Adviento - Celebrareis si...

  • 1,230 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,230
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
0
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. ADVIENTO CICLO B CELEBRAREIS SI…¡Dichosos los que escuchan la Palabra,que el Espíritu sigue recordando hoy a su Iglesia: “Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el principio y el fin”. Mira, pronto vendré y pondré mi morada entre ellos, y los vencedores llevarán mi nombre en sus frentes. Y ya no habrá muerte ni llanto ni gritos ni fatigas, porque el mundo viejo ya ha pasado. El Espíritu y la Esposa dicen: “¡Ven!” Y el que da testimonio de esto dice: “Sí, yo vengo pronto”. Amén. ¡Ven, Señor Jesús!
  • 2. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) INDICEIntroducciónFormación y reflexión para el catequista Teología y espiritualidad del Adviento Reflexión personal del Adviento 10 claves para vivir el Adviento como tiempo nuevo Un alto en el camino en medio del AdvientoLa corona de AdvientoPropuestas para los Domingos de Adviento 1º Domingo de adviento 2º Domingo de adviento 3º Domingo de adviento 4º Domingo de advientoEl Adviento en nuestro Centro San Juan de Dios (catequesis) 1º Domingo de adviento: “Celebraréis si… vigiláis” → imagen: castillo 2º Domingo de adviento: “Celebraréis si… estáis preparados” → imagen: río Inmaculada: “Celebraréis si… tenéis esperanza” → imagen: casas 3º Domingo de adviento: “Celebraréis si… os alegráis” → imagen: camino 4º Domingo de adviento: “Celebraréis si… confiáis” → imagen: cuna vacía 1Celebramos el Adviento desde los valores (A. Psicogeriatría)PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 3. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) INTRODUCCIÓNEl camino de Adviento es un recorrido por las esperanzas de lahumanidad, buscando salvación. Hacemos nuestro el grito-plegaria delas primeras comunidades cristianas. Expresa la urgencia, el deseo desu presencia para dar plenitud a lo creado, expresa, también, el deseomás “casero” de ofrecerle sitio en nuestra vida, invocarle para daresperanza y sentido a nuestro vivir comunitario y personal.La palabra Adviento, «venida», nos habla de un principio, la llegada enla carne de nuestro Salvador, y de un final, la segunda venida del Señorpara concluir la historia de lasalvación y comenzar esa épocadefinitiva, más allá de nuestramedida del tiempo, en que Diosserá todo en todos. Entre estas dosvenidas se desarrolla el tiempo dela Iglesia como un constanteAdviento de Jesucristo por mediode la acción del Espíritu Santo:llega el Señor a sus fieles a travésde su Palabra, se hace presente asu Iglesia para actuar en sussacramentos, toca a nuestraspuertas como hermano necesitadoque invoca nuestra solidaridad.El Señor, pues, vino, viene yvendrá; y la Iglesia, para cultivarlas dimensiones morales devigilancia y acogida ante estasocasiones de encuentro conJesucristo, ha ido desarrollandoeste tiempo litúrgico que en su primera parte corona el TiempoOrdinario al anunciar la última y definitiva aparición de Cristo al finalde los tiempos, y en su segunda parte prepara la conmemoración delnacimiento del Señor.Las expresiones de esperanza que repetimos continuamente, como«Venga a nosotros tu reino» o «Ven, Señor Jesús», han de ser dichas conmayor énfasis y conciencia en este tiempo de gozosa expectación, demodo que el recuerdo de esta vivencia impregne el resto del año y 2estimule las actitudes de vigilancia y atención hacia el Señor y elprójimo que son esenciales para la vida cristiana. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 4. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) FORMACIÓN Y REFLEXIÓN PARA EL CATEQUISTA "Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré." "El principito" A. de Saint-ExupéryTEOLOGÍA Y ESPIRITUALIDAD del AdvientoA la luz de la liturgia de la Iglesia y de sus contenidos podemos resumiralgunas líneas del pensamiento teológico y de la vivencia existencial deeste tiempo de gracia.1. Adviento, tiempo de Cristo: la doble venidaLa teología litúrgica del Adviento se mueve, en las dos líneasenunciadas por el Calendario romano: la espera de la Parusía, revividacon los textos mesiánicos escatológicos del AT y la perspectiva deNavidad que renueva la memoria de alguna de estas promesas yacumplidas aunque si bien no definitivamente.El tema de la espera es vivido en la Iglesia con la misma oración queresonaba en la asamblea cristiana primitiva: el Marana-tha (Ven Señor)o el Maran-athá (el Señor viene) de los textos de Pablo (1 Cor 16,22) ydel Apocalipsis (Ap 22,20), que se encuentra también en la Didaché, yhoy en una de las aclamaciones de la oración eucarística. Todo elAdviento resuena como un "Marana-thá" en las diferentes modulacionesque esta oración adquiere en las preces de la Iglesia.La palabra del Antiguo Testamento invita a repetir en la vida la esperade los justos que aguardaban al Mesías; la certeza de la venida deCristo en la carne estimula a renovar la espera de la última aparicióngloriosa en la que las promesas mesiánicas tendrán total cumplimientoya que hasta hoy se han cumplido sólo parcialmente. El primer prefaciode Adviento canta espléndidamente esta compleja, pero verdadera 3realidad de la vida cristiana. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 5. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)El tema de la espera del Mesías y la conmemoración de la preparación aeste acontecimiento salvífico toma pronto su auge en los días ferialesque preceden a la Navidad. La Iglesia se siente sumergida en la lecturaprofética de los oráculos mesiánicos. Hace memoria de nuestros Padresen la Fe, patrísticas y profetas, escucha a Isaías, recuerda el pequeñonúcleo de los anawim de Yahvé que está allí para esperarle: Zacarías,Isabel, Juan, José, María.El Adviento resulta así como una intensa y concreta celebración de lalarga espera en la historia de la salvación, como el descubrimiento delmisterio de Cristo presente en cada página del AT, del Génesis hasta losúltimos libros Sapienciales. Es vivir la historia pasada vuelta yorientada hacia el Cristo escondido en el AT que sugiere la lectura denuestra historia como una presencia y una espera de Cristo que viene.En el hoy de la Iglesia, Adviento es como un redescubrir la centralidadde Cristo en la historia de la salvación. Se recuerdan sus títulosmesiánicos a través de las lecturas bíblicas y las antífonas: Mesías,Libertador, Salvador, Esperado de las naciones, Anunciado por losprofetas... En sus títulos y funciones Cristo, revelado por el Padre, seconvierte en el personaje central, la clave del arco de una historia, de lahistoria de la salvación.2. Adviento, tiempo del Espíritu: el Precursor y los precursoresAdviento es tiempo del Espíritu Santo. El verdadero "Prodromos",Precursor de Cristo en su primera venida es el Espíritu Santo; él es yael Precursor de la segunda venida. El ha hablado por medio de losprofetas, ha inspirado los oráculos mesiánicos, ha anticipado con susprimicias de alegría la venida de Cristo en sus protagonistas comoZacarías, Isabel, Juan, María; el Evangelio de Lucas lo demuestra en suprimer capítulo, cuando todo parece un anticipado Pentecostés para losúltimos del AT, en la profecía y en la alabanza del Benedictus y delMagnificat. Y en la espera del nuevo adviento la Iglesia pronuncia su"Ven Señor", como Esposa, guiada por el Espíritu Santo (Ap 22,20).El protagonismo del Espíritu se transmite a sus órganos vivos que sonlos hombres y mujeres carismáticos del AT que ya enlazan la AntiguaAlianza con la Nueva.En esta luz debemos recordar "los precursores" del Mesías, sin olvidaral "Precursor", que es el Espíritu Santo del Adviento.3. Adviento tiempo por excelencia de María, la Virgen de la espera 4Es el tiempo mariano por excelencia del Año litúrgico. Lo ha expresadocon toda autoridad Pablo VI en la Marialis Cultus, nn. 3-4. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 6. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Históricamente la memoria de María en la liturgia ha surgido con lalectura del Evangelio de la Anunciación antes de Navidad en el que conrazón ha sido llamado el domingo mariano prenatalicio.Hoy el Adviento ha recuperado de lleno este sentido con una serie deelementos marianos de la liturgia, que podemos sintetizar de lasiguiente manera: Desde los primeros días del Adviento hay elementos que recuerdan la espera y la acogida del misterio de Cristo por parte de la Virgen de Nazaret. La solemnidad de la Inmaculada Concepción se celebra como "preparación radical a la venida del Salvador y feliz principio de la Iglesia sin mancha ni arruga (Marialis Cultus 3). En las ferias del 17 al 24 el protagonismo litúrgico de la Virgen es muy característico en las lecturas bíblicas, en el tercer prefacio de Adviento que recuerda la espera de la Madre, en algunas oraciones, como la del 20 de diciembre que nos trae un antiguo texto del Rótulo de Ravena o en la oración sobre las ofrendas del IV domingo que es una epíclesis significativa que une el misterio eucarístico con el misterio de Navidad en un paralelismo entre María y la Iglesia en la obra del único Espíritu.En una hermosa síntesis de títulos. I. Calabuig presenta en estaspinceladas la figura de la Virgen del Adviento: Es la "llena de gracia", la "bendita entre las mujeres", la "Virgen", la "Esposa de Jesús", la "sierva del Señor". Es la mujer nueva, la nueva Eva que restablece y recapitula en el designio de Dios por la obediencia de la fe el misterio de la salvación. Es la Hija de Sion, la que representa el Antiguo y el Nuevo Israel. Es la Virgen del Fiat, la Virgen fecunda. Es la Virgen de la escucha y de la acogida.En su ejemplaridad hacia la Iglesia, María es plenamente la Virgen delAdviento en la doble dimensión que tiene siempre en la liturgia sumemoria: presencia y ejemplaridad. Presencia litúrgica en la palabra yen la oración, para una memoria grata de Aquélla que ha transformadola espera en presencia, la promesa en don. Memoria de ejemplaridad 5para una Iglesia que quiere vivir como María la nueva presencia deCristo, con el Adviento y la Navidad en el mundo de hoy. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 7. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)En la feliz subordinación de María a Cristo y en la necesaria unión conel misterio de la Iglesia, Adviento es el tiempo de la Hija de Sión, Virgende la espera que en el "Fiat" anticipa el Marana thá de la Esposa; comoMadre del Verbo Encarnado, humanidad cómplice de Dios, ha hechoposible su ingreso definitivo, en el mundo y en la historia del hombre.4. Adviento, tiempo de la Iglesia misionera y peregrinaLa liturgia con su realismo y sus contenidos pone a la Iglesia en untiempo de características expresiones espirituales: la espera, laesperanza, la oración por la salvación universal.Se corre el riesgo de percibir el Adviento como un tiempo un tantoficticio. La tentación y la superación son propuestas así por A. Nocent:"Preparándonos a la fiesta de Navidad, nosotros pensamos en los justosdel AT que han esperado la primera venida del Mesías. Leemos losoráculos de sus profetas, cantamos sus salmos y recitamos susoraciones. Pero nosotros no hacemos esto poniéndonos en su lugarcomo si el Mesías no hubiese venido todavía, sino para apreciar mejor eldon de la salvación que nos ha traído. El Adviento para nosotros es untiempo real. Podemos recitar con toda verdad la oración de los justosdel AT y esperar el cumplimiento de las profecías porque éstas no sehan realizado todavía plenamente; se cumplirán con la segunda venidadel Señor. Debemos esperar y preparar esta última venida".En el realismo del Adviento podemos recoger algunas actualizacionesque ofrecen realismo a la oración litúrgica y a la participación de lacomunidad: La Iglesia ora por un Adviento pleno y definitivo, por una venida de Cristo para todos los pueblos de la tierra que todavía no han conocido al Mesías o no lo reconocen aún al único Salvador. La Iglesia recupera en el Adviento su misión de anuncio del Mesías a todas las gentes y la conciencia de ser "reserva de esperanza" para toda la humanidad, con la afirmación de que la salvación definitiva del mundo debe venir de Cristo con su definitiva presencia escatológica. En un mundo marcado por guerras y contrastes, las experiencias del pueblo de Israel y las esperas mesiánicas, las imágenes utópicas de la paz y de la concordia, se convierten reales en la historia de la Iglesia de hoy que posee la actual "profecía" del Mesías Libertador. 6 En la renovada conciencia de que Dios no desdice sus promesas - ¡lo confirma la Navidad!- la Iglesia a través del Adviento renueva su misión escatológica para el mundo, ejercita su esperanza, PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 8. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) proyecta a todos los hombres hacia un futuro mesiánico del cual la Navidad es primicia y confirmación preciosa.A la luz del misterio de María, la Virgen del Adviento, la Iglesia vive eneste tiempo litúrgico la experiencia de ser ahora "como una Maríahistórica" que posee y da a los hombres la presencia y la gracia delSalvador.La espiritualidad del Adviento resulta así una espiritualidadcomprometida, un esfuerzo hecho por la comunidad para recuperar laconciencia de ser Iglesia para el mundo, reserva de esperanza y de gozo.Más aún, de ser Iglesia para Cristo, Esposa vigilante en la oración yexultante en la alabanza del Señor que viene.REFLEXIÓN PERSONAL del AdvientoVivimos en un mundo en el que lo “más grande” y “lo mejor” definen lamayoría de nuestras expectativas ante la vida. Estamos tanenamorados del maxi tamaño, de las súper estrellas y de la altadefinición que tendemos a ver la vida a través de estas lentes quemagnifican lo que esperamos del mundo y no nos permiten ver lapotencialidad que hay en las pequeñas cosas. Pero como nos lorecuerda el profeta Zacarías (Za 4,10), no debemos despreciar “el día delos modestos comienzos”, porque Dios hace algunas de sus mejoresobras con comienzos modestos y en situaciones imposibles.Releer el Antiguo Testamento y ver cuán débiles e imperfectos fueronrealmente sus “héroes” es una experiencia que lleva verdaderamente ala humildad. Abraham, el cobarde que no puede creer en la promesa.Jacob, el tramposo que lucha con todos. José, el inmaduro y arroganteadolescente. Moisés, el impaciente asesino que no puede esperar a Dios.Gedeón, el cobarde adorador de Baal. Sansón, el borracho mujeriego.David, el adúltero que abusa del poder. Salomón, el sabio insensato.Ezequías, el rey reformador que no pudo ir demasiado lejos. Yfinalmente, una joven muchacha judía de un pequeño pueblo en unrincón remoto de un gran imperio.No deja nunca de asombrarme el hecho de que Dios comience amenudo sus obras con pequeñas cosas y con personas inadecuadas.Ciertamente parece que Dios podría haber elegido cosas “más grandes”y personas “mejores” para realizar su obra en el mundo. Y sin embargosi Dios puede servirse de ellas y revelarse a sí mismo a través de ellasde modos tan maravillosos, significa que él podría servirse de mí, asícomo soy, inadecuado, insensato, y a menudo con poca fe. Y esto 7significa que tengo que prestar atención para no poner límites (con miautosuficiencia) a lo que Dios puede hacer con las más pequeñas cosas,las personas que parecen más incapaces y en las circunstancias más PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 9. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)desesperantes. Pienso que esto es parte de la maravilla del tiempo delAdviento.Estoy convencido de que una de las principales finalidades de laencarnación de Jesús fue la de traer la esperanza. Mientras en laactualidad la mayoría de las personas prefieren hablar de la muerte deJesús y la expiación de los pecados, la Iglesia primitiva celebraba laResurrección y la esperanza que ésta encarnaba. A lo largo de todo elAntiguo Testamento resuena la proclamación de una verdad: que losfinales no son siempre finales sino que son oportunidades para queDios ofrezca nuevos comienzos. La resurrección proclama esa verdadaún sobre aquello que da más miedo a la humanidad, la muerte misma.Los dos tiempos litúrgicos del Adviento y de la Cuaresma hablan de laesperanza. No se trata sólo de una esperanza de un día mejor o de laesperanza de que haya menos dolor y sufrimiento, aunque esto seaciertamente una parte importante de ella. Se trata más bien de laesperanza de que la existencia humana tenga un significado y se abra aposibilidades que vayan más allá de nuestras experiencias actuales, laesperanza de que los límites de nuestras vidas no sean tan estrechoscomo parecen serlo. No se trata de que tengamos esta posibilidad ennosotros mismos, sino que Dios es el Dios de las cosas nuevas y asítodas las cosas son posibles (Is 42, 9; Mt 19, 26; Mc 14,36).El pueblo de Dios de los primeros siglos quería que él viniese ycambiara las circunstancias opresivas en las que se encontraba, y seenfadaba cuando aquellas circunstancias inmediatas no cambiaban.Pero ésta es una visión muy corta de la naturaleza de la esperanza. Nopodemos poner nuestra esperanza en las circunstancias, por malas quenos parezcan o por importantes que sean para nosotros. La realidad dela existencia humana, contra la que lucha el libro de Job, es que elpueblo de Dios experimenta la existencia física del mismo modo que losotros. Los cristianos enferman y mueren, los cristianos son víctimas dedelitos violentos. Los cristianos son heridos y asesinados en accidentesde tráfico, bombardeos, en las guerras y, en ciertas partes del mundo,mueren a causa del hambre.Si ponemos nuestra esperanza sólo en nuestras circunstancias, si lasconsideramos buenas o como queremos que sean para que ser felices,nos sentiremos siempre decepcionados. Por eso no ponemos nuestraesperanza en las circunstancias sino en Dios. A lo largo de 4000 añosÉl se ha ido revelando continuamente a sí mismo como un Dios de lanovedad, de la posibilidad, de la redención, de la recuperación otransformación de dicha posibilidad desde lo que parece un final hacialo que va más allá de cuanto podemos pensar o imaginar (Ef. 3,2). El 8mejor ejemplo de esto es la crucifixión misma, después de la cual vienela resurrección. Esa sombra de la cruz se posa aún sobre el pesebre. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 10. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Sí, todo comienza con la esperanza de que Dios vendrá y la certeza deque viene nuevamente a nuestro mundo para revelarse a sí mismo comoDios de novedad, de posibilidad, un Dios de cosas nuevas. En estetiempo del año contemplamos esa esperanza que toma cuerpo, que sehace carne, en un niño recién nacido, el ejemplo perfecto de la novedad,de lo que es potencial, de lo que es posible. Durante el Adviento,gemimos y anhelamos esa novedad con la esperanza, la expectación, laauténtica fe de que Dios será fiel una vez más. Fiel para mirar hacianuestras circunstancias, para escuchar nuestros gritos, para conocernuestro anhelo de un mundo mejor y de vida plena (Ex 3,7). ¡Yesperamos que como vino la primera vez como un niño, así venganuevamente como Rey!Mi experiencia me dice que aquellos que han sufrido y aún así siguenesperando, tienen una mayor comprensión de Dios y de la vida que losque no han tenido esta experiencia. Quizás la esperanza significa esto:un camino para vivir, no sólo para sobrevivir, sino para vivir en mediode todos los problemas de la vida con una fe que sigue viendoposibilidades aún cuando ya no hay ninguna prueba para seguiresperando, sólo porque Dios es Dios. En esto consiste también lamaravilla del Adviento.10 CLAVES para vivir el Adviento como tiempo nuevoSiempre con Dios en el horizonte. Porque Él no defrauda las esperanzashumanas. Este es nuestro paradigma, aunque sea puesto en entredichopor las nuevas corrientes postmodernas, en las que Dios no tiene sitio,en las que el hombre se coloca por encima de Dios. “Jesucristo es elmismo ayer, hoy y para siempre. No os dejéis extraviar por doctrinasllamativas y extrañas” (Hb 13,8)1. DignidadAdviento es el anuncio que hace Dios a la humanidad de una dignidaddesconocida. No sabemos lo que somos si él no nos lo dice. Por elabrazo de su gracia, que todo lo deja vestido de hermosura, podemosdespertar al amor de una mañana. No queremos dejar a Dios fuera, sinsitio en la construcción de nuestro mundo. Podemos ser tenidos comoanticuados, pero Él es nuestra novedad. Podemos parecer genteextraña, pero Él nos invita a abrazar a los más débiles con su ternura.2. RiesgoAdviento es el riesgo de dejar las viejas sendas para adentrarnos por 9caminos nuevos, en los que sea posible ver la mariposa en la oruga, alroble en el fondo de la bellota, a la Palabra hecha humanidad en un PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 11. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)pesebre. Pero, ¡ojo!, las aspiraciones de la humanidad pueden sersecuestradas por otros intereses que no persiguen su bien. 3. EsperaAdviento es aguardar la llegada del Novio para un encuentro de bodasentre Dios y la humanidad, con un intercambio sorprendente deregalos: “El llanto del hombre en Dios y en el hombre la alegría” (SanJuan de la Cruz). La humanidad de Jesús es quien nos humaniza, en Elponemos nuestra esperanza. 4. MiradaAdviento es levantar la mirada y el grito de todos los que sufre hacia unhorizonte liberador. En los caminos de Dios, que van mucho más lejosque los nuestros, se recrea la identidad de todo ser humano. De ahí, elatrevimiento de la mirada. 5. CrisisAdviento es estar inmersos en mil fragilidades, estar tentados porlenguajes que nos halagan pero no nos salvan y, sin embargo, abrir unabrecha hacia nosotros, por el amor. También la gota de agua, por suciaque esté, puede reflejar la luna. 6. DanzaAdviento es música para una danza, porque la alegría de Dios recorreya toda la tierra. Realismo, sí, sin esconder nada, pero realismoiluminado por el beso de la Palabra que se hace carne. Con Dios vienela alegría verdadera, la ternura y compasión hacia los otros. 7. ContrasteAdviento es atrevernos a escuchar la voz de los contrastes, que rompemonotonías y aporta su qué de profecía. La realidad ensimismada sealtera, encerrada en sus cuestiones se abre a la esperanza, orgullosapos sus planteamientos se ve sorprendida por la locura de un Dios quevence nuestras sabidurías. Con Dios en nuestra historia, un futuro derealización del ser humanos se anticipa. 8. VidaAdviento es fuerza del viento que levanta las vidas humilladas, poder deternura que abre todo lo cerrado, mano amiga que conduce a las 10fuentes a todos los sedientos. Dejando, como un rastro por todos loscaminos, un silencioso deseo de amar y una manera nueva de servir. 9. Humanidad PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 12. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Adviento es el regalo de una humanidad nueva, con sabor a familia,donde ya no hay extranjeros, ni lejanos, ni pobres, ni orillados. Un niñoes su ingenuidad rompe las armas de las guerras, con su cercaníaacorta todas las distancias, con su solidaridad estrena la alegría.10. JesúsAdviento es presentir una presencia, es oír ya de cerca la voz de unoque viene como amigo, es estremecerse ante un milagro nunca antes asíimaginado. No queremos nada sin Él. Nos fiamos, porque nadie nosamó tanto como Él; siendo rico, quiso nacer entre nosotros como elúltimo de todos, sin ningún otro interés que el amor: Él viene parahacer que oigamos la voz de los más pobres, para hacernos máshermanos, más amigos, hijos de Dios. Jesús, en esperanza, es siemprenuestro punto de partida.UN ALTO EN EL CAMINO en medio del AdvientoCon muy poquito puedes encender el fuego de tu hogar y esperar, así, lallegada de Jesús. En el corazón del Adviento puedes entrar en elsilencio de tu corazón para recordar algunas verdades esenciales, quealimenten tu esperanza. El Adviento es un tiempo de gracia en el quepuedes recuperar tu identidad cristiana. El Adviento puede ser laoportunidad para evangelizar la nueva cultura que respiras. Cualquierade estos pensamientos puede ayudarte para alimentar los deseos de tucorazón.Dios te ama tal cual eres. Dios te conoce. Frente a la dictadura delrelativismo, en la que todo da igual, ésta es la verdad que puedes llevarsiempre en tu memoria. Tu biografía ha comenzado en el corazón deDios. De Él parte la iniciativa de llamarte, suya es la capacidad que teha dado de responderle. Estás envuelto en la gracia.Dios viene a decirte su amor, un amor cariñoso, cercano. Aunque tesorprenda y te parezca increíble, Dios está prendado de tu belleza ycomparte contigo sus riquezas. Tiene para ti designios de salvación.¿Dónde podrás escuchar una declaración de amor tan fascinante?A pesar de tus infidelidades. Dios mantiene su promesa de amarte.Jesús es el rostro de la misericordia. Si te dejas atraer por Él, te llevaráal desierto y te hablará al corazón. Tu vida puede encontrarse con labuena nueva del Evangelio. 11Hoy tienes la oportunidad de experimentar su amor y de dejarte amar.Solo el amor es digno de fe. Lo mejor del ser humano es el amor. El que PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 13. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)no ama no tiene ni idea de Dios. Hoy puedes aportar tu granito dearena a la nueva civilización del amor.Si te preguntas por qué se ha fijado en ti, no encontrarás otra respuestaque la de gratitud. Uno por uno, todos hemos nacido de esa fuente. “Milgracias derramando, pasó por estos sotos con presura y yéndolosmirando, con sola su figura, vestidos los dejó de hermosura”.Si te parecen difíciles estas cosas, el Espíritu vendrá en tu ayuda. Tesusurrará en la intimidad, te guiará hacia la plenitud de la verdad, teconvertirá en cantor/a de amor en medio de la vida.Ora en las encrucijadas del camino, para que no te dejes abatir por elalma, ora en un diálogo amoroso con quien tanto te ama. Intercede porotros. Y si brota en tu interior el deseo de estar en la presencia delAmigo, ya estás orando, ya estás amando. Y Dios se goza en tu amor.Estrena una mirada de bondad hacia todo lo creado, persona decorazón a quienes te han hecho mal, ponte en medio para servir desdetus dones, colabora con todos los que quieren tender puentes entre lasorillas alejadas.Vive el gozo de tener hermanos y hermanas con quienes puedasindignarte ante la injusticia, con quienes enciendas la lámpara paraesperar a Jesús, con quienes prepares los manteles y las cítaras paracelebrar su llegada. 12 PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 14. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) 13PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 15. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) LA CORONA DE ADVIENTOLa Iglesia utiliza muchos signos y símbolos que si se comprenden lo quesignifican, pueden ayudar a entender mejor lo que sucede y crecer ennuestra piedad. Por ejemplo, si observamos los ornamentos litúrgicos,es decir, las vestiduras que utiliza el sacerdote, o también el conopeo,que es con lo que se cubre el sagrario, podemos ver que cambian decolor con cierta frecuencia, a veces a diario o por temporadas. Y es quecada color tiene su significado. Nos dice un documento de la Iglesia que“la diversidad de colores en los ornamentos sagrados tiene como finexpresar con más eficacia, aún exteriormente, tanto las característicasde los misterios de la fe que se celebran, como el sentido progresivo dela vida cristiana a lo largo del año litúrgico” (Instrucción General delMisal Romano, n.307).El color morado o violeta, signo de dolor y esperanza, se utiliza en eltiempo de Adviento, Cuaresma y la misas de difuntos. La espera de unbien comporta sentimientos encontrados: por una parte hay cierto dolorporque no se tiene y por otro lado hay esperanza y alegría por que seavecina ese bien.La Corona de Adviento es uno de los signos del Adviento y nos ayuda aesperar con alegría la inminente llegada del Señor. Tiene cuatro velas, ysu origen está en el norte de Europa, en Escandinavia. Consiste en unsoporte circular revestido de ramas verdes, sobre el que se colocancuatro velas. Estas velas simbolizan las cuatro semanas del tiempo deAdviento y se encienden progresivamente cada uno de los domingos. Lacorona debe colocarse en un lugar visible en la Iglesia o en las casaspara significar la espera del Mesías.Esta corona anuncia que la Navidad está cerca y nos preparamos paraacoger al Señor.Su forma circular es señal de que el amor de Dios es infinito, no tieneprincipio ni fin, es también signo de nuestro amor a Dios y a loshermanos.Sus ramas verdes de hoja perenne, simbolizan la esperanza de lahumanidad siempre en camino hacia el abrazo con Dios Padre.Sus cuatro velas que se encienden progresivamente cada domingorepresenta a Cristo, Luz del mundo, que viene a alumbrar nuestra vida. 14En algunos lugares, se pone una quinta vela, que va en el centro de lacorona, nos recuerda a nuestro Señor Jesucristo como la luz delmundo. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 16. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) El 1º Domingo se enciende la vela verde, este color simboliza la esperanza. El 2º Domingo se enciende la vela morada, este color simboliza la conversión. El 3º Domingo se enciende la vela blanca, este color simboliza la alegría. El 4º Domingo se enciende la vela roja, este color simboliza el amor. 15PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 17. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) 16PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 18. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) PROPUESTAS PARA LOS DOMINGOS DE ADVIENTO1º DOMINGO DE ADVIENTO Las lecturas del primer domingo de Adviento ponen ante nuestros ojos la venida del Señor. «Ojalá bajases», «Esperamos», «Ven», son algunas de las palabras que expresan este anhelo. El evangelio nos despierta de nuestros letargos al tiempo que nos recuerda nuestra tarea en el mundo.• LA PALABRA DE HOY: Isaías 63,16b-17.19b;64,2b-7: ¡Ojalá rasgases el cielo y bajases!. 1Corintios 1,3-9: Aguardamos la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Marcos 13,33-37: Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa.• LEEMOS Y COMPRENDEMOSEl Adviento es un tiempo para preparar con renovada fe el nacimientode Jesús en Navidad y también para preparar su vuelta definitiva. Eneste contexto de preparación el pasaje de hoy tiene una exhortación quehacer a los creyentes de todos los tiempos.Proclamación de Mc 13,33-37. Descubrimos juntos el mensaje de estepasaje: Este pasaje forma parte del «discurso apocalíptico» del evangelio de Marcos. Aunque aparentemente el evangelista pone la mirada en el final de la historia, se dirige a un grupo de cristianos que viven en la segunda mitad del siglo I. El mensaje de Jesús, la revelación (esto significa la palabra «apocalipsis»), que les recuerda aparece en forma de exhortación repetida al inicio, en el centro y al final del pasaje que hemos leído. ¿Cuál es esa exhortación que Jesús dirige a sus discípulos? La exhortación a la vigilancia está ilustrada con una pequeña 17 comparación (Mc13,34) de la que se saca la consecuencia (Mc 13,35-36). ¿En qué se parece la situación del portero a la de los PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 19. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) discípulos que aguardan el regreso del Señor? ¿Qué actitud debe mantener el discípulo? ¿Por qué? La enseñanza de permanecer despiertos y vigilantes es para la comunidad de Marcos una invitación a la esperanza, a revitalizar la fe, a abrirse al evangelio y comprometer la existencia. La exhortación final del pasaje (Mc 13,37) extiende a todos los discípulos de Cristo las palabras que se dirigían a unos destinatarios concretos. Reflexionemos sobre las implicaciones que tienen para nuestra vida.• MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOSEl cristiano celebra anualmente la primera llegada del Señor y recuerdaque toda su vida debe configurarse como una constante espera. De ahíque el eco de las palabras de Jesús vuelvan a sonar hoy con fuerzaentre nosotros. Busco tu rostro: Fe → Los cristianos afirmamos que Jesucristo ha venido, viene y vendrá. ¿Hasta qué punto soy consciente de esta realidad? ¿Alimentamos nuestra fe con esta certeza? Ve y haz tú lo mismo: Caridad → Desde el pasaje del evangelio de hoy, ¿qué debe cambiar en mi vida y en nuestra vida para vivir adecuadamente el Adviento? ¿Por dónde podríamos empezar? Venga tu Reino: Esperanza → «Velad, porque no sabéis cuándo llegará el dueño de la casa». ¿Cómo espero la llegada del Señor? ¿Angustiado? ¿Pasivo? ¿Cómo se expresa en nuestra vida esta esperanza?• ORAMOS Y CELEBRAMOS - Jesús viene, le esperamos vigilantes, comprometidos con la transformación del mundo y en oración. - Durante este Adviento podemos colocar en el centro de nuestra asamblea orante una Biblia abierta. Alrededor de ella iremos añadiendo distintos símbolos alusivos al evangelio de cada domingo. Proponemos sumar a la Biblia abierta, en este primer domingo, un despertador. El evangelio nos despierta hoy de nuestros letargos, nos recuerda la venida de Jesús y nos compromete en la construcción del Reino. 18 - Compartimos con el grupo nuestra oración. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 20. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) Conocemos tres venidas del Señor… En la primera Cristo fue nuestra redención; en la última se manifestará como nuestra vida; en esta venida intermedia es nuestro descanso y consuelo. San Bernardo2º DOMINGO DE ADVIENTO En este segundo domingo continuamos viviendo el Adviento en clave de preparación. Se prepara la creación y se prepara la Iglesia para la llegada del Señor. En este contexto somos, como Juan, hombres y mujeres creyentes que gritan al mundo que Dios viene.• LA PALABRA DE HOY: Isaías 40,1-5.9-11: Preparadle un camino al Señor. 2Pedro 3,8-14: Esperemos un cielo nuevo y una tierra nueva. Marcos 1,1-8: Allanad los senderos del Señor.• LEEMOS Y COMPRENDEMOSEl pasaje del evangelio de hoy hace una breve presentación de Jesús ymuestra a Juan Bautista como el precursor del Mesías.Proclamación de Mc 1,1-8. Descubrimos juntos el mensaje de estepasaje: El primer versículo del pasaje de hoy hace dos afirmaciones sobre Jesús que serán muy importantes en toda la obra del evangelista. ¿Cuáles son esas afirmaciones? ¿Qué dicen de Jesús? Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios (Mc 1,1). Dos afirmaciones con las que queda enunciada su misión y su verdadera identidad, aunque luego se irá desvelando a lo largo de todo el evangelio. De esa identidad habla la predicación de Juan Bautista (Mc 1,2-8). ¿Cuál es la misión de Juan? ¿En qué consiste esencialmente su predicación? 19 Juan tiene la misión de preparar el camino al Señor. Su predicación consiste en la llamada a la conversión acompañada de un bautismo purificador. Su anuncio tiene carácter de urgencia y a nadie deja indiferente. Hay algo más. Fijaos en los PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 21. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) últimos versículos del pasaje de hoy (Mc 1,7-8). ¿Qué dice Juan sobre Jesús? ¿Qué dice Juan de sí mismo? Según los profetas del AT, la fuerza y el don del Espíritu son señales que identificarían al Mesías esperado. Juan lo recuerda. Evidentemente el precursor apunta, como una flecha, hacia Jesús. Su anuncio y testimonio despiertan en nosotros el deseo de acoger al Señor que viene.• MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOSJuan el Bautista no es sólo un personaje del pasado. En este Advientose dirige a cada uno de nosotros para señalarnos a Jesús. Su figuracuestiona también nuestra existencia y nuestra espera. Busco tu rostro: Fe → Juan Bautista fue la voz que anunció la llegada del Mesías. Según el pasaje del evangelio que hemos leído le caracterizaban la austeridad, la humildad… ¿Qué actitudes del Bautista podemos hacer nuestras en este Adviento? Ve y haz tú lo mismo: Caridad → «Apareció Juan Bautista en el desierto predicando un bautismo de conversión». ¿En qué aspectos tendríamos que tomar en serio la llamada de Juan y cambiar de mentalidad y actitudes? ¿Por dónde podemos comenzar? Venga tu Reino: Esperanza → El bautismo de agua que perdonaba los pecados es sustituido por el bautismo en Espíritu Santo, que abre a la humanidad una vida nueva y definitiva. ¿Qué motivos de esperanza nos sugieren éste y otros aspectos del texto?• ORAMOS Y CELEBRAMOS - La Palabra leída y meditada hace que brote de nuestro corazón una oración comprometida y agradecida: el Señor se ha fijado en nosotros para continuar anunciando su venida constante a nuestro mundo. - Continuamos colocando símbolos alrededor de la Biblia abierta que ocupa un lugar destacado en nuestra oración de Adviento. Si el domingo pasado dejamos el despertador, éste colocamos un megáfono o un micrófono. Como Juan Bautista, estamos dispuestos a ser la voz que grita para que todos se preparen a 20 acoger al Señor que viene. - Oración compartida. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 22. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) Todo el que predica la fe recta y las buenas obras ¿qué hace, sino preparar el camino del Señor para que venga al corazón de los oyentes, penetrándolos con la fuerza de la gracia, ilustrándolos con la luz de la verdad, para que, enderezadas así las sendas que han de conducir a Dios, se engendren en el alma santos pensamientos? San Gregorio Magno3º DOMINGO DE ADVIENTO El testimonio de Juan Bautista nos llega hoy por medio del evangelista san Juan. A su testimonio se unen el salmo y la primera carta a los Tesalonicenses que nos invitan a vivir el Adviento con profundo sentimiento de alegría.• LA PALABRA DE HOY: Isaías 61,1-2a.10-11: Desbordo de gozo con el Señor. 1Tesalonicenses 5,16-24: Que vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado hasta la venida del Señor. Juan 1,6-8.19-28: En medio de vosotros hay uno que no conocéis.• LEEMOS Y COMPRENDEMOSLa semana pasada el evangelista san Marcos presentaba a JuanBautista como un profeta austero, predicador de conversión. El cuartoevangelio nos lo muestra acentuando su condición de testigo de Jesús.Proclamación de Jn 1,6-8.19-28. Descubrimos juntos el mensaje deeste pasaje: El texto que hemos leído reúne dos pasajes procedentes del cuarto evangelio. El primero pertenece al prólogo poético (Jn 1,6- 8) y el segundo, al prólogo narrativo (Jn 1,19-28). En ambos aparece la figura de Juan el Bautista, el primer testigo que da testimonio de Jesús. 21 En el primer pasaje la presentación del Bautista como testigo corre a cargo del mismo evangelista. ¿Qué se dice de Juan en estos versículos? ¿Cuál es su función respecto a Jesús? PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 23. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) En el segundo pasaje es Juan mismo quien se presenta y explica el contenido de su testimonio. La ocasión se la brinda un grupo de enviados por las autoridades religiosas de Israel. ¿Con qué personajes tratan de identificar al Bautista? ¿Cómo responde Juan a cada una de sus cuestiones? ¿Qué está diciendo con ello? Finalmente el Bautista se identifica y declara abiertamente lo que es. ¿De qué manera lo hace? ¿Con quién se identifica? El Bautista no desea suplantar a Jesús, antes bien, su misión está en función del que viene detrás. Muchos estudiosos han dicho que, con este modo de hablar, el evangelista quiere poner las cosas en su sitio y zanjar la polémica con los discípulos del Bautista, que reclamaban la superioridad de su maestro con respecto a Jesús. A nosotros la figura del precursor, tan importante en Adviento, puede ayudarnos a vivir este tiempo de espera ahondando en nuestro deseo de que el Señor se haga presente entre nosotros.• MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOSJuan Bautista se presenta a sí mismo como el que da testimonio deJesús, reconociendo humildemente su propia limitación: él no es la luz,no es el Mesías, no es la Palabra… Es sólo una «voz» que clama. Puedeayudarnos a reconocer en este Adviento quiénes somos y quién esJesús. Busco tu rostro: Fe → «En medio de vosotros hay uno al que no conocéis.» ¿Cómo deberíamos aprovechar este tiempo de Adviento para conocer mejor a Jesús y relacionarnos con él de un modo más personal y cercano? Ve y haz tú lo mismo: Caridad → Juan vino «para dar testimonio de la luz» ¿Qué significa hoy, para mí ser «testigo de la luz»? ¿Qué situaciones de oscuridad me gustaría iluminar y cómo podría hacerlo? ¿Hay algún compromiso que podamos adoptar como grupo en este sentido? Venga tu Reino: Esperanza → El Adviento es tiempo de esperanza, tiempo de alegría: ¿Qué elementos del pasaje que hemos leído me ayudan más en este sentido?• ORAMOS Y CELEBRAMOS 22 - El Adviento ha de vivirse en clima de oración porque lo que esperamos sólo puede ser pedido humildemente y recibido como un don. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 24. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) - Para ambientar este momento colocamos alrededor de la Biblia abierta y junto a los símbolos de los otros domingos, una vela pequeña encendida. En ella nos reconocemos cada uno de nosotros que, como Juan Bautista, deseamos acoger la luz que llega con Jesús. - Expresamos en voz alta nuestra oración. Juan no alumbra a todo hombre. Cristo sí. Juan reconoce que es una lámpara, para que no la apague el viento de la soberbia. Una lámpara puede encenderse y apagarse. La Palabra de Dios no puede apagarse, pero sí la lámpara. San Agustín4º DOMINGO DE ADVIENTO Dios no olvida los compromisos adquiridos con su pueblo. La promesa que hizo con David encuentra cauce de cumplimiento en la disponibilidad de María. Éste es el misterio que, según la carta a los Romanos, se anuncia como buena noticia a todas las naciones.• LA PALABRA DE HOY: 2Samuel 7,1-5.8b-12.14a.16: El reino de David durará por siempre en la presencia del Señor. Romanos 16,25-27: El misterio, mantenido en secreto durante siglos, ahora se ha manifestado. Lucas 1,26-38: Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo.• LEEMOS Y COMPRENDEMOSMaría es uno de los personajes centrales del Adviento. Ella es la mujerdisponible que supo escuchar y conducir su vida según la voluntad deDios.Proclamación de Lc 1,26-38. Descubrimos juntos el mensaje de estepasaje: 23 Este episodio se sitúa en el contexto narrativo del llamado «evangelio de la infancia» (Lc 1-2). Para componer estos capítulos, Lucas utilizó ciertas técnicas y procedimientos literarios PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 25. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) característicos de su época. A través de ellos no pretendió escribir un resumen de la vida de Jesús cuando era pequeño, sino reflejar su fe en el Resucitado que, como una luz, se proyecta también sobre su niñez. Presentando así las cosas, Lucas aclara la identidad del niño y cuál será su misión. ¿Sabríais hacer una lista de los títulos que se aplican a Jesús en estos versículos? ¿Qué se dice sobre su misión? Por otro lado, llama la atención la importancia que el evangelista concede al Espíritu Santo. Observadlo y responded: ¿Qué papel desempeña en la concepción y nacimiento de Jesús? El nacimiento de Jesús es obra de Dios y con él comienza un tiempo nuevo en el que la humanidad será recreada. Modelo de esta humanidad nueva es la Iglesia, cuyo nacimiento en Pentecostés también es fruto del Espíritu. El mismo que movió toda la vida de Jesús (Lc 4,18) y que puede fortalecer a sus discípulos para que continúen su misión (Hch 1,8). Finalmente debemos fijarnos en la respuesta de María. En su diálogo con el ángel va comprendiendo que el Señor la ha escogido, por gracia, para ser la madre del Mesías y la postura que ha de tomar ante lo que Dios le pide. ¿Cuáles son las actitudes de María que más resaltan en este pasaje? Observad después cómo Lucas está reflejando el proceso que recorre todo creyente —también nosotros— cuando descubre lo que Dios quiere de él.• MEDITAMOS Y ACTUALIZAMOSMaría nos enseña cuál es el mejor modo de prepararnos para celebrar laNavidad. Antes de que la Palabra se encarnase en su seno se había yaencarnado en su corazón. Su «sí» puede ayudarnos a revisar nuestrasactitudes en este tiempo en el que el Señor viene. Busco tu rostro: Fe → La encarnación del Hijo de Dios por obra del Espíritu es uno de los misterios que profesamos en el credo. ¿Cómo me ayuda a entenderlo la lectura de este pasaje? Ve y haz tú lo mismo: Caridad → «Hágase en mí según tu palabra», rezamos en el ángelus. ¿A qué me compromete el “sí” de María? ¿Hasta qué punto consiento, como ella, que la Palabra de Dios transforme mi vida? ¿En qué otros aspectos podemos mirarnos en María para vivir con más radicalidad nuestro compromiso 24 cristiano en este tiempo de Adviento? PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 26. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) Venga tu Reino: Esperanza → La Virgen es modelo de esperanza porque se fió de Dios para quien «nada hay imposible». ¿Cómo puede ayudarnos su ejemplo a vivir anclados en esta virtud?• ORAMOS Y CELEBRAMOS - María también es maestra de oración. Con ella y como ella le pedimos al Padre que nos prepare para recibir a su hijo Jesús. - Para ambientar este momento podemos colocar, junto a los símbolos señalados para este Adviento, un icono de María. Ella puede ayudarnos a disponer nuestro ser, nuestras comunidades y nuestro mundo para que en medio de ellos nazca Jesús. - Compartimos con el grupo nuestra oración. Si es así como guardas la palabra de Dios, no cabe duda de que ella te guardará a ti. El Hijo vendrá a ti en compañía del Padre, vendrá el que lo hace todo nuevo. Tal será la eficacia de esta venida, que nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial. San Bernardo, abad 25 PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 27. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) EL ADVIENTO EN NUESTRO CENTRO SAN JUAN DE DIOS CATEQUESISEl lema propuesto para este curso 2011-2012 es “DESDE LA ORACIÓNCELEBRA LA VIDA”. A lo largo de las primeras semanas, hasta elADVIENTO, hemos ido “buscando” en el Evangelio aquellas claves quenos han ayudado a descubrir esa relación íntima con Dios que es laoración. Ahora, a lo largo del adviento nos ponemos en camino haciaBelén para celebrar la venida de Jesús; para celebrar que “la Palabra sehizo carne, y acampó entre nosotros”.El Adviento es el punto de unión entre las fichas del puzzle, ORAR yCELEBRAR; por tanto. “CELEBRARÉIS SI…” realmente vivimos esteTiempo de Adviento.CATEQUESIS PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO: «CELEBRARÉIS SI… VIGILÁIS»• Objetivo 26 - Profundizar en el mensaje cristiano del Adviento - VIGILAD para celebrar la venida de Jesús PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 28. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• Idea principal ¿Qué nos quiere decir el evangelista san Marcos? ¿Crees que Jesús nos amenaza cuando dice: «Estad en guardia, vigilad»? No, Jesús no desea perturbar nuestra tranquilidad, ni mucho menos meternos miedo. Al contrario, Jesús desea que nuestro corazón esté en paz y, al mismo tiempo, nos pide que difundamos esta paz en nuestro entorno. Así estaremos preparados para recibirle.• Evangelio del Domingo LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 13, 33-37En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: Mirad, vigilad: pues nosabéis cuando es el momento. Es igual que un hombre que se fue deviaje y dejo su casa, y dio a cada uno de sus criados su tarea,encargando al portero que velara. Velad entonces, pues no sabéiscuándo vendrá el dueño de la casa, si al atardecer, o a medianoche, o alcanto del gallo, o al amanecer; no sea que venga inesperadamente y osencuentre dormidos. Lo que os digo a vosotros lo digo a todos: ¡Velad! Palabra del Señor.• Reflexión Como es habitual, la Iglesia nos invita en este primer domingo de Adviento a ponernos en guardia, a activar nuestra actitud de vigilancia, a poner a flor de piel nuestra sensibilidad para ser receptivos a cualquier signo que nos pueda hacer descubrir la presencia o la actuación del Señor que se acerca a nosotros.Antiguamente los centinelas se colocaban en lo alto de las murallas delas ciudades para señalar la llegada de los amigos esperados o paraalertar cuando atacaban los enemigos, por eso hemos escogido estaimagen del castillo como imagen clave en nuestro camino hacia Belénpara celebrar la venida de Jesús.Vigilar significa tener cuidado de alguien, estar atento para cuidar de él. 27Vigilar significa, también, prepararse para lo que va a acontecer, a finde no ser sorprendidos. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 29. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Piensa que es importante velar, sí, pero, ¿tú crees de verdad que Jesúsquiere que te quedes sin dormir? Pues ¡claro que no! ¡Él no te estápidiendo que te pongas enfermo! Entonces, ¿qué espera de ti?¿Por qué un portero tiene que vigilar? Para poder abrir la puertaenseguida y acoger al dueño cuando venga.«Vigilad»… Dicho de otra manera: «Estad preparados»…El portero que vigila, está atento al menor ruido externo para oír aldueño cuando llegue.«Vigilad», también significa: «Estad atentos»…Piensa ahora un poco: ¿Cómo vigilar para estar preparado a acoger aJesús?• ParábolaUn preso llevaba años viviendo absolutamente solo en su celda. Nopodía ver ni hablar con nadie, y le servían la comida a través de unventanuco que había en la pared. Un día entró una hormiga en sucelda. El hombre contemplaba fascinado cómo el insecto se arrastrabapor el suelo, lo tomaba en la palma de su mano para observarlo mejor,le daba un par de migas de pan y lo guardaba por la noche bajo su tazade hojalata. Y un día, de pronto, descubrió que había tardado diezlargos años de reclusión solitaria en comprender el encanto de unahormiga.• OraciónORAR ES MIRAR LA VIDA COMO JESÚSMira con calma la vida, tu vida. ¿Qué es lo que ves? ¿Percibes soloepisodios superficiales, desconectados? ¿Sientes que han fracasado lasgrandes esperanzas y que solo queda vivir al día? Señor Jesús. No quiero que la vida me resbale. Que el misterio solo me roce. Quiero entrar en tu amor, en tu vida. 28Acércate al misterio de la vida descalzo/a; el terreno que pisas es santo.Descubre las huellas de Dios, ésas que no ven los distraídos, y sí loscontemplativos. Dios es futuro y, por futuro, inagotable. La vida es parailusionados, para los que no se contentan con poco. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 30. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) Señor Jesús. Abro mi corazón para que todo lo humano tenga eco dentro de mí. Abro mi corazón a ti, el Dios sorprendente. Tu presencia me hace solidario/aEntra sin miedo en la fiesta de la vida. Abre la puerta de tu vida a losdemás; no vivas solo/a. Mira el mundo con la novedad siemprecreadora de Dios. Colócate en medio de los demás como quien sirve.Trabaja con tus dones por un mundo nuevo, donde cambie la suerte delos pobres. Hazme pasar, Señor, del recelo a la confianza. Del poder al servicio. Del lamento a la canción. Del cruzarme de brazos, a unir mis manos a los que trabajan por sanar, por levantar, por compartir. De la desilusión a la esperanza. Del fracaso a las posibilidades. Del desprecio al cuidado de la vida.CATEQUESIS SEGUNDO DOMINGO DE ADVIENTO: «CELEBRARÉIS SI… ESTÁIS PREPARADOS» 29• Objetivo - Profundizar en el mensaje cristianos del Adviento - ESTAD PREPARADOS para celebrar la venida de Jesús PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 31. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) - La relevancia de Juan el Bautista• Idea principal ¿Qué nos quiere decir el evangelista san Marcos? Juan el Bautista es un gran personaje.Es primo de Jesús, pues Isabel, su madre, es prima de María, la madre de Jesús. Juan anuncia la venida de Jesús, el Hijo de Dios. ¡Esta es una grandísima noticia! Sigamos los consejos de Juan: si queremos estar cerca de Jesús, siqueremos acogerle entre nosotros, debemos vaciar nuestro corazón de todo lo que nos impide amarle y seguir su camino.• Evangelio del Domingo LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 1, 1-8Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Está escrito en elprofeta Isaías: Yo envío mi mensajero delante de ti para que te prepareel camino. Una voz grita en el desierto: "Preparad el camino del Señor,allanad sus senderos." Juan bautizaba en el desierto; predicaba que seconvirtieran y se bautizaran, para que se les perdonasen los pecados.Acudía la gente de Judea y de Jerusalén, confesaban sus pecados, y éllos bautizaba en el Jordán. Juan iba vestido de piel de camello, con unacorrea de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y mielsilvestre. Y proclamaba: "Detrás de mí viene el que puede más que yo, yyo no merezco agacharme para desatarle las sandalias. Yo os hebautizado con agua, pero él os bautizará con Espíritu Santo." Palabra del Señor• Reflexión La gente se acercaba a Juan, a la orilla del río, porque tenían ganas de ser mejores y «convertirse». Y él los metía enteramente en el agua, como para ahogar todo lo que había de malo es su vida. Con este gesto, les quería mostrar que Dios los perdonaba. Cuando salían del río, ¡sentían el corazón como nuevo y totalmente limpio! Para encontrarse con Juan ya habían recorrido un largo 30camino. Buscaban el perdón y éste no era automático, ¡se los teníanque ganar! PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 32. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Por eso nosotros en esta semana utilizamos la imagen de un río, paraque nos recuerde que tenemos que estar preparados ý convertirnos paracelebrar la venida de Jesús.La impresionante figura de Juan el Bautista y su mensaje de conversiónpara preparar el pueblo de Israel a recibir al Mesías, domina losdomingos segundo y tercero de Adviento; en él vuelve a resonar elpregón de Isaías: «Preparad el camino al Señor, allanad sus senderos»Juan nos llama al desierto, a salir de las ocupaciones que no nos dejanescuchar a Dios, para emprender un camino de conversión existente yradical, en vistas a recibir al Esperado de las naciones y ser dignos deél. Salimos animosos al encuentro del Señor, pero somos tambiénconscientes de nuestra pobreza y del obstáculo que significan los afanesde este mundo; de ahí la importancia de la última petición de este día:que «nos des sabiduría para sopesar los bienes de la tierra amandointensamente los del cielo».El Adviento, durante el cual preparamos nuestro corazón para laNavidad, es un tiempo en el que todos estamos llamados a laconversión. Hay algunos que dicen: «¿Convertirme yo? ¿Yo? ¡Pero si nohe hecho nada malo!» ¡De acuerdo, nadie es perfecto! ¡Pero siempre sepueden hacer mejor las cosas!Piensa ahora un poco: Trata de encontrar una idea relacionada conDios, con los demás y contigo mismo, un esfuerzo con el que quierasprepararte para la Navidad.• ParábolaSe llamaba Ana. A decir de sus mayores, padres y maestros, lo teníatodo. Todo lo bueno: inteligente, rica, bella, hija única y con un futuroprometedor. Pronto, en una convivencia, los compañeros de su edaddetectaron un pequeño defecto: no sabía convivir porque se creíasuperior, única, diferente. Aquella tarde, cansada de reuniones, pegó unportazo y se marchó a caminar en solitario por el páramo. Llovía.Previsora como era, portaba un chubasquero. Se lo colocó, capuchaincluida. La lluvia azotaba su cara. Comenzó a caminar de espaldas.Sólo entonces, sintió una corazonada: .Ana, ¿no será así tu vida?...siempre caminando de espaldas a todos. A ti misma que no te conoces.A los demás, con quienes no quieres compartir nada. A Dios, que no esnadie en tu vida. ¿Crees que llegarás así muy lejos?... La inteligente Anase quitó el chubasquero, se dejó empapar por la lluvia y, en su soledad,comenzó a saltar y a gritar: ¡Sí, quiero cambiar! Quiero ser diferente.¡Señor, si existes, ayúdame!.. Cuando regresó al lugar de reunión de 31sus compañeros éstos intuyeron que algo grande había pasado. Anasonreía y pedía ayuda. Después de contar la experiencia de su paseoentendieron lo que es orar: partir de la vida, para volver a la vida,transformados por el Espíritu. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 33. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• OraciónSEÑOR, ENSÉÑAME A PREPARAR EL CAMINO DE TU VENIDASeñor, yo sé que mis caminos no son tus caminos.Enséñame a descubrir tus caminos...,enséñame a allanar mis senderos...Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida,poniendo en orden mi casa, por dentro y por fuera...,creando en mi vida una actitud limpia y transparente.Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida...purificando mi mente...,liberándola de todo pensamiento negativo y angustioso...y llenándola de un solo pensamiento: tu venida.Deseándola, añorándola..., presidiéndola ya... en mi vida.Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida...,centrando mi corazón en un amor fuerte,intenso y gozoso de tu venida...preparándola desde el fondo de mi alma con todo mi ser...Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida...enséñame a silenciar mi mente,a preparar mi corazón...Señor, tengo nostalgia de tu salvación...Señor, espero tu salvación...Señor, espero tu presencia salvadora en mi vida...Señor, espero vivir en ti y desde ti...Señor, ven..., pronto a mi vida...Señor, enséñame a preparar el camino de tu venida... 32 PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 34. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)CATEQUESIS INMACULADA: «CELEBRARÉIS SI… TENEIS ESPERANZA»• Objetivo - Profundizar en el mensaje cristianos del Adviento - El importante papel de María, y la esperanza para celebrar la venida de Jesús• Idea principal En este tiempo de esperanza que es el ADVIENTO, Jesús, nos da la fuerza necesaria para ser fuertes ante las dificultades y, donde el Espíritu, nos enseña a guardar, cuidar y reservar los caminos de nuestra vida para que el Señor nazca en nosotros. En este día celebramos la INMACULADA CONCEPCIÓN Nadie, como ella, nos puede indicar los caminos que nos llevan a la Navidad. Su pureza, su alma limpia, su interior lleno de Dios.• Evangelio del Domingo LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 26- 38En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad degalilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombrellamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. Elángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracias, elSeñor esta contigo». Ella se turbó ante estas palabras y se preguntabaqué saludo era aquel. El ángel le dijo: «No temas, María, porque hasencontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz unhijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo delAltísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinarásobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y Maríadijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel lecontestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo tecubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijode Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha 33concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril,porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «Aquí está laesclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel. Palabra del Señor PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 35. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• Reflexión La Inmaculada es la fiesta de una mujer a quien la esperanza le creció por dentro y se le asomó como fruto de salvación para todos. Dios nos dice cosas muy bellas en María. Ella, desde su limpieza de corazón, es espejo que nos permite vernos por dentro, es guía en los caminos del Adviento. Para recordarnos que en nuestro camino hacia Belén,queremos vivir desde la esperanza, traemos como imagen las casas delcamino, en las que un día el ángel se presentó a María.Los orígenes de esta fiesta se remontan a los siglos VII/VIII en Oriente.Poco a poco fue penetrando en Occidente y extendiéndose por toda laIglesia, hasta que el papa Pío IX, el día 8 de diciembre del año 1854,declaró como dogma de fe que María, por un singular privilegio, fuepreservada de toda mancha de pecado original.Para María orar es “estar disponible”. La disponibilidad es una variantelógica y muy cualificada de la escucha.Quien ora como María, tiene que haberse desembarazado de todo lo quele impida abrir a ese Dios que «está a la puerta y llama» (Ap 3,20)Esta disponibilidad proporciona a María el secreto de todos sus éxitos:No “hacer”, sino “dejar hacer al Señor cosas grandes en Ella”. Unadisponibilidad rubricada por palabras tales como «Hágase». «Sí». «Amén».El adviento de María consiste en recoger en su corazón todas laslágrimas y esperanzas de los hombres y mujeres y ponerlas junto aJesús, a quien lleva dentro. Esta es su oración permanente deintercesión. En la interioridad de María se dan cita dos miradas: unamirada al mundo que la rodea y una mirada a su Hijo. María adora lavida y comunica la vida a manos llenas, como una fuente inagotable. EnMaría, Dios se asoma, hecho niño, para alegrar al mundo.Me dejo invadir por la profunda transparencia de su alma, por suescucha atenta y su sí generoso y humilde. En comunión con ella, enuna de esas casas de Nazaret, trato de recordar las veces que Dios meha pedido algo que no lograba comprender o se salía de mis planes y 34cálculos humanos. ¿Cuáles han sido mis sentimientos más profundos?