App63

477 views
338 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
477
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

App63

  1. 1. Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula Tutoría y Orientación Educativa Sesiones de Tutoría para el Nivel Secundaria
  2. 2. 3 ÍNDICE ......................................................................... 3 PRESENTACIÓN................................................................... 5 SECCIÓN I MARCO TEÓRICO Y NORMATIVO............................................... 7 1.1. Conozcamos el problema.............................................. 7 1.2. Definamos los conceptos............................................... 8 1.2.1 ¿Qué es el abuso sexual infantil?............................... 9 1.2.2 ¿Qué es la explotación sexual infantil?.......................12 1.2.3 Consecuencias de la violencia y la explotación sexual infantil en la vida de los niños, niñas y adolescentes......15 1.3. Leyes que protegen a niños, niñas y adolescentes contra la violencia sexual.............................................16 1.3.1 Normatividad internacional....................................16 1.3.2 Normatividad nacional..........................................17 1.3.3 Normatividad sectorial..........................................24 1.4. Rol de la comunidad educativa......................................24 1.4.1 Rol educativo y preventivo ....................................25 1.4.2 Rol de detección y denuncia de casos de abuso sexual o explotación sexual infantil...................................27 SECCIÓN II COMPROMISO Y ACCIÓN.......................................................31 2.1 Intervención del docente ............................................31 2.1.1. Enseña a protegerse a los niños, niñas y adolescentes....31 2.1.2. Identifica los signos de alerta..................................35 2.1.3. Escucha, acompaña y deriva a los niños, niñas y adolescentes............................................36 2.1.4. Haz de los padres de familia tus principales aliados.......37 2.1.5. Compromete a la escuela y a otras instituciones de tu comunidad.................................................37 2.2 La prevención desde la tutoría .....................................38 2.2.1. Sesiones de tutoría para el nivel secundaria................39 BIBLIOGRAFÍA................................................................. 103 Índice Ministro de Educación José Antonio Chang Escobedo Vice ministro de Gestión Pedagógica Idel Vexler Talledo Vice ministrO de Gestión Institucional Víctor Raúl Díaz Chávez Secretario General Asabedo Fernández Carretero DirectorA DE TUTORÍA Y ORIENTACIÓN EDUCATIVA María Teresa Ramos Flores Tutoría y Orientación Educativa Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil,desde el aula Sesiones de tutoría para el Nivel Secundaria © Ministerio de Educación 2009 Primera edición 1 312 ejemplares Consultora: Astrid Mendocilla Alvarez Equipo técnico MINEDU: Gloria Patricia Malpartida Antón Sylvia Teresa Rivera Rojas María del Carmen Flores Rojas Freddy Sánchez Mendoza Segundo Mondragón Campuzano Equipo técnico de UNICEF: Rut Feuk,Oficial de Protección de Derechos de la Niñez Hugo Valverde Aranda,Consultor de Protección de Derechos de la Niñez Diseño y diagramación: LuzAzul gráfica S.A.C. Impreso en XXXXX XXXXXX Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nro.
  3. 3. 5 Amigo/a docente: Prevenir la violencia sexual en las instituciones educativas es una tarea cada vez más urgente, dado el sostenido incremento de los casos de abuso sexual y de explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en el ámbito nacional, realidad que afecta duramente a los más vulnerables e inocentes de la sociedad, interpelando nuestra capacidad para proteger su vida y su salud. Al respecto, los docentes tienen una propuesta concreta de trabajo en el presente material compuesto por Sesiones de Tutoría para el nivel Secundaria. Su objetivo es contribuir a que la prevención de la violencia sexual infantil no se quede en el plano conceptual e informativo, sino que conduzca a cambios de comportamiento en adolescentes y la comunidad en general, para adoptar medidas preventivas y actuar eficazmente. Es evidente que una acción decidida en este campo no sólo atañe a la comunidad educativa, pues involucra también a otros actores individuales y colectivos. Sin embargo, el rol de la escuela es central en este tema, ya que puede y debe liderar los esfuerzos sociales necesarios para alejar y proteger a los estudiantes del daño que causan los agresores y explotadores sexuales. El presente manual está organizado en dos secciones; la primera de las cuales aborda el marco teórico y normativo con que se enfoca la violencia sexual. El objetivo de esta sección es entregar conceptos básicos y claros sobre los tipos de violencia sexual infantil y sus diferentes sujetos y escenarios, así como las normas legales y consideraciones relevantes a tener en cuenta para aplicar una estrategia de prevención con la participación de la comunidad. Presentación
  4. 4. 6 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 7 Sección I Marco Teórico y Normativo 1.1. Conozcamos el problema La violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes, ya sea en forma de abuso sexual o como explotación sexual, es un fenómeno más frecuente de lo que se piensa, y aunque en el país no existe información estadística que refleje el número de casos con certeza, los indicios y datos disponibles hablan de una alta incidencia en el ámbito nacional. Debido a lo íntimo y complejo de estos hechos, muchas veces no llegan a ser denunciados, lo que dificulta establecer la real magnitud del problema. Según el Ministerio de Salud (MINSA), en el Perú suceden en promedio 30 violaciones diarias y el 76% de las víctimas tiene entre 6 y 17 años de edad, es decir, cada día se producen alrededor de 23 abusos sexuales contra niñas, niños y adolescentes, sin contar los casos no reportados1 . Por su parte, el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES) informa que cada año ocurren entre 9,600 y 10,000 casos de explotación sexual infantil en todo el país, focalizados en plazas, locales nocturnos, bares, cantinas y otros locales en Lima, Loreto, Madre de Dios y Cusco; aunque se estima que existen otros puntos de explotación en Ucayali, Ancash, Cerro de Pasco, Junín, Tumbes e Ica2 . Así, el fenómeno es extenso en términos cuantitativos, de modo que sus huellas (culpa, humillación, depresión, pérdida de autoestima, entre otras) son heridas que alteran la esencia misma de los niños, niñas y adolescentes, comprometiendo seriamente su desarrollo integral. Estudios realizados en otros países indican claramente que, en promedio, alrededor de un tercio de los niños y niñas han sufrido alguna forma de abuso sexual o de explotación sexual3 . Como ya se ha mencionado, del total de casos de violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes sólo se denuncia un pequeño porcentaje, porque se trata de hechos básicamente ocultos. 1 Cifras proporcionadas por el Ministerio de Salud y reproducidas en la página web del Programa de Prevención de Abuso Sexual en Niños y Niñas (P.A.R.E.) www.pare.com.pe 2 Declaraciones de la Viceministra de la Mujer, Dolores Tasayco Arana, en agosto del 2008, durante la Reunión Pre- paratoria del Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Infantil, realizada en Argentina. 3 Save the Children (2004). La segunda sección propone Sesiones de Tutoría dirigidas a tutores y docentes para que trabajen con los estudiantes. Incluyen dinámicas que ayudan a los adolescentes a identificar los peligros y aprender a prevenirlos. Por último, no es superfluo recordarte que se trata de una propuesta de trabajo siempre sujeta a las modificaciones que aconsejan tu experiencia como docente y las características del medio social, cultural y geográfico en que laboras.
  5. 5. 8 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 9 a su menor fuerza, al factor sorpresa o a su incapacidad para manejar o entender las circunstancias peligrosas para ellos y ellas. El siguiente gráfico ilustra la relación que existe entre la violencia sexual y sus dos principales manifestaciones contra la niñez y la adolescencia. Ambas formas de violencia sexual están muy ligadas entre sí, como lo de- muestran las estadísticas y testimonios recogidos en distintas regiones y paí- ses. El abuso sexual infantil (generalmente el que ocurre dentro de la familia) es experiencia previa muy común en la mayoría de víctimas de la explotación sexual infantil. Así, por ejemplo, se sabe que el abuso sexual infantil afecta el rendimiento y la capacidad de aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes y a la postre esto suele llevarlos a dejar la escuela, circunstancia que facilita su captación por los explotadores sexuales. 1.2.1. ¿Qué es el abuso sexual infantil?4 Es todo acercamiento que una persona (adulta o adolescente) tiene ha- cia un niño, niña o adolescente, con intención de lograr una satisfacción sexual, para lo cual utiliza su poder, chantaje, manipulación emocional, fuerza física o amenazas. Violencia sexual Abuso sexual infantil Explotación sexual infantil El abusador sexual y sus “armas” Es importante aclarar que el abuso no siempre se realiza mediante la fuerza y la violencia directa. Para controlar a un niño, niña o adoles- cente, los abusadores suelen usar formas más sutiles de presión como el chantaje, la amenaza, el soborno y la manipulación psicológica a partir del conocimiento de aquello que su víctima más teme o desea. 4 Adaptado de la Guía para la Promoción del Buen Trato, Prevención y Denuncia del Abuso Sexual para Directores y Docentes. Campaña de Sensibilización y Promoción “Tengo Derecho al Buen Trato”. Ministerio de Educación del Perú. Dirección de Tutoría y Orientación Educativa, 2006. En muchos lugares de la costa, sierra y selva ha aumentado la ocurrencia de tales casos, ya sea como abuso sexual (tocamientos, acoso, violación, etc.) o como explotación sexual infantil en sus diversas formas (pornografía infantil, turismo sexual, actividades sexuales remuneradas, etc.) Estos delitos proliferan porque sus autores aprovechan factores estructurales como la pobreza, el hacinamiento en las urbes y el aislamiento en las zonas rurales, junto con factores individuales y sociales como la inestabilidad y precariedad de las familias de numerosos niños, niñas y adolescentes. Desde las instituciones educativas podemos y debemos crear conciencia en los mismos estudiantes y en sus familiares sobre la violencia sexual infantil y la gravedad de sus consecuencias, a fin de que todos estemos prevenidos y preparados (con información y fomentando las conductas más adecuadas) para proteger a la niñez, lo más valioso que posee toda sociedad. 1.2. Definamos los conceptos El abuso sexual y la explotación sexual infantil son dos formas o categorías de la violencia sexual. En términos generales la violencia sexual es toda situación en la que una persona impone su voluntad sobre la otra, que está en condición de desventaja, implicándola en actividades de naturaleza sexual para su propio beneficio. Cualquier persona puede ser víctima de este tipo de violencia. Las víctimas más frecuentes son las mujeres de todas las edades (niña, adolescente o adulta). La violencia sexual constituye una de las formas de vulneración de derechos más extremos y presenta los siguientes aspectos: Un desequilibrio de poder entre agresor y víctima, porque generalmente quien ejerce la violencia sexual tiene más poder que el atacado: jefes versus subordinados, adultos versus niños, personas conscientes versus personas inconscientes, etc. Expresa la distorsión de dos impulsos básicos en los seres humanos: la agresión y la sexualidad. Indefensión y falta de libertad de la víctima, porque las personas que son objeto de violencia sexual por lo general no están en condición física, emocional o intelectual para defenderse, debido a su corta edad,
  6. 6. 10 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 11 Mitos y realidades sobre el abuso sexual Los niños mienten cuando dicen haber sido abusados sexualmente. Ellos “inventan historias”. Las víctimas de abuso sexual sólo son niñas. El niño varón que es víctima de abuso sexual se convierte en homosexual. La persona que abusa sexual- mente de un estudiante que se- gún él,“se le ofrece” no es cul- pable de la situación, pues al final, el menor “así lo quiso”. El abuso sexual afecta más a los niños que a las niñas. Los abusadores siempre usan la fuerza y la violencia. Los niños, niñas o adolescen- tes víctimas de abuso sexual siempre son los “más bonitos o bonitas”. Los abusadores sexuales son siempre personas adultas. Difícilmente un niño inventa historias so- bre temas sexuales. Las víctimas de abuso sexual son tanto niñas y niños, así como adolescentes de uno u otro sexo. La génesis de la homosexualidad es de estructura más compleja. Esta no resulta necesariamente del abuso sexual. La persona que abusa sexualmente de una niña, niño o adolescente es siempre el único responsable de sus actos. Las consecuencias para las niñas son tan serias como para los niños. Por lo general los abusadores usan su poder y su relación de confianza con los niños, niñas o adolescentes. No aplican, necesariamente la fuerza. Se valen más bien de la intimidación y de una gama de chantajes para ganar el silencio del menor. Si logran que éste calle, buscan nuevas ocasiones para repetir el abuso. Los menores agredidos sexualmente tie- nen diferentes características físicas. Los abusadores escogen a sus víctimas observando el carácter del niño, niña o adolescente y evaluando si será capaz de negarse, denunciarlos o buscar ayuda. Los abusos sexuales son también come- tidos por adolescentes y jóvenes. Asimis- mo, los abusadores pueden ser hombres o mujeres. Mito Realidad Formas como se presenta el abuso sexual: El abuso sexual infantil CON CONTACTO FÍSICO se da cuando una persona: Obliga que le toquen sus órganos genitales. Manosea, toca o acaricia el pecho del niño, niña o adolescente, sus nalgas u órganos genitales por encima o debajo de la ropa (tocamien- to indebido). Tiene una relación sexual con un niño, niña o adolescente a través de su vagina, ano o boca, introduciendo objetos o parte de su cuerpo. El abuso sexual infantil SIN CONTACTO FÍSICO se da cuando una persona: Muestra pornografía a un niño, niña o adolescente, utilizando medios como revistas, vídeos, películas, internet, etc. Dice palabras sexualmente insinuantes. Hace mirar sus órganos genitales a un niño, niña o adolescente. Hace gestos con connotaciones sexuales o propuestas groseras. En la mayoría de ocasiones la sola relación de autoridad y confianza entre el abusador (o la abusadora) y su víctima, es suficiente para que el delito ocurra. Por otra parte, las estadísticas muestran que muy frecuentemente la persona agresora es un miembro de la familia inmediata del menor de edad (padres, padrastros, primos, tíos, tías, etc.). Existen algunas creencias erróneas sobre el abuso sexual infantil: Es coacción, no cooperación Aún cuando el agresor alegue “consentimiento o aceptación” de la niña, niño o adolescente, estos actos constituyen abuso sexual y son un delito. El abusador utiliza diversas formas de coacción y mentira, ejerciendo abuso del poder y dañando la integridad de los niños, niñas y adolescentes víctimas.
