Reencuentro…La alondra y el ruiseñor .. <ul><li>El cuarto estaba casi oscuro,  solamente la tímida luz de una vela sobre l...
<ul><li>Caminé hacia la ventana dando la espalda hacia él. Yo no ignoraba lo que esencialmente estaba por suceder entre no...
<ul><li>Levanté su mentón con una de mis manos usando la otra para abrazar su diminuta cintura. Le di un beso ligero como ...
<ul><li>momento. De pronto supe que podía estar segura en su abrazo. Con nueva confianza miré en sus ojos azules y compren...
<ul><li>Pero después – continué – comprendí que estaba equivocado. </li></ul><ul><li>Y te diste cuenta de que yo era sólo ...
<ul><li>Entonces mis manos alcanzaron los botones en su espalda y finalmente concluí que la profesión de costurera era cie...
<ul><li>Con gran incredulidad vi como él tomaba mis manos y se las llevaba hacia su pecho. </li></ul><ul><li>  Por favor, ...
<ul><li>Caímos al lecho y rodamos libremente hasta que yo me encontraba sobre ella, mi peso oprimiendo su cuerpo. Mis mano...
<ul><li>Cuando llegamos a la cama sentí que nos movíamos hacia un mundo que yo nunca había imaginado. Desde ese momento to...
<ul><li>Mi mano no pudo resistirse a satisfacer el febril deseo guardado por mucho tiempo, de tomar el tentador pecho de l...
<ul><li>No era la primera vez que yo lo veía desnudo, pero las circunstancias habían sido muy diferentes antes. Aquella oc...
<ul><li>Miré a mi esposa con deleite y me pregunté en qué momento mi ángel se había convertido en la seductora Afrodita qu...
<ul><li>Nadie jamás me había dicho cómo una esposa debía complacer a su marido y, por otro lado, yo ignoraba la larga list...
<ul><li>Sé mía – le susurré al oído bebiendo otra vez del embriagante perfume de sus cabellos – sé mi mujer, mi esposa. Sé...
<ul><li>  Entonces fue como si una luz cegadora cubriera mis ojos. Los siguientes momentos fueron cautivadores. Nunca ante...
<ul><li>Me derrumbé sobre ella gimiendo roncamente y enterrando mi rostro en el hueco de su cuello. Ella liberó mi cuerpo ...
<ul><li>Un segundo después que él había alcanzado el cielo yo me le uní y después de eso todo fue una suave caída, como pl...
Azurito <ul><li>Para ti mi amiga de tu amiga, es un pedacito de mi parte favorita de reencuentro en el vórtice, espero te ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

primeruentro

1,165

Published on

una parte del capitulo favorito de reencuentro en el vortice
tu primera vez arjona

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,165
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

primeruentro

  1. 1. Reencuentro…La alondra y el ruiseñor .. <ul><li>El cuarto estaba casi oscuro, solamente la tímida luz de una vela sobre la mesa de noche iluminaba la habitación que súbitamente pareció tan cálida cuando ella entró. Cerré la puerta lentamente y esperé por un segundo antes de volver el rostro. </li></ul><ul><li>A la tenue luz de la vela, pude ver cómo ella se soltaba el cabello de la cinta blanca que estaba usando, dejando que una cascada dorada de imposibles rizos cayese sobre su espalda. Yo había soñado tantas veces con este momento pero la visión de la mujer que tenía entonces frente de mi estaba más allá de mi más loco sueño. </li></ul><ul><li>Miré alrededor de la alcoba y todo lo que pude ver parecía simplemente perfecto. El lugar era cálido y acogedor. Había una ventana con paneles corredizos con una linda vista de la calle bulliciosa. En la mañana esa misma ventana permitiría la entrada de los rayos solares a la recámara. A la izquierda había un escritorio de cedro con un ramo de rosas rojas. La cama estaba cubierta de un edredón tejido que era una verdadera obra de arte. Aún así, no pude apreciar mucho estos detalles a la primera vista, tan nerviosa e inquieta estaba. Nunca antes me había sentido con tanto miedo y tan feliz al mismo tiempo como me sentí en aquel momento. </li></ul>
