Your SlideShare is downloading. ×
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Desarrollo morfológico y sintáctico del lenguaje

47,088

Published on

1 Comment
5 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total Views
47,088
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
15
Actions
Shares
0
Downloads
419
Comments
1
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1
  • 2. INTRODUCCIÓNDesde los inicios el lenguaje se ha mostrado como centro de atención de muchos investigadores,llegando así a convertirse en un tema importante a tratarse entre la comunicación de los sereshumanos y el principal instrumento por el cual las personas expresan sus sentimientos ypensamientos.En un principio el leguaje fue objeto de estudio de pensadores y filósofos pero luego fueronapareciendo los primeros lingüistas quienes se ocuparon del análisis y la descripción deldesarrollo del lenguaje; pero al paso del tiempo otros profesionales han contribuido alenriquecimiento de la comprensión y explicación del pulcro desarrollo del lenguaje, tales como:pedagogos, psicólogos, sociólogos, antropólogos, médico e incluso matemáticos.En este extenso campo de investigación, los estudios en la población infantil tienen granrelevancia debido a que buscan conocer las condiciones y procesos necesarios para la aparicióny desarrollo de su lengua materna.El trabajo que presentamos pretende contribuir a los estudiantes afanosos al conocimiento de laadquisición del lenguaje desde una orientación morfosintáctica e incentivar a realizar mayoresinvestigaciones con el fin de contribuir en los estudios de este maravilloso fenómeno como es ellenguaje. 2
  • 3. ÍNDICEINTRODUCCIÓN ................................................................................................................... 2INDICE................................................................................................................................... 3DESARROLLO DEL SISTEMA MORFOSINTÁCTICO ......................................................... 4 I. DESARROLLO DEL NIVEL SINTÁCTICO DEL LENGUAJE .................................. 11 ‡ Desarrollo gramatical ‡ Desarrollo inicial ‡ La combinación de palabras. Expansiones sintácticas ‡ Desarrollo sintáctico en edades intermedias ‡ Últimas adquisiciones sintácticas Cuadro del desarrollo sintáctico .................................................................................. 28 II. DESARROLLO DEL NIVEL MORFOLÓGICO DEL LENGUAJE ............................ 31 ‡ El objeto de estudio ‡ Evolución de las diversas variantes morfematicas Cuadro del desarrollo morfológico ............................................................................... 53BLIOGRAFÍA......................................................................................................................... 56 3
  • 4. Desarrollo del Sistema MorfosintácticoLa evolución del lenguaje entre los 2 y 3 años se caracteriza por el acceso lo que lospsicolingüísticas llaman semantaxis a la asociación de dos o más palabras menyuk 1988) elhecho de dos o más palabras puedan ser agrupadas en el seno de un mismo enunciado planteala cuestión de su organización según la función, es decir , se plantea el problema el problema dela relación semántica-sintáctico ¿ como el niño llega el niño a dominar las reglas que rigen laorganización secuencial de los enunciados? Aun no se tiene una respuesta satisfactoria a estapregunta pero, según Brayle (1963), (1971), 1976).Todo sucedería como si el niño seleccionara el lenguaje oído a su alrededor un pequeñonúmero de palabras y se servirá de ellas atribuyéndoles una posición fija. El niño pondría afuncionar un número limitado de formulas a la posición que serian directamente aprendidas yderivadas del lenguaje adulto. Según el principio llamado de generación contextual. Esteprincipio afirma que el niño marca la posición de una palabra o de un grupo de ellas en losenunciados del adulto y tiende después a utilizar esa palabra o grupo de palabras en formulasdel mismo lugar, es decir, en el mismo contexto. La disposición de las primeras palabras noparece, pues, que sean al azar. Muy pronto el niño maneja un pequeño número de formulasverbales en el lenguaje del adulto y las utiliza en sus propias producciones. Ejemplos: a) Nene ido ; b) esta aquí ; c) ¿Cómo (se) abre? ; d) Dormir no e) No (se) puede 4
  • 5. f) Dos coches ; g) Nene aupita.Un momento importante de la adquisición del lenguaje es la aparición de la frase gramaticalcuyos elementos fundamentales son : a) entonación b) sobre generalización c) flexiones, para acceder finalmente d) ordenes de la palabra.Estas nuevas adicciones le van a permitir al niño confeccionar sus conocimientos lingüísticosconstruir y comprender enunciados fuera de las situaciones actualesa) ENTONACION:La entonación tiene un función sintáctica e idéntica con la aparición del léxico que el niño junta,para señalar modalidades diferentes de frases. El niño puede así expresar en el enunciado “papàbrum brum “una declarativa, una pregunta; una demanda de información de sorpresa, que losespecialistas en fonética pueden controlar analizando las variaciones de las curvas melódicas oentonativas (Konpezynki 1991).b) SOBREGENERALIZACION:Otra peculiaridad del lenguaje del niño durante este periodo se refiere al aspecto particular dealgunos errores gramaticales estos errores no son aleatorios si no que reflejan el sistema deorganización lingüística del niño. Una vez que este ha aprendido el empleo del sufijo “ido” para 5
  • 6. referirse a lo pasado aplicara esta regla generalizando verbos con formas de participiosirregulares. Producirá entonces estructuras como “ha ponido” en lugar de “ha hecho”. “ahRompido” en lugar de “ah roto”, etc.En todos estos casos , el niño aplica una regla a elementos lingüísticos inapropiados; en otraspalabras, sobre generalizada la regla . a la inversa ; se dan casos en los que el niño aplica unaregla excepcional a estructuras lingüísticas regulares. Es posible, pues, oírle decir: “vuelvo” enlugar de “volo”, sobregeneralizando raíces irregulares a formas regulares, o”dicio” en lugar de“dijo”, error en el que se da inseguridad respecto a la raíz verbal irregular a elegir. Etc.El principio de sobre generalización puede extenderse también al léxico. En este estadio, cuandoel niño crea palabras nuevas, tiene tendencias a generarlas a partir de estructuras ya existentes.Estas modificaciones psicolingüística demuestran que el niño no aprende únicamente por simplerepetición o por imitación. Su aprendizaje se efectúa más bien a través de la deducción de losprincipios que operan en su lengua a través de su aplicación a situaciones nuevasc) FLEXIONES:Las flexiones o desinencias son elementos variables que se añaden al radical de las palabrassegún su posición en la frase que cuyo sentido puede determinar.Algunas lenguas, como los romances y el ruso, utilizan muchas desinencias para precisar elsentido de la frase. Los niños que se familiarizan con tales lenguas adquieren muy deprisa estasformas gramaticales que se reflejan en los enunciados complementos de objeto directo eindirecto. La desinencia del complemento de objeto directo en ruso es la que más deprisa 6
  • 7. adquiere el niño cuando aprende esa lengua, lo mismo que ocurre con el serbocroata, el lituano,el húngaro, el fines, el turco (Slobin 1973, 1982, 1985 ) .Parece claro que al final del periodo de enunciados binarios el niño domina la mayor parte de lasformas gramaticales esenciales de su lengua; el niño sabe que las palabras pueden serorganizadas de una determinada manera y modificadas por la entonación y las flexiones. Pareceque no existen unas lenguas más difíciles que otras en cuanto a su aprendizaje por parte delniño; la adquisición del lenguaje parece relativamente fácil para todos los niños del mundo entrelos dos y dos; seis años. Orden de las palabras el orden de las palabras determina el sentido dela frase.Un enunciado en español se compone generalmente según el modelo “sujeto-verbo-complemento de objeto-(svo) y el niño aprende muy deprisa. Una vez que el niño a comprendidola función de las diferentes partes del discurso, puede atribuir un sentido distinto al enunciadotales como “el nene come” y “comer la papilla”, y puede comprender la frase el niño come supapilla.Desde los tres. Seis años, pues, el niño consigue ya dominar la estructura fundamental de sulengua materna y se muestra capaz de hablar inteligiblemente, y esto, prácticamente, sindemasiadas faltas sintácticas ni morfológicas sin embargo, el proceso de aprendizaje estátodavía lejos de estar acabado el niño mejora y afina sus lenguajes de b varias formas. Antetodo, desarrolla su vocabulario y profundiza su comprensión del significado de las palabras,proceso que parece proseguir durante toda la vida. Por otra parte, a pesar de su buen dominiode las estructuras sintácticas, debe completar su comprensión por medio del acceso adeterminados estructuras gramaticales. 7
