo.—Mira, es sólo algo como: debajo, arriba, alrededor, arriba y adelante. —Me muestra.—Uh… seguro. Por cierto, gracias por dejarme tomar prestado el uniforme. ¿Teimporta si lo uso esta semana?—Está bien. Este fin de semana te puedo mostrar dónde comprar uno, si quieres.Asiento con la cabeza, sintiendo una punzada de culpa, ya que para entonces estarémuy lejos.Debe de ver algo en mi cara, porque parpadea hacia mí con una mirada decomplicidad y dice: —¿El dinero es un problema?—Oh, yo… bueno, no es eso, yo sólo…—Está bien. No todo el mundo aquí es rico, ya sabes. Yo estoy aquí por una beca.Me siento como una mentirosa, pero agarro el camino de menor resistencia. —Sí,también yo.—No hay nada de qué avergonzarse. Lo único que significa es que estamos aquí pornuestros cerebros, no las cuentas de banco de nuestros padres. —Me da palmadas en elhombro—. ¿Nos vemos en el almuerzo?—Claro. Está bien. Y muchas gracias de nuevo. ***Más adelante en el día, después de haber pasado mis clases de la mañana sin incidentesy haber comido con Tyler, Max y Earl sin hacer una total tonta de mí misma, me estoy 90 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandempezando a sentir casi segura. Es una de esas tardes de oro de septiembre, dos partesverano, una parte otoño. El cielo es impecable, de un perfecto azul intenso y el airehuele a manzana mezclada con mar. Es como si los dioses estuvieran diciendo sí, a miloco y disparatado plan; ellos están diciendo que sí a mi búsqueda de respuestas; talvez están incluso diciendo que sí a Emilio y a mí, aunque no tengo ni idea de cómoalgo así podría pasar, ya que… bueno, ya sabes.De todos modos, el punto es que casi he sobrevivido a mi segundo día de escuela y unhilo tentativo de optimismo ha empezado a burbujear dentro de mí, la sensación deque podría sacar esto adelante después de todo.Entonces miro mi horario. De repente, los dioses han dejado de decir que sí y hancomenzado a hacer ruidos obscenos realmente desagradables. En mi cara.Con sus axilas.Quinto período: Educación física.Soy una buena bailarina. Pateo culos en yoga y pilates. Por alguna razón, sin embargo,a pesar de la extrema coordinación mano-ojo que corre en mi familia, soy un desastreandante cuando se trata de bolas. Lo digo en serio: tenis, fútbol, voleibol, béisbol,cricket… cualquier actividad con una bola redonda o incluso algún objeto semi-redondo alrededor mío me hace una torpe total. Estamos hablando de nivelespeligrosos de incomodidad. ¡En serio! Fui a una fiesta en octavo grado en unos bolos,y la muchacha del cumpleaños terminó con dos dedos de los pies rotos por mi culpa.No es necesario decir que ya no somos amigas.Algo me dice que la educación física no implicará el baile, yoga o pilates.Cuando me meto en el gimnasio, lo primero que veo es a Josh y sus secuaces haciendocanastas. De hecho, me siento como si pudiera vomitar. Debido a mi altura, la genteha estado tratando de meterme en el basquetbol desde hace años. Es decir, hasta queme ven jugar. Una vez que dejan de reír, generalmente aceptan que el basquetbol no esmi juego.Para agravar mi ansiedad, está la cuestión de los vestuarios. Mi estómago da vueltascuando me doy cuenta de que me tendré que cambiar aquí. Por suerte, la habitación esalgo grande y cavernosa, así que logro encontrar un rincón oscuro donde puedovestirme con el uniforme de gimnasia, que tomé prestado de Tyler, sin que nadie lonote.El libro del entrenador Vroman es sádico. Sus ojos pequeños y brillantes asoman detrásde sus anteojos de plástico, obviamente teniendo un deleite glotón en nuestro dolor. Élnos conduce a través de una serie de ejercicios de caminata para entrar en calor, luegodesencadena una enorme bolsa de pelotas de básquet y ladra: —¡Hagan canastas!Miro a mi alrededor, desconcertada, y luego la línea detrás de mis compañeros declase. No sé cómo picar la tonta pelota, por no hablar de la fuerza en la trayectoriahacia el desgraciado aro. Todos los demás —incluso Max, con sus piernas de fósforos 91 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandy sus brazos flacos—, se las arreglan para ir hacia delante, saltar, y lanzar la pelota enalgún lugar cerca del aro. Veo cómo Emilio lo golpea derecho a través de la red con unsatisfactorio swoosh20. Me siento como un humilde gusano mirando hacia ellos ya quesus cuerpos atraviesan el aire con facilidad.Cuando me toca a mí, estoy tan aterrada que puedo oír mi sangre golpeando en misoídos. Quiero estar en cualquier parte menos aquí… ¡dónde sea! ¿Qué puedo hacer,entonces? No hay escape. Reboto la pelota un par de veces y uso toda miconcentración para mantenerla rebotando mientras me muevo hacia adelante. Bueno,correr no es una opción, pero creo que puedo caminar y driblar21 al mismo tiempo.Rebote, captura, paso, rebote, captura, paso. ¡Sí! Puedo hacer esto.Trato de no notar que todo el gimnasio se ha ido quedando totalmente en silencio.Todo el mundo me está mirando, ¿pero a quién le importa? ¡Estoy haciendo esto!¡Todo lo que tengo que hacer es tirar! En mi excitación, tiro la pelota con más fuerzaque nunca, con un mal presentimiento. Rebota en el suelo en un ángulo recto y chocacontra mi entrepierna.A mi alrededor, en toda la habitación se escucha un: —¡Ohhhh!Miro hacia arriba. Cada cara está mirándome, contorsionadas en una mueca de dolor.Bueno. Pelota en la entrepierna es igual a un dolor insoportable. ¡Soy una idiota!Demasiado tarde, me doblo en dolor.—¡Ouch! —grito. Echo un vistazo alrededor. Nadie parece convencido, por lo queagrego—: ¡Mis bolas!Bueno, ¿tal vez sea demasiado? Otra mirada a mi alrededor dice algo sobre que miactuación está apagada. Josh tiene su mano sobre su boca tratando de no reírse, yEmilio está sacudiendo su cabeza. El entrenador sopla su silbato y ondea hacia mí.—Lo siento, entrenador —digo, corriendo hacia él. Para mi alivio, el sonido chirriantede las zapatillas de tenis y pelotas rebotando se inicia de nuevo detrás de mí—. Soymalo.—Chico nuevo, ¿verdad? —Me estudia como a una mosca en su sopa.—Sí.—No jugaste mucho al básquet, supongo.—Uh, no mucho, no.—¿Estás herido?Si una lesión me salva de esto, estoy con un dolor insoportable. Mi mano vuelainmediatamente a mi calcetín. —Sí. Muy mal.20 Swoosh: Se refiere al sonido que hace la pelota al entrar en el aro.21 Driblar: Esquivar a un contrario al mismo tiempo que se avanza con la pelota. 92 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Quieres sentarte por un minuto?—Bueno.—Por ahí. —Asiente con la cabeza hacia las gradas.¡Estoy tan aliviada que podría llorar!Cuando me doy la vuelta, me da una palmada en el culo.Me giro hacia él. —¡Hey!—¿Algún problema? —Su rostro sudoroso se ve molesto.Justo a tiempo, me doy cuenta de mi error. El ritual extraño de palmear traseros estotalmente normal entre los deportistas. —No hay problema. Gracias, entrenador. ***En el camino de vuelta a los vestuarios, Emilio trota a mi lado. —¿Estás bien?—Estoy bien. —Aumento la velocidad, con mi cabeza hacia abajo me dirijodirectamente a mi casillero en el extremo de Siberia.No llego muy lejos, sin embargo. De hecho, apenas había llegado a la puerta cuandoun par de Nikes bloquean mi camino. Están plantados en una postura amplia. Sonpiernas bronceadas y musculosas, que me inspirarían una seria admiración encircunstancias diferentes.—¿Qué pasa, tonto?Miro hacia arriba lentamente. Josh baja la mirada hacia mí, su cara llena de sudor.Trago, tratando de recordar cómo hablar. —Hey.—Las duchas están por este camino. —Mueve la cabeza en dirección al grupo deduchas.Mis ojos echan un vistazo involuntario hacia las duchas. Algunos de los chicos yaestán allí, dando vueltas en el agua, con el trasero desnudo sorprendentemente blanco,y… ¡oh, Dios, no necesitaba ver eso! Siento un rubor caliente arrastrándose por micuello.—Buen juego ahí. —Josh se apoya tan cerca que puedo sentir pequeñas nubes dealiento en mi piel—. Hombre, tu cara es suave como la de una chica.Mi mano se dispara a mi mejilla. —¡No, no lo es! 93 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Cuántos años tienes? ¿Doce?A medida que más chicos entran, el olor a sudor llena mi cabeza, mezclándose con elperfume de jabón de las duchas. Las voces rebotan en las paredes de azulejos, así comorebotan dentro de mi cabeza.—Mayer, déjalo en paz. —Oigo a alguien decir.—Eres un dandi22, como un preadolescente. —Josh sigue escrutando mi rostro con unafascinación que me enerva.Emilio se acerca. —Dale al chico un descanso.Doy un paso atrás, la adrenalina golpeando por mis venas.—¿Defendiendo a tu pequeña novia? —se burla Josh.—No seas imbécil —reprocha Emilio—. El chico está teniendo un mal día.Josh mira a los ojos a Emilio por un segundo, pero retrocede. Me escapo a un lejanorincón del vestuario y cambio mis ropas de gimnasia tan rápido como puedo. ***Esa noche en el armario de utilería le digo a Chloe y a Darcy acerca de mi abortadointento de reinventarme a mí misma como Michael Jordan. Ellas lo encuentrandivertidísimo, lo cual me molesta totalmente.—Oh, claro —lloro—. Ríanse, ¿por qué no?Lo hacen.—¡Hey! Soy la única en la línea del frente aquí. Me estoy esforzando tratando deobtener respuestas a sus preguntas. No las veo a ustedes dos hacer mucho por el sexofemenino. —Cruzo mis brazos y las observo.Darcy se acerca y pasa un brazo por mis hombros. —¡Pobre bebé! Nosotras sabemosque estás sufriendo.Chloe se encoge de hombros. —No suena tan malo para mí. ¿Un vestidor llenoUnderwoodies desnudos?—¡Qué estaban burlándose de mí! —Le recuerdo, indignada.—Excepto Emilio. —Darcy me da un codazo— ¿Te gusta él, no?22 Dandi: Es un hombre que se considera elegante y refinado. 94 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Yo… bueno… creo que de verdad es lindo —digo, nerviosa.La mandíbula de Chloe cae. —¡Oh mi Dios! ¡Natalie está enamorada! A ti nunca tegusta alguien.No puedo evitar sonreír. —Está bien, él es encantador.—¡Y tú estás compartiendo un cuarto con él! —Darcy jala de su cabello rosa— ¿Quétan caliente es eso?—De hecho, ¡es muy desconcertante!—¿Se tira pedos cuando duerme? —Quiere saber Chloe— ¡Apuesto que lo hace!¡Eugh! Tan grotesco. Me retracto… ¡Estás sufriendo!—¿Qué hay contigo y las flatulencias? —digo—. Es sólo gas… no es mortal.—Cambio de tema. —Chloe se agarra el estómago—. A menos que quieras que vomiteen la utilería.—Sí, en realidad, necesitamos concentrarnos. —Camino hacia el espejo apoyado enuno de los estantes y me examino, peinándome el cabello con los dedos.—¿Cómo puedo parecerme más a un hombre? Necesito familiarizarme.Darcy se acerca y examina mi perfil. —Podrías usar algunas perforaciones.—No en Underwood. Prueba de nuevo.—He estado haciendo una pequeña investigación. Traje suministros. —Chloe saca sucaja de maquillaje de aluminio de su enorme bolso Louis Vuitton. Ella hace maquillajepara el show de Mountain View High. De verdad es buena en eso. Ahora ella deshizolos seguros, todo negocios—. Debería ser fácil. Lo que necesitas es una barba de variosdías.—¿Barba de varios días? —No puedo dejar de sonar menos que entusiasmada.—Tienes demasiada cara de bebé. Ellos no pueden respetarte si luces como un niño.Sólo cortaremos algunos crepes de lana… —Saca algo de color marrón, algo comopelo, de su caja—.Y lo aplicamos en tus mejillas con stoppel paste23. —Nos muestra unpequeño tubo con material de aspecto ceroso—. Leí acerca de eso en internet.Considero esto. —¿No sospecharán, ya que, no he tenido una antes?Chloe sacude su cabeza. —Para nada. A los chicos les crece el vello facial. Eso es loque ellos hacen.—¿Pero puede dormir con eso? —pregunta Darcy.23 Stoppel paste: Pasta para adherir cabellos cortos, que simulen barba de varios días, purpurina ocualquier otro tipo de accesorio liviano. 95 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Sí, ¿lo mantengo todo el tiempo, o lo retoco cada mañana?Saca un secador de cabello y se lo pasa a Darcy. —Calienta el Stoppel paste con esto.De otro modo, no saldrá suavemente. —Ahora está tan concentrada en su tarea queincluso me pregunto si escuchó la pregunta. Saca las tijeras y está cortando la lana endiminutos pedazos.—¿Chloe? Esto es todo un proceso. No seré capaz de hacerlo yo misma en eldormitorio. ¿Puedo dormir con eso?—Estoy bastante segura —dice—. Si se pone mal, sólo lo retocaré cada noche despuésdel ensayo.Le sonrío. —Gracias. Eres la mejor.Me da un vistazo. —Lo que sea. Tú sabes que no me puedo resistir a un desafío decambio de imagen. ***Toma casi cerca de cuarenta minutos el que Chloe me permita mirarme en un espejo,pero tan pronto como lo hago puedo decir que luzco de cierta manera mejor. La barbaagrega un cierto encanto difícil de alcanzar, unas facciones duras en mi cara mientrassimultáneamente hacen la línea de mi mandíbula más fuerte y más definida. Nuncanoté cuánto depende el atractivo masculino de la mandíbula. En más o menos mediahora, Nat aumentó como tres años y elevó su factor de picor por varios cortes. No esZac Efron, pero no está mal.—Debería haber pensado en esto antes —se reprende Chloe a sí misma mientras añadeotra capa de diminutos vellos, intentando perfeccionar el look.—Está bien —digo— Nat es un trabajo en progreso.Las tres nos estrujamos juntas en la bolsa de guisantes, ya que no hay otro lugarconfortable para sentarse en el armario. Chloe está usando un gran, cepillo suave demaquillaje para aplicar los pequeños vellos de barba a mi mandíbula. Darcy estáacurrucada junto a mí, texteando24. A decir verdad, es lindo estar cerca de ellas. Parececomo si Nat nunca fuera tocado… bueno, a menos que cuentes la palmadita en eltrasero de hoy del entrenador Vroman —¡ew!— los chicos son de cierta manera máscuidadosos acerca de mantener la distancia entre ellos, supongo. El Área de la Bahía esconocida por su progresiva política sexual, pero eso no necesariamente cambia algo.Puede ser el lugar más liberal en el mundo; aun sí es raro para los chicos asimilarlo yhacer contacto, lo cual es un poco triste.24 Texteando: Se refiere a que está mandando mensajes de texto. 96 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Las extraño —digo, suavemente.—¿De qué estás hablando? —Las cejas de Chloe se juntan mientras aplica otro parchede stoppel paste—. Solamente has estado allí dos días y nos has visto cada noche.—El tiempo se mueve más lento aquí. Eso me recuerda el campamento en ciertaforma… cada día parece tan intenso.Darcy levanta la mirada del teléfono. — Porque es el extranjero. Tu cerebro estátratando de ajustarse. Es como cuando fui a Israel con mi mamá.—Sí. —Asiento—. Es como estar en un país extranjero.—Bueno —dice Chloe, aún concentrada en la aplicación de mi barba—. Mientrasestuviste fuera en una tierra extrajera, Darcy de nuevo ha estado cayendo en maloshábitos.Me giro para mirar a Darcy, pero Chloe pone mi barbilla hacia ella otra vez. —Novolviste con Rob, ¿cierto?Se encoje. —Tuve una pequeña recaída, pero nada fatal.—Ellos se besaron en el estudio de grabación —reporta Chloe.—Y me siento terrible por eso, pero no estamos juntos ni nada. Sólo… fue unmomento de debilidad. —Mira su regazo—. Lo extraño. Pero sé que tengo quesuperarlo.Agito mi cabeza. Darcy merece mucho más de lo que él le da. Ella lo sabe. Yo lo sé.Todas nosotras lo sabemos. Supongo que algunas veces le toma un momento alcorazón entender el mensaje del cerebro.Palmeo su rodilla. —Lo harás. Toma tiempo.Chloe baja su cepillo de maquillaje y me examina, sus ojos moviéndose por mi rostrocomo una artista rozando su lienzo en busca de defectos—. Creo que estás lista.—Espera un segundo —dice Darcy—. Tengo algo que contribuir al nuevo Nat, parahacerlo lucir más hombre.Pongo mis manos sobre mi cabeza. —No más cortes de cabello. Tomará una eternidadque crezca así como está.—Nop. Algo más, mucho mejor. —Sonríe perversamente, buscando dentro de su bolsade mensajera, y saca un par extra-largo de calcetines.Me echo a reír. —¡No!—¡Sí! Nat necesita un paquete más grande.—¡Oh mi Dios! —Me quejo— ¡Soy un junior en la escuela secundaria, no una estrella 97 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandporno!Chloe asiente solemnemente. —Ella tiene razón. Necesitas un implante de pene. Eltamaño importa.Sólo déjame decir que es tarde; estamos cachondas. Soltamos unas risitas. Chloe mesostiene y Darcy está arrodillada, tratando de subirme la cremallera después dehaberme metido el enorme calcetín en mis pantalones.Ahí es cuando escuchamos la puerta del armario abrirse.Volteamos a ver, espantadas. Es Josh Mayer, con una expresión totalmentesorprendida.Por unos segundos nos congelamos: Yo, con el absurdo calcetín apretando contra mibragueta, Chloe usando ambas manos para inmovilizar mis hombros contra el Beanbag. Darcy arrodillada frente a mí. Somos todo un cuadro, estoy segura.Chloe rompe el silencio con una de esas risas reprimidas que suenan como un gatoluchando por empeñar una bola de pelo. Eso hace que Darcy estalle también. Cubromi boca con un mano, queriendo reírme pero también horrorizada de quearruináramos todo.Josh pestañea una vez y dice: —Uh, lamento interrumpir. —Luego se gira, camina devuelta hacia afuera y cierra la puerta detrás de él.—¡Scheisse! —susurro, en el segundo en el que se va—. ¿Qué hacemos ahora?—Relájate —dice Chloe—. No creo que sepa algo.Mis ojos se amplían. —¿De verdad?Mantiene sus manos arriba. —¿Quién dice que Nat no se está colgando en el armariode utilería con sus putas de drama favoritas?A Darcy le da un ataque de risa, de nuevo.Miro mi reloj. —¡Oh Dios! Son las 10:56 y el toque de queda es a las 11:00. ¡Me tengoque ir! —Tiro el calcetín de mis pantalones y se lo lanzo a Darcy.—Uh-oh —dice Darcy—. ¡Ahí va tu hombría!—¡Ustedes son terribles! —Pero por supuesto no puedo estar realmente enojada. Sonlas mejores amigas en el mundo entero. Me volteo hacia Chloe, un nuevo pensamientose me acaba de ocurrir— ¿No crees que esto arruinará tus posibilidades con Josh,cierto?Sacude su cabeza, con una expresión indiferente. —En mi experiencia, un poco decompetencia nunca lastima.Digo mi adiós rápidamente y 98 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandcorro todo el camino de vuelta a los dormitorios. Capítulo 12 Traducido por LizC Corregido por ★MoNt$3★E s el receso de la mañana así que me arrastro hasta la máquina expendedora por un café realmente malo. Dios, extraño Starbucks. En serio pienso ir tras un café con leche de soja y caramelo. Sin embargo, necesito cafeína, incluso cuandosabe a algo excavado de un contenedor de basura y filtrado a través de un trapoaceitoso.Di vueltas y me sacudí durante horas anoche, mi cabeza estaba llena de fragmentos deinquietos sueños. Todos protagonizados por Josh descubriéndome en diferentesposiciones comprometedoras y de mí siendo botada a patadas de Underwood, cayendoen desgracia. El rostro de Emilio apareció varias veces también, con sus grandes,oscuros ojos llenos de decepción. Entonces me desperté y lo vi dormido a mi lado, lashermosas líneas de su cuerpo cubiertas con la luz de la luna.Si hay un infierno, sospecho que se trata de dormir a cinco pies de distancia de alguiende quién estás fuertemente atraído, pero que no puedes tocar.Sin embargo, nadie me había sacado de mis clases de la mañana con acusaciones. Esosignifica qué:Josh no sospecha nada.Josh sospecha pero no está seguro, por lo que no ha hecho nada al respecto.Josh sabe, pero no me ha delatado, al menos no en la dirección. Aún.Acunando mi pobre café sabor a orina, arrastro mis pies hasta el patio, entrecerrandolos ojos por el deslumbrante sol. Veo a Tyler, Max, y Earl sentados en un banco depicnic. Siguen siendo lo más cercano que tengo a unos amigos, a menos que cuentes aEmilio, y no estaba a la vista. Me siento junto a Earl. Está estudiando un libro deastronomía mientras que Max y Tyler hablan sobre La Importancia de Ser Entusiasta, queestrena en dos días. Ellos tienen partes muy pequeñas; desempeñan a los sirvientes delos personajes de Josh y Emilio. Sin embargo, están totalmente en ello. Admiro eso. 99 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandNo importa cuán pequeño sea el papel, sigo pensando que deberías desempeñarlo contodo lo que tienes. Incluso si eres el suplente.El cabello de Max se ve especialmente abombado esta mañana. Brilla como un rojizoalgodón de azúcar dorado en el sol. —Cuando Josh dice, “Merriman, encárgate delcarro para el perro de una vez,” siempre se olvida de la segunda parte de la línea, “elSr. Ernesto ha sido repentinamente llamado a regresar a la ciudad”. Si lo hace esteviernes no voy a esperar por ello, voy a entrar con mi “Sí, señor.” De lo contrario, severá como que metí la pata.—Trata con eso de hacerle un sonido —se queja Earl, sin levantar la mirada de su librode texto—. Nunca nadie me da la señal correcta.Tyler gira sus ojos. —Eso es porque eres tan exigente. Una señal sigue siendo unaseñal, aunque no sean las palabras exactas en el guión.Earl sacude su cabeza con disgusto. —¿Esa chica… la que interpreta a Lady Bracknell?—¿Darcy? —dice Tyler, y entonces se ruboriza. ¡Simplemente al decir su nombre, seruboriza! Interesante...—Ella siempre consigue equivocarse en esta única línea. Me vuelve loco.Tyler frunce el ceño. —Pero logra lo esencial de ello.Max lo mira boquiabierto. —¿Lo esencial de ello? ¿Está tratando de mejorar un trabajode Oscar Wilde? ¡El pobre hombre debe estar dando vueltas en su tumba!—Hablas como el Sr. Pratt —dice Tyler.—¡Porque el Sr. Pratt tiene razón! —Y entonces Max se sonroja.Vaya, vaya. Estos tipos puede que no hablen mucho acerca de las relaciones, peroseguro que se sonrojan en momentos decisivos, ¿no? Tal vez esa es la clave paraentender al sexo opuesto; podría inventar una ciencia, llamándola ruborología.—¡Ay! —Max agarra su mano—. Acabo de clavarme una astilla de esta estúpida mesa.—Oh, déjame ver. —Llego al otro lado y acuno su mano en la mía sin pensarlo—.Espera, tengo unas pinzas.—¿Tienes unas pinzas... contigo? —pregunta Tyler, con una nota de incredulidad ensu voz.—Claro. —Excavo a través de mi mochila hasta encontrar la cremallera de mi bolsotejido donde guardo mis imprescindibles: ChapStick25, Advil26, Rescue Remedy27, ese25 ChapStick: Marca de bálsamo labial fabricada por Pfizer Consumer Healthcare.26 Advil: Marca comercial del Ibuprofeno, un antiinflamatorio no esteroideo (AINE), utilizadofrecuentemente para el alivio sintomático del dolor de cabeza, dolor muscular, síndrome febril, entreotros. 100 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtipo de cosas. Encuentro las pinzas y las saco. Cuando levanto la vista de nuevo, lostres me miran con recelo.—¿Qué? —pregunto.—¿Qué son todas esas cosas? —pregunta Tyler, mirando a escondidas en la bolsacomo si estuviera llena de tarántulas.Siento una punzada de pánico. Podría haber jurado que había sacado todos lostampones de allí. Miro de nuevo dentro del bolso para asegurarme; sí, está libre deproductos de higiene femenina. Los chicos utilizan pinzas, ¿verdad? El bálsamo labiales perfectamente neutral al género. ¿Por qué están todos mirándome de esa manera?—Son sólo... cosas.—¿Cosas? —repite Max.—Sí. —Profundizo mi voz y ensancho más mis rodillas. Si era posible pavonearsemientras se está sentado, lo hacía—. Sólo cosas de mierda que siempre llevo. ¿Tienesalgún problema con eso?—¡Hola, Natman!Me doy la vuelta y mi pánico da paso a la incredulidad. Josh y su séquito se pavoneanpor el patio. Todos me sonríen como si acabara de ganar en American Idol o algo así.Vaya. ¿Quién se hubiera imaginado que el vello facial podía ser tan importante?Cuando Josh se acerca sostiene en el aire un puño y yo, sin saber qué más hacer, logolpeo torpemente.—¡Colega! —dice.Intento una cómplice risa. —¡Colega! —digo de regreso.—Amigo, ¿puedo hablar contigo un minuto? —Su expresión es conspiradora.Simplemente me río. ¿Qué diablos está pasando? —¿Yo?Golpea mi brazo, riendo. De ese tipo de golpe que duele —en serio, realmente duele—pero algo me dice que no saque a relucir eso justo ahora.—Claro. —Me levanto de la mesa y lo sigo un poco lejos de los demás. Observo conincertidumbre sobre mi hombro hacia Tyler, Max, y Earl, pero se ven tan asombradoscomo yo me siento.—No sé exactamente lo que pasó en la sala de los menesteres... —Se interrumpe.27 Rescue Remedy: Remedio de Rescate, hace referencia a un fármaco homeopático compuesto porcinco esencias florales, pertenecientes a las llamadas Flores de Bach, cuya denominación se debe alefecto tranquilizante, calmante y vivificador, que ejerce sobre la persona que lo ingiere durante unacrisis. 101 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Con Darcy y Chloe?—Obviamente, hombre. ¿Qué? ¿Crees que quería preguntarte sobre el inventario?Sacudo mi cabeza, tratando de averiguar la mejor manera de llevar esto. —Sóloestábamos jugando.Asiente, sus ojos azules clavados en los míos como si estuviera tratando de ver en mialma. —¿Dos a la vez? No pensé que fueras de esos.Froto mi mandíbula, en lo que esperaba fuera un gesto mundial en los hombres, yluego observo pequeños trozos de lana pegados a mis dedos, los que me apresuro deesconder en mi bolsillo. —Hay muchas cosas que no sabes de mí.Sigue mirándome. —Eres extraño.—Oye…—Pero me agradas. Y aparentemente, también a las perras de la PMV28.Quiero darle una bofetada por eso, pero me detengo. Finalmente estoy llegando aalguna parte con la capa superior; este no era momento de echarlo todo a perder porceder a impulsos feministas. En su lugar muevo la cabeza hacia atrás y adelante comoun boxeador arrogante. —¿Qué puedo decir? Tengo una habilidad especial con lasperras.Para nada podía creer que acabara de decir eso.Se ríe. —No sé lo que ven en ti.