1 El Amor De Dios Malaquias

2,659 views
2,304 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,659
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
11
Actions
Shares
0
Downloads
25
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

1 El Amor De Dios Malaquias

  1. 1. “Yo os he amado, dice Jehová…” SEMINARIOS LOGOI año 2006 Rev. Les Thompson, Ph.D.
  2. 2. ¿Quién era Malaquías?  Era el último de los profetas.  Su nombre significa “mi mensajero” (vs 2:7).  No tenemos más información sobre su persona. En cuanto a la fecha dada para el libro, se cree que Malaquías fue un precursor de Nehemías; un dedicado profeta que preparó el camino para las extensas reformas espirituales que traería Nehemías a Jerusalén después de regresar por segunda vez, alrededor del año 433 a. C.
  3. 3. El texto que trataremos hoy Malaquías 1:1-5 Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob, y a Esaú aborrecí, Y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto. Cuando Edom dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre.
  4. 4. EL MENSAJE DE MALAQUÍAS El gran amor de Dios, un amor comparado al amor de familia
  5. 5. Estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo porvenir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Este amor incomparable es descrito por Pablo
  6. 6. LA DEFINICION DEL AMOR El amor de Dios es la entrega de su divino afecto a nosotros criaturas hechas a su imagen; y es, además, un amor que sin egoísmo se preocupa por nuestro bienestar y que poderosamente actúa en busca de nuestra felicidad.
  7. 7. QuickTime™ and a Video decompressor are needed to see this picture.
  8. 8. ¿Cómo entiende Malaquías el amor de Dios? cada uno idealmente está dispuesto a perdonar al otro, porque es un amor que ama a pesar de las fallas. Es un amor que siempre espera lo mejor de la pareja, y trabaja y anima y exhorta esperando ver cambios positivos para mejorar la relación matrimonial. Es parecido al amor entre un marido y su esposa. él siempre nos acepta y nos ofrece su perdón, pero a la vez, mantiene sus altas demandas de pureza y justicia. En esta tensión —entre perdonar al máximo y condonar al mínimo— es que entendemos la unicidad y la grandeza de su amor. Por esto es que a la vez que declara “te he amado”, Dios pide que su amada esposa sea condenada por su falta de fidelidad y genuino amor. En el matrimonio: En cuanto a Dios:
  9. 9. CARACTERÍSTICAS DEL AMOR DE DIOS 1. Es un amor soberano Como que es soberano (sobrenatural), Dios puede hacer lo que quiere, no hay nada que demande que nos ame. Nos ama porque soberanamente ha querido amarnos. 2. Es un amor incondicional (Dt. 7:7-8; Juan 3:16) Como que es un amor que proviene de Dios y no viene como resultado de algo que nosotros hemos hecho, es un amor incondicional, basado sólo en Dios (yo me beneficio, pero ya no inicio ese amor). 3. Es un amor personal (Dt. 10:14-15; Os 11:1-4) A pesar de que Dios ha hecho todo lo que existe en el universo, y pudiera amarlo todo por igual, deliberadamente ha escogido amarnos a nosotros los que somos sus hijos. (Ese amor es como el amor de un padre (Oseas 11:1-4) que amorosamente enseña a su hijo a caminar.) Dt. 7:7-8
  10. 10. Malaquías explica el amor de Dios ante la infidelidad de Israel 1. El amor electivo de Dios hacia Jacob: 1:1-3a Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob, y a Esaú aborrecí… 2. El aborrecimiento justo hacia Esaú: 1:3b-4 Dios anuncia su derecho de amar al que quiere: “…y convertí sus montes –los de Esaú– en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto. Cuando Edom (los descendientes de Esaú) dijere: Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado; así ha dicho Jehová de los ejércitos: Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre. 3. El amor universal de Dios que nos incluye: 1:5 Y vuestros ojos lo verán, y diréis: Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel (es decir, sobre los gentiles).
  11. 11. La frase ofensiva: “amé a Jacob, y a Esaú aborrecí…” Esaú vende su primogenitura a su hermano Jacob
  12. 12. ¿Qué quiere decir: “amé a Jacob, y a Esaú aborrecí?” • Se trata históricamente de la promesa dada a Abraham, que sus descendientes serían los amados de Dios y que serían herederos de sus grandiosas bendiciones espirituales. • Dios no le extendió ese mismo increíble amor a Esaú (ni a ninguna otra nación). • Es más, antes de que nacieran ambos muchachos, Esaú y Jacob (Gn 25:19-26; Ro 9:10- 15), Dios había establecido que esa bendición particular pertenecería a Jacob y no a Esaú. Es en ese sentido comparativo que Jacob es “amado” y Esaú es “aborrecido”.
