Your SlideShare is downloading. ×
Problemas dermatológicos frecuentesen los ancianos (II)Ana Martínez de Salinas Quintana, Mónica Roncero Riesco y Pablo de ...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)                            ...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)no hay que olvidar los error...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)                            ...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)   Es una enfermedad mucho m...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)Figura 8. Onicomicosis: hipe...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)                            ...
Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)                            ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Enfermedades dermatologicas masfrecuentes en ancianos (parte 2)

1,376

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,376
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Enfermedades dermatologicas masfrecuentes en ancianos (parte 2)"

  1. 1. Problemas dermatológicos frecuentesen los ancianos (II)Ana Martínez de Salinas Quintana, Mónica Roncero Riesco y Pablo de Unamuno PérezServicio de Dermatología. Hospital Universitario de Salamanca. Salamanca. España. Puntos clave q Las infecciones cutáneas se pueden observar a cualquier q El penfigoide ampolloso puede iniciarse con placas edad, pero en los adultos hay un incremento exponencial eritematosas muy pruriginosas y estables durante meses o con relación a la edad. incluso años; por tanto, en los ancianos debemos plantearnos el diagnóstico ante cuadros de prurito q El intertrigo candidiásico en el anciano se ve favorecido por generalizado, o ante la presencia de lesiones de aspecto circunstancias sociales, limitación de la actividad urticariforme o eccematoso. cotidiana, cambios en los hábitos higiénicos, mayor patología y multimedicación. q A lo largo de la vida las uñas reciben multitud de agresiones externas e internas, lo que hace que presenten q El 50% de las reacciones adversas a medicamentos afectan una serie de modificaciones, algunas de las cuales pueden a mayores de 49 años. Los diuréticos son los medicamentos considerarse habituales o normales y forman parte del más frecuentemente asociados a reacciones adversas cronoenvejecimiento cutáneo. medicamentosas en los ancianos. q Para confirmar la sospecha de onicomicosis es preciso q El pénfigo vulgar puede asociarse a la toma de ciertos llevar a cabo un examen microscópico directo a fin de medicamentos (entre los que destacan la D-penicilamina y visualizar las hifas. el captopril), otros procesos autoinmunitarios y neoplasias. q La desnutrición es frecuente en los ancianos, sobre todo si q El pénfigo vulgar puede iniciarse con la presencia están ingresados en asilos. En la práctica ambulatoria las de ampollas y/o erosiones en las mucosas, sobre todo alteraciones nutricionales pueden pasar inadvertidas, y son en la oral, que pueden ser muy dolorosas. Las lesiones las manifestaciones cutaneomucosas las que pueden dar iniciales pueden quedar localizadas en dichas áreas las pistas para el diagnóstico de la carencia. durante meses o incluso años. Posteriormente pueden aparecer lesiones en el resto del cuerpo. q Las manifestaciones cutáneas asociadas a diabetes mellitus pueden estar relacionadas con las alteraciones de la insulina, la hiperglucemia e hiperlipemia, los trastornos vasculares o la neuropatía.Palabras clave: Geriatría • Infecciones cutáneas • Dermatosis ampollosas • Toxicodermias • Distrofia ungueal senil.Infecciones e infestaciones eritema, tumefacción, calor y dolor, asociados a fiebre y leu- cocitosis. Pueden acompañarse de linfangitis y linfadenitisLas infecciones bacterianas de la piel se pueden observar a regional. Por orden de frecuencia, los