—Soy sensible. —Lo dejo así como si fuera un código para algo pornográfico—. Aellas les gusta eso.Me da una palmada en la espalda con tanta fuerza que casi me caigo. Luegocaminamos de regreso para unirnos a los demás. Todo el mundo nos mira con carasexpectantes, como si fuéramos líderes mundiales saliendo de una reunión cumbre.Josh asiente hacia mí, y me golpea duro en la cabeza. —Este tipo es genial.Sus amigos se ríen, pero no es la risa humillante que escuché ayer en el vestuario. Esdiferente. Sus ojos brillan con algo parecido al respeto.Aquí está la parte extraña: Aunque sé que todo está basado en un absurdo yenrevesado malentendido, sus risas me elevan como un cálido y efervescente río queme llevaba a todo lo largo. Es completamente ilógico y desquiciado, pero después de lapaliza que había recibido mi ego en el último par de días, se sentía tan bien hacer lascosas correctas con estos tipos, para variar.Josh levanta su puño nuevamente. Lo golpeo con un poco más de confianza esta vez.28 PMV: Preparatoria Mountain View. 102 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandLas campanas suenan entonces, avisándonos el fin del receso. Josh lleva su mochila ala Casa Hammond, algunos de ellos giran de vez en cuando para darme otro vistazo.Les guiño y me despido haciendo una señal de piérdanse.Tyler, Max, y Earl no se han movido. Están mirándome, con la boca abierta.—¿Qué? —pregunto, todo inocente.—Nada —dice Tyler.—Podría sacarte esa espina que llevas clavada desde el almuerzo, si quieres —le digo aMax.—Claro —responde.Agarro la cremallera de mi bolsa y el Rescue Remedy se cae.—¿Qué es eso? —pregunta Tyler, recogiéndolo.—Rescue Remedy. Es homeopático. ¿Quieres un poco? —Piensa en ello durante unsegundo, le echa un último vistazo a los amigos de Josh mientras desaparecen dentrodel edificio.—Claro.—Voy a tomar un poco —dice Max.Earl asiente con la cabeza. —Sí, yo también. ***En la clase de drama, el Sr. Pratt nos separa en parejas y nos pida que interpretemosescenas que ha seleccionado de varias obras. Para mi horror y deleite, me emparejacon Emilio. Me siento mareada cuando nos entrega una escena fotocopiada entreAntonio y Bassanio de El Mercader de Venecia.´—¡Me encanta esta obra! —digo entusiasta—. La gente no la hace a menudo debido atoda la cosa antisemita, pero tiene tantos personajes geniales.Emilio se ve un poco sorprendido. —¿Así que lo has leído, entonces?—Oh, sí. Estaba en ella.Revisa el libreto. —¿Quién eras?—Portia —digo abruptamente, sin pensarlo.Sus ojos oscuros se fijan en mi cara. 103 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿No es una chica?Tengo que pensar rápido. Algo acerca de Emilio me hace bajar la guardia, lo que esalgo que no puedo darme el lujo de hacer aquí. —Sí, es una chica. Quiero decir,interpreta a un hombre durante una escena, pero... —Me distraigo por la tambaleantey extraña sensación que su intensa mirada produce en la boca de mi estómago.¡Concéntrate, Natalie!—. Lo hicimos como lo hicieron en los días de Shakespeare, yasabes, con los chicos interpretando todos los papeles, incluso el de las mujeres.—¿En serio? —Me estudia con mayor interés—. ¿No era un poco vergonzoso? Merefiero a, ¿interpretar a una chica?—De ninguna manera —le digo, indignada—. Un papel importante, es un papelimportante.Emilio parece considerarlo. Me pregunto en qué está pensando. ¿Había perdido ahoratoda credibilidad varonil con él? ¿Alguna vez la había tenido para empezar?Dios, ¿por qué había sacado a relucir esto? El primer paso para hacer que tucompañero de cuarto piense que eres un completo fenómeno: Admite que no sólointerpretaste a una chica, sino que lo disfrutaste. Genial, ahora probablemente sesentirá todo homofóbico conmigo y compartir la habitación será totalmente incómodo.—Para eso se necesitan huevos29, hombre —dice finalmente.—¿Cómo?—Huevos, cojones. —Cuando todavía lo miro fijamente, aclara—: Pelotas. ¿Nadie tesacó la mierda por eso?Me siento henchida de orgullo. ¡Él piensa que tengo cojones! Bueno, es una especie deretorcido cumplido dada mi verdadera anatomía, pero el punto es que me respeta. —Por supuesto, algunas personas lo hicieron, pero no me preocupe por eso.El Sr. Pratt se acerca para ver cómo estamos. —¿Han leído la escena?Me encojo de hombros. —Me sé la escena bastante bien.—Sí, yo también.Miro a Emilio con sorpresa. Él me codea. —¿Qué? ¡Sé leer! Me gusta Shakespeare.—Muy bien, genial. —El Sr. Pratt se frota las manos, con sus ojos negros brillando—.Así que Antonio y Bassanio. ¿Qué saben sobre estos dos?—¿Son amigos? —ofrezco.—Así es —dice el Sr. Pratt—. De hecho, estos chicos tienen una amistad que lamayoría de nosotros sólo soñamos con tener.29 Huevos: En español en el original. 104 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEmilio asiente. —Antonio es totalmente el apoyo de Bassanio.—¡Muy bien! ¿Cómo sabes eso exactamente? —pregunta, el Sr. Pratt.—Porque lo arriesga todo por Bassanio —dice Emilio—. Él ya había invertido todo sudinero en aquellos buques, por lo que no tenía nada, pero cuando Bassanio se presentaes como, “Claro, usa mi crédito”.El Sr. Pratt se ve contento. —¡Exactamente! Antonio amaba mucho a su amigo,¿verdad? Estaba dispuesto a arriesgar su vida para estar seguro de que Bassaniopudiera tener lo que necesitara. —Hace una pausa, teniéndonos en suspenso—.¿Tienen algún amigo así?Los dos estamos un poco sorprendido por la pregunta. Sin embargo, es un típicomovimiento de un maestro de teatro; un minuto estás hablando de comerciantesisabelinos, algo totalmente alejado a la vida cotidiana, y al siguiente te piden quereveles tus secretos más íntimos. Así es como te llevan a interpretar un papelconvincentemente, al conectar las experiencias de los personajes a las tuyas.Miro hacia Emilio, quien sólo se estudiaba sus manos, con el ceño fruncido.—¿Amigos de qué tipo? —Sé lo que quiere decir, pero estoy estancada, sin saber cómocontestar. Natalie tiene amigas que harían casi cualquier cosa por ella, ¿pero Nat? Nattiene a Tyler y compañía, que son mejor que nada, pero difícilmente creo que daríauna libra de carne por ellos.—Amigos por los que lo arriesgarías todo… incluso tu vida.Emilio aún no levantaba la mirada, pero dice: —Supongo que antes, de vuelta a casa.Aquí, en realidad no.—Sí —digo, aliviada de tener una salida fácil—. Yo también.El Sr. Pratt mira de Emilio hacia mí y viceversa; no puedo descifrar la expresión de surostro, exactamente. Es una combinación compleja de preocupación y compasión,creo. Sin embargo, ¿quién sabe? Tal vez esté pensando en su próximo cigarrillo.—Así que imagínenselo, entonces, o recuerden a los amigos que tenían antes.Concéntrense en ese sentimiento… respetando y cuidando tanto de alguien, qué haríancualquier cosa para hacerlos felices. ¿Sí? ¿Lo tienen?Los dos asentimos cuando algunos juegos bruscos en la sala llaman la atención del Sr.Pratt. —¡Oye! Cuidado, patitos. Tumban ese traje de armadura y están muertos. —Seprecipita a través de la habitación, con sus dedos rastrillando a través de su cabellodespeinado.A pesar del abundante ruido alrededor de nosotros mientras los chicos ensayan susescenas, un incómodo silencio se instala entre nosotros. Hago un esfuerzo porromperlo. —¿Quieres ser Antonio? Te pareces más a él. 105 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandMe da una sonrisa torcida. —¿Cómo es eso?—No lo sé. —Lo que quiero decir es que Emilio tiene el estilo de Antonio. Tiene uncierto equilibrio y dignidad que no veo muy a menudo, especialmente en varonesmenores de treinta años. Tiene la seriedad de Antonio, su porte majestuoso. No digonada de esto, por supuesto. En lugar de eso murmuro—: Sólo pareces más... maduro.—Muy bien, genial. Así que eres Bassanio… el tipo que es tan despreocupado quearriesgaría la vida de su mejor amigo sólo para tener un buen vistazo de Portia —bromea—. ¡Frío!—No, hombre. No es así. —Trato con un poco de arrogancia—. Sólo soy confiado conlas damas, es todo. Sé que va a caer por mí, así que no es realmente un riesgo enabsoluto.—Lo que tú digas. —Me da otra sonrisa desigual antes de recoger nuestros guiones yempezar a ensayar. 106 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 13 Traducido por Moonrose Corregido por NiiiE sa tarde me siento en mi cama, inclinada sobre mi cuaderno y garabateo furiosamente. El lateral de mi mano está manchado de tinta, pero estoy tan concentrada que apenas me doy cuenta. Mi cabeza está llena de una mezcla depensamientos desordenados, de los cuales la mitad están extendidos al azar a través delas páginas. Estoy tratando de sacarlo todo fuera, no importa cuán locas o ilegiblespuedan ser las frases. Escribo acerca de ver a Chloe y Darcy en el ensayo la otra noche,lo diferentes que parecían de las chicas que conozco y amo. Escribo sobre el poderextrañamente estimulante que sentí hoy, cuando Josh y sus amigos me miraron conrespeto, a pesar de que el respeto era totalmente equivocado. Mayormente, sinembargo, escribo sobre Emilio: su olor, sus ojos, su risa. En cierto modo me siento tana gusto a su alrededor, tan libre y extrañamente yo misma. Eso no tiene ningúnsentido, sin embargo. Él ni siquiera sabe mi nombre real.He estado aquí tres días, y todavía no tengo ninguna de mis siete preguntas candentessolucionadas. A este ritmo, es difícil imaginar que voy a tener suficiente material parallenar un buen párrafo, y mucho menos un artículo de investigación muy largo. Quierodecir, sí, tengo un montón de pensamientos, observaciones y fantasías de Emilio paraanotar en mi diario, pero nada de eso califica como periodismo de investigación,¿verdad? Y sí, yo podría escribir una el tipo, mira la broma inteligente que logré hacerja-ja, pero que en realidad no es periodismo, ¿verdad?El teléfono suena en la mesilla de noche, me hace saltar. Emilio está en la biblioteca.Tiene que ser para él, nadie que conozco tiene este número. Me quedo mirando unmomento. ¿Y si es Summer? ¿Reconocerá mi voz? Me digo a mí misma no tocarlo, yluego veo como mi mano serpentea y lo levanta para el cuarto timbre.—¿Hola? —Soy cuidadosa en utilizar mi registro de voz de chico.En el otro extremo, un gran chorro de español entra en erupción. La voz es femenina.No hace falta ser lingüista para saber que está llorando y jurando. Mi estómago se cae. 107 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEmilio tiene una novia que nunca mencionó, ¿tal vez alguien en casa? Me siento másderecha y agarro el teléfono con las dos manos.—Uh, Lo siento, pero este no es Emilio —le digo cuando se toma un respiro.Pausa.—¿Quién es? —Su inglés tiene un ligero acento, suena sospechoso.—Nat Rodgers. Yo soy su…—Ay Dios, eres el nuevo compañero de cuarto, ¿no? ¡Mierda!30 Lo siento mucho.Espero que no hables español.—No —le tranquilizo.—Yo soy Erica, su hermana. Me acostumbré a que él estuviera solo, se me olvidó todoacerca de ti. —Ella se ríe, pero aún puedo oír las lágrimas en su voz—. ¡Quévergüenza! ¿Está ahí?—No. Está en la biblioteca. —Ahora que sé que ella es su hermana y no su novia, meparece que me cae mucho mejor.—Oh. Es por eso que su celular está apagado, supongo. —Su decepción es palpable—.¿Es una emergencia? ¿Quieres que corra allí? Podría hacer que te llame en unosminutos.Ella suspira. —Oh, no realmente. Simplemente, tú sabes, dramas de relación.—Te escucho. —Parece presuntuoso ofrecer mis servicios como consejero de línea deemergencia, y sin embargo me resisto a sólo colgar. Ella parece tan molesta—.¿Problemas de chicos, entonces?—Sí. —Con eso, ella rompe a llorar. Suena como el tipo de llanto que ha estadopasando durante horas, está un poco histérica, la pobre.Cuando parece más en control digo tentativamente: —¿Quieres hablar de ello?Ella se queda en silencio por un momento. Supongo que mi oferta debe sorprenderla.—¿Cuál es tu nombre?—Nat Rodgers.—Me siento mal. Probablemente tienes tarea y…—No, en serio. —Veo a mi libreta, llena páginas y páginas de notas apenas legibles.No es como que voy a hilar la paja en oro literario en cualquier momento del día—.No estoy tan ocupado.30 Mierda: En español en el original. 108 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Es mi novio estúpido, Julio. Él es un capullo, rompió conmigo y yo soy la última ensaberlo!Una hora más tarde, tengo la historia completa. Al parecer, Emilio es del Este de LosÁngeles. Me sorprende que nunca lo mencionara, aunque no estoy segura de por qué;para ahora ya debería saber que los chicos no siempre dan voluntariamente incluso lainformación básica sobre sí mismos. Erica tomó la pasada primavera el GED y seconvirtió en au pair en Sausalito. Su novio, Julio, todavía estaba en Los Ángeles, perohabía prometido moverse hacia el norte, tan pronto como hubiera ahorrado suficientedinero. Planearon alquilar su propio lugar en la ciudad, ya que Erica estaba teniendoun momento difícil con la familia que trabajaba. Le gustaban los niños, pero odiaba ala mamá. De todos modos, el despreciable Julio comenzó a ver la mejor amiga deErica… o ex-mejor amiga, a partir de hoy. Erica lo escuchó de su prima, quien los viobesándose en un cine la noche anterior. De vez en cuando Erica cae en un rápidoestallido triste en español, lo que lo hace más trágico, de alguna manera.Se me ocurre que en una conversación con Erica me enteré de muchísimo más acercade la familia de Emilio de lo que he recogido después de haber vivido con él durantetres días.—Eres un buen oyente. —Acaba de recuperarse de otra buena llorada, durante la cualhice sonidos relajantes lo mejor que pude—. ¡Mejor que Emilio, incluso! Él habríaperdido la paciencia para este momento.—Oh, no —le digo—, no es nada.—¿Tienes novia?—No. —Oh, Dios. De pronto la conversación entera parece una idea muy mala—.Quiero decir, sí. Más o menos. Es complicado.—Debes ser muy popular con las chicas.—No, soy un desastre con las chicas.Ella se ríe. Es un sonido bajo, ronco, que me recuerda un poco la risa de Emilio,excepto que femenina. —¡Vamos! ¿Sabes cuántos hombres pueden hacer frente a unachica en crisis? Casi ninguno. ¡Y te ofreciste! La mayoría de los chicos correríangritando, si escuchan la hermana de alguien llorando histéricamente en el teléfono. Telo agradezco mucho.—No hay problema —murmuro. Mis mejillas están ardiendo. Ella está totalmentecoqueteando conmigo.Emilio entra entonces, luciendo increíble en vaqueros desgastados y una camiseta decolor negro. La vista de él me llena de lujuria y de alivio en partes iguales. Doy unsalto y empujo el teléfono a él. —Es tu hermana.—¿Erica? —Su frente se surca. 109 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Sí. —No quiero ser grosera, sin embargo, por lo que digo en el receptor a todaprisa—: Hey, aquí está Emilio, ¡hasta luego! —Antes de presionar el teléfono en susmanos otra vez.Él se ve desconcertado. Estoy muy avergonzada y en pánico para explicar, sinembargo. Además, me imagino que va a apreciar un poco de intimidad. Digo adiós ysalgo de ahí, a continuación, trepo por las escaleras. Hago un par de vueltas por elcampus, respirando el aire caliente y salado, mirando de vez en cuando las nubeshinchadas a la deriva a lo alto como brillantes buques blancos.Me permito regresar a nuestra sala unos veinte minutos más tarde. Por alguna razón,el nerviosismo se revuelve dentro de mi vientre como un animal atrapado.Emilio está en su escritorio estudiando sus líneas. Me mira y sonríe.—Así que conociste a mi hermana.—Algo así —murmuro.—Ella estaba impresionada.Trato de hacer un ruido desdeñoso en mi garganta. Espero que sea como hablan loshombres porque no quiero hablar de ello. No tengo suerte. Emilio, o bien no entiendela señal o voluntariamente la ignora.—Sabes, Josh va a dar una fiesta el viernes, luego de la apertura.Yo no digo nada. En circunstancias diferentes, oír a un tipo que me gusta abordar eltema de una fiesta pendiente me pondría a flotar con seguridad.De alguna manera, sin embargo, dudo que los planes de Emilio sean llevarme como sucita.—No me han invitado en realidad —le digo.—Y qué, te estoy invitando.—¿No es para el reparto? —No sé qué tan grande sea la casa de Josh o cuántaspersonas van a estar ahí, pero si Summer es una de ellas, no me puedo arriesgar a ir.—El elenco, y la gente que invitamos. —Coge una pelota de fútbol Nerf y comienza atirar hacia atrás y adelante—. Tal vez te gustaría llevar a mi hermana.Sólo levanto una ceja.Se ríe. —¿Qué tiene de malo? ¿Sólo una chica es algo demasiado aburrido?—¿Qué se supone que significa eso?—Me enteré de lo del armario.Gimo. —Espera, ¿te enteraste de 110 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandeso y ahora me estás arreglando con tu hermana?Su rostro se pone serio. —No es esa clase de chica.—¿Entonces por qué estás…?Agita una mano hacia mí con desdén. —Sólo porque quieres divertirte, no significaque no puedes tratar a una chica de la forma en que deben ser tratadas. ¿Estoy en locierto?—Sí. Cierto. Pero la historia del armario de apoyo fue…—Nada de mi importancia. Que es por lo que no traje el tema.Pienso en eso. —Espera, pero sí tocaste el tema.—Lo que sea. Te estás colgado en los detalles. El punto es que te conseguí una cita conmi hermana. Eso no es poca cosa. Ella es hermosa. Y es la más dulce. Vas a darme lasgracias.—Estoy seguro de que ella es genial, pero... —Pero soy una chica. Una chica heterosexual.Y la única persona con la que quiero salir es contigo.—¿Qué? —Su expresión se oscurece y los músculos se tensan en su mandíbula—. ¿Note gustan las chicas mexicanas?—¡Oh, Dios mío, no! —grito—. No es nada como eso. Soy... tímido.Hace una pausa, considerándome. Para mi alivio la ira se desvanece de su rostro,sustituido por una seria, confiada expresión. —Yo soy su hermano, lo que significaque no la dejaría salir con cualquiera. Tómalo como un cumplido. De todos modos, noes como que tienes que casarte con ella. Sólo distraerla, ella está realmente molesta poreste tipo Julio. Hijo de puta31. Voy a patearle tanto el culo.—Me siento honrado —digo, en verdad—, pero este viernes no va a funcionar.—Está bien. —Él asiente con la cabeza, imperturbable.—Excelente. Gracias por la comprensión.—¿Qué tal mañana por la noche?—¡Emilio!—¿Qué? Puedes llevarla a un café. Es un compromiso de tres dólares y dos horas,como mucho.Suspiro. Está comenzando a parecer que no hay salida airosa de esto. Ya estoy tanenredada en la mentira, ¿qué es un pequeño engaño más?31 Hijo de puta: En español en el original. 111 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Está bien, mañana por la noche.—Ese es mi hombre. —Él pone un puño y yo lo golpeo.Vuelve a estudiar, y yo me doblo sobre mi cuaderno una vez más. Mis pensamientosson más confusos que nunca, sin embargo. No puedo sacar incluso una frase decente.—¿Vas a llevar a Summer a la fiesta? —digo abruptamente antes de que puedadetenerme.Él me mira por encima del hombro, sorprendido. —Tal vez. En realidad no es esaclase de trato.—¿Qué clase de trato?—Todo el elenco estará allí. No es como que tuviera que invitarla. —Él mira de reojo asu guión de nuevo.—Aun así te gusta, ¿verdad? —Corro una mano por mi pelo, pensando en cuánto máslargo y sexy es el de ella.—No lo sé. He oído que tiene un novio.—Robbie Herbert —digo rápidamente, sin pensar.Él se da vuelta para mirarme. —¿Cómo sabes?—Um, bueno, eso escuché, de todos modos.—¿De quién?—Uh ... ¿dónde he oído eso? —¡Piensa, Natalie, piensa!—. ¡Mi prima! ¿Recuerdas?, vaa la escuela con ella.—Oh, sí. Dijiste eso. —Él mira melancólicamente al suelo.Yo juego con mi pluma. —¿Estás enamorado de ella?—¿Enamorado? —Lo dice como si fuera un concepto completamente extraño—. Nosé, hombre.Cuando me atrevo a mirarlo, me está mirando con recelo. Supongo que la palabra Ano se utiliza mucho entre las personas con cromosomas Y.Trato de poner remedio al desliz con una pizca de hombría. —¿Tocarás ese culo?Él acaba de tomar un sorbo de agua y casi se ahoga. —Oh, hombre, no.—¿Qué?—Mira, sé que el inglés es tu primer idioma y todo, pero no vayas jugando con el argot 112 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandsucio hasta que hayas logrado un agarre de él, ¿de acuerdo? —Niega con la cabeza,sonriendo—. “¿Tocarás ese culo?” Eso está mal.Me encuentro sonriéndole, feliz de haber terminado con el tema Summer Sheers. —Está bien. Si tú lo dices.—Y ten cuidado con mi hermana. No es necesario estar tocando nada hasta conocerlamejor, tal vez ni siquiera entonces.Ruedo los ojos. —Créeme, no tienes nada de qué preocuparse.Si sólo supiera. 113 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 14— Traducido por daianandrea Corregido por Paovalera ¡Psst! Nat. ¿Estás despierto? Estoy soñando, por supuesto, profundamente dormida. Rachel Webb y Chas Marshall me preguntan en tono sarcástico dónde está mi Historia delAño. Golpeo en la mesa ante ellos en señal de triunfo, pensando, ¡Ja! Eso les mostrará.Sus cejas se arquean al unísono. Miro hacia abajo para ver lo que he presentado es unapar de medias de tubo voluminosas.—¿Nat? Despierta.Mis ojos se abren. Hay una gran figura por encima de mi cama, completamentevestida. Me estremezco, sorprendida.—Está bien. Soy yo, Emilio.—¿Qué? Arrgh. —Siempre soy muy elocuente a las —parpadeo al reloj— dos de lamañana.—Vamos. —Él se agacha al lado de mi cama. Me doy cuenta, incluso en mi estadoaturdido, qué tan cerca está que puedo oler la sal en su piel. Eso me despierta.—¿Dónde estamos yendo? —pregunto.—Es una sorpresa.Bueno, sé que esto es peligroso. Las sorpresas no son exactamente bienvenidas cuandotienes todo para ocultar. Sin embargo, la emoción en su voz es contagiosa. Meencuentro a mí misma saliendo de la cama. Como usualmente duermo en pantalones yuna remera, para camuflar las tetas al máximo. Todo lo que tengo que hacer esponerme mis zapatillas de tenis.—¿En serio? ¿No me dirás a dónde vamos? —susurro.—Sólo sígueme.No decimos nada y tratamos de avanzar sin hacer ruido mientras hacemos nuestrocamino por las escaleras y salimos por la puerta trasera de los dormitorios. Una vezfuera, el aire cálido de la noche nos envuelve, oliendo a pino y hierba seca. Inclusoahora, en medio de la noche, el calor del día se aferra a la tierra reseca. Cada pocosminutos, sin embargo, viene una bocanada de viento, trayendo consigo el frío, húmedo 114 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandbeso del mar.—Por aquí —susurra Emilio.Lo sigo por el sendero que conduce al edificio de nuevos medios de comunicación,pero antes que lleguemos más lejos él se desvía hacia el bosque.—¿Dónde me llevas? —pregunto de nuevo.—Te lo dije. Es una sorpresa.Caminamos un poco más sin hablar, sólo el sonido de los grillos en nuestros oídos y elulular ocasional de un búho. Nuestros pies se mueven sin hacer ruido a través delesponjoso, césped bien cuidado.Cuando llegamos al borde del bosque, dudo. —¿Estamos yendo allí?Sólo puedo distinguir su sonrisa blanca en la oscuridad. —¿Tienes miedo?—No.—Bueno, entonces, cállate y sígueme.Puedo ver que no tengo muchas opciones, cuando lo dice de esa manera. Lo últimoque quiero es que Emilio piense en mí como un cobarde. Quiero su respeto más quenada que haya conocido en mi vida.Wow.Pienso en todos mis enamoramientos antes de éste, desde el anhelo innombrable quesentí por Todd Wright en quinto grado al interés que tuve en Paul Pacaud el veranopasado. Quería gustarles, que me codiciaran, incluso que me adoraran, pero poralguna razón el respeto no era una gran consideración. Estaba muy ocupada tratandode verme atractiva como para alguna vez ser yo misma. Ahora, despojada de mi brillolabial, mi pelo brillante y toda mi parafernalia femenina, lo que más quiero de Emilioes que entienda quién soy y lo respete.Sin embargo, no hay mucho tiempo para analizar esta línea de pensamiento más allá.Se necesita toda mi concentración sólo para seguir su descolorida camiseta amarillapor el laberinto de sombras y árboles. La luz de la luna no puede penetrar la gruesacubierta de follaje, y apenas puedo ver. Mientras caminamos, cada ramita chasquea,cada ráfaga de movimiento en la maleza me tiene sacudiendo mi cabeza alrededor,nerviosa como un gato. Una vez, un murciélago se acerca a mi cara y no puedoreprimir un grito de sorpresa, aunque suene infantil, incluso para mí.—Tranquilo, vaquero. —Emilio se ríe en voz baja.—¡Un murciélago casi queda atrapado en mi cabello! —digo con indignación.—Así que naturalmente gritas como una niña. 115 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandSeguimos caminando, y finalmente somos capaces de avanzar uno junto al otro enlugar de en fila. Los árboles son menos densos, y un poco de luz de la luna se escurreentre las ramas, fundiendo patrones de cordones plateados aquí y allá en el suelo.Nuestros pasos decaen en un ritmo, la cadencia tan exacta que podría ser una persona.Ninguno de los dos dice nada durante un tiempo. Así es cómo los chicos lo hacen,pienso: menos conversación, más acción.A lo lejos, puedo distinguir el gorgojo suave del agua corriendo. Ladeo mi cabeza.—¿Has oído eso? —pregunta, sonando feliz.—Sí. ¿Qué es?—Lo llamamos el Arroyo del Hombre Muerto. No sé si ése es el nombre oficial o no.Me estremezco. —¿Por qué lo llaman así?—No lo sé. Para asustar a los estudiantes de primer año, supongo. O tal vez a causa delos cadáveres que están encontrando siempre allí.—¿Los…?Él se ríe y empieza a correr por delante. —¡Vamos! ¡Ya casi estamos allí!Es difícil mantenerse en la oscuridad. Emilio es rápido, su forma ágil abriéndose através de los árboles y saltando sobre las rocas como un veloz ciervo. Por suerte, soymás buena en esto de lo que lo soy jugando básquet, así que corro tan rápido comopuedo y alcanzo a no perderlo.No estoy segura de qué tan profundo en el bosque vamos. Todo lo que sé es que estoyempezando a jadear y resoplar, preguntándome cuánto más tiempo puedo seguir elritmo, pasamos debajo de un árbol grande de madera roja y paramos.—¿Qué te parece? —Emilio pregunta, sonando desesperadamente afectado por nuestracarrera—. ¿Te gusta?Tenemos ante nosotros un agujero de natación, alrededor de unos seis metros dediámetro. Sus bancos están llenos de piedras y helechos. La lustrosa superficie brilla enla luz de la luna. Es impresionante.—Si —murmuro, extrañamente conmovida. Él me quería mostrar esto, a mí, y nadiemás—. Es… wow.—¡Lo sé! ¿No es increíble? —empieza a quitarse su camisa, sus movimientos sonapresurados. Cuando llega a desabrocharse los pantalones agarro su brazo.