3 laurell k. hamilton Ell circo de los malditos

1,048 views

Published on

Vengan y disfruten del circo de los malditos, donde nunca sabes que esperar

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,048
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

3 laurell k. hamilton Ell circo de los malditos

  1. 1.     EL CIRCO DE LOS MALDITOS              Por    LAURELL K. HAMILTON      LIBRO 3 DE ANITA BLAKE CAZADORA DE VAMPIROS     
  2. 2. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON                  Un agradecimiento muy especial a todas las que colaboraron en  este proyecto.    Esperamos que lo disfruten tanto como nosotras lo hicimos.       ‐ 2 ‐
  3. 3.     INDICE      PROLOGO………………………………..……..………………...‐ 1 ‐  CAPITULO 01……………………………………………….....….‐ 2 ‐  CAPITULO 02……………………………………………….....….‐ 9 ‐  CAPITULO 03……………………………..…..………………..…‐16‐  CAPITULO 04…………………………………………………….‐ 23‐  CAPITULO 05…………..……………………………………..….‐ 26‐  CAPITULO 06…………..……………………………………..….‐ 32‐  CAPITULO 07……………………….…………………….…… ..‐ 47‐  CAPITULO 08……………………….………………………..…..‐ 57‐  CAPITULO 09……………………….………………………..…..‐ 70‐  CAPITULO 10……………………….……………………….….. ‐ 77‐  CAPITULO 11……………………….……………………….…...‐ 85‐  CAPITULO 12……………………….…………………………....‐ 88‐  CAPITULO 13……………………….……………………….…...‐ 92‐  CAPITULO 14……………………….……………………............‐ 96‐  CAPITULO 15……………………………………………….…...‐103‐  CAPITULO 16…………………………………………….……..‐ 105‐  CAPITULO 17…………………………………………….……. ‐ 108‐  CAPITULO 18………………………………………….……… .‐ 116‐  CAPITULO 19…………………………………………….……..‐ 121‐  CAPITULO 20…………………………………………………… 128‐  CAPITULO 21……………………………………………….…..‐ 138‐  CAPITULO 22…………………………………………………. .‐ 145‐  CAPITULO 23…………………………………………………...‐ 147‐  CAPITULO 24………………………………………………..….‐ 153‐  CAPITULO 25………………………………………………..….‐ 156‐ 
  4. 4. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON CAPITULO 26………………………………………………..….‐ 160‐ CAPITULO 27………………………………………………..…‐ 165‐  CAPITULO 28………………………………………………….‐ 168‐  CAPITULO 29………………………………………………….‐ 170‐  CAPITULO 30………………………………………………….‐ 172‐  CAPITULO 31………………………………………………….‐ 182‐  CAPITULO 32………………………………………………….‐ 184‐  CAPITULO 33………………………………………………….‐ 189‐  CAPITULO 34………………………………………………….‐ 193‐  CAPITULO 35………………………………………………….‐ 197‐  CAPITULO 36………………………………………………….‐ 203‐  CAPITULO 37………………………………………………….‐ 206‐  CAPITULO 38………………………………………………….‐ 210‐  CAPITULO 39………………………………………………….‐ 216‐  CAPITULO 40…………………………………………………‐ 222‐  CAPITULO 41………………………………………………….‐ 232‐  CAPITULO 42………………………………………………….‐ 238‐  CAPITULO 43………………………………………………….‐ 243‐  CAPITULO 44………………………………………………….‐ 248‐  CAPITULO 45………………………………………………….‐ 251‐  CAPITULO 46………………………………………………….‐ 256‐  CAPITULO 47………………………………………………….‐ 268‐  CAPITULO 48………………………………………………….‐ 276‐  CAPITULO 49………………………………………………….‐ 281‐                  ‐ 4 ‐
  5. 5. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida         PROLOGO    Soy  Anita  Blake,  experta  en  criaturas  de  la  noche.  He  cenado  con  cambiaformas, bailado con hombres lobos y cortejada ‐pero no conquistada‐  por Jean‐Claude, el amo de la ciudad.  Ahora,  un  misterioso  y  peligroso  vampiro  llamado  Alejandro  se  ha  cernido sobre la ciudad. Me quiere como su sierva humana. La guerra con  los no‐muertos ha comenzado. Sobre mí.    ‐ 1 ‐
  6. 6. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON   CAPITULO 1     Había  sangre  de  pollo,  seca,  incrustada  bajo  mis  uñas.  Cuando  se  levanta a los muertos para ganarse la vida, hay que derramar un poco de  sangre. Ésta manchaba mis manos y cara. Había tratado de limpiar lo peor  antes  de  venir  a  esta  reunión,  pero  algunas  cosas  sólo  las  lograría  quitar  con una ducha. Bebí a sorbos el café en una taza personalizada que decía,  «Si me fastidias, pagas las consecuencias», y contemplé a los dos hombres que  sentados enfrente.  El Sr. Jeremy Ruebens era pequeño, oscuro y gruñón. Nunca le había  visto  sin  fruncir  el  ceño,  o  gritando.  Sus  rasgos  estaban  apiñados  en  la  mitad  de  la  cara,  como  si  alguna  mano  gigantesca  la  hubiera hecho  puré  justo  antes  de  que  la  arcilla  se  hubiera  secado.  Sus  manos  rozaron  la  solapa del abrigo, el clip de la corbata azul intenso, el cuello blanco de la  camisa, se detuvieron en su regazo por un segundo y después comenzó a  moverlas de nuevo, solapa del abrigo, corbata, cuello, regazo. Creí que tal  vez  me  fuera  posible  observarle  moverse  nerviosamente  cinco  veces  más  antes  de  pedir  a  gritos  misericordia  y  le  prometiera  hacer  cualquier  cosa  que quisiera.  El  segundo  hombre  era  Karl  Inger.  Nunca  le  había  visto  antes.  Era  unos  centímetros  más  alto  de  1,84  cm.  Estando  de  pie,  sobrepasaría  a  Ruebens  y  a  mí.  Una  masa  ondulada  de  pelo  rojo  adornaba  una  cara  grande.  Honestamente,  tenía  unas  patillas  muttonchop 1   que  pasaban  al  bigote  más  grueso  que  hubiese  visto  alguna  vez.  Todo  estaba  recortado  con  esmero  excepto  su  pelo  rebelde.  Tal  vez  tenía  un  mal  día  con  su  cabello.  Las  manos  de  Ruebens  hacían  su  baile  interminable  por  cuarta  vez.  Cuatro  era  mi  límite.  Quise  rodear  el  escritorio,  agarrar  sus  manos,  y  gritar, ¡Pare! Pero calculé que era un poco grosero, hasta para mí.   —No le recuerdo tan nervioso, Ruebens —dije.   Me echó un vistazo.   —¿Nervioso?   Hice señas a sus manos haciendo su recorrido interminable. Frunció  el ceño y colocó las manos encima de los muslos. Estas permanecieron allí,  inmóviles. El autocontrol era su mejor cualidad.  —No estoy nervioso, señorita Blake.  —Es Sra. Blake. ¿Y por qué está tan nervioso, Sr. Ruebens? —Bebí a  sorbos mi café.                                                       Tipo de patillas usadas en los 70  1   ‐ 2 ‐
  7. 7. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida  —No estoy acostumbrado a pedirle ayuda a gente como usted.  —¿Gente como yo? —le pregunté.  Se aclaró la garganta bruscamente.   —Sabe lo que quiero decir.  —No, Sr. Ruebens, no lo sé.   —Bien, una amante de los zombis... —se detuvo en mitad de la frase.  Me  había  enfadado  y  debía  de  haberse  notado  en  mi  cara—.  No  quería  ofender —dijo suavemente.   —Si  vino  aquí  para  insultarme, saque  el  culo  de  mi  oficina.  Si  tiene  un asunto real, dígalo, o si no, saque el culo de mi oficina.   Ruebens se levantó.   —Le dije que no nos ayudaría.  —¿Ayudar a qué? No me ha dicho ni una maldita cosa —dije.  —Quizás deberíamos decirle por qué hemos venido —dijo Inger. Su  voz era profunda, fuerte, agradable.  Ruebens inspiró aire profundamente y lo soltó por la nariz.   —Muy  bien  —se  recostó  en  su  silla—.  La  última  vez  que  nos  encontramos  era  miembro  de  la  organización  Humanos  en  Contra  de  Vampiros.  Incliné la cabeza alentadoramente y sorbí mi café.  —Desde entonces, he comenzado un nuevo grupo, Humanos Primero.  Tenemos los mismos objetivos que HCV, pero nuestros métodos son más  directos.  Le  observé.  El  objetivo  principal  del  HCV  era  volver  a  convertir  en  ilegales a los vampiros, entonces podrían ser perseguidos como animales.  Servía  para  mí.  Solía  ser  una  asesina  de  vampiros,  cazadora  independiente, cualquier cosa.  Ahora era una ejecutora de vampiros. Tenía que tener una sentencia  de  muerte  para  matar  a  un  vampiro  específico  o  era  asesinato.  Para  conseguir  una  autorización,  tenías  que  demostrar  que  el  vampiro  era  un  peligro para la sociedad, lo que significaba que tenías que esperar a que el  vampiro matara a la gente. La matanza más baja era de cinco personas, la  más alta veintitrés. Eran muchos cadáveres.  En  los  buenos  viejos  tiempos,  se  podía  matar  a  un  vampiro  simplemente al verlo.  —¿Qué quiere decir exactamente con métodos más directos?  —Sabe lo que significa —dijo Ruebens.   —No —dije—, no lo sé.  Lo pensé, pero iba a tener que decirlo en voz alta.   —El HCV ha dejado de desacreditar a los vampiros en los medios de  comunicación  o  en  política.  Humanos  Primero  se  posicionará  para  destruirlos a todos ellos.   Sonreí sobre mi taza de café.     ‐ 3 ‐
  8. 8. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON —Quiere  decir,  ¿matar  hasta  el  último  vampiro  en  los  Estados  Unidos?  —Ese es el objetivo —dijo.  —Eso es asesinato.  —Usted ha matado a vampiros. ¿Realmente cree que es asesinato?  Era el momento de respirar profundamente. Hace unos meses habría  dicho que no. Pero ahora, realmente no lo sabía.   —No estoy segura, Sr. Ruebens.  —Si  la  nueva  legislación  es  aprobada,  Sra.  Blake,  los  vampiros  podrán votar. ¿Eso no la asusta?  —Sí.  —Entonces, ayúdenos.  —Deje de dar rodeos, Ruebens, sólo dígame lo que quiere.  —Muy bien, entonces. Queremos el lugar de descanso del amo de la  ciudad.  Le miré durante unos segundos.   —¿Lo dice en serio?  —Esto es muy serio, Sra. Blake.  Tuve que sonreír.   —¿Qué le hace pensar que sé donde descansa el amo durante el día?  Fue Inger quién contestó.   —Sra. Blake, por favor. Si podemos confesarnos culpables de apoyar  el asesinato, entonces puede confesarse culpable de conocer al amo.   Sonrió muy suavemente.   —Dígame  donde  obtuvo  la  información  y  tal  vez  la  confirme,  o  tal  vez lo haga.  Su sonrisa se ensanchó sólo un poco.   —Ahora ¿quién da rodeos?  Tenía un punto.   —Si digo que conozco al amo, entonces ¿qué?  —Denos su lugar de descanso —dijo Ruebens.   Se inclino hacia delante, con una mirada impaciente, casi lujuriosa en  su  cara.  No  me  sentí  halagada.  No  era  yo  quien  lo  conmovía.  Era  el  pensamiento de estacar al amo.   —¿Cómo sabe usted que el amo es un él?  —Había  un  artículo  en  The  Post.  Procuró  no  mencionar  ningún  nombre, pero la criatura era claramente un varón —dijo Ruebens.   Me  pregunté  si  a  Jean‐Claude  le  gustaría  ser  llamado  la  criatura.  Mejor no saberlo.   —Si le doy una dirección y usted va, ¿qué?, ¿le atraviesa el corazón?  Ruebens inclino la cabeza. Inger sonrió.   Negué con la cabeza.   —Entonces no puedo.    ‐ 4 ‐