¿Cómo ha sido mi respuesta? ¿Cuál es el nivel de mi fe y de mi entregaal Señor? ¿Qué me ofrece María en este día? PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 36. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• ParábolaMaría tuvo un sueño y, a la mañana siguiente, lo compartió con José.“No lo pude comprender, realmente no, pero creo que se trataba delnacimiento de nuestro Hijo. Sí, creo que era acerca de esto.La gente estaba haciendo preparativos con seis semanas deanticipación. Decoraba las casas y compraba ropas nuevas. Salíanmuchas veces de compras y adquirían regalos.Era muy peculiar, ya que los regalos no eran para nuestro Hijo. Losenvolvían con hermosos papeles y los ataban con preciosos moños, todolo colocaban debajo de un árbol adornado.Sí, era un árbol, José, adentro de sus casas. Esta gente estabadecorando el árbol también.Las ramas llenas de esferas y adornos que brillaban. Había una figuraen lo alto del árbol. Me parecía ver un ángel ¡Oh! Era verdaderamentehermoso.Toda la gente estaba feliz y sonriente. Todos estaban emocionados porlos regalos, se los intercambiaban unos con otros. José, lo triste es queno quedó un solo regalo para nuestro Hijo.Sabes, creo que ni siquiera lo conocen, pues nunca se les oyó quemencionaran su nombre.¿No te parece extraño que la gente se meta en tantos problemas paracelebrar el cumpleaños de alguien que ni siquiera conocen?Tuve la extraña sensación de que si nuestro Hijo hubiera estadopresente en esa celebración, habría sido un intruso seguramente. Todoestaba muy hermoso, José, todo el mundo parecía feliz; pero yo sentíganas enormes de llorar. Y así lo hice. ¡Qué tristeza para Jesús, noquerer ser deseado en su propia fiesta de cumpleaños!Me alegré al despertarme. ¡Qué contenta me siento porque sólo fue unsueño! ¡Pero, qué terrible, José, si eso hubiese sido realidad!• OraciónSEÑORA... la mujer fuerte, la que inspiras confianza, la que creíste.ÓYEME: da luz a mi inteligencia, fortalece mi voluntad indecisa, hazme sencillo en mi actuar, dame corazón humilde. 35MARÍA, quiero tener alma grande para que todos tengan cabida en ella; quiero ser de interior limpio donde no brote lo malo; PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 37. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) quiero ser fuerte en la dificultad; quiero pureza en mi vida; quiero capacidad de entrega sin esperar correspondencia.MADRE, AYÚDAME A DECIR “SÍ” el “SÍ” de la honradez, el “SÍ” del compromiso, el “SÍ” de la de la fidelidad, el “SÍ” del amor a los semejantes, el “SÍ” de la apertura al Espíritu del Resucitado. Yo también quiero decir “sí” a lo que Dios quiere de mí.CATEQUESIS TERCER DOMINGO DE ADVIENTO: «CELEBRARÉIS SI… OS ALEGRÁIS»• Objetivo - Profundizar en el mensaje cristianos del Adviento - ALEGRAOS para celebrar la venida de Jesús• Idea principal ¿Qué nos quiere decir el evangelista san Juan?Cuando Juan el Bautista bautizó a Jesús, se oyó desde el cielo la voz deDios que decía: «Este es mi Hijo amado; en él he puesto todo mi amor». Dios ha puesto toda su confianza en Jesús. También Jesús ha puesto su confianza en Juan el Bautista. Un día dijo de él que era el mayor de los profetas. Vestido de piel decamello y alimentándose de saltamontes y miel, Juan, el que preparó el camino al Señor, debía de ser un hombre de gran sencillez. Por otra parte, debía de estar muy cercano a Jesús. Mas tarde, cuando Jesús comenzó a darse a conocer, Juan Bautista pidió a sus discípulos que siguieran a Jesús, indicándoles: «Es necesario que él crezca y yo disminuya». Cuando te alegras de cualquier cosa o porque ha llegado alguien, tu rostro cambia, se ilumina. ¡Alégrate! Jesús viene. 36• Evangelio del Domingo PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 38. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 1, 6-8. 19-28Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste veniacomo testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todosvinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. Y éste fue eltestimonio de Juan, cuando los judíos enviaron desde Jerusalénsacerdotes y levitas a Juan, a que le preguntaran: «¿Tú quién eres?» Elconfesó sin reservas: «Yo no soy el Mesías». Le preguntaron: «Entonces,¿qué? ¿Eres tú Elías?» El dijo: «No lo soy». «¿Eres tú el Profeta?»Respondió: «No». Y le dijeron: «¿Quién eres? Para que podamos dar unarespuesta a los que nos han enviado, ¿qué dices de ti mismo?»Contestó: «Yo soy la voz que grita en el desierto: "Allanad el camino delSeñor"» (como dijo el Profeta Isaías). Entre los enviados había fariseos yle preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, niElías, ni el Profeta?» Juan les respondió: «Yo bautizo con agua; en mediode vosotros hay uno que no conocéis, el que viene detrás de mí, queexistía antes que yo y al que no soy digno de desatar la correa de lasandalia». Esto pasaba en Betania, en la otra orilla del Jordán, dondeestaba Juan bautizando. Palabra del Señor• Reflexión La antífona de entrada marca la tónica dominante de este domingo que es la alegría. «Estad siempre alegres» se convierte en una consigna repetida en el Adviento que debe permanecer todo el año; si el Señor está cerca, su proximidad no debe ser motivo de tristeza sino de gozo. Él viene en persona y nos salvará, hará brotar la justicia y cancelará nuestra condena; por eso los salmos y el cántico de la Virgen María proclaman la grandeza del Señor y lassegundas lecturas abundan en la invitación a la alegría y a la firmeza yla paciencia en la espera. En los evangelios vuelve a presentarse Juan elBautista en un contexto de preguntas acerca de él mismo y de Jesús,cuyas respuestas vienen a confirmar que han llegado los tiemposesperados del Mesías que es reconocido por los pobres en el espíritu,mientras que otros se sienten defraudados por Jesús. Se acercan ya lasfiestas del nacimiento del Salvador y estas celebraciones han deprepararnos para aquéllas tal como quería hacerlo el Bautista con supueblo, «Purificándonos de todo pecado». 37¡No exageraba! En efecto, esa era trabajo para el último de los esclavos.Juan se consideraba en verdad humilde y pequeñísimo cuando secomparaba con Jesús. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 39. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Porque Jesús es el «Mesías», es decir, aquel que los profetas anunciarony que va a instaurar el Reino de Dios. Pero la gente que lo veía entoncesni lo sospechaba. Todavía no había comenzado a recorrer Palestina parasembrar la Palabra.Juan sí que ha comprendido. Modestamente, manifiesta que no es él elimportante, que sólo está ahí para preparar el camino al que es muchomás importante que él. Evidentemente, no se trata de construirmaterialmente un camino en la naturaleza, pero nosotros lo traemoscomo imagen que nos recuerde que tenemos que preparar los corazonespara que puedan recibir la Palabra de Dios y así, alegrarnos.Juan el Bautista no era la Luz, pero estaba allí para dar testimonio deél… ¿Sabes que tú también puedes ser un «testigo de la Luz», comoJuan? ¡Seguro que no lo vas a proclamar n el desierto!, pero en tuunidad, en el Centro, estás invitado a «testimoniar» con tu modo devivir. ¿Cómo lo vas a hacer?• ParábolaUn rabino hacía a sus alumnos la siguiente pregunta. ¿Cómo podréisdistinguir cuándo termina la noche y empieza el día? El primerdiscípulo respondió: Cuando a lo lejos puedes distinguir un perro deuna oveja… No, dijo el rabino. Otro discípulo aventuró su respuesta:Cuando puedes distinguir una palmera de una higuera». «No, replicó elmaestro». ¿Cuándo entonces?, preguntaron a coro los discípulos. Elrabino respondió: Cuando puedes mirar el rostro de una persona yreconocer en ella a un hermano. Mientras eso no sucede es todavía denoche en tu corazón.• OraciónDECÁLOGO:1. ALÉGRATE por haber sido tocado por Dios desde el día de tuBautismo. Eres hijo suyo y, además, en Belén te demostrará una vezmás su gran amor: JESÚS.2. ALÉGRATE en medio de las contrariedades. Sonríe, aunque a veces,estés llorando por dentro.3. ALÉGRATE aunque la suerte no te sonría. Dios te acompaña y, tardeo temprano, te dará respuesta. 384. ALÉGRATE porque Dios sale a tu encuentro. Se hace hombre porsalvarnos, para que le veamos, para romper las distancias existentesentre la tierra y el cielo. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 40. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)5. ALÉGRATE para infundir alegría a nuestro mundo. El pesimismo nose combate con más kilos de tristeza y, por el contrario, sí con unabuena dosis de alegría cristiana.6. ALÉGRATE aunque, aparentemente, no consigas los efectosdeseados. Tampoco Dios, en Belén, se hizo sentir con mucho éxito sinotodo lo contrario.7. ALÉGRATE en el trabajo. Que se note que eres cristiano. Que irradiesla alegría de la próxima Navidad: Dios en medio de nosotros.8. ALÉGRATE porque, como Juan Bautista, también tú puedes serpregonero del nacimiento de Cristo, de su fuerza y de su Palabra.9. ALÉGRATE esperando en Dios y, sobre todo, trabajando y optandopor su inminente llegada: ¡El Señor está cerca!10. ALÉGRATE y, lejos de pretender que cambien los demás, cambia unpoco tú. Que el Señor, cuando llegue, encuentre por lo menos tucamino limpio y bien preparado para su nacimiento.CATEQUESIS CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO: «CELEBRARÉIS SI… CONFIÁIS»• Objetivo 39 - Profundizar en el mensaje cristiano del Adviento - CONFIAD para celebrar la venida de Jesús - La importancia del papel de María PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 41. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• Idea principal ¿Qué nos quiere decir el evangelista san Lucas? Esta semana, es san Lucas quien nos narra el acontecimiento de laAnunciación: María, la esposa de José va a ser madre de Jesús, el Hijo de Dios. Ella, sobresaltada, pregunta: «¿Cómo será posible esto?».Pero María tiene una gran confianza en Dios. Si la voluntad de Dios es que ella traiga a Jesús al mundo entonces está de acuerdo; por eso responde con un sí. María es feliz aceptando el proyecto de Dios.