Suelta tu carga
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Suelta tu carga

on

  • 307 views

 

Statistics

Views

Total Views
307
Views on SlideShare
307
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Suelta tu carga Suelta tu carga Presentation Transcript

  • Un hombre iba por un caminocon un pesado costal de papassobre sus espaldas. Caminabalenta y sufridamente. Dios, que loveía, le preguntó: "¿Hacia dóndevas con ese costal de papas?". Elhombre miró hacia el cielo y lerespondió insolentemente: "¿Porqué me preguntas si tú lo sabestodo?". Y siguió su camino.
  • En otro lugar, alejado de allí, otrohombre iba cargando unacarretilla llena de ladrillos. Dios,que lo veía le preguntó:"¿Hacia dónde vas con esacarretilla?". El hombre respondió:"Voy al pueblo".Dios le dijo: "¿Quieres que teayude con esa carga?". El hombrele contestó: "Puedo solo"...
  • En otro lugar, un hombre ibacargando un montón de leña atadacon una cuerda. Dios, que lo veía,le dijo: "¿Hacia dónde vas con esaleña?". El hombre respondió: "Lallevo a mi casa al otro lado de esecerro". Dios le dijo:- ¿quieres quete ayude?". El hombre, accedió yDios tomó la cuerda y cargó laleña.
  • Poco habían caminado, cuandoel hombre le quitó la leña a Diosy la volvió a cargar él mismo.Dios siguió caminando a su ladoy un kilómetro más adelante, elhombre se la volvió a entregarpara que El la cargara. Pero,más adelante, el hombre se lavolvió a quitar y la cargónuevamente y así siguió a lolargo del camino...
  • En otro lugar, muy lejos de allí, otrohombre iba por un camino llevandoun pesado costal de arena. Dios, quelo veía, le dijo: "¿Hacia dónde vascon ese costal de arena?". El hombrerespondió: "Tengo que llevárselo ami patrón, que vive a 5 Km.. de aquí".Le dijo Dios: "¿Quieres que te ayude?".
  • El hombre sonrió y le dijo: "¡Ohsí Señor, yo ya no puedo conesta carga!" y se la entregó.Siguieron caminando y elhombre le iba contando a Diosalegremente de su vida, de sufamilia y de su trabajo. Le hacíapreguntas, le pedía opiniones,en fin, el hombre y Dios,conversando y conversando,llegaron a destino.
  • El hombre ya no se había acordadomás de su carga. El Señor mismocumplió la encomienda de entregárselaal patrón de aquel hombre. El hombreagradeció mucho la ayuda y el Señorle dijo: No te dejaré ni te desampararé,siempre que me necesites, estarécontigo.
  • ¿Con cuál de estos cuatrohombres te identificas?¿Erescomo el primero que cuandotienes problemas, no tomas encuenta a Dios?...O ¿eres como elsegundo hombre, orgulloso ysoberbio, que no acepta la ayudade nadie? O ¿eres como el tercerhombre, que entrega su carga aDios, pero en realidad su fe esescasa y decide volverla a cargarél mismo?
  • O ¿eres como el cuarto hombre,que mantiene una buena relacióncon Dios y humildemente y conalegría, acepta Su ayuda y seolvida de su carga hasta el finaldel camino, porque confía en queEl tiene el poder para librarlo deesa carga, al punto de que él ya notiene que preocuparse más porella?...
  • Quizá cuando estás enproblemas acudes a Dios, lepides, le lloras, pero nosueltas tu carga. Siguessoportando y sufriendo, enconstante afán. Solo cuandovoluntariamente le entreguesesa carga, El la tomará y lacargará sobre Sus hombros.
  • Sigue el ejemplo del cuartohombre, mantén una buenarelación con Dios, deja queEl te ayude con toda tu cargay descansa en El, esto quieredecir que ya no vas a seguirangustiado, porque tuproblema está en Susmanos. Ya no vas a sentir supeso, ¡porque ese peso loestá llevando el Señor!.
  • ¿Cuál es tu carga?...¿Decepción,traición, resentimiento, abuso,abandono, soledad, tristeza, bajaautoestima, adicciones...? Cualquieraque sea tu carga, no importa el tiempoque la llevas sobre tu espalda, Jesús tedice:“Vengan a mí todos ustedes que estáncansados y agobiados, y yo les darédescanso” (Mateo 11:28)
  • ¡DIOSNo se inquieten por nada; másbien, en toda ocasión, con ES MASoración y ruego, presenten suspeticiones a Dios y denle gracias. GRANDE (Filipenses 4:6) QUE TUS PROBLEMAS!