1
RETOS Y OPORTUNIDADES DE LA BANCA
DE DESARROLLO COMO INTEGRADOR
ENTRE LO RURAL Y LO URBANO
Dr. Carlos Garatea Yori
Direc...
1
RETOS Y OPORTUNIDADES DE LA BANCA DE DESARROLLO
COMO INTEGRADOR ENTRE LO RURAL Y LO URBANO
La Inequidad: Una preocupació...
2
imponer costos modestos e incluso negativos, por un lado debido a la eliminación de las
lagunas fiscales (elusión) arbit...
3
Entre los factores que se puede mencionar a ese respecto, se observa que si bien hay un
crecimiento de la economía en to...
4
secuelas que aún se manifiestan en los países desarrollados, nos muestran que esos
indicadores en el nivel de empleo y d...
5
servicios de diversa índole. De ahí también la necesidad de contar con mecanismos de
colaboración público – privada en l...
6
los subsidios directos son más efectivos y más justos que los indirectos. En tal sentido,
incrementar los fondos y el al...
7
sector urbano, de manera que el proceso de integración fluya y se vaya haciendo posible
hacia su propia consolidación, c...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Alide 44: Retos y oportunidades de la Banca de Desarrollo como Integrador entre lo Rural y lo Urbano

194 views
127 views

Published on

Exposición de Carlos Garatea Yori, director del Banco Agropecuario (Agrobanco), durante la 44 Asamblea General de la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (ALIDE): “Desarrollo sectorial y territorial latinoamericano: conocimiento, innovación, tecnología y financiación de impacto” (Cartagena de Indias, Colombia, 8-9 de mayo de 2014). Tercera sesión plenaria: Retos y oportunidades de la banca de desarrollo como integrador entre lo rural y lo urbano

Published in: Economy & Finance
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
194
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Alide 44: Retos y oportunidades de la Banca de Desarrollo como Integrador entre lo Rural y lo Urbano

  1. 1. 1 RETOS Y OPORTUNIDADES DE LA BANCA DE DESARROLLO COMO INTEGRADOR ENTRE LO RURAL Y LO URBANO Dr. Carlos Garatea Yori Director Banco Agropecuario (AGROBANCO)
  2. 2. 1 RETOS Y OPORTUNIDADES DE LA BANCA DE DESARROLLO COMO INTEGRADOR ENTRE LO RURAL Y LO URBANO La Inequidad: Una preocupación mundial. Como lo ha señalado recientemente Martín Wolf, economista principal del Financial Times, en su artículo sobre “Una sociedad más igualitaria no obstaculiza el crecimiento”, en el mes de febrero último el Fondo Monetario Internacional (FMI) en una nota titulada “Redistribución, Desigualdad y Crecimiento”, llega a las siguientes conclusiones: las sociedades con orígenes más desiguales tienden a una mayor redistribución; una menor desigualdad neta impulsa un crecimiento más rápido y más duradero; y la redistribución es generalmente benigna en su impacto sobre el crecimiento, con efectos negativos sólo cuando se lleva a los extremos. En el caso de la primera conclusión, la explicación estaría en el hecho que en las democracias con sufragio universal, cuanto mayor sea la desigualdad generada por el mercado, mayor será la presión política para una redistribución. En este caso, quienes ejercen mayor influencia política por el poder del dinero que detentan podrían tratar que no se altere el status quo directa o indirectamente procurando atraer el apoyo de quienes están en los niveles inferiores de la escala de ingresos, haciendo hincapié en cuestiones sociales y culturales, pero el hecho de que la redistribución gane, se debe a que los votos se distribuyen de manera más equitativa que el dinero. En cuanto a la segunda conclusión, referida al argumento que la desigualdad de hecho podría promover el crecimiento, ya que refleja los altos incentivos para la innovación y el espíritu empresarial, que podría significar un mayor ahorro y así una mayor inversión, puesto que las personas con más dinero pueden ahorrar una fracción mayor de sus ingresos que los más pobres. En cuyo caso, la desigualdad podría privar a los pobres de la capacidad de mantenerse saludables, adquirir conocimientos o cuidar y educar a sus hijos. Lo cual puede generar inestabilidad, ya que la polarización se producirá entre el conservadurismo partidario de los bajos impuestos y el populismo redistributivo, impidiéndose así el consenso respecto a la necesidad de cómo responder ante choques severos. Con respecto a la tercera conclusión, Wolf señala que es fácil ver en ella el por qué los políticos redistributivos pueden afectar el crecimiento. Si es cierto que los costos económicos de los impuestos aumentan de manera desproporcionada, a medida que alcanzan niveles muy altos; paralelamente, algunos políticos redistributivos pueden
