Leche de vaca

6,380 views
6,233 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
6,380
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
8
Actions
Shares
0
Downloads
41
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Leche de vaca

  1. 1. LA LECHE DE VACA. BLANCURA ENGAÑOSADesconfíe de los falsos amigos. De Anne Laroche-WalterPrefacio del Dr. Jean Seignalet Jouvence Editions.
  2. 2. TABLA DE CONTENIDOS:Prefacio:.........................................................................................................3Introducción...................................................................................................5La leche materna........................................................................................... 6¿Porqué decir “no” a la leche de vaca?......................................................... 8Otros hablan del tema..................................................................................17¿Cómo sustituir la leche?............................................................................ 26TESTIMONIOS.......................................................................................... 32Conclusión: Mañana, lo prueba Vd.!...........................................................39
  3. 3. Prefacio:Es un gran placer para mí escribir el prefacio de la obra de Anne Laroche-Walter, porque se trata de uno de los estudios más bellos jamás escritossobre la leche de vaca. El autor presenta de modo muy claro y con un gran sentido práctico,las numerosas razones que deberían llevarnos a apartar de nuestraalimentación la leche de vaca y sus derivados: mantequilla, quesos, nata,yogures, helados. Anne Laroche-Walter conoce precisamente lacomposición de la leche de las mujeres y la de la leche de vaca. Haceresaltar claramente las mayores diferencias que existen entre ambasbebidas, la primera siendo perfecta para el recién nacido y la segundasiendo perfecta para la ternera sin serlo en absoluto para el bebé humano. Hay que bien comprender que nuestro cuerpo funciona con enzimas,cuyo número es alto pero limitado: aproximadamente 10.000. Las enzimasintervienen en la gran mayoría de reacciones químicas que se desarrollanen el organismo humano. Y cada enzima es muy específica. Se fija en unaestructura muy definida de su substrato, llamada sitio de reconocimiento.La enzima se comporta pues como una llave y no como una llave maestra. Según las leyes de Darwin, se puede admitir que las enzimas delhombre están adaptadas a la alimentación prehistórica, mantenida más omenos idéntica para los simios y los hominidos durante diez millones deaños. La crianza de los bóvidos tiene 5.000 años en Francia y el consumoabundante de leche de vaca se ha ido desarrollando solamente en el sigloXX. Creer que nuestras enzimas pueden adaptarse a las nuevas moléculascontenidas en esta leche animal, y además modificadas por la cocción, esuna visión mental. En realidad, algunas de estas moléculas, escapando a laacción de las enzimas digestivas, atraviesan la barrera intestinal deterioradapor la alimentación moderna, pasan en la sangre y se van a depositar endiversos tejidos. La acumulación de estas moléculas durante decenas deaños está implicada, en mi opinión, en el desarrollo de diversasenfermedades. La cruzada emprendida por Anne Laroche-Walter contra la leche devaca es pues totalmente justificada. Sin embargo, sólo es un elemento en latrayectoria hacía una ecología ideal. En efecto: • Si bien las leches de cabra y de oveja presentan algunas ventajas comparadas con la leche de vaca, tampoco pueden recomendarse para una buena salud, porque nuestras enzimas son igualmente incapaces de metabolizarlas correctamente.
  4. 4. • Otros alimentos son peligrosos para el organismo humano, por las mismas razones de inadaptación enzimática. Pienso aquí en los cereales mutados y cocidos, a los productos cocidos a una temperatura superior a 110°C, a los aceites extraídos en caliente, en los aditivos y en los contaminantes introducidos en nuestra alimentación. • Nuestro mismo modo alimenticio depende de otros factores ambientales: la polución de los suelos, aguas y aires, la destrucción de una parte de la capa de ozono, las perturbaciones climáticas inducidas por el efecto invernadero, la introducción del genio genético en la agricultura, etc.… El homo sapiens se ha vuelto lo bastante inteligente y poderoso comopara modificar el medio en el cual está viviendo. Sin embargo unadeficiencia en la visión a largo plazo explica que muchos de estos cambiosse revelan nocivos para el planeta Tierra y también para nuestra salud. El librito de Anne Laroche-Walter es pues una piedra labrada que seva colocando en la edificación de una pared ecológica, buscando proteger alos humanos contra sus errores. Cuando otras personas, con el mismodesapego y la misma lógica, hayan aportado su piedra y que la pared estélevantada, el mundo se encontrará mejor y nuestros descendientes también. Doctor Jean Seignalet Maestro de Conferencia en la Facultad de Medicina, Montpellier.
  5. 5. IntroducciónLa gloriosa fama de la leche de vaca como bebida reconstituyente ydadora de minerales gracias a su calcio, está cayendo en picado de suancestral pedestal. Numerosas investigaciones han llevado primero amédicos, especialistas de higiene y investigadores a sospechar sunocividad para afirmarlo hoy y considerar la leche de vaca como unalimento no específico del hombre. Esta idea está en conflicto con nuestrascreencias. Y sin embargo…Igual como los alcoholes, el tabaco, el azúcar blanco, las grasas cocidas, laleche de vaca es un producto nocivo. Consumimos y abusamos de todosestos productos lácteos, sin ver más allá de la satisfacción inmediata denuestras necesidades. Sin poder liberarnos de nuestras costumbresalimentarias, nos cuesta volver a plantear el contenido de nuestro plato.Hemos perdido el instinto profundo, garantía de nuestro equilibrio y denuestro interés vital. Así, nos hemos ido acostumbrando a una alimentación que presentacarencias y no es específica. Después de haber acumulado numerosas informaciones científicasreferentes al campo de la salud y de la nutrición, y a lo largo de mi prácticade especialista en higiene alimenticia, observé cambios muy benéficosocurridos en mis consultantes después del abandono total del consumo deproductos lácteos. Estos resultados son, para mí, pruebas irrefutables. Este libro, naturalmente, no se refiere a estas escasas sociedadesprimitivas (Hunzas, Ecuatorianos, Caúcasos) que subsisten aún en elmundo y que viven de un modo natural. Al contrario de nosotros,consumen muy pocos productos lácteos, se alimentan ligeramente conalimentos sanos, sin añadir productos químicos ni aditivos. Respiran unaire puro, beben un agua no contaminada y, por fin, tienen una actividadfísica cotidiana, lejos del estrés y del activismo. Conservan pues una largalongevidad y una resistencia que les hace frecuentemente centenarios. Este libro se dirige preferentemente a nosotros, víctimas de unasobreabundancia y sobre- consumo alimentario propio de nuestra sociedadsedentaria.
  6. 6. La leche materna.Antes de hablar de la leche de vaca, convendría hablar primero de la lechematerna. La lactancia materna es la continuación de la función de laplacenta la cual tiene un papel nutritivo y principalmente de integración deinformación participando a la embriogénesis. Después del nacimiento, la leche materna perpetua esta informacióndando al bebé mensajes para su desarrollo. Tiene pues un papel deembriogénesis postnatal y esta estructuración, esta integración requiere tresaños de lactancia en lo ideal, seis meses en lo mínimo. El destete se harápaulatinamente a partir del sexto mes introduciendo progresivamentehortalizas, frutas, cereales, un poco de oleaginosos y de proteínas. La leche materna es un regulador hormonal para el bebé porque leestá adaptada; juega así un papel inmunitario y antiparasitario. Por ejemplo,gracias a una enzima específica de la especie humana contenida en ella, escapaz de destruir los parásitos intestinales tales como la Cardia lamblia yla ameba Entamoeba histolytica. El colostro de los primeros días es purgante, favorece la eliminacióndel meconio y disminuye así ampliamente los riesgos de hepatitis; por lotanto protegerá mejor el bebé contra las infecciones. Investigadores Suecos descubrieron en la leche materna la presenciade proteínas “Alfa lactoproteína monométrica” principio de destrucción delas células linfotumorales. Las proteínas anticuerpos juegan un papelimportante en la lucha contra la infección intestinal (gérmenes patógenos);son las lisozimas, las gamaglobulinas o inmunoglobinas. En los primeros meses, muy numerosos linfocitos y macrófagos seforman a diario en la leche materna; son eficaces en la defensa inmunitariadel bebé. Las leches tratadas no las contienen. La tasa de proteínas de laleche de vaca es tres veces más alta que la de la leche materna, lo cual lahace demasiado rica para un bebé y la betalactalbumina de la leche de vacase vuelve fomentadora de alergias contrariamente a la alfalactalbumina oalbumina de la leche materna. También existe en la leche materna unadisponibilidad natural más alta de los minerales a condición que la madrese alimente correctamente; el bebé aprovechará entonces mucho mejorestos minerales que los minerales contenidos en la leche de vaca. La leche materna corresponde exactamente a la constituciónbiológica del bebé. Tiene múltiples funciones: • Estimulación de la inmunidad,
  7. 7. • Aporte energético y nutritivo, • Equilibrio del sistema nervioso por sus ácidos grasos insaturados y vehículo de la información del crecimiento adaptado mediante el mensaje contenido en sus proteínas. Añadiré finalmente una función que no es la menor: la del nexo deamor y de la plenitud de la vida.