  9. 9. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida —¿Se niega a ayudarnos? —preguntó Ruebens.   —No,  simplemente  no  conozco  el  lugar  de  descanso.  —Me  sentí  aliviada por ser capaz de decir la verdad.  —Miente  para  protegerle  —dijo  Ruebens.  Su  cara  se  ponía  más  oscura, el ceño fruncido con profundas arrugas en su frente.  —Realmente no lo sé, Sr. Ruebens, Sr. Inger. Si quieren que un zombi  se levante, podemos hablar, por otra parte... —Dejé la frase sin terminar y  les ofrecí mi mejor sonrisa profesional. No parecieron impresionados.  —Consentimos la reunión a esta intempestiva hora y pagamos unos  cuantiosos  honorarios  por  la  consulta.  Lo  menos  que  podía  hacer  es,  ser  cortés.  Quise decir, Usted empezó, pero parecería infantil.   —Le ofrecí café. Usted lo rechazó.  El  ceño  de  Ruebens  se  hizo  más  profundo,  aparecieron  líneas  de  cólera alrededor de sus ojos.   —¿Trata a todos sus clientes igual?  —La  última  vez,  me  llamó  perra  que  ama  a  los  zombis.  No  le  debo  nada.  —Aceptó nuestro dinero.  —Mi jefe fue quien lo hizo.  —Llegamos aquí temprano, Sra. Blake. Seguramente podemos llegar  a un acuerdo.  No  había  querido  encontrarme  con  Ruebens  en  absoluto,  pero  después de que Bert aceptó su dinero, estaba algo apegado a él.   Había  concertado  la  reunión  al  amanecer.  Después  del  trabajo  de  noche, pero antes de que me acostara. Desde aquí podía conducir a casa y  conseguir ocho horas de sueño ininterrumpido. Dejé que fuera el sueño de  Ruebens el que se interrumpiera.  —¿Puede averiguar el lugar de descanso del amo? —preguntó Inger.  —Probablemente, pero si lo hiciera, no se lo diría.   —¿Por qué no? —preguntó.   —Como está liada con él… —dijo Ruebens.   —Silencio, Jeremy.  Ruebens abrió la boca para protestar, pero Inger dijo:  —Por favor, Jeremy, por la causa.   Ruebens  luchó  visiblemente  por  tragarse  la  cólera,  pero  la  refrenó.  Control.  —¿Por qué no, Sra. Blake? —Los ojos de Inger parecían muy serios,  un destello agradable se filtró fundiendo el hielo.  —No he matado a vampiros amos antes y ninguno de ellos con una  estaca.  —¿Cómo, entonces?  Sonreí.     ‐ 5 ‐
  10. 10. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON —No, Sr. Inger, si quiere lecciones de cómo matar a un vampiro, va a  tener que ir a otra parte. Simplemente, contestando sus preguntas, podría  ser acusada de cómplice de asesinato.   —¿Nos lo diría si tuviéramos un plan mejor? —dijo Inger.  Pensé  en  eso  durante  un  minuto.  Jean‐Claude  muerto,  realmente  muerto. Haría seguramente mi vida más fácil, pero... si no.   —No sé —dije.   —¿Por qué no?  —Porque  pienso  que  le  matará.  No  les  doy  humanos  a  los  monstruos, Sr. Inger, aunque esas personas me odien.  —No la odiamos Sra. Blake.  Hice señas con la taza de café hacia Ruebens.   —Tal vez usted no lo hace, pero él sí.  Ruebens me fulminó con la mirada. Al menos no trató de negarlo.  —Si volvemos con un plan mejor, ¿podemos volver a hablar?    Contemplé los pequeños ojos enojados de Ruebens.   —Seguramente. ¿Por qué no?  Inger se levantó y me ofreció la mano.   —Gracias, Sra. Blake. Ha sido muy productivo.  Su  mano  envolvió  la  mía.  Era  un  hombre  grande,  pero  no  trató  de  usar su tamaño para hacerme sentir pequeña. Lo aprecié.   —La  próxima  vez  que  nos  encontremos,  Anita  Blake,  será  más  cooperativa —dijo Ruebens.  —Eso suena como una amenaza, Jerry.   Ruebens sonrió, una sonrisa muy desagradable.   —Humanos Primero cree que el fin justifica los medios, Anita.  Abrí  mi  chaqueta  púrpura.  Dentro  había  una  pistolera  de  hombro  completa  con  un  9  mm  Hi‐power  Browning.  El  delgado  cinturón  de  la  falda  púrpura  era  lo  bastante  grande  para  esconder  la  pistolera.  Lo  más  chic del terrorista ejecutivo.   —En lo que se refiere a la supervivencia, Jerry, también lo creo.   —No la hemos amenazado —dijo Inger.   —No, pero aquí Jerry piensa en ello. Sólo quiero que él y el resto de  su  pequeño  grupo  sepa  que  voy  en  serio.  Métanse  conmigo  y  alguien  morirá.  —Hay docenas de los nuestros —dijo Ruebens—, y usted está sola.  —Sí, ¿pero quién va a ser el primero en la fila? —dije.   —Basta  ya,  Jeremy.  Sra.  Blake,  no  vinimos  aquí  para  amenazarla.  Vinimos por su ayuda. Volveremos con un plan mejor y hablaremos otra  vez.   —No lo traiga —dije.  —Por supuesto —dijo Inger—. Vamos, Jeremy.   Abrió  la  puerta.  Un  golpeteo  suave  de  llaves  vino  desde  el  exterior    ‐ 6 ‐
  11. 11. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida de la oficina.  —Adiós Sra. Blake.  —Adiós, Sr. Inger, ha sido realmente desagradable.   Ruebens se detuvo en la entrada y dijo entre dientes:  —Es una abominación ante Dios.  —Jesús le ama también —dije sonriendo.   Cerré de golpe la puerta tras ellos. Infantil.   Me senté en el borde de mi escritorio y esperé a asegurarme que se  habían  marchado  antes  de  salir.  No  pensaba  que  intentaran  algo  en  el  aparcamiento,  pero  realmente  no  quería  tener  que  comenzar  a  pegarle  tiros a la gente. Ah, lo haría si tuviera que hacerlo, pero era mejor evitarlo.  Había  esperado  que  enseñar  el  arma  haría  que  Ruebens  se  echara  atrás.  Parecía  haberle  enfurecido.  Giré  mi  cuello  tratando  de  aliviar  un  poco  la  tensión. No funcionó.  Podía  irme  a  casa,  ducharme  y  conseguir  ocho  horas  de  sueño  ininterrumpido.  Glorioso.  Mi  busca  sonó.  Me  sobresalté  como  si  hubiera  sido pinchada. Nerviosa, ¿yo?   Golpeé  el  botón,  y  el  número  que  apareció  me  hizo  gemir.  Era  la  policía.  Para  ser  exactos,  era  el  Equipo  de  Investigación  Preternatural  Regional.  La  Escuadrilla  de  Espectros.  Eran  responsables  de  todos  los  delitos  preternaturales  en  Missouri.  Yo  era  su  experta  civil  sobre  monstruos. A Bert no le gustaba que trabajara con ellos, pero la publicidad  era buena.  El busca sonó otra vez. El mismo número.   —Mierda —dije suavemente—. Ya lo oí la primera vez, Dolph.  Pensé en fingir que me había ido ya a casa, había apagado el busca y  no estaba disponible, pero no lo hice. Si el sargento detective Rudolf Storr  me  llamaba  después  del  amanecer,  era  que  necesitaba  mi  experiencia.  Rayos.  Llamé al número, y tras una serie de operadoras, finalmente oí la voz  de Dolph. Su voz sonó remota y metálica Su esposa le había regalado un  teléfono móvil para su cumpleaños. Debíamos estar cerca del límite de la  señal. Aún apretaba el botón antes de hablar como si fuera la radio de la  policía. Siempre sonaba como un idioma distinto.  —Hola, Dolph, ¿qué pasa?   —Homicidio.  —¿Qué clase de homicidio?   —La clase que necesita tu experiencia —dijo.   —Es  demasiado  temprano  para  jugar  a  las  veinte  preguntas.  Sólo  dime que ha pasado.  —Despertaste  en  el  lado  equivocado  de  la  cama  esta  mañana,  ¿verdad?  —No he podido acostarme aún.     ‐ 7 ‐
  12. 12. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON —Te  compadezco,  pero  te  necesito  aquí.  Parece  que  tenemos  una  víctima de vampiro en nuestras manos.  Respiré hondo y lo solté despacio.   —Mierda.  —Se podría decir eso.  —Dame la dirección —dije.   Lo hizo. Era cerca del río, en los bosques, en el camino del diablo y  llegando a Arnold. Mi oficina estaba a las afuera del Bulevar Verde Oliva.  Tenía un paseo de unos cuarenta y cinco minutos por delante. ¡Estupendo!   —Estaré allí tan pronto como pueda.  —Esperaremos —dijo Dolph, después colgó.  No  me  molesté  en  decir  adiós  al  tono  de  llamada.  Una  víctima  de  vampiro. Nunca había visto una matanza solitaria. Eran como las patatas  fritas,  una  vez  que  los  vampiros  las  probaban,  no  podían  quedarse  con  sólo una. El quid era, ¿cuántos morirían antes de que agarráramos a éste?   No quise pensar en ello. No quería conducir hasta Arnold. No quería  contemplar  cadáveres  antes  del  desayuno.  Quería  irme  a  casa.  Pero  de  alguna  manera  no  creía  que  Dolph  lo  entendiera.  La  policía  tiene  muy  poco  sentido  del  humor  cuando  trabajan  en  un  caso  de  asesinato.  Pensando en eso, yo tampoco.        ‐ 8 ‐
  13. 13. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida                      CAPITULO 2    El cuerpo del hombre estaba boca arriba, pálido y desnudo a la débil  luz del sol matutino. Aun después de muerto, su cuerpo estaba en perfecto  estado, una buena cantidad de músculos, tal vez corría. Su pelo algo largo  y rubio, esparcido por el  verde  césped. La  suave piel  de  su cuello estaba  perforada  dos  veces  con  unas  limpias  marcas  de  colmillos.  El  brazo  derecho  estaba  perforado  en  la  curva  del  codo,  donde  el  médico  suele  sacar  sangre.  La  piel  de  la  muñeca  izquierda  estaba  arañada,  como  si  un  animal la hubiera roído. El blanco hueso brilló bajo la frágil luz.  Había medido las marcas del mordisco con mi fiel cinta métrica. Eran  de  diferentes  tamaños.  Al  menos,  tres  vampiros  diferentes,  pero  habría  apostado  todo  lo  que  tenía  a  que  fueron  cinco  vampiros.  Un  amo  y  su  grupo, o banda, o cualquier cosa independientemente de cómo diablos se  llame un grupo de vampiros.  La  hierba  estaba  mojada  por  la  niebla  de  la  mañana.  La  humedad  empapó las rodillas del mono que me había puesto para proteger mi ropa.  Nikes negros y guantes quirúrgicos completaron el equipo de la escena del  crimen. Solía llevar Nikes blancos, pero eran muy llamativos al mancharse  de sangre con facilidad.  Pedí  una  silenciosa  disculpa  por  lo  que  tenía  que  hacer,  después  separe  las  piernas  del  cadáver.  Las  piernas  se  movieron  fácilmente,  sin  rigor  mortis.  Apostaba  a  que  no  habían  pasado  ocho  horas,  no  el  tiempo  suficiente  para  que  apareciera  la  rigidez  de  la  muerte.  El  semen  se  había  secado  en  sus  pantalones  de  soldado  color  marrón.  Una  última  alegría  antes de  morir. Los vampiros no  le  habían  limpiado.  En  el interior  de  su  muslo,  cerca  de  la  ingle,  tenía  más  marcas  de  colmillos.  No  eran  tan  salvajes como en la muñeca, pero no estaban limpios tampoco.  No  había  sangre  en  la  piel  alrededor  de  las  heridas,  ni  aun  en  la  herida de la muñeca. ¿Habían limpiado la sangre? Dondequiera que fuera  asesinado, habría mucha sangre. Nunca podrían haberlo limpiado todo. Si  pudiésemos encontrar dónde murió, tendríamos toda clase de pistas. Pero  en  el  césped,  pulcramente  recortado,  en  mitad  de  un  barrio  muy  común,  no  había  pistas. Apostaba por  ello. Habían  echado el  cuerpo en  un  lugar  tan estéril e inútil como el lado oscuro de la luna.  La  niebla  flotó  sobre  el  barrio  residencial  como  fantasmas  que  esperan.  La  niebla  estaba  tan  baja  que  era  como  caminar  en  medio  de  cortinas de lluvia. Las diminutas gotas de humedad se pegaban al cuerpo  donde  la  niebla  se  había  condensado.  Las  gotas  se  pegaron  en  mi  pelo  como perlas de plata.  Estaba en el patio delantero de una pequeña casa, verde amarillenta    ‐ 9 ‐