  3. 3. 2 imponer costos modestos e incluso negativos, por un lado debido a la eliminación de las lagunas fiscales (elusión) arbitrarias que favorecen a algunas personas, o porque el uso de los ingresos fiscales para financiar la inversión pública, se traduce en mejoras en la educación o en servicios de salud universales, es otra. Sin embargo, tales medidas podrían promover una mayor igualdad y un mayor crecimiento. Sobre la base del análisis respecto al crecimiento, desigualdad y redistribución, la conclusión clara es que la desigualdad reduce el crecimiento. El impacto directo de la redistribución es significativamente negativo- Pero el efecto indirecto a través de la reducción de la desigualdad, es beneficioso para el crecimiento. Salvo cuando se acompaña de la aplicación de políticas extremistas, en principio la redistribución no afecta el crecimiento. Pero, asimismo, una menor desigualdad logrará que las economías funcionen al aumentar la capacidad de toda la población para participar, en condiciones de mayor igualdad. Por tratarse el tema de la integración entre lo rural y urbano, de un aspecto crucial para nuestro desarrollo que requiere de la aplicación de políticas públicas a nivel nacional, regional y comunitario para contribuir a la modernidad y reducir el subdesarrollo y la pobreza, se trae a colación este comentario referido a las conclusiones del FMI sobre estos aspectos que no son solamente conceptuales sino que tienen íntima relación con la inequidad de la que deberemos sacudirnos, y vienen preocupando y llamando la atención a nivel mundial. En la última década, en muchos de los países de la región se observa una caída de los niveles tanto de pobreza cuanto de pobreza extrema, con diversas variantes que vienen respondiendo a los diferentes ciclos de nuestras economías, en relación con los procesos de las economías desarrolladas. Permítanme mencionar que en el caso del Perú, a cifras del último año, en el sector rural se observa una reducción de cinco puntos entre el año 2012 y el 2013, es decir que de un 53% del nivel de pobreza se ha llegado al 48% en el último año, lo cual todavía sigue siendo muy alto, particularmente en las regiones alto andinas, pese al mayor dinamismo mostrado por el sector agrario y rural, en donde se puede apreciar un significativo incremento del nivel salarial en ciertas regiones vinculadas a la agro exportación. En contraste, en el área urbana la reducción de la pobreza evolucionó de un 16,6% en el 2012 a tan sólo 16,1% en el 2013.
  4. 4. 3 Entre los factores que se puede mencionar a ese respecto, se observa que si bien hay un crecimiento de la economía en todo el país, incluídas las zonas rurales en donde la actividad principal continúa siendo la agricultura, sin embargo se vienen desarrollando otras actividades y ocupaciones no agrícolas que igualmente impactan en la reducción de la pobreza, con un efecto positivo en la economía de las respectivas regiones y en el nivel del ingreso de las familias rurales, determinado también por el incremento del gasto público y de los ingresos de la población más pobre. En el nivel nacional, el año pasado casi medio millón de personas, es decir 491,000 peruanos dejaron la zona de pobreza. Así, en términos generales, la pobreza afecta aún hoy al 23,9% de la población nacional, es decir a 7,8 millones de personas de un total de 33 millones de habitantes, con una reducción de 1,9% puntos menos que el nivel registrado en el 2012. Según el Instituto Nacional de Estadística (INEI), el incremento del gasto y de los ingresos, principalmente en el segmento de la población más pobre, ha sido uno de los factores determinantes en la reducción de la pobreza registrada. En efecto, en el 30% de la población más pobre el gasto aumentó en 6% debido a las mayores transferencias públicas a los programas sociales que crecieron 27%, produciendo que el gasto promedio de la población se incrementara en 1,9%. Sin embargo, en algunas entidades de análisis económicos, se señala que si bien los programas sociales pueden generar impactos en la reducción de la pobreza, estos pueden ser menores, si se tiene en cuenta que entre el 80% y el 85% de la caída de la pobreza registrada en los últimos diez años, ésta responde al incremento del ingreso per cápita en el país por la evolución de la economía y no necesariamente a las transferencias de los programas sociales. En ese aspecto, se puede afirmar también que si bien no hay duda que las transferencias públicas hacia la población de más bajos ingresos tienen una incidencia positiva en su capacidad de gasto, sin embargo el mencionado incremento del 6% en el gasto de la población más pobre ha sido impulsado por la actividad económica en general, lo cual ha incidido significativamente en la reducción de la pobreza, ya que el año pasado el Gobierno invirtió menos de 4,000 millones de nuevos soles (US $ 1,481 millones) en programas sociales. No obstante esos cuestionamientos, esa situación mencionada se refleja en el hecho que en los últimos diez años, la población ocupada creció en 20%, casi cinco millones de peruanos accedieron a un empleo adecuado y el desempleo bajó en 11,8%. Sin duda, esas cifras revelan un panorama positivo para uno de los principales indicadores de la economía, pero a la vez muestran el acierto de continuar por la vía del equilibrio en la política económica que se ha seguido en los últimos trece años, lo que es un mérito. Sin embargo, esa positiva tendencia hasta ahora se puede alterar. Los últimos acontecimientos, derivados muchos de ellos de la crisis financiera del 2007 al 2009 y sus