  2. 2. <ul><li>Caminé hacia la ventana dando la espalda hacia él. Yo no ignoraba lo que esencialmente estaba por suceder entre nosotros aquella noche . . . pero más allá de mis conocimientos básicos proporcionados por mis clases en la escuela de enfermería yo era totalmente ingenua en cuanto al amor se refiere ¿Cómo se suponían que una mujer reaccionase en semejante situación? ¿Cómo podría yo enfrentar una intimidad semejante si sus meros besos derretían todo mi cuerpo? </li></ul><ul><li>Tratando de encontrar un alivio para mi mente confundida solté el moño que sostenía mi cabello. Un segundo después sentí las manos de él sobre mis hombros haciéndome volver el rostro para mirarle y ya no pude pensar más. </li></ul><ul><li>Cerré las distancia entre nosotros y alcancé sus hombros con mis manos. Cuando pude mirarla, noté que ella bajaba los ojos con timidez. Repentinamente se me ocurrió que aquella sería su primera vez y aún cuando esta simple idea me sobrecogía el corazón con un inmenso gozo, también me preocupaba enormemente. No quería asustar a esta joven sirena, a la cual yo había adorado y deseado desde mis años de escuela y que era, por un increíble y afortunado giro del destino, mi recién desposada compañera. </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Levanté su mentón con una de mis manos usando la otra para abrazar su diminuta cintura. Le di un beso ligero como una mariposa y resistí con todas mis fuerzas para no continuar y finalmente liberar todas mis urgencias íntimas. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>Pequeña pecosa – le dije suavemente – esta puede ser una experiencia única y maravillosa para ambos. No tengas miedo, yo voy a cuidar de ti. Descubramos juntos el secreto éxtasis que el amor tiene reservado para unos cuantos seres afortunados como tú y yo – susurré a su oído. </li></ul><ul><li>Ella levantó esos ojos acuosos ojos verdes suyos, pequeñas lagunas llenas de luz y temblorosas sombras, para mirar a los mío. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Cuando escuché sus palabras en mi oído sentí cómo mis miedos se desvanecían lentamente con el sonido de su voz que nunca había sido tan tierna como en aquel </li></ul>
  4. 4. <ul><li>momento. De pronto supe que podía estar segura en su abrazo. Con nueva confianza miré en sus ojos azules y comprendí que él también estaba nervioso. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>Estaré bien, Terri – logré decir con mi tono más suave, tratando de hacerlo sentirse mejor y después me sorprendí a mi misma añadiendo – Yo deseo estar contigo tanto como tú deseas estar conmigo. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Sus dulces palabras casi hicieron explotar mi sangre, pero tenía que mantener el control sobre mis inclinaciones naturales que me exigían tomarla justo ahí y en ese mismo momento. Sabía que tenía que ser paciente y tierno. Sólo la abracé muy ligeramente mientras ella descansaba su cabeza en mi pecho. Podía escuchar su delicada respiración invadiendo mis sentidos con una mezcla de rosas y fresas silvestres. </li></ul><ul><li>Mi mejilla sintió el sedoso toque de su cabello dorado y desee más que nunca antes acariciar aquel caprichoso cabello ondulado. Poder desear y cumplir ese deseo al mismo tiempo era algo nuevo para mi, así que me embebí en aquel brillante laberinto dorado tan asombrado como la niñita sobre el puente ante la maravillosa melena de Candy </li></ul><ul><li>Te digo un secreto – le murmuré al oído mientras acariciaba sus largos bucles – cuando era un adolescente, a veces pensaba que tú no eras real. </li></ul><ul><li>¿Qué era yo entonces? ¿Un duende? – se rió ella en mi pecho. </li></ul><ul><li>No . . . un hada con cabellera rubia increíblemente rizada – expliqué y mis palabras la hicieron alzar la cabeza y mirarme directamente a los ojos. No dijo nada pero supe que sus ojos sonreían. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Pero después – continué – comprendí que estaba equivocado. </li></ul><ul><li>Y te diste cuenta de que yo era sólo una chica -  concluyó ella. </li></ul><ul><li>Te equivocas – repliqué posando mi dedo índice sobre su naricita – me di cuenta de que eras un ángel . .  mi ángel  - dije ahogando mis últimas palabras en sus labios y pude notar que ella se estaba acostumbrando a mis besos porque respondió casi inmediatamente. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Y una vez más me volvió a besar . . . ¿Qué número de beso era aquél? No  podía ya saberlo. Desde nuestro segundo beso sobre el puente él había buscado mis labios tantas veces que era imposible llevar la cuenta.  . .Sin embargo, entendí que con cada nuevo encuentro con su inquietante boca mi cuerpo aprendía más y más de aquel hombre quien inesperadamente yo había tomado como esposo . . Pronto, sus caricias se volvieron más ardientes y pude sentir cómo mi cuerpo reaccionaba naturalmente a sus exigencias. Estaba tan perdida en sus besos en mi cuello que ni siquiera me percaté del momento en que él empezó a desabotonar mi vestido. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Desde nuestro abrazo sobre el puente Saint Michelle, yo no había tocado su cuello de nuevo, consciente del encantamiento abrumador de aquella caricia y siempre temeroso de perder el control sobre mis impulsos. Pero ahí, en medio de la penumbra de la habitación, estábamos saboreando por primera vez los placeres de la intimidad total ¿Qué podía impedirme compartir con mi esposa toda la pasión que había guardado sólo para ella? </li></ul>
  6. 6. <ul><li>Entonces mis manos alcanzaron los botones en su espalda y finalmente concluí que la profesión de costurera era ciertamente la más infame de todas ¿Cómo puede alguien urdir la idea de diseñar un vestido con más de veinte pequeños botoncitos? A pesar de mi fastidio, debo admitir que disfruté profundamente sabiendo que estaba a punto de develar una belleza con la cual yo siempre había soñado. </li></ul><ul><li>Una vez que hube terminado con el último de aquellos aborrecibles botones mis manos corrieron sobre su espalda sintiendo el delicado material de su corpiño y la suave piel que estaba expuesta hasta que alcancé su cuello el cual aún mis labios se encontraban disfrutando. Pude sentir el temblor de su cuerpo cuando mis manos retiraron suavemente los hombros del vestido y ella al fin se dio cuenta de que estaba a punto de quitarle la ropa. </li></ul><ul><li>Sentí cómo sus labios dejaron mi garganta y sus ojos se levantaban para mirar en los mío. Me creí hipnotizada por sus profundidades azul- verdoso a un punto en que mis defensas regulares se hallaban a su nivel más bajo. Estaba consciente de que él siempre había tenido ese poder sobre mi, pero esa noche él estaba usando sus armas de seducción con todas sus fuerzas.  Pasó sus manos por mis hombros y noté que estaba ya desvistiéndome. Era como si estuviera acariciándome al mismo tiempo que hacía que el vestido cayera a mis pies. </li></ul><ul><li>Aunque no estaba realmente desnuda frente a él, me sentí tan preocupada por mi apariencia en ese instante que cada parte de mi cuerpo me pareció incómodamente imperfecta a mis ojos. No obstante, las primeras sensaciones de bochorno desparecieron tan pronto como él dulcemente me forzó a mirarlo directamente. Fue entonces cuando pude leer en sus ojos que él no estaba decepcionado. Pero el largo viaje más allá de los límites del pudor apenas comenzaba. Él me guiaba y yo supe que lo seguiría a dondequiera que él me llevase. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Con gran incredulidad vi como él tomaba mis manos y se las llevaba hacia su pecho. </li></ul><ul><li>  Por favor, hazlo por mí – Me suplicó. Supe entonces que él quería que yo desabrochara su camisa y cuando vio mi expresión de perplejidad me animó con una de sus sonrisas traviesas que suelen volverme loca – No será la primera vez que lo hagas, mi dulce enfermera.