—¡Espera! ¿Qué estás haciendo?Él me mira desconcertado. —Yendo a nadar.—¿Ahora? —Mi voz suena 116 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandestrangulada—. ¿Aquí?—Si, por supuesto. ¿Por qué, qué tiene de malo?Mi mente corre. —Um, ¿Eso es una buena idea?—Está todavía caliente. ¿Por qué no?Atormento mi cerebro por una manera de salir de esto. —Así es. Caliente. Es sóloque… bueno, en mi familia, um… esto sonará estúpido.—No te preocupes, sólo dilo.A pesar de que abro la boca, no estoy segura de lo que saldrá. —Somos religiosos.—Uh-huh…—Muy anticuados. Prácticamente amish32.Él mira confundido. —Bueno…—Y muy modestos. Me refiero, como la desnudez. Nunca. En nuestra casa.Él abre sus ojos en la repentina comprensión. —¿Es por eso que tomaste un casillero lomás lejos posible de los demás?—Uh-huh.—Y el por qué no te cambias cuando estoy en la habitación.Asiento con la cabeza. ¡Esto es tan bueno! Sin querer he dado en la explicaciónperfecta para mi miedo crónico de la desnudez. —¿Te has dado cuenta? Sí, es por eso.Su entrecejo se arruga. —Así que tienes como… ¿vergüenza?—Bueno, ya sabes cómo es cuando uno crece de una manera determinada, y… —Camino fuera. Puesto que nunca ha habido chicos en nuestra casa, mi mamá y yosiempre hemos sido muy ‘ropa opcional’. En el verano, estamos prácticamentedesnudas. Decido que cuanto menos diga sobre esta familia puritana de ficción,mejor—. Es incómodo para mí.—Está bien. —Él está allí, el pecho desnudo brillando en la luz de la luna, un botón dela bragueta abierta. Siento un desvanecimiento diferente viniendo, pero lo mantengobajo control.—¿Crees que soy un bicho raro? —pregunto tímidamente.32 Amish: Agrupación religiosa conocida principalmente por su estilo de vida simple, su vestimenta modestay tradicional y su resistencia a adoptar comodidades modernas. 117 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—No, hombre, de ninguna manera. —Me da una palmada en la espalda—. Escucha,sólo no miramos, ¿de acuerdo? De todos modos, una vez que estamos en el agua nopuedes ver nada.Mi corazón late. —¿Prometes no echar un vistazo?—¿Qué piensas? —Me lanza una mirada, agregando—. Como si tuvieras algo que meinteresara.Es arriesgado. El agua se ve tan suave, sin embargo, tan atractiva. He sudado durantenuestra carrera, y sólo puedo imaginar lo bien que se sentirá, cayendo en lasprofundidades frías. Además, negarme estaría mal. Trayéndome aquí era su regalopara mí; no recibiéndolo sería como tirando esa generosidad en su cara. Prefiero volarmi cubierta y olvidarme de la Historia del Año que hacer eso.—Muy bien —le digo—, pero tú vas primero.—Estoy en ello. —Se desabrocha la bragueta y se baja sus pantalones.A través de la fuerza de voluntad me las arreglo para cerrar mis ojos.Bueno, un vistazo. Pero sólo una vez.Luego lo oigo chapoteando y riendo, por lo tanto sé que es mi turno.—¡No mires! —ordeno, tratando de sonar amenazadora.—Te lo dije. —Su voz ondea a través del agua—. No eres mi tipo.Me acurruco en la sombra del árbol grande de madera roja y me deshago de mi ropa auna velocidad sobrehumana. No me molesto en doblarla, solo lanzo mi ropa en unosextensos helechos y me precipito para el agujero de natación, usando mis manos paracubrirme la mayor parte que puedo.—¡Scheisse! ¡Ahhh! —Doy un pequeño grito cuando golpeo el agua. Dios, ¿Qué pasacon eso? Nunca me di cuenta que hiciera tantos sonidos femeninos involuntariamente.¡Necesito reprimirlos seriamente! Está más frío de lo que esperaba, sin embargo. Sientoesa punzada inicial del choque, la falta de aliento ¿por qué diablos estoy haciendo esto?Entonces mi cuerpo se estremece una vez y se entrega a ello, dejándolo rodearme yhacerme menos pesada. Delicioso.—¿Nat? —Lo oigo a unos tres metros de distancia, pero apenas puedo distinguir lasombra de su cabeza flotando en el agua—. ¿Estás bien?—Sí. —Me río… bueno, suelto una risita tonta, luego trato de disfrazarla con ungruñido—. ¡Se siente fantástico!—Te lo dije. —Él nada hacia mí. Puedo ver los círculos concéntricos que irradian deél. Oh, Dios, ¿por qué me torturas? La necesidad de nadar hacia él y sentir el frescoterciopelo de su piel bajo el agua es abrumadora. 118 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandSe detiene cerca de un metro y medio de distancia. El agua es profunda, pasamos porun momento de silencio. Quiero flotar en mi espalda y relajarme, pero temo que esomostraría demasiado de mí. Se me ocurre que eso es exactamente el tipo de calma,momento sin vigilancia en que debería estar trabajando a través de mi lista depreguntas para ver si puedo conseguir respuestas honestas. Sin embargo, estoyempezando a pensar que la lista de preguntas no es precisamente el mejor enfoque.Muy torpe y formal. Tal vez sólo estar aquí, experimentando lo que los chicosexperimentan, es suficiente.—Es más frío de lo que esperaba —le digo, temblando de nuevo.—¿Si? ¿Ese grito es de lo que se trataba? —Puedo decir que está tratando de no reírse—. Oye, hombre, no lo tomes a mal, pero si gritas así en el Este de Los Ángeles, estateseguro de conseguir una patada en el culo.Le tiro agua en respuesta.Después de una pausa, dice: —Realmente nunca encajé allí.—¿Dónde?—En El Sereno, donde crecí. —Su voz es diferente, ahora… más grave.—¿Por qué no? —pregunto.—Sólo no, ¿sabes? Mi mejor amigo regresó a casa, ¿Gustavo? Es un distribuidor. Node droga dura, pero aun así, solo marihuana y X. Entonces no me puedo relacionar. Escomo que no puedo ir a casa y sentirme como en casa, ¿sabes? Estoy atrapado entredos mundos.—Sí. Puedo verlo. —Una parte de mi está emocionada ante la oportunidad de ser suconfidente; algo me dice que no habla así muy a menudo. Otra parte de mí se retuercecon la culpa. El hombre en el que está confiando ni siquiera existe.—Eres la primera persona con la que realmente quería hablar aquí —dice.Mi garganta se siente apretada. —¿Si?—Sí. Odio estar ventilando mi vida privada, pero si tengo que tener un compañero decuarto, me alegro que seas tú.—Lo mismo digo.Estamos en silencio de nuevo, escuchando la sinfonía de grillos interrumpidos por elcroar sombrío de una rana. Me pregunto qué diría si conociera mi secreto. ¿Le gustaríaNatalie tanto como le gusta Nat? ¿Le contaría sus secretos?Sí, me digo. Nat es Natalie en pantalones. La persona es la que le gusta.En el fondo, sin embargo, no estoy tan segura. 119 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland 120 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 15 Traducido por DaRkGirl Corregido por PaovaleraE l jueves en la mañana me despierto con el tono personal de Darcy —súper freak— ante su insistencia. El frenético ritmo se filtra en mi cerebro, un grupo de elfos disco del infierno golpea mi cráneo con pequeñas picas.Obligo mis ojos a abrirse con gran esfuerzo. La primera cosa que veo es Emilio tendidohermosamente a través de las suaves sábanas blancas. Su ancho dorso marrón, estamedio iluminado por el derrame de luz ámbar que se desliza a través de las cortinas.De nuevo con extremo esfuerzo, alejo mis ojos de la deliciosa vista y me las arreglopara localizar mi celular en la mesa de noche.Rodando hacia la pared, susurro en el teléfono. —Más vale que sea bueno.—¿Dónde estuviste la noche pasada? —grita Darcy, cerca de cuatro decibeles más altode lo que puedo soportar—. ¿Por qué no te reuniste con nosotras después del ensayo?Aun medio dormida, me caigo de la cama, me arrastro por el suelo y me encierro en elpequeño Closet que Emilio y yo compartimos.—No sabía dónde encontrarlas. El closet difícilmente parece seguro ahora.Pudo oírla decir algo a alguien más, luego. —Chloe dice que eres una paranoica. ¿Joshdijo algo más sobre la otra noche?—Sí.—¡Oh Mi Dios! ¿Qué dijo?Froto mi frente. —Tuve cuatro horas de sueño la noche pasada. ¿Crees que podríasdejar de gritarme?Ella no me hace caso. —¡Dinos!—¡De acuerdo, de acuerdo! —Dios, las chicas son tan exigentes.—Josh y sus amigos creen que soy todo un jugador ahora.—¿De verdad? —Le reporta a Chloe, luego vuelve a mí, riendo y sin aliento—. ¡Eso esmuy valioso! ¿Cómo está 121 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandfuncionando el vello facial?Toco mi mejilla. Hmm, no estoy segura que la nadada de la otra noche le hiciera a mibarba algún favor. —De hecho pregúntale a Chloe como retocarlas si…De repente la puerta se abre y la luz se derrama dentro. Miro a Emilio, quien mirahacia abajo con una sonrisa un poco desconcertada.Rápidamente toso y fuerzo mi voz a un registro más masculino. —Veré que hacer.Darcy se detiene un segundo, luego estalla en una risa maniaca. —Te estás volviendomuy buena en esto.—Sí, no puedo hablar ahora. Te veo después. —Termino la llamada y me levanto,encorvándome para que mis senos no se noten en mi enorme camiseta. Estabahaciendo demasiado calor anoche para usar una sudadera.—Buenos días.—¿Qué diablos estás haciendo en el closet?Me encogí de hombros. —No quería despertarte.Está usando solo sus bóxers de nuevo. Puedo distinguir los grabados sutiles del patrónde la almohada en su cara. De alguna manera lo hace lucir más sexy.Mientras paso al lado de él mi brazo accidentalmente roza el suyo; chispas deelectricidad corren por mi piel. Pretendo no notarlo y sigo caminando, aunque quierodesesperadamente buscar señales en su rostro de que él también lo sintió.—Estoy despierto. —Creo que puedo detectar una ligera ronquera en su voz.¿Lo sentirá? —esta vibrante energía entre nosotros— si es así, ¿qué lo hace eso? Si élestá atraído hacia mí como Nat, ¿eso lo hace Gay?Dios, todo el asunto es tan confuso. Mi atontado y pre-cafeínado cerebro se esfuerzapor mantener el ritmo.—¿Todo bien? —pregunta.—Sí.—¿Te estás reportando a la nave nodriza?—Sólo una chica que conozco.El levanta las cejas. —¿Debo decirle a Érica que estas tomado?—Es una amiga.—Uh-huh. ¿Así que no estás planeando “tocar ese culo” como tú dices?Me encojo de hombros. —No en 122 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandel futuro inmediato, de todos modos.Él sonríe, luego se detiene abruptamente. Se acerca a mi cara, inclinándose levemente.Estoy superada por la autoconciencia de mi aliento por la mañana.Dios Mío ¿Va a besarme? ¿Esto de verdad está pasando? Su mano se mueve en cámaralenta hacia mi mejilla. Sus dedos se extienden flotando cerca, una mirada deconcentración en sus ojos.Lamo mis labios con la esperanza de que estén húmedos y besables, mis ojos secierran, hago un puchero, mi corazón está palpitando…—¿Hombre qué pasa con tu cara?Mis ojos se abren inmediatamente. —¿Qué?—Tu piel, luce como si tuviera cera o algo así.Mi cara arde, probablemente pasando al atractivo tono de un tomate podrido. Mismanos vuelan a mis mejillas, cubriendo lo más que puedo. Sin contestar su pregunta.Me miro en el espejo colgado en la parte de atrás de la puerta del closet.¡Scheisse! El agua de la pasada noche ha convertido mi sombra de cinco en punto enun lio de cera, desprendiendo pedacitos. Los pequeños pelos estaban agrupados enpuntos al azar como un sweater barato que comenzaba a picar.Con pánico corro por el pasillo hacia el baño. Olores desagradables llenan el aire;varios chicos estaban ocupados haciendo sus necesidades en los urinales. Apenaspercibo estos detalles, mientras corro a un lavamanos abro el grifo del agua y meenjuago la cara.Dado que estaba en demasiado apuro para agarrar una toalla, tuve que agarrar una dede las duras toallas de papel marrón del dispensador para quitar el resto de la pasta.—Oye Rogers, ¿qué hay?Me doy la vuelta y veo que uno de los chicos usando el urinal es Josh. Él mueve lacabeza como saludo. Obligo mis ojos a alejarse de lo que está en su mano, doy unatorpe sonrisa, y vuelvo a enjuagarme la cara. Por favor Dios, no le dejes notar lospequeños pedazos de cera velluda que estoy tratando frenéticamente de lavar.—¿Cómo está el hombre hoy?—Bien —digo distraída.Casi he conseguido que mi rostro este limpio. Es claramente menos viril de lo que eraayer, pero al menos no me veo como un cepillo de pelusa andante.Un interminable ruido de pedos viene de uno de los baños, seguido por varios plops.Me estremezco con asco. 123 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Escucha, ¿quieres almorzar? Hay un par de cosas que quiero preguntarte.Dios mío, ¡Josh aun esta orinando! Debe tener una vejiga del tamaño de una pelota deplaya. ¡El chico podía irrigar un país pequeño! No puedo dejar de mirar fascinada lacorriente de oro que continua fluyendo sin cesar.—¿Estás bien?—¿Huh? —Sacudo mi cabeza obligándome a enfocarme en su cara—. Lo siento, aúnme estoy despertando, ¿qué dijiste?Por último y misericordiosamente, le da a la serpiente de pantalón una pequeñasacudida y la mete en sus bóxers.—¿Estas libre al almuerzo?—Uh, seguro.—Bien.Examino una última vez en el espejo mi rosado rostro recién lavado y me dirijo a lapuerta.Por supuesto espero que esta mañana no sea un presagio de la jornada por delante.Nadie debería ser expuesto a tales horrores antes de las ocho de la mañana.Durante el almuerzo, es un poco incómodo decirle a Tyler, Max y Earl que no mesentaré con ellos hoy. Sus rostros se enfrían cuando, paso por la mesa y tancasualmente como puedo, menciono que Josh me necesita.—No es gran cosa —agrego con forzada indiferencia—. Sólo quiere preguntarme algo.Tayler se encoge de hombros imitando mi tono. —Como sea.Max, murmura algo en voz baja.—¿Qué? —le pregunto, inclinándome un poco más cerca.—Veo como es. Ahora eres demasiado bueno para nosotros. —Se queda mirando susándwich, rehusándose a mirarme a los ojos.Estoy un poco sorprendida al darme cuenta de lo ansiosa que estoy por probar queestán equivocados. Cuando llegue aquí, consideré a estos chicos como perdedoressociales, y que tenía que quitármelos de encima si quería llegar a la multitud queimportaba.Ahora, curiosamente me encontraba realmente preocupada por lo que pensaban, dehecho su opinión me importaba más que la de Josh. Me pegunté cuándo había pasadoeso.Natalie ni siquiera lo hubiera pensado dos veces sobre un puñado de inadaptados con 124 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandgranos. Ella seguía sus hormonas directo hacia los sexys. Nat es una historiatotalmente diferente, sin embargo el hecho es que estoy aquí para obtener respuestas ymi pequeño trió de nerds no podían proporcionarme demasiadas cuando la única chicasobre la que sabían algo era Lara Croft.—Ya vuelvo. —Traté en vano de conseguir que me miraran. Todos fingen estarfascinados por su comida.Frustrada tomo mi bandeja dirigiéndome hacia Josh, donde las charlas y las bromas sedetienen y soy saludada en silencio con asentimientos. Aún están mirándome como sifuera una clase de Dios. Es increíble lo que un pequeño ménage à trois en el armario,puede hacerle a la credibilidad de un chico.No hay necesidad de decir que no tendría el mismo efecto en la reputación de unachica.Camino hacia Josh, tratando de no sonrojarme, cuando considero lo que estánimaginando.El tipo al lado de Josh se corre instantáneamente, dejándome espacio. Pongo mibandeja en la mesa y me siento mientras Josh me golpea en la espalda.—Natman, ¿Qué pasa?—No mucho, querías verme.El asiente con la cabeza, masticando su sándwich y mirándome pensativamente. Lamanera en que su mandíbula trabaja en lentos círculos, me recuerda a una vaca. Penséque él era tan lindo cuando lo vi la primera vez en el centro comercial, ahora que loconozco mejor es mucho menos atractivo. Es raro cómo ver a un chico como Josh através de los ojos de un chico cambia todo.No estoy tan cegada por su piel perfecta o su cuerpo atlético. Ahora solo se parece a untarado muy satisfecho de sí mismo y con un ego gigantesco.—¿Qué piensas de Underwood? ¿Te gusta estar aquí?Asiento, preguntándome a donde va con esto. —Es genial.—Te mudaste aquí desde fuera de la ciudad, ¿verdad?Asiento de nuevo, tomando un bocado de la ensalada de col. Los chicos a nuestroalrededor han reanudado sus conversaciones, pero nos lanzan miradas encubiertas devez en cuando.—Así que, huh, ¿cómo conoces a Darcy y Chloe si no te importa que pregunte? —Élfrunce el ceño, esperando mi respuesta.—Las… conocí por medio de… mi prima. 125 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Tu prima?—Sí. —Hombre, esta prima mía siempre aparece—. Es amiga de ellas.Josh se recuesta en su silla y cruza sus manos detrás de su cabeza. —Mira, no estoyseguro como preguntar esto, así que solo lo voy a decir ¿Estás con Chloe? ¿O fue algode una sola vez? —Cuando no respondo de inmediato, él salta de inmediato a decir—:No es que sea de mi incumbencia, es sólo, tú sabes, creo que ella es Sexy, y he estadotrabajando en ella por un tiempo, así que sólo me preguntaba si…—¿Trabajando en ella? —Me quedo mirándolo.—Tú sabes… —Se ve un poco incómodo— Llegando a conocerla. Engrasando lasruedas, por así decir.No estoy segura que clase de mirada le doy, pero debo haber expresado desaprobación,porque él salta de nuevo, dispuesto a aclarar. —No la he tocado tío, lo juro. Si ella estuya dime y me alejo. Pero no creo que muchos chicos sigan adelante con su noviaactual y su mejor amiga, así que tal vez tú no, tú sabes… estás con ella de esa manera.—¿Me estás pidiendo permiso para ir a por Chloe? —Su sonrisa me dice que estoyprobando su paciencia.—¿Permiso? No exactamente. Sólo quiero saber el puntaje.Mi mente es una multitud e impulsos chocando entre ellos. A Chloe le gusta Josh, asíque debería darle la respuesta que quiere. Si doy a entender que tengo alguna especiede derecho sobre ella, eso estaría en contra de sus intereses.Por otro lado, el sólo sentarme junto a este chico me hace sentir rezumada. Susbrillantes ojos azules, y la suave voz de seda me hacen sentir inexplicablementemareada.Aun así no es a mí a la que le debe gustar. Es a Chloe. ¿Está bien interferir cuando ellaquiere estar con él? Pero de nuevo, ella no le conoce como yo. Todo lo que ella ve es alseñor suave, el mismo chico que yo vería si fuera una chica.Naturalmente soy una chica pero —de todos modos— ¿debería usar mi conocimientointerno para ayudar a mi amiga? ¿No es eso parte de lo que estoy haciendo aquí, enprimer lugar para iluminar a las chicas?Esto se está volviendo increíblemente confuso.—¿Así que realmente te gusta? —Lo estudio cuidadosamente.—Es Sexy.—¿Pero te gusta?El mueve su cabeza hacia atrás, su rostro lleno de alarma. —No lo sé. 126 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Mira, sólo estoy preguntando porque es como una amiga y no quiero verla herida.Despedaza dos tercios de su sándwich con los dientes y dice mientras mastica:—¿Una amiga? ¡Supongo! La escena en ese armario lucía muy amigable.—Aún no has contestado mi pregunta.Él mira alrededor aburrido. —No estoy buscando una novia. Ella sólo parece un buenmomento.—Uh-huh.Él levanta una ceja. —Aún puedes hacer lo que quieras con ella… sólo quiero que mela prestes por una noche o dos.Eso es todo. Debate interno oficialmente acabado. Este tipo va a caer.—Entiendo. Bueno, en ese caso, déjame darte algunos consejos.Él sonríe. —Muy bien. Sabía que eras genial.—Hay algo que deberías saber sobre Chloe —Bajo mi voz a un susurro confidencial, yél se inclina—. Ella tiene esta rara fascinación...—Genial…—Con la flatulencia.—¿Pedos?—Uh-huh. La excita totalmente.Él levanta una ceja. —¿Esperas que crea que le gustan los pedos?—¡Le gustan! No sé cuál es la historia, pero mi prima me dijo que le gusta eso. Así quelo intenté. Estábamos solo saliendo y deje salir uno.Él se ríe. —De ninguna manera.—Sip, ha estado loca por mí desde entonces.Él hace una mueca. —Eso es asqueroso.Me encojo de hombros. —Las chicas son raras. Es como si hubiera sacado esta idea dealgún lugar: Los hombres tienen gases y no tienen miedo de dejarlos salir.—¿Juras que no estás jugando conmigo? —Me estudia, su rostro repentinamente serio.Cruzo mis brazos detrás de la espalda. —Lo juro.El sostiene mi mirada un momento, como si decidiera si creerme o no. 127 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Cómo crees que estuve con ella? Sin información desde adentro un chico como yonunca hubiera tocado eso.Él duda otro segundo, luego asiente. —Gracias, hombre.—No te preocupes.—Te debo una. Me levanto con mi bandeja y me dirijo a mi mesa de siempre. —Esta va por la casa. 128 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 16 Traducido por Sary_meles Corregido por SeraE stuve de acuerdo en reunirme con Érica en Java de Hut alrededor de las nueve esta noche, después de que ella mande a sus pequeños monstruos a la cama. No puedo creer que realmente vaya a ir a una cita con la hermana de Emilio. Es tanprofundamente incorrecto que quiero gritar. Sin embargo, no se puede evitar. Me digoque podría arrojar más luz a mi investigación, aunque no estoy muy segura de que salircon una chica me revele el funcionamiento interno de los chicos. Me estoy agarrando aun clavo ardiendo, lo sé. La verdadera razón por la que estoy por salir con Érica esdebido a mi necesidad patológica de complacer a Emilio. Me podría pedir que meincendiara el cabello y, seamos sinceras, al menos lo consideraría.Dado que la obra se estrena mañana por la noche, el elenco está demasiado nerviosoen el ensayo. Su llamado es a las seis. Son las cinco y media, y yo me las he arregladopara asegurar mi lugar en la pasarela, ocultándome. Emilio me dijo que él y Summerse reunirían esta tarde, para practicar las líneas. Naturalmente, no pude resistir latentación de espiarlos.Hasta ahora, sin embargo, mi espionaje no ha revelado mucho. Ellos realmente estánpracticando las líneas… apresurándose en el tono plano y sin emoción que usan losactores cuando están solo tranquilizándose por saber todas las palabras. Por supuesto,es un gran alivio ver que no hay un romance pasando por detrás de las cámaras. Nopor el momento, por lo menos. Me encuentro con sueño y aburrida, sentada aquíarriba, mientras recitan sus escenas en murmullos monótonos. La aventura de nataciónde anoche me dejó agotada todo el día.Es entonces cuando Summer interrumpe la escena con algo que me despierta.—Aquí es donde nos besamos —dice ella casualmente.Emilio mira con incertidumbre. — 129 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandAsí es…Sólo para que lo sepas, en absoluto es una norma quedarse bloqueado cuando estáshaciendo un repaso a toda velocidad. No hay tiempo. El punto es recitar las líneas lomás rápido posible, sin detenerse para nada. Es por eso que se llama una velocidad…¡hola!—Creo que deberíamos hacer eso —aclara—. No estoy segura de que lo tengamostodo bien.—Oh. Uh, está bien — dice Emilio, claramente incómodo—. ¿Las líneas, o...?—No, el beso. —Ella se desliza con una exasperante gracia de bailarina y cruza hastadonde él esta, en un estado nervioso a la izquierda del escenario. Coloca un dedo en laparte delantera de su camisa mientras ella mira hacia él, con toda inocencia—.Queremos que sea perfecto, ¿no?¡Podría matar a Summer Sheers! Podría apretar su cuello delgado con mis manos.Enojada por la vista de ellos, que se acercaban cada vez más, murmuro en voz baja: ——¡Peeeeerra!—Ahora, ahora, no seamos maliciosos.¡Yo prácticamente salto del susto! Buscando a mí alrededor, veo al Sr. Pratt de pietranquilamente a mi lado. ¿De dónde diablos ha salido? Una mirada rápida de vueltaen el estadio me dice que ni Emilio ni Summer escucharon. Están concentrados en unbeso que pudo haber sacado vapor por los poros.¡Puag! No necesitaba ver eso.—Sr. Pratt —digo, obligándome a apartar los ojos de ellos—. No le oí llegar.—Nat, voy a hacerte una pregunta. Quiero dejar claro que puede ser honesto conmigo,¿de acuerdo? —Hay un tono de voz suave que nunca había escuchado antes. Espiandoen sus ensayos o sentada en su clase de literatura dramática, lo que me llamó laatención fue su manera sarcástica y mandona de hablar. Ahora, sin embargo, sus ojoscastaños examinan mi cara con una mirada suplicante.—Claro. Adelante —susurro, desesperadamente volviendo mis ojos al escenario paraasegurarme que Summer y Emilio no pueden oírnos.El Sr. Pratt se da cuenta de esto y baja la voz aún más, hablándome en el oído. —¿Porqué estás aquí?—Uh, porque… —¡Improvisa, Natalie, improvisa!— Realmente quiero ser actor perosoy demasiado tímido —digo con tanta prisa que las palabras se unen y prácticamentehacen que la frase sea ininteligible.Él asiente con la cabeza, el rostro ilegible. Por un largo rato sus ojos bloquean losmíos, y me temo que está probando algún tipo de truco mental “Jedi”. Es como que 130 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandpuede ver dentro de mi alma. Por último, suspira. —Eso es mentira.—¿Qu-qué? —tartamudeo.—Los dos sabemos por qué estás aquí.—¿Lo sabemos?Él sólo asiente solemnemente, con los ojos me incitándome a confesar. Dios, ¿qué estádiciendo? ¿Sabe que soy realmente una chica? ¿Tiene algún tipo de director dehipersensibilidad de la intuición acerca de estas cosas? ¿Cuánto tiempo lo ha sabido?¿Va a revelar mi fachada? Mi mente voltea hacia atrás a través de estas frenéticaspreguntas como una animadora drogada.—Nat, todo el mundo tiene sentimientos que se sienten incómodos discutiendo.—Así es… —¿Dónde cree él que va con esto?—Algunos de nosotros pueden ocultar esos sentimientos, sin embargo. Losentendemos. ¿Ves lo que estoy diciendo?—Tal vez. —Yo hecho un vistazo atrás hacia el escenario. Se siguen besando.Dispárame ahora.—Sólo quiero que sepas que todo lo que pueda estar pasando dentro de tu cabeza, esprobablemente normal.Asiento con incertidumbre.Él baja la barbilla y me da otra mirada significativa. —Voy a salir con un consejo aquí,porque estuve una vez en tus zapatos. Un viejo agradable hizo lo mismo por mí, asíque estoy devolviendo el favor. Seamos sinceros, estás aquí porque tienes sentimientospor Emilio.La sangre se va de mi cara. —Yo… Bueno… Somos compañeros de cuarto.Cierra los ojos un momento, como en simpatía. —Eso debe ser muy difícil.—No, él es genial. Quiero decir... somos amigos.