  8. 8. ¿Porqué decir “no” a la leche de vaca?Código genético inadaptado.Las hormonas contenidas en la leche de vaca son vehículos de informaciónque transmitirán a la hipófisis de la ternera mensajes adaptados a estaespecie animal particular y no a otra. Imaginen una información de crecimiento específica de la ternera,por ejemplo, pesar 200 kg. a seis meses, recibida en la hipófisis de unrecién nacido que, él, en el mismo período de tiempo, sólo ha de pesar 7 a 8kg.! ¿Qué pasará? Simplemente, esta información específica que no corresponde ennada al crecimiento normal del ser humano perturbará el mecanismosensible del sistema hormonal regulado por la hipófisis y, de hecho,activará toda una serie de consecuencias perjudiciales para el buenfuncionamiento fisiológico del individuo. Aunque el organismo humano fuera capaz, a pesar de todo, deadaptarse a esta desinformación lo haría en detrimento de otras funcionesque operan durante la vida entera del individuo e incluso sobregeneraciones. Por esto el peligro no concierne ni la cantidad de productos lácteosabsorbidos (aunque esto pueda provocar atascamientos del metabolismo,pero hablaremos de esto más adelante), ni siquiera la calidad biológica: laleche de vaca salida de la agrobiología contiene absolutamente las mismasinformaciones nefastas e inadaptadas a la especie humana. Una sola gota de leche, incluso escondida en un pastel, basta para desequilibrar el proceso del metabolismo. Por consiguiente se constata, en la mayoría de casos, reaccionesdurante el destete pasando de la leche materna a la leche de vaca o a lasleches llamadas maternizadas que siguen siendo a pesar de todo específicasde la especie animal porque están hechas con leche de vaca. Dicha información no se halla en la carne de ternera (buey) porqueésta no tiene los mismos caracteres de informaciones, dado que la hormonade crecimiento no se encuentra en ella. En mi opinión, es más peligrosopara la salud consumir productos lácteos que carne de buena calidadbiológica, contrariamente a las ideas divulgadas entre los adeptosvegetarianos. Dicho esto, sin embargo sería deseable evitar las carnes,
  9. 9. sobre todo de ternera (buey) (incluso suprimirlas para algunos). Lasproteínas animales contienen demasiada grasa, grasa que se vuelve dañinadurante la cocción.Calcio inaccesible.En la leche de vaca, hallamos calcio igual como en la leche materna. Estecalcio está dosificado según las necesidades de la ternera o las del bebé. Nosólo son diferentes las necesidades, sino que por más grande que sea laproporción de calcio contenida en la leche da vaca, ésta nunca podrá serdisponible para el organismo humano. En efecto, las proteínas específicascontenidas en la leche animal tienen como función el transmitir lainformación necesaria a la elaboración de la oseína (filete en el cartílagopara guardar los minerales); no están adaptadas a nuestra especie sino a laternera, por lo tanto totalmente inoperantes para el ser humano. Por esto elbebé, el niño o el adulto tendrán muy poca oseína y, por lo tanto, guardaránmal los minerales con la consecuencia de una desmineralización paulatina. Reuniendo las constataciones de varios buscadores, médicos eespecialistas de la nutrición, parecería que el organismo, por una parte,pierde estas sales minerales circulando en el sistema sanguíneo porcarencia de oseína y por otra parte, acumula estas mismas sales (contenidasen excesiva cantidad en la leche de vaca) en los tejidos y órganos delcuerpo, esto conllevando induraciones, quistes, cálculos y juanetes. Por esto, paradójicamente, no se puede resolver el problema delraquitismo (incluso con vitamina D) ni los problemas de induracionesquísticas (a pesar de una intervención quirúrgica) en una persona que bebeleche. Los productos lácteos contienen calcio y fósforo en exceso. Esteexceso hace que el magnesio esté casi inoperante y sigue unempobrecimiento de las células nerviosas y musculares. Un exceso defósforo causa una hiper –paratiroidia responsable de fenómenos de tetaniaespasmofila.Grasas saturadas.En la leche materna, las grasas están formadas esencialmente por ácidosgrasos poli – insaturados. En cuanto a la leche de vaca, contieneesencialmente ácidos grasos saturados de moléculas lipídicas gordas queresultan de digestión difícil para el hígado humano. El sistema biliar se
  10. 10. cansa por una sobreactividad intentando disolver un producto incompatiblecon el sistema digestivo. Es importante saber que la leche de vaca tiene la propiedad de fijartoxinas ya presentes en el cuerpo y principalmente las que vienen aañadirse por la alimentación. Por esto, durante una enfermedad aguda ocrónica (gripe, anginas, infección), es indispensable suprimir todos losproductos lácteos para facilitar la curación. Además, las grasas que no están eliminadas serán absorbidas al niveldel intestino delgado, pasando así en la sangre, lo cual es particularmentenocivo. Las grasas tienen una importancia capital para el desarrollo delcerebro y del sistema nervioso. El cerebro del ser humano teniendo uncrecimiento más rápido que el de los demás mamíferos, es pues importantedarle grasas de buena calidad es decir insaturadas, de procedencia maternao vegetal.Pobreza de la lactosis.La leche materna, biológicamente adaptada al bebé, contiene 50% más delactosis que la leche de vaca. No sólo son energéticas sus propiedades y determinantes en elproceso de asimilación de la flora intestinal sino que también participanaltamente en la protección contra los gérmenes patógenos. Ninguna leche animal protege al hombre contra los gérmenespatógenos y demás parásitos. Al revés, todas favorecen su proliferación porla modificación del medio digestivo e intestinal que conllevaverdaderamente su absorción. La fiebre de Malta y la brucelosis son su consecuencia: sus riesgosinfecciosos han sido minimizados con el control sanitario y la vacunación.Pero ésta no inhibe el paso de otras toxinas presentes en la leche de vacacomo lo veremos más adelante. Las proteínas del lactoserum contenidas en la leche maternacomportan proteínas anticuerpos que juegan un papel de gran importanciaen la lucha contra las infecciones, sobre todo que el recién nacido no harestablecido su barrera inmunitaria intestinal. De aquí, una vez más, la necesidad de alimentar al niño con lechematerna y abandonar la leche de vaca favoreciendo la proliferación deparásitos de toda índole.
  11. 11. Para los bebés, leches sin lactosis y 100% biológicas acaban de salir en el mercado. Están totalmente adaptadas para su tránsito intestinal. Se hallarán bajo las marcas Milkamand, Die Milk, Lactamande, Mill Milk.Moléculas gigantes.Los elementos constituyentes de la leche de vaca y de la leche materna sondiferentes, sobre todo por el tamaño de las moléculas y proteínas así comopor su fórmula bioquímica. El medio digestivo es también diferente según la especie: elestómago de la ternera, cuyas mucosas “cuajar” secretan una enzimaproteolítica llamada cuajo (o quimosina) y el del bebé secretando el cuajo(renina) para degradar y coagular su respectiva leche. Se constata pues queel ‘cuajar” de la ternera es cien veces más poderoso y activo que el cuajodel recién nacido, y esto en relación con las moléculas constituyentes de laleche de vaca que son claramente más gordas que las de la leche materna. Por lo tanto, es un esfuerzo considerable que le pedimos a nuestrohígado para degradar una molécula demasiado gorda de origen animal. Diluir la leche de vaca con agua para que sea supuestamente másdigestiva no cambiará nada al problema porque la fórmula bioquímicasigue siendo la misma. El bebé fabrica renina hasta la edad de tres años (la renina es el cuajoo enzima secretada, en los jóvenes mamíferos, por la mucosa gástrica y queactiva la coagulación de la leche). En el destete, cesa la secreción y estásustituida por la de la pepsina. Después de esta edad, si le forzamos a beberleche de vaca, su organismo se verá obligado a fabricar lactasa para digerirun alimento que ya no le es necesario y esto en detrimento de otrasfunciones orgánicas. La lactasa es una enzima específica que tiene lapropiedad de desdoblar la lactosis en glucosa y galactosa. Está secretadapor la mucosa intestinal. Añadiré que la presencia de la lactasa en cantidaddemasiado grande en el intestino es responsable de gases e hinchazones devientre (una flora intestinal de buena calidad es actualmente muy escasa, espues muy importante no modificarla y reponerla en buen estado). Los Africanos poseen muy pocas enzimas (renina) para digerir laleche de vaca. Están pues más expuestos que los Occidentales a desarreglosdigestivos de consecuencias molestas. La leche de vaca y sus sub-productos(queso, yogur, mantequilla) están contra – indicados en todos los paísestropicales.
  12. 12. Los factores tóxicos.En los cuadernos de la nutrición “Medicina oficial”, se indica que, en laleche de la vaca, investigadores descubrieron una molécula altamentetóxica para el hombre. En vez de quitar simplemente la venta, serealizaron investigaciones para extraer esta molécula!Con todos los procedimientos de pasteurización, homogeneización yesterilización UHT, la leche de vaca pierde lo que, eventualmente, podríaayudarnos a eliminar bastante rápidamente esta molécula tóxica, es decirsus enzimas. Las enzimas son factores de asimilación que intervienen por catálisis.Bajo el calor de los diversos procedimientos de larga conservación yprotección, la leche de vaca se deshace de sus enzimas que todas son muysensibles y cuya supervivencia es nula a alta temperatura. La diferencia entre la leche pasteurizada y la leche esterilizadaprocede del hecho que la primera contiene aún bacterias lácticas (5%) quefavorecen su digestión. La esterilización UHT destruye totalmente losmicro – organismos que son susceptibles de desarrollarse. Ambas lechesprimero se homogeneizan, luego sufren una normalización que las trae alnivel de grasas (lípidos) de 35 g/l (la leche cruda contiene 40 g).Pasteurizadas y esterilizadas, estas leches carecen de sus enzimas. Elegir entre la leche cruda con su facilidad de asimilación y unaleche cocida de larga conservación con su facilidad de uso, diré que, cocidao cruda, mejor abstenerse. Sobre todo que en la fabricación de ciertosquesos, y particularmente los quesos de bola (de Holanda), la adición deconservantes (polifosfatos, nitratos) es muy peligroso para la salud delhombre. Los polifosfatos tienen una acción inhibitoria sobre la fijación delcalcio, de aquí el número creciente de personas afectadas de espasmofiliaen los consumidores de queso y de productos lácteos.¿Factores estrogénicos?A un miembro de mi familia, que tenía que hacer una analítica de sangrepara dosificación hormonal después de una investigación de esterilidad, sele dijo que se abstuviera de cualquier producto lácteo un día antes delanálisis porque éstos podían perturbar las investigaciones hormonalesdebido a sus componentes grasosos!