  • 8. Oración de relativas con “que” las relativas con “que” no parecen plantear más problemas quelas activas. SeguiiLebille (1977). Recoge un 100 % de respuestas correctas de sujetos de 3;7años a los enunciados del tipo (A) y un 90 % a los enunciados de tipo (B): (A) muéstrame elcoche verde que empuja al coche rojo. (B) muéstrame el caballo blanco que derriba la barreraamarilla cuando los pronombres relativos cumplen la función de objeto directo, los enunciados detipo (C) (enunciados no reversibles) son bien interpretados desde los tres; seis años, mientrasque los enunciados del tipo (D) enunciados reversibles no son interpretados bien, en el primercaso sobre cinco, hasta alrededor de los nueve ; seis años (Seguii Lebille)C1) Muéstrame la barra amarilla que el caballo blanco derribaC2) Muéstrame la barrera amarilla que derriba al caballo blancoD1) Muéstrame el coche blanco que el coche rojo empujaD2) Muéstrame el coche verde que empuja el coche rojo.Cuando dos sintagmas nominales (SN) de la primera proposición, en una oración compuesta,son de género o de número diferentes, la forma del pronombre del verbo puede orientar lainterpretación. Nos podemos preguntar a partir de qué momento cae el niño el niño en la cuentade estos indicadores y si, considera antes de la referencia de uno de dos sintagmas nominalesmas del otro cuando faltan aquellos.Los trabajos de Kail (1976) Lebeille (1977) descubren tres estrategias sucesivas: uno hastaalrededor de los tres; seis años los niños refieren el pronombre al sintagma nominal (SN) máspróximo. Los autores avanzan la hipótesis de la existencia de una estrategia de distanciasmínimas sin tener en cuenta eventuales diferencias de género. Para el enunciado del tipo – el 8
  • 9. niño azul empuja a la niña roja y (Pronombre personal) derriba la baca roja - , los niñoscomprenden el pronombre como referido a la “niña roja”, sea el pronombre “él o ella”.2) Después, se percibe la aparición de una estrategia de no cambio de rol. Consiste eninterpretar el pronombre sujeto, sea cualquiera todavía subgénero, como un sustituto del SNsujeto. De este modo de comprensión subsiste hasta alrededor de seis años.3) A partir de esta edad, se instala una estrategia léxica: los niños tienen en cuenta losindicadores de género. Cuadro Nº 1 CUADRO RESUMEN DEL DESARROLLO MORFOSINTÁCTICO Edad LME Características Ejemplos 12 – 18 MESES 1 Holofrases “aba” (agua) Mecanismos de transición 18 – 2,6 años 1–2 Frases de dos palabras, “mas agua” expresando: “dame agua” Recurrencia “agua buena” Acción “quiero beber” Atribución 2,6 – 3 años 2 – 2, 6 Oraciones incrustadas (V + Vo) “¿qué…?” 9
  • 10. Avance en frases simples Preguntas Inicio de nexos Oraciones de forma no – normativa (contextual, plurif)3 – 4 años 2, 6 a 3, 8 Uso correcto de nexos: “ese que salta es Relativos malo” Causales Tematizaciones Completivas, etc.4 – 5 años 3, 8 a 4,2 Últimos usos en los nexos “cuando sea mi adverbiales cumpleaños…”+ de 5 años Estilo indirecto Uso prácticamente correcto de los nexos 10
  • 11. I. DESARROLLO DEL NIVEL SINTÁCTICO DEL LENGUAJELa sintaxis es un campo definido de varias formas por diferentes autores, teniendo aquí algunos: 1. Libro: Gramática de la Lengua Castellana. Autor: Real Academia Española.Sintaxis es el orden y la dependencia que las palabras deben tener entre sí para formar laoración. Este modo es de dos modos, regular y figurativo. Regular se llama aquel en que sesiguen estrictamente las reglas gramaticales; figurado es el que se observa para dar más vigor yelegancia a las oraciones, usando algunas licencias que se llaman figuras o adornos de laoración. 2. Libro: Introducción a la Teoría y Estructuración del Lenguaje Autor: Luis Alberto Hernando CuadradoEtimológicamente sintaxis quiere decir acción de disponer conjuntamente; por lo que noshallamos ante un conjunto de procedimientos a medios constructivos como el orden de laspalabras, el uso de los artículos y de las preposiciones de los tiempos verbales, pronombre yconjunción etc. la sintaxis en este sentido consiste en el estudio de las conexiones ysignificaciones gramaticales del curso L tesniere hace rescindir de el objeto de la sintaxisconjuntamente en el estudio de las conexiones entre las piezas léxicas ya que si bien es ciertoque la cadena hablada posee un orden lineal , también lo que a este orden impuesto por lascondiciones materiales subyace otra estructura que el lingüista debe establecer . Una oración ouna secuencia de oraciones que se hacen inteligibles cuando el saber implícito del hablantereconoce las conexiones que viene establecidas entre sus constituyentes. Por este motivo 11
  • 12. LTesniere dice que la sintaxis consiste en el estudio de las conexiones y su jerarquía es decir dela estructura formal del discurso.Con todo como se ha señalado anteriormente parece más adecuada sintaxis al estudio de lasconexiones y significaciones gramaticales en la estructura del curso. 3. Libro: Curso Completo de Lengua Española Autor: Wálter Fernández MeléndezUna de las partes de la gramática es la sintaxis {syn = con, taxis = orden}, que estudia lasdiversas funciones que desempeñan las palabras. Estas hacen referencia implícita de lasrelaciones que establecen con otras palabras dentro de la comunicación lingüística.Si combinamos las palabras, podemos formar, frases y oraciones, las cuales son unidadeslingüísticas dotadas de sentido y constituyen el objeto de estudio del análisis sintácticoFRASES Y ESTRUCTURAS SINTÁCTICAS. DESARROLLO SINTÁCTICO‡ DESARROLLO GRAMATICALLa década de los setenta ha sido la más productiva en estudios y monografías sobre eldesarrollo sintáctico. Los estudios pioneros se han llevado a cabo sobre el desarrollo del inglés,pero al estudiar otras lenguas (stobin 1973, 1985), se ha comprobado que la evolucióngramatical del niño es muy semejante en todas ellas: comenzando por un periodo de holofrase,el niño pasa a otro periodo en el que expresa ideas por medio de frases telegráficas, hasta llegara un periodo final de desarrollo gramatical propiamente dicho. Formas gramaticales simples enuna determinada lengua no son emitidas de manera espontánea por el niño hasta que este ya 12
  • 13. tiene una capacidad cognitiva que le haga entender lo que dice: por ejemplo: las frases referidasa posibilidades condicionales (“si no hubiese llovido no nos habríamos mojado”) songramaticalmente muy sencillas en lengua rusa, pero los niños rusos las utilizan a la misma edadque los niños parlantes de otros idiomas, cuando son capaces de comprender el significado delos que hablan.Aproximadamente a los 12 meses de edad surge la primera palabra reconocible en la mayorparte de los niños. Muchas veces esta palabra es difícil de discriminar del balbuceo a la jergaque la acompaña y la ha precedido, por la unanimidad de los estudios coincide en considerar elprimer cumpleaños como edad media de inicio del lenguaje con incipiente organización adulta.La generalidad de los investigadores clásicos (Buhler, stern, Greenfield, etc) coinciden en otorgara este primer estadio de una sola palabra un nivel de no – gramaticabilidad así como considerar,en cambio, que ya tiene propiedades adultas de carácter fonológico, semántico y pragmático.‡ DESARROLLO INICIALSe consideran que se inicia l desarrollo sintáctico cuando el niño, aproximadamente entre los 18meses y los 2 años, empieza a hacer frases de dos palabras, frases que pueden ya considerarsecomo mínima organización gramatical.Inmediatamente existe antes un tiempo, habitualmente llamado “periodo holofrástico”,caracterizado por la emisión de palabras aisladas. Una Holofrases es el enunciado creado poruna sola palabra. Este periodo suele iniciarse a los 12 meses y presenta variaciones, debidastanto a diferencias interindividuales como a las diferentes versiones paternas sobre el fenómeno.Algunos padres atribuyen el término palabra a secuencias claramente de balbuceo sin referencia 13
  • 14. contextual estable. Por ejemplo, las cadenas de balbuceo [a, ma – ma…], son interpretadascomo la palabra “mama” por algunos padres y no por otros, que se dan cuenta que no se dicen ala madre sino en situaciones de lloro y dolor.Se discute si las holofrases tienen o no organización gramatical. Autores como menyuk ybernholz (1969) defienden la existencia de estructura morfosintáctica en la holofrase,apoyándose en la diversa entonación con que son pronunciadas; sin embargo, si por oración seentiende la organización secuencial de elementos, resulta obvio reservar el tecnicismo oracionalal menos para frases de al menos dos palabras.Entre las holofrases y las frases de dos palabras transcurre un tiempo de transición llamado de“secuencia de palabras” en que los niños emiten de forma seguida varias palabras aisladas quetienen que ver con un solo contexto situacional. No tienen nivel de frases porque no tienen ordencanónico, hay demasiado tiempo entre palabras y tienen entonación aislada. Los autores loregistran aunque exactamente no está claro si se incorporan a las holofrases o frases. Guillaumelas llamo “pseudofrases” y quizá sea este el nombre más adecuado.Bloom y cols. (1980) las llamaron “secuencias encadenadas”. Una secuencia encadenadaproducida por la niña seguida por Bloom (Allison) es la de : “arriba – allí ” , “allí - eso”.Las secuencias de palabras suelen producirse entre los 18 meses y los dos años, aunque tienensu periodo de más alta frecuencia alrededor de los 20 meses para bajar después, a medida queaumenta la proporción de frases (Greenfield y Smith 1976)Por otra parte, el niño en esta época es capaz de comprender prácticamente todo lo que leDicen. La razón radica en que la comprensión exige conocimiento semántico mientras que laproducción requiere además conocimiento sintáctico. 14