patógenos implicadoscualquier edad, pero en los adultos hay un incremento expo- en función del contexto clínico y epidemiológico son: Strep-nencial con relación a la edad. El paciente anciano reúne tococcus del grupo A, Staphylococcus aureus, neumococosmuchos que los predisponen a padecerlas (inmunidad defi- y bacterias gramnegativas. Las extremidades inferiores y laciente, atrofia cutánea, xerosis, etc.). La erisipela (infección cara son las localizaciones más frecuentes, siendo las heri-de la dermis) y la celulitis (infección hasta el tejido subcutá- das en los pies o las infecciones del área otorrinolaringológi-neo) son 2 formas clínicas de infección cutánea bacteriana. ca las puertas de entrada (fig. 1). Es importante la toma deAmbas se manifiestan por signos locales de inflamación con muestras para cultivo, así como realizar hemocultivos. Sin FMC. 2006;13(6):279-86 279
  2. 2. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II) Figura 2. Intertrigo candidiásico en pliegue inguinal. roce y maceración. Tópicamente pueden aplicarse, depen- diendo del componente exudativo, pomadas, cremas o polvos con antimicóticos con acción anti-Candida, como los deriva- dos imidazólicos o la nistatina. En casos graves o recidivan- tes puede llegar a ser necesario el tratamiento sistémico. La escabiosis o sarna se da frecuentemente en pacientes que viven en condiciones de hacinamiento, como en algunas residencias de ancianos. La clínica se caracteriza por prurito de predominio nocturno, lesiones como el surco acarino, pá-Figura 1. Placa de erisipela en el dorso del pie. pulas persistentes y vesículas perladas, además de lesiones de rascado. La localización de estas lesiones (surcos interdi- gitales de las manos, muñecas, axilas, región periumbilical,un tratamiento antibiótico adecuado y, en numerosas ocasio- areolas mamarias, escroto, pene y nalgas) orienta el diagnós-nes, sin el ingreso del paciente, pueden aparecer complica- tico. En personas mayores la clínica de presentación puedeciones como fascitis, mionecrosis, abcesos y sepsis. ser muy variable, lo que dificulta el diagnóstico. El trata- El herpes zoster, infección por el virus de la varicela zos- miento consiste en permetrina al 5% en crema, aplicada des-ter, aunque puede aparecer en cualquier edad, es mucho más de el cuello hasta los pies, donde se mantiene durante 8-10frecuente a partir de los 50 años. Suele comenzar con dolor h; a la semana se repite la aplicación. Sería necesario reali-y parestesias en el dermatoma afectado, que pueden confun- zar el tratamiento de todos los convivientes, así como el la-dirse con cuadros clínicos como apendicitis, cólico renal o vado de la ropa con agua caliente.hepático, infarto agudo de miocardio u otros, dependiendodel dermatoma afectado. La erupción cutánea se caracterizapor la aparición de lesiones localizadas y unilaterales, que Reacciones a medicamentosno sobrepasan la línea media. La complicación más frecuen-te, que aparece en casi el 50% de los pacientes mayores de Algunos estudios establecen una relación entre la edad y el60 años, es la neuralgia postherpética. El tratamiento especí- aumento de las reacciones medicamentosas. En España elfico con antivíricos debe iniciarse en las primeras 72 h, sin 50% de las reacciones adversas a medicamentos afectan a losolvidar las curas antisépticas diarias y la analgesia. mayores de 49 años. Las razones de este hecho son diversas. El intertrigo candidiásico en el anciano se ve favorecido Por un lado, los pacientes de edad utilizan un mayor númeropor circunstancias sociales, limitación de la actividad cotidia- de medicaciones: los enfermos mayores de 65 años empleanna, cambios en los hábitos higiénicos, mayor patología y una media de 2 a 6 medicaciones prescritas, y de 1 a 3,4 nomultimedicación. Como a cualquier edad, clínicamente