  13. 13. ¿Qué hay en estos componentes grasosos que pueda perturbar elequilibrio hormonal? Ultimamente, en el transcurso de una emisión televisada cuyo temaera el peligro corrido por la reproducción humana, investigadores entre loscuales el Dr. Richard Sharpe, descubrieron que una hormona de síntesis(estrogénica) era la causa de las desviaciones en el nivel del sistemaendocriniano y del sistema fisiológico, provocando células de color marrónanormales y más gordas. Estas células anormales son causa de diversas patologías entre lascuales el cáncer de próstata y la disminución de la fertilidad masculina. Elresultado de esta encuesta pone de manifiesto el hecho que vivimos en unocéano de estrógenos. Hay tantos procesos influenciados por las hormonas en nuestroorganismo que es fácil comprender cómo una marea de estrógenos puedeafectar nuestro desarrollo y nuestra salud. Varias fuentes son productorasde estrógenos de síntesis, pero, aquí, apuntaremos sólo una. En unaconversación entre el Dr. Richard Sharpe y el Profesor Brayan(Cambridge), éste último afirma haber encontrado grandes cantidades deestrógenos en la leche de vaca. Esta leche de vaca que consumimos desde hace generaciones,influencia nuestra baja genética y energética. En el libro Amarga pastilla del Dr. Ellen Grant, una revelación muyinteresante del Dr. Regina Schoental del Colegio Veterinario Real, subrayaque la exposición a la acción de las sustancias estrógenicas es la causaprincipal de los cánceres de los órganos genitales. Los estrógenos aparecennormalmente en las plantas bajo forma de micotoxinas. Los fungicidosinhiben la infestación por las micotoxinas, pero en dosis demasiadopequeñas, animan simplemente su producción. Se acumulan en los granosenmohecidos y en los tejidos grasos del animal. Están presentes enparticular en los cereales, los huevos, la leche y la cerveza. Países como Irlanda, Escocia y Escandinavia de clima frío y húmedotenían un porcentaje elevado de cáncer de pecho antes de que existiera lapastilla porque la humedad aumenta los niveles de sustancias estrogénicasde origen natural. Al ser el nivel de la ingestión de estrógenos ya elevado,el Dr. Shoental está absolutamente contrario a la adición de estrógenos bajoforma de pastillas o de tratamientos hormonales, porque esto puede ser elelemento que rompa el equilibrio. Opino que estas investigaciones deberían ir en este sentido, o sea ¿encuál momento, en cuál alimento, en cuál cantidad intervienen lasmicotóxinas actuando como estrógenos?
  14. 14. Y finalmente, la adición de productos químicos.Cada vez más las vacas están alimentadas con alimentos forzados,traficados, rellenos de aditivos para estimular la lactación y por lo tanto elprovecho, con una dosis sistemática de penicilina, antibióticos y vacunas.Su leche se vuelve francamente malsana y peligrosa. Sin hablar de lasharinas de cadáveres que se les dieron durante mucho tiempo y cuyasgraves consecuencias empiezan a contemplarse hoy día bajo el término de“enfermedad de la vaca loca”. ¿Porqué en el momento en que los medias denuncian la carnecontaminada por la enfermedad de la vaca loca, no se preocupan de lacalidad de la leche de estas mismas vacas? Parece lógico sin embargo, porlo menos, plantearse la pregunta. Curiosamente, las vacas se han vueltolocas y responsables de la enfermedad de Kreusfeld – Jacob por la locurade los hombres que les dan un alimento barato y no específico de su raza, abase de harinas de despojos de animales (¿ya contaminados?) para unarentabilidad más alta. Por esto una atención muy particular se llevarátambién a los productos cosméticos y a las cápsulas de gelatina de origenbovino de ciertos medicamentos o complementos alimentarios a causa de laposible transmisión de esta enfermedad. Los productores de leche animal limpian regularmente suscontenedores, sus saca - leches y tuberías con productos antisépticos. Estaslimpiezas normalmente están seguidas de un aclarado. ¿Siempre se hacencorrectamente? Desde algunos años se intensifican las inseminaciones artificiales, lassuper - ovulaciones añadidas a las transferencias de embriones. Esto lleva auna sobre – fabricación de sus productos derivados para una rentabilidadmás grande. Los productos lácteos de Europa inundan el mercado y se expatríanhacía los demás países en particular los países tropicales cuyo clima nopermite a los consumidores su asimilación y derivan de ello numerososproblemas de salud sin sospechar su origen. Con ayuda de la publicidad, los consumidores abusan de estosproductos, agentes degenerativos y artificiales que siguen siendo factoresdeterminantes en el aumento de las patologías. A pesar de la riqueza envitaminas, minerales y enzimas contenidas en la leche de vaca, los efectossecundarios de los productos lácteos de vaca sobre el humano que losconsume anula estos elementos. Igual como el alcaloide ‘Teobromina” delchocolate anula el efecto benéfico del magnesio.
  15. 15. Evolución patológica.El bebé soporta muy mal el destete cuando se sustituye la leche maternapor leche de vaca llamada “maternizada”. El rechazo y las perturbacionesson inmediatas. Sus primeras manifestaciones serán unas deposiciones queson más claras (es un problema biliar), nauseas y vómitos pudiendo ir hastael ahogo, consecuencia de una intolerancia a la leche de vaca que perturbalas funciones estomacal y biliar. Inflamaciones, granos, costras se podránproducir así como diarreas. Cuanto más fuertes sean las reacciones tantomás vital será el bebé. Y sin embargo la mayoría de madres, malinformadas, perseveran y algunas añaden, por desgracia, medicamentospara que el bebé tenga mejores digestiones. Por necesidad, el bebé acaba por adaptarse más o menos a esta dietaalimentaria no específica. Poco a poco, las manifestaciones de disfuncióncesarán. La primera señal de alarma se calla. Al no haber oído ni suprimidola causa, la madre se imaginará que todo está en orden otra vez pero no esasí. Es grave porque el potencial vital del bebé está menguado,conduciéndolo hacía un terreno más frágil de menor resistencia. El ensuciamiento de los tejidos empieza ya en la más tierna edad porproblemas inflamatorios que tocan la esfera OrtoRinoLaringologa(sinusitis, amigdalitis, conjuntivitis, mastoíditis, meningitis). Si lasinflamaciones catarrales no se suprimen, alcanzarán al niño en las partesmás inferiores (caja torácica) con pleuritis, laringitis, traqueitis, bronquitis. A la pubertad, el adolescente sometido a nuevos procesoshormonales, elimina como puede sus toxinas a través de la piel. Es lo quese llama el acné juvenil el cual irá desapareciendo progresivamente igualcomo desaparecieron las diarreas del bebé. Al seguir la causa, la situación se mantiene sin cambio. Semanifiestan signos de carencias por desmineralización (dental y óseas),trastornos del peso, de la vista, de la atención, además de cansancios ynervosidad. En la edad adulta, la inflamación se propaga hacía la esfera digestivacon gastritis, colitis, cistitis, sigmoiditis. La invasión inflamatoria se hacedesde arriba hacía abajo con una progresión más o menos rápida según elestado del terreno de cada cual (potencial vital fuerte, débil o ausente) yesta patología es cuanto más tenaz e invasora tanto más medios para pararsu progreso se empleen, los cuales debilitan el potencial vital por absorciónde toxinas suplementarias (medicamentos) y por el cierre de los emuntorios(antibióticos). Otra vez, se intenta cuidar los efectos sin parar la causa quesigue siendo aquí una intolerancia a un alimento no específico.
  16. 16. Este progreso seguirá mientras no viene a pararlo una correcciónalimentaria adecuada. Todas estas enfermedades calientes inflamatorias, terminadas en itis,pueden transformarse en enfermedades frías, llamadas en isis,(arteriosclerosis, tuberculosis, cancerosis). Las enfermedades silenciosas son las más peligrosas y las másviciosas. Progresan sin ruido, porque el potencial vital de la personaafectada se ha debilitado considerablemente por la toma de medicamentos,además de la continuación de la causa provocando la toxemia. La faseaguda del principio de la vida y su fuerza de eliminación poco a poco seirán transformando en fase silenciosa crónica en la cual la enfermedad seinstala e incrusta formando quistes, polipos e induraciones. Los procesos dedefensas inmunitarias serán altamente debilitados y la patología accederá auna fase irreversible. Esta finalidad es cuanto más triste que se hubiesepodido evitar fácilmente. Frente a ciertas señales alarmantes y repetitivas como el eczema, lascostras de leche, los vómitos, las diarreas crónicas, el estreñimiento, lanervosidad, las otitis, las anginas remanentes (hasta suprimir amígdalas ovegetaciones), el asma, el mareo, las migrañas o el rechazo de la leche devaca, sería interesante proceder a un test de transformación linfoblástica(TTL) para medir la intolerancia a las proteínas de la leche (caseína,betalactoglobulina, alfalactalbumina). Exploraciones sobre el desarrollo del excesivo consumo de productoslácteos, en países como Francia, Suiza, Japón, Estados Unidos, dejaronaparecer un aumento de los cánceres. En cambio, en ciertas comarcas deAfrica en donde el consumo de leche es menor, los porcentajes de cánceresson inferiores.La intoxicación por el ácido láctico.En la edad adulta, hemos perdido la casi totalidad de las lactasas, enzimasindispensables para la digestión de la leche. Esta enzima sólo es presente enel bebé que mama el pecho de su madre. Si, a pesar de esto, el adulto consume productos lácteos, no sólo nodigerirá sino que creará un estado de sobreexcitación de ácido láctico que,en cantidad demasiado grande en el organismo, se volverá tóxico. Enefecto, una subida de este ácido al nivel celular genera una proliferación decélulas que no alcanzarán su madurez (la cantidad destruye la calidad) yserán incapaces de captar el oxígeno y eliminar los residuos. Estostrastornos engendran el crecimiento de quistes y tumores.