- bromeó </li></ul><ul><li>Pero esta vez es diferente – argumenté débilmente </li></ul><ul><li>Ciertamente . . . pero imagínate que no es así. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>  La observé mientras ella desabotonaba seriamente mi camisa, disfrutando con todas mis fuerzas una de las experiencias más eróticas que he tenido. Pronto me encontraba desnudo de la cintura para arriba guiando sus manos para que acariciara mi cuerpo. Percibiendo sus tímidos avances sobre mi pecho pude comprender cuán profesional ella había sido durante el tiempo que había cuidado de mi en el hospital. Sentí que ella también me deseaba, pero era tan deliciosamente tímida que no podía evitar su siempre presente rubor. Curiosamente, su timidez solamente contribuía a seducirme más. </li></ul><ul><li>No te imaginas lo que  provocas en mí, Candy – gemí roncamente – me has embrujado, mujer ¿Qué clase de encantamiento me has lanzado? </li></ul><ul><li>Solamente te he amado, Terri – respondió ella dulcemente, mientras sus dedos se movían a lo largo de mi torso y hombros haciéndome estremecer bajo su toque. – con todo mi corazón. Cada día de todos estos años nunca he dejado de pensar en ti . . .soñar contigo. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>A este punto no pude ya contenerme más y la tomé en mis brazos estrujando cada una de sus tentadoras curvas contra mi cuerpo y clamando la humedad de su boca con mis recién ganados derechos de esposo. </li></ul>
  8. 8. <ul><li>Caímos al lecho y rodamos libremente hasta que yo me encontraba sobre ella, mi peso oprimiendo su cuerpo. Mis manos se sintieron libres de las ataduras que las habían mantenido quietas antes, empezando a explorar las finas líneas de su hermosa geografía, memorizando y registrando en mis sentidos lo que mis ojos ya habían aprendido de memoria desde la primera vez que se habían posado en ella. Yo había deseado a Candy desde la primera noche en la que la vi en la niebla. Aquella primera noche después de nuestro breve encuentro me fui a la cama pensando en aquella delicada flor silvestre con quien me había tropezado. Nunca antes una chica me había parecido tan segura y osada como aquella pequeña rubia con ojos que mataban con sus destellos verdes. Recordé cómo el suave material de su vestido flotaba sobre las delicadas curvas de su cuerpo adolescente. Mi mente atrevida no pudo evitar pensar intensamente en las delicias que el vestido cubría. Aquella noche me quedé dormido imaginando que develaba la gloria de su desnudez, reclamando para mi el derecho de poseer sus favores. </li></ul><ul><li>Pero ahora, la misma belleza, con un cuerpo más maduro y glorificado como correspondía a una mujer adulta, estaba atrapada en mis brazos, su respiración se hacían cada vez más agitada, sus brazos acariciaban apasionadamente mis flancos y espalda mientras que su boca se abría y se entregaba a mi exploración más audaz. Giré con ella suavemente para poder descansar sobre mi flanco izquierdo. Mis labios dejaron los de ella con cierta reticencia, sólo para asaltar con igual pasión su quijada y garganta. Quería devorara aquel cremoso y largo cuello. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>¿Qué pasa cuando Terri me tiene en sus brazos? Todavía no lo sé, a pesar de los años . . .  Solamente atino a saber que él se convierte en el amo del juego sensual con su toque seductor e inconscientemente yo le sigo de buen grado. </li></ul>