  • 15. Aproximadamente a los 19 meses las primeras frases de dos palabras aparecen y con ellas yano hay discusión sobre la atribución del nivel morfosintáctico a estos enunciados.El momento de despegue infantil en la producción de frases ya consideradas como tales secorresponden con los 24 meses, tiempo en que los autores registran fuertes incrementos en lacantidad de las producciones. Greenfield y Smith (1976) contabilizaron en un sujeto 25 frases porhora a los 23 meses y 85 a los 25 meses; es decir, un incremento de 60 frases por hora en tansolo dos meses.Naturalmente, estas primeras frases, aunque irregulares, pobres y sin flexiones morfológicas,tienen organización gramatical (al menos dos palabras con dos significados se suceden) y losinvestigadores con datos empíricos se han visto en la obligación de utilizar algún sistema para suanálisis.A continuación exponemos tres sistemas característicos de análisis de las frases de dospalabras. El primero es un típico representante del modelo A (descrito en el cuadro 5.1), los dosúltimos son característicos de gramáticas propias. 1. LA HIPÓTESIS DE LA SUPRESIÓNAlgunos autores de formación generativa se han introducido al mundo infantil interesados pordescubrir, tal como hemos descrito en la propuesta anterior, el acceso del niño a la gramáticaadulta. Estos autores, al pensar que el lenguaje es un comportamiento innato, creen que losniños tienen en su cognición la gramática adulta, pero que dificultades periféricas de memoria oatención les impiden usarla con corrección. 15
  • 16. Bloom :Propuso como sistema de análisis de las primeras frases infantiles la gramática transformacional.Según, la autora, el niño que produce estas frases tiene representación completa de la gramáticaadulta, y el lenguaje reducido que produce (frases de dos palabras) es fruto de la restricción.Bloom usa el conocido ejemplo de “mami sock” (mama calcetín) para ilustrar su hipótesis.El sujeto del ejemplo utilizo este enunciado en dos contextos diferentes, cuando su madre leponía su calcetín (relación objetiva) y para señalar el calcetín de su madre (relación posesiva), loque para la autora demostraría la posibilidad de usar varias estructuras de significado con unnivel muy restringido de expresión sintáctica. En opinión de bloom frases de este tipodemuestran que los niños tienen muchos más conocimientos gramaticales de lo que es posibledescribir con una gramática pivotal (que se verá próximamente).Radford:La ausencia de determinantes (artículos, preposiciones, pronombres, etc) en el desarrollogramatical, parece general y explicable por el acceso más sencillo a los elementos léxicos y eldesarrollo posterior de los elementos funcionales Cuadro Nº 2 [Donde casa ] [aquí gato] [abre puerta] [abre libro] [quiero agua] Ejemplos de frases de dos palabrasLos ejemplos del cuadro Nº2 son frases que en lenguaje adulto parecen exigir: artículos,posesivos, etc; tales como: “un”, “el”, “mi”, “la” 16
  • 17. Las estructuras nominales infantiles tempranas son indeterminadas, formadas únicamente porlos elementos léxicos y con ausencia de elementos funcionales.Radford se pronuncia, por supuesto, por considerar que existen carencias gramaticales en elniño, que solo posee un sistema léxico para referirse a eventos que en lenguaje adulto exigiríandeterminaciones funcionales a estos nominales, pero además cree que existen deficienciassemánticas o reducciones semánticas en este uso gramaticalmente imperfecto. Así, el niño queomite artículos, pronombres, sin duda desconoce que existen diferencias en la atribuciónsignificativas a estos elementos (por ejemplo, entre articulo determinado o indeterminado) y, porsupuesto, el valor semántico referencial interactivo que tienen los pronombres les es totalmentedesconocido a esta edad (20 a 24 meses). 2. GRAMÁTICA PIVOTALES:Braine:Creo el sistema más popular de los descritos por los autores pertenecientes a la segundaposición. Utilizo una clasificación dicotómica para analizar estas frases de dos palabras. Enparticular, Braine observo en las frases de dos palabras no una unión al azar, sino una relaciónorganizada y, para demostrarlo, clasifico las palabras en las frases de dos plabras en dosgrupos: 1) Palabras “pivot”, formadas por un grupo reducido de palabras, si bien muy usadas muchas veces. Tienen posición fija en los enunciados y generalmente no se emiten juntas en la misma frase. 17
  • 18. 2) Palabra de “clase abierta”, formadas por un mayor número de palabras, pero menos repetidas. No ocupan lugar fijo y pueden aparecer juntas en la frase.Según Braine, en las emisiones infantiles podrían aparecer combinaciones de “pivot + abierta”,”abierta + abierta”, pero nunca de “pivot + pivot”.En castellano, un ejemplo del tipo “pivot + abierta” seria la producción “más agua”. La palabra“mas” funcionaria como pivot, puesto que es frecuente en este nivel su combinación conpalabras abiertas como:”pan”, “calle”, “galleta”, “pelota”, etc.El análisis pivotal de las frases de dos palabras ha recibido críticas, sobre todo cuando otrosautores trataron de usarlas como métodos de análisis de sujetos reales (Bloom). Losinvestigadores observaron que en los registros empíricos aparecen combinaciones de “pivot +pivot” y que algunas palabras que teóricamente eran abiertas, en la realidad funcionaban comopivots, tal es el caso de por ejemplo: “mama”, “nene”, “(el nombre del niño)”, etc. En resumen, lasgramáticas pivotales son demasiado restrictivas, y los niños reales demuetsran que sus corpusson difícilmente encorsetables en los márgenes que en su primera época tuvieron estasgramáticas. 3. UTILIZANDO EL SIGNIFICADO. ANÁLISIS SEMÁNTICOSLas categorías también son diferentes según los diversos autores, pero básicamente podríamosutilizar la clasificación siguiente: 18
  • 19. 1) AcciónFormada por enunciados que asocian una acción y otra palabra. Se incluirían en este grupo trescategorías en las que la acción aparece explicita: (agente + acción) (acción + objeto) (acción + locativo)Acción no explicita: (agente + objeto), por ejemplo: [lara pelota] (cuando ella está metiendo una pelota en una caja) 2) Recurrencia o repeticiónEnunciados que describen el incremento, la recurrencia o la repetición de algo. Tienen un uso instrumental considerable y por tanto son frecuentes y precoces. Su forma más típica en castellano, es combinar “más” y “otro” con un objeto [más agua]. 3) AtribuciónConsiste en enunciados dedicados a decir algo sobre el objeto. Cumplen una función lingüística de adjetivación. Son frases frecuentes (objeto + atributo) hace que sean de este tipo todas las atribuciones de color, tamaño, belleza, etc.; [mano sucia].Hernández Pina 19
  • 20. Ha observado que estos enunciados tienen el mismo orden que el castellano adulto; es decir, elobjeto al que se le atribuye algo suele ir en primer lugar. 1. PosesiónCategoría en la que las dos palabras se distribuyen entre el poseedor y el objeto poseído [zapatopapa].Hernández PinaEn el aprendizaje del castellano frases siempre formadas por dos sustantivos, y con ordenconstante en el que el poseedor, siempre animado es el segundo elemento. 2. NegaciónEl niño expresa la desaparición de algo o el no deseo de alguna cosa. Su forma es: (no + x). 3. DenominaciónTambién llamadas de existencia, identificación o nominación. Se trata de frases formadas por una palabra deíctica mas otra de objeto (esto, eso, allí, + x). Con frecuencia se apoyan en el deíctico gestual (gesto + articulo + sustantivo), ejemplo: [un gato] (señalando con el dedo). Se observa procedencia de las Holofrases, puesto que aumentan significativamente el valor que tienen los deícticos gestuales aislados.BloomEstablece entre ocho o nueve relaciones semánticas pero encuentra que la mayor parte de lossujetos que se analizan empíricamente emiten enunciados en tan solo tres categorías(nominalización, recurrencia y no existencia). 20
  • 21. ‡ LA COMBINACION DE PALABRAS. EXPANSIONES SINTACTICASEl niño antes de hacer frases largas, gramaticalmente aceptables, pasa por un tiempo en el queemite secuencias de palabras o yuxtaposiciones de secuencias. Algunos autores llaman a estaetapa “telegráfica”,Las frases de dos palabras se producen entre los 30 y 36 meses de edad expansiones quebásicamente tienen tres mecanismos:a) Aumentar algunos de los elementos de las viejas frases de dos palabras; es decir, expandir uno o dos elementos desdoblándolos de forma que las palabras incrementen el enunciado realizando la misma función semántica. Cuadro Nº 3 1 2 2 palabras 3 palabras Agente + [papa quita] [papa quita tu] Acción + Acción [ame agu] [dame oto Acción + Objeto [tero calle] agu](yogurt) Agente + Locativo [mama tete] [quiero ir a calle] Recur + Objeto [ma tita] [mama dame Objeto + Objeto [nene apo] tete](chupete) No + Atributo [no caca] [quiero ma Locativo + X [allí agu] tita](galletita) Benefic + X [sara keka] [nene e apo](guapo) 21