  17. 17. Otros hablan del tema.*En Biocontact de Abril 1997, el Dr. Seignalet nos informa de losprincipales inconvenientes de la leche de vaca:• La presencia de proteínas extrañas a nuestro cuerpo y que las enzimas del recién nacido romperán con mucha dificultad.• La presencia de moléculas gigantes fácilmente digeridas por el estómago de la ternera pero difícilmente degradables por el sistema digestivo humano.• La pobreza en lactosis, la ausencia de ginolactosis y de ácido gamalinolénico, productos esenciales para el crecimiento del sistema nervioso.• La deficiencia de ciertos minerales y vitaminas así como la mala absorción de algunos otros por el intestino humano. Que un elemento esté presente en gran cantidad no significa que esté absorbido. El modo de presentación interviene. Es el caso para el calcio, superabundante en la leche de vaca pero poco captado por la mucosa del intestino delgado.• La presencia de hormonas, factores de crecimiento, mediadores destinados a dar mensajes al organismo de la ternera. Éste engordará varios centenares de kilos, fabricará muchos huesos y poco cerebro. Está claro que tales mensajes son impropios y probablemente perturbadores para el hombre. Ningún animal silvestre se alimenta con la leche de otro animal. Ningún animal silvestre sigue bebiendo leche en la edad adulta después de su destete.Estas dos reglas están alegremente transgredidas por el hombre y ciertosanimales domésticos. Debería bastarnos la leche materna durante lapequeña infancia. Cuando uno se aparta de las leyes de la naturaleza, puede uno estarconfrontado con algunos peligros. Y esto es lo que ocurre como lodemuestran las numerosas observaciones médicas.*El Dr. Dufilho, en un artículo de Vida y Acción, responsabiliza la leche devaca del ensuciamiento: afirma que un regreso a la buena salud debe pasarpor un desatasco inteligente. Trató a enfermos que presentaban tumores depecho con la supresión total de los productos lácteos. Propone a losenfermos probarlo ellos – mismos y dejar la leche durante un mes o dos y
  18. 18. esperar. Sugiere también a la gente sana de hacerlo como experimento paraconstatar que sacan un recobro de vigor y resistencia. Y los resultadosfrecuentemente son concluyentes.*El Dr. Arturo Capdeville, profesor de fisiología en la Facultad deCórdoba, constata parálisis infantiles (polio) debidas al consumo deproductos lácteos.*El Dr. Janet de Burdeos, cancerólogo, evoca la leche de vaca como unfactor de sobrecarga y al mismo tiempo de irritación. La desaconseja a susenfermos.*En su libro Vilcabamba –Tierra de Centenarios, Florence Carion dice:“En cuanto a las mujeres, están formadas tarde, no antes de los 18 años ymenopausadas también tarde, a los 60 años, sin problemas particulares,sobre todo ausencia de osteoporosis tristemente famosa en nuestro país apesar de ser hiperconsumidor de productos lácteos. La alimentación se basaesencialmente en el maíz fresco, tubérculos de leguminosas, legumbres yhortalizas, huevos y frutas variadas.”*Bruno Comby, en su libro Natura contra Sida, dice que la supresión delos productos lácteos debe ser total porque se trata de fenómenosinmunitarios entretenidos por cantidades débiles: es la ley de todo o nada.Los trastornos de salud por consumo diario de leche de vaca sonnumerosos: las enfermedades cardio – vasculares, las infecciones, lasinflamaciones, las alergias, los síndromes de muerte súbita del bebé, lostrastornos nerviosos menores y la esquizofrenia. La intolerancia a labetalacglogumina, proteína de la leche de vaca es muy frecuente en losbebés y éstos tienen el reflejo inteligente de rechazarla. Lloran, escupen,vomitan, tienen diarreas, pero la insistencia obtusa de los adultos lleva suorganismo a un estado de tolerancia de los antígenos de la leche de vaca.Bruno Comby constata mejoras de los enfermos del Sida con la supresiónde los productos lácteos. Deplora que el hombre sea el único mamífero quesigue bebiendo leche en la edad adulta (por su gran desventaja) aunque susecreción de enzimas digestivas de la leche (lactasa) cese a partir de la edadde los tres años.*Para el pediatra Paul Gyorgy de la Universidad de Pennsylvania, la lechede vaca es lo mejor para la ternera y la leche materna es lo mejor para elrecién nacido.
  19. 19. *Los Dres. Dominique Gros, Richard Lennart y Paul Vesin animan lalactancia materna y desaconsejan vigorosamente la leche de vaca.*Roland Fietta, naturopata, pretende que la leche de vaca provoqueobesidades, reuma, infecciones, alergias, trastornos nerviosos yespasmofilia. En caso de otitis y sobre todo de otitis repetitiva, es necesariosuprimir la leche de vaca y los productos lácteos. Añade que enEscandinavia se encuentran graves problemas de distrofias óseas,acromegalias de origen hipofisario óseo, nefrosis del bebedor de leche (elriñón que se vuelve piedras).*El Dr. Comet responsabiliza la leche de trastornos hormonales por lapresencia casi permanente de proteínas lácteas en la zona hipofisaria,provocando frenos hormonales responsables de trastornos en lasmenstruaciones, de la esterilidad, de la toma de peso, de mastosis y quistesbenignos de la glándula mamar. Debido a la presencia del ácido butirico –corrosivo para el ser humano, pero fisiológico en la ternera -, el Dr. Cometconstata la presencia de tóxinas que actúan en el hígado responsables denumerosas crisis de hígado, colitis, infecciones, dolores de cabeza y reuma.Aconseja a la mujer menopausada que no consuma productos lácteos acausa del riesgo de osteoporosis porque se obtienen los efectos contrariosde una remineralización con los productos lácteos. La leche de vaca es tresveces excesivamente rica en calcio y no lo suficiente en vitamina D que fijael calcio (El Nuevo Objetivo N° 4, mayo 1990). En el Derecho a la Salud,señala: “El ácido butírico contenido en la leche, la mantequilla, el queso,ataca la pared intestinal, permitiendo un paso en la sangre de los residuoscontenidos en los excrementos que podrán así ser digeridos. Esto equivalea una sobre- digestión de los excrementos, fenómeno normal en la terneraque engorda así de un kilo diario durante seis meses pero que, pasado estetiempo, sólo se alimentará de vegetales”.*En la Medicina vegetal ilustrada del Dr. A. Narodetzki, encontramos en larubrica “leche de vaca”, esta información: “La leche contiene gérmenesinfecciosos porque las vacas frecuentemente están afectadas de unaenfermedad infecciosa y de ftisia . Su uso puede transmitir la tuberculosisen los pulmones, el cerebro (meningitis), los huesos y los órganos, laescarlatina y provocar la diarrea verde en los recién nacidos. La lecheestá prohibida en la enterocolitis muco – membranosa, y en las enteritisporque favorece los bacilos proteolíticos que existen en las enteritis yprovoca gases, hinchazones y dolores.”.
  20. 20. *Michio Kushi, especialista en macrobiótica, autor de varios libros, dice enEl Libro de la macrobiótica: “Los productos lácteos no entran en el arteculinario de la macrobiótica. La leche de vaca sólo es buena para laternera.*El Pr. Reinert (centro hospitalario intercomunal de Creteil) da unainformación interesante: “Los anticuerpos IGA de la leche materna tienenciertamente un papel importante, pero células vivas como los linfocitos II ylos macrófagos secretadores de interferón transmiten probablemente unainformación inmunitaria duradera prolongándose durante varios meses”.Por esto es tan importante amamantar al bébé en el pecho de su madredurante los seis primeros meses por lo menos, y mejor durante tres años.*Jane Cottinghan, en su libro El biberón bebé, apunta que en el hombre, elconsumo de leche de animales tiene 10.000 años y que su industria haevolucionado realmente desde hace 50 o 70 años en algunos pueblossolamente, cuya industria ha adquirido un amplio desarrollo. Se trata puesde un fenómeno relativamente reciente. La ingestión de la leche de vaca enel bebé provocaría infecciones intestinales incluidas diarreas de tipoEscherichia coli y otros organismos enterovirus, mientras que la lechematerna es un anti – infeccioso merced a la presencia de una secreción deinmunoglobina de lisozima y factores bifidus.*En un artículo de la Caja de Seguro Enfermedad de los trabajadores,sacado de las ediciones Objetivo Salud, se escribe: “Las lechesmaternizadas, por su suministro en proteínas animales y vegetales,conllevan un exceso de urea y residuos. La alfalactalbumina o albuminamaterna no es alergesizante como la betalactalbumina de la leche de vaca.Ésta es tres veces excesivamente rica en sales minerales para el bebé, deaquí el riesgo de sobrecarga de sodio.”*El Pr. Lestradet en Medicina Nueva (N° 53) afirma: “Hay en la leche demujer sustancias muy particulares que no existen en la leche de vaca. Seobservan en ciertos recién nacidos intolerancias a las lactoproteínas de laleche de vaca. Se descubrió que las leches de los diversos mamíferostienen un rasgo notable o sea que su composición estaba adaptada alcrecimiento de sus pequeños. Los bebés alimentados con leche de vacapresentan hígados más gordos que los bebés alimentados con lechematerna. Una proporción cuatro veces más importante de casos de gastro– enteritis y de alergias se observa en los recién nacidos criados con lechede vaca. La producción inmunitaria local del bebé por IGA