  9. 9. <ul><li>Cuando llegamos a la cama sentí que nos movíamos hacia un mundo que yo nunca había imaginado. Desde ese momento todo fue descubrimiento. Nada que yo hubiese leído o visto pudo haber preparado mi mente para ese encuentro de piel y almas. Él navegó sobre mi cuello y garganta hasta que alcanzó mis hombros y sentí como deslizaba los tirantes de encaje de mi corpiño. No pasó mucho tiempo antes de que él estuviera dejando un rastro húmedo sobre mis hombros y brazos desnudos haciendo temblar todo mi cuerpo. Al mismo tiempo, pude sentir cómo sus manos recorrían mi cuerpo tocando con ávidos dedos y palmas,  lugares que yo había creído intocables, moldeando bajo la crinolina mis piernas y muslos como el alfarero moldea el barro. </li></ul><ul><li>Repentinamente él detuvo su abrazo apasionado al tiempo que sus manos subían. Levantó su torso y otra vez sus espadas azules penetraron mi espíritu con su mirada intensa. Lentamente, desató los listones que sostenían el corpiño y entonces recordé que aquella era la última pieza de ropa que yo tenía para cubrir la desnudez de mi pecho. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Entonces mi boca llegó a la frontera de aquellas colinas blancas que el escote de su corpiño dejaba parcialmente al descubierto. En ese momento me di cuenta de que ella no estaba usando un corsé como la mayoría de las mujeres en ese tiempo. Sonreí interiormente ante este descubrimiento. Mi niña pecosa era una amotinadora aún en esos pequeños detalles, siempre yendo en contra de los códigos sociales con audacia temeraria. Y para mí, ese pequeño despliegue de insurrección femenina significaba que la belleza de sus turgentes senos que yo había admirado en secreto durante los meses en el hospital, siempre velada por su uniforme de enfermera, no era el resultado de un corsé ajustado sino su atributo natural. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>Mi mano no pudo resistirse a satisfacer el febril deseo guardado por mucho tiempo, de tomar el tentador pecho de la mujer que amaba. El momento en que lo hice fue como si la gloria hubiese abierto sus puertas y me dejara ver los rayos dorados de la tierra celestial. Sus senos eran suaves y firmes a la vez; se ajustaban a mis manos perfectamente como si hubiesen sido hechos el uno para el otro. </li></ul><ul><li>No tomó mucho tiempo para que mis manos deshicieran los lazos de su corpiño. Por un momento detuve mi asalto sobre su cuerpo para contemplar solemnemente la gloriosa vista de mis manos desvistiéndola, mientras la excepcional vista de su torso desnudo se revelaba ante mi por la vez primera. Pude notar un ligero rasgo de nerviosismo en su rostro y una vez más me sentí temeroso frente a esa virgen que me había sido otorgada sin merecerla. La miré a los ojos y sostuve su delicado rostro en mis manos. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>Eres la más hermosa criatura que jamás he visto, amor – le dijo con voz temblorosa – no te avergüences de tu belleza. Por favor, déjame compartir contigo los ocultos encantos del amor físico. Prometo que será placentero para ambos. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Algunas personas dicen que soy bonita, pero yo siempre he dudado de su juicio. No obstante, en aquel momento Terri me hizo sentir tan hermosa y deseada como una Diosa Griega y repentinamente ya no me sentí apenada. Ni siquiera cuando empezó a cubrir mis rincones más sensitivos con sus besos, bebiendo mi alma desde mi pecho, o cuando sus manos terminaron el ritual liberándonos a los dos del resto de nuestras ropas. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>No era la primera vez que yo lo veía desnudo, pero las circunstancias habían sido muy diferentes antes. Aquella ocasión en el quirófano yo solamente podía pensar en salvar su vida, pero en el cuarto de hotel, en medio de la penumbra, a penas iluminado por la luz de la vela, él era una visión para dejar sin aliento. Y yo estaba ahí, contemplando su masculina belleza, admirando por primera vez la gloriosa vista de nuestras diferencias, mientras él me miraba como si yo fuese la última mujer sobre la tierra. </li></ul><ul><li>Alcancé su rostro con mis manos