  7. 7. 12 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 13 a menores de edad para efectuar estas prácticas no son “clientes” como se les llama erradamente, sino simplemente explotadores. Pornografía infantil, cuando los niños, niñas y adolescentes son mos- trados en fotos, libros, revistas, internet, etc., realizando actividades sexuales o mostrando sus órganos genitales. Trata de personas con fines de explotación sexual, cuando las niñas, niños o adolescentes son reclutados o llevados por terceros con fines de explo- tación sexual, empleando para ello la fuerza u otras formas de coerción (la privación de la libertad, el fraude, el engaño, el abuso de poder o el aprovechamiento de alguna vulnerabilidad). La trata de personas se ori- gina en nuestro medio cuando un menor es movilizado desde su lugar de origen (generalmente zonas rurales) a ciudades o centros urbanos, con el propósito de explotarlo sexualmente. Muchos niños, niñas y adolescentes en situación de riesgo son reclutados por personas que les engañan apa- rentando preocupación por su futuro y ofreciéndoles (tanto a ellos como a sus padres) una vida con bienestar e ingresos económicos, a cambio de su trabajo en bares, discotecas, night clubes, etc. Turismo sexual, cuando los niños, niñas y adolescentes son utilizados para tener actividad sexual con turistas, a cambio de una remuneración en dinero u otro tipo de beneficio. Los aliados del delito Facilitan la comisión de estos delitos el poco control de las autori- dades, la existencia de niños, niñas y adolescentes en situación vul- nerable (pobreza extrema, familias desintegradas, deserción de la escuela, etc.), la complicidad de ciertos trabajadores (malos taxis- tas, administradores y empleados de centros de diversión u hoteles) así como el sigilo y anonimato de los ambientes en que actúan los explotadores. Es necesario indicar que la violencia sexual contra los menores de edad y especialmente la explotación comercial, tiene una connotación cultural en la medida que la sociedad permite y tolera la búsqueda de servicios sexuales en general. Se suele cuestionar a quienes dan estos servicios, más no tanto a quienes los solicitan, aprobando el “derecho del cliente” a 1.2.2. ¿Qué es la explotación sexual infantil? En la ciudad de Estocolmo, Suecia, se realizó el I Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial Infantil (1996) y allí se definió este delito como una “violación fundamental de los derechos de la niñez”. Se expresó que esta clase de explotación abarca “el abuso sexual por parte de un adulto y la remu- neración en dinero o en especie para el niño, niña o adolescente, quienes son utilizados como objetos sexuales y “mercancías”. La explotación sexual de la niñez es una forma de coerción y violencia contra los menores de edad; equiva- le a trabajo forzado y a una forma contemporánea de esclavitud. El Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (MIMDES)5 define la explotación sexual infantil como la utilización de niños, niñas y adolescentes en acti- vidades sexuales o eróticas, con contacto físico o no, para la satisfacción de los intereses y deseos de una persona o grupo de personas, a cambio de dinero, promesa de pago o cualquier otro tipo de beneficio. En nuestra sociedad, los niños, niñas y adolescentes pueden ser explota- dos mediante: Actividades sexuales remuneradas, cuando son utilizados en cualquier actividad sexual a cambio de dinero u otro tipo de beneficio material. Estas actividades se realizan por lo general en calles, parques o negocios como bares, night clubes, discotecas, hostales y otros espacios que se crean y surgen ante la necesidad de ocultar tales actos. Quienes buscan Traficantes de cuerpos y mentes Son quienes se dedican a la explotación sexual infantil trafican con los cuerpos y la imagen corporal de los niños, niñas y adolescentes, a fin de obtener ganancias económicas, como si se tratase de merca- derías. Esta práctica se da de manera escondida o “subterránea”. Es más factible en contextos de relaciones de poder desiguales, como las que tienen lugar entre los niños, niñas y adolescentes e indivi- duos adultos (mal llamados “clientes”, dueños de bares o discote- cas, proxenetas, etc.). 5 Tomado de los Lineamientos y Procedimientos del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social en su condición de ente rector del Sistema Nacional de Atención Integral al Niño y al Adolescente para la intervención en focos de explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, 2005. RM Nº 624-2005-MIMDES
  8. 8. 14 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 15 1.2.3. Consecuencias de la violencia y la explotación sexual infantil en la vida de los niños, niñas y adolescentes Las secuelas del abuso sexual y la explotación sexual infantil son muy graves y se evidencian en el cuerpo, la salud, la apariencia física y la conducta. Es sabido que cualquier atentado contra la libertad sexual daña física y emocionalmente al agraviado y en este caso, el resultado es parti- cularmente traumático, con efectos a corto y largo plazo, entre los cuales figuran6 : A nivel físico Lesiones en el cuerpo, trastornos estomacales, hemorragias, etc. Vulnerabilidad para contraer o transmitir Infecciones de Transmisión Sexual (incluyendo el VIH-SIDA). Embarazos no deseados, abortos. Desnutrición. A nivel psicológico Miedo generalizado y desconfianza hacia los demás. Pesadillas, insomnio. Depresión y dependencia emocional. Problemas en el aprendizaje. Sentimientos de culpa y sensación de incapacidad personal (percep- ción negativa de sí mismos). Vergüenza (porque a veces son víctimas de marginación o desprecio, como si fueran responsables de su situación). Vulnerabilidad al consumo de alcohol u otras drogas. Baja autoestima (rechazo al propio cuerpo, poca confianza en sí mis- mos, etc.). Comportamientos de agresividad, hostilidad (porque su traumática experiencia los induce a ser violentos para defenderse y obtener lo que necesitan). A nivel social Dificultades para relacionarse con los demás (porque sienten mucha desconfianza e inseguridad pero al mismo tiempo necesitan el afec- to, la aceptación y el reconocimiento de los otros). Retraimiento social (ganas de estar siempre solos). 6 Rompe el silencio. Manual Informativo para Docentes y Padres de Familia. CODENI – Cusco, Setiembre 2006. CODENI, Cámara de Comercio del Cusco, Pluspetrol, Save the Children Suecia. Mitos y realidades sobre la explotación sexual infantil “Son prostitutas y ese es su trabajo” “Están en eso porque les gusta” “Ganan mucho dinero” “Les hago un favor pa- gándoles; así mantienen a su familia” “Sólo ocurre en ambien- tes de extrema pobreza” “El clima y la cultura inci- den en el despertar sexual de los adolescentes” La explotación sexual infantil, es una violación de los derechos humanos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes. No es un trabajo. Los niños, niñas y adolescentes han sido atrapados por explotadores. No están ahí porque quieren o porque les gusta, son víctimas de una forma moderna de esclavitud. Los únicos que se benefician son los que facilitan la explotación y lucran con ella. Utilizar a un menor de edad con fines de explotación sexual, es un delito; nunca un favor. Puede ocurrir en cualquier estrato socioeconómico. No hay ningún estudio científico que pruebe que el clima y la cultura in- fluyen en el comportamiento sexual de las personas; por el contrario, la realidad muestra que la explotación sexual se da en diferentes latitudes, climas y culturas. Mito Realidad disponer de la persona como si fuera un objeto. Esta visión cultural favo- rece la compra de servicios sexuales extensiva a los menores de edad. El siguiente cuadro desmitifica algunas creencias sobre la conducta de las víctimas de estos delitos y sus explotadores, formando parte del marco cultural que los ampara y justifica.
  9. 9. 16 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 17 La Convención de los Derechos del Niño (ONU 1989). En su artículo 34 señala el compromiso de los Estados de proteger al niño y adolescente contra todas las formas de explotación y abuso sexual. Así, considera como formas de explotación: a. La incitación o coacción para que un niño se dedique a cualquier ac- tividad sexual ilegal. b. La explotación del niño en la prostitución u otras prácticas sexuales ilegales. c. La explotación de niños en espectáculos o en la producción de mate- riales pornográficos. Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organiza- da Transnacional (2000). Sienta las bases formativas de la lucha contra la trata de personas y establece la cooperación entre Estados para prevenir y combatir efi- cazmente la delincuencia organizada transnacional (Art. 1). Señala este instrumento que los Estados parte deberán penalizar todas las conductas que impliquen la participación de un grupo delictivo orga- nizado. Tiene tres protocolos internacionales, destacando el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños. Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en pornografía (2000). En su artículo primero establece que los Estados parte prohibirán la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en pornografía, de conformidad con lo indicado en el presente Protocolo. 1.3.2. Normatividad nacional La Constitución Política del Perú. De acuerdo con el artículo 55 y la Cuarta Disposición Transitoria, los tra- tados celebrados por el Estado forman parte del Derecho Nacional y las normas relativas a los derechos y a las libertades que la Constitución re- conoce, se interpretan de conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, con los Tratados y acuerdos internacionales sobre Mayor probabilidad de sufrir revictimización. Posible desarrollo de comportamientos de desadaptación social, ta- les como pandillaje o participación en actividades delictivas. La aparición de determinadas consecuencias depende de la constitu- ción individual de la víctima y del apoyo emocional que encuentre en su entorno familiar y social. No todas ellas surgen necesariamente en los niños, niñas o adolescentes que han sufrido violencia y/o explotación sexual, sino que algunas lo hacen en mayor o menor medida y en dife- rente orden de tiempo. Para disminuir el daño físico, psicológico y social que suele presentarse, es necesario brindarles apoyo y ayuda familiar, institucional, terapéutica y legal. Las acciones de recuperación competen a toda la comunidad; para ello, debe comenzar por modificar diversas creencias y prácticas (como las ya mencionadas) mediante las cuales justifican a los agresores y arbitraria- mente inculpan al menor que sufre abuso sexual o se halla prisionero en estos ilegales sistemas de explotación sexual infantil. 1.3. Leyes que protegen a niños, niñas y adolescentes contra la violencia sexual Desde principios del siglo XX se han formulado diversos instrumentos le- gales de carácter internacional contra el abuso sexual y la explotación sexual infantil, los que han ido adecuándose progresivamente al marco ju- rídico interno de los países. A continuación se describe de manera sucinta algunas normas de carácter internacional y nacional. 1.3.1. Normatividad internacional Convención sobre la Esclavitud, Sujeción, Trabajos Forzados y Prácticas Análogas (1926). Fue adoptada por la Liga de las Naciones, organismo precursor de las Na- ciones Unidas, prohibiendo que las personas fuesen cambiadas o vendidas como cosas. Constituye una referencia histórica obligada para todos los que ven el comercio sexual infantil como una modalidad de esclavitud.
