• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
153
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Así imagina Jesús a su familia de seguidores: un grupo de hermanos y hermanas que le siguen para acoger y difundir la compasión de Dios en el mundo. Jesús no pudo ni quiso poner en marcha una institución fuerte y bien organizada, sino un movimiento curador que fuera trasformando el mundo en una actitud de servicio y amor. Su primera preocupación es dejar tras de sí un movimiento de hermanos y hermanas, capaces de vivir sirviendo a los últimos. Ellos serán el mejor símbolo y la semilla más eficaz del reino de Dios. Estas serán las dos grandes tareas de sus enviados: decir a la gente lo cerca que está Dios y curar a las personas de todo cuanto introduce mal y sufrimiento en sus vidas. José Antonio Pagola. “ Jesús: aproximación histórica” Lucas 14, 25-33 – 23 Tiempo Ordinario –C- Autora: Asun Gutiérrez. Música: Albinoni. Andante en sol mayor.
  • 2. Como lo seguía mucha gente, Jesús se volvió a ellos y les dijo: Las palabras de Jesús no son para un grupo elegido y reducido ni para personas especialmente valientes. La invitación es para tod@s. Dice a tod@s las condiciones indispensables para tod@ discípul@, lo que caracteriza el compromiso cristiano. Dedicar la vida a lo que Él la dedicó: al Reino, a hacer una humanidad de hijos e hijas, por tanto de hermanos y hermanas.
  • 3. Si alguno quiere venir conmigo y no está dispuesto a renunciar a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, hermanos y hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Seguir a Jesús no significa dejar algo, sino haber encontrado a Alguien. Ese encuentro hace que pase a segundo lugar todo lo demás. Lo único fundamental es la opción radical por Jesús y por la nueva escala de valores que él propone.
  • 4. El que no carga con su cruz y viene detrás de mí, no puede ser discípulo mío. Quizá tendemos a desarrollar ciertos aspectos de la cruz que oscurecen, ocultan, desvirtúan y olvidan el aspecto fundamental. Hay quien piensa y enseña que cargar con la cruz y seguir a Jesús es buscar mortificaciones, privarse de sanas satisfacciones, renunciar a alegrías y gozos legítimos, para llegar, por el sufrimiento, a una unión mayor con Jesús. El evangelio no habla de eso. Jesús habla de ir por el mundo como Él, “detrás de Él”, prosiguiendo su causa, llevando a cuestas la suerte de las personas marginadas, aliviando sus cruces, convirtiendo la propia vida en don y servicio para l@s demás. Desde la luz de Jesús todas las situaciones y realidades de nuestra vida, y de la de l@s demás, adquieren su verdadero sentido y valor. Es el yugo suave y liberador que Jesús promete y ofrece.
  • 5. Si uno de vosotros piensa construir una torre, ¿no se sienta primero a calcular los gastos y ver si tiene para acabarla? No sea que, si pone los cimientos y no puede acabar, todos los que lo vean se pongan a burlarse de él, diciendo: “Este comenzó a edificar y no pudo terminar”. O si un rey está en guerra contra otro ¿no se sienta antes a considerar si puede enfrentarse con diez mil hombres al que le va a atacar con veinte mil? Y si no puede, cuando el enemigo aún está lejos, enviará una embajada para negociar la paz. Jesús provoca nuestra reflexión sacudiendo nuestra seguridad religiosa . Seguir a Jesús no puede depender de impulsos, corazonadas y entusiasmos superficiales. Es una opción libre, un proceso diario y continuo, que supone decisiones valientes y personales, profunda reflexión y discernimiento.
  • 6. Del mismo modo, aquel de vosotros que no renuncia a todo lo que tiene, no puede ser discípulo mío. El afán de acumular riquezas , honores, privilegios, poder.... no es compatible con el compromiso cristiano. Jesús nos invita a elegir lo mejor, a renunciar a todo lo que nos deshumaniza y nos impide ser más libres y más felices. Así, toda “renuncia” se convierte en alegría y libertad. Conocemos tu designio porque Tú nos das la Sabiduría y nos envías tu Espíritu. (Primera Lectura)
  • 7. Jesucristo enseña a los seres humanos que hay algo en ellos que les sitúa por encima de esta vida de ajetreos, alegrías y temores. Quien llega a entender la enseñanza de Cristo se sentirá como un pájaro que no sabía que tenía alas y ahora, de pronto, se da cuenta de que puede volar, puede ser libre y ya no tiene nada que temer. León Tolstoi