  14. 14. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON con adornos en blanco. Una cadena con eslabones estaba alrededor de una  valla que rodeaba un patio trasero. Era octubre y la hierba estaba todavía  verde.  La  parte  superior  de  un  arce  azucarero  surgió  sobre  la  casa.  Sus  hojas eran de un amarillo anaranjado brillante que era característico en los  arces  azucareros,  como  si  sus  hojas  se  hubieran  esculpido  en  llamas.  La  niebla  ayudó  a  la  ilusión  y  los  colores  parecieron  sangrar  en  el  aire  húmedo.  Todo,  calle  abajo,  estaba  formado  por  otras  pequeñas  casas  con  brillantes  árboles  de  otoño  y  céspedes  verde  vivo.  Todavía  era  lo  suficientemente  temprano  para  que  la  mayoría  de  la  gente  no  hubiera  salido  aún al trabajo,  o a  la escuela, o  dondequiera que  fuera.  Había  una  verdadera  multitud  contenida  por  los  oficiales  de  uniforme.  Habían  clavado estacas en la tierra para sujetar la cinta amarilla de NO PASAR. El  populacho  presionaba  cerca  de  la  cinta  como  desafiando.  Un  niño  de  aproximadamente doce años había logrado llegar lo suficientemente cerca.  Clavó  los  ojos  en  el  muerto,  sus  ojos  color  café,  enormes,  su  boca  en  un  claro  ʺwowʺ  de  excitación.  ¿Dios  mío,  dónde  estaban  sus  padres?  Probablemente mirando también estúpidamente el cadáver.  El  cadáver  estaba  blanco  como  el  papel.  La  sangre  siempre  fluye  hacia  el  punto  más  bajo  del  cuerpo.  En  este  caso,  la  oscura  contusión  purpurina  estaría  asentada  en  las  nalgas,  brazos,  piernas,  toda  la  parte  trasera  del  cuerpo.  No  había  ninguna  marca.  No  había  tenido  sangre  suficiente dentro para tener marcas de lividez. Quienquiera que le hubiera  asesinado, le había drenado completamente. ¿Bueno hasta la última gota?  Luche  contra  el  deseo  de  sonreír  y  perdí.  Si  pasas  mucho  tiempo  contemplando cadáveres, consigues un peculiar sentido del humor. Tienes  que acostumbrarte o te volverás loco de remate.  —¿Qué es tan gracioso? —preguntó una voz.  Salté y me levanté rápidamente.   —Dios, Zerbrowski, no te me acerques a hurtadillas de esa manera.  —¿Se te abalanza el gran vampiro asesino desde las sombras? —me  sonrió abiertamente.   Su  revuelto  pelo  castaño  se  levantaba  en  tres  penachos  separados  como si se le hubiera olvidado peinarlo. Su corbata estaba a media altura  sobre  una  camisa  azul  claro  que  se  parecía  suspicazmente  a  la  parte  superior  de  un  pijama.  La  chaqueta  del  traje  marrón  y  los  pantalones  desentonaban con la parte superior  —Bonito pijama.  Él se encogió de hombros.   —Tengo un par, con pequeños trenes en ellos. Katie piensa que son  sexualmente atractivos.  —¿Tu esposa te compró esa cosa con trenes? —pregunté.  Su sonrisa se amplió.     ‐ 10 ‐
  15. 15. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida —Sí, los llevo puestos.   Negué con la cabeza.   —Sabia  que  eras  un  pervertido,  Zerbrowski,  pero  pijamas  de  niños  pequeños, eso es verdaderamente enfermizo.  —Gracias —echó un vistazo al cuerpo, todavía sonriendo. La sonrisa  se desvaneció.  —¿Qué piensas de esto? —inclinó la cabeza hacia el muerto.  —¿Dónde está Dolph?  —En la casa con la señora que encontró el cuerpo  Metió sus manos en los bolsillos de los pantalones y se meció sobre  sus  talones—.  Ella  lo  lleva  bastante  mal.  Probablemente  es  el  primer  cadáver que ve fuera de un entierro.  —Esa es la forma más usual en que la mayoría de las personas ven a  los muertos, Zerbrowski.  Él se meció hacia delante y hacia tras, parándose.   —¿No sería bonito ser normal?  —Algunas veces —dije.  Sonrió abiertamente.   —Bravo,  creo  que  sé  lo  que  quieres  decir  —sacó  un  cuaderno  de  apuntes del bolsillo de su chaqueta que parecía como si alguien lo hubiera  aplastado en un puño.  —Rayos, Zerbrowski.  —Oye,  todavía  es  papel  —trató  de  alisar  el  cuaderno  de  apuntes,  pero  finalmente  se  dio  por  vencido.  Lo  apoyó  y  escribió  sobre  el  papel  arrugado  —Ilústreme, ¡¡oh!! Experta preternatural.  —¿Voy a tener que repetir esto para Dolph? Me gustaría hacerlo sólo  una vez e irme a casa a acostarme.  —Oye, yo también. ¿Por qué piensas que llevo puesto mi pijama?  —Pensé que era una declaración de moda atrevida.   Él me miró.   —Mm‐huh.  Dolph  salió  caminando  de  la  casa.  La  puerta  pareció  demasiado  pequeña  para  abarcarle.  Medía  1,75  m.  formado  como  un  voluminoso  luchador. Su pelo negro salía en punta alrededor de su cabeza, dejando las  orejas  encalladas  a  los  lados  de  la  cara.  Pero  a  Dolph  no  le  importaba  mucho la moda. Su corbata estaba apretada contra el cuello de su camisa  blanca  de  vestir.  Le  tenían  que  haber  sacado  de  la  cama  al  igual  que  Zerbrowski,  pero  se  veía  limpio  y  ordenado,  serio.  Nunca  tenía  importancia a qué hora llamaban a Dolph, siempre estaba en condiciones  de cumplir con su trabajo. Era un polizonte profesional bajo sus calcetines.  ¿Pero  por  qué  estaba  Dolph  dirigiendo  la  fuerza  de  trabajo  más  especial e impopular de St. Louis? Era un castigo por algo, de eso estaba    ‐ 11 ‐
  16. 16. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON segura,  pero  nunca  había  preguntado  por  qué.  Probablemente  nunca  lo  haría. Era su asunto. Si quisiese que lo supiera, me lo diría.  La  brigada,  originalmente,  había  sido  un  chupete  para  los  liberales.  Vean,  hacemos  algo  al  respecto  del  delito  preternatural.  Pero  Dolph  se  había  tomado  en  serio  su  trabajo  y  a  sus  hombres.  Habían  solucionado  más  crímenes  preternaturales  en  los  últimos  dos  años  que  cualquier  otro  grupo de policías en el país. Había sido invitado a dar conferencias a otras  fuerzas  policiales.  Hasta  habían  sido  prestados  a  otros  estados  vecinos,  dos veces.  —Pues bien, Anita ¿que tenemos?  Ese era Dolph, sin preliminares.   —Caramba, Dolph, es agradable verte también.  Sólo me miró.  —Está bien, está bien.   Me  arrodillé  al  otro  lado  del  cuerpo,  así  podría  señalar  cuando  le  hablase. Nada como una ayuda visual para hacer entender el asunto.  —Sólo  la  medida  de  las  dentaduras  demuestra  que  al  menos  tres  vampiros diferentes se alimentaron del hombre.  —¿Pero? —dijo Dolph.   Era rápido.   —Pero creo que cada herida es de un vampiro diferente.  —Los vampiros no cazan en grupo.  —Por lo general son cazadores solitarios, pero no siempre.  —¿Qué motivos puede haber para que cacen en grupo? —preguntó.  —Sólo  hay  dos  razones  que  alguna  vez  me  haya  encontrado:  La  primera,  uno  es  un  vampiro  nuevo  y  el  otro,  un  vampiro  mayor  que  le  enseña  el  juego.  Pero  eso  son  simplemente  dos  pares  de  colmillos,  no  cinco; la segunda, un vampiro maestro los controla, y es un psicópata.  —Explícate.  —Un vampiro maestro tiene casi el control absoluto sobre su banda.  Algunos amos usan la matanza en grupo para unificarla, pero no echarían  el cuerpo aquí. Lo esconderían donde la policía nunca lo encontrara.  —Pero el cuerpo está aquí —dijo Zerbrowski—, a la vista.  —Exactamente, sólo un amo que se ha vuelto loco echaría un cuerpo  como  este.  La  mayoría  de  los  amos  aun  antes  de  que  los  vampiros  estuviesen legalmente vivos no ostentarían una matanza como esta. Atrae  la atención, normalmente atención con una estaca en una mano y una cruz  en  la  otra.  Aun  ahora,  si  pudiésemos  rastrear  la  matanza  hasta  los  vampiros que lo hicieron, podríamos obtener una autorización y matarlos,  —sacudí  la  cabeza—,  una  matanza  como  ésta  es  mala  para  el  negocio,  e  independientemente  de  que  lo  sean,  los  vampiros,  son  prácticos.  No  permaneces vivo y escondido durante siglos a menos que seas discreto y  despiadado.    ‐ 12 ‐
  17. 17. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida —¿Por qué despiadado? —preguntó Dolph.  Me quedé con la mirada fija en él.   —Es completamente práctico. Alguien descubre su secreto, lo mata o  le convierte  en uno de  sus… niños. Es un  buen negocio,  práctico, Dolph,  nada más.    —Le gusta la multitud —dijo Zerbrowski.  —Sí.  —¿Qué  ocurre  si  entran  en  pánico?  —preguntó  Zerbrowski—,  fue  casi al amanecer.  —¿Cuándo encontró el cuerpo la mujer?  Dolph comprobó su cuaderno de apuntes.   —Cinco y treinta.  —Unas horas antes del amanecer. No entraron en pánico.  —Si tenemos a un vampiro maestro loco, ¿qué significa exactamente?  —Quiere  decir  que  matarán  a  más  personas  más  rápido.  Pueden  necesitar sangre todas las noches para mantener a cinco vampiros.  —¿Un  cuerpo  reciente  todas  las  noches?  —Zerbrowski  hizo  la  pregunta.  Solo incliné la cabeza.  —Jesús —dijo.  —Sí.  Dolph  guardó  silencio,  quedándose  con  la  mirada  fija  en  el  hombre  muerto.   —¿Qué podemos hacer?  —Debería poder levantar el cadáver como un zombi.  —Pensé que no podías levantar a una víctima de vampiro como un  zombi —dijo Dolph.  —Si  el  cadáver  ya  va  a  alzarse  como  vampiro,  no  puedo.  —Me  encogí de hombros—. No importa que esas marcas de vampiro interfieran  con un levantamiento. No puedo levantar un cuerpo humano que está ya  dispuesto a alzarse como un vampiro.  —Pero éste no se alzará —dijo Dolph—, así que puedes levantarlo.  Incliné la cabeza.  —¿Por qué no se alzará esta víctima?  —Fue  asesinado  por  más  de  un  vampiro,  eran  un  grupo  alimentándose. Para que un cadáver se alce como vampiro, tiene que tener  a un solo vampiro alimentándose de él durante un espacio de varios días.  Al  final  de  tres  mordiscos  con  muerte,  alzas  a  un  vampiro.  Si  cada  vampiro  víctima  pudiese  regresar,  estarían  en  nuestros  traseros  como  sanguijuelas.   —¿Pero  esta  víctima  puede  regresar  como  un  zombi?  —preguntó  Dolph  Incliné la cabeza.    ‐ 13 ‐