  10. 10. 18 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 19 Delito Definición Violación Sexual de menor de edad (Artículo 173°–) Actos contra el pudor en menores (Artículo 176°–A) El que tiene acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal o realiza otros actos análo- gos introduciendo objetos o partes del cuerpo por algu- na de las dos primeras vías, con un menor de edad. 1. Si la víctima tiene me- nos de 10 años de edad. 2. Si la víctima tiene entre 10 años de edad y me- nos de 14. 3. Si la víctima tiene entre 14 años de edad y me- nos de 18. Si el agente tuviera cual- quier posición, cargo o vín- culo familiar que le dé par- ticular autoridad sobre la víctima o le impulse a de- positar en él su confianza. El que sin propósito de te- ner acceso carnal regulado por el artículo 170 del C.P., realiza sobre un menor de 14 años u obliga a éste a efectuar sobre sí mismo o tercero, tocamientos inde- bidos en sus partes íntimas o actos libidinosos. Penas y Sanciones Cadena perpetua. No menor de 30 años ni mayor de 35. No menor de 25 ni mayor de 30 años. La pena para los sucesos previstos en los incisos 2 y 3, será de cadena perpetua. Delitos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes Código Penal las mismas materias ratificados por el Perú. Según la Constitución, están prohibidas terminantemente la esclavitud, la servidumbre y trata de seres humanos en cualquiera de sus formas. El Código de los Niños y Adolescentes (Ley Nº 27337). En su artículo 4 señala que: “el niño y el adolescente tienen derecho a que se respete su integridad moral, psíquica y física y a su libre desa- rrollo y bienestar. No podrán ser sometidos a tortura, ni a trato cruel o degradante. Se consideran formas extremas que afectan su integridad personal, el trabajo forzado y la explotación económica, así como el reclutamiento forzado, la prostitución, la trata, la venta y tráfico de niños y adolescentes, y todas las demás formas de explotación”. Ley Nº 28251 (07/06/2004). Modifica diversos artículos del Código Penal con relación a la violencia sexual que se ejerce sobre niñas, niños y adolescentes, tanto de abuso sexual como de explotación sexual infantil. Entre estas últimas, cabe re- saltar la inclusión de la figura del explotador usuario o cliente. Ley Nº 28704 (05/04/2006). Modifica artículos del Código Penal relativos a los delitos contra la libertad sexual, incrementando drásticamente las penas en el caso de menores de 14 a 18 años, y excluye la posibilidad que los sentenciados invoquen los derechos de gracia, indulto y conmutación de la pena. Ley Nº 28950 (16/01/2007). Modifica artículos del Código Penal y tipifica el delito de Trata de Personas y sus formas agravantes. A continuación presentamos algunos delitos relevantes que afectan a los menores de edad7 . 7 Tomado de Lineamientos y Procedimientos del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social en su condición de ente rector del Sistema Nacional de Atención Integral al Niño y al Adolescente para la intervención en focos de explo- tación sexual de niños, niñas y adolescentes, 2005. RM Nº 624-2005-MIMDES
  11. 11. 20 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 21 Delito Definición Penas y Sanciones Exhibicio- nismo y publicacio- nes obscenas (Artículo 183°–) Usuario o cliente (Artículo 179°–A) El que en un lugar público realiza exhibiciones, gestos, tocamientos u otras conduc- tas de índole obscena. 1. El que muestra, vende o entrega a un menor de 18 años, por cualquier medio, objetos, libros, escritos, imágenes, vi- suales o auditivas que por su carácter obsceno, pueden afectar grave- mente el pudor, excitar prematuramente o per- vertir su instinto sexual. 2. El que incita a un menor de 18 años a la práctica de un acto obsceno o le facilita la entrada a los prostíbulos u otros lu- gares de corrupción. 3. El administrador, vigi- lante o persona autori- zada para controlar un cine u otro espectáculo donde se exhiban repre- sentaciones obscenas que permita ingresar a un menor de 18 años. El que mediante una pres- tación económica o venta- ja de cualquier naturaleza tiene acceso carnal por la vía vaginal, anal o bucal o realiza otros actos análo- gos introduciendo objetos o partes del cuerpo por alguna de las dos primeras vías con una persona de 14 y menos de 18 años. No menor de 2 ni mayor de 4 años. No menor de 3 ni mayor de 6 años. No menor de 3 ni mayor de 6 años. No menor de 3 ni mayor de 6 años. No menor de 4 ni mayor de 6 años. Delito Definición Penas y Sanciones Actos contra el pudor en menores (Artículo 176°–A) Trata de personas (Artículo 153°–) 1. Si la víctima tiene me- nos de 7 años de edad. 2. Si la víctima tiene de 7 a menos de 10 años de edad. 3. Si la víctima tiene de 10 a menos de 14 años de edad. 4. Si la víctima se encuentra en alguna de las condi- ciones previstas en el úl- timo párrafo del artículo 173°– o el acto tiene un carácter degradante o produce grave daño en la salud física o mental de la víctima que el agente pudo prever. El que promueve, favorece, financia o facilita la capta- ción, transporte, traslado, acogida, recepción o reten- ción de otro, en el territorio de la República o para su salida o entrada del país, re- curriendo a: la violencia, la amenaza u otras formas de coacción, la privación de li- bertad, el fraude, el engaño, el abuso del poder o de una situación de vulnerabilidad, o la concesión o recepción de pagos o beneficios, con fines de explotación, venta de niños, para que ejerza la prostitución, someterlo a esclavitud sexual u otras for- mas de explotación sexual. No menor de 7 ni mayor de 10 años. No menor de 6 ni mayor de 9 años. No menor de 5 ni mayor de 8 años. No menor de 10 ni mayor de 12 años. No menor de 8 ni mayor de 15 años.
  12. 12. 22 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 23 Delito Definición Penas y Sanciones Turismo Sexual Infantil (Artículo 181°–A) Rufianismo (Artículo 180°–) Proxenetismo (Artículo 181°–) Favoreci- miento de la prostitución (Artículo 179°–) 1. Si la víctima es menor de 14 años. 2. Cuando ha sido cometido porautoridadpública,sus ascendientes, maestro o persona que ha tenido a su cuidado por cualquier título a la víctima. El que explota la ganan- cia obtenida por una per- sona que ejerce la pros- titución. 1. Si la víctima tiene entre 14 y menos de 18 años de edad. 2. Si la víctima tiene menos de 14 años, o es cónyu- ge, conviviente, descen- diente, hijo adoptivo, hijo de su cónyuge o de su conviviente o si está a su cuidado. El que compromete, sedu- ce o sustrae a una persona para entregarla a otro con el objeto de tener acceso carnal. 1. Si la víctima tiene me- nos de 18 años. El que promueve o favore- ce la prostitución de otra persona. 1. Si la víctima es menor de 18 años. No menor de 6 ni mayor de 8 años. No menor de 8 ni mayor de 10 años. No menor de 3 ni mayor de 8. No menor de 6 ni mayor de 10 años. No menor de 8 ni mayor de 12 años. No menor de 3 ni mayor de 6 años. No menor de 6 ni mayor de 12 años. No menor de 4 ni mayor de 6 años. No menor de 5 ni mayor de 12 años. Delito Definición Penas y SancionesDelito Definición Penas y Sanciones Pornografía infantil (Artículo 183°–A) Turismo Sexual Infantil (Artículo 181°–A) El que posee, promueve, fabrica, distribuye, exhi- be, ofrece, comercializa o publica, importa o ex- porta por cualquier medio incluido el internet, obje- tos, libros escritos, imá- genes visuales o auditivas o realiza espectáculos en vivo de carácter pornográ- fico en los cuáles se utilice a personas de 14 y menos de 18 años de edad. 1. Cuando el menor tenga menos de 14 años de edad. 2. Si la víctima se encuentra en alguna de las condi- ciones previstas en el úl- timo párrafo del artículo 173°–, o si el agente actúa en calidad de integrante de una organización de- dicada a la pornografía infantil. El que promueve, publicita, favorece o facilita el turis- mo sexual, a través de cual- quier medio escrito, folleto, impreso, visual, audible, electrónico, magnético o a través de internet, con el objeto de ofrecer relacio- nes sexuales de carácter co- mercial de personas de 14 y menos de 18 años de edad. No menor de 4 ni mayor de 6 años y con 120 a 365 días multa. No menor de 6 ni mayor de 8 años y con 150 a 365 días multa. No menor de 8 ni mayor de 12 años. No menor de 2 ni mayor de 6 años.
  13. 13. 24 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 25 La institución educativa debe cumplir una función educativa-preventiva, así como de detección de casos, de denuncia y de acompañamiento al me- nor. A continuación se detallan los contenidos de ambos roles. 1.4.1. Rol educativo y preventivo La institución educativa cumple un rol formativo preventivo, favoreciendo una cultura de respeto y tomando acciones para la protección de los niños, niñas y adolescentes. En tal sentido, a la IE le compete: Promover, defender y vigilar el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Fortalecer los factores protectores para prevenir el abuso sexual y la explotación sexual infantil, para lo cual debe: Sensibilizar e informar. Realizar acciones de difusión y sensibiliza- ción para que la comunidad educativa conozca las características de esta forma de violencia y su marco legal, identificando riesgos, consecuencias y modalidades. Dejar en claro que el abuso sexual se da mayormente en el ambiente familiar y comunitario del niño, niña o adolescente, aclarando que en algunos casos el abusador (hombre Extender la misión de la escuela Debemos tener en cuenta que la prevención y protección de nues- tros estudiantes significa extender los límites simbólicos y operativos de la institución educativa, porque la naturaleza del problema así lo exige. El rol preventivo debe incluir la participación de los estudian- tes y estrechar vínculos con los padres de familia y con otras insti- tuciones. Asimismo debe acompañar y denunciar si fuera necesario, dejando la investigación y sanción a cargo del Ministerio Público y el Poder Judicial. 1.3.3. Normatividad sectorial Resolución Ministerial Nº 0405-2007-ED “Lineamientos de acción en caso de maltrato físico y/o psicológico, hostigamiento sexual y violación de la libertad sexual a estudiantes de Instituciones Educativas”. Establece procedimientos para la formulación y atención de denun- cias en caso de maltrato físico y/o psicológico, hostigamiento sexual y/o violación de la libertad sexual a estudiantes, por parte del per- sonal directivo, jerárquico, docente y administrativo de las institu- ciones educativas. Señala acciones de prevención, asistencia, protección y denuncia. Determina el proceso de investigación y sanción (administrativa) cuando el agresor es personal del sector educación. Ley Nº 27911 ( 08/01/2003). Regula las medidas administrativas extraordinarias para el personal do- cente o administrativo implicado en delitos de violación de la libertad sexual. Decreto Supremo Nº 005-2003-ED. (14/02/2003). Reglamenta la Ley Nº 27911 sobre medidas extraordinarias para el per- sonal docente o administrativo implicado en delitos de violación de la libertad sexual. 1.4. ROL DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA La comunidad educativa tiene un rol central en la lucha contra la violencia sexual en cualquiera de sus manifestaciones; por ello, es importante estar informados, y desarrollar estrategias de prevención e intervención.
