I I I Formas De Bautismos En La Biblia

2,146 views
1,934 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,146
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
57
Actions
Shares
0
Downloads
102
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

I I I Formas De Bautismos En La Biblia

  1. 1. PARTE III FORMAS DE BAUTISMOS EN LA BIBLIA, AGUA Y ESPIRITU, ¿CUAL VA PRIMERO? <ul><li>? </li></ul><ul><li>? </li></ul>
  2. 2. MAYORMENTE LOS JUDIOS Y ALGUNOS GENTILES ERAN BAUTIZADOS EN AGUA PRIMERO Y LUEGO RECIBIERON EL ESPIRITU SANTO <ul><li>Marcos 1: </li></ul><ul><li>4 Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. </li></ul><ul><li>5 Y salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. </li></ul><ul><li>Juan 20: </li></ul><ul><li>19 Cuando llegó la noche de aquel mismo día, el primero de la semana, estando las puertas cerradas en el lugar donde los discípulos estaban reunidos por miedo de los judíos, vino Jesús, y puesto en medio, les dijo: Paz a vosotros. </li></ul><ul><li>20 Y cuando les hubo dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y los discípulos se regocijaron viendo al Señor. </li></ul><ul><li>21 Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. </li></ul><ul><li>22 Y habiendo dicho esto, sopló, y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. </li></ul>
  3. 3. EJEMPLOS <ul><li>Hechos 18: </li></ul><ul><li>24 Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos , natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. </li></ul><ul><li>25 Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. </li></ul><ul><li>26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. </li></ul><ul><li>Hechos 19 : </li></ul><ul><li>1 Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, </li></ul><ul><li>2 les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. </li></ul><ul><li>3 Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. </li></ul><ul><li>4 Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. </li></ul><ul><li>5 Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. </li></ul><ul><li>6 Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. </li></ul>
  4. 4. EJEMPLOS <ul><li>Hechos 8: </li></ul><ul><li>14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan; </li></ul><ul><li>15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo; </li></ul><ul><li>16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús. </li></ul><ul><li>17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo. </li></ul>
  5. 5. BAUTISMO EN ESPIRITU Y LUEGO EN AGUA <ul><li>Hechos 10: </li></ul><ul><li>44 Mientras aún hablaba Pedro estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que oían el discurso. </li></ul><ul><li>45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo. </li></ul><ul><li>46 Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Dios. </li></ul><ul><li>47 Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? </li></ul><ul><li>48 Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Hechos 8: </li></ul><ul><li>32 El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. </li></ul><ul><li>33 En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. </li></ul><ul><li>34 Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? </li></ul><ul><li>35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. </li></ul><ul><li>36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? </li></ul><ul><li>37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. </li></ul><ul><li>38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. </li></ul><ul><li>39 Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino. </li></ul>
  7. 7. RESUMEN <ul><li>Lucas 7: </li></ul><ul><li>17 Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor. </li></ul><ul><li>18 Los discípulos de Juan le dieron las nuevas de todas estas cosas. Y llamó Juan a dos de sus discípulos, </li></ul><ul><li>19 y los envió a Jesús, para preguntarle: ¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro? </li></ul><ul><li>20 Cuando, pues, los hombres vinieron a él, dijeron: Juan el Bautista nos ha enviado a ti, para preguntarte : ¿Eres tú el que había de venir, o esperaremos a otro? </li></ul><ul><li>21 En esa misma hora sanó a muchos de enfermedades y plagas, y de espíritus malos, y a muchos ciegos les dio la vista. </li></ul><ul><li>22 Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio; </li></ul><ul><li>23 y bienaventurado es aquel que no halle tropiezo en mí. </li></ul><ul><li>24 Cuando se fueron los mensajeros de Juan, comenzó a decir de Juan a la gente: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿Una caña sacudida por el viento? </li></ul><ul><li>25 Mas ¿qué salisteis a ver? ¿A un hombre cubierto de vestiduras delicadas? He aquí, los que tienen vestidura preciosa y viven en deleites, en los palacios de los reyes están. </li></ul><ul><li>26 Mas ¿qué salisteis a ver? ¿A un profeta? Sí, os digo, y más que profeta. </li></ul><ul><li>27 Este es de quien está escrito: He aquí, envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino delante de ti. </li></ul><ul><li>28 Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él. </li></ul>
  8. 8. SEGUN LA PREGUNTA DE JUAN BAUTISTA, ¿ JESUS ERA EL QUE HA DE VENIR “SALVADOR”? <ul><li>Lucas 4: </li></ul><ul><li>16 Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer. </li></ul><ul><li>17 Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito: </li></ul><ul><li>18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; </li></ul><ul><li>19 A predicar el año agradable del Señor. </li></ul><ul><li>20 Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. </li></ul><ul><li>21 Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros. </li></ul>