  5. 5. 4 secuelas que aún se manifiestan en los países desarrollados, nos muestran que esos indicadores en el nivel de empleo y de los ingresos pueden declinar en los países de la región, con caídas en la generación de nuevos puestos de trabajo. Es por ello que la necesidad de impulsar la integración de lo rural a lo urbano ya no sea sólo una expresión de la modernidad, sino más bien un requerimiento de carácter urgente e ineludible, como el que representa para nuestros países la ampliación y complementariedad de nuestros mercados internos en el corto y mediano plazos, para darle mayor potencial a la sostenibilidad del crecimiento de nuestras economías. Ya que en un contexto de menor crecimiento es aún más urgente colocar al empleo como un objetivo prioritario de las políticas económicas, para evitar un retroceso en el marcado laboral, como lo advierte la OIT, y es precisamente hacia lo contrario que nos debe impulsar la integración de lo rural y lo urbano en cada uno de nuestros países. LA PERSPECTIVA TERRITORIAL. Desde la multiplicidad de ingreso que caracteriza a los hogares rurales, todo enfoque de desarrollo que pretenda contribuir al ingreso rural tiene que ir más allá del enfoque agrícola o sectorial. Por esa razón, como lo reiteran Alain de Janvry y Elisabeth Sadoulet (La inversión en el desarrollo rural es buen negocio – BID), el desarrollo rural debe abordarse desde una perspectiva territorial, como parte de de un enfoque de desarrollo regional completo. Para ello es necesario organizar consejos de desarrollo nacional que puedan garantizar la coordinación entre los diversos agentes que actúan en la región y vincular el desarrollo rural con el desarrollo regional, entre el cual se encuentra comprendido el sector urbano. De ahí que hablar de un proceso de integración entre lo rural y lo urbano no sea de una entelequia, sino más bien tocar un factor de inmenso potencial que debe orientarse desde una perspectiva territorial para dar coherencia y brindar finalmente el ansiado bienestar a toda la región, mediante la participación pública y privada. Consecuentemente con ello, el desarrollo y fortalecimiento de los mercados de los productos agrícolas comercializables, no obstante las dificultades inherentes a su desarrollo autónomo, es de especial prioridad, tanto para las políticas públicas como para los programas de inversión de cada región. En ese aspecto, hay un área de particular importancia en el desarrollo de los mercados de bienes, como es la agroindustria por los requerimientos que demanda en cuanto a infraestructura física, así como de tecnología, capacitación empresarial y de promoción de exportaciones, en los cuales la participación del sector urbano tiene un papel de importancia que cumplir y servir de base a las actividades comerciales del sector privado, mediante la provisión de insumos, ingeniería y
  6. 6. 5 servicios de diversa índole. De ahí también la necesidad de contar con mecanismos de colaboración público – privada en las áreas rural y urbana, de modo de revertir la tradicional tendencia de extracción de los excedentes rurales desplazados a favor de los sectores urbanos. En ese sentido, las nuevas demandas al medio rural, diferentes a la producción de alimentos, como la conservación del ecosistema, su biodiversidad y procesos naturales esenciales, la conservación de paisajes naturales de calidad estética y biológicos para actividades recreativas y alternativas económicas como el turismo rural y ecoturismo, la producción de recursos hídricos de buena calidad para el consumo doméstico e industrial y otros servicios ambientales de creciente importancia, tales como: sumideros de carbono y la emisión de oxígeno, protección contra inundaciones, purificación de las aguas y ríos contaminados, y los equilibrios territoriales, son una expresión ilustrativa de los servicios y funciones de recuperación y conservación que las sociedades urbanas cada vez demandan más y deben ser valorizados y pagados, de manera que se transformen en fuente de ingreso alternativo y de integración efectiva entre los pobladores rurales y los urbanos, como parte muy importante del enfoque territorial de una estrategia urbano-rural más amplia, a la que la banca de desarrollo está en capacidad de asistir con una nueva y distinta perspectiva de sus condiciones y criterios de evaluación crediticia y asistencia no financiera. PRECIOS Y COMERCIO EN LA PROVISIÓN DE ALIMENTOS. En los últimos años, el aumento en los ingresos de las poblaciones de China y de la India, así como de otras economías emergentes, pero igualmente en ciertos segmentos poblacionales de nuestros propios