  • 22. Modific + Objeto [eso ejo] [no e caca] Objeto [allí el agu] [la keka de sara] [eso un conejo] Ejemplificación de algunos mecanismos de ampliación de enunciados infantiles. b) yuxtaposición de enunciados en la que un solo elemento varia y que juntos formarían un mensaje más largo pero imposible todavía para el niño.Niña de dos años: [No kere agua…..no kere anejo] “no quiere agua….no quiere conejo”c) crecimiento progresivo, por el que varios enunciados seguidos van cada uno aumentando su longitud y añadiendo elementos.Hemos recogido suficientes ejemplos que ilustraran al lector: [oto/ oto campi/ oto campi pekeño] “otro/ otro camping / otro camping pequeño” [e mío / e mío mayo / e mío e mayo / e mayo] “el mío/ el mío mayor/ el mío es mayor/ es mayor” [no, mu ejo/ ejo nieve mu ejo] “no, muy lejos/ lejos nieve muy lejos” 22
  • 23. ‡ DESARROLLO SINTACTICO EN EDADES INTERMEDIASParece ser que la edad de aparición de las primeras conjunciones o partículas conectivas estaríaentre los dos y cuatro años. Limber (1973) señalo que las primeras oraciones complejas enaparecer son las subordinadas de objeto del tipo (V + Vo). Por ejemplo: “quiero hacer pipi”.Según bowerman la oración compleja que primero aparece tiene un L.M.E individual de 4 y esuna completiva de objeto con función de objeto directo del verbo. Su uso tiene un nivel medio dedos años y medio.La investigación con intenciones normativo – diagnosticas también coincide, en líneas generales,con estas edades. Miller (1981) describe los usos para los tres años en un esquema que seexpone en el cuadro 5.4 Cuadro Nº 4 TIPOS DE FRASES EJEMPLOS Frases de infinitivo en las que el sujeto es el “Papa quiero llevar el coche” mismo. Frases con “quiero” “quiero comer” Frases con preguntas simples con “donde” “¿donde estas?” “que” “por que”, etc. Frases con la conjunción “y” uniendo dos “el coche corre y tira la pared” frases. Complejidades sintácticas que realizan entre el 50 – 90 % de los niños de tres años (Miller 1981) 23
  • 24. Muchos datos expresivos apoyan el uso de conjunciones a los tres años: Bloom y otros (1978),limber (1973); siendo la más temprana la coordinante “y” seguida por “y entonces”.Sin embargo, algunos estudios de Bloom, lahey, hood, lifter y fiess (1980) han demostrado que laconectiva “y” se utiliza con numerosos valores semánticos., es decir, muy plurifuncional. Su usopasaría por recorrer valores aditivos, temporales, causales y adversativos.Las subordinadas aparecen más tarde. Bloom encuentra diferencias en la aparición de lasubordinación; “porque”, “que”, y “cuando” son las primeras en ser aprendidas.Las tres fueron usadas por los cuatro niños en el trabajo de Bloom y cols entre los 27 y 36meses, igual que “y entonces”; “pero” se utilizo entre los 32 y 38 meses; “si” y “como” no llegarona aparecer en todo el periodo de seguimiento (38 meses). Dale (1976) también coincide enconsiderar como más precoces las oraciones introducidas por nexos causales, temporales y delocalización, oraciones del tipo: “no sé donde vive”, “cuando sea grande me iré” o “se rompeporque es viejo”.‡ ULTIMAS ADQUISICIONES SINTACTICASLos autores suelen considerar que después de los 4 años lo que queda por aprender respecto ala primera lengua es muy poco, únicamente estructuras muy sofisticadas.En realidad, el niño mayor que cuatro años domina los aspectos coloquiales de su lengua naturaly es capaz de intercambiar ideas, expresar sus sentimientos, describir sucesos .los másrelevante que todavía queda por conoce respecto a la propia lengua a niveles tardíos es lautilización correcta de la estructuras sintácticas complejas, así como el afianzamiento de lashabilidades metacognitivas (para desarrollo de la comprensión) 24
  • 25. Seguidores de Piaget han comprobado la existencia de dificultades en la comprensión infantilde algunos tipos de frases que eran compendiadas sin que el niño llegase a captar el significadototal de un enunciado, tal como un adulto.Sinclair (1967)Comprobó términos comparativos: “más que”, “menos que”,” tanto como” etc. No eran usadoscomo términos relacionales hasta que el nivel cognitivo de los niños no alcanzaba a comprenderlas nociones de conservación y de seriación es decir hasta los 7 años (nivel del pensamientoconcreto).Aguado (1988)Da un Ejemplo de la nula comprensión que los niños de 2 años y medio tienen de lacomparación. Adulto: “el caballo es más grande que el pollo, ¿verdad?” Niño:”si” Adulto:”oye, y, ¿el pollo es más grande que el caballo?” Niño:”si”El equipo de GinebraTambién ha comprobado que estructuras que sintácticamente violan el orden normal de la fraseson generalmente mal comprendidas por los niños, mientras no están en niveles cercanos alpensamiento operatorio concreto. Esto se ha comprobado con varios idiomas y con varios tiposde frases especialmente de carácter temporal y causal. En estas frases la estructura superficialintercala el orden real de los sucesos y los niños tienden a comprenderlas mal puesto que, al 25
  • 26. parecer, su nivel cognitivo y lingüístico impide la disonancia que se produce entre el hecho real ysu expresión lingüística formal `.En una investigación sobre las frases pasivas se encontró redundancia cuando pedían a losniños inversiones de las frases (para formas pasivas).Las frases redundantes tienen la ventaja de dar posibilidad al niño de insertar nuevainformación, a la vez que violar el orden canónico.Chomsky (1969)Construcciones sintácticas difíciles para niños menores de 5 años:  si el sujeto real no es equivalente al sujeto gramatical.  si el orden real de los sucesos no es el mismo que el orden expresado en la frase.  si no se respeta el principio de mínima distancia (los niños creen que la persona más cercana al verbo es el sujeto).‡ EL CASTELLANO. LA ADQUISICIÓN DE SUS COMPLEJIDADES SINTÁCTICAS POR LOS NIÑOSLa literatura científica carece de datos suficientes de la evolución-aprendizaje del castellano yala mayoría de publicaciones son de otros idiomas.Gili-gaya (1958-1959) Puerto RicoRealizo un trabajo con niños puertorriqueños de entre 4 y 5 años y los corpus procedían dediversas fuentes: lectura de imágenes, cuentos, diálogos y lenguaje escrito. Se manejaronvariables independientes naturales: edad, sexo y procedencia. 26
  • 27. En las edades preescolares encuentra todos los usos sintácticos habituales en los adultosexcepto la disyunción; a saber:  Empleo muy escaso de la subordinación condicional.  Uso más frecuente de la subordinación causal, relativa y coordinación adversativa.  Empleo frecuente de la coordinante “y”.Los niños confunden los valores causales y finales (“porque” y “para que”) hasta los 6 o 7 años.Hernández Pina (1984) Los primeros nexos oracionales aparecen a los 24-25 meses y son “que”,”y”, “si” y “porque”. A los 27 meses ”pero”. A los 28 meses “o”. A los 30 meses subordinadas adversativas con valores finales. A los 36 meses las adversativas con “sino”.La autora considera que a los tres años el repertorio de las adverbiales estaba ya completo.Aguado (1988)Trabajó de entre 24 y 30 mese de edad: Los niños son capaces de realizar preguntas. Es muy frecuenta la oración completa compuesta por sujeto, verbo y predicativo. Esta adquirida la estructura sujeto, verbo y objeto - sujeto, verbo y elementos adverbiales. Más de la mitad de los sujetos son capaces de utilizar oraciones coordinadas con “y”. La más común de las subordinadas es la de relativo, seguida de las adverbiales comparativas y las de lugar. 27
  • 28. Les siguen las subordinadas sustantivas, adverbiales temporales, causales, condicionales y modales.Clemente (1982) En un trabajo transversal con dos tipos de muestras del lenguaje (narración y dialogo) con sujetos de 2 a 6 años. Entre los 2 y 3 años ya se registran oraciones múltiples (frases seguidas del mismo tema que no tienen nexos gramaticales). El mismo margen de edad se registran todos los tipos de tipos de complejidad morfo- sintáctica excepto las adversativas, las disyuntivas y las adverbiales.DESARROLLO SINTÁCTICO Cuadro Nº 5 EDAD DESARROLLO Holofrases, ejm: “ma-ma” (12-18 meses) 1–2 BLOOMS Secuencias de palabras, ejm: “arriba - allí”. (1 año y medio) Primeras frases, “abre puerta”. 2–3 AGUADO Realizan preguntas. 28
  • 29. Oración completa compuesta por S+V+PVO Oración S+V+objeto ó S+V+ elementos adverbiales Conjunción “y” Subordinados, relativo, comparativo las de lugar: temporales, causales, condicionales, modales. HERNANDEZ PINO 2-21/2 Conjunción “y”, “que”, “porque”, “pero”. Subordinadas adversativas. BLOOM Conjunción “y”, “entonces”/ oración por nexos causales, temporales, localización. Subordinación “porque”, “que”, “cuando”, “pero”. MILLER Frases de infinitivo en los que el sujeto es el mismo, ejm: “ papa quiero llevar el coche”.3–4 Frases con “quiero”, “quiero comer”. Frases con preguntas simples como: “donde”, “porque”,.”que”. Frases con la conjunción “y” uniendo dos frases, ejem: “el coche corre y tira la pared”. 29
  • 30. Domina aspectos coloquiales. Expresan sentimientos. 4-5 Describen sucesos. Intercambia ideas. Ya logran entender: Si el sujeto real no es equivalente al gramatical. Si el orden real de los sucesos no es el mismo que el orden expresado en5 a más la frase. Si no se respeta el principio de mínima distancia (persona + cerca al verbo es el sujeto). (7 años) Usan y comprenden términos comparativos (+ el temporal y causal), “mas que”, “menos que”, “tanto como”. 30