con- prescritas. Alrededor del 75% de las personas mayores de 70siste en una placa eritematosa y exudativa, con lesiones saté- años toman medicación regularmente. Además, existen facto-lite en la periferia y grieta en fondo de pliegue (fig. 2). Hay res farmacocinéticos, como las alteraciones en la absorción, laque tener en cuenta la presencia de reservorios digestivos o distribución y la capacidad para unirse a las proteínas plasmá-genitales para evitar posibles recidivas. Las medidas higiéni- ticas, o la disminución de la función renal o hepática, lo quecas deben ir encaminadas a mantener limpia la zona, evitar compromete el metabolismo del medicamento. Por otro lado,280 FMC. 2006;13(6):279-86
  3. 3. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)no hay que olvidar los errores de dosificación por la pérdida TABLA 2. Manifestaciones que pueden estar causadasde memoria o por alteraciones en la visión. Además, las reac- por medicamentosciones son más graves que en el individuo joven. Los diuréti- Afectación cutáneacos son los medicamentos más frecuentemente asociados a re-acciones adversas medicamentosas en los ancianos. En la ta- Erupción exantemática (fig. 3)bla 1 se recogen los fármacos implicados con mayor Eritrodermiafrecuencia en reacciones adversas yatrogénicas. Urticaria Los cuadros cutáneos más comunes son los exantemas, la Enfermedad del suerourticaria/angioedema y el exantema fijo. La gravedad es va- Exantema fijo medicamentoso: una o varias placasriable; en general son pasajeros, pero en ocasiones pueden redondeadas, de 1 a varios cm de diámetro, eritematosas, urticadas e incluso ampollosas, que cursan con prurito.ser fatales, como en la necrólisis epidérmica tóxica o en el Aparecen tras la ingesta del medicamento responsable, enshock anafiláctico. los mismos lugares que en los brotes anteriores. Al regresar dejan una pigmentación muy persistente (fig. 4) No es fácil responsabilizar a un fármaco de una reacción Cuadros que simulan enfermedades del tejido conectivo:cutánea, pero el clínico, ante un cuadro cutáneo no adecua- lupus eritematoso sistémico, esclerodermia, dermatomiositis,damente explicado, debe pensar en la posibilidad de una re- vasculitis, erupciones liquenoides, fotosensibilidad, etc.acción medicamentosa. Una vez asumido que un medica- Lesiones ampollosas: eritema exudativo multiforme, necrólisismento es responsable, tampoco es fácil implicar un fármaco epidérmica tóxica, porfiria y seudoporfiria o pénfigoespecífico como causante de una reacción cutánea determi- Afectación de anejosnada. Muchos pacientes están bajo el efecto de múltiples Alopeciamedicaciones, cuya administración comienza a veces simul- Hipertricosistáneamente. No siempre existe correlación entre el medica- Hirsutismomento y el síntoma, ni entre el síntoma y el medicamento. Cambios en la coloración del peloAdemás, es frecuente que el enfermo niegue la ingestión Erupciones acneiformesprevia de fármacos, por lo que hay que hacer un interrogato- Hidradenitis ecrina neutrofílicario detallado. En la tabla 2 se enumeran los posibles cuadros Afectación mucosaclínicos que pueden originarse por medicamentos. Estomatitis La clínica cutánea de las reacciones medicamentosas ca- Pigmentacionesrece de especificidad en la mayor parte de los casos. Tampo-co la histopatología, salvo algunas excepciones, es específi- Xerostomíaca. Con estas premisas, la vinculación entre una determinada Hiperplasia gingivalreacción y el medicamento es probabilística. La historia clí- Reacciones funcionalesnica proporciona la información más valiosa para establecer Pruritoel potencial papel etiológico de un medicamento. Rubor Livedo reticularis Fenómeno de Raynaud TABLA 1. Fármacos responsables de reacciones cutáneas Medicamentos Medicamentos con mayor riesgo con poco riesgo Enfermedades ampollosas Alopurinol