—Nat, te das cuenta que es un callejón sin salida, ¿verdad? —Él pone su mano sobremi espalda de una forma paternal.—¿Qué es?—Se puede ser amigo de todo lo que quieras, pero al final del día es cuando tienes queafrontar que un tipo como él… —él asiente con la cabeza a Emilio—… nunca va aestar interesado.Dirijo otra mirada hacia el escenario: ¡se siguen besando! Se besan con la boca muyabierta. Hombre, ¿es que se están tratando de tragar? 131 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Puedo ver que es difícil para ti —susurra el señor Pratt—, pero tienes que enfrentarlos hechos. Emilio Cruz es heterosexualTan sólo inclino la cabeza, incapaz de hablar.—Alguien como Max, por otro lado... —Él se apaga, pero su expresión lo dice todo.—Veo lo que quiere decir —murmuro. Mi mente está corriendo. Es mucho mejor quepiense que soy gay a que sepa que soy mujer, claro, pero él es tan amable y sincero, mesiento como una gilipollas total por haberlo engañado.—No es que tengas que actuar en cualquier cosa hasta que estés bien y listo —añadecon urgencia—. Créeme, tienes toda tu vida por delante.—Es verdad.—Una vez que estás fuera de la escuela secundaria, el mundo se abre como una, comouna... —Busca el aire, luego señala por delante de nosotros como si estuvieraconjurando un cuadro mágico— …una cortina alzándose en la primera gloriosaescena.—Wow. Genial.Él asiente con la cabeza de nuevo a Emilio y Summer en el escenario. Sus labios estánfinalmente empezando a separarse, sus cuerpos desprendiéndose de mala gana. Mesiento como si hubiera sido golpeada.—Si sigues enamorándote de Emilio en este mundo, te va a hacer que sea mucho másdifícil. Eso es todo lo que estoy tratando de decir.Trago saliva, forzando a salir las palabras. —Sí. Veo lo que quiere decir.—¿Lo haces? —Él golpea mi rodilla—. ¡Excelente! Me alegro de que hayamoshablado.—Gracias.No sólo aplastada después de presenciar el asqueroso y gratuito ensayo del ardientebeso, ahora también me siento culpable por mentir al Sr. Pratt que claramente sóloquiere ayudar, eso es algo que pocos adultos intentan hacer honestamente. ¿Cómopuedo devolvérselo? Esto es totalmente engañoso para él. Soy una scheisse de primernivel.No mucho tiempo después de que él me deja sola para lamer mis heridas, sucede algoque me distrae de mi miseria. Chloe tropieza en el teatro, agarrándose su estómago ymirando mal. Ella es seguida inmediatamente por Josh.—Chloe! ¿Qué te pasa? —Josh llama después de ella.Chloe hace un sonido de incredulidad. —¡Eres asqueroso! 132 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Vamos, no seas así.El señor Pratt, que acababa de bajar de la escalera de la pasarela, se pone sus gafas delectura para estudiar un portapapeles. —¿Cuál es el problema, patitos?—Ella está bien —dice Josh, envolviendo un brazo alrededor de Chloe, que le hace unlado—. No hay problema.—¡Él se tiró un pedo! —dice Chloe, señalando a Josh acusadoramente—. ¡Súper-fuerte!El señor Pratt suspira y garabateaba algo en su portapapeles. —Vamos a tratar deactuar de acuerdo a nuestra edad, gente.—No entienda —dice Chloe, con una mano sobre su nariz—. Tengo un estómagodébil.En ese momento Josh se tira pedos. Chloe grita y sale corriendo por la puerta lateral.El resto del elenco, la mayoría de los cuales juntaron por ahora, se ríen.—Señor Mayer, ¿está teniendo dificultades gastrointestinales?Josh asiente con la cabeza. —Más o menos. Me comí siete burritos de frijoles.¡Oh Dios mío! Me muerdo el puño para evitar desternillarme de risa. No sé si sentirmeculpable o exultante. Me conformo con un poco de ambos.—Dios mío —El señor Pratt se pasa una mano por la cara—. Muy bien, basta con lastravesuras de sexto grado. Vamos, gente. ¡Chop-chop! ¡Tenemos un show que poner enmarcha! ***Durante el ensayo, Chloe, Darcy y yo nos comunicamos a través de mensajes de texto.No están en muchas escenas juntas, así que cuando una está ocupada la otra está porlo general disponible, creando una especie de sesión de equipo de mensajes que esimperfecta, pero útil no obstante. Acordamos reunirnos en un pequeño rincón detrásdel teatro durante su pausa de diez minutos en el intermedio. Por supuesto, sería másconveniente reunirnos en el cuarto de baño que ha sido designado el vestidor de laschicas, pero no podemos hacer eso porque Summer podría entrar en cualquiermomento, impresionada por la súbita necesidad de admirar su deslumbrante cabello.¡Cómo odio a Summer Sheers ahora mismo! Ella no sabe quién es el verdaderoEmilio. Sólo lo besa porque es lindo. Estoy dispuesta a apostar que no tiene ni idea deque su hermana tiene el corazón roto, o que su amigo de la infancia Gustavo está 133 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandvendiendo drogas, o que tiene una teoría acerca de la interpretación del tono dellamada del teléfono. ¡Ella no merece besarlo! Su objetivo es convertirlo en otroaccesorio. Es todo acerca de ella. Su forma de estar demasiado absorta en sí mismapara comprender la magia profunda y rica de Emilio Cruz. Ella no tiene idea de lo quese siente al estar a su lado en la luz de la luna mirando las sombras en el techo, o cómosuena su voz mientras se derrama en la superficie de una profunda piscina a las 3 a.m.A medida que nos agazapamos en la alcoba oscura llena de colillas de cigarrillosilegales, puedo oler el aliento de Chloe, que apesta a Altoids33. Supongo que variasdocenas mordían su camino a través de su estómago para luchar contra el regustoamargo del vómito. Siento una leve punzada de culpa, sabiendo que yo soy, al menosindirectamente responsable de hacerla vomitar. Ella y Darcy están ambas en traje.Llevan vestidos elaborados con cuello alto, de encaje, guantes delicados, y lossombreros grandes. El pelo rosa de Darcy está cubierto con una peluca rizada gris; elcabello de Chloe cae sobre sus hombros en hermosos rizos elaborados.Chloe me entrega una bolsa rosa a rayas de Victoria’s Secret. Me abstengo de hacercomentarios sobre su elección de los contenedores, sin duda, sin embargo, ella podríahaber elegido algo menos llamativo, teniendo en cuenta mis circunstancias.—¿Qué es esto? —pregunto, echando un vistazo al interior.—Stoppel paste, crepé de lana, tijeras, brochas de maquillaje; todo lo que necesitaspara tu sombra de las 5.—Para que puedas lucir caliente para tu cita —agrega Darcy, empujándome. Yo lesenvié mensajes de texto sobre la cita con Erica más tarde esta noche, los cualesencontraron histéricos. Me alegra que mi miseria les divierta.—¿No crees que la gente se dé cuenta de que mi vello facial sigue creciendo ydesapareciendo al azar?Chloe suspira y otra bocanada de aire de menta me golpea curiosamente fuerte. —Yate lo dije, eso es lo que los chicos hacen: les sale pelo, se lo cortan, y repiten.—Y comen burritos de frijoles hasta estallar, al parecer. —Se ríe Darcy, volviéndosehacia mí—. ¿Has oído sobre Josh?—Fui testigo de algo de él desde la pasarela. —Espero que no sonara tan culpablecomo me sentía.Chloe se tapa la boca, como si la sola mención de ese hecho la hiciera querer vomitarde nuevo.—¿Qué estaba pensando? —Se pregunta Darcy en voz alta.—¿Qué ha dicho al respecto? —pregunto.33 Altoids: Marca de pastillas de menta. 134 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandChloe entrecierra sus ojos; por un momento creo que ella sabe que fui yo, pero luegome doy cuenta que su hostilidad se dirige a Josh. —¡Dice que lo hizo por mí! Oyó quetengo una cosa con los chicos que tiran gases. ¿Te imaginas?—Escucha, Chloe, he tenido la intención de decir algo sobre Josh…Ella parpadea hacia mí. —¿Sí?—Bueno, yo como que lo conozco un poco mejor ahora. ¿Así como un chico?—¿Hu-huh…? —Algo acerca de la forma en que dice esto me advierte que no entiendea lo que me refiero.—¡Él sólo quiere dormir contigo! —digo abruptamente.—Espera, ¿de qué estás hablando?—No te enamores de él, ¿de acuerdo? Él no se preocupa por ti como persona.Una luz se enciende lentamente en sus ojos caramelo. —Espera un segundo. Tú lehiciste creer eso, ¿no?—No exactamente…—¡Lo hiciste también! Deliberadamente le diste información errónea. ¿Por qué hicisteeso?—Chloe, sé que parece raro, pero…—¿Raro? —Hace eco, ahora enojada—. No parece raro. ¡Parece psicótico!—¡Estaba tratando de ayudar!Darcy coloca una mano sobre el hombro de Chloe y la otra en la mía. —Todo elmundo cálmese.—¡Él piensa que eres una puta! —Bueno, no es uno de mis momentos de mayordiscreción, pero la ira creciente de Chloe me pone nerviosa—. Esto salió mal. Losiento. Tenía que hacer algo.Ella niega con la cabeza hacia mí con incredulidad. —Estás celosa.—Lo que sea.—¿Por qué otra razón actuarías como una perra? ¡Sólo porque a un chico guapo leguste y tú no, no quiere decir que puedas ponerte en mi camino!Darcy mira de Chloe a mí con una creciente impotencia. —Chicas, por favor, nopeleen.—Sí, Chloe, eso es. —Mi tono es ahora contiene un borde de amargo sarcasmo—.Estoy celosa. Claro que deseo que 135 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandhaya chicos como Josh haciendo fila por utilizarme.—¡Cállate!—Tengo información privilegiada —digo, frustrada—. Confía en mí, él sólo estájugando.—¿Confiar en ti? —Se burla—. Sí, claro, ¿después de la maniobra que hiciste? ¡Ja!Una puerta en la parte posterior del teatro se abre, y nos dirigimos más lejos en lassombras por instinto. El señor Pratt camina a través de la oscuridad en nuestradirección.—¿Chicas? ¿Por qué están escondiéndose? Será mejor que no sea el hábito de fumarporque es el infierno para sus voces, por no hablar de su cutis. El intermedio se haterminado. Y no quiero que estén aquí con sus vestuarios de todos modos. ¡Chop-chop! —Desaparece y cierra la pesada puerta detrás de él.—Vamos, Darcy. —Chloe me da una mirada sucia antes de dirigirse fuera de mi vista.—Voy a hablar con ella —murmura Darcy, apretando mi mano—. Me tengo que ir.¡Buena suerte esta noche!—Gracias.Camino de regreso a los dormitorios, tratando de ocultar inútilmente la bolsa de colorrosa brillante de Victoria’s Secret escondida bajo mi chaqueta. Obtengo varias miradasraras de los chicos que pasan, pero trato de ignorarlos. Me siento totalmenteconfundida y derrotada. Supongo que es la última vez que voy a tratar de proteger aChloe de un cabrón oportunista. Dios mío, qué noche tan fabulosa está resultando ser:asesoramiento de identidad de género del señor Pratt, la fase de repulsión por el besode Summer y Emilio, odiada por mi mejor amiga. Y ahora, como recompensa porsoportar todo esto, tengo que ir a una cita con la hermana de mi alma gemela.¿He dicho alma gemela? Me refería a compañero de cuarto.Obviamente. Si Emilio fuera mi alma gemela, nunca se besaría con Summer como lohizo esta noche.¿Verdad? 136 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 17 Traducido por Petty Corregido por NiiiM e encierro en el dormitorio, sabiendo que Emilio estará en el ensayo toda la tarde, pero cierro la puerta sólo en caso de cualquier otra persona pase. Me toma casi una hora conseguir a la cosa correcta con la barba, e inclusoentonces no estoy al cien por cien segura de que parezca auténtica. Todo el tiempo, mimente sigue reproduciendo fragmentos del día en destellos rápidos como un montónde clips de película al azar empalmados entre sí: los ojos de Chloe reducidos a rayas,los pedos de Josh, Summer permaneciendo de puntillas para ser besada, el Sr. Prattparpadeándome en simpatía. Todos tenemos nuestros cables cruzados y entrecruzadostantas veces que es imposible desenredar el lío. Realmente parece como que toda laraza humana bien podría estar conversando con gestos y gruñidos, para todo el éxitoque estamos teniendo. Pensé que el abismo principal era entre hombres y mujeres,chicos y chicas, lo que sea. Ahora que Chloe esta tan enojada conmigo sólo por tratarde protegerla, que me estoy empezando a cuestionar. Tal vez todos los seres humanosestán destinados a malinterpretarse entre sí, independientemente de nuestroscromosomas.Es tan difícil ser verdaderamente honesto con la gente, e incluso cuando lo eres no haygarantía de que lo apreciarán. Pienso en mi columna de la Dr. Afrodita. Durante másde un año escribí lo que las niñas querían escuchar… lo que me hubiera gustado oír ensus zapatos. Era tan fácil, ni siquiera sabía qué estaba haciendo. La gente preferiríamucho ser alimentada con dulces mentiras que con verdades amargas. ¿Quién sabe?Tal vez ese es el orden natural de las cosas. Chloe seguro sería más feliz en estemomento si sólo la dejara pensar que Josh realmente se preocupa por ella. ¿Quién soyyo para ir contra la naturaleza, insistiendo en el cambiar la danza de apareamiento?Tal vez la ilusión y los artificios —incluso las mentiras—, son una parte necesaria del 137 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandromance.Cuando estoy cepillando otra capa de barba, mis ojos caen sobre la foto que Emiliomantiene pegada a la esquina del espejo. Se ve cerca de los trece, está en la playa, conel brazo rodeando casualmente el hombro de un niño de mejillas regordetas de suedad.Ambos llevan gafas de sol y camisetas de Batman a juego. Ese debe ser Gustavo, sumejor amigo en casa. Pienso en nuestra noche en el poso de natación, cuando mehabló de Gustavo y lo difícil que ha sido para él hacer amigos aquí en Underwood.Una vez más, esa mezcla de inquietud y deseo se hincha dentro de mí. Sé que hay algoreal entre nosotros… un vínculo frágil que apenas podemos permitirnos el lujo dereconocer. Sin embargo, ese vínculo está construido sobre una base de mediasverdades y mentiras.Eso es lo que no acabo de entender. Evidentemente, no estoy siendo honesta con él: ¡nisiquiera sabe mi nombre real! Sin embargo, de alguna manera, a pesar de eso, mesiento más yo misma a su lado de lo que me he sentido alguna vez alrededor decualquier tipo.¿Cómo es que aún tiene sentido? ¿Le estoy mintiendo totalmente, y eso me permitedecir la verdad? Es un acertijo envuelto en un enigma.Todavía estoy preocupada sobre estas cuestiones como un perro persiguiendo su colacuando termino la aplicación de mi vello facial y me compruebo una vez más en elespejo.He cambiado mi uniforme de Underwood por ropa de calle: una camiseta negra, unacamisa abotonada sobre esta, y unos vaqueros de chico, que obtuve en Macys34 conDarcy y Chloe. Posé para mí misma un par de veces. Una vez me he asegurado de nodar muestras de mis pechos, trato de decidir si califico como caliente. Incluso con elvello facial todavía estoy muy lejos de ser irresistible, pero algunas chicas me podríanconsiderar una posibilidad atractiva en un modo afeminado, y algo nerd. Agrego unagorra de béisbol azul a último minuto, esperando que me haga parecer un poco másmachote.Conduzco fuera de la escuela a la ciudad y estaciono en un rincón oscuro hacia laparte más atrás de Java the Hut, pensando en el desastre que sería si alguien (mimamá, por ejemplo) reconoce mi coche y decide entrar un rato para conversar. Elegíeste lugar en particular, porque nadie que conozca pasa por aquí jamás, es un pocosucio y los productos horneados son inevitablemente rancios. Unos nueve minutosdespués cuando entro por la puerta de atrás, escaneo rápidamente en busca de carasconocidas.34 Macys: Tienda por departamentos de los Estados Unidos. 138 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandPara mi alivio, sólo hay un barista de veintitantos años detrás del mostrador con unlibro, un hombre de mediana edad, pegado a su computadora portátil, y una chica demi edad sentada sola en la ventana, tomando una 7UP con nerviosismo.Mientras me acerco, intentando caminar como un hombre, se pone de pie, alisándoseel pelo.—Hola, soy Erica. —Lleva una blusa azul eléctrico, pantalones vaqueros, y joyería dediamantes de imitación. Ella es baja —tal vez de un poco más de cinco pies de altura—y con curvas. Su cabello largo y oscuro ha sido cuidadosamente arreglado conbastantes clips de diamantes de imitación. Tiene los ojos de Emilio, con la excepciónde que los suyos son cerca de tres tonos más claros, leche de chocolate medio dulce.Le ofrezco mi mano. —Nat Rodgers. Encantado de conocerte.—Gracias por hablar conmigo la otra noche.—Oh, no hay problema.—La mayoría de los chicos hubieran escapado gritando. —Ella sonríe con una lindasonrisa y se vuelve a sentar—. Me alegra no haberte asustado.Trato de ignorar la culpa que siento por engañarla así. Ella irradia esperanza,expectativas, un optimismo palpable que la hace parecer más necesitada y tan delicadacomo un pajarito. Aquí está, mirándome con los ojos muy abiertos, pestañas con rímeloscuro parpadeando. Me siento enferma.—Voy a tomar un café. —Gesticulo vagamente hacia el mostrador—. ¿Quieres algo?—No, me compré una gaseosa. —Mira abajo hacia su regazo—. No sabía si te ibas apresentar.¿Es mi imaginación o es eso era un regaño sutil? Dios, ¿ya había metido la pata?¿Llego como siete minutos tarde y ya perdí puntos?—Puedo pagarlo si quieres —le digo, tirando torpemente unos dólares fuera de mibolsillo.Su mirada de desdén me dice que mi puntuación como novio potencial se redujo denuevo. Muy pronto voy a estar por debajo de cero. —Está bien. De verdad.Me apresuro lejos de ella, disparando una mirada nostálgica a la salida. Dios, noquiero estar aquí. Obviamente, no la quiero como ella a mí… eso haría las cosas aúnmás complicadas de lo que ya son. De todos modos, es un poco humillante ser juzgadoinelegible a los cinco minutos de haberla conocido.Ordeno en el mostrador, pago al aburrido barista, que llena mi taza de café con cafédescafeinado. Mientras tanto, le echo un par de miradas a Erica. Ella ve su reflejo en laventana de cristal y furtivamente trata de reorganizar uno de sus clips. Siento unapunzada de empatía, conozco la autoconsciente ansiedad que se extiende en las 139 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandprimeras citas.Quiero decirle que se relaje, que se ve bien, pero sé que no va a ayudar. ¿Por qué laschicas nos obsesionamos tanto con nuestra apariencia? Es como si realmentecreyéramos que lograr mantener nuestro pelo y maquillaje perfectos hará toda ladiferencia. Como si cualquier hombre digno de nuestro tiempo dejaría de ver nuestrabelleza debido a un clip de diamantes de imitación arreglado en un ángulo torcido.Vuelvo a la mesa con mi café, esta vez decidida a causar una mejor impresión. Estáobligada a darle a Emilio un informe completo, ¿cierto? No quiero que le diga que soyun perdedor total.—Entonces —digo, tomando asiento frente a ella, apoyado en un codo en lo queespero sea una postura suave pero aun así sensible—. ¿Cómo te sientes acerca de lacosa con Julio?¡Bingo! Este parece ser mi único punto de venta como cita: el deseo de escuchar.Imaginé que si me funciono en el teléfono, podría intentarlo de nuevo.Efectivamente, como un caballo de carreras que escucha el disparo, está lista yfuncionando, me dice todo acerca de las señales de advertencia que ignoró, la serie depequeñas traiciones que condujeron a esta otra enorme, y la furia debilitante que sientecada vez que piensa en él. Todo lo que tengo que hacer es asentir y murmurar.Puedo ver el parecido entre ella y Emilio. Su cara es más completa, sus rasgos mássuaves, pero hay una cualidad, su sonrisa —una cierta calidez radiante— que merecuerda a él por completo.Sin embargo sí que es mucho más comunicativa de lo que es él. Su buena voluntad porcompartir es cien por ciento femenina. A medida que se pasa de Julio a la historia desu vida en general, la animo, ansiosa de aprender más sobre el pasado de Emilio. Enmedia hora recopilo más información acerca de la familia Cruz de la que he aprendidode Emilio durante toda la semana. Me habla de los otros hermanos y hermanas (loscinco de ellos), la muerte de su padre hace seis años, la obsesión de su madre con queEmilio se convierta en doctor. Es como si Emilio me hubiera mostrado un boceto apenas comenzado, mientras que Erica ofrecía un retrato a todo color.Y aun así no puedo decir que la versión de Erica sea más íntima. Emilio no dicemucho, sin embargo, hay una profundidad y un poder en las cosas que sí comparte.Cada vez que me reveló algo en la última semana, he tenido la profunda sensación dehaber ganado algo precioso.Finalmente, Erica hace una pausa en su monólogo y se ruboriza lindamente. —Perohe estado hablando sin parar y sobre mí. ¿Qué hay sobre ti?—¿Que hay sobre mí?Mi alivio temporal de la sesión de calificación ha terminado. Sus ojos marronestaladran dentro de mí una vez más, buscando mi potencial de novio con la intensidadde unos láseres. — ¿Qué te gusta 140 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandhacer?—Uh… —Mi mente se queda completamente en blanco bajo su escrutinio—. No sé.Frunce sus labios. Definitivamente no es la respuesta correcta. —¿Practicas deportes?Me burlo. —¿Yo? ¡Sí, claaaro! No, soy súper torpe.—¿Sales a fiestas?—No mucho —le digo—. La cerveza me hace estúpido.—Entonces, ¿qué haces? —Cruza los brazos sobre el pecho, desafiándome aimpresionarla.—Bien, déjame ver… —Me siento tan paralizada por sus expectativas. Es aterrador.Decido permanecer cerca de la verdad—. Me gusta actuar —hacer teatro—principalmente drama, y ocasionalmente musicales. —Eso no suena lo suficientementeviril, ¿verdad? Marcha atrás—. Pero sólo con musicales atrevidos, no los cursis.Musicales con una gran cantidad de muerte y destrucción, con temas sociales de granimpacto.Su expresión no cambia. Estoy en la guillotina.—Ah, y me gusta escribir. Creo que quiero ser periodista. Profesionalmente, merefiero. Aunque ¿quién sabe? La paga no es muy buena. Y yo podría no ser losuficientemente bueno.—¿Qué tipo de cosas escribes?—Normalmente sobre relaciones —digo de forma automática.—¿Relaciones? —La inclinación de sus cejas me dice que esto es sospechoso.Puedo entender su escepticismo, me había gustado este chico de primer hasta que mehabló de su pasión por los libros de autoayuda. El oírle hablar de su niño interior fuetan decepcionante.—Entre los gobiernos —corregí—, los partidos políticos, no cosas como el amor, ninada. ¿Es eso lo que pensaste a lo que me refería? No, les dejo esas cosas a las chicas.Ante esto sus cejas se elevan. —¿Qué "cosas" exactamente?—Tú sabes, corazones, flores, romance. Los chicos no nos metemos en esa mierda.De pronto se ve abatida. Hace dos segundos ella era el director cara de piedra de laaudición en la que actúas dejando tu culo en el escenario y no ganas ni unasentimiento brusco, y ahora era un pajarito nuevamente, las lágrimas juntándose en labase de sus pestañas, amenazando con arruinar su cuidadosamente aplicado rímel.Instintivamente, me inclino hacia delante. —¿Qué va mal? 141 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Parecías diferente en el teléfono.—¿Diferente, cómo?Su labio inferior tiembla. —Sensible.Es en este momento en que empiezo a reconocer lo insano mi situación. Aquí estoy,trabajando extraordinariamente duro para impresionar a esta chica, alguien con quiennunca quise salir, en primer lugar. Sin embargo, cada momento que estoy sentada conella aquí me veo más arrastrada por sus expectativas. Ella tiene este enorme poder —lacapacidad que me declararme hombre o gusano— sin embargo, los criterios acerca decómo ganar su favor son exasperantemente claros. Me quiere duro como Vin Dieselpero al mismo tiempo tan tierno como un gatito. ¿Cómo se puede ser ambas cosas a lavez? ¿Por qué me molestaba incluso en intentarlo?Estos pensamientos se evaporan cuando miro hacia arriba y veo quién acaba de entrar.Emilio. Y dos pasos detrás de él, en sus botas de diseñador, con el pelo rubio brillandocomo en un comercial de champú, y una sonrisa brillante como un anuncio deWhitestrips35, está Summer Sheers.!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Instantáneamente me tiro al piso.—¿Nat? —Oigo decir a Erica—. ¿Qué…?Bien, esto es malo. Estoy gateando en medio de envolturas de pajillas y las migas debollo. No hay manera de que pueda llegar a la puerta sin que Summer me reconozca.Estoy jodida.—Um, en serio —dice Erica, mirando por debajo de la mesa hacia mí—. ¿Qué estáshaciendo ahí?Paso uno: Ponerse de pie. ¡Thwack! Me golpeo la cabeza contra la parte inferior de lamesa. ¡Jesucristo! ¿Desde cuándo me especializo en payasadas? Me esfuerzo porignorar el dolor punzante y me tambaleo en mis pies.—Lentes de contacto —murmuro—. Se me cayó de pronto.—¿Lo has encontrado?No respondo, estoy demasiado ocupada registrando el avance de Emilio y Summer enmi visión periférica mientras se dirigen hacia nosotros. Un movimiento en falso ySummer sabrá que soy yo. Mantengo mi espalda hacia ellos. Erica mira de su hermanohacia mí en sorprendida confusión.—Me tengo que ir —murmuro.35 Whitestrips: Sistema de blanqueamiento dental que funciona a través de tiras finas y flexiblesrevestidas con un blanqueador dental. 142 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandErica frunce el ceño. —¿Irte? ¿A dónde?—¡Eh, ustedes dos! — dice Emilio detrás de mí, pero me niego a dar la vuelta.—Te llamo —murmuro a Erica. No tengo idea de dónde salió eso… sólo parece locorrecto de decir. Entonces me escabullo por la puerta, con la cabeza baja, agradecidapor la gorra de béisbol.—¿A dónde vas? —pregunta Emilio—. ¡Hey, Nat!Me detengo en la puerta, todavía no me atrevo a dar la vuelta. —Lo siento, unaemergencia —digo en la voz más profunda y menos reconocible que puedo lograr,antes de correr afuera, con el corazón latiendo con fuerza. 143 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 18 Traducido por daianandrea Corregido por V!an*E milio regresa al dormitorio unos minutos antes del toque de queda. He tenido casi una hora para preparar una excusa, incluso he ensayado frente al espejo un par de veces, intentando lograr el equilibrio justo entre explicación y denigración.Estoy sentada en la cama con mi celular listo; tan pronto como oigo sus pasos en el pasillo loagarro. Él se para en la entrada y lo miro hacia arriba, tratando de parecer distraída, como siestuviera envuelta en una acalorada discusión que ha estado ocurriendo desde hace bastanterato.