  • 31. II. DESARROLLO DEL NIVEL MORFOLÓGICO DEL LENGUAJELa sintaxis es un campo definido de varias formas por diferentes autores, teniendo aquí algunos: 1. Libro: Lingüística: teoría y aplicación. Autor: Eugenio Martínez Celdrán.La morfología es una disciplina lingüística que se ocupa del estudio de la estructura de la palabray las relaciones que se producen en el seno de esta.Estructura de la palabra: Las palabras se pueden organizar o descomponer en constituyentes laspequeños a los que denominaremos lexemas o radicales y morfemas. Lexema: Reflejan el contenido semántico. Tienen, pues, un significado de tipo léxico. Pertenecen a conjuntos de palabras de intervalo abierto, es decir, podemos añadir constantemente nuevas unidades a este intervalo. Morfemas: Los morfemas modifican y determinan el significado de los lexemas, y pueden relacionarse con otros lexemas, es decir, carecen de un significado pleno (como lo tienen los lexemas), pero poseen un significado ocasional y/o de tipo gramatical. Pertenecen a intervalo cerrado. Árbol + es Lexema Morfema 2. Libro: Introducción a la Teoría y Estructuración del Lenguaje Autor: Luis Alberto Hernando CuadradoEl vocablo morfología designa en general, en general el estudio de la forma o las formas quepresentan los objetos de cualquier ciencia y las variantes que presentan .En lingüística, la voz 31
  • 32. morfológica nos designa, como pudiera reducirse de su etimología, el estudio de las formas engeneral, porque también la sintaxis se ocupa de elementos y relaciones formales. La palabramorfología hace referencia a únicamente a un subconjunto de estas relaciones formales, a lasque se dan, dentro de la palabra, en unidades menores que ellas.En la lingüística general la morfología suele recubrir dos zonas de gran amplitud. Lo primero esel estudio de las unidades a las que acabamos de referirnos, su tarea consiste en darse cuentade lo que ocurre dentro de la palabra. por eso se mueven en un terreno de análisis que noafectan salvo en casos excepcionales a las funciones sintácticas , la segunda parte en la quemás se acerca la morfología a la sintaxis, es la teoría de las categorías léxicas tarea bastantemás compleja de lo que es a primera vista pudiera parecer 3. Libro: Curso Completo de Lengua Española Autor: Wálter Fernández MeléndezEtimológicamente, la palabra “morfología” se compone de dos voces griegas: Morphé = forma Tratado o estudio de la forma Logos = tratadoLa morfología es la parte de la gramática que estudia a las palabras en cuanto a su estructura ylas variaciones formales que pueden presentarse. Esta disciplina lingüística está relacionada conla lexicología, la semántica y la fonología. La unidad mínima del análisis morfológico es elmorfema. 32
  • 33. ‡ EL OBJETO DE ESTUDIOLa diferencia que hay entre dos palabras en relación a su significado viene expresada por la raíz(lexema – raíz) y por algunos morfemas añadidos que completan morfológicamente el significadode la raíz. Llamamos morfemas a estas unidades mínimas de significado gramatical.La cuestión en este aparato es dilucidar cuando y en qué forma los niños empiezan a usar ycomprender este tipo de características de los idiomas naturales. Viendo así variacionesmorfemáticas propias del castellano y se intentará dar una visión descriptiva y explicativa de suaparición.Lamentablemente no se dispone de muchos estudios longitudinales que permitan hacer unamplio desarrollo evolutivo de la aparición de las diversas flexiones morfemáticas.Con frecuencia descripciones y listados en los que el eje de referencia en la edad de aparicióntienen problemas de interpretación que aparecen claramente reflejados cuando un investigadoro psicólogo clínico analiza en concreto el lenguaje de un niño. Lo habitual es que con bastanterapidez los niños hagan flexiones morfológicas con algunos elementos gramaticales que por sermuy usadas, son fácilmente imitadas o muy apoyadas por los padres y se aprenden por tantoprecozmente.‡ EVOLUCIÓN DE LAS DIVERSAS VARIANTES MORFEMATICASEn este epígrafe se hará una rápida revisión del desarrollo infantil de la evolución de variosaspectos morfemáticos investigados en psicología (el género, el número, el articulo, etc.).No seexpone nada sobre contenidos lingüísticamente importantes, como en los afijos (prefijos, infijos y 33
  • 34. sufijos), las conjunciones o los determinativos porque están menos investigados en nuestralengua. 1. GÉNEROA pesar de que la gramática considera que los morfemas masculinos son nucleares (la flexiónmasculina se haría a partir del femenino), parece existir evidencias de que en los inicios dellenguaje algunas palabras pueden y suelen aprenderse en femenino; por ejemplo, guapa osucia, la primera adjudicada a sí misma – si se trata de una niña y la segunda a la mano. Alinicio, parece más coherente considerar que hay aprendizaje léxico y no morfemático, es decir elniño aprendería la versión masculina y la femenina como si se tratase de dos palabras y nocomo una raíz y dos flexiones.El del género es, a juicio de unos autores, el primer morfema que hacen los niño por una simplealternancia vocálica, lo cual podría facilitar su adquisición (necesita o bien producir la – s – oaspirarla, cosa no muy sencilla en edades tempranas). No hay condicionantes cognitivos en laaparición inicial del masculino o femenino.El género surge vinculado a los sustantivos y más tarde en los artículos y adjetivos, estos últimosusados como vocativos sin flexionar, y más tarde flexionar con un sustantivo adecuado (tonto portonta). 2. NÚMEROEn castellano hay tres formas de hacer plurales:  Añadiendo un –s- al final de la palabra, como “gato” o “mesa”.  Añadiendo –es- como en “rey” o “cojin”.  No añadiendo nada como en “paraguas”. 34
  • 35. Los datos evolutivos evidencian que la adquisición de los plurales está lograda a los tres años;solo se detectan a esta edad errores en porcentajes pequeños, próximos al 30% (Perez y Singer)con el alomorfo –es-.Los porcentajes de uso correcto del plural –s- para los sujetos seguidores de Brown se describenen el cuadro adjunto. Por tratarse de plurales imitados no hay garantías de que los niñosconozcan las reglas de transformación de singular a plural. Cuadro Nº 6 EDAD PCU 27-29 m 36% 30 – 32 m 68% 33 – 42 m 97% Porcentaje de uso correcto del pluralEl niño empieza por aprender una sola forma que represente al sustantivo, para después pasar arealizar las flexiones plurales correspondientes. La pluralización de los artículos es sencilla en lamedida en que los oyentes aceptan la simple aspiración tras la vocal, de “la” o “lo”. Por ejemplo(loh Neneh)La familiaridad de las palabras tiene efecto positivo, puesto que términos considerados devocabulario básico se realizan en plural más precozmente. 3. LOS ELEMENTOS DEL CASTELLANO3.1. EL ARTÍCULOEl artículo cumple, según coseriu, la función cognitiva de actualizar, llevar a lo real la dimensiónvirtual del sustantivo: así como las funciones complementarias: 35
  • 36. a) Cuantificar números de elementos, (por lo que tiene formas para el singular y el plural). b) Seleccionar rasgos del sustantivo siguiente (por lo que es determinado e indeterminado).Descriptivamente en los niños hablantes del castellano el articulo aparece confundido con elsustantivo al que precede y habitualmente con sonido semejante a la /a/ o la /o/.En un principio, la oposición determinada –indeterminado se oye igual. Por ejemplo (a bibo)” unlibro “.Posteriormente, pero siempre antes de los tres años, el niño va diferenciando las oposiciones degénero y los plurales (hechos mediante la aspiración de la –s-).En castellano tenemos referencias que constatan el uso determinado o indeterminado de losartículos antes de los tres años (sole) esta autora encuentra sobre utilización del articulodeterminado en los sujetos más jóvenes, por lo que concluye que la oposición determinado –indeterminado es la más compleja de las que incluyen en el artículo.3.2. PRONOMBRES PERSONALESLos pronombres en castellano están formados por un buen grupo de palabras cuyo dominio porparte del hablante exige conocimiento de carácter semántico y pragmático .las investigacionesmás recientes profundiza en el carácter funcional –pragmático del uso pronominal, mientras quelos trabajos más clásicos se centran preferentemente en la adquisición de las diversas formas.Hasta los tres años no hay clara utilización del “yo”. Sin embargo, la referencia personalesanterior; el niño se nombra a si mismo mediante sustantivos “nene”, “nena” o su propio nombre.Bloom y cols. (1978) describen como los niños tienen en este estadio estilo nominal bloomcomenta de su hija Allison, que usaba a los 22 meses “baby”, en lugar de usar los pronombresde primera personas. 36
  • 37. Allison también usaba sustantivos referidos a otras personas en lugar de pronombres desegunda persona:”mama abre “,”come mami pastel”.El uso del “yo” coincide psicológicamente con la construcción personal que el niño va haciendo alo largo de sus primeros dos o dos años y medio de vida. Esta fase denominada de“omnipotencia “por algunos psicólogos está condicionada por el deseo de los padres de que elniño se conozca a si mismo y construya su “yo”: se caracteriza esta fase por la excesivaindulgencia paterna. En el seno de la familia, el niño pequeño es un individuo muy poderoso, casitodo se le permite, se le atiende inmediatamente, y los padres muestran una solicitud inusual enedades posteriores .de esta forma se consigue que el niño se reconozca en el espejo, en lasfotografías y empiece a saberse como persona diferente de las demás.Muy próximo a los tres años. Cuando la identidad personal está afianzando (al menos como yofísico).el sistema infantil hogareño cambia, los niños dejan de ser tratados como bebestodopoderosos y es en esta época cuando el pronombre “yo” se usa masivamente.Antes el niño utilizaba sustantivos para referirse a las personas, incluyéndose a si mismo.losniños de dieciocho o veinte meses dicen “nene” ante el espejo y ante la propia imagen en lasfotografías o los videos.Los reflexivos “me”, “te” y “se” son las siguientes referencias personales en ser utilizadas, ligadasdirectamente a la acción, y por supuesto no pronunciados correctamente .así (sa-oto),(ma-kaido),por “se ha roto “o “ me he caído”.En estos ejemplos, como en otros que hemos visto con otros elementos, se observa como lasprimeras apariciones pronominales no son segmentadas, procediendo de imitaciones globales yreducciones fonéticas, por lo que es difícil descubrir cuando se expresan autónomamente, siflexionan o aparecen las características propias del lenguaje maduro. 37