  18. 18. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON —¿Cuándo puedes hacer el levantamiento?  —En tres noches a partir de ésta, o realmente dos. Esta noche cuenta  como una.  —¿A qué hora?  —Tendré  que  comprobar  mi  horario  de  trabajo.  Te  llamaré  con  tiempo.  —Sólo levanta a la víctima de homicidio y pregúntale quién lo mato.  —Me gusta eso —dijo Zerbrowski.  —No  es  tan  fácil  —le  dije—,  sabes  cómo  están  de  confusos  los  testigos  de  delitos  violentos.  Tienes  a  tres  personas  que  ven  el  mismo  delito y consigues tres versiones diferentes, colores de pelo diferentes.   —Bravo, bravo, el testimonio del testigo no sirve —dijo Zerbrowski.  —Sigue, Anita —dijo Dolph. Ésta era su forma de decir, «Zerbrowski,  cierra el pico».   Zerbrowski se calló.  —Una  persona  que  muere  como  víctima  de  un  delito  violento  está  más  confundida.  Terriblemente  asustados,  así  que  algunas  veces  no  lo  recuerdan muy claramente.  —Pero estaba allí —dijo Zerbrowski. Se vio indignado.  —Zerbrowski, déjala terminar.  Zerbrowski hizo la pantomima de cerrar sus labios y después, arrojar  la llave. Dolph frunció el ceño. Tosí en mi mano para encubrir la sonrisa.  No se debe alentar a Zerbrowski.  —Lo que digo es que puedo levantar a la víctima de la tumba, pero  no  podemos  obtener  tanta  información  como  se  esperaría.  Las  memorias  que  nosotros  obtendremos  serán  confusas,  dolorosas,  pero  podría  estrechar  el  cerco  en  lo  que  se  refiere  a  qué  vampiro  maestro  lidera  el  grupo.  —Explícate —dijo Dolph.  —Supuestamente, ahora mismo hay sólo dos vampiros que podrían  ser amos en St. Louis. Malcolm, Billy “no muerto” Graham y el amo de la  ciudad.  Siempre  cabe  la  posibilidad  de  que  tengamos  a  alguien  nuevo,  pero el amo de la ciudad debería poder controlarlo.  —Cogeremos al cabeza de La Iglesia de Vida Eterna —dijo Dolph.  —Cogeré al amo —dije.  —Lleva a uno de nosotros como respaldo.  Negué con la cabeza.   —No  puedo,  si  él  supiese  que  les  cuento  a  los  polizontes  quien  es,  nos mataría a ambos.  —¿Cómo de peligroso es esto para ti? —preguntó Dolph.  ¿Qué  se  suponía  que  tenía  que  decir?  ¿Mucho?  ¿O  les  decía  que  el  amo estaba loco por mí, así es que probablemente estaría bien? Ninguna.   —Estaré bien.    ‐ 14 ‐
  19. 19. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida Me observó seriamente.   —Además,  ¿qué  opción  tenemos?  —Hice  señas  hacia  el  cadáver—.  Seguiremos  encontrando  más  hasta  que  encontremos  a  los  vampiros  responsables. Uno de nosotros tiene que hablar con el amo. Él no hablará  con la policía, pero hablará conmigo.  Dolph respiró profundamente y lo soltó. Sacudió la cabeza. Sabía que  tenía razón.   —¿Cuándo puedes hacerlo?  —Mañana  por  la  noche  si  puedo  hablar  con  Bert  para  cambiar  mis  citas con alguien.  —¿Seguro que el amo hablará contigo?   —Sí.  El problema con Jean‐Claude no era verle, yo le evitaba. Pero Dolph  no  lo  sabía  y  si  lo  hiciera,  podría  haber  insistido  en  ir  conmigo.  Y  conseguir que nos matara.  —Hazlo —dijo—. Cuéntame lo que averigües.  —Lo  haré  —dije.  Me  levanté,  enfrentándole  sobre  el  cadáver  desangrado.   —Vigila tu espalda —dijo.   —Siempre.  —Si  el  Maestro  te  come,  ¿puedo  quedarme  tus  elegantes  monos  de  trabajo? —preguntó Zerbrowski.  —Compra los tuyos, bastardo tacaño.  —Prefiero tener estos que han envuelto un delicioso cuerpo.  —Dejémosla en paz, Zerbrowski.  —No estoy dentro de pequeños chuu‐chuus 2 .  —¿Qué  demonios  tienen  que  ver  los  trenes  en  esto?  —preguntó  Dolph.   Zerbrowski y yo nos miramos. Comenzamos a reírnos tontamente y  no podíamos parar. Yo lo podía achacar a la falta de sueño. Había estado  despierta  durante  catorce  horas  seguidas,  levantando  a  los  muertos  y  hablando con excéntricos derechistas. La víctima de vampiro era un final  perfecto a una noche perfecta. Tenía derecho a una risa histérica. No sabía  cuál era la excusa de Zerbrowski.                                                     Vocablo infantil para referirse a los trenes.   2   ‐ 15 ‐
  20. 20. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON   CAPITULO 3    Hay unos cuantos días en octubre que son casi perfectos. El cielo se  extiende  sobre  un  azul  claro,  tan  profundo  y  perfecto  que  hace  el  resto  más bonito. Los árboles a lo largo de la carretera son carmesíes, dorados,  rojizos, borgoña, naranja. Cada color es brillante, palpitando en la dorada  luz del sol. El aire es fresco, pero no frío, antes del mediodía puedes llevar  puesta  sólo  una  chaqueta  ligera.  Era  un  tiempo  perfecto  para  dar  largos  paseos  por  los  bosques  con  alguien,  cogidos  de  las  manos.  Ya  que  yo  no  tenía  a  nadie  así,  solo  esperaba  que  durante  un  fin  de  semana  libre  pudiera  marcharme  sola.  Las  posibilidades  de  esto  eran  de  pocas  a  ninguna.  Octubre es un buen mes para levantar a los muertos. Todos piensan  que la Víspera de Todos los Santos es la temporada perfecta para levantar  zombis.  No  lo  es.  La  oscuridad  es  la  única  exigencia.  Pero  todos  quieren  una cita a la medianoche de la Víspera de Todos los Santos. Piensan pasar  Halloween en un cementerio matando pollos y mirando, vigilantes, salir a  los  zombis  gateando  de  la  tierra,  es  un  gran  entretenimiento.  Probablemente, podría vender entradas.  Yo hacía un promedio de cinco zombis en una noche. Era un zombi  más  que  los  otros  que  hacían  lo  mismo.  Nunca  debí  decirle  a  Bert  que  cuatro zombis no me agotaban. Mi propia maldita falta era ser demasiado  sincera.  Por  supuesto,  la  verdad  era  que  cinco  no  me  agotaban  tampoco,  pero estaría condenada si se lo dijese a Bert.  Hablando de mi jefe, tenía que llamarle cuando llegara a casa. Me iba  a  amar  por  pedirle  una  noche  libre.  Me  hizo  sonreír  pensar  en  ello.  Cualquier día en el que pudiera tirar de la cadena de Bert, era un buen día.  Cuando llegué a mi apartamento ya era casi la una de la tarde. Todo  lo que quería era una ducha rápida y siete horas de sueño. Había desistido  de  las  ocho  horas,  era  demasiado  tarde  para  eso.  Tenía  que  ver  a  Jean‐ Claude esta noche. Alegría. Pero era el amo de la ciudad. Si hubiera otro  vampiro  maestro  alrededor,  lo  sabría.  Creo  que  se  pueden  oler  unos  a  otros.  Por  supuesto,  si  Jean‐Claude  había  cometido  el  asesinato,  probablemente  no  lo  admitiría.  Pero  realmente  no  creí  que  lo  hubiera  hecho.  Era  demasiado  buen  empresario  como  para  hacerlo.  Era  el  único  vampiro maestro que yo había encontrado alguna vez que no estaba loco  de algún modo: psicópata o sociópata, elijan a su gusto.  Bien,  bien,  Malcolm  no  estaba  loco,  pero  no  aprobaba  sus  métodos.  Dirigía la iglesia de América que más adeptos creaba. La Iglesia de la Vida  Eterna  ofrecía  exactamente  eso.  Ningún  salto  de  fe,  ninguna  incertidumbre,  sólo  una  garantía.  Podías  convertirse  en  vampiro  y  vivir  para siempre, a menos que alguien como yo te matara, o fueras atrapado    ‐ 16 ‐
  21. 21. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida en  un  incendio,  o  golpeado  por  un  autobús.  No  estaba  segura  sobre  la  parte  del  autobús,  pero  siempre  me  lo  preguntaba.  Seguramente,  debe  haber algo lo bastante macizo para dañar a un vampiro hasta más allá de  la curación. Espero probar la teoría un día.  Subí  la  escalera  despacio.  Mi  cuerpo  se  sentía  pesado.  Los  ojos  me  quemaban con la necesidad de dormir. Era tres días antes de la Víspera de  Todos los Santos y el mes no avanzaba lo suficientemente rápido para mí.  El negocio comenzaría a decaer antes de Acción de Gracias. La decadencia  seguiría hacia el final de Año Nuevo, entonces comenzaríamos de nuevo.  Recé  por  una  tormenta  de  nieve  anormal.  El  negocio  decae  si  la  nieve  es  intensa. La gente parece creer que no podemos levantar a los muertos con  nieve  intensa.  Podemos,  pero  no  se  lo  decimos  a  nadie.  Necesito  el  descanso.  El vestíbulo estaba lleno de los tranquilos ruidos de mis vecinos que  viven de día. Buscaba las llaves en el bolsillo del abrigo cuando la puerta  de  enfrente  a  la  mía  se  abrió.  La  Sra.  Pringle  salió,  era  alta,  delgada,  su  cabello blanco, aclarado por la edad, hecho un pequeño rodete detrás de la  cabeza. El pelo era absolutamente blanco. La Sra. Pringle no se molestaba  con tintes o maquillaje. Era mayor de sesenta y cinco y no le preocupaba  quién lo supiera.  Natillas, su perro pomerano, hacia cabriolas al final de la correa. Era  una  redonda  pelota  de  piel  color  oro  con  pequeñas  orejas  de  zorro.  La  mayor  parte  de  los  gatos  pesarían  más,  pero  es  uno  de  esos  pequeños  perros con actitud de perro grande. En una vida pasada debió ser un gran  danés.  —Hola,  Anita  —la  Sra.  Pringle  sonrió  cuando  lo  dijo—.No  estás  volviendo ahora del trabajo, ¿verdad? —sus pálidos ojos lo desaprobaban.  Sonreí.   —Sí, yo tenía un... levantamiento de emergencia.  Levantó  una  ceja,  probablemente  preguntándose  que  era  lo  que  un  animador llamaría emergencia, pero era demasiado cortés para preguntar.   —No te cuidas lo suficiente, si sigues abusando de tu salud, cuando  llegues a mi edad estarás agotada.  —Probablemente —dije.  Natillas me ladró. No le sonreí. No creo en alentar a insistentes perros  pequeños.  Con  ese  peculiar  sentido  perruno,  supo  que  no  me  gustaba  y  estaba determinado a convencerme para la causa.  —Vi  que  los  pintores  estuvieron  en  tu  apartamento  la  semana  pasada. ¿Se arregló todo?  Asentí con la cabeza. Bravo, todos los balazos han sido remendados  y se ha pintado encima.  —Siento  realmente  no  haber  estado  en  casa  para  ofrecerle  mi  apartamento. El Sr. Giovoni dice que tuviste que ir a un hotel.    ‐ 17 ‐