—No, mamá… lo siento, pero no creo que pueda llegar al funeral… es tan poco tiempo, poreso… bueno, creo que el tío Marsha lo entendería, ¿no? Son casi los exámenes. ¡No puedovolar a Chicago mañana! Tengo clases.Corro el riesgo de echar un vistazo a Emilio. Él se quita los zapatos. No puedo leer suexpresión.—Está bien. Te amo mucho, mamá. Adiós. — Pongo el teléfono abajo y fuerzo el aire de mispulmones, con la esperanza de sonido agotado y ligeramente deprimido—. Siento haber tenidoque irme de forma tan abrupta. Mi tío murió. Mamá me llamó para decirme mientras estabacon Erica.Emilio mira hacia arriba. —¿En serio?—Sí. Terrible. Ha estado enfermo por un tiempo, pero nadie pensaba que él se iba a ir tanpronto.Parece reflexionar sobre esto mientras se saca la camisa. Dios, ¿tiene que hacerlo en estemismo momento? Necesito toda mi concentración para mantenerme recta. Es despiadado, sinembargo. Completamente ajeno a mis gemidos sofocados, se desabrocha los pantalones y losdeja caer al suelo. Bóxers borgoña sueltos en las caderas. Su cuerpo no puede ser más divino.—Es extraño —dice.—¿Mm? —Aparto mis ojos de su abdomen con ondas.—Erica dijo que nadie llamó mientras estabas en el café.—¿Llamó? ¿Dije que llamó? Me refería a mensaje de texto. 144 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Ella dijo que ni siquiera miraste el teléfono. —No es cómo él me acusara… exactamente. Dehecho, puedo decir que quiere que le ofrezca una explicación que pueda creer. Sin embargo, nose va a comprar algo falso —una excusa que es obviamente eso— una excusa. No lo culpo.De repente estoy tan agotada por mis mentiras. Se siente como si fueran piedras apiladasencima de mí un tremendo peso que me inmoviliza. Tengo muchos deseos de arrojarlo fueratodo, hacerlo volar en todas direcciones. Pienso que podría decirlo abruptamente ahoramismo: Emilio, soy una chica.Abro la boca. No sale nada.—Si no te gusta, bien —dice él, pasándose una mano por su cara.—¿Quién?—¡Erica! Vamos, hombre, ¿qué está mal contigo?—Ella es linda, en serio —digo con voz débil.—Entonces, ¿por qué me estás haciendo tragar esta mierda acerca de tu tío muerto?Nuestros ojos se encuentran y me bloqueo. El músculo de su mandíbula late.—Emilio —digo en voz baja y estable—.Hay ciertas cosas que no puedo decirte ahora mismo.Quiero, pero no puedo.—¿Cómo qué?Yo gimo de frustración. —Tienes razón, ¿de acuerdo? No tengo ningún tío muerto. Lo sientosi he herido los sentimientos de Erica. No quiero herir a nadie.—Entonces no lo hagas.—No es tan simple como eso.—Totalmente la abandonaste. Eso fue rudo, hombre. —Sus ojos resplandecen.—Lo sé, pero tienes que confiar en mí cuando digo que no tenía otra opción. No voy amentirte.—Ya lo has hecho.Suspiro. —No te voy a mentir de nuevo. Tuve que dejarla en segundo lugar, y tenía una buenarazón, pero no te puedo decir lo que era.Él camina acechando alrededor de la habitación por un momento, claramente enojado, perotratando de no estarlo. Mete sus manos dentro de sus bolsillos. Por último, se para a los pies demi cama, estudiándome y dice: —Bueno. Tú tendrás tus razones. Bien.—Pase lo que pase, quiero que sepas que realmente me gustas. Eres un gran amigo. En serio.¿De acuerdo? ¿Lo vas a tener en mente?Se sienta en su cama, mirándome con recelo. Después de un largo silencio dice: —¿Estás bien?Me dejo caer de nuevo en mi almohada. —Es uno de esos días. Llamaré mañana a Erica y le 145 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanddiré que lo siento.—Ella tampoco está demasiado bien ahora, que con Julio y todo eso.—Sí. Mierda. Lo siento.Él no responde, sino que simplemente se arrastra bajo las sábanas. Después de un momentohago lo mismo. Pasamos a la luz de la noche y miramos al techo, ninguno de los doshablamos. Creo entender acerca de cómo está siendo él, a pesar de mi extraño,comportamiento errático. Por el contrario, me pregunto cuánto me llevará arreglar las cosascon Chloe. Y me pregunto por qué todo el mundo parece enojado conmigo hoy. Entoncespienso en todas las maneras que enrosqué las cosas en las últimas veinticuatro horas, a pesarde mis mejores intenciones, y eso responde a muchas de mis preguntas.Estoy empezando a caer en ese estado entre la vigilia y el sueño. El mundo de los sueños pesaen mis párpados absorbiéndome lentamente, chispas bailan en formas abstractas antes delsueño como un movimiento Kandinsky. Soy traída de vuelta a la realidad cuando explota unpitido agudo en la mesita de noche. Asumiendo que es mi celular, lo busco instintivamente. Enlugar de encontrar mi teléfono, sin embargo, siento una carne tibia. ¡Ahhh! Las luces seencienden y veo la mano de Emilio buscando a tientas su celular. Él lo toma y mira la pantalla,frotándose los ojos.—De ninguna manera. —Se sienta en la cama, su pecho desnudo haciendo erupción entre lassuaves sábanas blancas.—¿Qué es?—Scheisse.Oh, wow. Él usó mi maldición patentada. Debo de estar influenciándolo un poco. La ideallena mi corazón con felicidad derretida. Le parpadeo dormida, incapaz de borrar la tontasonrisa de mi cara.—¿Qué pasó? —pregunto.—Es Summer.Eso deshace la sonrisa al instante.—¡Qué lío! —Él está escribiendo, con el rostro arrugado por la concentración—. Ella tiene unaaudición en Los Ángeles mañana.—Pero ustedes abren mañana. —Me siento, abrazando mis rodillas.—¡Lo sé! Y la audición es a las cuatro. No hay manera de que pueda volver a tiempo.—¡Ella no puede hacer eso! Ni siquiera tiene un suplente, ¿verdad?Él niega con la cabeza, enviando el mensaje de texto. —No.Estamos en silencio durante un momento mientras él envía otra contestación. Casi al instante,recibe una respuesta. —Ella dice que su agente está haciendo que vaya. Es una película grandey del papel perfecto para ella. Ella estaría interpretando a la hija de Sarah Jessica Parker.—Pero entonces ustedes están 146 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtotalmente jodidos.Otra pausa mientras varios mensajes de texto vuelan entre ellos de ida y vuelta. Por último, lopone de vuelta en la mesita de luz, sacudiendo su cabeza. —Ella se está yendo a primera horaen la mañana.—¡Eso es horrible!—No puede dejar de pasar la oportunidad. —Por la manera en que lo dice, puedo decir queestá citándola.—Sin embargo…—Vamos a tener que cancelar la apertura. —Se ve aturdido—. Mi mamá está viniendo. Ellatiene ya sus entradas, y sólo una noche fuera del trabajo.—¡Oh, Dios mío! —En mi angustia, mi voz se arrastra hasta un registro más femenino. Él medispara una mirada. Me fuerzo a bajarlo. —¡Amigo! Eso es una mierda.Las ruedas dentro de mi cerebro están dando vueltas. Conozco el papel de Cecily. ¡Porsupuesto que sí! Lo conozco tan bien como si prácticamente estuviera codificado en mi ADN.No estoy familiarizada con el bloqueo del señor Pratt, pero suelo ser muy buena intuyendoesas cosas, y con un poco de entrenamiento podría pasarlo. ¿Pero eso no sería arriesgado?¿Podría disfrazarme y maquillarme lo suficiente para que los chicos no me reconocieran? Talvez, tal vez no. Sólo sería una noche, sin embargo. Y de todos modos, mañana es mi últimodía en Underwood. El lunes sería historia. Incluso si me reconocieran, sería demasiado tardepara intervenir; mi investigación estaría completa. Echo un vistazo a Emilio, que está mirandohacia el espacio, con una expresión triste en su rostro hermoso.Tomo una respiración profunda. —Puede que tenga una idea.Vuelve su cabeza hacia mí con indiferencia. —¿Qué?—Bueno, ¿recuerdas esa prima que mencioné?—Si…—Ella… um… ella conoce el papel. Muy bien. Lo aprendió una vez como suplente.—¿En serio?Asiento con la cabeza. —En la preparatoria Mountain View. Apuesto que todavía se lo sabe.—¿Si? —Él lo considera—. ¿Es ella buena?—Claro que sí.—Sin ofender, sólo estoy preguntando.—Ella es diez veces mejor que Summer Sheers —digo—. Eso es seguro.Él piensa por un momento. —¿Cómo se llama?Trago. —Natalie Rowan. 147 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Ella fue suplente de Summer, ¿verdad?Asiento con la cabeza.—Summer la mencionó. Dijo que es muy mala.—¿Realmente?—Dijo que es una especie de prima donna… demasiado difícil para trabajar con ella.—Ah, ¿sí? —digo entre dientes—. ¿Qué más te dijo?—No me acuerdo. Acabo de tener la idea que no se llevan bien.—Verdad.—¿Por qué me estás mirando así? —pregunta.—¿Cómo qué?—Como si estuvieras a punto de arrancarme la cabeza. Yo no lo dije, Summer lo hizo.Tomo varias respiraciones profundas y fuerzo una sonrisa. —De todos modos, el punto es,Natalie puede hacer este papel.Él se sienta derecho. —¿De verdad crees que podría?—Te diré la verdad, a ella no le gusta mucho Summer. Creo que disfrutaría de la oportunidadde demostrar que lo puede hacer.—Impresionante. ¿Debería mandarle un mensaje al señor Pratt? Oh, no, supongo que mejor loconsultamos con ella primero, ¿verdad?Asiento con la cabeza. —Buena idea.Agarro mi celular y llamo a Darcy.Cuando ella me responde dice: —Estoy trabajando en Chloe, pero sigue un poco enfadada.—Hola Natalie —digo deliberadamente.—¿Qué? ¿Te estás volviendo loca o algo así?—Es Nat.Ella dice: —Oh, lo entiendo. ¿Estás con alguien?—Sí, estoy aquí con Emilio, mi compañero de cuarto, y él me dijo que Summer Sheers noestará en la apertura de la noche de La Importancia de Ser Entusiasta.—¡De ninguna manera! —grita ella—.¿Esto es real?—Es verdad. Así que le dije que mi prima, Natalie, puede hacer el papel de Cecily mientrasduerme.—¡Oh, Dios mío! ¿En serio? ¿Vas a 148 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandhacerlo? ¡Eso es una locura!—Pero es probable que necesites ayuda de tus amigas Darcy y Chloe con el pelo y elmaquillaje. —Miro a Emilio, que lleva un ceño preocupado.—¿Cabello y maquillaje? —susurra—.¿Por qué, ella está asquerosa? Summer dijo que es muysucia.Le disparo una mirada molesta. —No, ella no es sucia. Summer sólo está celosa.—¡Esto es tan emocionante! —chilla Darcy—.Terrorífico, pero genial. ¿Qué pasó conSummer?—Audición en Los Ángeles.—¡Puuta! —proclama Darcy.—Exactamente. De todos modos, Natalie, ¿crees que puedes conseguir que Darcy y Chloe teayuden, o todavía están enojadas contigo?—Hey, yo no estaba enojada —dice indignada—.Y esto va a ser la cosa perfecta para queChloe lo saque fuera. Sabes que no se puede resistir a un cambio de imagen.—Muy bien, buenísimo. Mañana, después de la escuela, ¿podemos encontrarnos en elvestuario de chicas?—Bien —dice—. Nos vemos luego.Cuelgo el teléfono y sonrío a Emilio.—¿Ella lo hará? —pregunta.—Oh, sí —digo—. Ella lo hará. Puedes mandarle un mensaje al señor Pratt si quieres.Él toma su teléfono y empieza a mandar mensajes de texto. Después de unos segundos, sinembargo, se detiene a mirarme. —¿Cómo es ella?Mi corazón se agita violentamente, pero me esfuerzo para mostrar confianza. —Te vas aenamorar de ella. Confía en mí. 149 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 19 Traducido por porcelaindreams Corregido por V!an*—E stá bien, mira —dice Chloe la tarde siguiente en el vestidor de chicas—. Estoy intentando no estar enojada. —Lo aprecio.Sus ojos se agrandan. Ella no está preparada para ésta suave, más amable yo. Históricamente,las peleas entre Chloe y yo tienden a ser raras pero épicas. Las dos tenemos horriblestemperamentos y colosales habilidades para guardar rencores. Eso usualmente deja a la pobreDarcy trabajando tiempo extra como una frenética Suiza, intentando ayudar a reparar lasgrietas en medio de nuestras súper potencias.Es un triángulo ligeramente disfuncional, pero familiar.Ahora, sin embargo, estoy jugando con el antiguo balance de nuestra amistad rindiéndome deinmediato. Su expresión estupefacta me dice que tengo la ventaja de la sorpresa, así quepresiono.—Nunca debí haberme metido con Josh y tú. —Le aprieto el hombro—. Si no quieresescuchar mis impresiones sobre él, no tienes por qué hacerlo.Ella se ve suspicaz.—Hiciste más que compartir tus impresiones.—Tienes razón. Interferí totalmente. Eso estuvo mal de mi parte, lo siento.Chloe dispara sus ojos hacia Darcy, como si le pidiera que garantizara mi sinceridad.Darcy le sonríe y me palmea la espalda. —Creo que es genial que ella esté admitiendo que loarruinó todo. Especialmente dado que sólo estaba tratando de hacer lo correcto, ¿cierto,Natalie?—Es cierto —le digo a Chloe—. Creí que estaba ayudando, en serio.Ella sólo mira desde Darcy hacia mí por un largo momento, desconcertada por este nuevoenfoque. —Bien —dice al final—. Pongámonos a trabajar. Se va a necesitar mucho para 150 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandconvertirte en una chica convincente.—No presiones —le advierto.Ella despeina mi cabello. —Sólo bromeo. Dame una hora, estarás tan hermosa, que ni sabrásqué fue lo que te golpeó. ***Si esto fuera una película, ahora sería el tiempo de señalar el montaje. Sería una mezcla entreel cambio de imagen de El Diario de la Princesa y la secuencia de entrenamiento de Rocky: yoeliminando mi rastrojo; Chloe aplicando ésas intrigantes, muy realísticas pestañas postizas;Darcy alterando el traje de Summer para que me quede; yo recogiendo mi cabello bajo unabrillante peluca negra que Chloe robó de la tienda de disfraces de Mountain View High; las dosde ellas mostrándome frenéticamente el resultado.Debajo de todo esto, podrías escuchar una banda sonora con un ritmo levemente maniático ytorrencial, ejecutado por cierta cantante de hip, influenciando por lo tanto las imágenes conemociones de sentirse bien, tan ligeras y dulces como el algodón de azúcar.Déjame decirte, el montaje está ahí porque la realidad es increíblemente tediosa. Transformahoras de arduo trabajo y aplastarlo todo abajo en cuarenta segundos de espumosa diversión.Mi tarde ha sido un infierno. Me he sometido a mí misma para arreglarme, atiborrarme ycorregirme más que nadie en la historia del teatro de escuela secundaria. Es un triatlón deOscar Wilde, requiere una enorme paciencia y resistencia. Para cuando sea el tiempo de laverdadera interpretación, estaré demasiado exhausta como para sostenerme en pie, ni muchomenos pronunciar mis líneas.Chloe y Darcy han ido demasiado lejos para garantizarse que los chicos jamás me reconozcancomo Nat. Me hicieron mucho más femenina de lo que Natalie ha sido nunca. Estoy usandouna larga peluca un par de tonos más oscura que mi color natural de cabello. Mi maquillajeestá perfectamente aplicado, ningún defecto; mis ojos se ven enormes y parecidos a los de unciervo, mis mejillas son de un rosa muy delicado, mi complexión es suave y cremosa como elmarfil, mis labios están llenos y exuberantes. Mi traje es sorprendentemente adulador: cuelloalto, rígido, un talle que abraza el cuerpo y que hace notorias a la mayoría de mis limitadascurvas, una pequeña chaqueta ajustada, todo eso en un violeta pálido que luce magnífico conmi cabello oscuro y mis ojos. Si me equivoco en cada señal y me veo sobrepasada por elbloqueo, al menos me veré bien mientras lo hago.Aunque la tarde es agotadora, tengo que admitir que se siente fantástico ser una chica denuevo. Ponerse hermosa por medio de la contribución de la intensiva labor de Chloe y Darcyes más o menos como ir a un atracón de chocolate después de semanas de subsistir congalletitas saladas.Cecily es un personaje súper femenino, así que cada minuto gastado ensayando ése rolsignifica dejar mi más suave y más rosa personalidad a la luz. Dejo que mi voz ascienda a laaltura soprano, dejo que mi risa gorjee coquetamente. Revoloteo mis pestañas y me muestrocomplaciente, con tímidos y femeninos gestos de manos. Es tan inesperadamente liberador el 151 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandexagerar cada instinto femenino en lugar de encubrirlos todos en todo momento. En realidadnunca aprecié cuán genial es ser una chica… cuánto más podemos salirnos con la nuestra. Mesiento fuerte, expansiva, libre; ¿quién se habría imaginado que encarnar a una debutantevictoriana pudiera ser tan extrañamente terapéutico?A las cinco ya estamos por terminar con mi retoque de pestañas cuando Emilio me envía unmensaje. Lo leo mientras Chloe sigue aplicando un pequeño grupo de pestañas a la vez muymeticulosamente, un proceso más difícil que con las de la variedad de disfraces de Halloween,pero (ella me asegura) infinitamente más realista.Intenté encontrarte pero has desaparecido. Odio preguntar pero, ¿podrías llevar a Erica a la obra estanoche y después a la fiesta? Ha estado molestando mucho con lo de anoche.—¡Mierda! ¡Olvidé llamar a la hermana de Emilio!—Muévete y te asesino —me advierte Chloe, mirando mi párpado con la concentración de uncirujano cerebral.—De todos modos, ¿cómo fue todo? —Darcy está a mis pies, cosiendo el dobladillo de mivestido.—Desastre total.—¿Enserio? ¿Por qué? —Ella habla con la mitad de su boca, ya que la otra mitad está ocupadacon agujas.—Te lo contaré después. Ahora mismo tengo que lidiar con Emilio.Le escribo: No puedo llevarla a la obra, pero puedo verla en la fiesta.Antes de que presione ENVIAR, pregunto: —Chicas, ¿podrían convertirme de nuevo en Natdespués del show, antes de la fiesta?—¿Por qué? —Chloe arruga la nariz—. ¿No quieres ir como una chica?—Emilio quiere que lleve a su hermana, lo que significa: Hasta luego Natalie, bienvenido, Nat.—¿Qué? ¿Por qué haces todo lo que él dice?Suspiro. —Lo sé. Es patético, pero por alguna razón no le puedo decir que no a él. ¿Puedenarreglarme a tiempo para llegar a la fiesta?Darcy se ve pensativa. —Creo que es una buena idea, de hecho. En el traje y con todo estemaquillaje, ninguno de los chicos te reconocerá, pero si vas a la fiesta como Natalieprobablemente lo averiguarán. Llegaremos elegantemente tarde.—Está bien —Chloe respira—. Hombre, las cosas que hago por ti.Presiono ENVIAR. Darcy tiene razón; es demasiado riesgoso el mostrarme en la fiesta comoyo misma. Ir como Nat podría permitirme algún tipo de adiós con Emilio, sin embargo, serácomplicado e incómodo. Mi nariz me cosquillea del mismo modo en que lo hace antes de queempiece a llorar. El pensamiento de ver a Emilio por la última vez me hace sentir como siestuviera parada al borde de un precipicio, mirando al vertiginoso abismo debajo.—Jesús, no estás a punto de llorar, 152 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland¿cierto? —pregunta Chloe alarmada—. Arruinarás tu maquillaje, y entonces tendré que acabarcontigo.Me trago el bulto en mi garganta. —No, estoy bien.Darcy mira hacia mí, saca las agujas de su boca. —Realmente te gusta, ¿eh?Antes de que pueda contestar, recibo un mensaje de Emilio. Presiono LEER.Gracias, hermano. Eres el mejor.Me toma una voluntad de hierro aguantar las lágrimas, pero me las arreglo. Chloe está siendobastante literal cuando promete asesinarme si tan siquiera derramo una. ***El señor Pratt se pasea por el escenario con la mirada congelada, pareciendo vagamenteidiotizado y distintivamente privado de sueño. Su decolorado cabello rubio se levanta enángulos innaturales y su piel está enfermizamente lustre.Son las seis, la obra comienza a las ocho. Estaremos repasando por mis escenas tan rápidocomo sea posible, enfocándonos en el plan. Estoy en los bastidores, habiendo corrido hacia elbaño para hacer pipí rápido… los nervios reducen mi vejiga al tamaño de una lima. Los otrosmiembros del elenco están reunidos en el escenario, esperando. Darcy y Chloe se sientan en elsillón, Emilio se queda cerca de la chimenea en la parte derecha del escenario, Josh se sientaen una silla con respaldo alto lanzándole miradas furtivas a Chloe. La señora Honaker, quieninterpreta a Miss Prim, mi institutriz, está parada remilgadamente cerca de la silla de Josh.Max, Earl y Tyler se sitúan en el piso a la izquierda del escenario. Sé que tuvimos muy pocotiempo para tener todo esto listo, pero aun así vacilo, asustada de que alguien me puedareconocer. Nadie más está en su vestuario aún, pero yo estoy completamente engalanada;nosotras estamos contando con el elaborado maquillaje de escena, la peluca, y la vestimentavictoriana para hacer imposible que alguien se diera cuenta de que soy Nat.El señor Pratt mira su reloj. —Como ustedes ya saben, a Summer la llamaron para unaaudición al peor momento posible.—Nos abandonó —Josh murmura.—Sí, bueno, sea como sea, tenemos muy bien asegurado el reemplazo para ella esta noche,¿Natalie…? —Él mira hacia Darcy y Chloe.—Rowan —Darcy suministra. 153 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Natalie Rowan, quien conoce la parte bien y se unirá a nosotros en cualquier segundo.Desde que yo interpreto al Reverendo Chasuble no puedo estar en el libro, pero Earl se haofrecido generosamente para proporcionar instrucciones desde la cabina por si alguien sepierde.Recojo todo mi coraje, me paro derecha, y hago mi entrada.El señor Pratt se vuelve hacia mí. Por una fracción de segundo, creo que detecto un parpadeode reconocimiento en sus ojos inyectados en sangre, pero después sólo veo alivio.—¡Aquí está! Natalie Rowan, nuestra salvadora.Me acerco a su lado, manteniendo mis ojos en él. Después me volteo y estudio al elenco, micorazón bombeando fuerte. La señora Honaker me sonríe radiantemente. Darcy me guiña elojo. Chloe sonríe. Josh baja la barbilla y me da un largo vistazo apreciativo. Earl y Tyler memiran fijamente, boquiabiertos, mientras Max dibuja una pequeña sonrisa apretada.Finalmente, me permito ver hacia donde Emilio se encuentra. Él me observa con sus brillantesojos oscuros. Su expresión está guardada cuidadosamente. Es como husmear a través de unaventana en la brillante luz del Sol; puedo percibir movimiento, pero la luminosidad lomantiene demasiado opaco como para revelar cualquier detalle.—Hola a todos —uso mi voz natural—. Sé que esto no es lo ideal, pero haré lo mejor quepueda para ayudar.El señor Pratt pone una mano en mi hombro. Puedo jurar que hay un destello de conocimientoen sus ojos, y contengo la respiración. Oh, Dios, me va a sacar de aquí, ahora mismo. Una vezmás, la expresión que me da es sin problema de gratitud pura.—Excelente —Él remueve su mano de mi hombro y la barre sobre su despeinado cabello—.Tenemos mucho trabajo que hacer, gente. Comencemos. 154 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 20 Traducido por sooi.luuli Corregido por Conitaa H—E res increíble. —La enguantada mano de Darcy aprieta la mía con fuerza justo antes de que salga en escena por segunda vez—. Mucho mejor que la estúpida anticuada Summer Sheers.—¿Mi maquillaje está bien?Ella me estudia por un momento en los bastidores ligeramente iluminados.—Perfecto.Esta es la escena de mi gran proposición con el personaje de Emilio, Algernon. Hastaahora, el show va tan bien, que casi asusta. Justo antes de entrar por mi primera vez,pensé que mi corazón podría explotar, estaba latiendo tan imprudentemente; sinembargo, tan pronto como sentí el calor de las luces del escenario en mi cara y escuchémi voz diciendo mi primera línea, supe que podía hacerlo. Era como si mi cuerpoentero estuviera lleno de helio. Me volví instantáneamente fuerte, invencible. Cadalínea salía de pronto de mi boca antes de que mi cerebro pudiera llegar a ella.—Rómpete una pierna —dice Darcy, dándome un pequeño empujón.Salgo a escena, mi ritmo cardíaco acelerándose una vez más. Mi estómago se sientecomo habitado por una litera de gatitos recién nacidos. Antes de saberlo, sin embargo,estoy diciendo mis líneas y Emilio contestando, y estamos acortando el diálogo comoun velero deslizándose a través de las aguas abiertas. El público nos ama; puedosentirlos esperando por cada palabra nuestra.Sin embargo, sé lo que está llegando. Es como el rugido de una catarata volviéndosemás y más fuerte, empujándonos hacia ella, atrayéndonos. El beso. La única parte queno ensayamos esta tarde. 155 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Que ángel perfecto eres, Cecily. —Emilio se arrodilla ante mí, sus ojos buscando mirostro.—Oh querido chico romántico.Esa es su señal. Me mira fijamente, su cara llena de miedo e inquietud, como un chicomirando una tormenta eléctrica. Lamo mis labios. Un hilo de sudor se desliza bajo minuca. Todo está en cámara lenta. Mis sentidos están tan agudizados, puedo olernuestro maquillaje, nuestro sudor, el aroma del limpiador del escenario recién fregado.Nuestros cuerpos parecen estar conectados por una intricada red de impulsoseléctricos, hilos crujientes tirando con fuerza mientras nuestras caras se acercan,nuestros labios ahora casi tocándose. Finalmente, después de lo que parecen horaspero deben ser segundos, nuestras bocas se encuentran. Sus labios son increíblementesuaves y cálidos. Detrás de mis párpados cerrados veo explosiones: fuegos artificialesse despliegan lentamente contra un cielo naranja. Pierdo todo sentido del mundoexcepto el aplaste de su boca contra la mía, la unión de nuestras bocas, la presión de sumano en la parte posterior de mi cabeza, empujándome en la profundidad del beso.No tengo idea de cuánto perduramos allí, emborrachándonos el uno del otro. Elmomento cuelga suspendido, ingrávido. Entonces alguien del público estornuda y miconsciencia vuelve al escenario. Él parece recuperar el conocimiento simultáneamentey a regañadientes nos apartamos.Estoy mareada. Abriendo mis ojos, su expresión refleja mi propia sorpresa de ensueño.Como el Sr. Pratt ordenó, recorro mis dedos a través de su corto y oscuro pelo.—Espero que tu pelo se rice naturalmente, ¿es así? —La línea no tiene mucho sentido,ya que su pelo es muy corto y rizado, pero al público no le importa.—Sí, cariño. —Su voz es ronca. Se aclara la garganta—. Con una pequeña ayuda deotros. ***Después del telón, entre bastidores, todo el mundo está raro. Todos nos abrazamos yreímos y gritamos con semejante júbilo autocomplaciente que pensarías que lanzamosun trasbordador espacial o curamos el cáncer o algo.El Sr. Pratt me envuelve en un abrazo de oso tan fuerte que apenas puedo respirar.—¡Nos salvaste, brillante chica!—Ah, no fue nada.