  • 38. La referencia móvil y la combinatoria interpersonal (usar “yo”,”tu”,”él”, depende de quiéndesempeñe el rol de hablante) es costosa para el niño: se hace antes para personas del singulary posteriormente con las del plural. La segunda persona del singular “tu” es probablemente lamas precoz al ser la mas fácil de imitar sin cambiar el referente, los niños que no hacen loscambios referenciales cometen un error relativamente frecuente en niños autistas(rimbaud,1964),aunque no es tan frecuente verlo descrito en niños normales, consistente en lano inversión pronominal: por ejemplo ,decir “súbete”, pidiendo que se suban en brazos ,en lugarde “súbeme”, que sería lo correcto: lo que sin duda exige un cambio de la simple imitación ,enfunción del cambio interpersonal entre hablante y oyente.La explicación a estos ha cambiado a lo de la breve historia de la psicología evolutiva, pasandodesde las hipótesis explicativas basadas en la imitación a las actualmente más cognitivas ycontextuales. Fundamentalmente a base de considerare el niño debe aprender que en eldiscurso conversacional, el rol del hablante o oyente condicionan la utilización de estas palabras.Los pronombres posesivos son más precoces: en las formas de dos palabras ya se detecta laposesión, aunque sin la preposición y sin pronombres (koce papa), si bien éstos aparecen conrapidez. Los posesivos de primera persona son también muy rápidos, puesto que se derivanefectos pragmáticos de su uso en las frases. Los posesivos grupales (nuestro, vuestro,…) o losque es poseedor no está presente, son propios de la niñez (más de cuatro años).3.3. LAS PREPOSICIONESLas gramáticas del castellano reconocen la existencia de las preposiciones como categoríagramatical, aunque a veces no es posible distinguirlas de adverbios y conjunciones. Así, 38
  • 39. conjunciones y preposiciones tienen una cierta relación, sólo que las preposiciones dirigen eluso de la palabra o palabras siguientes.En opinión de los escasos trabajos empíricos (peronad, 1985) las preposiciones mas sencillasson las de lugar (en, por, a, de, entre) seguida de las de instrumento (con), las de tiempo (hasta).Las ultimas en adquirirse son las preposiciones de causa o con valores significativos múltiples(para, desde, sin): en general, los niños las expresan dándole en primer lugar un significado ydespués les van otorgando otros valores.Gili gaya (1972) describe un uso afianzado para los mayores de cuatro años de laspreposiciones mas precoces, a saber: a, con, de, en. para y por: así como uso escaso de contra,hacia, desde y sobre.Las restantes (ante, bajo, tras, etc.)Son de uso literario y culto. Y por tanto, escasas en el hablainfantil.3.4. LAS FORMAS VERBALESLos niños que aprenden a usar las formas verbales del castellano, se enfrentan a un complejosistema de conjugación que mediante variaciones morfemáticas organizan el valor significativode sus componentes, a saber: modo, número, persona, tiempo y aspecto. Cada forma verbaltiene además su significado de raíz (valor semántico sin más) y por supuesto su valor sintácticadentro de la frase, sobre todo en los diversos tipos de estructura sintagmática.La comparación con otros idiomas (slobin, 1985) está demostrando que, a pesar de los diversosinstrumentos que cada idioma utiliza para orquestar su sistema verbal, las condiciones cognitivasinfantiles imponen ciertas limitaciones muy semejantes, entre los niños de la misma edad y delas diversas cultura e idiomas y que en definitiva ofrecen cierta luz sobre los procesos cognitivos-comunicativos de su aprendizaje. 39
  • 40. De esta forma, un tiempo en concreto puede ser mas adelantando en un idioma que en otro, sien este último se organiza de forma más compleja que en aquel: pero también influye en su usoprecoz el valor comunicativo (lo efectivo que sea un tiempo para intercambios personales, comoocurre con el imperativo) y lo complejo o sencillo de su organización sintáctica –cognitiva (porejemplo, el condicional es difícil por la complejidad cognitiva de posibilidad que rige).Un hecho importante, cada vez más destacando por los autores, es que la frecuencia de uso dedeterminada forma a determinada edad no suele significar que este conseguido el desarrollolingüístico verbal semejante al del adulto. En líneas generales los niños restringen los usos adeterminados condiciones contextuales dirigidos por sus propias limitaciones cognitivas.En resumen, puede indicarse que la adquisición del sistema verbal de cualquier lengua vienedeterminada por la conjunción de una serie de factores, a saber.1) La organización especial en que esta forma se haga en un idioma concreto. Por ejemplo, las personas verbales flexionan mucho más en castellano que en ingles, lo que complica el aprendizaje de este aspecto a los aprendices del castellano.2) El valor interactivo comunicativo que determinada forma tenga. Por ejemplo, hace futuros con –rá-,”comerá”, es comunicativamente poco usado en castellano siendo esta forma sustituida por la mucho mas coloquial “va a…comer”. Los futuros en –rá-, son, en parte por esta razón, tardíos en castellano.3) El significado morfemático que se añade, respalda diversos grados de dificultad cognitiva, tal como sucede con los condicionales o los subjuntivos. 40
  • 41. Además, y como nivel general, lo adultos que conviven con los niños tienen opción de ayudar a que el niño se inicie en el uso de las formas verbales .sachs (1983) ya comprobó como la más precoces complejidades morfológicas siempre se producen en situaciones interactivas con ayuda adulta.En páginas sucesivas daremos amplias referencias de estas características y sobre estosprocesos: a la vez que ofrecemos datos descriptivos correspondientes a idiomas de los quetengamos datos infantiles, fundamentalmente del inglés y por supuesto usaremos los datos(conocidos por nosotros) del castellano. La primera idea intuitiva del adulto que se proponeconocer como los niños aprenden a decir formas verbales, es que estas palabras además derepresentar, de decir las acciones, expresan el tiempo en que los hechos suceden.Estas son solo verdades a medias, el tiempo y la acción real se reflejan en el verbo, pero elsistema organizado de una lengua natural y sobre todo, la estructura comunicativa – discursivade las lenguas, imponen sus leyes, de forma que la relación temporal (por ejemplo) siempre estáentre hablante y oyente (con el intermediario del discurso), por lo que un tiempo puede tenersignificado diferente al que su forma parece tópicamente representar.Se puede citar para ejemplificar este dato, el caso del presente histórico, por el que una forma depresente tiene valor pasado con el único condicionante de que el oyente conozca los hechos alos que hace referencia. Por ejemplo, “Colón descubre América en 1942”.A pesar de estasdiscrepancias discursivas, el logopeda o profesor de lenguaje debe saber que si bien el tiemporeal y el tiempo discursivo no mantienen estricta relación paralela, básicamente el sistemaverbal organiza y refleja la acción y el tiempo de los hechos, así como el tiempo en el que sehabla. 41
  • 42. La tradición psicológica considera que los verbos son más difíciles de aprender que lossustantivos. Nelson encontró en el corpus de un sujeto de 18 meses, que de sus primeras 10palabras un 16% eran verbos, y un 65%, sustantivos. En general todos los autores destacan uncierto retraso de los verbos respecto a los sustantivos y a otras palabras funcionales. Lasrazones de este retraso parece estar, en opinión de Bowerman y Gentner, en el valor semántico– relacional que tienen los verbos, frente al valor semántico –referencial de los sustantivos.Si a este valor relacional se añaden las significaciones “extra” que apuntan: tiempos, modos yaspectos, se tendrá una idea clara de su complejidad para el aprendizaje.3.5. LA EVOLUCIÓN DEL SISTEMA VERBAL DEL CASTELLANOLos tiempos verbales iniciales, excepto alguna forma imitada miméticamente, siempre sonformas no marcadas: presentes de indicativo, de imperativos e infinitivos. Las formas nomarcadas son emisiones verbales sin organización morfológica marcada temporalmente, ni haciael futuro ni hacia el pasado (muchas veces parecen infinitivos). Suelen ser interpretadas comopresentes al ser dichas en contextos de aquí – ahora o como imperativos, si la emisión sirve ointenta regular la acción de los interlocutores sobre el medio.No es difícil ofrecer razones que justifiquen esta interpretación adulta, justo dirigida hacia lostiempos de uso inmediato y más precoz; como ocurre en otras áreas, los interlocutoresafectivamente ligados a los niños se “adelantan en interpretar justo lo que en un próximo futurosus hijos van a expresar”. La hipótesis vigotskianas contextualizan teóricamente este andamiajeadulto que permite a los niños iniciarse, siempre con el apoyo adulto, en las referenciastemporales del idioma. 42