  14. 14. 26 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 27 adolescente o joven) para hacer algo en contra de su dignidad y valor como ser humano, es un delito. Debe enfatizarse que si un niño, niña o adolescente está en situación de riesgo cuenta con el apoyo y la ayuda del tutor o tutora, quien le escuchará y apoyará; y junto a las autori- dades de la institución educativa emprenderá acciones para detener estos hechos. Dar a conocer la legislación que condena y sanciona los delitos de violencia sexual infantil en cualquiera de sus modalidades, promo- viendo también en los niños, niñas y adolescentes el fortalecimien- to de una ética individual y grupal que rechace cualquier actitud, creencia o conducta opuesta a la integridad sexual de una persona. En tal sentido se les puede ayudar, por ejemplo, a cuestionar el con- sumo de pornografía difundida a través de cualquier medio. En este trabajo preventivo se incluirá también a los padres de familia, acto- res clave para la seguridad y desarrollo emocional de los niños, niñas y adolescentes. Las sesiones de tutoría Para promover la prevención de la violencia sexual contra niños, ni- ñas y adolescentes, la Dirección de Tutoría y Orientación Educativa ofrece a los tutores este material educativo que propone un total de 10 Sesiones (ver Sección II) dirigidas a prevenir desde las aulas el abu- so y la explotación sexual infantil, contemplando acciones específicas para el nivel de secundaria. 1.4.2 Rol de detección y denuncia de casos de abuso sexual o explotación sexual infantil A la institución educativa le compete también el rol de detectar y de- nunciar el abuso sexual y la explotación sexual infantil, atendiendo a las siguientes recomendaciones: o mujer) puede ser parte del entorno escolar. Sobre todo, debe tra- tar que los estudiantes conozcan las estrategias utilizadas por los agresores y explotadores para atrapar a sus víctimas, así como los peligros que enfrenta un menor en contacto con ellos. Promover el ejercicio de los derechos de los niños, las niñas y adolescentes. Es importante informar a los estudiantes sobre sus derechos, detallando los instrumentos que tienen a su alcance para hacerlos cumplir, en especial los referidos a su derecho a la seguri- dad e integridad física. Incluir actividades para la prevención de la violencia sexual y ex- plotación sexual infantil en el Plan de Tutoría y el Plan Tutorial de Aula. Estas acciones deben considerar la sensibilización de los inte- grantes de la comunidad educativa. Promover una comunicación directa y asertiva en temas relacio- nados a la sexualidad y los delitos contrarios a su desarrollo sa- ludable. Ello involucra a docentes, estudiantes y padres de fami- lia. Es saludable y preventivo que en las instituciones educativas se comience a dialogar en voz alta acerca de la prevención del abuso sexual y sobre las diversas formas de explotación sexual infantil. Brindar educación y orientación en temas referidos a la sexuali- dad de niños, niñas y adolescentes. Junto a los aspectos biológicos y fisiológicos han de verse los factores psicológicos, sociales (aspec- tos de género) y éticos vinculados a la sexualidad y la reproducción humana. Así, deben tratarse temas como el cuidado de nuestro cuer- po, las relaciones de pareja, el amor y la sexualidad sin violencia, maternidad y paternidad responsables y las infecciones de transmi- sión sexual (incluyendo el VIH/Sida), todos de gran importancia para estudiantes y padres de familia. Abordar en la tutoría y orientación educativa diversos temas rela- cionados con la prevención del abuso sexual y la explotación sexual infantil. Para ello contribuirá a que los niños, niñas y adolescentes desarrollen valores, actitudes y comportamientos de respeto al otro, a su intimidad, a sus derechos sexuales y reproductivos y a la equi- dad, dejando en claro que forzar o someter a otro (adulto, niño, niña,
  15. 15. 28 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 29 9 Adaptado de la Guía citada en el pie de página anterior. Las acciones preventivas y de control social, así como de detec- ción y denuncia de casos, involucran a todo el personal que labo- ra o colabora en la institución educativa (autoridades, docentes, estudiantes, padres de familia, personal auxiliar, administrativo, de limpieza, concesionarios de kioscos, entre otros). También se debe garantizar que los adultos utilicen servicios higiénicos dife- renciados de los estudiantes. Las estrategias específicas que una institución educativa pueda adop- tar, dependerán del diagnóstico situacional realizado y de las carac- terísticas del entorno. Es necesario establecer coordinaciones con líderes de la comunidad y alianzas con personal de otras organizaciones (estatales y privadas) para planear e implementar mecanismos específicos de vigilancia, a fin de detectar a niños, niñas y/o adolescentes que puedan estar su- friendo alguna forma de violencia sexual; estableciendo mecanismos conjuntos para realizar la referencia, denuncia y acompañamiento de niños y niñas víctimas de estos delitos. ¿Cómo actuar en casos de violencia sexual infantil cuando el agresor o agresora es un docente?9 1. Detener el abuso 2. Protección a la víctima Director y profesores Director y familia El tutor o tutora al conocer el caso, inmediatamente informa al director. El director citará de inmediato a los padres o tutores del niño para informarles acerca de lo ocurrido y establecer los meca- nismos de protección, que in- cluye la denuncia inmediata. Pasos ResponsabilidadAcciones ¿Cómo intervenir, desde la escuela, en casos de abuso o explotación sexual infantil?8 1. Detener el abuso o la situación de explotación sexual 2. Proteger a la víctima 3. Sanción penal al agresor 4. Asegurar la recuperación física, emocional y social del afectado 5. Control Social Al conocer el caso, el tutor o tutora inmediatamente infor- ma al director para que tome las medidas pertinentes. El director busca a un familiar que viva cerca del domicilio del menor para que se le dé protec- ción. También acompaña a la fa- milia a la comisaría del sector. Ante la falta de un familiar o ne- gativa de éstos a denunciar, el director lo hace en la Comisaría o ante el Ministerio Público. El Ministerio Público o la instan- cia judicial respectiva tienen la obligación de coordinar con el sector salud la recuperación fí- sica y emocional del menor. La IE reforzará ello desde lo aca- démico y protegiéndolo contra toda discriminación o estigma- tización. La Institución Educativa, el Cen- tro de Salud, la Comisaría y las organizaciones locales desarro- llarán acciones de prevención, vigilancia y defensa de los dere- chos de los niños, las niñas y los adolescentes. Pasos ResponsabilidadAcciones 8 Guía para la Promoción del Buen Trato, Prevención y Denuncia del Abuso Sexual para Directores y Docentes. Cam- paña de Sensibilización y Promoción “Tengo Derecho al Buen Trato”. Ministerio de Educación. Viceministerio de Gestión Pedagógica. Dirección de Tutoría y Orientación Educativa, 2006. Director y profesores Familia y director Comisaría y Ministerio Público Sector Salud, Centro de Salud, Institución Educativa, Familia. Institución Educativa, Comisaría. Organizaciones locales, Familias, Niños, niñas y adolescentes.
  16. 16. 30 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 31 Sección II Compromiso y Acción 2.1 Intervención del docente ¿Qué puedes hacer como docente para prevenir la violencia sexual? Tras conocer mejor la naturaleza, modalidades y leyes sobre la violencia sexual, así como sus efectos en niñas, niños y adolescentes, es necesario dar el paso siguiente que consiste en prevenir y enfrentar de manera acti- va las causas, manifestaciones y los casos mismos de violencia sexual. Para cumplir una labor preventiva eficaz, debemos ser capaces de actuar asertivamente en cada una de las siguientes dimensiones: 2.1.1. Enseña a protegerse a los niños, niñas y adolescentes En realidad, prevenir la violencia sexual es una responsabilidad comparti- da entre la familia, la escuela y la comunidad. Como docentes debemos tener en cuenta que el elemento de partida para proteger a los niños, niñas y adolescentes contra las diversas formas de violencia sexual es informarles debidamente al respecto, de manera di- dáctica y participativa. Además es necesario promover habilidades de au- tocuidado que constituyan factores protectores ante toda situación que afecte su integridad. Seguridad y afecto ante todo Uno de los primeros pasos para prevenir el abuso sexual y la explo- tación sexual infantil, será constituir la escuela como un espacio seguro para los niños, niñas y adolescentes. Ello implica que cuenten con la información del caso y además que se sientan queridos y en libertad de expresarse, que mantengan relaciones armónicas con sus compañeros y que se respeten sus derechos. 3. Sanción pe- nal y Admi- nistrativa 4. Establecer medidas para la recuperación física, emocional y socio afectiva del menor afectado 5. Control Social Los padres de familia o tuto- res, el menor agraviado y el director se dirigirán a la Comi- saría del sector para denunciar lo ocurrido. Ante la ausencia de los padres o tutores, familiares cercanos o la negativa a denunciar, el di- rector hace la denuncia.Asimis- mo el director comunicará en el día el caso a la UGEL. El Ministerio Público, el Poder Judicial y/o la UGEL establece- rán coordinación con el Sector Salud para que, a través de una atención especializada, el estu- diante y su familia superen la crisis emocional derivada de la situación de abuso. La IE refor- zará éstas medidas brindando buen trato al estudiante, ga- rantizando que se respete la re- serva de la identidad del estu- diante, y se le brinde el apoyo académico necesario. La IE desarrollará mecanismos de prevención primaria e inter- vención oportuna ante casos de abuso sexual con la participa- ción de profesores, padres de familia, estudiantes e institu- ciones locales. Pasos ResponsabilidadAcciones Denunciar: Padres de familia y director. Lugares para denunciar: Comisaría y Ministerio Público UGEL Sector Salud Centro de Salud Institución Educativa Familia Institución Educativa Comisaría Centro de Salud Organizaciones locales Familias Niños, niñas, adolescentes
  17. 17. 32 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 33 Conflictos armados. Niños, niñas y adolescentes desplazados por conflictos armados internos, refugiados o huérfanos son fácilmente víctimas de explotadores sexuales. Consumismo. La televisión, la prensa y otros medios o modalidades de comunicación, generan modelos de consumo que niños, niñas y ado- lescentes quieren imitar, porque les prometen reconocimiento social y una vida ideal. Al estar muchos de estos niños en situación de pobreza, estos modelos se tornan inalcanzables y por eso se vuelven vulnerables a la explotación sexual infantil. El Internet y el chat.- Debe enfrentarse la creciente presencia de por- nografía infantil por Internet, dado el peligro a que están expuestos nuestros niños, niñas y adolescentes cuando ingresan a ciertas pági- nas utilizando computadoras que no cuentan con los filtros adecuados, en lugares sin supervisión y completamente desinformados sobre cómo protegerse. Al respecto se requiere una acción continua y cotidiana de padres y madres de familia, docentes, autoridades, instituciones públicas y privadas, usuarios de Internet (niños, jóvenes y adultos) y provee- dores de este servicio, pues cada día aparecen un promedio de 500 nuevas páginas web dedicadas a promover, publicar, comercializar o intercambiar material pornográfico infantil; también personas que buscan vincularse con los niños, niñas y adolescentes para someterlos sexualmente o utilizarlos como simple mercancía, haciéndolos parte de sus redes de abuso y explotación. Por ello, cuando un niño, niña o adolescente navegue por internet ha de explicársele: No debe dar sus datos personales a desconocidos, como su nombre, la ubicación o referencia de su casa o IE, su edad, el nombre de sus padres, su correo electrónico. Si alguien quiere acosarlo por Internet, debe avisar a sus padres, docentes, y otros adultos confiables que están en capacidad de pro- tegerlo. A nivel de protección electrónica, se requiere usar programas que eli- minen el rastro de un niño, niña o adolescente (depurador), de manera que su itinerario no sea conocido por el o la atacante. Recibiendo información apropiada y oportuna, ellos comprenderán las im- plicancias de estos delitos y sobre la base de ello, podrán adoptar conduc- tas preventivas acordes con las situaciones o factores de riesgo presentes en la sociedad. Para ello sugerimos que10 : Realices con tus estudiantes ejercicios mentales que les permitan iden- tificar todas las situaciones posibles de riesgo en su entorno y pensar en la manera de autoprotegerse. Hagas conocer que deben hacer caso a las alarmas internas (presen- timientos, intuiciones y sentido de sobrevivencia) porque nos alertan del peligro y nos ayudan a alejarnos de él. La experiencia muestra que de haberse escuchado las alarmas internas se pudieron evitar muchos casos de violencia sexual. Enseñes a los estudiantes que todo su cuerpo es privado y que no deben permitir que nadie los incomode con tocamientos. Ayudes a diferenciar los secretos inofensivos de aquellos que los ponen en riesgo, pues la persona agresora buscará que la víctima no diga nada para continuar sus agresiones sexuales. Por ello es importante que se- pan que nunca han de quedarse callados. Debemos ser conscientes que algunos de los factores de riesgo son de carácter más estructural que individual y que por esa causa no son tan fácilmente controlables (por ejemplo, la pobreza o la propaganda con contenido machista de la televisión). En nuestro medio los principales factores de riesgo son11 : Pobreza. Es un factor de riesgo que genera situaciones de vulnera- ción para la explotación sexual, pero no constituye el único factor. Las víctimas de la violencia sexual no provienen únicamente de fa- milias pobres. Maltrato hacia niñas, niños y adolescentes dentro de la familia. A esto contribuye, a veces, el hacinamiento y la precariedad en que viven las familias, lo que origina situaciones de agresión y estrés entre sus miembros y obliga a prácticas peligrosas como el colecho (dormir los hijos con los padres o familiares). 10 Tomado de Rompe el silencio. Manual informativo para docentes y padres de familia. CODENI, Cusco. 11 En base al documento La explotación sexual comercial infantil y adolescente es un delito. Cartilla para do- centes. Misterio de Educación – Organización Internacional del Trabajo. Lima.