—¿Nada? ¡Fue increíble! No te equivocaste en ninguna sola línea. Tengo casi decididoechar a la pequeña Rubiecilla y ponerte en la ejecución del show. 156 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Gracias —digo con sinceridad—. Eso significa mucho para mí. A propósito, eres unprofesor increíble.Se detiene en seco. Su ceja, varias sombras más oscuras que su pelo, se levanta demanera sarcástica. Los gritos caóticos y las risas espáticas del elenco y el personalcontinúan con todo entusiasmo a nuestro alrededor.—¿Un increíble profesor, huh? —Repite lentamente.¡Scheisse! Mi mano está punto de volar hacia mi boca cuando me doy cuenta de mierror, pero controlo el movimiento justo a tiempo.—¿Cómo ibas a saber? —pregunta, estrechando sus ojos.—Claro que eres un increíble profesor… todo el mundo lo dice. Estoy segura de que esverdad. Y me enseñaste la parte tan fácilmente. Obviamente eres realmente bueno enexplicar cosas. ¡Desearía poder ir a Underwood! Me encantaría tomar tu clase —balbuceo.—Apuesto a que lo harías. —Asiente, una misteriosa sonrisa tirando de las esquinas desu boca.Chloe y Darcy se abalanzan sobre nosotros entonces, sus sombreros arrancados de suscabezas y sus caras ruborizadas de triunfo. Me envuelven en un feroz abrazo. Sinembargo, por encima de sus hombros, puedo ver al Sr. Pratt retirándose, teniendo unaexpresión astuta y de complicidad que me pone nerviosa.—¡Les pateaste el culo! —dice Chloe—. Y hombre, esas pestañas todavía se venimpresionantes, aun cuando sudaste como un luchador de sumo.—Cállate. —Me río.Darcy se inclina más cerca y dice en un tono conspirativo. —¡¿Ese beso en el Acto Dos?! Mierda santa. ¡Pensé que ustedes dos podrían encenderla alarma de incendio!—Sin bromear. —Chloe se abanica su cara con las manos—. ¡Mamma mía, consiganuna habitación!Chillo de alegría a pesar de mí misma. Recordando la frágil perfección de esemomento que arrasa cualquier preocupación sobre el Sr. Pratt o sus sospechas. Decualquier manera, el escuchar a mis amigas decir lo que sé en mis huesos me daesperanza. Es el mejor tipo de validación. Emilio y yo tenemos química. Tenemos lospelos de punta, los dedos curvados, je ne sais quoi36. Todos en este teatro lo sintieron;¿hay algo más real que eso? Nos volvimos amigos como chicos, sí, pero ¿las almasgemelas no pueden superar incluso eso? ¿Un beso perfecto no merece otro?36 Je ne sais quoi: Qué sé yo. 157 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—No mires ahora —Darcy respira—. Algernon está viniendo.Por supuesto que me doy vuelta como una idiota y me encuentro, cara a cara, conEmilio. El calor se extiende a través de mis mejillas. Chloe y Darcy se ríen y se alejande nosotros, dando traspiés, sosteniéndose la una con la otra como un par deborrachas.—Hola —dice Emilio.—Hola —hago eco. Brillante, Natalie. Una conversadora brillante.—Buen trabajo allá afuera. Pusiste al resto de nosotros en vergüenza.Sacudo mi cabeza.—¡No! Estuvieron fantásticos.—Yo, um… —Él mira sus zapatos, alza la mirada hacia mí, mira sus zapatos denuevo—. Realmente me encantó trabajar contigo. Fue muy divertido.—Sí. A mí también. —Meto un mechón de pelo detrás de mí oreja. ¡Es una urgenciatotal el ser una chica con él! No puedo creer que finalmente tenga permitido flirtear. Ala vez, se siente tan extraño empezar de nuevo como extraños cuando ya lo conozcotan bien. Tengo miedo que si abro la boca, diga algo que Nat sabe pero que Natalie nodesea sacar a la luz, incriminándome, como con el Sr. Pratt.Emilio se encoge de hombros.—De cualquier forma, sólo quería decirte que hiciste un buen trabajo.—Gracias.Hurgo en mi cabeza, buscando algún modo de prolongar esta conversación, perovuelvo con las manos vacías. ¡Esta podía ser la última oportunidad para ser una chicacon él! Sin embargo, aquí estoy, atascada con un profundo caso inconveniente decongelación de cerebro.—¿Vas a la fiesta de Josh?Frunzo el ceño.—Ojalá pudiera…—¡Oh, hombre! Tienes que ir. Eres la invitada de honor.—Realmente no puedo.—¿Por qué no?Porque tengo una cita con tu hermana.—Obligaciones previas —digo 158 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandvagamente.Es gratificante y desgarrador ver cuán decepcionado se ve.—Genial. Bien, supongo que te veré por ahí. Gracias por salvar el día.Antes de que se me pueda ocurrir una respuesta, se voltea y desliza dentro de lamultitud. Lo veo irse, sintiéndome eufórica y enamorada y confundida a la vez… unremolino de emociones contradictorias tan intensas que me dejan sin aire.Chloe y Darcy se materializan una vez más a mi lado.—Él no te reconoció, ¿o sí? —Darcy estira el cuello para captar una vislumbre de él através de la multitud. Los padres y amigos del público han entrado a raudales en elcamerino, añadiendo el caos con los flashes de las cámaras, exuberantes abrazos, yramos envueltos en celofán.—No —digo—, nada de eso.Chloe sopla su pelo fuera de sus ojos, enfadada.—¿Qué fue lo que dijo?—No mucho. —Muestro una sonrisa valiente, intentando sacudir la melancolía queamenaza con matar mi zumbido posterior al show—. Vamos. Transfórmenme en Natpor última vez. Después de esta noche, voy a ser chica todo el tiempo. ***Volver a ser Nat se siente como ponerme unos pantalones empapados muy apretados.Todo en él irrita y molesta.Antes de Underwood siempre había asumido que los chicos disfrutaban de máslibertades que yo. Ellos pueden salirse con la suya mucho más, como caminar soloshasta altas horas de la noche, sentarse con las rodillas ampliamente separadas, lanzarun escupitajo en público. Muchas de las chicas agonizan por no parecer empadronadaspor ellos… ganando cinco libras, siendo llamadas mujerzuelas o despertando con elpelo desastroso. Asumí que el ser Nat sería unas mini-vacaciones de todas laspreocupaciones y restricciones. Tenía vagas nociones de que ser un chico significaríaecharse en primera clase cuando estoy acostumbrada al sufrimiento a través de lasestrechas indignidades del entrenador.¿La realidad? Pasar de ser una chica a un chico significa amputar grandes partes de mímisma. He tenido que aplacar mis instintos una y otra vez: no chillar, llorar, oexteriorizar las emociones de ninguna manera; no tocar a la gente o expresar interés ensu bienestar; no ser, bajo ninguna circunstancia, vulnerable. Por supuesto, cada vezque estás intentando actuar como alguien que no eres es obligatorio ser torpe, así que 159 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanddudo que el ser hombre considere esta claustrofobia por los chicos reales. Saber eso,hace nada calmar mi renuencia sobre atascarme en el personaje de Nat Rodgers porúltima vez.—¿Estás segura de que pusiste bien la manteca de cacao? —Sueno fastidiosa, inclusopara mí misma, pero no puedo evitarlo—. Mi mandíbula pica.El lápiz labial de Chloe se congela en el aire. Me da una mirada dura.—Me he pasado toda la tarde arreglando tu cara, ¿bien? Creo que “Dios, gracias, porsalvar mi trasero” es la respuesta correcta.—Perdón. Sólo estoy un poco deprimida.Darcy se sienta en la cortina de baño, limpiando sus dientes con hilo dental.—¿Deprimida? Eso es disparatado. Deberías estar contenta.—Supongo. —Mi voz está sin vida, indiferente.—¡Lo hiciste, Natalie! —Insiste Darcy—. Hiciste todo lo que te propusiste y más.Suspiro.—¿Qué logré en verdad? No tengo respuestas verdaderas para mi artículo. No estoysegura de entender a los chicos más que antes de hacer todo esto. Sin embargo, en elintertanto, me he enamorado completamente de Emilio, que estará molesto si se enteraque le mentí. Y ahora Erica está involucrada… ¿qué dirá ella cuando se entere de queha sido flechada por una chica? ¿Qué pensarán Tyler, Max y Earl cuando se dencuenta de que han sido engañados? —Cruzo mis brazos sobre mi pecho—. Todo loque en realidad hice es enredarme en mentiras. Estoy hiriendo a la gente que meimporta, ¿para qué? Para un artículo que probablemente ni siquiera escriba.Chloe deja su lápiz labial y me fija con una mirada inescrutable.—¿Qué? —desafío—. Es verdad.Ella mira hacia el techo por un momento, reuniendo sus pensamientos.—Sólo voy a decir esto una vez, ¿bien? Así que escucha. La semana pasada hasavanzado más que cualquiera que conozca. Sí, tal vez todo este truco ha sido dementey equivocado —también lo fue hacer ese show con sólo un par de horas de ensayo—pero lo afrontaste, y lo lograste. Darcy y yo te admiramos, ¿bien? Has demostradocuán impetuosa puedes ser.Darcy se levanta de la cortina y me abrasa.—Ella está en lo cierto. Eres increíble. Te amamos.Comienzo a llorar. No puedo evitarlo. 160 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Gracias, chicas.—Ahora, ¿podemos parar de levantar tu ego e ir ya a lo de Josh? —Chloe mira sureloj—. Incluso las papas y la salsa habrán desaparecido si esperamos mucho más.Seco mis lágrimas y me levanto. Mi mirada aterriza en Nat, en el espejo. Él es unaparte de mí, supongo, tanto como cada papel que he interpretado lo es. Él no es unamentira… no en verdad. Todavía me siento un poco triste y confundida, pero Chloeestá en lo cierto. Tenemos que llegar a lo de Josh. Erica probablemente ya está allá, yno puedo decepcionarla a ella, y a Emilio por dejarla plantada.Levanto un puño.—Que comience esta fiesta. 161 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 21 Traducido por Sheilita Belikov Corregido por Conitaa HL a fiesta de Josh es enorme y totalmente fuera de control. Sus padres son dueños de una enorme casa en Strawberry Point con vista a la bahía Richardson. He escuchado que sus dos hermanas están en la universidad y sus padres estánvacacionando en Venecia, por lo que la casa está vacía, bueno, vacía a excepción delos más de cien adolescentes intoxicados llegando a montones como un enjambre delangostas.Mientras caminamos hacia la sala, el ritmo del bajo es tan fuerte que zumba dentro demi pecho. Hay chicos bailando sobre los sofás, sillas, otomanas y superficies de lasmesas; un tipo alto y flaco que no reconozco cuelga precariamente de la escalera decaracol. Botellas, vasos de plástico, latas, y en su mayoría aperitivos ya consumidosestán esparcidos a través de cada superficie. Hombre, odiaría ser la que limpie estelugar mañana. Por otra parte, una casa como ésta probablemente viene con un ejércitode empleados domésticos listo para abalanzarse y restaurarlo a su brillo original antesde que Josh siquiera haya terminado su primera taza de café.De inmediato, me doy cuenta de que hay mucha gente de Mountain View High aquí…demasiados para mi comodidad. Alguien podría fácilmente reconocerme. Supongoque si logro terminar este artículo y publicarlo, todos los que leen nuestro periódicoescolar sabrán sobre Nat Rodgers. Sin embargo, no estoy preparada para serdescubierta aquí, delante de mi pandilla de Underwood. Tal vez debería renunciar amis aspiraciones de Historia del Año y dejar que Nat tenga una muerte rápida yanónima después de esta noche. Eso podría apaciguar mi culpa por mentirle a Emilio ya todos los demás en Underwood. Podría esperar un par de meses, dejar que mi cabellocrezca, y luego encontrar una manera de reunirme con Emilio, como Natalie. ¿Mereconocería como su antiguo compañero de habitación si no tuviera puesta una pelucay mucho maquillaje? ¿Podría ser sincera con él si lo hacía?Decido que resolveré todo eso más tarde. El peligro inmediato es ser reconocida poralguien del grupo de Mountain View High; lo que limitaría mis opciones severamente.El lugar es tan caótico y báquico que podría pasar inadvertida, pero no quiero contarcon eso. Darcy está usando un sombrero fedora de pata de gallo, así que se lo quito yme lo pongo, bajándolo tanto que prácticamente cubre mis ojos. 162 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¡Oye! —Darcy se queja—. ¿Qué estás haciendo?—Demasiados chicos de Mountain View High. —Me inclino cerca de su oído parahacerme oír por encima del ruido—. No quiero ser reconocida.Ella se ve molesta, pero al parecer ve la necesidad. Esponja su pelo rosa intenso con losdedos, no se molesta en responder. Chloe nos lleva a través de la muchedumbreborracha hacia una amplia y un poco menos concurrida cocina, donde Josh les estásirviendo chupitos de tequila a un grupo de chicas con poca ropa, ninguna de las cualesparece familiar. Una de ellas se empina un chupito y Josh coloca una rodaja de limónentre sus labios brillantes. Esto podría no ser demasiado incriminatorio, salvo que lohace con los dientes.Darcy y yo intercambiamos una mirada rápida antes de estimar la reacción de Chloe.Ella gira sobre sus talones y sale de la cocina.—Supongo que te tenías razón —dice Darcy en voz baja.—No voy a decirle “te lo dije”.—Bien pensado.Alcanzamos a Chloe en una habitación de arriba que podría ser la oficina de alguien.Hay estanterías en una pared y un escritorio en la esquina. Es más silenciosa que lasala de estar. Las puertas francesas llevan a una terraza alta con vistas a la bahía. Veo aErica y Emilio afuera, apoyados en la barandilla. Sólo verlos suscita un torbellino denervios dentro de mí. Sin embargo, ellos son la razón por la que estoy aquí.Obviamente, tengo que ir allí afuera.Miro a Chloe. Ella está mordiéndose el labio y mirando al techo con intensaconcentración, como si las respuestas a todas las preguntas candentes de la vidaestuvieran a punto de ser respondidas ahí arriba.—¿Estás bien? —pregunto yo, en voz baja.Ella asiente con la cabeza, pero sigue mirando al techo. Sus dientes muerden su labiocon tanta fuerza que la piel se vuelve blanca.Me vuelvo hacia Darcy, que me da la mirada de yo me encargaré de esto. Le doy unamedia sonrisa agradecida y señalo a Emilio en la terraza. Ella asiente concomprensión. Es increíble la cantidad de información que puede pasar entre nosotras,sin una sola palabra.Con permiso para irme, aunque todavía un poco preocupada por Chloe, me dirijohacia la terraza. Me digo a mí misma que la situación Erica-Emilio es más urgente;además, soy la última persona que Chloe quiere que sea testigo de su angustia, ya queabiertamente ignoró mis alertas sobre Josh. Afuera, el aire es fresco en mi cara; hayuna fina capa de niebla cerniéndose sobre el agua y el aire huele a algas. Emilio me veprimero, y luego Erica sigue su mirada, con una sonrisa radiante iluminando su rostrocuando me reconoce. La sonrisa me confunde. Después de mi huída grosera de ayer 163 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandpor la noche, suponía que ella estaría frunciendo el ceño. Sería sólo mi suerte siabandonarla añadía a mi personaje, Nat, un atrayente aire de misterio. ¡Quéenmarañada red tejo! Otro punzada aguda de culpa pasa a través de mí, pero la ignoro.—¿Qué pasa, hermano? —Emilio extiende una mano.—No mucho. —Cuando nuestras palmas se deslizan brevemente entre sí, recuerdo elbeso de esta noche en el escenario y cuán eléctrico fue y cuán bien se sintió. Me obligoa centrarme en Erica—. ¿Cómo estás?—Estoy bien. —Se recuesta contra la baranda, con una expresión un poco reservada—. Claro que desapareciste a toda prisa anoche.—Sí, lo siento mucho. Quería llamarte.—Eso está bien. Emilio me contó sobre tu condición.Levanto mis cejas, mirando a Emilio.—¿Realmente lo hizo?Ella asiente.—No es nada de qué avergonzarse. Mucha gente tiene síndrome de intestino irritable.Estoy tomando una clase de nutrición en línea en este momento, y aprendimos todosobre él. Debes cambiar tu dieta, sin embargo. Definitivamente dejar el café.—Oh. Sí. Buena idea.Emilio está luchando contra una sonrisa.—Nat, parece que te vendría bien una bebida. ¿Qué puedo traerte?—Algo que no agrave mi condición —le digo enfáticamente.—Nada alcohólico, gasificado o con cafeína —aconseja Erica.—Bueno, entonces. Creo que tomaré agua.—¿Erica? ¿Estás lista para otra bebida? —pregunta él.Ella mira su vaso de plástico rojo y se lo entrega.—Creo que tomaré otra cerveza.Mientras Emilio hace su camino a través de la terraza y entra en la casa, lo veo, llenade nostalgia. Voy a extrañarlo tanto. Dios, esto no tiene remedio. De ninguna maneravoy a tener la oportunidad de decir adiós, no esta noche, ni nunca.Dirijo mi atención de nuevo a Erica.—¿Viste el show? 164 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Sí. Fui con mi mamá. Ella está en la ciudad por esta noche.—Sí, eso es lo que dijo Emilio. ¿Te gustó?Ella se ríe.—Uh-huh. No podía creer cómo se plantó esa chica en el último segundo. ¡Erarealmente buena!Miro a mis zapatos, esperando que mi cara no muestre lo mucho que esto mecomplace.—Escuché sobre eso. ¿Crees que lo hizo bien?—¡Lo hizo grandioso! Emilio dijo que es tu prima.—Sí. Natalie.Me estudia con atención por un momento.—Ustedes dos se parecen.—¿Crees?—A excepción de que ella es mucho más bonita. —Golpea mi brazo ligeramente.—¿Crees que, eh, a Emilio le gustó?Los ojos de Erica se iluminan.—¡Debemos juntarlos!Pretendo considerar esto.—Eso no es mala idea, en realidad.—En realidad no me gusta mucho esa chica Summer.—No. —Sacudo la cabeza—. Ella es engreída. Además tiene novio. Él puede tener aalguien mejor.—Los cuatro deberíamos salir en algún momento. —Ofrece una sonrisa rápida ycoqueta.—Mmm... Esa es una idea. —Eso nunca va a suceder.Sin ninguna advertencia, jala mi mano, atrayéndome más cerca. Miro a mi alrededorcon ansiedad. Luego siento sus dedos subiendo y bajando por mi brazo.—Me gustas mucho, Nat.—Uh, tú también me gustas. 165 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Es tan fácil hablar contigo. Siento una conexión... —Cuando no digo nada, añade—: ¿Sabes lo que quiero decir?—Claro. —¡Piensa, Natalie, piensa! Tienes que parar esto antes de que llegue más lejos—.Escucha, es justo decirte que no estoy buscando una relación realmente. Quiero decir,eres muy dulce, y te mereces a alguien tan genial como tú...—Pero tú no eres ese chico, ¿verdad? —pregunta, su tono repentinamente mordaz.—No, no lo soy. —En más maneras de las que posiblemente puedas imaginar—. Pero estoyseguro de que él está allí fuera.Las lágrimas brillan en sus pestañas cuando busca mi rostro.—¿Ni siquiera me vas a dar una oportunidad? —Dios, ¿cómo se volvió esto tan intensotan rápidamente? De repente entiendo el instinto enloquecerse-y-huir que siempre meha parecido despreciable en los chicos.La miro a los ojos, dispuesta a entender, aunque por supuesto la situación es tancomplicada que es evidentemente imposible.—Por favor, Erica, sólo…De pronto, ella desliza sus brazos alrededor de mi cuello, me atrae hacia ella, y mebesa. Este tampoco es un suave beso en la mejilla de entiendo-y-seremos-amigos-siempre. Se trata de un beso de cuidado-amorcito-porque-voy-a-sacudir-tu-mundo.Pruebo lápiz labial, cerveza y lengua y empiezo a alejarme en estado de pánico, peroella tiene sus manos sujetas con fuerza en la parte trasera de mi cuello. Essorprendentemente fuerte, y está claro que no iré a ninguna parte hasta que se hayasalido con la suya conmigo.Después de lo que parece una eternidad, oigo a alguien aclarándose la garganta.—Perdón por la interrupción.Erica me suelta y ambas nos damos la vuelta de un tirón para ver a Emiliosonriéndonos, trayendo dos vasos de plástico.—No eres ninguna interrupción. —Me limpio la boca con tanta naturalidad comopuedo.—No, definitivamente lo soy. —Emilio guiña un ojo cuando me da mi agua y a Ericasu cerveza—. Los voy a dejar solos en un minuto para que puedan continuar donde lodejaron.¡Ew! Ahora oficialmente quiero morir.Erica golpea su brazo juguetonamente.—¡Cállate! 166 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandÉl sonríe.—No van a creer quien acaba de aparecer.—¿Quién? —Estoy ansiosa por cambiar de tema.En lugar de responder, se vuelve y mira por las puertas francesas.—Ella estaba justo detrás de mí. Se detuvo a hablar con Darcy y Chloe por unsegundo.Mi estómago se siente como si acabara de subir a un elevador y caído treinta pisos enpicada. Está bien, me digo. Summer está en Los Ángeles. No puede ser ella.—¿Quién? —repito, sólo que esta vez con los dientes apretados.—Le conté todo sobre tu prima, que hizo un gran trabajo. Es una lástima que Natalieno pudiera veni…—¿Quién? —prácticamente grito.Me da una extraña mirada.—Summer. Terminó su audición y regresó temprano. No consiguió el papel, y estáenojada. Lo primero que hizo al llegar aquí fue tomarse tres chupitos de vodka. Esmejor no preguntar sobre…—Me tengo que ir. —Empujo el sombrero más abajo y empiezo a ir a las puertasfrancesas.—¡Espera! —Él agarra mi brazo—. Cuando le dije acerca de tu prima me dijo querealmente quería conocerte.—Lo siento. No puedo.Erica se ve herida.—¿A dónde vas?No me molesto en responder. Ya basta con las mentiras. Es mejor que sólo me calle yme vaya. Miro a Erica y de nuevo a Emilio. Lo miro por un momento a los ojos,torturada por todo lo que no puedo decir. Entonces me doy la vuelta para irme.Me obligo a atravesar las puertas francesas y andar por la oficina, a la que ha llegadomás gente. Alguien está fumando un cigarrillo de clavo, y el olor empalagoso me hacetoser. Avanzo, usando mis brazos para apartar a la multitud, empujando suavementecuando es necesario, apenas veo a dónde voy. Lo único que sé es que no puedo dejarque Summer me vea. Ella descubriría lo sucedido y se lo diría a todos. Dios, ¿por quésiquiera vine a esta estúpida fiesta en absoluto? ¡No puedo creer que Erica me besara!Mi mente gira como lo hace una bola de nieve, con una fuerte sacudida. Pensamientos 167 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanda medio formar rebotan contra otros. Aumento la velocidad, empujando a la gente deforma menos suave ahora que mi corazón late en mis oídos. Los fiesteros me ponencaras enojadas cuando los empujo a un lado. Una chica con espantosas cejas pintadasy brillantes labios de color magenta grita: —¡Ten cuidado, amigo! —Un chico cejijuntocon la cara rosa me devuelve el empujón, y apenas logro recuperar el equilibrio antesde correr.Hago una pausa en el rellano del segundo piso con vista a la amplia y abierta sala, y lacocina abajo. Apoyada en el balcón para recuperar el aliento, exploro el lugar en buscade Summer. En la planta baja la fiesta ha alcanzado un estado de excitación extrema;la música es excéntrica y los bailarines se retuercen entre sí como gusanos atrapados enun frasco. Sólo mirarlos me da una sensación de opresión y claustrofobia en el pecho.Pasar por allí será casi imposible; tiene que haber una puerta trasera. Una vez que estéa salvo afuera, les enviaré un mensaje a Chloe y Darcy para que podamos salir de aquí.—¡Nat! —Me doy la vuelta de un tirón y veo a Emilio abriéndose paso hacia mí, conErica justo detrás de él—. ¡Espera!Me mata ignorarlo, pero no tengo otra opción. Concéntrate, Natalie. Sólo enfócate en llegara la escalera y encontrar una salida. No pienses, no sientas, sólo vete.Tengo mi cabeza agachada y sólo he dado un par de pasos cuando una aterradora vistame detiene en seco. Ahí, bloqueando mi camino, están un par de botas Dolce &Gabbana de color marrón claro hasta la rodilla.Summer.—Así que este es el notorio Nat. —Ella lleva un vestido rosa pálido y una bufandavaporosa. Su labio superior se curva con placer despreciativo—. Sabía que estabastramando algo.Detrás de ella, Chloe y Darcy aparecen, jadeando un poco.—Tratamos de detenerla —articula Darcy.Se acabó. Emilio y Erica ya nos alcanzaron también. La expresión de Emilio sigueestando herida y perpleja, pero trata de restarle importancia.—Así que ustedes dos se conocen.—Oh, nos conocemos bien. —Los ojos de Summer chispean—. De hecho, ya nosconocíamos bastante bien entre sí, ¿no es así, Natalie?—¿Natalie? —Emilio se ve confundido.—Uh-huh. Natalie. —Una sonrisa maliciosa se extiende en la cara de Summer.Emilio se ríe nerviosamente.—No, esa es su prima, él es... —Pero se va apagando al ver mi expresión. 168 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¡Yo… esto no es como quería que… scheisse! —Estoy tan nerviosa que es todo lo quepuedo decir.Él da un paso atrás.—¿Qué está pasando?Summer está obviamente encantada de verme avergonzada como un animalacorralado. Levanta su voz para que incluso la gente en la cocina pueda oírla. Escenapara acaparar.—Sí, ¿por qué no te explicas? Estoy segura de que a todo el mundo le encantaríaescuchar sobre tus aventuras de travestismo.Una ola de murmullos se propaga a través de la multitud congregada. Bien. Esto no eslo que yo tenía en mente, pero si va a obligarme a hacerlo, que así sea.—Bueno, sí. —Me quito el sombrero—. Yo soy Natalie y Nat. Los dos. Quiero decir,obviamente no soy Nat, pero fingí ser Nat para poder…—¿Para poder qué? —interrumpe Summer—. ¿Meterte en los dormitorios de los chicosy aprender todos sus secretos sucios? ¿Alardear de ello más tarde?—No, yo... —Pero no sé cómo terminar. En cierto modo tiene razón. Queríademostrar que podía llevarlo a cabo, un reto actoral y una hazaña de periodismoencubierto, todo en uno. Ahora se siente mucho más que eso; le debo a los chicos queme ofrecieron su amistad escribir algo real sobre sus vidas, pero al principio era todosobre probarme a mí misma como actriz y escritora, las cuales estaban bajo ataque—.Bueno, al principio, era algo así, pero después…—¿Sabes qué? —La cara de Summer está rígida con una hostilidad que por lo generalcubre con sonrisas empalagosas—. Eres patética. Estás obsesionada con ser mejor queyo.—¿Qué? —Estoy sinceramente desconcertada por esto.—Estoy en una obra en Underwood, así que ¿qué haces? No podías simplementeaudicionar para el papel como una persona normal y competir conmigo justamente,no, tenías que preparar un elaborado truco de travestismo.—Lo creas o no —le digo—, esto no se trata de ti, Summer.—¡Ja! —Es más un ladrido que una risa—. Me gusta Emilio, y ¿sólo pasa a ser tucompañero de cuarto? ¿Coincidencia? Lo dudo. Todo lo que te importa es instalarte enmi territorio.—¡Él no es tu territorio! —Le lanzo una mirada a Emilio, que nos mira con unamezcla de incredulidad y rechazo.—Debes de ser tan insegura. —Ella da un paso hacia mí, se inclina hasta que puedooler el vodka en su aliento—. Me 169 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandsiento apenada por ti. Espero que hayas disfrutado de tu única noche como Cecily.Porque seamos sinceras: nunca serás nada más que mi suplente.