  • 43. Los tiempos del castellano se usan con relativa precocidad por los niños; las frecuencias varíansegún los diversos tipos discursivos de registro lingüístico. Los datos empíricos de quedisponemos han aumentado considerablemente en los últimos años (Sebastián, 1991; Cortes yVila, 1991). El trabajo pionero es realizado por Gili-Gaya (1972), con corpus de procedenciavariada (lenguaje escrito, conversaciones, narraciones, etc.); a pesar de ser un trabajo realizadocon sujetos muy mayores, sus datos siguen siendo de interés por lo acertado de algunas de susobservaciones.Destacamos de este autor las siguientes conclusiones para la edad preescolar: 1. El imperativo está consolidado 2. Hay abundante empleo de presente de indicativo 3. Uso normal a los cuatro años del imperfecto 4. Consolidación, antes de los cuatro años del indefinido 5. Uso abundante, que sorprende al autor, del pretérito perfecto 6. El futuro es muy escaso, y se sustituye por la perífrasis (ir + Vo) 7. Un solo ejemplo de condicionalHernández Pina (1984) en el seguimiento de su hijo, encuentra como formas iniciales yprácticamente simultáneas: el imperativo [sataba abe] “Fuensanta abre” a los 19 meses, elinfinitivo [abba bebe] “agua beber” a los 22 meses, el gerundio [papa tuyando] “papa estudiando”a los 22 meses, el participio [roto caja] “se ha roto la caja” a los 22 meses.Esta autora ofrece el siguiente panorama para el verbo desde su aparición, a los dieciochomeses, hasta los veinticuatro, los datos se describen en el cuadro 4.2. En los datos de estaautora no se incluyen las repeticiones. (Los porcentajes son nuestros). 43
  • 44. De los veinticuatro a los treinta y seis meses, en las emisiones del niño, aparecen el imperfecto,los futuros con (V + a + Inf) y con –rá-; las combinaciones entre (estar + gerundio) y (querer +infinitivo), y el pluscuamperfecto. La autora no hace mención de mejoras en los subjuntivos o deotro tipo de combinaciones.En nuestros datos tomados en 1982 (Clemente, 1982) encontramos en los enunciadosespontáneos de treinta y dos sujetos entre los veinticuatros y los treinta y seis meses de edad,los siguientes porcentajes: Cuadro Nº 7 Usos verbales entre 18 y 24 meses. (Hernández Pina, 1984) Cuadro Nº 8 Usos verbales entre 24 y 36 meses. (Clemente, 1982)Como se observa, estos datos están en total consonancia con los de Hernández Pina, si bienparecen algo más bajos, debido a que se trata de datos transversales, lo que impide, enocasiones, registrar algunas formas. Por otra parte, cabe esperar un rápido desarrollo por parte 44
  • 45. del hijo de nuestra autora debido al seguimiento especial y al cuidado y atención prestados acada una de sus emisiones.3.6. FUNCIONES VERBALESComo se ha expresado en varias ocasiones en estas páginas, en el caso de las complejidadesgramaticales, lo realmente interesante para el estudioso del lenguaje infantil no es detectar lafrecuencia de uso de forma (siempre muy precoces, previas a los cuatro años), sino su valor deuso. Este enfoque es el que se desarrolla en los dos apartados que siguen. 1. El imperativoEl presente de imperativo es la forma temporal más viva, la que exige relación directa einmediata con el interlocutor. Es a su vez. La forma más útil como modificador del medio y comoregulador de la acción de otros. Correlaciona negativamente con la edad (-0.53 Ródenas, Brito yCarranza, 1991) por lo que algunos de estos usos son, en edades posteriores, asumidos porotras formas verbales. En los datos de los niños registra los siguientes sub-usos: 1.1. Ordenes y peticiones directasLa mayor parte de los imperativo infantiles, con ejemplos como: “dame“, “quita“, “pon“, “toma“,tienen valor funcional de órdenes y peticiones directas; en algunos casos, estas emisiones seregistran en situaciones de juego solitario o en paralelo, es decir un tanto egocéntricamente (lasincluimos en el tercer uso a continuación); sin embargo, en la mayor parte de las ocasiones lasituación de habla es totalmente conversacional, por tanto las emisiones son socializadas;pragmáticamente, este tipo de formas verbales parece tener como precursores losprotoimperativos, hechos con gestos o con vocalizaciones no lingüísticas y , por tanto, sinorganización temporal. 45
  • 46. 1.2. Llamadas de atención dirigidas al adultoDiferentes de las anteriores porque no piden colaboración a la acción real (se trata de verbos noactivos) y muy generales en su función pragmática (por ejemplo, se agotan en sí mismos). Losejemplos son: “mira“, “oye“, “espera“; generalmente se usan en situaciones de juego o eninteracciones con personas. 1.3. Órdenes dadas a los objetosEspecialmente a los juguetes representacionales de humanos, pero también a coches, aviones yobjetos que se muevan; son las formas típicas del lenguaje egocéntrico. Son ejemplos:“siéntate“, “levanta“, “para“ y cualquiera de las formas de los apartados anteriormente descritos,solo que dirigidas a objetos no humanos. Las hemos considerado separadamente puesto que latradición psicológica así lo aconseja (Piaget y Vigotsky) y porque el rol infantil cambia conrespecto a las órdenes dadas a las personas; en el caso que nos ocupa, al ser todo el episodiofantaseado, el niño ejerce de hablante y de oyente a través de ejecuciones (verbales y activas)fantaseadas en los objetos.De pedir, ordenar, etc., se pasa a respuestas para cumplir estas peticiones. Son además, y estesería otro argumento, verbalizaciones propias del juego en solitario o en grupo, y de la acciónlibre sobre objetos. 2. El presente de indicativoEl presente de indicativo domina el sistema verbal infantil durante los primeros años, es el másusado y constituye el núcleo central del eje del tiempo del habla. Es el tiempo del aquí y el ahorasin mayores complejidades. Su utilización funcional es además sencilla: aseverativa y elicitadora,es decir se usa para declarar, informar, pedir y preguntar, funciones todas ellas típicas deldialogo y por tanto precoces. Registra los siguientes usos: 46
  • 47. 2.1. Describe la propia acciónLos niños expresan lo que hacen a la vez que lo hacen. Este lenguaje se ha interpretado enocasiones como lenguaje egocéntrico, puesto que esta formulado en primera persona y haycoincidencia entre hablante y actor; por otra parte se describe lo que ya se está haciendo, portanto parece verbalmente redundante. Serian ejemplos “por aquí meto“, “pongo esto aquí “, “nopuedo poner“. 2.2. Preguntas o peticiones de información y de aprobaciónCon cierta frecuencia el niño se dedica a preguntar sobre lo que ve, objetos presentes, etc. Esaspeticiones o preguntas suelen estar formuladas en presente de indicativo. 2.3. Presentes dirigidos al interlocutor en afirmacionesDeclarativas explicando hechos o describiendo objetos, acciones y situaciones. Por ejemplo “yoquiero yogurt“, “eso es un reloj“, “yo no quiero“, etc. 2.4. Es el tipo más frecuente que va complejizando su valor a medida que aumenta la edad del niñoMejora en el sentido de hacer más largas las frases, por tanto más explicitas, y en introducirideas complejas en la información (explicaciones, causas, estados internos, etc.) 3. Formas no personales 3.1. InfinitivoUsado muy precozmente como imperativo, en las típicas formas sin marcar. “A dormir“ o “ajugar“. Los infinitivos de niveles superiores son los definidos como infinitivos de respuesta, tal 47
  • 48. como “¿Qué hace tu papá? --- Trabajar” y los que en unión de “para”, tienen valor final, como:“darme una sillita para sentar a este”. 3.2. GerundioLos gerundios más precoces también son de respuesta, o restos de una forma de presentecontinuo que ha perdido el auxiliar. 3.3. Formas PerifrásticasAparecen ya a los dos años y son las responsables de oraciones incrustadas que se encuentranentre las complejidades sintácticas mas precoces de los niños.Las más frecuentes y precoces (todos ellas están ya presentes en los corpus de dos años): ir + a+ Vo, usadas para expresar futuro, generalmente utilizada con valor durativo. Muy común entrenuestros niños y adultos (la correlación con la edad es negativa pero de valor escaso y nosignificativo): querer + Vo; estar + G muy utilizada por el valor aspectual durativo que demuestra;poder + Vo y estar + P.A los tres años se inicia la perífrasis con valor obligatorio: tener + que + Vo, pocos usadas perocon correlaciones positivas con la edad; hacer + que + Vo, más escasa, con frecuenciainsignificantes a todas las edades, debido a que exige un uso impersonal. Además de ir + G, convalor progresivo.A los cuatro años se incrementan valores aspectuales incoativos empezar + a + Vo; reiterativosvolver + Vo y perfectivos terminar + de + Vo.Entre los cincos años y seis años de edad del niño se registra un amplio abanico de estasformas. Las más utilizadas son las anteriores, si bien ahora hay alternativas para casi todos los 48