y despejé su querida frente de un mechón rebelde de cabellos castaños. No sé lo que hice en ese momento, pero debí haber transmitido mis pensamientos a su corazón en un suspiro porque él me sonrió y su cara se iluminó con una llamarada que nunca había visto en él. Lancé mis brazos alrededor de su cuello y formalmente comenzamos nuestra mutua exploración el uno en el cuerpo del otro, en una aventura común que nunca nos habíamos atrevido a imaginar en toda su extensión. </li></ul><ul><li>Nos confesamos una y otra vez nuestro amor mutuo, a través de nuestras más conmovidas palabras, con nuestros labios, con cada nueva caricia que aprendíamos, en cada  latido que violentamente se aceleraba, con nuestros incomprensibles murmullos, a través de nuestras miradas y en cada pensamiento que adivinábamos en el otro. Era una especie de embeleso mágico, donde no había fronteras entre su cuerpo y mi cuerpo. El modo en que sus manos moldeaban mis curvas, y las mías sus músculos era solamente la lógica consecuencia de nuestra unión espiritual previa. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul>
  12. 12. <ul><li>Miré a mi esposa con deleite y me pregunté en qué momento mi ángel se había convertido en la seductora Afrodita que estaba entonces compartiendo mi lecho por primera vez. Era más hermosa que en mis sueños más ambiciosos y yo me sentía al mismo tiempo furiosamente atraído hacia ella y atemorizado ante su imposible belleza ¿Desaparecería si la tocaba de nuevo? Dudé, pero su dulce caricia en mi frente me dijo que, sin importar lo increíble de mi suerte, yo estaba ciertamente viviendo algo real. Mi corazón explotaba de gozo, así que no tuve otra alternativa que liberar el fuego que se incrementaba en mi a través de las caricias,  las cuales son el único medio que Dios ha creado para expresar aquellas cosas que van más allá de las palabras humanas. </li></ul><ul><li>Recorrí cada accidente de su bella geografía que se me ofrecía como un regalo generoso. Mis manos y labios midieron y probaron cada fragmento de aquel universo lácteo mientras mi pulso alcanzaba un ritmo que nunca pensé que podría sufrir y sobrevivir para contarlo. Lo que sea que yo había conocido como placer antes de esa noche se había vuelto pobre y ridículo en frente de aquella bendición hecha de deliciosas curvas y pulsantes valles. No pasó mucho tiempo antes de que todo alrededor mío se volviese dulces gemidos femeninos en mi oído, pétalos de rosa bajo las yemas de mis dedos, vasto horizonte de piel sedosa, una fuente de aromas perfumados que despertaban mis urgencias más íntimas mientras mis manos acariciaban la joya entre sus piernas. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Lo que yo había deseado de su cuerpo no era nada comparado con lo que se me regalaba aquella primera noche. Aun cuando yo había pensado que me derretiría en su abrazo, terminé por darme cuenta de que estaba sobreponiéndome al primer choque y mi corazón comenzaba a pedirme acariciarlo más y más atrevidamente cada vez.  Con dedos temblorosos, muy novatos todavía pero llenos de amor, hice honor a cada parcela de su cuerpo firme mientras me maravillaba ante el suave contacto de su piel. </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Nadie jamás me había dicho cómo una esposa debía complacer a su marido y, por otro lado, yo ignoraba la larga lista de prohibiciones que nuestra sociedad había creado para limitar la experiencia sensual en la mujer. Entonces, simplemente obedecí al único consejo sensato que una amiga me había dado: seguir mi corazón. Y de ese modo hice indiscriminadamente lo que el corazón me dictaba, descubriendo en cada nueva caricia aquellos rincones que encendía el fuego dentro de él. </li></ul><ul><li>Y sus avances, por su parte, más audaces a cada segundo, me estaban conduciendo a un precipicio de placer y pude sentir como un calor desconocido subía por el interior de mi vientre invadiendo todo mi cuerpo y haciéndome rebosar con la urgente necesidad de tenerlo aún más cerca. Más allá de un abrazo, lo más cerca que un hombre puede estar de una mujer. </li></ul><ul><li>No tuve que decirle lo que quería. Una vez más él leyó mi mente. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Esta mujer que yo había conocido cuando éramos aún adolescentes. Esta mujer que yo había amado locamente desde siempre. Esta mujer que yo había perdido por mi estupidez en el pasado y que acababa de recobrar por gracia divina, la cual yo estaba seguro no merecer, estaba a punto de ser mía y sólo mía, porque yo estaba determinado no solamente a ser su primer amante, sino el único. </li></ul><ul><li>Miré con tierno fuego a sus ojos esmeralda y ella retornó la mirada con igual amor. Sabía bien que yo estaba a punto de tomarla y en medio de la pasión que su hermoso rostro revelaba había una extraña mezcla de solemnidad y gozo. </li></ul>
  14. 14. <ul><li>Sé mía – le susurré al oído bebiendo otra vez del embriagante perfume de sus cabellos – sé mi mujer, mi esposa. Sé uno conmigo. </li></ul><ul><li>No temas, tómame ahora – replicó ella y suavemente me introduje en ella descubriendo gozosamente que su cuerpo no luchaba demasiado para recibirme </li></ul><ul><li>  Ella jadeó al primer toque, creo que fue por el dolor de su primera vez, lo cual me asustó de muerte. Nunca había estado con una virgen y me sentí horriblemente culpable por haber lastimado a mi Candy, quien era mi afecto más preciado. </li></ul><ul><li>  Perdóname, amor – le supliqué abrazándola tiernamente mientras besaba sus labios una vez más. </li></ul><ul><li>No lo sientas. Solamente ámame, Terri – balbuceó ella entre mis besos. </li></ul><ul><li>  Me quedé inmóvil por un momento eterno, dejándola acostumbrarse al supremo contacto de nuestros cuerpos, pero más tarde sentí que su tensión había desaparecido dejando espacio a una nueva necesidad de mi cuerpo dentro de ella. Sus caderas que se movían suavemente contra mí, me hicieron entender que el primer dolor había sido insignificante para ella y que estaba ansiosa de avanzar en nuestro abrazo íntimo. </li></ul><ul><li>………………… </li></ul><ul><li>Algo que había faltado por una eternidad simplemente encontró su lugar cuando él me tomó en su entrañable abrazo. Entonces pude entender el significado de ser mujer, la razón última del amor que había sentido por él por tanto tiempo. Lo que había sido un misterio durante mi adolescencia, todos esos miedos y dudas e inseguridades, lo que había sido solamente añoranzas por los años que siguieron a la separación, todo el dolor y el sufrimiento, todo se había desvanecido en un suspiro y yo estaba completa. Él era mío, estaba conmigo, en mi y un torrente de placeres exultantes comenzaban a alcanzar su clímax . </li></ul>
  15. 15. <ul><li>  Entonces fue como si una luz cegadora cubriera mis ojos. Los siguientes momentos fueron cautivadores. Nunca antes había sentido un gozo y una angustia tan intensos al mismo tiempo, como si mi alma estuviera muriendo y volviendo a nacer con cada movimiento de mi cuerpo en ella. Olas de deleite abrumador cubrieron nuestros cuerpos con fuerza creciente mientras un fuego abrasador alcanzaba su calor más álgido en nosotros. </li></ul><ul><li>Así que esto era lo que hacer el amor significaba. Era algo más que sexo y yo nunca había experimentado un milagro como ese. Ella estaba ahí entregada a mis íntimas caricias sobre ella, alrededor de ella, dentro de ella. Su rostro transfigurado de pasión llamaba mi nombre en gritos profundos mientras sus brazos y piernas me abrazaban. Sorprendentemente, el hecho de saber que ella estaba disfrutando de nuestro intercambio amoroso era más placentero que mi propio placer. </li></ul><ul><li>Ella tensó su cuerpo y en un extraordinario despliegue de energía eléctrica llamó mi nombre y yo sentí que una desconocida corriente corría por mi espina dorsal al mismo tiempo. Era como si en un instante mágico nuestros cuerpos hubiesen sido llevados por el torrente de un sueño líquido arrastrándonos hasta que alcanzamos los placenteros prados de una tierra lejana, atrapados en una burbuja de apacible cansancio. </li></ul>