  13. 13. ¿Cómo lo explicamos? • Vemos en Génesis 29:31 un caso parecido, que nos ayuda a entender este. Se nos dice que Jacob amaba a Raquel pero menospreciaba (la palabra en hebreo es “odiaba”) a Lea. El amor de Jacob para Raquel era tanto mayor que parecía que odiaba a Lea. El relato, sin embargo, nos hace ver que con los hijos que tuvo Lea, ella no fue totalmente despreciada. De forma parecida, según Cristo, hemos de aborrecer a nuestras familias y aun a nuestras propias vidas (Mt. 10:37; Lk 14:26; Jn 12:25). La idea es que nuestro amor para Cristo ha de ser mucho mayor que nuestro amor para cualquier otro.
  14. 14. Así lo planificó Dios • La Biblia nos dice que Dios no le extendió a Esaú el mismo increíble amor que le extendió a Jacob. • Nos dice que antes de que nacieran ambos muchachos, Esaú y Jacob (Gn 25:19-26; Ro 9:10-15), Dios en su soberana voluntad había establecido que impartiría su bendición particular a Jacob y no a Esaú. • Es en ese sentido comparativo que Jacob es “amado” y Esaú es “aborrecido”.
  15. 15. Una conclusión El amor de Dios no puede ser separado de la justicia de Dios. Es más, en amor a la justicia Dios aborrece todo lo que sea malo o lo que esté asociado con el mal. Dios no puede amar la justicia sin aborrecer lo malo. Por naturaleza y por toda la eternidad Dios ha estado y estará intensamente opuesto al mal. Como dice Habacuc: “Muy limpio eres de ojos para ver el mal” (1:13).
  16. 16. AQUELLO QUE DIOS ABORRECE • El “amor” en las escrituras no es tanto un sentimiento como un actuar (Dios “amó al mundo” por tanto “dio a su Hijo”). Es acción predeterminada, y no una emoción. • Se trata de una acción o determinación divina, y no tanto de un sentimiento hacia los malvados. • Por ejemplo, Juan 3:18: El que en él cree no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigenito Hijo de Dios. • Este aborrecimiento tiene terribles consecuencias: Dios destruirá a todos los que no creen en el infierno.
  17. 17. • El hecho de que “Dios es amor” no requiere que su amor sea repartido a todo el mundo y a todo lo creado por partes iguales. • Por ejemplo, hay cosas y seres en el mundo que Dios no ama, que él aborrece. (1) Dios no ama ni puede amar a Satanás, tampoco ama a los demonios, ni ama a aquellos seres humanos que se ligan con el diablo (véase Apoclaipsis 20). (2) Al sentenciar a Satanás y sus seguidores al infierno muestra cuánto ama a los redimidos. Castiga y separa a los malos, metiéndolos en el infierno. Así establece una eternidad perfecta y protegida (del mal) para los que él ama en el cielo. (3) Todo lo que Dios hace tiene el propósito de engrandecer su amor hacia aquellos que él ama.
  18. 18. En Cristo, Dios nos amó Todos nosotros a cuenta de nuestros pecados “éramos por naturaleza hijos de ira” (Ef 2:3). Esa “ira” era real; Dios realmente nos aborrecía y estábamos en camino al infierno. Pero… en Cristo, Dios nos amó. Ro 8:29- 30 nos dice que en la eternidad pasada Dios nos “conoció”, y como en el caso de Jacob: “nos predestino”. Pablo nos informa que Dios tomó la determinación de “llamarnos” y “justificarnos” para establecer una relación especial de amor con nosotros, con el fin de poder “glorificarnos”.
  19. 19. Algunos detalles sobre Esaú Le dijo Jehová a Isaac: Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos serán divididos desde tus entrañas: 1. Israel, que adoraba a Dios y seguía sus leyes, y 2. Edom, un pueblo fundado por Esaú y sus dos esposas cananitas (Gn 28:8-9), adoradoras de Baal. De ahí vienen los palestinos que desprecian tanto a Israel. Esaú
  20. 20. No, el amor de Dios tiene implicaciones universales. Y vuestros ojos lo verán, y diréis: Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel (1:5). ¿Es Jacob el único que se beneficia del amor de Dios?
  21. 21. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. El haber llamado a Jacob era sencillamente otro eslabón en la larga cadena que nos trajo el Salvador al mundo. Fue parte del proceso necesario para que tu y yo pudiéramos también ser objetos del amor de Dios. Aparentemente ese plan histórico, predispuesto antes de la creación del mundo, no se hubiera cumplido tal como hoy lo conocemos en la Biblia si Dios no hubiese amado a Jacob y aborrecido a Esaú.
  22. 22. El amor de Dios : El Alfarero con la misma masa puede hacer un vaso para honra y otro para deshonra – Romanos 9. Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no solo los judíos, sino también a los gentiles. Como dice Oseas: Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, Y a la no amada, amada”.

×