  • 49. aspectos. Además de un aumento para las perífrasis de Gerundios: terminar + G, guardar + G,salir + G, escapar + G, etc. 4. Los Tiempos del PasadoMuy cercas de los tres años de edad, el sistema verbal infantil se enriquece por la introducciónde los pasados, al empezar a ser capaz el niño de hacer discursos narrativos, generalmentereferidos a experiencias propias y apoyadas por las referencias lingüísticas y memorísticas deladulto.El uso más precoz de tiempo del pasado se registra con indefinidos, en forma verbalesperfectivas, con acción acabada. Algunos autores han apuntado (Perroni – Simoes y StoelGarman, 1979) que el uso de verbos perfectivos con acción acabada es el motor para que seproduzcan los primeros usos del tiempo pasado. Entre los primeros que hemos encontrado enniños castellanos son ´´rompió´´ y ´´cayó´´.El indefinido, desde que aparece, siempre expresa pasado; si el discurso es conversacional,expresa algo que ha pasado ocupando un lugar que teóricamente seria del pretérito perfecto; loencontramos en los más pequeños en usos erróneos (sobrerregulación), siempre con verbosperfectivos que acaban en sí mismo. Es frecuente oír decir a niños de dos años ´´se rompió´´ o´´se cayó´´, cuando en normativa adulta el tiempo exigido sería ´´se ha roto´´, ´´se ha caído´´.El uso del imperfecto es rápido en su aparición y frecuente en su uso, se utiliza como alternativaal presente para la descripción, sobre todo de la propia acción. El niño próximo a los tres añospasa de decir, por ejemplo: ´´pongo éste aquí´´; a despegarse de la referencia directa a su propia 49
  • 50. acción, adjudicándole a ella un tiempo del pasado próximo que separa el discurso de los querepresenta en la acción real, diciendo por ejemplo: ´´yo ponía éste aquí y se caía´´. 4.1. El Balanceo entre los PasadosImperfecto e indefinidos se usan, una vez sobrepasado los cuatro años, para narra, en discursoscreativos o no, tal y como aconseja el castellano adulto. Los imperfectos para accionesnarrativas de menos relevancia, los indefinidos para el plano relevante. Por ejemplo: ´´El sábadoen casa de la abuela, mi hermano se tiraba por las flores del jardín y se portaban muy mal y mipapa le pegó´´. (Lo que es importante para la niña de cuatro años narradora, es el castigo´´pegó´´, los hechos contados en imperfecto apoyan este núcleo).Por supuesto, este tiempo es fundamental en las narraciones imaginadas. Por ejemplo: ´´la brujase asomaba a la ventana, y vio al niño…´´. En este caso el imperfecto apoya en segundo planonarrativo, el pasado dominado en primer plano descrito mediante el indefinido.Si se revisan los cuentos infantiles de la literatura, notaremos cómo los hechos menosimportantes en lo que se cuenta están formalizados en imperfecto y los hechos clave, onucleares de la narración en indefinido.El indefinido va ganando valor porcentual con la edad desde 3,13% a los dos años hasta 30% alos cinco años. (Clemente, 1982).El pretérito perfecto tiene frecuencias muy bajas en los niños como lo tiene en los adultos,dependiendo de zonas geográficas. En castellano parece tener un valor culto y estar perdiendoterreno a favor del indefinido. Los datos de nuestros registros no dan diferencias significativascon la edad a partir de los tres años (oscila entre el 3% y el 8% según las edades; Clemente,1982). 50
  • 51. Probablemente por este valor culto lo hemos recogido siempre correctamente utilizando, paradescribir hechos inmediatamente ocurridos. Por ejemplo: ´´se ha caído la silla´´.El pluscuamperfecto es aun menos usado, puesto que tiene el valor de retrotraer la acción unmomento, si bien el pluscuamperfecto lo hace desde el pasado. Los registros se encuentran enniños de más de cinco años. 5. FuturosDe las dos formas de hacer futuros en castellano, la más usada por los niños es la perífrasis de ir+ a +Vo, con referencias a futuro próximo, pero también lejanos. Los tiempos de futuro absolutocon –r-, (otra alternativa) es tardía y mucho menos frecuentes.Los primeros registros en –r- son imitados, los espontáneos y variados se dan siempre en niñosde más de cinco años. Hemos registrado formas muy imitadas (repetidas por los padres ensituaciones muy reforzantes), ejemplo, ´´ya verás´´, repetidos varias veces en una sesión por unniño de tres años. No se puede garantizar que este niño sepa ya conocer y utilizar lasposibilidades temporales que tienen el futuro; con toda probabilidad es una forma amenazanteque imitan en contexto más o menos semejantes a como su madre utiliza esta forma.El futuro infantil por excelencia, para expresar acciones que se han de hacer es el auxiliar ´´ir´´,delante de un verbo de contenido.La complejidad del futuro procede de la dificultad cognitiva de hipotetizar sobre realidadesfuturas. Suponen un despliegue con anticipación de la realidad, indicando valores modalescomplejos (incertidumbre, probabilidad, previsión) y, por tanto, una abstracción por encimacognitivamente de los tiempos de aquí y ahora.El uso de la perífrasis con ´´ir´´, demuestra un camino intermedio en la verbalización de hipótesisde futuribilidad en el uso de un presente de acción, y la preposición de direccionalmente con lo 51
  • 52. que el futuro así expresado especifica clarísimamente su valor futurible. Sin embargo, este valorfuturible no es hipotético del futuro con –r-. El niño establece, al usar perífrasis, tanto unaeconomía gramatical (el uso de tres elementos), como una regla cognitiva (la perífrasis estáligada al presenta). 6. Los SubjuntivosEl subjuntivo es el modo de la irrealidad, y por esa razón parece tener características semánticascomplicadas para el uso infantil, Gili – Gaya apunta que la estructura del subjuntivo parecemecanizada a partir de la conectiva final ´´para que´´. Nuestros datos se alejan de esta hipótesis,en la medida en que registramos muchos errores que demuestran, en la línea de Slobin, que elniño hace intentos por aproximarse a estructuras cognitivo – lingüístico complejas.Los usos más frecuentes son: Con valor imperativo. Es el uso más precoz. Por ejemplo: “vengas”. Con conectivas en oraciones de estilo indirecto (que, para que). Las primeras son introducidas por: “espera que”, “quiero que” …Con “para que” se registran muchas sustituciones erróneas, utilizando imperfectos. Por ejemplo:´´le ponía a este esto para que no tenía frio´´ (4,3 años). O empleando condicionales, porejemplo: ´´y cogió el indio para que le comería´´ (5,2 años).Los usos correctos en las situaciones que lo exigen solo empiezan a ser generales a partir de losseis años; por tanto, podemos asegurar que el modo subjuntivo y sus tiempos, tienen costoscognitivos y se refleja en su retraso en la aparición en los corpus infantiles. 52
  • 53. DESARROLLO MORFOLÓGICO Cuadro N1 9 EDAD DESARROLLO HERNANDEZ PINO Aparece el presente indicativo “Por aquí meto”/”Pongo esto aquí”/”No puedo poner”/”Quiero Yogurt”/”Eso es un reloj”. Encuentra o aparece. - Imperativo: [satabe abe] (19 m)“Fuensanta abre” 1–2 - Infinitivo: [abba, bebe] (22 m)“agua” “bebe” - Gerundio: [papa tuyando] (22 m)“papa estudiando” - Participio: [roto caja] (22 m)“se ha roto la caja” - Imperfecto: Los futuros, las combinaciones (estar + gerundio y gerundio + infinitivo) Aparecen formas perifrásticas y las usan para expresar el futuro (a los 5-6 años es más amplio). Aparece el uso de los tiempos. 2-3 El articulo aparece confundido con el sustantivo al que precede con sonido semejante ejm: [a ota] “la pelota”. En un principio la oposición determinado indeterminado se oye igual ejm: [a bibo] “un libro”. Antes de los 3 años diferencia oposiciones de genero y plurales (mediante 53
  • 54. la aspiración de la /s/). SOLE Uso determinado e indeterminado de los artículos. BROWN El porcentaje de uso correcto entre los 27 y 29 meses es del 36%. El porcentaje de uso correcto entre los 30 y 32 meses es del 68% BLOOM Y LOLS Aparecen los pronombres personales ( los niños tienen en este tardío estado nominal). Aparecen los reflexivos: me, te, se (no pronuncian correctamente). Aparecen los posesivos de primera persona. El género surge vinculado a los sustantivos y más tarde en los artículos y adjetivos.3-4 El niño empieza a aprender una sola forma que represente al sustantivo. Luego pasa a realizar las flexiones plurales correspondientes. PEREZ Y SINGER Se da la adquisición de los plurales y se da un 30% de errores con el alomorfo “es” 54
  • 55. BROWN El porcentaje de uso correcto entre los 33 y 42 meses es del 94%. 4-5 Aparecen los posesivos grupales: nuestros, vuestros. Aparece el balanceo entre los pasados, donde el niño narra discursos creativos. Aparece el pluscuamperfecto.5 a mas GILI GAYA Aparecen un uso mas afianzado de las preposiciones mas precoces a saber (a, con, de, en, para y por). 55
  • 56. BIBLIOGRAFIA₪ “Titulo El Lenguaje Del Niño-Desarrollo Normal, Evaluación Y Trrastornos” Autor: Narbona, J. Chevrie. C. (2001) Editorial: Masson 2001₪ “Gramática de la Lengua Castellana” Autor: Real Academia Española. Editorial: Imprenta Madrid 1858₪ “Introducción a la Teoría y Estructuración del Lenguaje” Autor: Luis Alberto Hernando Cuadrado Editorial: Verbum – España 1995₪ “Curso Completo de Lengua Española” Autor: Wálter Fernández Meléndez Editorial: San Marcos 2005₪ “Lingüística: teoría y aplicación” Autor: Eugenio Martínez Celdrán. Editorial: Masson – España 2002₪ “Desarrollo del Lenguaje” Autor: Rosa Ana Clemente Esteban Editorial: Octaedro 1995 56

×