  16. 16. <ul><li>Me derrumbé sobre ella gimiendo roncamente y enterrando mi rostro en el hueco de su cuello. Ella liberó mi cuerpo del firme abrazo de sus piernas y ambos languidecimos aún unidos. Fue entonces cuando sentí una angustia inexplicable que corría por mi pecho, como un nudo dentro de mi corazón que se movía hacia mi garganta buscando una salida. El nudo alcanzó mis pulmones y cuerdas vocales con una fuerza propulsora y no se liberó hasta que rompí en llanto con sonoros sollozos. </li></ul><ul><li>Abracé a mi pequeño tesoro con renovadas fuerzas, temeroso de que ella se desvaneciese como un sueño. Me recuerdo a mi mismo llorando fuertemente y sin pena. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>¡Candy, Candy, Candy!- repetí una y otra vez entre el llanto, sintiendo que mis sollozos no tendrían fin y apretando su cuerpo, al tiempo que ella respondía a mi explosión con una voz tranquilizadora y caricias tiernas.- Pensé que te había perdido para siempre – le confesé entre lágrimas – Vagué por la vida tan solitario y perturbado sin ti . . . Todo está tan oscuro sin ti. </li></ul><ul><li>Ella sonrió dulcemente como ella nada más sabe hacerlo, con esa sonrisa especial que sólo usa conmigo y con nadie más en la Tierra. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>Yo también he estado muy sola sin ti, Terri. Está todo tan frío sin ti – murmuró ella – pero ahora nada nos separará otra vez. Soy tu esposa. </li></ul><ul><li>Sus palabras y cuidados cariñosos calmaron mi súbita angustia y en su lugar  una dulce paz invadió mi corazón. Caí en el más profundo y callado de los sueños como yo jamás había disfrutado, un sentimiento de plenitud llenó mi corazón. Después de una eternidad de añoranza, mi alma había alcanzado su mitad perdida. </li></ul>
  17. 17. <ul><li>Un segundo después que él había alcanzado el cielo yo me le uní y después de eso todo fue una suave caída, como plumas flotando en el aire hasta posarse sobre las calladas aguas de una laguna cantarina. Él lloró en mis brazos y yo también lloré con él. Tantas veces me había dicho a mí misma que nuestro amor estaba muerto, que no había esperanzas de verlo otra vez a pesar de que ambos estábamos vivos . . . Y ahí nos encontrábamos, haciendo chocar nuestros dos universos en un sólo milagro. Después de eso, todo fue paz y realización. </li></ul><ul><li>Yo había abandonado la condición de doncella para alcanzar un estado superior. Era una mujer . . . su mujer. </li></ul><ul><li>  </li></ul><ul><li>El dulce sonido de una antigua melodía invadió los sueños de Candy. Ella reconoció las notas y su corazón se fue llenando de un delicioso jarabe. En el pasado el simple recuerdo de esa canción la hubiese hecho llorar, pero después de haber probado la más deliciosa ambrosía del amor los recuerdos tristes parecían haberse enterrado en una tumba lejana donde ya no podían lastimarla. </li></ul><ul><li>Abrió sus ojos de malaquita y pudo distinguir una silueta masculina sentada a su lado. Su alma saltó de gozo cuando ella finalmente percibió que él estaba tocando la vieja armónica que una vez ella le diera. La había guardado todo ese tiempo, con el mismo cuidado con el cual él había preservado su amor por ella…… </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  18. 18. Azurito <ul><li>Para ti mi amiga de tu amiga, es un pedacito de mi parte favorita de reencuentro en el vórtice, espero te guste, </li></ul><ul><li>Te quiero muchísimos. </li></ul><ul><li>2010 </li></ul>
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×