  22. 22. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON —Sí.  —No  comprendo  por  qué  uno  de  los  otros  vecinos  no  te  ofreció un  sofá para pasar la noche.  Sonreí.  Entendía.  Dos  meses  atrás  había  matado  a  dos  zombis  asesinos en mi apartamento y hubo un tiroteo de la policía. Las paredes y  una  ventana se habían roto. Algunas de  las balas habían  pasado a través  de las paredes a otros apartamentos. A nadie le había pasado nada, pero  ninguno  de  ellos  quería  nada  conmigo  ahora.  Tenía  la  fuerte  impresión  que cuando mi alquiler de dos años terminara, recibiría instrucciones para  irme. No los podía culpar.  —Oí que fuiste herida.   Asentí con la cabeza.   —Apenas —no me molesté en decirle que la herida de bala no había  sido del tiroteo.   La  amante  de  un  hombre  muy  malo  me  había  pegado  un  tiro  en  el  brazo  derecho.  Estaba  curada.  Ahora  era  una  cicatriz  lisa,  brillante,  todavía un poco rosada.  —¿Cómo fue la visita con su hija? —pregunté.   La cara de la Sra. Pringle se convirtió en una brillante sonrisa.   —Ah, maravilloso. Mi último nieto es perfecto. Te mostraré las fotos  más tarde, después de que hayas tenido algún descanso.   Aquella mirada desaprobadora volvió a sus ojos. Su cara de profesor.  El que podía hacerme retroceder diez pasos, si aún fuera inocente. No era  inocente desde hacía años.  Levante las manos.   —Me rindo. Me acostaré. Lo Prometo.  —Lo  vas  a  hacer  —dijo—.  Vamos,  Natillas,  tenemos  que  salir  para  nuestro paseo de la tarde.   El diminuto perro saltó al final de su correa, tirando, avanzado como  un perro de trineo en miniatura.  La Sra. Pringle dejó que un kilo de mullida piel la arrastrara pasillo  abajo.  Sacudí  la  cabeza.  Tener  a  un  perro  con  forma  de  hongo  dando  vueltas a mí alrededor y siendo el jefe no era mi idea de ser su dueño. Si  alguna  vez  tenía  otro  perro,  yo  sería  el  jefe,  o  uno  de  nosotros  no  sobreviviría. Era mi norma.   Abrí  la  puerta  y  entre  a  mi  silencioso  piso.  El  calentador  zumbó,  el  aire  caliente  silbaba  en  los  respiraderos.  El  acuario  hizo  clic.  Sonidos  de  vacío. Era maravilloso.  La  pintura  nueva  era  del  mismo  color  grisáceo  que  la  vieja.  La  alfombra era gris, el sofá y la correspondiente silla, blancos.   La  pequeña  cocina  era  de  madera,  pálida,  con  el  linóleo  blanco  y  dorado.  La  mesa  biplaza  del  desayuno  en  la  cocina  era  un  poco  más  oscura que los gabinetes. La única impresión moderna era el color en las    ‐ 18 ‐
  23. 23. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida paredes blancas.  En  el  espacio  donde  la  mayor  parte  de  personas  habrían  puesto  un  set de cocina de tamaño natural, tenía el acuario de treinta galones contra  la pared, un equipo de música diagonal al lado.  Las pesadas cortinas blancas escondían las ventanas y cambiaban la  dorada  luz  del  sol  a  un  pálido  crepúsculo.  Cuando  duermes  durante  el  día, tienes que tener buenas cortinas.  Arrojé  mi  abrigo  en  el  sofá,  pateé  mis  zapatos  de  vestir  completamente  y  me  gustó  la  sensación  de  pies  desnudos  sobre  la  alfombra.  Las  medias  cayeron  después,  arrugadas  y  olvidadas  en  los  zapatos.  Con los pies descalzos, rellené al acuario.  El angelote salió a la superficie pidiendo comida. Todos los peces son  más anchos que mi mano extendida. Son los ángeles más grandes que he  visto alguna vez fuera de la tienda de animales en la que los compré. La  tienda tenía un macho de cría que era casi 30 cm de largo.   Me quité la pistolera del hombro y puse la Browning en su segunda  casa,  una  pistolera  especialmente  hecha  para  la  cabecera  de  la  cama.  Si  algún  tipo  malo  se  moviera  sigilosamente  hacia  mí,  podría  agarrarla  y  pegarle  un  tiro.  Esa  era  la  idea,  de  todos  modos.  Hasta  ahora  había  funcionado.  Cuando las lavé en seco, mi ropa y mi blusa quedaron colgadas con  esmero  en  el  armario,  me  arrojé  encima  de  la  cama  sólo  en  sujetador  y  bragas.  Todavía  llevaba  puesta  la  cruz  de  plata  que  llevaba  hasta  en  la  ducha.  Nunca  se  sabía  cuando  un  molesto  vampiro  iba  a  tratar  de  morderte.  Siempre  lista,  era  mi  lema  o  ¿  era  el  de  los  Boys  Scouts?  Me  encogí  de  hombros  y  llame  al  trabajo.  Mary,  nuestra  secretaria  de  día,  contestó a la segunda llamada.  —Empresa de Animadores. ¿Cómo podemos ayudarle?  —Hola, Mary, soy Anita.  —Hola, ¿qué pasa?  —Tengo que hablar con Bert.  —Está  con  un  cliente  ahora  mismo.  ¿Puedo  preguntar  de  qué  se  trata?  —Estoy renegociando mis citas para esta noche.  —Ooh, chica. Se lo dirás tú. Si le grita a alguien, deber ser a ti. —Sólo  bromeaba a medias.   —Bien —dije.   Bajó su voz y susurró.   —El cliente está caminando hacia la puerta principal. Estará contigo  en un instante.   —Gracias, Mary.  Me  puso  en  espera  antes  de  que  pudiera  decirle  que  no.  El  hilo    ‐ 19 ‐
  24. 24. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON musical  se  filtró  por  el  teléfono.  Era  una  versión  de  los  Beatles,  ʺTomorrowʺ. Preferí haber escuchado la estática. Misericordiosamente, Bert  cogió el teléfono y me salvó.  —Anita, ¿a qué hora puedes entrar hoy?  —No puedo.  —¿No puedes qué?  —No puedo ir hoy.  —¿En absoluto? —Su voz se había levantado una octava.  —Tú lo has dicho.  —¿Por qué infiernos no puedes? —Maldiciéndome ya, mala señal.  —Recibí  un  aviso  de  la  policía  después  de  mi  reunión  de  esta  mañana. No he podido acostarme aún.  —Puedes  dormir,  no  te  preocupes  de  la  reunión  con  los  nuevos  clientes hasta la tarde. Simplemente, ven para tus citas de esta noche.   Era generoso, comprensible. Algo andaba mal.   —No puedo hacer las citas de esta noche, tampoco.  —Anita,  estamos  saturados.  Tienes  a  cinco  clientes  esta  noche.  ¡Cinco!  —Divídelos con otros reanimadores —dije.   —Todos están saturados.  —Escucha, Bert, fuiste tú el que dijo que sí a la policía. Tú el que me  puso como sirviente. Tú el que pensaste que sería una buena publicidad.   —Ha sido una gran publicidad —dijo.   —Sí, pero parece que a veces son dos empleos de jornada completa.  No puedo hacer ambos.  —Entonces  deja  de  servirles.  No  tenía  ni  idea  de  que  tomaría  la  mayor parte de tu tiempo.  —Es una investigación de asesinato, Bert. No puedo dejarlo.  —Deja a la policía hacer su propio trabajo sucio —dijo.   Era  refinado  al  hablar  de  esto.  Él,  con  sus  limpísimas  uñas  y  su  oficina agradablemente confortable.   —Necesitan  mi  experiencia  y  mis  contactos.  La  mayor  parte  de  los  monstruos no hablarían con la policía. —Estaba silencioso al otro lado del  teléfono. Su respiración se volvió áspera y enojada.   —No  puedes  hacerme  esto.  Hemos  cogido  el  dinero,  firmado  los  contratos.   —Te pedí contratar ayuda extra hace meses.   —Contraté  a  John  Burke.  Ha  estado  llevando  algunas  de  tus  matanzas de vampiro, así como levantando a los muertos.  —Sí,  John  es  una  gran  ayuda,  pero  necesitamos  más.  De  hecho,  apostaría que él podría levantar al menos uno de mis zombis esta noche.   —¿Levantas cinco en una noche?  —Lo hago —dije.     ‐ 20 ‐
  25. 25. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida  —Sí, pero John no es como tú.  Era casi un elogio.   —Tienes dos opciones, Bert, renegócialos o delégalos a alguien más.   —Soy tu jefe. Podría decir ven esta noche o estas despedida —su voz  era firme y normal.  Estaba cansada y fría en la cama con mi sujetador y bragas, no tenía  tiempo para esto.   —Despídeme.  —No quieres decir eso —dijo.  —Mira,  Bert,  he  estado  de  pie  durante  más  de  veinte  horas.  Si  no  consigo algo de sueño pronto, no voy a ser capaz de trabajar para nadie.   Se  quedo  silencioso  durante  mucho  tiempo,  su  respiración  suave  y  regular en mi oído.   —Bien, tienes libre esta noche. Pero procura estar bien y de vuelta en  el trabajo mañana —dijo finalmente.  —No puedo prometer eso, Bert.  —Caray, Anita, ¿quieres ser despedida?  —Este  es  el  mejor  año  que  hemos  tenido  alguna  vez,  Bert.  Parte  de  eso es debido a los artículos escritos sobre mí en el diario The Post.  —Esos  eran  sobre  los  derechos  de  los  zombis  y  que  el  gobierno  lo  estudia,  estabas  involucrada.  No  los  hiciste  para  ayudar  a  promover  nuestro negocio.  —Pero  es  trabajo,  ¿verdad?  ¿Cuánta  gente  llama  y  pregunta  expresamente  por  mí?  ¿Cuánta  gente  dice  que  me  han  visto  en  el  periódico? ¿Cuántos me oyeron en la radio? Puedo promover derechos de  zombies, pero es malditamente bueno para el negocio. Así que permíteme  un poco de tiempo.   —No piensas que lo haga, ¿verdad? —su voz gruñó por el teléfono.  Estaba enojado.  —No, no lo hago —dije.  Su aliento era breve y áspero.   —O te presentas condenadamente bien mañana por la noche, o voy a  recurrir a tu fanfarronada —colgó de golpe el receptor en mi oído. Infantil.  Colgué el teléfono y lo contemplé. La Compañía de Resurrección en  California  me  había  hecho  una  hermosa  oferta  unos  meses  atrás.  Pero  realmente  no  quería  moverme  a  la  costa  oeste,  o  la  costa  del  este  en  realidad.  Me  gusta  St.  Louis.  Pero  Bert  iba  a  tener  que  molestarse  y  contratar  más  ayuda.  No  podía  mantener  esa  actividad.  Seguramente  mejorara  después  de  octubre,  pero  parecía  ir  de  una  emergencia  a  otra  todo el año.  Había  sido  apuñalada,  golpeada,  recibido  un  tiro,  estrangulada  y  mordida  por  un  vampiro  en  el  espacio  de  cuatro  meses.  Era  un  punto  donde  ocurren  demasiadas  cosas  y  que  pasan  demasiado  juntas  unas  de    ‐ 21 ‐