países, ha incrementado la demanda en la calidad, volumen y variedad de los alimentos, pero también de los precios, lo cual tiene un impacto importante en la inflación local, no obstante la presentación de algunos problemas en la producción y provisión de estos alimentos, como han sido los casos del trigo, maíz, aceite de soya, lácteos, grasas, carnes, azúcar, etc., según advierte la FAO. Como se sabe, la inflación de alimentos afecta más a los países menos desarrollados, especialmente a los más pobres, debido a que en los hogares de menores ingresos se destina una mayor proporción de su gasto a su alimentación. Por el contrario, en la medida que el ingreso se incrementa, el peso de los alimentos en el gasto tiende a bajar, no obstante que el volumen aumenta. Por esa razón, el Banco Mundial viene recomendando ser realmente más prudentes en las políticas macroeconómicas, señalando que para enfrentar los efectos de un aumento en los precios de los alimentos,
  7. 7. 6 los subsidios directos son más efectivos y más justos que los indirectos. En tal sentido, incrementar los fondos y el alcance de programas que incluyan tanto a las zonas urbanas como a las zonas rurales es mucho mejor que establecer fondos de subsidios para estabilizar los precios de los alimentos. Para ello, mediante programas sociales focalizados en los pobres resulta más simple, efectivo y menos oneroso que establecer programas de alcance general, ya que además se ayuda a quienes realmente lo necesitan y se evitan desviaciones e ineficiencias muchas veces hasta perversas. Adicionalmente, será necesario adoptar o promover reformas orientadas a favorecer el desarrollo rural, por medio de políticas que permitan ampliar y mejorar la infraestructura básica, que incluya redes viales, mercados, precios, así como nuevas tecnologías de riego, de uso del suelo y de semillas mejoradas, así como de pesticidas, fertilizantes y viveros. A esos efectos, un elemento de particular importancia radica en la promoción y motivación hacia la asociatividad, a partir de una lógica de mercado no asistencialista sino que promueva economías de escala tanto en la adquisición de los insumos y la inversión, como en la comercialización de la producción, con mecanismos efectivos de gestión y de solución de conflictos o controversias en la contratación, de modo de asegurar la capitalización progresiva de la unidad productiva agropecuaria y del conjunto. A esos efectos, la asociatividad por medio de conjuntos de unidades productivas agropecuarias, localizadas en una zona agraria determinada y dedicadas a uno o varios cultivos, pero manteniendo su propia individualidad, a través de cadenas productivas, permiten: • Organizar a los actores en la cadena productiva. • Seleccionar bienes y servicios con alto valor agregado. • Elaborar estudios de mercado y contratos de largo plazo. • Organizar la logística y la distribución de los productos en los mercados. • Ser eficientes en los procesos productivos. • Administrar los recursos según sus costos. • Planear la inversión. • Elaborar presupuestos, realizar la gestión financiera y evaluar los resultados. • Capacitar en la gestión empresarial de cada componente, y • Gestionar la cadena productiva. Sobre esas bases, el proceso de integración del sector rural con el sector urbano se podrá realizar desde distintos ángulos de la producción agraria o no, con un mayor potencial empresarial que permite encontrar los puntos de convergencia o complementación con el
  8. 8. 7 sector urbano, de manera que el proceso de integración fluya y se vaya haciendo posible hacia su propia consolidación, con el fin de asegurar así su eficacia y sostenibilidad. Otro elemento de particular importancia a considerar lo constituye la disminución de las ineficiencias de los mercados de alimentos que por medio de la información guíen y favorezcan la formación de precios y ordene el mantenimiento del suministro de los alimentos, así como para contribuir a la seguridad alimentaria, particularmente en sector urbano. En este último caso, no se puede dejar de mencionar que un hecho negativo se asoma en momentos en que los suministros globales de muchos alimentos y materias primas ya están ajustados, como es la posibilidad de la llegada del fenómeno de El Niño que podría producir un incremento de los precios si la oferta global de alimentos se redujera como consecuencia de los efectos de los desastres naturales que ocasiona sobre la producción y el encarecimiento de ciertas materias primas básicas, con la consiguiente interrupción de la recuperación económica y la desestabilización social en los países pobres que importan la mayor parte de sus alimentos. Sin embargo de esa posibilidad coyuntural negativa, en casi todos esos elementos, se podrá advertir las diversas posibilidades de participación, complementariedad e interrelación con los servicios y otras oportunidades, como elementos coadyuvantes a la integración de lo urbano y lo rural.

×