Aminofilina autoinmunitarias Amoxicilina, ampicilina Aspirina Carbamacepina Atropina En los ancianos se pueden desarrollar lesiones ampollosas de etiologías muy diversas, entre ellas las enfermedades au- Isoniacida Codeína toinmunitarias. Bajo esta denominación se incluye un grupo D-penicilamina Digoxina de dermatosis que se expresan clínicamente en forma de ve- Hidantoínas Dinitrato de isosorbida sículas y/o ampollas, en las cuales la presencia de autoanti- Contrastes yodados Gentamicina cuerpos participa en su desarrollo. En algunas entidades se Rifampicina Dióxido aluminínico conoce muy bien el antígeno contra el que van dirigidos, co- Sulfadiacina, trimetroprim- Hidróxido magnésico, insulina, mo en el pénfigo y el penfigoide, mientras que en otros pro- sulfametoxazol metildopa, morfina, paracetamol, prednisona, cesos, como la dermatitis herpetiforme, no están tan claros prometazina, propanolol, los mecanismos patogénicos. sales ferrosas, espironolactona En función de los hallazgos histopatológicos, las diferen- tes enfermedades se han agrupado en: FMC. 2006;13(6):279-86 281
  4. 4. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II) Su diagnóstico se confirma mediante la técnica de inmu- nofluorescencia directa; para ello se realiza una biopsia de la piel o la mucosa no afectada, preferiblemente del tejido peri- lesional. Puede asociarse a la toma de ciertos medicamentos (entre ellos destacan la D-penicilamina y el captopril) o a otros procesos autoinmunitarios, o bien ser un proceso paraneo- plásico (pénfigo paraneoplásico). El tratamiento debe ser supervisado por el especialista y adaptado a cada paciente. Consiste en el tratamiento sistémi- co asociado a curas tópicas. 1. Tratamiento tópico. Fomentos con sulfato de zinc o co-Figura 3. Exantema medicamentoso. bre al 1/1.000, con posterior aplicación de un corticoide en crema de mediana o alta potencia. En las mucosas se aplica triamcinolona al 0,2% en orabase 2 veces/día y lidocaína viscosa al 2% 30 min antes de comer. 2. Tratamiento sistémico. Se administran 1-2 mg/kg/día de prednisona. La dosis se aumenta si no hay respuesta y se reduce poco a poco cuando se consigue la epitelización de las lesiones previas. Se puede asociar azatioprina (2 mg/kg/día) para disminuir la dosis de corticoides. Penfigoide ampolloso Afecta predominantemente a individuos de edad avanzada. Puede iniciarse con placas eritematosas muy pruriginosas y estables durante meses o incluso años; por tanto, en los an- cianos debemos plantearnos el diagnóstico de penfigoide ampolloso ante cuadros de prurito generalizado, o ante la presencia de lesiones de aspecto urticariforme o eccematoso. Las lesiones típicas son ampollas que pueden asentar sobre piel previamente afectada o sana. La mucosa oral y de laFigura 4. Exantema fijo medicamentoso. orofaringe se ve afectada en un 40% de los pacientes, pero suele ser de forma transitoria. 1. Ampollas intraepidérmicas: pénfigo vulgar-pénfigo vege-tante, pénfigo foliáceo-pénfigo eritematoso, pénfigo paraneo-plásico, pustulosis intraepidérmicas por inmunoglobulina A. 2. Ampollas subepidérmicas: penfigoide ampolloso, pen-figoide cicatrizal, epidermólisis ampollosa adquirida, lupuseritematoso ampolloso, dermatitis herpetiforme y otras.Pénfigo vulgarEs el más frecuente en nuestro medio. Puede iniciarse con lapresencia de ampollas y/o erosiones en las mucosas, sobretodo en la oral, que pueden ser muy dolorosas. Las lesionesiniciales pueden quedar localizadas en dichas áreas durantemeses o incluso años. Posteriormente pueden aparecer lesio-nes en el resto del cuerpo. Dado que se trata de ampollas in-traepidérmicas, se rompen con facilidad dejando áreas ero-sionadas (fig. 5). Cuando éstas son muy extensas, pueden re-querir el ingreso del paciente para controlar el equilibrio Figura 5. Lesiones erosivo-costrosas de pénfigo.hidroelectrolítico y prevenir las sobreinfeciones.282 FMC. 2006;13(6):279-86