  9. 9. UN BAUTISMO ABRIO AL OTRO <ul><li>Juan 1: </li></ul><ul><li>29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. </li></ul><ul><li>30 Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo. </li></ul><ul><li>31 Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua. </li></ul><ul><li>32 También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. </li></ul><ul><li>33 Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. </li></ul><ul><li>34 Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios. </li></ul><ul><li>Hechos 13: </li></ul><ul><li>25 Mas cuando Juan terminaba su carrera , dijo : ¿Quién pensáis que soy? No soy yo él; mas he aquí viene tras mí uno de quien no soy digno de desatar el calzado de los pies. </li></ul><ul><li>26 Varones hermanos, hijos del linaje de Abraham, y los que entre vosotros teméis a Dios, a vosotros es enviada la palabra de esta salvación. </li></ul>
  10. 10. JESUS HABLANDO DE QUIEN DIO TESTIMONIO DE SU PERSONA Y DE QUIEN EL DA TESTIMONIO <ul><li>Juan 5: </li></ul><ul><li>31 Si yo doy testimonio acerca de mí mismo, mi testimonio no es verdadero. </li></ul><ul><li>32 Otro es el que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que da de mí es verdadero. </li></ul><ul><li>33 Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él dio testimonio de la verdad. </li></ul><ul><li>34 Pero yo no recibo testimonio de hombre alguno; mas digo esto, para que vosotros seáis salvos. </li></ul><ul><li>35 El era antorcha que ardía y alumbraba; y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz. </li></ul><ul><li>36 Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado. </li></ul><ul><li>37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto, </li></ul>
  11. 11. ¿COMO SOMOS BAUTIZADOS EN EL ESPIRITU? <ul><li>Efesios 1: </li></ul><ul><li>13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación , y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, </li></ul><ul><li>Romanos 10: </li></ul><ul><li>8 Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: </li></ul><ul><li>9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. </li></ul><ul><li>10 Porque con el corazón se cree para justicia , pero con la boca se confiesa para salvación. </li></ul><ul><li>11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. </li></ul><ul><li>12 Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; </li></ul><ul><li>13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. </li></ul><ul><li>Mateo 3: </li></ul><ul><li>11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. </li></ul><ul><li>12 Su aventador está en su mano, y limpiará su era; y recogerá su trigo en el granero, y quemará la paja en fuego que nunca se apagará. </li></ul><ul><li>13 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él. </li></ul><ul><li>14 Mas Juan se le oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? </li></ul><ul><li>15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. </li></ul>
  12. 12. AL TENER EL SELLO “BAUTISMO” DE LA PROMEASA EL ESPIRITU SANTO, SOMOS LLAMADOS HIJOS DE DIOS POR TESTIMONIO DEL ESPIRITU MISMO <ul><li>Romanos 8: </li></ul><ul><li>15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! </li></ul><ul><li>16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. </li></ul><ul><li>17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. </li></ul><ul><li>18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. </li></ul>
  13. 13. EL FIN DEL BAUTISMO DESDE EL AGUA Y SANGRE DE REDENCION ES LLEVARTE AL BAUTISMO DEL ESPIRITU <ul><li>1 JUAN 5: </li></ul><ul><li>6 Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre ; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio; porque el Espíritu es la verdad. </li></ul><ul><li>7 Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. </li></ul><ul><li>8 Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. </li></ul><ul><li>9 Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. </li></ul><ul><li>10 El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. </li></ul><ul><li>11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. </li></ul><ul><li>12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. </li></ul><ul><li>13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. </li></ul>
  14. 14. Conclusión <ul><li>Romanos 6: </li></ul><ul><li>1 Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? </li></ul><ul><li>2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él? </li></ul><ul><li>3 O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús , hemos sido bautizados en su muerte? </li></ul><ul><li>4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo , a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. </li></ul><ul><li>5 Porque si fuimos plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte, así también lo seremos en la de su resurrección; </li></ul><ul><li>6 sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado. </li></ul><ul><li>7 Porque el que ha muerto, ha sido justificado del pecado. </li></ul><ul><li>8 Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; </li></ul><ul><li>9 sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. 10 Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. </li></ul><ul><li>11 Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro. </li></ul><ul><li>12 No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal , de modo que lo obedezcáis en sus concupiscencias; </li></ul><ul><li>13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia. </li></ul>

×