• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El capitalismo. alejandro osvaldo patrizio
 

El capitalismo. alejandro osvaldo patrizio

on

  • 188 views

 

Statistics

Views

Total Views
188
Views on SlideShare
188
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El capitalismo. alejandro osvaldo patrizio El capitalismo. alejandro osvaldo patrizio Presentation Transcript

    • EL CAPITALISMO SU ESCENCIA POLÍTICA
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Son la libertad de mercado, la iniciativa privada en tanto que búsqueda del beneficio y la reducción del Estado, tres de los pilares en los que se sustenta el ideario del capital. Que la interferencia del Estado es una traba para el mercado debe entenderse principalmente desde la perspectiva de la restricción de los beneficios en forma de impuestos, preferentemente, y en el exceso legislativo de los mercados que impiden o dificultan que la iniciativa privada pueda verse plasmada
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • La forma en la que el Estado deja de ser una traba viene a articularse, según el recetario neoliberal, en la privatización de empresas estatales, en la restricción presupuestaria y la desregulación de mercados que bien pudieran proteger a sectores amplios de la población. Esto convierte al Estado, quizás, en resto, en garante de la libre competencia, la cual vendría a ser como el lubricante que engrasa las distintas partes de la maquinaria.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Pero fue mediante el proceso de privatizaciones en el que el monopolio estatal pasó a manos de intereses privados, legitimados por una liberalización que rezaba competencia interempresarial, pero que no era sino monopolio privado. Hay que tener en cuenta de que estos intereses privados habían obtenido poder de compra en actividades en las que el Estado ya no estaba presente, de modo que adquieren un nuevo territorio de explotación desde posiciones ventajosas, en la medida en que se encuentran con empresas desarrolladas y sin apenas competencia.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Que empresas antes estatales pasen a manos privadas supone un trasvase del poder de la política a lo privado; lo cual significa que el ejercicio del poder se realiza con el fin del beneficio propio, lo cual a su vez supone el aniquilamiento de facto del interés general o público. ¿Qué ocurre cuando se aniquila el interés general? Primero, que el contrato social sobre el que se legitiman los Estados queda invalidado, lo que a su vez deja sin efecto los derechos adquiridos a través del contrato.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Cierto es que desde el discurso legitimador del capitalismo se intenta enmascarar la invalidación del contrato social; especialmente a través del discurso democrático, articulado a través del sistema de elecciones. Con este enmascaramiento se consigue legitimar el componente policial y militar de los Estados, como necesarios para defender los intereses privados, especialmente de las grandes corporaciones surgidas tras las privatizaciones (prueba de ello son las recientes aventuras neocolonialistas).
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Asimismo, dado que la invalidación del contrato social puede legitimar el uso de la violencia a las partes perjudicadas, con el enmascaramiento se pretende mantener esta posibilidad alejada, mientras de facto todo lo inundan por la violencia de la creciente competitividad. Así pues, por un lado nos encontramos con monopolios privados en los que se concentra el poder y por otro democracias fantasma, de presencia poderosa, pero sin cuerpo, en la medida en que ocultan la ruptura del contrato social; como arco en el que se desarrolla la economía y el poder de mercado capitalistas.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Puede que dentro de este arco hubo una vez una tregua de clases, formalizada a través de la construcción del llamado estado del bienestar, de tal modo que la validez del contrato social no pudiera ponerse en duda.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Cabe pensar que ahí se perfeccionaron los mecanismos de enmascaramiento, especialmente con el desarrollo de las industrias del entretenimiento, que prepararon la siguiente fase de desmantelamiento de los Estados, una vez la concentración corporativa fue ampliando su espectro. Caracteriza está siguiente fase la dificultad por la que los mecanismos de enmascaramiento están atravesando. Internet en este sentido ha venido a cuestionar el monopolio discursivo que ya estaba formalizado a través de la televisión y la prensa escrita tradicional.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • Ahora bien, el desmoronamiento de los mecanismos de enmascaramiento también se produce justo cuando la competitividad se concentra en la reducción de costes laborales y sociales, como modo de aumentar el margen de beneficios (sin que ello suponga una modificación del precio final) o para pagar las deudas corporativas, y que se articulan sin concesiones con el abaratamiento de la mano de obra, ya sea mediante deslocalizaciones, ya sea mediante reducción de plantilla, ya sea pagando salarios miserables, etc.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • En este sentido, la realidad se está imponiendo a la ficción, o en otras palabras, hay una disfunción entre la información enmascaradora y la realidad, en la que, por ejemplo, se han visto gobiernos denominados como socialistas tomar té y rendir pleitesía a los grandes nombres corporativos, mientras otros recibían una carta de embargo o la anulación del subsidio por desempleo.
    • LA POLÍTICA CAPITALISTA • La inmediatez de lo real se impone al discurso, en la medida en que nos podemos encontrar un día durmiendo en un parque tapado por las noticias de periódicos pasados mientras recibimos notificación del colegio electoral al que pertenecemos. Esta apelación a lo real es una apelación a la supervivencia, en la medida en que gran parte del sustento que proporcionaba el estado del bienestar se ha esfumado, de tal modo que se han esfumado algunas comodidades que mullían el consumo de propaganda, como por ejemplo, quedarse sin vivienda o sin tele. Y el mundo visto desde la intemperie tiene una demanda primaria, que es, al modo spinoziano, perseverar en el ser.