  18. 18. 34 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 35 2.1.2. Identifica los signos de alerta A continuación presentamos algunos signos que podrían indicarnos que estamos frente a un caso de violencia sexual. Es necesario recordar que la tarea del tutor o tutora no es investigar y/o determinar si hay abuso o explotación sexual, sino ante todo apoyar y acompañarlo antes y después de la denuncia de los hechos. Para cumplir tu misión de soporte y sepas cuándo intervenir, observa los siguientes cambios: Posibles indicadores en las víctimas de violencia sexual infantil Señales de maltrato físico: moretones, quemaduras, heridas, cor- tes, etc. Demuestra gran interés por temas sexuales. Faltas frecuentes a la institución educativa y sin justificación de padres o tutores. Si el niño, niña o adolescente es buscado por diferentes mujeres u hombres adultos en la institución educativa, domicilio o comunidad. Si el niño, niña o adolescente hace o recibe llamadas telefónicas frecuentes de gente desconocida. Exhibe objetos, ropa o dinero que van más allá de las posibilidades económicas de su familia. Si se conoce que en su casa existen antecedentes de violencia sexual. Si ha escapado de su hogar. Es adicto a las cabinas de Internet. Si refiere irritación, dolor en los genitales y/o presentan infeccio- nes de transmisión sexual. Niños que trabajan o viven en la calle. Son niños que están expuestos a todo tipo de agresiones a su integridad física y a la vulneración de sus derechos. Esta situación los pone en riesgo de ser explotados sexual- mente a cambio de dinero, comida, drogas o alcohol. Discriminación étnica-cultural y de género. Muchos niños, niñas y adoles- centes de la sierra y de la selva se hallan sometidos a discriminación eco- nómica y social, lo que determina falta de oportunidades en sus zonas de origen, favoreciendo una migración forzosa y el abandono de la protección familiar. Estos niños y niñas desarrollan baja autoestima y se encuentran más vulnerables a caer en redes de trata de personas con fines de explota- ción sexual. Esta explotación afecta en mayor medida a las niñas. Acceso limitado a servicios educativos. Los niños, niñas y adolescentes que no han ido a la escuela son más vulnerables al engaño al no conocer sus derechos y carecer de una red de soporte. La educación es un factor de prevención de la violencia sexual y los docentes deben desarrollar estrate- gias para evitar la deserción escolar. Tolerancia social e impunidad. La ausencia de sanción social, moral y legal a quienes ejercen la violencia sexual con menores de edad, es cau- sa importante de su incremento y vigencia. Una comunidad vigilante no tolera esas conductas abusivas y genera una barrera contra distintas formas de violación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. La tolerancia de la sociedad es tan nociva como la misma violencia sexual. Cultura machista y conductas sexuales irresponsables. Existen mitos populares erróneos en torno a la sexualidad, que valoran la “pureza” y la “virginidad” como estimulante para tener relaciones sexuales. Algunas personas creen que las relaciones sexuales con menores de edad evita el contagio del VIH-SIDA, renueva la juventud, incrementa la virilidad, trae buena salud, longevidad y suerte en los negocios. Tradiciones y costumbres perjudiciales. En muchos lugares del país hay familias que aún se guían por tradiciones antiguas en las que los padres eli- gen el esposo de sus hijas y las entregan a la fuerza a hombres mayores, por razones económicas, sociales o políticas. Como tutores debemos reafirmar a las adolescentes en su derecho a elegir a la pareja que deseen, ayudarles a desarrollar criterios adecuados al respecto y rechazar la imposición.
  19. 19. 36 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 37 2.1.4. Haz de los padres de familia tus principales aliados Como tutor, tu misión es muy importante al brindar información y ana- lizar estos problemas con los niños, niñas y adolescentes. En el des- pliegue de esta tarea conviene buscar la intervención activa -y de ser posible protagónica- de los padres de familia, apoderados u otros adul- tos significativos, pues está probado que la prevención y atención de casos de violencia sexual es más efectiva cuando logra involucrar a los seres de confianza más cercanos. Así, procura establecer una relación estrecha entre la escuela y los padres de familia, a fin de desarrollar en ellos las capacidades y compromisos necesarios para advertir a los niños sobre la violencia sexual, cómo detectar la misma y estar prepa- rados para actuar ante casos concretos. 2.1.5. Compromete a la escuela y a otras instituciones de tu comunidad Como hemos indicado, la prevención de la violencia sexual exige tra- bajar con los mismos niños, niñas y adolescentes y sus familias, pues son ellos quienes sufren el impacto más fuerte de este problema social. También han de hacerse esfuerzos para conformar una red de apoyo que involucre a otras instituciones de la comunidad. Por ello, desde tu institución educativa, y de acuerdo a un plan concor- dado con todos tus colegas, busca espacios de coordinación con otras entidades, incluyendo las del sector salud, iglesias en general, clubes y organizaciones locales. Tu objetivo será integrar una plataforma común para llevar a cabo actividades más eficientes y eficaces en la prevención, acompañamiento y derivación de los niños, niñas y adolescentes expues- tos al abuso y explotación sexual. 2.1.3. Escucha, acompaña y deriva a los niños, niñas y adolescentes Cuando un estudiante te cuente (o tú lo sospeches) que es víctima de una situación de violencia sexual, te sugerimos actuar del siguiente modo: Escúchale con respeto e interés y dale confianza. Créele, no cuestiones lo que te dice ni la veracidad de los hechos. Deja en claro que no tiene ninguna culpa y que el responsable es la persona agresora. Evita sobreprotegerle y no evadas el tema. En todo momento exprésale afecto para que se sienta seguro, dile que se le quiere igual que antes, reconoce sus sentimientos y aníma- le a que los exprese. Apoya a su familia o a los especialistas que están llevando el caso en las acciones de protección del niño, niña o adolescente ante la persona agresora, de modo que ésta no pueda acceder a él. Reflexiona sobre la mejor manera de actuar y busca apoyo de otros adultos y profesionales. Comunica lo sucedido a la familia o a las autoridades encargadas de la protección del niño o adolescente para así contar con ayuda. Promueve que el niño o adolescente sea atendido por profesionales y acude a las autoridades para la denuncia y tratamiento del caso. Se debe mantener en reserva la identidad del estudiante y evitar estigmatizarlo. Brinda acompañamiento y apoyo emocional durante y después de la denuncia. Instituciones a donde acudir En caso de saber sobre un delito de violencia sexual infantil puede acudirse a las DEMUNAs, Policía Nacional o Ministerio Público.
  20. 20. 38 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 39 Los estudiantes de secundaria tienen en estas diez sesiones la oportunidad de conocer mejor sus derechos y de convertirse en importantes aliados de los adultos para hacer frente a los agresores y explotadores sexuales. El respeto a sus derechos enfatizando el derecho sexual y reproductivo, es el eje de la mayor parte de reflexiones, juegos y dinámicas de este material pensado para fortalecer y orientar el despertar que caracteriza a la adolescencia. Los temas clave para ellos y ellas se abordan con recursos simples pero imaginativos, la equidad de género, la misión de espacios protectores como la familia y la escuela, la necesidad de hablar para salir de los problemas y escapar de la violencia sexual, la manera en que algunas personas vulneran sus derechos, la trata de menores y el desarraigo de muchas niñas, niños y adolescentes. Las sesiones que presentamos a continuación contribuyen a generar espacios de reflexión y promueven actitudes y capacidades para ejercer su derecho a una sexualidad integral, saludable y responsable, y para prevenir situaciones que pongan en riesgo su integridad. Prevención de la violencia sexual Sesiones de tutoría para el nivel secundaria Sesión 1: Sesión 2: Sesión 3: Sesión 4: Sesión 5: Sesión 6: Sesión 7: Sesión 8: Sesión 9: Sesión 10: Mis derechos humanos incluyen el respeto de mi cuerpo. Hombre y mujeres son iguales y merecen el mismo trato. Espero y exijo respeto empezando por mi hogar y mi colegio. Si algo anda mal, no debo callarlo. Tengo derecho a buscar y recibir ayuda. Me preocupo porque se cumplan mis derechos sexuales y de los demás. Tengo derecho a permanecer en un lugar que garantice mi seguridad integral. Mi imagen también refleja mi dignidad como persona. Si vienes a mi ciudad respeta a los niños, niñas y adolescentes. Digo no ante cualquier intento por violentar mi integridad sexual.