• Evangelio del Domingo LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 1, 26- 38En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad degalilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombrellamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. Elángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracias, elSeñor esta contigo». Ella se turbó ante estas palabras y se preguntabaqué saludo era aquel. El ángel le dijo: «No temas, María, porque hasencontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz unhijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo delAltísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinarásobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin». Y Maríadijo al ángel: «¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?» El ángel lecontestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo tecubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijode Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, haconcebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril,porque para Dios nada hay imposible». María contestó: «Aquí está laesclava del Señor; hágase en mí según tu palabra». Y la dejó el ángel. Palabra del Señor• Reflexión En vísperas de la Navidad la liturgia nos evoca los momentos previos al nacimiento del Mesías como fueron su anunciación y encarnación en el seno de la 40 Virgen María. La primera lectura son profecías relacionadas con el evento que se celebra. La segunda lectura nos da una interpretación más abstracta y PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 42. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)universal del misterio de la humanización o encarnación del Hijo deDios; éste es Hijo de David en el doble sentido de la carne y del Espíritu,con su aparición en el mundo comienza a desvelarse el misterio o plansecreto de Dios para la salvación de los hombres, y la vida de Jesús es,desde el comienzo, una ofrenda permanente; es el servicio de Cristo alPadre como rey, profeta y sacerdote.Pablo nos habla del misterio de un Dios que en Cristo ha queridohacerse cercano, humano, Dios inteligible, para acercarnos y asumirnosen ese misterio:”Cristo Jesús – revelación del misterio mantenido ensecreto durante siglos eternos y manifestado ahora en la SagradaEscritura…”Toda la grandeza del misterio pasa por una situación humana pequeña,una mujer del pueblo, sin nombre, Virgen, que es invitada a entra eneste plan salvífico desconcertante e insensato: dar a luz al hijo de Dios,sin conocer varón. La disponibilidad de María, su sí nos dispone acelebrar el cercano Misterio de la Navidad. El temor de María “No temasMaría” pone nombre a nuestros miedos, cuando Alguien irrumpe ennuestra vida y comenzamos a abismarnos en el misterio del Dios connosotros. Nuestra vida se debate en esa tensión nunca resuelta deltodo: necesidad del Otro y de los otros que nos habiten, acompañennuestro vivir, pero por otra, la dificultad de hospedar al Otro y a losotros, el miedo a perder y a perdernos… No queda otra que dejarnosllevar de la mano de María, primera creyente y Madre, para adentrarnosen el misterio de la Navidad. Ya no nos queda nada, la cuna está vacía,sentimos el corazón ansioso que espera la venida, esperamos conconfianza el celebrar que Jesús va a nacer.¿Cómo reaccionó María ante el proyecto de Dios? ¿Y nosotros? LaPalabra de Dios se encarnó en María, ¿cómo está tomando carne laPalabra de Dios en mi vida personal? ¿Y en la vida del Centro? ¿Cómodiscernimos hoy el proyecto de Dios para la humanidad? ¿A qué noscompromete?• ParábolaEn aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos delpueblo: ¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó alprimero y le dijo: Hijo, ve hoy a trabajar a la viña. Él contestó: ¿Noquiero?.. Pero después se arrepintió y fue. Se acercó al segundo y le dijolo mismo. Él le contestó: Voy, Señor. Pero no fue. ¿Quién de los dos hizolo que quería el padre? Contestaron: El primero. Jesús les dijo: Osaseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el 41camino de Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos elcamino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos yprostitutas le creyeron. Y aun después de ver esto, vosotros no osarrepentisteis ni le creísteis. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 43. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)• OraciónSeñor, abre mis oídos a tu Palabra.Señor, despierta mi corazón a la esperanza.Tú vienes, vienes siempre a mi encuentro.Tú vienes siempre con amor.Haz que me ponga en camino para recibirte.Te abriré la puerta de mi vida.Nos daremos el abrazo entrañable.Y al oír los pasos de tantos caminantes del mundo,me sentiré hermano de todosy compartiré con ellos mi paz y mi esperanza.Amen… es Adviento Más que un tiempo, es un talante y un estilo, es una actitud del alma. No sólo es algo que se celebra, sino algo que se vive. Cuando nos llenamos de ideales, es Adviento. Cuando creemos en la utopía, es Adviento. Cuando tenemos hambre y sed de justicia, es Adviento. Cuando trabajamos por la paz, es Adviento. Cuando pedimos que venga a nosotros el Reino, es Adviento. Cuando esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, es Adviento. Cuando esperamos contra toda esperanza, es Adviento. Cuando sufrimos con paciencia, es Adviento. Cuando sembramos en tierra humana, es Adviento. 42 Cuando buscamos a Dios, es Adviento. Cada vez que decimos “Ven”, es Adviento. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 44. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B) 43PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 45. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)Adviento es presentir una presencia, es oír ya de cerca la voz de unoque viene como amigo, es estremecerse ante un milagro nunca antes asíimaginado. No queremos nada sin Él. Nos fiamos, porque nadie nosamó tanto como Él; siendo rico, quiso nacer entre nosotros como elúltimo de todos, sin ningún otro interés que el amor. Él viene parahacer que oigamos la voz de los más pobres, para hacernos máshermanos, más amigos, hijos de Dios. Jesús, es esperanza, es siemprenuestro punto de partida. Por ello, la Familia Hospitalaria, queremosvivir este tiempo de Adviento como tiempo nuevo, tiempo de esperanzaen el que sean los valores institucionales los que nos guíen en estetiempo de espera.1º Adviento Celebramos el Adviento desde la RESPONSABILIDAD COMO DIGNIDAD RESPONSABILIDAD COMO DIGNIDADDomingo 1º: Viene el Señor. Velad. Isaías 63,16b-17.19b;64,2b-7: ¡Ojalá rasgases el cielo y bajases!. 1Corintios 1,3-9: Aguardamos la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Marcos 13,33-37: Velad, pues no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa. Adviento es el anuncio que hace Dios a la humanidad de una dignidad desconocida. No sabemos lo que somos si él no nos lo dice. Por el abrazo de su gracia, que todo lo deja vestido de hermosura, podemos despertar al amor de una mañana. No queremos dejar a Dios fuera, sin sitio en la construcción de nuestro mundo. Podemos ser tenidos como anticuados, pero él es nuestra novedad. Podemos parecer gente extraña, pero Él nos invita a abrazar a los más 44débiles con su ternura, él nos invita a vivir desde la responsabilidad, aestar siempre en vela. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 46. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)2º Adviento Celebramos el Adviento desde la CALIDAD CALIDAD COMO RIESGO COMO RIESGODomingo 2º: Juan el precursor. Preparad el camino del Señor. Isaías 40,1-5.9-11: Preparadle un camino al Señor. 2Pedro 3,8-14: Esperemos un cielo nuevo y una tierra nueva. Marcos 1,1-8: Allanad los senderos del Señor. Adviento es el riesgo de dejar las viejas sendas para adentrarnos por caminos nuevos, en los que sea posible ver la mariposa en la oruga, al roble en el fondo de la bellota, a la Palabra hecha humanidad en un pesebre. Pero, ¡ojo!, las aspiraciones de la humanidad pueden ser secuestradas por otros interese que no persiguen el bien, por ello debemos tener no sólo calidez, sino también calidad para preparar el camino de humanidad, arriesguemos lo que arriesguemos.Inmaculada Celebramos el Adviento desde la ESPIRITUALIDAD COMO MIRADA ESPIRITUALIDAD COMO MIRADAInmaculada concepción Génesis 3,9-15.20: Establezco hostilidades entre tu estirpe y la de la mujer. Efesios 1,3-6.11-12: Nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo. Lucas 1,26-38: Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.Adviento es levantar la mirada y elgrito de todos los que sufren hacia elhorizonte liberador. En los caminosde Dios, que van mucho más lejosque los nuestros, se recrea laidentidad de todo ser humano. Deahí, el atrevimiento de la mirada, deuna mirada espiritual llena dealegría, que nos invite a trascender 45para llegar, al que sufre. PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza
  • 47. Adviento: CELEBRAREIS SI… (Ciclo B)3º Adviento Celebramos el Adviento desde el RESPETO RESPETO COMO HUMANIDAD COMO HUMANIDADDomingo 3º: Alegraos, han llegado los tiempos mesiánicos. Enmedio de vosotros hay uno que no conocéis. Isaías 61,1-2a.10-11: Desbordo de gozo con el Señor. 1Tesalonicenses 5,16-24: Que vuestro espíritu, alma y cuerpo, sea custodiado hasta la venida del Señor. Juan 1,6-8.19-28: En medio de vosotros hay uno que no conocéis.Adviento es el regalo de unahumanidad nueva, con sabor a familia,donde ya no hay extranjeros, ni lejanos,ni pobres, ni orillados. Un niño en suingenuidad rompe las armas de lasguerras, con su cercanía acorta todaslas distancias, con su solidaridad, consu respeto, estrena la alegría.4º Adviento Celebramos el Adviento desde la HOSPITALIDAD COMO VIDA HOSPITALIDAD COMO VIDADomingo 4º: La encarnación. El anuncio a María: el Señor le dará eltrono de David, su padre. 2Samuel 7,1-5.8b-12.14a.16: El reino de David durará por siempre en la presencia del Señor. Romanos 16,25-27: El misterio, mantenido en secreto durante siglos, ahora se ha manifestado. Lucas 1,26-38: Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo. Adviento es fuerza del viento que levanta las vidas humilladas, poder de ternura, de hospitalidad, que abre todos lo cerrado, mano amiga que conduce a las fuentes de todos los sedientos. Dejando, como un rastro por todos los caminos, un silencioso deseo de amar y una manera nueva de servir a todas las criaturas, en las que el mismo Dios se ha encarnado. 46 PASTORAL DE LA SALUD - CATEQUESIS | Norka C. Risso Espinoza