  21. 21. (inmunoglobinas) presente en la leche materna, está totalmente ausente enla leche de vaca.”*El Dr. Nicolas Le Berre, en su libro: “Le lait, une sacrée vacherie” (laleche, una gran cochinada”, critica este alimento como siendo un factorimportante de patología ORL, colesterol, hemorroides, alergias, tumores,quistes y dolores articulares.*Los Dres. Jean Mayer y Johanna Dwyer, en “Unicet”, insisten sobre laimportancia de que las madres den el pecho a sus bebés y la necesidad deejercer un control sobre la comercialización de los sustitutos de la lechematerna. La leche de vaca artificial reconstituida siendo, según ellos,impropia, costosa y además peligrosa para el bebé.*El Dr. Gérard Dupuy, en su libro “Tierra Prometida, tierra ofrecida, dice:“ La naturaleza reserva la leche de vaca a la ternera”; él aconseja lamoderación en los productos lácteos, sobre todo en lo que a quesos grasosy muy fermentados se refiere, aún más en su asociación con los cereales.Apunta patologías respiratorias a repetición en las partes altas y bajas enlos niños jóvenes y una superproducción de mucosidades. Apunta tambiénquistes en los pechos de la mujer, benignos, pudiendo volverse malignos.*El Dr. Soleil en Aprender a alimentarse escribe: “La leche de vacaconviene mejor a la ternera que al hombre; los ácidos grasos de la lechede vaca hacen que las paredes del colón sean permeables a las bacteriasque ahí se hallan. Éstas pasan en la sangre y se fijan en los lugares demenor resistencia, creando ahí focos de inflamación crónica, de dondenacerán enfermedades degenerativas.”*Raymond Dextreit en su libro Vivir sano recomienda que no se abuse delos quesos sopena de ensuciamientos del organismo y que se evite lamantequilla la cual transporta toda clase de toxinas procedentes de la lechede vaca (medicamentos, vacunas, antibióticos y conservantes).*El Dr. Izan Tsou-Ho, en su libro La leche … no tan blanca como parece!,nos informa: “Estamos constituidos por lo que comemos y, para serprecisos, sólo cogemos de los alimentos lo que sirve para construirnos. Esto se hace precisamente con ayuda de un código genético del cualheredamos. Si este código no está presente, ninguna digestión es posible.Por lo tanto, a veces, una sola gota de leche basta para desarreglar unproceso metabólico igual como un solo grano de polvo puede
  22. 22. desencadenar una alergia. Tanto es así que para una persona que tieneeste desarreglo genético, si la leche de vaca es biológica o no, da lomismo. La leche no biológica contiene toxinas que son peligrosas, como lohacen observar ciertas cartas de lectores. Pero esto es otro problema. Finalmente, para terminar, los médicos que trabajan para la salud,siendo yo uno de ellos, y que pusieron de manifiesto los efectos sobre lasalud de una mala alimentación, incluso de una alimentación inadaptadacuyos productos lácteos de vaca llegan en cabeza de fila, no lo hicieronpor filosofía o por espíritu de contradicción sistemática. Lo hicieronbasándose en sus propias observaciones sobre pacientes desesperados aquienes devolvieron la salud, apoyándose sobre argumentos científicospublicados de modo claro y no en revistas esotéricas”.*Grégoire Jauvais, doctor en medicina natural (Estados Unidos) y profesorde medicina botánica (América del Sur), dice en su libro El alimentobiológico humano que, contrariamente a las leches líquidas albuminosas(leche de mujer, de burra y de yegua), las leches líquidas caseinosas (lechede vaca, cabra y oveja) son indigestas para el hombre. No a causa de unaproporción demasiado alta de caseína, sino debido a su contenido excesivode materias grasas y ácido láctico. La formación de coagulum perturba lavelocidad de tránsito y la función intestinal y, sobre todo, los cuerposgrasos envuelven íntimamente los demás constituyentes con un envoltoriodifícilmente dializable, particularmente por sujetos que tienen una distoniabiliar. Por otra parte, el ácido láctico deteriora por su efecto corrosivo laflora intestinal. La leche es una sustancia biológica engendrada por losmamíferos para alimentar su progenie. La leche procedente de otromamífero no ha sido prevista para alimentar a otro animal cuyo sistemaanatomo- fisiológico es intrínsecamente diferente en lo que a órganos deeliminación se refiere. La leche de vaca sólo es buena para la ternera.*Danièle Starenkyj, en su libro La felicidad del vegetarismo dice:“Contrariamente a lo que se le atribuye, la leche de vaca, muy fuerte encalcio, provoca enfermedades dentales, óseas y en particular laosteoporosis”.*Hertha Hafer en su obra La droga oculta; los fosfatos alimentarios, avisa:“Observaciones recientes demuestran que se puede también suprimir elsíndrome SPO (Síndrome Pisco Orgánico) en el recién nacido alimentadocon leche de vaca. La leche de vaca contiene seis veces más fosfatos que laleche de la madre. Es pues una cantidad demasiado elevada para un serhumano. La leche de vaca es buena para la ternera que, mientras un
  23. 23. recién nacido gana siete kilos, aumenta de 100 kilos.” También escribeque el metabolismo del calcio siendo regido por el fosfato, la producción dehormona de la glándula paratiroide se verá estimulada, provocando unapérdida de calcio de los huesos. En vez de mineralizar, la leche de vacadesmineraliza.*El Dr. R. Oski, en el Diario de pediatría 1985, escribe: “la leche de vacaimpide que esté absorbido el hierro procedente de otros alimentos. Varioscasos de anemia por carencia de hierro se han observado en bebedores deleche.” Desaconseja la leche en el niño antes de la edad de un año a causade su papel en las hemorragias intestinales, anemias de hierro y alergias ala leche de vaca. Lo desaconseja después de la edad de un año, a causa desus factores de arteriosclerosis y de dolores abdominales crónicos en elniño (infecciones, cataratas, delincuencia juvenil, esquizofrenia eintolerancia a la lactosis).*Según un estudio emitido por Greenpeace sobre los problemas depolución atmosférica causada por los humos de las fábricas: “Laincineración, principal fuente de polución por dioxinas (presentes porejemplo en la leche de vaca) está considerada por la EPA (ministerio delmedio ambiente americano) como el más poderoso perturbador hormonaljamás estudiado.” Todos los elementos que la madre absorbe como alimento, aire,agua, se vuelven a hallar en su leche. Si se alimenta con alimentos tratadosquímicamente, si fuma o se cura con medicamentos de síntesis, es normalque se encuentren elementos tóxicos en su leche. Lo que es actualmente elcaso en los análisis de la leche materna. Se observa una proporción muchomás elevada de Bioxina que en el pasado. Las poluciones atmosféricas,alimentarias, electrónicas y de toda índole, progresan y amenazan lasgeneraciones por venir.*En el número 920 de Ciencia y Vida de julio 1993, un artículo sobre ladiabetes y la leche de vaca manifiesta el factor de riesgo para ciertos bebéspredispuestos que fabricarían la diabetes bebiendo biberones de leche devaca. Este equipo compuesto de Finlandeses y Canadienses de laUniversidad de Toronto descubrió una correlación muy clara entre elconsumo de leche de vaca y la aparición de la diabetes. A pesar de laherencia de la diabetes familiar, el factor más activador de esta enfermedadsigue siendo el “terreno” propicio a su desarrollo. Exámenes realizados enratas demostraron que las ratas alimentadas con leche de vaca estabanafectadas de diabetes, contrariamente a las ratas alimentadas con leche
  24. 24. materna. También se ha establecido una relación entre los habitantes de laIsla de Samoa en Oceanía y la inexistencia de esta enfermedad: este pueblono conoce los productos lácteos y se alimenta de pescado. Un estudioepidemiológico sobre un período de diez años se va a realizar para conocerla naturaleza de esta conexión y su incidencia sobre la enfermedad.*En su libro La leche que amenaza a las mujeres, éditions du Rocher, elDr. Raphaël Nogier, después de una encuesta epidemiológica del estudio decasos sobre enfermos, apunta la acción tóxica de la leche de vaca y suposible impacto en la aparición del cáncer de pecho, pero también en lasenfermedades nerviosas, la espasmofilia y los problemas de piel y dealergias.*Alain Billard, quinesiterapeuta DE, consejero higienista, dice enBiocontacto de octubre 1994: “La caseína envuelve el calcio y lo haceinasimilable. La caseína de la leche se usa para la fabricación de la colade madera, así, en el hombre crea una película en la pared intestinal queacumulará a veces numerosos residuos”.*El Dr. Pradin habla también de ello en La alimentación hipotóxica,publicado en Energía y Salud.*Françoise Delhaye, morfopsicóloga, consejera en higiene de vida,conferencista, dice: “ Una semana sin lácteos: hacer la experiencia. Losmalestares desaparecen en pocos días.”*Jacques Ascencio, naturopata, habla del “mito del calcio” denunciando enVida y Acción: “50.000 fracturas del cuello del fémur, 40.000 nuevoscasos de aplastados vertebrales, 35.000 fracturas de la muñeca al año y30% de oseoporosis en las mujeres menopausadas. Sin embargo, estaspersonas consumen productos lácteos prescritos por sus médicos.”*Harvey y Marylin Diamond (Estados Unidos) informan que la caseína dela leche aglutina el calcio y lo hace inasimilable. La caseína se deposita enla pared intestinal bajo forma de película, como pegamento, acumulandolos residuos que, a largo plazo, estarán muy incrustados.*Frank Berda, presidente del Colegio Europeo de investigación eniridología y naturopatía, nos dice: “Pienso que la leche de vaca es unalimento antiespecífico del hombre. ¿No es verdad que está destinada a laternera?
  25. 25. Este alimento que es muy rico en calcio y proteínas, no es unalimento de fácil asimilación. Su coeficiente de digestibilidad no es buenoy crea, por este hecho, sobrecargas al nivel del hígado. Lo desaconsejo fuertemente en caso de eczema, por ejemplo, oincluso para otras enfermedades cutáneas. Sin embargo, hay personas quelo soportan muy bien. Cada caso es diferente y nos pertenece discernir ydecidir.”