  21. 21. 40 41 Todas las personas tenemos derechos que aseguran nuestro bienestar y pleno desarrollo. Los niños, niñas y adolescentes, por ser menores de edad, deben ser especialmente protegidos y por ello están en vigencia un conjunto de derechos que protegen su integridad física y sexual. ¿QUÉ BUSCAMOS? Que los adolescentes reconozcan que el respeto a su cuerpo es parte de sus derechos. MATERIALES Papelógrafos. Plumones, masking tape. Carteles: es un derecho / no es un derecho. Noticias escritas a manera de titulares. DESTINATARIOS: Adolescentes del 1º y 2º de secundaria. Sesión 1 Mis derechos humanos incluyen el respeto de mi cuerpo
  22. 22. 42 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 43 DESARROLLO 25 minutos Anuncia que en la sesión de hoy la tutoría abordará el tema de los dere- chos sexuales de los y las adolescentes y cómo se relacionan con el respeto a su integridad sexual. Explica que en la dinámica se ha abordado el tema de los derechos. Así como existen el derecho a la vida, a la educación y a la salud, entre otros, existen también derechos sexuales y reproductivos, los que forman parte de los derechos humanos. Estos derechos buscan asegurar que todas las personas vivan dignamente, en un marco de respeto y oportunidad para desarrollar sus capacidades; asimismo, que puedan formar una familia y criar a sus hijos, gozando de una vida sexual saludable y plena. PRESENTACIÓN 10 minutos Da la bienvenida a los y las estudiantes y pega en el extremo de la sala dos carteles que dicen: es un derecho / no es un derecho. Anuncia que leerás unas frases. Ellos deben pensar si las consideran o no un derecho de los y las adolescentes, colocarse en el cartel correspon- diente y explicar sus razones. Frases: Un o una adolescente tiene derecho a: Recibir información sobre las diferencias entre hombres y mujeres. Recibir información sobre los cambios propios de su cuerpo. Recibir información sobre cómo evitar un embarazo no deseado. Dialogar sobre el respeto de su propio cuerpo y el de los demás. Postergar el inicio de su vida sexual. Denunciar a una persona que le molesta o le acosa sexualmente. Ser respetado sin distinguir si es varón o mujer. Lamentablemente, en nuestra sociedad muchos niños, niñas y adolescentes cuando son abusados y/o explotados sexualmente, no tienen conciencia de que sus agresores están vulnerando derechos fundamentales. Los tutores deben acompañarlos y orientarlos a fin de que conozcan sus derechos sexuales y reproductivos y puedan prevenir situaciones de abuso y/o explotación sexual infantil.
  23. 23. 44 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 45 Recoge sus respuestas, sus experiencias de vida y redondea la reflexión con las siguientes ideas fuerza. Los derechos sexuales y reproductivos buscan que toda persona viva dignamente, con respeto, desarrolle plenamente sus capacidades y que goce de una vida sexual saludable y plena. Existen diversos delitos que atentan contra la libertad sexual de niños, niñas y adolescentes. Estos delitos no sólo atentan contra su integridad física, sino que repercuten en la esfera psicológica, alcanzando el núcleo mas íntimo de su personalidad. En esta sesión hemos visto los delitos denominados “actos contra el pudor”, que son conductas en las que el agresor pretende satisfacción de orden sexual lastimando la vergüenza y el pudor natural de un niño, niña o adolescente. Una persona que es víctima de este delito puede sentir que nadie le ayuda y muchas veces quedar sumergida en un profundo sentimiento de desprotección y desconfianza. Es importante que se le brinde apoyo motivándola a comunicar el hecho para detener la agresión y recibir ayuda y protección de quienes le rodean. Es importante que todo adolescente desarrolle su capacidad de decir NO e identificar las situaciones de riesgo, que reciba el apoyo y la protección de su familia (comunicación, afecto y cuidado) y conozca cómo protegerse ante estas situaciones. Esto le permitirá hacerse respetar y ejercer sus derechos en cualquier circunstancia. CIERRE 15 minutos Realza las principales ideas comentadas en la sesión. Destaca que las y los adolescentes tienen derecho a decir No frente a situaciones que ponen en riesgo su integridad sexual. Anuncia que pegarás en la pizarra dos situaciones tomadas de la vida real: Pregunta: ¿Cómo afectan estas situaciones los derechos sexuales y reproduc- tivos de los y las adolescentes? ¿De qué otras maneras se atenta contra su integridad sexual? ¿cómo se siente un adolescente cuando ocurre esto en su vida? ¿Qué derechos sexuales y reproductivos deben cumplirse para que los adolescentes alcancen un desarrollo saludable de su sexualidad? ¿Qué puede hacer un adolescente cada día para lograr que se res- peten los derechos relativos a su sexualidad y su cuerpo? Tío obliga a sobrino adolescente a acompañarle a ver fotos y películas pornográficas. Adolescente de 13 años denuncia a vecino que le obligaba a tocarle zonas íntimas. Presenta en carteles los derechos sexuales y reproductivos: Recibir información y orientación oportuna y completa sobre la sexualidad. Contar con servicios de salud sexual y reproductiva cerca del lugar donde viven. Tomar decisiones libres y responsables sobre el ejercicio de la sexualidad. Disfrutar de una vida sexual plena, satisfactoria y sin riesgos. Vivir una sexualidad libre de violencia, prejuicios y culpas. Decidir libre y responsablemente si quiere o no tener hijos, cuántos y en qué momento de su vida.
  24. 24. 46 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 47 En la sociedad todos representamos diversos roles o papeles, que son formas de comportamiento que se espera de cada persona. Por ser nuestra cultura predominantemente machista, los roles de hombres y mujeres no guardan equilibrio, son inequitativos porque las mujeres tienen una situación desfavorable respecto a los hombres. ¿QUÉ BUSCAMOS? Que reflexionen sobre la posibilidad de vivir roles de género basados en la equidad social y de género, la no violencia y el respeto de los derechos sexuales de quienes les rodean. MATERIALES Papel. Lapiceros. Los casos para los grupos. Las preguntas escritas en papelógrafos. DESTINATARIOS: Adolescentes del 1º y 2º de secundaria. Sesión 2 Hombres y mujeres son iguales y merecen el mismo trato DESPUÉS DE LA HORA DE TUTORÍA Escriben una carta a un adolescente hablándole de la importancia de hacer respetar su cuerpo como parte del respeto de sus dere- chos sexuales y reproductivos. Diseñan historias de vida de adolescentes que logran hacer respe- tar su cuerpo y sus derechos sexuales. Solicita que en 60 segundos escriban acerca de todas aquellas formas de contacto físico que no consentirían porque son incómodas o les resultan desagradables. Ejemplos: que me aprieten las mejillas, que me pellizquen, que me aprieten las orejas, que me abracen si no quiero. Luego solicita que en 60 segundos describan las formas de contacto físico que sí aceptarían pues les hacen sentirse valorados y respetados. Ejemplo, un apretón de manos, un abrazo sincero, un saludo con un beso en la mejilla. Muéstrate dispuesto escuchar a los estudiantes que deseen continuar la conversación sobre estos temas. Motívalos a elegir un derecho sexual y reproductivo que les gustaría ejercer y que contribuya a su desarrollo personal y social.
  25. 25. 48 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 49 Ejemplos: Un hombre no debe llorar. Una mujer debe estar en su casa. Los hombres tienen más fuerza que las mujeres. De manera voluntaria comparten lo que escribieron en sus siluetas. Anuncia que en la sesión de tutoría de hoy se reflexionará sobre cómo los seres humanos, hombres y mujeres, pueden vivir roles de género basados en la equidad, la no violencia y el respeto de los derechos de unos y otros. DESARROLLO 25 minutos Conforma cuatro grupos de trabajo y a cada uno entrega un caso a analizar. El grupo lee el caso y responde a las preguntas sugeridas (para facilitar el ejercicio se pegan las preguntas en un lugar visible). Casos para los grupos 1. Tuve una amiga que su enamorado la convenció… le hablaba bonito, le prometía estar con ella. Y cuando ella le dijo que estaba embarazada, se fue y la dejó sola. 2. A la chica le decía que no tenía compromiso y ella le entregó su “virginidad”. Pero un día los encontró su pareja y dijo que ya tienen dos hijos. Mi amiga se sintió muy mal y ahora dice: “eso hacen todos los hombres… te engañan”. 3. El chico ya era adolescente, tenía 15 años.Ysus amigos le decían varias veces que ya debería experimentar con una mujer (ya sabes)… Entonces el chico se sintió presionado a tener relaciones sexuales con una chica, aunque no la quería... prácticamente él lo hizo para que ya no le fastidien sus amigos. PRESENTACIÓN 10 minutos Esta inequidad influye de tal manera que muchos hombres llegan a pensar que las mujeres son inferiores a ellos, que tienen el derecho a dominarlas y hasta violentarlas. Algunas mujeres que han sido criadas bajo estos criterios erróneos, mantienen ésta situación aceptando la violencia o permitiendo que se trasmitan estas ideas a sus hijos e hijas. Las ideas machistas repercuten negativamente en las relaciones de las parejas, y en su sexualidad en general. Además, alimentan las prácticas de abuso y/o explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. La tutoría busca que los adolescentes sean conscientes de que la inequidad de género repercute negativamente en la vivencia de la sexualidad y que también es uno de los componentes de la violencia sexual, para que ellos elijan rechazarla y vivir relaciones más respetuosas e igualitarias entre los sexos. Dentro de la silueta deben escribir uno o más mensajes que han escuchado de la familia, de sus amigos, o de otras personas del entorno acerca de: Cómo debe ser un hombre o una mujer. Lo que debe y no debe hacer un hombre y una mujer en la casa. Cómo debe ser un hombre o una mujer en el ámbito de su sexualidad. Da la bienvenida a los y las estudiantes. Entrega una hoja de papel a cada uno y solicita a los hombres que dibujen la silueta de un hombre y a las mujeres que dibujen la silueta de una mujer. Puedes facilitarles una silueta modelo.