  26. 26. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON otras. Estaba cansada de batallar.  Dejé un mensaje en el contestador de mi instructor de judo. Iba dos  veces a la semana a las cuatro, pero no iba a hacerlo hoy. Solo tres horas  del sueño no habrían sido bastantes.  Marqué el número de Placeres Prohibidos. Era un club de striptease  de vampiros. El Chippendale con colmillos.   Jean  Claude  lo  poseída  y  manejaba.  La  voz  de  Jean  Claude  sonó  sobre  la  línea,  suave  como  la  seda,  la  caricia  bajó  por  mi  columna  vertebral,  si  bien  sabía  que  era  una  grabación.  «Ha  llamado  a  Placeres  prohibidos. Me gustaría hacer su fantasía más oscura realidad. Deje un mensaje, y  le contestaré». Esperé el bip.   —Jean‐Claude,  soy  Anita  Blake.  Tengo  que  verte  esta  noche.  Es  importante.  Llámame  con  una  hora  y  lugar.  —Le  di  mi  número  de  casa,  después  vacilé,  escuchando  al  rasguño  de  la  cinta—.  Gracias.  —Colgué,  eso era todo.  Contestaría  o  no.  Probablemente  lo  haría.  La  pregunta  era,  ¿quería?  No, no lo quería, pero era para la policía, por toda aquella pobre gente que  moriría, tenía que intentarlo. Pero para mí, personalmente, ir a ver al Amo  no era una buena idea.  Jean‐Claude me había marcado ya dos veces. Dos marcas más y sería  su  sierva  humana.  ¿Mencioné  que  ninguna  marca  había  sido  voluntaria?  Su sierva para la eternidad. No me parecía una buena idea.  Parecía  codiciar  mi  cuerpo  también,  pero  era  secundario.  Podía  haberlo  manejado  si  todo  lo  que  él  quisiera  fuera  físico,  pero  quería  mi  alma después. No me podría tener.  Había  logrado  evitarle  durante  los  dos  meses  pasados.  Ahora  me  ponía con mucho gusto al alcance otra vez. Estúpida. Pero recordé el pelo  del hombre anónimo, suave y mezclado con el césped todavía verde. Las  marcas  de  colmillos,  la  piel  blanca  como  el  papel,  la  fragilidad  de  su  cuerpo desnudo cubierto de rocío. Habría más cuerpos para ver, a menos  que fuéramos rápidos. Y rápido significa Jean‐Claude.   Las visiones de víctimas de vampiros bailaron en mi cabeza. Y cada  uno de ellos era en parte fallo mío, porque fui una gallina para ir a ver al  Amo.  Si  pudiera  detener  los  asesinatos  ahora,  con  simplemente  un  muerto,  arriesgaría  mi  alma.  La  culpabilidad  es  una  motivación  maravillosa.    ‐ 22 ‐
  27. 27. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida   CAPITULO 4    Nadaba en agua negra, golpes lisos, fuertes. La luna colgaba enorme  y  brillante,  marcando  un  camino  de  plata  en  el  lago.  Había  una  franja  negra  de  árboles.  Era  casi  como  si  apuntalaran  el  cielo.  El  agua  era  tan  caliente,  caliente  como  la  sangre.  En  aquel  momento  sabía  por  qué  las  aguas  eran  negras.  Era  sangre.  Yo  nadaba  en  un  lago  de  sangre  fresca,  caliente.   Desperté  al  instante,  jadeando.  Inspeccione  la  oscuridad  para.  .  .  ¿Qué? Algo había acariciado mi pierna poco antes de que me despertara.  Algo que vivía en sangre y oscuridad.   El teléfono sonó y  tuve que  tragarme un grito. No  era  tan  nerviosa  por lo general. Esto era sólo una pesadilla, caray. Sólo un sueño.   Busqué palpando el aparato receptor y contesté.  —Sí.  —¿Anita? —La voz pareció dudosa, como si su dueño fuera a colgar.  —¿Quién es?   —Soy  Willie,  Willie  McCoy.  —Al  mismo  tiempo  que  decía  el  nombre, el ritmo de la voz me sonó familiar. El teléfono lo hizo distante y  con un eco eléctrico, pero lo reconocí.  —Willie,  ¿cómo  estás?  —Al  segundo  de  decirlo,  lo  lamenté.  Willie  ahora era un vampiro, ¿cómo podría un muerto estar bien?  —Estoy  verdaderamente  bien.  —Su  voz  tenía  una  melodía  feliz.  Le  agradó que preguntase.  Suspiré. La verdad era, que me gustaba Willie. No se suponía que me  gustaran  los  vampiros.  Cualquier  vampiro,  aunque  le  hubiera  conocido  cuándo estaba vivo.  —¿Qué has estado haciendo?  —Bien, ¿qué está pasando?  —Jean‐Claude  recibió  tu  mensaje.  Pregunta  qué  tal  te  viene  si  quedan esta noche en el Circo de los Malditos a las ocho.   —¿El Circo? ¿Qué hace ahí?  —Es su dueño ahora. ¿No lo sabías?  Negué con la cabeza, comprendí que no podía verlo.   —No, no lo sabía —dije.  —Dice de encontraros en un espectáculo que comienza a las ocho.  —¿Qué espectáculo?  —Dijo que sabrías cual.  —Bien, no es tan secreto —dije.  —Oye, Anita, sólo hago lo que me dicen. Ya sabes cómo es.  Lo  sabía  realmente.  Jean‐Claude  era  el  propietario  de  Willie,  en    ‐ 23 ‐
  28. 28. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON cuerpo y alma.   —Este bien, Willie, no es culpa tuya.  —Gracias,  Anita.  —Su  voz  pareció  alegre,  como  un  cachorro  que  espera una patada y en cambio, fuera acariciado.  ¿Por  qué  le  había  consolado?  ¿Por  qué  me  preocupaba  si  había  herido los sentimientos de un vampiro, o no? Respuesta: no pensaba en él  como  un  muerto.  Todavía  era  Willie  McCoy,  con  su  inclinación  por  los  trajes con colores fuertes, lazos que suenan, y manos pequeñas, nerviosas.  Estar  muerto  no  le  había  cambiado  tanto.  Lamentaba  que  no  lo  hubiera  hecho.  —Dile a Jean‐Claude que estaré allí.  —Lo haré. —Estuvo en silencio durante un minuto, su aliento suave  sobre el teléfono—. Cuida tu espalda esta noche, Anita.  —¿Sabes algo que debería saber?  —No, pero... No sé.  —¿Qué pasa, Willie?  —Nada, nada. —Su voz sonaba alta y asustada.  —¿Es una trampa, Willie?  —No, no, nada así —casi podría ver sus pequeñas manos agitarse en  el aire—, lo juro, Anita, nadie intenta cazarte.  Lo dejé estar. Nadie que supiera era todo lo que podía jurar.   —Entonces, ¿de qué tienes miedo, Willie?  —Es  sólo  que  hay  más  vampiros  por  aquí  que  de  costumbre.  A  algunos de ellos no les importa a quien hacen daño. Eso es todo.  —¿Por qué hay allí más vampiros, Willie? ¿De dónde vinieron?  —No lo sé y no quiero saberlo, me tengo que ir, Anita. —Colgó antes  de que pudiera preguntarle algo más. Había verdadero miedo en su voz.  ¿Miedo por mí, o por él? Tal vez por ambos.  Eché  un  vistazo  al  reloj  de  la  radio  en  mi  mesita:  6:35.  Tenía  que  apresurarme si quería ir a la cita. Las mantas estaban calentitas sobre mis  piernas.  Todo  lo  que  realmente  quería  hacer,  era  abrazarme  bajo  las  mismas,  tal  vez  con  un  pingüino  de  peluche  que  conocía.  Sí,  el  esconderme me pareció bien.  Quité  las  mantas  y  caminé  hacia  el  cuarto  de  baño.  Pulsé  el  interruptor y la luz blanca llenó el pequeño cuarto. Mi pelo sobresalía en  todas  las  direcciones,  una  masa  de  apretados  rizos  negros.  Eso  me  enseñaría a no dormir con éste mojado. Pase un cepillo por los rizos y se  soltaron  ligeramente,  convirtiéndose  en  una  masa  de  ondas.  Los  rizos  se  dispararon por todas  partes y no había  una maldita  cosa que yo  pudiera  hacer, excepto lavarlos. No tenía tiempo para eso.   El pelo negro hacía que mi piel pálida pareciera sepulcral, o tal vez  era  la  iluminación  del  techo.  Mis  ojos  eran  marrones,  tan  oscuros  que  parecían negros. Dos brillantes agujeros en la palidez de mi cara.    ‐ 24 ‐
  29. 29. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida ¿Qué se lleva puesto para encontrarse con el amo de la ciudad? Elegí  vaqueros  negros,  un  suéter  negro  con  brillantes  diseños  geométricos,  Nikes  negro  con  azul  metálico  y  un  bolso  de  deporte  azul  y  negro  enganchado alrededor de mi cintura. Coordinar el color es lo mejor.  La  Browning  entró  en  la  pistolera  de  hombro.  Puse  un  cargador  de  munición  suplementario  en  la  bolsa  de  deportes  junto  con  las  tarjetas  de  crédito, el permiso de conducir, dinero y un pequeño cepillo para el pelo.  Me coloqué la chaqueta corta de cuero que había comprado el año pasado.  Era lo primero que me había probado que no me hacía parecer un gorila.  La  mayoría  de las chaquetas  de cuero eran de  manga  larga,  nunca podía  llevarlas  puestas.  La  chaqueta  era  negra,  así  que  Bert  no  me  dejaría  llevarla puesta para trabajar.  Sólo  cerré  la  cremallera  de  la  chaqueta  a  la  mitad,  dejando  espacio  para poder sacar mi arma si lo necesitaba. La cruz de plata se balanceó en  su larga cadena, un peso caliente, sólido entre mis pechos. La cruz sería de  más  ayuda  contra  vampiros  que  el  arma,  hasta  con  balas  cubiertas  de  la  plata.  Vacilé  en  la  puerta.  No  había  visto  a  Jean‐Claude  en  meses.  No  quería verle ahora. Mi sueño volvió. Algo que vivía en sangre y oscuridad.  ¿Por qué la pesadilla? ¿Era Jean‐Claude quien interfería en mis sueños otra  vez?  Había  prometido  quedarse  fuera  de  ellos.  ¿Pero  su  palabra  valía  algo? No tenía respuesta para eso.  Apague  las  luces  del  piso  y  cerré  la  puerta  tras  de  mí.  La  empujé  para  asegurarme  que  estaba  cerrada  con  llave,  salí,  tenía  que  conducir  hacia  el  Circo  de  los  Malditos.  No  más  excusas.  No  más  retrasos.  Mi  estómago estaba tan oprimido que dolía.  Así que  tenía miedo. ¿Qué  más  da?  Tenía  que  ir  y  cuanto  antes  lo  hiciera  antes  podría  volver  a  casa.  Si  sólo creyese que Jean Claude haría las cosas tan sencillas. Nada era alguna  vez  sencillo  cuando  estaba  involucrado.  Si  aprendiese  cualquier  cosa  acerca de los asesinatos esta noche, pagaría por ello, pero no en dinero. A  Jean  Claude  parecía  sobrarle.  No,  su  moneda  era  más  dolorosa,  más  íntima, más ensangrentada.  Y me había ofrecido para ir a verlo. Estúpido, Anita, muy estúpido.    ‐ 25 ‐
  30. 30. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON     CAPITULO 5    Había  un  grupo  de  focos  en  lo  alto  del  Circo  de  los  Malditos.  Las  luces  acuchillaban  la  negra  noche  como  espadas.  Las  luces  multicolores  que  deletreaban  el  nombre  parecían  más  oscuras  con  las  enormes  luces  blancas formando remolinos en lo alto. Los demoníacos payasos bailaban  alrededor del estandarte en una congelada pantomima.  Pasé  por  los  enormes  signos  de  tela  que  cubrían  las  paredes.  Un  cuadro mostró a un hombre que no tenía piel; vea al Hombre Desprovisto  de  Pellejo.  Una  versión  de  película  de  una  ceremonia  vudú  cubría  otro  estandarte.  Los  zombis  se  contorsionaban  en  tumbas  abiertas.  El  estandarte  del  zombi  había  cambiado  desde  la  última  vez  que  había  visitado  el  Circo.  No  sabía  si  eso  era  bueno  o  malo;  probablemente  ninguna.  No  daba  ni  un  bledo  por  lo  que  hacían  aquí,  excepto  que…  no  era correcto resucitar a los muertos simplemente para el entretenimiento.  ¿A  quién  tenían  para  levantar  zombis?  Sabía  que  tenía  que  ser  alguien  nuevo  porque  había  ayudado  a  matar  a  su  último  animador.  Había  sido  un  asesino  en  serie  y  casi  me  había  matado  dos  veces,  la  segunda vez por el ataque del demonio necrófago, lo cual era una confusa  forma de morir. Por supuesto, la forma en que murió también había sido  confusa, pero no fui yo, claro. Un vampiro lo había hecho. Se podía decir  que le alivie en su camino. Una muerte piadosa. Correcto.  Hacía demasiado frío para estar en el exterior con mi chaqueta medio  desabrochada. Pero si la cerrase en su totalidad, nunca llegaría a mi arma  a  tiempo.  Congelarme  completamente  o  poder  defenderme.  Los  payasos  del techo tenían colmillos. Decidí que no hacia tanto frío después de todo.  Calor  y  ruido  me  saludaron  en  la  puerta.  Cientos  de  cuerpos  presionados  juntos  en  un  espacio  cerrado.  El  ruido  de  la  multitud  se  parecía  al  océano,  susurrante  y  grande,  falto  de  sentido.  La  multitud  es  una cosa elemental. Una palabra, un vistazo, y una multitud se convierten  en una turba. Algo completamente diferente a ser un grupo.  Habían  muchas  familias.  Mamá,  papá,  los  chiquillos.  Los  niños  ataban globos a sus muñecas, y algodón de azúcar untado en sus caras y  manos.  Olía  como  una  feria  ambulante:  palomitas  de  maíz,  el  olor  de  canela  de  pasteles,  conos  de  nieve,  sudor.  Lo  único  que  faltaba  era  el  polvo.  Había  siempre  polvo  en  el  aire  en  una  feria  de  verano.  El  polvo  seco,  sofocante,  producido  por  cientos  de  pies.  Los  coches  que  conducen  sobre la tierra hasta que están grises, cubiertos del polvo.  No  había  ningún  olor  a  suciedad  en  el  aire,  pero  había  algo  más  singular.  El  olor  a  sangre.  Tan  débil  que  casi  pensé  que  lo  soñé,  pero    ‐ 26 ‐