—¡Pelea de gatas! —grita alguien en la multitud, lo que provoca un par de gritos yrisas. Veo a Tyler, Max, y Earl abriéndose camino través de la multitud, la curiosidady la confusión se manifiestan claramente en sus rostros.Admitiré que, desesperadamente, quiero hacerle daño a la pequeña cara perfecta eingenua de Summer en este momento. No soy una persona violenta, pero algo en suboca burlona y brillante me hace querer darle un puñetazo. Tomo una respiraciónprofunda. Toda esta situación es bastante humillante; no necesito agravar esahumillación abalanzándome contra Summer y rodando alrededor como un par dechicas gueto, arañando y rasguñando mientras los espectadores nos filman con suscámaras de teléfonos para poder ponerlo más tarde en YouTube.—Espera un segundo. —Luchando por mantener mi voz firme, miro a Summerdirectamente a los ojos—. No fui a Underwood por ti, ¿de acuerdo? Tenía mis propiasrazones.—¿Ah, sí? —Sus labios se curvan en una sonrisa exasperante—. ¿Cómo qué?—Quería saber cómo piensan realmente los chicos. —Miro a Emilio, luego a Tyler—.Quería caminar en sus zapatos. Sabía que nunca conseguiría respuestas reales comouna chica, así que me convertí en un chico.Algún estúpido grita: —¿Amigo tuviste un cambio de sexo? —Más risas.Summer se ve muy complacida de que mi esfuerzo apasionado por explicarme sea sólouna gran broma para esta multitud.—Ella es tan plana de pecho que todo lo que necesitó fue un corte de pelo.Respira, me digo. Retrae las garras. Concéntrate en lo que importa.Veo a Tyler sacudiendo la cabeza, pareciendo desconcertado. Max tiene una pequeñay críptica sonrisa, y la boca de Earl cuelga abierta en evidente estado de shock. Tengoque explicarme mejor, no puedo hacer que piensen que todo esto fue una bromaestúpida. ¿Cómo puedo, sin embargo, cuando mis propias motivaciones están tanenredadas dentro de mi cerebro?—Realmente quería llegar a la verdad —digo—. Pero en el proceso, dije un montón dementiras. Hice muy buenos amigos en Underwood. —Convoco a todo mi valor y meenfrento a Emilio—. Espero que me perdonen por haberles mentido. Me mostraron unlado de mí misma que ni siquiera sabía que existía. Estoy agradecida por eso;realmente lo estoy.Silencio. Emilio y yo estamos aquí, con las miradas bloqueadas, y el resto del mundoparece desaparecer...¡Thwack! Alguien me asesta una bofetada increíblemente dura en mi mejilla. Me doy la 170 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandvuelta, aturdida, esperando ver a Summer. En su lugar está Erica, mirándome con ojossalvajes.—¡Puta37! ¡No puedo creer que te besara!Toda la habitación parece jadear al unísono.Summer se ríe estridentemente.—¡Oh, Dios mío! ¿Así que ahora eres lesbiana?—Oye, lo siento. —Ignorando a Summer, cubro mi mejilla ardiente con una mano; meduele como el infierno. La chica tiene algunos músculos—. No fue mi idea.Detrás de ella, Emilio está mirándome fijamente, aturdido.—Nat... Yo... ¿es en enserio?—¿Qué parte exactamente?Su rostro se endurece.—Me mentiste. A todo el mundo.—No… bueno, sí, en cierto modo, pero…—Te estuviste riendo de nosotros todo el tiempo, ¿no? —Sacude la cabeza.Siento lágrimas escociendo en mis ojos.—¡No! Pensé que era lo que tenía que hacer.—La próxima vez, déjame fuera de tu investigación. —Se vuelve y, tomando la manode Erica, empuja hacia atrás a través de la multitud lejos de mí.Mi visión se torna borrosa. Las lágrimas caen por mis mejillas. Una remota parte de míobserva que por lo menos no estoy usando rímel. Miro alrededor todos los rostros,pero ninguno de ellos son familiares, todos parecen distorsionados y surrealistas ahora,como algo de una pintura de Hieronymus Bosch.—Vamos. —Siento una mano en mi codo, me vuelvo para ver a Darcy a mi lado—.Vamos. Te llevaremos a casa.Summer deja escapar una risita mezquina.—Es tan lindo que estés explorando tu lado masculino, Natalie. Me encanta el vellofacial.Chloe se pone entre nosotras y gruñe: —¡Oye, ella-es-una-perra, vamos!37 Puta: En español en el original. 171 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEso calla a Summer. Puede ser vengativa, pero no se va arriesgar a pelearse con Chloe.Darcy sostiene mi codo de forma protectora mientras Chloe abre el camino conmiradas asesinas y comentarios irritables.Cuando me guían por la puerta, me vuelvo una vez más, buscando la cara de Emilioentre la multitud. Aunque no tengo suerte. Ha desaparecido.No puedo dejar de preguntarme si alguna vez lo volveré a ver. 172 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 22 Traducido por Alide y flochi Corregido por Emii_GregoriC onducimos hasta Underwood para que pudiera recoger mis cosas. Darcy y Chloe esperan en el coche. Imaginamos que tengo una mejor oportunidad de entrar corriendo y salir sin incidentes si voy sola, desde que las chicas no estánsupuestamente permitidas en los dormitorios de los chicos, especialmente a horastardías.Recojo mis cosas en la bolsa de lona y casi estoy preparada para marcharme cuandooigo pisadas en el pasillo. Me congelo, medio anhelando y medio temiendo la vista deEmilio cruzando a través de la puerta. Hay una llamada. Mi corazón late tanfrenéticamente que puedo sentirlo en mi garganta.—¿Sí? —grazno.La puerta se abre una rendija, y Tyler echa un vistazo alrededor, con expresiónincierta. —Hey. Todavía estás aquí.—En mi salida, sin embrago.Una mirada de dolor parpadea en sus ojos, inmediatamente lamento mi tono brusco.—Pero puedo quedarme un minuto. ¿Qué pasa?Él da un paso dentro de la habitación. Detrás de él, veo a Earl y a Max. Los tresparecen asustados de mí, como si se hubieran enterado de que soy una asesinaentrenada y pudiera apuntar una pistola sobre ellos a la menor provocación.Hago un ademán a la cama, donde he extendido el uniforme de Tyler con una notaadhesiva enganchada en el bolsillo de su chaqueta. No tenía tiempo de escribir nadamás excepto: Por favor devuélveselo a Tyler. Ahora me siento avergonzada de eseapresurado mensaje. Debo a estos chicos una explicación. Ellos merecen más que eso.—Yo, um, dejé tu uniforme. Gracias por el préstamo. —Meto mis manos en misbolsillos. Después de pasar una semana apisonando mi exuberancia natural, mi deseode cotorrear en mi forma femenina, de repente me siento más chico que nunca.Ninguna palabra brota de mis labios. Todo lo que puedo hacer es mirar al suelo, 173 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandavergonzada.Es Max quién rompe el silencio. —¡Pienso que lo que hiciste fue increíble!Lo miro, conmocionada. —¿Lo haces?—Fue valiente y temerario, directamente de Shakespeare. —Sus ojos brillan con realadmiración.—Por lo menos ahora tienes más sentido —dice Tyler—. ¿Todas esas extrañaspreguntas que siempre estabas haciendo? Nosotros sólo pensamos que eras unretrasado social.Earl asiente, una sonrisa medio irónica en sus labios. —Lo cual era algo que podríatener que ver con nosotros, por los menos.Me río con una risilla sofocada, luego me detengo a mí misma. Por un segundo elsilencio amenaza con establecerse sobre nosotros otra vez, pero entonces estallamos enrisas todos al mismo tiempo.—Entonces chicos, ¿no están furiosos? —les pregunto.—¿Por qué estaríamos furiosos? —Tyler se encoge de hombros—. Quiero decir, esraro, pero nosotros no somos exactamente expertos en “normal”. Raro está bien.—Intenté conseguir respuestas como una chica —explico—, pero nadie era abiertoconmigo. Era la única forma que podía conseguir la primicia.Me callo abruptamente cuando oigo más pasos en el pasillo. ¿Emilio? Mi corazón seacelera de nuevo. Quizá viene a disculparse por lo que dijo en la fiesta. Eso es absurdo—¿por qué lo haría? Está en lo cierto—, le mentí por completo. Estos chicos no estánfuriosos, sin embargo. A pesar de todo, nunca había conseguido ser tan cercana conestos chicos como lo hice con Emilio. No los había traicionado de la misma forma, dealguna manera.Cuando la puerta se desliza abierta otra vez, sin embargo, no es Emilio quien apareceallí sino Darcy, su sombrero de fieltro derribado sobre su caliente cabello rosa. Sus ojosechan un vistazo fuera por debajo del ala furtivamente.—¿Qué estás haciendo? —Mantiene su voz bajita, haciéndome frente—. Tu cubiertadesapareció… Tienes que salir de aquí. ¡Nos meteríamos en problemas sólo por estaren el campus!Veo como la cara de Tyler se ilumina al observarla. La mira como un ansiosocachorrito. Deseo poder hacer algo para ayudarlo hacer un progreso… algo para cerrarla brecha entre ellos. Realmente pienso que quedan bien, si sólo pudiesen pasar lasprimeras dificultades. Darcy tiene razón, sin embargo. Tenemos que irnos. Ahora noes el momento de emparejar o rodar la brisa con estos chicos. Cuando laadministración de Underwood sepa de mi engaño, estaré en mayores problemas.Tengo que salir corriendo, en 174 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandseguida.—Escuchen, estaré en contacto —les digo.Asienten mientras me cuelgo la bolsa de lona sobre los hombros.—No te preocupes —asegura Tyler—. No diremos nada.—Chicos son increíbles. —Dudo, insegura de cómo decir adiós. Luego, en un impulso,lanzo mis brazos alrededor de Tyler—. Gracias por todo.Se pone rojo. —Sí, no te preocupes.Ya que he abrazado a Tyler, se siente raro no hacer lo mismo con Max y Earl. Max meaprieta estrechamente, desinhibido, pero Earl angula su cuerpo ligeramente así queacabo con torpeza agarrando su lado. Lo que sea. Es el pensamiento lo que cuenta.—Díganle a Emilio… —Pero no sé cómo terminar—. Que lo siento, supongo.Tyler asiente, con su expresión grave. —Se lo diré. ***Cuando pasamos el letrero de latón anunciando Academia Underwood, Chloe lanzaun signo que obviamente está tratando de suprimir. —Esta se suponía que iba a ser unanoche feliz. ¿Cómo se convirtió en algo como un choque de trenes?Darcy la mira por el espejo retrovisor. —Seriamente.—Era la noche del estreno. Natalie finalmente consiguió interpretar a Cecily, y ellasacudió la casa. Yo iba a conseguirlo con Josh, sólo que decidió meterse con esasgemelas. ¿Quiénes eran esas prostitutas, de todas formas? Me siento como para llamara sus padres. “Es media noche. ¿Saben con quién están tirando su descendencia suspequeñas?”Darcy se ríe con una risilla sofocada, luego trata de no disparar una miradapreocupada en mi dirección. Soy como un tiro al aire, mirando hacia a fuera por laventana en sombrío silencio.—¡Vamos, Natters! —Chloe se inclina hacia delante desde el asiento de detrás—. Lavida es una mierda, pero abatirse no va a arreglar nada, ¿no?Me encojo de hombros. 175 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Te hará sentirte mejor si admito que estabas totalmente acertada sobre Josh? Él esuna mierda, y yo debería haberte escuchado. Sabemos que amas estar en lo cierto.Me da un golpe en el hombro juguetonamente.Me encuentro luchado con una sonrisa. —No voy a decir, “te lo dije” así que…—¡Ooops! —Chloe me golpea otra vez—. Creo que lo hiciste.—¡Cállate!—Estoy hambrienta —se queja Chloe—. ¿Qué está abierto?Así es como terminamos pasando dos horas en Dennys sentadas comiendo patatasfritas y batidos mientras analizamos mí, sin lugar a dudas, fascinante semana enUnderwood. Me siento como una lata de soda que ha sido sacudida… una semanaentera que está llena de pensamientos y sentimientos estalla en un géiser de espuma depalabras. Muevo mis manos mientras hablo, deleitándome en la libertad de gesticular ychillar y reírme tontamente sin restricción. No me doy cuenta de cómo me reprimímientras había sido Nat… la forma abreviada. Disfruto de su absorta atención, conalivio vertiginoso y débil gratitud por sus mm-hms y Oh mi Dios.Alrededor de la 1 a.m., me desinflo abruptamente. Recuerdo las últimas palabras deEmilio hacia mí, la profunda decepción en sus ojos, y eso hace mi pecho doler.—Así que supongo que Emilio me odia. —Tomo una de las últimas rechonchaspatatas fritas y la arrastro con indiferencia a través de una mancha de Kétchup—. Nolo culpo, realmente.—¿Por qué, sin embargo? —Chloe pregunta—. No lo entiendo. Tenías que mentirle oel plan entero habría sido arruinado.—Traicioné su confianza. Ese es un gran asunto para los chicos… especialmentealguien como él que no deja entrar a la gente fácilmente.Darcy sorbe los últimos restos de su batido. —Puedo ver eso. Lo superará sin embargo,¿no?—Lo dudo. —Vuelvo a caer contra la cabina—. Es triste, porque me uní con algunosde esos chicos… Emilio especialmente. En alguna manera extraña yo era más yomisma con él de lo que lo he sido con ningún otro chico antes.Chloe arquea una ceja. —Perdóname, ¿pero no estabas pretendiendo tener un pene?Eso difícilmente parece como la real Natalie Rowan.—Sin embargo, no podía manipularlo, ¿sabes? —Miro al techo, recordando—. Nopodía sólo reírme tontamente y voltear mi cabello para conseguir lo que quería. Teníaque encontrar alguna parte de mí misma que fuese más profunda que eso. Másesencial.—No critiques el voltear el cabello. 176 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Chloe lo demuestra, y Darcy ríe.Las ignoro. Estoy tratando de poner palabras a algo que apenas puedo suspirar,luchando por conectar el punto. —Vi una parte de él que él nunca había enseñado auna chica tampoco. Quizás es por eso por lo que está tan enfadado. Es como si lohubiera engañada para que fuera él mismo.—Los sentimientos entre ustedes son reales —dice Darcy tranquilamente—. Él tieneque ver eso.—Sí. —Inclino mi cabeza para atrás todo el camino, esperando que ellas no noten laslágrimas que amenazan con desbordarse. Ser una expresiva chica femenina otra vez esuna cosa; convertirme en una sentimental llorona es otra completamente distinta—.Espero eso. ***El domingo por la noche soy una ruina. Pasé todo mi fin de semana trabajando en miartículo. En realidad, pasé la mayor parte haciendo puchero delante de mi ordenador.Escribo unas pocas palabras, borrándolas luego. Escribo una frase, las miro por unlargo tiempo, gimo. La borro. Reviso mis comentarios: MySpace, Facebook, e-mail,Twitter. Luego reviso mi móvil para asegurarme de que Emilio no me haya llamado.Garabateo algunas notas a mano, me sirvo más café, y empiezo el proceso entero otravez.Finalmente, a las 3 a.m. del lunes, me siento derecha en mi cama, electrificada.Cuando me metí bajo mi edredón hace cuatro horas, había aceptado que miparticipación en La Historia del Año nunca se iba a materializar. Simplemente nopodía forzar el desenredo de pensamientos y sentimientos en nada que pareciese unpárrafo. Ahora viene a mí. Me apresuro a tomar mi portátil y comenzar a escribir. Guía de una Chicas sobre Chicos: Su Siete Principales Secretos Revelados por Dra. Afrodita (también conocida como Natalie Rowan).Bueno, sé lo que estarán pensando: ¡Que *?#! ¿Natalie Rowan es la Dra. Afrodita? ¿Lehe estado pidiendo consejo a una chica cuyo resumen de relaciones amorosas cabe enuna nota adhesiva? Sí, es cierto. De hecho, soy la Dra. A. y sí, antes de ahora, mis 177 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandconocimientos de primera mano sobre el amor eran severamente limitados. Esa es larazón por la cual su intrépida Doctora pasó la semana pasada arriesgándolo todo poruna investigación encubierta súper secreta. Yo, Natalie Rowan, me matriculé en laAcademia Underwood como un chico llamado Nat Rodgers. Corté mi cabello, ajustémis pechos, pegué un calcetín en mis BDVs38. ¿Para qué hice esto, te preguntas? Paraque tú, querida lectora, puedas beneficiarte de mí incesante búsqueda para entender almás misterioso de los animales: el chico humano.A continuación, encontrarás respuestas a tus candentes preguntas sobre las vidassecretas de los chicos… todas las cosas que siempre quisiste saber pero teníasdemasiado miedo de preguntar. Aún si las preguntaste, probablemente no conseguisterespuestas directas. Créeme, traté. Esa es la razón por la que Natalie Rowan tuvo quemorir por una semana para que Nat Rodgers pudiera nacer. 1) Cuando dicen que van a llamarte y no lo hacen, ¿qué pasó?Esto requiere un poco de evidencia anecdótica, así que tenme paciencia. A pesar deque estaba disfrazada como Nat, salí una vez con una chica. Antes que sueltes el rolloporno de chica-sobre-chica, recuerda: salí en dicha fecha con un calcetín empaquetadobastante torpemente en mi ropa interior. A pesar de ser una chica de diecisiete años,realmente nunca antes de esta experiencia había considerado como se comportan laschicas en las citas. Déjenme decirles, la verdad fue reveladora.La chica con la que salí —vamos a llamarla Jennifer— era perfectamente agradable.Era dulce e inteligente con una deslumbrante sonrisa. Estoy segura de que si la hubieraconocido en circunstancias normales, me apresuraría en arreglarle una cita con miamigo soltero más elegible.Sin embargo, estar en una cita con ella, realmente me desconcertó. Estaba claro queella tenía grandes expectativas que se suponía que yo debía cumplir, sin embargo,descifrar esas necesidades de un momento a otro se sintió como un retorcido juego decharadas. Ella quiso que fuera un Hombre de Misterio y su mejor amigo para pasar lanoche, todo a la vez. ¿Cómo ayudarla sin decepcionarla? Entonces me di cuenta dealgo: el comportamiento críptico y exigente de Jennifer era inquietantemente familiar.Yo misma me había comportado exactamente de la misma manera en numerosascitas; nunca me había detenido a considerar cómo podría ser recibido al final.Entonces, ¿qué estoy diciendo? ¿Que no llamó porque eres una loca temperamental?No, no es mi punto. Aunque, a veces, “te llamaré” es simplemente la manera másrápida de escapar del poder agotador de la mirada de decepción de una chica y/o elenorme peso de sus expectativas inapropiadas. 2) ¿Por qué son tan diferentes cuando sus amigos están cerca? ¿Cuál es el real?38 BDVs: Marca de ropa interior masculina (o sea que se puso una media para crear un “bulto”) 178 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEnfrentémoslo: todos tenemos un poco de camaleón en nuestro interior. La versióntuya que pasa con sus amigas los viernes a la noche probablemente no es la misma túque arrastra su trasero dentro del aula el lunes a la mañana, ¿verdad? Sólo porque tecomportes de manera diferente en esos escenarios, no significa que uno sea elverdadero tú y el otro el falso. Las situaciones simplemente destacan aspectosdiferentes de tu personalidad. Los seres humanos somos infinitamente adaptables; odiotener que decírtelo, pero los chicos son seres humanos. Son diferentes con sus amigosporque son seres multifacéticos y complejos, igual que nosotras.Como Nat vi un aspecto diferente de los chicos al que habría tenido acceso comoNatalie, que fue el objetivo de esta elaborada proeza: conseguir pasar la pantalla dehumo de chico-chicas y conseguir tocar el fondo de la mina de oro de la honestidad.Lo que no anticipé fue el descubrimiento de una verdadera Nat Rodgers, viva y bien enmi interior. En ocasiones me sentí como un chico. Al principio me tomó toda miconcentración camuflarme, pero debido a breves momentos aquí y allá, mi chico sesintió casi natural. ¿Voy a tirar mis zapatos y a empezar a tragar esteroides? Apenas.Pero los chicos a los que llegué a admirar y relacionarme en Underwood sacaron a lasuperficie una parte de mí que no sabía que existía. Si eso no prueba cuan elásticas sonnuestras identidades, no sé qué lo hará. 3) ¿Qué buscan realmente en una chica?Hay tantas respuestas a esto como tantos chicos hay, eso seguro. Sería presuntuoso yestúpido de mi parte tratar de responder por toda la especie varonil, en especial desdeque establecimos que son complejos y versátiles, contrario a la creencia popular.Aunque, diré, que la mayoría de las cosas que las chicas pensamos que son súper-importantes para los chicos por lo general no es un factor que cuente mucho. No seestán fijando en nuestro grano o tus cejas recién depiladas o la nueva falda que estásusando. No voy a decir que ellos no notan tu cuerpo, porque obviamente lo hacen. Sinembargo, confía en mí, estás más preocupada por las cinco libras que aumentaste de loque ellos lo están.Aquí está mi consejo: no importa lo que pienses que él está buscando, ten el coraje deser quien eres. Mirando a mis mejores amigas alrededor de los chicos me hizo darcuenta que a veces escondemos nuestros mejores yo y proyectamos esta otra y másartificial versión de chica títere porque pensamos que eso es lo que quieren los chicos.Los chicos no son estúpidos. Sienten cuando nos estamos esforzando demasiado. 4) ¿Es cierto que los chicos piensan en sexo cada ocho segundos, o es solo un mito?Desafortunadamente, mi semana en Underwood no me otorgó mágicamente acceso acada cerebro masculino que encontré. Una pequeña investigación por Internet me dijomuy rápidamente que la cosa-entera-de-cada-ocho-segundos no tiene evidenciacientífica para respaldarlo, por 179 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandcierto. Con qué frecuencia los chicos piensan en sexo, o incluso si puede ser medido,todavía es un misterio tanto para mí como para el mundo entero, al parecer.Sin embargo diré que si a menudo pueden o no pensar en sexo, no hablan acerca deeso mucho. Si mis amigas son alguna indicación de la norma, somos más gráficas endescribir lo que hemos hecho y lo que pensamos de eso. Compartir detalles jugosos yconfidenciales es parte de cómo nos unimos. Los chicos llegan a conocerse pasando eltiempo; es más probable que estén jugando video juego a que confiesen sus deseossecretos. 5) ¿Cuál es la manera más segura de diferenciar de un chico que está siendo sincero y otro que sólo está tratando de anotar un tanto?Hablemos de u chico que conocí en Underwood. Para nuestros propósitos, seráconocido como Zorro… lo sé, raro, pero síganme la corriente. Entonces, Zorro expresainterés en una de mis amigas… llamémosla Zsa-Zsa. Ella lo apreciará. De todosmodos, a Zorro le gusta Zsa-Zsa. O eso parece. Y Zorro, como sabes, es SEXY.Estamos hablando de encanto humeante y fotogénico. Es encantador, divertido,talentoso, atlético. Como Natalie, tuve que aplaudir a Zsa-Zsa por encontrar semejantepremio.Y después lo conocí como Nat.Lo sé, acabo de establecer que está perfectamente bien explotar diferentes facetas denosotros mismos dependiendo de la situación, pero el de Zorro es un ejemplo extremo.En presencia de las chicas, Zorro es el Sr. Sensible. Sin embargo, cuando las damasdejan el cuarto, es algo así como inmoral.¿Puede alguien culpar a Zsa-Zsa por enamorarse a lo grande de él? ¿Podemosregañarla por no querer escucharnos cuando le advertimos de su lado falso? ¿Inclusopodemos estar seguras de cuál es el “verdadero” Zorro? No, no, y no. Dicho esto,incluso Zsa-Zsa estaría de acuerdo que en ocasiones está dispuesta a dejarse engañarcuando se trata de amor. Como la mayoría de nosotras. Cuando miramos en los ojosde Zorro que conocemos, una diminuta bandera roja por lo general surge, y sabemosque estamos siendo alimentadas con una línea39. Si la línea es tan deliciosa que nopodemos resistirnos a picar, que así sea, pero la bandera roja está allí. ¿Quién puedereprocharnos más que nosotras mismas por ignorarla? 6) ¿Qué puede hacerlos perder el interés en una chica durante la noche?Mira, las chicas no son las únicas que experimentan cambios de humor, ¿ok? Tampocosomos las únicas capaces de cambiar de idea. Cualquier número de variables puedetomarse en consideración entre medio del beso de buenas noches de anoche y el39 Línea: Se utiliza en pesca. 180 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylanddesaire de esta mañana. ¿Están esos factores directamente relacionados contigo?Quizás sí, quizás no. La cuestión es que, los sentimientos pueden cambiar —y amenudo lo hacen— abruptamente. Es uno de los aspectos más riesgosos deenamorarse de alguien, especialmente en el trascurso de estos tumultuosos añoscuando somos jóvenes e inquietos.Sí, apesta. No, no hay nada que puedas hacer para evitarlo. Aunque, aquí está la clave:no dejes que eso destruya tu confianza. Si se alejó de ti temporalmente, nada lo harápermanentemente más rápido que la dependencia feroz. Eres la misma persona queeras cuando él te adoraba, ¿verdad? Mantén eso en mente, y si ya no le gustas tanto,entonces cómprate un par de zapatos y luce tus fabulosidades40 en otra parte. 7) Si no hablan de sus sentimientos, ¿cómo se supone que sepamos lo que siente?Hemos escuchado de Jennifer, Zorro y Zsa-Zsa. Ahora es tiempo de presentar aalguien que llamaré E. Dios, esta parte es aterradora. Hace a mi corazón latir confuerza por el simple hecho de escribir esa solitaria inicial.Conocí a E. en Underwood, y aunque yo estaba vestida como chico, la chica en mí seenamoró fuerte y rápido en el primer momento en que lo vi. No era hábil como Zorro,pero me encontré inmediatamente fascinada.Si lo hubiera conocido como Natalie, probablemente habría hecho toda la cosa dehíper-chica, comportándome cerca como una marioneta, esforzándome por ser lo quesea y lo que fuera que imaginé que él podría querer. En vez de eso, pasé el tiempo conél como Nat, y por lo que estuve obligada a aprender su idioma.Los chicos tienen un idioma, y expresan sus emociones con sorprendente claridad ymatices. La idea de que no expresan sus sentimientos es tan absurda como viajar a unpaís extranjero y reclamarle a los nativos que no pueden hablar simplemente porque noentiendes lo que están diciendo. Los chicos podrían no usar muchos de los enunciadosen primera persona; podrían no llorar, jadear y gritar “¡Oh, Dios mío!" cuando algo losconmueve. Al mismo tiempo, hay mucho que está sucediendo allí; si quieresentenderlos, tienes que estar quieta por un momento y prestar atención a la imagencompleta.E., por ejemplo, mete las manos en sus bolsillos cuando está frustrado. Parpadeaadormecido, como un lagarto al sol, cuando está tratando de entenderte. Haypequeños músculos en su mandíbula que laten cuando está tenso. Podría seguir, pero¿por qué debería entregar todas las respuestas a sus acertijos? Es un rompecabezasintricado y fascinante; sólo tuve éxito en juntar las piezas porque, por una vez en mivida, observé. Dejé de hablar durante bastante tiempo para escuchar —escuchar enserio— no sólo a lo que dice sino también a todo lo que no dice. Normalmente, estaría40 Fabulosidades: Sí, palabra inventada se refiere a esas cosas que en ella son fabulosas, como no hay unsustantivo para fabuloso se utilizó esa, también en inglés es inventada. 