  26. 26. 50 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 51 Promueve que dialoguen, cuestionen, planteen sus puntos de vista. No olvides que estos temas son complejos pues estamos abordando un aspecto delicado de la cultura. Por ello, da paso al intercambio de ideas y al cuestionamiento gradual, para luego sugerir cambios dirigidos a remover algunas actitudes y comportamientos todavía muy internalizados en gran parte de la población. Consolida los aportes tomando como base las siguientes ideas-clave: A lo largo de nuestra vida recibimos mensajes y mandatos sociales que buscan modelar nuestro comportamiento como hombres y como mujeres. Estas ideas son transmitidas desde que nacemos, por la familia, el colegio y otras personas de la comunidad. Algunos mensajes y formas de crianza nos inculcan que los hombres son mejores que las mujeres, más fuertes o más inteligentes; contribuyendo así a justificar las relaciones inequitativas y violentas. Esta inequidad influye de tal manera que muchos hombres llegan a pensar que las mujeres son inferiores a ellos, que les corresponde dominarlas y hasta violentarlas. Las ideas machistas intentan justificar las prácticas de abuso y/o explotación sexual de niños, niñas y adolescentes. El acoso es un hecho que atenta contra el desarrollo y crecimiento saludable de un niño, niña o adolescente y es un atentado grave contra sus derechos humanos. Nosotros estamos en capacidad de identificar y cambiar aquellos comportamientos que deterioran las relaciones de respeto e igualdad entre hombres y mujeres, niños y niñas, hermanos y hermanas. Un primer paso es desarrollar una actitud crítica frente a la cantidad de mensajes contradictorios a los que estamos expuestos y que reflejan una relación de dominio entre el hombre y la mujer. También podemos promover y vivir relaciones de colaboración y respeto como hombres y mujeres, en el hogar, en el trabajo, en la amistad y en el enamoramiento. 50 Preguntas para el análisis de casos (escritas en papelógrafo): ¿Qué ideas sobre el hombre y la mujer tienen los protagonistas de éstos casos? ¿Qué mensajes sobre el hombre y la mujer creen que recibieron? En plenaria presentan sus respuestas. Finalizada la plenaria, pregunta: ¿La sociedad espera lo mismo de hombres y mujeres? ¿Por qué? ¿Qué mensajes han influenciado en el comportamiento de los protagonistas de los casos analizados en grupo? ¿Creen que el engaño y atropello es un medio para hacer que una persona acepte una relación sexual? ¿Por qué? ¿Qué debe cambiar en los comportamientos y las ideas de los hombres y las mujeres para que se relacionen de manera más respetuosa y equitativa? ¿Qué actitudes y comportamientos de hombres y mujeres se deben cambiar para que no actúen con violencia ni se dejen violentar en lo que se refiere a su sexualidad? 4. Una chica vivía en la casa de su tía. Su tío la miraba cuando se bañaba. Cuando ella le dijo a su tía, el tío dijo que no la había tocado, que sólo la miraba. La tía le dijo: pero si sólo te ha mirado nomás…
  27. 27. 52 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 53 Cuando la familia y la institución educativa informan y previenen a los y las adolescentes contra las prácticas de los abusadores y explotadores sexuales, están dándoles un importante respaldo que los ayuda a ponerse a salvo. Pero si queremos que la familia y la I.E. cumplan un rol verdaderamente protector, desde estos espacios debemos practicar comportamientos saludables y de respeto entre todos sus integrantes. ¿QUÉ BUSCAMOS? Que los adolescentes valoren los comportamientos que favorezcan su seguridad y el respeto de sus derechos sexuales, tanto en su familia como en su institución educativa. MATERIALES Papelógrafos. Cartulina. Masking tape. DESTINATARIOS: Adolescentes del 1º y 2º de secundaria. Sesión 3 Espero y exijo respeto empezando por mi hogar y mi colegio DESPUÉS DE LA HORA DE TUTORÍA En una hoja de papel escriben su nombre y dan diversas ideas sobre cómo promover en su vida diaria las relaciones de respeto y equidad: Entre los estudiantes hombres y las estudiantes mujeres. Entre los hermanos y hermanas. Entre el papá y la mamá. Entre un amigo y una amiga. Entre los amigos. Entre las amigas. Responden a la pregunta: ¿qué tipo de hombre / mujer quiero ser? Crean historietas donde chicos y chicas se relacionan con respeto y equidad. CIERRE 15 minutos Solicita que por lluvia de ideas mencionen comportamientos que les permitan enfrentar saludablemente las situaciones planteadas en la sesión de hoy. Resalta las ideas más relevantes de la sesión.
  28. 28. 54 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 5555 Comenta que en el juego las ardillas se podían salvar del cazador porque tenían una “casa” donde protegerse y estar seguras. Anuncia que la sesión de tutoría tratará justamente sobre nuestro hogar y nuestro colegio como lugares donde debemos sentirnos protegidos. DESARROLLO 35 minutos Forma 6 grupos de trabajo mixtos. Distribuye a cada grupo un papelógrafo. Tres grupos dibujan una casa y los otros el colegio. Entrega a cada grupo hojas con situaciones que pueden ocurrir en estos espacios de convivencia de un adolescente. El grupo las lee y analiza si representan o no un peligro para su integridad sexual. Si no representa peligro escriben la frase dentro del colegio o la casa. Si representa lo contrario, la escriben fuera. Motiva a que agreguen nuevas situaciones importantes para los y las estudiantes. 5454 PRESENTACIÓN 10 minutos Da la bienvenida a los y las estudiantes. Anuncia que la sesión de tutoría se iniciará con un juego de integración denominado “La ardilla segura”. Solicita que conformen grupos de tres participantes. Dos de ellos deben tomarse de las manos, pues serán “la casa”. El tercer integrante se ubica dentro de las manos (la casa) y será “la ardilla segura”. Solicita dos voluntarios. Uno de ellos será la “ardilla suelta pero segura” y el otro será el “cazador”. Explica que en cuánto toque el pito el “cazador” comenzará a perseguir a la “ardilla suelta pero segura”. Pero en cuánto va a ser atrapada por el “cazador” esta ardilla se refugia en una casa y la ardilla que estaba allí le toca salir corriendo, convirtiéndose automáticamente en otra ardilla “suelta pero segura”. Si la ardilla es atrapada por el cazador se invierten los papeles y al cazador le toca ser ardilla. Finalizado el juego pregunta: ¿Qué les pareció la dinámica? ¿Qué momentos graciosos hubieron? ¿Cómo se sintieron quiénes hicieron de ardillas, casas y cazadores? En ese marco, la tutoría debe generar formas de relación y diálogo respetuoso al interior de ambos espacios vitales, orientando a los adolescentes para que permanezcan vigilantes de su derecho al respeto de su cuerpo, por parte de sus familiares, de sus compañeros y de los adultos de su institución educativa. Una manera de estar atentos y prevenidos ante cualquier peligro de agresión sexual, consiste en reconocer los signos de alerta.
  29. 29. 56 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 57 Organiza una plenaria. Profundiza la reflexión planteando las siguien- tes preguntas: ¿Qué comportamientos de la familia o de las personas que viven con un adolescente demuestran que están respetando su cuerpo y su integridad sexual? ¿Qué comportamientos y hechos demuestran lo contrario? ¿Qué comportamientos de las personas que forman parte de la institución educativa (adultos y estudiantes) demuestran que es- tán respetando el cuerpo y la integridad sexual de una chica o chico adolescente? ¿Qué comportamientos y qué hechos demuestran lo contrario? ¿Cuándo podemos decir que estamos en espacios seguros? Escucha sus experiencias, motiva el diálogo, el intercambio sincero de puntos de vista. No olvides destacar las siguientes ideas fuerza. Tanto la familia como la institución educativa son espacios en los cuales los niños, niñas y adolescentes deben estar protegidos íntegramente de cualquier agresión a su cuerpo. Que así sea es un derecho. Una familia o una institución educativa protegen concretamente el cuerpo y los derechos sexuales de sus niños, niñas y adolescentes me- diante los comportamientos que demuestran sus miembros: actitud dialogante, respeto, equidad en el trato entre hombres y mujeres, cuidado de no exponer a los niños, niñas y adolescentes a situaciones de riesgo, etc. Si por algún motivo un miembro de la familia o de las instituciones educativas, en vez de cumplir su misión de proteger a los niños, niñas y adolescentes, se convierte en agresor sexual para ellos, no deben dudar en comunicarlo a otros miembros de sus propias familias o del colegio en quienes realmente confíen. Situaciones para la casa Me es difícil expresar lo que realmente deseo y siento. Se respeta mi cuerpo y mi privacidad. No resuelven mis dudas sobre los cambios corporales y psicoló- gicos que experimento. Toman en cuenta mi opinión. Tengo un espacio propio para mí. Amigos o familiares se quedan a dormir en mi cama. Situaciones para el colegio Mis opiniones son escuchadas y respetadas por mis profesores y compañeros. Me informan y educan en temas de sexualidad. Los hombres y mujeres son tratados de manera equitativa. Los profesores no hacen peticiones indebidas a los adolescentes. Existen adolescentes que “tocan indebidamente” a sus compañeras. Los estudiantes no consumen alcohol ni otras drogas.
  30. 30. 58 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 59 Los adolescentes que sufren, o se encuentran en situación de riesgo ante el abuso o la explotación sexual, con frecuencia atraviesan por estas devastadoras experiencias sin comunicarlas a nadie. Ellos están siendo afectados por los traumas que les han ocasionado, pero no hablan por una serie de motivos: miedo al abusador o explotador que los amenaza, temor al escándalo o a la reacción de la familia, ¿QUÉ BUSCAMOS? Que los adolescentes se motiven sobre la necesidad de no quedarse callados frente a las situaciones reales o potenciales de violencia sexual, porque hablar es el primer paso para cambiar la situación por la que pueden estar atravesando. MATERIALES Una papa (puede ser una papa de papel). Cartulina. Papelógrafos, plumones. Casos. DESTINATARIOS: Adolescentes del 1º y 2º de secundaria. Sesión 4 Si algo anda mal, no debo callarlo DESPUÉS DE LA HORA DE TUTORÍA Que recuerden a las personas a quienes ellos valoran. Por qué los respetan como hombres y mujeres adolescentes. Luego en una hoja ponen su nombre y escriben cómo es su comportamiento y forma de actuar con ellos. Con estos trabajos producen un mural que tiene por título: “Reconociendo a las personas que respetan mi integridad como adolescente”. CIERRE 10 minutos Invita a algunos adolescentes a que voluntariamente expresen qué puntos les han llamado más la atención durante la sesión y por qué. Motívalos a imaginar aquellas acciones que estudiantes y adultos pueden realizar juntos para que el hogar y la institución educativa sean espacios más seguros y respetuosos de sus derechos.
  31. 31. 60 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 61 Presenta el tema indicando que algunas veces las personas pasamos por situaciones difíciles, que “queman” como si fueran “papas calientes”. Así como ha ocurrido en el juego, podemos salir de esas situaciones revelando cuál es el problema que nos está incomodando. Explica al grupo que algunos adolescentes tienen “papas calientes” referidas a actos de violencia sexual en sus hogares o en la calle y que en esta sesión van a reflexionar sobre esto. Pregunta: ¿Cómo se sintieron durante el juego? ¿Creen que un adolescente debe guardarse para sí sus problemas? ¿Existen situaciones o problemas que, de todos modos, deben ser comunicados por un adolescente? El juego finaliza cuando todos hayan recibido y arrojado la “papa caliente”. DESARROLLO 35 minutos Antes de iniciar la sesión, prepara los siguientes casos en una cartulina visible para un grupo de trabajo. Caso 1 Explotación sexual infantil Iris (12 años). Un mal vecino la ha convencido para tener relaciones con diversos hombres por dinero; diciéndole que así ayudará a sus hermanitos. Ella quiere dejar de hacer esto, pero el vecino le amenazó diciendo: “Si te vas o se lo cuentas a alguien, voy y mato a tu mamá”. PRESENTACIÓN 15 minutos Da la bienvenida a los estudiantes presentes para la sesión de hoy. Solicita que piensen una respuesta a la siguiente cuestión y otorga 3 minutos para que piensen la respuesta. ¿Alguna vez has tenido un problema? ¿Qué hiciste para solucionarlo? Explica que se iniciará el juego de la “papa caliente” y para ello todos se colocan en círculo. Anuncia que iniciarás el juego arrojando una papa hecha de papel. Esta papa representa al problema que tuve. Cuando arrojo la papa a otro compañero, significa que me estoy liberando de ese problema, porque le puse solución. Para que comprendan mejor realiza un ejercicio. Ejemplo: Antes de arrojar la papa cada persona expresa el problema con la siguiente fórmula: “Arrojo la papa porque mi hermanito no me hacía caso y me castigaban a mí”; “arrojo la papa porque mi zapato se rompió en un paseo”. Sólo cuando la persona expresa su problema en voz alta puede arrojar la papa a otro compañero. dudas sobre la credibilidad que les otorguen los demás, sentimientos de vergüenza o culpa por sentirse de alguna manera responsables, etc. Evidentemente este silencio, muchas veces autoimpuesto, no solo sigue dañándolo, sino también que asegura la impunidad. Los tutores, en base al fortalecimiento de la autoestima y tomando como punto de apoyo los derechos de los niños, niñas y adolescentes, deben persuadirles para no dejar en el silencio las situaciones reales o potenciales de violencia sexual por las que puedan estar pasando, ya que hablar es siempre el primer paso para revertir el abuso y la explotación.