  26. 26. ¿Cómo sustituir la leche?Hace algunos siglos, cuando la comercialización del tabaco se extendió enel mundo, nadie sospechaba aún los peligros que provocaría sobre la saludy a pesar de la gran amenaza del cáncer de pulmón y del atascamiento delterreno favoreciendo las enfermedades cardio – vasculares, el hombre sigueconsumiéndolo y abusando de él… Es lo mismo desgraciadamente para laleche, porque el reto económico es demasiado importante para que laautoridades quieran siquiera abrir el dossier.Los productos lácteos producen patologías de evolución lenta y discretapudiendo alcanzar las generaciones venideras porque perturban el circuitohormonal. Hay que bien comprender que los productos lácteos sensibilizan yfragilizan el terreno, haciéndolo favorable a la evolución patológica, nosólo por el rodeo de sus diversas acciones ya mencionadas, sino tambiénpor su poder de cristalizar, guardar todas las toxinas absorbidas a diario.Para ser claros, los productos lácteos invitan a que se instalen lasdiversas patologías. A pesar de todas las constataciones de la nocividad de la leche devaca para el ser humano y a pesar de los datos científicos, se eleva una granbarrera de tipo afectivo: la leche de vaca, este suave blancura láctea,recuerda el pecho de la madre y es para la mayoría el cordón umbilicalimperfectamente cortado. Es evidente que una mala adaptación a los alimentos que tienen unsabor pronunciado y fuerte sería beneficioso. Habría que sustituirles poco apoco por alimentos específicos, ligeros, naturales y simples, invitando a lasalud. Cuando algo molesta una costumbre, nos negamos a creerlo.Adaptar a cada cual.Naturalmente, sería simplista incriminar todos los productos lácteos en losdiversos tipos de patologías. Existen otros factores o razones además de losproductos lácteos pero siguen siendo, en mi opinión, responsables de grannúmero de patologías y, al suprimirles de la alimentación, una gran mitadde los trastornos pueden desaparecer espontáneamente si otros errores sinembargo no se cometen paralelamente, naturalmente.
  27. 27. Un individuo que tenga un fuerte potencial vital podría consumirleche sin caer enfermo. Pero, poco a poco, observará una disminución de supotencial, más rápidamente que si no absorbiera leche. En cambio, con unconsumo mayor de lo que pueda soportar su potencial vital, estará expuestoa diversos efectos patológicos. Para un individuo cuyo potencial vital es débil (sujeto a alergias),una muy pequeña cantidad de leche bastaría para activar la crisis, laenfermedad.Aquí podríamos constatar que cada individuo es diferente, reaccionando asu manera, según su herencia y el cumulo de lo que ha adquirido. Por esto,en materia de nutrición la actitud sabia consiste en nunca generalizar; lanutrición ha de corresponder a un individuo específico en función de sunaturaleza, de su medio, de su edad, de su trabajo y, añadiré, de suconsciencia.Los tres potenciales.Ciertas personas consumen regularmente productos lácteos y parecen estarde maravilla. De hecho, cada cual beneficia de una capacidad digestivapropia. Se puede, grosso modo, recalcar tres potenciales de energíadiferentes. Es importante que conozca el suyo.Fuerte potencial de tipo carbónico.El feliz propietario de tal potencial digiere muy fácilmente: los productoslácteos tomados en pequeña cantidad no le afectan. Si abusa de ellos yabusa de lo demás, agota su potencial, lo cual le llevará inevitablemente adiversas patologías. En cambio, eliminando los productos lácteos de sualimentación, constata un aumento de su vitalidad y un retraso en elenvejecimiento.Potencial medio de tipo fosfórico.La persona digiere difícilmente los alimentos grasos y pesados; losproductos lácteos le afectan. Evitándolos, encuentra cierta vitalidaddigestiva, energética y se protege así de las enfermedades.Potencial débil de tipo asténico.Tal potencial sólo digiere los alimentos ligeros. Es alérgico, entre otros, aproductos lácteos y éstos pueden abrirle las puertas sobre patologías másgraves. En este caso, es mejor evitarles totalmente.
  28. 28. Se ha evidenciado que las personas alérgicas están atraídas por losestimulantes y excitantes (café, té, alcohol, tabaco, azúcar) lo cual hace suterreno aún más alérgico.La transición.A pesar de todo lo que se acaba de mencionar a propósito de los dañoscausados por los productos lácteos en la salud, éstos sin embargo puedenser un recurso temporal en ciertas circunstancias, aunque no sea lo ideal.Quien no ha oído la anécdota del recién nacido salvado por una leche desustitución (vaca o cabra) por intolerancia o carencia de leche materna? La leche de cabra, más ligera, menos grasa, está mejor tolerada por elniño que la leche de vaca. Lo ideal sería darle leche de cebada o dealmendras cuyos valores nutritivos le convienen perfectamente. La leche dearroz es muy apreciada en caso de diarrea. Aunque los yogures (sembrados por bacterias lácticas) sean másdigestibles y asimilables que la leche y puedan tener una acción eficazsobre la flora intestinal, siguen siendo sin embargo un alimento ácido. Ydemasiado ácido láctico en el organismo se revela nefasto. Convendríareducir su consumo, incluso suprimirlo en caso de espasmofilia. Losyogures de soja natural pueden sustituirlos, en pequeña cantidad porque nohay que olvidar que la soja contiene purinas. La mejor fuente de ácido láctico se encuentra en las “choucroutes”,zanahorias, remolachas lacto- fermentadas, siempre en pequeña cantidad.Los alimentos de sustitución.La soja:La soja es un alimento rico en hierro, pobre en grasa, exento de colesterol ycontiene proteínas y en particular ocho aminoácidos. Ciertos organismos no lo soportan. En este caso, intente cortarla conun poco de agua de fuente, o bien absténgase. De todos modos, seavigilante en su consumo (suministro de purinas) y sobre su cualidad deorigen biológico y no transgénico.El filtrado de soja o “leche de soja”.El filtrado de soja sustituye muy bien la leche de vaca en todas laspreparaciones culinarias (crema, bechamel, sopa, flanes, sopas, crêpes,
  29. 29. pasteles). Se halla en “tetrabrik” en tiendas dietéticas o en loshipermercados bajo diversas marcas. Elija un filtrado sin añadidura deazúcar (Celnat o Soy son buenos productos). También lo puede Vd.fabricar en casa rompiendo semillas de soja amarillo en agua de fuente conel mixer después de dejarlas cuidadosamente en remojo y quitarles lapelícula. Frecuentemente está muy bien tolerado por los niños para sustituir lasagrada taza de leche de la mañana y lo aceptan muy bien con polvo dealgarroba que puede disimular su sabor extraño al principio. Permite undesarrollo armonioso, y sin igualarlo, puede sustituir la leche materna.Las cremas de postre.Son deliciosos los preparados ya listos de postres cremosos con perfumesdiversos. Estas cremas sustituyen muy bien las natillas con leche de vaca.Son muy digestibles con sabores agradables (vainilla, chocolate, avellanas,algarroba, caramelo). Estas cremas, sin azúcar, son las que mejor aceptanlos recién llegados.El tofú.El tofú obtenido al cuajar la leche de soja con el nigari (derivado de la salmarina) no tiene el sabor fuerte de los quesos de vaca; condimentado contamarí (salsa de soja), plantas aromáticas y pequeñas verduras, es delicioso.Se encuentra en croquetas, empanadas, bistec y paté vegetal y forma partede todas las bases culinarias de los vegetarianos.Los yogures.Se pueden preparar en casa con fermento búlgaro. Los yogures de soja sonmenos ácidos que los de leche de vaca; de todos modos limiten suconsumo. Se hallan también con frutas, pero evitar los que contienen frutasdemasiado ácidas (naranjas).Las leches vegetales y oleaginosas.Las leches vegetales y oleaginosas son una buena alternativa a la leche devaca. Causan menos alergias que ésta, son más digestibles y más ricas enminerales, glucidos y lípidos de buena calidad.
  30. 30. • En los vegetales hallamos la cebada, el arroz, la avena, el trigo, la espelta, el maíz y la soja entre las leguminosas. Preparación: hervir los granos en agua de fuente, chafarlos o pasar al mixer y filtrar.• En los oleaginosos, tenemos las almendras, avellanas, girasol, nuez de “cajou”, coco y semillas de sésamo. Preparación: Dejar macerar las semillas 24 horas en agua de fuente, chafarlas en puré o pasar al mixer y filtrar.La leche de sésamo.Dejar macerar toda una noche siete cucharadas soperas de semillas desésamo crudas en agua de fuente. Lavar estas semillas, escurrirlas ypasarlas por el mixer con dos tazas de agua de fuente. Añadir 5 dátiles sinsu hueso o jarabe de arce. Mezclar con mixer.Otras mezclas son posibles:• 2 c.s. de sésamo + 3 c.s. de soja cocida.• 2 c. s. de sésamo + 3 c.s. de nuez de coco.• 2 c.s. de sésamo + 3 c. s. girasol.• 2 c.s. de sésamo + 3 c.s. de “cajou”• 2 c.s. de sésamo + 3 c.s. de almendra sin su pulpa. El sésamo es sumamente rico en calcio. Las mezclas trigo/almendras son posibles e incluso benéficas ya que sus cualidades se complementan.Productos lácteos Alternativa vegetalLeche de vaca, cabra, oveja Filtrado de arroz, almendra, soja, sésamo, cebada.Yogur de leche de vaca Yogur de leche de soja natural que también puede Vd. hacer en yogurtera.Mantequilla de vaca Margarina vegetal no-hidrogenada.Crema postre (de leche de vaca y Crema postre con leche de soja.huevos)Helado Sorbete de frutos caseros o crema postre de soja puesta en el freezer 2 a 3 horas.Queso rallado Levadura malteada.