  5. 5. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II) Es una enfermedad mucho menos grave que el pénfigo,con tendencia a la curación espontánea. Los corticoides tópi-cos potentes pueden ser suficientes en las formas localiza-das. En las más generalizadas será preciso el tratamiento conprednisona (0,5-1 mg/kg/día), cuya dosis se disminuirá lentay progresivamente una vez que haya cesado el brote de le-siones nuevas.Alteraciones unguealesA lo largo de la vida las uñas reciben multitud de agresionesexternas e internas, lo que hace que presenten una serie demodificaciones, algunas de las cuales pueden considerarsehabituales o normales (forman parte del cronoenvejecimien-to cutáneo), mientras que otras representan una patologíamás o menos frecuente en los individuos de edad avanzada.Alteraciones ungueales debidas a la edad Figura 6. Distrofia ungueal senil.Se deben a la reiteración de agresiones externas (roce, fric-ción, presión, cambios de temperatura, etc.), pero sobre todoa las progresivas modificaciones fisiológicas del organismo(alteraciones vasculares, neurológicas y osteoarticulares se-niles), al progresivo cronoenvejecimiento de los epitelios(manifestado por el enlentecimiento en la actividad de losqueratinocitos), la xerosis (por disminución de los lípidos desuperficie y progresiva deshidratación) y los cambios hor-monales y nutricionales. A esto debe sumarse el hecho deque el anciano tiene más dificultad para llevar a cabo loscuidados higiénicos necesarios. Además, puede influir lamedicación que toma y añadirse a otras enfermedades quepueda padecer. Todo ello hace que la lámina ungueal seamás gruesa y seca, menos brillante y de superficie menos li-sa. Esta distrofia ungueal puede ser especialmente acentuadaen la primera uña de los pies, donde pequeños traumatismosson más intensos y frecuentes, de tal forma que con mucha Figura 7. Onicogrifosis.frecuencia la lámina adquiere un engrosamiento marcado(paquioniquia), opacidad, pigmentación y surcos transversa-les (fig. 6). El hallux valgus (juanete) se suma a las causas teraciones típicas de la onicomicosis son: onicólisis, hiper-antes citadas y provoca un roce excesivo en la cara interna queratosis subungueal, cromoniquia, destrucción de la lámi-del primer dedo, destruyendo los pliegues laterales y favore- na y distrofia importante. Hay que tener en cuenta que estasciendo el crecimiento vertical de la lámina (fig. 7). alteraciones son también características de otros procesos, principalmente de la psoriasis ungueal, con la que siempreAlteraciones patológicas plantea el diagnóstico diferencial (fig. 8).Infecciones del aparato ungueal Para confirmar la sospecha de onicomicosis es preciso– Onicomicosis. La distrofia de la lámina ungueal debida a llevar a cabo un examen microscópico directo que permitala infección por hongos es menos frecuente de lo que se ha visualizar las hifas. Es necesario raspar la uña o cortar unosvenido señalando en los últimos años. La mayoría de las ve- fragmentos que, sobre el portaobjetos, se tratan luego conces la alteración ungueal obedece a las causas que hemos se- hidróxido potásico al 10-30%, al que puede añadirse tintañalado anteriormente. No obstante, es más fácil que una lá- Parker para visualizar mejor los elementos fúngicos. Losmina alterada sea parasitada por distintos tipos de hongos cultivos se hacen preferentemente en medios de Sabouraud(que se observan en visión directa y en cultivos), que con adicionados con antibióticos o actidiona para impedir el cre-mucha frecuencia no son responsables de la distrofia. Las al- cimiento de bacterias. FMC. 2006;13(6):279-86 283