  32. 32. 62 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 63 Forma cinco grupos y a cada uno entrega un caso. Los miembros del grupo deben leer el caso y analizar por qué los y las adolescentes involucrados en ellos no cuentan a más personas lo que les está pasando. Para ello pueden responder a las siguientes preguntas: ¿Qué está ocurriendo con este adolescente? ¿Por qué no cuenta a una o más personas lo que le sucede? Elaboran sus conclusiones, las escriben en un papel y las presentan en plenaria. Anota las ideas principales. En un segundo momento, solicita a los grupos que dramaticen la manera como estos adolescentes pueden comunicar lo que les está sucediendo. Otorga tiempo para que se preparen y presenten su trabajo. Motívales a ponerse en el lugar del niño, niña o adolescente que sufre esta situación. Anímales a comunicar los hechos tal como ocurren y de manera breve, teniendo en cuenta que ello permite que se detenga la situación de abuso y maltrato. Finalizado el juego de roles, refuerza la reflexión con las siguientes ideas fuerza: Muchas niñas, niños o adolescentes que se hallan expuestos a cualquier forma de abuso o explotación sexual no lo cuentan a nadie por diversas causas: amenazas de sus agresores, vergüenza, sentimientos de culpabilidad, certeza de que nadie solucionará el problema, etc. Caso 2 Pornografía infantil Sonia (13 años). Un joven que conoció por internet le invitó a bailar y como ella estaba mareada la llevó a un lugar donde le tomó muchas fotos desnuda. Este joven ha vuelto a buscarla. Sonia quiere pedir ayuda pero no se decide porque tiene miedo; ella dice: ¿qué pensarán de mí?... Caso 4 Turismo sexual Infantil Gilberto (13 años). Un conocido lo lleva donde los turistas para comer con ellos y luego tener relaciones sexuales en un hotel; dándole ropa y dinero a cambio. Gilberto piensa que si habla nadie le va a creer, y que este hombre que lo lleva donde los turistas puede hacer algo en su contra. Caso 5 Abuso sexual Carmela (11 años). Su tía la manda a ayudar en el restaurante de un conocido. Este hombre procura quedarse solo con ella y le toca sus órganos genitales “sin quitarle la ropa” y comienza a decir palabras sobre el sexo. Ella le ha contado a su tía, pero ella no le cree, y le dice: “¿acaso te ha quitado la ropa”? Caso 3 Violación de menor de edad Mariel (12 años). Tiene padrastro y un hermano por parte de padre de 5 meses, a quien ella quiere mucho. Su padrastro la ha violado una vez. Ella quiere contarle a su mamá lo que ocurrió, pero le preocupa qué pasará si cuenta lo que ha pasado.
  33. 33. 64 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 65 El abuso sexual y la explotación sexual infantil no solamente son prácticas que dañan gravemente la dignidad y el cuerpo de los adolescentes sino que constituyen delitos que están tipificados en las leyes y por tanto deben ser sancionados por las autoridades. Así como es necesario trabajar con los y las adolescentes para fortalecer comportamientos de tipo preventivo, es también importante que tengan conciencia de que cualquier forma de violencia sexual es un hecho delictivo que atenta contra sus derechos y que la sociedad también está comprometida con su protección. ¿QUÉ BUSCAMOS? Que los adolescentes sean conscientes de que las agresiones a su integridad sexual constituyen delitos penales que pueden y deben ser denunciados. MATERIALES Dos paletas rojo y verde (como semáforo). Un silbato. DESTINATARIOS: Adolescentes del 1º y 2º de secundaria. Sesión 5 Tengo derecho a buscar y recibir ayuda DESPUÉS DE LA HORA DE TUTORÍA Entrevistan a algunos de sus familiares para conocer su opinión sobre el tema tratado en esta sesión; escriben las opiniones recogidas en un papel y las traen para compartirlas en la próxima sesión de la tutoría. CIERRE 10 minutos Solicita a los adolescentes que de los 5 casos presentados en la actividad anterior, digan cuál les ha llamado más la atención, les ha impresionado y qué sentimientos les ha ocasionado. Promueve que expliquen el por qué. Sugiere que mencionen ¿cuál es la forma de comunicar lo que sucede? Recuerda que como tutor puedes conversar de manera individual con el estudiante que desee seguir dialogando al respecto. Resume las principales ideas de la sesión desde la perspectiva de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Si las niñas, niños o adolescentes no manifiestan el abuso o la explotación a la que están expuestos, esta situación de violencia sexual no cambiará y otros menores de edad también serán perjudicados. Hablar es el primer paso para cambiar las cosas. Cuando el abusador o explotador es un familiar o un miembro de la institución educativa, el niño, niña o adolescente no debe callarlo, por difícil que sea la situación. Si una persona hace daño a un adolescente, debe ser detenida y castigada, porque ello es un delito. Los niños, niñas y adolescentes deben defender siempre sus derechos y no deben quedarse callados. Es importante que todo niño, niña o adolescente cuente con personas en quién confiar y de quiénes recibir cuidado y protección en caso de que corra algún riesgo.
  34. 34. 66 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 67 Terminado el juego pregunta: ¿qué ocurrió en el juego? Presenta el tema explicando que el juego representa el respeto que debemos tener unos a otros por nuestro cuerpo. En este ejercicio se hace visible lo que implica un carro (cuerpo) que va sin frenos, sin normas, sin control, y sin nociones para manejar. Así como existen leyes que impiden manejar así, hay personas que en la vida actúan como los “carros chocones” y abusan o explotan sexualmente a niños, niñas o adolescentes. Así como en el juego el carro chocón faltó a las reglas, estas personas están cometiendo un delito que debe ser denunciado ante la ley. Este es el tema de hoy. DESARROLLO 30 minutos Coloca en partes visibles del aula los siguientes carteles con las diversas formas de violencia sexual y sus penalidades. Delito Definición Penas y Sanciones Violación Sexual de menor de edad (artículo 173°–) El que tiene acceso carnal por la vía vaginal, anal o bu- cal o realiza otros actos aná- logos introduciendo objetos o partes del cuerpo por algu- na de las dos primeras vías, con un menor de edad. 1. Si la víctima tiene me- nos de 10 años de edad. 2. Si la víctima tiene entre 10 años de edad y me- nos de 14. 3. Si la víctima tiene entre 14 años de edad y me- nos de 18. Cadena perpetua. No menor de 30 años ni mayor de 35. No menor de 25 ni mayor de 30 años. PRESENTACIÓN 10 minutos Antes de iniciar la sesión coordina con un adolescente para que asuma el rol de “carro chocón”, de manera que durante el juego no hará caso a las reglas que tú El docente tutor debe buscar que los adolescentes tomen conciencia sobre el hecho delictivo de la violencia sexual y orientarles para que ante cualquier situación de peligro, busquen ayuda de las autoridades (Policía, Ministerio Público, etc.) o con las personas en quienes confían. señales. Este carro siempre se chocará con sus compañeros y compañeras de aula, pero sin hacerles daño. Da la bienvenida a los estudiantes y anuncia que van a realizar un juego metafórico llamado “El carro chocón”. En este juego tú asumirás el rol de semáforo. Para ello preparas dos paletas de cartulina con los colores rojo, verde y un silbato. El resto de estudiantes harán de carros normales. Cuando toques el silbato los carros comienzan a pasearse tranquilamente por el salón. Cuando el tutor levanta la luz roja todos los carros se detienen. Cuando el tutor levanta la luz verde todos los carros caminan. No olvides que el “carro chocón” no respetará al semáforo ni a los toques del silbato y atropellará a los otros carros, uno tras otro. Trata de hacer el juego divertido pero cuidando que nadie se lastime.
  35. 35. 68 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 69 Delito Definición Penas y Sanciones Turismo Sexual Infantil (artículo 181°–A) 1. Cuando el menor tenga menos de 14 años de edad. 2. Si la víctima se encuen- tra en alguna de las condiciones previstas en el último párrafo del artículo 173°–, o si el agente actúa en ca- lidad de integrante de una organización dedi- cada a la pornografía infantil. El que promueve, publici- ta, favorece o facilita el turismo sexual, a través de cualquier medio escri- to, folleto, impreso, vi- sual, audible, electrónico, magnético o a través de internet, con el objeto de ofrecer relaciones sexua- les de carácter comercial de personas de 14 y menos de 18 años de edad. 1. Si la víctima es menor de 14 años. 2. Cuando ha sido come- tido por autoridad pú- blica, sus ascendientes, maestro o persona que ha tenido a su cuidado por cualquier título a la víctima. No menor de 6 ni mayor de 8 años y con 150 a 365 días multa. No menor de 8 ni mayor de 12 años. No menor de 2 ni mayor de 6 años. No menor de 6 ni mayor de 8 años. No menor de 8 ni mayor de 10 años. Delito Definición Penas y Sanciones Trata de personas (artículo 153°–) Pornografía infantil (artículo 183°–A) El que promueve, favo- rece, financia o facilita la captación, transporte, traslado, acogida, recep- ción o retención de otro, en el territorio de la Re- pública o para su salida o entrada del país, recu- rriendo a: la violencia, la amenaza u otras formas de coacción, la privación de libertad, el fraude, el engaño, el abuso del po- der o de una situación de vulnerabilidad, o la con- cesión o recepción de pa- gos o beneficios, con fines de explotación, venta de niños, para que ejerza la prostitución, someterlo a esclavitud sexual u otras formas de explotación sexual. El que posee, promueve, fabrica, distribuye, exhibe, ofrece, comercializa o pu- blica, importa o exporta por cualquier medio incluido el internet, objetos, libros escritos, imágenes visuales o auditivas o realiza espec- táculos en vivo de carácter pornográfico en los cuáles se utilice a personas de 14 y menos de 18 años de edad. No menor de 8 ni mayor de 15 años. No menor de 4 ni mayor de 6 años y con 120 a 365 días multa.
  36. 36. 70 Prevención de la violencia sexual y la explotación sexual infantil, desde el aula 7171 Ahora analiza con todo el grupo el caso presentado. Utiliza estas preguntas: ¿Qué delito se estaba cometiendo contra ésa niña? ¿Qué sanción establece la ley para este delito? ¿Qué opinas de la sanción? ¿A quién puede recurrir la niña para hacer la denuncia? ¿Dónde debe hacerse tal denuncia? ¿Cómo actuarías tú en un caso similar? Durante el debate grupal trata de dejar en claro las siguientes ideas: Las diversas formas de abuso sexual (violación, tocamientos indebidos, etc.) y explotación sexual (inclusión de niños en pornografía, turismo sexual, etc.) con niños, niñas o adolescentes constituyen delitos pena- les que deben ser denunciados y castigados por las autoridades. 7070 Explica que, tal como pueden ver, las diversas formas de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes son tan graves que están en el Código Penal del Perú. Luego pide que escuchen con atención la siguiente historia, que va a ser analizada en grupo. El vendedor del kiosco escolar vio un día algo fuera de lo común. La niña venía a la hora del recreo a comprar todos los días al kiosco, llevando uno o dos soles. Pero ése día llevó un billete de 50 soles. Tanto le llamó la atención que le comunicó al Director el hecho. Este docente, preocupado por el tema, habló con la tutora y le pidió que averiguara porqué la estudiante llevaba tanto dinero con ella. La profesora muy cuidadosa habló con la niña y ella le contó lo que pasaba… Un hombre le daba un sol cada vez que tenía relaciones sexuales con ella. Pero poco a poco le iba dando más dinero y en ésa oportunidad le dio los 50 soles. De inmediato, la docente y la institución educativa se pusieron en acción para detener el delito que se estaba cometiendo con la niña. Delito Definición Penas y Sanciones Favoreci- miento de la prostitu- ción. (artículo 179°–) El que promueve o favore- ce la prostitución de otra persona. 1. Si la víctima es menor de 18 años. No menor de 4 ni mayor de 6 años. No menor de 5 ni mayor de 12 años.

×