  31. 31. Nata de leche de vaca. Nata de soja.La leche de almendra.La leche de almendra sigue siendo el componente más cercano a la lechematerna. Pelar las almendras después de haberlas dejado veinte y cuatrohoras en agua o algunos instantes en agua tibia. Secarlas, luego rompertoscamente.Pasar las almendras al mixer con agua de fuente.Si tiene prisa, puede obtener leche de almendra o leche de sésamomezclando 3 c.s. de puré blanco de almendras o de tahín blanco con 300gr. de agua.Estas leches vegetales se conservan a temperatura fresca pero no más de undía, salvo los filtrados de soja o de arroz comprados en tetrabrik. Las leches vegetales biológicas son agradables de beber y tienenvarias ventajas.• Son más ligeras y digestibles, lo cual les hace menos causantes de alergias.• Son ricas en minerales y vitaminas, exentas de productos químicos. No contienen ningún germen microbiano. Sus grasas son ricas en ácidos grasos insaturados.Frente a la eterna cuestión de las personas a las cuales propongo reducir,incluso suprimir, los productos lácteos: “Pero, entonces, dónde voy aencontrar mi calcio?” contesto que el bebedor de leche, el consumidor dequesos, necesita mucho más suministro de calcio porque, justamente losproductos lácteos demineralizan. Se encuentra mucho “calcio bueno”asimilable en las algas, las frutas, los oleaginosos, los cereales, lashortalizas, las carnes y las aves de buena calidad. Para los bebés, leches sin lactosa y 100% biológicas acaban de salir en el mercado. Están totalmente adaptadas a su tránsito intestinal. Se encuentran bajo la marca “Milkamand, Die Milk, Lactamande, Mill Milk”.
  32. 32. TESTIMONIOSTodos los testimonios que siguen son cartas recibidas después de uninforme publicado en Biocontact sobre la leche de vaca (enero de 1997) yotras cartas procedentes de pacientes después de suprimir los productoslácteos. Los correos son muy similares, y en consecuencia quité algunostrozos para dejar resaltar las partes más elocuentes y manifiestas.Mme. E.P. (33): Al salir la revista Biocontact de enero 1997 y leer elinforme sobre la leche de vaca, dejé inmediatamente los 100 g de requesónblanco a 0% y los dos quesos “Taillefine” a 0% que tomaba cada día. Desde hace 40 años (ahora tengo 77 años) padecía artrosis, reumainflamatoria y deformadora. Mi columna vertebral se encogió y perdí 15cm; además padecía continuamente, sufriendo algunas noches un auténticomartirio. En los primeros días, los dolores fueron regresando y después deuna semana, todos habían desaparecido. Al mismo tiempo, también disminuyeron mis ganas frecuentes deorinar diez a quince veces al día y sin posibilidad de controlar la vejiga;volví a lo normal en una semana. Además ya no soy friolera y micirculación venosa al nivel de piernas ha mejorado mucho. Mis digestionestambién: ya no necesito medicación. Después de 1972, padecía también colitis, pero después de suprimirtodos los productos lácteos, todo volvió a la normalidad. Curé, hace ocho años una colitis con los consejos de un médicoformado en la escuela del Dr. Kousmine. Cada mañana, tomaba midesayuno “crema Budwig”. Pero, había hecho el error de sustituir el tofúpor requesón blanco, y desde algún tiempo, había quitado los cerealesporque tenía dolores de cabeza. Hoy me doy cuenta que lo que debía habersuprimido era el requesón blanco. Lo cual está hecho. Estoy en el buen camino. Recobré fuerzas, ganas de vivir y deemprender aún muchas cosas. Sinceramente, GRACIAS.M. J.-P.A. (669 Tassin). “El sexo de la leche” tiene la edad del“nacimiento” de la leche; de todas las leches: La vida de los alimentos deG. Tallarico (Denoël, obra agotada): “La leche contiene hormonas quemarcan la huella sexual del pequeño. Es fácil imaginar el trastorno queaportará en el desarrollo de un niño y las características deltemperamento que le acompañan, una leche destinada a un pequeño desexo opuesto. […] Sucederá lo mismo con una leche procedente de unavaca en período de gestación y que contiene por este hecho tréfonas
  33. 33. poderosas de origen embrionario, estimulantes de la proliferación celularque la medicina no puede ignorar, ya que la utiliza en el tratamiento delraquitismo.” Extracto de un artículo publicado hace cincuenta años.Mme. V. (31 St. Julien). Los argumentos presentados por los defensoresde la macrobiótica siempre son interesantes:• Los productos animales no permiten un progreso espiritual de los humanos.• La leche hace a uno esclavo o dependiente.Por mi parte, hice una observación: la leche tiene casi el mismo efecto quela cerveza a nivel térmico; hace transpirar, da un golpe de calor y luego,uno tiene frío. Las mujeres en período de menopausia deberían, aún másque las otras, intentar suprimir la leche durante algunos días para ver losresultados. Dejé la leche hace un año: se hizo naturalmente; hay que decir quemi mente estaba preparada porque leí el libro La leche, una grancochinada y libros del D. Starenkyj. Ahora, si me preguntan: “Que le sugiere a Vd. la leche?” contestaréla palabra :”pegamento”. Basta con constatar el depósito blanquinoso en losángulos superiores de los ojos para darse cuenta […] Para mí, hay que darel matiz siguiente: todo depende de la persona y en particular de suvitalidad: Vatanen, gran bebedor de leche, no parece padecer por ello, alcontrario. Este corredor de coches es de tipo dilatado, yang; la lechetambién es yang y alcalina (hasta el estómago). Los daños, si los hay, vendrán durante la vejez o la descendencia. Encambio, las personas con baja vitalidad, insuficiencias hepáticas, corren elriesgo de estar incomodadas; ellas deben experimentar por sí – mismas.Mme. C.W. (35 Cintré). Consulté a un médico naturopata durante febreropara mis migrañas. En efecto, desde aproximadamente dos años padezcomigrañas del lado izquierdo de la cabeza, a veces nauseas, sobre tododespués de las comidas y de modo continuo cuando consumo alimentosricos en lípidos. Con el consejo de mi médico, había decidido interrumpirel consumo de productos lácteos durante tres meses para hacer la prueba.Algunos días más tarde, fui víctima de un accidente de coche, padezcovarias fracturas en el tobillo y una fractura de la rótula. Los médicos queme cuidan: el cirujano ortopédico, el médico de reeducación funcional, mimédico de familia, me afirman que los productos lácteos sonindispensables, que debería consumir muchos para cubrir los 1000 mg de
  34. 34. calcio que necesito absolutamente para consolidar mis fracturas. Sino, meexpongo a riesgos importantes de descalcificación y osteoporosis, malesque afectan a mi madre de 64 años. No puedo respetar sus indicaciones ya que desde mi anestesia,soporto muy mal los productos lácteos y casi están suprimidos de mialimentación. Mis migrañas han disminuido pero no han desaparecido deltodo.M.L.S. (32 Auch). Es a veces difícil ir a contra corriente de los principiosestablecidos, la leche de vaca es el ejemplo. Es posible vivir sin leche? Loicy Gael, mis dos hijos crecieron sin leche de animales y están en excelentesalud. Lo cual no les impide disfrutar con deliciosos postres a base defiltrado vegetal, tal como el tofú, la almendra o el trigo.Mme. D.M. (34 Ct-Clément de Rivière). Sensible a las gripes, anginas,resfriados, pude constatar su desaparición al suprimir los productos lácteosde mi alimentación. Frecuentemente conté mi experiencia en mi entorno ynumerosos son mis amigos que veían desaparecer sinusitis repetitivas,manifestaciones cutáneas muy molestas, cansancios y otros trastornos de lasalud desaparecer cuando se hacía una pausa en la ingestión de productoslácteos. A su artículo eficaz y bueno, añado un testimonio vivido.Mme. A.L.W. (32 Gers). Estaba cansada por un fibroma sangrante,artrosis, colitis, colesterol y anginas repetitivas. Los médicos me proponíanpastilla, antibióticos y medicamentos. Una primera rectificación alimentariamejoró mi estado, pero lo que fue determinante fue la supresión total detodos los productos lácteos. Seis meses más tarde, todo estuvo en orden.Hoy día, tengo 54 años, mis ciclos son regulares y mi vitalidad me permitehacer escalada en nuestras montañas. Hace quince años que no he tomado ningún medicamento de síntesis.¿Qué opinaría La Seguridad Social?Mme D.M. (54 Barbonville). Al ser invitada a pasar tres semanas en casade una amiga que no consume productos lácteos, seguí su costumbre. Nosólo constaté que los productos de sustitución eran excelentes ( ypreparados con tanto amor!), sino que además, ya no tengo problemas deestreñimiento, me siento menos cansada, perdí tres kilos y sobre todo,
  35. 35. vuelvo a disfrutar de un olfato antaño casi inexistente, consecuencia de unasinusitis crónica.Mme. W.B. (40 St. Geours). Gracias por escribir bien claro las verdadessobre nuestras costumbres alimentarias que, hoy, nos destruyen cada día unpoco más. Pero también es una lástima que estos informes no estén en lassalas de espera de los médicos. Después de una mielitis, descubro las investigaciones del Dr.Krousmine: para mí, es la revelación, porque la medicina tradicional no meaporta ningún alivio. Hoy, ando sin muletas a pesar de cierta rigidez en mispiernas. A pesar de toda la atención que llevo a mi alimentación, cometoseguramente muchos errores, pero con cada información, me esfuerzo porcorregirme.M.P.L. (66 Perpignan). Dejé hace cinco años de beber leche animal paradarme cuenta que las anginas y gripes que me afectaban cada año handesaparecido por fin, paralelamente con mi nuevo modo de nutrición.Mme. M.L. (32 Nogaro). La leche de soja que consumo ya desde hacealgunos años me permite vivir en particular mi menopausia sin ningúnsíntoma particular, en las mejores condiciones de salud posible.Mme. M.-A. H (13 La Bouilladisse): Suprimí la mantequilla, la leche, losproductos lácteos y sustituí todo esto por leche de soja (que encontré enpolvo) por cremas de soja y por margarina. Me acostumbré muy bien,incluso constaté que tenía menos dolores de cabeza y menos irritaciones enel rostro.Mme. M. (47 Puymérol). Desde hace tres meses dejé de beber dos a treslitros de leche diarios. También consumo fácilmente veinte yogures porsemana. Antes, tenía frecuentes dolores de cabeza, ganas de vomitar,hinchazones de barriga y no estaba a gusto en mi piel. Padecía también deuna tendinitis en la pierna derecha y de dolor reumatismal en la cadera delmismo lado. Esto me despertaba de noche: orinaba con frecuencia y unmédico me cuidaba desde hacía cuatro años con anti – inflamatorios; estose arreglaba un poco y volvía a reaparecer; y no sabía qué hacer porquepadecía mucho. Desde hace tres meses dejé de comer queso y beber leche.