  31. 31. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida estaba allí. El olor a cobre, dulce, de la sangre, se mezcló con los olores de  la  comida  que  se  cocinaba  y  el  agudo  olor  de  un  cono  de  nieve  hecho.  ¿Quién tendría que quitar el polvo?  Tenía  hambre  y  me  perseguía  el  olor  de  las  palomitas  de  maíz.  ¿Debería  comer  primero  o  debería  acusar  al  amo  de  la  ciudad  de  asesinato? Elecciones, elecciones.  No  conseguía  decidirme. Un hombre salió  de  entre  la  multitud. Era  sólo  un  poco  más  alto  que  yo,  con  el  rubio  pelo  rizado  que  le  caía  por  delante  de  sus  hombros.  Llevaba  puesta  una  camisa  azul  aciano  con  las  mangas  remangadas  y  mostrando  unos  antebrazos  firmes,  musculosos.  Los vaqueros no más apretados que la piel de una uva, mostraban caderas  delgadas.  Llevaba  puestas  negras  botas  de  vaquero  con  diseños  azules  labrados en ellas. Sus fieles ojos emparejaban con su camisa.  Sonrió, enseñándome los pequeños dientes blancos.   —Usted es Anita Blake, ¿verdad?   No sabía que decir. No siempre es buena idea confesar quién eres.  —Jean‐Claude me dijo que la esperara. —Su voz era suave, dudosa.  Había algo en él, una petición casi infantil. Además, soy una imbécil por  un par de bonitos ojos.  —¿Cómo  se  llama?  —pregunté.  Siempre  me  gusta  saber  con  quién  trato.  Su sonrisa se ensanchó.   —Stephen,  mi  nombre  es  Stephen.  —Sacó  su  mano  y  la  tomé.  Era  suave,  pero  firme,  ningún  trabajo  manual,  pero  algún  levantamiento  de  pesas.  No  demasiado.  Bastante  para  estar  firme  pero  sin  explotar.  Los  hombres de mi tamaño no deberían hacer levantamiento de pesas en serio.  Se pueden ver bien en bañador, pero en ropa normal se les tomaría por un  deforme enano.  —Sígame,  por  favor.  —Sonó  como  un  camarero,  pero  cuando  anduvo hacia la multitud, le seguí.  Me mostró el camino hacia una enorme carpa azul. Parecía una carpa  de circo pasada de moda. Sólo había visto una en cuadros o en películas.  —¡Es casi la hora! ¡Presenten sus entradas y pasen! ¡Vean a la cobra  más grande del mundo! Miren la temible serpiente ser sometida a hazañas  asombrosas  por  el  encantador  de  serpientes  Shahar.  ¡Garantizamos  que  será  un  espectáculo  que  nunca  olvidará!  —gritaba  un  hombre  con  un  rayado abrigo.  Había  una  fila  de  gente  que  daba  sus  entradas  a  una  mujer  joven.  Ella las rasgaba a la mitad y devolvía los trozos.  Stephen  anduvo  con  seguridad  a  lo  largo  de  la  fila,  sin  esperar.  Conseguimos algunas molestas miradas, pero la muchacha nos saludó con  la cabeza. Y entramos.    ‐ 27 ‐
  32. 32. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON Las gradas llegaban a la cumbre de la carpa. Era enorme. Casi todos  los asientos estaban llenos. Un espectáculo con entradas agotadas. Wowee.  Había un carril azul que formaba un círculo en el centro. Un circo de  una pista.  Stephen  se  escabulló  por  delante  de  las  rodillas  de  una  docena  aproximada de personas a un par de pasos. Como estábamos en el fondo,  era el único modo de pasar. Seguí a Stephen por la escalera fija. La carpa  podía haber parecido una carpa de circo, pero las gradas y la escalera eran  permanentes. Un mini coliseo.  Tengo  mal  las  rodillas,  lo  que  significa  que  puedo  correr  en  una  superficie llana, pero ponme sobre una colina o escalera, y duelen.   Llegados  a  ese  punto,  dejé  de  intentar  mantenerme  a  la  altura  Stephen,  que  caminaba  deslizándose.  Sin  embrago,  realmente  mire  el  modo en que sus vaqueros ajustan su parte trasera. Buscado pistas.  Abrí  la  cremallera  de  la  chaqueta  de  cuero  pero  no  me  la  quité.  Mi  arma estaba a la vista. El sudor se deslizó por mi columna vertebral. Iba a  derretirme.  Stephen echó un vistazo sobre su hombro para ver si le seguía, o tal  vez para darme ánimo. Me dirigió una sonrisa que era sólo labios que se  separan de los dientes, casi un gruñido.  Me  paré  en  medio,  mirando  su  ágil  forma  deslizarse  hacia  arriba.  Había una energía en Stephen, como si el aire hirviese invisiblemente a su  alrededor.  Un  cambiaformas.  Algunos  licántropos  son  mejores  que  otros  ocultando lo que son. Stephen no lo hacía bien. O tal vez, no le preocupaba  si lo sabía. Probablemente.  La  licantropía  era  una  enfermedad,  como  el  SIDA.  Era  el  prejuicio  para  desconfiar  de  alguien  en  un  accidente.  La  mayor  parte  de  las  personas  sobreviven  a  los  ataques  para  convertirse  en  un  cambiaformas.  Esto  no  era  una  opción.  Entonces,  ¿por  qué  no  hizo  que  también  me  gustara Stephen, ahora que lo sabía? ¿Prejuicios, moi?  Esperó  en  lo  alto  de  la  escalera,  todavía  como  un  cuadro,  pero  la  energía del aire estaba contenida en un espacio demasiado pequeño, como  si  su  motor  estuviese  ralentizado,  brilló  a  su  alrededor.  ¿Qué  hacia  Jean‐ Claude con un cambiaformas en nómina? Tal vez podría preguntarle.  Di un paso al lado de Stephen. Debió leer algo en mi cara.   —¿Cual es el problema? —preguntó.  Negué con la cabeza.   —Nada.  No creo que me creyera. Pero sonrió y me condujo hacia una cabina  que estaba sobre cristal, con cortinas pesadas en el interior ocultando todo  lo que había detrás. Parecería a todo el mundo una cabina de grabación en  miniatura.  Stephen  fue  a  la  puerta  cubierta  y  la  abrió.  La  sostuvo  para  mí,    ‐ 28 ‐
  33. 33. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida haciéndome señas para que pasara primero.  —No, usted primero —dije.  —Soy todo un caballero —respondió.  —No necesito o quiero que me abran las puertas. Soy completamente  capaz, gracias.  —También feminista.  Sinceramente,  no  quería  a  Stephen  a  mi  espalda.  Pero  si  quería  pensar que era una feminista incondicional, le dejaría. Se acercaba más a la  verdad que otras muchas cosas.  Pasó  por  la  puerta.  Eché  un  vistazo  atrás,  a  la  pista.  Parecía  más  pequeña  desde  aquí.  Los  musculosos  hombres  vestidos  con  brillantes  taparrabos  tiraban  de  un  carro  con  sus  hombros  desnudos.  Habían  dos  cosas en el carro: una cesta enorme tejida y una mujer de piel morena. Ella  iba vestida con el traje de una bailarina, versión de Hollywood. Su espeso  pelo  negro  cayó  como  una  capa,  barriendo  sus  tobillos.  Brazos  delgados,  manos  pequeñas,  oscuras,  barrieron  el  aire  en  elegantes  curvas.  Bailó  delante del carro. El traje era una falsificación, pero ella no lo era.  Sabía bailar, no para seducir, aunque fuera eso, pero sí para el poder.  El baile era al principio una invocación a un Dios u otro; la mayor parte de  las personas olvidan eso.   La  carne  de  gallina  hormigueó  por  mi  espalda  hacia  el  cuello  y  se  arrastro  bajo  mi  pelo.  Temblé  mientras  estuve  de  pie,  allí,  y  sudé  con  el  calor.  ¿Qué  había  en  la  cesta?  El  presentador  había  dicho  que  era  una  cobra  gigantesca,  pero  no  había  ninguna  serpiente  en  el  mundo  que  necesitara una cesta tan grande. Ni siquiera la anaconda, la serpiente más  pesada  del  mundo,  necesitaba  un  envase  de  entre  3  m  de  alto  y  6  m  de  ancho.  Algo  tocó  mi  hombro.  Salté  y  giré.  Stephen  estaba  de  pie  casi  tocándome, sonriendo.  Tragué y le fulminé con la mirada. Intento no tenerle a mi espalda y  después  le  dejo  moverse  sigilosamente  detrás  de  mí.  Verdaderamente  rápido, Anita, verdaderamente rápido. Estaba enfadada porque me había  asustado. Ilógico, pero era mejor estar disgustada que asustada.  —Jean‐Claude  está  dentro  —dijo.  Sonrió,  pero  había  un  destello  de  risa muy humano en sus ojos azules.  Fruncí el ceño, sabía que era infantil y no me preocupaba.   —Después de usted, cara peluda.  La risa se escabulló. Parecía muy serio cuando me miró.   —¿Cómo  lo  sabe?  —Su  voz  parecía  insegura,  frágil.  Muchos  licántropos se sienten orgullosos de sí mismos siendo capaces de pasar por  humanos.  —Fue fácil —dije. Pero no era completamente verdad, quería hacerle  daño. Infantil, poco atractivo, honestamente.    ‐ 29 ‐