  6. 6. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II)Figura 8. Onicomicosis: hiperqueratosis subungueal. Destrucción Figura 9. Paroniquia.parcial de la lámina. El tratamiento de las onicomicosis del anciano es seme- manas, hasta que la morfología de la zona se normalice pro-jante al del adulto, si bien deben tenerse en cuenta de mane- gresivamente. En alguna ocasión, si la gravedad lo requiere, yra especial las posibles interacciones con los fármacos que preferentemente tras confirmación de la etiología por cultivos,pueda estar recibiendo el paciente, muchas veces polimedi- puede ser necesaria la administración de un antibiótico o anti-cado. El itraconazol, siguiendo la pauta denominada de pul- fúngico por vía sistémica. Deben tomarse medidas higiénicassos intermitentes y a la dosis de 400 mg/día durante una se- para evitar recidivas; entre ellas, hay que evitar retirar la cutí-mana al mes a lo largo de 3 a 4 meses, o la terbinafina, a la cula, ya que su función protectora del surco es necesaria.dosis de 250 mg/día durante 3 meses, son sin duda las medi-caciones más eficaces actualmente. Los dermatófitos res- Alteraciones ungueales secundarias a procesosponden a ambos fármacos; Candida y los mohos responden dermatológicos–si bien éstos en menor grado– al itraconazol. Debemos te- Algunos procesos crónicos, como la psoriasis (fig. 10), el li-ner en cuenta las posibles interacciones medicamentosas en- quen, la ictiosis, la eritrodermia, el eccema, etc., provocantre estos fármacos y la medicación que toma el paciente. distrofias ungueales permanentes por afectación de la matriz Las onicomicosis superficiales pueden ceder con la sim- ungueal o de los pliegues ungueales.ple aplicación una vez por semana de una laca de amorolfinaal 5%. Ésta puede asociarse al tratamiento sistémico con Alteraciones ungueales en las afecciones sistémicasitraconazol o terbinafina y, en los casos de afectación grave Por ejemplo, las petequias de los pulpejos y las hemorragiasprofunda, puede resultar conveniente dicha combinación. en astilla subungueales junto con los nódulos de Oslerson característicos de la endocarditis subaguda. – Paroniquias crónicas (fig. 9). Son frecuentes sobre todoen las manos de mujeres que llevan a cabo las tareas del ho-gar, asociadas a enfermedades que predisponen a ellas como Alteraciones nutricionales,la diabetes mellitus y la enfermedad periférica vascular (en metabólicas y endocrinaslos pies). El agente etiológico más frecuente es Candida albi-cans, aunque otros agentes antimicrobianos, como Staphylo- La desnutrición es frecuente sobre todo si los ancianos estáncoccus, Streptococcus, Pseudomonas y Proteus, pueden tam- ingresados en asilos. Se han podido reconocer diversas ma-bién ocasionarlas. Con frecuencia se trata de infecciones mix- nifestaciones cutáneas relacionadas con alteraciones de latas por dichos agentes. El tratamiento debe llevarse a cabo nutrición, especialmente en pacientes ingresados con enfer-corrigiendo los posibles factores predisponentes (diabetes, medades graves o que reciben nutrición parenteral. En lamaceración por agua y detergentes). Debe aplicarse una cre- práctica ambulatoria las alteraciones nutricionales puedenma antibiótica (gentamicina o ácido fusídico), un antifúngico pasar inadvertidas, y son las manifestaciones cutaneomuco-activo frente a Candida o ambos asociados durante varias se- sas las que pueden constituir las claves para su diagnóstico.284 FMC. 2006;13(6):279-86