  36. 36. Desde mi infancia, siempre tomé mucha leche, ahora tengo 68 años y no lasoporto. Quizás comprendí un poco tarde quizás? Pero estoy encantada dehaber leído su artículo para informarme, porque ahora ya no padezcoconcretamente; otra vez gracias por habernos indicado el secreto.M.L.R.E. (75 París): En un hospital Mejicano, el Dr. Munutz intentóeliminar todos los productos lácteos del régimen alimentario del hospitalcon el argumento simple y sólido (entre otros) que un mamífero de 400 kg.no podía nutrir con su leche a otro mamífero de 4 kg. Le despidieron delhospital. El hospital Americano de Méjico!M.G.L. (40 Dax). Siendo “un lisiado digestivo”, después de veinte años decolitis, no consumo queso con regularidad (y nada de leche desde hace 25 o30 años; y hoy por hoy tengo 55 años), pero constaté que es la únicaproteína que me hace engordar (y lo necesitaría!) Lo cual significa que noforzosamente es malsana, pero al tener tendencia a consumir demasiado, seproduce una irritación de las mucosas, una mala digestión, orinasfrecuentes, entonces dejo el queso y mi peso vuelve a bajar después de doso tres días…M.G.W. (32 Auch). Después de varios años de verrugas en mis manos,resistentes a cualquier tratamiento, tanto alopático como homeopático, porfín desaparecieron después de seis meses de dejar los productos lácteos.Mme. M.-C.E. (35 Guichen). Tengo una alergia importante a los ácaros yno parezco tolerar los productos lácteos en grandes cantidades. Además, sé(por mis padres y los médicos) que durante toda mi infancia, sufrí otitis,resfriados, laringitis, bronquitis, etc. (operación de una mastoiditis bilaterala la edad de seis meses) y no deseo que mi hijo herede la misma fragilidad.Mme. G.L. (75 París). Con los consejos de mi madre (naturopata) dejé detomar productos lácteos. Tenía quistes en los pechos y desaparecieron.Luego, volví a consumirlos por golosía y los quistes reaparecieron. Así,estuve convencida de su origen.Mme. G.N. (31 Toulouse). Debiendo hacer análisis de sangre para unosresultados hormonales (esterilidad), estuve sorprendida al enterarme por el
  37. 37. laboratorio que debía suprimir los productos lácteos un día antes delexamen. Delante de mi asombro, me respondieron que éstos perturban elsistema hormonal!Mme. A.S. (69 Lyon). Leí u oí miles de controversias sobre esta inevitablebase alimentaria, ancestralmente reconocida por su contenido rico en calcioy, por este hecho, difícilmente destituible de su pedestal. Fui víctima deesta intolerancia en mi juventud, mi hijo también y una de mis nietas.Personalmente desde hace varios años, he adoptado la leche y la crema desoja para mis preparados culinarios, pero esta obstinación de los mayores yel miedo a la osteoporosis hicieron que me imponía cada día la ingestión dedos yogures de mi fabricación hechos con leche deshidratada a 0% y bio,debiendo limitar rigurosamente el queso por causa del colesterol. A los 66años, tengo miedo de dejar arraigarse una osteoporosis ya discretamentemanifestada. Muy atenta a las nuevas investigaciones y al seguimiento delos productos “bio” instintivamente, huyo cuanto puedo de los productos desíntesis y de la alopatía que no casan muy bien con mi terreno alérgico.Mme. A.M. S. (32 Auch). Mi hijo, afectado de una alergia, no podía vivirnormalmente. Después de consultar médicos y especialistas en Toulouse,tuvo que renunciar a sus estudios superiores debido a una agravación de suhandicap (día y noche, crisis aparentándose al asma e hipersecreción). Suvida se había vuelto un infierno. Este estado le llevó a la depresión. Graciasa un cambio de alimentación que apartaba todos los productos lácteos, másla ingestión de cápsulas de plantas, mi hijo pudo reanudar sus estudios.Observando un éxito ahí donde los médicos habían fracasadolamentablemente, incluso habían agravado su estado físico y mental, decidíyo también seguir la misma alimentación. Ya no tomo hormonas y, por sugran asombro, el ginecólogo pudo constatar que mi fibroma ya no eraningún problema.Mme. G.D. (65 Sarniguet). Pienso que para protegerse un poco, hay queasumirse uno mismo, ver el lado bueno y buscar lo que puede irnos bien yremediar a cualquier manifestación nefasta para nuestro organismo. Pero,hay que documentarse, leer las buenas cosas como sabe Vd. decirlas y tocarla alarma para el consumidor; él debe tomar la decisión. Por mi parte, dejélos productos lácteos desde hace poco tiempo (la semana pasada) y fui muyfeliz al leerla, comprendiendo por fin mis colitis, trastornos digestivos,
  38. 38. hinchazones. Empecé a tomar filtrado y crema de soja: es bueno y muy fino(sólo compraba productos bio y por este motivo no conseguía comprendery conocer la procedencia de mis trastornos digestivos).Mme. M.W. (78 Bougival). Bebía un bol de leche cada mañana con yogury queso pensando que esto me haría crecer, porque tenía dos años más quemi hermana y ésta me superaba de una cabeza a pesar de que no comíatantos productos lácteos como yo y que yo no crezco más. Cada año, mimédico me daba vacunas para prevenir los catarros alérgicos de primavera.Pero el mal seguía manifestándose. Durante toda mi vida, padecí anemia ycarecí de hierro; constaté una descalcificación cuando hice un tratamientokinesiterapeútico para una escoliosis lumbar. Después de leer “La guerradel crudo” de Guy – Claude Burger, deje los productos lácteos de un díapara el otro, constaté la desaparición de mis vértigos, ya ningún fallo dememoria (falta de concentración, trastornos de la vista), nada de dentista,dolor de espalda desaparecida, por la primera vez de mi vida, en el análisisde sangre, nada de anemia, ni carencia de calcio, por fin fijaba el calcio,una recuperación de la vitalidad que no conocía siquiera a los 20 años,fuera pesadillas, fuera resfriados, fiebres, pérdida de mi celulitis que sealmacenaba alrededor de mis caderas, vientre, debajo de los brazos, y enlos muslos, barbilla, rejuvenecimiento de mi piel, fuera cistitis, fuera otitis,etc. Sin embargo, probé otra vez reanudar solamente con los quesos,incluso frescos, incluso bio… y en los meses siguientes, todos los síntomasreaparecieron. Amamanté a mi segundo hijo, pero cuando tuve que reanudar mitrabajo, le di leche de vaca en polvo y tuvo asma y eczema. En setiembre1996, mi hijo tenía 6 años; por primera vez, dejé que saliera la fiebre y nole di ningún antibiótico y deje todos los productos lácteos. Resultado, pasósu primer invierno sin estar enfermo y ya no padece asma. Mi primer hijo,que siempre crié así, no tuvo nunca ninguna de las enfermedades quesuelen manifestarse en la infancia.Mme. P.T. (95 Montmorency). Estoy afectada de esclerosis en placa enremisión o curación por el método de Kousmine, más el vegetarianismo. Eldejar los productos lácteos hizo desaparecer la rinitis, así como lassensaciones de hielo en las piernas.
  39. 39. Conclusión: Mañana, lo prueba Vd.!Acepte de hacer el experimento durante algunos días. Quizás tiene Vd.también problemas de salud o conoce Vd. en su entorno personas enfermas.Intente y vea si el síntoma se modifica o disminuye, probando así que Vd.está en el buen camino y que tiene imperativamente que seguir adelantepara llegar al final y constatar la desaparición del síntoma. ¿Quién ha dicho: “No es necesario esperar para emprender, ni teneréxito para perseverar.”? Sea Vd. pues en el número de los que emprenden,incluso sin tener fe ciega… Y estará asombrado del resultado! Pero evite el imponerse condiciones implicando que esta nuevaalimentación le sea psicológicamente insoportable. Si debe Vd. hacer unamueca frente a una natilla de soja o tofú, y al mismo tiempo padecer laprohibición de un queso de cabra, esto disminuirá seguramente e quizásanulará el efecto benéfico de los alimentos de sustitución. Entonces llegaráa un resultado inverso del que esperaba. Aplíquese pues al principio eincluso me atrevo a decir: disfrute con los alimentos nuevos para Vd.presentándoles bajo su mejor aspecto. Absórbelos poco a poco, y así podrá Vd. mismo añadirles estosdetallitos que le harán decir: “Pero, esto es muy bueno! ” Una reconversión a los productos adaptados al hombre seríaprovechosa en todos los campos. Requeriría valor y quizás tiempo paraque los productores no resulten afectados. No tengo absolutamente nadacontra los productores, sólo el hecho de que producen leche. Frecuentemente, pienso en las personas que pueden recibir unimpacto con este libro:• Los productores de leche de vaca u otros mamíferos,• Los transformadores de leches,• Los enamorados de la leche.Hubo un tiempo en que yo – mismo pertenecía a las tres categorías (decabra); hice la transformación no sin dificultad, pero mi salud y la de losmíos estaba en peligro. Ahora, se plantea la cuestión: ¿ Qué es lo más importante: la saludde mi cartera? O la mía y la de mi familia?Por mi parte, la respuesta brotó de inmediato, y hace varios años de esto. ¿Y para Vd.?

×