  34. 34. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON De  repente,  su  cara  pareció  muy  joven.  Sus  ojos  se  llenaron  de  incertidumbre y dolor.  Mierda.  —Mire,  he  pasado  mucho  tiempo  alrededor  de  cambiaformas.  Sólo  tengo  qué  mirar  para  saberlo.  —¿Por  qué  quería  tranquilizarle?  Porque  sabía  lo  que  era  ser  diferente.  El  levantamiento  de  los  muertos  hacía  a  mucha  gente  clasificarme  con  los  monstruos.  Incluso  hay  días  en  los  que  estoy de acuerdo con ellos.  Todavía  me  observaba,  con  heridos  sentimientos,  como  una  herida  abierta en sus ojos. Si comenzaba a gritar, me marchaba.  Dio  media  vuelta  sin  otra  palabra  y  pasó  por  la  puerta  abierta.  La  contemplé durante un minuto.   Se  oían  gritos  ahogados,  los  gritos  de  la  multitud.  Me  volví  y  lo  vi.  Era una serpiente, pero no era sólo la cobra más grande del mundo, era la  serpiente  más  grande  que  había  visto  alguna  vez.  Su  cuerpo  estaba  dividido  en  bandas  circulares  gris‐negras  y  grises.  Las  escamas  brillaban  bajo  las  luces.  La  cabeza  medía  al  menos  50  cm  de  ancho.  Ninguna  serpiente era tan grande. Estiró la capucha y era del tamaño de una antena  parabólica.  La  serpiente  siseó,  chasqueando  una  lengua  que  parecía  una  fusta negra.  Tuve  un  semestre  de  herpetología 3   en  el  colegio.  Si  la  serpiente  hubiera  medido  unos  2.44  m  o  menos,  la  habría  llamado  cobra  egipcia  dividida  en  bandas.  No  podía  recordar  el  nombre  científico  ni  aun  para  salvarme.  La mujer cayó al suelo ante la serpiente. Una señal de obediencia a la  serpiente. A su Dios. Dulce Jesús.  La  mujer  se  puso  en  pie  y  comenzó  a  bailar,  y  la  cobra  la  miró.  Se  había convertido en una flauta viva para que la miope criatura la pudiera  seguir. No quería ver lo que pasaría si lo estropeaba. El veneno no tendría  tiempo  de  matarla.  Los  colmillos  eran  tan  malditamente  grandes  que  la  atravesarían como una la lanza. Moriría del golpe y la pérdida de sangre  mucho antes de que el veneno pudiera actuar.  Algo  crecía  en  medio  de  aquel  anillo.  La  magia  avanzó  lentamente  por mi columna. ¿Era magia lo que mantenía a la serpiente en la caja? ¿O  era  la  magia  que  la  llamó?  ¿O  era  la  serpiente  en  sí  misma?  ¿Tenía  su  propio  poder?  No  sabía  cómo  llamarlo.  Parecía  una  cobra,  quizás  la  más  grande  del  mundo,  pero  aun  no  tenía  una  palabra  para  ella.  Dios  con  pequeña ʺdʺ lo haría, pero no era exacto.  Negué  con  la  cabeza  y  me  marché  dando  media  vuelta.  No  quería  ver  la  función.  No  quería  estar  allí  con  su  magia  fluyendo  como  un  frío  suave sobre mi piel. Si la serpiente no fuese segura, Jean Claude la tendría                                                     Estudio de los reptiles y anfibios  3   ‐ 30 ‐
  35. 35. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida enjaulada, ¿verdad? Seguro.  Les  volví  la  espalda  al  encantador  de  serpientes  y  a  la  cobra  más  grande del mundo. Quería hablar con Jean Claude y sacar el infierno fuera  de aquí.   La  puerta  abierta  se  lleno  de  oscuridad.  Los  vampiros  no  necesitaban luces. ¿Los licántropos? No lo sabía.   Caramba,  tanto  por  aprender.  Desabroche  mi  chaqueta  del  todo,  lo  mejor  para  desenfundar  rápido.  Aunque  sinceramente,  si  necesitaba  un  desenfunde rápido esta noche, es que me encontraba profundamente en la  mierda.  Respiré  profundamente  y  lo  solté.  No  tenía  sentido  seguir  postergándolo.  Pasé  por  la  puerta  en  medio  de  la  oscuridad  sin  mirar  hacia atrás. No quería ver lo que pasaba en la pista. La verdad era que, no  quería  ver  lo  que  había  detrás  de  la  oscuridad.  ¿Había  otra  opción?  Probablemente no.        ‐ 31 ‐
  36. 36. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON   CAPITULO 6    El espacio parecía un armario con cortinas alrededor. No había nadie  en la oscuridad. ¿A dónde había ido Stephen? Si hubiera sido un vampiro,  habría  creído  que  se  había  desmaterializado,  pero  los  licántropos  no  se  desvanecen en el aire. Así que tenía que haber una segunda puerta.  Si  hubiera  construido  este  cuarto,  ¿dónde  pondría  una  puerta  interior?  Respuesta:  frente  a  la  primera  puerta.  Aparté  las  cortinas.  La  puerta estaba allí. Elemental, querido Watson.  La  puerta  era  de  pesada  madera  con  una  floreciente  vid  tallada.  El  picaporte  era  blanco  con  diminutas  flores  rosadas  en  el  centro.  Era  una  puerta  terriblemente  femenina.  Por  supuesto,  no  había  ninguna  regla  en  contra de los hombres que les gustan las flores. Ninguna en absoluto. Eso  era un comentario sexista. Olvidé que lo había pensado.   No saqué mi arma. ¿Ves?, no estoy completamente paranoica.  Giré el picaporte y balanceé la puerta hacia dentro. Seguí empujando  hasta que estuvo paralela a la pared. Nadie se escondía tras ella. Bien.  El empapelado era grisáceo con fina plata, dorado y con diseños de  cobre  atravesándolo.  El  efecto  era  vagamente  oriental.  El  alfombrado  era  negro. No sabía que la alfombra venia en aquel color. Una cama con dosel  ocupaba  la  mayor  parte  de  un  lado  de  la  habitación.  Diáfanas  cortinas  negras  la  cubrían.  Esto  hacía  parecer  nebulosa  la  cama,  como  un  sueño.  Había  alguien  dormido  entre  el  amontonamiento  de  mantas  negras  y  sábanas carmesíes. Un costado del desnudo pecho demostraba que era un  hombre,  pero  una  onda  de  pelo  castaño  cubría  su  cara  como  un  velo.  Parecía  ligeramente  irreal,  como  si  esperara  a  que  las  cámaras  cinematográficas se pusieran a rodar.  Un sofá negro estaba contra la lejana pared, con cojines rojos sangre  colocados a lo largo. El sofá que hacia juego estaba contra la última pared.  Stephen estaba enroscado en el sofá. Jean‐Claude se sentó en una esquina  del  mismo.  Llevaba  puestos  unos  vaqueros  negros  metidos  en  botas  de  cuero hasta las rodillas. Su camisa tenía un cuello alto de encaje fijado por  un  pendiente  de  rubí  del  tamaño  del  pulgar.  Su  pelo  negro  estaba  lo  suficientemente largo como para enroscarse alrededor del encaje.  Las  mangas  estaban  sueltas  y  vaporosas,  apretadas  en  las  muñecas  con  cordones,  derramándose  por  sus  manos  hasta  que  sólo  se  veían  las  puntas de los dedos.  —¿Dónde consigues tus camisas? —pregunté.           Sonrió.   —¿Te gusta? —preguntó, las manos acariciaron su pecho, los dedos  deteniéndose sobre los pezones.     ‐ 32 ‐
  37. 37. Difusión Libre – Sin fines de Lucro – Comercialización Prohibida Era  una  invitación.  Podría  tocar  aquella  suave  tela  blanca,  y  comprobar si el encaje era tan suave como se veía.  Negué  con  la  cabeza.  No  debía  distraerme.  Eché  un  vistazo  a  Jean‐ Claude. Me contemplaba con aquellos ojos azul medianoche. Sus pestañas  parecían un negro cordón.  —Le desea, amo —dijo Stephen. Había risa en su voz  —Puedo oler el deseo.   Jean‐Claude giró un poco su cabeza, contemplando a Stephen.   —Igual que yo.  Las palabras eran inocentes, pero no el sentimiento tras ellas. La voz  se deslizó alrededor del cuarto, baja y cargada de una terrible promesa.  —No  quise  hacerle  daño,  Maestro,  ningún  daño  —Stephen  pareció  asustado. No le culpé.  Jean‐Claude se volvió hacia mí como si nada hubiera pasado. Su cara  todavía era agradablemente hermosa, interesada, divertida.  —No necesito tu protección.  —Ah, creo que sí.  Me gire y encontré otro vampiro que estaba de pie a mi espalda. Le  había oído al abrir la puerta.  Se rió de mí, sin mostrar los colmillos. Una broma que los vampiros  más  viejos  aprendían.  Era  alta  y  delgada  con  piel  oscura  y  pelo  largo  de  ébano,  que  se  balanceaba  alrededor  de  su  cintura.  Llevaba  puestos  unos  carmesíes  pantalones  de  moto  de  licra  que  se  adherían  apretados,  se  notaba que no llevaba puesta ropa interior. Su parte superior era de suelta  seda  roja  y  bizarra,  como  finas  correas  que  lo  sostenían  en  su  lugar.  Parecía  la  parte  superior  de  un  ajustado  pijama.  Las  rojas  sandalias  de  tacón alto y un juego de cadenas de fino oro con un diamante completaban  el atuendo. La palabra que vino a la mente era exótica. Se deslizó hacia mí,  sonriendo.  —¿Es una amenaza? —pregunté.  Se detuvo ante mí.   —Todavía no —había indicio de alguna otra lengua en su voz. Algo  más oscuro, con balanceo, como sonidos sibilantes.  —Suficiente —dijo Jean‐Claude.  La oscura señora giró alrededor, su pelo negro como un velo detrás  de ella.   —No lo creo.  —Yasmeen. —Una palabra, baja y oscura con una advertencia.  Yasmeen  se  rió,  un  sonido  áspero  como  la  rotura  del  cristal.  Se  detuvo directamente ante de mí, bloqueando mi vista de Jean‐Claude. Su  mano se alargó hacia mí, y retrocedí, fuera de su alcance.   Sonrió  lo  suficiente  como  para  mostrar  sus  colmillos  y  trató  de  alcanzarme  otra  vez.  Di  un  paso  atrás,  y  súbitamente  se  encontraba    ‐ 33 ‐
  38. 38. EL CIRCO DE LOS MALDITOS LAURELL HAMILTON encima  de  mí,  más  rápido  de  lo  que  podía  parpadear,  más  rápido  de  lo  que  podía  respirar.  Su  mano  agarró  mi  pelo,  doblando  mi  cuello  hacia  atrás. Las puntas de sus dedos recorrieron mi cabeza. Su otra mano sujetó  mi barbilla, sus dedos cavando como grueso metal. Mi cara estaba inmóvil  entre sus manos, atrapada.  Salvo sacar mi arma y dispararle, no había nada que pudiera hacer. Y  si su rapidez era una pista, nunca sacaría el arma a tiempo.  —Veo  por  qué  te  gusta.  Tan  bonita,  tan  delicada.  —Giró  a  medias  hacia  Jean‐Claude,  casi  dándome  la  espalda,  pero  todavía  sosteniendo  inmóvil mi cabeza.  —Nunca  pensé  que  tomarías  a  un  humano  —lo  hizo  sonar  como  si  fuera un perrito perdido.  Yasmeen  se  volvió  hacia  mí.  Presioné  mi  9  mm  en  su  pecho.  No  importa a qué velocidad se mueva, le harían daño si quisiera. Puedo sentir  qué  edad  tiene  un  vampiro  dentro  de  mi  cabeza.  Era  en  parte  capacidad  natural,  y  parte  práctica.  Yasmeen  era  vieja,  más  vieja  que  Jean‐Claude.  Apostaba  a  que  tenía  más  de  quinientos.  Si  hubiera  sido  nueva,  la  munición de alta tecnología, a quemarropa le habría triturado el corazón.  Pero más de quinientos y un vampiro maestro, tal vez no pudiera matarla.  O tal vez, sí.  Algo parpadeó en su cara; sorpresa, y tal vez, sólo un poco de miedo.  Su cuerpo todavía era una estatua. Si respiraba, no podía asegurarlo.  Mi voz pareció tensa por el ángulo en que sostuvo mi cuello, pero las  palabras estaban claras.   —Muy  despacio,  quite  las  manos  de  mi  cara.  Ponga  ambas  manos  encima de su cabeza y enlace sus dedos.  —Jean‐Claude, llama a tu humano.  —Haz  lo  que  dice,  Yasmeen.  —Su  voz  sonaba  feliz—.  ¿Cuántos  vampiros has matado, Anita?  —Dieciocho.  Los ojos de Yasmeen se ensancharon sólo un poco.   —No te creo.  —Crea  esto,  perra,  apretaré  este  gatillo  y  puede  despedirse  de  su  corazón, adiós.  —Las balas no pueden dañarme.  —Las de plata pueden. ¡Quítese, ahora!  La mano de Yasmeen se deslizó lejos de mi pelo y mandíbula.  —Despacio —dije.  Hizo lo que le decía. Se mantuvo de pie, ante mí, sus manos con los  dedos  enlazados  detrás  de  la  cabeza.  Me  alejé  de  ella,  el  arma  todavía  señalando su pecho.  —Ahora,  ¿qué?  —preguntó  Yasmeen.  Una  sonrisa  todavía  curvaba  sus labios. Sus ojos oscuros eran divertidos. No me gustó que se riera, pero    ‐ 34 ‐

×