  7. 7. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II) TABLA 3. Déficit de algunos nutrientes y manifestaciones cutáneas más importantes Déficit Manifestaciones cutáneas Proteínas Xerosis. Dermatitis descamativa Alopecia. Pérdida de tejido adiposo Vitamina A Xerosis Vitamina C Hemorragias perifoliculares. Púrpura Equimosis. Periodontitis Niacina Pelagra: dermatitis en áreas fotoexpuestas, diarrea, alteraciones neuropsíquicas Zinc Dermatitis acral y periorificial Glositis. Alopecia Hierro Alopecia difusa. Uñas frágiles con onicorrexis Queilitis angular. Lengua despapilada.Figura 10. Psorisis ungueal: hiperqueratosis subungueal. Surcos Pruritode Beau. Ácidos grasos esenciales Xerosis. Anergia cutánea En la tabla 3 se recogen los déficit nutricionales más fre- Acantosis nigricanscuentes y las manifestaciones cutáneas más importantes que Se caracteriza por engrosamiento de la piel y aumento depueden originar. pigmentación, y se localiza principalmente en axilas, ingles, nuca y laterales de cuello.Manifestaciones cutáneas asociadas a trastornostiroideos Necrobiosis lipoídicaHipertiroidismo La presentan un 0,3% de los diabéticos y se caracteriza porLa piel suele ser fina y caliente, con aumento de la sudación, una placa amarillenta, generalmente única, localizada en laque es más pronunciada en las palmas y las plantas. Existe región pretibial y que presenta un borde rojizo y un centrouna importante rubefacción facial con eritema en las palmas atrófico (fig. 11). Las lesiones generalmente son anestésicasy los codos. por la destrucción de las fibras nerviosas a causa de la diabe- El mixedema pretibial es una manifestación infrecuente tes.(un 5% de los pacientes). En la mayoría de los casos se aso-cia a oftalmopatía y es, por lo general, una manifestacióntardía de la enfermedad. Las lesiones son nódulos cutáneosdiscretamente purpúricos y de coloración carnosa en la re-gión pretibial.HipotiroidismoLa piel se vuelve xerótica, pálida y fría, con hiperquerato-sis folicular. El cabello se vuelve seco y quebradizo, y cre-ce lentamente, con alopecia difusa. El cambio cutáneo máscaracterístico es el mixedema generalizado, que confiere alos pacientes una facies característica con nariz y labiosengrosados, lengua aumentada de tamaño y párpados ede-matosos.Manifestaciones cutáneas asociadas a ladiabetes mellitusPueden estar relacionadas con las alteraciones de la insulina,la hiperglucemia y la hiperlipemia, los trastornos vasculares Figura 11. Necrobiosis lipoídica en cara anterior de pierna.o la neuropatía. FMC. 2006;13(6):279-86 285
  8. 8. Martínez de Salinas Quintana A et al. Problemas dermatológicos frecuentes en los ancianos (II) Escleredema del adulto Es una enfermedad del tejido conectivo, de causa desconoci- da, que se caracteriza por una induración crónica y difusa de la piel, que adopta el aspecto de piel de naranja. La mayoría se desarrolla de forma insidiosa en pacientes con diabetes insulinodependiente de larga duración. Es muy resistente al tratamiento. Ampollas diabéticas Generalmente afectan a la región pretibial y al pie. Pie diabético Un 20% de los pacientes diabéticos hospitalizados lo son por problemas en el pie, y un 50% de las amputaciones no traumáticas se realizan en los diabéticos. Las lesiones cutá- neas en los pies diabéticos, especialmente úlceras, se deben a los cambios vasculares, a las alteraciones neurológicas y a la infección de las lesiones. El riesgo de amputación aumen- ta con la edad. Bibliografía 1. García Pérez A. Dermatología clínica. Salamanca: Gráficas Cervantes S.A.; 1994. 2. Ferrándiz C. Dermatología clínica. Barcelona: Ediciones Harcourt S.A.;Figura 12. Dermopatía diabética en cara anterior de pierna. 1996. 3. Iglesias Díez L. Dermatología geriátrica. Madrid: Grupo Aula Médica. S.A.; 1997. 4. Armijo M, Camacho F. Tratado de dermatología. Madrid: Grupo AulaDermopatía diabética Médica S.A.; 1998.Son pequeñas placas pigmentadas pretibiales, discretamente 5. Fernández Herrera J, Requena Caballero L. Erupciones cutáneas medi- camentosas. Barcelona: Signament Ediciones; 2003.deprimidas y cubiertas de piel atrófica (fig. 12). Son secun- 6. Iglesias Díez L, Guerra Tapia A, Ortiz Romero PL. Madrid: McGraw-darias a la microangiopatía diabética. Hill Interamericana; 2004.286 FMC. 2006;13(6):279-86

×