181 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandtan atrapada haciendo mi baile de chica que nunca hubiera recogido las sutilespeculiaridades que hacen a E. tan E.No digo que esté mal querer que tu novio —o papá, hermano, amigo— diga las cosasen voz alta. A veces, necesitamos emociones complicadas y oblicuas en palabras,porque de lo contrario es difícil para nosotras creer que son reales. Sin embargo, hayuna brecha entre los mundos del hombre y la mujer, y esos mundos tienen diferentesreglas, diferentes costumbres, diferentes culturas. Ignorar todo eso y esperar que él sedesenvuelva en tu idioma sin siquiera molestarte en aprender el suyo es pomposo yobstinado. Es como el feo Estadounidense que embarca en el país de alguien más ygrita: “¿Por qué no hablan en inglés?”Antes de ir a Underwood, era arrogante. Vivía en mi propio mundo y no tenía lasensibilidad o la experiencia para entender que no todos viven en él conmigo. Evalué achicos que valían la pena usando estándares superficiales y poco realistas, y eso mecegó ante un montón de notables perdedores ocultos a plena vista. Es una locura quepusiera un calcetín en mi ropa interior para ayudarme a ver todo esto, pero estoyagradecida por la información, de todas formas. Si lastimé algunas personas a lo largodel camino, lo siento. Realmente, verdaderamente, profundamente lo siento. Miintención nunca fue manipular o mentir a nadie, aunque supongo que lo logré ambascosas a lo largo del camino.Al final, Underwood me enseñó menos sobre la vida secreta de los chicos y más sobremis propios secretos, los aspectos de mí misma que no pude ver porque nunca habíasalido de mí misma lo bastante para observarlos. Espero ser una mejor persona debidoa ello. Espero que las personas a las que lastimé puedan ver más allá de la broma alverdadero respeto y afecto que siento por ellos. Si no es así, podría tener que seguir mipropio consejo, comprarme algunos zapatos bonitos y continuar. Aunque, espero queno sea así como termine. Espero que esta historia de chico-conoce-a-chica-fingiendo-ser-chico tenga un final feliz, uno menos amargo y más dulce. 182 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Capítulo 23 Traducido por elamela Corregido por Emii_Gregori—P ásame esa purpurina de albaricoque, ¿quieres? —le digo a Darcy—. Ah, y las pinzas… ves, ¿al lado de tu codo? —Lo tengo. ¿Esta pintura verde de la cara está funcionando? —Ellapregunta.—Oh, totalmente. Muy, muy malvada.—Maldita sea, ¿dónde está mi plancha? —Chloe rebusca en el armario, con cuidado deno estropear sus uñas recientemente esmaltadas.Es Halloween y las tres estamos en el cuarto de baño de Chloe preparándonos para sufiesta anual de disfraces. Todos los años nos vestimos como un trío: Los Ángeles deCharlie, Los Tres Chiflados, Las Súper-chicas, Snap, Crackle y Pop41. Este año hemosdecidido volver a nuestras raíces y hacer la cosa del Mago de Oz. Desde queconseguimos los papeles en esa obra en segundo grado, los personajes nos hanencantado. Esta vez, sin embargo, los hemos mezclado y hacemos diferentes papeles.Darcy va a ser la Bruja Malvada, Chloe Dorothy, y yo Glinda. No es bueno quedarseatascado en un bache, después de todo.Para ser honesta, realmente Glinda nunca hizo mucho por mí en el pasado, pero ahoraes exactamente lo que necesito. Desde mi aventura como Nat, he estado obsesionadacon el color rosa. En realidad, soy una tonta por casi cualquier cosa femenina estosdías: mariposas, volantes, brillantes esmaltes de uñas, la gran Madonna. Si un chico noqueda rendido en algún lugar cercano por esto, no puedo tener suficiente. El tiempoque pasé como Nat me hizo apreciar con un renovado brío todos los placeres yprivilegios del mundo femenino. Supongo que realmente no sabes lo que tienes hastaque tratas de dejarlo atrás de ti durante una semana.41 Snap, Crackle y Pop: Son los dibujos animados de las mascotas de los cereales Kellogg´s RiceKrispies. 183 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandSeis semanas han pasado desde la fiesta de Josh, y he tenido tiempo para reflexionarsobre mis aventuras en Underwood. A pesar de que podría estar compensando lapérdida de tiempo de caer en las trampas de la anatomía femenina, todavía tengo unpoco de Nat dentro de mí. Es extraño, en cierto modo, las cosas que aprendí allí mehacen apreciar el ser una chica más que nunca, pero también me hacen detenermeantes de hacer algo híper-femenino fuera del instinto. Cuando me encuentrosintiéndome insegura acerca de cómo me veo, pienso en Erica fijando su clip decabello esa noche en el café, como si pareciera pensar que todo en ella tenía que estarperfectamente arreglado antes de que a alguien pudiera posiblemente gustarle. Cuandome encuentro sonriendo por hábito nervioso, pienso en los chicos de Underwood, ycómo nunca ponían sonrisas falsas sólo para complacer a la gente. A veces mesorprendo parloteando sobre alguna cosa vertiginosamente, y luego me detengo,recordando cómo de relajante era a veces en Underwood solo ser franco y conciso…decir algo en dos palabras en lugar de un monólogo sin fin para llenar el silencio.No estoy diciendo que mi semana como Nat me transformó por completo comopersona. Me ha dado mucho en que pensar, sin embargo. Además, desde que estuvecastigada sin salir durante las tres de las últimas seis semanas, he tenido mucho tiempopara contemplar estas cuestiones en mi cuarto a solas, cuando no estaba trabajandocomo una condenada para compensar una semana de deberes perdidos, eso es.Tal vez debería hacer una copia de seguridad.En primer lugar, solo déjame decir que, mi artículo no ganó La Historia del Año. Nisiquiera clasificó. Alguna chica educada en casa de quince años, escribió sobre ungrupo de apoyo de veteranos de guerra del Condado de Marin, y tengo que admitir queel ensayo era bastante bueno. Lo incluyeron en el Mill Valley Herald. No estabadestrozada ni nada de eso, de verdad. Claro, me alegré de que no ganaran ni Chas niRachel, pero en ese momento pasaba ya de toda la idea de probarles algo. La cosaprincipal que me importaba era escribir algo honesto acerca de mi experiencia, y estoybastante segura de que logré eso. Bueno, también me preocupaba lo que los amigosque hice en Underwood pensaran sobre lo que había hecho. He estado en contacto conMax, Tyler, y Earl a través del correo electrónico en las últimas semanas, y los cuentoentre mis amigos ahora. Se tomaron mi cambio de género totalmente con calma. Esaes una de las grandes cosas acerca de los chicos marginados: No están tan apegados atodo lo que es normal todo el tiempo. Por supuesto, hay alguien de Underwood porquien que estoy particularmente preocupada, alguien en el que pienso casiconstantemente, pero el jurado está todavía esperando su opinión.Aunque no gané La Historia del Año, mis hazañas llegaron al fin y al cabo a unpúblico más amplio. La palabra de mi secreta aventura se propagó después de que mipúblico saliera de la fiesta de Josh. Un reportero de Crónica de San Francisco incluso meentrevistó sobre mi experiencia, expresando mi historia mucho mejor de lo que lo hiceen mi propio artículo, para ser honesta. Bueno, aún es muy luego para decir, por lomenos sé que hay margen para mejorar en mi trabajo. ¿Cuán triste sería si meencumbrara como la Dra. Afrodita y pasara el resto de mi vida mirando hacia atrás,hacia el instituto como mi momento de gloria? La respuesta a esa pregunta es "muytriste". Los artistas que obtienen 184 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandreconocimiento en su juventud inevitablemente terminaran en rehabilitación.Aunque en general no tengo remordimientos sobre Underwood, pagué un precio pormi loca hazaña. A veces parece uno muy grande. Mi mamá no estaba demasiadocontenta con el engaño, para empezar. Me castigó durante tres semanas, lo que esbastante duro para ella, la última vez que estuve castigada tenía trece años y habíarobado un brillo de labios de una tienda de Macys, por lo que eso te da un indicio decómo de estricta es. Por un momento pareció que Underwood en realidad iba apresentar cargos, lo que asustó a mamá aún más. Una vez que la historia salió en elCrónica y la comunidad comenzó a abrazarme como algún tipo de joven periodistainnovadora en la refracción de género, sin embargo dieron marcha atrás. El abogadode Underwood envió una carta de amenaza, pero después de eso nunca volvimos aescuchar de ellos.En cuanto a La Importancia de Ser Entusiasta, Summer interpretó el papel de Cecilydurante el resto de las funciones, aunque Chloe, Darcy, y Tyler me aseguraron todosque nunca estuvo a punto de exceder mi actuación en la inauguración. He decididoque voy a audicionar para Sueños de una Noche de Verano en primavera. Summer estabaen lo cierto, después de todo: sería una increíble Titania. Si lo consigue ella, ¿a mí qué?Podría ser un Duende mejor, y eso podría ser más divertido de todos modos. Parezcouna malvada andrógina ahora, con mi cabello corto. Probablemente sería unestupendo Duende, en realidad, ahora que lo pienso. ¿Quién dice que tengo que ser laReina de las Hadas?Solía seguir hablando de lo importante que es transformarte totalmente de vez encuando. Sigo creyendo eso, pero ahora he añadido una advertencia: Interpreta tantospapeles como te sea posible, pero sé quién eres en el fondo. Soy una chica en micorazón, pero interpretar a un chico me ayudó a ampliar y perfeccionar micomprensión de lo que eso significa. Soy la Dra. Afrodita, una periodista seria, unaactriz prometedora, una impulsiva adolescente… soy toda esa gente, y estoy segura deque seré muchas más antes de morir. Hay un corazón en el centro de todo eso, sinembargo, todavía una pequeña voz me dice lo que es verdad. Eso es en lo que meconcentro ahora. Eso es lo que escucho cuando la vida se vuelve loca.Eso nos lleva hasta ahora: Halloween. He dejado mi sentencia en casa, atrapada en laescuela, y estoy lista para la fieeesta. Examino mis pestañas postizas rosa pálidopuestas recientemente en el espejo. No está mal. Veo como Darcy y Chloe se ponen lostoques finales de su propio maquillaje. Dios, me encanta ser una chica, pienso. Meencanta disfrazarme. Me encanta debatir los pros y los contras de los tacones decachorro de gato42. Me encantan las bufandas y las flores secas aromáticas y pedirbebidas en Starbucks que son tan complicadas que requieren que los camareros usenchuletas43. Siendo una chica, yo decido, ser una bomba de relojería.—Oh, no —dice Chloe, mirándome alarmada—. ¿Te estás poniendo llorosa otra vez?42 Cachorro de gato: Son como se llama a los tacones de entre 3 y 6 cm.43 Chuletas: Término con el que se quiere referir a esas notas que los estudiantes esconden en losexámenes para hacer trampas. 185 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—Estoy bien —respiro fuerte.Me estudia, su plancha suspendida cerca de su cara. —¿Qué pasa contigo? ¡DesdeUnderwood, has sido un monstruo sensiblero! Cada vez que conseguimos disfrazarnoste pones toda llorosa.Abanico mi cara, tratando de contener las lágrimas. —Es tan hermoso.—¿Qué, exactamente? —Darcy me quita un cabello de la peluca que está pegado a mibrillo de labios.—¡Ser chicas! ¿No creen? ¿No es lo mejor?Intercambian una mirada privada.—Lo que sea —digo con impaciencia—. No lo entienden. Me doy cuenta de eso.Créanme; sin embargo, si pasaran una semana con sus pechos aplastadosdespertándose todas las mañanas con diez chicos haciendo pis en orinales, apreciaríaneste momento.—Uh-huh. —Chloe parece dudosa.—¡Lo digo en serio! —sollozo—. ¡Lo harían!De repente suena el timbre de la puerta. Los ojos de Chloe se abren de par en par ycierra ruidosamente la plancha. —Los primeros invitados. Me pregunto ¿quiénesserán?Darcy se pone de pie. —¿Están listas, Monstruos de Oz?Sonrío. —¡Hagamos esto! ***Este año nuestra fiesta anual de Halloween es más grande y mejor que nunca. A lasonce, el lugar está lleno de criaturas de toda índole: hombres lobo y hadas, zombis yestrellas de cine. Como de costumbre, un buen número de chicos han optado por lomínimo (creo que camisetas de fútbol y los ojos ennegrecidos), mientras que muchaschicas han ido con su habitual filosofía de "Solo añade Sexy" (oh, mira, ¡es laenfermera sexy! Y allí está su amiga, la vaquera sexy). Miro alrededor de la sala deestar mientras Darcy dirige a una alborotada multitud en un loco baile que haacoplado a su canción, "Súper Monstruo". Nadie está realmente manteniendo el ritmo,pero todos parecen estar divirtiéndose. Cuando la canción termina, veo a unatriunfante Darcy, empapada en sudor y riendo, que cae en los brazos de Tyler, quienestá vestido como Sonic el Erizo. De alguna manera, en las últimas semanas, hanempezado a verse. Parece muy lindo y delirantemente feliz. Veo con satisfacción como 186 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandDarcy le besa. No está totalmente lista para admitir que son pareja ahora (él aún está,después de todo, indeciso) pero es bastante obvio que se están dirigiendo en esadirección.Entro tranquilamente en la cocina, sintiéndome un poco triste. Le envié una carta aEmilio hace una semana, pero no ha respondido. Casi le envié un correo electrónicovarias veces antes de eso, pero siempre terminaba borrando mis esfuerzos. La pantallaparecía demasiado fría, demasiado clínica para transmitir todo lo que necesitabadecirle. Por supuesto, el papel no lo hacía mucho más fácil. Pase por diez borradoresantes de que finalmente me decidiera por uno que podía enviar. La versión finalterminaba siendo una frase: Te echo de menos, seguida de la información necesariapara la fiesta de Chloe. Considerando que es casi medianoche y todavía no hay nirastro de él, estoy empezando a perder la esperanza.—Hola, Natalie. —Mi corazón da un vuelco ante el sonido de una profunda voz debarítono diciendo mi nombre. Cuando me vuelvo, sin embargo, es sólo Chas Marshallestando de pie allí, mirándome con admiración—. Te ves genial.—Oh, hola Chas. ¿Dónde está tu disfraz?Aprieta sus labios. —En realidad no me visto en Halloween. Ya me conoces.Sí, ya te conozco: ¡aburrido!—Por cierto, he estado queriendo decírtelo, tu columna es mejor que nunca en estosdías —dice—. Tu pequeña temporada en Underwood añadió alguna profundidad a tuescritura.—Gracias. —Estoy tan abrumada por este inusual elogio, que es todo en lo que puedopensar en decir.—Por supuesto, todavía necesitas trabajar en tus puntos y comas. Son innecesarios elochenta por ciento del tiempo.Allí vamos. Eso es más como el Chas que conozco y desprecio.Rachel Webb aparece a su lado con un conjunto en crema, una falda de lana y perlas.Se frota su nariz con un pañuelo de papel, ignorándome. —Chas, cariño, necesitoirme. No me siento bien.—Está bien, cariño. Tomaré tu abrigo.¿Cariño? ¡Ick44! Sí, mis editores de Planeta Apesta han decidido combinar susapestosidades en una unión profana.Al verlos alejarse, puedo sentir a mi estado de ánimo hundiéndose un par de pulgadasmás abajo. Al parecer, incluso los tiranos neuróticos y obsesionados con la puntuacióntienen más suerte encontrando el amor que yo.44 Ick: Onomatopeya de la acción de vomitar. 187 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¡Hey, Glinda! ¿Levantaste tu varita? —Tyler me golpea en el brazo juguetonamente.A su lado, Max examina la sala autoritariamente en un detallado disfraz de Luis XIV.—Una mercancía necesaria de Bruja Buena. ¿Necesitas un poco de polvo de hadas?Earl viene corriendo hacia nosotros con un peludo traje negro con una máscara defelino de plástico. Hace un sonido de gruñido y me muestra sus garras.—Buen trabajo —le digo—. Eres una pantera, ¿verdad?Empuja su máscara hacia arriba sobre su frente. —La Pantera Negra, para ser másprecisos, también conocida como TChalla. Hizo su debut en la publicación de LosCuatro Fantásticos número cincuenta y dos, publicada en…—Está bien —interrumpe Tyler—. Nos hacemos a la idea. No hay necesidad de ladisertación.—No mires ahora. —Max ajusta su peluca y frunce sus labios remilgadamente—. PeroMarilyn Monroe acaba de entrar. ¡Por favor! Como si tuviera las caderas pararepresentarla.Vemos a Summer caminar por la sala llevando un vestido blanco de Marilyn Monroe,unas sandalias de tiras, y una peluca rubio platino. Esta agarrada del brazo de Robbie,su novio, quien ha arreglado su cara con rayas de sangre… que original. Espero por losfamiliares celos que tiran de mis entrañas, pero no aparecen. De alguna manera,interpretar a Cecily parece haber exorcizado ese particular demonio de mi psique. Noestoy amenazada por ella nunca más. Me siento dichosamente liberada a medida quela veo andar por la habitación.—¿Cuánto quieres apostar a que recurre el viejo “huy, allí va, mi vestido se mueve”cerda del radiador? —Tyler murmura.—Oh, lo ha visto. —Max asiente con la cabeza—. Sí, se está moviendo para matar.Todos vemos como Summer se sitúa sobre el conducto de ventilación del suelo y chillaencantada, manteniendo su falda hacia abajo mientras ondea alrededor suya.Tyler sonríe, sacudiendo su cabeza. —Tan predecible.Me río. —¡Les echo de menos chicos!—Glinda, la Bruja Buena, ¿eh? —dice alguien detrás de mí—. ¿Has lanzado algúnhechizo últimamente?Me doy la vuelta y allí está Emilio, alarmantemente cerca, sus ojos del mismo tonomarrón café que recuerdo. Abro mi boca, lista para decir algo, pero no sale nada. Alparecer, mis cuerdas vocales se han atascado.Emilio sonríe, notando mi parálisis, y claramente disfrutándolo.—¡Lo hiciste! — Tyler palmea a 188 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandEmilio en el hombro—. Me alegro de verte, hombre.—Hey Emilio —dice Max—. Feliz Halloween. ¿Qué se supone que eres?Emilio se mira hacia abajo. Lleva puesto unos andrajosos pantalones negros hechostrizas a media pierna, una camisa de seda desgarrada arriba, los pies descalzos, y unparche en el ojo. —Un pirata naufragado —dice—. Fue lo mejor que pude hacer aúltimo minuto.—Interesante elección. —Earl asiente en señal de aprobación—. Los piratas tienen unafascinante historia. ¿Sabían que durante la época dorada de la piratería los poderescoloniales hacían legal el atacar y robar a los barcos españoles por los corsariosingleses?—Vamos chicos. —Tyler me lanza una mirada de complicidad, entonces agarra a Earlcon una mano y a Max con la otra, arrastrándolos hacia el salón—. Dejémoslos enpaz.Así como así nos quedamos solos —bueno, estamos de pie en una cocina llena decriaturas de todo tipo, la mayoría de ellas encorvadas alrededor de un alborotado juegode cuartos— pero en lo que a mí respecta, somos los únicos en la sala.—No te veas tan sorprendida —dice después de una pausa incómoda—. Tú meinvitaste, ¿no?Me aclaro la garganta, esperando poner en marcha mi aparato vocal. Sin suerte. Aquíle he estado diciendo cosas en mi cabeza durante semanas, escribiéndole largas yfrenéticas cartas que sé que nunca enviare, y ahora que lo tengo a menos de dos pasosde distancia estoy sin habla. Fantástico.—Oh, Dios mío, ¡Grant Bryers me acaba de besar! —Es Chloe, sin aliento y con lasmejillas sonrosadas, moviéndose tan rápidamente como puede en sus sandalias rubí detacón alto—. Mierda, ¡es tan lindo!Me aclaro la garganta de nuevo con fuerza, como si intentara desalojar algo… grosero,lo sé, pero esto es al parecer la única comunicación de la que soy capaz.Mira desde mí hasta Emilio y de vuelta hacia mi otra vez. —Apareció. —Cuando miúnica respuesta es un rubor abrasador, le dice—: ¿Estás aquí para sacarla de sumiseria?Tengo motivos para creer que Chloe ha tomado unos cuantos de sus cóctelesespeciales, los Trick-or-tini45. Al parecer, han aflojado su lengua de una maneradesafortunada.—Bueno, estoy aquí, de todos modos. —Parece divertido.45 Trick-or-tini: Juego de palabras entre truco y Martini. 189 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in BoylandPor último, por pura desesperación, encuentro mi voz. —Tendrás que perdonarla… seentusiasma demasiado.Chloe extiende la mano y sacude su mano enérgicamente. —Felicidades, Emilio. Eresel único chico que alguna vez ha convertido a nuestra Natalie en un caso perdidodurante más de una semana. No dejaba de hablar de ti, quiero decir…—Te pongo al día en un minuto —le digo, caminando entre ellos un poco yregañándola con mi mirada—. ¿De acuerdo?Sólo sonríe tontamente y camina a paso lento, gritando algo a Grant Bryers mientrasse va. Me vuelvo de nuevo hacia Emilio. —Lo siento, es… ya sabes, Halloween. Todoel mundo está muy emocionado.—Sí. —Mira hacia Zoë Showalter, quien está desgarrando su vestido de noche sujetocon velcro, para revelar un bikini de lentejuelas rosa debajo—. Puedo ver eso. Wow.No ves eso todos los días en Underwood.Me río. —¡Me lo puedo imaginar!—Eres una de las pocas chicas que realmente se lo puede imaginar.Nos miramos durante un largo rato, y los gritos de los borrachos, el golpeteo del bajo,y los bikinis de lentejuelas se desvanecen en algo suave y remoto, como el zumbido deun avión distante. Sus ojos parecen estar preguntándome algo, pero no sé qué,exactamente, y antes de que haya decidido qué decir, en respuesta a la pregunta que nopuedo descifrar, abro mi boca.—Oye, Emilio, sé que estabas probablemente enfadado… tal vez todavía lo estés…pero nunca quise hacerle daño a nadie, era sólo una idea para una historia, y luego teconocí y se convirtió... —digo débilmente.Inclina su cabeza con curiosidad. —¿Se convirtió en qué?—Se convirtió en mucho más. Quiero decir, me volví... —¡Su boca! He olvidado lollena y perfecta que es—... emocionalmente involucrada. —Me sonrojo de nuevo, miroabajo hacia mis zapatos—. Mala idea, supongo.—Leí tu artículo.—¿En serio? —No puedo respirar mientras trato de descifrar su expresión—. ¿Y…?—Fue esclarecedor. ¿Dra. Afrodita? ¿Cuántos alias tienes, de todos modos?El alivio me hace reír en voz alta. —Dos, supongo, y contando...Desliza un dedo ligeramente hacia abajo de mi brazo, y cierro mis ojos, saboreando elcalor de su toque. Cuando los abro de nuevo veo que me está acercando a él, dejandoque su mirada vague lentamente hacia abajo por cada centímetro de mi cuerpo. Por uninstante me da vergüenza, pero entonces de repente me alegro, tanto, de que puedaverme en toda mi gloria femenina 190 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boylandpor fin.—¿Estás enfadado? —le pregunto.—Lo estaba. —Mira hacia el techo, luego de nuevo hacia mí—. O confuso, de todosmodos. Todo el asunto me desconcertó. Pensé que finalmente había conocido a untipo en Underwood con el que podría relacionarme, y de pronto no era un tipo enabsoluto.Trago fuerte. —Puedo ver cómo de raro eso sería.—En cierto modo, sin embargo, me sentí aliviado.—¿Aliviado? —resueno—. ¿Por qué?Mira a su alrededor, avergonzado. —Solo digamos que me hiciste cuestionarme miorientación sexual.Me río, luego golpeo mi mano sobre mi boca, tratando de no ser insensible. Es sólo unalivio saber que sentía la electricidad que ¡me estaba volviendo loca! —Lo siento, quegrosero de mi parte reírme.—No. —Sonríe un poco avergonzado—. Sigue, diviértete. Estoy seguro que esdivertidísimo.—¡Emilio, de verdad! No quise decir…Pero no consigo terminar mi frase. De pronto inclina su cabeza y me besa, sus llenos yperfectos labios encontrando los míos sin vacilación.Tengo que decir que es el beso más ardiente, delicioso y sublime de que jamás hayaexistido. En la historia de los seres humanos. Posiblemente hasta incluyendo a losdinosaurios.—Huh —murmuro, cuando por fin ambos nos apartamos de mala gana—. Y pensarque perdimos todo ese tiempo como compañeros de cuarto sólo hablando.—No te preocupes. —Toca mi mejilla suavemente—. Te compensaré por eso.Oigo gritos de alegría viniendo de la sala de estar. “Una Pequeña Chica EspeluznanteComo Tú", la canción de Zombis que Chloe, Darcy, y yo tradicionalmentebombardeamos en Halloween a medianoche, comienza a tocar muy alta en el estéreo.Puedo distinguir sus voces llamando mi nombre a todo volumen, coreándolo con elloco entusiasmo que sólo las mejores amigas pueden reunir.Sonríe ampliamente. —Al parecer estás siendo llamada a escena.Río nerviosamente. Se siente tan bien ser una chica alrededor de él… absolutamentemaravilloso. Al mismo tiempo, sé que fueron los cinco días que pasé con él como NatRodgers los que me permiten entenderlo realmente. 191 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland—¿Te sientes bien como para bailar? —le pregunto.—Uh. . . claro.—No te preocupes. —Señalo hacia mis tacones de aguja rosa pétalo—. Te prometoque no te pisare los pies.—No estoy preocupado.—¿Emilio?—¿Sí, Nat… alie? —Añade las dos últimas sílabas después de un pequeñísimo titubeo,que me hace sonreír.—Realmente estoy muy contenta de que aparecieras.Arroja su cabeza hacia atrás y se ríe, luego desliza su mano por la parte baja de miespalda y me guía fuera de la cocina. —Créeme, chica espeluznante, no hay ningúnlugar en el que preferiría estar. Fin del libro. 192 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Sobre la autora: Jody GehrmanCaliforniana, de 32 años, entró en el mundo de la escritura, escribiendo guiones. Antesde eso, hizo de todo: fue terapeuta masajista, editora, camarera, periodista y escritorade viajes.Tiene una maestría en Inglés y otra en escritura profesional de la Universidad del Surde California. En la actualidad enseña escritura en Mendocino College en el norte deCalifornia.El verano que cambió mi vida es su primera novela. 193 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland 194 Traducido en Purple Rose
    • Jody Gehrman Babe in Boyland Traducido, Corregido y Diseñado en Purple Rose www.purplerose1.activoforo.com ¡Visítanos! 195 Traducido en Purple Rose